[Futuro] Rescoldos de Lienzo

Tema en 'Rutas' iniciado por MrJake, 12 Octubre 2019.

  1.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Rescoldos de Lienzo

    Norte
    : Camino Desolado
    Sur: Isla Reserva

    En el futuro, la Ciudad Lienzo de Galeia tiene este deplorable aspecto. Todo estaba... destruido, en avanzado estado de abandono. Se notaba que nadie vivía allí desde hace tiempo. La ciudad, con edificios destruidos y escombros por todas partes, seguía siendo, pese a todo, reconocible como Lienzo, pero... verla así, en aquel estado, era... desconsolador. No había rastro de pokémon ni de humanos a simple vista.

    ¿Qué habría pasado para que aquello... terminase así?

     
    Última edición: 13 Octubre 2019
    • Espeluznante Espeluznante x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
  2.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Al llegar desde el portal, se encontraron Emily, Hubert, Liza, Ian, Karina e Irvine en un lugar conocido: claramente era la Escuela, el mismo sitio en el que habían abierto el portal en el presente, pero... ¿q-qué era todo eso? ¿Por qué estaba todo destrozado? ¿Q-Qué había pasado?

    Mirando hacia arriba, con los ojos húmedos, Irvine no daba crédito.

    —¿Q-Qué es esto? C-Ciudad Lienzo... la Escuela...

    Karina suspiró, mirando hacia el portal, que aún podía verse detrás de ellos.

    —Definitivamente hemos llegado al futuro. ... odio que este tipo de presentimientos se cumpla. Siempre termino acertando cuando me pongo en lo peor.

    Irvine, tenso, abrió mucho los ojos al darse cuenta de algo.

    —¿Y... Melissa? ¿Y Melissa?

    —En el presente, Irvine. Puedes estar tranquilo.

    —¡No, no! —exclamó el Campeón—. No me refiero a ella, digo... la Melissa de esta época. ¿Qué será de mi hermana en el futuro? Si nuestra ciudad está así, ¿¡qué le ha pasado a ella!? —empezó a alterarse—. He luchado tanto por recuperarla... n-no podría soportar saber que en cuestión de unos años volveré a perderla. No, por favor, no puede ser verdad.

    —Cálmate —pidió, tensa, Karina—. No sabemos si la Melissa de esta época está bien o no. Pero de todas formas, ¡estamos aquí para eso! Para saber lo que sucederá y evitarlo en el presente. Para cambiar el futuro.

    —... pero no sabemos por qué esto ha acabado así. Tal vez soy yo el presidente de esta Galeia, y esto es por mi culpa.

    —¡Reacciona ya, Irvine! —dijo Karina, ya molesta ante la actitud del chico—. Si eso fuese así, ¡pues ya haremos algo para cambiarlo! Pero por favor, empieza por cambiar esa actitud. ¡Todo esto es por salvar Galei-!

    Pero un ruido la interrumpió. A lo lejos, una chica rubia, o más bien de cabellos anaranjados, había silbado. La vieron desde lejos, en la distancia... y, desde allí, hizo un gesto con la mano, invitándoles a seguirla. Tras eso, corrió. La vieron solo durante unos instantes...

    —... sigámosla —dijo Karina, que comenzó a andar hacia ella.

    Aunque con algo de inquietud, terminaron por imitar a Karina, y todos siguieron a la primera Campeona. La joven muchacha les terminó guiando, siempre desde lejos, hasta un lugar en los sótanos de la antigua Escuela. Un lugar que Irvine afirmaba que no existía en el presente. La chica pareció abrir una puerta secreta en el suelo de la planta baja, y unas escaleras les llevaron hasta abajo.

    ... y, al llegar allí, no pudieron evitar sentir una enorme sorpresa. Aquello era una especie de base subterránea... francamente enorme. Varias personas caminaban por la zona, transitando como si aquello fuesen calles. Y diversos habitáculos, simulando ser "casas", se distribuían por allí. Era un espacio amplio... sin duda, algo como eso no se construía de la noche a la mañana.

    —... hola —dijo la chica, inclinándose con formalidad—. Encantada. Soy Kuima. Y esta de aquí es Sing, mi Primarina.

    Efectivamente, allí, a la entrada de aquel sitio, había una Primarina, que se inclinó también, imitando el movimiento de su entrenadora.

    —Estábamos esperándoos —llevó un dedo a su labio, reflexiva—. No pensé que esto fuese verdad, pero, vaya... aquí estáis. Sois igualitos a como os recuerdo, tee-hee —pronto se puso firme de nuevo, perdiendo la relajación que había obtenido por unos instantes y volviendo a actuar con rectitud y formalidad—. Bien, seguidme. Sé que estaréis confundidos, pero... allí os esperan todos. Os explicaremos la situación en breve.

    Algo tensa, Karina asintió. Irvine, sin embargo, estaba demasiado impactado, y, en shock, quedó quieto, sin reaccionar. Sin embargo, Kuima sonrió, y le dijo:

    —... Melissa se alegrará mucho de verte. Ella espera también allí.

    —¡M-Melissa!

    Aquello, por supuesto, bastó para convencerlo.

    Así pues, terminaron caminando por aquel lugar. Allí habría... cien personas, aproximadamente. Quizá doscientas, como mucho. Parecían mirar con extrañeza a los holders, algunos murmurando cosas conforme pasaban. Finalmente, llegaron a un edificio algo más grande que el resto, y Kuima golpeó a la puerta unas cuantas veces.

    Abrieron la puerta, y todos procedieron a entrar.

    Y entonces... se vieron a sí mismos.


    —¡Estáis aquí! Parece mentira... tal y como nosotros hicimos hace años...

    La persona que habló tenía el cabello castaño, era algo más alta, y los ojos tremendamente azules... y se la veía mayor, pero... era... era claramente Liza.

    [​IMG]

    —Un bucle temporal, después de todo, es eso. Si es que no nos metemos en nada bueno —el chico, con cabellos color miel y ojos marrones, miró de cerca a Ian. Tenía una pequeña perilla decorando su barbilla... ¿e-era él mismo?—. Heh. Ahora estoy más guapo, sin duda.

    [​IMG]

    —Bienvenidos al futuro, nosotros —dijo, sonriente, un joven de cabellos negros, vistiendo con camisa, alto y elegante. ¿Hubert...?

    [​IMG]

    —Probablemente esto es bastante más... desagradable de lo que imaginabais. Las cosas, desde luego, podían haber ido mejor —susurró otra persona: un muchacho de ojos verdes y cabellos oscuros. No había duda, casi no había cambiado: era Dante—. No supimos evitarlo en su momento...

    [​IMG]

    Karina zarandeó la cabeza.

    —S-Sois vosotros... los holders del futuro.

    Y fue alguien más, de cabellos rubios, quien se adelantó, y, con una sonrisa de oreja a oreja, dijo:

    —¡Ajá! Bueno, yo no tengo el honor de ser uno de esos "héroes" que salvarán al mundo y que pueden cambiar el futuro y todo eso, pero... ¡aquí estoy, supongo! ¡Mi apoyo moral es indiscutible!

    ... Nikolah, ¿quién si no?

    [​IMG]

    Sin embargo, había alguien más ahí.

    —... h-hermano.

    Era... una jovencita que tendría unos quince años, más o menos. De ojos morados, la muchacha salió corriendo hacia Irvine, y comenzó a llorar en sus brazos.

    —¡T-Te he echado tanto de menos! ¡Por fin... puedo abrazarte de nuevo! Oh, hermano.

    Irvine la abrazó de vuelta, apretándola con fuerza.

    —Melissa... qué guapa estás. Como has crecido... me alegro tanto, tanto, de que estés bien.

    [​IMG]

    Y Karina, ante la escena, no pudo evitar sonreír, enternecida.

    Fue Ian del futuro el que, sentándose en una silla de una larga mesa, ofreció asiento a los demás.

    —Bueno, solventemos esto antes de que más versiones temporales aparezcan, ¿sí? Vamos a aclarar un poco el asunto.

    —Sí, lo cierto es que... os necesitamos.


    Podéis elegir distintas opciones cada uno de vosotros. Se responderán de forma secuencial.
    >> Preguntar: ¿y el resto de holders?
    >> Preguntar: ¿qué le ha pasado a Ciudad Lienzo?
    >> Preguntar: ¿quién ganó las elecciones?
    >> Preguntar: ¿y Karina e Irvine del futuro?
    >> Preguntar: ¿qué es este sitio?
    >> Preguntar: ¿dónde está Lucas del presente?
    >> Preguntar: ¿quién es esta chica, Kuima?

    AAAA.

    Welp, me pateé el tema este de "Crea tu propio fanart rolero" y encontré esas imagenes, que fueron las que personalmente más me gustaron y más aspecto de adultos tenían, según mi propio criterio obvio. Si alguien quiere cambiarse su aspecto, o propone algo mejor, obviamente soy todo oídos. Son vuestros yos de 20 años, básicamente, so, vosotros sabréis mejor que yo uwu

    Anyway, desde aquí podéis empezar, poquito a poco. Hay mucho que hablar y mucha gente que introducir (?

    Juanjomaster Liza White Amane Bruno EVF
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
    • Impaktado Impaktado x 1
  3.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,004
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Nos introdujimos así en el portal, y tras un viaje algo ajetreado, parecía que habíamos llegado a nuestro objetivo. ¿O eso parecía? Lo cierto es que el sitio al que llegamos estaba destrozado... ¿aquello era Galeia? Tuve que tragar saliva con fuerza, sintiéndome repentinamente asustada... ¿qué había pasado?

    No tardamos en ser guiados por una chica hacia una zona que parecía ser secreta. Estaría preguntándome muchas más cosas sobre lo que estaba pasando, pero lo cierto es que ver a los demás de mayores fue una imagen... algo impactante. ¡Algunos no habían cambiado nada! Y a lo que sí, eran fáciles de reconocer, eso desde luego.

    Mis labios formaron una sonrisa al ver a Dante. Al menos verlo en el futuro logró tranquilizar mi corazón, significaba que en el presente estaba bien, ¿cierto?

    Pero entonces me di cuenta de algo que me hizo temblar. Me acerqué con paso trémulo a los chicos del futuro, apoyando mi mano en la mesa en la que nos habían ofrecido sentarnos.

    —Chicos... ¿y el resto de holders? —pregunté, con un hilo de voz.
     
    • Adorable Adorable x 3
  4.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Contuve el aliento cuando volví a abrir los ojos. La claridad del día, la nostalgia y los recuerdos que afloraban al contemplar la escuela que dio origen a todo desaparecieron sin dejar rastro, dejando en su lugar un paradero desolador. Todo estaba ciertamente cambiado. La escuela... destrozada. Agaché la mirada, incapaz de seguir viendo aquello, mano en el pecho. Si aquello era lo que el destino nos tenía preparados, debíamos evitarlo como fuera posible.

    Alcé la cabeza cuando un sonido captó nuestra atención. Una chica nos llamaba desde la distancia, haciéndonos gestos para que la siguiéramos. Intercambié miradas con el resto de holders, y no dudamos en seguir a Karina, intrigados por todo lo que estaba sucediendo. Recorrimos la escuela en ruinas hacia unos sótanos que Irvine parecía no haber visto nunca, y cuando la extraña joven abrió la puerta, nos sorprendimos al ver que dentro cientos de personas se encontraban allí, en una especie de base secreta. Y ahora todas sus miradas nos observaban con curiosidad y confusión. No pude evitar tensarme, sin comprender a dónde nos estaban llevando, ni lo que estaba sucediendo allí.

    Pronto la chica se presentó como Kuima. Nos alegramos al saber que la Melissa del futuro estaba allí, a salvo, y no tardamos en seguir sus pasos. Pero cuando una voz femenina se alzó entre las demás, abrí los ojos de la impresión. Esa voz...

    "¡Estáis aquí! Parece mentira... tal y como nosotros hicimos hace años..."

    —¿Q-Qué? —exclamé, sobresaltada, al ver que aquella joven castaña no era otra que... ¡No era otra que yo misma! Lucía más alta, pero su mirada y su sonrisa eran las mismas. No obstante, ver que su cabello se encontraba por los hombros me impactó. ¿Por qué habría hecho algo así?—. ¡Eres... Eres yo! Oh, cómo me alegra que estéis bien...

    Me llevé una mano inconscientemente a uno de mis mechones, paseando la mirada entre todos ellos. Ian, Dante, Hubert... ¡Incluso Nikolah! Se le veía mucho más maduro, pero podría reconocer esa sonrisa en cualquier parte. Emily no tardó en preguntar acerca del paradero del resto, y algo se removió dentro de mí, atemorizándome de repente. Me acerqué junto a ella, colocando una mano sobre su hombro, en un intento por tranquilizarla y hacerle saber que estaba allí. Nada malo les habría ocurrido... ¿Verdad?

    ¿Y dónde está Lucas del presente? —murmuré, buscando a mi amigo con la mirada, visiblemente preocupada. Si Karina e Irvine estaban allí... ¿Dónde se habría metido?
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Fangirl Fangirl x 1
  5.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ian del futuro se cruzó de brazos.

    —No sufras, aquí estás bien. Emily sigue por estos lares.

    Dante del futuro asintió, sonriente.

    —Sí. Casi todos estamos bien... hemos logrado sobrevivir. Emily, Alpha y Lucas están aquí en Galeia, pero actualmente están los tres fuera.

    —De hecho, nos preocupa eso —susurró Hubert del futuro—. Emily y Alpha salieron juntos hace poco; prácticamente se escaparon.

    —Ese idiota de Alpha no sabe estarse quieto —bufó Ian del futuro—. Se siente culpable por lo que está pasando y siente que es su responsabilidad. Y por mucho que le decimos que es un suicidio, aprovecha cada momento para lanzarse a una muerte segura. Y esta vez, encima, ha arrastrado a Emily con él. Aprovechando que ella también se siente culpable por la parte que le toca. Ambos son un cóctel molotov que en cualquier momento puede estallar ahora mismo. El problema es que seguramente les estallará en la cara.

    Dante del futuro se mordió el labio.

    —Los dos han ido a la Isla Reserva, al sur. La antigua Isla Caballete. Planean ir solos y tomar la isla. Como no nos demos prisa, las fuerzas de Haku acabarán con ellos... —parecía realmente preocupado.

    —¡Bueno, pero no todo es malo! —Nikolah del futuro sonrió ampliamente—. Cuando toda esta locura empezó, varios de nosotros volvieron a sus regiones natales, anticipando que podríamos correr peligro aquí. De ese modo, tendríamos fuerzas externas mientras nosotros resistimos en Galeia; así pues, ¡Mimi y Steve se marcharon a Sinnoh y Hoenn! Ahora son nuestros corresponsales allí, y hacen lo posible por conseguir que las regiones nos apoyen. No es fácil, especialmente para Steve, pues Hoenn parece estar de parte del Gobierno de Galeia, pero... al menos él y su padre mantienen a raya el conflicto, ¡y eso es bueno, ¿no?! ¡Ah, y esa muchacha, Destiny, nos ayuda desde Kalos!

    —... pero perdimos a varios de los nuestros cuando esto empezó —Hubert del futuro apartó la mirada, entristecido—. Effy, Elisa, Chad, Drake, Ukita... cayeron en combate. Tsk.

    ... pero... ¿qué demonios... pasaba con ese futuro? Todo... todo parecía caótico.

    Dante del futuro fue el que volvió a hablar.

    —Tenemos que ir a ayudar a Em y a Alpha —dijo, determinado.

    —Pero... —Karina frunció el ceño—, ¿por qué "se sienten culpables"? ¿Qué pretenden en esa Isla?

    —... —Dante apartó la mirada—. Lo entenderéis tarde o temprano. De momento, corre más prisa alcanzarles. Deberíamos partir pronto; aclaremos todo lo que necesitéis saber lo más pronto posible, para poder partir al rescate.

    —Con todo, tenemos que dividirnos —dijo Liza del futuro, preocupada—. Emily y Alpha no son los únicos que van a necesitar ayuda...
     
    Última edición: 13 Octubre 2019
    • Fangirl Fangirl x 7
  6.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    —Sobre eso... —Ian del futuro inclinó la cabeza hacia atrás, reflexivo—. Vuestro Lucas está bien. Nuestro Lucas ya se ha preocupado de salvarle. Lleva meses preparando esto.

    —Tiempo atrás —explicó Hubert del futuro—, nosotros mismos estuvimos aquí, como ahora estáis vosotros. Y conocimos a nuestras versiones futuras, justo como os está pasando ahora. Lo cual... es un poco triste, porque significa que no pudimos cambiar el futuro. Pero podemos llegar a hacerlo, ¿cierto? Por eso tenemos que seguir intentándolo.

    Dante del futuro asintió.

    —Nuestro Lucas, al llegar aquí cuando viajamos a esta época siendo más jóvenes, se separó del grupo por algún motivo y terminó en territorio del enemigo. sin embargo, el Lucas del futuro ya había previsto eso, pues le pasó a él mismo, y había preparado todo un plan para salvarle. Ahora, Lucas lleva tiempo esperando a que la fecha de hoy llegase de nuevo, preparándose para repetir lo que hizo su versión futura.

    Ian del futuro hizo un movimiento circular con los dedos.

    —Y el círculo temporal sigue girando, así. Nah, si todo sigue siendo igual que aquella vez, sucederá exactamente lo mismo: vuestro Lucas se reunirá pronto con el nuestro y quedará a salvo.

    Liza del futuro suspiró.

    —Sí, él estaba deseando poder tener su momentillo de gloria ahora, sabiendo que tenía la misión de salvarse a sí mismo. Lleva mucho tiempo estudiando los eventos y los bucles temporales que esta visita ha generado, porque, también, siente que es su responsabilidad. Desde que perdió a Celebi y a Dialga, se ha visto incapaz de volver al pasado y arreglar todo, así que está esperando a que él mismo llegue desde el pasado. Quiere prepararse a sí mismo para que, esta vez, vuestro Lucas pueda cambiar las cosas.

    Ian del futuro se encogió de hombros.

    —Como Alpha diría, "esas cosas son muy complicadas, ¡es más fácil ponerse a pegar mamporros y ya!". Él sabe lo que se hace; se cree algo así como el "guardián del tiempo", y lleva mucho tiempo estudiando toda esta situación. No os preocupéis, que vuestro Lucas volverá pronto.

    —Y, hablando de eso —dijo de nuevo Liza del futuro—, tenemos que ir a su encuentro. Hemos de partir al norte, a los Caminos Desolados, para llegar al Refugio de Témpera. Allí nos esperarán los dos Lucas —sonrió—. Nos o preocupéis, ¡nuestra Capitana militar está allí ya, es un lugar seguro!

    >> ¿Huh, que quién es ella? Bueno... lo veréis cuando lleguemos. ¡Que sea una sorpresa!

    Hubert del futuro asintió.

    —Esa es otra de las cosas que debemos hacer cuanto antes: nos dividiremos en dos grupos, uno hacia el sur, para ayudar a Alpha y a Emily, y otro hacia el norte, para ayudar a la Capitana y a los Lucas. ¿De acuerdo?

    —Venga, no hay tiempo que perder —insistió Ian—. ¿Qué más dudas tenéis?
     
    • Fangirl Fangirl x 6
  7.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Me permití soltar un suspiro de alivio cuando nos confirmaron que Lucas estaba bien. Mi emoción aumentó al saber que los chicos nos ayudaban desde el exterior, como Mimi en Sinnoh, Steve en Hoenn y Destiny... Destiny nos ayudaba desde Kalos. Tuve tantas ganas de preguntarle a mi yo del futuro por ella, si había vuelto a verla, si estaba bien. Pero había mucho más de lo que preocuparse, como el paradero de Emily y de Alpha del futuro. ¡Esos dos, ¿en qué estarían pensando?! ¡Iban a lanzarse al peligro de cabeza! Pero todo se fue por la borda cuando Hubert nos contó la nefasta noticia. Effy, Chad, Elisa, Ukita, Drake... Las lágrimas amenazaron por acumularse en mis cuencas, incapaz de imaginar que algo tan horrible les había pasado a mis amigos. Y ni siquiera pude hacer nada por evitarlo, yo...

    Sacudí la cabeza, luchando por mantener mis emociones a raya, y respiré hondo. Aún no estaba todo perdido, habíamos venido a cambiar el futuro, conseguiríamos que nada de aquello sucediese, salvaríamos del destino que les deparaba a nuestros amigos. Ahora más que nunca necesitábamos cambiar las cosas. Ian no dejaba de recordarnos que las cosas estaban sucediendo tal y como habían ocurrido anteriormente, y eso no era demasiado alentador pero... Confiaba en el plan que Lucas había estado creando. Sí, confiaba en que podríamos hacer la diferencia.

    —Entonces... —alcé la voz una vez más, buscando la mirada de los chicos, temerosa de seguir hurgando en aquella realidad—. ¿Quién ganó las elecciones?
     
    • Adorable Adorable x 3
  8.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,004
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Sentí la mano de Liza sobre mi hombro, en un intento de tranquilizarme, y lo cierto es que ayudó a que me calmase un poco. Coloqué mi mano encima de la suya y la miré con una sonrisa, agradecida.

    Mis temores se disiparon cuando escuché a Ian decir que estaba bien. Suspiré con pesadez, sintiendo como todo mi cuerpo se aligeraba al oír aquello, cerrando los ojos en el proceso. ¡Realmente me había tensado!

    Cuando volví a abrir los ojos, aunque mi expresión era más tranquila, también era más seria. Una vez sabido que la mayoría de nosotros estábamos bien, tocaba centrarse en todo lo demás, era el momento de saber qué demonios había sucedido y qué teníamos que hacer.

    Los entrenadores del futuro respondieron a las preguntas que Liza y yo habíamos hecho y por ahora, parecía que ya teníamos un plan: teníamos que ayudar a la Emily y al Alpha del futuro pero también a nuestro Lucas y a su versión futura.

    Tenía claro cuál iba a ser mi opción, claro, pero aun había cosas que no sabíamos.

    Miré a los demás, con determinación. Teníamos que estar seguro de comprender por completo qué estaba pasando para poder actuar.

    —Y también... —alcé la voz, una vez más, después de Liza—. ¿Qué ha pasado con Lienzo? Está todo destrozado...
     
    • Adorable Adorable x 3
  9.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    —¿No es obvio? —dijo Ian del futuro—. Hana Haku ganó las elecciones. En nuestra época, Irvine —miró con algo de resentimiento al Irvine del presente— se decidió demasiado tarde a lanzar su campaña. Y Haku ganó a Chance, aunque por un pequeño margen.

    —Comenzó lanzando políticas sobre los pokémon: aumentó sus derechos, declaró ciertas zonas como reservas protegidas donde no se podía capturar pokémon, en fin... la verdad, empezó luciendo muy bien. Recibió automáticamente el apoyo de Udan, que empezó a darse a conocer en el panorama internacional —Liza del futuro suspiró—. Pero no tardó en torcerse todo. Haku se unió poco a poco con dos, hum... aliados peligrosos. Uno de ellos condujo una invasión a traición a Udan, y erradicó a la mayoría de humanos de allí. Algunos escaparon, pero... d-desconocemos si Maji y los demás e-están bien o no.

    —Con Udan tomado por los pokémon —siguió Hubert del futuro—, las fuerzas pokémon de la región vinieron a Galeia. Y se empezó a sembrar el caos. Haku fue implantando más y más leyes absurdas: se debía liberar a todo pokémon, estaba prohibido dar órdenes a un pokémon, todo humano debía obedecer lo que un pokémon dijese, los humanos no podían pisar sin autorización territorios de los pokémon, en fin. Se realizaron saqueos, purgas. Robaban las pokéballs, las destruían, y nos obligaban a liberar a nuestros pokémon. Todos... perdimos a muchos compañeros. Se llegó, de hecho, al punto en el que, si no había más remedio, asesinaban a los pokémon que insistiesen en seguir de parte de los humanos. La mayoría de pokémon que están de parte del régimen están tan amenazados como los humanos... no es su culpa.

    —... Haku es la que inició todo esto, pero ahora, técnicamente no es ella la que dirige esta región. La dirigen... bueno. Mejor que eso os lo cuenten los implicados, ¿no? —Ian del futuro sonrió amargamente.

    —Las ciudades, incluida lienzo... —dijo Melissa, apenada—. Fueron destruidas. Todas.

    —Qué horror —susurró Karina.

    —Planean preparar el terreno para adaptarlo a hábitat exclusivo de los pokémon, incorporándolo a los Dominios Pokémon, la zona donde habitan todos, que cada vez se expande más —explicó Nikolah del futuro—. Primero buscan erradicar a los humanos que vivimos fuera, al margen de sus reglas, resistiendo, y, luego... pam. Todo será parte de los Dominios Pokémon.

    —Tsk —Dante frunció el ceño—. Como veis, esto... esto es un completo caos.

    Irvine agachó la mirada, entristecido. ¿Estaría... dándose cuenta de cuánto le necesitaban en Galeia, por fin?
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Espeluznante Espeluznante x 2
  10.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Tal y como sospechábamos, Hana Haku había ganado las elecciones. Lo cierto es que me había preocupado más por el partido de Chance, pero ahora que estábamos en el futuro y podíamos ver en qué había desencadenado todo, y cómo las cosas se habían torcido tanto... Cualquiera de las dos opciones eran sumamente horribles. Udan había sido invadido, Maji y los demás estaban en paradero desconocido... Apreté los dientes, frustrada. Después de todos nuestro esfuerzo por sacar aquel lugar adelante, después de todo lo que su gente tuvo que hacer por volver a la normalidad, sucedía esto. Ellos no se lo merecían, nadie se merecía lo que estaba sucediendo.

    Mi mano fue directamente a mi cinturón de pokéballs, asustada. En el futuro muchos de mis amigos pokémon sufrirían, no quería imaginarme a cuántos había perdido y cuántos tuvieron que marcharse para ponerse a salvo. No quería imaginar un futuro así, no podría soportarlo. Y si aquello no fuera suficiente, las ciudades de la Galeia que tanto apreciábamos habían sido arrasadas en pos de construir un lugar destinado únicamente para los pokémon. Todo se había convertido en un completo desastre.

    —¿Entonces... qué es este sitio? ¿Hay más como este, donde poner a la gente a salvo? —inquirí, algo impaciente. No podía esperar para salir allí fuera e intentar ayudarles a todos. No soportaba quedarme allí sin hacer nada, pero lo principal era entender la situación.
     
    • Fangirl Fangirl x 4
  11.  
    Lelouch

    Lelouch Rey del colmillo

    Aries
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    7,386
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ian Lockhart

    Tsk, el futuro era horrible, de eso no cabía la menor duda. Ciudades destrozadas, los humanos siendo asesinados al por mayor, entre ellos varios de nuestros amigos, y ya no teniámos en el futuro la posibilidad de cambiar los hechos por la falta de Celebi y Dialga. Lo que más gracia me hacía, de manera amarga e irónica, era la hipocresía de Haku. Lo que demostraba que no valía para absolutamente nada; a los pokémon que no habían querido despegarse de los humanos, a esos... los habían matado. Claro, sus ideas eran de "libertad" para los pokémon, ¡Pero esa libertad era solo la que quería ella para ellos! ¿Que algunos apreciaban a los humanos? ¡Imposible, deben ser unos alienados!

    Qué asco me daba. No me lograba explicar cómo mantenía la simpatía de Hoenn; podía entenderlo al principio, sí. Pero de verdad, ¿Con todo el desastre que había hecho, de verdad podían las otras regiones estar de acuerdo con ella? Vaya show.

    Miré a cada una de nuestras versiones del futuro; todos lucían muy bien, de hecho. ¿Pero cuanto más podrían soportar? Ya habían caído varios holders de nuestra generación, y en lo que respecta a generaciones anteriores...

    —...No iba a preguntarlo, porque me temo que ya sé cual puede ser la respuesta pero, ¿Donde están las versiones de Karina e Irvine?, ¿Qué les pasó? Aunque por lo que ha dicho Melissa me imagino que no fue algo bonito en lo absoluto.

    Sí, sólo imaginaba dos futuros posibles para Irvine, y en el mejor de los casos, era que sólo fuese arrestado. ¿Pero de verdad Haku sólo arrestaría a su enemigo político? No, seguro que no se habría detenido allí. Quien me generaba dudas de verdad era Karina,¿Donde estaba?
     
    Última edición: 13 Octubre 2019
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  12.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,004
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Tuve que tragar saliva con fuerza de nuevo al oír aquello. Viendo el panorama, era lógico que no hubiese ganado Irvine sino alguno de los otros candidatos, y como me temía, había sido Haku. Ambos discursos me parecieron aterradores en su momento y creo que todos éramos conscientes que no acabarían bien, por mucho que quisiesen hacer parecer como que sí.

    Y ahí nuestros temores se vieron confirmados.

    No solo algunos de nuestros compañeros habían perdido en combate, los humanos de Udan habían sido exterminados e... incluso los propios pokémon que ella tanto defendía, si querían estar con los humanos encontraron ese terrible destino. Aquello... era terrible.

    Sentí un escalofrío recorriendo mi cuerpo. Mis pokémon me querían mucho, y yo a ellos, no sabía que habría pasado con ellos pero esperaba que estuviesen bien... necesitaba que estuviesen bien.

    Y la chica que nos ha recibido, Kuima... ¿quién es? —pregunté, finalmente, después de Liza e Ian.

    Con todo aquello, quizás ya tendríamos todas nuestras dudas disipadas.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  13.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    —Este lugar es un refugio, Liza —comenzó a explicarle su versión del futuro—. Tan solo quedan ya dos como este: uno aquí, el más grande, y... otro en lo que era Témpera. Las fuerzas de Haku nos están buscando, pues quieren exterminar a los humanos que se resisten. La gran mayoría de la población logró huir antes de que las cosas se complicasen o fueron cayendo en las destrucciones de las ciudades y demás ataques. Y ahora... buscan terminar de purgar a los que quedamos.

    —Nosotros somos de los pocos entrenadores que conservan algún pokémon; por eso somos los encargados de proteger a todo el mundo —comentó Dante—. Solemos dividirnos para proteger ambos refugios a la vez; ahora mismo, Lucas, Blaw y nuestra jefa militar están allí. Sinceramente, solo con que estuviese allí la jefa, ¡estarían más que protegidos!

    Liza asintió, sonriente.

    —Yo diría que es, actualmente, la entrenadora más poderosa que tiene la resistencia. ¡Es impresionante!

    ...

    Tras aquello, Melissa respondió a la pregunta de Ian, con lágrimas en los ojos.

    —... todos... cayeron. Descubrieron nuestro tercer refugio, el que estaba asentado en Ciudad Barniz, y... lo atacaron sin piedad. Rhyme, Joel, Ethan, Karina, m-mi hermano... y muchos otros compañeros cayeron allí cuando lo atacaron las fuerzas de la Guardia Real.

    —... tché —se quejó Irvine, chasqueando la lengua—. Tanto esfuerzo... para que ahora tú estés sola.

    Melissa apartó la mirada.

    —Podemos evitarlo, Irvine. ¿Entiendes que te necesitamos? —pidió Karina, suplicante.

    Irvine solo agachó la mirada. Fue Ian del futuro el que habló.

    —Dínoslo a nosotros. Ser borrados de la existencia por una loca que creó el mundo, todo para evitar una catástrofe. Vernos obligados a decidir si borrar millones de líneas paralelas para mantener el equilibrio. Pasar por todo eso... para que, ahora, unas elecciones, algo tan tonto como eso, acaben por crear otra catástrofe más. Heh. Tau estaría revolviéndose de saber que esto está pasando ahora.

    —... —Melissa abrazó a Irvine, en silencio—. P-Por lo menos he podido volver a verte, hermano. Esta vez... yo lucharé por ti, ¿vale?

    Y él, inmóvil, quedó conmovido por el abrazo, incapaz de responder, pero devolviéndolo al estrecharla con fuerza entre sus propios brazos.

    ...

    Fue Dante del futuro el que respondió a la duda de Emily.

    —Ah, Kuima... —miró a la susodicha, que devolvió una sonrisa—. Es una buena amiga. La conocimos cuando era una niña. Ella... era udiense originalmente, pero más o menos en vuestra época, vino a Galeia en un programa que Abeto hizo con el Gobierno de la Isla para conectar ambas regiones. Tres chicos de Udan vinieron, pues, a Galeia, con un inicial cada uno, y recorrieron la región para aprender de ella y de todas las cosas desconocidas para ellos que existían en esta.

    —Esos tres chicos eran Kuima, nuestra gestora; Shale, nuestro proveedor, experto en infiltraciones; y Blaw, nuestro luchador, el cual es capaz de tumbar él solo incluso a un Machoke —explicó Hubert—. Estaban en la región cuando Udan fue... invadida. Y desde entonces, han estado con nosotros, ayudándonos. Son muy buenos chicos, y de gran ayuda.

    Kuima se sonrojó.

    H-Hago lo que puedo.

    —Blaw y Shale estaban con Lucas —dijo Ian del futuro—. Shale era el encargado de rescatar a vuestro Lucas; nadie mejor que él sabe infiltrarse en los Dominios.


    ...

    Finalmente, acabaron de charlar, y fue la hora de ponerse en marcha. Hubert se levantó, y alzó la voz.

    —Bien. Como dijimos, tenemos que dividirnos en dos grupos. Los chicos del pasado son actualmente los que están en mejores condiciones para pelear; ellos tienen a todos sus equipos listos y en forma; por eso, necesitamos que nos acompañen a ambas misiones.

    —Sin embargo, debéis saber —advirtió Dante del futuro— que desde la Sede del Gobierno, Haku aún conserva algunas tecnologías bastante peligrosas. Si salís a la superficie con pokéballs, las detectarán y advertirán de la localización de estas. Necesitamos salir sin pokéballs.

    —Tampoco es buena idea ir por ahí con ejércitos enteros de pokémon —comentó Ian del futuro—. Llamaríamos demasiado la atención durante el camino. Preparad bien a vuestros pokémon; con llevar tres debería ser suficiente.

    Cruzándose de brazos, Liza del futuro frunció el ceño.

    —Nosotros os guiaremos y apoyaremos. Pero alguno debe quedarse aquí para proteger el lugar. Así que en vuestras manos está decidir: ¿quién queréis que os acompañe?

    —¡Hey, el agente Nikolah está listo para la acción, tan pronto como me lo digáis! No os arrepentiréis de elegirme.

    Y una vocecita suave se alzó entonces, tímidamente.

    —Y-Yo... ¡yo también iré!

    Las palabras de Melissa sobresaltaron a todos los presentes.

    —¿M-Melissa? ¿Qué dices? —exclamó Irvine, ceño fruncido.

    —Hermano, he dicho que ahora lucharía yo, ¿no? ¡Pancham y yo somos fuertes! ¡Podemos hacerlo!

    Ian del futuro, confundido, miró a Liza y al resto. Y la chica sonrió.

    —... esto... esto no sucedió cuando nosotros vinimos al futuro aquella vez. Melissa... se quedó aquí.

    Hubert esbozó también una sonrisa, pero, acto seguido, mostró preocupación.

    —Eso quiere decir que... ya está cambiando el futuro, aunque sea un poco. Espero... que no sea a peor.

    —Heh, como si pudiese ir peor —Ian se encogió de hombros.

    Así pues, todos sacaron a sus pokémon. Quedaba en la decisión de los holders elegir: ¿hacia dónde irían y quién les acompañaría?


    Debéis dividiros como mejor veais: hay dos opciones, ir al sur (ruta de Alpha y Emily) o ir al norte (ruta de los Lucas). Mínimo uno de vosotros debe ir a cada ruta. Para ello, escogeréis previamente a uno de los aliados de apoyo.
    Se asume que Irvine y Karina van ambos al norte.
    Quienes no sean escogidos como apoyo quedarán custodiando este lugar, salvo Melissa, que, aunque no sea escogida, se asumirá que va con el grupo que va al norte (no podrá ser escogida como aliada si se va al sur).

    Ahora, pues, podéis elegir.


    Liza del futuro y Zoroark:
    [​IMG]
    [​IMG]
    Efecto ilusiorio: si un pokémon va a caer, Zoroark se hará pasar por él, recibiendo el golpe en su lugar y salvando de caer al pokémon en cuestión. Solo una vez por batalla.
    Ian del futuro y Slaking
    [​IMG]
    [​IMG]
    Ímpetu repentino: lanza un dado de 25 caras en cada turno. Si sale 1, fulmina al enemigo.
    Hubert del futuro y el Hada Soñadora
    [​IMG]
    [​IMG]
    Maestra de sueños: lanza un dado de 10 caras en cada turno. Si sale 1, duerme al rival.
    Dante del futuro y Staraptor
    [​IMG]
    [​IMG]
    Viento a favor: por cada tres veces que se esquive en un mismo combate, el tercer esquive no gastará agilidad.
    Nikolah del futuro y Machamp
    [​IMG]
    [​IMG]
    Potencia pura: lanza un dado de 5 caras por cada movimiento realizado. Si sale 1, el movimiento, de impactar, hará x2 de daño.
    Melissa del futuro y Pancham
    [​IMG]
    [​IMG]
    Apoyo final: sube pasivamente la potencia de todos los movimientos del primer pokémon usado en cada batalla en 30 puntos.
    Kuima y Sing
    [​IMG]
    [​IMG]
    Melodía serena: cura 1/4 de los PS de uno de los pokémon usados en combate al finalizar cada batalla.
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Adorable Adorable x 2
    • Ganador Ganador x 1
  14.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Todas nuestras dudas fueron finalmente resueltas, y aquello solo corroboraba lo que ya sabíamos: el futuro era aterrador. Pero, aún así, me reconfortaba saber que contábamos con los chicos y con aquellos entrenadores de Udan, aliviando un poco nuestra tensión. No estábamos solos en esto, al fin y al cabo, y ellos tampoco. Comprendimos que no podríamos cargar con todo nuestro equipo allí afuera, y aunque me costó escoger a tres de entre todos ellos, finalmente llevé conmigo a Slaking, a Luxray y a Gyarados. Confiaba en que ellos tres serían capaces hacerse cargo de nuestro avance por las líneas enemigas.

    Entrelacé las manos tras mis espalda, paseando la mirada entre los allí presentes. Teníamos que escoger con quién recorreríamos las zonas que debíamos atravesar, y era consciente de que no sería fácil. Todos y cada uno de ellos eran grandes entrenadores... ¿Con quién debería ir? Mi mirada se posó en Nikolah, quien le sonreía a los chicos con entusiasmo, infundiéndoles la confianza necesaria para partir en una misión así. No pudo evitar sonreír, enternecida. Quise dar un paso al frente, pero pensé que quizás alguien más necesitase del apoyo moral del rubio. Quería creer que por el momento podría lidiar con ello. Así, observé a Kuima a lo lejos, realmente curiosa de si lo que decían los chicos era cierto. ¿Qué tan fuerte sería la entrenadora?

    Pero cuando quise acercarme, desvié la atención hacia mi yo del futuro, y me mordí el pulgar con indecisión. Agh, tenía tantísimas cosas que preguntarle, me causaba tanta curiosidad. Y lo cierto es que quería saber cómo estaban mis pokémon en el futuro. Antes de darme cuenta, me coloqué a su lado con una sonrisa.

    —Bueno, ¿a qué esperamos? ¡Vayamos juntas! O... solas —rasqué mi mejilla, confusa—. Esto es demasiado raro.
     
    • Gracioso Gracioso x 3
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  15.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,004
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Cuando los entrenadores respondieron a nuestras preguntas, todo quedó dicho. Y todo estaba claro, nos tocaba ponernos en marcha. Bueno, ¡nada nuevo! Ya habíamos salvado el mundo unas pocas veces, qué más daba una vez más, ¿no?

    Al menos, eso era lo que quería pensar para infundirme valor porque lo cierto es que estaba aterrorizada. Habíamos logrado salvar Galeia de la destrucción una vez, habíamos luchado contra nuestra propia creadora... pero ahora el futuro de nuestra región, de nuestros pokémon y de nuestros amigos dependía de nosotros, de lo que hiciésemos en ese mismo instante.

    Apreté los puños con fuerza, decidida, y respiré hondo. ¡Muy bien!

    —Chicos, ¿os parece bien venir conmigo a investigar? Los demás estarán bien no os preocupéis, estarán a salvo aquí —dije a mis pokémon una vez los liberé.

    Había decidido escoger a Espeon, Zeraora y Dragonite. Al recibir su afirmación, asentí con una sonrisa. Sabía que podía confiar en ellos.

    Lo siguiente que hice fue acercarme a Dante, con las mejillas algo sonrojadas y, debía admitirlo, algo nerviosa. E-era un poco extraño hablar con su yo del futuro pero seguía siendo Dante y seguía siendo la persona a la que quería.

    >>Uhm... D-Dante, ¿te gustaría acompañarnos? —dije, prácticamente en un murmullo, cuando me acerqué a su posición, jugando nerviosa con mis dedos detrás de la espalda—. Me gustaría ir hacia el s-sur...
     
    Última edición: 13 Octubre 2019
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 3
  16.  
    Lelouch

    Lelouch Rey del colmillo

    Aries
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    7,386
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ian Lockhart

    Iré al norte, allí parece que es donde podremos encontrar respuestas, ¿Eh? Además, estoy intrigado por la comandante de la resistencia. Alpha y Emily pueden cuidar de sí mismos, y si van algunos de ustedes en su ayuda, dudo mucho que me necesiten. Me interesa llegar al meollo del asunto lo más pronto posible.

    Ahora bien, algunos de los chicos del futuro podían acompañarnos. Aunque me habría gustado interrogar a mi yo del futuro sobre todo lo que pudiese, aprovechando que sin duda sería con el que más sencillo sería conversar, había alguien que me intrigaba aún más: Melissa. Los acontecimientos ocurridos en Galeia hasta hace muy poco habían girado alrededor suyo, y ahora el primer indicio de que el futuro estaba cambiando era ella. Aunque no pudiese combatir, quizá hablar con ella me dejase deducir lo que sucedía aquí.

    —Yo iré con Melissa —me encogí de hombros, restándole importancia—, alguien tiene que cuidar de ella para que Irvine no se vuelva loco, ¿No? Lo último que queremos es sumar otro problema a la enorme lista que ya tenemos. Y ahora mismo Irvine no parece poder cuidar ni de sí mismo.

    Slaking, Ho-oh y Haki fueron los elegidos para acompañarme en el viaje; sólo esperaba no llamar demasiada la atención con el legendario.
     
    Última edición: 13 Octubre 2019
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 2
    • Ganador Ganador x 1
  17.  
    Naiki

    Naiki Main solo desde la beta

    Escorpión
    Miembro desde:
    7 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,605
    Pluma de
    Escritor
    Alpha Xenodis.

    Caí de aquél portal sobre mis glúteos. No pude evitar soltar un quejido, adolorido. Abrí los ojos poco a poco con la visión un tanto borrosa, como si me hubiese levantado bruscamente de la cama tras estar mucho rato en ella. Poco a poco mi vista se fue aclarando hasta que pude ubicarme. Estaba... En la escuela. Tiene sentido, digo, salí desde ahí, ¿no? Pero no se veía para nada bien. Era como si hubiese pasado por aquí una manada de Tauros perseguida por miles de Rayquaza con ganas de destruirlo todo. Tío, se veía deplorable. Apestaba incluso a deterioro y moho.

    Ugh, no aceptaré un viaje en el tiempo de nuevo—Limpié mi frente suavemente antes de levantarme. Ni siquiera estaba sucia, pero fue un reflejo.—. Encima no se ve nadie. Supongo que se deben haber movido ya, ¿no?—Me llevé la mano bajo el mentón un segundo. Lo mejor sería buscar un lugar alto para investigar, ¿no?... O quizás estuvieran buscándome y esperando a que llegase. Pero eso no tendría demasiado sentido, ¿verdad? Digo... No saben que vengo para acá.
    >>¿Alguna idea?

    Pregunté antes de liberar a Milotic. Es totalmente una buena compañera en caso de que algo ocurriese.

    Iré con Milotic, Darkrai y Rhyperior. Tomo a Hubert y vamos al sur (?)
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 2
    • Gracioso Gracioso x 2
  18.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    —Bien —dijo Hubert del futuro, levantándose—. Entonces, todos los que no acompañarán a los holders del pasado se quedarán aquí. ¿Estaréis bien, Niko, Kuima, Ian?

    Ian del futuro bufó.

    —En fin, qué remedio. Al menos el Hubert del pasado se quedará aquí con nosotros también, de momento; si nos atacan o algo, tendremos más pokémon para defendernos.

    Pero Karina alzó la voz.

    —Hubert —le preguntó al del futuro—, ¿pero tú... dónde vas?

    —Al sur. A acompañar a otro holder.

    —¿Huh? —preguntó, confusa, la excampeona.

    Hubert del futuro esbozó una sonrisa.

    Así pues, Hubert y Dante del futuro fueron hacia el sur, junto con Emily. De camino, al salir de Lienzo, cerca del portal por el que llegaron... encontraron a Alpha desorientado.

    —Hey, Alpha —le dijo Hubert, acercándose—. Vaya dolores de cabeza que nos das... —bromeó, colocando una mano en su hombro.

    >> Llegas tarde, como de costumbre, ¿eh? Pero vamos, acompáñanos. Tenemos mucho de qué hablar.

    Y así, tomaron al pobre holder de sopetón, que no entendía muy bien qué estaba pasando... y, mientras salían de Lienzo, comenzaron a explicarle toda la situación.


    ...


    —De acuerdo —ya fuera, con sus pokémon siguiéndoles, todos los demás se prepararon para ir al norte. Liza del futuro era la que dirigía al grupo—. Es todo recto... recordaréis el lugar como la Ruta 301 y la Ruta 302, pero... vais a ver que están muy cambiadas. Hay que andarse con cuidado, sin embargo. Haku suele mandar guardias frecuentemente para patrullar toda Galeia, en busca de humanos rebeldes.

    Melissa tragó saliva.

    —V-Vamos allá... ¡lucharemos esta vez! ¿Verdad, Pancham?

    Pancha, sobre su cabeza, alzó la patita, emocionado.

    Y así, también el grupo mayor partió hacia el norte, compuesto por Irvine, Karina, Ian, Liza, Liza del futuro y Melissa.


    Los nuevos temas serán creados en breve.
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  19.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Fuego. Escombros. Caos. Cadáveres.

    Si los rescoldos de Lienzo mostraban ya un aspecto terrible, tras aquel ataque, el lugar... había sido completamente aniquilado. Las llamas, fruto de las explosiones provocadas por Necrozma, recorrían todos los rincones del lugar, y un terrible humo manaba de lo que era la entrada al Refugio. Había múltiples personas, dispersas por todo el lugar, muertas, calcinadas. Habían tratado de huir cuando Necrozma atacó, pero no lograron huir.

    Los holders, con la ayuda de los vehículos de los ejércitos, lograron llegar rápidamente, pero era demasiado tarde. Ya no había ni rastro del malvado Necrozma, ya no había ni rastro de nadie. Solo había... muerte.

    —No puede... ser —dijo Kuima, ojos completamente abiertos, desencajados.

    —... n-no, por favor... —sollozó Emily, ojos llorosos.

    —Maldita sea, ¡maldita sea! —exclamó Talía, que tampoco podía contener las lágrimas.

    —Debimos ayudar aquí. Debimos... traer a los ejércitos aquí —se lamentó Steve.

    Lucas dio un par de pasos por delante del resto, mirando a su alrededor. Y, entre el humo, identificó una figura. Una gigantesca figura se mostraba, caminando con esfuerzo. Cuando el humo dejó ver quiénes eran, pudo identificarse a Slaking, que cargaba con una enorme bolsa en una mano, y con un malherido Ian en otra. El Ian del futuro, completamente magullado, con sus ropas rasgadas y moratones y heridas en todas partes, brotaba sangre, al igual que su compañero pokémon, que caminaba prácticamente cojeando. Cuando estuvieron más cerca, vieron que a Ian... le faltaba un brazo.

    —¡V-Vamos chicos, ayudémosle! —exclamó Lucas, alarmado.

    Slaking terminó sucumbiendo, cayendo al suelo como una gran mole. Entre Flame y Staraptor, lograron evitar que Ian sufriese el mismo destino, y lo colocaron suavemente en el suelo. Emily, mientras, se acercó a Slaking suavamente, pulso tembloroso, y... negó con la cabeza, indicando que la vida había escapado de su interior.

    Ian, sin embargo, aún podía hablar.

    —... tché. Q-Qué vergüenza. Morir... así.

    —I-Ian... —susurró Shale, acongojado.

    El chico del futuro, tras dedicar una mirada débil al resto, pálido, sonrió con esfuerzo.

    —... ¿y el resto? ¿Están bien... Alpha y los demás?

    Liza y Lucas se dedicaron una mirada preocupada, y la primera no pudo sino fingir una sonrisa. Con voz temblorosa, se atrevió a mentirle. No querían... que sus últimos momentos fuesen con llanto.

    —Sí, Ian. Ellos... están bien. Algo heridos, pero... se recuperarán.

    Ya no lo soportaban más. No aguantaban más dolor, más muerte, más... sufrimiento.

    —Je. Bien, me alegro... ese idiota de Alpha más vale que siga bien. Aún... me debe un combate —hizo el esfuerzo de incorporarse ligeramente, pero Steve y Kuima, que le atendían, le aconsejaron que no hiciese esfuerzos. Con todo, lo hizo de igual modo—. N-Necrozma vino de pronto. No pude hacer nada contra él. Hubert junior y yo... lo intentamos, pero... ugh —comenzó a toser, y un hilillo de sangre recorrió su comisura—. Lo siento mucho. Logramos, al menos... recuperar a todos los pokémon.

    Con la mirada, señaló a la enorme bolsa que llevaba en la otra mano Slaking antes de morir. Estaba llena de pokéballs. Llena de las pokéballs de los holders del presente. Ian... se había preocupado por salvarlos a todos.

    —¿Y Hubert, Ian? —preguntó, preocupada, Emily.

    El chico negó levemente con la cabeza.

    —Se perdió... entre los escombros. Lo siento. No pude hacer nada por él.

    Gardevoir abrió mucho los ojos, visiblemente descompuesta. ¿Hubert había caído también ahí? ¿Hubert del presente... muerto, también? N-No era posible. ¿Por qué... tanta muerte? ¿Por qué tanto caos?

    —... bueno, si me lo permitís... —dijo Ian, cuyos ojos se iban cerrando, lentamente—... me tomaré una pequeña siesta, ¿sí? A-Aunque igual dura... más de lo que debería...

    Y su cabeza cayó hacia un lado, inerte. Ian... también había caído.

    Justo como Haku le advirtió a su versión pasada. Ella ya lo sabía. Todo aquello había sido una trampa. Una encerrona. Un... un plan malévolo para acabar con ellos. La vida de Darkrai, uno de los principales comandantes del bando de Haku, había costado tantas otras del otro bando. Aquello era una guerra sin precedentes, y, como en toda guerra...

    ... había víctimas.


    ...


    Después de aquella escena, aún algo afligidos por todos los eventos que habían realizado, los holders se preocuparon por buscar el portal que les conduciría de vuelta al presente. Por suerte, seguía ahí, intacto. Era... hora de que regresasen. Preocupados por el devenir de los holders del futuro, Karina no pudo evitar decir:

    —¿Seguro que está bien que nos vayamos? Corréis peligro...

    Lucas asintió.

    —No hay problema. Vuestras vidas son más importantes, porque si vosotros corréis peligro, nosotros también. Además, si volvéis en otra ocasión, podréis volver a este mismo momento del tiempo. Y, para nosotros, será como si no hubiesen pasado ni siquiera segundos. Sin embargo, tal vez vosotros hayáis vivido por dos meses, tres, quién sabe cuanto. Esa es... la magia del tiempo.

    Agachó la cabeza, algo preocupado. Se acercó a su versión pasada, y le dijo:

    —... tengo un mal presentimiento con el tipo enmascarado que encontramos antes. Verás, técnicamente, solo debe existir un Celebi como el nuestro... y siempre ha sido nuestro, al menos hasta donde sé. El otro Celebi que existía era el de Tau, el de Melanie o Mike, pero... ya sabemos que todos ellos desaparecieron, y, aún así, ese Celebi era distinto, incluso en color. Por tanto... temo que el tipo enmascarado pueda ser yo, Lucas. O sea... nosotros. Quizá es el Lucas de otra época. Es... es lo único que se me ocurre, porque... él ha sido capaz de cambiar este futuro. Y eso significa que procede del otro mundo, del mundo original, ¿sabes? Y nosotros, los holders, éramos quienes podíamos hacer eso.

    >> Tristemente... todo encaja. Si ese tipo es un Lucas, todo... todo cuadra.

    Determinado, alzó la cabeza y recolocó sus gafas, serio.

    —Investigaré al respecto, lo prometo. Vosotros... haced todo lo posible por cambiar el destino, por favor. Habéis... habéis visto lo que ha sucedido. No queremos que eso suceda en vuestro futuro. Aún podéis cambiarlo todo, ¿sí? ¡Aún podéis lograrlo!

    Y, entonces, para sorpresa de todos, una voz se alzó.

    —... lo haremos —dijo Irvine, decidido. Sus ojos seguían cansados, mostrando su palpable dolor. Pero, con todo, también se mostraron decididos—. Cambiaremos el futuro. Esa maldita loca... no ganará las elecciones mientras yo esté presente. Lo juro.

    La determinación de Irvine provocó una sonrisa de parte del Lucas del futuro. Tras eso, volvió a dirigirse a su versión pasada.

    —Recuerda lo que te dije, Lucas. Tienes... que conocer a Kuima, Shale y Blaw. Los necesitamos, o quién sabe cómo se alterarán las cosas. Sin ellos, todo será aún peor, si es que eso es posible. Ve al Laboratorio de Abeto, y asegúrate de conocerles. Son... —se giró a mirarles, y les sonrió— unos aliados fantásticos. Los mejores que podíamos desear.

    El viento sopló, en mitad del desolado campo en el que se encontraban.

    —Conocen la ubicación del refugio de Témpera; ese lugar ya no es seguro. Pero... tranquilos, tenemos la ayuda de los militares de Hoenn y de Sinnoh. Con ellos, lograremos trasladar al último de nuestros refugios a todo el mundo. Veremos cómo nos las apañamos, no os preocupéis —y suspiró, apartando la mirada.

    >> ¿Sabes? Algo de lo que dijo el enmascarado me tiene... pensativo. Dijo que, si cambiáis el pasado, nosotros no existiremos. Nos comparó con... Mike y Melanie. A veces los recuerdo, y me siento... algo culpable por la decisión que tomé. Por la decisión de borrar todos sus mundos. Pero... consideramos que fue la decisión correcta, ¿no? Lo que mantendría el equilibrio. Un bien mayor, supongo. Me pregunto si... nosotros correremos la misma suerte. Si, al cambiar el futuro, nosotros, tal y como somos ahora, desapareceremos.

    Los holders del futuro quedaron meditativos por un momento ante aquellas palabras. Pero Lucas tomó aire, y esbozó una de sus mejores sonrisas. Aún con el dolor, pudo sonreír.

    —¡No os preocupéis por eso, en cualquier caso! ¿Sabéis? Ese tipo dijo otra cosa muy real: y es que seguiremos existiendo en los recuerdos de quienes siguen aquí. Mientras nos recordéis, no desaparecermos nunca por completo. Igual que no lo harán Mike y Melanie. E igual... que Nikolah, Alpha, Ian y los demás nunca se irán del todo. Siempre estarán con nosotros.

    Fue entonces cuando Lucas, tras girarse, miró a Tyranitar, y le dedicó un gesto que el pokémon supo interpretar. Caminó hacia delante, lentamente.

    —... Lucas. Quiero que te lleves a Tyranitar. Que vayas con él al presente. Que sirva... de conexión entre nuestros mundos. ¿Quién sabe? Si lográis cambiar el futuro y Tyranitar está de vuestro lado, tal vez él no desaparezca. Tal vez esa paradoja nos mantenga vivos, de alguna forma, ¿no? Tyranitar... ha sido un gran compañero. Quiero lo mejor para él, y... sé que tú se lo darás. Cuida bien de él, Lucas. Y cuidaos todos.

    Así, los holders, aún alicaídos, pudieron mostrar unas débiles sonrisas, despidiéndose de sus versiones futuras y compañeros.

    Había habido pérdidas. Quizá demasiadas. Pero... aún podían cambiarlo. Aún podían construir un futuro mejor, volviendo al presente. Un futuro donde todos fuesen felices. Y, como Lucas dijo, quizá cuando el futuro cambie, ellos no existan más, pero... sea como fuere, parte de ellos siempre existirá.

    De ellos y de todos los que dieron sus vidas.


    Fin de la actividad.
    Lucas obtiene a Tyranitar.
    Todos ganáis puntos; haré el conteo en el tema "Actividades y Torneos"
    .
    De momento, podéis rolear aquí las impresiones, reacciones, etc. Mañana, probablemente, postee en la Escuela Pokémon, de vuelta al presente, y ya, a partir de ahí, seríais libres de nuevo... hasta la próxima parte de esta trama.
     
    • Sad Sad x 6
    • Ganador Ganador x 1
  20.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    El sacrificio de Alpha. Los cuerpos inertes de Hubert y de Espeon. Las muertes de nuestros amigos. De Melissa. De Nikolah. El caos. Los escombros. El olor a sangre.

    Las últimas palabras de Haku.

    No supe cuánto tiempo pasó hasta que volví en mí. Segundos, quizá minutos. Una enorme laguna mental producto del shock en el que me encontraba evitó que ciertas imágenes se guardasen en mi retina. Fueron las nauseas que inundaron mi cuerpo al llegar al refugio las que hicieron que recuperase el brillo en mis ojos, enrojecidos e hinchados por las lágrimas que no cesaban. De repente el paisaje que veía a mi alrededor se sentía lejano, distante, y las voces de nuestras versiones del futuro resonaban en mi cabeza como en un eco extraño.

    Sus gritos, sus sollozos, sus súplicas. Me abracé a mí misma, intentando contener inútilmente el terrible temblor de mi cuerpo a medida que contemplaba los restos de lo que alguna vez fue ciudad Lienzo. Los cuerpos de inocentes, inertes, calcinados. Sentí que acabaría ahogándome entre mis propias lágrimas, que mi corazón destrozado no podría aguantar más desgracias, más sufrimiento. Ya había sido suficiente. Pero la figura de un enorme pokémon hizo que alzase la mirada con dificultad, y contuve la respiración al reconocer ambas figuras, heridas de muerte y en sus últimos momentos de vida.

    Di un rápido paso al frente, inconsciente, pero los chicos del futuro se adelantaron con suma eficacia, dispuestos a atender sus heridas. Algo me retenía allí, incapaz de moverme, y me mantuve como una espectadora inútil, viendo cómo Ian luchaba por sobrevivir después de traer sanos y salvos a nuestros pokémon.

    Incliné mi cuerpo, ocultando mi rostro con ambas manos, incapaz de seguir mirando.

    —¡Ya basta! —exclamé, rasgando mi garganta en el proceso. No quería oír. No quería ver cómo vi yo del futuro le mentía a los ojos, cómo la vida del chico se apagaba sin ser capaces de evitarlo. Otra vez. Retrocedí sin tener control sobre mi cuerpo, chocando con el cuerpo magullado de Slaking. Aparté las manos de mi rostro, descompuesto en una mueca de profunda tristeza, y el pokémon me rodeó con sus brazos sin pensarlo, impropio de él. Acabé rindiéndome al llanto y a los gritos incesantes que escapaban de mi garganta, cargados de dolor—. ¡Ya basta! ¡Ya basta! ¡Ha sido suficiente!

    Gyarados y Luxray se miraron, alicaídos, y me rodearon en aquel abrazo en busca de darme algo de calor y de apoyo. ¿Qué habíamos hecho para merecer tanto sufrimiento? ¿Por qué? ¿Por qué no podíamos tener al fin la vida que siempre habíamos querido? Habíamos logrado cambiar nuestro destino y, aún así, el futuro que nos aguardaba era horrendo. Aún quedaba tanto por hacer que me sentía aterrorizada, agotada.

    No podíamos permitir un futuro como ese.

    Fui icapaz de mediar palabra alguna durante la despedida. A pesar de que nuestras versiones futuras nos animaban a cambiar el futuro, ello implicaba su propia desaparición, como alguna vez les sucedió a Mike, Melanie y a todas aquellas personas de sus otras realidades. Pero ellos... ellos estaban bien con eso. Solo deseaban lo mejor para nosotros, para el futuro. Alcé la mirada hacia Liza, alicaída, y susurré un escueto "Gracias" tan solo con los labios. Un gracias que encerraba mucho más significado que un simple agradecimiento por su ayuda.

    Era una promesa; me estaba pasando a mí misma el relevo. Y sabía que, cuando estuviese preparada para ello, regresaría allí dispuesta a cambiar el futuro.

    Pero aún era pronto para ello. Lo sabía bien.
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Sad Sad x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso