Enjaulando una fiera

Tema en 'Fanfics abandonados sobre Libros' iniciado por Poly, 19 Mayo 2010.

  1.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Bueno este es un consejo, no es necesario que lo siguas si no gustas:
    Bueno no es necesario que cada vez que quieras poner una pequeña narración lo tengas que separar lo puedes colocar de esta forma:
    Me encanto tu conti amiga de verdad que estuvo muy linda, la verdad que Mike es un descarado no puedo creer lo que izo ni siquiera le ofreció su ayuda o algún consuelo eso cruel y ruin, en cambio Edward y Jacob fueron tan lindos con ella, sin importarles lo que había hecho, ni lo que esta haciendo. La verdad que los dos tienen un carácter muy protector con ella. Me encanto tu conti amiga de verdad esperare la próxima conti pronto.
    Sayonara.
    :kogachibi:
     
  2.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    969
    Re: Enjaulando una fiera

    Hola! la verdad es que les dejaré altiro capitulo, ya que es corto y no con demasiada relevancia, pero aún así tiene que ver con la trama y es importante no olvidarlo :D

    Capitulo IX

    esperté al otro día y aunque al día anterior me había acostado a las 7 de la tarde, aún tenía sueño. Es común en los embarazos tener sueño y todo… pero ¿A los dos meses? Realmente no lo sé, pero da igual. Ahora en este momento la pregunta del millón de pesos es ¿Me vuelvo a dormir, o simplemente me levanto?

    Vi la hora… eran las 10:30 de la mañana de un día Sábado. Eso claramente respondía a mi pregunta. Volvería a Dormirme. Comencé a acomodarme en la cama, me acurruqué, y cuándo estaba a punto de conciliar el sueño un exquisito olor llegó al cuarto.

    Aquel olor de panques recién horneados me hacía agua la boca. Con ese olor rondando por el cuarto no podría, no hasta que comiera uno. Por lo que me puse la bata que se encontraba colgada detrás de la puerta y me coloqué las pantuflas que se encontraban a un costado de la cama.

    Comencé a bajar las escaleras y fui directo a la cocina. Me asomé por la puerta y encontraba Esme, se veía tan jovial como siempre. Me daba vergüenza hablarle, ni siquiera sé si ya sabe que estoy embarazada. Pero si no lo sabe… no. Estoy segura de que lo sabe, obviamente al explicarle la situación a Jake y Edward se tiene que enterar el resto de las personas, a las cuales no les había dicho por que no quería que se enterara ni Edward, ni Jake, ni tampoco Mike. Aunque este último ahora no me importa para nada.

    Esme se dio cuenta de que me encontraba en la puerta, me miro con la cara de siempre, es decir, alegre, jovial y por sobre todo con mucho cariño

    -Hola Bella ¿Cómo amaneciste?

    -Hola, bien gracias

    -Me alegro. Creí que aún dormías

    -Lo hacía pero me desperté, iba a volver a dormir cuando sentí un olor que se me hizo irresistible. Imposible de ignorar

    -Ah! Deben ser los panques que acabó de hacer ¿Quieres uno?

    -Si no es mucha la molestia

    -Para nada cariño, además en tu estado debes alimentarte bien

    -¿En mi estado?- no entendí lo que quiso decir con eso. Pero luego un interruptor hizo clic dentro de mi cabeza y comprendí lo que quiso decir -Ah! El embarazo

    Tomé el panque que me estaba ofreciendo y lo comencé a mordisquear

    -¿Te gustaría hablar?

    -La verdad si. Esto es totalmente nuevo, y mi mamá… bueno ya sabes lo que pasa con mi mamá. En parte tu eres como mi nueva madre, tu eres la única que se ha preocupado por mí desde que mi mamá me dejo acá- no pude evitar soltar un par de lágrimas

    -Tranquila- me dijo Esme tomando mi mano.

    Nos sentamos a la mesa, una al lado de la otra y seguimos nuestra conversación

    -¿Sabes que es lo más divertido de esto?

    -¿No saber quien es el padre?

    -No, en realidad eso es preocupante, ya que si es Edward sería lo ideal para mí y para el bebé ya que tendría mucho amor y cariño siempre. Pero en cambio si es que es de Jake me preocupa un poco, ya que Billy es estricto y es muy amigo de mi papá. Además Charlie siempre va a casa de Billy y tendría que estar escondiéndome constantemente de él y me preocupa la reacción de Billy

    -Me alegra que te preocupe el bien del bebé ¿Pero que es lo más divertido?

    -Lo más divertido es que a mí nunca me han gustado mucho los panques

    -Eso se llama antojo. El bebé sintió el olor a los panques y quiso probar, a veces tú recordaras algún alimento y te darán unas ganas irresistibles de comerlo en ese momento. Cuando eso pase solo debes decírmelo y yo te lo conseguiré- dijo guiñándome un ojo

    -Gracias Esme… realmente me dejas sin palabras… tu comprensión, tu cariño, tu apoyo- en ese instante se me formo un nudo en la garganta y no pude seguir hablando.

    Me comenzaron a arder los ojos, las lágrimas que estaban acumuladas en ellos amenazaban con salir, cerré fuertemente los ojos y ya sin poder evitarlo comencé a llorar

    -Ya Bella, tranquila- dijo acercándose a mí y abrazándome, para que pudiera llorar en su hombro

    -Es que tu me das todo lo que me familia no me dio, de verdad te lo agradezco- dije con excesiva sinceridad

    -Bella… es que tú eres como una hija más para mí

    -Y tú eres como mi verdadera madre

    -Ya, ya. Basta de lloriquear, por que si seguimos así yo también terminaré llorando- dijo pasándose el dorso de la mano por los ojos

    Me erguí nuevamente y seguimos como si nada de aquello hubiera realmente pasado. Pero realmente eso es lo que me gusta de ella, me gusta su forma de ser, cariñosa, pero no sobre protectora, preocupada, pero no excesivamente. Ella es la mamá perfecta y de todo corazón deseaba que ella fuese mi suegra perfecta

    -------------------------

    Así que como ven... era imposible no dejarles la conversación con la suegrita xDD jajajaja pero bueee!! ya queda poco para llegar a los capitulos cruciales en los que me comenzarán a odiar xDD
     
  3.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Poly de verdad que fue mi linda esta conversacion pero creo que dejaste ya muy en claro quienes el padre al decir que no podias dejar pasar la conversicion con la suegra. Pero aun no comprendo por que dices que te comensaremos a odiar, eso que tiene que ver con esto la verdad insisto esta es tu historia y aun que si tus lectoras somos las "consentidas" se puede decir ya que simpre nos deleitan con tales copitulos, pero pues veremos que sucede y el por que del odio.
    Sayonara
    :9009:
     
  4.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Holaa Poly! Quiero el 2x1!!! :P jeje Me gusto mucho los dos capitulos, pero no se porque tengo la idea de que Mike es el padre xD Y me parecio que trato re mal a Bella aunque en parte lo entiendo ya que seria dificil de aceptar ser padre y todos eso aunque es malo igual. Edward fue un dulce, eso de que si o si se hicierse cargo del bebe de Bella fue un amor! Me gusto la conversacion, quiero saber que va a pasar :D Bueno Poly me voi yendo, nos hablamos! ^^
     
  5.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    1310
    Re: Enjaulando una fiera

    Okey!! como les dije el dos por uno :D les dejare el cap X y sin ninguna espera más se llegan el capitulo XI totalmente gratis jajaja xDD naa, pero bueno se los dejo altiro :D

    Capitulo X

    Aquella conversación con Esme me había servido demasiado, realmente ella me daba todo el apoyo que yo necesitaba y más del que merezco. Realmente no quiero volver al colegio, pero Carlisle hablo conmigo para que volviera, era algo que debía hacer, ya que él quiere que siga en el colegio hasta un poco antes de que nazca el bebé, y me dijo que ya veríamos que hacíamos después de su nacimiento, ellos planean cuidar el bebé mientras estoy en clases, para que de esa manera pueda terminar mis estudios, y si es posible estudie una carrera. Eso me hace sentir incomoda, ya que ni siquiera mis padres se preocuparon por eso, es decir, mi padre al saber que estaba embarazada solo me echó de casa, en cambio ellos, que ni siquiera estaban seguros de que el bebé fuera nieto de ellos, estaban preocupados tanto por mi futuro y el del bebé como si fuera una más de la familia, y yo era tan consciente de esta situación que no podía evitar sentirme sumamente culpable, es decir, ¿y si el bebé no era de Edward? ¿Cómo responderían a esto? ¿Cómo podría pagarles a ellos todo lo que están haciendo?

    Esta situación me estaba estresando demasiado y no me dejaba dormir, además al día siguiente debería ir a clases, necesitaba hablar con alguien, y pensé que la mejor persona para hablar de esto era Alice, ya que no quería molestar más a Esme, tal vez hablaría con ella más tarde para aclarar todo lo que hablara con Alice

    Me paré de la cama, busqué a tientas la luz y la encendí, me puse una bata y mis pantuflas, salí de la habitación y me dirigí a la de Alice, cuando me encontraba fuera de esta entre en razón de que eran más de las 1 de la madrugada y que tal vez estaría durmiendo, por lo que reprimí las ganas de tocar su puerta para charlar un rato

    De la nada una idea- por no decir necesidad- vino a mi… necesita un vaso de leche tibia, y la necesitaba ahora. Por lo que en vez de dirigirme de vuelta a mi habitación baje las escaleras y me fui directo a la cocina, al llegar allí me puse a buscar entre las repisas un vaso plástico, para poder meterlo en el microondas con la leche, pero solo encontraba vasos y tazas de vidrio y loza que no era para nada convenientes meterlos a calentar leche

    Seguí mi búsqueda hasta que sentí a alguien tras de mi

    -¿Buscas esto?-dijo una voz

    Al darme vuelta me asuste al ver solo una sombra en la oscuridad, pero en cuanto se encendió la luz me di cuenta que solo se trataba de Alice con un vaso plástico en las manos

    -Me has asustado

    -Lo siento- dijo ella- ¿Quieres leche?

    -Si- dije algo avergonzada bajando la mirada

    -No te avergüences, todo está bien. ¿Para qué fuiste a mi habitación?

    -Pensé que estabas durmiendo… ¿Te desperté?

    -No, es que había ido al baño y cuando venía de vuelta a mi habitación te vi allí, y luego bajaste y quería saber qué pasaba. ¿Chocolate o Natural?

    -Ah… Chocolate

    -¿Para qué me buscabas?- dijo mientras metía el vaso con leche en el microondas

    -Es que necesitaba charlar con alguien

    -¿Sobre qué? Bueno si no podías dormir, debe ser que algo te preocupa ¿no?

    -Exacto

    -¿Qué pasa Bella?

    -Es que ustedes me tratan…

    -¿Te tratamos mal Bella?- me interrumpió preocupada

    -No, para nada, déjame terminar

    -Oh, sí, lo siento

    -Es que siento que me tratan demasiado bien, siento que no me merezco esto, es decir, me dieron un techo, me están dando educación, apoyo y ayuda con el embarazo y bueno…

    Sonó el microondas anunciando que la leche estaba lista, Alice sacó el vaso y me lo tendió, luego ella se hizo otro vaso con leche

    -Gracias- tomé un sorbo y continué- bueno… Alice, con suerte tengo donde dormir… Y eso es porque ustedes me están dando un lugar en su casa, ¿Cómo lo haré después? Si con suerte tengo para mí en estos momentos ¿Cómo lo haré después con el bebé?

    -Bella, para eso estamos nosotros, de verdad no te preocupes por eso… además…. Imagínate, si el bebé es de Edward todo estará bien, ya que serás de la familia y el bebé mucho más, será todo un Cullen

    -Pero Alice… ¿Y si el bebé no es de Edward? ¿Y si es de Jacob?

    -Aún si es de Jacob puedes contar con nosotros

    -Eso es exactamente lo que me hace sentir mal, es decir, ni mi padre se dio el lujo, por así decirlo, de darme la mínima oportunidad de quedarme en casa sabiendo que seré madre ¿Por qué ustedes si lo hacen?

    -Bella… escúchame atentamente- dijo Alice dejando de lado su vaso- Tú ya eres de la familia, tu eres como una hija para Carlisle y Esme, eres como una hermana para todos nosotros, salvo para Edward claro- dijo señalando mi estómago y explicando lo obvio- nosotros simplemente estamos haciendo lo que tu familia no fue capaz de hacer, además admítelo… pasas más tiempo con esta familia- dijo señalando la casa- que con tu familia sanguínea, tal vez no seamos familia sanguínea… pero en esta familia los únicos que son familia de esa forma son Jasper y Rosalie, porque son gemelos, pero nadie más

    -¿Qué quieres decir con eso último?

    -Quiero decir que no tienes que ser hija de Carlisle y Esme para ser parte de esta familia, tampoco tienes que estar esperando un hijo de Edward exactamente, aunque claro, si fuera de Edward sería estupendo, pero si no… eso da lo mismo Bella ¿Entendiste?

    -Si- dije dedicándole una sonrisa cargada de felicidad a Alice- Muchas gracias

    -De nada. Ahora… irás a tu habitación ¿o irás a la mía para hacer una pequeña pijamada?- dijo alzando las cejas

    -Jaja suena tentador Alice, pero prefiero ir a mi dormitorio

    -¡Por favor Bella!

    -Ok tu ganas- dije rindiéndome, ya que yo sabía perfectamente que cuando Alice se proponía algo, no dejaba de luchar hasta lograrlo

    Por lo que al terminar de tomarnos la leche dejamos los vasos en el lavavajillas y nos dirigimos a su habitación, en donde charlamos un poco más sobre el tema

    -Ok Alice, es mejor que nos durmamos ya- dije después de un rato

    -Si… debemos ir a clases y un simple "tengo sueño" o un "no dormí bien anoche" no impedirá a Esme enviarnos a clases

    -Pero ¿y si finjo mareos?

    -No te serviría de nada

    -¿Por qué? Es decir, estoy embarazada

    -No, porque me dijiste tu plan y si yo voy a clases tú también vas, a menos que realmente te encuentres en condiciones de faltar

    -Eres diabólica

    -Lo sé, lo se

    -No era un halago- le recriminé

    -Para mí lo fue

    Después de esto nos acostamos en la gran cama de Alice- aunque no podía quejarme, la que está en mi dormitorio es igual de grande- y nos dormimos finalmente como a las 2.30 AM o 3.00
     
  6.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    1551
    Re: Enjaulando una fiera

    Capitulo XI

    Al otro día desperté antes que Alice, aunque me dormí bastante tarde, me desperté sin ningún signo de sueño, y eso era bastante raro. Pero todos los pensamientos desaparecieron de mi cabeza, ante la urgente necesidad de ir al baño debido a las horribles arcadas que estaba sufriendo

    Salí corriendo de la habitación, en el pasillo fuera del baño se encontraba Edward y Emmett esperando que se desocupara, por lo baje rápidamente las escaleras tratando de llegar a algún lugar desocupado, me tape la boca con las manos pensando que ya no llegaría cuando alcancé a llegar al baño del primer piso, prácticamente me tire al WC, y cuando termine, me quede abrazándolo como si fuera mi mejor amigo de toda la vida

    Sentí que alguien tocó la puerta y cuando esta se abrió sentí la aterciopelada voz de Edward tras de mi

    -¿Estás bien?

    -Si… eso creo- dije tirando la cadena y tratando de pararme

    -Yo te ayudo- dijo tendiéndome su mano

    Cuando me tiro para que me parara, más el impulso que tome, quedamos frente a frente, sus labios a solo unos centímetros de los míos… pero luego recordé lo que había hecho recién y me aleje de él, me dirigí al lavabo y me enjuague bien la boca. En ese momento sentí sus brazos alrededor de mi cintura y me dio vuela. Nuevamente nos miramos fijamente, solo que esta vez no pude resistir la tentación que me provocaban sus labios y poco a poco nos acercamos y comenzamos a besarnos tiernamente, hasta que él profundizo el beso, nuestras lenguas bailaban dentro de nuestras bocas, hasta que aquella danza se vio totalmente interrumpida

    -Edward te cuidado- dijo Emmett- creo que así fue como comenzó la ultima vez… y como resultado tienes un bebé

    -¡Emmett lárgate!

    En ese momento volvieron a mí todas las dudas de la noche anterior y me sentí horrible de nuevo, me sentí una aprovechadora y se me revolvió completamente el estómago

    -Yo… con permiso- dije y me fui a mi habitación

    Al llegar allí de forma inconsciente me comencé a mover por toda la pieza y luego me senté en la cama… todo el tiempo pensando que es lo que haría si es que el bebé no fuera de Edward

    Me mire en el espejo y me di cuenta de que estaba completamente vestida, por lo que tomé mi bolso y baje las escaleras hacia la cocina, allí estaban desayunando todos, al sentarme a la mesa Esme se acerco a mí

    -Bella ¿te encuentras bien? Los chicos me contaron lo que paso

    -Si Esme, no pasa nada, solo me duele la cabeza

    -Pero si deseas no vas a clases hoy

    -No tranquila, simplemente es un dolor de cabeza

    -Entonces tomate esto- dijo Carlisle entrando en la cocina tendiéndome una pastilla- esto calmara el dolor y no dañara al bebé

    -Gracias

    Me tomé la pastilla con un vaso de jugo natural, luego me comí unas tostadas con mermelada y partimos al instituto, yo me fui en el auto de Edward con este y Alice, mientras en el descapotable de Rosalie iban esta, Emmett y Jasper

    Al llegar al colegio todos me miraban y cuchicheaban entre sí, era algo horrible ¿Qué tanto hablaban? ¿No se daban cuenta que se les notaba? ¿O eso es lo que querían?

    -Al parecer a Mike se le ha ido la lengua

    Claro… ¿Qué más podía esperar del chico que apenas supo que estaba embarazada se alejo corriendo de mí?

    -¿Parece? O sea Edward… eso es seguro- dije totalmente irritada

    -Tranquila Bella… siempre podemos negarlo y decir que solo alucina

    -¿Para qué? Si finalmente todos sabrán

    Realmente me sentía incomoda, pero sabía que al final y al cabo todos iban a terminar saberlo… aunque realmente hubiera preferido que no se hubieran enterado tan pronto, pero lo echo esta hecho, y bueno no podía esperar más de Mike

    -Ok… es mejor que me vaya a mi clase

    -¿Qué tienes ahora Bella?- pregunto Alice

    -Física

    -Ok… nos vemos luego

    -Sí, claro

    Al llegar a la sala me dirigí directamente a las mesas de más atrás y me senté tratando de ocultarme de todos aquellos que me dirigían miradas tratando de ser discretos, pero obviamente no lo lograban, y no estaban ni cerca de lograrlo. Al entrar el profesor todos volvieron a dirigir la mirada hacia adelante, pero aún así oía uno que otro murmullo en el que aparecía mi nombre de por medio

    De esta manera se paso el resto del día, de manera sumamente latosa, a decir verdad al almuerzo estuve a punto de decirle a Alice que no me sentía bien y que me quería ir, pero rechace la idea al instante en que escuche nuevamente un chisme sobre mí, es decir, si me iba… se crearían nuevos rumores, etc. Por lo que con la frente en alto y llena de orgullo decidí quedarme hasta el final, además la última hora la compartiría con Edward, por lo que tal vez los comentarios disminuirían

    En cuanto me senté al lado de Edward en la clase de Biología me di cuenta de que no sería como lo había imaginado, ya que al sentarme a su lado se podría decir que prácticamente explotaron todos al mismo tiempo y prácticamente fue peor que todo lo que había escuchado el resto del día

    Mi única reacción en ese momento fue agachar la cabeza y esconderme tras un libro

    -¿Ha sido así todo el día?- pregunto Edward

    Yo solo me limite a asentir, en eso Edward me tomó la mano, tal vez en un acto reflejo en que el profesor había llegado, pero luego me di cuenta de que fue más en un acto de protección, ya que después de eso Edward se paro, fue delante de la clase y grito fuerte y claro

    -¡Si alguien quiere decir algo más sobre Bella o sobre mí, solo venga y díganmelo a la cara! ¡No anden cuchicheando entre ustedes como unos idiotas!

    Pensé que con eso se calmarían, como pasa en los libros o en las películas, pero para mi desgracia compartíamos esta clase también con Jessica y Tania, por lo que ambas se pararon para hablar

    -¿Cuchichear? Eso me suena a chisme querido Edward, y esto no es ningún chisme…-dijo Tania

    -Por el contrario, me parece que esto es lo más seguro que he dicho en mi vida- le siguió Jessica

    -¿Y qué es eso exactamente?- pregunto Edward

    "¿Tiene que hacer esa pregunta?" dije para mis adentros

    -Tan simple como decir que Isabella Swan es una maldita suelta, que quedó embarazada, y a más remate no sabe quién es el padre

    El silencio se adueño de la sala por completo, y luego solo se escucho el típico "uuuuuuuuuuh" que dicen las personas, eso simplemente me saco de mis casillas

    -Si bien estoy embarazada, lo admito, no estoy segura al 100% quien es el padre, pero al menos ¡yo decidí tener a mi bebé!

    Todos me quedaron mirando impactados, con la duda clara en el rostro, hasta Edward tenía esa expresión

    -¿De qué hablas?- dijo Tania

    Yo esperaba que Jessica respondiera algo en su defensa, pero simplemente se quedo en silencio, por lo que para rematar y ponerle fin al tema solté como si nada

    -Yo no soy ninguna suelta, en cambio ustedes… en especial Jessica –la aludida me miraba aún en shock- ¿Crees que nadie se enteraría de que te preñaste? Yo puedo decir que me embaracé, porque estoy segura de quienes pueden ser el padre y son solo 2 personas… en cambio tú… en aquella fiesta. Estabas tan necesitada que te cruzaste con el primero que se te cruzo por delante, y admítelo, estabas tan ebria que ni recuerdas quien fue –me callé un momento para ver si respondía eso- Luego descubriste que estabas embarazadas… y como la perra que eres, no encontraste nada mejor que abortar

    -Tú… tú ¿Cómo sabes… como sabes eso?

    -¿Cómo planeas guardar un secreto si dejas tirado el test de embarazo en el baño del colegio y además te encierras en un cubículo para pedir una hora?

    Está bien, lo admito… lo que le hice a Jessica fue cruel, pero no podía quedarme callada escuchando que ella me decía suelta cuando ella era aún peor, además si estuviera mal lo que hice… de seguro recibiría mi "castigo divino" como dice mi madre

    -Isabella Swan, favor de dirigirse a Dirección

    Maldita Ironía
    -----------------------------------

    Chan! jajaja ahora se viene lo bueno chicas!! muajaja!! de ahora en adelanto se vienen unos capitulos un tanto fuertes y sabremos más de la vida de Bella :d así que estén atentas :D
     
  7.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Kya!!! Amiga por que lo tenias que parar ahi, en el momento mas crucial de la conti. En donde Bella por fin se puede desquitar y no quedarse callada como en todo el dia, Edward de verdad que me sorprendio al defender de esa forma a Bella, eso fue muy lindo de su parte, y ese patan de Mike fue tan lengua larga, no se pudo quedar callado solo esa vez y me dan ganas de irlo a buscar y cortarle la lengua (Lamentablemente eso no sera posible ya que no creo que sus guardaespaldas me dejen hacercarme a el...que ironia) Yana hasta tu proxima conti...
     
  8.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Holaa Poly! Si que me dejas en suspenso, estoi super intrigada, que sera lo que va a pasar..... o.o jeje Fue cruel lo de Bella aunque yo habria reaccionado asi, despues de todo, al menos se digna a tener el bebe. Quiero saber que le va a pasar a Bella, ¿porqe lo dejas alli? :P En fin, me voi yendo amiga, nos hablamos! ^^
     
  9.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    1214
    Re: Enjaulando una fiera

    Capítulo XII

    -Isabella Swan, favor de dirigirse a Dirección

    Maldita Ironía

    Salí de la sala rápidamente y me dirigí a dirección totalmente irritada ¿Cómo era posible que me estuviera pasando esto? ¿Por qué me llamaban? ¿Se habrían enterado? Lo más probable es que sí, ya que toda la escuela hablaba de ello. Antes de que me diera cuenta ya estaba frente a la puerta que en el vidrio tenía el título de "Dirección", entré y me quede helada al darme cuenta que allí también estaba Charlie

    -¿Qué… que haces aquí?

    El me miró y después corrió su vista con una expresión que demostraba claramente un profundo asco, como si yo fuera una vagabunda inmunda que toca a su puerta para pedir un trozo de pan o un vaso de agua y el fuera el Rey de España. No negaré que su reacción me dolió, pero no pensaba llorar por su causa, no ahora que me encontraba en su presencia al menos

    -Isabella… siéntate un momento, el director no tarda en desocuparse- dijo la Señora Cope

    -No gracias, prefiero estar de pie

    En ese instante la cabeza del director se asomó por la puerta, y cuando fijo su mirada en mi me hizo señas para que me dirigiera a su despacho. Sin volver a mirar a Charlie a la cara me dirigí a su oficina. Me ofreció un asiento frente a su escritorio y me senté

    -¿Qué paso?- pregunte de forma directa- ¿Qué hice?

    -Nos enteramos de que te has fugado de tu casa…

    -¡¿Perdón?- pregunte irritada- ¡¿Qué dice?

    -Te fugaste de tu casa hace prácticamente dos semanas, y recién hoy vuelves a clases… ¿Qué te paso? ¿Por qué lo hiciste?

    -Primero que nada… yo no me fugue ¡él me hecho!- dije apuntando hacia donde se debería encontrar Charlie al otro lado de la pared, segundo no he venido por que he estado enferma, traje justificativo médico y si tiene alguna duda llame a mi doctor y tercero… a ustedes que les importa que me paso

    -Señorita Swan, queremos saber si tiene problemas para de esta forma poder ayudarla. Dígame ¿Dónde se esta quedando?

    -No debo responder eso- dije cruzándome de brazos

    -¡Sr. Swan! ¡Por favor pase!

    Y como si hubiera estado todo el tiempo tras esa puerta para poder hacer su entrada dramática entró Charlie al pequeño cuarto, se sentó en una silla que estaba a mi lado, como acto reflejo me paré de mi lugar y fui a quedarme en la esquina contraria en la que se encontraba él

    -Isabella… repetiré la pregunta ¿Dónde-te-has-quedado?- dijo la pregunta como si fuera una retrasada mental que no pudiera comprender una frase tan simple como esa

    -Y-a-ustedes-que-les-IMPORTA- dije respondiéndole en el mismo tono

    -¡¿Dónde te estas quedando maldita sea?- dijo Charlie furioso a la vez que golpeaba con fuerza la mesa con su puño

    -¡No te diré!- dije exasperada- ¿No querías que me fuera de casa?, pues asume las consecuencias

    Iba a salir de aquel lugar cuando él volvió a hablar

    -¿De quien es?

    -¿De… de… que hablas?- dije haciéndome la desentendida

    -Sabes bien de que hablo… te dije que si estabas embarazada no volvieras a casa… y no volviste… ¿De quien es?- dijo con una pequeña preocupación marcada en su rostro

    -A ti que te importa con quién más comparto la cama

    -Me importa porque es el padre de MI nieto

    -Ni pienses que te diré algo respecto a eso, y no vuelvas a llamarlo TU nieto, por que no lo es… Tu no eres mi padre, dejaste de serlo cuando nos traicionaste a mamá y a mí- La rabia me llenaba por completo, no había un centímetro de mi cuerpo que no contuviera odio

    Salí de aquel despacho como si la vide se me fuera en ello, corrí hasta el patio, fui donde se encontraba el volvo de Edward y me recosté a un lado de este, la rabia acumulada no se hizo esperar mucho más y exploto, pero no en golpes ni destrucción, si no que en forma de lágrimas, lágrimas que estaban ansiosas por salir de mis ojos y recorrer mis mejillas hasta llegar a mi pera donde verían si seguían por el cuello o caían sobre mi ropa, me encontraba desesperada, me sentía utilizada y no estaba segura de por que. De pronto sentí unos brazos que me rodeaban y me llevaban a la seguridad que me daba esa persona, yo solo me deje llevar, y al recostarme en su pecho sentí su inconfundible aroma

    -¿Qué sucedió?- dijo Edward separándome un poco de él mientras me secaba algunas lágrimas que caían por mis mejillas

    Yo solo atiné a negar con la cabeza y seguir llorando abrazada a él, a lo que el respondió abrazándome con más fuerza y frotándome un brazo con su mano. Luego apoyo su cabeza en la mía

    -¿Quieres que vayamos a casa?- susurro en mi cabello

    Medite sus palabras un segundo y luego asentí, ya que realmente la casa de los Cullen era ahora mi casa, era mi hogar… mi hogar no era junto ha Charlie… y la verdad es que nunca lo ha sido

    Edward me abrió la puerta del volvo, yo me subí a este y volví a sumirme en mis pensamientos cuando hecho a andar el automóvil, a ratos sentía su mirada inquisitiva sobre mi, pero trataba de ignorarlo, hasta que al fin llegamos, él me fue a abrir la puerta dy me ayudo a salir del vehículo, me seco las últimas lágrimas que quedaban en mi rostro

    Al entrar sentimos unos pasos que venían desde la cocina

    -¿Qué pasó?-dijo Esme entrando en la sala- Alice me llamo para avisar que había pasado algo, que estuviera atenta

    -No lo se- respondió Edward- No ceo que Bella…

    -Charlie estaba allí- dije en un susurro, interrumpiéndolo

    -¿Qué hacía allí?- dijo Edward con desprecio- él no debería por que buscarte

    -Es su padre, talvez quería arreglar las cosas

    -Él no es mi padre, no desde que nos traicionó

    -Bella no digas eso, debe ser un mal entendido… no puedes decir eso solo por lo que hizo ahora

    -No Esme… es que tú no sabes

    -Bella.- dijo Edward dudando- ¿Por qué dijiste "No después que nos traicionó"?

    -¿Nunca te conté por que mamá se separó de él?

    -Específicamente no, es decir, me dijiste que tuvieron diferencias, problemas, lo típico que provoca un divorcio… la falta de amor

    -¿Nunca te conté la verdad?

    -¿La verdad?

    -Al parecer no… creo que es hora de que te enteres de todo

    ------------------------------------------

    Chan!! jajajaja así es... es la hora de la verdad!! muajaja, soy malvada, y comenten luego para que conoscan esta cruel verdad
     
  10.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Hola Poly! Un capitulo genial, me sorprendiste, no me imagine que pasaria eso. Me dejaste re intrigada amiga, espero que subas pronto la conti :D En fin, gracias por avisarme, sigue haciendo las contis asi de interesantes n.n Quiero saber que le va a decir Bella a Edward ^^ Bueno me voi, nos hablamos amiga!! ^^
     
  11.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Amiga esres una malvada... como te atreves a dejarlo en esa parte, justo cuando yo queria saber mas... y al igual que Edward el por que de la separacion de los padres de Bells, y tambien por que en ese preciso momento Charli se intereso por ella cuando ella lo necesitaba el solo se dipuso a hecharla de su hogar... amiga de verdad que eres malvada, peroeso es parte de las historias dejarlas en la mejor parte... y pues te comprendo...Yana hasta tu proxima...conti...
     
  12.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    1770
    Re: Enjaulando una fiera

    xDD hable con la Pami y bueno acá les dejo el capi, pero con advertencia de que hay una escena algo fuerte :D

    Capitulo XIII

    -Bueno... tal vez es la hora de contarte la verdad

    -¿De qué verdad me hablas?

    -Charlie... era y me parece que sigue siendo un maldito borracho, todos los fines de semana y más de alguna vez día de semana llegaba totalmente ebrio a casa y un par de veces… trato de a-abusar de mí… pero no lo logró gracias a la ayuda de mamá- agache la cabeza al darme cuenta de el tipo de declaración que estaba haciendo- Ya hartas de esta situación, mamá hablo con él y le dijo que si llegaba pasado de copas una vez más… ella pediría el divorcio y nos marcharíamos e casa, esto hizo cambiar a Charlie, o al menos eso creímos

    -Un momento- dijo Edward- ¿Cuántos años tenías cuando ocurrió esto?

    -Alrededor de 9 años… Como les estaba contando- dije retomando el relato en donde lo había dejado- Creímos que había cambiado, hasta que volvió a ocurrir, Charlie llegó borracho y también parecía algo drogado aunque no podría asegurarlo. La cosa es que cuando mamá lo vio así presintió que iba a pasar algo malo, y sus sospechas se ratificaron al darse cuenta de que habían pasado unos minutos desde el portazo de Charlie y el aún no llegaba a su habitación y era obvio… se había dirigido al mío- tomé aire, ya que ahora venía la parte difícil del relato, la parte que nunca le había contado a nadie- Yo estaba durmiendo hasta que me desperté asustada por el fuerte portazo que dio Charlie al llegar, me quede en mi cama hasta que de la nada el apareció en el umbral de mi puerta… él…- me comenzó a fallar la voz- él sacó las sábanas, me rajó el pijama que llevaba puesto…- podía sentir la mirada de Esme y Edward sobre mí, pero yo solo miraba al suelo, como si al mirarlo lograra cambiar lo que me paso hace ya varios años- me gustaría decirles que mamá llego a tiempo… pero les estaría mintiendo

    Cuando mamá me separo de él, Charlie sacó su pistola y nos apuntó a ambas pero por suerte estaba sin balas, fue entonces que él salió de la habitación desesperado. Fue entonces cuando mamá aprovecho para ir a buscar una maleta a su habitación y echar unas prendas para marcharnos lo antes posible pero nuevamente Charlie fue más rápido que ella y volvió a la habitación esta vez con un cuchillo en mano

    -Te lastimo ¿verdad?

    -¿Nunca te preguntaste como me hice las cicatrices del brazo?

    -¿Qué cicatrices?- preguntó Esme

    -Charlie comenzó a mover el cuchillo, cruce mis brazos para protegerme- dije mientras me arremangaba la polera- en ese instante me hizo unos cortes- y le mostré a Esme la gran cicatriz que recorría el espacio existente desde el codo a la muñeca, aquella cicatriz que en pocas palabras recorría todo mi antebrazo

    -¿Por qué no lo denunciaron?- dijo Edward presionando el puente de su nariz como lo hacía cada vez que intentaba calmarse

    -¿Para qué? Es decir, es el jefe de policía Swan… nada podíamos hacer ¿Acaso no sabes lo corruptos que son?

    Yo esperaba que Edward explotara en gritos y que me rechazara por haber sido violada, esperaba que se alejara de mí y no planeara volver a dirigirme la palabra pero como es típico de Edward hizo todo lo contrario y se acercó a mí para envolverme en sus brazos y brindarme uno de los abrazos más reconfortantes que había recibido en años. Tanto así que no soporte más toda la emoción contenida y me largue a llorar en sus brazos.

    Sentí como Esme se unía al abrazo y luego susurraba amablemente

    -De seguro que no almorzaron… les iré a preparar algo para comer- después de esto Esme se retiró de la sala y me dejo a solas con Edward

    -Bella… si sigues llorando le puede hacer mal al bebé y te dolerá la cabeza

    -Demasiado tarde -le susurre- ya tengo una horrible jaqueca

    -Vamos a comer -dijo besándome la frente como si fuera tan frágil como una muñeca de porcelana.

    Comenzó su camino a la cocina pero yo no me moví de mi lugar- ¿Qué pasa?- dijo volviendo hacia mí tendiéndome su mano

    -Solo espero- me dirigió una mirada de duda- se que pronto estallaras en gritos u mandaras todo a la mierda… incluyéndome

    -Bells, por favor no pienses eso- dijo acercándose para abrazarme de nuevo pero me corrí

    -Edward, te conozco. Sé que estas enojado, se que la furia llena cada parte de ti en este momento y que esa tranquilidad que muestras es solo una máscara, además ¿Quién querría estar con una maldita que ni siquiera puede evitar que su padre la folle?

    -Sí, estoy furioso, pero no contigo. Me da rabia tu padre... ese maldito...- volvió a presionar el puente de su nariz- y Bella, eso fue... fue solo algo que te paso, tú no tienes la culpa, y eso no cambia el que de verdad yo te quiero, y quiero tener este bebé contigo

    Eso me dejo marcando ocupada un momento… él dijo que quería tener al bebé por sobre todo

    -Pe-pero y ¿si el bebé es-es de Jake?

    -Bueno… si pasa eso también te querré y querré al bebé como si fuera mío, ya sabes que no me interesa si es de Jake, del cartero, del lechero, del de la tienda… de verdad que no me importa. Yo te amo Bella- dijo tomando mi cara entre sus manos- grábatelo bien en la cabeza

    Y aquellas palabras que aparecieron de la nada en la charla me impactaron… "Te amo" esas palabras tenían un gran significado, y yo lo sabía muy bien y estaba segura de que Edward también lo sabía

    -Me queda una duda… Si tu padre te hizo eso… ¿Por qué diablos volviste con él?

    -Mamá… bueno cuando cumplí los 11 ella se encontraba en una gran depresión, estaba con pastillas y digamos que comenzó a auto-medicarse y a tomar más pastillas de las que debía por lo que terminó siendo una drogadicta

    Traté de ayudarla pero ella no ponía de su parte por lo que apenas tuve la "oportunidad" discutimos y logré que ella se internara. Si bien yo ya era una chica lo bastante auto-suficiente a los 13 años, que fue cuando al fin la convencí, tenía dos opciones. La primera era irme a un hogar de menores y permanecer allí hasta que mamá se rehabilitara o cumpliera la mayoría de edad o ya simplemente volver con Charlie y aunque yo hubiera elegido el hogar de menores la jueza le dio la custodia temporal a Charlie

    Tenía la esperanza de que René saliera pronto de aquel lugar pero cuando estaba cerca de cumplir los 15 años me enteré de que ella se había ido del recinto sin haberse rehabilitado por completo, me parece que se fugó con un hombre con el cual estaba teniendo una relación hace unos años y como su tratamiento quedó inconcluso la corte terminó por darle la custodia definitiva a Charlie… y acá estoy yo, ahora con 17 años, embarazada sin saber quién es el padre y a meses de liberarle al fin de Charlie

    -Vaya Bella… no sé qué decir- podía ver la duda en su rostro

    -Ya… pregunta

    -¿De qué hablas?-dijo algo avergonzado por ser descubierto

    -Edward, se nota que te mueres por preguntarme algo

    -No es el momento ni el lugar Bella

    -Solo pregunta ¿ok?

    -¿No temes que Charlie vuelva a hacer lo que ya te hizo una vez?

    Ese fue un golpe bajo… ya que la verdad era que había comenzado a salir por las noches con chicos solo para no toparme con Charlie, fue por miedo a él que comencé a crear una vida sexual activa, fue por temor a él que ahora me encontraba embarazada

    Por alguna razón que no comprendo sentía que debía contarle a Edward la verdad, confiaba en él y quería conocerlo y que de una vez por todas me conociera tal como soy

    -Nunca dije que Charlie no haya vuelto a hacer lo de aquella vez- dije con la mirada clavada en el suelo, como si fuera la cosa más interesante que existiera en todo el mundo. Miré de reojo a Edward y tal como me imaginé se encontraba con los ojos cerrados fuertemente y presionando el puente de su nariz como si se le fuera la vida en eso

    -¿Cuántas veces lo hizo?- dijo con la voz sumamente ronca por la ira

    -No quieres saberlo

    -¡Respóndeme!

    -No, si te lo digo irás donde Charlie… y no quiero que cometas una estupidez y mucho menos que te pase algo malo…. Recuerda que él es el jefe de policía

    -Ok… te prometo… es más, te juro que no lo iré a buscar y que no hare nada estúpido. Por favor… respóndeme

    -No puedo…

    -¿Por qué?

    -Perdí la cuenta después de 3 meses viviendo con él- dije en un susurro para que el no oyera, pero al parecer escucho cada palabra fuerte y claro ya que oí como salía de la casa dando fuertes pisadas y luego un portazo

    Salí corriendo tras él

    -¡Dijiste que no harías nada estúpido! ¡Me lo juraste!

    -Solo conduciré para no hacer algo estúpido- dicho esto se subió a su volvo y partió a toda velocidad dejando una capa de tierra tras él

    Sentí una mano en mi hombro y al girarme vi a Esme

    -Créele, él trata de alejar su furia conduciendo siempre lo hace cuando está furioso- dijo con tono dulce- mientras vuelve ¿Qué tal si vamos a comer?

    Me guió dentro de la casa y me dio un plato de comida, pero no ponía mucha atención ya que mi mente estaba concentrada en lo que Edward estuviera haciendo
     
  13.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Poly!!! ¿¡Como le haces eso a Bella!? Cambiaste totalmente a Charlie, ¿y si el fuera el papa? Espero que no hagas eso por que te mato xD Esta mui interesante la historia, me dejaste re intrigada y re sorprendida, no me hubiera imaginado eso. Bueno Poly me voi, gracias por avisarme que ya subiste el capitulo :D jeje nos hablamos! ^^
     
  14.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Amiga esto no es algo tan fuerte la verdad. De verdad que me encanta el comportamiento de Edward hacias Bells.. y la verdad ya odio a Charli por lo que le hizo a Bells, como fue posible que su propio padre pudiera hacerle eso... La verdad que es un asco de padre... Bella debio tener la confiansa de denunciarlo, la verdad aunque sea un policia se merece su castigo... Bueno amiga esperare con hancias tu proxima conti...Bueno creo que esto ya visto, en tu blog claro, pero tenia que postear aqui igual no me podia aguantar las ganas de leer y postear...
    Yana
     
  15.  
    Akari Renee

    Akari Renee Guest

    Re: Enjaulando una fiera

    ¡Hasta ahore te puedo comentar!Está buenisima la historia,Edward ya le dijo que la ama
    ¡la ama!La magitud de esas palabras me dejaron perpleja.Lo único que quiero y deseo que pongas es más participación de parte de Jake,¡¡es que lo amo!!Y no quiero que se quede fuera,plis ponlo pronto.

    Me despido,espero la conti rapido. :)
     
  16.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,113
    Puntos en trofeos:
    356
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    muy buenoo de verdad me gustaria que pongas la continuacion me gustaria saber de quien es el bebe que espera bella si es de edward o jacob y como reacciona el otro :S aaa.... cuanta intrigaa
     
  17.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    39
    Re: Enjaulando una fiera

    Mis niñas!! ahora sii!! al fin!! celebren!! logre subir el capitulo XIV al blog lemmon :D

    les dejo link ;D

    Capitulo XIV
     
  18.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    Bueno amiga solo te queria avisar que ya lei tu cap. y se me hizo interesante, la verdad que Edward es muy lindo con Bells, y cada vez mas siento mucho repugnancio por Charli, creeo que me esta empesando a caer mal aun que creo que eso fue hace tiempo... bueno esprare tu conti con ansias...Yana...o una cosasuqe se me olvidava por que no has puesto a Jacob...xD para que pase mas tiempo con Bella... bueno la verdad no me interesa Bella el que me interesa es Jacob...y pues como no aparece me desespero...jajajaja...ahora si Yana...xD
     
  19.  
    Poly

    Poly Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    15 Mayo 2010
    Mensajes:
    120
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Enjaulando una fiera
    Total de capítulos:
    22
     
    Palabras:
    3312
    Re: Enjaulando una fiera

    Capitulo XV

    Desperté en mi habitación totalmente desorientada, lo último que recordaba era estar con Edward en la sala recostados en el sillón viendo una película… Claro, tuve que haberme quedado dormida. Tomé mi celular para ver la hora y según el aparato eran las 19.36 hrs. Y decía que era viernes 18 de junio… ¡Rayos! 18 de Junio… el domingo era el día del padre… Bueno ni que Charlie se mereciera un regalo, pero aún así… tenía una pequeña idea de lo que era un padre y hay personas que si actúan como una conmigo y que si se merecen un regalo.

    Sé que me arrepentiría de esto después, pero estaba desesperada y necesitaba de su ayuda, por lo que sin pensarlo dos veces por miedo a arrepentirme me paré de la cama y salí en busca de Alice.

    La encontré en su habitación, sumida en la música de su MP3 mientras dibujaba algo, lo más probable es que fuera algún diseño de ropa, tal vez un vestido.

    —Alice…— nada, era como si le hablara al aire— Alice… —seguía sin escucharme— ¡Alice! — nada, era como si yo no estuviera allí. Me harte y me acerque a ella, le saqué uno de sus audífonos y grité— ¡Alice!

    La aludida al fin me escucho y pegó un salto que casi la deja pegada al techo.

    —¡Mierda!

    —jajaja, perdón Alice, es que no me prestabas atención.

    Ella me dirigió una mirada asesina, pero aún así no me preocupe, ya que estaba segura que después de decirle lo que tenía planeado se borraría cualquier atisbo de enojo existente en ella.

    —Alice, estoy acá por una razón…— dije algo dudosa— Necesito tu ayuda.

    —¿En qué sería?

    —… Compras— dije agachando la cabeza ante su más posible reacción.

    —¡Sí! ¡Compras! — gritó totalmente emocionada.

    —Alice, tranquila… ¡Alice! — grite al ver que no se calmaba.

    —Ok, lo siento, lo siento. Solo me extraña que quieras ir de compras.

    —Es que el domingo es el día del padre y…

    —¿¡No pensarás hacerle un regalo a Charlie verdad!

    —¿¡Crees que estoy loca!

    —Entonces…

    —Es que hay personas que si se han comportado como debería hacerlo un padre… y creo que sería un lindo gesto de mi parte demostrarle mi cariño y mi gratitud con un regalo.

    —Tienes razón… ok. Mañana nos iremos de excursión al centro comercial, te quiero lista a las 10.30 de la mañana, si no estás lista a esa hora puedes irte olvidando de dar un regalo en modo de agradecimiento.

    —¿Por qué tan temprano? —dije con desgana.

    —Porque es la hora en que aún no hay mucha gente y podemos recorrer el centro comercial completo y comprar más rápidamente ya que no hay colas muy largas. Así que mejor vete a dormir que mañana hay que madrugar.

    Me devolví a mi habitación, me recosté y me removí un rato en la cama, pero no podía dormir… sentía que me hacía falta algo, pero no sabía que, no estaba segura… Tal vez… ¡No!, no podía ser eso… digo Edward solo es mi amigo… no necesito de él para dormir plácidamente, aunque claro, no puedo negar que me encanta acomodarme en su pecho y respirar su aroma tan exquisito que me tranquiliza tanto, su pecho que es tanto o más cómodo que la almohada, sus caricias que… ¡Basta! Bella… ¿Qué estás haciendo? Parece que dormir demasiado te está haciendo mal, ya déjalo… solo cierra los ojos, piensa en blanco y duérmete.

    …Blanco… Blanco… Blanco… La piel de Edward es Blanca… y contrasta con sus hermosos ojos verdes y su alborotadamente sexy cabello broncíneo y… ¡Basta!... Blanco… blanco… BLANCO… blanco… como la camisa que llevaba hoy… ¡BLANCO!… BLANCO.

    Oh por Dios, esto no está funcionando… ¿Por qué no puedo dejar de pensar en Edward?

    Totalmente irritada tome la frazada con el cubrecama y me tape entera, hasta más arriba de la cabeza y trate de pensar en otra cosa, en blanco, negro, verde, café, pero imposible, todo me llevaba a pensar en él, así que me dedique a contar ovejitas a ver si ahora conseguía dormirme. Iba en las quinientos setenta y cuatro cuando el sonido de la puerta me hizo distraerme y en cuanto esa voz le siguió las ovejas se fueron al carajo y olvide cuantas llevaba.

    —Bella… ¿estás despierta? —preguntó Edward desde el otro lado de la puerta

    —S…Sí. Pasa —dije destapándome y dirigiendo mi mirada hacia la puerta

    Esta se entreabrió un poco dejándome ver su hermoso rostro y sus bellos ojos… ¡Un momento!... ¿Desde cuándo describía a Edward de esta forma? Debo tener fiebre o algo.

    —Te traje algo de comida, como te quedaste dormida… no quería que te perdieras la cena.

    —Oh! Gracias… que considerado —Estoy totalmente segura que estaba tan roja como un tomate… o tan roja como el Rayo McQueen.*

    —Te lo dejaré acá —dijo mientras ponía una bandeja a un lado de la cama.

    El comenzó a retirarse, era ahora o nunca, pero antes de pensar bien lo que iba a hacer un impulso me obligo a hablar.

    —¡Espera!... No te vayas.

    ¡Oh por Dios! ¿Qué estoy haciendo? ¿Por qué lo detengo? Pero antes de poder seguir cuestionándome la respuesta sale de mi boca sin que yo se lo ordene.

    —Quédate a mi lado… no sé por qué… pero no me siento cómoda durmiendo sola ahora, solo digamos que no puedo conciliar el sueño —Pero qué estoy haciendo— ¿Te puedes quedar por favor?

    Pude notar el brillo en sus ojos tras oír estas palabras, de inmediato me dirigió una mirada de alegría y me respondió:

    —Con mucho gusto… no tengo problemas.

    —Gracias —Fue lo único que atiné a responderle.

    —Pero con una condición —dijo mientras me dirigía una sonrisa pícara.

    —¿Cuál?

    —Que te comas todo lo que te traje, porque o si no Esme me matará.

    —Jaja, no te preocupes. Encantada comeré, además creo que tenemos un poco de hambre —dije acariciándome el estómago en donde supuse estaría el bebé.

    Edward se me acercó y dejó la bandeja en mi regazo, para recorrer la cama hasta llegar al otro lado y poder recostarse pasándome un brazo por sobre los hombros. Fue extraño, ya que apenas sentí su brazo tocándome me relaje de una forma… uf. Era como si acabara de salir de un spa donde recibí un exquisito masaje, un baño de barro y mil cosas más. Pero… ¿Por qué Edward causa este efecto en mí? Y… ¿desde cuándo? Es decir, hace unas semanas no era así, yo podía dormir tranquilamente sin importar con quien estuviera —a excepción de cuando estaba con Charlie… claro que así nadie podría pegar ojo—, yo no reaccionaba así frente a él… ¿Qué me está pasando? ¿Desde cuándo?

    Inconscientemente me comí todo lo que me había llevado Edward, ya que estaba totalmente sumida en mis pensamientos, aún tratando de averiguar porque estaba haciendo lo que hacía y porque diablos no podía sacar a Edward de mi mente. En cuanto termine, Edward tomo la bandeja de mi regazo e hizo un ademan para pararse e ir a dejarla abajo, pero antes de que lograra poner un pie en el suelo le quité la bandeja de las manos y la deje a un lado de la cama.

    —Ya harás eso luego.

    Se volvió a acomodar en la cama y yo me acurruqué en su pecho y su exquisito aroma me golpeó tan de pronto que estaba segura que parecía una drogada, estaba sumamente grogui, era increíble los estragos que estaba causando Edward en mi y lo peor es que yo ni los entendía ni los controlaba, lo que me hacía dudar de mi salud mental y me hacía dudar de mi misma y de mi dañado corazón… corazón… corazón… No… Yo no podía estar enamorándome de Edward ¿verdad?... —la verdad me golpeó tan abrumadora como siempre— No… ¡No!... yo NO me estaba enamorando de Edward… Yo YA estaba enamorada de Edward —y he ahí mi gran descubrimiento, lo que tanto me costó darme cuenta.

    Esto no está bien… ¿o es que yo no lo quiero aceptar? —Bella, tú eres la loca, no tiene por qué estar mal enamorarse, es lo más natural y hermoso del mundo. — Pero no está bien enamorarme de Edward… él es un buen chico, es responsable, amable, sexy… ¡Basta! Pero bueno Edward es alguien muy bueno… yo no soy ese tipo de personas, no soy lo que él se merece —Pero eres lo que él quiere— Pero aún así, el se merece algo mejor y no puedo ser tan egoísta como para negárselo —Pero Edward te quiere a ti, a mí, anda, si somos la misma persona, pero la cosa es que nos quiere y al bebé también y nos lo ha dicho muchas veces ¿Qué más quieres? — Aunque sea así… Edward es una persona buena que merece estar con una persona buena… todo lo contrario a lo que soy yo y punto —Pero…— Pero nada… ¡dije Punto!

    Okey, eso estuvo raro… tuve una discusión conmigo misma… si no digo, estoy completamente segura de que tengo problemas mentales.

    Edward comenzó a acariciarme el brazo, moviendo lentamente sus manos sobre mi piel, él acostado sobre las frazadas, mientras yo me encontraba con todas las frazadas encima, ya que me encontraba muerta de frío, aunque con su compañía el frío disminuyo claramente. De pronto comenzó a tararear una melodía que sonaba tan armónica en el ambiente tranquilo de la habitación y mucho más saliendo de su boca, de a poco me deje caer en los brazos de Morfeo, al lado de mi príncipe, que si tal vez no era el azul bien podría ser el verde, el morado o el color que quisiera… aunque con su personalidad y su actitud, claramente él era el azul y eso nadie podría negarlo.

    .

    .

    .

    —¡Bella!

    —¡Mierda! —El grito de Alice casi me mata de un infarto.

    —Jaja lo siento, necesitaba vengarme de lo de ayer.

    —¿Por qué el grito Alice? Además de por la venganza obvio.

    —Arriba, hora de levantarse, tenemos una excursión por delante.

    —¿Qué hora es?

    —Las siete y treinta.

    —¿¡Que! ¿Acaso no sabes que las personas embarazadas necesitan más horas de sueño?

    —¿Y eso qué? Tú eras la que quería dar un regalo ¿no?

    A duras penas me levante de la cama y me fui al baño para darme una ducha rápida y cepillarme los dientes. Al volver a la habitación me encontré con que Alice me había dejado lista la ropa que quería que me pusiera. Me dejo un Top blanco junto con unos jeans, era muy temprano para pelear así que me los puse sin chistar, quería ir luego de compras para volver luego y que esta tortura se acabara luego.

    Baje a desayunar y allí se encontraba Alice con una taza de café frente a ella y unas tostadas con mermelada, excelente, café. Me acerqué a la mesa para encontrarme una taza de leche de chocolate para mí y unos hotcakes.

    —¡Hey! ¿Y mi café?

    —Estás embarazada, no puedes tomar café, y lo que mejor te hace es una buena taza de leche

    —Pero yo quiero café —dije haciendo un puchero

    —No me vengas con pucheros Isabella Swan, mira que no lograrás nada

    Enfurruñada me senté en la mesa y me tome la leche que al fin y al cabo no estaba tan mala y me comí todo rápidamente para poder acabar luego con la tortura que Alice me tenía planeada, porque estaba segura que Alice ya tenía trazado en un mapa todos los pasos que daríamos en el centro comercial y que no me dejaría descansar hasta que acabáramos con todas y cada una de sus paradas.

    Nos dirigimos al centro comercial en su porche y tal como me había dicho el día anterior estaba prácticamente vacío y ya estaban casi todas las tiendas abiertas, por lo que las colas no eran muy largas.

    —Okey… ¿Y qué tienes en mente?

    —¿Para qué?

    —¿Para qué será? Pues para el regalo.

    —Hm, la verdad es que aún no estoy segura, no sé que le gustaría.

    —Okey… ¿Para quién es el regalo?

    —¿Para quién podría ser?

    —Carlisle… o Edward.

    —Alice, solo quiero un regalo ¿ok?

    —Muy bien, entonces lo mejor es que partamos con nuestra excursión, ya que si no sabes que le quieres regalar, habrá que buscar hasta que encuentres algo.

    Así nos pasamos las siguientes 4 horas, paseando de tienda en tienda, claro que deteniéndonos en una que otra para comprar ropa que le llamó la atención a Alice. Si bien hubo algunas cosas que me gustaron digamos que mi presupuesto no alcanza para tanto, así que solo me limité a mirar y darle mis opiniones a Alice.

    Ya eran alrededor de las 4.15 de la tarde y aún no encontraba el regalo, por lo que Alice recomendó que fuéramos a comer algo y luego seguiríamos, pero de camino al patio de comidas pasamos frente a una disquería y fue allí que se me prendió la ampolleta, por decirlo de alguna forma. Sin pensarlo dos veces, tomé a Alice y la arrastré dentro del local. Una vez dentro comencé a revisar los discos hasta que encontré lo que buscaba, los pague antes de que Alice se diera cuenta siquiera de que CD había comprado.

    Pasamos a comer a un local de comida china, el arroz estaba exquisito, pero lo que me decía la galleta de la fortuna me dejo algo colgada. Decía algo como:

    "Lo que estás buscando se encuentra frente a ti, solo debes encontrarlo"

    ¿Por qué las galletas no podían ser más específicas? Son como un laberinto, algo escurridizos, pero bueno.

    Pensé que al haber comprado el regalo al fin Alice me dejaría irme y partiríamos a casa, pero no, ya que después de eso Alice me llevo a una tienda de ¡ropa para embarazadas! Es decir, okey estoy embarazada, pero recién tengo 3 meses y esto me parece algo exagerado. Después de desfilarle prácticamente la tienda completa se dirigió a la caja mientras yo me sentaba en una banca que había en el local, tenía miedo de ver que ropa elegía, ya que si bien habían unas que estaban bonitas y cómodas habían otras que definitivamente no eran de mi agrado para nada. Finalmente salimos de aquella tienda con mínimo ¡15 Bolsas! ¿Pueden creerlo? ¡15 Bolsas! Creo que después de esto no volvería a ir de compras con Alice, incluso, es posible que con toda la ropa que compró no tenga que volver a comprar ropa en mi vida. Finalmente nos fuimos del centro comercial alrededor de las nueve y treinta de la noche.

    Llegué completamente exhausta a casa, por lo que subí a mi habitación, me recosté en la cama y allí caí en los brazos de Morfeo en el momento en que mis ojos se cerraron y mi cabeza toco la almohada.

    .

    .

    .

    Desperté con un dolor de cuello horrible, dormí totalmente chueca. Me levante, fui a la ducha, para ver si el agua caliente me relajaba los músculos y me quitaba el horrible dolor.

    Al volver a la habitación nuevamente Alice me dejo la ropa lista, definitivamente ahora no dejaría que me vistiera a mi gusto… Me puse el top negro que era ajustado en el pecho y algo suelto para abajo junto con unas calzas negras. Respiré ondo, tome la bolsa con lo que había comprado el día anterior y baje las escaleras.

    En la cocina se encontraban todos tomando desayuno, Carlisle era el centro de atención por decirlo menos, todos lo atendían y no era de esperarse menos si más que mal era el día del padre. Aunque la torta en el centro de la mesa me hizo dudar un poco y luego caí en la cuenta de que era 20 de Junio… también era el cumpleaños de Edward

    Me acerqué a él dudosa, saque el CD envuelto en papel de regalo y se lo entregue.

    —¿Y esto? —dijo él

    —Feliz Día… si bien no eres mi padre… eres el único que ha actuado como tal conmigo… y eso de verdad te lo agradezco —dije completamente emocionada

    Carlisle me quedo mirando fijamente, para luego pararse de su asiento y abrazarme, las lágrimas no se hicieron esperar, realmente Carlisle era como mi padre y eso no se podía negar ni mucho menos poner en duda, el se merecía eso y más.

    Él rompió el envoltorio para encontrarse con el CD doble de "This is it" de Michael Jackson… si bien ya se va a cumplir un año desde su muerte se que a Carlisle siempre le gusto, y siendo sincera a mí también me encantaba.

    Luego de un desayuno en familia yo aún me encontraba con la bolsa de la disquería entre las manos y es que aún me faltaba hacer algo. Cuando ya todos se hubieron retirado y solo quedamos Edward y yo en la cocina le llamé.

    —Edward…

    —Dime —dijo acercándose a mí.

    —Esto es para ti —le dije tendiéndole otro CD— Feliz Cumpleaños… y bueno… Feliz Día del padre también

    —¿Día del Padre?

    —Sí… Tú ya me lo has dicho muchas veces… tu quieres cuidar de este bebé, y aunque no sea biológico… lo que estás haciendo ya corresponde a lo que un padre hace. Gracias

    Él parecía haber quedado en Shock, al rato reaccionó, me miro fijamente, luego pestañeo un par de veces y finalmente dijo:

    —Gracias a ti.

    —¿A mí? —él asintió— ¿Por qué?

    —No sabes todo lo que he esperado para que finalmente digas que me vas a dejar estar contigo junto al bebé

    Entonces me di cuenta, mis palabras tenían un trasfondo, que inconscientemente sabía que estaba allí, pero que en un principio no me di cuenta. Yo dije que él era el padre del bebé, sin importar lo que dijera el ADN, sin importar nada más, y eso es lo que yo quería. Solo entonces me di cuenta de lo que quería decir la galleta de la fortuna Lo que estas buscando se encuentra frente a ti, solo debes encontrarlo Yo buscaba amor, un padre para mi bebé, alguien que me supiera apreciar y todo eso era Edward, el siempre estuvo frente a mí… el siempre ha estado allí, solo que yo no me di cuenta de que él era todo lo que necesitaba. Abrumada por mí descubrimiento simplemente me deje llevar, lo tome por el cuello y lo besé

    —Te amo —susurré contra sus labios— Te Amo Edward Cullen, y eso ya no tiene remedio

    --------------------
    Rayo McQueen* Simpático autito rojo de la pelicula Cars de disney *-*

    Mis niñas!! e.e tranquilas! que Jaob ya aparecera como en el cap 17 18 xDD
     
  20.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,113
    Puntos en trofeos:
    356
    Pluma de
    Escritora
    Re: Enjaulando una fiera

    aaaaaaaaaa...... no puede ser cmo es pocible que me ayas dejado tan atrapada en esta historiaaa!?!?!? waaaa espero cmo loka el siguiente capitulo!! me encantaria que pusieras la conti pronto y que Edward sea el padre del bebe no sabes cuanto quiero eso!!! :) espero que sea haci mucha suerte sigue cmo vas!!!
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso