Rolismo Entre Hidromiel, Dados y Hojas de Personaje 2: Electric Boogaloo

Tema en 'Café Rolero' iniciado por Reual Nathan Onyrian, 28 Junio 2019.

Cargando...
  1.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Dummy bro Big bro ♡

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    584
    Puntos en trofeos:
    256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor

    Un segundo, ¿que este tema ya no existía? Así es, una de las tres personas que leyeron la anterior aparición de Entre Hidromiel, Dados y Hojas de Personaje. Sin embargo, eso ya no existe. Porque la borré. ¿Por qué la borré? Pues porque me surgió otra idea, y no podía hacerlo con el pasado molestándome como si fuera una piedra en mi camino. Así que hice lo que toda persona cuerda y razonable haría. Eliminarlo de la existencia. Hacer desaparecer todo rastro de aquello. Todo. Ya no existe.

    Pero todo eso lo hice por una buena causa, ¡lo juro! La anterior edición de Entre Hidromiel, Dados y Hojas de Personaje nació con la idea de contar mis experiencias pasadas y anécdotas divertidas o interesantes que tuve en mis años de TTRPGer, o rolero de mesa, en un término más criollo y bajado a la tierra. Lamentablemente, el tema solo vio una historia en su vida, y nunca más fue actualizado. Bueno, ¡vengo a remediar eso! Más o menos…

    La idea es ahora transformar este tema en un espacio de “discusión”, por así decirlo. Más que discusión, seré yo hablando sobre distintos temas que pueden afectar el ambiente rolero, como consejos sobre creación de personajes, manejo de los mismos, secretos para el GM, etc. Sería como una especie de podcast, obviamente salvando todas las diferencias entre un podcast real y esto. O sea, todo. Pero no importa. Es mi tema. Yo lo clasifico como quiero.

    Y también unido a eso viene una aclaración importante. Tengan en cuenta que todo lo que escriba aquí es derivado de mis propias experiencias e impresiones tanto como jugador como GM a lo largo de todos mis años como rolero, así como también las experiencias de amigos cercanos. Eso quiere decir que todo esto es mi opinión, así que es más que probable que más de uno de ustedes no esté de acuerdo total o parcialmente con lo que escriba aquí. ¡Lo cual es genial! No existe una sola verdad sobre como jugar rol, sobre como dirigir o crear nuestros personajes. Eso es lo bello del rol, que todo se compone de millares de opiniones y experiencias distintas, haciendo que este sea uno de los medios más enriquecedores de entretenimiento.

    Dejando eso de lado, sepan que pueden expresar todo lo que piensen y todos los insultos que quieran decirme en este mismo tema. Pienso que también un intercambio de opiniones hará de esto una experiencia mucho más amena y divertida.

    Y no se preocupen, las historias de mi juventud rolera seguirán fluyendo, incluso algunas de no tan juventud, sino más bien que ocurrieron en tiempos recientes. Así que este tema será una mezcolanza entre reflexiones, ensayos, e historias. Me parece una idea excelente, no sé a ustedes. Seguro que sí. Todas mis ideas son excelentes.

    Sin más que agregar, los espero aquí, descansando entre hidromiel, dados, y hojas de personaje.
     
    Última edición: 28 Junio 2019
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  2. Threadmarks: Historias Alrededor de la Fogata I: Aquella aventura que comenzó conmigo cazando conejos y terminé siendo rey de medio castillo
     
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Dummy bro Big bro ♡

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    584
    Puntos en trofeos:
    256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    So, conversando un poco sobre los primeros pasos en el roleo con algunas personillas de acá, surgió la idea de que escribiera mis primeras experiencias en juegos de rol de mesa, ya que no podía comparar los one-liners de varios de acá con mis posts más recientes en cada rol. Además, pienso que todas estas anécdotas son bastante graciosas, y si bien es obvio que dan cierto cringe a la hora de revisarlas, en sí constituyen la base de lo que soy ahora. Al menos, si nos referimos al perfil rolero. Pero como no tiene sentido hablar de otros perfiles o frentes en una zona que es de rol, así que bueno. Mejor me callo. ¡Comenzando con la historia!


    Aquella aventura que comenzó conmigo cazando conejos y terminé siendo rey de medio castillo

    Bueno, todo comenzó hace...¿siete años quizá? Seis o siete, no me acuerdo exactamente. Je, rimó. Ahora bien, unos amigos del colegio nos habían hablado sobre este juego que ellos jugaban, un juego de rol de mesa, y nos contaban todas las historias que surgían de él. Yo ya conocía los juegos de rol de mesa, pero cuando intenté leer el manual de D&D 3.5 mi cerebro lanzó un pedo mental y no comprendí ni lo que significaba d12. Así que lo había dejado como otro proyecto fallido. Pero luego viene este amigo, y nos comenta sobre este juego. Y después, en su cumpleaños, los que nos quedamos más tarde hicimos un pequeño one-shot, que terminó en la muerte de todos y cada uno de nosotros. Pero el triste destino de nuestros personajes no es lo que nos compete en estos momentos. Sino lo que vino después.

    Verán, yo había quedado así como super manija después de esa mínima sesión. Habían pasado un montón de cosas. Y quería revivirlas. Es por eso que le habíamos pedido los manuales prestados a nuestro amigo, para fotocopiarlos y tener una copia nosotros. Del trío dinámico que eramos mejores amigos en el colegio, uno se ofreció a leer el manual y hacer de máster. Vamos a llamarlo Chico del Grupo, por una broma interna que seguramente nadie llegue a entender. Ahora bien, Chico del Grupo había dicho eso digamos que miércoles, pero yo quería jugar desde el martes, ¿no sé si se me entiende? Así que una vez que fui a su casa (cosa que hacía bastante seguido, algo así como todos los viernes) le insistí de que tiráramos una partida, de que jugáramos algo, lo que sea. Tanto le insistí que, a pesar de que se había leído solamente como un quinto del manual, nos dispusimos a jugar. Él iba a dirigir, yo era el sujeto de pruebas. Así que creamos el personaje, sin haber leído completamente la sección de creación de personajes. Éramos unos jodidos genios.

    Bueno, yo quería hacerme un arquero, porque siempre me atrayeron los arcos, así que según entendimos en nuestra proberbial lectura del manual, tenía que ponerle puntos a la habilidad de Arrojar. Primer error. Mi personaje no podía disparar una flecha a una diana a diez metros de distancia, pero era capaz de lanzar una piedra a tres kilómetros de distancia. Si piensan como eso puede ser posible, la respuesta es simple: éramos completos principiantes, no teníamos idea de nada de realismo y verosimilutd. Era fantasía, todo era posible. ¿Puedo explotar al enano con una patada en el tórax? ¡Seguro, por qué no! Retengan eso, tendrá relevancia más adelante. Cómo lo único que cree de ese personaje fueron sus estadísticas, no tenía ningún tipo de trasfondo, personalidad, o cualquier otra cosa importante creada. Era Clisme, el arquero humano. Porque olvidé mencionar que estábamos jugando Rune Quest, en dónde todos son humanos. Obviamente, esto no terminó siendo Rune Quest, sino el hijo bastardo de una noche loca entre muchos juegos de rol. Pero eso lo dejamos para el final, cuando termine todas las historias.

    Ahora bien, como tenía ningún tipo de trasfondo, mi máster hizo todo lo que un máster sensible podría hacer.

    "Te despiertas solo en medio del campo, vestido solo con unos pantalones simples. Tu cabeza te duele como si te levantaras de una resaca, y puedes ver dos cosas a tu lado. Tú arco y flechas, y una nota de tu novia, que al parecer estaba bastante enojada contigo."

    Pumba, así de la nada, me enchufaron novia. Van a notar que ese es un tema muy recurrente entre mis másters. Me enchufaban una novia con cada personaje que creaba. Creo que querían decirme algo...Bueno, pasándo de vuelta a Clisme. Obviamente, tenía hambre. No había desayunado, y al parecer había estado de partuza la noche anterior, así que lo más sensible era buscar comida. Lo único que tenía encima mío eran mis pantalones y mi arco, así que me dispuse a intentar a cazar conejos. Palabra clave en intentar. ¿Recuerdan que había puesto casi todos mis puntos en Arrojar, pensando que con ella podría utilizar mejor mi arco? Bueno, todo lo contrario. Daba asco con el arco. Estuve como cuatro horas intentando cazar un jodido conejo, sin éxito. Harto de todo, comencé a perseguir a los animalejos con mis flechas en la mano, buscando acuchillarlos con la punta. Otra hora desperdiciada. Al final, decidí tirar todo por la ventana y lanzar una flecha con mi mano. Éxito crítico, atravieso al conejo en medio del salto y muere al instante. Obviamente no entiendo un pepino, pero no me quejo. Sigo persiguiendo conejos, porque obviamente eso hace la gente que caza. Tan concentrado en eso estaba, que no me di cuenta que me acercaba a un enorme castillo. Sí, yo tampoco entiendo como no me di cuenta. ¡Mundo mágico!

    Al llegar a las puertas, ¿qué pueden ver los guardias? Un loco con el torso desnudo lanzándole flechas con la mano a los conejos. ¿Y cuál es la conclusión que sacan? ¡Es un espía! ... Estoy empezando a dudar bastante sobre el sentido de lógica del mundo de Chico del Grupo. Cómo los guardias demostraron ser un pináculo de la raza humana en cuanto sentido común, deciden seguir haciendo gala de su sobrehumana capacidad de deducción, y me arrestan. Primero me duermen de un golpe, nunca se puede estar seguro de estos espías. Aunque ahora que lo pienso bien, si yo viera la escena que los guardias vieron, obviamente que mi plan de acción sería noquear al sujeto en cuestión. ¡Pero no lo consideraría un espía! Tsk. Continuando.

    Ahora, para poner la cerezita en la punta del postre, los guardias, ya calificados como parangones de la razón, hicieron el movimiento más lógico. Me llevaron directo con el rey de aquél castillo. Al parecer, mi pueblo tenía un rey. Que bueno saberlo. El rey comenzó una peyorata, acusándome de querer ser un espía y querer robarle sus secretos. Yo le intenté explicar que era un pueblerino cualquiera, pero se ve que el rey contrataba los guardias en persona, pues no entendió na' de na', y me siguió acusando de querer robarle los secretos de una enorme máquina que tenía a sus espaldas. Gran jugada, mostrarle al supuesto espía lo que supuestamente pretendías ocultar. Obviamente, el tipo estaba chaveta. Y como los guardias me había llevado con mi arco (reforzando la creencia de que todos debían ser familiares y se mezclaban solo entre primos) decidí acabar con el rey que tanto me hartaba, y le lancé un flechazo. 001, éxito crítico en Rune Quest, la mejor tirada que puedes obtener. Como mi amigo no quería perder a lo que al parecer sería el BBEG, Big Bad Evil Guy, hizo que saltara a un costado, pero la flecha impactó en la máquina. Esta comenzó a hacer ruidos extraños, soltar chispas y luces, y de la nada, explotó. Y no fue una explosión chiquita, fue alta explosión, una que iluminó el cielo nocturno en aquella apacible noche de verano. De más está decir que voló la mitad del castillo, junto con el rey y al parecer toda criatura viva en el lugar, excepto yo, por alguna razón. En ese momento, yo quedo obviamente desmayado.

    A la mañana siguiente, me despierto al escuchar sonidos cerca mío. Me despierto, y veo enanos inflitrándose en el castillo, y viniendo hacia mí, con dagas y cara de pocos amigos. Hago lo que toda persona sensible haría, y le doy una patada al que parece el líder. 001, éxito crítico. Otra vez. ¿Recuerda lo de darle una patada explosiva a un enano? Bueno, es lo que ocurrió aquí, con restos del tórax del humanoide volando para todos lados. De más queda decir que el resto queda bastante asustado de mi demostración con mi poder supremo. Y decidí asustarlos más. Así que tomé la daga del enano caído, y ataque a otro enano. Daño máximo en el ataque, le corto un brazo. Ah, para el que no lo sepa, Rune Quest tiene un sistema de localización de golpes. Cuando impactas con tu ataque, no solo lanzas el daño, sino también la localización del cuerpo en donde el ataque impacta. Volviendo, le corto limpiamente el brazo al enano, lo cual tumba la balanza en mi favor absoluto. El resto de los enanos huye, mientras yo capturo al que desmembré. Al interrogarlo, me entero de que eran asesinos enviados para, bueno, ¿qué otra cosa va a hacer un asesino? Su objetivo era el rey del lugar, y como yo era la única persona viva en todo el castillo explotado a la mitad, dedujeron que yo era el rey. Porque mi aspecto de rey era excelente, mira tú.

    Obviamente, asumí control del castillo y del enano, al cual forcé a ser mi amigo. Eso fue muy gracioso. Se me había metido en la cabeza que el enano tenía que convertirse en mi amigo, por no sé que historia había leído que pasaba así y yo quería que ocurriera lo mismo. Y me volví rey del lugar, de la noche a la mañana. En ese momento, Chico del Grupo decidió acabar con la sesión, y seguirla en otro momento. Me pareció lo más razonable.

    Quedan todavía muchas aventuras para contar, en dónde conozco a Jason el Triángulo, aprendo a montar lobos con mi entrepierna desnuda, y literalmente libro una guerra contra una nación vecina porque quise. Ah, y me caso. Porque tenía 14 años, y era fantasía, y tenía novia, y obviamente me iba a casar. Me hace sonreír lo cringe que era en esa época.
     
    Última edición: 28 Junio 2019
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Dummy bro Big bro ♡

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    584
    Puntos en trofeos:
    256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Aquellos desastres llamados personajes
    Bravos aventureros que se internan en una mazmorra para reclamar los tesoros perdidos que ahora se ocultan en su seno. Detectives de semblante serio y lengua ácida, que ahogan sus penas después de cada caso exitoso en algún bar perdido en los barrios bajos, mientras suena música de jazz. Estudiantes de secundaria, que zigzaguean entre la multitud y los vehículos, para poder llegar a tiempo a su primera clase. Personas normales, del día a día, que amanecieron secuestrados, en circunstancias de vida o muerte. Trabajadores, empresarios, idols, gamers, jóvenes, adultos, entrenadores pokémon, niños. Personajes.

    Creo que todos podemos acordar que los personajes son, obviamente, la sangre en las venas de cualquier rol. Sin ellos, la historia no fluye, los conflictos no se resuelven, el final nunca puede ser alcanzado, y el rol de por sí no comienza. Los personajes son la R del ol. La crème de la crème, la cerecita en el postre. Los personajes lo son todo, y crearlos y traerlos a la vida es una de las facetas más divertidas de un juego de rol. Al menos para quien les habla. Cada nuevo personaje puede ser una nueva oportunidad para explorarse a uno mismo, pues lo queramos o no, cada personaje toma prestado una de nuestras facetas de personalidad. Cada personaje que creamos es una pequeña partecita de nosotros, que desprendemos para ver como crece, como evoluciona; para compartirlo con el resto, y también para explorarnos a nosotros mismos. Debido a la importancia sobre los personajes, quería armar este espacio, para compartirlos principalmente distintos métodos y conclusiones que he recogido y sacado en estos ocho años de experiencia que poseo jugando y mastereando rol de mesa. Puede que todo lo que diga aquí no sea para nada aplicable al 100% para un rol de foro. Pero si al menos, algo de todo esto les sirve, su razón de ser ya va a estar más que justificada.


    Mi idea inicial era hacer un solo ensayo en el cual englobara varios puntos que había destacado para conversar sobre este tema. Sin embargo, me di cuenta que no solo que tenía muchas cosas de las cuales hablar, sino que nadie se leería un su sano juicio un mastodonte como el que seguramente iba a quedar. Además de que no quería dedicarle tanto tiempo a un solo escrito. Así que me surgió la idea de reflotar el espacio que había creado antes, Entre Hidromiel, Dados, y Hojas de Personaje, y convertirlo en algo distinto, en una especie de podcast, un lugar en el cual puedo dar rienda suelta a mi verborragia sin demasiado miedo a las restricciones que uno mismo se da al escribir un escrito más formal.

    Sin mucho más que agregar, vamos a elegir de forma aleatorio un tema de la lista, como buenos roleros que somos, ¡y que comience la verborragia!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4. Threadmarks: Aquellos desastres llamados personajes I: El Miedo a Compartir
     
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Dummy bro Big bro ♡

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    584
    Puntos en trofeos:
    256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Este es un tema muy interesante, y uno que a muchos puede tomar por sorpresa. Empecemos con un poco de introspección. Tal vez, en algún momento, hemos tenido la idea de crear un personaje que oculte algo, que tengo un peligroso secreto, que hace todo lo posible para ocultarlo ante la luz. Y ese secreto, estamos seguros, dejará con la boca abierta no solo a los personajes, sino también a los jugadores. Yo lo he hecho, más de una vez, y estoy seguro de que ustedes también, o al menos, se lo han planteado, o han participado de algún rol en el cual alguien lo hizo. Es algo común que ocurra. Todos queremos demostrarle al mundo lo bueno que somos escribiendo personajes completos, con sus esqueletos guardados en el armario, esperando el momento justo para liberarlos y mostrarles a todos lo genial de nuestros secretos. Sin embargo, todos solemos cometer una falla bastante importante cuando queremos realizar esta estrategia: ocultamos ese secreto no solo de los personajes, sino también de los jugadores.

    Ustedes dirán: “¡Pero obvio! ¡Sí la idea es sorprender a los jugadores, más que a los personajes! Esos plot twists pierden todo su impacto si los mencionamos de antemano, ¿no lo crees?”. Sí, obviamente. Todo eso es válido, en cierta medida. No ideamos estos secretos para sorprender a los personajes de otros jugadores, lo hacemos para sorprender a los jugadores mismos. “¡Vaya, así que este personaje que era todo buenito, en realidad era un asesino en serie disfrazado!” o “Así que este pobretón y miserable vagabundo en realidad es el Duque de Milán”. Obviamente que tomaremos desprevenidos al resto. Sin embargo, la falla que mencioné antes viene intrínseca a esta estrategia.

    Comúnmente, cuando tenemos estos secretos, imaginamos hasta el punto de idealizar la situación justa con la cual queremos soltar este secreto. Tiene que ser así, y este otro personaje tiene que decir esto, y el GM tiene que hacer esta situación en específico, y mi personaje va a hacer esto, esto y esto. Y no puede ser de otra manera. O a lo sumo, pensamos tres o cuatro situaciones que deben ocurrir sí o sí. No queremos que nuestro tan guardado secreto sea revelado en situaciones totalmente desfavorables para nosotros, ¿no? El impacto tiene que ser el mayor posible. Bueno, mal. Muy mal. Una de las características de un juego de rol, y por extensión, a cualquier medio de rol, es su inestabilidad e improbabilidad. Más de una vez me ha ocurrido que uno planea que la historia vaya por cierto camino, y de la nada, la historia toma un giro de noventa grados clavando el freno de mano y se dirige a 120 km/h hacia un destino totalmente incierto e impensado. Las cosas pueden cambiar de un segundo para otro, en especial si se les da a los jugadores la libertad que merecen. Entonces, puede que esa situación que tanto habíamos esperado y soñado nunca, nunca ocurra. ¿Escuchas ese sonido? Es la cadena del inodoro, ahogando todos tus planes. ¡Pero tranquilo! No asesines al resto de los jugadores ni pierdas las esperanzas todavía, ya que hay una solución. O al menos, algo para amortiguar el golpe.

    Analicemos en sí que es lo que hace que la historia se descarrile peor que un tren en una película de acción. Los jugadores. Si bien esto ocurre exponencialmente menos en un rol de foro que en uno de mesa (lo digo por experiencia, sabrosa y dolorosa experiencia), las chances existen. Un jugador toma un camino totalmente inesperado, dice algo que no estaba dentro de tus planes, o decide que quiere liberar un pequeño pueblito y enfrentar a todos los guardias enmascarando sus acciones con que lo hace simplemente para liberarlo de la corrupción, cuando sus verdaderos motivos son tener una aldea llena de sirvientes para luego matarlos y revivirlos (para más información sobre este suceso, van a tener que esperar a la historia correspondiente). Los jugadores son los culpables de este inesperado cambio en la trama. ¿Qué debemos hacer? No, no debemos asesinar a nuestros compañeros de juego. Aunque resulte tentador, hay una opción menos violenta que no te obligará a mudarte de ciudad.

    Esta otra opción es muy simple, pero incluso mucho más complicada que acabar con la vida de nuestros compañeros de roleo. Consiste en...pausa dramática...contarles que tienes un secreto a los jugadores. Sip, tal como lo oyen. Consiste en arruinar completamente la sorpresa que teníamos planeada. ¿Los acabo de perder, verdad? Ya se deben haber ido todos. Pero bueno, ya pagué por este espacio, y utilizaré cada maldito segundo que mi dinero compró. Suena completamente ilógico. “¡Pero si la idea es sorprenderlos! ¿Por qué diablos eliminaríamos la mejor parte de todo este intrincado quilombo?” Muy buena pregunta, que procedo a responder ahora. En sí, no estoy hablando de tirar por la borda toda esa revelación que teníamos planeada, porque de nada va a servir tampoco pasarles un guión completo para que ellos sigan al pie de la letra. Tampoco queremos quitarle su libertad.

    No, la idea aquí es “complotar” con los jugadores que uno esté interesado en incluir, e incluso con el GM (algo harto recomendado), para que aquella situación pueda darse. No hace falta revelar que nuestro personaje es en realidad un psicópata que estuvo planeando siete formas distintas de matar a cada uno de los otros participantes de la historia, pero sí que tenemos algo importante que queremos mostrar, y que nos gustaría hacerlo antes de que X cosa llegue a ocurrir. De esa manera, podemos trabajar con el resto de los jugadores para llegar a la situación deseada. Vamos a dar un ejemplo bastante simple y tonto. Digamos que tuvimos la idea del secreto de que nuestro personaje se encuentra enamorado de otro personaje. Algo que siempre ocurre en estos roles. Podemos tranquilamente guardarnos el secreto, y nunca soltarlo, buscando el momento exacto en el cual podremos sacarlo a la luz, y sorprender a todos. Pero ese momento nunca llega. Siempre surgen otras cosas, ambos personajes no pueden encontrarse en el mismo lugar, la situación no es la adecuada, etc. Si decidimos quedarnos con ese secreto guardado, puede que incluso nunca logremos que nuestro personaje exprese su amor hacia el otro. Situación complicada, ¿no? Bueno, la solución es simple. Contacta al jugador, dile que tu personaje tiene algo muy importante que decirle al suyo, qué te gustaría que de verdad ocurriera, y listorti. Para mayor efecto, habla también con el resto, diles lo mismo. Tu personaje tiene algo importante que demostrarle al personaje de ese otro jugador, y te gustaría la ayuda del resto para que la situación pueda darse. Verás como todos comienzan a involucrarse y a emocionarse por ese secreto, logrando una adhesión mayor al mismo que nunca podrías haber llegado si nunca hablabas de él.

    ¿Viste lo que logramos ahora? Ahora tienes la situación que deseas, la certeza de que va a ocurrir, y el entusiasmo y la curiosidad del resto. Lograste tres veces más lo que hubieras hecho si mantenías el secreto. Está bien, ahora todos sabrán que posees un secreto, pero eso no es malo. Al contrario, es algo bastante bueno. Además, es mucho más gratificante y divertido trabajar de a varios para llegar a una meta en común, ¿no es así?

    Para sintetizar, está bien tener secretos, y suma para que nuestro personaje se convierta en alguien de tres dimensiones, un tema que ya hablaré después. Pero no debemos ocultarlos como si fueran el bien más preciado del mundo. No debemos tener miedo de compartir. Eso no arruinará la sorpresa. Es más, la hará mucho mejor. Pruébenlo por ustedes mismos. Les aseguró que quedarán satisfechos con los resultados.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,462
    Puntos en trofeos:
    336
    Pluma de
    Escritor
    Yo tuve una experiencia muy mala en rol directo y que dejé abandonados tanto al GM como a los jugadores (que no conocía de ningún lado). Era una especie de festival de rol dónde mucha gente se reunía a jugar. Dije: "voy al baño" y nunca jamás regresé. Seguro me están esperando ahí desde el 2009.

    Pero tengo otra muy buena experiencia sobre rol en internet precisamente en un juego que se llama Never Winters Nights. Seguro lo leíste o escuchaste, Reual.

    Esto empezó en el... ¿2004? No recuerdo la verdad y tengo miedo de fallar con la fecha exacta, pero digamos que tenía entre 13-15 años. O antes... Entre 14-16 años, no recuerdo xD. La cuestión es que era chico y había un cyber en el barrio donde todos jugábamos al counter strike en línea, cs_mansion y de_aztec. B41 y a cagarnos a tiros por largo. Peeeero hubo una época que no estaba muy presente porque me había puesto a trabajar y hacia mucho deporte, por lo cual solo podía ir a veces algún que otro sábado o domingo. Después de tres o cuatro meses volví al cyber pensando en jugar un buen counter strike y cuando llego todos estaban jugando a otro juego y ahí entra el NWN en mi vida. Al principio decía: "Qué juego de mierda", pero todos viciaban como si no hubiera un mañana. Recuerdo el personaje de un amigo mío "Ryon Shidora". Y todos a los gritos, que un goblin esto, que un orco lo otro.

    Cuestión que me hice una cuenta en un foro como este pero del servidor online donde jugábamos, un servidor español ubicado en algún lugar de España y se llamaba Guerra de Reinos. En ese momento no me cautivó tanto pero me llamaba la atención jugar con mis amigos en un mismo "mundo".

    El sistema estaba muy bien empleado, creabas un usuario en el foro, te presentabas en Bienvenidas y decías que querías jugar y que algún GM te dé poderes para crear una ficha de tu personaje (mi personaje se llamaba Rash Colds, porque de tanto apretar click en el botón de crear nombre me gustó ese), y ponerle características simples, color de pelo, ojos, etc. También crear un pequeño trasfondo de lo que anhelaba tu personaje. Un sistema super pensado para gente que tiene su PC en su casa y no gasta dinero en un cyber! Yo era chico y quería entrar a matar bichos, cómo si fuera un Mu y este mundo tenía muchas reglas.

    Finalmente me creé el personaje, me instale el juego y entré al servidor. El máximo de jugadores era de 50 y en ese momento había 40 personas conectadas. Era la era de oro del juego, ahora lamentablemente están muertos.

    A mí no me importaba que interactúara con gente de España y de otras partes del mundo como Argentina misma, quizá Brasil. Y lo mejor de todo es que cada personaje de algún jugador roleaba. Es decir, era increíble. Podías pasar horas roleando y hacerte conocer y conocer a otros. Creciendo como aventureros u otros muriendo y sentir dolor por sus muertes. pero mi Rash Colds entró a patear todos los bichos pasándose el rol por el quinto forro del orto y arruinando las campañas o misiones que los GM anunciaban en el foro.

    Recuerdo mi primer Enter in the game: tenías que elegir una cabeza de molde (había muchas versiones) color de ojos, forma de ojos, color de pelo, forma de pelo, forma de cuerpo, etc. Y luego podias craftear tu propia armadura (todos eran cracks en ese sentido, tenían armaduras increibles, con telas, metal, etc) y Rash iba desnudo con una espada ancha de dos manos y un casco con cuernos. Está bien, no tiene nada de raro, pero para esa gente que roleaba desde hace añares ver un idiota que no sabía rolear les rompía un poco los huevos. Tuve muchos llamados de atención de los GM, que mi personaje no se adaptaba al mundo, que seguían siendo nivel 1 y que era imposible que el jefe de la guardia me aceptara como soldado si era un debilucho. (Tenía todos mis stats repartidos en fuerza y constitución, pero era lento y tenía inteligencia -8, es decir era como un orco, no podía conjugar palabras y era estúpido para el mundo y debía de rolear así, pero Rash era inteligente y los GM me odiaban porque estando online ellos podían ver tus stats y siempre me retaban)

    Todo se fue al diablo cuando un GM había anunciado en el foro una campaña larga de un sábado a la mañana y quería saber quién estaba dispuesto a jugar en el servidor. Cómo el GM era muy bueno haciendo quest tuvo mucha repercusión y casi todo el servidor asistió (yo incluído). Era una campaña muy buena sobre muertos vivientes y un lynch super papeado y malo. El mundo entero corría peligro que hasta los drows (jugadores que eran malos, elfos negros que vivían en un mundo subterráneo y que siempre había peleas, tanto online como en el foro) se aliaron con nosotros por un enemigo en común. El GM se hartó de mí porque yo seguía haciendo de las mías, no tenía tiempo para gastar más de dos horas en el cyber y a veces eran dos horas de puro rol y etc. Yo quería matar y tener experiencia para subir de nivel, como en el Mu. Rash salió corriendo del fuerte dónde estaban todos y por mi culpa los bichos que estaban afuera entraron y masacraron a Cleaven (nombre del fuerte) me bloquearon del servidor y fue sancionado en el foro por un tiempo.

    Luego de un tiempo volví a jugar un poco más rescatado y entendiendo la idea de rolear hasta que los propios jugadores se hartaron del buen Rash Colds (que no lo dije, era clérigo y actuaba como guerrero o bárbaro, cabe decir que yo ni puta idea del rol de un clérigo, solo me gustaba poner fuego en mi espada). Era una tarde que no había GM presentes y eso era raro, por lo que todos aprovecharon para ir a lotear a lugares donde salían cosas importantes y para subir de nivel. Me unieron a la party y fuimos a una especie de dungeon donde había elementales de fuego, super imposibles para mí pero para algunos de ellos eran fáciles. En un momento el líder de la party se desconecta, porque estaba a punto de morir, y automáticamente el líder me queda a mí del resto de la party (en total éramos 13).
    Legnar Barbarroja se conecta, un enano clérigo nivel 27, uno de los más badass del servidor y que era reconocido por su historia por el servidor, había salvado un poblado de gigantes y hecho cosas en Rol muy buenas, tanto que tenía una estatua en la ciudad. Cirindon Lane era otro, un guerrero nivel 30 (el único de ese nivel, uno de los jugadores legendarios) pero me estoy yendo por las ramas: la llegada de Legnar era lo que la party necesitaba, con sus hechizos y su poder podríamos reventar toda la dungeon fácilmente. El jugador de Legnar era argentino también y en el chat del grupo puso exactamente estás palabras, me las acuerdo porque en su momento me dió muchísima risa lo que pasó luego.

    "Me estoy bufeando petes y voy para allá"

    Cuando uno entra al servidor tiene dos portales. Uno que te lleva directo al centro de la ciudad y otro que te lleva junto el líder de la party, en este caso era yo.

    A mí me mata un elemental legendario y me envía al limbo (lugar donde siempre ibas cuando morias, si estabas en rol alguien podría revivirte mediante rol y evitar penalización de experiencia y oro, pero siempre que haya un GM presente. Sino un clérigo podía revivirte sin problema) el tema es que cuando morí Legnar ya había entrado en el portal con dirección a nosotros y terminó en el limbo insultandome.

    Tengo muchísimas más pero con esto ya está bien. Me hiciste recordar estos momentos y son de oro! Gracias Reual por este post
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso