One-shot Eso no es una familia, Rachel [BTOOM!]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Hygge, 23 Abril 2019.

  1.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Eso no es una familia, Rachel [BTOOM!]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1606
    A Danny le causaba curiosidad la pequeña hija de los vecinos de al lado. Recordaba haberla visto por primera vez ayudar a sus padres a sacar las cajas del camión de mudanzas desde la ventana de su cuarto. Parecía rondar su misma edad, ambos eran unos niños de no más de ocho años, y eso hizo que fuese especialmente fácil congeniar con ella. Rachel, decía que se llamaba. Recordaba especialmente la intensidad con la que le miraban aquellos dos luceros que tenía por ojos, vivaces y curiosos. Resplandecientes de vida. Nunca se animó a decirle lo bonitos que le parecían, y ahora que ya no estaban se arrepentía enormemente de ello.

    Pronto Rachel y él se hicieron muy amigos, y cada día después del colegio la pequeña niña rubia se acercaba hasta su puerta para pedir que jugaran juntos. Y él aguardaba su llegada, impaciente, sin romper aquella parte del trato. Se pasaban el día en su vecindario, riendo y divirtiéndose como los niños que eran, y en cuanto comenzaba a oscurecer regresaban a sus hogares para evitar regañinas en exceso.

    Pero a pesar de la normalidad que aquella niña aparentaba, había algo que parecía chirriar ante los ojos de Danny. El avispado pequeño notaba ciertas diferencias en la piel de la niña, ocultas bajo una capa de maquillaje bastante bien disimulada. A veces ciertas zonas aleatorias de su rostro se tornaban rojizas, amoratadas. Otras surgían extrañas marcas en sus brazos, que ocultaba con las mangas de su ropa. Él era muy pequeño para comprender el trasfondo de aquello, por lo que a veces le preguntaba si se había caído o hecho daño, y por eso a veces tenía ciertas heridas en la piel. Rachel le dirigía siempre una sonrisa encantadora, negando la cabeza con una enorme naturalidad, asegurándole que no era nada.

    "Me hice unos rasguños jugando con mis papás, nada grave", le decía siempre. Y él alzaba los hombros restándole importancia, y pasaban a hablar de otros temas banales como el nuevo capítulo de sus dibujos favoritos o la pelota que se les había desinflado el otro día.

    El error que los delató estuvo en que aquella situación empeorase con el tiempo. Danny ya no era un crío, y a sus doce años podía comprender que los gritos y las disputas que escuchaba desde su habitación siempre provenían de casa de Rachel. A veces, podía escuchar a sus propios padres murmurar en la cocina acerca de aquello, lamentándose por la pobre de su amiga. Y el joven, preocupado, corría a hablar con ella, preguntándole si todo estaba bien. Rachel acariciaba con cariño su cabello y asentía, alegre.

    "¡Claro que lo estoy! Mis papás son muy competitivos y hacen de todo un juego, pero somos una familia feliz".

    Sus palabras resonaban al día siguiente en su cabeza, cuando le saludó con la mano y al llegar junto a ella, notaba que su ojo derecho había adquirido una tonalidad amoratada que resultaba dolorosa a la vista. Pero Rachel volvía a insistir que había sido sin querer, que sus padres a veces no se controlaban jugando, y que eran una familia feliz. Siempre con la maldita frase en la boca, como si estuviera programada mecánicamente, como si le hubiesen obligado a decirla para evitar levantar sospechas.

    Danny apretó los puños, impotente.

    Pero la tierna sonrisa de la joven era tan pura y vivaz que a veces hacían tambalear todas sus dudas. Porque aquel no era el rostro de una persona que estaba sufriendo. Y fue entonces cuando una idea brotó en su cabeza: que Rachel de verdad fuese incapaz de ver que la estaban maltratando. Que tuviese un concepto equivocado de la familia, dado que es el único referente que ha tenido durante toda su vida. Que Rachel considerase que aquello era lo que tenían que hacer los padres.

    Y no lo aguantó más.

    Se plantó en la puerta de su hogar por primera vez desde que la conocía. Jamás habían quedado en jugar dentro, y hasta ahora reparaba en lo conveniente que resultaba eso a sus ojos. Tocó el timbre una, otra vez. No hubo respuesta. Pero al agudizar el oído, podía notar voces procedentes de la sala de estar. Le estaban ignorando, y era consciente de ello. Recordó entonces el truco que le había contado Rachel sobre la llave bajo el felpudo, y con prudencia se adentró desde la puerta trasera que más de una vez le había mencionado.

    El día de por si ya se encontraba gris y apagado, con nubes oscuras amenazando con iniciar una tormenta, pero al adentrarse en el hogar sintió como todo se volvía más oscuro que de costumbre, más fúnebre. Aceleró sus pasos, con el corazón latiéndole frenéticamente, y la escena ante sus ojos hizo que sus piernas se paralizasen del miedo.

    Rachel Gardner se encontraba tirada en el suelo, con finas líneas de sangre surcando su rostro, y con una evidente mano rojiza marcada en su mejilla. Su padre se encontraba agrediéndola, gritándole e insultándole cosas que no parecía tomárselas con el mismo significado con el que parecían llegar a sus oídos. Ella... estaba bien. Le escuchaba atentamente, con una mano en su mejilla, acostumbrada casi a aquello. Si agudizaba sus sentidos, podía escuchar el sollozo de una mujer provenir de la cocina.

    Cuando sintió que estaba a punto de golpearla de nuevo corrió hacia donde se encontraba y la rodeó con sus brazos, gritando con fuerza.

    —¡Basta! ¡Basta ya, señor Gardner! —sintió el pequeño cuerpo de Rachel encorvarse entre sus brazos al sentir cierto dolor con el contacto. Se giró hacia el hombre, con lágrimas de ira en los ojos—. ¿No se da cuenta? ¡Le está haciendo daño! ¡Esto ya no se considera un juego!

    —¿Quién coño es este imbécil, Rachel? —el hombre chasqueó la lengua, irritado, volcando toda su frustración en la niña que le observaba entre sus brazos—. Desgraciada, te haces la inocente en casa pero solo eres otra puta más como tu madre.

    Danny arqueó las cejas, sorprendido y asqueado a partes iguales. ¿Cómo podía tratar así a su hija y a su mujer? Apretó los dientes, iracundo, pero fue la mano de Rachel sobre las suyas, suave y delicada, la que hizo que se calmase momentáneamente.

    —Es mi amigo Danny, papá. El hijo de los señores Mattson —le explicó con calma, educada como ella sola. Luego se giró hacia el niño, sonriente. Pero una lagrima parecía recorrer su mejilla, delatándola—. Ahora estamos ocupados, ¿podríamos vernos en otro momento? No te preocupes por esto, es solo un juego.

    Es solo un juego.

    Un puto juego que estaba haciendo daño a su mejor amiga.

    Desde aquel día, el comportamiento de Rachel comenzó a cambiar ligeramente. Se molestaba cada vez que Danny le recordaba que debía hacer algo, que aquello no era una familia. Sus padres no la querían, y si lo hicieran no le estarían tratando de esa forma. Sabía que su madre la ignoraba también, no la quería como su hija, y eso le rompía el corazón. Incluso fue informado por sus padres que Rachel no fue una niña deseada, y que sus padres tenían problemas con el alcohol. Pero nada parecía hacer reaccionar a la joven, porque para ella ese había sido su modelo de familia desde que tenía consciencia. Y aquello la había moldeado de tal forma que era incapaz de querer desprenderse de su familia.

    Porque era lo único que tenía. Lo único que conocía.

    Todo cambió cuando la noticia de aquella noche de otoño estalló en el vecindario: los padres de Rachel habían aparecido muertos en su propio hogar, con apuñaladas evidentes en todo su cuerpo, y su hija había aparecido en la escena sin señales de poder reaccionar, temblorosa frente a ellos, con su ropa manchada de sangre. Las noticias dijeron que el hombre había asesinado a su mujer, que ya venía sufriendo ataques seguidos por su parte, y que poco después acabó con su vida, frente a donde su hija se encontraba. No quisieron centrar sus sospechas en la joven, pues se encontraba en tratamiento de rehabilitación ante la horrible escena que parecía haberla traumatizado gravemente.

    Danny todavía podía recordar aquella escena con claridad.

    —¡Ray, Ray! ¿Sabes lo que significa eso? ¡Ahora todo estará bien! —exclamaba bajo la lluvia, con sus manos en los hombros de la joven. Rachel no le miraba a los ojos—. ¿Entiendes? Todo ha acabado, Ray. Papá y mamá dicen que te acogerán en casa, ya no tienes que tener miedo. Ya estás a salvo.

    Su sangre se heló en sus venas al notar cómo Rachel alzaba su cabeza lentamente, y le dirigía una mirada que no había visto nunca: sus ojos, azules y brillantes, habían perdido todo su encanto, todo su color. Ahora eran dos orbes azules profundos y oscuros, carentes de vida. Sus labios se movieron poco a poco, y la frase que profirió aún seguía grabada en su cabeza a fuego.

    —Por favor... Mátame —susurró, monocorde, como si ya nada quedase de aquella niña brillante y feliz.

    Como si de verdad hubiese sentido dependencia de aquella familia que le estaba haciendo tanto daño, y ahora ya no le quedase nada.

    Well, todos se pusieron a escribir cosos y yolo (?) Creo que Rachel es un personaje difícil de comprender precisamente porque nadie conoce su trasfondo. Hasta a mí me irrita su docilidad y pasividad. Pero creo que con esto se comprende por qué se comporta como se comporta, sin entrar en detalles. Eso ya lo haré en otro momento. Y sí, Danny es parte de la historia de Rachel en el rol
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Sad Sad x 1
  2.  
    Zireael

    Zireael Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    10,176
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    eSTOY LLORANDO, AYUDA. WHY.

    MUST PROTECC.

    Ayer me puse a mirar el primer capítulo de Satsuriku no Tenshi y no fue buena idea, porque aunque me irrita su pasividad y sumisión, le estoy tomando un cariño tremendo a esta niña, que adaptaste a Btooom, y se nota a leguas cuando vemos el dilema moral de la misma Katrina. Like fuck everything, por qué enviamos a Rachel, ¿por qué somos tan pelotudos? QUÉ NOS PASA.

    Ugh, el tema del abuso siempre me toca muchísimas fibras sensibles y creo que es un tema con el que, a pesar de mi formación y todo, no estaría dispuesta a trabajar bajo ninguna circunstancia. Me hace sufrir muchísimo y sentir demasiada ira. Con solo leer esto, proveniente del rol y a su vez de un anime/juego, ficción a fin de cuentas, me siento afectada.
    Tu manera de narrar es siempre muy amena, llevadera, agradable y aunque siento que pega con escritos más soft, en este caso también tiene una fuerza que no esperaba. Es, de alguna forma, como si fuera el único estilo que le es fiel a Rachel.


    Like this, yes. Sencillo, conciso, exacto y chocante por ese mismo motivo.
    Lloro. Aquí ya me estaba dando algo.

    Me arrepiento de que hayamos subido a este tren de feels, porque se está descontrolando.

    LA LOLI NO PUEDE MORIR. VUELVE DE LA GUERRA, WAITE.
     
    • Adorable Adorable x 4
  3.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,177
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    okay, now i'm fuckin crying and i hate u for that

    or maybe i love you?

    dunno, but it hurts. it fuckin hurts A LOT

    no... no sé qué decir con claridad. Sólo siento dolor, dolor y mucha tristeza. Adquiere una perspectiva totalmente nueva cuando la lees primero en el rol, siendo como es ahora, y luego descubres su trasfondo. Dios, me dolió tanto esa última escena, donde Danny está tan feliz y ella le pide que la mate. Es... dios, es muy fuerte. Es apenas una niña, ¿sabes el dolor que debe estar sintiendo, el vacío que tendrá en el pecho, como para pedirle a alguien que la mate? ¿Que acabe con su vida? ¿Realmente ya no tiene esperanzas de nada? fuck fuck fuck, now i feel like crying again.

    perdón, este comentario no tiene mucho sentido, pero es que tu relato me ha dolido y encantado a partes iguales. ahora recuerdo la personalidad de Rachel al comienzo del rol, cómo ahora está ligeramente cambiando, y... DIOS, ME DUELE. NO SÉ QUÉ MÁS DECIR, ME DUELE Y MUCHO.

    we must protec the loli, for gods sake uwu

    gracias por escribir esto, fue dolorosamente hermoso ;--;
     
    • Adorable Adorable x 4
  4.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,070
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Eso es completamente enfermizo... No elegimos las familias que nos tocan, pero, demonios niña, ¡escucha a tu amigo! De verdad ir leyendo esto me ha ido partiendo el corazón...
     
    • Adorable Adorable x 2
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Sad Sad x 1
  5.  
    El Calabazo

    El Calabazo Y dime, ¿Quién soy yo?

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Enero 2013
    Mensajes:
    1,715
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Es por estos fics que hace el Team Loquito que cualquiera diría que los tres tenemos en verdad problemas mentales.
    En especial Yal.

    Leer sobre Rachel provoca apachurrarla y no soltarla.

    Que sí, que es enfermizo, es retorcido, es tétrico, pero es real.
    Los niños son inocentes, si le enseñas a alguien desde pequeño que es bueno y que malo con una base ya invertida sobre dichos valores ¿qué esperas? Rachel es una superviviente, esta rota, sí, pero es una niña ruda que aprendió a aguantar golpes y no sentir nada por ello.

    Aunque eso no sea algo de lo que estar orgulloso, jamas.

    #RachelBestWaifu
     
    • Adorable Adorable x 3
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  6.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista destacado that's that me espresso

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    16,002
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Y pues no, no es una familia, pero esto que explicas aquí es la principal razón por la que la gente es incapaz de ver un ambiente tóxico y mucho menos alejarse de él. Siempre se habla de las parejas tóxicas pero a veces nos olvidamos que también existen las familias tóxicas y estas son más jodidas, porque no puedes elegirlas ni dejarlas tan fácilmente.

    Al principio nos presentas este fic como muy tierno pero poco a poco se torna cada vez más oscuro y eso mismo es lo que sucede también con Rachel e incluso con su relación con Danny, que al principio es muy cute pero prácticamente acaba siendo envenenada también por culpa de su familia.

    Esto es terrible, la verdad, porque como dices en el fic, Rachel se crió viendo este modelo familiar y para ella es lo normal, y aunque en el fondo quizás sepa que no lo es, da igual, porque no hay nada que pueda hacer: no puede huir, no puede escapar. Y eso es muy triste.

    Y aunque Danny sabe que la muerte de sus padres es lo mejor para ella, Rachel debe sentirse devastada porque esa era su familia, por terrible que fuese. Y supongo que ahí Danny se da cuenta de lo jodida que realmente está la chiquilla y que llega un poco tarde...

    Me ha encantado este escrito <3 Aunque no siguiese btoom de cerca, sí que más o menos conocía lo de la relación de vuestro grupo y bueno, ya ves que me leí esto en su momento porque sabía que algo que habías escrito tú me iba a gustar, conociese o no mucho el contexto. Y así fue, fue super angsty, como a mi me gusta <3
     
    • Adorable Adorable x 3
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso