Espejismo

Tema en 'Relatos' iniciado por Glenda Garson, 15 Septiembre 2010.

  1.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Espejismo
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    510
    Espejismo

    Su reloj de muñeca marcaba las dos, las campanadas a lo lejos lo confirmaron. Habían acordado en juntarse justo en la entrada del museo, en las escaleras. Pero no había nadie, ni un alma rondando por esas calles. Por un momento creyó que se había equivocado de día. Solía pasarle que su calendario interno trabajaba desfasado. Muchas veces había llegado a trabajar un lunes por la mañana, encontrándose con la sorpresa de que realmente era domingo. Sí, siempre le sucedía. Quizá esta vez era algo similar.

    Buscó su celular dentro del bolsillo trasero de su pantalón. Efectivamente era el día que creía que era. Observó hacia todos lados para ver si hallaba el rostro de Antonia acercándose por algún lado, pero no, aún no llegaba.

    Se sentó nuevamente en los escalones de cemento. Entre esperar de pie y esperar sentado, claramente prefería lo primero, por lo que se acomodó entre los granitos de piedra y buscó en su bolso su reproductor.

    —¡Hola! ¿Estuviste esperando mucho? —se escuchó una voz por lo alto. Sí, era Antonia.

    Él negó con la cabeza y se dispuso a contarle sobre su lapsus de desorientación, a lo que ella respondió con risitas y trivialidades. Simultáneamente, ambos dieron un paso. Ella hacia abajo y él hacia arriba.

    —¿No íbamos al museo? —inquirió él, un tanto confundido. No le extrañaría que hubiesen acordado otra cosa y que ahora lo hubiese tergiversando todo.

    —Sí, sí, íbamos a ir —dijo con un desgano que se dibujó inmediatamente en su rostro—, pero ¿no sería mejor ir a tomarnos un café o algo por allá bien lejos?

    Él se detuvo unos segundos a observarle con extrañeza, mas sólo aceptó y la siguió en busca de un café.

    Habían caminado ya varias cuadras, llevaban pasados aproximadamente cinco cafés y ninguno lo suficientemente bueno. Ya estaba cansado y un tanto agobiado, no esperaba caminar tanto un día de descanso. Se detuvo en seco y llamó a Antonia que llevaba diez pasos más de adelanto. Eso era lo otro, en todo el trayecto, no habían intercambiado ninguna palabra ¿Qué le sucedía? Actuaba realmente extraña.

    Exclamó su nombre sin recibir respuesta alguna. Iba a emprender el vuelo y atraparle, mas el teléfono comenzó a vibrar en su bolsillo de atrás. Estiró una mano y agachó la cabeza para leer la pantallita.

    —Antonia —levantó la vista del celular, confundido—, ¿Tu me estás llamando?

    Ella siguió sin voltearse, caminando en línea recta a lo lejos y en silencio. No aguantó la curiosidad y contestó el teléfono. Escuchó la voz de ella por el auricular, pero en ningún momento le había visto alzar su celular.

    —Antonia, qué pasa, qué es todo esto, qué sucede.

    —Te llevo esperando como media hora ¿no que íbamos a juntarnos en el museo?

    --
    Para la actividad ¡Vamos a pensar!
    Palabras: 462 + Título
     
Cargando...
Similar Threads - Espejismo
  1. Kleopack
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    300

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso