Enamorado de una rosa negra.

Tema en 'Relatos' iniciado por Bonita Lokita, 7 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Bonita Lokita

    Bonita Lokita Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Enero 2011
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Enamorado de una rosa negra.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1437
    Todo empieza con aquella doncella, con un “erase una vez” en un reino lejano e infinito donde reposaba aquel hombre de joven edad mientras mirando a las nubes se preguntaba, “¿algún día encontrare a mi princesa perdida?” sus ojos platinos no paraban de implorar al cielo azul que le mostraran su camino para dejar la soledad atrás, reposando en un árbol, suspirando de dolor pedía a todo aquel que lo escuchase que dejara atrás el silencio. Que tuviera a alguien a quien amar, era un príncipe sin su princesa, un poeta sin su inspiración real.

    El príncipe no tuvo quien le enseñara a hablar, no tuvo un amor maternal, no tuvo un apoyo paternal, no tuvo el calor familiar; se quedo huérfano cuando sus padres montaban un dragón negro que rugía con furia y volaba a mucha velocidad, ese dragón lo mantenía inquieto, bien sabía que era maligno pero sus padres no querían dejarlo ir. Una noche sin estrellas con la luna amarillenta demostrando a los hombres lobo sus padres decidieron ir a dar un pase, el príncipe siendo un infante dijo “No os vallaos, no seáis malos y os quedaos con vuestro hijo esta noche” rogo el pequeño cristalizando sus orbes grises envidiados por la plata misma, la hermosa reina le sonrió con sus labios mas rojos que la sangre revoloteando su cabellera negra como la noche misma mientras se agachaba a su altura y dijo “No os temáis mi pequeño príncipe, mostrad vuestro valor en esta noche oscura y esperaos en la montaña al amanecer” así, la preciosa reina le beso la frente y se dirigió a su rubio rey quien después miro a su hijo con una dulce mirada reflejada en sus ojos verdes. Después de eso cruzaron la puerta enorme de madera y jamás volvieron a entrar por ella. El dragón negro se descontrolo, perdió su concentración y callo debajo de las enormes montañas con los reyes sobre él. El pequeño príncipe fue llevado a una casa fría y sin sus padres, donde se mantuvo solo llorando todos los días y donde despreciaba a sus compañeros de dolor. Solo uno de los niños que se hospedaban ahí fue tan valiente y vivaz para hablarle, el pequeño príncipe se hiso su amigo pero aun mantenía esa tristeza oculta que jamás volvió a sonreír.

    Años pasaron y él se hizo todo un hombre, su cabellera negra azulada caía en su atractivo rostro pálido haciendo juego con sus platinos ojos o eso escuchaba entre las sirenas cazadoras que siempre lo intentaban atrapar. Pero nunca se dejo engañar.

    Vagaba solitario por el mundo egoísta de la antigua era, donde ni hechiceros ni brujas le ayudaban a crear a su compañera. Ni su mejor compañero llamado amigo le podía quitar ese vacío en el corazón. Su mismo amigo, el cual era un ángel guardián, tenía a una hermosa hada como su compañera matrimonial. Los envidiaba, los miraba tan felices sin decir palabras, sin tocarse, con una sola mirada se perdían… el príncipe quería estar como ellos, día y noche juntos para siempre.

    Claro, el no veía la doble cara del amor, solo soñaba con ser amado y amar.

    Un día estaba descansando debajo de un frondoso árbol, gotas cristalinas comenzaron a caer pero para él no era problema pues las hojas verdes del enorme árbol lo cubrían de toda humedad, sin embargo se despertó por el sonido de unos débiles pasos, olfateo un aroma de rosas marchitas, a muerte recién utilizada.

    Se preparo para cualquier ataque, asesinos, trol, lo que fuese a pasar. El no se dejaría vencer.
    Pero algo le sorprendió, lo que venía corriendo hacia él no era ningún peligro, era lo más hermoso que pudo ver desde hace mucho tiempo; una figura femenina trotaba a su dirección cubriendo su cuerpo con una vestido negro de plebeya, reposaba una rosa blanca en sus ásperas pero finas manos pequeñas, su cabellera estaba ondulada como la serpentina y era castaña oscura rosando al negro profundo, sus labios rosados y frondosos que formaban una sonrisa de satisfacción, pestañas cortas y caídas por las gotas pero eran tan oscuras que se perdían en las sombras, lo más hermoso fueron los ojos cefees opacos que le hechizaron y en ese instante vio lo que tanto anhelaba, una doncella que le dio felicidad apenas verla.

    Decidido a conocerla, fue hacia ella sin importar que se mojara; estaba cegado por tal belleza de mujer, ¿acaso los dioses lo habían escuchado? ¿Se cansaron de que día tras día el les rogara? No se pudo dar cuenta que era un engaño, una trampa mortal.

    Se puso enfrente de ella, le hizo una reverencia elegante y se presento, el príncipe le sonreía en cada palabra para que la dulce plebeya se riera, ella lo miraba de una manera traviesa y coqueta pero no le hablaba, guardaba silencio a objeción de sus risas que el príncipe le lograba sacar, una risa cantarina que a él le hacía gracia. Ella le tomo la mano y deposito la blanca rosa que el acepto como una prueba de aprobación, ella se fue corriendo rio a bajo y el la siguió; juagaron y jugaron a ser felices como nunca antes los dos solos. El príncipe no podía estar más feliz, al fin había encontrado al amor de su vida en un solo día, en el día donde no pensó buscarla, donde quiso descansar de la absurda idea del amor, se quedaron viendo el cielo por toda la noche, el manto brillante que lo cubría resguardando a la inmensa luna, se veían a los ojos sin temor, sin restricciones… solo con la idea de enamorarse.

    El príncipe la miraba de una forma única, estaba claro que aquella mujer le había robado el corazón, esta lo miraba aun con picaría y decidió besarlo. Un beso pequeño, pero con sentimiento por parte de los dos, rosando sus labios; el príncipe los sintió fríos a comparación de como los imagino, aun así la delicia de su jugosidad que depositaban en su garganta era saciable. Se separaron pero no se miraron, mantuvieron cerrados sus ojos para recordar siempre ese momento único.

    Pero la magia se acabo, el ángel guardián llego cuando el sol apenas se asomaba detrás de las montañas, el príncipe le miro feliz queriéndole presentar a su dulce alma gemela pero la plebeya mostro terror ante el ángel guardia, el príncipe se percato de las frías y rencorosas miradas que su amigo le lanzaba a su plebeya. “Os prohíbo que la veíais así, voz no sois quien para juzgaos” le reclamo el príncipe a su fiel amigo pero este lo aparto del camino sacando su espada divina que solo cortaba aquello sobrenatural mientras sus alas se desplegaban hacia los aires. La plebeya lo miro con odio, el príncipe noto su severo cambio, los ojos de su amada se oscurecieron y la rosa que una vez le regalo a su amado la alargo como una albarda con intención de utilizarla como arma, sin embargo el hada llego a apoyar a su amado y con el poder de la naturaleza la atrapo en un tramo de raíces para que al final el ángel guardián le atravesara con su filo de oro el frio corazón.

    El príncipe fue corriendo con su amada pero ya era tarde, moría, pero antes de cerrar sus parpados miro a su príncipe que intentaba sacarla de las raíces, le levanto los ojos y le sonrió mostrando sus filosos colmillos, a él no le importo, le mostro su sonrisa con melancolía y se acerco a su rostro para darle su último beso de verdadero amor, ambos cerraron sus ojos para esperar el sello que cerraría su vida pero ella decidió hablar antes de cumplir el contrato, “no os abandonare jamás” el se sorprendió por tales palabras y paro su beso para ver como ella se desintegro con brillos explotando su aura transformándose en una preciosa rosa negra.

    El ángel guardián y su hada sabían que habían hecho bien y que algún día su amigo les perdonaría, pero este no les dio importancia, tomo la rosa negra en sus manos y la apretó firmemente contra su pecho sin importar las marcas de pinchadas que le causaban, solo una lagrima soltó por aquella fina mujer que se convirtió en su rosa negra.


    ~*~


    Explico: esto que tiene de prohibido? si bueno, mi punto esque en si el se enamoro de la rosa y el angel guardian no lo dejaba porque ella era una vampirita. e hay lo prihibido, digo, yo tampoco lo entnedi cuando lo soñe -.-
    ATTE: I'm my tiguer creazy loka,loka,loka
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  2.  
    Shayury

    Shayury Guest

    Hola!
    Gracias por invitarme. Aunque haya tenido un final triste me ha gustado. Al leer tu relato he sentido tristeza por la vida que ha tenido el príncipe. Sufrimiento tras sufrimiento superándolos con tal solo una intención la de encontrar a una doncella con la de compartir su vida. Cuando la encuentra va y su mejor amigo la mata. No porque el quisiera tan solo por proteger a su amigo, pues ella era una vampiresa. Creo que como has dicho tu ahí se encuentra el amor prohibido, pues el se enamora de una vampiresa, y da igual que ella no hubiera sido asesinada por el guardián del joven, pues al final el joven príncipe moriría de viejo y ella nunca lo haría.
    Sin embargo, también he visto como el príncipe ha transformado el amor con una obsesión. Pues ansiaba sentir eso y cuando la ve va tras ella aun sin saber su nombre, ya que se enamora de ella sin conocerla. Si no hubiera estado obsesionado por el amor no creo que se hubiera lanzado a los brazos de la vampiresa.
    Bueno con esto me despido.
    Adiós!! =)
     
  3.  
    Konanel

    Konanel Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2011
    Mensajes:
    49
    Pluma de
    Escritora
    Primeramente gracias por sugerimelo, estubo muy bueno
    Como siempre no encotre errore :D y me encanto
    sinseramente me llego al alma (o la poca que me queda XD)
    fue triste al fina, peroooo se puede entender que el principe solo necesitva conocer a alguien por un infimo segundo para ser feliz y me imagino, que cuidara de esa rosa negra por todo la eternidad. :)

    Mattane!!!
     
  4.  
    HateEater

    HateEater Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Junio 2011
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritor
    Esta de chupete. Aunque los errores se presentaron más en como hablabas el latino antiguos. Un errorcito aquí otro allá. Pero perpendicularmente triste.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Samara

    Samara Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    3 Agosto 2011
    Mensajes:
    27
    Pluma de
    Escritora
    Hola!
    Sera el primer fic tuyo que comento jejeje, bueno, en fin siento que lo debiste de poner en el subforo de "cuentos" pero esta bien aqui. Creo que tienes problemas en las asentuaciones y mala colocacion de comas, aveces creo que son demasiadas y se me dficulta algo el leer así o en otras no las pones y se entiende mal. Tu trama no es tan unica pero el lecho de como lo narraste fue divertido y algo especial porque se entendia como si te contaran un cuento (e ahí el porque menciono que lo debiste de poner en ese subforo) Y metiste varias faces de la fantasia, angeles guardianes, hadas, dragones, hechiceros, brujas, vampiros... como si hubieras querido hacer un cuento al estilo de la edad antigua cuando realmente hiciste un conjunto de todo y le pusiste variantes, porque, bueno, no se me hace logico que un Angel se quede con un hada, e ahí otro amor prohibido pero no te enfocaste en él (eso o no te diste cuenta jeje) Lo que quiero decir es que tu intencion fue hacer un cuento de hadas con varios estilos. Eso lo hace unico y algo confundible.
    Aunque yo creo que calificaste mal tu sueño, el amor prohibido no nace en el príncipe y la vampira, se muestra donde el se enamora de la idea del amor hacia la Rosa, porque en sí, no amo a la vampiresa nunca, amo lo que ella era por dentro y en lo que después se transformo, ahí esta el amor prohibido...
    En resumen, me gusto mucho la idea que tuviste. Suerte!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Thithalia

    Thithalia Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    29 Mayo 2010
    Mensajes:
    294
    Pluma de
    Escritora
    ¡Oh! ¡Me encanto! Casi me haces llorar, pobresito, tanto tiempo soñando con un amor y se lo arrebata por ser prohibido. En ese caso tendría que matarse el ángel a si mismo por amar a otro ser que no fuera de su misma raza. Yo tampoco llego a entender porque la gente no permite que otros amen algo que es diferente a ellos, es como dicen: "Los humanos no pueden entender lo que es diferente a ellos" "Para entender a otros primero debes entenderte a ti mismo"
    En fin, me encanto tu historia, me gustaría que lo siguieras, quisiera que el príncipe encontrara otro amor :(
     
  7.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    257
    Pluma de
    Escritora
    Hola! gracias por invitarme a leer, paso hasta ahorita porque no habia tenido tiempo.
    la historia es tristemente genial, soy amante de la tragedia y el drama, me parecio fantastico como narraste y me sorprendio que haya sido un sueño tuyo, si mal no recuerdo eso dijiste, sino corrigeme.
    Al principio pense que seria un tipico cuento de princesas, pero conforme fui leyendo me di cuenta de que no, especialmente en elfinal, me quede con la idea que que él se habia enamorado de la rosa, lo que conviere su amor en algo irrealizable, y por demas fantastico. Una rosa jamas le correponderia, me agrado que a pesar de mostrarle sus colmillos él no se alejara de ella, al contrario insistia en aferarse más y más.

    No se si tenga continuacion o algo por el estilo, si es asi visame ya que por el ultimo beso parece que si.

    att:Himeko-chan♥
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - Enamorado
  1. Rojita Uzumakii
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    189
  2. Cygnus
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    512
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso