Historia larga Extrañas criaturas.

Tema en 'Novelas' iniciado por Miss Zaiko, 1 Mayo 2019.

  1.  
    Miss Zaiko

    Miss Zaiko Tal vez algún día terminé lo que empecé.

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Mayo 2019
    Mensajes:
    1
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Extrañas criaturas.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1661
    Capitulo I [reescrito]

    Una extraña sensación la envuelve. Ella se siente flotar casi como la corriente de agua que te transporta hacia lo más profundo de un abismo junto a unas sensaciones, una de ella es la paz, una tan inmensa sensación de alivio comienza desde la punta de los dedos de sus pies hasta su cabeza y llega a cada uno de sus cabellos. Es raro para ella al parecer está muerta, no recuerda, pero simplemente lo sabe, en su confundida mente existen vagos recuerdos pero puede que no sean del todo ciertos, no sabe si aquellos recuerdos son reales o falsos, no logra recordar mucho de su anterior vida y menos su propio nombre. No logra sentir nada, no hay dolor, ni siquiera tristeza y menos la ira, ahora todo es blanco y puro. Es extraño, lo único que escucha son murmullos tal vez de su propia mente confundida y después comenzaron risas, luego gritos y finalmente una profunda nada. Un aroma metálico, pero llamativo y seductor que la llama. en el aire algo que le despierta un extraño sentimiento y le hace desear despertar de su muerte. Primero no había nada y ahora un horrible dolor había comenzado a sentir en todo su cuerpo, esa nueva sensación junta la de un deseo de alimentarse sé cruzaban. Poco a poco abrió sus ojos pero no podía ver nada, excepto sombras difusas y manchas. Aquel lugar era un bosque, el olor de los árboles y los troncos junto a algunas flores lo confirmaban, manchas difusas aparecen en su nula visión, no logra ver con claridad pero su olfato le guía.
    «No puedo ver. Estoy ciega» pensó.

    Intento hablar pero solo un sonido grave como el de un gruñido animal salió por su garganta, su estómago gruño por alimento, intento pararse pero sus piernas no lograron hacerlo, estaban débiles y adoloridas, casi cómo si hubiera corrido un maratón hasta no poder más, sé dio cuenta de no llevaba zapatos, tenía sus pies descalzos que se congelaban.
    Un crujido se escuchó a lo lejos el de una ramita quebrándose y un recuerdo fugaz comenzó a formarse. Alguien, corría tal era ella o alguien más, los pasos eran apresurados chocando con las ramas de los arbustos el sonido de las telas desgarrándose, y algo que comenzaba a crujir, otros pasos más furiosos, un grito de dolor y luego nada.
    « ¿Dónde estoy, quién soy? » se preguntó a sí misma como si ella pudiera responder sus preguntas, aunque sabía que eso era inútil, su mente estaba en blanco y unos cuantos recuerdos borrosos comenzaban a formarse, no estaba segura si eran reales o si su propia mente jugaba con ella.
    ¡Corre, corre, o no sobrevivirás! Una vaga voz en su mente voz decía.
    Aún su visita no parecía aclarar, sus demás sentidos parecía más vivos. A lo lejos podía escuchar un arroyo y el agua golpeando las rocas, volvió a intentar levantarse aunque no podía ver mucho, sus piernas poco a poco lograban recobra su fuerza, apoyo su brazo en algo que podía sentir como el tronco de un árbol, podía sentir el aspecto rugoso y la textura de la madera vieja, al igual que el aroma del bosque, las flores y su dulce aroma, y allí estaba aquel aroma metálico, entonces se dio cuenta que se singular aroma que le había despertado una extraña emoción.
    Su otra mano se mueve, es la misma textura singular al igual que familiar del la corteza del árbol, avanza ya no hay más estructura del árbol, ahora sus pies dan unos pequeños empujones para lograr levantarse y avanzar, uno de sus pies descalzos toco el suelo, y torpemente movía sus dedos, sus miembros se desentumecían lentamente con una pequeña ráfaga de alivio. Soltó un suspiro, dio un paso casi como un siervo que aprende a caminar con torpeza, aun así lo vuelve a intentar una y otra vez, hasta que sus piernas se fortalecen. Aun no logra ver mucho aquellas manchas se aclaran un poco pero no demasiado, casi al igual que un ciego toca todo lo que puede para avanzar, sus piernas chocan con algo ella se inclina para tocarlo, aunque no debería, pues podría hacerle daño, sin embargo no teme a eso, ya murió una vez, no le teme a volver hacerlo. Es filoso y de una contextura gruesa, grande con un olor a musgo. «Una piedra enorme», pensó, pero además del aroma fuerte a musgo había otro menos susceptible pero allí estaba; la sangre.
    Su garganta comenzaba a quemar y se resecaba con rapidez: trago saliva pensando que aliviaría el ardor pero eso irritaba su garganta. Soltó un gruñido desde el fondo casi como el de un animal salvaje, apretó los dientes que con fuerza sintió como sus dientes se apretaban y su mandíbula se tensaba, y sus manos se ponían en puños con fuerza. Había una emoción que ella no lograba entender pero conocía, el deseo.
    Ella deseaba consumir la sangre e ir hacia donde se encontraba aquel delicioso aroma, pero en otra parte de ella una nueva emoción se formaba la confusión y el desconcierto.
    «No, consumir la sangre no es normal, es inmoral y extraño» se dijo a sí misma.
    Aunque el aroma era fuerte para sus sentidos, casi como si la invitara a consumirlo, pero de pronto otro aroma le había llamado la atención uno muy atractivo, era a pinos con un delicioso aroma que no supo identificar e hizo que su mandíbula se relajara, y sus puños se debilitan, era casi familiar. Aun con la visión borrosa logro ver una silueta grande y se movía con rapidez entre los árboles y después aquel olor como había venido, se había ido.

    Sus piernas comenzaban a cansarse de tanto caminar, no sabía cuánto tiempo estaba caminado pero ya no podía más, y ahora menos que su estómago comenzaba a pedir algo de alimento. Ignoro el deseo de alimentarse, pues no tenía nada, después un aroma comenzaba a flotar, era fresco, jugoso y comenzaba a tener hambre de nuevo, siguió el olor tocando las cosas con una vieja rara que había encontrado en el bosque y lo estaba usando como un bastón. No era muy lejano pero realmente sus piernas no podían más, hizo unos cuantos intentos más pero cayo sin fuerzas.
    Soltó un gemido de cansancio, cerró los ojos y algo los hizo abrir de nuevo. Aquel aroma estaba de nuevo, esta vez más fuerte, casi como si estuviera una distancia cercana.
    «Ese olor, otra vez»


    La fragancia era más fuerte poco a poco. Ese aroma se acercaba y como la otra vez se fue. Otro olor más cerca le llamo su interés, aquel aroma que estaba buscando para alimentarse, cuando busco el bastón con sus manos derecha, algo choco. Era pequeño y redondo con un delicioso aroma que le hizo a salivar, lo acerco a su nariz y era una manzana.
    Solo consumir un par de manzanas no era mucho para saciar su hambre, quería más, algo más. Otro gruñido salió y su garganta comenzaba a volver a quemar y a secarse, entonces escucho algo caer a lado de ella, eso tenía un aroma a muerte y sangre.
    —Aliméntate—una voz grave dijo y un escalofrió corrió por su espina dorsal con temor.
    Ella movió su cabeza intentando buscar la voz, pero no lo encontró.
    Acerco su mano a lo que estaba a lado de ella, se sorprendió era blando y con piel, su aroma era interesante algo frutal pero con una pizca de canela y el olor de tierra y la sangre, eso erizo los débiles pelos en sus brazos. No supo por qué pero un instinto fuerte y casi animal se apodero de ella, abrió su boca, comenzó a salivar, soltó un gruñido salvaje y hundió sus dientes, algo desgarro era suave, era carne y el líquido metálico que la hizo gemir de placer.
    Cada mordida le daba una nueva sensación que no podía explicar, el sabor era como el olor pero con un toque metálico. Casi como un festival se movía en su boca, aquél sabor le fascinaba y le daba ganas de seguir devorando más.
    «Delicioso», pensó.

    Una corriente de energía llego a su ser, su hambre está saciándose. Hasta que su visón comenzaba aclarase, poco a poco comenzó a ver algo que la horrorizo y la hizo querer gritar.
    Aquélla imagen que sus ojos le daban con su nueva y clara visión era horrible. Una mujer, casi desmembrada, casi y sin piel y su rostro poco reconocible. Ella se alejó con miedo, se estaba devorando a una mujer. La sangre estaba escurriendo de su barbilla y su boca estaba manchada de sangre al igual que sus dientes, ella estaba asustada y se levantó con sus energías ya renovadas, corrió al bosque con miedo de lo que se había convertido ahora. Corrió rápido para adentrarse más al bosque que estaba obscuro y que la poca luz daba sus rayos de y día alcanzaban, en lo profundo del bosque.
    Un hermoso lago de aguas cristalinas estaba allí. Se detuvo y miro se acercó al agua, se miró. Su rostro pálido y con una cicatriz cocida en su mejilla que viajaba hasta sus labios rojos manchados de sangre, al igual que sus dientes ahora parecían una especie de colmillos afilados como el de los tiburones, tenía el rostro en forma de corazón con una gruesa cabellera obscura y desordenada, sus ojos verdes con un tinte rojizo como la misma sangre, estaba vestida con una sudadera de rayas rojas y negras larga con un pantalón negro roto que le llegaba hasta sus rodillas, no llevaba zapatos, estaba descalza, sus pies estaban sucios y maltratado. cayo de rodillas. Ella lloro no porque esta aterrorizada, sino porque le había gustado aquél sabor y deseaba volver a consumir. Las lágrimas saladas caían de su rostro lavando un poco la sangre de sus labios.
    A unos cuantos metros de distancia una figura la observaba.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    SteveAnd

    SteveAnd Intentando mejorar en fanficslandia :3 Crítico

    Virgo
    Miembro desde:
    26 Enero 2019
    Mensajes:
    63
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola vengo a recalcar algunos puntos de vista, espero no los tomes mal.

    Sinceramente no creo que hayan recuerdos falsos, si no confusos.

    Un punto de vista mío, tienes que separar, el texto en algunos puntos.
    Por lo que se, por el momento no tiene sentimientos, así que entiendo la falta de signos de exclamación, desconozco si lo hiciste a voluntad o no, pero me parece bien.

    Aquí ya me encuentro confuso, se supone que no tenía dolor, cabe de aclarar que anteriormente se dijo que tenía una fuerte "sensación" de hambre que le provocaba dolor. Pero sólo imaginé que sería eso.

    Bueno parece que aquí ya empieza a ver con claridad y tiene más sensaciones, siento un choque de contradicción por el inicio, pero cabe de recalcar que ella se supone que estaba "dormida" y no había despertado sus sensaciones aun y poco a poco la vista le regresaba.

    Esto se debió de haber aclarado de un inicio al haber sido que ya se dio cuenta que no llevaba zapatos, Tal vez se la sensación y se dio cuenta pero no se explica muy bien.

    No se de donde salió el mecánico.

    Desde mi punto de vista, la palabra no debería de ser inmoral, si no algo más fuerte.
    Sigo sin entender lo del toque.

    No quería señalar la ortografía, pero es muy evidente.

    Esto se resalta en tres partes de la historia, cuida ese aspecto.

    La verdad el lector se confunde en algunas partes de la historia, trata de separarlos para que sean más pequeños, pero sin exagerar. Hay palabras de más otras de menos, pero se entiende lo que querías dar a demostrar. Y te apresurarste con las sensaciones, me hubiera encantado que avanzará de manera lenta.


    Sinceramente la trama me ha encantado, soy del tipo que lee este tipo de historias. Esperaré con ansias el siguiente capítulo.
    Y esperaré con ansias la aparición de la entidad misteriosa que la observaba.

    Pd: La verdad la etiqueta me parece bien así, pero habla con un moderador,para saber si hay que cambiarla por explícito ya que tiene partes "fuertes" y coloca advertencias si van a seguir esas partes.

    Sin nada más que decir ¡Adiós!.
     
    Última edición: 2 Mayo 2019

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso