Eternidad (SesshxKagome)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Cazadora de Dragones, 23 Febrero 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Eternidad (SesshxKagome)
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1957
    Después de lo que parecióun siglo y varios intentos de abandonar he vuelto, en fin,
    no podía entrar aquí sin pensar que tenía un pendiente bastante abandonado.
    Espero os guste el capítulo y lo disfrutéis, creo que este será el peúltimo fic que haré sobre esta pareja
    ( el último es un desafío que tengo pendient, como casi todo)
    puesto que está siendo muy solicitada, así que en mis próximos "proyectos" utilizaré otros prtoagonistas, pero para eso falta mucho.

    Buneo que me lio.
    espero os guste el capitulo.

    Capitulo 11: Recuerdos olvidados.

    Demasiado extraño, pensó. Esas … personas tenían un pasado, a su parecer, muy complicado. En los momentos en los que no se peleaban como perros, hablaban de cosas sin sentido, talvez, divagó, ese era el resultado de una larga vida.

    Demasiado aburrida como para darle vueltas al asunto decidió dar una vuelta y descubrir alguna nueva habitación del rustico castillo, por que, esa enorme, lujosa y antigua casa le daba la sensación de ser algo más que una mansión.

    Caminó por los pasillos abriendo y cerrando puertas, curioseando, entre sus andanzas, descubrió una gran habitación, pero esa a diferencia de las demás no estaba llena de sofás o de instrumento antiquísimos o de camas que sabía nadie usaría, esa estaba vacía, completamente, el piso blanco de mármol resplandecía como un espejo ante la clara luz del sol que se colaba por entre los grandes ventanales, que se separaban tan solo un por finísimo espacio de pared y llegaban hasta el final de la sala, que estaba pintada de un azul claro, a través de ellos podía verse el interminable jardín que rodeaba toda la edificación. Y allí en medio de aquella pulcra sala, tapado con lo que supo que era una manta, había un lienzo.

    Iba a cerrar la puerta, tal y como había hecho con el resto de sus inspecciones, pero la curiosidad era tan grande que no pudo dar un solo paso atrás, en vez de eso, se encontró a sí misma cerrando la puerta tras de sí y emprendiendo camino hacia el centro de la sala. Cuando llegó al centro de la estancia extendió su brazo decidida a retirar la gruesa tela, pero … ¿Qué pasa si la encontraban?, más por instinto que por necesidad miró a ambos lados y luego dio un rápido vistazo tras ella. No hay nadie, pensó, así que… destapo en lienzo y lo que había pintado en él era realmente sorprendente.

    Un rostro blanco como la porcelana se descubría entre una lacia y abundante cabellera, que caía sobre uno de sus hombros, era una mujer, de rasgos finos y delicados, labios rosas, que reflejaban una ligeran pero sincera sonrisa sus ojos de color índigo, destellaban alegría y cautela, era preciosa, pensó, era como un hada, una de esas que venían en los cuentos que le contaba su nana cuando era pequeña, no, rectificó, era todavía más bella, más encantada que cualquier princesa y más delicada que cualquier flor, pero lo que más le llamó la atención fue una pequeña marca que medio se escondía tras un mechón de pelo, en su cuello, una marca que, a pesar de no conocerla a ella, le resultaba muy familiar.

    Instintivamente llevó se llevó la mano al cuello, justo donde coincidía con la de aquella desconocida mujer, solo que la de ella era algo que tenía de nacimiento. Un dolor punzante empezó a invadir la zona de la cicatriz. Respiró profundamente y, luego, exhaló el aire muy de espacio, el dolor iba en aumento mientras que unas extrañas visiones embargaron su cabeza. Respiró con rapidez, aunque el aire no suponía ningún alivio, las imágenes seguía rondando su mente: fuego, sangre, llantos, guerras …

    Gritó con fuerza, no por ver aquellas desastrosas imágenes sino por que podía sentir el dolor de ellas, podía sentir como la sangre inundaba su boca, el fuego quemando su piel, desgarrando cada parte de su cuerpo y como los gemidos salían fluidos de su boca. Se tiró al suelo ya que sus pierna no podían sostenerla.

    Toda su vista se volvió borrosa, las escenas dejaron de deambular por su cabeza y su mente se sumió en una oscuridad absoluta.

    -----------------------------

    Cuando despertó no se encontraba en el mismo sitio donde había desfallecido, supo reconocer la habitación, ”su habitación”, así como también pudo reconocer un par de ojos mirándola fijamente. Era Sango.

    -¿Qué ocurre?- preguntó confundida.

    Sango la miró con ojos graves.

    -Eso debería preguntarlo yo.-


    Intentando, por sus propios medio, buscar algunas repuestas a las preguntas que vagaban sin rumbo dentro de su cabeza, se escabulló por sus más recientes recuerdos. Después de que casi Kouga la arrastrara hacia su habitación y le “aconsejara” que lo mejor era que se quedara allí, decidió ignorarlo y salir de esas cuatro paredes que ya empezaban a agobiarla. Como si fuera un deseo de su cerebro para que no diera más vueltas asaltaron su mente aquellas imágenes que respondían preguntas y exigían repuestas.

    La habitación se quedó en un completo silencio, Kagome intentaba formar un puzzle con todas aquellas escenas pero no lo conseguía.

    Maldijo mil veces que le pasara aquello, aunque en parte agradecía que fuese Sango quién la encontrara por allí, donde se supone que no debía estar, no podía imaginarse la situación con alguien más, casi sin querer por entre sus pensamientos se coló la imagen de cierto albino, haciendo que adquiriera cierto tono de nerviosismo en su cara ¿y si él la hubiese encontrado? La miraría con esa “mirada” y sólo con eso le hubiese dejado claro todo, “No te metas donde no te llaman”. ¿Y si hubiese sido su hermana? Esos dos eran casi idénticos solo que ella lo diría directamente

    - Intentamos mantenerte al margen.- susurró la castaña, sacando de sus divagaciones a Kagome- pero al parecer es imposible, aunque no quieras siempre te acercas.

    -¿Qué?- preguntó confundida.

    Pero ella no respondió, sino que descansó su vista sobre las cortinas cerradas, eso dio que pensar a la chica, ya era de noche y si no recordaba mal su desmayo surgió cerca del atardecer, por lo que no podía llevar mucho tiempo allí.

    -¿Por qué no te quejas?- preguntó de repente sacándola de sus pensamientos nuevamente- para haberte pasado lo que te ha pasado, te lo has tomado muy bien.

    -No entiendo- respondió instantáneamente, pero en realidad sí que lo entendía.

    -Te han sucedido cosas en las que nadie creería, estás viviendo con personas extrañas a las que no conoces, viendo cosas que nunca pensaste que existirían y- dijo con la vista aún perdida en las cortinas- se supone que deberías estar asustada y furiosas, sin embargo, no te quejas, no gritas ni lloras, no te lamentas por haberte transformado en algo tan miserable como lo que somos y es por eso por lo que te pregunto; ¿por que no te quejas?

    Nunca, en el poco tiempo que la conocía o de las pocas veces que había hablado con ella, le había oído hablar tanto.
    Aquellas preguntas que hacía, ella ya las tenías respondidas.

    Nunca pensó abrirse con nadie alguien en aquel lugar, pero eso fue por que nunca se lo preguntaron y por primera vez en mucho tiempo, tenía respuestas sobre su vida y tenía ganas de decirlas, aunque fuera a aquella chica con la que las palabras intercambiadas había sido mínimas.

    -Siento que estoy donde verdaderamente debo estar- decía mientras bajo las sábanas abrazaba sus rodillas a su pecho - nunca me he sentido en casa cuando estoy en -soltó una risilla- mi casa, nunca he querido heredar las empresas de mi padre, ni casarme con el hombre que él me busque, no creo poder soportar una vida tan … singular. Sí creo que esa es la palabra. Esto es algo que aún me cuesta asumir, pero por algún motivo siempre he pensado, que soy diferente, que no pertenezco al estilo de vida en el que nací- se detuvo un momento al sentir que ella la miraba fijamente- intenté huir de esa vida, pero ¿Por cuánto tiempo?, esta es la excusa perfecta, puedo fingir mi muerte y desaparecer- se rió de sí misma por pensar de esa manera- podré alejarme de eso que nunca he querido, de esa vida que me causa tanto miedo, de esa rutina en la que le toca vivir a todas las personas, podré tener y hacer algo diferente. …

    -Puede que luego no te guste- la interrumpió.

    -Puede- dijo con una sonrisa- pero por ahora estoy pensando con optimismo, ya luego vendrá lo que toque, pero mientras tanto, me gusta.

    Volvió a reinar el silencio.

    Sango se puso de pie y caminó hacia la ventana, abrió la cortinas y aún mirando a través de ellas habló:

    -Mañana empezarás a entrenar- anunció- así tendrás algo que hacer- dijo con una sonrisa y a Kagome le pareció una magnifica idea, a continuación se giró hacia la pelinegra y preguntó- ¿Qué hacías tan lejos de tu habitación?


    -Yo …- no supo que responder.

    -Yo no te recomendaría que lo volvieras a hacer, pronto, cuando todo esto termine, podrás iniciar esa vida que tanto deseas, mientras tanto estarás aquí, si intentas descubrir algo más de lo que debes, te verás más involucrada y no te será tan fácil independizarte de la manera en la que quieres, porque te verás más atada a nosotros y a nuestro pasado- empezó a caminar hacia la puerta.

    -¿Me vas a entrenar tú?- preguntó Kagome.

    - Cada uno te ayudaremos en lo que mejor se nos da. Hablaré con Sesshomaru, para que sea él quien empiece mañana contigo?.

    Sango salió de la habitación, consciente del estado de shock en el que dejó a Kagome.

    Aunque reencarnes mil veces, hermana, tu corazón siempre será el mismo.

    ------------------------------------------------------------
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Hace mucho tiempo que no leia este fic ^^U me sorprendi mucho al ver que decidiste continuarlo. Espero que no lo dejes de nuevo.

    El pasado de Kagome es mas problematico de lo que parece, me pregunto qué querrán ocultarle con tanto empeño. Pero como tu bien dices, aunque Kagome no quiera, siempre se acerca poco a poco hacia las pistas de su pasado, creo que al final la revelación será inevitable.
     
  3.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    879
    Pluma de
    Escritora
    Hola, hace mucho tiempo había leído esta historia y me quede prendada a ella pero recuerdo que anotaste que lo pospondrías por un tiempo, pero nunca pensé que tanto, bueno volvamos con la historia, la trama continua de maravilla, cada vez me intrigo más con el pasado de Kagome y que pasara después aunque como ya te anotaron arriba la revelación de su pasado es innegable. Adiós.
     
  4.  
    Veniamin

    Veniamin вампир. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,160
    Pluma de
    Escritor
    ¡Hola! soy nueva en tu fic!
    valla, dejame decirte que tienes una forma de narrar, que me encanta!
    Valla, ¿Sesshomaru va a entrenar a Kagome? eso es noticia!
    Espero continuaciòn!
    bye!
    [​IMG]
     
  5.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Wow!
    me lei todo el fic hasta ahora
    y dejame decirte que me encanto eso de la reencarnacion de un Vampiro eso es nuevo
    y me agrada :), vaya que me tomo por sorpresa que Kikyo y Sesshomaru fueran hermanos.. y que el no fuera hijo biologico de Inu no Taisho.... la historia esta tomando poco a poco el climx de la historia
    espero ver la continuacion muy pronto :)
     
  6.  
    doncella

    doncella Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Septiembre 2009
    Mensajes:
    125
    Hola!!!
    Despues de tanto tiempo leo de nevo tú fic la verdad
    es que esta muy bueno me encanta lo que esta pasando con kagome las
    cosas nuevas que esta descubriendo,quisiera saber mas de su vida anterior
    espero que a sesshomaru se le quite eso de despreciar a kagome y acepte que
    aun la sigue amando,lo que quiero saber es que retos tendran que pasar para que
    una vez mas sesshomaru este con el amor de su vida.
    Bueno espero que pongas pronto la conti.
    Bye.
     
  7.  
    inariamy

    inariamy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Mayo 2008
    Mensajes:
    428
    Pluma de
    Escritora
    Hola muchas gracias por el aviso, solo que hasta ahora lo vi, es que yo tambien me voy y vengo jejeje, pero gracias por no olvidarte de una fiel lectora mas, jejejeje, pero bueno deberas que ese de irnos y volver nos cienta muy bien jejeje, me ha facinado el capitulo y sobre todo la ultima frase, que creo que le dice Sango a Kagome, me ha facinado amiga, haaaa me muero de ganas por que ella sepa que la reencarnacion de alguien mas, y que ese alguien haya sido el amor y madre de hija de Sesshomaru, ¡que emocion!, pero bueno, espero con ancias la continuacion y no dudes en avisarme, has mejorado notablemente y no vi ninguna falta de ortografia, pues bien me despido, nos vemos.

    ina-chan ^^
     
  8.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Eternidad (SesshxKagome)
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2037
    Mi subconciente odia esto, pero una parte de mí, llámese Fangirl, me impide dejarlo. En realidad llevo desde apróximadamente 1 mes con este capítulo guardado (pero sólo tenía la segunda parte de este. Y luego terminé la primera parte, Me reusaba a publicarlo, pero bueno, he decidido hacerlo. Esèro os guste.

    Capitulo 12: Cercanía.
    Daría lo que no tenía por no estar allí.

    Caminó con nerviosismo hasta las afueras de la casa, el sol ya empezaba a hacer su aparición y el cielo se tornaba anaranjado. Soltó aire, aunque no lo necesitara, volvió a coger otro poco e hizo lo mismo hasta que sintió que él había llegado, se dio la vuelta y lo miró fijamente, sintió sus rodillas flaquear y quizás fuese por esa apariencia de infarto o por que su sola presencia le crispaba hasta el último pelo.

    -Bueno días- murmuró, pero no obtuvo respuesta verbal, a cambio la mirada de él se volvió más dura y ella se sintió desfallecer.

    ¡Qué demonios! sacudió de su cuerpo el miedo, ella nunca le temía a nadie, ni este hombre y su mirada penetrante.

    Se detuvo frente a ella escaneándola completamente haciendo una mueca que, aunque casi no podía percibirse, ella pudo ver con claridad, un pequeño movimiento en el puente de la nariz que figuraba disgusto, después de todo y a pesar de no conocerlo bien no esperaba otro gesto de su parte. Duró varios minutos hasta que por fin decidió hablar.

    -¿Qué tal corres?-

    -A… pues, yo que sé- respondió, encogiéndose de hombros, intentando que su voz no temblara y parecer despreocupada , pero falló miserablemente. Aclaró la garganta para volver a hablar y esta ve su voz salió un poco más como quería- aún no lo he probado.

    -Pero has cazado y eso implica correr.

    Eso era cierto, pero justo cuando emprendió el inicio de su carrera sus sentidos se nublaron por la sed. Tomó aire para volver a hablar.

    -Pero no me acuerdo- replicó como una niña.

    Quiso soltar un bufido pero lo retuvo. Inclinó su cuerpo hacia delante.

    -Corre- dijo con voz grave.

    -¿Qué?- preguntó, porque aunque lo había escuchado no estaba segura de haberlo hecho correctamente.

    -Que corras-

    Antes de que pudiera pensar en nada más empezó a correr, no supo por qué sólo hizo, atravesó la vega y se introdujo en el espeso bosque, pronto sintió que era seguida, no se detuvo a mirar quien era solo corrió, su instinto de supervivencia la puso en alerta y no supo porqué hasta que vio una gran roca irrumpiendo paso entre el follaje y destrozando todo lo que encontraba a su paso, pero lo peor de todo era que se acercaba a ella. Supo que era su fin. Solo pudo escuchar el impacto se su cuerpo contra el suelo como un sonido sordo y metálico y como la enorme roca se perdían en algún lugar. Cuando sintió que su hubo calmado sacó su cabeza de entre sus brazos y miró a su alrededor.

    ¡Por Dios Santo …!

    -Por lo visto corres rápido pero tus reflejos no son los mejores.-habló tan despreocupadamente que a Kagome le dieron ganas de matarlo.

    -¡Estás loco!- vociferó- ¡Podrías haberme matado!¡ ¿A se le quién se le ocurre …?!

    Sesshomaru hizo un pequeño gesto de dolor al escuchar sus gritos.

    -No sé si fue buena idea empezar con esto- susurró para sí mismo.- Cállate -Ordenó.

    Acató la orden como una niña pequeña pero su mirada recelosa no abandonó sus ojos.

    Esto no es lo suyo. pensó mientras la escaneaba. Nunca lo fue.

    -Andando- dijo tomando camino hacia la casa.

    -¿Pero qué dices?- cuestionó para luego inconscientemente levantarse y seguirle.

    O_Oo O_Oo O_Oo O_Oo O_Oo

    (Miroku) tres días después.

    Iba caminando tranquilamente por el pasillo, despertando en su mente momentos del pasado que su memoria se empeñaba en resguardar aún en contra de su voluntad. Recuerdos que hacían que se le partiera el alma en miles de pedazos, recuerdos que deseaba con todas sus fuerzas olvidar, o eso era lo que él pretendía creer.

    Detuvo su andar frente a una de las bibliotecas de la casa.

    Si seré masoquista-pensó mientras abría la puerta con sigilo, y con pasos sobrenaturalmente rápidos avanzó hacia una de las estanterías, repasó de manera lenta con la yema de los dedos las inscripciones que habían en los lomos de los libros hasta que se detuvo en uno y se dispuso a cogerlo, una vez en su mano camino hacia una de las ventanas de la habitación que daban al uno de los muchos patios que se utilizaban para entrenar. Allí abajo sólo había dos personas : Sesshomaru y Kagome , la escena podía tener varios significados y el aún a pesar de su pésimo estado de humor pudo tomarlo desde el lado gracioso, y como hacerlo cuando la chica parecía que iba a colapsar en cualquier momento. Sesshomaru se acercaba a solo pulgadas de su espalda mientras con su mano sostenía el brazo derecho de la joven quién a su vez sostenía una espada, el acercamiento desde luego afloraba los nervios de la chica que de haber sido humana hubiese perecido por falta de aire. Sesshomaru, en cambio, se mostraba de lo más sereno, cosa que era muy normal en él, pero aunque en su rostro figurara aquel gesto calculador sabía que dentro de él no era así.

    Se retiró de la ventana para sentarse en una de las butacas que había dentro de la biblioteca, abrió el libro y empezó a leer. Hamlet, una supuesta tragedia que lejos de causarle pena le causaba más gracia que otra cosa a pesar del gran empeño del autor en mostrar la desgracia que acompaña a la novela desde el principio estaba seguro de que lo consiguió a la perfección pero a él no le causaba el mismo efecto. Se entretuvo así durante, por lo menos, media hora hasta que alguien entró y la poca tranquilidad que había estado buscando y en su lectura pudo conseguir se derrumbó en unos pocos segundos.

    Reconoció el aroma enseguida, causando en él un desconcierto perturbador, llevaba evitándolo días incluso semanas y ella parecía hacer lo mismo pero al parecer sabedora de que él estaba allí, decidió romper con la línea divisora que ambos habían fijado inconcientemente pero de manera intencionada.

    -Hola- dijo Sango con voz trémula después de cerrar la puerta tras ella.

    Sin saber que hacer o como reaccionar se tomó sus segundos para ponerse de pie mirarla fijamente y responder.

    -Buenos días- contestó.

    Y al estar allí frente a ella mirándola a los ojos fijamente te dio cuenta de que no podía, no podía intentar parecer indiferente como lo había planeado y no podía por que no lo deseaba.

    ¿Qué podía hacer?

    Sé cobarde. - dijo un eco de vocecilla dentro de su cabeza, esa que lo había estado acompañando desde hacía ya mucho tiempo.

    -Tengo que irme …-comenzó a decir pero fue interrumpido antes de exponer la excusa ideada.

    -Por favor Miroku - suplicó- quiero hablar contigo.

    No podía. Escapa .

    -No puedo Sango … yo. No, no puedo hacerlo, no ahora.

    Incapaz de poder seguirse dirigió a la salida, pero fue detenido al pasar por su lado, por su mano.

    - Tienes que escucharme- dijo con vos ahogada y es que tenía un nudo en la garganta- te lo suplico.

    Cedió. cediste.

    Caminó hacia en centro de la estancia, lo suficientemente lejos como para contemplarla sin necesidad de mirarla directamente a los ojos por que eso lo ablandaría y si lo hacía no podría continuar allí.

    Debiste largarte desde un principio, ahora te darás cuenta de la mentira que viviste, cuando creías amarla- aquella estúpida voz no lo dejaba pensar con claridad se había metido en su cabeza y no lo abandonaba.

    -Pero yo no quiero escucharte- murmuró, aún a sabiendas de que ella lo escuchaba a la perfección- es que no lo entiendes- endureció su voz.

    -Tienes que saber como sucedieron las cosas-

    Nunca te quiso.

    -Nunca me quisiste- sentenció

    -¡Eso no es cierto!- se exaltó- siempre te quise.

    Pasado.

    - Mentira- habló encolerizado- lo único que querías era engañarme, estabas aliada con Naraku desde un principio.

    -Me amenazó con tu vida.

    -¿Por qué debía amenazarte si tú y él tenían un pacto? . ¡Dime! ¿Qué te ofreció a cambio?

    -No sabes lo que dices … dijo con voz temblorosa.

    -Poder …-

    -Para de una vez …-

    - O sólo te arrastrabas tras el cumpliendo todas sus ordenes …-

    -¡Lo hice por que te amaba y no me arrepiento por que te amo!- gritó con fuerza- No tienes ni idea de lo que he sufrido- empezó a caminar hacia él- saber que me has estado odiando cada día y no poder decirte lo que sucedió en realidad ¡porque no querías escucharme! Lo hubiese dado todo por no tener este poder , todo, por no poder tener la capacidad de robarte el tuyo, me odio a mí misma …

    Nos estamos debilitando.

    -Ya no puedes hacer nada- desvió su mirada- así que déjame en paz, lo mejor que puedes hacer es largarte, yo ya no quiero tener nada que ver contigo.

    Dolía tanto cuando era él quien la echaba de su vida. Su pecho se oprimía cada vez más.

    -No me digas eso- rogó- Miroku yo … sé que aún me quieres. -Dijo, quizá con la esperanza de que fuera cierto.

    Ese fue un golpe que no esperaba, su corazón era vulnerable, talvez demasiado y esas palabras fueron una prueba de ello porque tras declarar aquellas palabras que, calaban hasta lo más fondo de su ser, aquel órgano que perecía inerte desde hacía siglos parecía haber cobrado vida.

    -No puedes saberlo- impactado aún con sus palabras- después de todo lo que hiciste crees que haré como si no ha pasado nada, crees que puedo seguir amándote- sonrió con dolor- estás muy equivocada.

    Sango supo que su mundo se vino abajo, sus manos empezaron a temblar descontroladas, se quedó estática en su sitio, cerró sus ojos intentando calmarse.

    -Si no tienes nada más que decir, me voy.

    Antes de que pudiera dar un solo paso más ella lo detuvo con su voz.

    -Yo aún te amo-

    -Ignoraba que alguna vez sintieras eso por mí- dijo con sorna- Debes saber Sango, que no me dolió tanto perder aquel don tan poderoso sino el hecho de que lo hicieras, si es cierto que te amenazó ¿Por qué no me lo dijiste nunca? Podríamos haberlo solucionado.

    Ahora buscas opciones, para no alejarte.

    -Estaba fuera de mis manos si lo sabía, si de daba cuenta de que te lo había dicho …- calló, ¿y si no le creía?

    -Creo que ya no tiene sentido enmudecer ahora ¿ No crees?

    -Iban a matar a Kohaku y a ti también. Y no podía permitirlo

    -¿Cómo es que… ? -Intentó articular. No supo que decir ante aquella declaración.

    Ya somos dos

    -No podía permitirlo- atisbó una sonrisa incluso si en ese momento sensaciones de tristeza y amargura estuvieran arremolinadas en su alma y avanzó hacia él con pasos lentos y decididos, no podía perderte, no a ti porque te amo. Miroku ¿tú me amas?.

    ¿Tenía que pensárselo? No, desde luego que no.

    -Sí -susurró y su corazón volvía vivir.

    Contenta por la respuesta apresuró su paso.

    -Te prometo que volveré a dejarlo todo como antes.

    -¿Qué piensas hacer?- preguntó.

    -Solo te lo demostraré- para cuando dijo esto ya estaba justo frente a él y posó su mano sobre su mejilla- sólo déjame demostrártelo.

    Has vuelto a caer.

    Sujetó la mano femenina por encima de la suya, se podía haber negado, podía haber alegado y decir todas la cosas que había planeado decir cada vez que imaginaba volverse a encontrar con ella. pero no podía, porque la amaba y lo peor de todo es que le creía. Se sentía feliz al volver a sentir su tacto y estaba seguro de que la sensación de sus labios se sentirían todavía mejor, dispuesto a descubrirlo acero su rostro al de ella , probó y bebió de su boca, hasta que tuvo suficiente, pero eso fue mucho después …

    ***

    ¿Comentarios?
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  9.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    MUy bueno el capitulo
    tal parece que Miroku le dara otra oportunidad a Sango eso
    me gusta por que la verdad merecen ser felices :)
    Y kagome y Sesshomaru a un las tensiones estan a flotes pero esperemos que desaparescan pronto ;)
     
  10.  
    inariamy

    inariamy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Mayo 2008
    Mensajes:
    428
    Pluma de
    Escritora
    Dios!!!!!!!!!!!!!!!!

    amiga me dejaste super picada, que increíble continuacion has echo, creo que ya te lo dije, pero te lo repito me encanta tu forma de escribir y redactar, me encanta, se puede sentir los sentimientos de los personajes, hay, que lindo, pero en fin.

    llendo al tema central que es comentar como estuvo el capitulo, me encanto y me dejaste en la mejor parte, amiga quiero ver, mejor dicho leer mas escenas donde aparescan sessho y kago, pero bueno es tu ff, y tu decides, aunque me encanto la escena de miroku y sango, llena de muchas verdades y el final del beso, estubo de telenovela jejeje, en fin me despido y espero con ancias la continuacion de tu ff, que cada ves se esta poniendo bueno.

    asi hubo una que otra falla del dedo pero no fue por una nadita de nada, jejeje, en fin no vemos en el siguiente.

    nos vemos.

    ina-chan ^^
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso