Esa pelirosa

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por xX Yuki Uchiha Xx, 25 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    828
    Capítulo 1
    -------------> Itachi
    Sasuke pensando en cómo rechazarla sin herir sus sentimientos, no sé por qué le es tan difícil, aunque ella no le ha dicho nada aún, pero se nota que quiere hablar con él; Ella es mucho para el dobe de mi hermanito y él simplemente desea quedarse solo, me encarga a mí el deber de restaurar nuestro clan.
    Después de toda esta gran batalla, solo hice que se enojara conmigo al hacerle creer por un genjutsu que estaba muerto y no me libraré fácilmente de su ira, lo único que me queda es ayudarle si quiero que me perdone.
    Sakura no ha intentado acercarse a él, quizás porque aún cuando está enojado conmigo, yo estoy siempre a su lado y pues parece que me tiene miedo o eso creo; Por otra parte Sasuke no quiere hablarme, no acepta mis consejos, simplemente es un teme.
    -¡Qué hacer, qué hacer!- dije sin más, -quizás debería irme a comer ramen con Kakashi-sempai ¿no lo crees? Así podrás acercarte y decirle que no sientes nada más que compañerismo por ella y que yo seré quien restaure nuestro clan- Sasuke se veía más enojado que de costumbre –Está bien, solo dile lo que sientes, no es necesario lo de restaurar el clan y eso- y con esas últimas palabras, antes de que respondiera con alguna fuerte palabra o puño, me esfumé en busca de Kakashi-sempai; hace mucho que no comía ramen.
    -------------> Sasuke
    -Ese baka, hizo que Sakura se levantara de aquella banca y se dirigiera hacia mí- pensó y suspiró esperando que las cosas se dieran como esperaba.
    -Sasuke-kun- dijo ella –Que bueno que Itachi te dejó a solas, necesitaba decirte algo… algo muy importante y un tanto vergonzoso- ella estaba sonrojada y pude oír el palpitar de su corazón, todo parecía haberse detenido para que yo pudiera escuchar cada palabra que dijera la dueña de aquellos hermosos ojos –Sasuke-kun, quiero que sepas que…- tuve que interrumpirla, aunque su voz se oía diferente a cuando era toda una molestia –Sakura- dije –Sé lo que quieres decirme, pero no es necesario que lo hagas…- iba a continuar pero ví como levantaba la ceja de sorpresa -¿En serio?- me preguntó –Creo que me estás malinterpretando Sasuke-kun- y esto último ya no sonó tan bonito como antes –Yo solo quería decirte que ya no siento nada por ti y tenías que saberlo para que no andes pavoneándote con tu hermano creyendo que tienes muchas mujeres que mueren por ti y que quieren restaurar tu clan; Eso no pasará conmigo… tenía que decirlo y lo hubiera hecho de buena manera si no hubieses abierto tu bocota cuando nadie te lo pidió… Adiós Uchiha- Sakura se fue. -Creo que se fue muy enojada, si no me golpeó en realidad no sé por qué fue, pero definitamente creo que ahora me odia- se dijo el Uchiha menor para si mismo.
    -------------> Sakura
    -Ese teme, qué se habrá creído- pensaba ella furiosa mientras caminaba apurada hacia su casa –Cómo se atreve, es un gran baka, no sé cómo pude estar enamorada de él todo este tiempo, ni tampoco sé cómo alguna mujer podría soportarlo si se casara con él- y seguía pensando y pensando y haciéndose más hígado hasta que se tropezó en una esquina con un cálido y alto cuerpo que la sostuvo para que no cayera al suelo –ten más cuidado la próxima vez- me dijo amablemente –Sí Sakura, en qué estarás pensando… y luces algo enojada también- mencionó Kakashi-sensei con un pequeño temor en su voz.
    Me incorporé y me solté pronto de sus brazos, me despedí rápidamente con una media sonrisa un tanto hipócrita creo pero no quería que me preguntaran qué me había sucedido, era algo que guardaría para mi. Llegué a casa, me dí un baño y me tiré en la cama, aunque no podía dormir, solo veía aquellos enormes brazos una y otra vez -¿Qué sucede conmigo?-
    -------------> Itachi
    -Así que creías que le ganarías a Naruto… eso es imposible- me dijo Kakashi-sempai con una amable sonrisa en su rostro y luego -¿Qué le habrá pasado a Sakura?- se preguntó un tanto preocupado y supongo que es porque es su alumna –Creo que cosas de chicas- dije mirando un árbol de cerezo que había frente a nosotros –Ella olía realmente bien- pensé; -Bueno, debo irme- me recordó Kakashi-sempai –tengo que ver a la Hokage; Ah! No olvides que tienes mañana una cita con ella, supongo que ser anbu nuevamente te traerá muchos recuerdos, así que no faltes!- y con esto se esfumó.
    -Sakura de verdad estaba enojada, quizás amaba mucho a mi hermano y éste solo pisoteó sus sentimientos, Sasuke no tiene nada de tacto con las chicas, iré a verlo- pensó mientras caminaba tranquilamente hacia donde debería encontrarse el Uchiha menor.


    Espero les guste, acepto críticas constructivas y sugerencias... el próximo capítulo será más largo.
     
    • Me gusta Me gusta x 14
  2.  
    Aruru

    Aruru Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Octubre 2010
    Mensajes:
    9
    hola!!! :D Me encanto, eres muy buena !! :D, enserio me ha gustado y ha sido gracioso, todo acongojado el pobre sasukep or decirle, peras y manzanas y sakura solo le canto las cartas claritas y sin rodeos xD... por cierto sakura se estara enamorando de Itahi? >///< :eek: , quien sabe :p .
    Un alcance, cuando hablen los personajes dentro de quien esta narrando, debes decir algo como "-.Qeu hacer!, que hacer!.- dijo sasuke". Solo lo digo porque uno se puede confundir y no saber quien habla y quien respnde. Por lo demás todo exelente por lo menos para mi. :D
    Bueno eso queria decirte, espero la conti ansiosamente!

    Te cuidas, Matta nee!!! :3

    Susukihotaru fuera! ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1344
    Capítulo 2

    -------------> Sasuke
    -Oh no, ahí viene Itachi... Quedaré como un tonto si le cuento lo que sucedió-
    -Y que tal te fue hermanito?- me preguntó con una sonrisa un tanto burlona en el rostro, supongo que quiere recuperar todo el tiempo que perdimos -Al parecer no tan bien, ya que tropecé con esa pelirosa furiosa- me dijo dándome palmaditas en la espalda -Ella me odia- le respondí -Creo que lo arruiné, en verdad no puedo entender a las mujeres niisan- esto lo dije un tanto triste porque para nada me sentía enojado pero no podía entender mis propios sentimientos tampoco, y sin más, regresé a casa; Itachi me seguió sin decir una sola palabra.
    -------------> Itachi
    Cuando llegamos a casa supe que Sasuke no quería hablar al respecto, me di cuenta inmediatamente después de que se metió a su habitación, tiró la puerta tras de si y le puso seguro; debe haberle afectado mucho que esta vez lo hayan rechazado y tan duramente, contrario de lo que él pensaba hacer, era muy obvio que eso fue lo que sucedió.
    -Bueno, creo que yo también iré a descansar- me dije con un gran bostezo entrando a mi habitación y tirándome a mi cama -Mañana tengo que estar donde la Hokage muy temprano... esa pelirosa... realmente olía muy bien-
    -------------> Sakura
    -Es hora de tomar una ducha para despabilarme un poco, una muy fria es lo que necesito- así que me duché, desayuné algo ligero y me dirigí donde Tsunade-sama, -tenía una cita en su despacho y no sé qué querrá esta vez pero ojalá sea alguna misión lejos de ese tonto Uchiha menor ya que no tengo cara para verlo- pensaba la pelirosa mientras se marchaba corriendo por los tejados para no encontrárselo por el camino.
    Llegué muy rápido, respiré profundamente, puse una sonrisa amable en mi rostro y me dispuse a tocar, pero alguien llegó casi conmigo y tocó antes que yo -Pasen- se oyó desde adentro y eso se refería a varias personas, así que sin sonrisa esta vez ingresé junto al Uchiha mayor donde mi sensei.
    -------------> Hokage
    -Siento haberles pedido que vinieran tan temprano a verme- dije sin más preámbulos.
    Sé que si le hubiera dicho a Sakura que tendría que hacer algo junto a Itachi Uchiha se habría negado y muy posiblemente lo hubiera aceptado pero estando Itachi presente, no tendrá más opción que obedecer mis órdenes.
    -Bien, les he hecho venir porque... uhmmm... empezaré contigo Itachi, sé que todo ha sido aclarado contigo, pero aún no puedo confiar plenamente en ti, realmente quisiera darte el puesto que tenía Danzou así que aquí entra Sakura quien será la que supervise tu trabajo hasta que yo decida que ya puedes hacerlo sin vigilancia, por los tontos ancianos no te preocupes, no tienen permitido meterse en tus asuntos ni buscar reemplazo para ese traidor de Danzou, y pues ya morirán- Sakura parecía querer contradecirme pero solo calló e Itachi habló -Haré lo que mejor le parezca y lo haré lo mejor que pueda, me debo a Konoha- realmente Itachi es muy sumiso pensé -Está bien, tu trabajo iniciará mañana; Sakura, si no tienes nada que decir, te recuerdo que deberás traerme informes cada vez que haya alguna misión o cuando lo creas necesario. Sin más qué decir, pueden retirarse-
    Sakura me dió una última mirada de súplica, pero tuve que ignorarla, ella necesita nuevos aires, nuevas técnicas, este será un buen entrenamiento para ella, además de que se encargará de poner al día en todo lo concerniente a la aldea a Itachi. Ambos dejaron mi oficina.
    -------------> Itachi
    Ambos salimos y ella empezó a caminar delante de mí, como queriendo escapar de mi presencia. -gomen Sakura, sé que este no es tu trabajo ideal pero podrías soportarlo hasta que la Hokage quiera? luego podrás hacer lo que quieras- no sabía cómo hacer para llamar su atención, me la ponía tan difícil esa pelirosa y entonces volteó a mirarme -Mira Uchiha, yo tampoco confío en ti, así que no la tendrás fácil conmigo te quedó claro?- Creo que odia a todos los Uchihas y lastima que solo quedamos dos -Eso lo sé muy bien, realmente deseo trabajar aquí y hacerlo bien aunque ante muchos no lo merezca- parece haberse conmovido un poco al menos por mis palabras, y también creo que se sonrojó cuando se dio media vuelta y me pidió que no le dijera nada de esto a Sasuke; yo solo no dejaba de mirarla hasta que desapareció de mi vista. -Esta vez buscaré a Naruto para una revancha, después no habrá mucho tiempo.
    -------------> Sakura
    Corriendo por los tejados nuevamente -Por qué tenía que pasarme algo así?! termino con el menor y comienzo con el mayor... espero que mi vida no se complique aún más... iré a buscar a Naruto, supongo que debe estar en Ichiraku comiendo ramen- llegué en un segundo, y al entrar me doy con la sorpresa de que había un concurso de ramen Naruto vs Itachi, los dos parecían un par de niños hambrientos, aunque Naruto siempre lo parecía pero ver a Itachi así -veo que se divierten- dije sin más y me pedí un ramen, hubiera sido vergonzoso irme cuando ya se habían percatado de mi presencia y por otro lado tenía mucha hambre. Di dos bocados y al tercero tuvo que llegar ese baka de Sasuke y casi muero asfixiada si no fuera porque Itachi solapadamente hizo un jutsu muy extraño en mi que fue un éxito por lo que ya le pediré que me enseñe lo cual agradecí con un movimiento de cabeza; Sasuke dijo que se le había antojado comer ramen pero al ver que yo me encontraba allí se quedó calladito, Itachi se disculpó con Naruto diciéndole que llevaría a Sasuke a comer a un nuevo lugar cuando yo, la heroína decidí retirarme -Arigatou Ishiraku-san, no podré terminarlo por hoy pero ya volveré, ah! los Uchihas pagarán mi plato- dije con una gran sonrisa, pero -Sakura-chan, yo lo pagaré, no molestes a los otros, además tengo vales de ramen- dijo Naruto, mi mejor amigo -No, lo harán ellos- dije energicamente y me marché donde Ino.
    -------------> Naruto
    -¿Qué le habrá sucedido a Sakura-chan, se veía un poco extraña hoy- de verdad estaba preocupado, pero Sasuke solo se sentó al lado de su hermano e Itachi aprovechó este momento para intentar vencerme en comer pero nadie me gana cuando se trata de ramen.
    Gané, era de esperarse, -Oye Naruto, no te preocupes más por ella, Sakura es una chica muy fuerte, Sasuke tuvo mucho que ver en eso no lo crees?- me preguntó Itachi a lo que yo respondí que sí -Tienes razón, Sasuke hizo algo bueno después de todo- dije sonriendo y recibiendo un golpe en la cabeza de parte de Sasuke, Itachi sonreía disfrutando mucho la situación -Sigamos comiendo Itachi- le pedí con entusiasmo aunque adolorido y este aceptó.
    -No tienes nada mejor que hacer teme?- preguntó Sasuke -Bueno, lo tendría si Hinata no se hubiera enojado conmigo- respondí -Ustedes sí que parecen hermanos- esta vez Itachi soltó una carcajada y luego seguimos en lo nuestro.
    -------------> Ino
    -Ahora sí piensas contarme o seguirás tirada en mi cama dándome la espalda?- le pregunté pero no contestaba, aunque al menos se dio la vuelta para mirarme.
    -Ino- me dijo después de varios minutos de silencio, y continuó contándome todo lo que le había sucedido hasta el momento y yo sorprendida por todo ello.
    -Ay amiga, se nota que estas de muy malas, pero quién sabe, algo bueno puede salir de todo esto- ahora la sorprendida era ella -Algo bueno? cómo qué?- la miré pícaramente y terminé respondiéndole -Quizás termines enamorándote de otro Uchiha- creo que la pelirosa se desmayó.


    Gracias por el comentario y aunque haya solo uno, y algunos "me gusta", por ustedes lo continuaré siempre y cuando sean sinceros conmigo XD... Aclaro que cuando pongo antes de una sección: ---------->¿nombre? Quiere decir que es quien narra esa parte de la historia
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  4.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    Hola otra vez!!

    Como ya te dije en tu fic anterior adoro el itasaku XD, y la trama genial que Sakura trabaje con Itachi se me hace tan tiernis. Un consejito con la estructura del fic: separa los diálogos, estando muy juntos se complican para leer, uno debajo del otro quedan bien. Después otra cosa no tengo para decir salvo de ¿Si me podrías avisar la conti? Me gusta tu idea :D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Aruru

    Aruru Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Octubre 2010
    Mensajes:
    9
    Hola de nuevo!! :3
    Me encanto!! de verdad te quedo genial :D
    Pobres uchihas, siendo pisoteados literalmente por sakura, bueno ino se lo busco y el otro ni idea :p
    Confio en que todo se arregle y puedan convivir entre si o sino sera muy dura su vida con ella XD
    Bueno epserare ansiosamente el siguiente capi :D.
    Te cuidas y sigue asi con tus historias :D

    Matta nee!! :3

    Susukihotaru fuera! ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    Anh Peárys

    Anh Peárys Bubbles

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    1,108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Saludos.

    Perdón por decirlo, pero tu escrito no es del todo de mi agrado, para nada diría yo. No negaré que puede mejorar e incluso atraer mucho, pero por el momento está muy flojo y no demuestra mucho realmente. Te hace falta narración, ortografía, uso del guión largo y otras cosas.

    >-Oh no, ahí viene Itachi... Quedaré como un tonto si le cuento lo que sucedió-
    -Y que tal te fue hermanito?- me preguntó con una sonrisa un tanto burlona en el rostro, supongo que quiere recuperar todo el tiempo que perdimos

    Sobre este primer párrafo, ¿no crees que sería mejor separarlo? Así de verdad sabríamos donde va todo y así no habrían enredos. Lo otro, después de ''sucedió'' termina con un guión corto, algo que está de sobra. Algo muy importante, es que siempre debe de haber ambos signos de admiración o de pregunta, no uno solo. Esto será lo único que diga, aunque hay muchos errores más.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1063
    Capítulo 3:

    ----------------> Sakura
    -Bueno- dije levantándome -¡Creo que hoy podría ser un buen día!- y luego me metí a la ducha. Cuando finalmente salí de ella, me vestí, acomodé mis cosas en mi pequeña carterita, me recogí el cabello en una cola y salí de casa; Esta vez caminando por la aldea ya que tenía tiempo y además de que el temor de ver nuevamente a Sasuke por alguna razón se había ido.
    -¡Hola Sakura!- me saludó Ten Ten sorprendiéndome por detrás.
    -¡Hola Ten Ten!, ¿qué haces tan temprano por aquí?- le pregunté.
    -Acabo de regresar de una misión- respondió y continuó -Nos vemos Sakura, debo ir a dar mi informe a Tsunade-sama- y de esta forma caminaba sola nuevamente.
    -Creo que tengo tiempo de desayunar algo por ahí- pensé hambrienta y entré en un restaurante a llenar la pancita de algo nutritivo; una vez saciada, salí y me dirigí al lugar que le pertenece a los anbus, yo había estado aquí afuera antes, pero adentro nunca, ahora ese sería mi lugar junto a Itachi...
    -¿Cómo debería llamarlo a partir de ahora?- pensé
    -Supongo que sería Itachi-san para mostrarle respeto ya que será mi superior- me dije, y entonces entré a aquel extraño lugar.
    -Esto necesita ser redecorado, Danzou no tenía nada de buen gusto- sugerí pensando con una sonrisa en el rostro mientras me abrían la puerta que daba al lugar donde solían reunirse los anbus para entrenar. Cuando entré, pude darme con la sorpresa de que yo era la única que faltaba en llegar.
    -Siento mucho la tardanza Itachi-san- dije mientras hacía una pequeña reverencia hacia él.
    -No te preocupes, llegas temprano, solo que ellos vinieron más temprano de lo normal al saber que yo estaría aquí, algunos son viejos compañeros y querían saludar- me dijo de tal forma para que yo no me sintiera mal.
    -Entonces, les presento a Sakura Haruno, ella estará aquí en representación de Tsunade-sama, así que denle el respeto que se merece- terminó diciendo dirigiéndose a los anbus que lo oían muy atentamente.
    -¡Hai!- respondieron al unísono los anbus, pero hubo una un tanto molesta quien habló interrumpiendo.
    -Seguramente le pidió este puesto a la Hokage, ya que como no pudo con un Uchiha, ahora quiere con el mayor- dijo de tal manera que mi cara me ardía de lo roja que estaba y cuando pensaba responderle algo, Itachi se me adelantó.
    -Kaori, este no es el momento ni el lugar- en su voz se notaba su enojo pero sin perder el control, la anbu le volvió a hablar, quitándose su máscara.
    -Itachi, no es justo, ni siquiera me buscaste cuando regresaste, y yo te esperé todo este tiempo- dijo reclamándole.
    -Soy Itachi-san para ti, y ya te dije que éste no es el momento ni el lugar- Itachi había activado su sharingan y había tomado a Kaori por el cuello presionándola contra un muro -¿Entendiste Kaori?- le preguntó éste.
    -Hai, Itachi-san, gomen ne- respondió ésta muy temerosa.
    -Que bueno que te quedó claro- dijo Itachi soltándola y volviendo a su lugar.

    ----------------> Itachi
    -Todos, pueden retirarse a sus respectivas misiones, esperaré sus reportes cuando vuelvan- les dije y luego se marcharon.
    -Sakura, ven conmigo- la llevé a mi oficina, ella parecía estar un poco sorprendida por mi reacción con Kaori; esa Kaori es una tonta, cómo se le ocurre...
    -Hoy la pasaremos en mi oficina y creo que así será muy a menudo- le dije a la pelirosa sentándome en mi silla y mostrándole su escritorio en una esquina cercana mirando al mio.
    -Arigato- me dijo y siguió hablando -Pensé que si hubieses intervenido, ella me habría desafiado a una lucha, en serio parecía muy enojada conmigo y contigo- terminó diciendo curiosa.
    -¿Acaso quieres saber algo sobre ella y yo?- la interrogué.
    -No, no es que esté interesada, en verdad no me importa saberlo- dijo muy divertida.
    -Bueno, solo para que lo sepas Sakura, ella fue una misión en la cual fallé... tenía que sacarle cierta información que solo sabían Danzou y ella, el tercer Hokage me lo pidió ya que tenía sus sospechas sobre un asunto, así que no me quedó más que enamorarla, y pues, acabó por gustarme y al involucrarme con ella dí por fallada mi misión; no pude sacarle aquella información, el tercer Hokage me entendió y fue directo hacia Danzou para interrogarlo, después de eso salimos un tiempo pero luego sucedió lo del clan Uchiha y practicamente nunca terminamos- le conté.
    -Así que aún es tu novia y está celosa de mí- dijo orgullosa aquella pelirosa.
    -Algo así, aunque como te dije, ella solo me gustaba, por lo que no fue algo que tuviera mucha importancia- asentí.
    -Pero deberías hablar con ella, al parecer ha estado esperando por ti y desde hace mucho- dijo con un tono triste.
    -¿Así como tú por el baka de mi hermano?- le pregunté.
    -Creo que ella y yo somos parecidas, pero ella tuvo ventaja ya que fue tu novia y en mi caso no fui novia de nadie- la entristecida pelirosa dibujaba con su dedo sobre su escritorio.

    ----------------> Sakura
    -Pensé que sería difícil e incómodo estar cerca de ti, pero es muy fácil conversar y hasta lleguemos a ser amigos- le dije contenta a aquel pelinegro que ya había empezado a trabajar revisando y clasificando los documentos que habían de misiones anteriores; cuando le dije lo de ser amigos, me respondió con una agradable sonrisa aunque sin dejar de ver aquellos documentos.
    Pasamos toda la tarde revisando aquellos documentos y recibiendo informes de algunos anbus que regresaban dándonos la información requerida; uno que otro mientras daban su informe dirigían su mirada hacia mi; quizás les era raro informar no solo a su jefe sino a otra persona más, de cierta forma tenían un poco más de libertad, sin más jutsus en la lengua como tenía Sai. Llegamos a la noche y al ver la hora Itachi se levantó.
    -¿Te vendría bien un ramen? es una invitación- me dijo.
    -Claro Itachi-san- acepté su invitación.
    -Calma, solo Itachi esta bien- me aclaró.
    -Hai, entonces vamos- me levanté, me alisté y nos fuimos a Ichiraku ramen después de un largo día.




    *Gracias por sus comentarios, espero haber mejorado en algo mi narración y no confundirlos más. Disfruten este capi...
     
    • Me gusta Me gusta x 12
  8.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    Hello.


    Bueno, yo te recomendaría que narres un poquito más, que no sea puro diálogo, aunque yo no tengo problema en leerlo :D, también deberías narrar un poco más los lugares y lo que están sintiendo los personajes le daría un buen toque, te lo digo por experiencia XD, en cuanto al color del cabello de Sakura sería pelirrosa, o también utilizar sinónimos como chica de hebras rosadas, la rosada, para mencionarla podría ser fémina, orbes jades, ojijade, tienes muchas opciones.


    Genial, me encantó cómo Itachi la defendió de Kaori, se le nota a la legua que de verdad no le importa, se me tan ♥.♥ lindo, oh pobre Sakura cuando dijo que nunca fue novia de nadie u.u encima que dibujó con el dedito, tan común pero tan normal...

    Espero la próxima conti. Cuidate
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1189
    Capítulo 4:

    Aquella pelirosa se veía contenta cada día trabajando en la división de los anbus, y aún más contenta cuando le tocaba entrar a aquella oficina donde era recibida con una bella sonrisa. Esa pelirosa no se daba cuenta que un sentimiento nuevo iba llenando su corazón. Itachi por otro lado, tenía su propio departamento por lo que ya no veía a Sasuke tan seguido.

    -¡Buenos días Itachi-san!- le dijo muy alegre la pelirosa al entrar a la oficina.
    -¡Muy buenos días Sakura! ya te dije que solo Itachi está bien- le contestó a su rosadita favorita, aunque era la única, con su encantadora sonrisa de siempre.
    -Es que aún no me acostumbro, a pesar de que ya pasaron tres meses- dijo ella un tanto divertida.
    -Lo sé, ¿la estamos pasando bien verdad?, creo que serías una gran anbu Sakura, así que si gustas te aceptaré, has hecho grandes misiones sin fallar ninguna- terminó diciendo.

    Sakura solo sonrió pero no se atrevió a contestar aún, ya que en verdad quería pensárselo bien. Itachi por su parte se veía un poco extraño, pero no decía nada, estuvieron casi todo el día en silencio, y cuando a estaban por salir...

    -¿Sakura?- la llamó él mientras se levantaba de su silla y se dirigía hacia la puerta sin siquiera mirarla. Ella levantó la cabeza sorprendida y lo siguió con la mirada esperando que continuara hablando.
    -Mañana pasaré por ti, así que espérame lista- diciendo esto último se fue.
    -¡¿Qué bicho le picó esta vez?! cree que esta vez voy a caer en su broma- cogió sus cosas y salió de la oficina para ya regresar a su departamento, aunque antes debía pasar por otro lugar. Saliendo de la división se encontró con Kaori.

    -¡Hola Sakura!, ¿ya te marchas? acabo de ver a Itachi irse- preguntó Kaori
    -¡Hola Kaori!, sí, ya me marcho, debo ir donde Tsunade-sama- respondió la ojijade.
    -Bueno, nos vemos la otra semana Sakura- se despidió Kaori y Sakura levantó la mano y le sonrió despidiéndose de su ahora casi amiga o ¿rival?...

    *Flashback*
    Fue en el tercer día de la pelirosa, ella llegaba contenta a la división y alguien pasa a su lado empujándola con brusquedad a lo que Sakura iba a caer pero otro alguien la volvió a sujetar y ambos miraron con enfado a Kaori; Itachi había llegado en buen momento, era la segunda vez que la salvaba de una caída.
    -Arigato Itachi-san- decía sonrojada de vergüenza la ojijade.
    -No te preocupes Sakura. ¡Kaori! tenemos que hablar, a mi of...- Sakura lo interrumpió.
    -Itachi-san ¿podrías dejar que este asunto lo arreglemos solo nosotras?- preguntó.
    -Solo no se maten- dijo aún enojado y sin apartar la mirada de Kaori, luego se fue.
    -Bien Kaori ¿cómo podemos arreglar esto? haré lo que quieras solo para trabajar en paz y siempre y cuando sea algo justo- aclaró la pelirosa.
    -Ok, ¡luchemos! la que pierda le dará pase libre a la otra por Itachi y no se meterá más- dijo orgullosa y optimista.
    -Puedo luchar, pero mi condición no es la misma, a mi no me interesa Itachi en absoluto, yo solo quiero que me dejes tranquila si gano- respondió con enojo.
    Ambas se dirigieron al lugar de entrenamiento anbu y empezaron, Kaori sugirió taijutsu, Sakura le sonrió a la sugerencia. Kaori parecía solo haberse informado mal del gusto de la pelirosa por los Uchihas, mas no de su forma de luchar.
    Ambas eran muy agresivas, Sakura estaba midiendo el poder de Kaori, luego un ruido la distrajo, la clase de ruido que hace la multitud alentando a su favorito, y en este caso los anbus espectadores alentaban a Kaori; su distracción le costó un puñetazo en el abdomen del cual se recuperó pronto y comenzó a contraatacar, claramente viéndose la ventaja que tenía la pelirosa sobre la peliverde de Kaori. Sakura no había visto su rostro nunca por la máscara, pero ese día lo hizo, ella le iba propinar un gran golpe en el rostro ya estando Kaori derribada sin poder hacer mucho, pero un cierto pelinegro de ojos azabache cogió su muñeca y así la detuvo, aunque por la presión y la fuerza que se dirigía al rostro de Kaori, su máscara se rompió en muchos pedacitos y Sakura al fin pudo ver el rostro de la mujer que una vez gustó al Uchiha mayor, Kaori tenía una gran cicatriz desde su párpado izquierdo hasta su labio superior, pero no atravezaba su ojo por lo que ambos hermosos ojos dorados estaban bien.
    -Aquí acaba así que todos a sus labores. Dije que no se maten ¿recuerdan?- preguntó sin soltar la muñeca de la pelirosa.
    -Hai- dijo Sakura con un tono avergonzado y acercándose a Kaori para curar sus heridas, Itachi la soltó entonces y esperó. La pelirosa terminó y se levantó para retirarse, pero antes escuchó a Kaori decirle que le dejaba el pase libre, aunque ella no se volteó e Itachi pareció no entender o no quizo.
    -Cuando quieras puedo borrarte esa cicatriz, así no tendrías que usar esa máscara todo el tiempo, aunque si no quieres también lo entiendo, muchas veces las personas preferimos quedarnos con ellas- y así la pelirosa se adelantó a la oficina e Itachi la siguió, tenían mucho trabajo que hacer.
    *fin Flashback*

    Tsunade estaba en su despacho y esperaba a Sakura cuando tocaron a su puerta.

    -Adelante- dijo la rubia y la pelirosa entró.
    -¡Buenas noches Tsunade-sama!- contestó amablemente la ojijade.
    -¡Buenas noches para ti también!, entonces escucharé tu informe una vez más- dijo la Hokage.
    -Bien. En estas últimas semanas, así como en las anteriores a esas no he visto ni oído nada sospechoso; he participado de misiones de todo tipo y tampoco he visto nada malo en ellas, al contrario, Itachi es muy inteligente, un buen lider y estratega, casi tan bueno como Shikamaru, y todos tienen un verdadero respeto por él. Puedo decir que confío 100% en él y también ha sabido ganarse mi respeto- terminó diciendo.
    -Está bien, arigato Sakura, eso es todo por ahora, puedes retirarte- dijo la ojiazul y Sakura se retiró a casa.

    Por otro lado, un pelirubio caminaba junto a una ojiperla tomados de la mano, regresaban de cenar y él la llevaba a su casa.

    - Hinata-chan, hay algo que quiero pedirte- le dijo volteando hacia ella y mirándola tiernamente a los ojos, aunque con los nervios encima.
    -¿Qué te sucede Naruto-kun? te noto un poco pálido- dijo su amada.
    -Pues... verás... ¿Te casarías conmigo Hinata-chan?- le preguntó abrazándola al momento para que ella no viera su desilusión si le respondía que no.
    -Naruto-kun, claro que me casaría contigo... mi camino ninja es a tu lado y me haces muy feliz- le contestó sin ninguna duda aunque sonrojada -Pero tendrás que hablar con papá también- aclaró y la sonrisa de Naruto fue desapareciendo.
    -¡¿Qué?! dattebayo...- fue lo único que pudo decir.


    ----
    *Espero que les haya gustado, espero sus críticas y sugerencias. Gracias por sus comentarios y sí espero mejorar con su ayuda y para ustedes.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  10.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    Hola!

    Bueno a comparación con los capítulos anteriores hay una mejoría, lo único que te recomendaría es separarlo en párrafos para que no quede todo tan junto.

    Adoro el itasaku!!! Me mató ese momento en que un sentimiento nuevo aparecía, ¡Date cuenta Sakura! me muero cada vez que leo tu fic.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1517
    Capítulo 5:

    Al día siguiente Sakura se levantó temprano y se metió a la bañera, ella necesitaba relajarse después de tanto trabajo, por lo que estaba casi dormida.

    Itachi ya había salido de su departamento e iba en dirección al departamento de la pelirosa, él se notaba muy nervioso y pensaba en parar en la florería Yamanaka aunque cuando ya lo hizo, dudó, movió la cabeza y siguió su camino, pensando que sería muy cursi hacerlo; Y es que Itachi últimamente, cada vez que miraba o conversaba con aquella chica de hermosos cabellos rosas y ojos jade, su corazón empezaba a acelerar, le sudaban las manos y se sentía en la necesidad de permanecer a su lado. Por fin llegó y tocó, pero no respondieron, por lo que después de unos cinco minutos de esperar y preocuparse, se metió por una ventana de lo cual se dio cuenta que la pelirosa no aseguraba sus ventanas ya que estaba abierta, luego entró y la buscó en la sala, comedor, cocina, baño de visitas y solo faltaba un lugar, su habitación, pero cuando ingresó tampoco la vio, aunque vio la puerta del baño semiabierta por lo que volvió a llamarla pero no halló respuesta así que entró.

    — ¿Sakura?— preguntó buscándola con la mirada y cuando vio la bañera, solo pudo ver una mano colgando a través de la cortina de baño así que pensó lo peor.
    — ¡¿Sakura, Sakura despierta?!— le gritó moviéndola toscamente sin percatarse de su total desnudez, por otro lado ella despertó rápidamente y se encontró con que el Uchiha mayor estaba tocándola en lugares no permitidos a nadie antes, un seno mano izquierda, casi el trasero mano derecha, por lo que ella…
    — ¡¿Qué crees que estás haciendo Itachi bakaaaaaaa?!— le gritó tratando de zafarse de sus manos y empujándolo a la vez que al pararse se tapó con la cortina de baño y lo miraba furiosa.

    Itachi cayó golpeándose la espalda con el muro frente a la bañera e intentando levantarse se puso de espaldas rápidamente avergonzado, ya que al fin se dio cuenta de la situación en la que se encontraba.

    — ¿Te encuentras bien?, pensé que algo malo te había sucedido, estuve llamando con el timbre, llamé por tu nombre muchas veces y aun cuando entré aquí no contestabas, por lo que me preocupé mucho— terminó diciendo el pelinegro.
    — Yo estoy bien, ¿pero qué haces aquí?— preguntó ésta ya más calmada al escuchar las razones del Uchiha.
    — Ayer, te dije que pasaría por ti ¿recuerdas?, lo dije en serio— dijo éste.
    — En serio creí que era una de tus bromas Uchiha— aclaró la pelirosa, —por eso quise relajarme un momento en la bañera, ahora, espérame afuera— le ordenó y él salió más avergonzando que antes, recordando haberla tocado sin que fuera su intención y ella haberlo golpeado por eso.

    Sakura se apresuró en salir del baño, se vistió y salió de su habitación aún con el rostro enojado, pero era lo único que podía hacer ya que en verdad se sentía tan avergonzada al pensar que él la había visto desnuda.

    —Habrá una feria esta noche ¿quieres venir? Será un buen lugar para que te relajes ¿no lo crees?— le preguntó el Uchiha aún sin darle la cara.
    —Yo no pensaba salir hoy, te dije que quería descansar— en el rostro de Itachi se notaba una leve sombra de tristeza.
    —¿En serio?— preguntó éste ya más serio y mirándola directamente a los ojos haciendo que ella se sienta intimidada —Entonces buscaré a Kaori o alguien más que desee pasar un tiempo conmigo— dijo y se volteó para dirigirse hacia la puerta e irse.
    —Iré— dijo la pelirosa rápidamente —Déjame ponerme un kimono— y entró presurosamente a su habitación donde demoró casi una hora en arreglarse.
    —¡Mujeres! en este sentido todas son iguales— dijo observando la fotografía de Sakura junto a su antiguo equipo 7.
    —Ya estoy lista— dijo la pelirosa, haciendo que Itachi voltee para rápidamente comprobar que la larga espera valió la pena.
    —Bueno, ¿Nos vamos?— le dijo y Sakura salió primera seguida del Uchiha.

    Ambos llegaron a la feria y estuvieron participando de muchos juegos, después se metieron a un restaurant para comer, donde se encontraron con todos sus amigos quienes los estaban esperando; entre ellos se encontraba Sasuke y también los tres que fueron compañeros del Uchiha menor, la pelirosa se incomodó un poco ya que una de sus misiones fue traerlos a la aldea por órdenes de la Hokage, y había sufrido mucho con Karín aunque ella le repitiera constantemente que no tendría nada con el Uchiha menor.

    —¡Hola Rosadita! — la saludó Suigetsu, y Juugo hizo una pequeña reverencia, pero Karín no dijo nada y se volteó hacia otro lado.
    —¡Hola muchachos!— saludó Sakura a todos los presentes e Itachi hizo lo mismo.

    Los dos se sentaron junto a los demás, aunque Sakura entre Ten Ten e Ino, quienes le hicieron espacio. Comieron gustosamente hasta no dejar nada sobre la mesa; Sasuke miraba por momentos a la ojijade pero ella no le devolvía la mirada.

    —Oye Sakura— le susurró Ino buscando respuestas.
    —¿Qué sucede Ino?— preguntó también en susurro tan solo para que la escucharan Ino y Ten Ten.
    —¿Estabas en una cita con Itachi? ¿acaso tienes algo con él?— preguntó Ten Ten con la aprovación de la mirada de Ino.
    —¿Qué? ustedes están locas ¿cómo pueden pensar algo así?— preguntó exaltada y sonrojada levantándose de la mesa ocasionando que todos se percataran de la escena e intrigados cuestionaran lo sucedido.
    —No es nada, no se preocupen— respondió Ino a las miradas curiosas.

    Sakura se volvió a sentar y las chicas ya no volvieron a tocarle el tema; Después de unos minutos, decidieron ir a ver los fuegos artificiales, y cuando hallaron un buen lugar para hacerlo, Sasuke se acercó por detrás de Sakura, tomó su mano gentilmente, y se apartó un poco del grupo, sin que nadie a excepción de Itachi quien al ver que la pelirosa no se rehusaba, sintió un dolor en el pecho que tuvo que aguantar.

    La pelirosa había sido tomada por sorpresa por Sasuke y no supo cómo reaccionar, por lo que se dejó llevar por él, aunque recién reaccionó cuando se detuvieron a unos cien metros del grupo y vió el rostro del Uchiha menor mirándola fijamente y avergonzado. Sakura se soltó de él.

    —¿Qué es lo que te ocurre Uchiha?— preguntó seria y con una ceja levantada.
    —Yo... oí lo que te preguntaron las chicas, ¿es cierto?— preguntó esperanzado de que la respuesta fuera un no.
    —Eres un tonto, claro que no es cierto, pero si así lo fuera, eso no te concierne— terminó diciendo volteándose para volver al grupo, cuando Sasuke la detuvo cogiéndla de la muñeca y tratando de sostenerla de la cintura, lo cual logró e hizo que la pelirosa se pusiera nerviosa.
    —Te amo— dijo por fin el Uchiha menor abrazándola por detrás con fuerza, haciéndole recordar a Sakura el día en que ella hizo lo mismo y él solo la abandonó en una banca.
    —Tú no me amas, sólo lo dices porque herí tu orgullo y por capricho ahora dices quererme, pero eso no es real— dijo tranquilamente deseando que nadie haya visto aquella escena.

    Ella sacó los brazos de Sasuke de su cintura y lo dejó solo; cuando volvió al grupo, se dio cuenta de que Itachi se había ido, así que ella decidió irse también. Ya estaba muy oscuro, al menos el camino por donde la pelirosa debía pasar, y llegando por un callejón, salieron unos ladrones a su encuentro, los cuales al percatarse que era una mujer muy hermosa, la acorralaron y quisieron aprovecharse de ella, Sakura quiso luchar pero ese kimono le incomodaba, entonces frente a ella apareció Itachi, quien dijo que acabaría con ellos, pero la pelirosa lo golpeó muy fuerte estrellándolo contra la pared, cosa que hizo que aquellos delincuentes huyeran ya que eran unos debiluchos y Sakura comenzó a retirarse.

    —¡Espera Rosadita! ¿a dónde crees que vas? ¿me dejarás aquí después del gran golpe que me acabas de dar?— Preguntó el Uchiha.
    —Me dejaste sola— respondió deteniéndose sin mirarlo.
    —Tú te fuiste con mi hermano ¿o me equivoco?— se justificó pero además añadió —Yo no te dejé completamente, estuve por aquí esperándote para acompañarte, creí que te avergonzarías si nos íbamos juntos delante de los demás— dijo quejándose del dolor que le causó aquella mujer dos veces aquel día.
    —¡¿En serio?!— preguntó sorprendida y con arrepentimiento en su voz ayudándole a pararse y viendo que tenía una herida en la cabeza que sangraba un poco.

    Sakura lo llevó a su departamento el cual era el más cercano disculpándose con él por todo el camino. Cuando entraron, lo invitó a sentarse en uno de sus sillones y trajo su botiquín para curar su herida; ella limpiaba su herida y le colocaba una crema y una vendita, mientras que él observaba de tan cerca a la pelirosa que cuando ella terminó y lo miró directo a los ojos, él se acercó, puso ambas manos en sus mejillas, y la besó; Ella solo se dejó llevar...
     
    • Me gusta Me gusta x 11
  12.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    O.O no puedo creer lo que mis ojos leyeron... Se besaron!! kya!

    Te felicito, mejoraste pero aun puedes hacerlo mejor, me hubiese gustado un poco más de énfasis en el final, pero bueno me pone feliz ese beso XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1249
    Gracias por sus comentarios y ayudas, espero que este capítulo les guste y cualquier crítica sin bajar los ánimos. Gracias Yuriko Haruno Granger por tu fidelidad y sinceridad... Este capi está dedicado a ti.


    Capítulo 6:

    Se dejó llevar... Los besos de Itachi eran tan agradables y tiernos, él introdujo su lengua en la boca de la ojijade haciendo que ella sintiera tanto placer, y a la vez se separara de él por no poder aguantar la respiración más tiempo. Itachi seguía sosteniendo aquella pequeña cintura ya que allí depositó uno de sus brazos cuando empezó a besarla; la miraba con deseo, por lo que ella al notarlo se dispuso a mirar a otro lado y soltarse de su agarre, luego un silencio incómodo invadió el ambiente. Después de varios minutos por fin alguien habló.

    —Yo, siento mucho haberte hecho creer que me interesabas, no volverá a pasar, y creo que ya deberías marcharte— dijo ella con total seriedad, dándole la espalda y diriéndose hacia la puerta para abrirla y con un gesto invitarlo a salir.

    Itachi la miró perplejo, en verdad creyó que ella había disfrutado de él así como él de ella, realmente se sintió decepcionado y hubiera querido retroceder el tiempo y no haberlo hecho pero era imposible, y utilizar un genjutsu con ella era igual a retroceder el tiempo. Imposible.

    —Ya Rosadita, no fue para tanto, no lo recordaré para mañana— así se despidió de ésta y se marchó sin siquiera mirarla.

    El pelinegro parecía enojado con ella, al parecer la pelirosa había sido la culpable aunque ella pensara que él fue el que inició aquel momento incómodo. La ojijade también pudo notar que los dos hermanos Uchiha se parecían tanto cuando estaban enojados y el orgullo era parte de ello. El Uchiha mayor había sido herido por quien menos pensaba, él estaba seguro que ella le gustaba y viceversa, pero ella no lo quiso aceptar.

    ___
    Decidió irse caminando, muy pensativo, recordando aquel momento, aquellos labios rosas, aquella mujer que empezaba a enloquecerlo. Pateaba una lata sin rumbo alguno, las personas que pasaban lo miraban extrañados, aún más sabiendo que era jefe de los anbus y lucía deprimido.

    —Esa pelirosa... no me la puedo quitar de mi cabeza— se dijo apoyándose de lado sobre una pared y cogiéndose la cabeza; El no sabía cómo actuaría mañana frente a ella.
    ___
    Sakura estaba aún apoyada sobre su puerta, con los ojos cerrados y derramando unas lágrimas sin entender tanto el por qué de ellas. Levantó sus manos para limpiarse las lágrimas y abriendo sus hermosos ojos jade, pensó que quizás lo mejor sería no volver a trabajar allí, aunque a ella se le había pasado por la mente solicitar a Tsunade-sama un verdadero trabajo en la división.

    —No podría irme— dijo con tristeza —¡Pero ese Itachi en verdad que arruina todo!, ¡¿Cómo se atreve a darme mi primer beso sin pedírmelo?!— terminó preguntándose con un tono de enfado pero ahora sonrojada y tocándose los labios. Se metió a su habitación y se metió a su cama con todo y el Kimono; por unas cuatro o cinco horas no pudo dormir de tanto pensar, luego se durmió, pero después de dos horas sonó el despertador.

    —Debo ir donde Tsunade-sama, eso será lo mejor— dijo sobándose los ojos y bostezando, luego se levantó, se duchó y vistió, salió tranquilamente de su casa, aunque por dentro estaba temblando de nervios, pero no dejaría que nadie lo notara, ella debía mostrarse fuerte ante todo —¿Cómo es que antes todo parecía menos complicado? supongo que es porque no hacía caso de Naruto o Rock Lee ya que nunca los vi mas que como amigos— pensaba la pelirosa mientras iba a la oficina de la hokage.

    ___
    —Naruto, ¿crees que he sido un idiota con Sakura?— preguntaba el Uchiha menor a un rubio hiperactivo, su mejor amigo.

    —No lo sé teme, últimamente no veo que la trates mal, demo...— el pelinegro lo interrumpió.

    —Demo... ya lo sé, ella ya no está interesada en mi, y... aunque no me creas, duele— confesó el Uchiha con tristeza al ojiazul.

    —¡Anímate teme!, ya llegará otra— el rubio no recibió respuesta alguna, más que la mirada de dolor de su amigo.

    Sasuke no quería otra, él sólo la quería a ella. Había ido al departamento de su hermano la noche anterior, pero cuando llamó, nadie respondió, al parecer no estaba en casa, por lo que fue a casa de Naruto y pasó la noche allí; para sorpresa del rubio, estaba interesado en cómo inició su relación con Hinata y los planes que tenían para su futuro, fue una noche inolvidable, riendo y recordando ciertos episodios del pasado, pero no se había percatado del sufrimiento de su mejor amigo hasta esa mañana en que fue tan directo con él.
    ___
    Ten Ten y Hinata estaban en la florería de la familia Yamanaka conversando con Ino, murmurando a veces para que no fuesen escuchadas por los clientes que entraban de rato en rato.

    —Yo realmente no lo puedo creer, Sakura e Itachi no pueden estar saliendo juntos, ¿Qué vería un guapo hombre como él a una frentezota como ella?— preguntaba la rubia a sus amigas.

    —Mira Ino, no te pongas celosa, bien sabes que Sakura es muy linda, y además no veo por qué esto deba molestarte si tú ya tienes a un buen chico como Sai— le aclaró la castaña.

    —Ya cálmense chicas, lo importante es si Sakura es feliz ¿no creen?, ella lo merece después de haber sufrido tanto por Sasuke— Esta última hizo reaccionar a sus amigas.

    Después de ello, las tres decidieron apoyar a Sakura sea cual sea su decisión y siempre y cuando se vea feliz, solo quedaba algo que no cuadraba, y era Sasuke quien parecía interesado en ella, aunque la pelirosa luego de que regresara de su encuentro con Sasuke en el cual éste casi la mata, les había declarado a sus amigas que era lo último con el Uchiha ya que no podía darse el lujo de sentir algo por quien había hecho sufrir tanto a sus seres queridos; ahora solo debían cuidarse de no mencionar el asunto delante del Uchiha menor.

    ___
    Tsunade oyó que llamaron a su puerta.

    —Adelante— dijo la ojimiel. Sakura entró y se llevó con la sorpresa de que Itachi se encontraba allí, pero no se atrevieron a mirarse, sólo se saludaron.

    —¡Buenos días Tsunade-sama, Itachi-san— saludó a ambos sin vacilar.

    —¡Buenos días Sakura!— contestarom ambos, aunque no al unísono.

    —¡Que bueno que viniste Sakura! ya estaba por mandarte a llamar; ya que ambos están aquí, lo diré de una: El Raikage ha solicitado una audiencia contigo Itachi, pero no aquí, así que tendrás que viajar a la Aldea Oculta de la Nube, y tú Sakura irás con él como su guardaespaldas, aunque lo más probable es que si algo sucede sea él quien te defienda a ti... es para guardar las apariencias, pero si quieres puedes tomar en serio tu papel. Como sea, partirán hoy y tienen una semana, tómenlo como un pequeño descanso por todo el arduo trabajo que han desempeñado hasta hoy— terminó la rubia.

    Tsunade no escuchó ni un comentario ni tampoco alguna queja, por lo que dio por terminada aquella reunión y los mandó a empacar lo necesario y encontrarse en la puerta principal en media hora. La pelirosa y el pelinegro salieron de la oficina y se dirigieron a sus departamentos cada uno por su lado para luego reencontrarse e iniciar ese largo viaje.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  14.  
    Inaru Uchiha

    Inaru Uchiha Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Mayo 2012
    Mensajes:
    192
    Pluma de
    Escritora
    wow,, que intriga para Sakura, por un lado Sasuke le a dicho que la ama y lo rechaza pero se lo tiene bien merecido por todo lo que ha hecho y por otro esta Itachi quien la besa y ahi le dice lo que siente con ese beso pero ella esta hecha bolas no sabe lo que siente en verdad, me encanta tu historia encerio, no le encuentro errores de ortografias y el la historia no le cambio nada me gusta como se va desarrollando.. =)
    atte:Inaru ♥
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    OwO Gracias por la dedicatoria.

    Tengo que asesinar a Sakura! ¿Cómo le pudo decir algo así?! Que terca!! Pero hubo un ItaSaku muy bonito :D más ahora que se van juntitos jujuju y Sasuke sin ofender, pero... MALA SUERTE! Eso te pasa por maltratar a quienes te aman. Espero con ansias la conti XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1199
    *Gracias por sus lindos comentarios y sus me gusta. Espero les agrade este capi*

    Capítulo 7:

    Sakura se veía extraña, al menos para aquel Uchiha, y es que media hora antes conoció a una personita muy peculiar.

    *FLASHBACK*
    Aquella pelirosa avanzaba rápidamente hacia su departamento; Ten Ten e Ino la habían visto pasar y pudieron percatarse que Sakura se veía un tanto enojada por lo que no pensaron en llamarla para convesar. Shizune pasaba por la florería y al ver a las muchachas extrañadas les pregunta si les sucede algo y ellas solo comentan que vieron pasar a la ojijade un poco enojada y parecía con prisa.

    —¡Ah, era eso!, no se preocupen chicas, lo que sucede es que Sakura debe salir a una misión en la cual deberá representar a la guardaespaldas de Itachi-san, y creo que no le gustó ya que pasarán una semana juntos desde hoy viajando. Ojalá Sakura no pierda la paciencia con él— les contó muy animada la pelinegra.

    Las chicas estaban muy sorprendidas pero a la vez se miraron de una manera que expresaba que estuvieran tramando algo.

    Mientras tanto, la pelirosa había llegado a su departamento, y al entrar...

    —¡Konishiwa Sakura nee-san!— le saludó alegremente una castaña ojimiel de cabello corto como el de ella.

    —¡¿Quién eres tú y qué estás haciendo aquí?!— preguntó la pelirosa desconcertada y con un kunai en la mano en señal de defensa.

    —¿Mi nombre?, pensé que tus padres ya te habían hablado acerca de mí, soy Yuriko Haruno, y soy tu prima un año menor que tú; De hecho he estado viajando por muchas aldeas y cuando oí que la guerra ya había terminado quise volver a Konoha, y por fin llegué— dijo entusiasmada.

    —¿Así que mi prima?— volvió a cuestionar la ojijade ya bajando la guardia.

    —Vine porque oí que eres uno de los mejores ninjas médico que existen, lo escuché de Gaara-sama y sus hermanos; Tengo una petición, hazme tu discípula y haré cualquier cosa que me pidas ¡onegai!— respondió la castaña tomando a Sakura de las manos y ofreciéndole una confiable sonrisa.

    —En este momento es algo imposible— respondió a la petición y la castañita se entristeció —Pero qué te parece si empezamos cuando regrese de mi misión, eso será dentro de una semana, por lo que espérame hasta entonces... y si no tienes donde quedarte, puedes hacerlo aquí; a propósito ¿Cómo entraste?— las palabras de la pelirosa emocionaron a su prima.

    —Bueno, tus padres me dieron una copia de tu llave— dijo divertida y luego agradeció a Sakura con un cálido abrazo.

    Sakura se apresuró en alistar lo necesario para su viaje y se despidió de su prima; haberla conocido y saber que tenían amigos en común como Gaara y su familia logró animarla un poco, pero aún estaba nerviosa por ese viaje con Itachi. Al llegar a la puerta principal, Itachi la miró como queriendo averiguar que había ocurrido en el camino a su Rosadita favorita.

    —Creo que es hora de partir— le dijo éste sin verla directamente a los ojos, cosa que entristeció un poco a Sakura, pero solo asintió para prepararse a obedecer y en eso...

    —¡Esperen, esperen onegai!— gritaban una rubia y una muchacha de cabello oscuro. Ambos voltearon a mirar. —Toma frente de marquezina, es un obsequio para la buena suerte— le dijo la rubia estirando la mano hacia la pelirosa con una bolsa de regalo color rojo con un lazo negro, y así tan rápido como llegaron, se fueron despidiéndose de ellos.

    Sakura guardó el paquete en su mochila y se dio media vuelta para iniciar el viaje, cuando no pudo dar ni un paso más, el pelinegro sí que la miraba a los ojos de forma curiosa, por lo cual se sonrojó, pero su orgullo de mujer le impidió apartar la vista de él.

    —¿Sucede algo?— le preguntó la ojijade.

    —¿Ya no me hablarás? ¿sigues enojada por lo de ayer?— cuestionó el azabache.

    —Creí que dijiste que ya lo habrías olvidado para hoy— respondió levantando las cejas.

    —Tú me lo haces recordar Rosadita— y luego de decirle aquello dio media vuelta —Vamos, nos tomará dos días llegar allá— terminó diciendo y se adentró al bosque seguido de aquella pelirosa, ambos corriendo y saltando por las ramas de los árboles.

    *****
    Mientras tanto, Yuriko se había aburrido en el departamento de la pelirosa, y sólo habían pasado veinte minuto desde que su prima se marchó dejándola a cargo, y lo único que le había encargado era hacer amigos; se duchó, sacó unas prendas de sus maletas, se vistió y arregló con una cinta en el cabello además de usar un labial rosa y salió algo nerviosa a caminar por las calles de Konoha.

    Naruto y Hinata caminaban muy acaramelados, Hinata le decía que su padre ya lo había invitado a cenar para esa noche, así que debía aprovechar en pedir su permiso para casarse a lo que el rubio muy confiado asiente con una gran sonrisa.

    Yuriko pasaba cerca y vió aquella escena con los ojos llorosos de emoción, hace mucho que no veía a dos personas tan enamoradas; cuando empezó a caminar nuevamente, doblando una esquina tan ilusionada, cuando sintió que chocó y que iba a caer, pero unos fuertes brazos la agarraron aunque igual cayó pero encima de alguien.

    —¿Podrías levantarte por favor?— le pidió el pelinegro.

    —Hai, arigato— dijo levantándose y a la vez extendiendo su mano para ayudar al Uchiha menor. Ella nunca había visto un hombre como aquel, tan guapo y fornido, con una mirada intimidante e impenetrable. —Gomen, no me di cuenta, estaba pensando en otra cosa— concluyó la bella castaña.

    Sasuke la miró por un momento y creyó ver a Sakura, pero luego movió la cabeza en señal de negación, solo el tamaño del cabello era igual, más nada. Ya se iba a ir, pero...

    —Debo estar demente— se dijo asi mismo.

    —Soy Yuriko Haruno, quizás conozcas a mi prima Sakura, me estoy quedando en su departamento y me dejó encargado que hiciera amigos, ¿crees que podrías mostrarme la aldea y presentarme algunos amigos de ella?— Habló tan rápido que no supo si el muchacho le había entendido.

    Sasuke se había sorprendido de oír que era prima de la pelirosa, por lo que no quizo ser grosero con ésta, aunque su alegría le parecía una molestia, típico de las Haruno.

    —No soy niñero por si no lo has notado— ella sin perder la sonrisa le agradeció de todas maneras aunque él pudo sentir una leve ola de tristeza —Pero sí conozco a Sakura; da gracias que tengo un poco de tiempo libre. Vamos Haruno— y así se encaminó hacia Ichiraku seguida de una alegre y hermosa castaña.

    —¿Me dirás tu nombre?— preguntó curiosa.

    —Eso se pregunta antes de hacer pedidos como los tuyos ¿no lo crees?... Me llamo Sasuke Uchiha— le contestó.

    —¿Uchiha? ¿Itachi Uchiha es algo tuyo?— preguntó emocionada.

    —¿Conoces a mi hermano mayor?— preguntó sorprendido.

    —Lo conocí hace dos años, salvó mi vida, fue realmente gentil— respondió la castañita ilusionada porque quizás podría verlo de nuevo ya que antes no tuvo oportunidad para agradecérselo. Sasuke la miraba muy intrigado e impaciente por saber lo que estaba pensando aquella muchacha.
     
    • Me gusta Me gusta x 10
  17.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1406
    Capítulo 8:

    —¿Podemos descansar un momento onegai?— pidió Sakura después de ocho horas de viaje, y ella hubiera aguantado más de no ser porque no durmió mas que dos horas en toda la noche.

    —¡Pensé que durabas más Haruno!— se detuvo para mirar a la pelirosa con una sexy sonrisa —Si gustas puedo llevarte cargada— dijo ahora con una sonrisa burlona.

    —¡Eres un completo BAKA! No dejaría que me lleves ni aunque me estuviese muriendo— y al decir esto la ojijade, quiso continuar el viaje.

    —Calma Rosadita, está bien, descansaremos una hora; en verdad no te ves muy bien, ¿acaso no dormiste por mi?— preguntó con orgullo, por lo que la pelirosa lo miró con ganas de golpearlo pero sin fuerzas para hacerlo, así que apoyándose a un árbol, decidió tomar una pequeña siesta.

    —No intentes nada Uchiha— y dicho esto, cerró los ojos agotada. Itachi solo la observaba de lejos recordando lo que él hizo anoche.

    *FLASHBACK*
    El pelinegro había llegado a una puerta, pero no era la suya, aunque de todas formas tocó; salió un peliblanco con una máscara que le tapaba gran parte de su rostro dejando ver solo un ojo.

    —¿Puedo pasar Kakashi? siento molestarte tan tarde— se disculpó el Uchiha mayor.

    —Claro, pasa— le respondió notando que el azabache estaba triste. —¿Quieres beber algo?— le ofreció, pero Itachi no respondió, solo entró y se sentó tirando su cabeza hacia atrás mirando el techo, y luego habló.

    —Creo que estoy enamorado, bueno no lo creo, lo sé— aseguró, cosa que dejó sorprendido a Kakashi.

    —¿En serio, y puedo saber de quién se trata?— interrogó el enmascarado con curiosidad creyendo que le sería útil todo lo aprendido en sus libritos eróticos.

    —Promete que no te enojarás sempai, onegai— Kakashi solo levantó las cejas por la extraña petición y asintió para que Itachi prosiguiera —Se trata de Sakura, ella me tiene loco— terminó diciendo tapando sus ojos con su brazo derecho.

    —¿Hablas de mi pequeña alumna Sakura?— Itachi ya se imaginaba que Kakashi no se enojaría —¿Y ella, siente lo mismo?— concluyó así.

    —Sempai, eso es lo que quiero averiguar, al principio pensé que sí pero hace un momento después que la besé, dijo que sentía haberme hecho creer algo que no era— aclaró sin dejar de taparse los ojos.

    —¡¿La besaste hace un momento?!— preguntó emocionado —¿Y eso te dijo? uhmmm... creo que si correspondió tu beso, entonces te mintió, o mejor dicho, quiso mentirse así misma; Sakura no es el tipo de chica que se dejaría besar por cualquiera siendo su primer beso, ya que desde siempre esperó el beso de tu hermanito, y te aseguro que si siente algo por ti, trata de negárselo a causa de Sasuke, pero igual tendrás que averiguarlo de ella— Itachi no sabía si creer o no.

    —Arigato Kakashi-sempai— y esta vez levantando la cabeza para mirarlo —¿Puedo quedarme aquí esta noche? prometo irme temprano— solicitó asilo el Uchiha.

    —Quédate el tiempo que quieras, y trata de descansar que mañana será un día agotador— se fue el peliblanco al ver que Itachi ya no quería hablar del asunto.

    El pelinegro se recostó en el sillón y al parecer no pudo dormir nada, ya que se seguía insistiendo que estaba seguro que ella había sentido algo por él. Así tuvo que irse muy temprano ya que recibió un mensaje de la Hokage solicitando su presencia.

    *FIN FLASHBACK*

    *****

    Sasuke estaba aún muy serio, se había enterado por Yuriko que Sakura había viajado por causa de una misión, y no regresaría hasta en una semana; El creía que gracias a la castañita, como el Uchiha la llamaba, podría ver más seguido a la pelirosa, pero no iba ser así.

    —Y dime ¿qué edad tienes Castañita?— preguntó el Uchiha menor.

    —Tengo 16 años, y Sakura 17 igual que tú ¿verdad?— contestó sonriendo Yuriko.

    —Hmp, igual que Naruto, Hinata y casi todos sus demás compañeros con algunas escepciones. Y dime, ¿a qué viniste a Konoha?— el pelinegro estaba interrogándola.

    —Bueno, en realidad regresé porque escuché que mi prima es una de las mejores kunoichis médico, así que le he pedido que me haga su discípula, pero debo esperar para comenzar las clases— respondía tan entusiasmada que logró sacarle una media sonrisa a Sasuke.

    —Tienes razón, Sakura es una kunoichi muy fuerte e inteligente, además de una excelente médico— decía con orgullo.

    Sasuke seguía mostrándole la aldea a su nueva amiga y le contaba lo que sabía acerca de las personas que conocía, y cuando hablaba de Naruto, había un tono feliz en su voz. Kakashi se topó con ellos y el pelinegro se la presentó, también Rock Lee se los encontró y al ver al Uchiha menor con una chica a su lado, le gritó muy feliz que ahora se declararía a la pelirosa porque gracias a él tenía el camino libre cosa que Yuriko no entendió y que Sasuke ignoró.

    *****

    Naruto se sentía muy nervioso, ya era la hora de su cena con su futuro suegro. El rubio tocó a la puerta y le abrió una sirvienta, a la vez que Hinata salía a recibirlo.

    —Hola Naruto— se le acercó y le dio un beso de bienvenida —Pasa onegai— dijo invitándolo a entrar y guiándolo hacia el gran y sofisticado comedor.

    —Arigato Hinata-chan— respondió al saludo y se dejó guiar por ella, ya más tranquilo al sentirla cerca de él.

    El padre de Hinata que es el líder del clan Hyuuga, miraba a Naruto muy serio; Pasaron cinco minutos de puro silencio, Hinata miraba de Naruto a su padre y viceversa, hasta que el ojiazul se levantó de su asiento, aclaró su garganta y se dirigió al señor Hyuuga.

    —Hyuuga-sama, hoy he venido porque quiero pedirle la mano de su hija Hinata para casarme con ella, la amo y le prometo que será muy feliz a mi lado; denos su permiso onegai— suplicó y se sentó sintiendo la mirada de orgullo y amor que su ojiperla posaba sobre él

    —Naruto Uzumaki, creo que para cualquier padre es difícil entregar a su querida hija a cualquier hombre, demo, tú no eres como los demás, sé que puedo confiarte a mi Hinata ya que has demostrado ser un gran hombre en el cual se puede confiar. No te preocupes por el cargo de líder del clan, eso lo hará Neji, ya que estoy seguro que pronto lograrás tu sueño de convertirte en Hokage.

    —Arigato padre, arigato— dijo Hinata muy contenta abrazando a su padre y luego a Naruto con lágrimas en los ojos. Naruto no podía quitar esa gran sonrisa de su rostro.

    —¿Y para cuando será la boda?— preguntó su padre sonriente.

    —Desde que regrese Sakura contaremos un mes, ya que ella será mi madrina aunque aún no se lo he pedido pero seguro que aceptará— contestó Hinata.

    —Bueno, entonces comamos todo el ramen que podamos porque hay de todos los sabores así que disfruta hijo— culminó el padre de la ojiperla.

    —Arigato Hyuuga-sama— dijo Naruto con más lágrimas en el rostro.

    Todos estaban cenando celebrando el compromiso de Naruto y Hinata, Neji y Hanabi también se habían unido a la celebración. La felicidad rondaba la casa de los Hyuuga.

    *****

    La pelirosa no solo había dormido una hora, sino cuatro, y se sentía muy cómoda y abrigada durante aquella fría noche. Cuando despertó abriendo sus grandes ojos jade, vio con toda claridad en la oscuridad, iluminado por la luz de la luna a un pelinegro a su lado abrazándola para calentarse mutuamente; la pelirosa se sonrojó pero siguió observándolo con mucho interés, dándose cuenta de lo guapo que era y además de lo lindo que se veía al dormir. El azabache aún seguía abrazando a Sakura en el frío suelo, y se sentía observado, por lo que abrió sus ojos y se encontró con los de su compañera.

    —Veo que ya despertaste Rosadita— dijo éste tranquilamente.

    —Deja ya de llamarme así, y quita tus brazos que me quiero levantar— dijo molesta y empujando los brazos del pelinegro para levantarse pero sin mirarlo ya que aún seguía sonrojada.

    —Calma mujer, ya me salgo— dijo divertido levantándose y soltándose de ella con cuidado —Ya te ves mejor, aunque lo que no mejora es tu actitud— y con estas palabras le hizo una señal para avanzar.

    Sakura solo se quedó pensando en lo último que éste le dijo, en verdad él tenía razón, ella no lo trataba bien, y él la tenía que aguantar, ¿pero hasta cuándo?.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  18.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1387
    Capítulo 9:

    Al día siguiente, todos en Konoha sabían la buena noticia y felicitaban a Naruto y Hinata cada vez que los veían. El rubio estaba tan feliz de haber sido aceptado, no solo por el líder del clan Hyuuga y todos sus amigos, sino también por toda la aldea, por aquellos aldeanos que cuando él era pequeño hablaban a sus espaldas o lo miraban fríamente, no había ninguno de ellos que no estuviera agradecido con el ojiazul.

    *****

    Itachi y Sakura se habían detenido a beber agua y a descansar unos minutos, ya era su segundo día de viaje y deberían estar llegando en un par de horas; recién era mediodía, ellos habían recuperado y aún ganado horas a su favor viajando durante toda la noche, pero para nada cruzaron palabras o miradas. La pelirosa estaba recogiendo agua en unos envases mientras que el pelinegro salía del río caminando sobre él con unos cuantos pescados para almorzar, haciendo un katon para encender una fogata donde él ya había juntado un montón de ramitas, luego puso los pescados incrustados en ramas en la fogata para cocinarse.

    —¡Oye Haruno!, ¿estos pescados serán suficientes para ambos?— preguntó haciendo que la pelirosa hiciera una mala maniobra al voltear para mirarlo, cosa que provocó que se le cayera el agua que recogió, aunque el pelinegro y la pelirosa se habían apresurado a recoger el agua antes que llegara al suelo, chocando y cayendo ambos en una posición comprometedora haciendo que se sonrojaran mirándose mutuamente, pero logrando agarrar los envases de agua uno cada uno.

    —Arigato, Itachi-san— le dijo la pelirosa por haberla ayudado.

    —No hay problema Haruno— le contestó sin dejar de mirarla; él se encontraba encima de ella, sus ojos jade lo hipnotizaban, ella era muy hermosa y olía a cerezos lo cual lo embriagaba, además de que el hecho de que ella estuviera tan quieta y no hormonal como últimamente, hacía que el momento fuera perfecto, así que no dudó, se acercó lentamente los tres centímetros que los separaban y la besó; Como la última vez, aquel beso fue suave y tierno, provocando muchos sentimientos en la pelirosa y mucho deseo en el Uchiha mayor, él estaba acariciando el cabello de ella mientras la besaba, aunque la falta de aire los obligaron a separarse sin que éste dejara de jugar con el cabello de ella.

    —¿Qué crees que haces?— preguntó ella sin quitar su mirada de él y con una pequeña sonrisa en sus labios rosa.

    —Yo no puedo dejar de contemplarte, simplemente eso— respondió el azabache sonriendo pícaramente, y estando seguro que ella sí se sentía atraído por él cuando hizo que se sonrojara aún más.

    —Creo que es hora de comer, antes de que la comida se queme— recalcó la pelirosa intentando levantarse siendo ayudada por Itachi, teniendo cuidado del agua para que no cayera nuevamente.

    Ambos terminaron de almorzar y continuaron avanzando nuevamente sin mencionar palabra. Finalmente llegaron a la entrada principal de la aldea de la Nube, pero antes de entrar, Sakura se agarró de la ropa de Itachi por detrás y éste se sorprendió quedándose quieto y atento a lo que tuviera que decir.

    —Gomen Itachi-san, no soy muy buena en estas cosas, y supongo que es porque cuando estuve interesada en alguien, ese alguien solo insistió en rechazarme, por lo que no sé cómo reaccionar contigo— esto último lo dijo soltándose de él y caminando delante ingresando a la aldea en la cual ya era conocida por la mayoría.

    *****

    Tsunade se había enterado que la prima de Sakura estaba en Konoha y la había mandado a llamar muy temprano ese día; Al conocerla, la había enviado con Iruka para que evaluara su nivel de educación ninja para que se convirtiera en gennin y obtuviera su banda de Konoha ya que ella pensaba quedarse allí porque era su aldea natal, pero había viajado a los 5 años con sus padres, quienes murieron protegiéndola de unos ninjas malvados, desde entonces ella se había prometido que siempre se mostraría feliz y fuerte ante cualquier adversidad.

    Iruka pudo evaluarla e informó a Lady Tsunade que Yuriko Haruno era tan inteligente como Sakura, atolondrada como Naruto y capáz como Sasuke, la Hokage sonrió y cuando la volvió a llamar le entregó la banda y le dijo que el siguiente año podría tomar los exámenes chunnin siempre y cuando tenga un buen récord de misiones completadas. Yuriko salió de allí contenta poniéndose su banda en la cadera, un poco suelta para que quedara inclinada y con estilo; ella fue en busca de Sasuke para contarle sus buenas noticias y mostrarle su banda, pero cuando llegó al barrio Uchiha donde vivían el Uchiha menor y sus ex subordinados, lo vio justo en su puerta conversando con una peliroja de anteojos, lo cual por alguna razón no le agradó por lo que decidió regresarse dando media vuelta para irse.

    —Hay una muchachita detrás de mí, tiene un chakra un poco alborotado— dijo Karín al pelinegro.

    —¿Castañita, qué haces aquí?— preguntó el azabache haciéndose a un lado para verla y al hallarla alzó la mano en señal de saludo, Yuriko hizo lo mismo.

    —¡Hola Sasuke!— dijo con un tono incómodo —Siento mucho interrumpir, ya me marcho— volviendo a darse la vuelta para irse.

    —¡Matte!, no interrumpes nada, esa es tu banda ¿verdad?— preguntó mostrando real interés y haciendo que Karín se vaya enojada.

    —Hai, soy una gennin de Konoha oficialmente— respondió enérgicamente y con una enorme sonrisa que contagió al pelinegro.

    —Bueno, entonces vayamos a celebrar, de todas maneras me iba a reunir con Naruto en un rato y creo que también se alegrará por ti— terminó por decir cerrando su puerta y haciendo una seña para que ella lo siguiera.

    Caminaron un rato en silencio, hasta que llegaron a Ichiraku donde Naruto lo había "citado"; Naruto ya estaba ahí dentro y había pagado al dueño para que por lo menos por una hora no dejara entrar mas que a su amigo el pelinegro, aunque cuando vio a la castaña, también vio la mirada suplicante del Uchiha pidiéndole que no se enoje por su acompañante, por lo que el rubio solo sonrió al entender. El azabache entró junto con Yuriko invitándola a que tome asiento.

    —¡Hola Yuriko-chan!, me alegra que llegaras teme— saludó un efusivo Naruto.

    —¡Hola dobe!, ¿sucedió algo?— preguntó curioso por la radiante expresión de su mejor amigo.

    —Primero ordenémos y vamos hablando— respondió el rubio.

    —Bien, Yuriko ordena todo lo que quieras, yo invito— dijo sin mirarla y como si fuera algo muy natural.

    —¡Arigato Sasuke-kun!— dijo muy entusiasmada y sentándose.

    Sasuke y Naruto se sobresaltaron al escucharla, la castañita había hablado tal como lo hacía Sakura con el pelinegro.

    —No me vuelvas a llamar así, sólo Sasuke estará bien— Dijo con un tono medio triste medio enojado y luego para olvidarse del tema, volvió a hablar —Naruto, Yuriko ya tiene su banda de Konoha, hoy la recibieron como gennin y seguro que pronto nos pasará como chunnin; recuerda que los dos somos los únicos que no hemos alcanzado ese nivel oficialmente— Trató de contar con un poco de entusiasmo lo de Yuriko, pero recordar que aún no eran chunnins incluso deprimió a Naruto.

    —No era necesario que nos lo recuerdes teme— dijo con una sonrisa muy desanimada.

    —¡Calla dobe!, ¡¿Y qué era lo que querías decirme?!— preguntó tratando de sonar enojado.

    —¡Ah, bueno, etto...! El padre de Hinata ya aceptó nuestro compromiso, así que hemos decidido casarnos en un mes más o menos y yo pues quería saber si querías ser mi padrino de bodas— todo esto lo dijo un poco avergonzado y nervioso.

    —Eres un completo baka si piensas que podría decir que no— respondió con una sonrisa triunfante y chocando los puños con el rubio en señal de aprobación.

    —¡Felicidades Naruto...¿kun?! ¿a ti sí puedo llamarte así?— preguntó Yuriko con un poco de temor.

    —Claro que sí, arigato Yuriko-chan— respondió éste recibiendo un gran abrazo de la bella castaña, sonrojándose y sobándose la nariz.

    —Oye dobe, tú ya tienes a Hinata— interrumpió al rubio para que ya soltara a la castañita.

    Los tres se quedaron disfrutando de deliciosos ramens; ambos muchachos le contaban a Yuriko las viejas aventuras del equipo siete, con cuidado de no mencionar el gusto de la pelirosa por el Uchiha menor en ese entonces.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  19.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1631
    Capítulo 10:

    Entrando a la Aldea Oculta de la Nube, dieron informe de su llegada a los shinobis que hacían guardia, después de unos minutos, cerca de la puerta principal, se encontraron con los subordinados de Killer Bee: Omoi (tes oscura, cabello blanco, chupete en la boca), Samui (tes blanca, rubia de ojos azules, pechos grandes) y Karui (tes oscura, cabello rojo, ojos ámbar), y también se encontraba Shii (tes blanca, rubio de ojos oscuros, ninja sensor y médico, guardaespaldas del Raikage), a quienes se les había encargado ser sus guías durante su estancia, por lo que cuando les saludaron, Sakura estaba muy contenta de verlos nuevamente.

    —Bueno, Sakura-san, Uchiha-san, debemos ir al lugar donde se quedarán para que descansen, su cita con el Raikage es dentro de cuatro horas aún— dijo Samui jalándo a la pelirosa cariñosamente su brazo para avanzar, por lo que ella se dejó y los demás las siguieron.

    —Es aquí— indicó la rubia parándose frente a una casa de dos pisos.

    —Aquí tienen una copia de la llave; cualquier cosa que necesiten, siempre estaremos haciendo guardia aquí afuera, así que no se preocupen por nada— recalcó Shii acercándose a la ojijade para darle la llave, y ganándose una mirada fea de Itachi.

    —Arigato— dijeron ambos al unísono haciendo una pequeña reverencia con la cabeza, luego entraron a la casa.

    Cuando ingresaron, Itachi cerraba la puerta tras sí mientras veía como su amada contemplaba todo. La casa era de hecho más grande que la casa donde Sakura había vivido con sus padres, y más bonita y elegante, aunque por fuera no lo pareciese mucho.

    —Necesito tomar un baño, iré a una de las habitaciones y luego del baño descansaré un rato— dijo la pelirosa subiendo las escaleras y cuando ya estuvo arriba, gritó —¡La habitación de la izquierda es mía, así que no te atrevas a entrar!— y con estas últimas palabras cerró la puerta con brusquedad.

    —*Volvieron las malas hormonas... cuando me habla así pareciera que soy un pervertido*— pensó con una gran gota en la cabeza.

    El también subió, abrió la habitación derecha, se despojó de sus prendas y se fue a tomar un baño. La pelirosa ya había terminado de bañarse, se había vestido y salió de la habitación, se dirigió a la puerta del pelinegro y tocó.

    —Pasa— escuchó e hizo caso y entró.

    Se puso completamente roja, era la primera vez que veía a Itachi tan solo con una toalla cubriendo la parte baja, pero arriba, ese torso tan perfecto y aún mojado se veía tan apetitoso que sus propios pensamientos hicieron que ella se cubriera el rostro con ambas manos y se diera media vuelta. El pelinegro al darse cuenta de su reacción, dio unos pasos hasta estar detrás de ella para hablarle al oído.

    —¿Te molesta verme así?— le preguntó de manera sexy, casi como un susurro que estremeció a la ojijade.

    —*Si hubiera sido Naruto al que hubiera visto así, ya le hubiese propinado un buen golpe, pero no era el rubio, era Itachi, el hombre que la ponía de puntas*— pensaba Sakura.

    —¿Por qué me invitas a pasar si no estás vestido aún?— preguntó ella sin mirarlo, ya que era muy difícil hacerlo sin querer lanzársele encima.

    —Pensé que no te importaría— dijo el pelinegro como si nada levantando los hombros y entrando al baño para vestirse.

    —Yo solo quería saber si tenías hambre, me refiero a una comida completa, podría preparar algo si gustas— habló ya más tranquila.

    —Pensé que querías descansar, pero esto está mejor, bajaré en unos minutos— se oyó desde el baño.

    La pelirosa salió sonriendo del lugar, bajó y se colocó un delantal, luego buscó ingredientes y halló todo lo necesario; el olor de la comida casi lista hizo que el azabache apareciera, pero se dio cuenta que sus guías estaban allí también, ayudando en la cocina o colocando la mesa para seis, lo cual significaba que no comerían solos, y es que ella parecía haberlos invitado para no tener que comer de forma incómoda frente a él.

    —Parece que ya todo está listo— dijo sentándose a la mesa mostrando interés por comer con sus nuevos "amigos".

    —Sakura-san, ¿quieres que te ayude a servir?— preguntó Shii levantándose de su lugar.

    —No es necesario, yo lo haré así que todos tomen asiento— ordenó la pelirosa y así lo hicieron.

    Mientras se iban sentando, Shii y Samui quedaron a los lados del pelinegro, mientras que el resto se sentó de tal forma que dejaron el asiento frente a Itachi vacío para que la ojijade se sentara y cuando ya lo hubo hecho, empezaron a comer; Por momentos la pelirosa y el pelinegro cruzaban miradas y se sonrojaban, Karui se dio cuenta y rió para sus adentros, como tramando algo.

    Pasaron unas horas desde que habían llegado a la aldea y ya no quedaba mas que una hora para que se prepararan para su reunión con el Raikage; se les había pasado el tiempo conversando, al menos Sakura y Shii, cosa que hizo que Itachi se fastidiara por lo que él comenzó a hablar con Samui (mujer de gran pechonalidad, muy hermosa y más cercana a la edad del pelinegro), quien no había dejado de coquetearle durante la comida. Sakura enojada pero sin mostrarlo mucho se levantó de su lugar.

    —Creo que ya debemos irnos o llegaremos tarde— dijo sin más.

    —Bien, Samui-san, dejaré que me guíes— dijo el pelinegro haciendo que la pelirosa se enojara aún más.

    Todos iban tranquilamente en dirección hacia el encuentro con el Raikage, después de unos minutos llegaron a la torre y entraron aunque solo con Shii ascendiendo hasta llegar a su puerta, un segundo después Shii tocó.

    —Adelante— se oyó y ellos entraron.

    —Raikage-sama, déjeme presentarle a Itachi Uchiha, quien es el reemplazo de Danzou, y a la kunoichi Sakura Haruno a la cual ya tenemos el gusto de conocer desde la alianza shinobi— terminó diciendo para luego ubicarse al lado izquierdo del Raikage.

    Ambos, el pelinegro y la pelirosa habían hecho una reverencia ante el Raikage saludándolo. Al lado derecho del Raikage se encontraba su otro guardaespaldas Darui (tes oscura, pelo blanco, personalidad parecida a Shikamaru).

    —Sakura-san, es bueno verte niña y espero me ayudes con lo que te voy a pedir en unos momentos— dijo el Raikage.

    —¡Hai, Raikage-sama!— respondió esta.

    —Itachi Uchiha, yo aún no puedo confiar en ti, aunque Tsunade lo hace por las sinceras palabras de Sakura, así que para que pueda haber una completa alianza entre nuestras aldeas, debo aceptarte primero— con estas palabras dejó de mirar al pelinegro.

    Itachi estaba nervioso, aunque por la mirada inexpresiva que llevaba no se le notaba. Sakura estaba sorprendida por lo que dijo el Raikage y esperaba que ese asunto se arreglara pronto sino perjudicarían a la aldea.

    —Sakura, quiero que me convenzas así como hiciste con Tsunade, pero quiero que sepas que si me mientes sea cual sea la razón, lo sabré, Shii es un eficiente detector de mentiras— dijo orgulloso y se quedó en silencio para que la pelirosa empezara su argumento.

    —Raikage-sama, en verdad debo decirle que yo tampoco confiaba en él, estuvo en Akatsuki, asesinó a su clan, engañó a su hermano, además de ser arrogante, fastidioso, terco, orgulloso y otras cosas más que pues lo han ayudado a convertirse en el gran shinobi y líder que es ahora, sinceramente creo que merece la oportunidad de servir a su aldea, porque aún cuando fue considerado uno de los peores criminales por su propia aldea aún sabiendo su verdad, él siguió amando Konoha y perdonó a todos ¿No creen que al contrario debería odiarnos?, yo no lo puedo entender, no sé si podría perdonarlos, no puedo perdonar a esos viejos que le ordenaron tal estúpida misión, así haya sido por el bien de Konoha, al final solo ocasionaron más daño, dañaron a mis amigos, eso es algo que no perdono— acabó diciendo furiosa y cruzando los brazos.

    Itachi al principio pensó que la pelirosa quería hacerlo quedar mal, pero luego se dió cuenta que era todo lo contrario, estaba sacando cara por él; los guardaespaldas la miraban con respeto.

    —Sakura ¿confías en él ahora?— pregunto el Raikage.

    —uhmmm... cómo decirlo, creo que si le encargaran que cuide la vida de esos dos horribles viejos, él lo haría a costa de su propia vida. Yo le confiaría mi vida sin pensarlo dos veces— esto último lo dijo un poco sonrojada.

    —Shii, no necesito que me digas nada, yo mismo puedo darme cuenta de la verdad— dijo acercándose a Itachi y extendiéndole su único brazo para darle la mano. —Confiaré en ti así como lo hace ella— Itachi asintió.

    —Arigato Raikage-sama, realmente quiero defender la aldea con mi vida, quiero recuperar el tiempo perdido— dijo el Uchiha.

    A los minutos aquella reunión terminó y el Raikage los había invitado a una cena especial que era para celebrar la ocasión, por lo que también aparecieron Killer Bee y su equipo. Todo iba muy bien, todo era alegría, hasta que empezaron a beber, cosa que no fue bueno para la pelirosa quien al beber por primera vez para no quedar mal, al beber un pequeño sorbo, rápidamente cayó ebria, por lo que todos se dieron cuenta que la pelirosa no era buena bebedora; Itachi se levantó de su lugar, se disculpó con todos y cargó a Sakura en brazos para llevarla a aquella casa donde se iban a quedar esos días. La metió en su habitación y la recostó en la cama quitándole los zapatos y cubriéndola, luego cerró las ventanas que daban a un pequeño balcón, volvió a acercarse a Sakura y besó su mejilla dándole las gracias; el pelinegro se marchó a su habitación y también se tumbó para dormirse con una sonrisa en los labios.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  20.  
    xX Yuki Uchiha Xx

    xX Yuki Uchiha Xx Made in Uchiha clan

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Julio 2012
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Esa pelirosa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    30
     
    Palabras:
    1742
    Hola a todos mis lectores, sé que los tengo a pesar de que no haya comentarios... me conformo con los me gusta, pero si tienen alguna sugerencia o crítica, bienvenida sea!!! y aquí viene el capi xD

    Capítulo 11:

    *****En Konoha...

    El Uchiha menor iba caminando solo en dirección a su casa, momentos atrás las chicas: Ino, Ten Ten y Hinata, se habían llevado a Yuriko para darle la bienvenida como nueva gennin de la aldea; pronto el pelinegro iba a llegar a su casa cuando se encontró a Juugo, quien acariciaba un ave la cual parecía feliz en sus manos.

    —¿Te sucede algo Sasuke-san?, te noto preocupado— dijo el pelinaranja.

    —No, no es nada, no te preocupes Juugo— respondió el azabache al que poco a poco iba considerando su amigo —Solo necesito descansar un poco— volvió a contestar.

    —Entonces nos vemos otro día, justo ahora saldremos de misión con el equipo de Shikamaru a escepción de Ino— comentó despidiéndose con la mano y una sonrisa, por lo que Sasuke también levantó su mano deseándole suerte.

    El pelinegro entró a su casa y seguidamente a su habitación tirándose en su cama con los brazos bajo su cabeza y mirando al techo pensativo; En verdad le atraía la castañita, pero no de manera romántica, sino más bien como una hermanita a la cual proteger y de la cual ponerse celoso cuando alguien se le acercara, las Haruno lograban entrar a su corazón sin tener idea del por qué.

    —¿Cómo restauraré mi clan si la mujer que quiero no me presta la más mínima atención como hombre?— se preguntaba un tanto triste.

    Sasuke, después de tanto pensar se quedó dormido, tenía una misión junto al equipo Kakashi pero como reemplazo de Sakura irían Yuriko y también Ino.

    Al día siguiente se presentaron temprano como siempre, claro, sin contar a Kakashi quien aún no aprendía a ser puntual, Sasuke y Naruto les explicaban a las chicas que Kakashi nunca suele llegar temprano, por lo que cuando llegó...

    —¡Llega tarde!— dijeron todos enojados.

    —Gomenasai, me perdí en el sendero de la vida... bla bla bla— dijo el peliblanco esperando que le creyesen con su agradable sonrisa en el rostro.

    —No le creas Yuriko. Ya vámonos muchachos— dijo Naruto quien fue seguido por el resto del equipo.

    —Ya nadie me respeta— dijo triste el tardón de Kakashi.

    *****En Kumogakure (Aldea de la Nube)

    Sakura se levantó temprano con una leve resaca, lo cual no impidió que quisiera preparar un rico desayuno, pero antes tomó una ducha fría, se vistió, luego una pastilla para la jaqueca, bajó a la cocina y empezó a preparar unos hot cakes. Itachi se despertó con el olor, también fue a ducharse, se vistió y bajó.

    —¡Buenos días Haruno!— saludó observando lo que ésta hacía.

    —¡Buenos días Uchiha!— dijo con tono de enojo pero tratando de controlarse.

    —¿Uchiha?, ¿te sucede algo?, no sueles llamarme así— preguntó con tono triste.

    —¿Haruno?... tú tampoco me llamabas así, aunque da igual— sonó un poco dolida pero se recuperó rápido —En unos minutos estará listo el desayuno— dijo tratando de sonar emocionada.

    —Uhmmm... Gomen, no podré hoy, ya quedé en desayunar con Samui-san y después me mostrará la aldea, así que quizás ni venga a almorzar, gomen— en verdad el pelinegro se sentía mal por la pelirosa.

    Sakura estaba de espaldas cuando él habló, así que no dejó que viera sus ojitos jade aguarse.

    —No te preocupes, habrá más para mí; Si vienes antes y no me encuentras, estaré fuera, espero que la pases muy bien— esta vez quizo sonar tranquila, pero era obvio que no lo estaba, con su mano derecha estaba presionando tan fuertemente la espátula, que terminó siendo inservible.

    —Entonces ya me voy, nos vemos luego— ya iba a irse cuando se detuvo al oirla.

    —Arigato, por traerme anoche, aunque mis gracias son equivalente al gracias que me dijiste cuando besaste mi mejilla, así que no necesitamos decir de nada— dijo triste.

    Itachi se había sonrojado por un leve momento, pero reaccionó rápido y se fue antes de que ella lo pudiera ver. Samui estaba afuera esperándolo, aunque también estaba Shii, quien se quedaba por si la pelirosa necesitara algo; Itachi solo lo miró, asintió al verlo y se marchó junto a Samui, y Shii solo suspiró y pensaba que si las miradas matasen, ayer ya hubiese muerto con cualquier mirada del pelinegro, y es que parecía tan sobreprotector con Sakura. Shii decidió tocar aquella puerta, la cual después de unos minutos fue abierta por esa pelirosa.

    —¡Shii-san, buenos días!, pasa onegai— dijo la pelirosa haciéndose a un lado para dejarlo pasar.

    —¡Buenos días Sakura-san!, me preguntaba si te gustaría ir a desayunar a algún lugar de por aquí— dijo nervioso. Ella lucía triste.

    —¿Por qué no desayunamos aquí? ya preparé algo y no sería bueno desperdiciarlo— lo invitó la ojijade.

    —Arigato, claro que me gustaría— contestó contento siguiéndola a la cocina.

    Ellos desayunaron alegres, o al menos eso aparentaba, ya que Shii podía saber por su shakra cómo se sentía realmente. Después para alegrarla la invitó a dar un paseo por la aldea y la pelirosa asintió.

    Itachi se encontraba en una casita del té con Samui y Karui, quienes querían hablar con él según ellas seriamente; él las miraba con intriga mientras bebía su té y comía unos dulces.

    —Bien, díganme qué ha sido tan importante como para abandonar un desayuno casero— el pelinegro no estaba enojado, pero sí preocupado por la pelirosa.

    —Bueno— comenzó Karui —Ayer pude notar que te traes algo con tu linda "guardaespaldas"— dijo muy convencida de ello.

    —Da igual, la forma en cómo se miran o en cómo no se miran, todo indica lo mismo, y es divertido poner celosa a Sakura-san— comentó la rubia con una media sonrisa.

    —¿Cuál es su punto?— preguntó serio.

    —¿Por qué no están juntos?— interrogó con curiosidad y siguió —Digo, es divertido verlos demo... pronto se verán patéticos si continúan sin hacer nada, es tan obvio que se aman— terminó diciendo la peliroja para después llevarse un dulce a la boca.

    El azabache de verdad quería matarlas con su mirada, ellas se habían dado cuenta de todo ¿acaso no tenían novios?.

    —Que bueno que mi vida les parezca divertida, ahora si me disculpan, debo volver— dijo dejando dinero para la cuenta y levantándose de la mesa para irse.

    —¡Matte! ¿No te gustaría que te echemos una manito?— preguntó la rubia haciendo que el pelinegro se detuviera y meditara en si sería una buena idea o no —Ya tenemos un plan en marcha, pero solo funcionará si vienes— así que la rubia y la peliroja se levantaron para después ser seguidas por un bello pelinegro.

    —¿Y cuál se supone es el grandioso plan?— cuestionó un poco nervioso.

    —Mira, en estos momentos Sakura debe estar paseando con Shii por la aldea y a mediodía la llevará al lago— dijo Karui mirando al Uchiha.

    Aquel azabache estaba celoso, era la primera vez que se sentía así por una mujer.

    —¿Shii? ¿por qué tiene que estar con él?— preguntó con una ceja levantada.

    —¡Kawaii! Itachi-san está celoso, se ve tan guapo así, Sakura tiene mucha suerte— dijo la rubia.

    —¿Por qué estaría celoso? es solo que me preocupa, quizás Shii se sobrepase con ella— se defendió el Uchiha.

    —Sí, claro Itachi-san, aunque si eso sucediera, deberíamos de preocuparnos de que Shii no salga tan mal herido— dijo Karui riéndose al imaginárselo.

    —Está bien, vamos que ya pronto será mediodía— dijo caminando en dirección al lago con sus dos bellas acompañantes.

    La pelirosa había llegado al lago, el cual tenía un pequeño muelle donde se sentó sin pensarlo antes sacándose los zapatos para mojarse los pies contemplando aquel bello paisaje. Shii estaba parado a su costado contemplándola, de verdad parecía deprimida.

    —Y dime Shii, ¿Samui-san tiene novio?— preguntó la ojijade avergonzada.

    —¿Por qué la pregunta?, uhmmm... que yo sepa no, ellos dos harían buena pareja ¿no lo crees?— cuestionó agachándose hasta quedar a la altura de la pelirosa.

    —Tienes razón, ella es muy bella, tiene buen cuerpo y es casi de su edad— respondió desanimada siendo escuchada por Itachi y compañía quienes estaban escondidos detrás de unos arbustos muy atentos.

    —Conque estás celosa de ella, entonces te gusta Itachi-san ¿verdad?— afirmó el rubio lanzando piedritas al lago.

    —Creo que lo estoy, aunque no debería, y supongo que sonará tonto si lo digo ya que es tan obvio, demo también es tan complicado— respondió la ojijade.

    —¿Y qué sería lo complicado? ¿el amor no es algo por lo que no uno debería arriesgar todo?— preguntó nuevamente Shii mientras que a Itachi se le saldría el corazón de lo rápido que le latía.

    —Su hermano, Sasuke Uchiha— dijo ella —El desea estar conmigo ahora, demo, yo sólo lo veo como un amigo, aún cuando antes la interesada fui yo— completó la pelirosa.

    —Entonces puedo decir que estás enamorada de Itachi-san, demo por su hermano Sasuke a quien no quieres lastimar, es que no lo puedes aceptar— concluyó Shii con una sonrisa mientras Sakura lo veía sorprendida.

    —Tienes razón, no le hallo aún una solución a...— no terminó de hablar ya que alguien la había abrazado por detrás y Shii se había esfumado.

    —Creo que es hora de que ambos enfrentemos esto y le hallemos una solución; ya no tengo fuerzas para estar lejos de ti— suplicó el Uchiha a la pelirosa haciendo que ésta se levante para luego besarla tiernamente y con derecho —Te amo demasiado Rosadita— dijo él. —Yo también te amo— dijo ella besándolo nuevamente sin temor a nada ni a nadie.

    Por lo visto Karui, Shii y Samui hicieron un buen trabajo, ahora les tocaba a los tórtolos continuar con su misión y salir exitosos.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso