Explícito Examen [Ian x Emily | Pokémon Rol | AU | One-shot]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Amane, 2 Febrero 2020.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,002
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Examen [Ian x Emily | Pokémon Rol | AU | One-shot]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1084
    Título: Examen.
    Fandom: Pokémon Rol Championship | AU.
    Personajes: Ian Lockhart, Emily Hodges.
    Palabras: 1011
    Summary: "Sí, el examen podía esperar."
    N/A: Como es San Valentín (?), me he decidido a publicar algunos explícitos de estos dos que tengo y que solo Juanjo y Noir han leído porque... idk, why not? (?) | Contenido explícito, concretamente: escenas de sexo heterosexuales.


    Ian estaba verdaderamente aburrido.

    Tirado en la cama, con la cabeza colgando del borde de la misma, leyendo una revista que había encontrado por la casa… lo cierto es que no era su plan ideal para un sábado por la noche.

    Miró hacia un lado, hacia donde Emily estaba.

    La morena no le estaba haciendo ningún caso en ese momento e Ian no pudo evitar resoplar, molesto por ello. La recorrió con la vista, observando con atención cada detalle.

    Llevaba puesta una de sus camisetas, pues parecía tener una especial manía con coleccionar todas las que pudiese. No es que a Ian le molestase demasiado, si tenía que ser sincero.

    Pero en ese mismo instante la estaba maldiciendo por ello. Tan solo llevaba esa camiseta y unas bragas, absolutamente nada más. Y eso lo estaba torturando.

    También llevaba el pelo recogido en una coleta que dejaba a la vista sus facciones: su expresión de concentración, como fruncía el ceño cuando no entendía algo, como mordía la punta del bolígrafo con nerviosismo… todos esos pequeños detalles que Ian amaba.

    —¿Te falta mucho~? —canturreó, con tono quejumbroso mientras se incorporaba en la cama, mirando a la chica con la expectación de un niño pequeño.

    —Ya te lo he dicho, tengo que estar toda la noche, cariño —respondió ella, sin apartar la vista de sus apuntes—. Si quieres puedes volver a casa…

    Ian hizo una mueca de molestia al escucharla. Había venido específicamente a verla, ¿cómo se iba a ir tal cual?

    Su mirada se quedó clavada en las blancas piernas de la chica, pensativo. Uhm~

    Se puso en pie de golpe, sonriendo de lado. En silencio se acercó a la chica, quedándose a sus espaldas, y con cuidado rodeó su cuello con sus brazos, inclinándose para comenzar a besar el mismo con delicadeza.

    —I-Ian… —murmuró en ella, intentando aguantar un gemido que pretendía escapar de sus labios—. Es en serio… tengo que e-estudiar…

    —Estudia entonces… —susurró en su oreja, mordiéndola levemente después, sonriendo.

    Emily sintió un escalofrío recorriendo su cuerpo y suspiró, centrando su vista una vez más en los papeles que había sobre su mesa.

    La morena intentó centrar su atención por completo en las letras que había escritas, pero era prácticamente imposible. Ian siguió dejando besos y mordisqueando la piel de su cuello, mientras que sus manos se dirigían a sus pechos.

    La chica sintió todo su rostro enrojecerse cuando sintió a Ian tocar sus erectos pezones por encima de la tela. Un suspiro tembloroso escapó de sus labios, culpa del placer, e Ian solo pudo sonreír encantado al escucharlo.

    Abrió levemente los ojos y observó cómo Emily apretaba las piernas, acción que solo ensanchó más su sonrisa.

    Se separó finalmente, notando como su rostro mostraba clara decepción por mucho que intentase disimularlo con falso alivio.

    Pero por supuesto, Ian no había acabado aún.

    Colocó su mano sobre un brazo de la silla y la giró, obligando a la chica a encararlo. Ella, que había cogido unos papeles en su mano, lo miró por encima de estos. Ian simplemente le guiñó el ojo, sin perder la sonrisa.

    —¿Por qué no me recitas el tema? —le propuso, después de darle un beso en los labios.

    Ella asintió, lentamente, y comenzó a hablar.

    —La arqueología es la disciplina científica que estudia y explica las socieda… ah~ —Emily vio su discurso interrumpido por un grito de sorpresa mezclado con placer.

    Bajó la vista en ese momento y como se temía, Ian no estaba realmente interesado en lo que tenía que decir de la arqueología. O eso era lo que ella pensaba, al menos.

    El chico se había agachado hasta quedar a la altura de su intimidad, y con cuidado había colocado las piernas de la chica sobre sus hombros. Había, pues, empezado a dejar besos sobre la tela de sus bragas y aquel toque para la excitada Emily había sido demasiado.

    —No te escucho~ —canturreó, divertido, separándose un poco para mirarla.

    Emily frunció el ceño, sus ojos aguados y su rostro completamente sonrojado. Lo miraba con los labios apretados pero por muy enfadada que quisiese parecer, lo último que quería en ese momento era que Ian parase.

    —No puedo concentrarme si estás… ¡ah~! ¡Ian, para!

    —Venga, princesa, sé que tú puedes~

    El castaño no se iba a dejar intimidar por la chica, ni mucho menos. Dirigiéndole una última sonrisa, apartó con su dedo la tela que estaba tapando aquello que realmente deseaba, encantado al ver lo mojada que estaba ya la joven.

    Así pues, el chico comenzó a lamer y besar su intimidad, sin dejarse ningún lado sin probar. Emily, por supuesto, no pensaba dejarse vencer y siguió dictando sus apuntes con un tono tembloroso, siendo interrumpida por constantes gemidos y eventualmente su mente apenas fue capaz de unir dos palabras en una misma frase.

    —La d-disciplina… s-surge, ah~… a partir del… ah-ahí no… del siglo… ¿v-veinte? I-Ian, e-espera… n-no…

    No sirvió de nada. Finalmente la chica dejó caer su cabeza hacia atrás, apoyada en el respaldo de la silla, dejándose llevar por el placer. Apretó con fuerza la hoja de papel de su mano, la que tenía libre estaba apoyada en la mesa, también apretando con fuerza. A los segundos la habitación se llenó de un largo gemido que indicó el momento en el que la joven alcanzó su límite.

    Ian se separó satisfecho, observando encantado a la muchacha. Ella, por otro lado, le dirigía una mirada llena de reproche, a pesar de su desastroso aspecto.

    El castaño se incorporó un poco y la besó, dejando caer sus piernas con suavidad en el suelo.

    —Creo que es el siglo diecinueve, princesa.

    —Eres de lo peor. Si mañana suspendo va a ser totalmente tu culpa.

    Fue lo que dijo, antes de tirar de su camiseta para obligarlo a besarla de nuevo. Un beso mucho más salvaje y necesitado.

    Emily se enredó con las piernas en su cuerpo e Ian se puso en pie, agarrándola con fuerza sin separarse ni un instante.

    Se dejaron caer sobre la cama.

    Sí, el examen podía esperar.
     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso