En el otro extremo del luto.

Tema en 'Relatos' iniciado por Glenda Garson, 8 Septiembre 2010.

  1.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    En el otro extremo del luto.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    694
    En el otro extremo del luto.

    Para la actividad ¡Vamos a Pensar!
    La versión amputada de lo que se suponía sería el escrito. Me da la impresión de que el corte fue un tanto forzado pero quizá, después de todo, lo dejó un tanto más limpio.
    Y aclaro desde antes que mi instinto comífero está aún medio desorientado. He corregido cuanto se me ha topado y agradecería me señalen también, qué otros les huelen sospechosos.

    Bueno, sin más... dejo el escrito.

    Tema: Visitar un museo (una versión mutada)
    Cantidad de palabras: 499 + título

    En el otro extremo del luto.​


    La calle estrecha y húmeda emanaba una extraña e inusual fragancia. Los edificios se incorporaban hacia el cielo, provocándole una impotencia ante ellos, indescriptible. Curiosamente, además de la gris y oscura superficie que le comprendía, había una gran coincidencia que parecía perturbarle: el significante luto que arrasaba las calles. Cada quien que se le cruzase por el frente, iba en tal evidente estado. No aquel luto insinuado, que se compara con un oscuro y desganado día, sino aquel que realmente no se podía ignorar. Además por ahí no había cementerio alguno, ni iglesia siquiera. Nada. Tan sólo casas, residenciales y un pequeño café, con suerte. Aquello comprendía lo básico y habitual, ya que supuestamente, por esas calles, muerte no corría.


    El luto siguió circulando como venas de sangre impura, por lo que él se tentó y le siguió. Se sentía extraño, insignificante, casi como inexistente ante tanta negrura. El aire se volvió pastoso y el calor humano comenzó a pasar la cuenta en tan estrechas calles. El blanco y sigiloso cielo, parecía nublarse, siendo la luz, cada vez más escasa. Las gélidas brisas convulsionaban la carne, pero el aire seguía incrementando su humedad, siendo así, más asfixiante. Mientras, las grandes masas de gente iban adentrándose en algún apartado y arrinconado lugar. La galería.


    La curiosidad irremediable no daba cabida a nada que no fuese una respuesta, pero al verle entrar a todos a una recóndita galería, algo se le insinuó por la mente. Luto en una galería no podía significar más que muerte de algún artista, quizá incluso, un aniversario mortífero, como era que le gustaba llamar aquellos días en que la muerte cumplía años.


    Pero la certeza, era más difícil de lo que creía.


    A pesar de sentirse ignorante ante tal hecho, no podía evitar buscar aquella respuesta que asemejaba estarle llamando a gritos. Repentinamente, todo giraba en torno a aquella creciente duda. Parecía estar alimentándose de él, de su cuerpo y su carne. Él ya había dejado todo orgullo y obligación previa tan sólo para saciarle. Y si se detenía seriamente a pensarlo, tampoco recordaba de dónde venía ni a dónde iba antes de aquello. Su memoria parecía fallar rotundamente, mientras que su cuerpo se debilitaba con cada intento reprimido de búsqueda.


    En una sala repleta, todos se encontraban en torno a un cuadro en especial. No dudó en armarse paso entre los cuerpos que admiraban aquel. A medida que avanzaba, se le hacía más dificultoso e incluso su corazón, parecía latir más rápido. Las pulsaciones aumentaron, y finalmente, llegó a estar enfrente de tal imponente obra. La pintura se le hacía curiosamente familiar, casi como si él mismo la hubiese pintado. Podía recordar pinceladas, colores base, podía ver un recuerdo borroso o simplemente una proyección imaginaria. Ya nada más le importó, ahora lo primordial era conocer el nombre del difunto y afamado artista por el cual todos sollozaban. Fue en ese instante, cuando su cuerpo heló y quedó pasmado al ver el nombre grabado…



    El suyo.


     
  2.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    719
    Pluma de
    Escritora
    Re: En el otro extremo del luto.

    Al llegar a la parte en que él también se dirige a la galería me figuré que no podía ser nada bueno si estaba tan perdido, y efectivamente así fue. Me gustó sobremanera esta historia, adoro las sorpresas así para la gente, como diciéndoles "oye, abre los ojos: estás muerto".

    Por ahí sigue habiendo algunas comas de las que se puede prescindir; si quieres, puedo enviarte un PM señalándolas, porque me temo que aquí me extendería demasiado.
     
  3.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Re: En el otro extremo del luto.

    Me encantaría. Así evito seguir cometiendo las mismas torpezas.
    Mil gracias :')
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso