Exquisita Ilusión- Fantasiosa Realidad.

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Nahi Shite, 2 Agosto 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Exquisita Ilusión- Fantasiosa Realidad.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2002

    Titulo: Exquisita Ilusión- Fantasiosa Realidad.
    Advertencias: Ninguna por el momento. Avisaré cualquier novedad.
    Género: Romance, comedia, drama.
    Palabras: 1526.



    EXQUISITA ILUSIÓN- FANTASIOSA REALIDAD.
    o​
    o​
    o​
    ENCUENTROS SIMILARES.

    Daniel sonrió con una calidez que jamás pensó poseer. La hermosa mujer de ojos cafés respondió de manera similar, aunque en su rostro aquella sonrisa se reflejaba de una manera más natural… y a la vez más postiza, como si estuviera tan acostumbrada a sonreír que su tez se extrañara y estremeciera ante la ausencia de la sonrisa. Daniel pensó que la sonrisa de esa mujer era muy misteriosa: parecía surgir por sí misma, pero también parecía quejarse por estar estampada en el pálido rostro femenino.

    —¿Seguro que está bien que lo acepte, señorita? —se atrevió a preguntar al fin. Su voz sonó tan suave y dulce que él mismo no la reconoció.

    La fémina no distanciaba mucho con él en edad, pero en estrato sí que lo hacía. Se podía ver por encima la elegancia de su vestir, discreto pero fino, y su piel blanca reflejaba la cuidadosa atención de la que era objeto.

    Ella asintió con suavidad. —Está bien, no me hará mucha falta… —respondió—, sólo asegúrate de utilizarlo de manera adecuada.

    Al tomar el dinero de la mano mujer Daniel sintió que le ardían las mejillas, pero no supo el porqué de su sensación; acudió a su ser una mezcla de la vergüenza que se siente al tener la atención de una muchacha bella y la que se presenta ante lo humillante que se siente ser ayudado por un desconocido, al sentirse visto como algo inferior…

    Pero Daniel tuvo que aceptar la ayuda.

    Él, como todos los días, había estado paseándose por la entrada de la iglesia a la hora en que la tripa suele tronar, y se había detenido, también como de costumbre, a pedir de manera educada uno o dos billetes con los que pudiera comprar un mísero almuerzo.

    En ningún momento cruzó por su mente el que, por ir a la iglesia a pedir dinero, iba a solucionar todos los problemas por los que pasaba.

    Su sonrisa se amplío; ahora, gracias a esa mujer, sólo podía pensar en la sorpresa de sus hermanitos al verlo llegar sonriendo y con algo que compraría más adelante.

    --Discúlpeme, pero… --balbuceó para cuando la mujer ya se daba vuelta, dispuesta a irse--¿podría decirme su nombre?

    --Alejandra. Que Dios te bendiga, Daniel.

    Se quedó de piedra. ¿Cómo era que ella sabía su nombre?, él en ningún momento se lo había dicho… ¿o sí?
    Intentó recordar con detalle cada segundo de su pequeña charla, pero no lograba recordarlo con claridad; ¿cómo lo conocía?, ¡Diablos, es que en ningún momento se había presentado!

    Ya ella se había marchado. El reloj de la catedral daba ya la una de la tarde y su estómago le recordó que era necesario comer para recordar, para pensar, andar y comprar. Se le vino a la mente, de repente, la solución: aquella mujer no había sido otra cosa que un ángel. Segundos después esa idea la pareció ridícula, es decir, la había visto, había rozado sus suaves manos al tomar el fajo, había mirado esos grandes y bellos ojos achocolatados… ¡Por Dios, le había dicho cómo se llamaba, no era posible que fuera un ángel!, ¿los ángeles tienen nombre?

    --Alejandra… --suspiró cansado y embriagado con las nueve letras que brotaban como la miel desde su boca.

    Sacudió sus rubios y empolvados cabellos y sonrió de nuevo; ángel o no, el dinero era real… y tenía mucho que hacer con él.


    -------------------------------------0000000000000000----------------------------------------


    Si bien “MAC POLLO” no era el mejor restaurante de la ciudad, sí era uno al que Daniel podía entrar sin sentir tanta vergüenza por andar vestido con semejantes fachas.

    David no pudo evitar que una sonrisilla surcara su rostro al ver la expresión de la mesera cuando escuchó su pedido. Todo eso para llevar, había añadido. Dejó más consternada aún a la muchacha cuando le ofreció una generosa propina. Pobre mujer, podría jurarse que las piernas le temblaban al recibir el billete. Claro, no era para menos…, seguramente lo que había recibido de manos de ese extraño por haber tomado su pedido, era mucho más de lo que, normalmente tras muchas horas de trabajo, obtenía.

    ¡Crash!

    --¡Bruta!

    --L-lo siento, señor… Fue un accidente, y-yo no quería.

    --¡Silencio!

    La joven mesera rápidamente cayó al suelo de bruces para recoger los cristales rotos y limpiar los regueros de comida. El hombre de chaleco gris la observó un momento, después se dirigió a sus compañeros de mesa:

    --Vamos a otro lugar. Me estresa el pésimo servicio que hay aquí.

    Acto seguido, abandonaron los tres el establecimiento.

    Daniel no pudo evitar sentir compasión por la muchacha. Era más joven que él, parecía rayar entre los 18 o 19 años, y seguramente era una novata en el arte de servir los alimentos; se había resbalado con relativa facilidad y, para su desgracia, al cliente no le había causado ni pizca de gracia.

    La atención de los presentes pronto se desvió hacia sus propios temas de conversación o a las labores pendientes y Daniel aprovechó para acercarse al lugar del desastre, colocó su bolsa sobre la mesa abandonada y, sin decir palabra, se puso a gatas para amontonar algunos de los vidrios con cuidado.

    La chica trató de detenerlo con algo de vergüenza.

    --No se preocupe, señor. Está bien, yo lo arreglo… N-no se moleste, por favor.

    --Está bien, para mí no es molestia. –le sonrió de manera parecida a como lo había hecho antes con Alejandra, mientras terminaba de recoger el último fragmento- Ya está, ahora sólo tienes que limpiar la suciedad, pero no hay peligro de que te cortes.

    Ella sonrió notablemente apenada, pero también agradecida. Daniel también se sintió agradecido –y sorprendido-, ya que en ningún momento su mirada destelló con rudeza o miedo al ver sus ropajes. Le pareció notar un rubor ligero en las mejillas de la muchacha, pero no pudo asegurarlo, pues rápidamente ella bajo la mirada fingiendo que limpiaba una mancha del suelo… No quiso pensar nada más. Él no se consideraba guapo, ni siquiera agraciado, y menos con aquella ropa, esos jeans rasgados y casi blancos por el desgaste, los tennis hambrientos y la simple franela negra que más parecía gris… No, definitivamente no se veía guapo, tal vez en otra situación, con otra ropa y con una actitud más, cómo era, ah, sí, cool, podría haberse visto tan bien como para provocar el sonrojo de una muchacha tan bella.

    Ladeo un poco la cabeza y la observó con cuidado pero fugazmente. Se levantó, dejándola hacer su trabajo.

    Era bella, eso sin duda.

    Daniel no pensaba en las mujeres con frecuencia, bueno, no era como si le quedara mucho tiempo para fantasear con ellas, pero supo de inmediato que si lo hiciese, las protagonistas de sus ensoñaciones serían parecidas a aquella menuda figura que fregaba el piso frente a sus pies.

    Y es que la piel blanquecina contrastaba totalmente con esos ojos negros y profundos, análogos a pozos de tinta; el cabello azabache brillaba de manera inquietante e hipnótica siendo sujeto en una alta moña, resbalando por el fino cuello y finalizando poco más arriba de media espalda, un prendedor sujetaba parte de su cabello tras su oreja. Era delgada, el uniforme de mesera no dejaba apreciar mucho su figura –y eso lo hizo fruncir los labios y el gesto con una mueca leve de fastidio-, su busto no parecía abundante y sus curvas no resaltaban, pero se sintió complacido al notar que sus piernas podían ser apreciadas fácilmente… Tersas, delicadas, largas.

    Ahora era él quien se sonrojaba y, maldiciéndose mentalmente por abochornarse de tal manera ante una escena tan poco insinuante, tomó su bolsa y se dispuso para irse, no sin antes dejar algo sobre la mesa.

    Dos pasos más tarde, oyó con extrañez y una estúpida emoción una voz a sus espaldas.

    --¡Espere!

    Al voltearse se chocó con aquellos ojos oscuros que habían tratado de evitarlo todo el tiempo. Ella aún seguía en el suelo y Daniel no pudo evitar preguntarse por qué seguía allí, ya que sin duda éste ya se encontraba limpio.

    --Perdón, esto, muchas gracias por ayudarme, señor, es usted muy amable, yo…, sabe, soy nueva y torpe, y el piso estaba encerado, así que… usted, digo, yo…

    Arqueó una ceja, sin poder evitar sentir gracia ante las palabras atropelladas que salían de la boca femenina.

    --B-bueno, yo, quiero decir… -- la oyó suspirar con cansancio--, ¿podría…decirme su nombre?

    Así que era eso. Su nombre, quería saber su nombre. Sonrió, parecía que ese día sonreír se le hacía fácil y le alegraba, no todos conocían su lado amable.

    --Daniel.

    Era extraño; hace una hora era él quien pedía un nombre.

    Recordó lo pasado y, aunque hasta a él mismo se le hizo ridícula la idea, pensó que podría conocer el nombre de la joven.

    --Ehm… ¿Alejandra?

    Ella rió levemente y sus ojos adoptaron un brillo de ternura y diversión, que lo hizo llevarse una mano al cuello para frotarlo nerviosamente.

    --No, --dijo la azabache—Brenda.

    ¡Ah, pero qué idiota!

    ¿Ahora se creía adivino o qué?


    -CONTINUARÁ-

    No sé de qué va esto, si les soy sincera. Empezó como una idea para el concurso “cadena de favores” y fue evolucionando hasta llegar a esto que acabaron de leer.
    No crean, me he encariñado bastante con los personajes que surgieron en mi mente y que están plasmados en el capítulo y la trama se va tejiendo en mi cabeza rápidamente. Quisiera saber su opinión.
    El título… Eehm, perdonen, no tenía idea de cómo llamarlo u.u

    Perdonen que no haya podido usar el guion largo u.u Agradecería que alguno me lo pasara :3

    ¿Merezco un post? Alguien que, al menos con un me gusta, diga: ¡quiero que continúe! :3
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,579
    Pluma de
    Escritor
    Saludos:
    Normalmente no leo fics al azar, asi que no porqué entre a este. Pero cuando leí al final:
    Decidí leerlo todo, me encanta saber que alguien se encariña sus personajes, supongo que así debe ser.
    En cuanto a la ortografía me pareció muy buena, si vi un par de cosas que deberías corregir.
    No debería decir "nueve letras", y sin el "se" y la otra se me olvidó cual era. XD
    Lo que me terminó de convencer fue Brenda que me recuerda mucho a un personaje que uso en una de mis historias.
    Dejame leer la continuación para ver en que sigue.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por tus correcciones. No me había fijado que tenía esos errores al subirlo, y ahora que lo vuelvo a leer me quedé shockeada, ¿cómo se me pudo pasar? xD No sé, pero gracias por hacermelo notar.
    Claro, yo... creo que un buen escritor se mete en su historia y forma un vínculo increíble con sus personajes, ¿cómo no agarrarles cariño?

    Ah, qué bueno que te guste Brenda :3 Ese es mi nombre real, y pues... Espero que el personaje te siga agradando. Personalmente es mi favorita seguida de Daniel. :3
    Tendré el capítulo pronto, espero seguir teniendote como lector un rato más.

    Más comentarios en el siguiente capítulo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    A Thunderbird

    A Thunderbird Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Junio 2012
    Mensajes:
    88
    Pluma de
    Escritora
    Me he enamorado de ese párrafo <3
    También me ha gustado el final, cuando Daniel piensa que su nombre es Alejandra xD
    Lo cierto es que a mí también me agradan bastante los personajes que han salido hasta ahora, especialmente Alejandra con ese toque de misterio que ha dejado al revelar que conocía el nombre de Daniel... espero leer más sobre ellos, sobre todo si lo escribes tú como has hecho en este capítulo, porque he podido imaginarme cada escena que describías, y eso es lo que busco en un fic. Te animo a que lo continúes y nos muestres esa trama que ya estás imaginando.
    ¿Preguntabas si te merecías un post o un ''me gusta''? Querida, ya llevas dos de cada :,D
    ¿Problemas con el guion largo? Haz como yo, copia y pega: — ^^
    Espero leer pronto el siguiente capítulo, hasta entonces~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso