El regalo de gray.

Tema en 'Fairy Tail' iniciado por Aixa-chan, 1 Marzo 2015.

  1.  
    Aixa-chan

    Aixa-chan No se necesita una razón para estar feliz

    Acuario
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2013
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El regalo de gray.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1832
    Esto es una secuela de Los chocolates de Juvia, así que si no lo leíste, tal vez ayude a entender más =P

    —¿Que tal una foto tuya autografiada?—Propuso la pelirroja.

    —No.

    —¿Y un muñeco con tu forma?—Añadió la peliazul que tenía un libro en sus manos.

    —Por Dios, ¡no!

    —Y si...—Comenzó la rubia con tono pensativo.

    —¡Nadie les pidió consejo, demonios!—Estalló finalmente el chico, luego de 20 minutos soportando a sus insoportables (y entrometidas)compañeras.

    Era el día 13 de marzo, y Gray Fullbuster estaba siendo acosado, pero no por Juvia, sino por todas las mujeres del gremio. Las chicas había decidido que Gray no podía elegir por si mismo un regalo, según su criterio, aceptable. Y por eso mismo ahora lo rodeaban y proponían cosas absurdas que Gray no estaba dispuesto a hacer. Por nada del mundo.

    —¡Solo bésala!—Exclamó exasperada Erza, que ya quería irse a quien (que no sea Jellal) sabe donde.

    —Me voy—Dijo Gray, mientras se levantaba con toda la tranquilidad del mundo. Ya nada tenía sentido.

    —¿Y que vas a darle a Juvia por el White Day?—Preguntó preocupada Mirajane.

    Gray no respondió, simplemente continuó con su camino. Originalmente, tenía dos planes. A: fingir que olvidó el dichoso White Day o B: Darle un caramelo o algo por el estilo. Pero cada vez que abría su estúpido refrigerador y veía los chocolates que aún tenía, dado que a pesar de haber transcurrido un mes no había podido terminarlos, recordaba cuanto se habría esforzado la maga de agua. Y eso lo hacía sentir como la peor persona del mundo.

    Salió del gremio, para encontrarse con las tiendas que promocionaban sus artículos más de lo usual. Al final, pensó Gray, todo era ridículamente comercial. Pero eso no le servía de excusa, eso no ayudaba a que no se sintiese un idiota egoísta, que al principio había hecho un berrinche (no quería admitirlo, pero fue patético) para conseguir sus chocolates, y luego se hacía como si no hubiese sido nada importante.

    —¿Y si le regalas una nueva sombrilla?

    —¡Waa! ¡¿De donde demonios saliste?!—Gritó al ver a Lisanna aparecer de la nada.

    —Siempre usa la misma ¿verdad?—Continuó, ignorando la pregunta anterior.

    —No puedo darle eso, ¡sería como decirle que me molesta! ella es "la mujer de la lluvia" ¿Recuerdas?—Opinó, con aparente desinterés.

    —¡Vaya! ¿Quién diría que sí lo estas pensando?

    —Cállate, solo estoy siendo lógico.

    Al final, luego de un par de bromas más, Lisanna se marchó. No había tiempo para pensar por qué demonios lo había seguido, solo quería comprarle algún juguete barato a Juvia para no quedar como idiota e irse a casa a rezar para que de alguna mágica forma el tiempo decidiese saltarse el 14 de marzo.

    —Buenos días— Dijo tímidamente Juvia al entrar esa mañana, 14 de marzo, White Day.

    Todos los hombres se arremolinaron junto a ella, todos iban a darle algo, obviamente, ya que ella se había encargado de repartir chocolates a todos los hombres, hacía exactamente un mes. Obviamente la mayoría (Laxus) simplemente le entregó dulces o cosas por el estilo. El maestro le regaló una foto de Gray cuando era pequeño, pero él no lo notó. Finalmente, y por alguna razón le molestaba demasiado, llegó el turno de Natsu Dragneel.

    —¡Hola, Juvia!—Chilló tan animado como siempre, mientras Gray le pedía mentalmente que se apresurara y muriera de una vez.

    —B-buenos días, Natsu-san—Respondió como pudo, estaba mareada entre tantos regalos y difícilmente lograba sostenerlos todos. Eso, y que la había asustado gritando tan de repente.

    —Happy me pidió que te diera esto—Explicó, poniendo un pescado envuelto con un moño en la mano de la chica.

    —Gr-gracias, a Juvia le gusta el pescado asado—Sonrió y colocó todos los presentes en una mesa—. Juvia cree que no era necesario que todos le agradecieran, después de todo Juvia no lo hizo para recibir algo a cambio—Continuó mientras acomodaba todo para que no se cayera.

    —¡Cierto! Yo no tengo nada para ti.

    —¿Natsu-san, está escuchando a Juvia?

    —Supongo que luego puedo ayudarte a asar el pescado, pero ahora debo ir a darle algo a Lucy—Se despidió, desapareciendo de su vista casi al instante, sin duda no la estaba escuchando.

    —S-sí, gracias—Le respondió al aire, sentándose finalmente. Acababa de llegar y ya estaba exhausta.

    Rebuscó entre las variadas cosas sobre la mesa, y logró hallar la foto que el maestro le había dado. Se sonrojó, la miró desde diferentes ángulos, la besó, se veía muy graciosa, Gray no sabía que demonios le pasaba, pero supuso que sería mejor no saberlo.

    —Gray-sama siempre fue tan lindo—Susurró, sosteniendo delicadamente su nuevo tesoro.

    Gray suspiró, supuso que era su turno. Se levantó y comenzó a caminar hacia la peliazul, realmente esto era incomodo, en especial cuando sabía que las demás lo estaban mirando fijamente. Desearía que al menos se molestaran en disimular.

    —Hey, Ju...

    —¡Juvia!

    —¡¿Lyon-sama?!

    —¡¿Lyon?!

    Efectivamente, el que acababa de entrar armando un alboroto, gritando, y rodeado de muchas flores imaginarias, era Lyon, el antiguo compañero de Gray. Corrió hacia Juvia, e independientemente de lo emocionado que se veía medio segundo atrás, de repente adquirió una especie de aura cool, pasándose la mano por el cabello y sonriendo con orgullo. ¿Qué demonios estaba pasando?

    —Juvia, me he desviado de mi camino únicamente para darte un presente por este día tan especial.

    —Pero si Juvia no...—Habló la chica confundida.

    —Por culpa del ineficaz correo mágico no he recibido tus chocolates el mes anterior, pero aún así he decido traer tu...

    —Juvia no le envió...

    —Aquí tienes—Le interrumpió, ofreciendo un sobre marrón con un moño blanco. Simplemente no había tenido tiempo de envolverlo.

    Juvia simplemente lo tomó y se le quedó mirando. Gray, por su parte, seguía en shock (al igual que todos en el gremio). Sinceramente ¿Que carajo hacía Lyon allí? ¿Tan triste y solo estaba el pobre tipo? ¿No se había rendido? o...Solo quería molestar a Gray ¿verdad? El albino miró a su ex-compañero con superioridad. Sí, solo estaba aburrido y quería molestar.

    —¿Que es esto?—Preguntó Juvia mientras abría el feo sobre.

    —Es un formulario para ingresar a Lamia Sca...—No pudo terminar, ya que Gray le dio una patada que lo sacó del gremio (y tal vez, solo tal vez, del país).

    —¡No es como si tal cosa existiera!—Gritó Gray molesto, aunque probablemente su "amigo" ya no podía oírlo.

    —Es un dibujo—Agregó Juvia, mostrando un papel en el cual, mal dibujado y con una letra des-prolija, estaba Lyon-chibi enseñando su lengua, junto al mensaje "¿Celoso, Gray?"

    —Ese tipo...—Masculló Gray, con un aura asesina alrededor y susurrando ciertos insultos no aptos para todo público.

    —Qué extraño—Susurró la peliazul, mirando detenidamente el papel—. Lyon-sama tenía mejor letra antes—Parecía una letra forzada, como si no quisieran que se notara de quien era.

    Levantó la vista y vio que Lisanna le guiñaba un ojo, con una sonrisa divertida y mirando a Gray, que seguía planeando el asesinato de su "hermano". La menor Strauss le había pagado (o algo así, dedujo Juvia) a Lyon para que viniera y ¿molestara a Gray? Juvia no entendió en que se supone que eso beneficiara a alguien, pero supuso que Lisanna solo quería bromear un poco con Gray, así que dejó el dibujo sobre la mesa, y caminó hacia él.

    —Buenos días, Gray-sama—Saludó con una sonrisa.

    —...Buenos...días—respondió luego de unos cuantos segundos procesando la información. Se había olvidado de la razón, solo pensaba en matar a Lyon.

    —Juvia pensó que tal vez Gray-sama quisiera ir a una misión la próxima semana.

    —¿Eh? ¿Por qué?—Preguntó confundido, la chica no había sacado el tema del regalo.

    —"¿por qué?" Porque hace tiempo que Juvia no va a una misión y necesita dinero, así que Juvia pensó que Gray-sama podría necesitar también... ¿No es así?—Aclaró, ladeando la cabeza confundida.

    —¿No quieres algo?—Preguntó Lucy, tratando de que Juvia pidiera su regalo.

    —¿Algo?—Preguntó confundida—¡Ah! A Juvia le gustaría que la ayudaran a llevar los regalos a casa.

    —¡Pregunta si no quieres algo de Gray!—Intervino Cana—¡Por el White Day!

    Juvia pareció reflexionarlo un minuto, luego sonrió y negó con la cabeza.

    —Juvia le dijo a Natsu-san que no necesitaban darle nada, porque Juvia simplemente quería darles los chocolates.

    —¡¿Pero no quieres nada?! ¡Por Dios, niña!—Exigió la castaña, estaba un poco ebria. Juvia nuevamente pareció pensarlo.

    —¿Cualquier...cosa?—Preguntó para sí misma, mientras Gray solo escuchaba—Cualquier cosa que Gray-sama le diera a Juvia estaría bien, porque es Gray-sama.

    Todos en el gremio suspiraron decepcionados, Juvia era demasiado...Juvia. A pesar del alboroto que el chico había armado para conseguir sus chocolates en San Valentín, Juvia no quería nada para el White Day ¿el mundo se había vuelto loco o qué? Gray Suspiró. Aún se sentía un idiota egoísta, por cierto.

    —Entonces ten—Dijo, con su puño cerrado extendido hacia ella, estaba mirando hacia otro lado, pero era dárselo o enfrentarse a la paliza que Erza le daría luego (de hecho ¿donde estaba Erza?).

    Dejó caer lo que tenía en la mano sobre las de ella. Ni siquiera estaba envuelto (para los que decían que la presentación de Lyon(Lisanna)era lamentable), ya que lo había comprado a último momento, y él no era de los que se fijaban en ese tipo de detalles. Era un anillo, blanco y con pequeñas piedras azules, era simple, y tampoco se veía demasiado caro.

    —Feliz White Day, supongo—Susurró rascándose la cabeza, y con la mirada fija en alguna esquina opuesta a donde estaba Juvia.

    —Awwwwwwww—Exclamó todo el gremio, solo por fastidiar.

    —¡Cállense!

    —¡Kyaa!—Gritó Juvia, ignorando a todo el resto y saltando sobre Gray—¡Gray-sama le está proponiendo matrimonio a Juvia!—Por cierto, ella ya se había puesto el anillo en el dedo correspondiente.

    —¿Qu...? ¡Claro que no!—Se quejó sonrojado y tratando de apartarla, ambos habían caído al piso.

    —¡Juvia lo sabe pero...!—Decía sin soltarlo, sonriendo demasiado y fantaseando al respecto.

    —¡Como sea, suéltame!—La chica obedeció, aún sonriendo, y ambos se levantaron, para que ella volviera a abrazarlo, pero al menos ya no estaban en el suelo.

    —¡Muchas gracias, Gray-sama! ¡Juvia lo cuidara el resto de su vida!—Declaró mirándolo sonriente.

    —¡No exageres!—Regañó, aún tratando de apartarla. Finalmente solo suspiró. Tendría que soportar esto todos los años, o al menos eso esperaba.

    Fin.


    Esto lo iba a subir el White Day, pero para entonces estaré en clases y tal vez no tenga tiempo D: espero que les guste, quedo Ooc, lo sé, pero podría ser peor (?) Amh, comenten si quieren, me inspira. Me preguntó si alguna vez tendré más de 3 comentarios por historia (NO) aunque con uno solo ya me pongo a saltar de alegría XD (en serio) Y... espero que al menos sea aceptable, supongo. y sí, regalo cliché~ Espero que no les moleste la breve aparición de Lyon XD
     
    Última edición: 1 Marzo 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,009
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    No me había dado cuenta que ya habías subido la secuela, ¡te quedó hermosa! La verdad es que así me lo imaginaba, a excepción de la presencia de Lyon, a él sí que no me lo esperaba. Lisanna es una gran amiga para Juvia y me agrada mucho por eso :D

    El regalo de Makarov terminó quedando en segundo (¡yo también quisiera una foto de chibi-Gray!) y el regalo de Natsu y Happy fue el más divertido. Gray todo celoso ahí, queriendo que el Dragon Slayer se largué de una vez y deje de respirar el mismo aire que Juvia, y el presente no era más que un pez xD

    Además, fue tan lindo que Juvia realmente no esperara nada a cambio de ninguno de los hombres del gremio. Y me encantó que lo invitará a una misión, ojalá vaya con ella :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Insane

    Insane Maestre Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    3,277
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Que ternura imaginarme a ice boy haciendo todo eso por Juvia, su Juvia, siempre niña me dejas esperando que sea más y más largo ya que no me sacio la sed de leer sobre esta pareja y menos cuando escribes tú.

    Tu narración me fascina, me envuelve y me hace parecer una niña pequeña cuando ve por pirmera vez una mirada entre su personajes favoritos, y no, no exagero en lo más mínimo.

    Oh, oh, oh, qué andaría haciendo Erza con Jellal ya que se perdió por todo ese tiempo, me imagino tantas cosas que me hubiese encantado que esto fuera de dos capítulos o más, recalcando que soy de leer historias cortas pero con esto ya me empezaron a gustan las que tienen más de 300 palabras.

    De nuevo felicidades y no dejes de escribir C,:
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso