1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

One-shot de Inuyasha - Final [Kikyou]

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Kikuz-sama, 10 Agosto 2012.

  1.  
    Kikuz-sama

    Kikuz-sama Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    655
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Final [Kikyou]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1287
    Creó que los numerosos ataques que este fabuloso personaje recibe, es porque es uno de los más reales que tiene el anime, en comparación de Kagome, Kikyo ha sufrido, representa todas las ilusiones rotas y a veces que los finales felices no existen. Por ello pienso que con frecuencia se olvida de que ella fue la primera víctima de Naraku y que NO es la zorra que todos pintan. Si no fuese porque el titiritero se interpuso entre Inuyasha y ella, ellos hubiesen tenido un final muy feliz. Sólo en contadas ocasiones me he atrevido a entrar en los pensamientos de esta sacerdotisa pero por ser, en mi opinión, un personaje bastante complejo, no he podido capturar la esencia de lo que ella es; por ello espero que les gusté este One-shot donde intente reflejar lo que ella experimento en sus últimos minutos.



    FINAL

    Una sacerdotisa caminaba con gran esfuerzo rumbo a la aldea que protegía, su cuerpo se encontraba dañado por una grave herida pero su corazón se hallaba destrozado por la traición que está representaba. Kikyo hizo una mueca de dolor y con paso lento e inseguro siguió su camino; debía llegar a la aldea y evitar las muertes que se avecinaban a causa de su error.

    Fue apoyándose en los arboles dejando en estos y detrás suyo un sendero de sangre. Sus fuerzas casi se agotaban pero no podía ni debía detenerse, él no lo había hecho, Inuyasha fue tan malévolo y tan ruin que no le importó usarla, con tal de conseguir aquello que desde el principio codició, la Shikon no Tama.

    ¿Cómo había podido ser tan estúpida para confiar en aquel hibrido? Creyó ver algo especial en ese hanyou, una semejanza entre ellos que la obligaba a detenerse antes de asesinarlo. Él no tenía un lugar ni con los humanos ni con los youkais y Kikyo de cierta forma, tampoco; era humana pero al mismo tiempo no podía serlo y estaba obligada a aparentar ser algo más.

    Pero cuando estaba en compañía de Inuyasha simplemente era ella y en aquel momento dolía de una forma inverosímil saber aquello. Kikyo confió en él, incluso en contra de todo lo que le gritaba su sentido común, la chica eligió creer que ese hibrido era bueno…

    Un dolor diferente al físico la recorrió, ¿Por qué decidió Inuyasha traicionarla?, ¿Acaso su deseo de ser humano había sido sólo una mentira? Una parte de Kikyo, una muy minúscula, aún creía en ese hanyou y que toda aquella situación de pesadilla tenía una explicación, sin embargo no existía una aparente explicación para contradecir los hechos. Él la citó para atacarla y luego robarle la perla; para satisfacer su codicia, simplemente la usó.

    La chica nunca había sentido tal dolor ni tampoco había deseado con tan ferviente anhelo llorar, pero no lo haría, no dejaría que una vez más sus emociones humanas la debilitaran. Siguió andando y pronto llegó a las afueras de la aldea, debía llegar al templo…

    Hasta sus oídos llegó el sonido de una explosión y utilizando las últimas fuerzas que le quedaban, corrió hacia la fuente del alboroto. Entre todo el humo y las llamaradas logró distinguir ese traje rojo tan amado y ahora tan odiado; los aldeanos inútilmente trataron de detenerlo y con aquella acción le dieron un poco más de tiempo. Tomó el arco y la flecha; tensó la cuerda, se colocó frente al árbol de las épocas y esperó.

    Segundos después él causante de todo aquel caos apareció.

    –¡Inuyasha!

    El hanyou giró la cabeza en su dirección y por una fracción de segundo sus ojos se cruzaron con los de Kikyo; una nueva oleada de dolor la recorrió y sintió que su corazón era consumido por las llamas del rencor. Su deber como sacerdotisa era asesinarlo por ser una amenaza, por codiciar para propósitos oscuros la perla pero ella ya no era sólo una figura sagrada, ahora también era una mujer enamorada que había sido traicionada. Se mentiría a si misma si se decía que lo destruía sólo por ser lo correcto, ella deseaba que pagara por haberla engañado, por haberla usado…

    <<Yo confiaba en ti, ¿Por qué me traicionaste?>> Pensó dolida la chica.

    No titubeó al dejar ir la flecha y esta se clavó en el pecho del hibrido; Inuyasha quedó atrapado entre la saeta y el árbol de las épocas.

    –Kikyo… –Tras proferir esta última palabra él cerró los ojos y cayó en un profundo sueño.

    La sacerdotisa se acercó con dificultad al lugar y miró fijamente el cuerpo inerte de Inuyasha, observó su tranquilo rostro con tristeza y se agachó para coger la perla; en el último momento, antes de lanzar la flecha no se pudo obligar a destruirlo pues aunque las palabras de él hayan sido falacias, los sentimientos de Kikyo eran sinceros, ella de verdad lo amaba y le dolía la situación en la que ahora se encontraba.

    ¿Cómo la felicidad del día anterior se evaporó y había dejado a su paso únicamente dolor y desolación?

    Su cuerpo perdió las fuerzas que la impulsaron hacía la aldea y cayó de rodillas; escuchó como la gente del lugar se reunía a su alrededor y observó que junto a ella se arrodillaba Kaede, su pequeña hermana. La miró y sintió pena, una tan profunda que hizo que por un momento no pudiera moverse, en el fondo de su ser ella sabía que de un momento a otro moriría.

    Cerró la mano con fuerza sobre la Shikon no Tama, no podía dejar que nadie más sufriera por causa de la codicia que esta joya despertaba.

    –Kaede, quiero que quemes la perla junto con mi cuerpo.

    Miró la perla por última vez y pensó que ella era la culpable de todo; si a Kikyo no le hubiesen pedido ser la guardiana de la joya, no habría conocido a ese hibrido y ahora no estaría a punto de morir… pero debía reconocer que si aquello no hubiese pasado nunca se habría enamorado.

    A pesar de que ahora sufría lo inimaginable, no se arrepentía de nada, aunque en ese preciso momento odiaba intensamente a Inuyasha, una pequeña parte de ella aún lo amaba y lo haría por toda la eternidad.

    El cuerpo de Kikyo fue sacudido una última vez por un fuerte temblor y cayó sin vida al frío suelo.


     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Artemisa

    Artemisa Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    12 Marzo 2008
    Mensajes:
    888
    Pluma de
    Escritora
    En verdad, este escrito nos transporta hacia el triste primer final de la sacerdotisa muerta. Todo por causa del destino, pero trágico al fin.

    Lejos de ser una obra alterna a la original, me alegra que hayas tomado un momento real en la historia de InuYasha y lo hayas expresado desde el punto de vista de Kikyô, adentrándonos más así a los sentimientos de este personaje. Creo que muestras ambas partes de su personalidad: la rencorosa, que siempre estará llena de odio, y la de una mujer cualquiera, soñadora, enamorada.

    Pocas fallas, normalmente sobre puntuación. Aun así, muy buen texto.

    Saludos. <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me agradó, no fue algo impactante que me hiciera pensar más en la situación de la joven, sino pasearme por lo que yo sé de ella. Eso mismo, ahora no es humana, sus sentimientos lo son, sus deseos y anhelos lo son pero no puede permitírselo. Lo curioso es que, incluso viva no se los podía permitir, no debía de hacerlo, pero quería hacerlo.

    No creo que haya sido exactamente Urasue la que la “maldijo”, aparte de que sí lo haya hecho. Sino que fue un impulso para Kikyô dejarse llevar como una humana normal, sólo eso.

    Me ha agradado ciertamente. Vi acentos en pasado faltantes, generalmente acentuados en la última vocal: saludó, susurró, suspiró; están las palabras echo/hecho. Echo se refiere a botar algo, lanzar, arrojar. Hecho viene del verbo hacer. De una realidad, algo que pasó, ¿me explico?

    Saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - [Kikyou]
  1. Lexa
    Respuestas:
    7
    Vistas:
    1,328
  2. rhapsodic
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    472
  3. rhapsodic
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    445
  4. Clhoe
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    458

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso