Long-fic de Naruto - El susurrar del alma

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Mary-chan, 2 Enero 2015.

  1.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    146
    Prologo

    Se dice que el alma puede ser nuestra aliada, nuestra amiga, pero también nuestra mayor enemiga, ¿a qué se refieren estas palabras? El corazón no es tan solo un gran musculo del cuerpo, es una de las puertas del alma, esa amiga que nos ayuda en momentos difíciles, está con nosotros durante toda nuestra vida y es la última en dejarnos al morir.

    —… que sucede… ¿qué quieres de mí? —La voz se aclaraba más y más.

    —Hinata…revélate, únete a mi…nuestro poder será invencible… ¿qué es lo que no te deja estar a mi lado? — ¿Quién es él? ¿Por qué me quiere a mí?

    —No…yo no quiero destruir a nadie, déjame en paz. —Solo podía tapar mis oídos y fingir que esto nunca paso.

    —Nunca lo olvides…yo volveré…—Fue entonces que desde pequeña jamás volví a escuchar esa misteriosa voz…hasta ahora.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    767
    Capitulo 1

    Mi nombre es Hinata hyuga, vivo en el País de la Cascada, hija de la familia más “humilde” de todas, soy una joven de 18 años, pelo largo y oscuro de un color azabache, suelo ser tímida y a la ves deprimente, vivo con mi hermana Hanabi, una muchacha rebelde de tan solo 15 años, sus ojos son de color blancos al igual que los míos, su pelo corto de color castaño, una pequeña chasquilla que cubría la parte superior de sus cejas, un aro en su ceja derecha, solía vestir siempre ropa negra y deprimente, pero a qué se debe esto, empezare desde el principio. Todo comenzó cuando mi madre nos abandonó, decidió marcharse y dejarnos con nuestro padre el cual solo se dedicaba a su trabajo, mejor dicho a su empresa, un hombre frío, sin corazón, tomo la brillante idea de despejar su angustia, rabia y pena encerrado en su oficina a lado de una botella de whisky, él manejaba su empresa y solía venir a casa solo a dormir, nosotras nunca existimos para él, es por eso que mi hermana decidió convertir su odio en una revolución, sus calificación eran horribles, si tan solo se quedara en la escuela, pero ella siempre solía arrancarse, juntarse con sus amigos y salir a “fiestas”, su vida es un caos…la mía por otro lado, solo es trabajo duro, suelo estudiar leyes en la universidad de Cascada, mis calificaciones son las mejores y nunca pierdo una clase por casualidades de la vida, no tengo amigos puesto que no tengo tiempo, además los aburriría con mi inútil vida, mi profesora me dijo una vez que no mire mi pasado, solo mi futuro, fue entonces que con sus bellas palabras decidí encarar a mi padre, la tarde se tornó roja, mi mirada firme y confiada, fue entonces que entre a la empresa sin el permiso de nadie.

    —Señorita, ¿en que la puedo ayudar? —La mire con ojos penetrantes y contestes.

    —Necesito ver al Señor Hyuga. —La señorita me miro con ojos asombrados.

    —En este momento el Señor Hyuga no recibirá a nadie. —Enfurecida conteste.

    —Soy su hija y le guste o no me atenderá. —La señorita me miro asustada mientras me alejaba con rapidez hacia la oficina de mi padre.

    — ¡Señorita, Espere! —Detrás de mi venían los guardias, pero logre llegar a su oficina y sin tocar abrí la puerta.

    —Señor como lo lamento, no pudimos detenerla. —Ahí estaba él, de espalda mirando un cuadro de mi madre destruido en mil pedazos.

    —Déjala entrar. —Ni siquiera volteo a verme. — ¿Qué es lo que quieres?

    —Valla ya no reconoces a tu propia hija, padre. —Con rabia me dirigía hacia él.

    —No tengo tiempo para estupideces, ¿qué quieres Hinata? —El ambiente se hacía cada vez más denso.

    —Me marcho y me llevare a Hanabi, al fin quedaras solo. —sentí como el vaso de su mano se quebró.

    — ¿Marcharte? Estas loca, tu eres mi hija y te quedaras bajo mi poder al igual que tu hermana. —Enfurecida y empuñando mi mano libere 10 años de dolor.

    — ¡Me marchare y no te lo volveré a repetir, mi hermana gracias a ti es una rebelde, una mujer que de seguro está metida en las drogas y en el alcohol! Ahora sé porque mi madre te abandonó. —Fue entonces que esas duras palabras lo transformaron.

    — ¡Ya te dije, no te marcharas, tu madre me abandonó por ella quiso irse, Hanabi está muy bien cuidada en mi manos, tu madre era una cualquiera, quieres ser como ella entonces vete, pero Hanabi se quedará conmigo! —Volteándose vi por fin su cara después de 10 años.

    —Se nota que estas mal, Hanabi no te quiere, tiene tu fotos en el basurero, destruiste su vida al igual que la mía, no me busques porque ya no estaré ahí para ti. —Entregándole unos papeles me dirigí hacia la puerta, pero sin antes decirle. —Siempre te quise, pero tú a mí no, eso te perseguirá por siempre, cuídate padre…te quiero.

    Termine mi carrera y me marché, me costó convencer a Hanabi…

    Flashback

    —Hanabi ¡basta! Te iras conmigo te guste o no.

    — ¡¿Y para qué?! ¡¿Para vivir como una princesa?! ¡No seas estúpida hermanita, ya no soy una niña, puedo cuidarme sola!

    —Bueno entonces cuando cumplas 21 años has lo que quieras, te dejare tranquila, pero nos iremos de aquí sí o sí.

    Fin flashback

    Me compre un auto y nos dirigimos hacia Konoha, una bella ciudad y también muy grande, nadie sabía que era lo que nos esperaría en esa bella cuidad, para mi suerte…mas problemas.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    cuentos

    cuentos Sólo viven aquellos que luchan

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Julio 2014
    Mensajes:
    15
    Pluma de
    Escritor
    Me dejaste con una intriga grande, pero saber que le espera a Hinata y Hanabi en Konoha.
    Esta muy interesante espero la continuación.
     
    Última edición: 2 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    855
    Capítulo 2

    —Hanabi, quiero conversar contigo…sé que no estas contenta y que te cuesta acostumbrarte, pero debes entender que lo único que quiero es ayudarte y que seas feliz. —Hanabi solo miro hacia delante, callada y sin poner atención a lo que su hermana le decía.

    —…—Hinata perdió la vista por un momento y su pulso se aceleró, como si justo en ese instante estuviera teniendo un paro cardiaco.

    —Hinata… ¿te encuentras bien? —pregunto Hanabi preocupada.

    —S-Sí no te preocupes…solo fue un pequeño dolor. —Sin darse cuenta, por el carril izquierdo un auto pierde el control dirigiéndose hacia ellas a gran velocidad.

    — ¡Hanabi cúbrete! —Hinata hizo una maniobra muy brusca y perdiendo el control de su vehículo, este volcó.

    —¡¡¡¡Hinata!!!! —Al volcarse el vehículo, Hinata salió disparada del auto mientras Hanabi permaneció inconsciente dentro de él.

    Mientras ambas chicas se encontraban heridas, las sirenas no dejaban de sonar, al parecer el auto no solo golpeo el auto ellas, sino que también 3 autos que venían detrás de ellas, la colisión fue tan grande que tuvieron que desviar a los demás autos.

    —…q-que s-sucede…—Decía mientras volvía esa voz misteriosa.

    —…Hola Hinata…lamentable lo que te ha pasado del día de hoy. —No comprendía por que el volvió.

    —… ¿q-quién eres? —Pregunte con miedo.

    —…Soy tu rencor, tu odio y dolor…puedo obligarte hacer cosas malas Hinata…solo recuerda…en tu pena reiré, de tu rabia me alimentare y de odio viviré…—su voz se hacía cada vez más lejana, pero seguía escuchando mi nombre, tumbaba mis oídos.

    —Hinata…Hinata………..Hinata…

    —Hinata, despierta…Hinata ¿me oyes? —Quien me nombraba, fue entonces que decidí abrir mis ojos. —Hinata es bueno verte despierta, deben quererte mucho allá arriba por que fue un accidente muy horrible.

    —… ¿accidente?…Hanabi… ¡¿Dónde está Hanabi?! —Apenas abrí mis ojos vi a un hombre rubio, de ojos color azul, una bella sonrisa que me calmo al instante, era alto y usaba una bata blanca.

    —Tranquila Hinata, tu hermana está muy bien, incluso tiene deseos de verte. —Escuchaba como Hanabi desesperaba preguntaba por mí, fue entonces que entro a verme.

    —Hinata…estaba muy preocupada…pensé…pensé…—Hanabi comenzó a llorar y me abrazó con mucha fuerza.

    —Tranquila Hanabi, Hinata está muy bien. Hinata me presento, mi nombre es Naruto Uzumaki, yo seré tu doctor y te veré durante el periodo de tu recuperación. —Fue la persona más dulce que conocí ese día. —Te dejaré esta receta y dentro de unas horas podrás retirarte a tu hogar.

    —Hermana, como lo haremos ahora...tu auto está destruido y tú no puedes manejar. —Preocupada, ya no sabía qué hacer, estaba asustada y angustiada, no podía llamar a mi padre y decirle lo sucedido, fue entonces que escuche la voz de un hombre que preguntaba por ambas.

    —Hinata, Hanabi están bien…gracias al cielo. —Era un hombre alto de pelo largo de color café, sus ojos eran iguales a los míos y de Hanabi, su actitud mostraba mucha seriedad.

    —Lo siento no me he presentado, soy Neji Hyuga, yo soy su primo hermano. —Lo miramos con asombro, ¿teníamos un primo?

    — ¿Nuestro primo?

    — ¿Acaso sus padres nunca les hablaron de nosotros? —Pregunto con mucha curiosidad.

    —No, puesto que mi madre nos abandonó cuando yo tenía 8 años y Hanabi 5 años, nuestro padre decidió encerrarse y nunca más hablar con nosotras. —Hanabi solo guardo silencio.

    —Ya veo, esperemos para que te den el alta y les contare que fue lo que realmente pasó. —Pasaron las horas, al fin llegó la hora de marcharse.

    —Hola buenas noches, Hinata aquí está la orden, puede irte tranquila. —agradecieron al doctor y se marcharon.

    —Muchas gracias, por cierto doctor…—Naruto voltea para ver a Hinata.

    —De verdad muchísimas gracias por todo. —Sonrió y se fue, pero antes de irse.

    —Llámenme Naruto, la verdad no soy muy viejo. —Y entonces se alejó.

    Neji esa misma tarde había recuperado las maletas de sus primas y averiguo el asunto del vehículo, se comunicó con Hanabi para saber si ya Hinata se podía retirar a su hogar.

    —Hanabi llévale ropa a tu hermana para que nos retiremos a mi hogar. —Dijo Neji mientras se dirigía hacia el auto.

    Mientras ambas chicas salían con dirección hacia el coche de Neji, este se encargaba de abrirles la puerta, ya dirigiéndose hacia la casa, una chica de cabello café tomados con dos cachos en forma de tomates, ojos color café las recibió.

    —Adelante, siéntanse como en casa, la cena estará en un momento. —ambas chicas dejaron sus cosas y se sentaron en la mesa para cenar.

    —Quiero presentarles a mi prometida, ella es Tenten Ama, pero ya debería empezar a decirle Tenten Hyuga. —Lo decía mientras le servían la cena.

    —Ya basta querido, me haces sonrojar—Contestaba la chica de coletas mientras lo besaba.

    —Entonces Neji, que era lo que tenías que decirnos…—La cena se volvió densa.

    —Lo que pasa Hinata es que tu padre Tenía un hermano, ese hermano era mi padre. Él fue la razón de por qué tu madre los abandonó, fue por mi padre. —ambas chicas se miraron y lo miraron a él.

    — ¿Qué?...


    Continuara :O
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  5.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    Oh OoO que intriga no me dejes asì esperarè la conti con muchas ansias y curiosodad creo que entiendo el porque de la frase "primo hermano" pero habrà que esperar, nejiten, me gustò el fic y los detalles^^ :D y espero conti...ya enserio me dejaste con la intriga :O
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    802
    Capítulo 3

    —Lo siento Neji, pero no comprendo… ¿Cómo es que sabes la historia? —Pregunto Hinata con mucha curiosidad.

    —Empezare desde el Principio…hace un tiempo atrás, sus padres se enamoraron hasta que un día…

    Flashback

    —Entiéndelo Senri, me casaré con tu hermano, así fue como lo quisieron nuestros padres. —Conversaban dos personas en la biblioteca de la casa de los padres de Senri, mientras una tercera persona escuchaba tras la puerta.

    —Por favor Ruka se supone que nosotros nos íbamos a casar, mi hermano Yagari no es el hombre ideal para ti, ¡soy yo!...yo te sigo amando Ruka…no me hagas esto…—Contestaba exaltado Senri.

    —Yo también te amo Senri, pero ya no podemos hacer nada…—El hombre que se encontraba detrás de la puerta al terminar de escuchar se marchó rápidamente para que no lo descubrieran, ambos jóvenes abandonaron la habitación.

    3 meses después.

    — ¡Rin, Rin! …¿aló?—Contestaba un hombre.

    —Senri… ¿eres tú? —Contestaba la mujer desde el otro lado.

    —Ruka ¿qué sucede? Te escuchas asustada.

    —……e-estoy embarazada y es tuyo Senri, no sé cómo lo haremos yo me caso en dos meses. —Asustada y sin pensar contaba Ruka.

    —…seré padre…juntémonos en la casa de verano y veremos que planearemos ¿bueno? —Fue entonces que al juntarse idearon un grandioso plan que salió muy bien o eso creían ellos.

    —Cuando nazca él bebe hablare con el doctor y les dirá que nació muerto, yo me lo llevare y lo hare pasar por un hijo de unos amigos cercanos que misteriosamente fallecieron hace mucho tiempo. —Decía Senri.

    —Está bien. —ambos se abrazaron y se besaron por última vez.

    Fin Flashback.

    —Ellos creyeron que tu padre no sabía nada, pero siempre supo todo, menos lo del hijo muerto. —Decía Neji mientras acaba su cena.

    —Y ¿Qué paso después? —Preguntaba curiosa Hinata.

    —Ruka o sea nuestra madre, hablo con su padre y le dijo que estaba embarazada de él, pasaron la noticia y se casaron “felices” si se podría decir así…fue aquí donde todo comenzó…

    Flashback.

    —Puja Ruka… ¡Puja!—Gritaba el doctor.

    — ¿Que sucede doctor?... ¿qué le pasa a mi bebe? —El doctor se retiró rápidamente para que nadie se diera cuenta de que él bebe seguía con vida.

    Mientras se lo llevaba lo intercambiaron por otro bebe que había muerto una hora antes en otro parto y pasándole él bebe a otra personas hicieron el intercambio, la familia esperaba asustada, puesto que las enfermeras entraron muy aceleradas.

    —Lo lamento…él bebe no soporto el parto. —Ruka se largó a llorar al igual que Yagari.

    —¡¡¡¡¡No!!!!!!!

    Fin flashback.

    —Fue entonces que me dejaron a los cuidados de una abuela que solo Ruka y Senri conocían, mi padre me iba a visitar cada vez que podía, cuando tuve más edad ya a los 5 años naciste tu Hinata y mi padre me presento a la familia diciendo al final que era él hijo de su mejor amigo que había fallecido y por su testamento lo dejaban a él a cargo de mí, fue la única ves que te vi, cuando nació Hanabi las cosas empeoraron, tu padre descubrió que ellos aun compartían lazos y fue entonces el caos.

    Flashback.

    — ¡que es lo que quieres ahora! ¡¿Quieres que me vaya?! —Decía exaltada Ruka.

    — ¡Claro, vete y deja a las niñas conmigo, que por lo menos a prenderán de mi cosas mejores que de una madre cualquiera como tú! —Se escucha el golpe de una cachetada que deja en silencio la habitación.

    —Me iré Yagari y no pienso volver a ver tu fea y horrible cara en mi vida. —Ruka ordenas sus maletas y se fue.

    Mientras deja la casa besa a sus dos hijas que dormían y se marcha con Senri.

    Fin flashback.

    —Así fue como ella se marchó junto a mi padre, pero cuando venían en el auto misteriosamente este exploto acabando con sus vidas, fue la última vez que vi a mi padre y a mi madre. —Terminaba de contar la triste historia.

    —Neji…eso quiere decir que eres nuestro hermano…—Contestaba asombrada Hanabi.

    —Exacto. —Neji se paró y las abrazó. —Son mis pequeñas hermanas.

    — ¿Y porque nunca nos contactaste? —Preguntaba con lágrimas en los ojos Hinata.

    —Por qué no sabía cómo actuaria tu padre después de saber que yo era el hijo de su mujer y su hermano, si misteriosamente exploto el auto de ambos quizás que hubiera pasado conmigo. —Él tenía toda la razón.

    —Cierto, será mejor irnos a descansar, puesto que mañana debemos ir a nuestro departamento y comenzar una nueva vida ahí. —Hinata agradeció la cena y la hospitalidad y se retiró a dormir…pero la pregunta era ¿Qué sucederá mañana?

    Continuara.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    En serio....¿que sucederà mañana?
    Mary-chan me quito el sombrero ante ti *se quita el sombrero* xD
    Admiro tu creatividad y me entantò, me gustò la trama ¿como explotò el auto? ¿que pasarà con las niñas?(que digo niñas si ya son señoritas xD) ¿que pasarà? Ahhh son demasiadas preguntas, pero *respira hondo* esperarè el prox capi
    Espero la conti con ansias
    ¡Besos!¡Bye!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    cuentos

    cuentos Sólo viven aquellos que luchan

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Julio 2014
    Mensajes:
    15
    Pluma de
    Escritor
    Oh por Dios me perdi dos capítulos :(.
    Pero bueno;) los dos capítulos estuvieron chivos, me dio risa cuando Naruto le dice que lo llame por su nombre por que no esta tan viejo.
    Me da un poco de tristezas la historia de los Hyugas :(.
    Espero la continuación por fa
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1428
    Capítulo 4.

    Mientras todos dormían un alma en pena yacía despierta, llorando, abrazando su almohada, preguntándose porque su vida tuvo un giro tan horrible.

    —Solo cierra tus ojos Hinata, no sacas nada con llorar ahora, tu más que nadie sabe por qué…snif…por qué…—Sin terminar de auto consolarse sus lágrimas seguían cayendo una tras otra, se culpaba por todo y a la vez se decía por que seguía con vida.

    Esa misma mañana todos se levantaron temprano para mover todas cosas de ambas chicas de ojos perlados a su nuevo hogar, pero una de ellas aun no sentía consuelo, todo a su alrededor le daba pena.

    —Si tan solo…ella estuviese aquí…—Pensaba en silencio Hinata, cuando unas simples palabras la sacaron de sus pensamientos.

    —Hinata, ¿estás bien? —Hinata reaccionando a las palabras de su hermano, contesto.

    —Si Neji, es solo que por los moretones no pude dormir bien. —Mentía la dulce ojos perlados.

    Neji estaciono el auto para hacer unas compras y siguieron con el viaje, una vez llegado al departamento bajaron las maletas y conocieron su enorme hogar.

    —Debe ser una broma hermana, esto es hermoso. —El departamento era enorme, contenía dos habitaciones de gran tamaño, el living poseía una alfombra roja y para acceder a ese lugar se debía bajar un pequeño escalón, contenía además una mesa de centro hecha de madera de roble, unos sillones de cuero negro que rodeaban la mesa de centro, un televisor el cual se apoyaba por un estante de la misma calidad que la mesa de centro, este además contenía dos cajones para guardar cosas, subiendo el pequeño escalón llegamos al comedor, este poseía una mesa de vidrio por la parte superior y la parte inferior, sus patas era de madera está contenía cuatro sillas de color café oscuro. Con una vista hacia los bosques y los prados se encontraba la cocina la cual era una cocina americana, muy moderna en lo que eran las cosas que lo rodeaba (cocina, refrigerador, microondas y muebles) contenía además dos pisos para sentarse.

    —Es muy bello todo. —Hanabi estaba enamorada de su nuevo hogar.

    —Hanabi tiene razón, pero ¿Cómo pagaste todo esto Hinata? —Hinata coloco su mano en su boca y dijo.

    —Hermano estudie leyes y con los ahorros de mis casos pude comprar este lindo hogar, puesto que las casa son muy caras y solo puedo postular a ellas si tengo un marido o si soy madre soltera. —Decía Hinata mientras se sentaba en uno de los sillones.

    —Hermana y ¿qué hay con las habitaciones? —Hinata sonrió y contesto.

    —Elige la que más te gusta y apenas tenga dinero compraremos cosas para decorar tu nueva habitación. —Hanabi le brillaron los ojos por las dulces palabras de su hermana.

    —Eres muy dulce Hinata, se nota que quieres mucho a tu hermana. —Hinata lo miro con seriedad y exclamo.

    —Hanabi nunca tuvo amor y cariño, yo soy como su madre ahora y lo que quiero que ella sea muy feliz. —Decía mientras regresaba la mirada hacia el frente. —La amo mucho y no dejare que nadie la lastime otra vez.

    —Por cierto Hinata, supe que hablaste con mi mujer y me dijo que te entregara esta carta, ella la escribió. —Con mucho agrado Hinata recibió la carta.

    —La leeré mas tarde. —Mientras pasaba el tiempo y descargaban lo último que quedaba en el auto los 3 hermanos se dieron los teléfonos para estar en contacto y así cualquier cosa que pasara él sabría inmediatamente de ellas.

    Una vez que Neji se despidió y las chicas agradecieron por la gran ayuda de su hermano perdido en el tiempo, volvieron a su nuevo hogar.

    —Entonces Hanabi ¿ya escogiste tu nueva habitación? —Preguntaba con curiosidad su hermana.

    —Si hermana, por cierto…—Hanabi abrazo a su hermana y está muy sorprendida contesto el abrazo. —…Muchas gracias por ser mi hermana y cuidar de mí, sé que no he sido una niña de la cual debas estar orgullosa, pero quiero ser un orgullo para ti y nuestra madre, me dolió el hecho de que dejara mi vida, pero esa nunca fue vida solo buscaba consuelo en mis amigos y ellos me apoyaban…hermana yo creo en ti y sé que fui muy dura contigo, pero aquel choque me hizo pensar que si te perdía para siempre me quedaría sola en esta vida.

    —Hanabi, yo nunca te dejare sola y cualquier cosa yo estaré aquí para ti. —ambas chicas derramaron lágrimas, compartiendo el mismo sentimiento que las carcomía una de la otra.

    Luego de tan dramática escena, se enmendaron a desempacar, pero algo inesperado ocurrió cuando Hinata al separar su ropa de la de Hanabi encontró algo que la hizo sonrojarse hasta que ya no pudo más.

    —…H-Hanabi ya es…—En eso Hinata llama a su hermana desesperada. — ¡Hanabi!

    — ¿Qué sucede? ¿Por qué tanto grito?

    — ¡¿Qué es esto?! —Entre sonrojada y el escándalo Hinata muestra a Hanabi su gran secreto.

    —Bueno…es que yo… ¡no te pases royos hermana! —Contestaba Hanabi igual de sonrojada que su hermana.

    — ¡¿Qué hacen estos condones envueltos en tu ropa?! —Decía alterada Hinata mientras le mostraba una fila de 6 cartuchos de condones que caían en fila uno en uno.

    —Es que…te contare la historia…una amiga mía que ya tiene 23 años me dijo que estaba huyendo de su casa y justo ese día de su bolsillo se le cayeron fue entonces que los recogí y le dije “hey espera”, ella se devolvió y me dijo “me los puedes guardar” y yo conteste que “sí”, pero luego de eso nunca la volví a ver…como crees que yo voy andar con algo como eso ¡he! —Terminaba de contar Hanabi.

    —Entonces tú no has tenido…—Decía Hinata mientras jugaba con sus dedos.

    — ¡Pero claro que no!...además no encontrado al hombre perfecto aun y solo tengo 15 años. —Hinata guardo muy bien los condones y terminaron de empacar.

    Luego de guardar su ropa fueron al mercado a comprar las cosas para el almuerzo y la cena ya con todo eso volvieron a casa para cocinar y disfrutar de su nuevo hogar.

    —Hanabi el almuerzo esta servido. —Amabas almorzaron, luego de compartir Hanabi se retiró a su nueva habitación mientras que Hinata se encargó de leer la carta que le dejo su nueva cuñada.

    Querida Hinata:

    Te escribí esta carta para darte las gracias por confiar en mí y en Neji, lamento lo mucho que paso con tu familia, pero tú sabes que después de cada tormenta sale el sol ya lo veras…recuerdas que me comentaste que irías a ver el asunto de tu nuevo trabajo, bueno resulta que tengo unas amigas ahí que te recibirán con mucho cariño, puesto que le hable muy bien de ti, ellas también te ayudaran a orientarte te dejo sus nombres para que te los aprendas, una de ellas es Sakura Haruno, ella es una chica muy simpática y risueña, tiene ojos color verdes y su pelo es de color rosado además ella es la contadora oficial del jefe, mantiene toda las cuentas al día y organiza todos los sueldos de cada trabajador que yace en la empresa, luego viene Ino Yamanaka ella es la que ve todo el asunto de archivar papeles, ella es una mujer rubia de ojos azules y al final tenemos a Temari Sabaku No ella es la chef de la empresa, se encarga de preparar la comida de todo el personal y del jefe, bueno eso sería todo por el momento, te deseo lo mejor Hinata sé feliz y ven a la casa cuando quieras, nos vemos.

    ATTEN: Tenten.

    —Que agradable chica, espero responderle muy pronto…ok anotare los nombres ya que mañana es lunes y debo arreglarme para ir a trabajar…por cierto… ¡Hanabi, ven! —Gritaba desde el living a su hermana.

    — ¿Sucede algo hermana? —Con seriedad mira a su hermana y exclama.

    —Mañana debes ir a clases, recuerda que ya estás en segundo de secundaria y todo es más difícil, me costó mucho poder inscribirte puesto que tus notas están horribles, pero logre hacerlo, es una de las mejores escuelas de Konoha. —Hanabi infla las mejillas y contesta.

    —No es justo, yo quería vacaciones. —Enojada, pero algo comprensible Hinata le propone una idea a Hanabi.

    —Mira Hanabi si sacas muy buenas notas este semestre nos iremos de vacaciones ¿bueno? —Hanabi emocionada acepto y decidida arreglo sus cosas muy temprano para mañana.

    La cena ya estaba lista y ambas chicas estaba muy entusiasmadas por su primer día, pero algo inesperado le esperaba a Hanabi en esa nueva escuela.

    Continuara.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  10.  
    cuentos

    cuentos Sólo viven aquellos que luchan

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Julio 2014
    Mensajes:
    15
    Pluma de
    Escritor
    Hola Mary-chan ¿Como estas? espero que bien.
    Te comento que el capitulo estuvo muy interesante, espero que ha Hinata le vaya bien en su nuevo trabajo y a Hanabi en la escuela. Me dio mucha risa cuando Hinata y Hanabi empezaron a desempacar, ¿que cosa le tendras preparado a Hanabi?
    Me gusto mucho espero que me mandes la continuación.
    Atte: Cuentos
     
    Última edición: 9 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    Hola ¿que tal?
    me gustò mucho este capitulo estuvo muy interesante, que risa cuando desempacaron jajaja y muy tierna la escena de las hermanas ;u; me encanto
    Muy impaciente espero conti :3
    Atte: Mary-sama
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1331
    Capítulo 5.

    Eran las 6:30 am sonaba muy fuerte la alarma, estirando el brazo para apagarla Hinata se levantó y volviendo a estirar sus brazos se paró de la cama y escogió su nuevo traje para su nuevo trabajo, esté consistía en un vestido negro que llegaba hasta el muslo, por encima una chaqueta manga 3/4 de color blanca y los bordes al igual que los de los bolsillos eran de color negro, se colocó unas pantis negras transparentes y para acabar unos zapatos negros con tacos, corrió para despertar a Hanabi quien aún dormía profundamente.

    —Hanabi es hora de ir a la escuela. —Media dormida y un tanto asustada, puesto que su hermana le hablo fuerte, contesto.

    —e…e… ¿qué?...cierto…ya voy. —Mientras Hanabi se levantaba, Hinata preparo un desayuno muy sano y además los almuerzos para ambas.

    Ya estaban listas, se dirigieron con rumbo hacia el auto y partieron, Hinata dejo en la entrada a Hanabi y se despidió dándole un enorme abrazo y un beso en la frente, ya marchándose, por cada calle que recorría por la cuidad Hinata más nerviosa se ponía. Una vez que se estacionó se dirigió hacia la recepcionista la cual le dio el piso y el número de la oficina del jefe.

    —Será mejor que golpee. —dio dos golpes a la puerta y una voz muy grabe le contestó.

    —Adelante. —Hinata muy nerviosa abrió la puerta y al entrar vio a un hombre alto, su pelo era de color azabache al igual que sus ojos, vestía de un traje negro, esté la miro y le dijo. —Tú debes ser Hinata mi nueva abogada.

    —S-sí, mucho gusto en conocerlo señor Uchiha. —Hizo una reverencia y luego sonrió.

    —Bueno le presentare a mi hermano él la ayudara en todo lo que necesite.

    —Hola mi nombre es Itachi Uchiha, yo me encargo de todo al igual mi hermano, pero la diferencia es que lo que yo hago es trazar alianzas con distintos países, mi hermano en cambio se encarga de todo en la compañía aquí en la central. —Hinata hizo reverencia y se presentó.

    —Mi nombre es Hinata Hyuga, espero ayudarlo con lo que mas pueda. —Itachi hizo reverencia y la acompaño hacia su oficina.

    —Bueno Hinata esta será tu oficina a partir de ahora, espero que te sientas lo mas cómoda posible. —Diciendo esto Itachi se va.

    —Hola, un gusto de conocer a la nueva chica de esta empresa. —Decía una chica de pelo rojizo. —Mi nombre es Karin y seré tu vecina de al lado, cualquier cosa que necesites me avisas.

    —Muchas gracias. —Y sin darse cuenta más compañero vinieron a visitarla.

    —O…tú eres la amiga de Tenten, un gusto conocerte chica. —Decía la pelirosa.

    —Mucho gusto. —Respondía sonrojada.

    —Cierto, Tenten nos habló mucho sobre ti. —Decía ojiazul. —Por cierto mi nombre es Ino y el de ella es Sakura.

    —El mío es Hinata, un gran gusto en conocerlas chicas. —Respondía la ojiperla con una linda sonrisa.

    —Bajaremos almorzar en unas horas ¿vienes con nosotras?

    —Por supuesto. —Así paso el tiempo de Hinata, compartiendo con sus nuevas compañeras de trabajo, pero en el otro lado Hanabi no lo estaba pasando muy bien.

    Mientras tanto en la escuela.

    —Bueno, bueno chicos, ella es su nueva compañera, su nombre es Hanabi. —Hanabi muy nerviosa mira a su curso y saluda.

    —H-hola. —Pero sin darse cuenta.

    —Era de esperarse una tartamuda, jajajaja.

    —Niñas silencio, que comenzó la clase. —Hanabi cabizbaja se fue a buscar un asiento, pero al parecer nadie le daba uno.

    —Que personas más desagradables. —Pensaba Hanabi, pero una luz de esperanza la ilumino ese día.

    —He niña, aquí hay un asiento. —Hanabi asombrada agradeció y se sentó.

    —Muchas gracias. —Respondía con una sonrisa.

    —No tomes en cuenta a las personas de esta sala, son todos unos inmaduros, sobretodo el grupito de aquellas burlonas, se sienten bien dañando a la demás gente—Hanabi prestaba mucha atención a lo que su nuevo compañero le decía.

    —Ya veo, disculpa mi curiosidad, pero ¿cuál es tu nombre?

    —Mi nombre es Aidou Hanabusa. —Respondía con una linda sonrisa.

    —Un gusto en conocerte Aidou, mi nombre es Hanabi. —Respondía Sonrojada.

    —El gusto es mío. —Ambos chicos conversaron y se conocieron toda la clase, pero al momento de salir al recreo.

    —Lindo Aidou, ahora haces caridad. —Disgustado Responde.

    —Jajaja, disculpa, pero se llama amistad, verdad que tú no conoces eso Rima-san. —Molesta responde la chica.

    — ¡Cierra la boca Aidou! no puedes estar con basura como ella. —Hanabi no aguanto más y la encaró.

    —Mira niñita ya aguante tus burlas y tus insultos, pero me sacaste de quicio maldita bruja. —Hanabi en su vida pasada había aprendido como defenderse de personas que intentaban pasar por sobre ella. —Vez esta mano, la enterrare en tu horrible cara si me sigues molestando, entendido.

    —Rima ya la oíste, yo que tu mejor me alejo. —Rima sorprendida se fue y los dejo a los dos solos. —Valla Hanabi eso fue increíble.

    — ¿Tú crees? —Preguntaba sonrojada.

    —Pero claro hubieras visto la cara de mi hermana jajajaja me reiré de ella cuando llegue a casa.

    —Es tu hermana…—Parándose con rapidez, Hanabi mira asombrada a Aidou.

    —Sí, pero es una niña consentida, mi familia es de dinero, pero siento que no pertenezco ahí, además prefiero ganar mi dinero no que me lo regalen…por cierto ¿eres de por aquí cerca?

    —No, vivo a muchas cuadras de aquí, debo tomar locomoción o mi hermana me viene a buscar en auto. —Respondía Hanabi.

    —Pero ¿vives aquí mucho tiempo? —Preguntaba curioso Aidou.

    —No, nos mudamos hace dos días, somos de la cuidad de Cascada, nos fuimos de la casa ya que mi hermana encontró trabajo aquí y le dije que quería venir con ella a esta nueva cuidad. —Mentía en parte la ojiperla.

    —Ya veo, puede sonar algo apresurado, pero ¿Te gustaría ir a tomar un helado el sábado? Para enseñarte las grandes cosas de esta hermosa ciudad. —Preguntaba algo sonrojado el rubio.

    —Me parece bien. —Sonaba el timbre para dar comienzo a la última clase del día. Ya terminado el primer día de clases de Hanabi, está se despidió de su nuevo amigo el cual, la dejo en el autobús y se marchó.

    Mientras se iba mirando perdidamente el atardecer no dejaba de pensar en su nuevo amigo y en lo dulce que fue con ella en su primer y duro día escolar. Llego rápidamente a su casa para avanzar en la tarea de mañana, pero sin darse cuenta su hermana ya había notado algo extraño en ella.

    —Hola Hanabi ¿Qué tal día? —Preguntaba curiosa Hinata.

    —Hmm…si bien. —Trataba de disimular la pequeña.

    —Por qué ese sonrojo. —Hanabi miro sorprendida a su hermana y contesto.

    —Bueno te contare, es que fui a la sala que me correspondía y unas niñas adineradas comenzaron a molestarme, de pronto nadie se quiso sentar conmigo me sentí súper mal, pero un chico me presto su ayuda y resulto que era el hermano de esa ¡maldita gusana!…—En eso la interrumpe Hinata.

    —Hanabi el vocabulario. —En eso Hanabi responde.

    —Lo siento…prosigo, fue entonces que converse mucho con él, incluso me dijo que nos juntáramos el sábado para ir a conocer la cuidad, claro si tú me dejas. —Hinata igual estaba asustada puesto que no conocía a este muchacho, pero su hermana estaba muy emocionada así que accedió.

    —Ok…ve, pero quiero saber algo… ¿Cómo es este chico? Ósea…físicamente. —Hanabi se lanzó al sillón y comenzó a jugar con su pelo.

    —Bueno, es alto y un poco delgado, sus ojos son de color azul y su pelo es rubio, es agradable y muy simpático, tiene una sonrisa muy linda y…—Hinata se dio cuenta de que su hermana comenzaba a tener pequeños sentimientos por lo cual no dijo nada más que…

    —Ok es hora de cenar. —Ambas chicas luego de cenar se retiraron a dormir, pero una de ella muy feliz, tanto que comenzó a soñar algo muy extraño para ella.

    Continuara.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    Me dejas sin palabras, y en suspenso, aww n.n Hanabi se empieza a enamorar...y que bueno lo que le dijo a esa bruja y bien por Hinata y su nuevo trabajo.
    Me dejaste en suspenso y espero conti
    Atte:Mary-sama
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1670
    Capítulo 6.

    —Hinata…Hinata…—Decía una voz.

    —… ¿Qué?... ¿Quién es?... —Contestaba asustada.

    —Ahora sabes la verdad, déjate llevar por tus instintos asesinos, no eres una niña cualquiera…

    —No…aléjate, tú no deberías estar aquí, tú te fuiste hace mucho tiempo. —Solo cubría mis oídos.

    —… ¿Hermana? —Se oía la voz de Hanabi.

    —Mírala, tan linda que es…sabes cómo se ve mejor. —En mi mano un lápiz de cera de color rojo. —Recuerdas el dibujo que hiciste de tu hermana cuando tenías 6 años.

    —Sí…recuerdo que tenía una línea roja en su mejilla derecha. —En frente de mí se encontraba mi hermana.

    —Hermana…baja ese cuchillo. —Yo solo veía el dibujo, mi mano rallaba la cara de mi hermana como lo hice hace 12 años atrás, pero algo era diferente.

    —Ah!!!!! —Hanabi gritaba de dolor.

    —Muy bien Hinata estas avanzando jajaja, nos veremos pronto. —La voz se alejaba.

    —Hanabi!!!! Como lo siento…yo no quería…de verdad.

    — ¡¡¡¡Aléjate monstruo!!!! —Mis manos cubiertas con su sangre y su rostro con un corte muy profundo, que sucedía…

    —Hanabi…Hanabi…Hanabi!!!! —Hinata despierta gritando. —…Solo fue una pesadilla, me estaré volviendo loca.

    Hinata se levantó muy rápido y fue a ver a su hermana, puesto que la pesadilla para ella había sido muy real.

    —Solo fue un sueño. —Pensaba Hinata mientras veía a su hermana roncar. —Sera mejor que valla hablar con un especialista.

    Una vez ya en el trabajo, Hinata aun pensaba en aquella voz, ¿Quién era? ¿Por qué la hacía hacer estas cosas? Algo la estaba dañando, pero ¿Por qué a ella?

    —Intento recordar algo de cuando era pequeña, pero me es inútil…que será lo que…—Pero algo la saco de sus pensamientos.

    — ¿Aló? —Contestaba el teléfono que se encontraba en su oficina.

    —Hinata soy Sasuke y te necesito en mi oficina. —Algo asustada ordeno sus pensamientos y salió con prisa a su oficina. Golpeando la puerta escucho la voz de una persona muy conocida.

    —Adelante Hinata. —Decía Sasuke, su jefe.

    —Buenos días jefe, ¿En que lo puedo ayudar? —Preguntaba algo asustada, pensaba “¿me habré metido en problemas?”

    —Hola Hinata, un gusto en verte otra vez. —Decía una voz muy alegre.

    —Hola Doctor Naruto. —Contestaba con agrado.

    —Veo que ya se conocen, bueno lo hare muy corto, puesto que debo salir muy apurado. Hinata, Naruto es un gran amigo mío y necesito que lo ayudes con un gran asunto, puesto que uno de sus primos fue acusado de un crimen, el asesinato a una mujer y al parecer no existen pruebas para defenderlo, tú eres una muy buena abogada, necesito que lo ayudes. Bueno eso sería todo, con su permiso me retiro. —Sasuke salió lo más rápido posible dejando a ambos chicos solos.

    —Bueno…amm…si quieres te invito a tomarte un café para que conversemos de lo que paso. —Hinata un poco sonrojada acepto.

    —Está bien. —Ambos salieron con rumbo hacia una cafetería muy conocida en Konoha.

    —Bueno…toma asiento. —Decía muy cortes Naruto.

    —Bueno cuéntame lo que paso, para saber qué tan grave es. —Mientras pedían el café Naruto dejó fluir su historia.

    —Lo que sucedió es que mi primo iba conduciendo con destino hacia la casa de una de sus mejores amigas, pero cuando llego nadie le abrió la puerta, 30 minutos antes él la había llamado y resulto que la chica contesto el teléfono, pero algo la jalo antes de que hablara, lo único que alcanzo a escuchar fueron los gritos de esta chica, una vez llegado al lugar se dirigió hacia la puerta y golpeo, al momento de que nadie le abrió fue cuando forzó la cerradura y encontró en la habitación principal a su amiga agonizando, esta le entrego una carta antes, pero no sabe dónde la dejo, puesto que cuando ella falleció llego la policía y lo tomaron detenido, con el trauma de ese día no sabe qué era lo que traía puesto, los oficiales fueron avisados por una vecina de ella quien al parecer había escuchado los gritos. A él lo tienen detenido en estos momento, yo creo en él Hinata, por favor…necesito que lo saques, él tiene esposa e hijos, no puede ser arrestado por culpa de otra persona. —Hinata vio los ojos de Naruto y estos comenzaron a cristalizarse, quería mucho a su primo y por sobretodo confiaba en que él no era el culpable.

    —Buscare al asesino y lo encerrare en la cárcel, te lo prometo. —Comenzó el primer caso de Hinata, pero lo que más le intrigaba era la carta, podía ser la clave de todo, tal vez la mujer declaraba quien es el asesino o por lo menos con quien estaba ese día.

    Una vez terminado el café, Hinata le pidió a Naruto conocer a quien era su cliente, una vez que se presentó, Hinata escucho todo lo que su cliente dijo, pero aún no se acordaba de la ropa que ese día traía. Comenzó a buscar pista por pista, fue a la casa del presunto asesinato y hablando con la policía pudo anotar muchos datos interesantes.

    —Oficial, ¿Qué es lo que ha encontrado hasta el momento? —Preguntaba muy curiosa Hinata.

    —Bueno como podemos ver aquí tenemos unas marcas que pueden parecer de uñas o la hebilla que traía en su cinturón la mujer, muestra que fue arrastrada hasta esta habitación que al parecer es el salón, además tenemos huellas de zapatillas las cuales encontramos dos pares distintos uno del sospechoso y una persona distinta, además encontramos el arma que es una pistola calibre 22 no tiene marcas de huellas así que la llevaremos para inspeccionarla y encontrar algún rastro de ADN que contenga. —Contestaba el policía a cargo.

    —Valla el hombre era un animal, puesto que me dijeron que el cuerpo tenía varios golpes en varias zonas de él. —Respondía Hinata.

    —Así es, al parecer esta muchacha era brutalmente golpeada y nunca dijo anda. —Seguía contando el policía.

    —Y ¿qué hay de su mejor amigo? —Preguntaba Hinata.

    —Al parecer el muchacho se había enterado y vino ayudarla, pero llego tarde, además usted sabe cómo es la justicia, yo creo en ese muchacho, pero al parecer los demás no. —Respondía el policía.

    —Ya veo, puedo inspeccionar la casa. —Preguntaba la ojiperla.

    —Claro, usted es su abogada y lo que necesite me lo pide señorita. —Hinata agradeció he inspeccionó la casa por completo, pero no halló nada ningún indicio de la carta, solo papeles arrugados en el basurero, pero sin darse cuenta.

    —…Pero ¿Qué es esto? —Debajo de la cama se encontraba una billetera de color negro, la tomó con un paño para que sus huellas no se marcaran y la inspeccionó.

    —… ¿Rido Kuran?…esta todo, pasaporte, carnet, cuentas, dinero, licencia de conducir, al parecer debieron discutir y esta chica debió pasar a llevar un bolsillo que pudo ser fácil de romperse para que la billetera se cayera, luego bajo corriendo mientras él la perseguía, claro! se agarró de las patas de la mesa donde se encontraba el teléfono, es por eso que sus huellas están marcada y fue entonces cuando sonó el teléfono, cuando contesto fue jalada y dejo el teléfono descolgado, fue arrastrada y luego de unos golpes más le disparo en el vientre…eso es…Señor encontré esto. —Hinata le entrego la billetera y le conto su deducción al respecto, el policía se llevó la billetera junto con las demás prueba y se fue, Hinata por otro lado le pregunto a la señora quien llamo a la policía.

    —Hola, usted debe ser la señora Yuuki ¿verdad? —Preguntaba la ojiperla a una anciana de tan solo 60 años.

    —Hola mijita, sí soy yo… ¿Qué se le ofrece? —Preguntaba dulcemente la señora.

    — ¿Puedo hacerle unas preguntas con respecto a lo sucedido?

    —Pero por supuesto, aunque ya me lo han preguntado muchas veces. —Decía la dulce viejita.

    —Cuénteme ¿Qué fue lo que paso? —Hinata dejo correr su grabadora para anotar todo.

    —Bueno al parecer estos chicos no se amaban, puesto que ambos discutían todos los días y nadie los podía detener, esta chica estaba embarazada y el tipo no quería asumir que era de él, ella estaba muy triste y cuando ella se quiso marchar este la golpeaba para que tuviera miedo y no se fuera, pobre chica no podía ni salir al patio, fue entonces que esa misma tarde escuche gritos y un disparo, llame rápidamente a la policía, pero cuando llegaron era muy tarde, se llevaron a un chico que nunca no había visto, yo les dije que él no era el culpable, pero no me hicieron caso y cuando se subió al carro de ellos dejó caer esto, al parecer es una carta que dejo la muchacha. —Esa era la carta que Hinata estaba buscando, su tiempo se hacía corto puesto que el juicio sería él día de mañana y Naruto se había enterado ese mismo día de lo ocurrido con su primo.

    —Valla señora muchas gracias, esto ayudara a mi cliente, con esto él será libre. —En eso Hinata toma la carta.

    —Pero niña si esto era lo que buscabas debiste haber venido ayer, puesto que esto pasó ayer. —Decía la viejita.

    —Lo que pasa es que uno de los familiares de mi cliente me aviso hoy de lo sucedido ya que los demás abogados encontraban culpable al muchacho. —Contestaba algo enojada Hinata.

    —Lo que pasa que los abogados de Konoha son cobardes, no les gustan los asesinos. —Hinata le pidió un gran favor a la anciana.

    —Señora usted ¿podría ir a declarar mañana temprano? —Preguntaba Hinata.

    —Pero claro mijita ayudare a ese muchacho. —Diciendo esto Hinata agradeció y se retiró, una vez devuelta en la prisión, pidió hablar con su cliente, le dijo que tenía las pruebas suficiente para que el saliera libre.

    Mientras tanto en la Comisaría, los detectives dieron con el paradero del sospechoso número dos, quien al parecer era el novio de esta chica, ambos estaban listos para el juicio de mañana y la que estaba más preparada era Hinata, puesto que nunca había tenido un caso de asesinato en su vida.

    Continuara.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Creativo Creativo x 1
  15.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    que intriga :3
    disculpa que no contestè antes pero no habìa podido me encanta como va la cosa ojalà y Hinata pueda hacer algo para ayudar
    espero la conti con muchas ansias :D
     
  16.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    978
    lo siento mucho D: me ausente por unos día, lo que pasa es que empece la practica y no tuve tiempo puesto que llegaba muy cansada pero hoy cumplo :) aquí la conti
    Capítulo 7.

    Era el gran día del juicio y ambos sospechosos se encontraban en el juzgado, la jueza saludo a los abogados y al público presente para luego dar comienzo con el juicio.

    —Buenos días abogados, doy comienzo al juicio del asesinato de Kagome Amane, quien fue asesinada el 22 de octubre de este año, abogada Hinata comience con su testimonio. —Dijo la jueza.

    —Bueno, quiero hacer pasar a mi cliente al estrado. —Dijo seriamente Hinata. —Señor Natsu Takumi, ¿qué estaba haciendo ese mismo día antes de llamar a su amiga?

    —Bueno, saqué a mis hijos al parque y pensaba en ir a visitarla puesto que hace muy poco supe por ella que estaba embarazada y estaba muy emocionado.—Decía mientras se cristalizaban sus ojos.

    — ¿Y usted sabía de quien era ese bebe? —Preguntaba la ojiperla.

    —Por supuesto, era de ese bastardo, quien la asesino si corazón. —Contestaba mientras lloraba de rabia.

    —Cálmese señor Natsu. —Hablaba la jueza.

    —Usted dijo que la señorita Kagome le había pasado una carta antes de morir, ¿es cierto eso? —Seguía preguntando Hinata.

    —Sí, si quiere se la puedo leer. —Contestaba entre lágrimas.

    — ¡Tú no sabes nada de nada, maldito! —Decía Hikaru el sospechoso número 2.

    —Tome asiento señor Hikaru. —Respondía la jueza. —Proceda con la carta.

    Querido Natsu:

    Esta es mi carta de despedida, hace pocos días encontré un arma en el cuarto de nosotros, debo suponer que el arma es de Hikaru y el hijo que espero no es de él, soy muy mala mintiendo, sé que mis días están contados y sé que uno de estos día me asesinara, espero que sea rápido, los golpees que me da siempre con lo que pille en la casa me hacen darme cuenta que mi vida ya no vale nada, nadie sabrá de quien es este hijo, espero que nos encontremos pronto, te estaré esperando en el cielo.

    Atten: Kagome.

    —Protesto, como sabemos que no la escribieron ellos mismos. —Decía el abogado de Hikaru.

    —La carta no estaba abierta y además tenía las huellas de Kagome, además el arma contiene fragmento de ADN el cual no son de mi cliente, agregándole la billetera que yo misma encontré con todo los documentos del señor y por ultimo tengo una testigo que aprueba de haber escuchado un disparo y los gritos tanto de los golpes anteriores como el ultimo de aquel día. —Respondía con seguridad Hinata.

    —Entonces que pase el siguiente testigo. —Decía la jueza.

    —Buenos días. —Decía la viejita.

    —Señora Yuuki, cuéntenos todo. —Dijo Hinata.

    —Bueno, Lo único que escuche ese día fue un grito muy afligido y luego de eso un fuerte disparo, me asusté mucho y fue entonces que llame a la policía, pero ante de que ella llegara, solo unos minutos antes aquel muchacho entro en busca de la chica. —Contestaba la anciana.

    —Aparte de lo que paso, la muchacha ¿había recibido más golpes? —Pregunto Hinata.

    —Todo el tiempo, el muchacho este no al dejaba sola y puedo reconocerte muy bien muchacho, hombre malo, además la carta es verdadera, puesto que se cayó cuando el joven fue tomado detenido y como yo trate de decirles que él era el hombre incorrecto encontré la carta botada. —Decía la dulce anciana.

    —Es todo su señoría. —Decía Hinata triunfante, puesto que el abogado no tenía como defenderse.

    —Decisión del caso, Hikaru queda detenido por asesinato de Kagome Amane y por huir de los hechos. —Natsu muy contento porque al fin era libre y porque al fin metieron a ese hombre a la cárcel, agradeció mucho a Hinata inclusive la abrazo mientras lloraba, Natsu después de eso los invito a una cena en la noche a todos sus familiares incluyendo a Hinata y su hermana, la cual Hinata acepto.

    Luego de lo sucedido, Naruto acompaño caminando a Hinata hacia el trabajo, pero el celular de ella sonó el cual contesto con rapidez.

    —Hola.

    —Hinata, soy Sasuke quiero felicitarte por tu gran participación de hoy te daré como recompensa una subida a tu sueldo y además 5 días libres para que descanses y puedas despejar tu mente por lo sucedido de estos día muy locos, nos vemos dentro de esos 5 días para que conversemos sobre unos trámites y los firmes, hasta luego. —Hinata muy sorprendida y feliz dijo.

    —Te invito a comer. —Naruto sorprendido acepto, por alguna razón no podía decirle que no a esos hermosos ojos perlados.

    —Está bien. —Ambos se dirigieron almorzar, pero sin antes pasar por un hermoso arco de árboles de cerezos.

    —Guau…—Exclamó la chica. —Konoha es muy bella.

    —En Todas sus estaciones es bella, solía pasar el tiempo caminando solo por estos alrededores, triste y solitario. —Decía Naruto mientras colocaba sus manos en sus bolsillos.

    — ¿Triste? —Preguntaba curiosa Hinata.

    —Ese fue el año más triste de todos, mis padres fallecieron y dos día después mi novia me había engañado, eso pasó en secundaría, ya en preparatoria conocí a Sasuke, resulto que él también perdió a sus padres y vivía con su apoyo que es su novia con la cual llevan 6 años juntos, debes conocerla trabaja en la empresa, se llama Sakura Haruno. —Impresionada contestaba.

    —La chica de ojos verdes y pelo rosa…guau…Konoha no paras de sorprenderme. —Decía mientras reía.

    —Y ¿Qué hay de ti?

    —…pues…mi historia es muy larga. —Decía mientras cambiaba la vista.

    —Me encantan las historias largas. —Decía mientras la miraba con curiosidad.

    Apenas Hinata iba a comenzar su historia llegaron a un hermoso restaurant y Naruto miro impresionado a una chica que estaba sentada junto ahí, a solo unos metros de ellos, Hinata los miró y luego miró a Naruto y le pregunto.

    — ¿La conoces? —Preguntaba.

    —Sí…es mi exnovia.

    Continuará.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    O. O que intriga y que bi en te quedó espero conti con ansias :D
     
  18.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1111
    lamento por el retraso de mi fic, pero la Universidad y una enfermedad que me ataco, no pude continuarlo...:) le dejo la conti <3 adiós
    Capítulo 8.

    —Tu ex…será mejor que nos vallamos. —Decía Hinata un poco culpable.

    —No te preocupes, termine con ella hace mucho tiempo, pero no sabía con quién me había engañado, puede que piense que eres mi novia. —Decía mientras se reía.

    — ¡que…QUE! —Hinata se sonrojo mucho.

    —Hinata ¿te encuentras bien? Estas muy roja, déjame ver si no tienes fiebre. —Hinata miro esos bellos ojos azules y sentía que se iba a desmayar, su corazón se aceleró mucho incluso lo podía sentir en su garganta, pero una voz la saco de su embrollo.

    —Naruto ¿eres tú? —Decía una voz muy fina.

    —Hola Rei, ¿Cómo has estado? —Respondía con una sonrisa.

    —Muy bien ¿y tú?

    —Bien, gracias por preguntar…

    —y ella ¿es tu novia? —Preguntaba con curiosidad Rei.

    —…No, ella es una gran amiga, su nombre es Hinata. —Rei la miró muy fríamente.

    —Hola, mucho gusto. —saludaba contenta Hinata.

    —hmm…bueno debo irme, nos vemos. —hizo un gesto y se retiró.

    —Valla, creo que me odia. —Decía Hinata un poco triste.

    —Debería, eres muy linda para que sientan celos de ti. —Decía Naruto mientras la invitaba a la mesa.

    —No digas tonterías. —Decía mientras ocultaba su sonrojo.

    —Bueno, sigamos con tu historia. —La cara de Hinata cambio y se colocó un tanto seria.

    —bueno, resulta que mi madre nos abandonó y mi padre se metió en el alcohol y nunca más salió de su oficina, no nos saludaba, ni siquiera nos miraba, decidí encararlo y le dije que me iba y me llevaba a Hanabi, él disgustado me dijo que si quería me podía ir, pero Hanabi se quedaba con él, fue tanto el odio y la rabia que lo insulte y le dije cosas que lo lastimaron mucho, luego de eso y de liberar 8 años de mi vida, me vine a Konoha y resulto que teníamos un hermano que nunca conocimos, él nos contó que mi madre estaba enamorado de su padre ósea del hermano de mi padre y a ella la obligaron a casarse con mi padre, pero eso no la detuvo, luego fueron asesinados y henos aquí en esta linda ciudad. —Decía Hinata acabando al fin.

    —Guau…una historia muy fuerte. —Decía asombrado Naruto.

    —Exacto…a veces me pregunto ¿Qué estará haciendo mi padre en este momento? —Era una duda que constantemente invadía la mente de Hinata.

    Conversaron así toda la tarde, ambos sabían que dentro de su interior un bello sentimiento crecía el uno del otro.

    —Valla…mira la hora, debo ir a buscar a Hanabi, necesito comprar un vestido…cuanto lo siento Naruto, pero debo irme. —Decía un tanto triste, pues por algún motivo no quería marcharse.

    —Tienes razón, debo ir a buscar mi saco para vestirme lo más elegante posible. —Ambos se pararon y se marcharon después de pagar la cuenta.

    Mientras en el otro lado de la ciudad, Hanabi la pequeña ojiperla, salía muy tranquila del colegio en dirección a tomar el autobús, pero algo la detuvo por completo.

    — ¡he! ¡Hanabi! —Gritaba el chico de ojos azules.

    —Aidou, pensé que te quedaría con tu hermana. —Decía mientras lo veía tomar aire.

    —Para qué, a ella la veo todos los días. —Respondía mientras recobraba el aire.

    —Y… ¿A dónde te diriges? —Preguntaba curiosa.

    —No lo sé, ¿A dónde vas tú? —Decía mientras un pequeño sonrojo se dejaba ver.

    —Pues a tomar el autobús, ¿Me acompañas? —Preguntaba nerviosa.

    —Claro. —Pero algo arruino su hermosa tarde.

    —Valla…valla, Aidou porque siempre que te veo estas con ella…no me digas que te enamoraste de ella. —Decía mientras se reía.

    —Y que si es así, además en una chica muy dulce y amable, porque no te das media vuelta y te vas a ver a tu novio que lo único que le interesa es que tienes plata y eres bonita…vámonos Hanabi. —Aidou tomó la mano de Hanabi y se la llevo, el sonrojo de Hanabi se notaba desde muy lejos.

    —…Aidou…ya…puedes…soltarme. —Decía mientras miraba hacia el suelo sonrojada.

    —…déjame estar así un rato más…—Contestaba de igual manera Aidou.

    —…ok. —Contestaba muy sonrojada Hanabi, pero antes de llegar a la parada Aidou se detuvo. — ¿Por qué te detienes?

    —La verdad Hanabi…quiero decirte algo…—Los ojos de Hanabi se abrieron de sorpresa y un leve sonrojo se dejó ver, mientras de espalda yacía aquel joven de hermosos ojos azules.

    — ¿Qué sucede? —Preguntaba nerviosa Hanabi.

    —Bueno, cuando te vi por primera vez encontré un bello encanto que nunca vi en una mujer, tu hermosa voz me enamoro de primera impresión, la forma en que te expresabas, te defendías y por sobretodo la manera de cómo me miras cada vez que conversamos…—Mientras se giraba para mirarla. —eres lo más dulce que he conocido y si debo morir por probar esa dulzura, quiero que sepas que lo haré…lo que quiero decir es que…desde que te conocí…supe lo que era encontrar a la persona que haría girar mi mundo en 180°…me gustas Hanabi…me gustas mucho y no quiero alejarme jamás de ti…

    —…Aidou…—Decía sonrojada Hanabi mientras Aidou colocaba su mano en su mentón y se acercó lentamente para besarla. —…Aidou…

    Hanabi cerró lentamente sus hermosos ojos perlados y ambos labios encontraron su hermoso camino, pero desde lejos una persona los observaba y sonreía, mientras ellos seguían perdidos en ese hermoso beso eterno, ese beso que los dejaba sin aliento, un ruido se escuchó desde lo lejos.

    —…Hanabi creo que es tu autobús…—Decía Aidou mientras de apoco se alejaba de ella.

    —…así parece…—Contestaba cegada de amor. —No…es mi hermana.

    —…Tu…hermana. —Decía asustado Aidou.

    —Hanabi te vine a recoger, puesto que estamos invitadas a una comida, así que iremos a comprar unos vestidos. —Decía Hinata mientras sonreía.

    —Bueno Hanabi, nos vemos mañana. —Decía Aidou mientras le daba un beso tierno en su mejilla.

    —…Adiós. —Pero Hinata humildemente le pregunta.

    — ¿quieres que te valla a dejar a tu casa? A esta hora puede ser peligroso que andes solo. —Aidou acepto y se subió al auto.

    Mientras Hinata conducía conversaba con aquel joven que hizo que su hermana cambiara para bien, tan buena era la conversación que Hinata casi se pasa de la casa del ojiazul. Por otro lado, en una casa muy grande llegaba un hombre muy cansado, se saca los zapatos para entrar y la primera voz que se escucha…

    —Papá…llegaste al fin.

    —Mi princesa, papá ya está en casa.

    —Bueno señor, me retiro.

    —Cuantas veces debo decirte Lucy, no me digas señor, dime Naruto.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    Disculpame por no haber comentado antes...
    ¿Naruto con una hija? OoO definitivamente cada vez quedo más picada, pero bien hay que esperar, muy buen capítulo y muy linda la escena naruhina ^^
    También la de Hanabi :) <3 u <3 el amor vuela por los aires :P
    Nos vemos
    Matane
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Mary-chan

    Mary-chan Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Agosto 2011
    Mensajes:
    106
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El susurrar del alma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1200
    bueno 1° lugar perdón por la demora, pero en la U estoy full :P pero cumpli y aqui esta la conti
    Capítulo 9.

    —Y dime papi ¿Cómo te fue hoy? —Preguntaba la pequeña.

    —Muy bien…—Pero en su mente no podía borrar la bella imagen de la hermosa ojiperla.

    —…Padre…Papá… ¿Te encuentras bien? —Preguntaba curiosa la pequeña, puesto que su padre se perdía en sus pensamientos.

    —Si mi pequeña Natsuki, es mejor que vallamos a cenar. —Ambos se dirigieron con rumbo hacia la cocina.

    Por mientras pasaba la tarde, ambas chicas escogieron unos bellos vestidos. Hinata había escogido un vestido de color azul marino con espalda descubierta y con una unión en su cuello el cual cubría su gran busto y se dejaba caer hasta 4 dedos arriba de la rodilla, por otro lado para Hanabi era algo nuevo el asunto del vestido, pero éste era de color morado muy simple con un pequeño escote y llegaba hasta 4 dedos arriba de su rodilla. Ambas chicas estaban listas para la hermosa cena en agradecimiento a la hermosa Hinata por su labor. Se arreglaron el pelo, Hinata se hizo una coleta dejando sus dos mechones favoritos los cuales caían por sus mejillas, en cambio Hanabi se dejó caer unas pequeñas ondas que hacía que su pelo corto se luciera más. Una vez llegaron a la fiestas Hinata quedo sorprendida con lo que sus hermosos ojos captaron.

    —Imposible…—Hinata vio a lo lejos a Naruto con una pequeña niña de pelo rubio largo y ondulado la cual tomaba de la mano de él.

    —Hermana ¿Te encuentras bien? —Preguntaba preocupada Hanabi.

    —Si…vamos se nos hace tarde. —Ambas chicas bajaron del auto, pero por la mente de Hinata aún se paseaba esa pequeña.

    —Buenas noches, bienvenidas. —Pasaron a la gran sala del hotel, fue entonces cuando Naruto apareció para saludar a ambas chicas.

    —Hola chicas, se ven muy lindas hoy. —Decía Naruto.

    —Hola…Muchas gracias. —Contestaron ambas.

    —H-Hola…—Decía tímidamente Natsuki.

    —… ¿Y esta hermosa niña? —Preguntaba curiosa Hinata.

    —…Bueno Hinata, Te presento a mi hija Natsuki. —Hinata no lo podía creer, la persona del cual se había enamorado estaba casado, su corazón se destruyó en mil pedazos en ese momento.

    —…Ya veo…es muy linda. —Decía mientras una sombra cubría sus ojos.

    —…me gustaría que se sentaran con nosotros, claro si tú quieres Hinata. —Hinata accedió puesto que no conocía a nadie más que a él.

    La noche avanzó y la cena dio comienzo, todos conversaban y se reían, pero en la cabeza de Hinata aún seguían las dudas, eran tantas que por un momento se dejó llevar por sus locos pensamientos y dejó de escuchar a los demás, pero una sola frase la hizo volver.

    — ¿Quieres bailar? —Preguntaba Naruto.

    —…Claro…—Respondía con tristeza Hinata.

    Mientras bailaban un chico se acercó a Hanabi para sacarla a bailar, mientras ella solo ignoraba una voz la hizo girar y sonrojar.

    — ¿Quieres bailar? —Preguntaba un chico de ojos azules.

    —…Si…—Sonrojada le toma la mano y la sacó a la pista.

    Mientras en el baile, ambos se miraban a los ojos mientras sus almas se conectaban esa noche estrellada, uno de ellos bajo la mirada.

    —… ¿sucede algo? —Preguntaba Naruto.

    —…—Hinata solo callaba hasta que sintió como Naruto apoyaba su frente con la de ella.

    —Tal vez no te comprenda, tal vez no sepa lo que te suceda, pero estoy seguro de algo…eres la persona más dulce y hermosa que he conocido. —Decía Naruto mientras juntaban su nariz con la de ella.

    —…No me digas estas cosas por favor Naruto…—Contestaba Hinata sonrojada y a punto de llorar.

    —… ¿Por qué? Acaso no te gusta que sea honesto contigo. —Respondía mientras la miraba a los ojos.

    —…Por qué no quiero enamorarme de alguien no correspondido. —Mientras dejaba ver su bello sonrojo a los ojos de él.

    —…Hinata tú me gustas, me encantas, no quiero que te alejes de mí, no soportaría que me volvieran a dejar. —Hinata se alejó y lo miro fijamente mientras danzaban.

    — ¿A qué te refieres con eso? —Naruto se detuvo y le pidió que la acompañara.

    Mientras dejaba a Natsuki con una persona conocida llevo a Hinata al patio del hotel el cual estaba adornado para esa noche con luces en los arboles, la llevo a donde se encontraban unas bancas y le contó la verdad.

    —Hace ya 5 años atrás cometí un error y con eso empieza mi historia…conocí a una chica con la cual dure 3 años, todo era color de rosa puesto que estaba en mi último año de carrera y con ello mis planes para vivir juntos, hasta que ella me dice que está embarazada, mi mundo se vino abajo puesto que mis padres me matarían por esto, pero asumimos juntos nuestro error o eso creía yo, solucionamos todo con mis padres, pero yo nunca conocí a los suyos. Fue entonces cuando todo cambio, ella comenzó a comportarse extraño y cuando dio a luz a Natsuki ella me abandonó, no sabía cómo cuidar a una niña pequeña, preocupado porque no sabía por qué lloraba, desesperado por mi pequeña hija le pedí ayuda a mi madre, recuerdo que llore en varias ocasiones por que sin mi carrera no sabía cómo cuidaría a mi hija, fue entonces que mi madre me ayudó a cuidarla mientras yo estudiaba…ahora heme aquí soy un gran doctor y mi hija tiene 4 hermosos años, apenas pude me mude a un casa y comencé a educarla, desde entonces trabaje y comencé a pagarle a alguien para que la viera por un tiempo, ahora ella va a la primaria y mientras yo trabajo la cuida una chica que contrate hace unos meses atrás…lamento si no te conté esto Hinata, pero no quiero perderte y no quiero que pienses que soy un mal hombre por la vida que me tocó vivir…lo mejor que me pudo dar la vida fue ponerte en mi camino y de verdad quiero comenzar a tener una relación contigo…me gustas mucho Hinata. —Hinata al oír la historia de Naruto, lo miro y con una sonrisa acepto.

    —Claro Naruto, me encantaría estar contigo. —Ambos se abrazaron y por fin se besaron.

    Mientras tanto en la pista de baile.

    —…te ves hermosa Hanabi…—Decía Aidou.

    —Gracias… ¿Y cómo es que llegaste a la fiesta? —Preguntaba curiosa la chica.

    —Bueno, resulta que mi padre es amigo del padre del que organizo esta fiesta y nos invitó. —Asustada pregunta la ojiperla.

    — ¿Ósea que tu hermana está aquí? —Él la mira y responde.

    —Sí, pero ella no sabe que eres mi novia, ¿te parece si le damos una sorpresa? —Decía mientras sonreía.

    —…Bueno. —En eso suavemente coloca sus manos en las mejillas de ella y la besa apasionadamente, mientras de la mesa los observaba una chica muy enojada.

    —No te dejare ser parte de la familia. —Decía Rima mientras ideaba un plan para dejarla en vergüenza.

    Mientras tanto ambas hermanas disfrutaban de su hermosa noche, pero no se imaginaría quien vendría a la fiesta.

    —Bienvenido señor, espero que pase una agradable noche. —Decía el chico de la puerta.

    —Solo vengo por un momento, vengo a recuperar lo que me fue arrebatado. —Contesto el hombre mientras veía bailar a Hanabi.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso