Long-fic de Naruto - Estamos en...¡Naruto!

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Laviuncchi, 25 Julio 2018.

Cargando...
  1. Threadmarks: Capítulo 12
     
    Laviuncchi

    Laviuncchi Editor Gráfico

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    695
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Estamos en...¡Naruto!
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1002
    —Estoy de acuerdo, y... También quiero contarte que el Hokage quiere hablar contigo...—comenta Rafaeru.

    Brunari asiente, entra y se sienta en un futon, mirando por la ventana.

    —Comienza tu...—dijeron al unísono.ambos esbozaron una sonrisa, Brunari niega, y suspira.

    —Bru...no soy de esta aldea...—comienza a decir Rafaeru.

    Brunari se tensa, y asiente.
    —Lo sé, eres de Kumogakure y Sunagakure...—contesta.

    Come un poco del dango que hay en la mesa.

    —Entonces...entenderás si decido...etto...marcharme a buscar mis orígenes—dice dudoso y nervioso.

    Moviendo nervioso sus pies.
    Bruna se atora, lo mira sorprendida, busca una palabra para decir pero aquello la había tomado por sorpresa.

    —¿Eh?¿A-acaso te quieres ir ya?—pregunta Bruna.
    —Claro, me siento extraño aquí, viéndote a ti recordando y siendo feliz...

    La mirada de Bruna se entristece al escuchar aquello. Pero se coloca valiente y sonríe.

    —¿Irás con la Abuela Chiyo?—pregunta curiosa.

    Intentando no sentir dolor ante la sensación de quizás no verlo en un gran tiempo. Tomando por sorpresa a Rafaeru, esperaba un lío por parte ella, aunque también sabía cuando ocultaba sus tristezas como él.

    —Después de que hables con el Hokage, me da curiosidad saber cuál será tu decisión —contesta Rafaeru.

    Brunari deja de comer, y le agarra la mano, en un gesto dulce y suave.

    —¿Sabes que te quiero mucho Rafa, no? Y que yo me alegro si tu lo estás, por mis decisiones no te preocupes, no sucederá nada malo, ¿o si?—sonríe burlona.

    Rafaeru se sonroja y sonríe nervioso, feliz por su bondad.

    ── ∙ ~εïз~ ∙ ───


    Aquella tarde terminaron de comer, y solo dedicaron a compartirse todo lo que habían descubierto. Tanto como la invocación de aves imaginarias por parte ella, como la historia de su madre con él. Ambos sabían que por siempre habían estado juntos. ¿Pero porqué?

    ••>Salto en el tiempo.
    Al día siguiente.


    Ambos habían despertado, Brunari había sentido que alguien la había observado en la noche, sabía que era alguien muy conocido para ella. Pero no quería levantar sospechas para nadie. Rafaeru y ella se dirigieron a la torre del Hokage.

    —Adelante..

    Ambos ingresaron, y Bruna suspiro ansiosa, no sabía que podría ser.

    —Aquí estoy Lord Hokage, ¿para qué me mandó llamar?—pregunta Brunari.

    El Hokage levanta la mirada, les sonríe agradable.

    —Qué bueno que recibiste mi llamado, ya creía que debía mandar a Iruka o Kakashi para que fueran a buscarte —comenta divertido Hiruzen.

    Ocasionando que Rafaeru se sonroje un poco, era él quien se perdió del camino. Por haberse desmayado.

    —Por favor, Hokage-sama, a lo que venimos.
    —Bueno, como has vuelto a tu vida aquí, como mi deber es darte un trabajo para poder mantenerte, te ofrezco volver a yu puesto de ANBU, pero bajo mi mando, o ser sensei en la academia, y por tener tu equipo gennin —dice Sarutobi.

    Ocasionando que por tales palabras tanto como Rafaeru y ella habrán la boca.

    «Ser ANBU, equivaldría a poder acercarme a Itachi»piensa Brunari.

    «Ella no será tan loca como para arriesgarse a ser ANBU, pero no le veo siendo Sensei»piebsa Rafaeru.

    —Seré su ANBU, y sensei, pero desearía pedirle un favor —habla firme y clara Brunari.

    Ocasionando que Rafaeru se sorprenda, y preocupe. No quería que nada malo le ocurriese.

    —Recuerdo todo lo que aprendí en su debido tiempo, tengo todo a mi disposición, quisiera ser yo la custodia de Rafaeru-kun hasta Sunagakure, allí si a usted le parece bien, empezaré a tomar la orden de tener mi propio equipo gennin —comenta Brunari mirando al Hokage.

    Quien la mira con expresión agradable, era esto lo que esperaba de ella, pero no la dejaría tan fácil.

    —Me agrada su idea joven Nara, pero al joven Rada lo acompañará la gente de Sunagakure. Usted deberá ser por momento un ANBU bajo mi mando, luego mas adelante lo hará por el momento, ninguno de los dos pueden irse de la Aldea. —dice el Hokage serio.

    —¿Pero porqué ?—pregunta Rafaeru.

    —Porque los necesitamos, la prueba para ser Chunnin pronto comenzará y necesitaremos ayuda para que todo salga bien—comenta el Hokage.

    A Bruna le recorrió un escalofrío al saber lo que se acercaba, hace unas horas Shikamaru le comentó que comenzaría la primera prueba y que esperaba que fuese fácil. Pero por las palabras que dijo el Hokage mas lo que había visto entre la temporada, sabía que nada sería fácil. Pero sabía que no dejaría que esa serpiente se saliera con la suya.

    —Entonces, cuando podré marcharme a conocer mis orígenes —exige saber Rafaeru.
    —Con este pergamino podrás salir luego del Examen Chunnin termine, está mi sello y podrás salir sin ningún impedimento—responde el Hokage.

    Rafaeru mira el pergamino y se siente tranquilo, luego irá a conocer su verdad. Pero...

    —Mientras tanto, Brunari tendrás una misión muy importante, los ancianos necesitan que vayas a un lugar...—empieza a decir el Hokage.

    Rafaeru siente que ya sobra en aquella reunión.

    —Disculpe, por mientras yo me retiraré, debo pensar algunas cosas. —dice Rafaeru.

    —Usted como está bajo mi tutela, tiene todo él derecho de también participar de los exámenes Chunin si lo desea, o simplemente ayudar a Iruka Umino con las actividades de la segunda prueba —dice el Hokage.

    Rafaeru no se veía capaz ser algo de aquí, por las que estuviera rca de su mejor amiga. Él quería tener libre el camino para ir a sunagakure.

    —Esta bien, ayudaré a Iruka-sensei, lo iré a buscar—dice Rafaeru retirándose.

    —Bien, ¿que será mi misión Hokage-sama?—pregunta Brunari.
    —Irás a buscar a Lady Tsunade, los ancianos la requieren, la han visto recorrer pro la aldea del Rayo, de paso, iras a avisar que Rafaeru en cuando logre visitar a su familiar de Sunagakure, irá a conocer a su padre —dice el Hokage.

    Brunari se sorprende ante tales revelaciones pero asiente.

    —Como usted desee Lord Hokage—contesta.

    ─── ∙ ~εïз~ ∙ ───



    Aquella tarde a Brunari le entregaron su uniforme ANBU, y fue directamente a ver el examen desde unas ramas del árbol, observando como iba a Shikamaru, y...
     
    • Impaktado Impaktado x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 13
     
    Laviuncchi

    Laviuncchi Editor Gráfico

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    695
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Estamos en...¡Naruto!
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1081
    ─── ∙ ~εïз~ ∙ ───



    Aquella tarde a Brunari le entregaron su uniforme ANBU, y fue directamente a ver el exámen desde unas ramas del árbol, observando como iba a Shikamaru, y se emocionó al ver en vivo la prueba que tanto la emocionaba.


    Shikamaru estaba analizando la situación, mas luego se iba a seguir mirando como Naruto hacia su esfuerzo pero sintió un chakra conocido y no pudo evitar jadear, tenía cierto miedo pero también era ansiedad.

    Pero no era el momento aun, no. Debía esperar el momento, aunque deseaba con toda su alma verlo, pero sabía que la recibiría diferente. Por lo que para su seguridad era mejor volver a ocultar sus emociones como lo enseñaron de pequeña.


    —¡Ya basta! ¡Yo no me asusto y no huyo, no señor! No me importa si me quedo como gennin por el resto de mi vida! Yo algún día seré Hokage!

    —Esta decisión puede cambiar el destino de su vida—dice Ibiki muy serio, pero con un brillo de admiración.

    —Yo no retrocedo a mi palabra, este es mi Nindo, mi camino ninja.

    Todos los ninjas que previamente se iban retirando quedaron fuera pero los que quedaron luego de esas palabras eran un número de 72 estudiantes.

    «Siempre tan impulsivo, pero así fuiste capaz de inculcar valor a los demás, por eso también te admiro...Naruto»sonríe levemente.

    Antes de que alguien pudiese verme me intento mover, pero un kunai se acerca rápido hacia mi, y con un movimiento rápido lo desvío con un kunai.

    —Vaya, si que eres rápida mocosa—dice una voz ruda.
    —No lo bastante, Anko-san. Pero me alegra conocerla al fin —responde Brunari.
    —Tks... me informaron que estarías observando el terreno pero no imaginé que llegarías mas rápido que yo, si eso dices que es lento, debería probarte un día con Maito Guy...—dice semi sonriendo Anko.
    —Algun día, hasta pronto Anko-san, debe hacer madurar a todos esos chiquillos, suerte con él —dice seria al final, ella.



    Extrañando a Anko hasta entender de quien hablaba, ocasionando que se estremezca, por lo que cuando iba a reacción Brunari desaparece en una bola de humo, al estilo Kakashi Hatake.



    °_°_°_°



    Brunari llegó a las cabezas de los Hokages pensativa, habían demasiadas cosas que sucederían, pero no podría hacer nada ya que el Hokage había dicho que mañana mismo, mientras los chicos estén en el bosque prohibido, ella debería ir a buscar Tsunade. Él Hokage sentía que debían contactar con ella, pero no era muy alejado del deber de Bruna, por lo que aunque eso significaba dejar a Rafa con el lío del Ataque de Orochimaru, ella debía hacer el trabajo mas importante para acortar el recorrido de Jiraiya luego.

    —Rafaeru podrá con todo y lo sabes, Nari —dice una voz aterciopelada.
    —Lo sé, pero yo quiero protegerlo de todo, como el siempre lo hace, tengo miedo de que esa serpiente lo vea...—suspira agobiada.
    —Pero, ¿acaso no confías en Rafaeru? En tu mejor amigo, tu casi hermano —pregunta extrañado Nunráy.
    —Si, confío, lo que no confío en los líos que se vienen, no los podre prevenir, si le pasa algo no...no se que haría—ahoga un sollozo.
    —Oye, puedes ocupar Tsuki para que lo cuide si te hace quedar mas tranquila, pero sabes que no podrás siempre evitar todos los daños... Además debemos ir a esa misión, para que tu mejores como ANBU y Ninja Médico y lo sabes pequeña—dice una pequeña águila posada en su hombro, acariciándole la mejilla a la pelinegra.
    —Está bien, aunque sabes que Tsuki es una parte especial de la invocación Imagiūn, Rafa se dará cuenta, no es tan bobo como muchas veces parece. Pero... No tenemos otra opción, además lo cuidará y podré rastrearlo luego para encontrarlo, no es tan mala idea —sonríe al final, Bruna.

    Pero justo cuando Nunray iba a comenzar escucharon los primeros gritos de los estudiantes dentro del Bosque. Bruna deja de estar en cuclillas, y salta hacia la casa, agarra su mochila, y por ultimo se dirige junto al Hokage.

    «Con suerte lo encontraremos a Rafaeru allí, si no, deberemos dejar a Tsuki como entrega para él, y que se lo de el Hokage»piensa Brunari.


    Toc..toc..toc...

    —Adelante...

    —Buenas noches, Hokage-sama—dice Brunari con una reverencia de respeto.

    —Un placer verla antes de partir Joven Brunari, imagino que por algo importante has venido. Así que dime, pequeña —dice el viejo Hokage.

    —Quisiera que le pudiese dar a Rafa este melón, que no se lo coma, el sabrá que hacer con él, es un regalo para él, y en disculpa por no poder despedirme antes—dice Bruna con algo de nostalgia.

    «Si ya lo extraño desde ahora, ya me imagino cuanto lo extrañaré más adelante»piensa.

    —Como usted quiera, aunque espero no se lo coma, —sonríe divertido—, Gracias por aceptar esta misión. —dice el Hokage.

    —Le puedo pedir un favor, entre nosotros llámame Brunari, pero entre los demás solo de confianza digame así, pero con Danzo y el resto, digame Nunchi, se acerca el peligro Hokage-sama, y este regalo importante será para ese momento, cuidese mucho, lo quiero mucho, es como un abuelo que adoro con todo mi corazón —dice Brunari con pesar.

    El Hokage se para de la silla, y la abraza como solía hacer con Konohamaru.

    —También te quiero, no te preocupes por mi, cuídate tu misma, y vuelve sana. Los protegeré a todos porque ese es mi camino ninja —murmura solamente para ella.

    Brunari lo abraza como puedo con lágrimas, en el poco tiempo recordó como él y Minato, fueron sus senseis por lo que.. ambos eran unidos, era como abrazar a los abuelos que un tiempo tuvo en la otra dimensión.

    —También es mi camino ninja, espero poder volver antes de que se termine la cuarta ronda —dice Brunari separándose de él, con una sonrisa llena de positividad.

    —Todo lo que propongas hacer, y si lo haces bien, y con ganas, lo lograrás pequeña—dice Hiruzen.

    Sin mas Brunari, le deja un beso en la frente y desaparece para ir corriendo en dirección a la salida de Konoha. Cruzándose por un momento con el rostro de Rafaeru, ella sonrío en disculpa.

    —Te quiero mucho, perdóname —pronunció.

    —¡Bruna!—grita con desesperación al verla partir.

    La ve desaparecer entre las sombras de la noche, lejos de la visión moreno.


    —¿A dónde va? —pregunta con un sentimiento vacío, al no tenerla cerca.

    Y sin más se dirige hacia la torre del Hokage, él sabría que estaba sucediendo. Corriendo desesperado hasta allí...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Threadmarks: Capitulo 14
     
    Laviuncchi

    Laviuncchi Editor Gráfico

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    695
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Estamos en...¡Naruto!
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1112
    『 Brunari. 』



    Al fin he llegado a la Aldea donde se decía que Tsunade había llegado recientemente. Me dolía el cuello por tanto viaje pero lo había logrado, creo que estaba algo oxidada en esto de ser ninja.

    —Extraño a Rafa... —suspiro.

    —Terminemos con esto rápido si tanto lo extrañas Nari —exclama cansado Nunrái.

    Asiento, y sonrío eufórica. Siento fluir la emoción con sólo la sensación de volver a acurrucarme en el cuello de Rafa y darle el abrazo que no le di.

    Canalizo el chakra a mi pies y con rapidez me dirijo al bar de apuestas, donde uno de los informantes dijeron que estaba.
    Rápidamente llegué al lugar pero, sentía un nerviosismo extraño, sentía que algo pasaría.

    Al pensar en eso caminé al lugar sin fijarme realmente en mi camino y choqué con algo o ¿alguien?...

    —....gomene... Yo...

    Levanté la vista y mi corazón da un salto al ver a un chico que se me hacía muy conocido.

    —.....—el chico la mira y se queda pasmado, con un agil movimiento levanta la mano acercandola a mi.

    Se me acorta la respiración, pero antes que llegue a mi, lo detengo y siento aquel cosquilleo extraño. Creo que el contrario de ojos negro oscuros y grises, se contraen con un sentimiento de nostalgia y más. Que luego se vuelven a esos ojos rojos.

    —....¿Convertir una ilusión en realidad, eh? —murmura con aquella voz suave y casi neutra.

    Mis ojos me arden, y jadeo, no lloraré, los sentimientos se deben ocultar ante el enemigo. Pero no puedo, siento que una lágrima resbala, escapándose de mi por la mejilla derecha.

    Pero el contrario, me la quita y luego sonríe levemente para luego desaparecer de mi vista.

    —....—trago saliva para calmarme.
















    ➠ Mientras tanto en otro lado

    『 Rafaeru 』



    [Una semana y media antes]



    Abre la puerta sin ningún tacto, entrando al despacho del Hokage.


    —B-bruna...

    Con seguridad digo casi en blanco, no sabía realmente como hablarle.

    —La Joven Nara se ha marchado en dirección a su misión, uno de ultimo momento, lo lamento pero ella ha dejado algo para usted Joven Rada —contesta el Hokage, mientras deja el melón sobre su escritorio.

    Rafaeru al observar aquella fruta pensó que era una broma, lo agarró entre sus manos, y lo olfateó, no era normal aquello.

    «Debe ser una broma de esa loca«pensó.

    —¿Dijo algo más, Hokage-sama?—pregunta Rafaeru.

    —Pues ha dicho que no se lo coma, que usted sabrá para qué utilizarlo. No creo que deba preocuparse, ella está calificada para éstas misiones.

    El Hokage suspira sacando el humo de su pipa, para mirarlo con seguridad.

    —Hmp... eso espero, ¿no me dirá dónde ha ido, verdad?—pregunta afirmando Rafaeru.

    Hiruzen Sarutobi sonríe levemente.

    —Lo lamento, pero es confidencial, si no hay nada más que explicar, le recomiendo que descance, mañana será un largo día—comenta.

    Rafaeru formula una fina línea en su rostro, con sus labios, asiente y se marcha.













    [Actualmente]



    Rafaeru se encontraba bostezando, no había podido dormir bien pensando en qué podría ser el significado del melón que le hubiera dejado Bruna a él, no creía ni un poco que le dejara para comérselo, sabía que era algo más halla de su apariencia.



    Antes de salir del lugar lo había dejado en un lugar templado, ni frío ni caliente, y resguardado.



    —Tks... baka, ¿dónde te fuiste?—murmura frustrado.















    El día mas esperado al fin había llegado, al fin era el día de la ultima etapa de los exámenes chunnin, por lo que la seguridad era doblemente reforzado, según el Hokage, hoy debería llegar Bru, pero aun no había ni una pista de ella.


    Sabía sobre el ataque de Orochimaru, y gracias a ciertos libros de la biblioteca dela aldea estuve practicando y practicando muchas veces manejar una marioneta, pero por más que lo intentaba no me llenaba lo que hacía, no sentía que fuese lo suficiente, ya sabía manejar levemente los hilos de chakra entre mis dedos, pero eran muy complicados establecer los por largo tiempo.

    Ahora me encuentro viendo el combate de Sasuke contra Gaara. No era muy sociable pero intenté que el Uchiha no hiciera los mismos fallos, pero como era de esperar no aceptó mi ayuda.

    Sasuke uso el chidori y atacó a gaara cruzando la protección de arena pero empieza a volver inestable al pelirrojo quién se agarraba la cabeza al ver sangre en él. Kankuro y Temari se veían preocupados, y yo realmente sólo movía nervioso mis pies, ¿porque nadie me hace caso?

    ¡BOOM!...

    Se escucha en la torre donde se encontraban los Hokages, y de repente veo una mascara de anbu y un cabello corto tras él.

    ¿Bru? ¿Acaso veo mal?

    Frota sus ojos, y se golpea sus mejillas intentando salir del asombroso, y cuando al fin lo hace, Kakashi lo detiene.

    —Rafaeru, ve a ayudar a Naruto, mientras más ayuda mejor —dice el peliplateado.

    A regañadientes le sigo, alejándome de dónde creí ver a Bru, sólo espero que la tonta no haga nada estúpido.


















    『En otro lado 』



    Un muro de contención se empieza a tejer a su alrededor y con rapidez ingresa dentro pero se queda paralizada del asombro al ver al Hokage haciendo el jutsu
    Shiki Fûjin, para sellar el alma de sus maestros, mientras intentaba sellar el alma de Orochimaru.


    Pero al ver que estaba realmente cansado, no pudo evitar correr hacia el lugar para ayudar a Enma, y hacer que Nunráy surja en ella iluminando sus ojos, dándole un poco más de chakra al Hokage.

    —Está vez te costará recuperarte maldito —dice fría y de sus manos emanan hilos de chakra dorados, ayudando a sellar el alma de Orochimaru, produciendole un cosquilleo diferente al mismo.

    —P-pequeña.... —un liquido rubí salía de sus labios.

    —Te quiero mucho Abuelo Sarutobi, gracias por todo, pero los héroes siempre se entremeten en todo, debía hacerlo—sonríe levemente, y de repente, el grito de desesperacion de Orochimaru inunda el ambiente.

    Alertando a sus seguidores, dejando que generar algunos el sello, y se acercan a su Lord, quién cae al suelo, sin fuerza al suelo, gritando de dolor.

    El Guardián de Almas sonríe orgulloso al ver a la nueva guardiana, y ríe desapareciendo llevando consigo las almas.

    Pero una mala lo detiene levemente, agarrando su túnica.
    Mientras que los secuaces y Orochimaru huyen, intentando proteger a su Lord.

    Ocasionando que Hiruzen caiga al suelo cansado, y bastante herido. La pelinegra suelta unas gruesas lagrimas, y ahoga un sollozo.

    —Déjame un poquito de él para nosotros, por favor —suplica.

    El Espíritu la observa y...




    ⇴⇴⇴⇴⇴⇴
    ¡Hola! ¡Cuánto tiempo!
    ¿Qué ocurrirá en el próximo capítulo? ¿El espíritu dejará un poco de Hiruzen para el mundo?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Threadmarks: Capítulo 15
     
    Laviuncchi

    Laviuncchi Editor Gráfico

    Sagitario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    695
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Estamos en...¡Naruto!
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    1528
    Capítulo 15: "Un nuevo comienzo, y nueva aventura. Gracias Hokage-sama"



















    Están esos momentos fuertes en que se debe pasar, estar guardando emociones para que el resto pueda refugiarse en tu fortaleza, aunque seas tu quién necesite esa fuerza.

    Desde pequeña, en la dimensión de la realidad, siempre me prepararon para ese momento, las personas que me acogieron, los padres que acogieron a su estrellita lejana que vino sin avisar a esa familia. Aquellos señores que me cuidaron como a una hija, ya pensaban que luego de viejos no tendrían que cuidar a una bebé, pero... La vida da giros inesperados.

    En casa paso que fui dando mi madre, aquella mujer regordeta, de 1,50 de altura, tez blanca y cabello negro, con aquella divertida personalidad y optimista, siempre me preparó diciendo palabras de aliento para un momento como este...

    "Si me muero, no llores, que yo estaré mirándote y velándote desde allí... "

    "Siempre te querré, y el tiempo que te di nunca fue un desperdicio porque yo vi oro en algo que sólo fue una estrella perdida del mundo... "

    Recordar cada frase, cada sentimiento de aquella que volvió a criar con dedicación, amor y felicidad, me hizo sentir con un poco más de fuerzas, a pesar que no podía dejar de soltar lágrimas silenciosas.

    El día estaba gris, silencioso, media aldea estaba destruida, hubo algunas pérdidas tras el ataque de Orochimaru a la Aldea, idéntico a cuando pasaba por la tele, pero esta vez, la sensación era más fuerte y honda. A pesar de haber llegado a tiempo, no pude hacer mucho por el viejo.

    Empuña su mano derecha, y deja su cabeza caer para atrás, mirando al cielo, parada desde algún lugar cercano al lugar del funeral del Hokage.

    —En mis veintiún años se me preparó para momentos como estos... pero... -solloza-... La punzada y el vacío al tragar saliva parece aumentar... —dijo con un hilo de voz ahogado.

    Unos dedos la golpean la frente, abriendo sus ojos que soltaban lágrimas. Dejando ver a un moreno con una expresión neutral pero mirada triste.

    —Baka... Siempre te he dicho, que igualmente dolería, después de todo son eso, palabras de aliento para intentar que sigas adelante sin ellos... —comento Rafaeru.

    Sus labios de la pelinegra tiemblan y se coloca bien, para seguir mirando el lugar que los rodeaba, no podía o realmente no quería decir nada por su orgullo. Y sólo se dedicó a mirar el cielo, sentándose en suelo de aquel edificio próximo.

    —Tks... Ven aquí, tonta....

    Rafaeru se acercó a ella, a pesar que al fin la tenía cerca, le dolía más verla así. Aunque tuviera el mismo sentimiento de nostalgia y tristeza por la marcha del Hokage, sabía que en aquella cabeza de la pelinegra, pasaban muchas cosas. Por lo que sólo se dedicó a abrazarla fuerte, intentando protegerla del dolor que a ambos los consumían la partida del mejor Hokage que pudieron conocer.

    La joven senpai, no pudo contener más sus emociones y cuando sintió el abrazo, se soltó a llorar al mismo tiempo, casualmente Konohamaru tambien lloraba por la marcha de su abuelito.

    Cada ninja, conocido, o aldeano de Konoha había ido al funeral, respetando el momento que muchos sentían dolorosamente, unos más que otros, por el cariño, la admiración y vivencias que pudieron formar con el Tercer Hokage.

    Las nubes grisáceas y oscuras, sabían como alivianar al alma de cada uno. Y la respuesta a esta situación era el desahogo emocional, la lluvia, era eso lo que ocasionaba su compañía, la paz de las gotas chocar contra el suelo, con el ambiente calmo y haciendo que la persona que deseaba llorar lo hiciera, así mezclándose con la lluvia y limpiando el alma en pena.

    —Lluvia... —murmuró Kurenai.

    —El cielo ha empezado a llorar... —comentó Asuma.

    Escuchando al igual que todos, el leve chasquido y salpicaduras del comienzo de la lluvia contra el suelo. Mientras observaban la ceremonia, con los ancianos del consejo frente a ellos.

    —Debido a los combates, comenzaremos el funeral del Hokage, con las debidas pérdidas, y víctimas del mismo...


    El silencio abundaba, y gracias a la lluvia al menos era algo pasable el ambiente triste.
    Algunos se sentían más impotentes que otros. Pero... al mismo tiempo una más que el resto, ya que debía guardar un secreto del mismo día. Pesandole mas la consciencia, pero, después de todo era secreto y promes ue había hecho con el guardián del jutsu que había utilizado el Tercer Hokage.


















    『Momentos antes de este día』

    —Pides mucho joven guardiana —dice el Guardián demonio del sello, mientras sonreía escalofriantemente.

    Orochimaru y sus discípulos ya se habían marchado, la barrera que los separaba del resto de ninjas ya no estaba, pero una barrera de luz ambarina los cubría, mientras la joven pelinegra tenía en brazos al cuerpo inerte y con una sonrisa del Hokage, quién se había despedido de Orochimaru. Pero ella, sólo le seguía acariciando el rostro a su mentor y abuelo, como lo consideraba.

    —Lo sé... Pero me comprometo a seguir cualquier condición, si tan sólo me dejas un poco de él, para todos... Por favor... —suplica con su corazón aún en shock por todo.

    El Demonio la observó por unos instantes, y en sus manos apareció una pequeña llama de color azul, proveniendo del difunto cuerpo.

    —¿Qué tienen en mente, pequeña Brunari? —preguntó.

    —Lo mandaré al templo de Nunráy, allí lo cuidaremos, será parte del próximo guardián. S-sabes que muy pocos son los dignos para ingresar a ese portal, y aún estoy en pie... Lo cuidaré con mi vida, y si es necesario, sellaré mi cuerpo para que nadie pueda utilizar esta fuerza y su alma, para el mal. Pero por favor... ten misericordia por nosotros...

    El Guardián del sello la observó sorprendida, veía como hasta en águila de ojos dorados estaba seguro por la decisión del su ama. Por lo que suspiro y río levemente. La pureza e intención era enorme, inclusive daba todo de ella por los demás, la misma fuerza del fuego de voluntad que sentía en la llama que poseía en las manos.

    —Espero y no me equivoque, y sigas siendo igual que siempre pequeña Brunari —dice levantando su mano y dejándole sobre su cabeza.

    Una pequeña lágrima cayó por su mejilla, tras una sonrisa.

    —Te lo prometo, seguiré creciendo para mejor, y protegeré nuestro legado. Sólo cedeme este favor...

    Lo mira con ilusión y una alegría, pero sólo logra escuchar una risa grave y un ardor punzante en la nuca, en su espalda. Para luego por último escuchar...

    —Trato hecho, Brunari Nara, Guardiana del Chakra viva y pura...

    La oscuridad la sumergió en un mar de brillo celeste y dorado, escuchando la risa suave del Tercer Hokage para después sólo escuchar su nombre siendo pronunciado por muchas voces alarmadas. El sello se había hecho tras un tratado que pasaría de mano en mano.

    Un secreto del cuál no podría revelar aunque quisiera, ya que estaba sellado con aquella marca en su nunca, con la palabra "Believer" con las gotas dignas de un sello antiguo.



















    『Un día después』

    Todos hacían tristemente los preparativos para el funeral, se alistaban para ir, mientras que Jiraiya firmaba los papeles para que la joven pelinegra no estuviera en líos por escaparse del Hospital, sonriendo nostálgico. Siempre era lo mismo. No había cambiado en nada. Su niña interior aun vivía en cada paso que daba.
    Sabía que ella había ido previamente por una misión para el Hokage por los pelos fue la única víctima viva que encontraron desfallecida al lado del mismo, pero sabía que su misión la había culminado al entregarle un pergamino sellado por el consejo de ancianos.

    Su nuevo misión: encontrar a Tsunade Senju, para que tomara el puesto como Quinto Hokage.











    『Actualmente』

    —¿Sabes? Sé que la aventura de nuestra vidas, recién comienza ahora... Rafasrada...

    El morocho escuchó curioso el murmuro de la pelinegra quién había recordado el momento del sellado. Sonriendo levemente entre triste y feliz, haciendo aparecer entre sus manos al melón que le había dado, y anteriormente no había podido descubrir el misterioso regalo que guardaba dentro.

    Saliendo una especie de búho color azul, con dorado.

    —Por que este amiguito, te cuidará, nos cuidará para siempre con mucha sabiduría...

    Terminó diciendo la pelinegra, mientras se alejaba y pasaba el animalito a las manos del morocho, quién sintió un leve cosquilleo parecido al que le producía Brunari, y al mismo tiempo la mirada que otorgaba el pequeño Búho, le recordaba al difunto Hokage.

    —Quizás tengas razón, sandía loca... —comentó con una sonrisa un tanto nerviosa, mientras le revolvía el cabello.

    —Oye, mi peinado —dijo Brunari, alargando la "o", tras un pucherito tierno.

    Quizás para muchos un gran Hokage y héroe se había marchado, pero para dos jovenes aventureros, nunca lo haría. Porque donde hay buena vibra, las cosechas siempre prenderán y las buenas cosas volverán.















































    ❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢❢
    ¡H-holi! Snif... Fue difícil escribir este capítulo sin llorar en el trayecto, pero, gracias por terminar de leerlo, yo... Lloré bastante, me emocioné, y espero haberles causado lo que sentí, así me regalaban un abasho TnT



    ¡Nos leemos en el próximo cap!
    ¿Qué creen que pasará a continuación?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Rahzel

    Rahzel Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2018
    Mensajes:
    683
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Hola! Bien, he estado mucho tiempo sin leer y me sorprende todo lo que ha avanzado. Mira que no esperaba que Rafaeru tuviera origen en otra aldea y con clanes tan importantes. Sí me sorprendió y me ha parecido forzado lo de ser ANBU, se supone que son una fuerza de élite y según Danzou, hay que tener cierta oscuridad para ello y por lo que cuentas, Bruna tiene demasiada pureza para acceder a ello, por lo que a mi parecer, no encajaría, quizás Rafaeru sí.

    No esperaba lo de Hiruzen realmente owo me ha tomado por sorpresa y ahora ¡van por Tsunade! A ver como les va a ellos.

    ¡Un abrazo!
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso