Esmeralda Ermitaña

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Ornella, 20 Agosto 2010.

?

¿Con quién quieres que Sakura se quede al final?

  1. Itachi

    18.6%
  2. Sasuke

    67.8%
  3. Gaara

    3.4%
  4. Naruto

    3.4%
  5. Sasori

    5.1%
  6. Sai

    0 voto(s)
    0.0%
  7. Deidara

    1.7%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    girlfriend

    girlfriend Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    24 Diciembre 2008
    Mensajes:
    52
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Recien leeo tu fic y debo decir que me gusta mucho n.n la idea de que sakura fuera hija de kimimaru fue una sopresa grande para xD muy unica supongo, dios casi lloro cuando murio ToT revivelo porfavor!ToT (ok no es tu fic no mio e.e). Amo como narras sencilla y muy entendible felicidades *-*; me gusto este cap pobre saku la explotaranxDxDxD lol con tobi XD esperesmos que haya sasusaku. O me suicido(?) Ok no ignora esoxD conti pronto *-* espero poder seguir el fic x3
     
  2.  
    LacrymosA

    LacrymosA ShikaTemaDai<3 Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    12 Enero 2009
    Mensajes:
    941
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    ¡Holas!

    ¡Me súper gustó esta continuación! Me encanta Tobi y su efusividad :si: Por lo menos Sakura tendrá con quien entretenerse un poco, ya que Tobi es todo un hiperactivo y más alegre que el resto de Akatsuki. Con la aparición de Deidara más aún. Tobi le preguntó si se teñirá el pelo de rosado al quedar sorprendido por el color de Sakura xD El pobre casi no vive para contarlo x'D

    El entrenamiento de Itachi sin duda que será muy difícil para Sakura, ya que él no tendrá tratos especiales ni será suave con ella ._. Espero que pueda sobrellevar el entrenamiento para que pueda seguir viviendo :si:

    Te veo en el siguiente capi :)
     
  3.  
    Ornella

    Ornella Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Julio 2010
    Mensajes:
    31
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esmeralda Ermitaña
    Total de capítulos:
    23
     
    Palabras:
    4011
    Re: Esmeralda Ermitaña

    LacrymosA: Te agradezco mucho tus comentarios, me alegra uqe haya funcionado el humor en esa parte :D Tobi me encanta XD, es el típico hombre que te gusta porque te hace reír :D Y aún no viene el entrenamiento más duro. LOL a Sakura la he puesto en una batalla de supervivencia de otro nivel. Espero que te guste esta parte también.
    girlfriend: ¡Hola! Gracias por leer desde el principio de mi fanfic, era una idea que tenía desde hace tiempo. Tobi es genial tanto dentro de la serie como fuera, por eso quise incluirlo, qué bueno que te haya gustado. Sasuke aparece en el capítulo 9 (gritos de fans) ¿por qué en el 9? porque este es un fanfic bastante largo, de hecho estoy en el capítulo 26 y aún me faltan al menos 5 o 10 capítulos más, así que hay mucho sasusaku que ver.
    Zhiinygami: Muchas gracias n.n Mis loquitos de Akatsuki la llevan, sí señor. Estén alerta con Sasori, les aviso :D Un Itachi sensei es lo que hace falta aquí, pero las clases que sean con el torso desnudo (siiiii)
    Reyka Uchiha: Ni te imaginas lo peligroso que puede llegar a ser Sasori en esta historia, ya lo verás. LOL mis dedos se manejan solos, no me hacen caso O__ó Definitivamente habrán más escenas con Tobi (que yo también lo amo) Aparecerá para calmar la tensión de este fanfic, así los relajo un poco XD Hay que unirnos en una campaña por un sensei como Itachi XD
    Esmeralda Ermitaña
    Capítulo VI

    Su entrenamiento ya había comenzado con un inicio que se podía denominar como bastante penoso si tenía que recordar las escenas en las que intentaba empuñar su húmero para luchar, pero lo único que había logrado hacer era atrasar el momento en el que sería herida. Sabía que el entrenamiento con Itachi sería duro, que sus manos y pies sangrarían y que no habría lugar para la compasión, pero se sentía preparada para lo que viniera.

    Por eso antes de dormir vendó sus tobillos con empeño, pensando en la velocidad con la que su sensei lanzaba sus armas y en el instante en el que se agotó.

    —“Débil, ¿ah?” —recordaba la niña— “No será por mucho, me volveré más fuerte”

    Se animaba con calma, pero también con decisión. Si resultaba ser el único legado del clan Kaguya existente, tenía que dejar su nombre en alto.
    Escuchó unas voces por el pasillo, cercanas a su puerta y se metió dentro de las sábanas con rapidez. A pesar de no buscarlo, no se perdió nada de la conversación y reconoció las voces.

    —Te molestas sin razón—decía Itachi tras la puerta.

    —¿Sin razón? —preguntaba el hombre azul—he seguido todas tus órdenes sin chistar, nunca me he quejado, pero esto es excesivo.

    —El líder tomó la decisión que se quedara.

    —¡Tú la trajiste aquí! —levantó la voz— te ofreciste a entrenarla y ahora quién sabe cuándo saldremos de aquí. Debí matarla yo mismo cuando tuve la oportunidad.

    —Dime qué te molesta.

    —¡Que decidiste por mí! Pasaste por encima de todas mis ambiciones por entrenar a una mocosa que no sabe ni atarse los zapatos.

    —Sin embargo será más fuerte que tú.

    Kisame estaba perdiendo la paciencia dándose cuenta que Itachi no comprendería su punto de vista y no siguió hablando de su malestar. Se silenció el ambiente unos segundos hasta que volvió a hablar.

    —Ella no reemplazará a Sasuke. Por mucho que te quieras convencer de ello es inútil que lo intentes.

    Finalmente la conversación cesó, demasiado cortante y llena de misterio. Sakura sabía que Kisame no le guardaba simpatía, pero lo que la dejó intrigada fue el hecho de que la compararan por un momento con alguien que no conocía, pero a juzgar del silencio de su sensei luego de mencionarle, debía ser alguien importante.

    Se dispuso a dormir y se rindió ante el sueño entre sus sábanas que la envolvían con suavidad dándole el escenario perfecto para un descanso total. Fue cuando se encontraba durmiendo que bajo la apertura de su puerta entró un diminuto muñeco de madera articulado, parecía ser una marioneta muy básica y de reducido tamaño.

    Sin hacer ningún ruido, la marioneta subió a la cama de Sakura rebotando en los pliegues de ésta. Su próximo paso fue el de dirigirse a la cabeza de la niña y una vez que estuvo sobre ella, con un pequeño filo cogió un mechón de pelo de ésta, pero ese movimiento amenazó con arruinar todo el procedimiento.

    —Deidara san, no lastime a Tobi—decía entre sueños la niña.

    Su misión allí había terminado y terminó yéndose por la misma apertura por la cual había entrado antes de que en verdad despertara. Corrió por los pasillos y entró a una puerta que se encontraba entreabierta, lista para recibir lo colectado. Era la puerta de Sasori, quien cogió entre sus manos a su pequeña ayuda.

    —Por un momento pensé que no lo lograrías—susurró a su marioneta mientras cogía el mechón— Duerme todo lo que quieras pequeña muñeca. Prepárate para lo que viene.



    Itachi se dirigía a la sala de entrenamientos al día siguiente muy temprano, como siempre. Su cuerpo se encontraba descansado y liviano y su mente guardaba varias formas de progresar con Sakura. Abrió la puerta de la sala y se sorprendió al ver que su alumna ya estaba estirando su cuerpo con muchas energías, también notó que sus tobillos y manos se encontraban vendados.

    —Sensei, está aquí—dijo la niña poniéndose de pie frente a él— estoy lista.

    El joven esbozó una sonrisa bajo su abrigo que la pequeña de ojos esmeralda no pudo ver, ya que era casi imperceptible. Muy dentro de él y a pesar de no demostrarlo, también se había enardecido.

    —Veamos si puedes tomar tu espada esta vez.

    Tal como se había realizado el día anterior, Itachi la llevó al centro de la sala en medio de las columnas, sólo que la niña que llevaba no era la misma que el día anterior, esa esperando lo peor. Esta niña de hecho ansiaba el duro entrenamiento al que sería sometida y se podía notar por la traviesa expresión en su rostro. Ya vería si se mantenía así.

    —Atenta—dijo el joven.

    En una buena posición, Sakura esperó los shuriken que llegaron a los segundos. Mirando a los aceros que volaban, no quitó su vista de encima de ellos y sacó su húmero rápidamente. Con él desvió las armas que le eran lanzadas con el fin de dejarla sin poder luchar y continuó así, pero cada vez más aumentaba el número que le era arrojado por montones.

    —Siguiente lección—dijo Itachi mientras lanzaba sus kunai— para defenderte hay un solo plan.

    —Contraatacar—comprendió la niña.

    —Hazlo—ordenó su sensei— concéntrate.

    Aumentó al doble la cantidad de filos voladores. Era de esperarse, si aumentaban las habilidades debía aumentar la meta también, eso no estaba en discusión. Sí, sabía que tenía que contraatacar, pero era difícil pensar cómo hacerlo cuando no podías hallar momento alguno para parpadear.

    Entonces recordó lo que hacía falta para resolver su acertijo. Su memoria se localizó en su primer maestro.

    Hessendan—dijo Kimimaro lanzando los huesos de la punta de sus dedos.

    De inmediato sus huesos cual si fueran balas persiguieron a Sakura, quien los desvió con un kunai.

    —No—pronunció su padre— Se suponía que los devolvieses.

    —Pero Otousan, ¿cómo se supone que haga eso? Si golpeo salen desviados a cualquier lugar.

    Necesitaba explicarle más a su hija lo que significaba devolver un ataque en su totalidad, como siempre tuvo que ponerse a la altura de su papel de padre para hacerlo.

    —Observa.

    Usó su Hessendan sobre la tierra húmeda y los huesos se hundieron en la blanda superficie como si fueran mantequilla derritiéndose.

    —Si el atacado no es firme para defenderse, termina cediendo y recibe el ataque. Pero…

    Nuevamente usó su técnica, pero esta vez contra el tronco de un árbol verde y vigoroso, fuerte como piedra, totalmente sólido. Los huesos rebotaron en la misma trayectoria que los había lanzado y tuvo que mover su cabeza para no absorber el impacto.

    —…si el atacado demuestra firmeza y plena seguridad, su defensa se convertirá en el ataque.

    Las enseñanzas de su padre habían sido justas y precisas y ahora las necesitaba más que nunca. Agradecía el haberlas recibido cuando pudo.

    Vio los próximos kunai y shuriken aproximarse a su rostro y al resto de su cuerpo, pero no se asustó para nada. Ahora sería como el tronco del árbol, una esmeralda que se asemejaba a un rubí por su firmeza. Cerró su puño fuertemente sobre su espada y con un granítico golpe hizo que los filos que atentaban contra ella rebotaran hacia quien los había lanzado.

    Itachi lo vio venir y como si fuera cosa de todos los días, detuvo cada una de sus armas deteniéndolas en el aire con sus dedos haciéndolas parecer insignificantes. Levantó la vista a una Sakura colmada de triunfo y hasta la vio sonreír de verdad, no de nerviosismo ni por cortesía. Era una auténtica sonrisa de satisfacción.

    —Correcto—habló el Uchiha quien no pudo evitar sonreír también.

    —Sensei—llamó Sakura.

    —¿Hn?

    —¿Ya recordó por qué me quiso aquí? —preguntó la niña ilusionada.

    Así que eso era lo que le preocupaba, que se arrepintiera de haberla traído, pero Itachi era muy intuitivo y no se había equivocado en hacerle un lugar. En lugar de contestarle de manera favorable, lo hizo de manera ambigua.

    —Aún así eres débil.

    La expresión de felicidad en el rostro de la alumna del Uchiha era impagable, con ella se podía iluminar la habitación sin la necesidad de usar antorchas.

    Las miradas de sensei y alumna se desviaron hacia la entrada cuando se dieron cuenta que en gran parte del entrenamiento no habían estado solos, sino que habían sido observados por el líder.

    —Teniéndote a ti como sensei, pensé que ya estaría muerta—confesó Pein.

    —Líder sama—pronunció Itachi con respeto.

    Se acercó el perforado donde Sakura se encontraba y nuevamente la observó con una mirada analítica y profesional. Luego se dirigió al Uchiha.

    —Acompáñame afuera un momento—ordenó Pein.

    Dejaron a la niña dentro de la sala de entrenamiento reponiéndose de sus esfuerzos mientras que ellos hablaban al exterior, en verdad era algo corto, pero importante.

    —Está avanzando rápido en cuanto a sus habilidades físicas—observó el líder.

    —Pero no creo que por eso me haya llamado aquí afuera.

    —Seré breve. Que avance un poco más en sus técnicas, velocidad y lo que le tengas que enseñar. Pasado eso quiero que empieces el entrenamiento psicológico.

    Eso significaba una sola cosa en el lenguaje de los Akatsuki: tortura mental. Si eras parte de la organización no había tiempo para sentimentalismos y si dejabas a relucir aunque fuera una sola debilidad, podía ser usada en tu contra y significaría la muerte.

    —Aún no está lista—opinó el Uchiha.

    —Pude verlo—admitió el líder— pero no esperes demasiado, sino será irremediablemente blanda. Ésta es una de las razones por las cuales quise que tú fueras su sensei y no Sasori. Haz lo que sea necesario para fortalecerla en todo sentido.

    Si de acatar las órdenes de Pein se trataba, ninguno de los Akatsuki se oponía jamás a su juicio, era el más adecuado para tomar las grandes decisiones y hasta ahora no habían tenido problemas por eso, hasta les había resultado favorable para evitar disputas por diferentes puntos de vista.

    Volvió adentro y pudo ver que su alumna estaba sentada en uno de los dos cojines que se encontraban dentro de la sala. Se había recobrado por completo y ahora se relajaba. Itachi se sentó junto a ella en el otro cojín.
    De inmediato comenzaron las preguntas.

    —¿Qué dijo líder sama? —preguntó la muchacha con mucha curiosidad.

    —Eso no te incumbe, son asuntos de la organización.

    El Itachi miembro de Akatsuki y el Itachi que era su sensei eran muy diferentes. Con el resto de su organización era muy profesional, tranquilo y frío, pero con ella podía soltarse más y mostrar aunque sea un poco de emoción que sólo era para ella. Entonces recordó lo que había escuchado la noche anterior cuando el silencio del pasillo se vio interrumpido por las voces de Kisame y las de su sensei. Miró hacia arriba al joven Uchiha.

    —Itachi sensei—llamó la niña— tengo una pregunta.

    —Adelante.

    —Anoche escuché su conversación, no pude evitarlo.

    —No debe importarte lo que diga Kisame, no te hagas problemas por eso—se apresuró el joven.

    —No es eso—habló la niña de ojos verdes— En una ocasión me comparó con alguien que no conozco, ¿quién es Sasuke?

    Los labios de Itachi se apretaron cuando escuchó la interrogante de su alumna y Sakura se preguntó si había tocado un tema prohibido que su sensei consideraba tabú, pero no se arrepentía de preguntárselo. El joven tomó un respiro y se dispuso a contestarle.

    —Es mi hermano menor.

    —¿Hermano? —repitió la niña— nunca mencionó tener familia, sensei.

    —Es la única que tengo—habló el Uchiha— ustedes deben ser de la misma edad.

    —¿Y por qué no está aquí? Si son familia no deberían estar separados, especialmente si tiene mi edad—opinó su alumna.

    —Hice que me odiara—confesó el joven— que lo que más deseara fuera mi muerte.

    —Pero, ¿qué pudo haber hecho para que lo odiara tanto? —preguntaba la pequeña quien no entendía cómo podía generarse el odio hacia un hermano.

    Para contestarle, Itachi se acercó a la niña de ojos similares a una esmeralda, hacia su oído. Si quería una respuesta, se la daría.

    —Maté a nuestros padres y a todo el clan—susurró provocando un escalofrío en Sakura— ¿eso querías oír?

    La espalda de la muchacha se congeló ante el cruel testimonio y llevó una de sus manos a su boca. Lentamente su sensei volvió a su postura anterior para observar su reacción. Por poco sonríe al apreciar esa mezcla de temor y de inocencia que reflejaba su rostro.

    —¿Estás temblando, Sa-ku-ra? —preguntó casi divertido acariciando la cabeza de su pequeña alumna.

    No se había fijado que estaba tiritando, no muy fuerte, pero lo suficiente como para que su sensei se diera cuenta de lo que sentía en ese momento. Intentó ocultarlo y con bastante fuerza de voluntad dejó de temblar, pero el joven presente no había acabado aún.

    —Despreocúpate de eso—tranquilizó el Uchiha— no correrás la misma suerte.

    La pequeña suspiró de alivio, porque sentía que el hecho de que Itachi le confiara algo semejante tendría su precio, pero no fue así. Pronto una nueva duda asaltó la cabeza de la muchacha.

    —¿Cómo era su hermano, Itachi sensei? —preguntó la niña curiosa

    Dejó de acariciar su cabeza y se puso de pie. Sakura supuso que se iría nuevamente hacia cualquier parte, dejándola sola, pero para su sorpresa la incluyó en sus quehaceres.

    —Ven. Te enseñaré algo—ordenó Itachi.

    Ya más tranquila y asumiendo el pasado de su sensei, la niña se apresuró a acompañarlo fuera de la estancia. Lo único que se preguntaba era adónde se dirigían, pero no le tomó importancia. El sólo hecho de que su sensei quisiera gozar de su compañía ya le era bastante gratificante y lo demás era un tema aparte que no la iba a molestar por el resto del día.

    ………………………………………………………………………………………………………………………….

    CONTINUARÁ…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Reyka Akira

    Reyka Akira Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    507
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Re: Esmeralda Ermitaña

    wow!! por fin!!!.... por fin mencionaste ya a Sasuke

    la conti te quedo genial... ése Kisame que no soporta la idea de que pronto lo remplazaran jaajajaa........ bueno no, creo que ya deje volar mi imaginacion a los extremos ^.^

    Ô.ó algo que me tiene vastante intrigada es..¿que demonios piensa hacer Sasori con el cabello de Sakura? Sí se supone que el "hechicero" es Hidan ^.^


    Hay Sakurita, no te podias aguantar la curiosidad, verdad... preguntaste a Itachi sexi un tema tabú... me agrado mucho que la respuesta de mi sensei favorito, hiciera temblar a la preguntona de Sakura ^.^

    Me dio mucha risa el sueño de Sakura... me imagine a Dei siguiendo al mosho, precioso de Tobi ^.^ ponlos más seguido...


    esperare impaciente la conti... ya quiero saber a donde rayos lleva Itachi a Sakura.... ademas quiero ver el entrenamiento Psicologico al que la sometera Itachi...kyaaa ese Pein es verdaderamente un genio, al ordenarle eso al Uchiha muajajaja....

    felicidades, creo que cuando hiciste este cap, esta vez ya habias comido ^.^... o de plano yo me estoy quedando ciega ^.^no note ningun error de escritura, la narracion fue esplendida... y facil de entender y por consiguiente... de imaginar ^.^.

    esperare ansiosa la conti niña...

    sayonara!!!

    Reyk@
     
  5.  
    girlfriend

    girlfriend Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    24 Diciembre 2008
    Mensajes:
    52
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Contiii conttii alfin que bien *-*, que bien que sera en el cap 9 que aparece sasuke esqu emm como decirlo me gusta que se desarrolle los de sakura en akatsuki y luego el amor con sasuke y a tener bebes demas(?)Jajaja loooool ni yo ando deacuerdo en eso xD

    Que estara planeando sasori mmmm una marioneta de sakura quizas? Creo que si no se XD

    Aaaahhh el sueno de sakuro me mato de risa debes poner a esos dos XD me imagino una ecena en que tobi corre junto a sakura con la ropa interior de dei y el en toalla see eso si seria divertido xDxDxD

    Pobre saku itachi la traumo pero creo que era necesario O= kisame celoso creo que es yaoi e,e (? xD.

    Incisto en que revivas a kimamru ToT lo !!!necesito!!! Ok ok me aloque e.elo se pero es el dolor supomgo xD

    PD : fue un placer leer desde el principio tu fic n.n
    PD de la PD: gran conti espero el prox cap *_*
     
  6.  
    Sun Cristal

    Sun Cristal Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Marzo 2010
    Mensajes:
    156
    Pluma de
    Escritor
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Mujer me mataras o odiaras...
    Perderme 2 capis ToT
    GOMEEEEEEEEEEEEN!
    Sasori que te tramas HM, te matare *perverso*
    Itakun!! *baba* Otra vez que lindo...
    Pein sabe hacer el papel del lider
    Sakura que cute soñando con tobi (L~
    Amiga quiero ver el sig capi o te degollo!
    Sayo!
     
  7.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Hola Ornella-chan,, como andas?
    primera vez comentando tu ff :saltarin:
    bueno, antes que anda, quiero decirte que todo hasta ahora viene siendo muy interesante, una atrapante trama, buena narración, etc xD
    Sakura se volvera fuerte, estoy segura que si e Itachi-sexy-hermoso-bello-sensei estara orgulloso de ella :)
    tu narracion mejoró con el tiempo, hay uno o dos errorcitos pero no tehagas problema, no son de gran importancia :D
    bueno, te dejo de moletar, bye! te veo en la conti!
    rocio
     
  8.  
    Zhiiny

    Zhiiny Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2010
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Hola Ornella
    Gracias por avisarme de la contii de tu fic.
    Ornella, creo que me sacaria puros 7 en el colegio si tuviera un sensei así, prestaria más atencion en clases xD
    Sakura por fin pudo devolver los ataques de Itachi, pero todavia queda la tortura mental, no me imagino que le hara Itachi a la pequeña Sakura.
    ¡¡¡¡Sasuke!!!! omg porfin sabré algo de él, me tiene intrigada el lugar donde Itachi llevé a Sakura, pero de seguro es algo con Sasuke, o me equivoco, realmente no sé.
    Me fascina tu fic, cada vez lo encuentro más original, sin errores ortograficos, espero con ansias el proximo capitulo
    Sayo~
    ¡¡¡Viva Chile!!!
     
  9.  
    LacrymosA

    LacrymosA ShikaTemaDai<3 Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    12 Enero 2009
    Mensajes:
    941
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    ¡Helooou!

    Perdóname por tardar en pasar... otra vez.

    Me gustó esta continuación, de hecho, desde el principio que tu fic me gusta mucho. ¿Qué estará plameando Sasori? No creo que sea algo bueno ¬¬ Ojalá que esté equivocada. La converzación de Itachi y Kisame justo cerca del cuarto de Sakura fue interesante. Ya se sabe que Kisame no le agrada Sakura, pero que nombraran a Sasuke ya es un avance :si:

    Yo creo que al final Kisame le tomará cariño a Sakura... ¿O estoy muy loca para crer eso? xD

    En fin. Esperaré el próximo capitulo para saber a dónde Itachi la quiere llevar a Sakura.

    ¡Adiós!
     
  10.  
    Ornella

    Ornella Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Julio 2010
    Mensajes:
    31
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esmeralda Ermitaña
    Total de capítulos:
    23
     
    Palabras:
    3691
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Hola a todos. Me ha gustado mucho recibir sus comentarios, no pensé que crecería de esta manera el fanfic y me emociona mucho :) Este es el último capítulo en el que Sakura está como niña de ocho años. Crecerá pronto XD



    Reyka Uchiha: Sasukito apareció en nombre XD en el 9 aparecerá en cuerpo y alma. Ahora sabrás lo que quería hacer Sasori con el pelo de Sakura, ese sinvergüenzón. Kisame tendrá un papel que si bien no será protagónico va a ser importante. Amo a Tobi y también le di un espacio en este cap, espero que te agrade.



    girlfriend: Ni te imaginas lo que pasará en el capítulo 9. Cuando lo leas acuérdate de este momento y me dices si te lo imaginabas cuando leiste el capítulo 6 XD Pobre Kimimaro, le tocó morir en mi fanfic también :D Gracias por la publicidad, yo también trabajo en ella pidiéndole a una amiga uqe me dibuje las escenas y luego a pintar y hacer banners wiiiii.



    LacrymosA: Kisame se siente muy desplazado, pero será interesante ver cómo evolucionará todo, ya verás. Me alegro que te guste el fanfic n.n Sasori es muy demente como dije al principio, dejo que saques tus propias conclusiones :D



    Mirand Spear: Puedes guardar el machete para degollarme, porque acá está el siguiente capítulo :D Sasori es demente, sí señor. En este cap Itachi es aún más lindo si es posible, ojalá te agrade. No te preocupes si te perdiste un cap de capítulos, tendrías que hacer.



    SatoKasuLove: ¡Bienvenida! Wow, no me había dado cuenta de cómo había evolucionado. Debe ser porque este es mi primer trabajo grande teniendo en cuenta la cantidad de capítulos, pienso que haré treinta y tantos. Deseo que te guste este cap.



    Zhiinygami: Jeje, no temas opinar ni especular sobre lo que podría pasar, con gusto responderé algunas cosas. Solo te diré que alguien muy querido estará involucrado en la tortura que Itachi hará con Sakura. Sacar conclusiones :)


    Esmeralda Ermitaña

    Capítulo VII

    Caminaban sensei y alumna por el amplio pasillo que los conducía a un lugar que sólo el joven conocía, pero su pequeña acompañante confiaba ciegamente en el destino elegido por él. Itachi iba frente a ella transitando por el lugar, lo cual le dio a la niña un plano en el cual podía observar su imponencia.

    Su sensei superaba con creces su altura y su porte, a pesar de ser joven aún, era el de un hombre elegante. Su espalda era amplia y aunque caminaran a sólo unos pasos del otro, se le hacía que fueran metros, puesto que lo veía como alguien a quien imitar. Se le hacía tan poderoso ante sus ojos y se sentía tan dichosa de no estar decepcionándolo que surgió en Sakura el sentimiento de devoción absoluta, fiel a su tutor.

    El joven se detuvo frente a una puerta con cerrojo que abrió sin más demora para luego mirar a la muchacha de ojos esmeralda.

    —Entra—dijo gentilmente.

    Pasaron ambos a la estancia. Era una habitación un tanto diferente a las demás, no en lo físico, sino en el aire. Era bastante fría y con sólo estar allí se podía saber a quién pertenecía, puesto poseía la personalidad de su dueño, además de un aroma característico.

    —Es mi habitación—habló el Uchiha.

    La niña de pelo rosado no contestó, pero lo que hizo significó más. Lentamente se acercó al abrigo de Itachi mirándolo para buscar alguna mueca de desagrado, pero no encontró ninguna, por lo que se apegó a la tela y aspiró en profundidad. Separó su rostro después de una nueva inhalada y sonrió.

    —Tienen el mismo aroma, sensei—notó la niña— a tierra mojada. Es rico.

    Volvió a hundir su faz en la tela mientras que Itachi únicamente esperaba, no se oponía a los actos de la niña. Comparó la relación que tenía con ella y la que había tenido en un tiempo con su hermano menor Sasuke y se dio cuenta de que eran muy diferentes, pero porque él lo había querido así, porque siempre evitó entrenar con su hermano pequeño con excusas que no tenía con Sakura.

    —Por cierto, ¿qué me quería enseñar?

    —Antes de hacerlo, que quede claro que esto es entre los dos.

    La pequeña asintió y dejó que el joven hiciera lo que esperaba hacer. Se sentó sobre su cama, seguido del velador y abrió su cajón sacando una pequeña caja amarrada con un cordel. De inmediato captó la atención de Sakura, quien se sentó junto a su tutor y asomó la cabeza para ver el contenido de tan llamativo contenedor. El mozo desató lentamente la caja y reveló su tesoro.

    El tesoro era que estaba lleno de recuerdos de todo tipo y a Sakura le asombró la cantidad de memorias alojadas en un solo contenedor.

    —¿Puedo? —preguntó la niña haciendo con su mano el ademán de tomar algún recuerdo para examinarlo.

    El joven asintió y su alumna cogió al azar una fotografía. Supo quién era de inmediato.

    —Es usted, Itachi san, pero se ve más joven.

    —Es de cuando entré a la academia—recordó el Uchiha.

    —Pero no se ve nada de emocionado.

    —No lo estaba—admitió— no me enseñaron nada importante.

    Como lo suponía, la sensación de estar con alguien poderoso tenía sus fundamentos. La academia no había sido nada más que un lugar de paso en su vida.

    —Lo que tú querías saber está aquí—dijo tomando una foto en su mano— éste es mi hermano Sasuke.

    Ante su rostro se presentó la imagen de un niño de su edad, es decir, de ocho años. Sus ojos, negros como los de Itachi, eran diferentes en una cosa: inocencia. Sobre la faz de Sasuke se distinguía un fuerte deseo por superarse y un fuerte deseo de probarse a sí mismo. No pudo evitar notar que también era muy agraciado y el sonrojo no tardó en apoderarse de sus mejillas. No pasó desapercibido por su tutor.

    —¿Doushita? —preguntó el joven viendo el tono rosado de las mejillas de su alumna.

    —Nada, es que…—hablaba la niña escondiéndose tras su sensei—…ustedes dos son muy apuestos.

    Itachi perfiló una sonrisa pequeña en su cara. Después de todo, Sakura aún era una niña menuda y se avergonzaba con facilidad, era parte de la tarea de un sensei el pasar por todas las etapas que cruzaba su pupila al crecer y a él le había tocado el período en el cual las niñas ven con otros ojos a los ninjas del sexo opuesto.



    —Dei san, ¿puedo abrir los ojos? —preguntaba Sakura.

    —No, no puedes. Deja que termine mi obra de arte—decía el joven.

    Hacía unos pocos segundos que Deidara había llamado a la niña de cabellos rosados para que lo ayudase en lo que él consideraba una pieza maestra. Lo que había hecho era llevar a la niña a su cuarto y pedirle que se quedara quieta, pero lo más importante de todo era que no debía mirar. Los minutos que había pasado allí adentro no habían bastando para saber qué era lo que estaba haciendo, pero mientras no intentara dañarla estaba todo bien.

    —¡Senpai!—se escuchó fuertemente en el pasillo.

    Se acercó cada vez más hasta que entró de golpe a la habitación de su compañero muy agitado, como si hubiese estado corriendo muy rápido un largo trecho. De inmediato se acercó al blondo.

    —¡Deidara Senpai no creerás lo que pasó, Kakuzu--- —se detuvo al ver la apariencia de la niña cuyos ojos permanecían cerrados— Es… es…

    —¡Ni un comentario!—interrumpió el artista— no quiero que lo visualice antes de que esté terminado.

    —¡Tobi es un buen chico!—gritó el personaje— ¡Quiero ayudar!

    —¡De acuerdo, ayuda! —se exasperaba Deidara— pero cierra la boca.

    Estar en las manos de esos dos no era lo más inteligente ni tampoco lo más seguro del mundo, pero Sakura también quería ver lo que Deidara aseguraba que sería fantástico. No pasó mucho rato hasta que la inconfundible voz de entusiasmo del blondo se escuchó.

    —Y ahora el toque final. Tobi, pásame lo que está sobre mi cama—ordenó.

    —¡Entendido! —dijo el enmascarado quien también había comenzado a emocionarse más de lo habitual.

    Se dirigió hacia donde su compañero le había dicho y tomó dicho objeto con sus manos, pero su andar era tan torpe que cuando quiso entregar lo encomendado tropezó y el objeto voló por los aires. Por suerte los reflejos de Deidara eran más agudos y lo sostuvo antes de impactar contra el suelo.

    —¡Baka! —dijo el blondo mirando enojado a Tobi— Por poco y tengo que hacer otro.

    —¡Pero si no es frágil! —se defendía el enmascarado.

    —Un tarado como tú no entiende lo que es el arte, todo debe ser perfecto. Y ahora el toque final.

    Ignorando al extraño personaje, Deidara se puso frente a Sakura y lentamente depositó el objeto sobre su cabeza para añadir el deseado toque.

    —Abre los ojos, Sakura chan.

    Celebrando interiormente el hecho de poder ver al fin, miró hacia adelante para descubrir en un gran espejo lo que Dei san había trabajado. Se trataba de un abrigo de Akatsuki hecho a la medida, pero era mucho más femenino que el resto, puesto que no daba la figura cuadrada que proporcionaba al resto de los miembros de la organización. En su cabeza pudo ver el sombrero que ocultaba el semblante de quien lo usara. Con esa apariencia tan inocente, se veía realmente encantadora y tierna.

    —Perfecto—pronunció orgulloso el blondo de su creación.

    —Sakura chan… ¡qué ternura! —gritó Tobi tomando a la niña en sus brazos y dando vueltas—¡estás realmente preciosa!

    —Tobi san, me mareo—decía débilmente.

    —¡Oh, lo siento! —se disculpó colocando a la niña en el suelo nuevamente.

    Tuvo tiempo la pequeña de mirarse al espejo nuevamente, esta vez sin nadie que la interrumpiera elevándola o gritando y descubrió lo bien que se sentía usar ese abrigo que habían hecho por diversión. Pensó en lo bien que se sentiría usar uno de verdad, oficial como el que usaban todos los demás.

    Dio media vuelta y dirigió su vista al blondo, al autor de la creativa invención. Se encaminó para estar frente a él y le miró con mucha gratitud.

    —Es maravilloso, Deidara san, muchas gracias —sonrió la muchacha abrazando al artista.

    —No hagas eso—decía el blondo incómodo al ser abrazado.

    Sin embargo, al escuchar sus palabras y notar su actitud incómoda. La pequeña sin soltar su abrazo miró hacia arriba, a los ojos del joven y éste ya no se pudo negar.

    —De acuerdo, anda—decía dejándose estrechar por los brazos de la menuda chiquilla— sólo porque haces que mi obra de arte brille por unos momentos.

    Un fuerte golpe se hoyó en la puerta, casi derribándola, lo cual rompió la armonía que hasta el momento se estaba viviendo en el interior.

    —¿Qué mier…?—preguntaba Deidara acercándose a la puerta— ¡Nee basta ya!

    —¿Está Tobi allí adentro? —preguntó Kakuzu quien se encontraba afuera.

    A juzgar por el tono de voz del caza recompensas, se podía ver que se encontraba reteniendo mucha furia. Sakura y Deidara voltearon a ver al enmascarado que estaba poniéndose más inquieto de lo normal.

    —Nee, Tobi—llamó el blondo— ¿qué le hiciste a Kakuzu?

    —Pues… eso era lo que tenía que decir antes de preparáramos a Sakura chan.

    —¡Tráelo aquí! —exigía la voz del codicioso en el exterior— el muy maldito quemó mi dinero.

    —¡Pensé que era combustible para la chimenea! —se defendió el enmascarado.

    —¡Y pronto lo serás tú! —gritaba Kakuzu enojado por las pérdidas económicas.

    Elegir entre remodelar la puerta y entregar a Tobi, no era muy difícil. Abriendo la estancia, Tobi no perdió tiempo y salió disparado atropellando al caza recompensas, pero terminó persiguiéndolo también. Sakura siguió la nube de polvo que dejaron los dos conflictivos.

    En la sala de estar habían decidido montar su espectáculo, sólo que Hidan se había unido a torturar a Tobi puesto que no sólo había usado como combustible el dinero de Kakuzu, sino que también había usado para quemar unas escrituras que poseía de Jashin, muy valiosas para el religioso.

    —¡No fue mi intención, Tobi es un buen chico! —chillaba el personaje que estaba siendo acorralado.

    —¿Le das tú o prefieres que lo haga yo? —le preguntaba Hidan a Kakuzu.

    Al ver que no podría salvarse de esa, el enmascarado no encontró nada mejor que usar todas sus energías —que no eran pocas—en salir huyendo del lugar tan rápido como le permitiesen sus piernas seguido por el equipo compuesto por el religioso y el caza recompensas.

    Como todo había terminado, Sakura hizo el ademán de marcharse cuando escuchó una voz en la esquina de la sala de estar, sobre un sillón.

    —Aguarda—la detuvo la voz de Sasori— ven aquí un momento, Sakura.

    Al no encontrar otra opción, se acercó tal y como se lo había pedido. La mirada del pelirrojo la hacía sentir desnuda, como si nunca pudiera esconder algo de él y no le agradaba aquello.

    —Me gusta como vistes—admiró el marionetista— dime cómo lo obtuviste.

    Aún sentado en el sillón, se incorporó un poco para tomar a la niña en sus brazos y sentarla en su regazo, muy cerca de él. Inocentemente, Sakura no halló nada de malo en eso, después de todo había visto a muchos niños sentarse en el regazo de sus padres, pero ella no entendía aún la morbosidad que le provocaba ese contacto al marionetista.

    —Deidara san me lo hizo—informó la niña— fue un regalo.

    —Muy generoso de su parte—opinó Sasori— ¿y sabes qué? Yo te tengo un obsequio también.

    Los ojos de la muchacha se iluminaron ante la ilusión de recibir otro presente, esta vez de parte de quien la sujetaba tan cercanamente. Del interior de su abrigo, el pelirrojo extrajo una muñeca articulada vestida con un kimono verde esmeralda adornado con pétalos de cerezo, pero lo más notorio era que tenía pelo rosado al igual que ella, no se imaginaba que lo había conseguido mientras dormía. Se dio cuenta de un detalle.

    —Soy… yo—apreció la niña— es igual a mí.

    —Exacto y desde ahora es toda tuya—dijo entregándole la cautivante creación a la muchacha.

    —Domo arigato, Sasori san—agradeció recibiendo su ansiado presente— es bellísima.

    —Recuerda que la hice idéntica a ti—dijo acariciando su pelo.

    Como la corrupción no habitaba la mente de la niña, no podía distinguir cuando algo no estaba bien y era por eso que al tacto de una de las manos de Sasori en su pelo no sintió nada, pues lo único que captaba su atención era la muñeca articulada tan finamente decorada.

    —Si quieres podría hacerte más como esa—se comprometía el pelirrojo.

    —¿En serio lo haría? —preguntaba ilusionada.

    —No miento. Te traería un nuevo obsequio cada día y tú sólo me regalas el verte contenta cuando lo recibas.

    Todo sonaba demasiado bien para la pequeña quien no dudó en confiar en el marionetista que con tanto afán deslizaba sus dedos por su pelo. Ahora que confiaba en él, Sasori podía seguir dando nuevos y más largos pasos agigantados.

    —¿No quieres quitarte el abrigo un momento? —propuso el marionetista con su rostro angelical— así jugarás más cómoda.

    —Es una buena idea, gracias Sasori san—habló la inocente criatura.

    El pelirrojo deslizó la tela por los hombros de la niña y para su deleite quedó piel expuesta bajo ese pelo corto: su cuello. Se veía terso y agradable, hasta el aroma se sentía. Como era de esperar, olía a la flor del cerezo, haciéndole honor a su nombre. Aprovechando la distracción de Sakura, el hombre bajó sus labios lentamente hacia su cuello para sentir su delicada piel y perderse a sí mismo.

    —Sakura—llamó una voz desde el umbral de la puerta de la sala, su sensei Itachi— ven aquí.

    Con cuidado fue liberada de los brazos de quien le había obsequiado su muñeca y corrió feliz hacia su tutor. No tardó en mostrársela.

    —Itachi sensei, mire lo que me ha regalado Sasori san—dijo alzando su muñeca.

    —Ve a tu cuarto, Sakura.

    No titubeó ni un solo momento en acatar las órdenes del joven, después de todo se había prometido a sí misma que sería fiel y devota a lo que su sensei decidiera que era lo mejor. Dejó a dos poderosos varones mirándose fijamente, pero sus principios eran demasiado fuertes como para iniciar algo, así que Itachi sólo lo miró hostilmente, advirtiéndole de que no hiciera nada estúpido, tal como una serpiente de cascabel advierte que si te acercas saldrás herido. Luego de eso se retiró.

    El único hombre que permanecía en la estancia era un Sasori muy satisfecho consigo mismo y que ahora reía sutil y malévolamente.

    …………………………………………………………………………………………………………………………

    CONTINUARÁ…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Reyka Akira

    Reyka Akira Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    507
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Re: Esmeralda Ermitaña

    :eek: Waaaaa que envidia… ¬¬ quisiera estar en el lugar de sakura y entrar en la habitación de Itachi papi sexi ^.^

    Me causo gracia lo que le hizo Tobi a Kakuso y a Hidan, otra vez mi adorado chico bueno hizo una de las suyas. Jajaja lo confirmo… :P no existe nadie mejor que Tobi para los escapes a toda velocidad.

    Que waii el detalle que Deidara tubo con Sakura, me dio gracia cuando ella lo abrazo, por un momento creí que cuando relataste que Dei había accedido, :rolleyes: pensé k la chiquilla le daría un beso en la mejilla O.o

    >.< lo que si me dejo intrigada fue el comportamiento de Sasori… ¿es un pervertido pederasta? Es un sátiro, ¬¬ como que … O.o besándole el cuello a la peli rosa O.o

    Kyaaaaa!!! Menos mal que esta ahí Itachi Sempai para proteger a su pupila,.. Ò.ó maldita Sakura no te imaginas lo afortunada que eres Ò.ó como te envidio.-.-

    Me gusto la frase que utilizaste: Itachi sólo lo miró hostilmente, advirtiéndole de que no hiciera nada estúpido, tal como una serpiente de cascabel advierte que si te acercas saldrás herido. :si:

    La narración como siempre muy buena ^.^ pude imaginarme cada cosa que relatabas, xD las tonteras de mi payasito enmascarado, Ô.ô hasta la perversión de Sasori. ¬¬

    :o Solo note un error ya casi al final…. te comenzaba a dar hambre amiga ^.^ te comiste la “S”

    Es: las órdenes

    mmm aparte… ese SOLO ¿de casualidad no va acentuado? Me han dicho varias cosas que ya hasta me confunden. Olvida lo último ^.^


    “noooo, no lo llames así me retuerce el hígado… Ò.ó me recuerda a Karin y es demasiado trauma eso ^.^

    ¿Capitulo 9? Pues mi niña… :mad: ya te estas demorando demasiado ^.^ ya quiero verlo jajaja.

    See, ya lo vi… *verguenza* aunque al principio pensé que haría una muñeca vudú de Sakura, y estaba por rendirle honores a Sasori por que lo hiciera ¬¬ pero va y se la regala a ella :: que decepción :: yo que estaba a punto de hacer fiesta ^.^

    See, eso me lo imagino, y me agradara verlo… en este capitulo Kisame brillo por su ausencia ::risa burlona::

    Jajaja pues creo que lo pelearemos ambas, yo también lo amo… saca una sonrisa de mi aún cuando no tengo razones de sonreír.;)

    :o¿Qué esperas que me agrade?
    Por Kami, me fascino muchísimo… me puse de nervios cuando estaban por ajusticiarlo Hidan y Kakuso… :silbar:estaba a punto de meterme en tu historia a defender a mi adorado payasito e inocente enmascarado.:)

    Bueno estare pendiente de la conti...

    Sayonara!!...:beso:

    Reyk@ :rosa::rosa:
     
  12.  
    Zhiiny

    Zhiiny Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2010
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Hola Ornella :D
    Gracias por avisarme de la contiii
    Sakura es una suertuda, mira que entrar a la pieza de Itachi, ademas estar cerca de él y que Deidara le hichiera una abrigo ¬¬ rayos estoy celosa.
    Los Akatsuki so muy graciosos, Tobi es el mejor, adoro sus locuras *-*
    Me impresiona bastante Sasori, jamas creí que él le fuera a hacer algo a la pequeña Sakura, que suerte que Itachi la llamo justo a tiempo.
    Exelente contii, espero la proxima, porque parece que las cosas se pondran mejor
    Sayo
    ¡¡¡¡VIVA CHILE!!!!
     
  13.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Ornella-chan, perdon, olvide comentar!! xD
    Bueno, aver, que decir?
    Pues dire que Sasori es un pervertido, que Deidei es un amor por hacerle ese traje tan cute a Sakurita (en un momento pense que su "arte" en realidad seria una explosion xD), que Tobi es el mejor Akatsuki lejos, me mata de risa :D , que Kakuzu es un codicioso que merecia que le quemaran su dinero, aver si con eso para un poco (obviamente no funciono) y que me encantaria estar en el lugar de Sakura y entrar en el cuarto del caño de Itachi :babaa:
    bueno, en resumen adore este capitulo con todo mi corazon, no puedo esperar a que llegue Sasuke-kun!!! Y espero Sasori no le haga nada a Sakura, y si lo hace alguno de los Uchiha la salvara xD
    bye! me voy porq me llaman, sino comentaria horas sobre mi sexy Sasuke, Itachi es sexy pero se los dejare a ustedes chicas, yo me quedo con mi tierno Sasuke-kun xD
    Rocio
     
  14.  
    Laile

    Laile Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    6 Abril 2009
    Mensajes:
    465
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Oh... joder, qué desperdicio mío al no leer antes este fanfics :eek:.
    ¡Niña, lo amé completamente! No sabes cómo me fanguirlié en partes, tu historia es tan genial que ansío ver el próximo capítulo ya x'D!

    *Camina en círculos.

    Desde ahora, oficialmente seguiré tu fic y creo que es el único que sigo por aquí.
    Hasta ahora va muy bien y me da la sensación que muchas cosas pasarán entre Itachi y Sakura (L), ¡quiero ver romance entre ellos ya! *-* Como también quiero ver la aparición de Sasuke right now!

    Me encantó la trama... estuvo muy buena. Creo que respetas las personalidades en los personajes, sin embargo noto a Sasori un poco fuera de carácter.
    En este capítulo me ha gustado mucho Deidara, LOL xDD! E Itachi, lo amo siempre *babea.

    Tienes algunos errores con los guiones:

    El guión de cierre nunca va apegado al diálogo, sino a la acotación o acción que haces después.

    No recuerdo muchas fallas de tildes, se te pasaron algunas pero no las recuerdo con exactitud, LOL.
    Eres muy buena.
    Con respecto a la encuesta... pues no sé a quién le voy, si bien hasta ahora le daría a Itachi, pero no he visto el papel en cuanto a sentimientos tomará con Sakura (L), asique tengo que examinar previamente todo. Pero lo que es seguro, es que yo AMO el SasuSaku, te aseguro que le doy a ese opción eso sí, me encantaría ver mucho romance entre Itachi y Sakura :3.

    Desde ahora te seguiré y me tienes que avisar cuando continúes :rolleyes:.
    Eso sí... ¡continuálo ya! *-* Quiero conti-conti (momento spam x'D).

    Saludos, Gustav.
     
  15.  
    girlfriend

    girlfriend Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    24 Diciembre 2008
    Mensajes:
    52
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Cada dia amo mas tu fic y a ti enserio xD,

    Es un placer dar publicidad a tan buen fic *-*cuando pueda ya veras que te haga ediciones u,u estupida pc e.e

    OMG genial sorpresas en el cap 9 wiiiii (xD)

    Ja sabia que sasori haria una muneca:cool: soy super(?)xD pusiste a sasori de pedofilo LOL te pasaste a mi ke me cae tan bien xD sakura tan peke e inocente adf xD

    Sasuke e itachi son lindos saku y yo pensamos igual *-* pero mas itachi xD

    Me hubiera gustado que descubrieras un pokito mas el traje de saku no lo tengo bien en mi mentexD
     
  16.  
    Ornella

    Ornella Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Julio 2010
    Mensajes:
    31
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esmeralda Ermitaña
    Total de capítulos:
    23
     
    Palabras:
    4094
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Reyka Uchiha: Me odias por no poner a Sasuke en los primeros capítulos, yo lo sé XD Quizás si llevas 9 capítulos subidos y dices que en el noveno aparece Sasuke parece mucho tiempo, pero si son más de 30 capítulos y aparece en el noveno, ni te acordarás después :D Tobi y sus carreras para salvarse, es genial :D Sakura se está llevando mi vida soñada a excepción de la pedofilia XDDD Gracias por seguir leyendo, ojalá te guste este cap igual.
    Zhiinygami: Sí que se ponen mejor y también más tensas. Sasori es un psicópata a quien le di alas en este fanfic para hacer más de las suyas, se me hace muy demente, pero demente genial wiiii Espero que te agrada esta conti, cuidé poner de todo un poco.
    SatoKasuLove: XD te imaginas volar a Sakura? Dei chan no puede hacer eso en mi fanfic. Sasori pervertido, lo sé. Era un demente y ahora lo hice demente pervertido multifacético XD experimentos míos. Tobi alegra este fanfic muchísimo, así que lo verán :D Buenas noticias: En el próximo capítulo aparece Sasuke kun.
    Gustav: Me has llenado de ánimos:) Por supuesto que continuaré hasta el final y te avisaré cuando continúe. No te imaginas por todo lo que pasarán, después cuando leas el principio del fanfic y lo compares con lo del final te detendrás a pensar en todo lo que atravesaron, te lo garantizo. Muchas gracias por seguir este fanfic n.n
    Esmeralda Ermitaña
    Capítulo VIII

    Pasó el tiempo y los años. Crecer junto a los Akatsuki no había estado carente de peligros, considerando que en cualquier momento uno de los integrantes podía matar al otro por el mínimo motivo, como ocurría en los ataques de ira de cada uno. Además se tenían que tomar en cuenta los múltiples intentos de Sasori para saciar su apetito morbosamente.

    Desde que Itachi vio que el marionetista empezaba a encantar a Sakura con regalos había, tenido bastante cuidado de que su alumna nunca estuviera sola con él, pero tampoco podía ser su guardaespaldas, puesto que su pupila debía defenderse por sus propios medios.

    Ya no se encontraban en la guarida de Aldea de la Hierba, dado que las misiones de la organización empezaron a darse mucho más alejadas. Actualmente se encontraban en la guarida que poseían en la Aldea de la Arena, una cueva oscura y húmeda que si bien no era muy acogedora, era mucho más fiable que la anterior.

    Precisamente esa mañana, Sakura se levantaba de la cama de su nueva residencia cumpliendo los trece años ese día y se notaban los cambios que había tenido en su físico entrando ya en la adolescencia. Su pelo estaba más largo y comenzaba a tener más el cuerpo de una mujer, aunque aún distaba de ello.

    Luego de asearse y vestirse se dispuso a llegar a la cocina del lugar para tomar su desayuno. Al recorrer el espacio, se fijó que el silencio que reinaba los rincones, muy raro para ella. No le tomó demasiada importancia y llegó a la despensa para preparar su comida, pero quedó desconcertada al ver que estaba vacía. Anoche estaba llena, lo recordaba muy bien, aquí tenía que haber gato encerrado.

    —¡Sorpresa! —escuchó a sus espaldas.

    Se volteó y se encontró con los miembros de Akatsuki a sus espaldas, los únicos que no estaban allí eran Pein y Konan, pero la mayoría de ellos estaban envueltos en serpentina. Pudo ver que los que habían gritado eran Deidara y Tobi, lo más extrovertidos de la organización, el resto tenía miradas neutrales, pero de todos modos la chica sabía que estaban felices con la idea.

    —Gracias, chicos—se alegraba Sakura.

    —Recuérdenme otra vez por qué tengo que hacer esto—gruñía Kisame asqueado.

    —Porque gano dinero vendiendo la serpentina que llevas—contestó Kakuzu contento más por las ganancias que por la celebración.

    —¡Sakura chan, no puedo creer que ya tengas trece! —gritaba Tobi abrazándola.

    —Abre paso, idiota—decía Deidara apareciendo tras él con un pastel.

    Era una torta que se notaba que estaba hecha por el blondo, porque las flores de dulce que llevaba tenían una forma parecida a sus figurillas de de arcilla.

    —Ojalá no explote—le susurró el religioso a su compañero.

    —Escuché eso—les informó el artista algo fastidiado.

    —¿La hiciste tú, Dei san? —preguntó la adolescente de ojos verdes.

    —Hai—asintió el masculino—Sasori no danna me ayudó un poco.

    Volteó un poco la muchacha para ver al pelirrojo y captó el momento justo en él la observaba fijamente con su sonrisa malévola que aparentaba ser inocua. Apartó de inmediato la vista de sus amenazantes ocelos y se enfocó en el evento que se había hecho para ella.

    Quien sí quiso mirar al marionetista fue Itachi. Ahora no le quitaba la vista de encima cuando se trataba de Sakura, porque sabía que en cualquier momento podía dejar su semblante sereno y sacar a relucir su parte más demencial.

    Con cuidado, dorado depositó el pastel sobre la mesa y Tobi encendió las velas. Era la mañana perfecta, porque todos procuraban llevarle bien, o por lo menos no pelear como lo hacían siempre la mayoría de las veces.

    Zetsu se apresuró a encender las trece velas que se encontraban alrededor y sus mitades comenzaron a manifestarse con libertad.

    —No me agrada encender velas—decía la parte oscura.

    —Se ven muy bien—contrarrestaba la parte blanca.

    Las trece velas se lucían con sus minúsculas llamas, ideales para conmemorar el momento. Sakura se puso frente a ellas. No iban a cantarle feliz cumpleaños, jamás lo hacían, sobre todo porque para muchos miembros de Akatsuki su cumpleaños era una fecha dolorosa y no conocían la canción. Así que se saltaron ese paso.

    —Pide tus tres deseos, Sakura chan—animó Tobi.

    Se tomó un momento para contemplar su pastel con las flamas danzantes y se sonrió a sí misma. No tenía muchos deseos, pero lograría verlos realizados.

    —“Deseo volverme una poderosa kunoichi, que Itachi sensei esté orgulloso de mí y dejar en alto el nombre de mi padre” —con ese pensamiento, la rapaz apagó todas sus velas de un soplido.

    Pequeños aplausos le fueron otorgados, a excepción del enmascarado anaranjado que nunca podía estar en silencio, pero como era una ocasión especial, nadie se molestaba en apagarlo.

    —Bueno, suficiente por hoy, me largo—decía malhumorado Kisame.

    —¡Iie! —lo detuvo Deidara— Aún falta algo. Vamos, Uchiha.

    De entre los asientos que se encontraban más atrás, se levantó Itachi lentamente y sin hacer comentario se dirigió hacia donde estaba su alumna. En sus manos cargaba una caja mediana sin mayores adornos, pero por provenir del frío moreno, llamaba mucho la atención.

    —Tómalo como un amuleto de buena suerte—le susurró el moreno a la oreja de la muchacha.

    Ella no entendió qué quería decir con eso, pero lo comprendió cuando el joven abrió ante ella despaciosamente el contenedor. Ante ella relucía una cadena muy fina de plata que sujetaba una piedra preciosa que ella conocía muy bien: una esmeralda. Su rostro se iluminó por lo que debió haber costado conseguir esa gema tan despampanante incluyendo todo el proceso que llevaba.

    —Itachi sensei… esto es bellísimo—pronunciaba apenas la kunoichi con su boca entreabierta.

    El masculino, satisfecho con la reacción de su protegida, levantó el collar que ahora sostenía en sus manos y se acercó al cuello de la chica quien ya sujetaba su pelo para que su sensei procediera. Con delicadeza, el ninja colocó la trabajada joya en el cuello de la cumpleañera y los presentes quedaron hipnotizados por la perfección de la imagen.

    —Feliz cumpleaños, Sakura—deseó el Uchiha con toda sinceridad.

    Como respuesta a tan lujoso presente, la muchacha dedicó una sonrisa a los presentes de la organización y se preguntó qué había hecho para que el destino decidiera su estadía junto Akatsuki. No sabía mucho de familias, porque no interactuó con muchos niños de pequeña y en los últimos años no había interactuado con nadie más, pero la organización debía ser lo más cercano a una familia que podía tener.

    —¡Pastel! —chillaba Tobi— ¡a comer!

    Todos se sirvieron un trozo, incluyendo Konan y Pein, quienes llegaron después para ser perseguidos por el chillón enmascarado para probar la comida.

    Sakura estaba sentada junto a Itachi en la mesa, mientras Kakuzu casi mataba a Hidan por querer bendecir la comida a nombre de Jashin y Deidara ahorcaba a Tobi nuevamente. Eran los únicos calmados además de los siempre serios Pein y Konan, eso le dio oportunidad para hablar de otros asuntos.

    —No te relajes mucho—dialogó el joven.

    —Lo sé. Hoy comienza, ¿no?

    —Sí—confirmó— come pronto y vayamos a la sala. Tenemos que empezar tu nuevo entrenamiento.

    —Así que por fin me enseñará el tsukuyomi.

    —Lo vivirás en carne propia—advirtió— debes olvidarte que soy tu sensei.

    Sakura sabía que era la primera alumna del moreno y por eso temía en parte que sólo había usado su tan afamada técnica para luchar y no para entrenar, pero era la manera más eficaz y veloz de mejorar su resistencia mental; es decir, empezando por lo más difícil.

    Decidieron irse antes de que los demás terminaran de comer y reñir entre sí, por lo que cuando se pusieron de pie para retirarse pasaron inadvertidos por todos menos por uno. El único miembro que los siguió de vista fue el pelirrojo, el amo de las marionetas, Sasori. Dentro de sí aún se encontraba resentimiento por ser Itachi quien entrenara a Sakura y se reflejaba la oscura vista que les presentaba.



    —No necesitarás eso—le decía Itachi a su alumna, quien equipaba sus armas a la cintura.

    Dejó de lado el contenedor y se concentró en llevar su mirada hacia el frente. Dentro de la templada sala de entrenamiento no se oía un alma, todo era silencio y se daba lo necesario para una lucha de las titánicas. El olor a incienso había desaparecido, los sentidos se agudizaron y pudo ver cómo su sensei apagaba las antorchas. Quedarían a oscuras.

    —Al salir por primera vez del genjutsu lo más probable es que sufras nictofobia y claustrofobia—reseñó el Uchiha— tendrás que pasar por ello.

    —Entiendo—captó la muchacha.

    Mientras extinguía las llamas restantes, Sakura observaba con cuidado la joya que se le había sido obsequiada, era realmente radiante y lo era aún más porque su frío preceptor se la había regalado. La había tomado en cuenta cuando el mundo entero podía haberla ignorado, después de todo, ¿quién le prestaría atención a una niña de ocho años sucia y desamparada?

    Antes de que pudiera apagar la última antorcha, la adolescente se adelantó se puso cara a cara frente a él. Captando que la chica tenía algo que decirle y detuvo su accionar.

    —¿Qué ocurre? —preguntó ante el animado rostro de la moza de ojos verdes.

    —Allá no tuve la ocasión para agradecer esto—dijo sosteniendo su cadena.

    —Si era eso, no es necesario. No es como si lo hubiera hecho como un favor, fue mi resolución.

    —Por eso mismo.

    Los fanales desentendidos de su sensei le daban a ver a Sakura que Itachi no tenía idea de lo que hablaba. Llegó a la deducción que él no había vivido lo suficiente como para saber qué cosas esperar y que no esperar de la gente. Cuando recibes algo hermoso que no esperabas de alguien es muy distinto a que cuando lo esperas, pero él no había adquirido ese conocimiento, había estado muy aislado de la gente cotidiana como para saberlo.

    —No importa—sonrió la chica— sólo espero que no parezca un atrevimiento mi manera de agradecer.

    Con calma y delicadeza, tomó los brazos de Itachi y los puso alrededor de ella misma para poder abrazarlo, aún sabiendo que sus masculinos brazos eran el doble de fuertes que los de ella. Él no sabía cómo responder; nunca había sido abrazado así por una kunoichi, la única persona que lo había hecho era su madre, pero de eso ya distaban años.

    Bajó su vista a la rosada cabeza y pudo apreciar lo frágil que se veía en sus brazos, tanto que con el mínimo atentado podría lastimarla. Esa imagen quedó registrada en su mente, porque hubo una ocasión en la que quiso brindarle un abrazo a alguien indefenso, a su hermano cuando quedó huérfano y su orgullo le había ganado. Tuvo el deseo en ese instante de abrazar a la chica que había entrenado por cinco años y así, inseguramente terminó por estrecharla también. No había orgullo que se interpusiera.

    —Arigato, Itachi sensei—dijo la chica hundiendo su nariz en el abrigo del Uchiha— nee… el aroma a tierra mojada no se va.

    El joven sonrió, en verdad su alumna no iba a cambiar jamás, seguiría siendo esa misma niña que había perdido su kunai. Se apartaron a los segundos. Lo serio tenía que principiar.

    —Comencemos, Sakura.

    —Hai

    La última antorcha extinguió su llama y se dio por comenzada la sesión. Sólo se percibía la oscuridad reinante.

    —Te enseñaré el por qué del poder del clan Uchiha.

    Apenas dijo esas palabras, sus ojos relucieron como la luna en la penumbra. Fue cuando Sakura lo miró directamente y todo se transformó. El cielo era rojo, inestable y en medio de todo estaban los centellantes ocelos del prodigio de los Uchiha.

    —Bienvenida al mundo del tsukuyomi—susurraba su gruesa voz mientras sus pupilas danzaban.

    Pronto se vio a sí misma en una tierra inhóspita. El color rojo, el suelo negro y la luna siniestramente gris caracterizaban al lugar. Su cuerpo se encontraba crucificado, en una madera tan dura y fría que parecía tratarse de metal. La única figura que alcanzó a distinguir fue la de su sensei enfrente de ella, cargando una larga espada.

    —Aquí yo controlo el espacio, el tiempo y la masa de todo lo que ves aquí—introdujo— empezaremos con una hora, pero a ti te parecerá un día completo.

    —Wakarimasu—comprendió la muchacha empezando a sentir miedo— esto es una ilusión, ¿cierto?

    —No la subestimes—advirtió el ninja renegado— tu mente es lo que lo hará real. El dolor nunca ha estado completamente ligado al cuerpo.

    Era otro dato más para sentirse insegura. Se había preparado mentalmente para este evento desde que supo de la existencia del tsukuyomi, pero ¿realmente alguien podía prepararse para esto? Se inquietó más cuando el joven inició sus pasos hacia ella hasta quedar frente a frente, con su espada empuñada, lista para ser probada.

    —Me pregunto cuánto tiempo soportarás esto.

    Un frío y dolor como ningún otro que había sentido entró por el estómago de la kunoichi, quien quiso gritar fuertemente, pero el dolor era tan intenso que no salió nada por su boca. Finalmente, cuando el varón empezó a remover la espada con desesperante lentitud, fue cuando soltó un gran alarido.

    —Silencio—calló el joven— ni un solo sonido. Recuerda que esto es un entrenamiento, debes permanecer indiferente.

    —Pero, ¿cómo? —se angustiaba la chica.

    Sintió otra profunda estocada en su hombro. Un nuevo clamor escapó de sus labios, más aún cuando su sensei empezó a dar vueltas el acero dentro de la herida, haciéndole doler aún más.

    —Ordénatelo. Haz que tu mente lo crea.

    La ilusión cambió nuevamente, esta vez habían millones como Itachi alrededor suyo, todos con un arma aún más grande, pero con una punta más gruesa para mayor dolor. Múltiples punzadas atravesaron el cuerpo de la muchacha, por todas partes: hombros, muslos, estómago, espalda, no había lugar que se librase.

    —“Por favor, que se detenga” —decía mentalmente la kunoichi esmeralda.

    Pasaron los minutos muy pausadamente, mucho más de lo que le hubiera agradado a la moza, pero finalmente pasó la hora de tortura mental. Entonces Itachi la liberó. Sakura volvió en sí y comenzó a tiritar casi paranoica en el piso sin atreverse a abrir los ojos, hasta que las antorchas fueron encendidas nuevamente. El semblante de su sensei bajo la luz la tranquilizó nuevamente y tomó unos segundos para volver en sí, pero no se levantó.

    Itachi se acercó despacio hacia donde estaba su alumna y con su mano la ayudó a levantarse, quería decir que no había sido un mal día.


    —Mostraste mucha debilidad, fuiste cebo vivo—recriminó haciendo que la chica bajara la cabeza— pero… en ningún momento suplicaste que me detuviera.

    Sabía que su tutor jamás le diría que había hecho un buen trabajo o que estaba contento con ella, no era su naturaleza, pero ella ya estaba acostumbrada a sus formas para decir que estaba agradado por el desempeño. Así lo había aprendido a conocer y a tratar.

    ………………………………………………………………………………………………………………………….

    CONTINUARÁ…
     
  17.  
    Zhiiny

    Zhiiny Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2010
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Hola!!!
    Muchas gracias por avisarme del capitulo
    Omg Sakura ya tiene 13 años, como pasan los años xD Linda sorpresa de los Akatsuki, en especial de Deidara y Tobi *-* son taaaan kawaiii
    LooooL no sabes como me reí en esa parte xD
    Que lindo el regalo de Itachi *-* una esmeralda
    Omg abrazo a Itachi, Sakura, no sabes lo celosa que estoy ¬¬ mira que abrazar a Itachi no es cualquier cosa.
    Tsukuyomi o.o Pobre Sakura, esa tecnica es realmente poderosa, me la imagino y siento dolor :S
    Me fascino la contii, estuvo muy... bkn (xD) Sigue así, espero la proxima contii
    Sayo!!!
    PD: Desde hace tiempo que quiero ser la primera en comentar, y siempre me ganan así que
    PRIMERA!!!!!!!!
     
  18.  
    Reyka Akira

    Reyka Akira Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    507
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Re: Esmeralda Ermitaña

    :( bien, lamentablemente tengo que decir esta vez que encontre varios errores, de escritura, disconcordancia en las oraciones una coma que rompe abruptamente con la narracion. ¿Que te ocurrio esta vez amiga?



    Aquí tuviste un error al colocar la coma, seria más coherente así:

    Desde que Itachi vio que el marionetista empezaba a encantar a Sakura con regalos, había tenido bastante cuidado… bla-bla-bla.

    Aquí te comiste dos letras, es:
    La Aldea de la Hierba


    Aquí hay un error, ya que por ahí me dijeron que no puede haber dos conectores iguales en un párrafo que habla de lo mismo, creo que seria:

    se fijo en el silencio que reinaba los rincones, bla-bla…


    Aquí creo que repetiste esa palabra, y era innecesaria.
    lo otro fue que te comiste la S y otra repetiste la palabra de ya que creo que tratabas de decir:


    *Deidara y Tobi, los más extrovertidos de la organización…


    *una forma parecida a sus figurillas de arcilla.



    Creo lo correcto es así, ya que te comiste una palabra que le diera sentido a lo dicho:


    -Y capto el momento justo en él, cuando la observaba fijamente… bla-bla…


    -Con cuidado, el dorado deposito el pastel sobre la mesa y Tobi… bla-bla…

    -llevarse bien




    :saltarin: Kyaaa!!! Mi payasito enmascarado es un amor ^.^




    :rolleyes: Esta parte me encanto… Kakuso reprendiendo a Hidan, eso es grandioso de imaginar. Dei-san más vale que tengas una muy buena razón para ahorcar a mi encantador enmascarado, porque si no… yo me vengare.-.-

    Joder como demonios no iba a llamar la atención viniendo de mi papi sexi Itachi…maldita Sakura cada vez me convenzo que te detesto más

    ::suspiro:: ¡¡Le susurro al oído!! Yo la mato. *perverso*



    ¬¬ no te odio, solo quiero asesinarte :silbar:
    tienes razon, luego ni me acordare ^.^ si no existe nadie como Tobi.

    jajaja, la vida soñada de cualquiera... pues a mi no me importaria batallar con los acosos de Sasori, no esta de mal ver :rolleyes: jajaja

    :o Claro que me gusto el capitulo, solo que note demasiados errores...¡Cosa que es raro encontrarte!

    la narracion y la trama sigue su buen curso desde el inicio... mmm, no se si es mi idea o que, pero como que senti un poco flojo este capitulo...Como si lo hubieses escrito sin ganas

    :o Fui buena contigo amiga Zhiiny ^.^ lei la conti desde anoche e iva a postear pero se fue la luz en casa y ya no pude publicar mi post :silbar: sino, yo te ubiese ganado de nuevo ^.^:P

    estare pendiente de la conti amiga Ornella

    :saltarin: kyaaa!!! el siguiente capitulo me pone muy nerviosa y ansiosa ya que es en el que aparecera por fin :musica: Sasuke :musica:

    Sayonara!!

    Reyk@ :rosa:
     
  19.  
    girlfriend

    girlfriend Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    24 Diciembre 2008
    Mensajes:
    52
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Alguien me borro el post del cap anterior!juro que postieToT ahora debo comentar en un solo post dos capis >.<

    Cap anterior:

    OMG itachi esta abierto con sakuxD wiii itachi y sasuke son lindos ando deacuerdo con saku o: pero itachi mas por que no es nada inocente xDD.Olor a tierra mojada?
    Jamas habia escuchaso sobre ese olorxD tendre que imaginarme como es ese aroma x3; una cosa...que es blondo?xD enverdad no se que es eso xD

    Adivine lo de la muneca xD ese sasori! me lo pusiste de pedofilo cuando ya tenia un vinculo con el personaje xD saku tan inocente adf a mi de peke ya me advertian estas cosas xD,en fin roguemos por ke la pobre kede violadaToT itachi mas vale ke la cuides! xD lol cuando llego la parte em que saku se kito el traje juraba que quedaria practicamente desnuda xDDD

    Jajajajajajaja tobi y deidera un duo unico xD me gusto lo del regalo para sakura pero no entendi mucho como era exactamente el vestido creo que podia no se explicarlo un poco mas x3 ,pero bueeeh me gusto mucho esa parte n.n , por que kakuzo amara tanto la plata?xD jajaja deidera ama mas una puerta ke a tobi xD
     
  20.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritor
    Re: Esmeralda Ermitaña

    Holitas xD

    Nueva lectora en tu ff *O* OMG ME ENCANTA, es simplemente
    maravilloso tu fanfic, me has atrapado por completo, y mira que usualmente
    yo no leo SasuSakus ni trios con Itachi xD, soy fiel al NejiTen *w* pero de verdad que
    tu fic me ha dejado picada, me he leido de a golpe todos tus capis hasta ahora publicados, jaja a escondidas porque ya es tarde y debería estar durmiendo xD pero está demaciado interesante como para no leerlo todito *---¬*

    Tu idea me parece bastante original, lloré cuando mataste a Kimimaro, pero también me he reido bastante, le das un toque cómico a ti ff y eso me encanta. Ese Sasori es un depravado xD pero en fin, sígue así, sube conti pronto pliss jiji, que ya tienes nueva lectora.

    Que estés bien, cuídate.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso