One-shot Femenina (IchiRuki)

Tema en 'Bleach' iniciado por Kristall Blauw, 9 Noviembre 2013.

  1.  
    Kristall Blauw

    Kristall Blauw Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    13 Julio 2013
    Mensajes:
    58
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Femenina (IchiRuki)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1510
    Descargo de Responsabilidad: Bleach pertenece a Kubo Tite. Fanfiction escrito sin fines lucrativos.

    Advertencias: Fanfic está situado en algún punto indefinido después de que Aizen muere.

    FEMENINA

    Capítulo Único

    Rubor, delineador, maquillaje, tacones, moños, faldas y colores chillones son cosas que no emocionaban a Rukia demasiado. No era tanto que no la emocionaran en realidad, sino que más bien la repelían. Ella no era una joven (o anciana, depende del punto de vista de sus conocidos) muy femenina, aunque tampoco era como si fuera una especie de niña-niño, tampoco llegaba a tal extremo. Ella sabía eso y definitivamente era una de esas cosas que no lograban quitarle el sueño. "¿Para qué preocuparse?" pensaba las pocas veces que razonaba el tema. "No es que le afecte a nadie".

    Mas un día todo cambió.

    Kuchiki Rukia se convirtió oficialmente en la novia de Ichigo Kurosaki, pero ese no fue el factor desencadenante a su situación. ¡No! El motivo era tan simple que la avergonzaba. Éste había nacido de la observación y ni siquiera era que había visto algo nuevo o que no estuviera allí; de hecho, sólo fue que le había prestado atención a Inoue.

    Sí, a Inoue. La siempre torpe y linda Inoue.

    Ella usaba bonitos y femeninos atuendos, encaje incluido en ciertas ocasiones. Tenía sus orquillas (aditamento femenino), una dulce sonrisa, buenos modales, no golpeaba a los demás (a menos que fuera estrictamente necesario) y tampoco los ofendía, además, desde hace no mucho tiempo, utilizaba tacones, collares, pulseras y una ligera capa de maquillaje que la hacía ver más jovial, guapa y radiante. Todo eso la hacía un gran ejemplar de la especie femenina sin contar con los enormes atributos que la naturaleza le había entregado.

    Habiendo enlistado todo eso, la shinigami de la decimotercera división se observó a sí misma: sandalias bajas, vestido de preadolescente... cuerpo de preadolescente y sin ningún peinado en especial, sólo la forma natural de su cabello. Al darse cuenta de esto, se sientió un poco pequeña a comparación de su amiga la de los grandes pechos, a la que seguían hombres por doquier.

    "Menos Ichigo" le susurró una pequeña vocecita al fondo de su cabeza, pero ella no alcanzó a escucharla.

    —Tal vez debería cambiar —dijo para nadie en especial, con la mirada en el horizonte y la boca torcida, pensando inconscientemente en su novio.

    Rukia revisó sus bolsillos y contó mentalmente sus ahorros; tal vez podría hacer alguna clase de milagro con ellos.

    OoOoOoOoOoO

    Ichigo llegó cansado de su trabajo. Más que cansado estaba harto. Su jefa estaba más molesta de lo normal y esa no era una cosa bonita de presenciar, menos cuando tú eres el objeto preferido para desahogar su mal humor.

    "Vieja menopáusica".

    Se dirigió a su cuarto, evadiendo a su padre e ignorando a sus hermanas, con toda la intención de tirarse sobre su cama y no despertar hasta el día siguiente. O el que siguiera de ése. Pero había un problema en su plan maestro: la puerta estaba cerrada.

    —¡Abre la puta puerta, Rukia! —gritó, a sabiendas de que la shinigami era lo única persona que se atrevería a hacer tal cosa.

    Ruidos de alguien corriendo alrededor de la habitación guardando y escondiendo cosas fue lo que escuchó y contando hasta 10, Kurosaki se obligó a no liberar toda su frustración laboral con la enana. Ella no tenía culpa de los desplantes de su jefa.

    Cinco minutos después, la puerta se abrió.

    —Disculpa por hacerte esperar —dijo Rukia con voz suave y dulce. Repito: suave y dulce, no chillona.

    La mandíbula del shinigami sustituto descendió hasta los infiernos.

    Había algo mal allí y no estaba hablando de la aparentemente invisible nube de perfume rosa que inundaba su habitación ni mucho menos del recién adquirido sentido de la educación de su novia para con él. No, no era eso. Lo que estaba jodidamente mal allí era el aspecto de Rukia (lo otro sólo estaba mucho muy mal), la cual estaba embutida un vestido rosa con mucho encaje, unas medias café, zapatos de tacón alto rojos, con una capa de maquillaje (muy bien puesto para ser su primera vez utilizándolo) cubriéndole la cara y el cabello amarrado en un moño casual.

    —¿Qué coño te ha pasado?

    Los profundos ojos azules de Rukia se ampliaron por un segundo para luego recuperar su tamaño habitual. Ella sabía que la primera nueva impresión traería muchas preguntas y desconciertos, así que se contuvo para evitar soltar todos los improperios que pasaban por su cabeza. Además de que no pegaban nada con su nueva imagen.

    —Nada que lamentar —respondió simplemente con los ojos fijos en él.

    La pareja se vio el uno al otro durante unos instantes y el pelinaranja se lamentó por tener que lidiar con semejante situación cuando sólo quería descansar.

    —Quítate eso. Asusta.

    Otro silencio se formó. Los ojos azules de la dueña de Sode no Shirayuki brillaron con intensidad. Cualquiera creería que estaba al borde del llanto, pero conociéndola como la conocía, Ichigo sabía que sus ojos sólo mostraban toda su rabia contenida.

    —Puedes entrar en tu habitación —habló de nuevo con voz suave y dulce, como si el hombre frente a ella jamás hubiera dicho nada que la ofendiera—. Traté de no desacomodar nada.

    Rukia estuvo a punto de pasar de largo, pero Ichigo la tomó con violencia de los hombros y la miró con el ceño más fruncido que nunca, a punto de darle una reprimenda.

    —Ichigo habló Rukia—, me lastimas —y esa fue la gota que derramó el vaso. ¡Rukia quejándose de que la lastimaba! Dios, se escuchaba como el estereotipo de mujer indefensa que venden en las novelas baratas de los puestos de revistas.

    Fuera de su pensamiento racional, el pelinaranja jaló a la shinigami del brazo y la arrojó violentamente sobre su cama (sí, más violencia), acto seguido tomó una toalla que estaba sobre el respaldo de una silla, mojándola con un poco del agua que tenía en la jarra sobre su escritorio y con todas sus fuerzas lavó el rostro a la chica. No logró por completo su cometido, pero lo poco que hizo bastó para que una muy molesta Rukia Kuchiki le asestara un puñetazo con toda su fuerza en el abdomen.

    Doblándose de dolor, Ichigo soltó la toalla, pero la cosa no acabó allí. Su novia, con la dignidad muy en alto, le dio tremendo patadón en la cara que lo tiró al suelo y, terminando de explotar, la shinigami gritó:

    —¡¿Pero qué coño te pasa por la cabeza, arremedo de imbécil?!

    Como respuesta, la mujer obtuvo balbuceos y quejas incoherentes de una masa naranja y agonizante en el suelo. Eso sólo atizó más los ánimos de la muchacha. Agachándose hasta quedar a la altura del pelos de zanahoria, le levantó la cabeza y le miró fulminantemente.

    Ichigo rió.

    Sintiéndose más ofendida que antes, Rukia lo soltó y se enderezó con toda la intención de saltar sobre él y romperle un par de costillas en el proceso, mas entre el pensarlo y hacerlo se topó con su rostro en el espejo. Se veía patética. El delineador medio corrido de un ojo hacia parecer que era una mujer golpeada, la mejilla derecha embarrada de rubor y el labial le llegaba hasta la nariz. Con razón Ichigo se había reído.

    Aprovechando el momento de distracción, Kurosaki se levantó de su agonizante posición en el suelo y se tiró, derrotado, sobre la cama. Ambos jóvenes esperaron a que los ánimos terminaran de calmarse unos minutos. No quería seguir peleando.

    Después, Kuchiki tomó la toalla que yacía relegada en el suelo y terminó lo que su novio empezó, deshaciéndose de los restos de su ahora avergonzante maquillaje. Respiró profundo y acomodó el tirante izquierdo de su vestido, que se había caído en medio de su pelea, todo para enfrentar al salvador de la Soul Society y el mundo en general.

    En uno de eso impulsos de ternura que la pareja poseía, Ichigo tomó la mano de su novia, aún tirado en la cama, y la jaló hacia él.

    —¿Por qué? —preguntó y Rukia no necesitó alguna otra explicación para saber a qué se refería.

    —Inoue es muy linda —empezó apenada su explicación, siempre mirando al suelo—. Quería... no sé, parecerme a ella —pausó. Era evidente para ambos que la cosa no terminaba allí—. Supongo que también quería gustarte más.

    —Tonta —dijo Ichigo con voz queda—. Nosotros estamos juntos por cómo somos, no para cambiarnos el uno al otro. Además, ¿quién te dijo que me gustan las chicas así?

    Rukia levantó, por fin, el rostro llena de alegría y a punto de decir algo, sin embargo, lo que tenía planeado decir murió en su garganta. Ichigo la estaba besando y eso la emocionaba más que cualquier otra cosa en el mundo, aunque claro, jamás lo admitiría en voz alta.

    Última Edición: 09/11/2013

    PROHIBIDA la reproducción total o parcial de este escrito sin el consentimiento del autor.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Borealis Spiral

    Borealis Spiral Fanático Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    4 Mayo 2010
    Mensajes:
    1,222
    Pluma de
    Escritora
    Lo amé, me trajo recuerdos de cuabdo veía el anime. Jajaja, Ichigo tiene razón, tanto él como Rukia hacen una pareja excepcional, divertida y como mencionas, tierna en algunas ocasiones ppr el simple hecho de ser ellos. Además, Rukia es ruda, autosuficiente y todos la amamos por ello. En serio, excelente relato, gracias por compartirlo. Ortografía y narrativa impecables, gran trabajo ;) Te cuidas.

    Hasta otra.
     
  3.  
    Rimizuyu

    Rimizuyu Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Julio 2015
    Mensajes:
    1
    Me encantó, sobre todo tu redacción.
    Ichigo puede ser algo brusco, pero al final fue sincero con sus sentimientos.
    ¡Excelente one-shot!
     
  4.  
    Deathberry

    Deathberry Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    1 Mayo 2009
    Mensajes:
    25
    Pluma de
    Escritora
    Que puedo decir <3, ellos son tal para cual! y estoy deacuerdo contigo, a Ichigo no creo que le gusten las chicas con Orihime. Por eso Rukia esta hecha para él.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Azidahara Himelric

    Azidahara Himelric <3 <3 Felices fiestas. <3 <3

    Capricornio
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2011
    Mensajes:
    62
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    La verdad es que siento que es una pena que al final haya triunfado el IchiHime ya que en ellos no vi la química que sentí en Ichigo y Rukia. ¡Ambos estaban destinados a estar juntos! Y es que es cierto, un chico como Ichigo necesita a alguien sensata y con puño de hierro que le de sus buenos "estate quieto".
    Aún no puedo creer que de un capítulo para otro se haya declarado oficial el IchiHime pero bueno, yo seguiré siendo leal el IchiRuki y punto.

    En ellos noté mucha menos tensión, además de que al parecer Ichigo normalmente pensaba en Rukia cuando no estaba en la Sociedad de Almas y eso da esperanzas jaja.

    Tu fic me gustó mucho, honestamente siempre pensé que a Ichigo le gustaban más las mujeres que si bien, tenía que proteger, no las tenía que salvar todo el tiempo, creo que
    hasta se sentía orgulloso de Rukia por su valor y fuerza. Quizás esa es la belleza que él siempre admiró.
    Aunque claro, como dije, la última palabra la tuvo Kubo-san. ¬_¬
     
  6.  
    rhapsodic

    rhapsodic Adicto Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,238
    Pluma de
    Escritor
    QUÉ HIJO DE FRUTA JAJAJAJAJ.

    Me morí de la risa durante todo el escrito porque en serio, tenías a Ichigo en personaje, totalmente. Todas las atrocidades que le dijo a Rukia, es él al 100%. Pero no puedo culpar su actitud ni su miedo porque ¿Rukia con maquillaje? suena alarmante, en definitiva. Rukia tratando de cambiar su usual 'hablo, visto y actúo como macho' por tacones y ropa femenina y una actitud sumisa.

    Pobrecito Ichigo, yo también me habría quedado pasmada.

    Y CONCHALE, Ichigo en realidad no parece el tipo de chamo al que le gustarían las mujeres todas perfumadas y ajá, como Inoue. Rukia es ideal para él.

    Me gustó muchísimo.
     
Cargando...
Similar Threads - Femenina (IchiRuki)
  1. Kristall Blauw
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    1,062
  2. Kristall Blauw
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    974
  3. Misaki Misa Kuchiki
    Respuestas:
    5
    Vistas:
    3,876
  4. MAYUCHIHA
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    787

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso