Harry Potter Extinguiéndonos: (Draco y Ginny)

Tema en 'Fanfics sobre Libros' iniciado por Tarsis, 20 Abril 2011.

  1.  
    Clary Uchiha

    Clary Uchiha Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Agosto 2010
    Mensajes:
    80
    Pluma de
    Escritora
    Konichiwaa~
    Quiero decirte que me han gustdo mucho estos caps que estas subiendo, ahora se entinde tot mucho mejor:)
    Y que tu trama es muy buena, sigue asi!
    Bueno...lo de la negrita...recuerdalo, es importante (tranquila todos cometemos errores)
    Avisame cuando pongas la conti plis!
    Sayo~♪♥♫
    BY:Clary Uchiha
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Fernandha

    Fernandha Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,169
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por la invitación, ciertamente me fue agradable saber de ti nuevamente.

    Me gustó, no hay mucho que decir, bien sabes lo que pienso yo de la historia ya que adoro tu forma de imaginar y emplear ciertas cosas; las palabras a veces pueden ser complicadas para ti, lo sé. Y por eso entiendo que alguno que otro error se te escape:

    Debería ir en minúscula, son mens de 10 errores de esos que encontré, tal vez menos de 5, pero no tuve la oportunidad ni el tiempo adecuado para contar cada uno. Los puntos suspensivos son empleados cuando en un diálogo y/o narración no se sabe lo que continuará, así que en preferencia, sería cambiado por una coma y/o punto y coma.

    Esperaré el próximo.

    Adiós y buen día.

    AT: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Extinguiéndonos: (Draco y Ginny)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1255
    Cap. 7
    “Baile de presentación”

    —Ginebra, es hora—anunció Narcissa que la condujo hasta dos grandes puertas de caoba maciza—. Respira profundo. Y sé una Malfoy—susurró en su oído antes de que el vociferador la anunciara.

    —Señores y señoras…Ginebra Molly Malfoy Weasley.

    Ginny caminó elegantemente y observó el salón repleto de gente que la observaban con suma curiosidad. Llevaba puesto un bellísimo vestido verde esmeralda ajustado a sus curvas, que resaltaba su figura y le daba un porte refinado y elegante, su cabello estaba atado en su coronilla en un elegante moño. Ella empezó a bajar las escaleras a paso majestuoso. Cuando estaba por la mitad fijó la mirada en el rubio vestido de traje negro que la esperaba al principio de la escalera con cara de idiota enamorado, algo que por supuesto ella no notó, pues estaba en su propio embelesamiento al verlo tan guapo en su traje de tres piezas negro que resaltaba sus níveos rasgos y hacían que sus ojos se vieran como plata derretida bajo las luces.

    Draco la tomó de la mano guiándola al centro de la pista y empezaron a moverse en perfecta sincronización al ritmo de la música. Lucius y Narcissa se les unieron con su caracterizante elegancia, a los cuales se le agregaron pronto las demás parejas.

    —¡Lo estas haciendo perfecto!—la felicitó Draco en voz baja arrastrando las palabras en su oído.

    —Gracias—le sonrió abiertamente.

    El baile de apertura culminó y sonó otra canción.

    —Hijo déjame tener un baile con mi yerna—pidió Lucius con una sonrisa, Draco asintió y se fue en busca de otra pareja.

    Lucius y Ginny empezaron a bailar.

    —No te preocupes fue en busca de Cissy lo conozco—la tranquilizó con una semi sonrisa.

    —Me parece bien. Al fin y al cabo yo debo bailar con todos los presentes—contestó Ginny displicente.

    —Sabes admito que cuando nos dieron la noticia de que Draco se tenía que casar contigo estábamos sumamente preocupados por nuestra reputación y pues por tu origen de baja cuna…Pero ahora veo que toda esa preocupación era innecesaria, aparte de que aprendes muy rápido, te acoplas de una manera tan natural que da la impresión de que siempre has pertenecido aquí, es como si hubieras nacido para ser una Malfoy.

    —Me alegro de que sea visible, al final tenía conceptos muy erróneos y mi conducta era simplemente inaceptable. Esto lo que hizo fue abrirme los ojos, darme una luz para salir de esa oscuridad en la que vivía—contestó Ginny seriamente, le dolía decir esas palabras que no sentía, por un lado, aunque por el otro no estaba segura de que si estaba fingiendo o no.

    —No pudiste haberlo dicho mejor hija—asintió Lucius complacido por su respuesta.

    Luego de eso bailó con todos los hombres asistentes, incluyendo a su padre y sus hermanos pero solo por un breve momento. Para finalizar con una baile de cierre con su esposo…Cuando al fin terminó el baile ya bastante entrada la madrugada y todos los invitados se hubieran retirado, se reunieron en la sala, Ginny se sentó suavemente en el sofá.

    —Estoy agotada—se quejó.

    —Es normal después de bailar durante tanto tiempo querida. Toma un baño de agua tibia con una poción relajante—le aconsejó Narcissa—. Te dejará como nueva.

    —No cariño, no hay nada mejor para el cansancio que un baño de hierbas de llantén (Planta herbácea, vivaz, de la familia de las Plantagináceas)—intervino Molly.

    —¡Por favor!—Bufó Narcissa—. Si claro, ¡báñate con un montón de monte!—resopló con sarcasmo.

    —No te preocupes Narcissa, utilizaré la poción—la apoyó Ginny tranquilizándola, Molly quedó estática al escuchar a su hija.

    —Ginebra nunca ha sido un problema para ti utilizar esas plantas—repuso Molly extrañada y dolida a la vez, su fuerte no era esconder sus emociones.

    —Antes—enfatizó—no tenía la opción de elegir una buena poción—refutó Ginny sorprendiendo a todos y hasta a ella misma por lo natural que le salió la respuesta—. Ahora si me disculpan, me retiro a mi habitación. Buenas noches.—Hizo una breve inclinación y se fue dejando a todos sus familiares estupefactos.

    Ginny buscaba en el armario algo apropiado con qué dormir cuando Draco entró. Le aplaudió con una gran sonrisa en los labios.

    —¡Excelente! ¡Mejor imposible! La respuesta perfecta para un Malfoy, te salió tan bien que dejaste a los pobretones impresionados—halagó con frialdad.

    —Sabes que no era mi intención.

    —Lo sé, pero ese es el punto, lo dijiste tan natural, como si realmente lo sintieras. ¡Deberías plantearte ser actriz!

    —¡Draco por favor! ¡No me hagas sentir peor de lo que siento! ¡¡Es mi familia! ¡Y la quiero tal como es!—Reclamó.

    —Bueno, bueno. Está bien, no tocaré más el tema.

    Ginny suspiró, sabía que no obtendría una disculpa de él, por eso, esto era más de lo que podía esperar, pero eso le dejó que pensar, ¿De verdad estaba actuando? Sentía como poco a poco la Ginny Weasley que era se iba desprendiendo e iba ganando lugar la Ginny Malfoy que estaba construyendo, y al parecer había ganado más terreno en ella de lo que había pensado, y eso la asustaba, le asustaba lo poco que le preocupaba tan drástico cambio.

    Al día siguiente los Weasley se despidieron muy temprano y volvieron a su hogar luego de desayunar.

    A la hora del té estaban todos los Malfoy en la terraza de la mansión charlando con sus tazas de té en las manos.

    —¡Te felicito Ginebra! Causaste una magnífica impresión en los invitados, anoche sólo hablaban maravillas de ti, estoy muy orgullosa, te comportaste como la dama que eres ahora—la felicitó Narcissa.

    —Si, es verdad—la apoyó Draco quien por primera vez le hizo un verdadero cumplido sin agregarle un tono burlón o cortante—. Simplemente perfecta.

    —Pero debo decir que lo que más me sorprendió y de lo que realmente me siento orgulloso fue de cómo enfrentaste a tu madre ayer. Realmente muy digna de un Malfoy tu respuesta—admitió Lucius recordando la escena y su orgullosa respuesta.

    —Si señorita, es cierto, estamos muy orgullosos de ti, espero y aspiro que te sigas comportando así en Hogwarts—repuso Narcissa apoyando a su esposo.

    —Por supuesto que lo haré, no hay otra forma de comportarse siendo quien soy—aseguró Ginny, lo orgullosa que la hacían sentir las palabras de ellos sólo corroboraban lo que sospechaba, estaba cambiando, lo estaba haciendo sin poder evitarlo.

    —Es cierto querida, muy cierto…

    Hola! Sé que es un capítulo algo corto, pero en un rato subo la continuación, espero les guste pues empiezan los nuevos capítulos!
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  4.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por avisarme GeMonts me ha gustado la continuación aunque sea un poco corta por ahora me parece que Ginny esta comenzando a tener dudas sobre querer ser una Malfoy o seguir siendo ella misma, me da un poco de pena (habla por ti), deberás disculpar a mi querido chibi Will, es que acaba de escaparse del lugar en donde lo tenía, en fin no noté faltas pero no soy buena en detectarlas (yo diría que no tienes experiencia), como sea, espero el próximo capítulo. Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Fernandha

    Fernandha Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,169
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por la invitación, cariño <3

    Técnico, sólo remarqué dos errores. (Sí, hay más pero mi tiempo es límitado).

    —¡Draco por favor!, ¡no me hagas sentir peor de lo que siento!, ¡¡es mi familia!, ¡y la quiero tal como es!—Reclamó.
    Comas y no es necesario utilizar doble signo del mismo tipo~
    , es verdad—
    Recuerda que es palabra diacrítica, querida. En este caso debería estar acentuada.

    Fuera de eso me gustó y sí. Pobre Ginny~

    —¡Te felicito Ginebra! Causaste una magnífica impresión en los invitados, anoche sólo hablaban maravillas de ti, estoy muy orgullosa, te comportaste como la dama que eres ahora—la felicitó Narcissa.

    —Sí, es verdad—la apoyó Draco quien por primera vez le hizo un verdadero cumplido sin agregarle un tono burlón o cortante—. Simplemente perfecta.

    —Pero debo decir que lo que más me sorprendió y de lo que realmente me siento orgulloso fue de cómo enfrentaste a tu madre ayer. Realmente muy digna de un Malfoy tu respuesta—admitió Lucius recordando la escena y su orgullosa respuesta.

    —Sí señorita, es cierto, estamos muy orgullosos de ti, espero y aspiro que te sigas comportando así en Hogwarts—repuso Narcissa apoyando a su esposo.

    —Por supuesto que lo haré, no hay otra forma de comportarse siendo quien soy—aseguró Ginny, lo orgullosa que la hacían sentir las palabras de ellos sólo corroboraban lo que sospechaba, estaba cambiando, lo estaba haciendo sin poder evitarlo.

    —Es cierto querida, muy cierto…
    Bonita parte~

    Adiós y buen día.

    AT: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Extinguiéndonos: (Draco y Ginny)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1616
    Cap. 8
    “Hogwarts”

    Los días pasaron rápidamente y en un abrir y cerrar de ojos ya estaban bajando de una limosina en el anden 9 ¾ para estar de regreso en Hogwarts.

    Draco y Ginny buscaron un compartimento vacío en el expreso luego de despedirse de Lucius y Narcissa.

    —¡Pero no lo entiendo Draco!—se quejó Ginny molesta—. ¿Por qué rayos no puedo buscar a mis hermanos y sentarme con ellos?

    —¡Porque debes estar conmigo!—Draco puso los ojos en blanco—. Además, debo presentarte a mis amigos que no deben tardar en subir.

    —¿Por qué tengo que conocerlos?—se cruzó de brazos enfurruñada—. ¡Odio a los Slytherin!

    —¿Cómo que por qué? Porque eres mi esposa y debes tener contacto con la sociedad, además, ellos deben empezar a respetarte. ¡Y si no te has dado cuenta estás casada con un Slytherin!

    —¡Como si me importara un comino eso!

    —¡Ese es el punto, te tiene que importar!

    —Ya Draco, ¿si?. ¡Silencio!—repuso Ginny de malhumor—. Lo haré, tranquilo, pero no por gusto sino por obligación.

    —Eso es lo que tienes que hacer, yo tampoco lo hago por gusto. Algo es mejor que nada…

    En eso la puerta del compartimento se abrió.

    —¡Al fin te encontramos!—replicó un chico de cabello negro.

    —¡Hola chicos!—saludó Draco—. Les presento a Ginny.

    Los chicos recién llegados la examinaron con desdén cosa que Ginny notó y se puso de inmediato a la defensiva lanzándoles una mirada retadora. Draco alzó las cejas con molestia.

    —¿Qué esperan para presentarse?—inquirió con ironía.

    —¿Debería hacerlo?—inquirió despectivo el pelinegro.

    —Si, deberías Zabinni—siseó Draco amenazante, viéndolo a los ojos dejando claro lo que tenía que hacer, el pelinegro suspiró derrotado, era su amigo, pero daba miedo, por algo él es el príncipe de Slytherin. Así que se acomodó la cazadora de cuero que llevaba puesta, y con orgullo se acercó a Ginny.

    —Yo soy Blaise Zabini, para servirte—le besó la mano como todo un caballero, aunque sus palabras mostraban todo el disgusto que esto le producía.

    —Y yo Theodore Nott—este también besó su mano con extrema educación, con el mismo tono y disgusto que el anterior, el chico era un castaño de ojos claros.

    —No lo haré. ¿Por qué habría de inclinarme ante una traidora a la sangre como ella?—resopló la chica orgullosa.

    —Pansy…—advirtió Draco por lo bajo molestándose cada vez más ante la actitud de la chica.

    —No lo haré Draco—se negó rotundamente—. No me inclinaré ante una bazofia como ella como si estuviera a mi altura.

    —Cuida tus palabras Parkinson, o te las haré tragar, y te aclaro ella es una Malfoy, mi esposa, para puntualizar, y te recuerdo que estás por debajo de mi familia, así que muestra respeto, o abstente a las consecuencias. Ahora has tu inclinación como una buena dama y preséntate.

    —Draco…

    —¡Cállate Blaise!—le cortó, su rostro estaba un poco más rosado de lo normal, signo de que se estaba molestando cada segundo que pasaba—. Parkinson, preséntate, es la última vez que lo diré no estoy de humor como para darte una clase de familias y apellidos. Aparte de que es innecesario.

    —¿Sabes qué?, ¡me voy!—resopló Ginny molesta parándose dispuesta a irse.

    —Tú te quedas aquí—le ordenó Draco duramente, agarrándola por el brazo y sentándola nuevamente, Ginny no se atrevió a contradecirlo, sus ojos brillaban peligrosamente, nunca había visto esa faceta de Draco—. Ahora Parkinson…1…2…

    —Pansy Parkinson—se presentó la rubia haciendo una breve inclinación, con los ojos brillando cristalizados con la indignación y las lágrimas contenidas, Ginny se apresuró a corresponder de mala gana, no tenía ganas de tener un enfrentamiento con Draco.

    —Un verdadero placer conocerlos—dijo Ginny hipócritamente—. Yo soy Ginebra We…—Draco le dio un codazo y ella rectificó rápidamente—Ginebra Malfoy pero prefiero que me llamen Ginny.

    —El placer es nuestro…—murmuraron los tres. Draco respiró profundo tratando de calmarse nuevamente.

    —Nosotros estuvimos en tu baile de presentación—dijo el pelinegro cambiando la conversación y alivianar un poco el ambiente tenso, sentándose al igual que los otros dos chicos—. Lamento no haber ido a presentarnos, pero sabes que en esos bailes no hay tiempo, lo sabemos de sobra.

    —Sí, entiendo—le contestó Ginny fríamente.

    El resto del trayecto a Hogwarts no fue nada fácil, el aire estaba tan tenso que pudo haberse cortado con un cuchillo, Pansy le lanzaba miradas de muerte a Ginny y ella se las devolvía. Blaise, y Theo, se mantenían en el medio de la zona de guerra, pero ninguno de los tres se atrevía decir nada en contra de Ginny por Draco.

    A la hora de colocarse las túnicas, Draco sostuvo Ginny por el brazo.

    —Adelántense ustedes, en un minuto los alcanzaremos—se excusó Draco, ellos solo asintieron y salieron del compartimento—. Ginny se me había olvidado decirte algo.

    —¿Qué?

    —Mira, si te llegan a preguntar que si hicimos algo en nuestra noche de bodas debes decir que sí, recuerda que el ministerio nos está observando.

    —¿En serio debo hacerlo?—inquirió llorosa.

    —Sí…Además en realidad sí lo hicimos.

    —¡Pero no concientes!—se defendió ella.

    —Pero lo hicimos. Vamos o se nos hará demasiado tarde—la haló fuera del vagón antes de darle tiempo a replicar. Se cambiaron las túnicas antes de bajar en Hosmeade para subir a los carruajes de los Teathrals que los llevaron hasta el castillo. Al llegar al Gran Comedor se separaron y cada uno fue a sus respectivas mesas.

    —¡¿Dónde rayos estabas metida Ginny?!—la regañó Ron—. Nos tenías preocupados.

    —¿Dónde más?, con Draco—puso los ojos en blanco como si fuera obvio—. Y deja de regañarme Ronald.

    —¿Qué hacías con él Ginebra Weasley? Si ya están en Hogwarts porqué debes estar con él—replicó Ron.

    —¡Dios, porque el ministerio nos vigila!, ¿y sabes qué?, no tengo porque estarte dando explicaciones de mi vida. ¡A nadie!—enfatizó al ver que Ron iba a replicar, descargando todo su malhumor con él.

    Dumbledore dio su acostumbrado discurso de apertura al nuevo año escolar, luego la selección, para después pasar al banquete.

    —Cuéntame Gin, ¿como te fue con esos hurones?—inquirió Hermione para hacerle platica mientras comían.

    —No los llames así Hermy—negó—. Las apariencias pueden engañar, resultan ser muy agradables. Claro si te arraigas a las reglas por que sino ufff…

    Y meditó sus propias palabras, lo que decía era verdad, eran muy agradables cuando se lo proponían y mientras se portaba bien.

    —¡No puedo creerlo!, ¿realmente estás hablando de los Malfoy?

    Ginny se echó a reír.

    —Cuesta creerlo pero es la verdad.

    —Si tú lo dices amiga.

    —¿Y estás cosas?—inquirió Ginny viendo un baúl que se veía que estaba nuevo.

    —No sé, pero tiene tu nombre—respondió Hermione.

    Ginny se acercó y agarró la tarjeta que estaba sobre él.

    Para: Ginebra Malfoy

    ¡Hola Ginebra! Bueno lamento no haberte avisado pero pasé por completo ese detalle, la selección para ti será en 4 meses, eso fue lo que ordenó el ministerio. Ah, y esta es tu ropa, creo que la olvidaste por eso te la envié. ¡Cuídate y compórtate! Lucius te manda saludos. Recuerda, nosotros también te estamos vigilando.

    Narcissa Malfoy

    Ginny abrió el baúl. Y ahí estaba toda su ropa de marca, elegante, casual. ¡Genial! Sonrió para sus adentros.

    —¡Ginny! Es hora de ir a clases—la llamó una de sus compañeras sacándola de sus pensamientos, ella solo asintió.

    -*-*-*-*-*-
    Hola! Cómo prometí, aquí está la continuación! Espero les guste! Y muchas gracias por sus comentarios incondicionales FernandhO y Saori H Wright! ;D Se los agradezco en el alma!
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por avisarme, me ha gustado y creo que yo también le tendría a Malfoy si lo viera tan enfadado, no puedo creer que haya obligado a todos a presentarse, eso debió de ser muy malo para Pansy, (claro que te espantarías, si te asustas con sólo ver mi presencia), creo que volveré a encerrarte, en fin noté este pequeño error de dedo, te lo remarco:
    • se pudo de inmediato a la defensiva (se puso de inmediato a la defensiva)
    Espero el próximo capítulo. Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Muchas gracias querida Saori! Ya lo arreglé! Sí, yo también le tendría miedo... (lo adoro! xD) Hahahahaha! Pero tienen que aprender que ahora Ginny, es su esposa les gusto o no!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Lidia

    Lidia Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Mayo 2005
    Mensajes:
    131
    Pluma de
    Escritora
    Hola, pasé porque vi que habías escrito. Lei rapidamente(no todos los capitulos) y me parece coherente la historia, del porque tubieron que casarse, ya iré entendiendo más la historia.
    Lo que debo decir de los primeros capitulos, que me molestan los guiones, digamos a la vista. Y algunos signos que faltan o sobran. ¿No hay forma que los cambies? O editar los errores y pedir a un admin o lider que lo cambie.
    También cuidado con los nombres de lugares o personas noté unos errores como "Ascaban" en vez de Azkaban, googlear ayuda mucho.
    Pedir a algún beta del foro o una persona amiga que te lea para ver algún error gramatical también es bueno, word no siempre revisa bien.
    Y por ultimo sería mas ordenado que los capitulos los pongas siempre con la misma letra y tamaño, para que no se vean tan diferentes unos de otros.

    Espero no te molesten mis observaciones, no siempre las escribo, pero cuando me parece que la persona lo merece porque escribe bien, trato de ayudar un poquito :) Y ofrezco mi ayuda, si lo deseas ;)

    Saludos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Fernandha

    Fernandha Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,169
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias, querida mía por la amable invitación.
    Veamos, veamos. Como ya te lo había mencionado en un tema más arriba -w- te sigue fallando un tanto gramática como ortografía. Remarcaría los mismos que dije con anterioridad, sobre los signos interrogativos y admirativos después de un signo de puntuación y demás.

    No te los remarcaré, por ahora, ya que espero que tú puedas ir corrigiendolos, pero si no veo avance me entrometeré, jaja. Como siempre (?)

    Me gustó el capítulo, lo sabes. Adoro la actitud de Ginny y Draco aunque el OoC y yo no nos llevemos también (sí, lo uso pero aún así no me acostumbro del todo).

    Esperaré el próximo.

    Buen día <3

    AT: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hahahaha! Lo intentaré de verdad, pero sabes que siempre eres bienvenida con tus maravillosas correcciones!!! Hahahahaha!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Hola

    Acbo de leer tu fic, uno muy bueno sin duda, me ha gustado y, jamas crei que diria esto pero, me cae muy bien Narcissa Malfoy jaja

    Me gusta la trama y el cambio en la personalidad de los personajes. Muy buena trama. Estaré esperando la continuacion.

    Atte: Io xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Extinguiéndonos: (Draco y Ginny)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2247
    Cap. 9
    “Mi lugar”

    Las clases del resto del día resultaron ser muy tediosas, encantamientos con Ravenclaw, Historia de la Magia con Huppleppuff. Se acostó en la grama con Daniela una de sus compañeras de habitación distraídas viendo las nubes.

    —¡Al fin te encuentro!—le reclamó Draco al pararse al lado de Ginny.

    —Aquí he estado siempre—contestó ella de lo más normal—. Si me conocieras lo sabrías.

    —¡Tú niña lárgate!—corrió a Daniela con voz firme, ésta rápidamente se paró y obedeció—. ¿Qué carajo te pasa ahora?

    —A mi nada Malfoy.

    — ¡Maldita sea! ¿Qué coño te pasa Weasley?

    — ¡Deja de fastidiarme que todo es por tu culpa! ¡Todo! ¡Me ven raro y en mi propia casa hablan de mí, y en las otras ni se diga!—estalló furiosa desatando la rabia que sentía y que había acumulado a lo largo del día—. ¡Todo por tener que pertenecer a una maldita familia de serpientes rastreras!

    — ¡Tendré yo la culpa de que el viejo chiflado ese nos obligara a casarnos!—contraatacó el de igual forma furioso.

    — ¡Pero es tú culpa! ¡Por existir, por ser el único maldito chico sangre pura sobre la faz de la Tierra!

    — ¡Si, como quieras, ahora resulta que tengo la culpa por nacer!—se cruzó de brazos orgulloso y molesto.

    A Ginny se le desbordaban las lágrimas de la indignación y la rabia. Ella lo empujó pasando corriendo a su lado alejándose de su mirada. La chica se refugió tras un gigante árbol al principio del bosque tenebroso, llorando de rabia e indignación con la cabeza entre sus piernas furiosa. Se sorprendió al ver al rubio llegar corriendo a su lado, con la respiración entrecortada y el uniforme algo desordenado.

    —Ginny por favor no llores—le pidió—. ¿Acaso ganamos algo con pelearnos? Yo no tengo la culpa de nacer, ni tú de haber sobrevivido a la guerra, así que es una pelea estúpida.

    La chica empezó a llorar más fuerte y se sorprendió al sentir la mano de Draco en su cabello.

    —Te he dicho que basta Ginebra. ¿Porqué demonios lloras? Si quieres puedo matarlo, o matarla. Pero deja de llorar, juro que estacaré aquel que hizo brotar tus lágrimas.

    Ginny se sorprendió de la sinceridad de las palabras de su esposo. Por un momento sintió como si le importara, como si realmente él se preocupara por ella y que estaría dispuesto a todo por defenderla. Ginny se sentó y respiró profundo tratando de calmarse.

    —Ahora dime que es lo que pasa y lo solucionaremos. Si es necesario matar, lo haremos. Así que tranquilízate.

    —Es que todos están criticándome, se ríen de mí, me ven mal. No sé que hacer. ¡Nadie quiere estar conmigo!—las lágrimas empezaron a correr nuevamente.

    —¿Eso es todo, por eso armaste semejante drama?—inquirió fríamente sin un pizca de tacto.

    —Eres un idiota—le espetó—. Claro, como el afectado no eres tú.

    —No es por eso. Simplemente me parece insignificante tu motivo. ¿Llorar por los demás? Eso es de débiles. Te estas dejando pisotear como si fueras una cucaracha rastrera. No puedo hacer otra cosa que avergonzarme de ti.

    —¡Cállate imbécil!—le gritó orgullosa, y las lágrimas corrían por sus mejillas nuevamente. Ginny se pudo rígida cuando Draco le dio un beso en los labios sorpresivamente.

    —Te lo advertí…O te comportas o te beso. Sigue llorando, claro si quieres otro beso.

    —Pero…pero, ¿qué fue lo que hice?—inquirió atónita, la acaba de besar, Draco Malfoy, la acababa de besar, en los labios, estaba en shock.

    —¡Pero nada! Tu actitud es inaceptable y vergonzosa. ¿Cómo puedes llorar por una estupidez así?. ¿Cuál es la séptima regla de un Malfoy?

    Ginny secó sus lágrimas.

    —Regla #7: “Los Malfoy jamás demuestran su vulnerabilidad ante nadie y mucho menos llora delante de sus enemigos”

    —Jamás Ginny, ¡jamás llores por nadie! Y menos te sientas menos que nadie o te aflijas por sus comentarios, ¡debe ser al revés! A ver, ¿cuáles son las 3 reglas principales de un Malfoy?

    —(Regla #1: “Portarás con orgullo el apellido de la familia y lo mantendrás en alto”)
    —(Regla #2: “Siempre estarás por arriba de los demás”)
    —(Regla #3: “Sé un Malfoy en todos los sentidos”)
    —recitó Ginny.

    —Veo que te las sabes, mas no las aplicas. No veo tu porte al caminar, no siento el orgullo y mucho menos estás siendo una Malfoy. ¿Acaso nosotros perdimos el tiempo en las clases? Yo puedo lograr que todos esos rumores y malditos problemas acaben y lo haré. Pero me decepciona tú comportamiento, se supone que deben aprender a respetarte por ti. Pero al parecer vuelves a comportarte como la Weasley y no como la Malfoy que eres ahora.—Después de una pausa suspiró y se levantó—. Bueno, ya vamos a solucionar esto no te preocupes. Esas malditas cucarachas lo pagaran, sea por la razón que sea Ginny, tú eres mi esposa, y nadie te humilla.

    —No—lo detuvo de la mano—. Tienes razón. Yo lo haré. Soy tan Malfoy como cualquier otro miembro de la familia y como me enseñó Narcissa: “compórtate a la altura de la ocasión”

    —Eso es lo que esperaba de ti.—La ayudó a levantarse.

    —Gracias Draco.

    —De nada. Ahora ve y cumple con tus deberes familiares. Ah, y en la tarde un poco antes de la cena ve al gran patio de atrás. Necesitas hacer vida social y ganar respeto. Y, no quiero faltas—le ordenó, en pocas palabras conocer Slytherins.

    —Está bien. Nos vemos ahí entonces—ella asintió y ambos tomaron direcciones diferentes. Draco continuó por el pasillo que llevaba al gran comedor y se topó con Hermione.

    —¿Dónde está Ginny hurón?—inquirió la castaña al verlo.

    —¿Por qué habría de decirle a una sangre sucia como tú donde está mi esposa?—inquirió arrogante.

    —No estoy para tus juegos Malfoy. ¿Dónde está Ginny?

    —Está haciendo lo que debe hacer. Y no es de tu incumbencia dónde está y dónde deja de estar ella. Y, en lugar de estar hablando tanta cháchara cada vez que me ves, deberías callarle la boca a tu propia casa. Como tú y la comadreja son inservibles hasta para eso, tendré que encargarme yo, tengan en cuenta que ya la situación de Ginny no es la misma, ahora empieza la revancha—le advirtió antes de irse dejándola hablando sola.

    Mientras Ginny entró en los pasillos repletos de gente, respiró profundo afirmó su postura y levantó la cabeza.

    —Jamás estaré por debajo de nadie nuevamente—se prometió así misma, enderezó su cuerpo y empezó a andar con elegancia y su mirada altiva. Todos los que murmuraban cuando se topaban con sus ojos fríos y calculadores dejaban de hablar inmediatamente.

    —¡Ginny al fin te encuentro!—respiró entrecortado Ron llegando corriendo hasta ella.

    —¡Hola Ronald!—lo saludó con sarcasmo.

    —Hermione también está buscándote como loca—continuó hablando sin prestarle atención a las palabras de su hermana.

    —No entiendo porque tanto escándalo, aquí estoy.

    Hermione se les unió rápidamente, aunque mostraba una expresión contrariada.

    —¡Hola Ginny! ¿Estás bien?—le preguntó.

    —¡Hola Hermione! ¡Sí! Mejor que nunca—le sonrió.

    —Ginny vamos Dumbledore te está llamando, al parecer papá y mamá están aquí. ¡Corre!

    —No voy a correr Ronald, así que deja de apresurarte, de todos modos llegarás—resopló. Hermione enarcó una ceja ante ésta respuesta pero no hizo ningún comentario al respecto.

    Empezaron a caminar los tres a la dirección del colegio. En uno de los pasillos siguientes habían unas chicas de Ravenclaw que siempre han tenido problemas con Ginny que al verla acercarse empezaron a hablar más alto.

    —¡Pero que regalada!, ¿casarse a los 16? Eso es estar realmente desesperada.

    —¡Pero cualquiera lo estaría!, ¿sabes lo que es saber que ninguno de los chicos quiere algo contigo?

    —Bueno la verdad no. Pero ella es una Weasley, tan perdedora como sus amigos y hermanos.

    —Primero: Malfoy no Weasley. Segundo: ¿quién eres tú?, ¿otra loca que cree que todo se reduce a sexo? Pues, pícate tan mal estoy que el chico que tú querías se casó conmigo, y está conmigo.—Ellas iban a replicar pero Ginny no se los permitió adelantándose a ellas—. Primero me respetan, véanse a sí mismas, ¿qué son a mi lado? Yo se los diré: nada. Otra de las estúpidas que quieren a mi esposo y no lo pueden tener, otra perdedora que no sabe que hacer con su vida. Tan poca cosa eres que no tiene nombre—las humilló totalmente.

    —¡Ginebra!—dio un grito horrorizada Molly a sus espaldas.

    —Mamá, papá—les dio un breve abrazo y les sonrió como si no hubiera escuchado el grito—. Hola.

    —¿Ginebra que les estabas diciendo a esas pobres chicas?—la reprendió Arthur—. No es así como te enseñé a tratar a las personas.

    —Sólo les dije la verdad. Ya era hora de que yo aprendiera a respetarme a mi misma y tomar el puesto que me corresponde, y desde luego no es debajo de ellas—resopló con indiferencia.

    —¡Exactamente querida!—la sobresaltó una voz.

    —Narcissa, Lucius—los saludó con una gran sonrisa encantada de ver a una persona familiar, que pudiera comprender sus anteriores palabras y sus motivos.

    —¿Qué hacen aquí papá?—preguntó Ron.

    —El ministerio nos reunió aquí para discutir algunos asuntos con los Malfoy hijo—le contestó Arthur.

    —Y decidimos ver como estaban Draco y tú—terminó Lucius dirigiéndose a Ginny.

    —Draco está genial—contestó Ginny—. Nos acabamos de separar en el patio, fue a atender algunos asuntos.

    —Muy bien. Nosotros nos vamos pero no te preocupes querida, volveremos pronto.

    —Está bien—se despidió Ginny—. Adiós.

    Cuando Lucius y Narcissa se fueron Molly agarró en sus brazos a Ginny en un fuerte abrazo.

    —¡Ginny mi niña, te he extrañado!

    —¡Yo también madre!—le correspondió con efusión y sincera, pero, se apartó rápidamente, a veces la costumbre gana la partida.

    —¡Nos alegra que estés bien hija!

    —A mí igual.

    —Aquí estás Ginny. ¡Hola!—la saludó Blaise con un beso en la mejilla dejando atónitos a todos los Weasley y a Hermione.

    —¿Cómo te fue hay en tus clases?—preguntó cortés, al parecer realmente se estaba esforzando por seguir las órdenes de Draco, y eso la hizo reflexionar, Draco, realmente tenía una gran influencia en su casa.

    —Muy bien Blaise, gracias por preguntar—le respondió ella de igual forma. Estaba harta de intentar mantenerse al margen de su nuevo mundo, y lo primero que haría era intentar de verdad llevarse bien con ellos.

    —Ginny, vamos, Draco nos está esperando, y ya sabes que la paciencia no es su punto fuerte—se rió.

    —Si lo sé—asintió Ginny riendo con él.

    —¡Oye! Acabo de encontrar con Lucius y Narcissa. ¿Estaban contigo, no?

    —Sí.

    —Los saludé y dije que venía a buscarte.

    —Muy bien.

    —A propósito, vámonos—la haló Blaise de la mano. Ginny se sintió extraña pero no replicó.

    —¡Adiós a todos!—les lanzó un beso dejándose arrastrar por el chico.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  14.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por avisarme hermanita, me ha encantado pobre Ginny primero esta llorando luego llega Malfoy y la regaña y por último cuando se esta dando a respetar llegan sus padres, verdaderamente debe ser difícil actuar ante los demás lo que en realidad no eres, en fin noté esto:
    • — ¡Pero es tú culpa!. ¡Por existir, por ser el único maldito chico sangre pura sobre la faz de la Tierra! (— ¡Pero es tú culpa! ¡Por existir, por ser el único maldito chico sangre pura sobre la faz de la Tierra!)
    Espero el próximo. Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por leer y comentar onee-chan, ya está corregido! :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Hola.

    Me encantó el capitulo. Me encanta la extraña pero adorable pareja que hacen Ginny y Draco, y la forma en la que actua ella tambien me gusta mucho jajaja

    Tambien me ha agradado el hecho de que Draco cuide de ella, aunque se me hace dificil ver a un Draco tan protector.

    Esperare la conti. Besos.

    Atte:
    Io xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    TheVictimSoul

    TheVictimSoul Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    15 Julio 2011
    Mensajes:
    103
    Pluma de
    Escritora
    q lindo q lindo q lindo!!!!! me encanta la relación del Draco y Ginny en la historia. mmmm jejeje si yo fuera la pelirroja, lloraría más seguido para q asi mi marido me "castigara" jajaja
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    ivana

    ivana Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritora
    nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.............-se formo un gran eco en mi casa-
    miercoles, la historia esta de pelos!, no lo puedo creer me encanta,estoy leyendo dos fics de dracoXhermione y me fascina esa pareja tan dispareja, pero esta pareja me esta gustando. lo que si me gustaria es que como ginny se tiene que acoplar tanto a draco, que en un momento explote y sea ella y que en ese instante draco no tenga eleccion y sea el quien se acople a ella sin replica, me ecantaria eso ^^
    ¡dios santo! que se hayan casado ¡wow! no lo puedo creer, es tan raro, bueno mi pobre harry T_T ¿que pasaran cuando se vean? y el se de cuenta de la actitud que tiene ¿le reclamaria? o ya lo deduciria? bueno sea lo que sea tengo que saberlo.

    en otras palabra, me encanta, espero el proximo capitulo, saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Extinguiéndonos: (Draco y Ginny)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3695
    Cap. 10
    “Slytherin”

    —¡Al fin llegas!—resopló Draco cuando nos acercamos.

    —Porqué será que todos me dicen lo mismo: al fin llegas, al fin te encuentro, etc…—inquirió Ginny lacónica.

    —Bueno, chicos ella es mi esposa, Ginebra Malfoy, pero, prefiere que la llamen Ginny—la presentó Draco ignorando su anterior comentario.

    —Es un placer—saludó Ginny. Todos la examinaron con la mirada, pero ella no se acobardó, mantuvo su mirada alta y desafiante a la espera de cualquier rechazo, pero no ocurrió.

    En un movimiento de varita de alguien aparecieron manteles repletos de comida, en su mayoría dulces. Ginny habló un poco con todos y le agradó mucho una Sly de su mismo año llamada Amanda Brawer. Con Blaise, habló un poco más y se extrañó al notar que el pelinegro le agradaba mucho, y al parecer era recíproco no estaba segura si era por miedo a Draco, pero a ella él realmente le agradaba. Habló con todos los presentes, y muchos llegaron a agradarles. Hasta que todos se despidieron y se fue con Draco, que la acompañó hasta el principio de los pasillos de Gryffindor antes de irse a su propia habitación en las mazmorras de Slytherin. Al día siguiente fue lo mismo, y el día después de ese igual. Ya se había acostumbrado a estar con ellos, todos le caían muy bien, con la única con la que no hablaba era con Pansy, de la cual se enteró estaba en la misma situación que ella, su matrimonio con Blaise había sido concertado por el ministro, pero, para cuando terminara el año escolar en Hogwarts. Y había muchos rumores sobre ella esparcidos en el colegio como días atrás lo estuvieron de ella. Así que, una de esas tardes cuando fue al baño escuchó una conversación de unas chicas que se retocaban mientras ella estaba en el cubículo.

    —Sí, ya te lo dije Rebecca, Pansy Parkinson, ella y Blaise Zabinni tienen un matrimonio concertado para cuando salgan este año.

    —¿Y como lo sabes Rebe?—inquirió la otra chica mientras se retocaba en brillo labial.

    —Mi papá lo comentó cuando vino a visitarme y estuvimos hablando. Esa chica es una verdadera zorra, seguro que se casa con él por dinero. Bueno, aparte de lo guapo que es claro, se nota a leguas que no lo quiere.

    —Dicen que se ha acostado con medio Hogwarts. Escuché a unos chicos de Ravenclaw diciendo que lo hace mal, pero que está dispuesta a todo.

    —Qué asco, ¿no? No hay nada más deprimente que ser una prostituta.

    Ginny que escuchaba todo en silencio con los puños apretados de la rabia no se pudo contener más y salió del cubículo encarándolas, le dio la mirada más despectiva que tenía, la ofendía que hablaran así de Pansy, cuando ella sabía de sobra que todo era mentira. Pansy quería a Blaise, aunque no demostrara muy seguido, y zorra no era. Y si lo era no es problema de ellas. Y principalmente, eran camaradas, puesto que estaban exactamente en la misma situación.

    —¿Prostituta?, ¿zorra?, ¿y ustedes se creen en posición de criticarla? Hasta donde sé, medio hogwarts ha pasado por ustedes—las cortó secamente cuando iban a replicar—. Y les agradezco que dejen de esparcir comentarios de mal gusto como esos sobre Pansy, los cuales ninguno son verdad. Primero, ella es de más categoría que ustedes, acepten su lugar. Segundo, Blaise, por muy “zorra” que sea está con ella, no con ustedes. Y no crean que esto se quedará así, pagaran las consecuencias por insolentes.

    —¿Y tú quien demonios te crees Weasley? La defiendes porque eres como ella. ¡Incluso peor!

    —Malfoy, no Weasley—la corrigió con petulancia—. Y no es de incumbencia mi vida matrimonial. Y en el mismo caso, Draco está conmigo no con ustedes, duélale a quien le duela.

    Las dos chicas salieron del baño indignadas y ofendidas. Ginny suspiró, y se sorprendió al ver como la puerta de uno de los cubículos se abría y salía Pansy, con los ojos rojos anegados en lágrimas.

    —Este…yo…—empezó a disculparse. Pero se sorprendió al sentir los brazos de la rubia rodeándola en un abrazo.

    —Gracias—masculló abrazándola más fuerte. Ginny le correspondió al abrazo, sintiéndola tan vulnerable sólo podía sentir lástima por ella.

    —De nada—le sonrió—. Ahora, ya no llores. Que no te importe lo que ellas dicen.

    —Empecemos de nuevo. Soy Pansy Parkinson—dijo secándose las lágrimas y haciendo una leve inclinación.

    —Yo Ginebra Malfoy, pero prefiero Ginny—le siguió el juego, ambas chicas se sonrieron con complicidad, y salieron juntas del baño. Desde ese momento se hicieron inseparables.

    Draco le había enviado una carta que la citaba en la torre más alta, Ginny se extrañó del sobre blanco tan simple, y de la caligrafía irregular, pero no le prestó atención a esos pequeños detalles y fue a la hora indicada. Se extrañó al llegar y no ver a nadie allí, Draco podría ser todo menos impuntual, tenía los modales grabados en acero. Supongo que se le hizo tarde, pensó distraída, asomándose en el ventanal de piedra, el cual tenía una vista exquisita hacia el bosque prohibido. La torre empezó a temblar, como si de un terremoto se tratara una sustancia asquerosa cayó del techo y bañó toda la estancia, Ginny quien corría a las escaleras se resbaló al estar empapada de eso, y, perdió el equilibrio cayendo por las escaleras, sus ojos se cerraron inconciente cuando un grito adolorido murió en su garganta.

    Abrió sus ojos azules con pesadez, intentó sentarse pero el cuerpo gritó adolorido y cayó al mismo lugar, observó a su alrededor, lugar que reconoció como la enfermería de Hogwarts, y en una silla al lado de la cama, estaba sentado el rubio casi cayéndose, completamente dormido, con su cabello platino cayéndole en la cara, y un libro en el regazo. Ella sonrió con ternura al verlo, y quitó los mechones de cabello que le caían en la cara, era increíble lo tranquilo que se veía mientras dormía, pero, la pregunta importante era, ¿qué hacía ella aquí? Los recuerdos se galoparon en su mente produciéndole migraña. Respiró profundo en un intento por calmarse, sentía que la cabeza le iba a estallar de dolor.

    —Draco—lo llamó dulcemente moviéndolo un poco—. Draco—insistió, el chico abrió los ojos adormitado, al enfocarla por impulso la abrazó, Ginny le correspondió sin saber que otra cosa hacer.

    —Menos mal despertaste Ginny—se aclaró la garganta recobrando la compostura como si el arrebato no hubiera ocurrido—. ¿Recuerdas lo que pasó?

    —Sólo una parte, recuerdo que me citaste en la torre, y luego empezó a temblar y cuando huía cayó algo asqueroso del techo y me resbalé, creo que me caí. Eso es todo lo que recuerdo.

    —¿Yo te cité? No Ginny, no lo hice—negó.

    —Claro que sí, tengo la nota en el bolsillo de mi túnica—le aseguró. Draco buscó la túnica y sacó del bolsillo una nota y la leyó, sus facciones se crispaban en odio y arrugó la nota con rabia.

    —Malditos, malditos—despotricaba con rencor en voz baja, levantó sus ojos plateados brillante de ira hacia Ginny—. Tranquila Ginny, si ellos creen que esto se iba a quedar así se equivocaron, me encargaré de hacerlos tragar tierra, eso te lo juro—le prometió.

    —¿A quienes?—inquirió sin entender hacia quien iba dirigida la furia de su esposo.

    —¡A todos esos malditos Gryffindor! En la torre escribieron cosas en las paredes con tinta indeleble, barbaridades en contra de ti. Todo en un vivo color escarlata. Pero Hogwarts se va a estremecer, y van a ver lo que es meterse con un Malfoy.

    La puerta de la enfermería se abrió y entraron el resto de los Slytherin, cada uno la saludó e incluso algunas le dieron un pequeño abrazo. Le trajeron regalos, chocolates y frutas, estuvieron un rato hablando con ella hasta que entró madam Pomfrey, y le dio de alta después de examinarla un momento.

    —¡Ah!—gritó Ginny horrorizada al verse en el espejo, su piel estaba de un horrible color rojo—. Dime que se me caerá cuando me bañe, por favor—suplicó, Draco se mordió el labio y se rascó la cabeza.

    —Pues, es tinta mágica indeleble, ya te colocaron una poción, a más tardar en un día y medio debería caerse, si tienes suerte ésta misma tarde se cae—la consoló a ver la cara de trauma de su esposa.

    —Esos malditos—chilló observándose en el espejo.

    Draco agarró las cosas de Ginny y la llevó hasta la puerta de la sala común de Gryffindor, le sonrió antes de darse media vuelta y desaparecer en el pasillo. Caminó directo a su sala común.

    —¿Ya está todo listo?—inquirió entrando, todos estaban sentados allí esperándolo.

    —Sí, ya todo está como lo ordenaste.

    —Perfecto, ésta va a ser una cena inolvidable para todos.

    Mientras Ginny entró a su habitación tratando de que nadie la viera, le daba vergüenza, y al acordarse de que fueron ellos mismos los responsables de su estado se enfurecía. ¿Qué demonios les había hecho ella? Pero al parecer ellos querían guerra, guerra es lo que tendrán. Pasó el resto de a tarde encerrada en su cuarto oculta en las cobijas. A la hora de la cena estaba dispuesta a no bajar aunque estaba muriéndose de hambre. Se sorprendió al ver a una lechuza en su ventana con una carta en las patas, la agarró y reconoció de inmediato la letra de Draco.

    “Sé que quizás no estés de humor para bajar, pero ven, te esperamos, aquí está tu regalo de recuperación, no te puedes perder esto…A las 6:15 exactamente ve a hablar con la profesora Macgonagall, que no se te olvide.”

    Ginny se levantó, la curiosidad podía más que ella, así que se puso su túnica y se colocó el gorro y bajó, se sentó en la mesa bajo la mirada inquisitiva de todos, y los murmullos y las risitas descaradas. En la mesa al otro extremo del comedor Draco la veía fijamente y le sonreía con complicidad, cosa que sólo incrementó su curiosidad. A las 6:15 en punto, Ginny se levantó y caminó hacia MacGonagall.

    —Profesora yo…—pero, su frase se vio interrumpida por un gran estruendo en todo el castillo, como explosiones múltiples, y allí mismo en el comedor, una explosión que llenó a todos los de la mesa de Ravenclaw de una pintura azul, seguida de otra en la mesa de Hupleppuff que los llenó de una mezcla amarilla, y por último una en la mesa de Gryffindor, empapándolos de pintura roja. El caos reinaba en todo el castillo, los gritos desesperados de todos corriendo de un lugar a otro.

    —¡Silencio!—gritó Dumbledore utilizando su varita como megáfono, todos se detuvieron abruptamente—. Tranquilícense, vuelvan todos a sus respectivas mesas. No es más que tinta, no estamos bajo ataque ni nada parecido a eso.

    Todos obedecieron de inmediatamente, Draco le sonreía a Ginny que lo veía sorprendida, ellos también estaban bañados en el líquido verde, cuando al fin la paz reinó todo empezaron a retirarse a sus habitaciones, y se escuchaban los gritos ahogados al ver todo el castillo bañado en colores. Ginny salió directo a buscar a Draco.

    —¿Qué demonios fue eso?

    —Te dije que lo pagarían, vamos a ver como se ríen de ti cuando ellos están peor, y, para desgracia de ellos pasaran así mínimo una semana, la poción que te echaron a ti la trajo mamá, y es carísima, no muchos aquí pueden permitirse ese lujo.

    —Pero…pero, ¿y ustedes?—inquirió sorprendida agarrando un poco de la pintura que goteaba del cabello del rubio.

    —Que suerte que nosotros tenemos un galón en nuestra sala común—se rió por lo bajo.

    —Gracias—lo abrazó.

    —De nada, además, esto es sólo el comienzo, eso lo verás.

    Ginny se dio un baño antes de dormir y el color estaba mucho más suave, las duchas estaban abarrotadas de gente que luchaban por quitarse la pintura sin éxito. Y nadie tenía ni mínima idea de quien había sido, ya que las cuatro casas fueron afectadas, sólo que los Slytherins pudieron comprar el antídoto, mientras los otros no. Peeves destrozó muchos de los cuartos de Gryffindor, ¿qué lastima, no? Una de las pociones de furúnculos estalló cuando Ravenclaw trabajaban con ellas. ¡Qué horrible! Todos los libros bestia se desataron en la clase de Hupplepuff mordiendo a todos y haciendo desastres, muchos huyendo al bosque prohibido. Y las hadas tiñeron de un hermoso color brillante a los Slytherins. Hogwarts vivió una semana entera de caos y accidentes, hasta que todo volvió poco a poco a la normalidad. Y Ginny más unida que nunca a los Slytherins.

    En la tarde corrió después de salir de su última clase al patio de atrás donde estaban como de costumbre reunidos.

    —¡Ey Gin, ven!—la llamó Blaise.

    Ginny se sentó junto a ellos, Blaise se lanzó sobre ella y le empezó a hacer cosquillas, mientras ella se revolcaba de la risa.

    —¡Ya, ya Zabinni! ¡Deja la tocadera con mi mujer!—replicó Draco.

    —Ya bro, deja los celos, sólo jugábamos. Aunque no te niego que está buena.

    —Tu prometida está al lado. Respétala hermano y respétame a mí—se rió Draco.

    Cuando era la hora de la cena todos se encaminaron hacia el Gran Comedor, Draco y Ginny tomados de la mano, riendo y conversando con todos. Una niña de segundo de Hufflepuff se atravesó en el camino.

    —¡Quítate!—ordenó Ginny, viéndola mal—. ¡Estorbas!

    —¿Gin que haces en Gryffindor, ah?—se echó a reír Pansy.

    —No lo sé—se encogió de hombros—. ¡Seguro el vejete sombrero se equivocó!

    Entraron al Gran Comedor, ya que la mayoría de los alumnos estaban ahí comiendo. Ginny se separó de los demás Slytherins para ir a sentarse en la mesa de Gryffindor con sus hermanos.

    —¿Qué demonios hacías con ellos Ginebra?—la interrogó apenas se sentó.

    —¡Ay no por Dios! ¡No empieces Ronald, déjame en paz!

    —¡Ginny! ¡Son Slytherin!—le reprochó.

    —Si ya lo sé. ¿Y, cuál es el problema?—inquirió ella con indiferencia.

    —¡¿Te parece poco?! ¡Son víboras rastreras!

    —¡Sí, son Slytherin y muy agradables para que lo sepas!

    —¡No puedo creerlo Ginny, te estás pasando al lado oscuro!

    —¡Bueno sería justicia alguna mejora!, ¡siempre tengo que ser la buena y estúpida hija menor!, ¡pues ya no!—se paró furiosa y se fue a su dormitorio.

    Ya avanzada la noche Ginny bajó a la sala común y se sentó frente a la chimenea.

    —¡Maldición!—resopló y atravesó el cuadro y salió a los pasillos, caminó poco a poco por ellos inmersa en sus cavilaciones—. ¿Qué demonios debo hacer?, ¿soy una Malfoy o una Weasley?, ¿qué demonios me pasa?—se preguntaba en su interior—. ¡Jodeeeerrrrr!—gritó desahogándose.

    Salió al patio hasta el campo de Quiddicht. Se sentó en las gradas y observó el cielo nublado, ya la época de invierno se acercaba.

    —¿Qué haces aquí Ginny?

    —¡Joder!—gritó sobresaltada—. ¡Theo!, ¡me asustaste!

    —Lo siento, pero no esperaba verte aquí—se disculpó el chico.

    —Yo menos—admitió ella.

    —¿Entonces, que haces aquí?—volvió a preguntar.

    —Pensando, desahogándome…tomando aire fresco, ¿y tú?

    —Nosotros vamos a practicar ahorita, pero creo que como de costumbre llegué muy temprano—suspiró—. ¿Y dime que te pasa que necesitas pensar y desahogarte?

    —Mis hermanos casi se mueren al verme con ustedes: “¡Son Slytherin, víboras rastreras!”—imitó la voz de Ron con sorna—. ¡Idiotas que no me dejan en paz, y todos los demás chismean y critican!

    —¡Debe ser duro para ti! Pero no te preocupes Ginny, sólo debes darte tu puesto, si no lo haces seguirá el suplicio.

    —¿Pero como lo hago?—preguntó frustrada.

    —¿Cómo lo hacemos nosotros, ah?

    —¿Humillando a los demás?—enarcó una ceja. Theo se echó a reír.

    —No. Haciéndoles ver las grandes diferencias que hay entre tú y ellos. Quizás los humilles, pero, no es lo que se busca. Deben estar claros del abismo que los separa.

    —Draco me dijo lo mismo—suspiró.

    —Era de esperarse—sonrió—. A cualquier Sly que le preguntes te dirá lo mismo.

    —¡Ginny!—gritó Draco corriendo hasta ella— ¿Estás bien?

    —¡Sí, excelente!—le sonrió, Draco respiró aliviado.

    —¿Quieres quedarte a vernos entrenar?—la invitó Blaise el capitán del equipo.

    —Claro, ¿porqué no?—aceptó.

    —Bueno. ¡Empecemos!—le ordenó Blaise a su equipo.

    —Un momento—interrumpió Ginny—. ¿Tienen una escoba que les sobre? Quiero volar, eso me relaja.

    —¡Claro! Bueno en los vestidores hay una, no es gran cosa, pero te servirá.—Ginny asintió y caminó hasta los vestidores, se detuvo en la entrada con el logo de Slytherin. La cerradura al ser tocada por ella abrió los ojos.

    —Apellido—pidió la cerradura.

    —Malfoy.

    —Dí las tres reglas de un Malfoy.

    Ginny las recitó.

    —Bienvenido. Pase—la puerta se abrió dándole paso.

    —¡Wow!—exclamó Ginny sorprendida—. Esto es tres veces más grande que el de Gryffindor.—Caminó hasta donde había un gran armario de madera clara, y como lo sospechó ahí estaba guardada la escoba.

    —¡Una nimbus 2000!—dio un grito ahogado—. ¿No es gran cosa? ¡Si claro!

    Que se puede decir, fue una de las mejores noches de su vida, la sensación de estar en el aire, jugar quiddicht con los demás chicos, y reír y bromear con todos. Pero sobre todo, le sirvió para entender exactamente lo que debía hacer y cumplir con sus deberes como Malfoy.

    Y lo más extraño es que cada segundo se acostumbraba más y más a Draco. Ahí estaban sentados en las gradas con los demás mientras su mano reposaba en su cadera.

    —¡Bueno, bueno, tampoco así!—se sonrojó Theo.

    Todos reímos.

    —¡Yo soy un feliz solterito!—se rió Blaise.

    —¿Y qué?, ¿yo estoy pintada o qué?—enarcó una ceja la rubia.

    —¡Lo siento Pansy mi amor!—le dio un beso—. Lo olvidaba soy un soltero bien comprometido.

    —Dios Blaise, si así eres de novio no te imagino de esposo, yo que tú Pansy, me lo pensaría dos veces antes de casarme con semejante…hombre—se rió Ginny tratando de hacerse la seria.

    —No es necesario que me lo digas Gin, ya me lo estoy pensando—se rió Pansy siguiéndole el juego.

    —¡Deja de estar metiéndole ideas locas a mi prometida! Y hablando de esposos, jamás los hemos visto demostrando su afecto el uno por el otro—sonrió pícaro Zabinni.

    —Si, si, es cierto. Dense un beso—pidió Theo.

    —¡Beso!, ¡beso!, ¡beso!—vitorearon todos.

    —Está bien, está bien, ¡ya cállense!—resopló Draco y unió sus labios a los de Ginny en un simple beso.

    —¡No! ¿También son monjes o qué?, ¡eso no es un beso!, ¡queremos ver uno de verdad!

    —¡Ni lo sueñen!—replicó Draco.

    —¡Beso!, ¡beso!, ¡beso!, ¡queremos beso!

    —¡Por Dios!—Ginny puso los ojos en blanco y tomó la cara de Draco entre sus manos y lo besó apasionadamente tomándolo totalmente por sorpresa. Entrelazó sus dedos en el cabello del rubio y exploró su boca con su lengua, cuando el rubio reaccionó la pegó a su cuerpo agarrándola por la cintura a los minutos se separaron en busca de aire—. ¿Felices?, ¿o les queda alguna duda?

    —¡Nada de eso! Sólo que realmente lo estaban disfrutando, ¿no?—se burló Daniel otro Sly.

    —¿Por qué no habríamos de hacerlo Daniel, estamos casados, no?—contraatacó Ginny lacónica.

    Estuvieron un rato más afuera hasta que muchos empezaban a dormirse por lo cual decidieron que ya era hora de volver al castillo y dormir.

    —¡Adiós! ¡Besos!—se despidió Ginny—. ¡Nos vemos mañana!

    —¡Hasta mañana Ginny!—contestaron todos.

    —¡Qué pases buenas noches Gin, hablamos mañana!—le sonrió Pansy abrazándola.

    —Igual—le sonrió Ginny.

    —¡Hasta mañana muñequita! ¡Dulces sueños!—Blaise le dio un beso en la mejilla antes de correr y alcanzar a Pansy.

    —Vamos, te acompañaré hasta tu sala común—repuso Draco.

    —No es necesario Draco.

    —¡Quiero hacerlo, vamos!—ordenó halándola de la mano.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  20.  
    ivana

    ivana Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritora
    awwwwwwwwwwwwwwwwww la va a acompañar hasta "su casa"
    ¡no puedo creer que lo haya hecho! ginny I HATE YOU, como pudiste hacerlo? yo quiero hacerlo. ¡asi es que es! demuestre que ese hombre es suyo ¡carajo! acha, la gin se puso sexy con el draco hahaha ;)
    ginny rulea! y ron esta pasado de ridiculo! lo que me extraña es: nada de hermione, pues aparecio la mansion, y nada de harry, por dios santo quiero saber que paso con el!!!! aaaahhhh.....
    y aun no supero el beso y la venganza fue demasiado fina jajajaja xD

    bueno espero el proximo capitulo, saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso