Gato encerrado

Tema en 'Relatos' iniciado por Glenda Garson, 15 Septiembre 2010.

  1.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Gato encerrado
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    604
    Gato encerrado

    Aquella noche era anómalamente seca. Estaba acostumbrado a la humedad y el frío, puesto que era más fácil lidiar con ello tras unas horas de trabajo. Mientras que el calor pastoso junto al olor emanante de la tierra era cada vez más insoportable.

    Había dejado el favorcillo para el final. No le agradaba del todo andar haciendo regalías y ayudas, porque finalmente todos se sentían con el derecho a reclamar su propio favor, como ahora. No recordaba por qué había aceptado desde un comienzo, estaba seguro de que se arrepentiría.

    Usualmente llevaba su linterna, pero una noche de luna llena como esa, tan clara y pura, le era completamente innecesaria. Le agradaba el poder prescindir de aquel aparatito molestoso, no hacía más que estorbarle. Pero después de todo, igual le agradecía aquellas noches más oscuras.

    Se quitó el sudor de la frente con la mano y continuó paleando sin receso alguno. Quería terminar de una vez e irse rápido a descansar, a pesar de que sabía que sería retrasado en su deseado acontecer por una limpieza nunca innecesaria. Claramente, cualquiera en su lugar tomaría un baño antes de acostarse. Qué aborrecible se le hacía dormir entre las sábanas, mirando a su esposa y sintiendo el olor a carne podrida ¡Horrible!

    De todos modos, parecía que él era el único que sentía el aroma. Probablemente debido a su trabajo se había vuelto más sensible a aquel. Lo que sí sabía con certeza, era que todo estaría bien mientras el olor a muerto no proviniese de alguien tan vivo como él. Aunque no le extrañaría toparse con alguien así. Todos han visto una vez en su vida a alguien tan podrido, que parece muerto.

    El agujero se hallaba listo, fresco, hambriento. Lo único que le faltaba para ser perfecto era un muerto.

    Arrastró con ligera dificultad el cajón que se hallaba a unos metros del pequeño agujero. Siempre le tocaba el trabajo sucio. El gato del vecino, el de la pequeña Sofía, se moría y él tenía que deshacerse del cuerpo. Sólo porque su trabajo era hacer agujeros en la tierra, que lo aceptaba. Cuando se halló en un costado de la gran apertura, volcó el cajón para que rodara hacia abajo. No era de gran profundidad, pero aún así, le permitió dar media vuelta.

    El cajón se abrió y una protuberancia oscura se asomó ligeramente por la apertura. Logró distinguir unos ojos brillando. Los ojos de los gatos siempre le perturbaban. Tan alargados y extraños como los de un pequeño demonio. Lo recordó… por eso había aceptado hacer el favor. Odiaba los gatos.

    La luz blanquecina de la luna daba directo en aquellas dos canicas. Resplandecían tanto que generó una extraña curiosidad. Algo le olía extraño en aquella mirada… demasiado brillante, demasiado pura, demasiado no diabólica.

    Se arrodilló sobre la tierra para acercar la vista aún más para comprender aquella imagen inconclusa. Esa mirada definitivamente no era la de un gato, era humana. Eran los pequeños ojos de Sofía.


    --

    Para la actividad ¡Vamos a pensar!
    Palabras: 498 + título.

    El título salió porque me dieron las irresistibles ganas de colocar que había olor a gato encerrado... pero aquello me sacaba de la atmósfera, así que me resistí. Igual hay gato encerrado para mí!

    Insomnio.
     
  2.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    719
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gato encerrado

    Me encanta el final, eso sin duda. Tengo la duda de cómo llegaron los ojos de Sofía al gato y, probablemente, cómo llegaron los del animal a ella. Pero bueno, me encanta que me hagan pensar para así obtener mis propias conclusiones.

    Entiendo que el hombre se dedicaba a cavar, o sea, ¿era enterrador? De ser así, ¿no terminaría por acostumbrarse al aroma putrefacto de la muerte? O no, si es que lo hacía en contra suya. O simplemente no se acostumbra, no sé.

    Lo que sí sé es que me gustó, sobre todo el final.
     
  3.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Re: Gato encerrado

    Que bueno que te haya gustado :')

    Hay veces en que los detalles arruinan la diversión y limitan la imaginación (?).

    Y tienes razón, cuando uno vive con algo tanto tiempo termina acostumbrándose, pero me gusta jugar con la idea de que hay cosas que, por más que se lidie con ellas día a día, jamás se les puede asimilar completamente.

    Aunque quién sabe, quizá algún día termine por aceptarlo (Yo o él, no sé)
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso