Long-fic de Inuyasha - Gallardía: La historia de mi vida.

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Ami Hoshi, 15 Mayo 2009.

Cargando...
  1.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola. Sorry por pasar tarde.

    O.o Kagome está jugando con fuego, cómo es eso que besa a InuYasha y después a Sesshoumaru, huumm. Jejeje esa Sango me hizo reir jejeje, que parejita tan crazy.
    Me gusto mucho, narras muy bien, aunque pasen rapido las cosas, se entienden a la perfeción.

    No me gusto el final; calro, ósea estubo romantico jejeje.
     
  2.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1552
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Pan-chan: Me alegro. Sí, creo que me sigues muy bien. Eso es bueno. Aunque espero, que no te resulte tan predecible.

    LadyJazminar: Sí, él tiene 27 y ella 17. La diferencia es de diez años :S Espero eso no te incomode :)

    Barbie Girl: ¿Qué te desagrado del final? Intento complacer a todos mis lectores, en este caso lectoras :)

    Capitulo XIV

    ¡Sueños de una noche!​
    Primera parte.​

    —¡Ya vamos a llegar!

    —¿Nerviosa?

    —Un poco.

    Ambos estaban juntos en la limousine. InuYasha iba a llegar con Kikyo y Kagome con Sesshoumaru. Pero lo que más le afectaba a la azabache no era la entrada, si no, más bien el baile que iban a hacer frente a todos. Ya habían practicado, Sesshoumaru la había visto con el vestido y ninguno pudo ocultar su embelesamiento frente al otro.

    Tal vez pudieron haber unos tropiezos, confusiones, pero lo que no podían negar era el cariño que ambos sentían. Y está noche todo se aclararía.

    —¡Señor Sesshoumaru! ¿Quién es la joven que hoy lo acompaña?

    —¿Cuál es su nombre señorita?

    —¿Qué tienen pensado hacer este año?

    —¿Qué piensa de la boda de su hermano con la señorita Ikeda?

    Está eran las preguntas de los reporteros que se aglomeraban en la entrada, dejando a todos casi ciegos por el flash, lo único que se dedicaron a hacer fue sonreír –en el caso de Kagome- y en el de parecer sereno –por parte de Sesshoumaru.

    —¡Oh querida! ¡Estás preciosa!

    —¡Gracias Sra. Izayoi!

    Al entrar Sesshoumaru y Kagome, las luces fueron directo hacia ellos. Eran los últimos de la familia Taisho que iban a hacer su entrada. Sesshoumaru gallardo, sereno, frío e imponente; con un traje negro, corbata de lazo y mirada abrasadora. Mientras que a su lado derecho Kagome, dándole un rasgo más imponente y aristocrático. Lucía como nunca, el vestido la hacía lucir elegante, alta, esbelta y curvilínea.

    El vestido la abrasaba de una forma donde dejaba ver su espalda blanca, mientras que tapaba sus senos, ajustándose a la cintura y cayendo natural. El cabello en un elegante moño, dejando traviesos rizos volar e iluminando la sala con el rubí de sus labios.

    —Todos nos miran —le susurró a su acompañante sonriendo.

    —Así es —y tomándola del brazo, caminaron saludando a todos.

    *** ​
    —¡Kagome! —corrió Sango hasta donde su amiga.

    —¿Qué haces? —pregunto sorprendida.

    —Vengo acompañando a Miroku.

    —Pero, ¿no debería venir Yura?

    —¡No! Pronto entenderás todo —Kagome la miró confundida y Sango sonrió radiante. Lucía preciosa con el elegante vestido morado.

    La música era tranquila y acompasada, un suave vals. La familia estaba sentada en una mesa, mientras la mayoría de los hijos hablaban con los contratistas, magnates, entre otros empresarios.

    —¡Ah! —suspiró Kagome mientras tomaba un sorbo del vino, en las terrazas.

    —¿Cansada? —le pregunto una voz ronca mientras le pasaba una mano por la cintura y la atraía a su cuerpo.

    —…Sesshoumaru…—susurró—, No, solo estoy esperando que llegue la hora del baile. Su palabra de aliento fue abrazarla con más ímpetu y besarla suavemente la frente.

    ***​
    No, no te vayas,
    aún quedan palabras,
    mil frases del alma,
    y entre ellas no estaba el adiós.
    Espera, por Dios.​

    —¡Ahora todos por favor! ¡Presten atención al espectáculo este año! —habló la voz alegre del presentador—. ¡Con el motivo de entretener no solo a la audiencia! ¡Si no a las futuras esposas!
    Falta besarte más, acariciarte,
    además de promesas
    de esas que hay que cumplir.
    No te puedes ir.​

    ¡¿Futuras esposas?! —pensaba Kagome, detrás de la oscuridad—. ¿Además de InuYasha? ¿Miroku? ¿Pero y Yura?

    —¡Por favor un breve silencio para el espectáculo! —así aplaudieron y el salón se hundió en un silencio total. La canción comenzó a sonar e InuYasha la llevó hasta el centro de la pista. Ambos bailaban girando por todo el lugar.

    Él con su mano en el centro de su espalda y casi a su costado, ambos se sonreían.

    Rompecabezas sin piezas,
    los planes,
    los sueños que apenas comiezan;
    esto es un error,
    nadie más va poner en tu boca su amor,
    no como yo.​

    A medida que avanzaba la canción, los giros iban siendo más largos. Le dio una vuelta y la dejó sola en el medio. Kagome miró de un lado para otro, buscándolo y no lo encontró. Se veía como bailaba moviendo el pomposo vestido. En eso, la luz iluminó a otra persona.

    Te amo sin miedo,
    te amo cobarde,
    te amo sin tiempo,
    te amo que arde...
    yo sé, te perderé.​

    Sesshoumaru la saludó con una reverencia y ella igual. Éste la tomo de la mano y bailaron pegados y serios. Con un trato de elegancia, ambos giraban acompasados, parecían volar por la pista. Todos veían en silencio la interpretación, que no necesitaba palabras.

    Te amo dormida,
    te amo en silencio,
    te amo, mi vida;
    te amo, lo siento,
    y no hay nada que yo pueda hacer.​

    En eso InuYasha aparece en la pista y los ve. Ahora Kagome sonreía, giraba, sonreía y volvía a girar. En su mirada la chispa de la rabia se encendió y se fue hasta ella.

    En cuanto cruces la puerta te voy a perder.​

    Ambos –Sesshoumaru y Kagome- parecía que iban a desaparecer por un marco y antes de esto, InuYasha corrió y la tomó de la cintura. La giró con fuerza obligándola a bailar con él. La cargó y la elevó por los aires.

    No, no te vayas,
    aún el café no está listo,
    yo sé que no has visto de mí lo mejor.
    Espera, por favor.​

    Cuando tocó el piso Sesshoumaru le cogió la mano con delicadeza y la hizo bailar a su lado. Para acompañar salieron dos bailarinas más, que perseguían a InuYasha y éste a su vez las miraba con interés. Mientras ellas lo entretenían, Kagome bailaba con su otro príncipe.

    Falta besarte más, acariciarte,
    además de mil cosas
    que no son hermosas sin ti.
    No te puedes ir.​

    Cada vez se veía como la alejaban de él. Sesshoumaru acaparaba toda la atención de la azabache. Él también la elevaba por los aires. La hacía rozar el piso con el cabello y la volvía a pegar a su cuerpo.

    Rompecabezas sin piezas,
    los planes,
    los sueños que apenas comiezan;
    esto es un error,
    nadie más va poner en tu boca su amor,
    no como yo.​

    InuYasha logra separarse del bululú de mujeres y corrió hasta ellos. Con fuerza la tomó de la cintura y la hizo danzar con él.

    Te amo sin miedo,
    te amo cobarde,
    te amo sin tiempo,
    te amo que arde...
    Lo sé, te perderé.​

    Sesshoumaru lo miró con cierta indignación y tomó entre sus brazos a la pequeña morocha, así ambos peleaban dando giros y vueltas, por quién se quedaría con la chica.

    Te amo dormida
    te amo en silencio
    te amo, mi vida;
    te amo, lo siento,
    y no hay nada que yo pueda hacer.​

    Kagome iba con uno y con el otro, los miraba sin saber por quién decidir. Muy en el fondo se sintió identificada con la interpretación que hacía. Ambos la alaban tratando de quedarse con ella y, no los detenía solo se dejaba llevar, con gracia y mucha soltura. En la última cuando InuYasha la soltó y Sesshoumaru la tomó las mujeres se colocaron alrededor de InuYasha tapándole la visión de Kagome.

    En cuanto cruces la puerta te voy a perder.​

    Así, Kagome sólo tenía ojos para Sesshoumaru. Cuando InuYasha fue hasta ella y la tomó de la mano, estás quedaron extendida mientras se soltaban poco a poco. De esa forma era llevada por Sesshoumaru hasta el final de la pista, dando entender que al final, el ganador había sido él.

    Te voy a perder.​

    —¡Por dios! ¡Ha si maravilloso! —aplaudía Izayoi emocionada. Junto con ella la explosión de aplausos también vino. Todos habían quedado maravillados, al principio todos en silencio, degustando la magia del ambiente. Todo había sido perfecto. Luego todos saludaron y se fueron.

    —¡Es cierto! Quedo de maravilla —elogiaban Sango y Kikyo. Al igual el señor InuTaisho había quedado sorprendido por la química que había entre su hijo y Kagome. Estaba seguro de que ella sería la mujer perfecta para Sesshoumaru, aunque éste le llevara diez años.
     
  3.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    kyaaaaaaaaaa!!!!
    me a gustado me ha gustado y mucho la verdad
    de solo imaginar la coreografia... uff me emosione jejeje
    solo de pensar que yo era Kagome jajajaja... :D... ya quiero la sieguiente parte jajajaja.. :P
     
  4.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola nuevamente.

    Oh, Oh, Oh....quedo hermoso; ósea este capítulo fue eso: Hermoso.

    Jejeje me daba risa cuando agarraban a Kagome, pobrecita la movian de un lado a otro.
    La canción fue digna, para cada momento. Me daba tristeza leer "Te voy a perder" pobre de Inuyasha, está enamorado de Kagome, la ve más que una simple amiga.
    Bueno bye. Besitos. Muack...Muack.
     
  5.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1468
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Lo siento. Sé que tarde más de lo común. Lo siento pero es que estaba muy ocupada. Tenía unas amigas nuevas y mantenían toda mi atención y me distraje del CZ. No pienso mentirles y eso fue lo que paso. Con tanta fiesta y alboroto no podía concentrarme, lo siento.

    Capitulo XV
    ¡Sueños de una noche!​
    Segunda Parte: La magia se rompe.​

    El baile había acabado y ellos estaban en la ventana, mejor dicho en la terraza.

    −Pensé que jamás iba a terminar –suspiró cansada.

    −Estuvimos bien −fue lo único que pudo decir. Su mente vagaba en muchas cavilaciones. Hace mucho tiempo que se sentía confundido con respecto a la azabache, no sabía si debía hablarle o simplemente alejarse. Estaba con muchos sentimientos encontrados y eso lo hacía sentir realmente estúpido.

    Sin darle más tiempo a pensar unos pasos los interrumpió.

    −¡Feliz cumpleaños Kagome! –gritó alegre Sango. En sus manos una pequeña torta de chocolate con unas fresas encima.

    −¡Gracias amiga! –sonrió feliz. Había olvidado su cumpleaños y es que normalmente no acostumbraba a celebrarlo. Sus pequeños la había felicitado y dado de desayuno, una pequeña cadena de plata y sus hermosas sonrisa, para ella eso era suficiente.

    Con cariño llegó hasta ella y la abrazó. La felicito por su compromiso y miró con pausa a Sesshoumaru que no se había movido de su sitio. Ella le sonrió pero él sólo bajó la mirada y salió de la habitación.

    −Qué extraño es –dijo para sí misma Sango. Luego de que salió ella lo ignoró y allí ella dos comieron el pequeño pastel. Sango conocía a su amiga y sabía en sobremanera que no le gustaban los alardes, así que en la comodidad de la noche terminaron de compartir la velada.

    ***​

    Tenía que admitir que se sentía frustrado. Esperaba poder pasar todo la noche con ella y había sido olvidado por un pedazo de pastel. ¿Por qué no le había dicho sobre su cumpleaños? No es que normalmente le parecieran importantes, pero sentía una extraña afectividad por ella y, con esto venía el deseo de saber todo, todo aquello que le afectara y en éste caso el día de su cumpleaños.

    −¿Por qué tan ausente querido? –una voz dulce le hizo erizar. Sabía con demasía de quién se trataba.

    −¿Qué quieres Sara? –preguntó mordaz. Es cierto que en un tiempo la había deseado pero ahora, su sola presencia le daba escalofríos.

    −Me has dejado sola últimamente. Eso no es de buena educación Sesshoumaru –le ronroneó en la oreja. Con algo de descaro y fina agilidad pegó todo su cuerpo al del.

    −Estoy ocupado…Asuntos de oficina –se sintió estúpido por tener que explicarle algo. Sin detenerla la miraba con la mirada más neutra que podía transmitir. Su fragancia a perfume caro lo tenía mareado, olía intoxícantemente desesperante; nada parecido al olor de chocolates con fresas que despedía la azabache.

    −Pero no pareces estar ocupado para…ella –vociferó con cierta malicia. Está vez, los ojos fríos de él se clavaron sobre ella como dagas. La morena tembló un poco y retrocedió un paso−. Sólo te advierto, me perteneces. Eres mío y haré todo lo posible para tenerte conmigo.

    −Tú sabes lo único que deseo de ti y, lo único que puedo ofrecerte.

    −Eso es suficiente –sonriendo con victoria lo tomó del brazo y él la guió fuera de ahí. Sin darse cuenta que un par de cuencas chocolates los había observado.

    *** ​

    −“Estúpido. Baka. Imbécil. Bueno para nada. ¿Cómo rayos se te ocurre traerme y luego desaparecerte con una cualquiera? ¿Sabes acaso lo humillada qué eso me deja? Ahora tengo que esperar aquí como una idiota que alguien me lleve” unas lágrimas rodaban por la mejilla de la azabache. Se sentía tan decepcionada, usada, desvalorada, traicionada. Que cada segundo que pasaba el nudo de su garganta se hacía más sofocante.

    −¡Idiota! –gimió sentada en la acera. Hacía frió y no llevaba abrigo, los zapatos le habían sacado ampollas y ahora estaba casi a punto de morir congelada.

    −“Malditos ricos prepotentes. ¡¿Por qué rayos no pasa un mísero taxi?! ¡¡¡¡¿Por qué?!!!!!”

    *** ​

    −¡Sesshoumaru! –gritó su amante exhausta. La chica estaba jadeante y casi dormida.

    −“Ha sido mejor de lo que esperaba. Si tan sólo Kagome. ¡Kagome! Maldición me olvide completamente de ella” con los remordimientos a punto de matarlo, se levantó de golpe. Sin importar si despertaba o no a su compañera de cama. Con agilidad se medio acomodó y salió en el auto.

    −¡Maldición! –rugió entre dientes. La joven estaba pálida, con el maquillaje corrido y llorando sobre la acera−. Kagome –habló con fuerza.

    −Sesshoumaru –vio subir su c ara y mirarlo con desprecio. Aquella mirada tan significativa le había dolido. Con arrogancia y harto de esas emociones absurdas la miró con frialdad.

    −Sube al auto –ella lo miró con arrogancia y dolor.

    −“¿Cómo puede ordenarme de esa forma? ¡¡¿Cómo tan solo puede hablarme así?!! ¡¡Yo no fui la que fallo!!! O tal vez si, por querer tener algo con él. Soy tan estúpida”.

    La azabache para sorpresa del ojidorados subió en calma. Lo único que habló fue un suave: Llévame a casa.

    *** ​

    Al llegar a su casa sólo dijo gracias y no miró atrás. Sabía que el encanto, la magia había pasado. Es cierto que un error lo puede cometer cualquiera, pero las demás personas lo aceptar y se disculpan él sólo fue más arrogante, de lo que algunas vez había sido con ella.

    −Soy una estúpida. ¿Qué me hizo pensar que él me quería? Es decir, soy pobre, no tengo encanto, tengo dos hermanos y un pasado angustiante. Además de aclarar que no soy virgen, aunque eso él no lo sabe −suspiró−, Soy una tonta.

    −¡Hermana llegaste! –gritó Rin. Saltó sobre ella y la abrazó con fuerza.

    −Sí. ¿Y Souta? –pregunto. Sin ningún pudor se desvistió frente a su hermana, hasta solo quedar sin nada y así se puso una bata.

    −Está durmiendo. Yo quise esperarte. Hace mucho tiempo que no hablamos, quiero ir al cine. ¿Quieres venir con nosotros? Por favor.

    −Claro, mañana. Tengo el día sí. Ahora vamos a dormir –cuando iba a subir Rin la detuvo.

    −Duerme conmigo.

    −Sí.

    *** ​

    −¿Alguien ha visto a Kagome? Quedó de venir hoy –InuYasha andaba revisando toda la casa. Llamaba a la azabache y nada que respondía−. Además no me responde el celular.

    −No creo que lo haga –dijo Ayame. En ese momento venían bajando: Sesshoumaru, Miroku y el Sr. InuTaisho.

    −¿Por qué? –algo que caracterizaba al Sr. InuTaisho era su curiosidad y, eso lo hacía un gran arquitecto y jefe de compañía.

    −Bueno. Llamé hoy a Souta y a Rin. Me dijeron que los tres –Kagome, Rin, Souta- van a salir al cine

    –todos se quedaron en silencio.

    −Al cine. Me dejó plantando para ir al cine. ¡Feh! ¡Tonta!.

    *** ​

    −¡No puedo creerlo! Jamás he visto película tan mala –Souta hizo gesto de vomitar.

    −Tienes razón hubo tanto romance que creí que estaba en una novela fresa. Harry Potter y el príncipe mestizo no fue tan del otro mundo como decían.

    −No creo. A mí me gusto. Creo que todos tenemos que madurar y que ellos ya no están solos.

    −Sí, pero de todas formas. Lo hubieran llamado Harry Potter en búsqueda del amor –todos rieron. El día había sido muy divertido. A pesar de sus escasos recursos ya estaban en diciembre. Y en esa época solía pasar más tiempo con sus hermanos.

    Sí. Se sentía dolida. Pero como dijo Rin, a veces ay que madurar y seguir adelante. Tal vez se había hecho muchas ilusiones y se había descarrilado de sus primeras intenciones. Sus metas eran claras y concisas: poder terminar la universidad para trabajar, sacar a sus hermanos de la miseria y que fueran ciudadanos de bien.

    Cuando reviso tenía veinte llamadas perdidas. Suspiro y apagó el celular. Ahora sólo quería estar lejos de los Taisho.
     
  6.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    aaaaaaaa
    pobre de Kagome y maldita de Sara
    pero tambien Sesshomaru tiene la culpa, demo..
    espero que esta parejita arregle sus problemas :D
     
  7.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Holaaaa!! lamento haberme perdido dos capítulos, pero valió la pena ya que me deleité con una hermosa lectura hoy viernes a las 7:04 exactamente :)

    Las cosas pasaron muy rápido, personalmente me gustó mucho la parte donde Inuyasha y Sesshomaru se peleaban en una danza sensual por la atención de Kagome (Kyaaaaa) que no diera yo por estar en su lugar ._.

    Vaya, no me gustó mucho esa tal Sara, pero seamos realistas, Sesshomaru tiene 27 años y como todo hombre necesita satisfacer sus "necesidades", aunque tampoco tenía que dejar a Kagome botada por ahí a su suerte. No la culpo por estar furiosa, espero que las cosas mejoren entre ellos, ultimamente noto mucha tensión.

    Una sola cosa que pude notar, Kikyo estuvo muy ausente, para ser la novia de Inuyasha, mejor dicho la prometida, ¿No se dará cuenta de que su futuro esposo se siente atraído por Kagome?, bueno, es que las mujeres tenemos un sexto sentido para eso!!

    Me alegra leerte de nuevo, esperaré la conti con ansias. Cuidate!
     
  8.  
    anllely

    anllely Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    16 Junio 2009
    Mensajes:
    67
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    pobre de kagome sere planta o dejada de lado es horrible que te hagan eso, sesshomaru se paso com es posible que la dejara por quererse acostar con otra siquiera primero la deja en casa y luego continua con lo que quiere hacer con esa tal sara, pero por otro lado no entiendo lo alos hombres quieren algo peo hacen otras cosas que los alejan de sus metas o lo qe buscan
     
  9.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Yo pensé que te habían robado O. o

    Como siempre; ósea divino, hermoso, perfecto, simplemente sencillo de leer.
    Me gusto mucho el capítulo, aunque las cosas pasan como si te estuvieran apurando.

    Ese Sesshoumaru se paso, como se le ocurre hacerle eso. Acostarse con una chica y luego buscar a Kagome como si nada, ósea asco. Aunque Kagome no es ninguna santa, juega con el fuego. Besa a Inuyasha y se muere por Sesshoumaru, así que no tiene derecho a reprochar al galán.

    Ahora todos meten en sus fics que vieron una película y luego la critican o la ofenden, o dicen que fue mala. Deberían de prohibir eso x’DD.

    Bueno valió la pena esperar, fue un capítulo bien echo, bueno siempre lo haces. Espero que no te tardes mucho en el siguiente, y ya quiero ver algo entre Sesshoumaru y Kagome. Es el primer fic que leo de está pareja y, vos hiciste que me gustara.
     
  10.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1676
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    LadyJazminar: jajaja siento decepcionarte pero, las cosas van a subir y a bajar. Sara va a ser la raíz de MUCHOS problemas. Espero que te guste, pronto aparecerán más personajes.

    anllely: Si bueno, así como las mujeres somos de enrolladas los hombres también. No sólo cualquier hombre si no Sesshoumaru. Considerando el alto ego en el cual se tiene el amor para él no es nada fácil. Pronto lo irán descubriendo.

    Pan-chan: Tranquila. Bueno si Sesshoumaru es un hombre y como tal tiene que satisfacerse. Pero en cuanto a Kikyo en este capitulo vas a notar que no solo Kagome tiene dudas si no también la propia Kikyo. En este capitulo ella no es mala, solo un factor...ella va a ser de mucha ayuda.

    Barbie Girl: Lo sé muy apurado, pero no logro hacer que valla menos rápido. Quiero expresar muchas cosas y no encuentro como demorarlas, intentaré manejar eso.

    Capitulo XVI

    Tragos Amargos.

    −“Esto sí es vida” –jadeó mentalmente. Hacía tiempo que no tomaba un baño de agua caliente−. “No es fácil ser parte de los Taisho. Todos son tan diferentes, tan fuertes, tan…ellos” –volvió a suspirar.

    −¡Hey sobre la cama está la ropa!

    −¡¡Gracias!! –gritó desde adentro. Sabía que estaba condenada a casarse con alguien a quién tal vez no amaba pero, que sí quería. InuYasha siempre había sido su mejor amigo. Se habían conocido en Nueva York cuando él estudiaba un año de intercambio. Desde entonces ninguno pudo evitar el inminente flechazo. Pero su amor y complicidad, amistad y compañerismo se la llevo cuando tuvo que ir a vivir a Miami y él volver a Japón.

    −“Pero ahora estoy aquí con él. Eso es bueno ¿no? Eso significa que pasé lo que pasé me pertenece” –sonrió con cariño y salió. Sobre la cama un vestido de gasa blanca con pintas azules. Sonrió y se vistió, su cabello estaba totalmente ondulado, al verse al espejo se pasmo.

    −…Kagome…−susurró viendo su reflejo. Era la copia exacta de la chiquilla. Claro con unos años más de madurez pero idéntica en el físico. Gimió con angustia y tomó el secador y alisó su cabello; un lindo cintillo termino por adornarla.

    −¡Oye Kikyo! ¿Estás lista? –InuYasha entró sin reparar. Al verla se quedó hipnotizado. Sabía por qué le gustaba tanto Kikyo. Era divertida, muy hermosa, con clase y tan especial con él y solo con él. Se acerco a ella y la beso en la boca.

    −InuYasha –se agito. Ese beso le había quitado el aliento.

    −Eres tan hermosa –le susurró al oído. Interiormente se sintió caliente. Su cuerpo no era de hierro y reacciono a su aliento erizando sus pezones.

    −Te quiero InuYasha –murmuró besando sus labios. Sobre los hombros de él colgaban sus brazos. Él la sujetó de la cintura y la apego a su cuerpo.
    Sus labios se volvieron a fundir con los de ella. El beso era suave, tranquilo, apasionado pero no obsesivo. Sus masculinas manos masajeaban su cadera. Bajó con cariño hasta su trasero y lo apretó.

    −Eres perfecta –le dijo con los ojos cerrados. Ella se sonrojó y dejó llevar.

    Blog

    −Que día –bostezó caminando por los pasillos de la universidad. Ya era bastante tarde y tendría que tomar el autobús para llegar al metro. Sin fijarse chocó con un cuerpo duro.

    −Cuidado. ¿No ves por dónde camina? –su corazón se paralizó.

    −¿Qué haces aquí Sesshoumaru? –cuando iba a responder, el teléfono celular de Kagome sonó.

    −¿Sí. Diga? InuYasha. Cancelar. ¿Por qué? Está bien –al colgar su mirada se entristeció. Miró los ojos de Sesshoumaru que dentro de la capa de frialdad la miraban con curiosidad−. InuYasha me canceló la cita –por dentro Sesshoumaru se sintió arder en celos−. No sé por qué. No me quiso dar explicaciones ese baka –rugió entre furiosa y decaída.

    −Yo te mostraré por qué cancelo –y tomándola desprevenida la acarreó por el brazo. La sentó en el asiento del copiloto y llevó hasta la mansión. Está miraba aturdida todo. Cuando llegaron la subió y dirigió hasta la habitación de InuYasha y, cuando estuvieron frente a ella los sonidos llegaron.

    −¡InuYasha! –se escuchó el gemido. Luego las palabras tiernas. Las caricias. Todo hizo estragos en la mente de Kagome. Intentó huir pero Sesshoumaru la aprisionaba de la muñeca.

    −Querías saber. Termina –sin compasión escucho desde que comenzó hasta que terminaron. Al finalizar cuando se dio la vuelta estaba bañada en lágrimas. El interior del ojidorados se revolvió. Ella lloraba, por su crueldad. Por su falta de sentimientos. Porque cada vez que estaba con ella y se daba cuenta que se estaba enamorando se cerraba. La alejaba, subía su muralla y la lastimaba.

    −¿Por qué lo hiciste? ¡Ah! ¡¿Dime?! –estaba algo exaltada. Su cara roja−. ¿Qué rayos te hice? –y le golpeo fuertemente−. Te odio. Eres tan patético, egocéntrico, altanero, petulante como todos los de tu clase –hizo una pausa ahogada y siguió−. Yo pensé que eras diferente. Pero, pero me equivoque.

    Aunque no lo hubiera querido aceptar sus palabras le afectaron. La había lastimado pero eso significaba que ella sentía algo por su hermano. Por otro lado también estaba feliz ella lo hacía sentir débil, distraído y torpe y esas cosas no se las permitía. Él era un alto empresario y no un adolescente descarrilado.

    −Entonces. ¿Qué sigues haciendo aquí? –para su sorpresa ella limpió sus lágrimas y alzo la cabeza con orgullo.

    −Viendo la poco cosa que eres –y antes de que pasara a mayores giró sobre sus talones y se fue. Ambos sentían el orgullo herido, traicionado y sus corazones amargados y rajados.

    ***​

    Llegando a casa se desvistió y cambió. La cena estaba en marcha cuando sintió un carro llegar. Su corazón se acelero cuando pensó en Sesshoumaru. Miró por la ventana y la decepción la embargó. Aunque para sí misma pensó que así era mejor.

    −¿Qué tal les fue? –preguntó cuando entraron sus hermanos a la casa.

    −Bien. Hola Kagome –se sorprendió al ver a Ayame.

    −Hola Aya. Qué bien ¿te vas a quedar a cenar?

    −Si no es mucha molestia.

    −Claro. Ponte cómoda –sonrió y termino de hacer unas chuletas en salsa negra con arroz y ensalada. Cuando estuvo listo los llamó a capítulo y se sentaron en la mesa.

    −…Y ¿qué tal todo? –pregunto Rin. Souta y Ayame se miraban en silencio.

    −Cansada. Estaba pensando en pedir el día libre –sonrió y Rin también. A las once y media vinieron a buscar a Ayame.

    ***​

    −Hola –saludó con frialdad. El argentando la veía con expresión tabla, fría. Mientras que Kagome sentía que se moría. Entre ambos la tención era asfixiante. Agregándole lo sucedido con la otra mujer y lo nuevo las cosas entre ellos iban de mal en peor.

    −Ayame. Ya llegaron. Hasta luego –sin responder a su saludo se despidió de Ayame y cerró la puerta.

    −Hasta luego Kagome –se despidió una alegre chica.

    ***​

    −“Estúpido. Estúpido. ¿Qué rayos fue ese hola? Ni siquiera respondió. ¿Por qué tenía que haber ido?” −su furia aumentaba crecientemente al saber cuánto deseaba a la azabache. Le dolía tratarla con indiferencia pero él no era un hombre débil. Odiaba sentirse así. Intentando alejarse pero queriéndola cada vez más.

    −¿Por qué Kagome está molesta contigo? –saltó mentalmente. No le respondió pero alzó una ceja−. Soy pequeña pero no estúpida. Kagome es importante para mí –él la miró con confusión.

    −No veo el sentido de esta conversación Ayame.

    −No la lastimes. No es como tus demás amiguitas. Ella, ella es muy especial –sonrió. Un leve sonrojo cubrió sus mejillas y miró ausente el paisaje.

    ***​

    −Entonces te casas el martes. ¿Por qué todo lo hacen el martes? –InuYasha la miró y sonrió.

    −Será porque salimos de clases. Además quiero que estés presente –Kagome sonrió. Se sentía falsa. Aún recordaba los gemidos de ellos. Aún tenía en su cabeza la mano de Sesshoumaru obligándola a escuchar.

    −De todas formas. Me parece muy rápido –lo miró con algo de nostalgia.

    −Es que estoy enamorado –su corazón se rajó. Él tenía razón. InuYasha era prohibido, era otra cosa. Lo suyo era una aventura, la del momento, la amiga que no pudo negarse a besarlo.

    −¡Que bien! ¡Eso me contenta mucho! –se recrimino por estúpida. No se alegraba, se sentía apuñalada y solitaria. Todos sus amigos se alejaban y ella se estaba quedando sola.

    −Vamos. Tenemos que ir a comprar tu vestido –ella lo miró con una ceja levantada.

    −No.

    −Sabes que sí.

    Y sin poder negarse ambos fueron hasta el centro comercial. Entraron a la misma boutique e hicieron lo debido. Ella se enamoró de un vestido turquesa muy juvenil. Cuando se lo probó InuYasha se sonrojo. Era strapless en corse turquesa, el vestido se pegaba a su cintura y resaltaba sus senos, además caía ampliándose y llegaba hasta el inicio de las rodillas dejando ver sus bellas piernas.

    −¡Bellísima! –jadeó. Pagaron y salieron. Él la llevó a ver los anillos. Y ambos se quedaron hablando. Al final y sin darse cuenta estaban en la mansión. InuYasha había subido a su habitación y en el proceso apareció Sesshoumaru.

    −Kagome –murmuró al verla.

    −Hola –respondió sonriendo de lado.

    −Sesshoumaru no te olvides de bajar las maletas –la blanca de cabellos miel se quedó callada al ver a la intrusa sentada en la sala.
     
  11.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola!! aquí estoy nuevamente ;)

    Primero que nada, OMG ese lemon estaba ardiente, por lo que pude entender esa era la primera vez que Kikyo estaba intimamente con Inuyasha, y aún así el sigue pensando en Kagome, no se quien me saca mas de mis casillas, si el con su actitud egoísta o Kagome dejandose llevar a cada rato >.<

    No puedo creer lo que voy a decir, pero esta vez estoy de parte de Kikyo, hoy odié a todos en esta conti menos a ella XD. Esa actitud de Sesshomaru fue muy cruel, casi se me aplasta el corazón cuando el llevó a Kagome a que escuchara como Inuyasha y Kikyo hacían sus cosas, lo que pueden provocar los celos...

    Y por otro lado, si Kagome sabe que Inuyasha está comprometido, si ella misma escucho todo, ¿Por qué insiste en salir con el?, ya no me parece tanta confusión, yo creo que si está enamorada; aunque eso me parece mucho más razonable teniendo en cuenta que Inu tiene su misma edad y Sesshomaru no ._.

    Bueno, excelente conti :P estaré pendiente para ver como evolucionan las cosas...Bye!!
     
  12.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    ¡Hola!

    Bueno empezemos por parte. Osea que te puedo decir. Nunca había líedo un lemon de Kikyo&InuYasha, el tuyo fue el primero. Me gusto mucho, muy romántico, aunque deviste expresar un poco los sentimientos, ya que se suponen que estaban haciendo el amor x'D. Pero te entiendo, osea vos escribis súper rapido, no estás acostumbrada a escribir con lentitud.
    Espero que mejores en esa parte, porque en lo demás eres buena, osea escribis de un divino. ¡Increible! Claro no sos la gran cosa de escritora, pero se entiende a la perfección y a mí me gusta como narras.

    En cuanto a esté capítulo...Estubo bueno, pero no me gusto la actitud de Sesshoumaru, claro la de Kagome tampoco. Pero no fue justo que Sesshoumaru la obligar a ver eso, osea fue crueldad; fue más que crueldad. Me parece una estupida e infantil idea, lo que hizo Sesshoumaru, osea hello quien hace eso. Para ser un chico "disque" maduro, fue una parte inmadura de él haber echo eso. x'D que celoso se devió sentir de su hermano. (Siempre he preferido a Inu-yasha)

    Pero Kagome no se queda atras, no tiene derecho de reprochar nada de InuYasha, ya que al principio él la quería a ella, pero ella sólo lo veía como un amigo y hasta miles de veces lo rechazaba. Pero claro como se va a casar ahí sé da cuenta que lo quería. Como dicen nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

    Kagome podra ser fuerte y todo, pero es una debil ante Sesshoumaru, devió de ser indiferente. Aunque no entendí los últimos diálogos. Osea ¿quién fue la chica que entro? Esa descripción no me apunta a la cabeza....

    Bueno espero ver el siguiente capítulo. Bye kis...Muack...
     
  13.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola chica dejamen decirte que
    te quedo muy bien la continuacion jejeje
    de hecho estoy al pendiente en este foro y en el de
    Fanfiction jejejeje pero en verdad esta excelente espero la continuacion
    pero la pregunta intrigante y que nos deja a todas en un paro cardiaco es.... QUIEN ES ESA TIPA?... :D
     
  14.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1930
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Pan-chan: Gracias por lo del lemmon. Intente que fuera entretenido. En cuanto a Kagome digamos que ella sabe que ama a Sesshoumaru pero no puede evitar querer a InuYasha. Yo creo que eso a veces pasa muy a menudo...En cuanto la actitud de Sesshoumaru es normal. Él es alguien que si no tiene lo que quiere lastima y, como decía mientras más nota que la quiere MAS intentará alejarla.

    Barbie Girl: Que gusto lo del Lemmon. Espero que el que viene a continuación también te guste. En cuanto a la actitud de Sesshoumaru el solo piensa en lastimarla, en tratar de quitar ese cariño tan lindo que tiene Kagome por InuYasha. En otro lado Kagome claro que es debil ante Sesshoumaru, ella le ama, no puede evitarlo.

    Capitulo XVII

    Momentos extraños.

    Primera Parte: Género y tendencias.
    La tención de un momento a otro se sentía en el ambiente. Sara miraba con finura e insolencia a Kagome que la veía fastidiada.

    −¡Hey Kagome ya puedes subir –Kagome reaccionó y asintió. Sesshoumaru vio la escena con molestia y subió las maletas. Tenía que agradecer que se hubiera salvado de un extraño momento.

    ***​

    −¡Que aburrimiento! –protesto el menor. Ambos estaban arreglando unas cosas para la boda de InuYasha que insistía en que ella fuera la madrina. De alguna forma u otra su corazón soportaba todo aquello. Aunque dentro de sí lloraba porque se estaba quedando sola.

    Algo cansada se despidió. Era hora de ir a trabajar. Cuando bajó las escaleras pudo escuchar unas voces.

    −¿No es ella la mesera de la discoteca?

    −Sí.

    −Que bajo está cayendo tu familia.

    −No te preocupes, sólo es por caridad –en ese mismo momento se congeló.

    −“¡¡¿Caridad?!!” –sintió sus ojos llorosos y corriendo salió de la mansión.

    ***​

    −“Sólo…sólo por caridad. Que estúpido, imbécil, si ya lo sabía ¿por qué me sigo haciendo ilusiones?”
    –las lágrimas la cegaron y no miró con quién chocó.

    −Lo…lo siento –cantó una dulce voz.

    −Discúlpame a mí –su rostro fue subido y lo primero que vio fue una melena rojiza.

    −No te preocupes ¿Estás bien? –la pelirroja la miro con cariño. Al reconocer a la Taisho se soltó con brusquedad.

    −¡Sí! ¡Estoy bien!

    −¿Qué sucede? –preguntó la pelirroja sorprendida. No esperaba un trato tan brusco. Jamás la había visto así.

    −Nada. Yo sé que ustedes nos tratan sólo por subvención –y furiosa se abrió camino y siguió. Ayame se quedó pasmada.

    −“Por caridad” –pensó−. “Yo jamás…eso es mentira…¿Qué paso aquí? –corrió hasta ella y la tomó del brazo.

    −¿Qué pasa? –pregunto con desagrado. El agarre era muy fuerte.

    −¿Por qué dijiste todas esas cosas? –sus ojos verdes llamearon iracundos.

    −Porque es la verdad. No te hagas la desentendida. Sólo no les vallas a hacer pasar un mal trago a mis hermanos –Ayame la siguió mirando molesta. A los pocos segundos un relámpago sonó y una tempestuosa lluvia se desató.

    Sin pedir permiso Ayame la montó en una Hummer y la llevó hasta un pequeño apartamento rosa con blanco.

    −¿Qué es este lugar? –preguntó empapada. Miraba con curiosidad el pequeño pero lujoso departamento. Cuando reparó en Ayame se sonrojó al ver como se desnudaba frente a ella.

    −Mi departamento.

    −Pe…Pe…Pero no te quites la ropa –el sonrojo la cubrió y nublo su rabia. Ayame le sonrió coqueta y
    fue hasta ella.

    −¿Te gusta? –preguntó. Kagome la miró congelada, su corazón latía tan rápido. Estaba choqueada. Ayame le estaba coqueteando. Soltó un grito ahogado cuando unos duros senos se posaron a su espalda y le levantaron la camisa−. ¿Qu-é…qué haces? –jadeó con el corazón en la boca.

    −Estás mojada. Sólo te ayudo a quitar la ropa. Sabes, para ponerla a secar –Kagome asintió y se dejo desvestir. Los finos dedos le tocaron el abdomen mientras subía y las uñas le hicieron cosquilla en la piel. Unos labios se posaron en su cuello y lo besaron con cariño.

    Extrañada se dejó consentir. Una mano tocó su seno y otra bajó hasta la falda, la desabrocho y tiró hacía abajo. Con los ojos cerrados suspiró al sentirse libre de las ataduras del sostén. En unos momentos después también se sintió sin bikini.

    −“Estoy desnuda frente a una mujer. Que cómodo se siente” –pensó para sí misma en su propio estupor. Tan ensimismada estaba que no sintió la felpuda bata.

    −Listo –oyó una risita y abrió los ojos. Se sonrojó abochornada al ver a la taheña sonriendo pícaramente. Ella también llevaba una bata pero de seda dejando notar todas las curvas.

    Se sorprendió a si misma observándola fijamente. La niñata que siempre andaba con sus hermanos era todo menos eso. Tembló al darse cuenta de lo bien agraciada que dios la había hecho. Senos redondos, grandes, vientre plano, piel suave y blanca. Otra risita ahogó el ambiente y la vio girar permitiendo notar el redondo trasero.

    −Yo…Yo lo siento. Tengo que…bueno…mi….−se sonrojó al sentirse tan tonta. No encontraba que decir. No era lesbiana, ni siquiera le gustaban las mujeres pero ella la había tocado de una forma tan extraña y, lo peor era que se había sentido bien.

    −Ven. Mientras tu ropa se seca cuéntame lo que pasó –rió para sí misma. Había de cierta forma logrado su objetivo.

    −Bueno. Creo que hoy tampoco iré al trabajo –suspiró cansada y desechó las ideas lésbicas de su cabeza−. Es que, no me mal interpretes. Hoy cuando salí de su casa vi a Sesshoumaru hablar con esa mujer.

    −Sara.

    −Bueno esa.

    −Sara.

    −Si bueno Sara –Ayame sonrió. No podía negar que le gustaba verla enojarse−, Le decía que ustedes no podían haber caído más bajo. Y Sesshoumaru le decía que era por caridad. Y no sabes me molestó tanto. Porque sí es así yo no quiero ser amiga de los Taisho –sus ojos se insertaron de rabia.

    Ayame se levantó de salto. También la había enojado el comentario. Conocía al personaje. Sabía por qué lo hacía.

    −Ella jamás estará quieta. Siempre es así. No le prestes atención a sus comentarios absurdos –vio a Kagome mirarla con curiosidad−. Siempre ha estado detrás de Sesshoumaru y de algunos otros personajes de la familia. Digamos que tiene una insistente determinación en ser parte de la familia Taisho –Ayame se congeló al oírla reír risueña.

    −Eres muy elocuente –se regaño mentalmente al sonrojarse (Ayame). De un respingo se paró y fue hasta la cocina. Sentía una pequeña corriente de excitación embargarla desde el vientre y delatarla endureciendo sus pezones.

    −¡Maldición! –murmuró por lo bajo. Intento alisarse los crespos rulos. Se relamió con impaciencia los labios al recordarla. Con cuidado se permitió ojear de nuevo en los recuerdos del cuerpo desnudo de la azabache. Tan suave, tan dulce, tan palpable y sensible.

    Se regaño por desearla. Sabía que si la tocaba y Sesshoumaru se enteraba la mataría. Sara había sido su mujer. La había dejado al darse cuenta lo represiva que era. Luego se había ido a los brazos de Sesshoumaru. Pero siempre le había confesado su amor y, la propia Sara no entendía como una niñata de dieciséis años la había utilizado.

    Ella misma no entendía. Pero le gustaba como la pelimiel gemía en sus brazos y ahora deseaba con furia latente a la azabache. Que era tan virginal, mentalmente claro. Porque se notaba en la caída de sus caderas y en su redondo trasero que ya no era virgen.

    −Ayame –la llamó−. Ayame –volvió a repetir−, ¡¡¡Ayame!!! –gritó al final.

    −¡¿Qué sucede?! –preguntó exaltada. La habían sacado de su ensimismamiento de forma tan brusca.

    −Creo que la secadora ya terminó.

    −Gracias –sonrió divertida al sentirse asustada.

    −De nada. ¿Oye cuando estés lista me llevas a mi casa? –vio como se sonroja−. No tengo ni idea de cómo salir de aquí.

    −Claro. Pero tienes que esperar que escampe –le señalo la lluvia.

    −Sí. No sabía que tenías departamento. Como siempre estás donde el Sr. InuTaisho –su mirada se dilato al mirar con curiosidad el lugar.

    −Es que no me gusta estar sola. Este lo uso para otros fines –Kagome estaba tan distraída viendo que no notó el tono que uso. La taheña sonrió con humor y la paseo por todo el piso.

    −Ésta es la cocina. El recibidor, donde se lava la ropa, el comedor, la sala de juegos, la pequeña biblioteca, el cuarto de huéspedes y –abrió una puerta y la adentro−, mi cuarto.

    Kagome abrió los ojos. El cuarto era inmenso. La cama queen, la tela de las almohadas de seda blanca y el cubrecama rosa. Un televisor pantalla plana pegado en la pared, DVD, karaoke, una peinadora, con espejos de maquillaje, peluches, la puerta de un baño privado y un súper amario.

    −¡Esto es enorme! –la habitación se le asemejó a una de mujer en vez de una chica de dieciséis años. Bueno, ella parecía ser más madura.

    −Sí. Eso es por mis buenas calificaciones. Tengo un padre muy…complaciente.

    BLOG

    −¿Llevaste a Kagome al trabajo? –pregunto un medio dormido InuYasha.

    −No. ¿Acaso me viste cara de chofer?

    −…Bueno…−respondió divertido. Vio a Sesshoumaru fulminarlo con la mirada. A lo que respondió rascándose el cabello.

    −¿Kagome no es la chiquilla que estaba sentada cuando llegué?

    −Sí. ¿La viste?.

    −Claro. Bajó cuando estábamos hablando –Sesshoumaru la vio con interés−, y se fue sin despedirse.

    −¿Por qué no me dijiste que la habías visto? –su voz sonó fuerte y dura.

    −Porque a las personas que se tratan por caridad no tienen importancia.

    −¿Por caridad? –repitió InuYasha. En su cara se notaba la enervación.

    −¡¡Kagome es más que tratada por eso!! ¡¡Que estúpida y superficial eres!! Seguro escuchó todo si no se despidió –el interior de Sesshoumaru se agitó. Sara solo miraba estupefacta a los dos hermanos.

    −Eso fue lo que me dijo Sessho…−InuYash fue hasta él y lo miró con rabia.

    −Si algo le sucede a Kagome será tu culpa –no necesitaba que lo acusaran. Sabía que la pequeña lo había oído. Se sentía estúpido. Llovía a cantaros y el metro bus pasaba a cada quince minutos.

    Seguro ahora estaba empapada, sola y en quién sabe dónde.

    Ambos –InuYasha y Sesshoumaru-intentaron localizarla por el celular. Que repicaba y repicaba y
    nadie atendía.

    Te has comunicado con Kagome Higurashi. En estos momentos no puedo atenderte deja tu mensaje y te devuelvo la llamada.

    −Maldición –dijeron al unísono. Sara seguía perpleja. Ambos estaban igual de preocupados. Claro cada uno por su lado.

    ***​

    ¿Y ahora qué? –pensó Kagome cuando se despertó entre los brazos de un dormida pelirroja.

    Nota: Por fa dejen sus comentarios.
     
  15.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola; me reporto por tu Fic ya que llevo buen rato desaparecida; dejame desirte
    que me sorprendiste mucho en este capitulo no me esperaba que Ayame y Kagome
    pues hicieran eso. Pero bueno en esta vida todo puede pasar sin que lo estes esperando.
    Observe que hay algunas palabras incompletas (son pocas suele suceder). Me gustaron las
    partes donde Inuyasha le coquetea a Kagome (te juro que me daba un escalosfrio y no se
    por que). espero la proxima conti; vas muy bien sigue adelante.
    sayonara
    :kinari:
     
  16.  
    VickyGothic

    VickyGothic Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2006
    Mensajes:
    295
    Pluma de
    Escritor
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    WTF? te as vuelvo locaaaa?? en serio omg!!, kagome! hizo yuriiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!! jajaja me da mucha risa la idea, estubo demasiado bueno el capitulo el lemon muy bien! , algo corto pero se noto que fue algo que paso nada mas, y ps que coño le pasa a sessh ahora? , porq dijo esooo ¬¬
    Odio a sara , aunque no se me molesta un poco que siempre vean eso de pobresita donde estara! hay que rescatarla pero buehh! es medio machista ¬¬ una mujer puede defenderse sola asi este lloviendo! es solo agua xD
     
  17.  
    RMS

    RMS Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    14 Octubre 2006
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    etuvo muy bueno solo que no me imgainaba kagome haciendo yuri con ayeme jajaja
    pero estuvo bien asi le dan otro punto de vista a la historia y hay mas drama...
    espero que inuy y sesho no se le ocura buscar en la casa de ayame porque sino le da el infarto a los dos jajaja
    y sara se puede ir de esa cuando queira jajaja
     
  18.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Aaaaaaaa te mato Ami, osea cómo.

    Kagome me decepsiono, pero al deseo nadie le puede, pero osea acostarse con Ayame....
    Yo pensaba que Ayama era una niñita osea menos de 14 años. Quiere decir que Kagome le lleva un año, creo que cometiste un error ahí.

    Leí el lemon por curiosidad y la verdad no me imagine a esas dos en ese acto tan lesbico. Ahora entiendo, osea se le dice yuri a la relación de mujer con mujer y yaoi a la relación de hombre con hombre, ya entendí :). Ahora no me salgas con que Sesshoumaru se acuesta con Souta el hermanito de Kagome.

    Sara lo hizó aproposito, osea cuando vio a Kagome bajar las escaleras provoco que Sesshomaru dijera esas cosas feas de Kagome. Aunque me gusto las cosas que Inuyasha le dijo a Sara.
    Hay algo que no entendi, osea Ayama estaba antes con Sara O.o

    Bueno espero ver el proximo capítulo y no quiero volver a quedar en shock. Por cierto ya veo porque colocaste esa nota final jajaja x'DD.
     
  19.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola!! amiga estoy de viaje (vacaciones obligadas ¬¬) y ando perdida del foro, por cosas de la vida pude conectarme un ratico y vi tu fic.

    Todo te ha quedado muy bien, ´pero me parece que Sesshomaru debería madura un poco más. Ess actitudes de Te odio/Te amo parecen de niño de secundaria, el ya no está para esas andanzas...

    Respecto a Kagome, me pareció algo alocado el lemon, pero bien narrado, nada del otro mundo incluso si no soportamos el lesbianismo es algo que se puede leer sin pegar el grito en el cielo XD... En fic todo te ha quedado genial

    Ya quiero ver qué va a pasar ¿Con quien mas se acostara Kagome?? INUYASHA INUYASHA!!!! jajajajajajaj XD ok No

    Me voy yendo, espero e proximo capitulo ;)

    pd: INUYASHA INUYASHA!!!
     
  20.  
    Ewilan

    Ewilan Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    17 Agosto 2006
    Mensajes:
    422
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola acabo d trminar d leer el fic xD xD
    m HD djado a cuadros o_o
    d verdad q esto se complica cada vez mas xD
    aun no m puedo creer q kag se lo montara con aya xD esto es a lo q yo llamo algo inesperado xD
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso