One-shot de Naruto - Fuerza de voluntad.

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Saya Tyrs, 15 Febrero 2009.

  1.  
    Saya Tyrs

    Saya Tyrs Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Febrero 2008
    Mensajes:
    243
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fuerza de voluntad.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1355
    Fuerza de voluntad.

    Estaba originalmente escrito para un concurso que no se pudo realizar por falta de participantes, pero me han dado permiso de publicarlo. Espero que no me maten:

    Disclaimer: Naruto no me pertenece.

    Fuerza de voluntad.

    Intentó reaccionar pero ya era demasiado tarde.

    El círculo se formó por el suelo y Hidan comenzó el ritual. Con una sonrisa sádica el seguidor de Jashin bebió la sangre de su víctima, con tortuosa lentitud, guió su guadaña y atravesó su brazo derecho; el grito ensordecedor de un shinobi envolvió el ambiente que empezaba a inundarse de un fétido olor a muerte.

    — ¡Gai-sensei! —gritó Lee aterrorizado. No había posible escapatoria, ni siquiera encontraba forma de acudir en auxilio de su mentor—, ¡¿Qué le has hecho a mi sensei?

    La sonrisa que recorrió los labios de su oponente causó que un escalofrío recorriera su espina dorsal, estaba tan absorto en sus pensamientos que no reparó en el momento en el cual Kakuzu invocó a sus corazones.

    —Si te distraes salvando a tu patético mentor pagarás con tu propia vida —comentó Hidan con cierta burla—, descuida, él tiene el honor de ser sacrificado a Jashin-sama.

    — ¡Hidan! —le reprendió su compañero—, no te distraigas. Recuerda perfectamente lo que sucedió cuando subestimamos a los shinobis de Konoha.

    No sin cierto desdén, acató la orden de su compañero. Con lentitud y recelo se hundió una mortífera kodachi en el estómago, disfrutando a cada segundo la agonía de Maito.

    — ¡Déjalo en paz! —gritó la bestia verde— ¡Gai sensei! —con una velocidad cegadora se lanzó contra Hidan, pero en un brusco movimiento, Kakuzu expuso sus corazones y se interpuso.

    —Te recuerdo que tu oponente soy yo —dijo con parsimonia—, sólo entréganos al sujeto que debes escoltar.

    Los ojos de Lee se abrieron desmesuradamente, la misión que les fue encomendada era de clase “A” y Tsunade estaba lo suficientemente segura de que no habrían percances durante el proceso. ¡Por qué demonios no calculó esto en sus planes!
    Sus palabras habían sido bastante claras:

    >Estaba muy feliz. Tsunade le había pedido acudir a su despacho a las ocho de la mañana, inclusive se había despertado seis horas antes para estar puntual… ¡La llama de la juventud debía estar ardiendo para ese momento! Se alistó de inmediato y salió corriendo al despacho de la Hokage.

    — ¡Tsunade-sama! —entró gritando a su despacho. Eran cinco minutos antes de la hora, eso seguramente le traería créditos en su eficiencia.

    La mujer simplemente dio un sorbo a su vaso de sake, no se molestó si quiera en mirarlo. Sus manos acariciaron suavemente sus mechones rubios y asintió, ante eso, Lee la miró confuso; no entendía su actitud, normalmente le hubiera contestado con un golpe o algo parecido al entrar tan intempestivamente a su habitación. El silencio se hizo presente, la tranquilidad de la atmósfera era perfecta, Lee no contaba con lo que ocurriría después.
    En un brusco movimiento la puerta se abrió mostrando dos figuras desiguales:

    — ¡Tsunade-sama! —dijo una voz masculina. Ante ese sonido, Lee observó la entrada con ilusión— ¡He completado la difícil misión de escoltar a este hombre!

    El sonido de un golpe quebró el ambiente. Los cabellos dorados de la Hokage se mecieron estrepitosamente ante su velocidad, en pocos minutos Gai yacía tendido sobre el suelo.

    — ¡No lo publiques! —contestó molesta—, Lee ven aquí. Espero que ambos guarden la mayor discreción posible.

    Asintieron de inmediato, el corazón les palpitaba a mil por hora y el anhelo de encontrar una respuesta rápidamente se fortalecía. La Hokage regresó a su lugar y realizó una señal para que el tercer hombre se acercara, ella mientras tanto buscó entre los cajones un sobre color pasto con el sello de la aldea de la hierba.
    Los miró nuevamente, la chispa de la indecisión iluminó sus ojos color miel, dudaba por algún motivo en especial y eso a Lee, le daba mala espina. No era normal en un Hokage, no, era imposible que Tsunade dudara al momento de signar una misión.

    —Él es el embajador de la hierba, Toshiro Nagakawa —dijo con pesar—. No tengo mucho tiempo para detallarla, su misión es escoltarlo con seguridad a su aldea.

    No dijo nada más.

    Silenciosamente salieron de su despacho, lo que les esperaba era completamente diferente a sus cálculos…<

    Lee miró con furia a Kakuzu, no comprendía del todo sus intenciones. Con una agilidad sorprendente, se colocó frente a su protegido; buscó precipitadamente entre sus armas y empuñando un kunai encaró al akatsuki.

    — ¿Por qué quieres a Toshiro-sama? —sus dedos se crisparon con fiereza en el arma. No creía ser capaz de de ganar, pero por lo menos su sacrificio sería lo suficientemente grande como para salvar a su sensei y al embajador.

    Actuaría rápido, no le llevaría más de cinco segundos esquivar a Kakuzu y atacar a Hidan para liberar a Gai y que ellos emprendieran la huida… era pan comido, sí, pan comido que le costaría la vida.

    — ¿No lo sabes? —preguntó con sorna—, su cabeza cuesta doce millones de yenes. No puedo desperdiciar semejante oportunidad.

    No se dijo nada más.

    Rápidamente Kakuzu liberó sus corazones, con una ligera risa de satisfacción realizó su ataque:

    — ¡Raiton: Gian! —gritó, y un rayo de chackra comprimido salió de la boca de una de las máscaras. Tan letal como su nombre, avanzó hacia el Chunnin. Lee reaccionó lo más rápido posible viéndose forzado a abrir una de las ocho puertas corporales e incrementando considerablemente su velocidad. Justo a tiempo.

    Corrió de forma vertiginosa, sus pies se clavaban en el suelo y Kakuzu se preparó para su nuevo ataque. Lee no lo dejaría.

    No podía perder, no mientras su sensei agonizaba en manos de Hidan.

    Podían romperle el cuello y cortarle las piernas, eso no le importaba. Si su sensei vivía con su sacrificio… ¿Qué más daba perecer en esa misión?

    La respuesta era simple… No le importaba.


    Notas finales: He aquí la historia, no me gustó mucho pero espero ser considerada. La acción y la puntuación no son mi fuerte.
     
  2.  
    Baldur Prime

    Baldur Prime Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    20 Enero 2005
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritor
    Re: Fuerza de voluntad.

    es una buena historia
    me gusto mucho, me da mucha pena lo que paso tanto Gai-sensei como Lee
    espero que pueda hacer algo para salvarlo
    gracias por el fic Saya-chan
    n_n
     
Cargando...
Similar Threads - voluntad
  1. Rahzel
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    366
  2. Kiros Lionheart
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    561

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso