One-shot Entelequia(Mitología Mesopotamica)

Tema en 'Otros Fanfiction' iniciado por Fenix Parker, 18 Julio 2018.

  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Spider-man Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,157
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Entelequia(Mitología Mesopotamica)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1338
    Lazhar, el regalo del dios Ra, en lo que ahora es Irak en otros tiempos se localizó el imperio Mesopotamico, te contaré una historia que involucra a una de sus diosas.


    ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    Aquella era una visión difusa y cambiante, el cielo y el piso a su alrededor transmutaban entre colores y sustancias varias creando un paisaje subrealista ante sus ojos. Avanza sin embargo, más que por su deseo, arrastrado por una fuerza imparable e imponente que le hacía correr cada vez con más rapidez.

    Su nombre era Askar, el más joven soberano que se había alzado en esas tierras, considerado indigno por muchos y oportunista por otros luego de la repentina muerte de su hermano Tigrat en un asedio a un cuidad cercana, la realidad es que le dolía, él lo había criado, más que sus padres a quienes ni siquiera había llegado a conocer.

    En el paisaje de pronto se habían dibujado montañas, el cielo lucía ahora en medio de un eclipse dividido en gamas de naranjas, amarillos y rojizos de un ocaso y un cielo ultramarino impregnado de estrellas.

    La imagen de una mujer muy hermosa aparecía de pronto, si piel trigueña era envuelta por distintas telas de un rojo cobrizo con motivos de flores de un tono más claro, en esquina de la misma se decoraba con bordes de color café con varios relieves, sus ojos destellaban en varios tonos tornasol en constante cambio y sus labios sonreían con un tono rosado, llevaba varias joyas por todo el cuerpo, algunas tan maravillosas como extrañas que Askar podría asegurar jamás podrían existir en nuestro mundo. Era una visión desvaneciente, como lo sería en nuestros tiempos la señal televisiva que viene y va a causa de la estática, yendo y viniendo mientras se desdibujaba.

    − Mi señora ¿Quién eres? – preguntó con respeto pues la mujer lo evocaba así. − ¿Quién eres? – insistió sin recibir respuesta.

    Ella levantó luego de unos instantes su mano y señaló hacia su costado derecho y de la misma forma que apareció se desvaneció como con un soplo la arena.

    Una criatura monstruosa y enorme comenzó a crearse, primero sus huesos, luego sus músculos, sus órganos, su piel que era de un gris oscuro y enfermizo, le surgieron alas, plumas negras se entretejían formando 3 pares de ellas, por último una armadura armó sus garras, cráneo, cintura y piernas, dos alabardas se posaron en sus manos. Al mismo tiempo el suelo de sus pies había desaparecido, en un pestañar el joven rey se encontraba en una torre gigantesca, elevada por encima incluso de las nubes, atrapado con el utukki, demonio del inframundo.

    Preparado para enfrentar su fin pero educado como un valiente guerrero se dispuso a hacerle frente aunque solo contara con sus puños para lidiar con él. Cuando la criatura se disponía a lanzarle un tajo de una de sus armas con toda su fuerza para partirlo en dos, se escuchó un ladrido, uno fiero e imponente un perro de raza grande como un pitbull se enfrentaba al demonio aunque no superase ni el tamaño de una de sus garras. El demonio sin inmutarse demasiado lo hizo de lado arrancándole un lamento, el perro herido se volvió a levantar, ladrando yendo hacia él dispuesto a envestirlo, pero ocurrió lo mismo, viendo esto, Askar, sintió que se le encogía el corazón, en el momento que la criatura se disponía a dar el golpe final, el joven rey se había lanzado contra la criatura para golpearle, lo hacía con todas sus fuerzas sus parar sintiendo que ante la piel gruesa del utukki solo lograba lastimarse él.

    Su hermano y él habían tenido un perro, habían pasado muy buenos momentos juntos.

    La criatura de pronto se viró hacia él, retrocedió mirando hacia todos lados esperando ver que el canino que había defendió encontrara la forma de descender de esa torre en lo que el uttuki iba por él. Un golpe de la alabarda destrozó el piso dejando caer bloques de piedra enteros al piso inferior, él se movió esquivándolo y corrió hacia él lado opuesto, fue hasta ese momento que se percató que lo hacía en cuatro patas, ahora él era un perro, se había transformado en un de orejas puntiagudas y el cuerpo manchado, era de un tamaño menor que él anterior. Desconcertado pero sin perderse en sus pensamientos intentó seguir huyendo, esquivaba los golpes que podía pero uno solo le bastaba para casi ponerlo fuera de combate, él atacaba, lo mordía lo embestía sin mucho éxito, pero sin rendirse.

    El último golpe lo dejó semi-conciente, sacudiendo la cabeza volvió en sí de nuevo, la escena del principio se repetía, estaba aquel canino robusto frente la criatura, observándose ambos, este iba atacarle y el animal no se movía, sin pensarlo dos veces corrió a interponerse.

    Unos ojos temerosos lo observaban, unos ojos humanos y pequeños, una espada yacía atravesando su hombro y frente a él había un soldado que al ver lo que había hecho retrocedía aterrado, aquel soldado llevaba misma armadura del uttuki.

    *****************************************

    Askar despertó empapado en su sudor, presionaba con fuerza sus sabanas mientras que intentaba recuperar el aliento, todo había sido un sueño. Sin embargo él era sabio sabía que había visto a Nanshe en ellos, la diosa de la justicia y profecía onírica y con esto, le estaba enviando un mensaje.

    − ¡Tenemos un intruso en el castillo! – exclamó afuera a uno de los soldados afuera.

    − Se encontraba en uno de las habitaciones del rey.

    − Es un vil ladrón, hay que atraparlo.

    El rey impulsado de la misma forma que en su sueño salió de la habitación, al abrir la puerta vio correr por el pasillo a un niño asustado con algo entre sus brazos, un par de soldados le seguía.

    − Majestad, no salga, nos encargaremos. − declaró uno de ellos.

    Pero él no hizo caso y los siguió.

    Mientras corría entre los pasillos buscándolo, todo en su mente tuvo sentido. Él y su hermano habían tenido un perro, él siendo pequeño le mencionó alguna vez que ambos lo hacían sentir igual, antes de que su hermano se ofendiera le dijo que se refería a que se podía sentir a salvo por que eran valientes y podían enfrentar todo, él perro del sueño él primero era su hermano, él uttuki era la guerra, la guerra en la que siempre habían vivido en constantes asedios y conquistas, mismas que le habían quitado a su hermano y él no había podido hacer mucho, él había sido un perro igual en él sueño pero no había podido hacer mucho en contra de la guerra, al igual que en la realidad, más al final del sueño aparecía algo más, estaba el mismo canino pero de alguna forma lucía distinto y el terminaba por atravesarse para defenderlo.

    El niño yacía en la esquina de uno del os pasillos atrapado y asustado, la escena se rememoró en su mente, entendiéndolo, sus ojos, su apariencia aunque pasaran los años jamás la olvidaría, se parecía tanto a su hermano y tenía la misma edad que el tiempo en el que su hermano había partido. Era su hijo.

    La espada atravesaba su hombro y el soldado asustado y desconcertado retrocedía, al ver la escena los otros elementos se disponían a arremeter contra él que catalogaban como un traidor por haber atacado al rey, pero este lo detenían, entonces se acercaban a ayudarlo.

    − El hijo de Tigrat, mi hermano, no le hagan daño. –declaró antes de caer inconciente.

    El rey vivió y la profecía plasmada en sueños rindió frutos. Nuske, que era el nombre del niño fue declarado por él rey como hijo lejitimo de su hermano, su madre resultó ser Ninli, soberana de un pueblo contrario con la que su hermano había contraído nupcias, él niño había partido en busca de su padre inconsciente de que había muerto a mano de un traidor que lo veía como una amenaza, terminando vagando en el desierto, pero se encontraba con vida y esto significaba un alianza entre los pueblos y él definitivo de la guerra.
     
    Última edición: 18 Julio 2018
    • Ganador Ganador x 2
  2.  
    Lazhar

    Lazhar Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    5 Julio 2018
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Me gusto bastante, pero no pudo ser un gato muy grande en lugar de un perro parecido a un pitbull .-. xD

    Gracias Hierro N 9
     
  3.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Spider-man Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,157
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nashe es humana, de hecho no esta así como muy simbolizada. De perros, es que en los mesopotamicos como en otras culturas eran muy simbólicos como guardianes.
    Pues los gatos eran más de Egipto, trata de nuevo y te podría tocar Bast la diosa gato egipcia.
     
    Última edición: 18 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Paulijem

    Paulijem HIJA DE ASLAN

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Enero 2012
    Mensajes:
    1,012
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Dejé mi reacción pero no mi comentario, así que aquí va :3

    Me ha gustado bastante y creo que es porque justamente estoy estudiando sobre la cultura mesopotámica la cual estoy amando con locura. Las descripciones de la criatura, sin duda alguna, me fascinó por completo, es lo más atractivo de este One Shot para mí, después de la trama y el mito, leyenda, etc., que elegiste.

    En cuanto a lo técnico, sólo noté algunas cosillas como algunos dedazos (los cuales son mi karma también xd) y algunas palabritas que no llevan tilde como: ...él (llevaría el) definitivo de la guerra. Por nombrar algunos ::3:nada que no se pueda resolver :pyuku:. Pero como no soy una experta en esto, eso fue único que más ruido me hizo :ashum:.
    Gracias una vez más, por compartir estos escritos por aquí :shani:

    ¡Saludos! :ditto:
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso