Long-fic de Inuyasha - Gallardía: La historia de mi vida.

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Ami Hoshi, 15 Mayo 2009.

Cargando...
  1.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Algo fuerte el capítulo, debiste ver mi cara cuando encontraron a la madre de Kagome XD, me has dejado sin palabras. Sinceramente no entiendo que le pasa a esa señora, le está haciendo muchísimo daño a su hija, ella no puede vivir una vida normal de adolescente ._. y para completar su mala suerte el guapo de Sesshomaru presenció todo.

    La pequeña mascara que siempre llevaba consigo se ha roto frente a los ojos del mayor de los Taisho, supongo que a partir de ahora se formará entre ellos un lazo especial,amistad-amor o algo así :o. ¿Qué pasará en el apartamento de Sessh? Conociendote como te conozco no creo que pase a mayores, o tal vez un simple besito :P (besito!! besito!!) No me quiero imaginar la verguenza que va a sentir Kagome cuando tenga que darle explicaciones a Sesshomaru. Espero la conti bye!!
     
  2.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2982
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Pan-chan: ¿qué comes que adivinas lo que va a pasar el apartamento de Sesshoumaru? No sabía que fuera tan predecible XD Sí, muchos me dijeron que quedo algo fuerte. Quería darle algo de sabor.

    Windmiko: Sí. Aunque no planeaba hacer a Sesshoumaru cariñoso. Yo diría que él es igual de frío pero su mente es la que muestra todo lo que siente por Kagome.

    Barbie Girl: Ayame vendría siendo una preadolescente algo así como en la serie cuando conoce a Kouga. Ya que cursa el mismo año que Rin y Souta. Si todo pasa rápido porque pienso contar los cinco años de universidad, así que no me puedo estancar en un solo año.

    Kotono: Gracias por lo de chilló, y sí tienes razón, la repito mucho. Ya trate de corregirlo para las siguientes continuaciones, gracias por eso. Me alegra que no te desagrade la diferencia de edades, puesto que en este fic, Sesshoumaru la lleva diez año a Kagome.

    Capitulo VI
    Tomando decisiones.
    ¡hmm! ¿Qué es esto tan suave? —se movió lentamente. Su pie acariciaba unas sedosas sabanas, y su cabeza estaba sobre un bien formado cuerpo—. ¡Estoy arriba de Sesshoumaru! —chilló para si misma—. ¡¡Ah!! ¡Tengo que salir de aquí como sea!...Despacio, sin moverte mucho —y con cuidado logró levantarse de la cama sin despertarlo.

    —¡Wow! Sí que se ve lindo dormido —murmuro. Había una pequeña iluminación, y esta le daba directo al rostro. Haciendo que su cabello se viera más platinado, y la piel más colorida—. Un ángel se ha caído del cielo —pensó mientras se acercaba a él, y tocaba sus labios—. Lástima que viste todo lo que sucedió anoche.

    Con un poco de esfuerzo salió del cuarto. La noche anterior él había sido precavido y le mandado a llevarse unas mudas de ropa. Con sigilo preparo el desayuno, aunque le costó encontrar las cosas, lo hizo. Tostadas, con revoltillo y café con leche.

    Se fue hasta el baño y tomo una ducha rápida. El apartamento de Sesshoumaru era enorme, tenía cuatro cuartos, cocina, sala de estar, un mini estudio y dos baños. La decoración, perfecta. Muy vanguardista y a la vez clásica. Además de tener su aire masculino e imponente.

    Cuando salió llevaba unos tejanos ajustados, un top verde de tirantes, y las clásicas zapatillas. Su cabello recogido en una coleta. Se fue hasta una mesita y dejó una notita junto a la comida.

    “Hola. Buenos días.

    Sí lees esto, es que ya me fui. Te agradezco en demasía todo lo que hiciste por mi ayer. Gracias, gracias de verdad. Pero me he tenido que ir, aquí te dejo un rico desayuno, espero sea de tu gusto.

    Gracias.

    Atte: Kagome Higurashi”

    —Esta mujer me va a volver loco —susurro mientras desayunaba. Efectivamente el desayuno estuvo delicioso. Ese día Sesshoumaru se había parado muy descansado. Nunca había dormido tanto y tan bien. Esperaba en la mañana encontrarla, pero no. Se había ido, ni siquiera le había dado tiempo de preguntarle como estaba.

    Aunque siendo ella. Seguramente ya haría como que nada sucedió—pensó en llamarla. Pero no tenía su número. Lo mejor era esperar a un nuevo encuentro. Suspiro y se levanto.

    ***
    Cuando llego a su casa estaba exhausta. Había tenido que caminar siete cuadras llaneras, hasta llegar a la estación del metro. La casa estaba hecha un lío. Habían destrozado muchas cosas. Así que cansinamente comenzó a levantarlas, limpiar las paredes, el piso. Cambio las sabanas, aprovecho y quito el polvo. Para el medio día la casa estaba impecable y oliendo a limpio.

    Pero ya no podemos seguir así. Tenemos que mudarnos —había decido que venderían esa casa. Comprarían una, en otro sector. Ellos tenían dinero ahorrado, las tres becas, más las propinas. Ayudaban mucho.
    ***
    —Ya su madre puede ser dada de alta —le hablo el doctor.

    —Sí. Gracias —se fue hasta ella y la despertó. Y ambas se fueron. La señora Higurashi estaba tan apenada, que ni siquiera hablaba.

    —Nos mudaremos —hablo Kagome. La señora la miro con los ojos abiertos—. Ya puse un anuncio en la prensa de que estamos vendiendo la casa. No quiero que digas nada. Sé que eres la mamá, pero…

    —Está bien —Kagome la miro sin sorprenderse—. Kagome tu siempre, después de tu padre has sido quien ha hecho surgir a esta familia. En está situación, tú eres la mamá. Tú decides —la señora miró hacia otro lado. Su cabello negro corto, la piel pálida. Ese ser que caminaba a su lado, no era para nada la sombra de lo que había sido antes su madre.

    Al llegar a la casa, Kagome fue al banco. Y deposito el dinero en su cuenta. Cuando hablo con la gerente. Está le había dicho que gracias al bar donde trabajaba, tenía o le aplicaba también la ley de política habitacional. Y más aún la de su madre, por todos los años de profesora que tenía.
    ***
    —¡Kagome! —chilló Rin mientras iba hasta ella y la abrazaba.


    —¡Llegaron! Pensé que nunca regresarían de casa de los Taisho —rió divertida.

    —Claro que no. Te extrañaríamos mucho —la abrazo Souta también.

    —¡Kagome! ¡¿Puedo hablar contigo?! —le pregunto Rin un poco tímida. Kagome en respuesta la llevo a la planta alta.

    —¿Kagome? —tragó saliva—. ¿Me puedo poner un piercing? —Kagome la vio divertida.

    —¿Dónde te lo quieres poner?

    —En el ombligo, se ven tan bonitos. De verdad quiero ponerme uno —rió al ver como colocaba sus manos en el pecho y abría sus enormes ojos y castaños ojos.

    —Bueno Rin. Veamos tienes catorce años, te faltan seis meses para cumplir los quince. Sí en este lapso escolar subes historia universal de diecisiete a dieciocho te lo dejo poner —ella lo miro con ojitos de borrego—. Y si la subes a veinte, el día de tu cumpleaños te dejo poner dos. Es decir que mi regalo serían los dos piercing. ¿Te parece?

    —¡¡Sí!! —chilló emocionada. Pensó que Kagome nunca se lo dejaría poner. Se fue hasta ella y la abrazo.

    —No te preocupes. Yo sé en que sitio te lo vas a abrir —ambas bajaron tranquilamente y se pusieron ha hacer los deberes. Kagome siguió estudiando para los exámenes y así paso el día.

    ***
    —¡¡Que te vas a mudar!! —grito casi loca Sango.

    —Sí. Ya puse el anuncio en la prensa y he tenido varias llamadas —Sango estaba sentada en un banquito, echándose aire con la mano.

    —No seas exagerada. Tampoco es que me voy tan lejos, de todas formas cuando vallas a la universidad pasaras cerca.

    Ya había elegido la casa. Era un barrio un poco menos pobre que en el que estaban. Pero parecía ser mas seguro.

    —¿Cómo lo tomaron los chicos?

    —Más o menos. Al principio Souta se puso histérico. Luego se calmo y yo le dije que obvio ustedes podían visitarnos. Y nosotros a ustedes y que siempre se iban a ver. Y pues lo acepto.

    —Como si le quedara de otra. Y tú mamá —me reí y puse los ojos en blanco.

    —También acepto. La casa que vi es un poco más grande. Ya viene pintada y tiene dos baños. Es muy linda. Le compré una nueva litera a los morochos, una mesa de estudio y pude cambiar la computadora por algo mejor, y hasta con Internet —chilló emocionada.

    —¿Ya tienes todo listo? —la miro sorprendida Sango.

    —Sí. Mamá tenía mucho crédito en esa cuestión de la Ley política habitacional. Y recuerda que siempre habíamos ahorrado. Más lo que costo vender la casa. Porque ya está listo. Falta firmar los papeles, embalar las cosas y hacía una nueva casa —Sango del tiro tenía la boca abierta. No podía creer que su amiga se mudara.


    Los últimos días habían sido caóticos. El profesor de proyecto, había dado dos semanas más para entregar el trabajo. Cosa que agradeció Kagome, solo faltaban los planos, pero tenía arriba la mudanza. A la semana ya habían firmado los papeles y a los dos días ya se estaban mudando.
    Fue rápido, las personas tenían el dinero completo así que no dudaron en hacer la transferencia. Agradecía que todo hubiera salido a pedir de boca.

    ***
    Al llegar a la casa todos estaban sorprendidos, menos Kagome, claro. Los chicos habían corrido a la nueva habitación. El cuarto principal era el de Kagome y el de su madre era bastante espacioso. La tomo de la mano y se sentó con ella.

    —Mamá. Siempre fuiste una excelente profesora. Y tú crédito fue lo que ayudo a mejorar mucho está mudanza. Yo creo que deberías de volver a los viejos tiempo, aún eres joven.

    La señora Sonomi tapó los labios de Kagome. Beso su frente y la abrazó.

    —Quiero que sepas que eres mi orgullo Kagome. Tú y tus hermanos son lo mejor que tengo. Sé que no he sido una buena madre, pero de ahora en adelante haré lo posible por ayudar —Kagome emocionada se tiro contra ella y la abrazo. Cuando había ansiado sentir esos brazos protectores.

    Los morochos estaban emocionados. A ambos les gustaba la litera. Tenían una pequeña biblioteca y en la sala había una computadora con un Internet. Televisor, DVD, y hasta un playstacion 3. La casa en sí no era de dos plantas, tenía como unas escaleritas que subían a una nivelación alta, donde estaban los dos cuartos.

    —¡¡Kagome!! —grito Rin de pronto. Cuando corrió hasta ella una señora con un niño pelirrojo estaban en la puerta.

    —Hola pequeña, mucho gusto mi nombre es Kaede y él es mi nieto Shippo —el niño se escondió tras la pierna de su abuela.

    —¡Hola mucho gusto! Yo soy Kagome, ella es mi hermanita Rin y el morocho de allá es Souta.

    —Pasé —la invito Rin. Kagome asintió. La señora de cabellos canosos pasó.

    —¡Pero que mono! —chilló Kagome mientras corría hasta él y lo abrazaba. La señora, Souta, Rin y la propia Sonomi se habían quedado con la boca abierta. El pequeño Shippo tenía diez años, el cabello pelirrojo y unos enormes ojos verdes.

    —Ka-go-me me asfixias —rió intentando soltarse.

    —Lo siento. Es que estás muy lindo —rió al ver como todos la miraban—. Lo siento. Señora Kaede quiere café.

    —Sí. Claro si no es molestia.

    —Para nada —extrañamente Shippo se desenvolvió rápido, Rin y Souta aunque eran mayores aceptaron gustosos estrenar el play con él. Mientras los mayores, por decir así tomaban café en la salita.
    —Gracias de verdad. Solo les voy a decir algo, no lleguen después de las doce, a esa hora comienzan los piques y a veces hay tiroteos, pero no son frecuentes —asentimos tranquilas y la acompañamos hasta al lado.

    —¡Hoy fue un día muy agitado! —exhaló exhausta Sonomi, luego de que se fue la señora Kaede.

    —Sí y todavía mañana hay que desempacar.

    —No te preocupes, yo hoy y mañana me encargo de eso. Vete para el trabajo tranquila.

    Kagome asintió se coloco su uniforme y partió rumbo al trabajo.
     
  3.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Sigue tratando, Ami, solo asi mejoras =)

    Para hacer este comentario rapido (acabo de llegar del trabajo y no he dormido). ¡Al fin se mudaron! Claro, Kagome tuvo que tener esa idea, por que la madre como que aun seguia bajo el efecto de las drogas xD. Hasta que llego al hospital y le sacaron las toxinas (estupidez). Tambien aparecieron nuevos personajes, no imagino de que manera pueden influenciar en la historia o.o

    ¡¡Sesshoumaru, ve por ella!!

    Justamente ahi, hay algo que no encaja D: Nada del otro mundo, si no que el cafe parece afirmacion, sin embargo no lo es. Solo ojo en esos detalles, le cambias el sentido a toda la oracion quitando o poniendo signos de exclamacion :3

    Nos vemooos en la siguiente -3-

    Me parece perfecto oOo
     
  4.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola, bueno me gusto mucho la conti ,as cuando se mudaron, (cuando me
    mude ni tenia playstation 3, los demandare XD) me gusto mucho la ultima
    parte la de Shippo, estan lindo pero casi lo asfixia Kagome XD, me sorprendio
    mucho que Lin queria un percing jaja, bueno como te dije estare leyendo
    todas las contis que pongas jeje, bueno nos vemos a la siguiente.
    sayonara
    :hola:
     
  5.  
    Hina Frost

    Hina Frost Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    20 Mayo 2008
    Mensajes:
    22
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola!!!

    Jeje soy una nueva lecotra de tu fic n.n jejeje esta muy interesante!! Me agrada el hecho de que no es algo común. Al igual que Barbie Girl me hubiera gustado que fuera InuxKag, pero me llama mucho la atencion la pareja de SeshxKag de este fic. Como dije, no es tan comun y el contenido si esta algo fuerte! pero me dejo con ganas de leer mas jejeje
    Por una parte me arranca unas carcajadas enormes la actitud de Inuyasha y me agrada la decision que tiene kagome *--*

    En general muy bueno tu fic, solo te recuerdo que sigues usando mucho la palabra "chillo" y te recomiendo que utilices los signos de admiracion (¡!) e interrogacion (¿?) para que le des mas enfasis a la manera en que dicen las cosas ^^
    Cuidate y estare esperando la conti.
     
  6.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    No sabes cuanto me reí con lo de las 7 cuadras llaneras XD, de seguro llegó con la lengua de corbata jajaja!!

    No me gustó que Kagome se haya ido del apartamento de Sesshomaru así de repente ¬¬ pero supuse que harías algo así, y ahora que me dices que la diferencia de edades es tan grande (10 años:eek:) bueno, no se que pueda pasar...aunque no me molestaría en lo absoluto tener un novio así de lindo, incluso si me llevara 500 años ;)

    Parece que la madre de Kagome ha recapacitado y volverá a ser una mujer decente, se mudaron a otro sitio, eso es un progreso, me pregunto cuando Kagome volverá a ver a Sesshomaru? >.< no puedes tardarte mucho con la conti!!

    Otra cosa, ¿Por qué Kagome estaba dormida sobre Sesshomaru?, no creas que no me fijé en eso jijiji, bueno vamos a creer que ambos estaban muy cansados y no se dieron cuenta de que se durmieron así XD

    Te quedó muy bien este capítulo, no te tardes :beso:
     
  7.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2060
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hina...: Me alegra que te guste y tenerte como nueva lectora. Espero disfrutes este capitulo.

    Kotono: Gracias por tus comentarios. TIenes razón con el error. Intentare estar más pendiente.

    Windimiko: XD Sigue leyendo, que cada vez se pone mas interesante.
    Capitulo VII

    ¿Te ayudo?

    Quedaban dos días para entregar el proyecto. Kagome tenía que ir a casa de InuYasha para dar los últimos retoques y finalizar el plano.

    —Por favor con InuYasha —pregunto cuando veía a la sirvienta abrir. Ese día el señorito como solía bromear Kagome con él no había asistido a clases, más la cita ya estaba planeada.

    —El joven InuYasha ha salido para Miami Srta…

    —Kagome —respondió. Sintió como la sangre le hervía—. ¡Que se cree el muy imbécil! ¡Qué tenemos toda la vida! ¡Qué más podía esperar de él!

    —Srta. Pase el joven a dejado instrucciones que se le de lo que desee —levanto la ceja y paso. La mucama la guió hasta la ya conocida habitación. Junto a los planos había una nota.

    “Kagome:

    Sé que en estos momentos debes estar furiosa. He tenido que salir de urgencia. No ha sido de compras y mucho menos de juego. No puedo contártelo por una carta. He dado la orden de que se proporcione lo que necesites. Siéntete en tu casa.

    InuYasha”

    —¡Tarado! —gimió con fastidio. Tomo los planos, los lápices HB y 2B y comenzó a trazar. Daba gracias a la mesa de arquitecto, la lámpara y sobre todo a la regla t. Llevaba dos horas, y una parte del plano no le salía.

    Sentía sus hombros tensarse. Estaba ya crispada de la rabia. Por lo menos podría quedarse a dormir. Era martes y había pedido el día libre en el trabajo.

    —¿Por qué no sales? ¿Qué estoy haciendo mal? —gimió cansada. Levemente se encorvaba contra la mesa, enredando sus manos contra el cabello.

    —¿Estás bien? —pegó un pequeño brinco al ver al ojidorado.

    —¡No! ¡Esto es terrible! No logro hacer la conexión entre la primera y segunda planta. Además del estacionamiento —chilló. El rió al verla en esa forma tan infantil. Lentamente corrió un banquito y se sentó al lado de ella.

    —Es que estás trazando en el ángulo equivocado. Deberías de abrirlo un poco más —al ver como lo hacía corrigió la posición—. Más abierto —se paró de su puesto y se coloco detrás de ella.

    Kagome tranquilízate. No tienes razón para que tu corazón bombee tan fuerte —la pobre joven sentía el duro y bien formado cuerpo que se posicionaba tras ella. Más cuando él tomo su mano que detenía la regla, y la otra que tenía el lápiz. Le indico como un bebé de preescolar y la línea salió.

    —Ahora sigue —Kagome asintió con las mejillas sonrojadas. Sin detenerse a mirarlo termino de trazar, de forma pulcra y precisa. Una media hora después, lo observo. Había terminado. Sonrió y cuando volteó él la miraba fijamente.

    —¡Gracias! —agradeció emocionada. Se acerco a él para darle un beso en la mejilla, él reacciono y giró su boca. Aquel beso había sido inesperado, un roce, algo sencillo y poco planeado.

    Ella se paralizó en su puesto. No había esperado aquello sinceramente. Cerró sus ojos al sentir como él la abrazaba. Le tembló el labio inferior cuando Sesshoumaru deslizo sus manos por su espalda.

    —De nada —ronroneo en su oreja. Los vellos se le erizaron, su corazón comenzó a bombear como loco. No sabía que hacer. Solo deseaba calmar el retortijón de emociones que se almidonaban en su estomago.

    —Sessho-maru…—él la miro y sonrió al verla sonrojada. Bajo su mirada, que fue detenida por Sesshoumaru, obligándola a verlo. Nunca había sentido como el mundo desaparecía a su alrededor. Ni siquiera había experimentado aquella locura de sensaciones. El simple hecho de que él bajara la mano por su brazo, la hacía quemarse por dentro. Sentir un extraño cosquilleo en sus costillas, además del insoportable deseo de salir corriendo.

    ¿Qué me pasa? ¿Qué es todo esto que siento? —jadeó mentalmente. Creía que en cualquier momento explotaría. Sintió la respiración de Sesshoumaru en su boca, cualquier deseo, pensamiento quedo tachado cuando el termino de posar sus labios sobre ella.

    No pensaba, sólo se dejaba llevar. Él la tenía muy sujetada de la cintura; movía los labios de forma lenta, un poco inseguro. Con cuidado se arrimo más hacía él, paso sus manos por el denso cabello y lo beso con más ímpetu. Lo deseaba, quería sentirlo más cerca. Jadeó cuando el metió su lengua y toco toda la húmeda de su boca. Algo que la descontrolo por completo.

    Cómo podía él hacerla sentir de esa manera. No sabía. Y Sesshoumaru menos. La había visto tan hermosa, emocionada, feliz; que no pudo detenerse. Ansiaba aquello, sentía que había esperado mucho tiempo.

    —…Sesshoumaru…—murmuro cuando se separaron. No lo veía simplemente pasó sus manos por el fornido pecho, y ocultó su cabeza en éste.

    No respondió solo la abrazó más a el. Por primera vez no sabía qué hacer, ni cómo reaccionar. Su mente era un caos, y sólo podía sentir su alocado corazón. Estaba conciente de que Kagome era una niña y que le llevaba diez años. Se sentía un sucio por eso, quizás y era hasta virgen. Bueno por la forma en que lo había besado…

    Se lamió los labios e impaciente tomo su cara y la volvió a hacer suya. No se cansaba de probarlos, de hundir su lengua en aquella cavidad, de sentirla gemir en su boca. Los mordía, lamía, succionaba. Todo lo que deseaba, ella se lo permitía y seguía a ritmo.

    ***

    Llego a su casa suspirando. Todo eso la había dejado revuelta. Él había decido llevarla, como siempre. Se sorprendió al saber que se había mudado. Ella le contesto que por eso no había ido mucho a su casa. No sabía que hacer, su vida estaba hecha un caos, no pensó que los besos de él, la dejaran de esa forma.

    ¿Qué voy a hacer? —su mente divagaba mientras entraba a la ducha. El agua fría la hizo temblar al comienzo, pero luego la relajo, con paciencia se sentó en la húmeda y blanca baldosa del baño—. Tampoco ha sido la gran cosa. Sí, si ha sido. ¿Por qué siento como si todo me quisiera explotar? —desesperada se tomo la cabeza con las manos—. ¡No puedo soportar eso! ¡Yo!...¡Yo nunca me he sentido tan descontrolada! —su cuerpo le pedía llorar y gritar de euforia al mismo tiempo. Sentimientos encontrados se quedaba corto al lado de todo lo que surgía en ella.

    —¡Vamos Kagome! ¿Desde cuando te afectan un par de besos? —murmuro en voz baja. Pego su cabeza contra la cerámica y dejo que el agua le bañara directamente los senos. Su cuerpo comenzó a convulsionar y unas lágrimas salieron de sus ojos—. No es momento para llorar, no seas estúpida —su cuerpo hipo—, No esperaras a vivir una vida feliz a su lado. Mientras él trabaja y tú te llenas de hijos. No esperaras que él te saque de está inmundicia. ¡No! No necesito un hombre para salir adelante.

    Se levantó y enjabono su cuerpo, al igual que su cabello. Se salió cuando estuvo lista y durmió envuelta en una fina bata de ositos. Sus hermanos dormían al igual que su madre. Cerró todo y se acostó. En mitad de la noche sintió un leve ruido, pensó que era un gato. Cuando se levanto una mano le tapo la boca y otra la tomo de la cintura.
    (Esta parte NO contiene lemon, más es algo fuerte. Como ya me comentaron que podía ser contra las reglas. Leí que se puede colocar en spoiler. Y que da a cada lector si lo lee, o lo pasa).

    —…Me has dado mucha lata pequeña…—murmuro una voz ronca en su oído. Su cuerpo se erizo de asco al sentir una lengua subir por su cuello. Se removió con rabia. Sentía su corazón latir disparado y las pupilas dilatarse cuando una mano bajo a su entrepierna.

    —¡Detente! —ordeno con vos potente. Más el solo se rió. Le soltó una patada cuando sintió el dedo de él hurgar dentro de su intimidad.

    —¡Maldita! —chillo y a arrastras la encerró en la habitación. La sujeto de las dos manos y se coloco encima de ella—. Eres muy inteligente, así que decide tú o tu hermanita —rió sádicamente—. Debería decir que me encantaría ser el primero en su vida.

    —¡No te metas con Rin! ¡Maldito desgraciado! —rugió con furia. Se sentía desesperada Phil era peor de lo que pensaba. Sus ojos rojos como la sangre brillaban en deseo. Quería vomitar, ser más fuerte para partirle la cara—. ¡No te atrevas a tocar a Rin!

    —No lo haré. Disfrutaré contigo. Tú amiguito casi hace que me pudra en la cárcel. Así que te haré pagar caro —las lágrimas estaban por agolparse en sus ojos, más no se dejaría. El reí suavemente y con maldad mientras tocaba su cuerpo, hundió sus manos dentro de su intimidad y arranco las pantaletas.

    —¿Qué ganas con esto? —pregunto con los dientes apretados. Phil rompió su camisón y dejo sus senos al aire, los toqueteo y lamió. El asco la recorría, más no le daría el gusto de verla derrotada.

    —Vengarme. Tú madre me servía de mucho. Y ya estaba harto de tus palizas, es hora de que pagues. Siempre fuiste un estorbo entre nosotros —reprimió un grito mordiendo sus labios cuando el abrió sus piernas y arrasó con todo a su paso. No era virgen, pero no estaba acostumbrada a esa forma brutal. El sexo de él, era grande además se comportaba de manera ruda.
    Su mente pronto se bloqueo y su cuerpo se hablando. Había trasladado todo a otro mundo. No quería quedar marcada, no sabía que iba a hacer luego. Ni siquiera podía escuchar los gemidos de él. Solo estaba en un estupor negro, mientras su cuerpo era tomado vilmente.
     
  8.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Oh mi Dios o.o!

    ¡Todo lo que era color de rosa, se volvio negro! Claro, el negro es un bonito color, pero no cuando se trata de un intento de padrastro fracasado, y con sed de venganza... y algo mas o.o

    En mi mente surgio la estupida idea que Sesshoumaru, como por arte de magia, llegara y la salvara, pero ¡vamos! Es un fanfic que se desarrolla en la actualidad y por lo tanto Sesshoumaru no tiene poderes extrasensoriales xD.
    Solo me queda decir: ¡Pobre Kagome!
    Y me queda la duda, de que aclaraste de que ella no era virgen... entonces; ¿quien fue el primero? Me gustaria que fuera por amor y no por abuso u.u

    En fin, dio un giro de 360°, asi que espero con desesperacion la continuacion.

    Hasta la proxima ;).
     
  9.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Me sorprendio mucho este capitulo ¿Kagome no es virgen? me quede con la duda
    cuando mencionaste de que alguien entro en su habitacion por la ventana y la
    tomo por la cintura pense que era Sesshomaru, pero mas tarde crei que era
    Inuyasha...(XD ya estoy dudando de mi novio) y todo que era el padrasto, me
    quede con cara de What?? jaja, espero la conti amiga, saludos.
    sayonara
    :lala:
     
  10.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Yo también me sorprendí mucho al saber que ella no era virgen O.o, concuerdo con Kotono, espero que su primera vez no haya sido por abuso.

    Ese Phil ya me tiene harta -.- deberían matarlo de una buena vez, no se como pueden dejarlo en libertad después de haber maltratado tano a su familia, por otro lado me gustó la parte donde Sesshomaru besó a Kagome, entiendo su incomodidad ya que se llevan 10 años de diferencia, pero Kagome en experiencias de la vida tiene más edad de la que aparenta, al menos en este fic:o

    Sigue pronto con tu fic ;) bye!
     
  11.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    982
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Y todo va tomando un matiz más oscuro. Vamos a ver que piensan de este capitulo. Con respecto a lo de que era virgen, pronto lo sabran. ;) no les puedo decir todo.

    Capitulo VIII
    Acabando con las bacterias.​
    Su cuerpo yacía enrollado en la cama. Tenía las piernas en posición fetal, mientras fruncía el seño con fuerza, intentando alejar de su mente los sucesos de la noche anterior. No recordaba la manera brutal en como él la había tomado. Pero sí sabía lo que sucedió. Se paro junto al espejo y se miro con asco.

    Cuando se baño el agua no borró el repudio que sentía hacía ella misma. Se peino y vistió jeans holgados, una franelilla blanca y una remera que le quedaba grande. Se sujeto el cabello en una coleta alta. Se maquillo hasta parecer jovial, la magia del panque. Nadie, absolutamente nadie podía saber que había sido ultrajada. No le daría el gusto de saber que él la humillo de la peor forma.

    Preparo el desayuno y se fue. El frió era potente. El invierno estaba por llegar. No le importo, ni siquiera espero a Sango. Trataba de convencerse en que no debía mostrarse derrotada. Aunque lo que quería hacer era largarse a llorar.

    Sango milagrosamente ese día no asistió a clases. No le importo, InuYasha tampoco apareció. Al día siguiente sería la presentación y terminaría el semestre. Más cuando volvió esa noche, luego de que regreso del trabajo él la esperaba en su habitación.

    Cuando lo vio solo se desvistió y dejó que él la tomara. Al igual que la noche pasada se perdió en un mundo negro. Un lugar donde no había nada, no se sentía ningún calor humano. Intentaba imaginar algo feliz, más no podía. Cuando él se fue se largó a llorar, odiaba ser mujer, y más, ser débil.

    Con cuidado repaso todo. No pegó el ojo en toda la noche. El día que acontecía era la entrega del proyecto y necesitaba lucir elegante. Vistió de negro con vinotinto, pantalones ajustados, y camisa holgada. Lucía preciosa. Sólo por fuera, porque por dentro sentía que era la peor basura.

    —Te dignaste a venir —le murmuro con amargura a InuYasha.

    —Sí. No podía faltar. O tú me matarías —sonrió afable, pero sin dejar de demostrar su característica arrogancia.

    —Vamos es nuestro turno —suspiró y paso frente a la clase—. ¡Buenos días! En nuestro proyecto decidimos hacer la edificación de un edificio. Cuenta con quince pisos, un estacionamiento y parque de recreamiento —InuYasha la suplantó y hablo.

    —Como ven en los planos, cada piso cuenta con cinco oficinas donde al final de cada pasillo por cada cinco pisos hay un baño —señalo los planos que estaban abiertos y semicolocados en la pizarra. Ambos se desenvolvieron con soltura. Por un momento se olvido de lo que le sucedía. Se sentía dichosa y emocionada.

    Toda la semana transcurrió con lentitud. Phil la seguía visitando por las noches.

    Esto no puedo seguir así —cuando termino de hacer la comida. Todos fueron a dormir era domingo y estaban cansados. Esa noche las cosas cambiarían. Se duchó se coloco un camisón con pantalones y se hizo la dormida.

    Cuando sintió que una mano subía por sus piernas, seductoramente se dio la vuelta. En la oscuridad de la habitación no se veía nada, sólo un par de ojos oscuros, que brillaban con maldad. Ella sonrió incitándolo a acercarse, cuando Phil estuvo casi a su nivel de entre la almohada saco un cuchillo y se lo clavo en el corazón.

    —¡Maldita perra! —gimió contraído del dolor. Con sus pocas fuerzas la asió por el cabello. Kagome con fuerza encajó duramente el cuchillo quitándole el último aliento al hombre.

    —¡¿Qué he hecho?! —chilló horrorizada al ver sus manos cubiertas de sangre—. He matado a Phil. —su pecho bajaba y subía con rapidez. Miro el cuchillo, miraba el cuerpo. No sabía como reaccionar. No había premeditado nada, solo se había dejado llevar.

    En su mente esto no cabía. Pero sabía que no podía contar con la justicia policial. ¿Cuántas veces lo habían encarcelado y aún así lo dejaban en libertad?. Habían declarado el allanamiento al hogar y la violación de su madre. ¿Qué quería el estado para tomar cartas en el asunto? ¿Qué hubiera un muerto? ¿Hasta donde podía llegar la falta de leyes bien puestas que protegieran a las victimas?

    Su mente era un caos. Pero no quería ir presa. ¿Quién podría reclamar el cuerpo de Phil? Con fuerza lo arrastró y lo envolvió en dos bolsas negras de basura. El hombre pesaba un mundo, pero no se dejaría. Lo bajo hasta un estanque y lo desvistió. Con fuerza lo tiró del puente. Su camisón estaba manchado en sangre, daba gracias a que nadie estaba rondando a esas horas. Descalza y aún con el sudor en la frente se dirigió a la casa. Tomo la ropa y la envolvió en un bolsa. Luego la quemaría.

    Se sentía mal, había acabado con su pesar. Pero sentía el terrible acecho de lo había hecho. Mató a una persona. ¿Cómo podría cargar con eso para siempre? ¿Qué clase de persona era? Pidió a dios que la protegiera, que sabía que no lo había hecho por maldad.
     
  12.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Konichiwa!! mmm muy oscuro la conti, la verdad ese hombre Phil creo que si se lo
    merecia, pobrecita duro mucho tiempo dejando que el la tocara, la verdad en una
    situacion asi creo que hasta uno se desespera o del puro coraje de no poder hacer
    nada, ojala que no la descubran aunque no creo que pueda vivir feliz despues de esto,
    bueno espero que la siguas continuando !sigue con ese entusiasmo!
    sayonara
    :lala:
     
  13.  
    DiiViiNaS

    DiiViiNaS Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    2
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    continualo esta bastante bn ^^ pero ne seas tan sadica hija ¬¬ pobre kagome estar con ese desgraciado una semana entera q asco llo lo uviera matado antess XD jijiji weno pos eso k sigelo k estubo brutal me encanto

    tienes todo mi apollo ^^
     
  14.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Lo malo es que las cosas pasan sumamente rápido, pero ya diste la razón del por qué.

    Al parecer me perdí varias partes. Realmente das miedo nena, tus historias suelen ser así o es sólo está. La actitud de Kagome suele cambiar drásticamente. Espero saber en que ira acabar está historia tan, tan fóbica. x'D
     
  15.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Este capitulo fue muy corto, solo espero que no me vengas con la historia de que se trataba de un sueño -.-
    Bueno sabiendo lo que la pobre Kagome ha pasado, no la culpo:o. Después de todo Phil era un delincuente a quien las autoridades no habían sabido castigar, ella simplemente se deshizo de esa escoria humana (muajajajja siii sangre y muerteee XD), pero por otro lado no haz aclarado quien fué el primero en estar con Kagome ._., como dije antes, espero que haya sido por amor y no otro abuso >.<. Te quedó genial la conti, estar{e pendiente del próximo capítulo amiga, y espero que Sesshomaru esté cerca de ella para apoyarla y limpiarle su camiseta manchada de sangre XD. bye!!
     
  16.  
    Hina Frost

    Hina Frost Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    20 Mayo 2008
    Mensajes:
    22
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola!
    wow muy buenas las contis, no pensé que Kagome actuaría de esa manera D: pero espero que no se vaya presa :s
    Estaré pendiente del próximo capítulo, espero que expliques lo de la virginidad de Kagome xD y si puedes hacer los caps mas largos plz :) .

    Sin mas, me despido
    cuídate mucho
    bye bye!~
     
  17.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Gallardía: La historia de mi vida.
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2735
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Chicas tranquila. Kagome no va a sufrir tanto. Con respecto a su virginidad, pronto lo sabrán no se desesperen.

    -Hina Frost: Sé que es un poco molesto, pero en mi forma de escribir cada capitulo está comprendido entre tres a cuatra páginas de word, solo contados capitulos son aquellos que ocupan más. :) Pero trato de publicar bastante seguido. Gracias por leerme.

    -Pan-chan: Tranquilo porque no es un sueño, fue de verdad. En cuanto a lo de Sesshoumaru, bueno el nunca lo va saber (lo de Phil) pero le limpiara las lagrimas en otro momento.

    -Barbie Girl: Sólo está es así. Por lo general mis historias pasadas eran bastante cliché y tontas, digamos que estoy intentando madurar. En cuanto a tu observación de la varión de su carater eso es bueno o malo (?) Crees que me salgo mucho de su personalidad original (?)


    Capitulo IX


    Besos con sabor a tequila.​


    Había pasado una semana desde el incidente. Nadie se había dado cuenta de que había sido violada y, tampoco sabían de la muerte de Phil. Tontamente respiraba con alivio, pensando que nada pasaría. En lo más de su ser anhelaba que nada sucediera, no sabía sí así pensaban los criminales, pero ¿en el fondo lo era? ¿Qué debía hacer? ¿Iría presa?


    —¡Sí! ¡Termino el semestre! —gimió de alegría Kagome al ver todas las sobresalientes notas, las felicitaciones y recomendaciones de los profesores. No cabía de la alegría. La beca seguía y ella estaba en paz.


    —¡Tienes razón! ¡También me ha ido perfectamente! —grito con emoción Sango. Mostrándoles las calificaciones.


    —¿Qué tal chicas? —saludó InuYasha mientras se ponía al lado de Kagome.


    —¡Aquí! ¡Celebrando que pasamos todas las materias! —ambas mostraron sus boletines.


    —¡Wow! Esa son las notas que hay que tener para ser becado. ¿Qué comen? ¿Con qué sobornan a los profesores? —tontamente estallaron en risas.


    —¿Qué hay chicas? —pregunto alegre Miroku. Sango sonrió de lado e InuYasha saludo normal.


    —¡Nada viendo las notas! —ambas mostraron.


    —¡Ustedes no son normales! —coloco los ojos en blanco.


    —Lo mismo dijo InuYasha —en ese momento un hombre de cabellos plateados y mirada ambarina se posó frente a ellos.


    —Vamos inútil, te toca entregar el boletín y a ti también Miroku.


    —Sesshoumaru —gruño InuYasha. Era obvio que ambos hermanos no se llevaban muy bien.


    Kagome al reconocer al personaje se ruborizo hasta la raíz del cabello. Sesshoumaru la miró de una forma tan intensa que la dejó paralizada. Solo podía sentir el bombear desenfrenado de su corazón.


    —¡Vamos Kagome! ¡Relájate! No comiences a híper ventilar —suspiró y cortó el contacto visual. Aquellas miradas y reacciones no pasaron de desapercibidas por los demás espectadores.


    —Kag. Te llamó luego. Tengo algo importante que decirte —ella asintió. Miroku fue tras ellos y las chicas se quedaron solas.


    —¡Ahora mismo! ¡¿Qué paso con Sesshoumaru?! —su corazón salto de solo oír su nombre.


    —¡Nada! ¿Qué va a pasar? —Sango levanto una ceja, se cruzo de brazos y comenzó a golpear su pie contra el piso.


    —Kagome. Te conozco desde pequeña. Sé que algo sucedió con Sesshoumaru —Kagome nerviosa pasó saliva.


    ¿Por qué a veces tienes que ser tan perceptiva Sango? —jadeó mentalmente.


    —¡Ok! ¡Pase lo que pase! ¡No puedes decir nada! —Sango sonrió triunfante. Vio a Kagome tomar aire—. ¡Nos besamos en su casa! —soltó de forma rápida y apresurada.


    —¡Ah!! —chilló emocionada Sango minutos después de asimilar lo que Kagome había dicho—. ¡Sabía que te traías algo con él! —la tomo de las manos y comenzó a brincar como un niña.


    —¡Sango cálmate! ¡Toda la universidad nos mira! —ésta se sonrojo y paro su estallido de euforia.


    —Ok. Pero dime ¿Qué tal besa? —Kagome se encogió y suspiro con fuerza.


    —¡Maravilloso! —gimió de nuevo mientras miraba enamorada al espacio.


    —¡Te has enamorado amiga! —chilló Sango abrazándola. Ésta se paralizo de golpe.


    ¡No! ¡No puedo estar enamorada de Sesshoumaru! —. Claro que no, Sango. No seas absurda. ¿Cómo me voy a enamorar de él? —torció los ojos mientras iba al departamento de evaluación.


    —¡Enamorándote! ¡Es que has puesto los ojitos como cuando salías con Houyo! —ese nombre la abatió por completo. Luego de tantos años, parecía no superarlo. Sango miró la cara de aflicción de su amiga y la abrazó—. Lo siento amiga, no quise nombrarlo.


    —No te preocupes —le respondió con voz ahogada—, Ya debería de superarlo —en ese momento entendió que muchas cosas marcaban su vida. No solo era el hecho de haber matado a Phil, de que su madre no ayudara, de tener que cuidar dos niños, la muerte de su padre. Si no también el fallecimiento de alguien a quien le entrego todo su corazón. Houyo había muerto de un derrame cerebral siendo tan joven.


    Por unos momentos se perdió en los recuerdos del pasado, donde ella era feliz. Su padre aún vivía y su madre era perfecta. Los morochos estaban en el vientre y ella danzaba feliz y saltarina con su amado Houyo. Sí, al comienzo su historia era patéticamente de novela. A él se entrego, fue su primera vez. Pero sus besos, sus manos no le hacían sentir la misma marea de sensaciones que Sesshoumaru.


    ¡Que rayos! ¿Desde cuando él interrumpe mis divagaciones? —se golpeo mentalmente por ser tan estupida—. Vamos Kagome deja de pensar en él.


    —¡Kagome! ¡Kagome! —Sango chasqueó los dedos frente a ella—. Aquí Sango haya quién.


    —Sí eres tonta —se rió cuando volvió a la realidad. A veces ella misma se sorprendía de lo mucho que podía abstraerse del mundo. Llegaron al departamento de evaluación e inscribieron el nuevo semestre. Tenían solamente un mes de vacaciones.


    *** ​


    —¡Familia ya llegué! —entro alegre a la casa. Sango se había ido, excusándose con estar cansada. Nadie respondió, suspiro encendió la televisión puso HTV y comenzó a limpiar la casa.


    En pantaloncillos y un top, caminaba meneando las caderas mientras sacaba el polvo. En sus ratos de quehaceres su teléfono sonó.


    —¡Sí buenas tardes! —atendió el celular.


    Kagome soy yo InuYasha.


    —Hola Inu. ¿Qué sucede? —pregunto mientras se sentaba en un sillón.


    Los chicos y yo hemos quedado en ir a un bar esta noche. ¿Te anotas? —sonrió desilusionada. A veces deseaba ser una adolescente normal.


    —No puedo Inu. Mi madre está fuera y no puedo dejar a los morochos solos.


    ¡Sometida! ¡Bueno será para la próxima! Tranquila, segura que te dejo una cerveza.


    —Tonto —rió y tranco el teléfono. A veces le alegraba tanto hablar con él. Era su mejor amigo, hombre claro. A pesar de que a veces decía locuras para conquistarla sabía que era pura coquetería de amigos. Sonrió y siguió limpiando. A las cinco llegaron los morochos.


    —¡Hi! Kag. Hasta que por fin te vemos la cara —rió divertido Souta mientras ponía a hacer café.


    —¡Es cierto! Con esto de la universidad ya casi ni te vemos —rió Rin y se sentó.


    —¡Lo siento chicos! Pero la universidad me quita mucho tiempo. ¿No han visto a mamá?.


    —¡No! Debe estar donde la señora Kaede. Ahora se la pasa ahí metida —bufó tranquila Rin. El café estaba listo y todos se sentaron a tomarse una tacita.


    —¡Te felicito Souta! Cada día te queda mejor —sonrió. Término de colocarse el uniforme—. Por favor pórtense bien —beso la cabeza de ambos y se fue.


    ***​


    —¡Hoy la noche a estado agitada! ¿No? —pregunto la hermosa mujer de cabellera negra y ojos rojos.


    —Sí. —se limpio levemente el sudor. El traje de medias largas, tacos de aguja, falda de vuelos y corsé súper ajustado no ayudaba en nada.


    El bar estaba atestado de gente. La música era ensordecedora. Se movía con agilidad entre los clientes, ya acostumbrada. Kagura, su compañera se veía realmente exhausta.


    —¡Hey linda! —una voz la llamó. Cuando se volteó a atender sonriente, su cara se deformo.


    —¡Kagome! —la miro sorprendido Miroku.


    —InuYasha, Miroku —los miró nerviosa—. ¿Qué hacen aquí?


    —La pregunta es: ¿Qué haces tú aquí? ¿No y que tenías que cuidar a tus hermanos? —InuYasha la miró con el seño fruncido. Sus senos que sobresalían exagerados por el apretado ropaje, se movían rápidos. Obviamente no podía alejar sus ojos de aquellas curvas que, normalmente eran tapadas por las ropas poco sensuales de su amiga.


    —¡Hi Kagome! —la saludo Sango que venía llegando del baño. Todos la miraron con el seño fruncido (a Sango). En ese mismo momento llegó Sesshoumaru.


    —¡¿Qué es esto?! Una visita a Kagome —frunció el seño enojada y fue hasta Kagura la tomó del brazo—. Atiéndelos y se amable —el grupo vio como los señalaban y está se iba furiosa.


    —¡Buenas noches! Yo seré su mesera ¿Qué desean ordenar? —todos se miraron la cara extrañados.


    —Una ronda de tequila —ordeno Kaguya, una hermosa pelinegra que recién llegaba, y junto a ella Sara, una mujer de cabellos castaños.


    —Gracias por invitarme a un cuidado de bebitos —comento fastidiada Kaguya a Sara.


    —Vamos amiga. Es solo para estar más cerca de Sesshoumaru —rió entre dientes mientras hablaban disimuladamente.


    —¡Bueno gente! ¡La hora más esperada! —la dulce voz de Kagome los hizo voltear hasta la tarima. Está sonreía seductoramente—. ¡Las chicas! —de unos orificios en el piso salieron unos tubos transparentes. Cuando estos se abrieron soltaron un suave humo, dejando ver unas lindas bailarinas exóticas.


    —¡Si!! —el júbilo de los hombres no se hizo esperar. Gritaban como salvajes mientras veían a las hermosas chicas danzar. Otras dejaban que lamieran de su cuerpo, el líquido transparente y succionaran de sus labios un pequeño trocito de limón.


    —¡Y nuestro entretenimiento en vivo de hoy! Tsubaki —una envolvente y seductora canción comenzó a sonar. Kagome saltó del escenario. Mientras la silueta de una hermosa fémina salía de entre las cortinas. La mujer de cabellos blancos caminaba con gracia, a cada afincar la cadera se partía de manera excitante. El atuendo de short de jeans y un delicado hilo rosa saliendo de este, la blusa de vaquerita que dejaba ver el inicio de los senos; incitaba más a los alocados hombres.


    —Lástima. Kagome se vería mejor en ese traje —susurró Kagura mientras veía bailar Tsubaki.


    —¿Qué quieres decir? —le pregunto InuYasha.


    —Kagome es menor de edad. No puede bailar, y creo que aún con la edad no querría. Es tan testaruda —coloco cara de desilusión y termino de entregar la orden.


    —¿Bailamos? —Sango se giró sorprendida. El mismo Miroku volteó su cara con rapidez. Un chico de coleta negra, había invitado a SU Sango a bailar.


    —¡Claro! —sonrió esta afable y alegremente. Un merengue viejo de Juan Luis Guerra comenzó a sonar. Éste la tomo de la cintura y comenzó a bailar al son de la canción. Ambos compaginaban, él la guiaba bien y ella se divertía. Miroku sólo miraba como el trasero de Sango se movía con gracia de un lado a otro. Sin dejar de mirar con rabia a aquel tipejo que le daba vueltas y la acercaba y pegaba a su cuerpo, cada vez más.


    —Ridículo —coloco los ojos en blanco, mientras pasaba un trago de tequila.


    —Eso te pasa por estar comprometido y de mujeriego —lo regaño InuYasha.


    —Tienes razón. Sueles estar coqueteando con toda chica que ves —le reprendió Sara, que trataba tontamente de llamar la atención de Sesshoumaru. Kaguya por otro lado, miraba con ansias a Miroku. Éste lo noto y la sacó a bailar.


    —Ya nadie hace caso en éste mundo —rió InuYasha con Sara. Ambos se sonreían. Éste amablemente le tendió la mano, ella viendo que Sesshoumaru la ignoraba acepto. Ahora no sonaba Juan Luis Guerra, si no una salsa vieja de Víctor Manuel.


    ¿Dónde puede estar? ¿Por qué no nos atiende? No seas imbécil. Sabes muy bien que no quería que nadie se enterara. ¿Qué iba a hacer? Querían venir a este. Ni Sango, ni yo estábamos de acuerdo. ¿Desde cuando peleo conmigo mismo? —se regaño mentalmente por su estupidez. Mientras se ahogaba en sus pensamientos, no se detenía a ver que se estaba pasando con los tragos.


    —Si sigues así, pensare que no sabes tomar, o que quieres emborracharte —la voz de Kagome detrás de el lo aturdió. Tomo otro de sopetón y la vio colocarse frente a él.


    —Hola. No has aparecido —ella se encogió de hombros levemente.


    —Este último mes ha sido de locos —él la mira directamente, sentía como unas lanzas le atravesaban los ojos.


    —¿Quieres? —señalo los vasos. Ella sonrió se sirvió y tomo uno de golpe.


    —Te enojaste —afirmó en vez de preguntar.


    —Un poco. Supongo que no fue culpa de los dos —suspiro. Él atravesó la mesa de una zancada arrimándose a su lado.


    —Esto si es culpa mía —no supo cómo reaccionar cuando la mano de él la asió por la cintura, y su boca invadió la suya. La había tomado con fuerza y la besaba con deseo. Su húmeda lengua exigía la suya con fiereza. Sentía que la devoraba por dentro. Enlazo sus manos detrás de la cabeza de él y correspondió con ansias.


    Internamente y en los más profundo había deseado eso. El sabor de los labios de él era exquisito. El tequila le picada y gustaba, sentía como ese era su licor favorito. No podía saciarse de el. No quería dejarlo. Se sentía tan excitada y no sabía si era por la música, y el trago. O por lo fogoso que era Sesshoumaru.


    —Has venido muy bien acompañado —suspiro en sus labios, mientras intentaba calmar su pecho que se movía agitado.


    —Sara. No es nadie —murmuro mientras se apoderaba de esos montículos rosados.


    —No debes de jugar así con la gente —se separó de nuevo cuando estuvo escaso el aire. No sabía en que momento ambos habían llegado hasta el baño. Ni como, ni cuando en que momento entraron. Ambos se besaban con pasión, ninguno miraba el lugar que los rodeaba, solo ellos y sus candidos besos.


    Las cosas se estaban saliendo de control. Sesshoumaru masajeaba con frenesí sus piernas, mientras ella lo apresaba con las piernas y rozaban ambos sexos deseosos. Por un momento vino el recuero de Phil, pero este fue desplazado cuando Sesshoumaru bajo su experta boca por su cuello. Besaba con desespero la poca piel que salía del corsé.


    —¡Este no es el lugar! —jadeó Sesshoumaru cuando ella metió sus manos dentro de su camisa.


    —Segu…—toda protesta fue detenida cuando una chica entro corriendo al baño y vomito en el lavado—. ¡Definitivamente no es el lugar! —respondió mientras hacía una mueca de desagrado al ver a la chica vomitar. Éste asintió, la bajo del lavamanos y ambos salieron del ahora pestilente lugar.


    Antes de llegar a la mesa, le volvió a dar un candido beso. No quería soltarla, no quería de dejar de probar ese maravilloso elixir.


    —Tengo que trabajar —y casi corriendo se separo de él y se fue lejos. La discoteca o bar, tenía dos plantas, es decir dos ambientes y no solo esto, la zona en las que ellos estaban era la VIP. Donde comúnmente solía atender.


    Nunca se había sentido tan cansada en su vida. Cuando llegó a su casa, sin despedirse de ninguno de sus compañeros y ni siquiera de Sango. Tomó una ducha, se coloco la pijama y revisó las tareas. Cuando por fin se recostó en la cama, calló profundamente dormida aún con el recuerdo de los besos de Sesshoumaru.
     
  18.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Lastima que los interrumpio esa chica que vomito -_- bueno me gusto la ultima
    parte de que se quedo pensando en Sesshomaru *kawai* y Miroku tan coqueto
    como siempre y... pervertido, lo bueno que perdio su virginidad por amor y no por
    un capricho, es una lastima que Houyo murio por esa enfermedad y espero que ame
    a mi cuñado Sesshomaru, es muy raro que diga estas cosas ya que prefiero un InuXKag
    pero como tu historia tiene buena trama y me gusta como describes cada parte no
    puedo dejar de leerlo.
    sayonara
    :leda:
     
  19.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola. Bueno chicas para que se quejaron, le pusieron una continuación larga, que más quieren x'D

    Está parte no la entendí, ósea te pasaste de una conversación a otra. Algunos que otros errores que vi por ahi, pero nada grave, tienes que revisarlo antes de publicarlo. Pues Kagome en la serie tiene gran fuerza de valentia, pero aquí la colocas un poco exagerada.

    Me gusto mucho este capitulo, adoro tú fic, apesar de que sea un SesshoXKag, me gusta el trama y la forma en que lo narras, muy original. Deberias de hacer lemmon, por lo que vi, serias muy buena escribiendo tales escritos. Quiciera leer un lemmon de Sesshoumaru y Kagome. Lo del baño fue un principio. Estuvo increible. Besitos Muack...Muack
     
  20.  
    Hina Frost

    Hina Frost Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    20 Mayo 2008
    Mensajes:
    22
    Re: Gallardía: La historia de mi vida.

    Hola
    vaya, el capítulo me encanto muy muy bueno :) apoyo a Barbie Girl, deberías de hacer un lemmon. Nunca me ah gustado la pareja SeshxKag ¡¡pero tu fic me esta fascinando xD!! Estaré ansiosa por la continuación :)

    Cuídate mucho
    bye bye!~
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso