Long-fic Grand chase ~los warriors tale

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Silver Fair, 6 Abril 2015.

  1.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1154
    Grand Chase ~Los Warriors Tale

    [​IMG]

    Géneros: Fantasía, Aventura, Romance, Comedia, acción.

    Grand Chase es un juego MMORPG el cual he estado jugando por tanto tiempo que decidí hacer un fanfict con nuevos personajes y desde un punto de vista diferente, espero les guste y esta historia contara con tres volúmenes,

    *Bermesia´s tale

    *Silverland´s betrayal

    *Ellias´s last hope.

    Elesis: chica de rojo cabello, guerrera de ojos rojos, hija de Elscud, un rastreador que fue enviado a buscar a Kaze´aze, y huyo de casa en busca de su padre, su objetivo es claro la bruja de la oscuridad.

    Aim Lothos Isolet: Guerrera de roja armadura, líder de los caballeros, son varios sus títulos, es quien recluta a los aspirantes a entrar al grand chase, y de sarles sus misiones.

    ???:

    ????:

    ????:

    ????????:

    ????:


    Prologo.
    Capitulo I La prueba.
    Capitulo II Primer paso.
    Capitulo III Entrenamiento interminable.
    Capitulo IV Primera misión.
    Capitulo V El desafío de la torre.
    Capitulo VI La muralla de Serdin Primera parte
    Capitulo VII La muralla de Serdin segunda parte
    Capitulo VIII Aires de Melancolía
    Capitulo IX Arpías
    Capitulo X La playa Kerrie
    Capitulo XII La cueva del dragón
    Capitulo XIII En la cueva del dragón
    Capitulo XIV Duelo nocturno
    Capitulo XV Bosque elfico
    Capitulo XVI Lobo
    Capitulo XVII Hermano menor
    Capitulo XVIII Kanavan
    Capitulo XIX El parque
    Capitulo XX Error mortal
    Capitulo XXI El pantano del olvido
    Capitulo XXII Elizabeth


    Prologo.

    Todo comenzó con una carta, eso era lo que ella pensaba.

    Dicha carta llego una mañana clara, como de costumbre luego de leerlas su padre saldría por unos días, incluso meses, pero sin falta regresaría.

    Ella se preparaba para la lección de ese día, después de un mes de dura practica por fin podía aprender verdaderas técnicas con la espada.

    Su padre, su maestro, su amigo y modelo a seguir habían recibido una nueva misión, y pronto partiría a esta, pero decidió posponer su partida un día más para enseñarle a ella, ese día ella no podía, no debía decepcionarlo.

    -¿Lista?

    -… Completamente.

    -Entonces observa.

    Su padre entonces toma su espada con la mano derecha y súbitamente esta es cubierta por algo una luz rojiza muy parecida al fuego, luego corto el aire en dirección a un tronco, el cual usaba como objetivo, este fue cortado a pesar de estar lejos de ellos, ella había visto como el fuego que cubría la espada lo había alcanzado.

    -Y este el verdadero reto.

    -Critical X!

    Juntando nuevamente la llama en la espada salta haciendo un corte ascendiente y en mitad del aire cambia la dirección de la espada y la lleva en un descenso formando una X rojiza en el aire.

    -Tienes que acumular tu energía en la espada, piensa en ella como una extensión de tu cuerpo, luego déjala fluir fuera de la misma, dirígela hacia tu objetivo.

    Entonces se acerca a ella y le entrega su espada, era lo suficientemente pesada como para hacerla tambalear, sin embargo toma la misma posición que su padre.

    Concentrándose en su mano derecha logra encender la espada pero esta llama no dura, y luego de varios intentos ella queda exhausta, cuando su respiración se hace pesada y su visión empieza a nublarse su padre se le acerca y dice.

    -No importa como lo hagas, lo que importa es el resultado.

    -¿…?

    -No intentes imitarme, usa tu propio estilo, lo importante es confiar en tus sentidos, mas que en las posturas… toma tu espada con ambas manos.

    Tomando la espada con ambas manos ella junta toda la energía que le quedaba en este intento, si fallaba no seria capaz de intentarlo de nuevo, decepcionaría a su padre y esa no era una opción.

    Apenas comenzó a reunir lo que le quedaba de mana en la espada pudo sentir como el viento acariciaba la punta de la espada, como si de su piel se tratase, la luz resultante era mucho más brillante ahora esta era su oportunidad.

    Empieza a correr y reuniendo un poco de mana en sus pies logra saltar tan alto como nunca, dando una vuelta en el aire dejando salir su energía en el momento justo, pero luego todo se volvió oscuro y empezó a sentir la sensación de caída.

    Se prepara para caer de lleno en el suelo, pero en vez de eso cae suavemente en los brazos de su padre.

    -Buen trabajo…pero no olvides como caer.

    -Lo siento, procurare recordarlo je je… ¿Cómo lo hice?

    -¿Por qué no miras por ti misma?

    El árbol había caído, todo a su alrededor era un completo desastre, era obvio que necesitaba mejorar su precisión.

    -Bueno vámonos a casa por hoy es suficiente.

    -¿Papa…?

    -Ahora puedo irme más tranquilo, sabiendo que tú estarás aquí para proteger nuestro hogar.

    -¡Papa bájame!

    Su rostro se torno de un rojo casi tan intenso como el de su cabello, mientras él se ríe y dice.

    -… No señorita, esta es su recompensa.

    -¡No la quiero!

    -¿Qué hay de malo en que te cargue?, antes llorabas si no lo hacia.

    -Eso fue hace mucho tiempo

    Por mucho que lo intentase no tenia la fuerza para resistirse.

    Al día siguiente, antes de irse lo despide en la puerta, un carruaje lo había venido a recoger, este le entrega su espada y le dice a su hija.

    -Hasta que regrese estarás a cargo, cuento contigo.

    Ella la toma y mira con sed de sangre a los hombres que habían venido a llevarse a su padre.

    - Además toma esto.

    Le entrega un libro.

    -Lo hare solo prométeme que volverás.

    Este le acaricia el cabello y le sonríe.

    -Cuídalos, estoy muy orgulloso de ti.

    -Elscud se nos hace tarde.

    Y montándose en el carruaje se despide de ellos con una sonrisa.

    Al entrar a su habitación empieza a leer el libro, la letra sin duda era de su padre, en este describía técnicas avanzadas del uso de su mana, su entrenamiento a partir de ese día y concejos de batalla ante ciertas ocasiones.

    Sus ojos estaban al borde del llanto pero se mantuvo firme y se juro no decepcionarlo.

    Desde entonces varios años han pasado, sin embargo nunca recibieron noticias de Elscud, tras cumplir quince años ella decidió ir a buscarlo y traerlo de vuelta a casa.

    Sabia que el objetivo de su padre aun seguía suelto, ella oculto su identidad y se unió al grupo que buscaba acabar con el mismo objetivo que su padre.

    -Te encontrare donde quiera que estés Kase’aze.
     
    Última edición: 6 Abril 2015
  2.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1276
    capitulo I La prueba
    [​IMG]

    Varios días han pasado desde que la chica “Partió” de su hogar en busca de su padre y finalmente podía ver el lugar al cual se dirigía, Serdin.

    Serdin había estado en guerra desde hacia mucho tiempo, pero tras varios años de conciliación la reina pudo declarar paz entre las naciones, sin embargo aun hay muchos enemigos rodeándolo, por eso hay muchos soldados resguardando la ciudad.

    Esta estaba rodeada por montañas y frondosos bosques, los cuales son usados por muchas criaturas como escondite, por eso solo hay una entrada la cual es resguardada celosamente, es por eso que a las personas se les prohíbe ir al bosque.

    Viajando como escolta de mercader la chica de rojo cabello llego a la entrada de la ciudad, aunque esta no era su primera vez viajando, esta vez lo hacia sola, “los caballeros de Rubí” no la acompañarían esta vez.

    Adentrándose en la ciudad llega a una posada muy conocida donde suelen quedarse los escoltas a pasar la noche.

    Al día siguiente asiste a la convocatoria de guerreros hecha por la reina para formar un grupo de búsqueda y dar caza a la malvada bruja, su verdadero objetivo, haría lo necesario para entrar a ese grupo.

    El lugar estaba lleno, probablemente habrían más de 100 personas ahí.

    -… Puros niños.

    En su gran mayoría eran jóvenes, era normal que los veteranos no participasen, por sus obligaciones pero la ausencia de adultos era alarmante, la chica trataba de mantenerse fría entre tantos jóvenes ruidosos, entonces frente a todos ellos apareció una mujer, esta los miro a todos y dijo.

    -Cállense… esto no es una guardería.

    Su mirada estaba llena de sed de sangre, todo el lugar quedo en silencio en un instante.

    -… Todos ustedes están aquí por lo mismo, aunque no vamos a la guerra… nos enfrentaremos con cosas peores, es por eso que solo los más fuertes de ustedes podrán unirse a este grupo.

    La chica miro a su alrededor, más de uno tenia miedo en sus rostros.

    -Para calificar tendrán que pasar por dos simples pruebas, es pan comido.- Dijo la guerrera, dibujando una sonrisa en su rostro.

    -La primera será sobre su control sobre el mana, la siguiente pondrá a prueba su habilidad con sus armas… estos dos magos medirán su control de mana estaré esperándolos en el coliseo.

    Uno a uno los jóvenes fueron rechazados por los magos, finalmente era el turno de la chica, poniendo su mano sobre un cristal azul dejo fluir su mana en el, el examinante la miro, su expresión decía claramente “Imposible”, pero inmediatamente regana la compostura y la deja pasar.

    Al final de la prueba el grupo quedo reducido a escasas veinte personas, en su gran mayoría magos ni un solo arquero, y con ella eran cinco espadachines.

    -… Bien el simple hecho de que llegaran aquí me dice que tienen aunque sea un poco de experiencia en combate… en grupos de cinco entraran a la arena.

    La chica decidió entrar e un grupo formado por tres magos y un espadachín, este último grupo tuvo que esperar por una hora sin poder ver la arena, en ese tiempo ninguno trato de comunicarse con nadie.

    Solo esperaban que fuese su turno, finalmente vino a buscarles la guerrera.

    Al entrar la arena estaba cubierta de flechas y armas rotas, habían rastros de quemaduras en el suelo.

    Sin duda alguna esto parecía un campo de guerra.

    -Entreguen sus armas.

    -…¡¿?!

    Todos la miraron perplejos.

    -No hay garantía de que tengan su arma favorita en el campo de batalla, tendrán que conformarse con esas

    Señalando una mesa con varitas, espadas y varias armas. Todas maltratadas, y frágiles, sin duda seria difícil utilizarlas.

    El espadachín simplemente le entrego su larga y pesada espada a la guerrera, más esta la tomo sin inmutarse, y fue a la mesa agarrando una espada que era de la mitad del tamaño de la suya.

    Siguiendo el ejemplo los magos entregaron sus báculos, runas y libros para tomar una varita.

    La chica desata su espada y se la entrega a la guerrera diciéndole.

    -Cuídala pues volveré por ella.

    Al dirigirse a la mesa toma dos cuchillos, una espada corta y un arco, más no toma flechas.

    -Pffff

    La guerrera se hecha a reír, al igual que los magos, mientras que el guerrero le dice.

    -Solo un novato haría eso.

    Ella simplemente los ignora y se acerca al centro de la arena junto a los demás.

    -Su objetivo es muy simple… sobrevivir hasta que este reloj de arena se acabe.

    Y volteando el reloj lo pone en la mesa, apenas este toca la mesa muchos arqueros y magos aparecen en las gradas, detrás de estos habían soldados esperando la orden de ataque.

    Clavando la espada en el suelo la chica toma los cuchillos y los pone frente a ella, los arqueros dejan caer la primera lluvia de flechas, las cuales ella repele hábilmente con los cuchillos, llenos de mana, dos de los magos invocan una pared de hielo mientras que el otro empieza a hacer un hechizo largo. El espadachín de alguna manera bloqueo la mayoría de las flechas, pero una lo hirió en la pierna.

    Sin darles tiempo para pensar en una estrategia, los magos dejaron caer la segunda oleada de ataques, esta vez fue un hechizo débil llamado bola de fuego, pero la cantidad de magos creaba la ilusión de una lluvia de fuego.

    Sin dudarlo la chica corre de un lado a otro esquivando y disipando las bolas de fuego en su camino con sus cuchillos.

    -… Vaya la chica es rápida.

    El hombre clava su espada en el suelo y utilizando un hechizo levanta el suelo para bloquear tal ataque pero no fue lo suficientemente rápido y dos de los magos fueron alcanzados por la lluvia de fuego.

    -No debieron de confiar tanto en la magia de hielo.

    La tercera lluvia de flechas llega, hiriendo aun más al hombre e incluso al mago, quien finaliza su hechizo.

    -…Relámpago!

    De su varita una fuerte corriente eléctrica es descargada y dirigida hacia las gradas, aunque también afecto al hombre y a la chica.

    Finalmente el ultimo mago del grupo cae inconsciente al suelo, el hombre quedo aturdido y la chica en el suelo, sin embargo se levante rápidamente como si nada hubiese ocurrido.

    La mayoría de los arqueros quedo inconsciente al igual que los magos y los soldados, todo gracias su armadura, aunque el hechizo no tuvo la mitad de su fuerza fue devastador ante un grupo de soldados.

    -Interesante demostración pero esto aun no acaba.

    Dice la guerrera de armadura roja, quien parecía no haber sido afectada en lo más mínimo.

    La chica se acerca al centro, esquivando las flechas de los últimos cinco arqueros y agarrando las flechas clavadas en el suelo empieza a dispararlas con su arco. Más no logra atinarle a ninguno

    -Niña, dame el arco…

    El tenia 5 flechas en la mano, ella le da el arco y lo defiende mientras este apunta, uno a uno los arqueros fueron cayendo. Finalmente el hombre cae al suelo inmóvil.

    -…Las flechas están envenenadas.

    -…

    -Eres buena lo admito, pero aun te queda un enemigo… yo.

    Y sonriendo la guerrera de roja armadura desenvaina su estoque.

    -¡¿No te parece demasiado para una simple prueba?!

    Ambos cuchillos de la chica se quiebran en sus manos, así que toma la espada que había clavado en el suelo y corre hasta la guerrera, el reloj de arena había transcurrido hasta la mitad.

    -¡Puedo hacerlo!
     
  3.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    981
    Capitulo II Primer paso
    [​IMG]
    Reuniendo su mana en la espada la chica se prepara para su ataque más letal, sin embargo la guerrera también lo hace y agitando su estoque envió una ráfaga de aire y polvo hasta donde estaba ella, saltando a un lado lo evade, pero oculta detrás de su ataque se encontraba la guerrera quien la ataca por la espalda, dándole a la chica tiempo de defenderse.

    -¡Vuela!

    La fuerza del ataque la levanta hasta las gradas, cayendo entre los soldados.

    La espada que tenia en las manos se rompió en el instante que ella se cubrió con ella.

    -No es Justo que tu arma sea buena y a mi me des una ramita.

    -… Baja, que apenas estoy entrando en calor.

    Tomando una espada de los soldados la chica de cabello rojo se lanza contra la guerrera nuevamente pero esta detiene su ataque con otro aun más fuerte.

    Enviando a la chica de nuevo a volar contra la pared.

    -… Eres más fuerte de lo que pareces

    Dijo la guerrera mientras miraba su espada, estaba quebrada, los ojos de la chica brillaban, aunque estuviese cansada su mirada se mantenía enfocada en la guerrera.

    Reuniendo su mana corre nuevamente hacia la guerrera y salta, soltando una ráfaga de energía y aire devastadores, dando media vuelta en el aire vuelve a soltar otra ráfaga formando una enorme equis en el aire, la guerrera logra escapar del primer asalto pero al bloquear el segundo su arma se vuelve añicos, al igual que su casco, por un momento sus ojos mostraron sorpresa.

    La chica cae al suelo y ataca a la guerrera nuevamente con su espada, esta solo esquiva a escasos centímetros el filo de la espada, tomando a la chica por el brazo la somete y hace que suelte la espada.

    -Dime tu nombre niña.

    -.El…Elesis.

    -Bien Elesis cumpliste la misión.

    Al oír esto la chica de cabello rojo busca el reloj de arena, más cuando lo encuentra este estaba hecho trizas.

    -Ah así que esa era la misión.

    “Sobrevivir hasta que el reloj de arena se acabe”… más bien sobrevivir para acabar con el reloj de arena.

    -Descuida las flechas no estaban envenenadas, solo están cubiertas de polvo para dormir.

    Después de eso sus sentidos se nublaron y quedo inconsciente.

    Al abrir los ojos se encontraba recostada en las gradas, probablemente habría perdido el sentido por el continuo uso de su mana, a su lado se encontraba el hombre del grupo.

    -Te recuperaste rápido, pensé que dormirías hasta la puesta del sol.

    -… No, siempre he sido de rápida recuperación.

    -Niña… no, Guerrera Elesis esa pelea fue impresionante, muy pocas personas llegan a ese nivel y nunca he visto a alguien tan joven mostrar tal despliegue.

    -… No sirve de mucho, si al final no pude derrotar a esa guerrera.

    -… Si te sirve de consuelo… Elscud tampoco pudo hacerlo

    -¡¿?!...CO- ¿Lo conociste?

    -…Eres idéntica a él, cada vez que se enfrentaba a ella terminaba en un empate, tu padre realmente fue un prodigio haciéndole honor a su apellido…

    El hombre perdió la mirada en el vacío como si hubiese recordado algo y se ríe.

    -… Sabes, pude darme cuenta de que eras su hija por tres cosas, la forma en que usaste el mana, su técnica favorita critical equis y la espada que tanto valoras le perteneció a él, ¿no es así?

    -… Si, un regalo de despedida… no quiero problemas así que-

    -Descuida, descuida no se lo diré a nadie aunque es probable que ella se halla dado cuenta, pero tampoco se lo diría a nadie.

    -… Gracias señor

    -Es lo mínimo que puedo hacer por la hija de un viejo amigo, estoy aquí con un propósito y es saber que les ocurrió a esos guerreros.

    -... Eso quiere decir que tampoco sabes nada.

    -… Por cierto tu preciada espada esta… - El hombre señala hacia un joven, el cual sostenía la espada.

    -¡HEY! - Sin pensarlo más Elesis salta sobre el joven.

    _¡¿?!

    -¡¿Qué haces tocándola?! Suéltala, suéltala, suéltala.

    Agarrando al joven por la camisa y sacudiéndolo de un lado a otro.

    -hahahahahaha niña si necesitas algo cuenta conmigo.

    -… Esta bien.

    Suelta al joven, este le entrega la espada y le dice.

    -Esta en perfectas condiciones, nunca antes vi una espada tan antigua en tan buen estado.

    Pero ella solo lo mira con ojos que decían “Tócala de nuevo y te mato”

    -… Tócala de nuevo y te mato.

    El joven palideció ante tal falta de delicadeza.

    -… Señorita… acompáñeme por favor.

    -… No, ¿a donde quieres llevarme?

    -… Solo cumplo órdenes.

    Y siguió caminando, el joven siguió su camino sin importarle si ella le seguía o no, ella lo siguió pero en la puerta se da cuenta de que ya no había nadie en el coliseo.

    -¿Qué le paso a los otros?

    -Un mago blanco los curo, no hubieron perdidas humanas.

    -¿Que hay de la guerrera roja?

    -Ella es quien te espera.

    El la llevo hasta una de las habitaciones del coliseo donde se encontraba la guerrera sentada tras un escritorio, ella entra y el joven se queda en la entrada.

    -Mi nombre es Aim Lothos Isolet y soy la encargada de seleccionar a los mejores guerreros para este grupo… voy a ser sincera, con tu nivel de habilidad no llegarías a tocarle un cabello a la bruja oscura, eso si se presentase el caso que llegues a verla.

    Su mirada era fría y dijo.

    -… Pero aun puedes mejorar, seria un honor si decidieses mejorar bajo mi tutela.

    -… Lo hare.

    - Entonces bienvenida al “Grand Chase”

    Estrechando sus manos sellan el acuerdo, Elesis sintió que había dado el primer paso para encontrar a su padre.
     
  4.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1143
    Capitulo III Entrenamiento interminable
    [​IMG]

    -Bueno supongo esto es todo por hoy.

    Tratando de recobrar el aliento Elesis se apoya en su espada.

    -… Esto es imposible… no lo aceptare.

    Ella estaba tan cansada que empezaba a ver doble, su respiración era más pesada que nunca, pero se negaba a rendirse.

    -Si te sobre exiges vas a terminar peor aun.

    El joven que la miraba no parecía estar cansado en lo más mínimo.

    -…Te subestime un poco… aun así… no creas que estoy acabada.

    El joven la sonríe y se sienta.

    -Si tú lo dices… tienes 15 minutos para reponerte.

    Mientras se recupera recuerda como es que termino así.

    El día anterior se había unido al Grand Chase y tras estrecharle la mano a la guerrera esta le dice.

    -Por cierto el chico que te trajo es un miembro.

    -… ¿Esa cosa que esta en el pasillo? No me pareció tan fuerte cuando lo… “vi”

    - Puede que no lo parezca pero lo es, a partir de mañana entrenaras con el en el coliseo.

    -Pero usted-

    -Sin peros, él es la única persona capas de entrenarte en estos momentos, yo aun tengo que reclutar miembros y aunque tuviésemos suficientes miembros no podemos partir sin saber donde se esconde nuestro objetivo.

    -…

    -Mientras esperamos es preferible que entrenes.

    -… Entendido.

    -Una cosa más, toma este anillo es símbolo del Grand Chase.

    -El entrenamiento comenzara a primera hora mañana.

    -… Entendido, con su permiso.

    Abriendo la puerta mira a su instructor, no era más alto que ella, aunque parecía tener su edad, sus brazos eran aun más finos que los de ella.

    -Dime algo, solo para salir de dudas.

    Le pregunta ella al chico.

    -Seguro dime.

    -¿De verdad eres un chico?

    El rostro del chico paso a rojo en un instante, sus ojos rojos y cabello plateado lo acentuaron aun más.

    -¡Obvio que soy uno!

    -Bueno, no eres muy masculino que se diga.

    -… Usted señorita no es precisamente una Princesa.

    Ella lo agarra de la camisa con la mano izquierda y lo recuesta a la pared mientras que con la mano derecha agarra su espada y la pone en su cuello.

    -¿Insinúas que soy varonil?

    -… Yo nunca dije eso… solo decía que… aunque no lo sea tiene la gracia de una.

    -… Eso pensé.

    Bajando el arma lo suelta y se marcha.

    Al día siguiente el chico llega al coliseo con una bolsa en la mano

    -Creo que ayer comenzamos con el pie izquierdo así que te traje el desa-

    Una flecha atraviesa la bolsa y se clava en la pared.

    -Llegas TRES horas tarde.

    Responde Elesis con el arco en la mano.

    -…

    El joven traga grueso, pero luego mira la bolsa en la pared.

    -V-veo que tienes puntería...

    -De que hablas… si falle

    El chico se encontraba al borde de las lágrimas, para él era obvio que ella lo odiaba.

    -Mira discúlpame si hice o dije algo que te desagradara.

    -… Entonces deja de respirar y estaremos a mano.

    -¡Pero moriría si hago eso!... esta bien no más chico bueno, toma tu mejor arma y ven por mi si tanto deseas que muera.

    De repente la cara de miedo desaparece del chico en cambio aparece una segura de que ella no le haría daño, lo que la molesta.

    -… Pero si gano tendrás que dejar esa actitud y escucharme.

    -No será necesario.

    Tomando con ambas manos su espada se lanza contra el, pero este no se mueve hasta el momento en el que ella esta apunto de cortarlo, cuando salta hacia un lado evadiendo por milímetros el filo de la espada, justo como la guerrera, ella sigue atacando y el sigue esquivando.

    Justo cuando ella reúne suficiente mana para lanzar una ráfaga este le agarra ambas manos la envuelve y tumba al suelo.

    Ella no sintió ni siquiera cuando toco el suelo, pero sin pensarlo trata de darle una patada mientras se levanta pero este nuevamente la esquiva por milímetros, era obvio que la estaba subestimando.

    Nuevamente corre hacia el ahora poniendo mana en sus piernas para hacerla más rápida, pero de nuevo el la esquiva sin problemas así que reuniendo todo su mana grita

    -Critical X

    Cuando ella esta apunto de saltar el salta hacia ella, pasándole por el lado y poniéndose detrás de ella aunque ella trato de cambiar la dirección de su ataque este se queda allí, viendo como ella lanza la segunda ráfaga hacia el aire.

    -Veo que aun no controlas bien este movimiento.

    -Cállate.

    Apenas cae al suelo salta hasta donde estaba el y clavando la espada en el suelo se impulsa para lanzar una patada el en vez de esquivarla se queda donde estaba y con la mano suavemente la desvía, pasando de largo. Este se acerca a la espada y la agarra con una sola mano.

    -¡Suéltala!

    Grita Elesis, más este la ignora completamente.

    Esta corre hacia él y le lanza un puñetazo pero este lo detiene y con un simple movimiento de muñeca hace que se de vuelta le pone el pie en la espalda y la empuja suavemente hacia adelante.

    -Cálmate, ¿como se piden las cosas? ¿“por favor”?

    -Suéltala o te mato.

    -Entiendo pero a cambio tienes que venir a mi con toda la intención de matarme, esa no es ni la mitad de lo que hiciste ayer en el coliseo no trates de tomarme el pelo… o quizás solo fue suerte.

    En lo que le tomo pestañar solo vio un puño en su rostro

    -¿Eh?

    El golpe fue directo al rostro, tumbándolo y haciéndolo rodar un par de metros.

    -Tienes razón no debí contenerme.

    Respirando hondo reúne toda la fuerza que le queda y corre hacia él.

    -¡Muere!

    Este se levanta y salta hacia atrás, agarrando una espada del suelo.

    -Así esta mejor.

    Se defiende de los golpes rápidos de Elesis cada uno de ellos creaba pequeñas micro ráfagas de energía que cortaban su ropa y terminan rompiendo su espada.

    -jeje es tu fin.

    Este pone sus brazos frente de si y un sonido metálico detiene la espada de Elesis.

    -¿Qué?

    -… Ya no tienes mana.

    Debajo de las mangas de su camisa tenia una protección metálica como si fuese parte de una armadura.

    De repente Elesis siente los efectos de haber usado toda su energía de un solo golpe.

    -Bueno supongo que eso es todo por el día de hoy.

    El joven se sienta y mira el cielo, después de un rato mira la pared y se levanta.

    Toma la bolsa y se la entrega a ella.

    -Toma, te ayudaría comer un poco, así no quieras.

    -… Ya no importa…

    Extiende la mano y acepta la bolsa.

    -… Gracias y… disculpa.
     
  5.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    860
    Capitulo IV Primera misión
    [​IMG]

    Una semana había transcurrido desde que Elesis entro al Grand Chase más lo único que ocupaba su tiempo era el continuo entrenamiento que le había impuesto la líder de los caballeros de Serdin, a quien no ha visto desde entonces.

    -Parece que ya estas entendiendo… uff ya no puedo… creo que eso es todo por hoy.

    El joven de cabello plateado con y ojos rojos le dice tratando de calmar su respiración.

    -… ¿Quien eres realmente?

    Pregunta Elesis acostada en el suelo, su cansancio era tal que le costaba respirar, sin embargo esa sensación no le era desagradable, sentía que se hacia cada vez más fuerte.

    -… Solo soy un joven sin talento incapaz de siquiera reunir mana.

    -… Para no tener talento eres… bastante bueno.

    Durante todo este tiempo él nunca la ataco, durante las prácticas solo evadía y mientras descansaba le decía cuales eran sus puntos débiles, aunque no atacase directamente siempre la sometía de alguna manera.

    -… De alguna forma tengo que sobrevivir en este mundo tan hostil.

    -Aunque no tengas mana deberías de atacar de vez en cuando… o sino morirás rápido.

    -Eso dímelo cuando me hayas derrotado

    Dice el chico mientras se ríe, si alguien más hubiese hecho un comentario como ese ella lo habría hecho suplicar perdón de rodillas, pero era cierto que hasta ahora no le había ganado una sola vez.

    -… Mañana, te borrare esa sonrisa de la cara.

    - Quien sabe, tu tienes talento…en esta ultima semana avanzaste mucho con tu control del mana. Hace una semana no hubieses durado una hora en el campo de batalla.

    Aunque aun no era capaz de vencerlo tenía que admitir que gracias a sus concejos y constante guía había avanzado en muy poco tiempo, aunque su orgullo no le permitiera decírselo.

    -Bueno ya es tarde que dices si cenamos juntos.

    -Primero muerta. - Se levantan y se marchan del coliseo.

    La mañana siguiente llega al área de entrenamiento para calentar mientras llegaba el joven, que tenia la costumbre de llegar tarde al entrenamiento, pero por primera vez él había llegado antes que ella.

    -… ¿Que haces tan temprano aquí?

    -Hoy se tomo la decisión de darte tu primera misión… así que solo calentaras antes de irte a ella.

    El chico que parecía siempre estar sonriendo ahora parecía molesto, aunque trato de disimularlo con una sonrisa.

    -¿Cual es la misión?

    -Primero ponte esto

    Extiende su mano y le entrega una bolsa dentro de esta habían guantes largos, rodilleras correas nuevas con arnés para espadas. Sus colores rojo y negro combinaban perfectamente con su ropa, habían sido hechos a la medida solo para ella. Algo así tomaría varias semanas en ser terminado.

    -Increíble, me quedan exactos.

    Aunque eran grandes no eran para nada pesados.

    -Te quedan bien, valió la pena pasar la noche dándole los retoques finales.

    -… ¿Espera tu hiciste esto?

    -Si.

    -¿Pero si pasaste todo el día entrenando conmigo cuando sacaste tiempo para hacer esto?

    -Las noches son largas en Serdin.

    -¡¿Cuando duermes entonces?!

    -… ¿Dentro de una hora, quizás?... bueno hoy nos enfocaremos en tu defensa así que trata de no usar tu espada.

    -¿Pero co-?

    En un abrir y cerrar de ojos el chico se encontraba frente a ella, tomando ambas manos de ella la envuelve y la tumba al suelo.

    -No pierdas la concentración y evita que te agarre.

    -Odio cuando haces eso.

    -No solo tu, créeme son muy pocas las personas que se esperan este tipo de trucos.

    Levantándose del suelo trata de tomar distancia pero él es tan rápido como ella, y no pasa mucho tiempo para que la vuelva a agarrar una mano, así que lanza una patada, pero la detiene usando la otra mano y con un pie hace que pierda el balance.

    -Uff eso estuvo cerca.

    Un poco antes de que ella tocase el suelo la hala por la mano evitándole un duro golpe.

    -Vez es muy fácil causar daño usando solo agarres básicos. - Soltando su mano se aleja de ella.

    -Trata de usarlos un poco y hallaras la manera de bloquearlos.

    -¿A dónde crees que vas? aun no hemos terminado.

    Tomando su boina descubre que su cabello no era totalmente plateado, sino que también castaño oscuro, este voltea y le responde con ojos entrecerrados.

    -… en la bolsa de tu correa hay un pergamino con tu misión, yo tengo que ir a dormir… buena suerte con tu misión.

    Por un momento Elesis creyó haber visto sus ojos dorados, sin embargo este voltea y sigue su camino. Dando pasos rápidos desaparece rápidamente por la puerta.

    Decide leer el pergamino dándole menor importancia.

    “Se han reportado varios avistamientos de criaturas en la torre suroeste de la muralla, se requiere asistencia inmediata.”

    Sin más demora parte de inmediato a cumplir con su primera misión “Sola”

    [​IMG]
     
  6.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1383
    Capitulo V El desafio de la torre

    Se podían escuchar las voces de los pájaros a través de la ventana, aun cuando los primeros rayos de sol aun no iluminaban el cielo. Un joven entra a la habitación, mientras que la líder de los caballeros de Serdin revisaba unos documentos.

    -Buenos días, ¿me mando a llamar?

    -Si, siéntate.

    El joven toma una silla y se sienta rápidamente para escuchar lo que ella tenia que decirle.

    -Finalmente hemos terminado de reclutar miembros, y quisiera saber tu opinión respecto a los miembros que puse bajo tu cuidado.

    -Bueno los primeros dos están listos para salir al combate en cualquier momento, pues tienen la destreza, durabilidad y potencial para dejar huella en el mundo… pero el último miembro aun no esta listo.

    -Entonces formara parte del escuadrón de respaldo.

    -No… ella tiene talento y potencial para llegar a ser una leyenda viviente, estoy seguro de que podría recibir el titulo de “duelista” en menos de dos años… el problema es que no se ha enfrentado a algún adversario de su talla hasta ahora.

    -¿Que tanto ha progresado entonces?

    - Esta última semana ha pasado de una hora a diez en durabilidad y en habilidad estoy seguro que aun no ha mostrado todo lo que tiene

    -Entonces, supongo que las tres forman un buen equipo.

    -… Sobre eso… aun no se conocen.

    Ella deja ir un suspiro para luego tomar un papel del escritorio.

    -Sabia que algo así pasaría, hemos estado bajo ataque por parte de los orcos por dos días y los reportes de infiltración siguen empeorando, mañana debería de llegar el reporte para comenzar la búsqueda.

    Le entrega el papel al joven.

    -Hoy les harás la prueba como grupo, si no la aprueban tu equipo se quedara como respaldo sin importar su potencial.

    -¿Va a usar a Wendy?, pero sin duda la matarían.

    -Estará bien, para evitar que alguien muera estas tu, ¿no es así?

    -… Entendido, con su permiso tengo que empezar los arreglos.

    Se levanta de la silla y abre la puerta finalmente un rayo de sol lo alcanza, iluminando su plateado cabello, sus ojos destellaron un color dorado por un instante antes de volver a su color.

    Dos horas más tarde llega a la torre Elesis, donde se encuentra con la guerrera de roja armadura y tres personas más.

    Una de ellas tenia el cabello dorado al igual que la guerrera y llevaba un arco, la otra sin duda era una maga quien era más baja que ella, tenia puesto un gran sombrero negro y su ropa era violeta, finalmente el ultimo era un soldado quien extrañamente llevaba puesta una armadura ligera pero un casco pesado.

    -Chicas a diferencia de sus pruebas anteriores esta misión pondrá a prueba su trabajo en equipo y por ella se decidirá su posición en el Grand Chase

    Dijo la guerrera al ver que todas habían llegado.

    -El resultado es irrevocable, ya que no puedo quedarme el estará a cargo y llenara un reporte para mi, desháganse de las creaturas y cuando terminen búsquenme en la entrada de Serdin.

    Señala al soldado y luego se retira.

    El soldado empieza a abrir la puerta de la torre mientras Elesis piensa.

    “Ellas son mis compañeras de equipo pero si son unas niñas”

    -Soy Elesis mucho gusto.

    -Es un placer soy arme y pertenezco a los Magos violeta.

    Contesto la maga quien por alguna razón la miro como si la hubiera ofendido.

    -Mucho gusto soy Lire-

    En ese momento las tres escuchan el grito del soldado quien es arrastrado dentro de la torre.

    “Umm esa voz la he escuchado antes”

    -Las presentaciones pueden esperar primero rescatemos a ese tipo.

    Dice Elesis mientras toma su espada y se adentra en la torre sin pensarlo dos veces, seguida por Lire quien ya tenia su arco preparado, Arme nota que su a través de su cabello sobresalían un par de orejas puntiagudas.

    -¿No será que ella...?

    Al entrar a la torre esta parecía ser más pequeña desde afuera, era muy amplia y por sus ventanas entraba muy poca luz, Los ruidos las rodeaban, no solo eran uno o dos, era obvio que las superaban en número.

    -Bola de fuego.

    Grito Arme, iluminando la torre por un instante, en ese momento Elesis corre hacia el primer goblin que encuentra y con su espada corta la rama con la que planeaba golpearla. Este al verse desarmado intenta huir pero Ella lo persigue.

    Cuando esta apunto de cortarlo se detiene y cubre su rostro con su espada, evitando que un ladrillo la golpeara, dos goblins se lanzaron sobre ella inmediatamente tomándola desprevenida.

    Antes de que pudiesen herirla Lire les atina con sus flechas dejándolos incapacitados para moverse, su puntería era impecable aun en la oscuridad, Arme en cambio continuo lanzando bolas de fuego mientras huya de los ladrillos.

    Finalmente tras varios minutos logran dejar fuera de combate a los goblins del primer y segundo piso, pero arme siente una mano en su espalda.

    -TORBELLINOOOOOOO

    Grita mientras se lanza al suelo, conjurando una ráfaga ascendente de aire, mientras Elesis salta hacia el para darle el golpe de gracia Lire grita.

    -¡No!

    Lo que la frena para darse cuenta de que era el soldado al cual iban a rescatar, y desvía su ataque lo suficiente como para no darle, sin nada que lo detenga el soldado cae de cara al piso.

    -…Como se te ocurre usar ese ataque todas tenemos falda!

    Le dice Lire a Arme mientras su rostro se tiñe de rojo y se baja la falda con las manos, en un tono de regaño, mientras esta se ríe y responde

    -Descuida esta oscuro, ni siquiera yo pude ver algo.

    -… Hey creo que lo mataste.

    Elesis estaba parada frente al joven, este no movía ni un solo musculo, Arme queda petrificada pero Lire la mira y dice.

    -Descuida solo esta inconsciente... aunque por un golpe como ese no debería de estarlo.

    -Supongo que podemos terminar de presentarnos mientras él despierta.

    -Como les decía Soy Lire y vengo de Eryuel.

    -Espera, si vienes de ahí eso quiera decir que eres una Elfa.

    -Es muy extraño encontrarse a un elfo, y mucho más en una ciudad como esta.

    -Luego sabrán el motivo por el cual me uní al Grand Chase.

    Tomando sus flechas empieza a dispararlas nuevamente, mientras hablaban las creaturas las habían empezado a rodear de nuevo, curiosamente ninguna de las creaturas ataco al soldado incluso después de que este recobrara la consciencia.

    Después de subir las escaleras hasta la ultima habitación de la torre

    -Finalmente llegamos.

    -¿Esto no tiene fin? Siguen viniendo más de esas cosas.

    -Esperen, los goblins solo atacan cuando se siente respaldados por-

    Un rugido resuena en toda la torre, este piso estaba mucho mejor iluminado que el resto de la torre, por lo que claramente pudieron distinguir a la bestia, solo en altura parecía doblarlas y por su grueso pelaje blanco parecía pertenecer más bien a lo alto de las montañas nevadas.

    -…Un monstruo más grande.

    -¡Piedra maldita!

    Arme lanza un hechizo para contener a la bestia con el suelo, sin embargo esta empieza a luchar para liberarse.

    -No te dejare.

    Elesis corre hacia esta y lanza su ataque.

    -¡Mega corte!

    -El mana reunido en la espada fue lanzado hacia la bestia destruyendo las piedras con las que se le contenían e hiriéndola, sin embargo su golpe no fue mortal, su grueso pelaje la había protegido, viéndose en peligro esta sopla lo más fuerte que pudo.

    Elesis salto hacia atrás mientras huía de esa neblina sospechosa se cubre de esta con su espada y esta es cubierta con hielo.

    Juntando sus ultimas tres flechas Lire las llena de mana y dispara, acertando en sus heridas e incapacitándola.

    En ese instante Arme termina de juntar el mana suficiente para terminar su conjuro y apuntando su varita contra la debilitada bestia.

    -Relampa-

    El soldado salta en su camino y agarrándose de la mano derecha de Elesis clava su espada en el suelo, deteniéndolo así justo delante de la varita de Arme, con su mano derecha entonces agarra la mano de Arme.

    -¡…go!

    La descarga eléctrica golpeo directamente le pechera del soldado, esta a su ves daño tanto a Arme como a Elesis dejándolas inconscientes.
     
  7.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    878
    Capitulo VI La muralla de Serdin Primera Parte

    Cuando Arme abre los ojos yacía acostada en una carreta, a su lado se encontraba dormida la guerrera de cabello rojo y actitud altiva, según podía recordar su nombre era Elesis.

    -Vaya hasta que despertaste.

    Dice La chica de cabello dorado y ojos verdes claros, Lire.

    -¿Qué ocurrió?... ¿Cómo llegamos aquí?-Dijo Arme aun medio dormida

    -“El” Las curo y las cargo a ambas hasta aquí después de que tu hechizo fallara.

    -… Ahora lo recuerdo, pero mi hechizo no fallo “él” lo uso en nuestra contra, por cierto donde esta, quiero enseñarle su lección.

    -En la torre aun dijo que regresaba al rato para llevarnos a la entrada.

    -… Nunca me imagine que él fuese un mago blanco.

    -No lo es, uso un método de cura totalmente diferente a la magia para curarlas.

    -… ¿No uso magia?… ¿Entonces como?

    De repente Elesis se sienta, mira a su alrededor y luego de un par de segundos grita.

    -¡LO VOY A MATAR!

    -Calma todo esto tiene una razón, esperen a que vuelva para que podamos oírla.

    Justo en ese momento aparece el soldado, sin su casco Elesis pudo reconocerlo de inmediato, pues había estado entrenando toda una semana con él.

    -Veo que ya despertaron.- Dijo sonriendo como si no hubiese pasado nada

    Sin decir nada Elesis salta hacia el con la espada en la mano lista para matarlo, pero el simplemente esquiva su ataque y la agarra de la mano sometiéndola en el suelo sin problemas.

    -Cálmate Elesis.- Dijo el joven de cabello plateado con negro y ojos rojizos.

    -Todas ustedes terminaron su primera misión como equipo exitosamente, pero no podía dejar que mataran a la mascota de la lider.

    -¿Porqué no lo dijiste antes?

    -… Porque aun si les decía era probable que mataran a Wendy, Ahora tenemos que entregarle el reporte a la guerrera y esperar por ordenes.

    Entonces ella dejo de forcejear y el la suelta.

    -¿Puedes acercarte un poco y cerrar los ojos por un momento?- Pregunta arme, por lo que este se acerca a ella sin dudarlo.

    -Seguro

    -¡Toma!

    Apenas el cierra los ojos ella lo golpea en la cabeza con su barita.

    -¿Oye por qué dejas que ella te golpee y a mí me sometes?- Pregunto Elesis entrecerrando sus ojos, a lo que este contesta tras pensarlo un momento.

    -Primero tu usas espada, ella no, segundo ella no trata de matarme, tu si, tercero gracias a ella disfrute de un maravilloso espectáculo.

    -¿…Como que un espectáculo?

    -No lo se, solo recuerdo un bordado de rosas amarillas, pero sé que era hermoso.

    Luego Lire lo golpea con su arco mientras su cara se teñía nuevamente de rojo.

    -¡Olvídalo!

    -¡¿Y por qué a ella también?!

    -Mismos motivos… supongo.

    -…. Bien, vámonos a la entrada de Serdin.

    -Desde hace rato que solo haces preguntas y das ordenes, ¿quien te puso a cargo?- dijo Arme al ver la actitud autoritaria de Elesis.

    -¿Que dices solo eres una maga?

    -Chicas ya déjenlo que tenemos que llegar.- Dijo Lire Tratando de mediar entre las dos.

    -… Está bien hare como que no escuche nada.

    -Eso mismo hare yo.

    Lire quien había mediado entre las dos deja ir un gran suspiro, mientras entre ambas se ignoraban mutuamente.

    Tomando las riendas de la carreta el joven las lleva a la entrada donde la guerrera lee el reporte y les asigna una nueva misión, la cual era terminar con el ataque a Serdin

    -Tanto ellos como nosotros estamos cansados, ahora es su oportunidad terminen con su líder y ellos huirán.

    -Entendido.

    -Ah si tú vas a las tiendas a curar a los heridos. Esta vez irán ellas solas.

    Le dice la guerrera roja al joven, este acepta y se marcha de inmediato.

    Se levanta la señal de retirada para las tropas de Serdin, quienes rápidamente entran a la ciudad, apenas terminan de entrar se cerraron las puertas, solo tres chicas habían quedado afuera.

    -Ahora.

    -METEORO.

    Arme invoca una lluvia de fuego sobre los goblins y orcos haciendo que retrocedan. Mientras que Elesis empieza a correr hacia el enemigo, evadiendo las bolas de fuego que caían muy cerca de ella, siguiéndola de cerca Lire lanzaba flechas a las creaturas cercanas para cubrirla.

    Mientras tanto arme se queda de pie meditando para reunir todo el mana posible para un segundo hechizo de tercer grado, como lo era el meteoro.

    Al hacerlo las sigue, era increíble la velocidad con la que ellas habían avanzado entre tantos enemigos.

    Pero de la nada un orco aparece agitando un maso a la cara de Elesis, ella logra cubrirse y es atajada por Lire quien se había quedado sin flechas.

    -¡Demonios!

    Este al ver la sed de sangre de la guerrera de rojo cabello se burla de ella y se retira, provocando así la furia de la misma.

    -…Tras él.

    -Alto recuerda nuestra misión.

    Conteniéndose mira a Lire y observa el lugar por donde había huido el orco, claramente era una trampa, calmándose un poco ella decide continuar su ataque.

    Arme que las había recién alcanzado le entrega a Lire un paquete lleno de flechas a Lire, dando comienzo al segundo round.
     
  8.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1250
    Capitulo VII La muralla de Serdin segunda parte

    A pesar de que habían estado bajo un ataque constante por varios días en Serdin, las tiendas que se habían preparado para curar a los soldados exhaustos y heridos se encontraban en silencio.

    La líder de los caballeros de Serdin, entra a verificar ya que normalmente estaría llena de gritos y sollozos, sin embargo estas en su mayoría se encontraban vacías u ocupadas por magos y soldados dormidos.

    Se acerca a uno de los magos que vigilaban la entrada a la tienda.

    -¿Que ocurre aquí? Hasta hace poco esto estaba lleno de gritos de dolor.

    -“El” llego a las tiendas y curo a los soldados uno a uno en cuestión de minutos, nunca había visto una cura total tan eficiente y sin encantamientos, ese mago blanco era impresionante ni siquiera nuestras mejores pociones actúan tan rápido.

    -¿…Donde se encuentra?

    -Dormido en la última cama de la derecha, apenas término de curarlos cayó al suelo inconsciente.

    Volteando para confirmar lo que le dijo el mago, por un instante sus ojos mostraron sorpresa para luego llenarse de ira.

    -Ese idiota va a hacer que lo maten

    Sin decir nada más la guerrera se marcha del área de primeros auxilios, el mago intrigado mira dentro de la tienda para luego entender el porqué de su reacción

    -… ¿Eh?, esta vacía.

    Mientras tanto las tres chicas se habían quedado sin aliento tras una hora de abrirse paso hasta la tienda de campaña del líder orco, las creaturas se encontraban llenas de temor, cientos de cuerpos yacían en el piso sin vida.

    -Es ahora o nunca… ¡Vamos por ellos!

    Elesis nuevamente se lanza al ataque, su sed de sangre había incrementado como si algo la hubiese molestado profundamente, Lire recogía flechas hábilmente mientras corría detrás de ella. Mientras Arme luchaba por alcanzarlas.

    -¡Chicas!

    Esa era la señal que habían estado esperando, ambas se lanzan al suelo mientras que Arme termina el hechizo que había guardado hasta ahora.

    -¡Relámpago Feroz! - Colocándose delante de ellas Arme apunta su báculo hacia el grupo de creaturas delante de ella, una corriente eléctrica recorrió todo el lugar.

    Los Goblins que habían quedado en pie después de tan devastador ataque empezaron a huir, solo habían quedado unos cuantos orcos mal heridos pero aun así no podían bajar la guardia.

    -Lluvia de flechas- A una velocidad impresionante Lire lanza las flechas que había recogido hacia los orcos que quedaban, sin embargo no todas aciertan en el blanco.

    Portando un maso enorme el más grande de los orcos aparece, los otros lo habían protegido y no tenía herida alguna.

    -Ustedes le hicieron esto a mis subordinados.

    -Cuidado parece mucho más fuerte que los otros.-Dijo Lire manteniéndose en alerta máxima

    -Nah solo es un orco terminemos rápido con el- Respondió Arme a la advertencia de Lire, como si no hubiese captado lo serio de la situación.

    -Es por eso que odio a los magos, se confían muy rápido.- Dijo Elesis sin quitarle la mirada de encima al líder de los orcos, acumulando su mana en la espada se prepara para su más poderoso ataque, la espada parecía estar envuelta en llamas.

    -¡No me subestimen!

    Este empieza a correr hacia ellas, Lire dispara un par de flechas pero este se cubre con su maso sin tener que detenerse, Entonces Elesis empieza a correr hacia él y cuando esta apunto de soltar su ataque un ladrillo la golpea por el costado.

    El líder orco no desaprovecha la situación y con su maso golpea a Elesis.

    En el ultimo instante logro cubrirse pero aun así le había hecho daño, sin detenerse continua su camino y agita su maso para aplastar a Lire, pero esta salta lo más alto que puede.

    -Tonta

    Volviendo a agitar su maso le apunta a Lire que aun no había caído, pero esta da un giro en el aire logrando así un doble salto y evitando el golpe por escasos centímetros.

    Elesis se lanza nuevamente contra el orco quien detiene su espada y la hace retroceder.

    -Como puede ser tan hábil con un arma tan pesada.

    Para cuando Arme se da cuenta solo un par de pasos la separaban a ella del líder orco, trata de quitarse de su camino pero ya era demasiado tarde este ya había agitado su maso.

    -No

    Se escucho un fuerte crujido, mientras Las chicas ven como el cuerpo de Arme es lanzado un par de metros por el aire para después rodar otro par.

    Elesis se lanza hacia el pero este se posiciona para detenerla.

    A pesar de que detenía los golpes de la espada recibió varios cortes debido a las ráfagas de mana que salían de la misma, logra alejarla con una patada entonces aprovecha para acercarse a Arme quien estaba tendida en el suelo.

    -Muere

    Agita su maso con toda su fuerza hacia su cabeza, si recibía un ataque de esa magnitud moriría en el acto, un nuevo crujido se escucho seguido por un leve temblor.

    -¿…Hm?

    -¡¿Que esperan!?- Grito un joven justo debajo del mazo del líder orco.

    Tras oírlo Lire dispara cinco flechas llenas de mana contra el líder orco de las cuales no pudo defenderse, dejando caer su arma justo al lado de la cabeza de Arme.

    Elesis por otro lado lanza su ataque más temido contra el líder de los orcos.

    -Critical X- Dándole de lleno con su mejor ataque termina con él, sus subordinados al ver esto huyen despavoridos.

    El joven cae al lado de Arme, mientras Elesis y Lire corren hacia ellos.

    Este grita por el intenso dolor despertando a Arme, quien se levanta como si nada y mira las heridas del joven, su brazo izquierdo estaba destrozado al igual que su pierna derecha, por lo que de inmediato se da cuenta de lo que ocurrió.

    -D-déjame curarte.

    Busca su báculo, pero Elesis le de una bofetada.

    -¡Como se te ocurre distraerte a mitad de una pelea!

    Obviamente estaba molesta, Lire detiene la mano de Elesis cuando estaba apunto de darle otro golpe y le entrega su báculo a Arme.

    -¡Como te atreves-!

    Pero se detiene, mirando a su lado recita el hechizo de cura, pero este no tiene efecto en el joven.

    -¿Qué pasa?… N-no… ¡vamos cura!

    Este la toma de la mano y abre los ojos, su tono dorado las sorprende, dándose cuenta de esto el joven los vuelve a cerrar y lleva su temblorosa mano derecha hasta su hombro.

    -Descuiden no pasa nada.

    De su mano emana una tenue y cálida luz, sanando rápidamente su brazo destrozado, haciendo lo mismo con su pierna, respirando profundo se levanta como si nunca hubiese tenido ninguna herida y abre los ojos, que volvían a ser rojizos.

    -¿Alguna de ustedes esta herida?

    Les pregunta a las chicas

    -No, mi escudo mágico me protegió.

    -Casi mueres, pedazo de-

    -Ya basta.- Lire nuevamente detiene la discusión antes de que llegue a mayores.

    -Bien, entonces entremos… aun no estamos seguros aquí.

    El joven mostraba un rostro melancólico imposible de disimular, ni siquiera intento sonreír esta vez.

    Cuando habían pasado la entrada de Serdin este les dice.

    -Son libres de exigir a alguien más como guía.

    La líder de los caballeros los esperaba en la entrada apenas se les acerco el cayo en sus brazos y perdió la consciencia.

    -Buen trabajo, mañana a primera hora las quiero en mi despacho.

    Sin decir más se lleva en brazos al joven.
     
  9.  
    Silver Fair

    Silver Fair Aquel que le sonrie a su triste reflejo.

    Sagitario
    Miembro desde:
    31 Marzo 2015
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Grand chase ~los warriors tale
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1061
    Capitulo VII Aires de melancolía

    Había recibido una herida mortal, la ayuda no llegaría a tiempo, no mientras estuviese en la mitad el campo de batalla.

    Mis soldados estaban siendo destrozados frente a mis ojos por quien me hirió, sin embargo no podía hacer nada para evitarlo pues no podía sentir mis piernas o brazos, la creatura parecía estar disfrutándolo, ya que no dejaba de mostrar esa sádica sonrisa en su rostro manchado de sangre.

    El frio se apodero de mi cuerpo, el momento de mi muerte se acercaba, la impotencia y el miedo me dominaban.

    -… No quiero morir

    Murmure, ya no tenia fuerzas para hablar, mucho menos para llorar.

    Entonces otra de esas creaturas atravesó el portal de donde había salido la primera, “si más de esas cosas entran a Serdin será el fin”- pensé.

    Pero esta al ver la destrucción causada por la primera muestra una expresión de dolor y luego furia extendiendo sus alas grita algo pero no puedo entenderlo.

    La otra creatura se detiene y voltea hacia el otro, su sonrisa desapareció y en ese instante se abalanzaron la una contra la otra en cuestión de segundos la segunda creatura somete a la primera y sin perder tiempo le arranca sus negras alas, las cuales desaparecen al caer al suelo.

    Le clava una espada de aspecto singular en el pecho y la creatura desapareció.

    Se levanto extendió sus alas y estas empezaron a brillar misteriosamente, cerré mis ojos, ya me había llagado la hora de morir.

    Una sensación de calidez lleno mi cuerpo, por un instante perdí el conocimiento.

    Al abrir los ojos lo primero que vi fue su plateado cabello, sus labios reposaban sobre los míos.

    Grite tan fuerte como pude, había olvidado que tenía un lado femenino, este abrió sus hermosos ojos amarillos y se apartó de mí diciendo.

    -Hola…

    Sus alas habían desaparecido y parecía en extremo cansado, tomando mi espada me lance contra el pero este no se movió, mi espada paso a un lado de su rostro, algo no estaba bien.

    Se suponía que había muerto, no solo eso si no que además todos los soldados empezaron a levantarse del suelo, esto solo podía ser obra de El.

    Mis ojos se encontraron nuevamente con los suyos y dijo.

    -Algunos de ellos no fueron totalmente curados, aunque ya estén fuera de peligro es mejor que vallan con un medico.

    Perdiendo el conocimiento cayo sobre mi, su negro cabello caía hasta llegar a su cintura, ese fue nuestro primer encuentro.

    ***************************************

    Saliendo del mar de sus pensamientos ella mira al joven que se encontraba acostado frente a ella.

    -… Y pensar que después de todo este tiempo aun no pueda hacer nada por ti

    “Aun después de que perdiste tus recuerdos y más por mi culpa… pero”

    -Te prometo que pagare mi deuda contigo así sea lo ultimo que haga.

    Acariciando levemente su cabello hasta llegar a su mejilla.

    -Así que esto no es ser débil, ¿verdad?

    Enfocando sus ojos en los labios del joven.

    -Buenos días hermana

    Pero este forma con ellos una sonrisa y la mira con toda la ternura de un niño.

    -Buenos días, ni creas que te salvaras del castigo solo con esto.

    -Eso dímelo cuando no tengas una sonrisa en la cara.

    -……¿Que sonrisa?

    -…Aun la tienes

    -… Tenemos varias cosas que discutir, te espero en mi despacho.

    -Ah espera un segundo.

    La toma de la mano y le da un beso en la mejilla.

    -Gracias por cuidar de mí.

    -… Aun así no te salvaras.

    Se levanta y se marcha de la habitación.

    Han pasado cinco días desde que Arme, Elesis y Lire fueron llamadas al despacho de la caballera roja de Serdin, desde entonces se les asigno una habitación para las tres y ordeno esperar por su siguiente misión.

    Durante este tiempo Arme leyó varios libros sin descanso.

    -Al fin lo encuentro.

    Dijo arme después de cerrar su libro, ya era hora de dormir así que tanto Elesis como Lire habían llegado.

    -Existe una vieja leyenda sobre un caballero legendario de Kanavan, un guerrero invencible, capaz de cortar una montaña a la mitad con un movimiento de su espada y acabar con mil orcos en una noche, su nombre... Sieghart.

    Sus ojos se posaron sobre Elesis

    -… Esta bien, mi familia heredo su apellido de él esa leyenda es cierta… Mi nombre completo es Elesis Sieghart y soy la líder de los caballeros de rubí. Estoy aquí por razones netamente personales y por eso les pido que mantengan esto en secreto.

    -Descuida, “Nosotras” mantendremos tu secreto a salvo, ¿verdad?

    Lire contesta inmediatamente con una sonrisa mirando a Arme.

    -tch

    -No me digas que estuviste buscando eso todo este tiempo.

    -No, también busque sobre el cambio de color de ojos en una persona.

    Todas recordaron el hecho en el que Arme casi pierde la vida.

    -… ¿Que fue lo que encontraste?

    -Nada, no hay registros de humanos cambiando de color de ojos.

    -Entonces… ¿Él no es humano?

    -Pero él no es un elfo.

    -… Solo nos queda preguntar.

    Soplando la vela arme y las demás deciden irse a dormir.

    A medio día fueron llamadas al despacho.

    En el camino Arme se queja

    -Que Calor… si nos dan una misión que al menos sea a la playa.

    -Eso no pasara.

    Le responde Elesis quien parecía no estar afectada por uno de los días más calurosos del año.

    Tras entrar al despacho las chicas ven a dos personas, la primera era quien las había solicitado la caballera de roja armadura y cabello dorado, pero la segunda persona que se encontraba de pie a su lado también poseía cabello dorado y ojos rojos, con mirada caída y mejillas rojas.

    Llevaba puesta una camisa de mangas cortas pero elegante, su parecido las hacia pasar por madre e hija, incluso como hermanas.

    Al acercarse la líder de los caballeros, Aim Isolet Lothos le entrega un pergamino a Elesis y dijo.

    -Allí están los detalles para la misión, un carruaje las espera no debemos perder tiempo.

    -Entendido, con su permiso.

    Elesis da media vuelta pero al parecer las otras dos parecían estar hipnotizadas, sus miradas estaban centradas en el rostro de la otra chica hasta que ambas preguntan casi en sincronía.

    -“¿Kei?”

    Y esta asiente a su pregunta.

    -“¿Que se supone que haces?”

    -… Esto es un castigo.

     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso