Long-fic El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Zimba Mustaine, 24 Octubre 2009.

Cargando...
?

¿Quién es la mejor pareja para Kagome?

  1. InuYasha :)

    13.8%
  2. Sesshomaru xD

    66.7%
  3. Kouga :D

    3.4%
  4. Bankotsu ;)

    12.6%
  5. Naraku ._.

    3.4%
Se permite votar por más de una opción.
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    doncella

    doncella Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Septiembre 2009
    Mensajes:
    125
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Hola!!
    Bueno la conti estuvo muy buena siempre me sorprendes en cada capítulo amiga,
    siempre con cosas nuevas lo único que no me gusta es que kikio se halla enamorado de kagome ,
    pero bueno hay que seguir con la trama de lo que escribes amiga,
    bueno espero que pongas pronto la coti amiga.
    Hasta luego.
     
  2.  
    Eimi Mangetsu

    Eimi Mangetsu Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    5 Octubre 2008
    Mensajes:
    118
    Pluma de
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Owo me has dejado a cuadros. Kikyo enamorada de Kagome. Sesshomaru y bankotsu odiandose a muerte y Kagome ni cuenta se da de eso... o si se da pero se hace la sueca. +-+

    Mola *-* Sige prontoplis
     
  3.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)
    Total de capítulos:
    32
     
    Palabras:
    4196
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Hola¡¡¡

    Disculpen mi tardanza esperó que la conti
    les guste. ¡Ah! y no me linchen por el final
    del capi :D

    Saludos

    Negumi Uchiha :domo:

    Capítulo 14. No me dejes

    Otro día, otra mañana en donde nuestros amigos despertaban tranquilamente, el día anterior habían conocido a las hermanas menores de Yuee al parecer la que aparentaba casi la misma edad que Yuee esta parecía una joven de diecisiete años completamente inquieta. Más la pequeña era peor pues todo el tiempo se la pasó tratando de besar a InuYasha y estar jalándole el cabello junto a sus orejitas de perro.

    Las jóvenes ángeles descansaban en sus camas, una era de color amarillo y la otra de verde agua. La mayor de ellas dormía en la cama verde, se cubría toda la cara con las almohadas y sus pies estaban enredados en las sabanas que se encontraban todas desordenadas. La menor dormía más tranquilamente pues su cama se veía desecha pero no tan desordenada. Dejando así mismo seguir soñando con su príncipe de ojos azules... ese ángel que había conocido le había fascinado ahora el problema sería saber si el sentía lo mismo, y esperar que sus hermanos mayores le dieran autorización de salir con ese muchacho divino.

    Ambas suspiraban, si Yuee entraba a su habitación seguramente las comería vivas pues sus ropas estaban esparcidas por toda la habitación, sus grandes armas estaban tiradas en el suelo. Y pergamino que usaban para sus hechizos estaban debajo de sus camas.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Una joven de azabaches cabellos despertaba perezosamente, todo el día de ayer se la había pasado separando a InuYasha y Bankotsu de que se mataran. Al igual que con Sesshomaru pues esté en determinados tiempos de que el mercenario lo estuviera molestando cansado se lanzaba a golpearlo, más esto siempre era interferido por Kagome que no los dejaba luchar.

    Su ropa consistía en un camisón casi transparente de color lila, era de tirantitos y en la parte de hasta abajo había una cosa peluda que combinaba con la ropa pijama de la chica. Su cabello estaba algo alborotado y sus ojos estaban hinchados.

    Se levantó perezosamente encerrándose en el baño, comenzando ahí su rutina de asearse para un nuevo día. Talló rápidamente su cabello y cuerpo para poder estar en las deliciosas sales que Yuee le había regalado.

    Terminó y se vistió con el kimono que completaba su transformación como Taiyoukai del viento, poderosa pues tenía características de Sesshomaru pero mucho más del guerrero, el kimono era azul con Sakura lila estampadas en la tela, las sandalias se las coloco y después de ello se sentó frente al tocador a cepillar su rizado cabello largo que llegaba hasta su cintura.

    Perfumó y salió a desayunar raramente ese día tenía repentinos antojos pero quería salir del palacio por unos días, sentía la presencia de almas malignas. Pero se olvidaba de ello repentinamente regresando a su gran antojo de dulces como chocolate, lastimosamente el chocolate no era muy encontrado en esa época. Tendría que salir e ir a su casa a comprar más cosas.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Nuestro sexy Taiyoukai, se quitaba lentamente su armadura acompañado del obi y la hakama para quedar como Kami-sama lo había traído al mundo, sus pectorales estaban bien esculpidos y su cabello largo que llegaba hasta sus tobillos, parecía un dios griego con esa perfecta figura. Estaba cansado pues toda la noche tener que estar ahí vigilando cualquier movimiento de Bankotsu y Kagome pero a el que más le importaba solamente estaba para reproducirse con ella.

    Su orgullo era más que lo que sentía por la joven youkai y claramente estaba celoso del otro inu que vivía casi al lado de ella. Ya ni siquiera InuYasha se comportaba de esa manera.

    Caminó tranquilamente hasta el pequeño manantial que se escondía tras unos arbustos escondiendo aquel lugar con tanta maleza y hierba, entró lentamente al agua y todo su largo cabello plateado quedó esparcido por el agua.

    Segundos después este salió a tomar una gran bocanada de aire. Mientras las gotas de agua resbalaban por su cuerpo sensualmente y esos ojos color ámbar tan intensos y fríos que le daban el toque perfecto a ese youkai Lord de las tierras del Oeste.

    -Después de todo sigue siendo una estúpida humana por dentro—molestó se volvió a hundir en aquel manantial que al parecer lo despejaba de todos sus malestares.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Kagome estaba con unas enormes ansias de comer algo dulce, ya fuera alguna golosina o una fruta lo bastante dulce. Pues de repente esta se sentía mareada. Al paso de la semana después de aquello mismo al haberse entregado a esos dos youkai, había comenzado con repentinos mareos y unos antojos enormes de alguna comida en especial.

    Más ella pensaba que era cualquier tontería pues de vez en cuando le pasaba por eso no le tomaba importancia, pero por otra parte Yuee había detectado ese característico olor de la joven mezclado con de ambos youkai y una esencia demasiado diferente albergaba su vientre.

    ¿Él podría estar en lo correcto? ¿Acaso la joven al haber estado con los youkai había dado paso a una nueva generación como en aquella época? ¿Esta vez no vendría aquel príncipe Lord de las tierras del Norte a reclamar la mano de Kagome como su prometida? Eso él esperaba pues muchas tragedias se habían hecho realidad en aquel entonces. Por eso mismo el ángel no quiso alertar a su ama con aquellas predicciones, seguramente y su instinto no fallaba Kagome Higurashi de la France estaba embarazada.

    NOTA: El nombre completo de Kagome en la historia es Kagome Higurashi de la France, termino que adquirió al convertirse en una youkai y más adelante explicare él por que.

    -Mi ama... buenos días—dijo cortésmente aquel ángel de bellos ojos azules color turquesa.

    -Buenos días Yuee—le sonrió amablemente mientras caminaba hacía la cocina para poder comer algo.

    -¿Qué desea ama?—preguntando pues la joven varias veces asistía a la cocina y salía con un gran plato lleno de comida.

    -Deseo unos dulces... no sé algo dulce – con cara de niña soñadora -¡Se me antoja muchísimo un chocolate!—exclamó mientras hacía cara de perrito regañado.

    -Pero Kagome-sama los “chocolates” casi no se producen aquí y lo sabe—

    -Ya sé por eso quería ir a mi época a comprar unos chocolates—completó la joven esperando la respuesta de su querido protector.

    -No—la chica hizo un puchero—mi nii-san me mataría si algo le pasase Kagome-sama y créame el joven Bankotsu igual lo haría—

    -Esta bien—dicho esto se fue hacía la cocina a comer algo dulce.

    “Kagome-sama aun es muy pronto para comenzar a avisarle que dentro de tres meses será madre de cuatro cachorros en este caso hay tres hembras y un macho... pues los genes del joven Bankotsu no fueron tan predominantes como los de Sesshomaru, por eso es que tendrá un varón... pronto comenzara la lucha”

    Después de ese pequeño encuentro en la sala rumbo a la cocina pasó una semana y Kagome pensaba que debía hacer ejercicio pronto pues veía que su vientre estaba creciendo raramente, pues de repente le daban esos antojitos que no paraba hasta saciarlos con comida que ella quisiera probar en esos momentos.

    Bankotsu ya la había olido, esa joven traía a sus cachorros dentro por eso ella olía de esa manera al igual que el Lord del Oeste sabía que Kagome esperaba gemelos. Más Yuee les había informado que no era bueno que ellos le dijeran que estaba embarazada. Ella tarde o temprano se tendría que enterar por él.

    El moreno mercenario estaba más sobre protector y celoso con Kagome, no permitía casi InuYasha o Miroku se le acercasen al igual que de vez en cuando Sesshomaru y él daban duelos casi a muerte por estar con la joven. Ninguno de los dos se soportaban, en cualquier momento se matarían el uno al otro.

    Sesshomaru se controlaba más pero le molestaba la poca cercanía que Kagome tenía con él. Aunque no quisiera aceptarlo se había enamorado de la joven pues ella al igual que Rin lo trataban sin temor pero con su debido respeto ¡Qué respeto por parte de Higurashi! ¡Esa niña ni respeto le tenía! Siempre protestaba a sus decisiones y lo mandaba de vez en cuando a volar por eso ella le había llamado la atención, pues no era como esos humanos “mugrientos” que pocas veces se aseaban.

    Era bello lunes y todos nuestros amigos salían de excursión pues sabían que encontraron un fragmento de la Shikon no Tama raramente desprendida de la perla casi completa. Por eso todo el equipo del inu de cabello plateado se reunió. Entre ellos esta vez estaba Kagome, InuYasha, Sango, Miroku, Shippo, Kirara, Bankotsu, Sesshomaru, Rin, Jaken y Yuee.

    -¡Ustedes par de perros ya me tienen harto!—exclamó el hanyou molesto mirando a su medio hermano y a Bankotsu peleando a cada rato.

    -InuYasha—susurró la Taiyoukai sorprendida, era la primera vez que lo veía tan molesto por una tontería de ese tamaño.

    -Si, ellos me tienen hasta el copete ¡Se comportan como niños!—volvió a decir mientras el equipo de inu Tama no decía nada, pero en parte Jaken comenzó.

    -¡CÓMO TE ATREVES A CÁLLAR A MI AMO BONITO, ESTÚPIDO HANYOU!—gritó molesto el pequeño sapito verde mientras apuntaba a InuYasha con aquel báculo de dos caras.

    -Silencio por favor—pidió Yuee mientras olfateaba algo conocido, ese aroma lo conocía era demasiado pronto.

    -¿Qué sucede Yuee?—pregunta curiosa la joven de cabello azabache, también comenzando a olisquear aquel delicioso aroma tan relajante a la vez.

    -No es nada, será mejor seguir buscando esa aldea donde esta el casquillo de la perla—todos asintieron.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    -Es hora de mostrarse amo—aquella niña de cabello blanco anuncio.

    -Lo sé Kanna ellos aprenderán a no volver a méterse conmigo—rió retorcidamente mientras caminaba hacía un ropero para colocarse aquella piel de mandril.

    -Le avisare a Kagura—dijo la nada pero él negó con la cabeza.

    -Ella no tiene nada que ver con nosotros, mejor llama a Hakudoshi y Kohaku ese niño en realidad es de gran ayuda—volvió a reír de aquella macabra manera.

    -Esta bien Naraku—terminó y salió de aquella habitación listo para causar problemas con las ordenes de aquel youkai despiadado.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    La noche llegó con nuestro grupo, las peleas siguieron alrededor de todo el día e InuYasha estaba con los cabellos de punta, cada vez más irritado y para acabar de molestar llegó Koga a molestarlos y también ponerse a pelear con su hermano y Bankotsu quienes en ningún momento pararon.

    -Estos desgraciados me tienen harto—dijo el hanyou mientras comía un poco de comida ninja que Kagome le había dado en el palacio antes de salir.

    -Lo se, jamás pensé ver a tu hermano así—completó Miroku – A pesar de que la señorita Kagome es hermosa ahí veo la razón para pelear por ella—

    -Pobre de Kagome—suspiraron todos después del comentario del pequeño zorrito.

    Estaban alrededor de una caliente y cómoda fogata, cenaban tranquilamente. Bankotsu se comportaba como un niño que quería todas las atenciones de su madre y satisfactoriamente las conseguía de la joven. Primero le había pedido que le cepillara el cabello y ella gustosa aceptó pues le encantaba el cabello del guerrero. Y luego esté mismo se quedó dormido en las piernas desnudas de la joven pues ella había decidido, usar su uniforme de colegiala.

    Pero más tarde aquellas ansias le invadían, se levantó durante la cena a vomitar lo que había estado comiendo, también se sentía mareada. InuYasha pensaba que era cualquier enfermedad de estómago pues no se había tomado la molestia de olfatear a la joven como ya lo habían hecho sus jóvenes parejas.

    -¿Te sientes bien Kagome?—preguntó la exterminadora mientras su amiga se limpiaba la boca.

    -No—nuevamente volvió a vomitar tras unos arbustos –llevó más de una semana con estas sensaciones--- dijo ella mientras veía a su amiga preocupada.

    -¿No estarás enferma?—preguntó Sango mientras le pasaba a su amiga una toalla para limpiarse.

    -Supongo yo—esas ansias desaparecieron y ahora regresaban las ganas de comer un delicioso helado de chocolate.

    -Será mejor ir a dormir—completó Sango mientras Kagome asentía con la cabeza y al llegar todos estaban alistándose para dormir. InuYasha no se podía meter en asuntos de la joven si no quería morir; era mejor respetarla.

    Durante el trayecto de la noche dormían tranquilamente, menos unos cuantos pues algunos de ellos se dedicaban a cuidar a la joven Higurashi. Suaves ronquidos escapaban de ella acompañados de suspiros largos y satisfechos mientras su rostro también era cubierto por un lindo sonrojo.

    Alborotos y más alborotos, llegaba un anciano casi muerto corriendo hasta el fondo del bosque donde nuestros amigos estaban descansando. Sesshomaru fue el primero en darse cuenta del asqueroso olor de la sangre humana y pronto vio casi al cadáver. Seguido de ellos los gritos desgarradores de los demás aldeanos despertaron a todos a excepción de Kagome quien dormía tranquilamente junto a Kirara.

    -¿Qué hacemos?—pregunta Sango mientras se terminaba de colocar su mascarilla antiveneno.

    -¡Pues que más ir a ver!- exclamó InuYasha mientras desenfundaba a Tessaiga.

    -¡Vamos!—el monje Miroku echo a correr, desde hacía dos semanas sentía como el agujero negro de su mano derecha en repentinas ocasiones estaba abierto a pesar de que en su mano no se dibujaba ese vació.

    Raramente sabía que Naraku no había desaparecido de ese mundo, pues aquellas raras sensaciones las había estado sintiendo desde un mes atrás. Más no quiso alertar a nadie para no causar preocupaciones y problemas.

    Aquel extraño pueblecillo estaba siendo devorado por miles de monstruos insignificantes, Sesshomaru, Miroku, InuYasha y Bankotsu veían con asco a esos seres que se comían a los cadáveres que acababan de asesinar.

    InuYasha con un ataque de Tessaiga acabó con todos esos monstruos pero a la vez también desintegró los cadáveres esparcidos en el suelo. Aquel asqueroso aroma lo conocían todos con perfección, nuestro querido mercenario sintió como el estómago se le revolvió al olisquear a ese despreciable demonio, por su parte Sesshomaru gruñó fuertemente y Miroku se puso en guardia esperando cualquier ataque. Hasta que escucharon:

    “Pobre de las mujeres que dejaron solas, en especial la señorita Kagome Higurashi de la France. Así una vez más sus amados no la podrán proteger de su horrible destino, tu, tu ,tu”

    Esa retorcida risa la conocían se trataba de Naraku, ambos youkai se miraron con preocupación por la joven, claro el guerrero mercenario expresó el temor pero nuestro sexy Lord del Oeste no se intimidó ante ese repugnante ser que tantos problemas le habían traído.

    -Morirás definitivamente esta noche Naraku—expresó Sesshomaru molesto mientras atacaba enfadado al hanyou con Tokijin.

    -Tu, tu, tu señor Sesshomaru ya extrañaba verlo—rió burlonamente, mientras esquivaba fácilmente los ataques del youkai de mirada ambarina.

    -¡Cállate maldito!—esta vez InuYasha se interpuso entre la pelea de su hermano y Naraku quien lo miraron con desprecio, sin embargo los dos hermanos unieron fuerzas para causarle daño al ser de mirada escarlata.

    Abajo Miroku se torturaba así mismo al sentir nuevamente el agujero negro en su mano, si no acababan pronto con ese demonio él moriría a causa de esa maldición.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8**8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Kagome, Sango y Shippo dormían tranquilamente donde supuestamente todos los demás estaban descansando para seguir su camino al día siguiente, la joven Taiyoukai estaba algo intranquila, entre sueños veía como sus amados comenzarían a luchar, sus sueños se estaban volviendo pesadillas, tenía que despertar.

    Había también visto a Naraku entre sus sueños, pero le causo terror el saber que esto pronto se convertiría en realidad.-

    -¡¡Sesshomaru, Bankotsu!!—se despertó asustada y comprobó que no estaba soñando en verdad todo lo que estaba pasando era cierto, buscó con desesperación a sus parejas pero no las encontraba por ningún lado.

    Por lo asustada que se encontraba perdió toda cualidad de youkai pues no podía olfatear a ninguno de los dos. Estaba asustada pues Yuee les había contado la historia de esos tres, por eso no quería que Naraku siguiera con vida, tenía que encontrarlo, tomó a Kero.

    -¡Kero por favor acompáñame!—el animal asintió sin protestar dejando montar a Kagome sobre su lomo, echando a correr para tomar vuelo y poder ver desde el aire todo lo que estaba pasando.

    Sentía incomodo e inquieto su vientre, pues también con lo inocente que aun era ni siquiera se le pasaba por la mente que ella estaba embarazada, las cuatro criaturas que estaban creciendo en su vientre estaban aturdidas y asustadas por sus progenitores en este caso nuestros dos hermosos youkai.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Peleaban brutalmente todos los youkai y hanyou presente contra un monstruo de gran tamaño que tenía la esencia del poderoso Naraku, quien de un repentino momento apareció frete a ellos con esa sonrisa maliciosa y retorcida que tanto lo caracterizaba. Sus ojos escarlatas, cabello negro y piel tan blanca como la nieve estaba ahí mirándolos con malicia.

    -Su preciosa Kagome morirá si no se dan prisa—Naraku se burlaba de los jóvenes que se encontraban ahí presentes. ¿Por qué en un momento así tenía que aparecer el?

    -¡Maldito!—exclamaron ambos Taiyoukai, mientras miraban asesinamente al demonio que tanto os molestaba.

    -Yo no tengo la culpa de que vosotros seáis tan lentos—reía malicioso mientras mandaba cientos de miles de monstruos. De cierta manera a Sesshomaru no le preocupaban pues sabía que la joven podría protegerse; pero de otra manera entre ellos había un enorme ogro aun más grande que el mismísimo perro del oeste... Inu- no- Taisho.

    Peleaban espadas contra demonios, de vez en cuando los poderes divinos de Yuee atacaban ferozmente a Naraku quien en pocas ocasiones recibió golpes casi letales en el pecho. Los insectos venenosos salían de todas partes esperando a que Miroku abriera su agujero negro y comenzar su trabajo aunque esos mismos perdieran la vida.

    InuYasha peleaba contra la nueva creación de Naraku, aquel mocoso que se creía superior inclusive de su creador, ese chiquillo de cabello rosa ahora más bien un jovencito de unos doce, trece años. Peleando con su lanza y aquel caballo infernal de hermosa melena de fuego.

    Aquella batalla se estaba complicando conforme Kagome se acercaba a proteger a las dos personas que comprendió que amaba con el corazón.

    Si tu me dejas yo te seguiré
    Si me rechazas yo lloraré
    Mi corazón siente que no es igual
    Que antes pues mi alma se ha
    Enamorado de ti.

    Kero volaba lo más rápido que podía pues sentía ese mal presentimiento de que algo estaba a punto de pasar, no quería alertar a su ama pero era necesario que ella supiera para que estuviese preparada para cualquier cosa.

    -¿Te pasa algo Kero?—pregunta la joven mientras acariciaba la oreja de aquel gran animal.

    -No mi señora, pero el aire esta demasiado extraño—

    -Tienes razón, desde ese sueño no he podido quitarme esas horribles imágenes de mi cabeza—dijo algo triste pensando lo peor para esos dos Taiyoukai testarudos.

    -Vamos—escucharon un grito desgarrador y ambos sabían a quien pertenecía ese grito... aquel hermoso ángel había sido atravesado por uno de los tentáculos del youkai Naraku.

    Los bellos zafiros de Kagome se horrorizaron al ver a Yuee como una paleta humana, atravesado del abdomen con aquel asqueroso tentáculo, parecido así a la leyenda de Drácula... aquel sanguinario capitán que empalaba a sus víctimas.

    Esos hermosos ojos se llenaron de lagrimas pesadas, aguosas... doloras al ver a su protector casi moribundo y para acabarla de “fregar” Naraku esparcía de ese veneno potente en la herida, escuchando los gritos desgarradores de ese hermoso ser.

    -¡¡YUEEEE!!—gritó fuertemente haciendo que todos voltearan a verla... se quedaron quietos durante unos minutos, mientras que el demonio de mirada escarlata aprovechaba la distracción de los demás para acabar de una vez con todas con su dolor de cabeza... esa chiquilla futurista le había causado problemas en dos eras atrás... eso era algo frustrante por eso se desharía de ella.

    De un movimiento casi invisible uno de los venenosos tentáculos de Naraku alcanzaban a atravesar a la joven Taiyoukai.

    Mi vida se apagara en estos momentos
    Pero vale la pena saber que tu me
    Amas, así no me duele morir
    Por que entregué mi alma a tu ser
    Seguramente mis ojos se apagaran

    Su cara aun horrorizada por lo anterior presenciado mostró un terror enorme, viendo como el poderoso Lord del Oeste caía a sus piernas lleno de sangre, sus ojos dorados estaban nublados y casi sin conocimiento, su armadura hecha de los mejores materiales había sido atravesada... y de su boca salían varios hilillos de sangre salían escurriéndose al mismo tiempo manchando a Kagome.

    Todos miraban horrorizados la escena, no se podían creer que alguien como él cayera en las trampas de ese maldito de Naraku, al ver el sufrimiento de estos desapareció con una sonrisa retorcida en su rostro.

    La joven Taiyoukai lloraba desconsoladamente, los ojos de Sesshomaru se habían cerrado debido a la perdida de sangre que estaba perdiendo en esos momentos, aquella espada llena de maldad llamada Tokijin había sido volada unos metros lejos de su amo... sus bellos ojos se hinchaban con tan solo pensar que Sesshomaru estaba muerto, aquel líquido salado escurría en el opalino rostro del youkai.

    Bankotsu a pesar de supuestamente “odiarlo” sentía que algo le faltaba pues había aprendido a vivir con ese compañero, verlo ahí se sintió impotente al no poder hacer nada, InuYasha también estaba anonadado junto al monje quienes no despegaban la mirada de aquella destrozada chica quien gritaba “no me dejes sola”.

    -Maldito si mueres... y-yo—el hanyou no pudo contener las lagrimas, aquellos ámbares muy parecido y a la vez muy distintos a los de su medio hermano se aguaban... -¡Escúchame Sesshomaru no puedes dejar a Kagome, yo mismo debo matarte!—gritaba no podía hacer nada.

    Yuee estaba en mejores condiciones, llegó hasta su ama y la abrazó...

    -¿Por qué me dejaste?—preguntaba entre dolor y sollozos.

    -Dejadlo ama—dijo Yuee-

    -¡¡Sesshomaru!!............—exclamó mientras se quedaba a su lado.

    -N-no g-grites—acarició su mejilla antes de perder el conocimiento por completo dando a entender que esas fueron sus últimas palabras.

    Continuara..............
     
  4.  
    StarAcua

    StarAcua Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Abril 2008
    Mensajes:
    466
    Pluma de
    Escritora
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Te MATOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!! primero lastimas a Yue y luego dañas
    de esa manera a mi lindo SesshyToT ToT ToT Casi me da un infarto
    cuando supe que el se interpuso en el ataqueToT (bueno es un caballero)
    pero mi amor esta herido. Por fis continualo pronto que si no te mato.
    Aparte de lo que le hiciste a Sesshy el capi estuvo genial y a ese Naraku lo
    mato en serio. Maldito infeliz¬¬.

    Siguelo pronto por fis. Estare esperando;)
     
  5.  
    anllely

    anllely Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    16 Junio 2009
    Mensajes:
    67
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    porque porque..................... el no puede morir tiene que haber perdido el conocimiento nada mas me niedgo a creer que esta muerto eso no puede ser es imposible buuuuuuuu.....
    por otro lado no pùsiste el lemon con sesshomaro solo lo hiciste con bankotsu......
    espero la continuacion............
     
  6.  
    doncella

    doncella Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Septiembre 2009
    Mensajes:
    125
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Nooooooo puede ser!
    espero que lo que pasó con sesshomaru no sea verdad
    sería horrible si el muere y peor para kagome que lo ama mucho
    valla este capítulo estuvo sorprendente
    espero que pongas la conti pronto.
    Hasta luego.
     
  7.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)
    Total de capítulos:
    32
     
    Palabras:
    52
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Para informarte el lemmon también
    está en mi blog... si no que incluí
    los dos en uno mismo para que me entiendas
    tienes que leerlo todo.

    Bien chicas esperenme un rato y les pasó
    a dejar la siguiente conti

    *danced*
     
  8.  
    sesshoyasha

    sesshoyasha I, Ore, Je... yo

    Leo
    Miembro desde:
    7 Enero 2009
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    me dolio....
    como se te ocurre!!!...
    es sesshomaru..!!!
    siempre se muere!!!
    yo no quiero que ella este sola con bankotsu!!!..
    por favor no dejes que muera...
    espero que no muera...
    SAYONARA!!!!
     
  9.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    hOLA!

    bueno priemro que nada...que bien se siente leer un buen ff.


    dIOS MIo que te puedo decir me quede con la boca ABIERTA! un doble lemmon, dios cuando lo lei pense esta loca o que? pero la loca fui yo cuando lo empese a leer y dios creo que tendre un sueño erotico en la noche *u*. te amo por ese magnifico lemmon.



    Creo que es cierto lo que dice nuestra querida amiga ya que Kagome se la pasa todo el tiempo con Bankotsu y nos deja abandonado a nuestro sesshomaru.


    creo que es raro que kikyo se enamoro de Kagome, pero como es tu ff es acptable par a mi parecer ya me acostumbre a ver yaoi ya que con Jacke Killer sus ffs siempre eran de ese tipo de genero, pero es muy interesante.



    Creo que aqui en una parte estoy deacuerdo con Star Acua de que si le pasa algo malo como morirse nuestro sexy taiyoukai...
    TE MATAMOS NEGUMI UCHIHA...mas vale que vallas encontrando un motivo para no agarrarte entre StarAcua y YO a palasos, trompazos y cabezzasos porque sino .....##$%//((!"!#&&&%%% xD jajajaja

    bueno por otra parte tendre serios problemas con StarAcua ...no se me hace injusto que despresien a mi segunddo amor Naraku!
    TE VEO EN EL RIN sTaRaCuA!!!!

    hay una aclaracion que me fije y que bueno..


    cuando pierde en conocimiento por completo sesshomaru todos pensaron que habia muerto pero no señor el esta vivo y coliando!
    jajaja espero que eso sea verdd..

    espero tu conti!


    bessos
    sesshogriss
     
  10.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)
    Total de capítulos:
    32
     
    Palabras:
    17
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Repetición de pos´t :domo:
     
  11.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)
    Total de capítulos:
    32
     
    Palabras:
    3608
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Capítulo 15. Yo los amo

    El vientre lo tenía más hinchado, después de que Yuee le había dicho que esperaba cuatro cachorros de esos dos Taiyoukai testarudos, todo su peso azoto en el suelo estrepitosamente, mientras que Bankotsu desangraba de la nariz e InuYasha le reclamaba por embarazarla.

    Miroku reía pervertidamente mientras que Sango lo golpeaba con ese gran boomerang, Shippo se sonrojaba junto a la pequeña Rin quien abrazó a la joven fuertemente felicitándola y diciéndole que tendría hermanitos.

    La cara de Kagome en esos momentos estaba de colores pues hasta Sango le había preguntado que se sentía, más sin embargo ella estaba dichosa de que tendría dentro de dos meses a sus cachorros. Yuee por ser un youkai poderoso le había dicho el sexo de los pequeños niños... eran tres niñas y un niño en este caso era el hijo de Sesshomaru.

    -Ya regresó chicos—los demás asintieron hasta Bankotsu esta vez no protestó, se encaminó tranquilamente hasta las habitaciones del palacio de su protector, mientras caminaba se sentía extraña.

    Entró tranquilamente a esa habitación que olía a el... le encantaba ese olor tan característico del Lord... lastima que este no estuviera en sus cinco sentidos, mientras lo miraba veía aquel traje llenó de sangre, sus dos espadas descansaban sobre la ropa.

    -Me alegró de que estés bien—dijo Kagome mientras acariciaba los largos cabellos plateados de Sesshomaru, quien estaba dormido desde hacía dos semanas de ese ataque... para ese poderoso ataque sobrevivió como un digno ser. – prensé que te perdería—continuó ella acariciando el cabello del youkai, la cara de este estaba con varios rasguños y sus ojos estaban vendados.

    El abdomen de Sesshomaru diariamente era curado por la joven Taiyoukai, siempre a la misma hora iba a verle. Aunque no despertara ella estaba más que tranquila sabiendo que el Taiyoukai no había muerto a manos de ese despreciable de Naraku.

    Sacó las vendas y pomadas necesarias junto a un balde de agua para comenzar a limpiar la herida de siempre, sus poderes espirituales aun estaban presentes en todo momento así ayudándola con la curación.

    -Sabes Sesshomaru... me enteré después de tu ataque que yo estaba embarazada de ti y de Bankotsu más no me importa traer cuatro cachorros al mundo siempre y cuando tu estés a mi lado junto a ese mercenario que también tanto amo—besó los labios del lord, mientras este inconscientemente respondía el beso de la chica.

    Se deleito el cuerpo de su amado mientras quitaba la parte superior de la bata que Yuee le había puesto a Sesshomaru, miró la herida estaba cicatrizando rápidamente pues la semana pasada esta quería infectarse. Puso sus tersas manos sobre la opalina piel de Sesshomaru comenzando su trabajo de limpiar primero la herida, después con sumo cuidado seco y comenzó a poner la pomada hasta esparcirla toda y al final colocar las vendas.

    Siguió un buen rato trabajando en el cuerpo de Sesshomaru, curando los rasguños y hematomas de su cuerpo con la ayuda de la casi completa Shikon no Tama. Pero aun faltaban esos fragmentos pero no se atrevía a quitárselos a Bankotsu del cuello ni a Koga de piernas y brazo.
    -Me tengo que ir—volvió a besar los labios del youkai y esta vez se retiró más tranquila a hacer sus deberes. El vientre lo tenía hinchado pero no le incomodaba.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Bajaba tranquilamente las escaleras, mientras las demás Taiyoukai de los reinos cercanos lo veían con lujuria, él las miraba más para el solo había una dueña de su corazón. Usaba un traje típico de fiestas que había pertenecido a su padre. Centraba su mirada en una sola persona que se encontraba acariciando levemente su vientre mientras que su compañero/ rival en este caso Bankotsu degustaba una copa del mejor vino tinto de la región.

    Era una fiesta que Yuee había organizado para la joven pareja al parecer muchas de las pretendientes de Sesshomaru estaban molestas pues el Taiyoukai no les prestaría más ninguna atención.

    Su larga cabellera plateada se veía más radiante que de costumbre, sus ojos ámbares se reflejaban con la luz del salón.

    -Sesshomaru—dijo Kagome enamoradamente mientras sus ojos solamente se centraban en los del Lord del Oeste, pues tenía más de cinco días que no lo había visto levantarse, cada día que pasaba se veía más deplorable pero esta vez parecía distinto, se veía a ese sexy animal inu que la cautivo profundamente al igual que Bankotsu, ambos eran diferente en formas de expresar sus sentimientos.

    Se abrazaron, a pesar de que Sesshomaru fuese tan frió necesitaba abrazar ese cuerpo tan frágil. Tenía bastante tiempo sin llenarse las fosas nasales de ese rico olor a flores de lavanda, no aguantó ni siquiera le importó; así besándola dulcemente.

    -No me dejes sola otra vez—sollozó en el regazo de este—quiero que tu y Bankotsu se queden a mi lado—volvió a besarlo.

    -Tendré que soportar a ese engendro—sonó frió pero le dio a entender a la chica que si estaba de acuerdo.

    Por otro lado Bankotsu y Jakotsu estaban a punto de ponerse hasta las chanclas y eso que apenas llevaban cinco copas del vino, el caso era de que estaban así por que aun no habían ingerido nada.

    InuYasha bailaba con la pequeña Rin, Sango con el monje Miroku y Shippo comía uvas entretenido viendo como sus amigos bailaban. Kero por su parte se podría decir que se encontraba cortejando a Kirara y Yuee pues estaba bailando con Kikuyo. Aquella melodía unía a estos dos.

    El vestido de Kagome era de tres distintos tonos l, además que sus ojos resaltaban al ser zafiro. Grande era aquella prenda que Yuee le había regalado a su ama. También Sango relucía preciosa esa noche, su vestido era de color azul, y lila. Sus ojos eran del color de un demonio casi rosas pero estaba bellísima. El mismo Miroku se quedó boquiabierto al ver a la kitsune relucir con ese precioso vestido.

    Kikyo también se veía perfecta, ella lucía un vestido verde y su cabello también suelto se veía simplemente hermosa. Pero claro la belleza de ella era opacada por la de la Taiyoukai que se encontraba bailando con Sesshomaru en esos momentos, tan centrados en ellos mismos.
    -Sesshomaru yo... —quería decirle ella misma que estaba embarazada aunque el youkai ya lo supiera quería decírselo – Estoy embarazada—se sonrojó al máximo mientras este le sonreía de lado y le susurro al oído.

    -Pero también estás embarazada de ese bruto de Bankotsu—dijo con cierto coraje pero estaba contento de que ella aceptara traer al mundo a esos cuatro cachorros, lo que aun lo tenía intrigado era el sexo de todos los cachorros.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    -¡Me alegró de que Kagome-chan esté tan contenta!—chilló Jakotsu a su hermano que simplemente estaba perdido en mirarla. Había aceptado compartirla con Sesshomaru por que así ella lo deseaba por eso no se enfadaba de que ella estuviera con el inu de raza pura.

    -Si yo también... —dijo enamorado mientras se centraba en el vestido – de verdad Yuee se lució en ese vestido. Parece esculpido por los mismos dioses—completó.

    -La verdad tienes razón—dijo contento el youkai afeminado mientras se empinaba una copa de champán-- ¡Yo quiero un vestido como el de Kagome-chan!—hizo pucheros mientras su hermano mayor se reía de esté.

    -No creo que te lo quiera prestar—habló burlón y a la vez cruel – te verías raro en el—completó mientras al otro le salía una gotita estilo anime de la sien y caía al suelo estrepitosamente.

    -Eres malo hermano mayor—completó mientras se reponía y seguía tomando aquel rico vino tan fino para la ocasión.

    Mientras estos estaban en su platica del otro lado de la mesa se encontraba Shippo y Rin jugando a “quemados” con un pequeño globo que Kagome les había dado. Todos los globos eran del color de la yukata de Sesshomaru... “blancos y dorados” .

    La música seguía sonando, aquellas arpas y violines daban ese tono perfecto para una escena romántica entre nuestros dos preferidos Taiyoukai.

    Los meseros comenzaron a salir de la cocina con ello llevando los platos de aquel delicioso banquete especialmente preparado por el protector de la joven.

    -Es hora de cenar mi lady—dijo Yuee quien tomó a Kagome de la mano para llevarla a la mesa e indicarle la mesa en la cual todos sus conocidos se encontraban ubicados. Entre ellos las hermanas del mitad ángel. Kikuyo y Naomi también estaban sentadas en esa mesa discutiendo sobre sus asuntos con su hermano mayor.

    Aquella deliciosa cena consistía de entrada en un cóctel de frutas, después una crema de el mejor elote y el plato fuerte, la cena fue tranquila y entretenida. Por fin Jakotsu y Bankotsu habían hecho de las suyas pues a pesar de estar ebrios se acabaron dos botellas más de vino tinto y tres de champán. Sus caras estaban sonrojadas a más no poder y los ojos los tenían vidriosos. Al caminar se tambaleaban de un lado a otro.

    -Me cae que estos dos tontos no saben tomar—dijo el pequeño Shippo mientras los demás reían por su comentario, hasta el más frió Sesshomaru se había reído por el comentario del pequeño kitsune.

    -En eso tienes razón niño—continuó Sesshomaru mientras InuYasha lo veía raro hablando más de dos palabras que no fuera con Kagome o para pelearse con Bankotsu.

    -¿Te encuentras recuperado totalmente Sesshomaru?—preguntó el hanyou al ver a su hermano ahora dirigirle una mirada asesina como aquel antaño cuando le cortó uno de sus brazos. Claro que ahora tenía ambos... la respuesta era de esta manera...

    8*8*8*8*8*8*8*8 Flash Back 8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    -Sesshomaru está muerto—dijo Kagome entre lagrimas mientras seguía en aquel campo donde habían presenciado la muerte del Taiyoukai.

    -Kagome-sama... no llore por favor—suplico Yuee mientras abrazaba a la joven desconsolada.

    -Kagome... – llamo Bankotsu que miró la cara desconsolada de la Taiyoukai. Se acercó a ella y la besó dulcemente, mientras está se refugiaba entre sus brazos aun sollozando y a un lado Sesshomaru desmayado...

    -Bankotsu ¿Por qué tuvo que ser de está manera?—pregunto la chica mientras aun lloraba en los brazos del poderoso mercenario.

    -Así es la vida Kagome... no podemos hacer nada contra ello. Es irremediable la muerte—por un segundo la joven recordó la espada de Sesshomaru aquella que le devuelve la vida a los muertos una sola vez.

    -¡No aun podemos hacer algo!—se soltó bruscamente del abrazo del moreno y fue directamente donde se encontraba Tensseiga. La tomó en manos y está al momento comenzó a palpitar... rápidamente vio Kagome a cinco seres parecidos a Jaken pero mucho más pequeños que abrazaban el rostro del Taiyoukai, tratando de llevarse su alma al otro mundo.

    Tensseiga palpitaba fuertemente como si de su amo se tratara que la portaba en esos momentos. Los ojos de la chica se iluminaron como la luz al igual que la hoja de la espada y ella de un tajo cortó a esos diminutos seres que al momento desaparecieron.

    Notó como la respiración de Sesshomaru regresaba a la normalidad y milagrosamente la herida proporcionada en el estómago estaba ya con una débil costra pero que ayudaría a que no siguiera desangrando.

    -Pensé que te perdería—besó los labios casi fríos de Sesshomaru pero estos se encontraban más cálidos. Ya comenzaban a tener ese tono rosado en vez de aquel tono morado y azulino característico de un muerto.

    Nadie dijo nada solamente miraban sorprendidos el poder de la chica; había utilizado la espada de Sesshomaru sin ningún problema para revivir a su dueño con un solo tajo de la joven sobre el poderoso Lord del Oeste. Ella estaba contenta por haber traído a la vida de nuevo a su amado pero este aun no habría los ojos para comprobar que estaba bien, sin embargo Kagome confiaba en las habilidades de Tensseiga para traerlo a la vida.

    Después de aquel horrible acontecimiento ellos llevaban al youkai recostado sobre el lomo de Kero.

    -¿Crees que es hora de otorgarle el poder de la perla de Zero no Shikon?—preguntó el animal quien volaba al lado de su amo y unos metros atrás iban transformados en dos grandes perros salvajes Kagome y Bankotsu.

    -Puede que sea el momento indicado pues a comprobado ser la digna hija de Midoriko—continuó el protector angelical.

    -Será mejor darle esa perla a ella y solamente a ella. Pero también corremos el peligro de que está se rompa o se llene de energía maligna si ella muere—terminó Kero la conversación pues no quería pensar en lo peor para la chica.

    -Si pero Midoriko-sama nos dirá cuando será el momento perfecto para entregarla a su protectora—se fueron volando hasta los territorios del viento... el palacio de Yuee.

    Dos semanas después de ello, Kagome se encontraba llorando una vez más sobre el pecho de Sesshomaru aquella herida se infectaba cada cinco minutos causándole fiebre de 40° al youkai. No sabía que hacer estaba desesperada por la recuperación de Sesshomaru. En vez de que este reaccionara positivamente solamente las curaciones le daban más problemas.

    Esa mañana se encontraban junto al manantial donde por primera vez ellos se entregaron en alma y corazón siendo ambos uno mismo, Sesshomaru se encontraba sin la yukata y con aquella herida más deplorable que el primer día que comenzaron las curaciones, la joven se encontraba acarreando agua para lavarle el cabello y después seguirse con la herida.

    Lavó con artículos de su época el cabello del Taiyoukai, hacía espuma mucha espuma y a ella le encantaba jugar con el jabón, tallaba tranquilamente aquella larga melena que desprendía un delicioso aroma gracias al shampoo. Después de ello enjuagó el cabello y dejó secar mientras se encargaba de la herida.

    -A veces siento desprecio por InuYasha al cortarte tu brazo—delineó aquel lugar que tanto dolor le causo al youkai al no poder hacer nada contra ello. –sinceramente deseo que tu brazo regrese a tu lugar—sorprendentemente una luz color zafiro envolvió el brazo de Sesshomaru y al quitar la luz segadora sorprendentemente había regresado su brazo pero en la cara del mencionado se veía el dolor que había sentido al tenerlo de vuelta.

    -¡Perra te voy a matar!—Sesshomaru tosió sangre mientras volvía a perder el conocimiento y ahora ella se encargaba de curar la herida y quedar esta una vez más curada.

    -Lo siento Sesshomaru—roció un poco de veneno fluorescente color zafiro causándole dolor al joven. Ella escuchando los múltiples gruñidos que este le mandaba.

    Se quedó con el Taiyoukai ahí siguiendo su trabajo de asearlo y curarlo para terminar la infección que le daba aquel fuerte veneno proporcionado por Naraku.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8 Fin Flash Back 8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Kagome se sentía contenta por estar al lado de Sesshomaru quien solamente tenía en esos momentos ojos para ella. Se sentía feliz de ello pues también Bankotsu había centrado su corazón solamente para ella y nada más para ella.

    -Te faltan tres semanas más Kagome... —dijo Sesshomaru quien miró el vientre súper hinchado de la chica.

    -¿Tan rápido?—preguntó sonrojada al mirarse el vientre que era cubierto por el vestido dando la impresión de que no estaba embarazada.

    -Si... un embarazo youkai solamente dura tres meses, hemos llevado dos meses de ello sin embargo yo al momento me di cuenta de que estabas embarazada del estúpido de Bankotsu y de mí. Pero se me hizo raro que no te dieses cuenta de ello pues las hembras saben bien cuando acaban de ser preñadas—dijo frió mirando a la chica mientras ella solamente callaba—en otras palabras debiste haber sentido el cambio de olor en tu persona mezclado con el de nosotros dos.

    -Pero es que ese olor desde que estoy con ambos es igual, por eso no lo detecte—dijo ella viendo como Sesshomaru se sorprendía un poco pero no lo dejaba ver.

    -De todas maneras no te voy a dejar mover ni un solo dedo ni que te arriesgues a nada peligroso ¿Me escuchaste?—preguntó este algo amenazante a la joven.

    -Si pero no solamente por eso voy a estar sin mover un dedo—dijo ella algo molesta mientras se cruzaba de brazos

    -¡Harás lo que yo te diga!—exclamó molesto pues el no se daría el lujo de arriesgar la vida de la joven y menos con dos cachorros suyos.

    -¡Escúchame Sesshomaru Taisho a mi no me vas a dar ordenes!—exclamó ella mientras veía a los ojos de este. Los demás se quedaban mirando la escena que ambos estaban montado.

    A la noche después de la fiesta, Kagome se encontraba durmiendo en su cama, raramente comenzó a sentir dolor en el vientre, se levantó desesperada de la cama y encendió la luz al notar de que todas las piernas le sangraban incontrolablemente como si de agua corriendo por el rió se tratase, la cama también se encontraba toda llena de sangre y repentinos dolores muy fuertes le daban en el vientre.

    Su vista comenzó a nublarse poco a poco, mientras aquella sangre cubría su camisón de escarlata. Algo malo le estaba pasando.

    -¡KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!—aquel desgarrador ruido se escucho en todo el palacio despertando a todos sus inquilinos de ese lugar, los oídos del Taiyoukai se activaron al momento. No le gusto lo que vio.

    -Kagome—dijo este algo asustado pero como siempre no quiso demostrarlo.

    -Mis bebés—dijo esta antes de desmayarse, mientras en esos momentos llegaban todos a ver que sucedía y el motivo de aquel desgarrador grito.

    Continuara.............

    Chicos y Chicas, les aviso que solamente quedán seis capítulos y contando un épilogo del fanfic :)
    Espero que sea de su agrado. Si gustan ver los vestidos de Kagome, Sango y Kikyo podes verlos en mi álbum de ediciones.
     
  12.  
    StarAcua

    StarAcua Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Abril 2008
    Mensajes:
    466
    Pluma de
    Escritora
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Amigaaaaaaaa me ha encantado el capi
    estuvo genial y dejame decirte que te
    has salvado de una muerte dolorosa jijijiji
    gracias por salvar a mi lindo Sesshomaru
    y SESSHOGRISS perdón por haber rematado
    contra Naraku es que hirio a mi lindo Sesshy
    prometo no volver a hacerloxD
    Amiga espero lo continues pronto ya que deseo
    saber que sucedera con Kagome y sus bebes.
    Por cierto me encanta como es Sesshy con
    ella;)
     
  13.  
    doncella

    doncella Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Septiembre 2009
    Mensajes:
    125
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Hola amiga
    Que maravillosa conti hiciste
    me alegro de que sesshomaru ya este bien.
    Espero que lo que le esta pasando a kagome no sea algo malo
    Porque si no quedaría destrozada.
    Bueno espero que pongas pronto la conti.
    Hasta luego.
     
  14.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)
    Total de capítulos:
    32
     
    Palabras:
    3142
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Capítulo 16. Preparando un nacimiento

    Desde hacía tres horas ella se encontraba en aquella habitación siendo rondada por tres youkai parteras y Sango a su lado. Afuera los dos responsables iban de izquierda a derecha, mirándose. A veces sus miradas eran asesinas pero eran más preocupadas pues en repetidas ocasiones se escuchaban los desgarradores gritos de la Taiyoukai.

    Hablando de está Sango se encontraba cargando a una bella niña de ojos zafiro como su madre y padre, tenía las mismas facciones que Bankotsu y Kagome, el cabello negro azulado y esa estrella respectiva en su frente. Tenía a diferencia de Bankotsu las marcas de Sesshomaru en su cara, pero aun así la pequeña era hija del mercenario.

    -Son hermosas Kagome—decía Sango emocionada mientras se encargaba de limpiar a la pequeña en una diminuta tinita.

    -¡Viene el segundo!—exclamó la partera mientras se centraba en medio de las piernas de Kagome para ver la cabecita blanca con raramente dos orejitas de perro en su cabeza y una cola súper felpuda. Era el retrato de Sesshomaru pero este tenía los ojos color escarlata, y aquella luna en la frente pero esta vez tenía la cruz de Bankotsu atravesada en su frente.

    -¡Apresúrese me duele!—lloriqueaba la Taiyoukai, pero a la vez se sentía contenta, mirando a sus pequeños. La niña ya estaba vestida con ropita del futuro que InuYasha se había tomado la molestia de ir a comprarlos y traerlos a la época antigua.

    -¡El siguiente!—esta vez era una niña de cabello plateado con destellos negros en su cabellito tan corto, tenía esa mirada tan arrogante y fría como la de su padre y esas marquitas en sus mejillas. Sus ojos eran ámbar a comparación de los del otro bebé. Seguido de ella venía la última niña de cabello negro azulado, de ojos color zafiro, mirada asesina de su padre... el mercenario líder de los Shichinintai.

    -¿Es todo?—preguntó Kagome al punto de colapso, había traído a la vida a cuatro criaturas tan bellas y exóticas. Se veían hermosos esos cachorritos; Sango los terminaba de vestir y los colocaba al lado de la chica que se había quedado dormida, se veía tan hermosa como siempre.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Había pasado una hora desde aquel parto tan inesperado, supuestamente el olfato de Sesshomaru decía que el parto de la joven sería dentro de tres semanas, pero seguramente el baile le precipito y rompió la fuente.

    Aquellos dos seguían mirándose y de aquí haya, no se podían concentrar pues solamente querían entrar a ver a la joven que poco a poco les hablando aquel corazón llenó de maldad. Caminaron un rato más hasta que Sango y la partera salieron con unas caras muy alegres y cuchicheando entre ellas, Sesshomaru iba a preguntar pero Bankotsu ya se había metido echo un rayo a la habitación de su amada.

    Al ver a la joven durmiendo tranquilamente y a sus hijas separadas de los de Sesshomaru, se acercó a ver a sus hijas, tan bellas se parecían mucho a el y ella.

    -Hola—saludó mientras veía a las pequeñas que lo veían mientras extendían sus bracitos para alcanzarlo. Acarició la cabecita de una de ellas mientras miró a la joven dormir, del lado derecho de la cama de Kagome se encontraban el hijo e hija de Sesshomaru. También se acercó a mirarlos, pero se sorprendió un poco al ver las orejas de perro que tenía el cachorro varón sinceramente esos chiquillos eran hijos del Taiyoukai del Oeste.

    Seguido de Bankotsu entró Sesshomaru que miraba desafiantemente al otro youkai, que tenía esta vez en brazos a una pequeña que estaba jugando con su cabellito.

    -Son lindas—jamás pensó decir eso pero se lo dijo a Bankotsu pero a su manera y mejor Sesshomaru se dedico a ver a sus propios cachorros. Eran hermosos... había echo una buena elección conforme a Kagome.

    -Gracias—sus miradas de ambos seguían siendo asesinas pues no se llevaban bien, mientras miraban a sus pequeños la joven comenzaba a despertar.

    Ella los miraba en silencio pues estos casi estaban matándose con la mirada, sin embargo ella prefirió dar señales de que estaba despierta, comenzando a moverse. Se sentía como nueva mientras que se levantó poco a poco. Estos al darse cuenta de que Kagome había despertado dejaron a las pequeñas en las cunitas.

    -Chicos—les llamó y ellos centraron su mirada en la joven Taiyoukai y la miraron tranquilamente.

    -¿Cómo te sientes?—Bankotsu fue el primero en preguntar.

    -Me siento bien, gracias—sonrió mientras que acariciaba el rostro de éste mismo. Mientras Sesshomaru simplemente se iba pues no le gustaba estar de más en un lugar.—Sesshomaru no te vayas—dijo Kagome mientras le llamaba.

    -Tengo cosas que hacer—dicho esto se fue dejando a ambos morochos en aquella hermosa habitación.

    -Hai—bajó su mirada llorosa, Bankotsu al notarlo la abrazó y habló con ella.

    -¿Me podrías hacer el favor?—preguntó como niño pequeño y le entregó un cepillo, la joven gustosa aceptó y deshizo la larga trenza del mercenario para comenzar a cepillar, aquella cabellera se veía con unos pequeños bucles ondulados y tan cuidado que lo tenía daba el toque perfecto.

    Cepillaba lentamente hasta desenredar las pequeñas marañas que se formaban alrededor de las puntas del cabello; Bankotsu siempre se relajaba con los cuidados de la chica. Cerró sus ojos para dedicarse a sentir ese sueño de relajación mientras Kagome le daba cuidado a su larga cabellera.

    -¡Tienes el cabello tan bello!—dijo Kagome mientras se abrazaba a la espalda del mercenario y olisqueaba embriagándose de aquel masculino olor tan de él.

    -¡Cállate!—se comenzaron a reír divertidamente, mientras se daban pequeños manotazos, el cepillo quedo en el cabello de Bankotsu mientras este aventaba a Kagome sobre la cama mientras le hacía cosquillas. Ambos parecían niños chiquitos jugando, así mismo Kagome lo miró dulcemente y besó sus labios.

    -Te quiero—dijo mientras profundizaron el beso... tenía tres meses que no se entregaban, mientras que las paredes serían testigo de su amor como pareja.

    Un rato más tarde, Kagome volvía a abrir sus bellos ojos color zafiro, todo su cuerpo se encontraba cubierto con el edredón de la gran cama y al lado su querido Taiyoukai con el torso descubierto.

    Se adentró al baño y comenzó a quitarse todo rastro de la esencia de Bankotsu de su cuerpo mientras estaba dentro de la tina, sentía como sus músculos se relajaban al sentir el agua caliente, comenzó echando aquellas sales de lavanda.

    Talló su cabello con mucho cuidado, admitía que Bankotsu tenía razón, se cortaría el cabello hasta los hombros varias veces lo pensó pero aun no se decidía si cortarse el cabello o no. Después lo enjuagó y se siguió con su cuerpo tallando tranquilamente todo lugar necesario.

    -Que rico—suspiró y cerró sus ojos para dedicarse a sentir el vapor tan relajante del agua.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Sesshomaru tenía la mala costumbre de ponerse celoso cuando había demasiado acercamiento entre la joven y el mercenario. Se ponía celoso pero no era un termino para matar a Bankotsu.

    Caminaba tranquilamente, esos cachorros eran tan iguales a él y ella. Tan parecidos, sus ojos todo... el carácter de la chica. Además el cachorro de cabello plateado con orejas perrunas le recordaban demasiado al estúpido de su hermano InuYasha.

    Sin embargo ese chiquillo lo miraba de manera retadora e intimidante, esa misma mirada calculadora de Sesshomaru la tenía aquel cachorro.

    -Que débil soy—se reprochó a si mismo por pensar tanto en aquella chamaca loca.

    -¿Eso piensas?—escuchó aquella voz que tan bien conocía, se había echo una costumbre encontrarse a Kikyo en el jardín.

    -¿Qué es lo que quieres?—preguntó tajante jamás le agradó aquella mujer parecida a su amada hembra.

    -Nada—su voz era burlona—Quiero que te alejes de Kagome-hime youkai patético—estaba picándole el orgullo a nuestro sexy Lord, mientras este solamente mostraba los colmillos no decía nada pero si seguía molestando aquella insolente cadáver de un solo zarpazo la mataría, de eso estaba totalmente seguro.

    -¿Y quién eres tú para alejarme de mi hembra?—siguió su camino mientras dejaba a una Kikyo molesta, ella estaba enamorada de Kagome y haría lo posible por tenerla.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Había pasado ya una semana después del nacimiento de aquellos cuatro cachorros, los nombres de las hijas de Bankotsu eran: Nakoruru, Rimururu y los de Sesshomaru eran: Arthemis y Yami.

    Casi ahora las 24 horas, aquellos dos testarudos youkai se la pasaban encerrados en el cuarto de la chica, pues ella no los dejaba marchar debido a que necesitaba ayuda con aquellos bebés hermosos, casi no recibía visitas por ordenes de Sesshomaru ya que las pequeñas aun eran demasiado jóvenes para ver a los demás. También según Yuee los cachorros podrían contraer cualquier infección.

    La joven Taiyoukai se encontraba amamantando a Rimururu, mientras Bankotsu bañaba a Nakoruru, Sesshomaru estaba tirado en el sillón pues aquellos dos no se habían querido dormir por eso estaba tan cansado. Descansaba unos cuantos minutos por que después le tocaba bañar a esas pequeñas bestias.

    -Sesshomaru... ¿Estás bien?—preguntó Kagome mientras se cubría y se acercaba a la cunita para dejar durmiendo a Rimururu.

    -Si—no quería hablar de más puesto que se encontraba en la misma habitación el ex líder de los Shichinintai.

    Terminaron sus deberes y Bankotsu salió de la habitación puesto que Jakotsu le traía trabajo, uno de sus favoritos. Asesinar personas inocentes, tenía un buen rato sin matar a alguien. Por fin su sangre lo llamaba para trabajar.

    La joven y nuestro preciado lord se quedaron en aquella habitación con los cachorros que por fin se encontraban durmiendo tranquilamente.

    -Sesshomaru—casi siempre la que iniciaba las conversaciones era Kagome puesto que el Taiyoukai era demasiado frío para hablar o iniciar alguna conversación.

    -¿Qué quieres?—preguntó sin mucho interés.

    -Te amo—se sentó en las piernas de Sesshomaru y lo besó dulcemente.

    Caminaron hasta la cama hasta que quedaron uno en sima de otro, sus rostros estaban a pocos centímetros y sus partes se rozaban descaradamente, un beso tierno comenzó para pasar a uno apasionado....

    Momentos después Kagome estaba lista pare ser penetrada fuertemente, una posición bastante favorita para Sesshomaru. Aquella que le facilitaba las cosas, entró de un solo movimiento en la chica y ella gimió lo más placenteramente que pudo.

    Un vaivén rápido y caluroso, cuado estaban a punto de llegar... alguien abrió la puerta.

    -¡Kagome!—la cara de Sango estaba completamente roja, y Miroku había desangrado, a los pocos minutos InuYasha, Yuee y Kero estaban ahí asomados mirando aquella escena tan comprometedora.

    Al igual la cara de la joven estaba completamente roja y Sesshomaru pues solamente gruñía molestamente.

    8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8*8

    Otra bella mañana, Kagome se encontraba ahí parada en una escalinata de color azul agua, mientras se probaba el vestido de bodas que habían mandado a hacer especialmente para ella. Mientras por ahí se encontraba Shippo, Kirara, Miroku, Sesshomaru sentado en la copa de un árbol, Bankotsu y Jakotsu ahí sentados diciendo tonterías en uno de los descansos del palacio. Yuee se encontraba vigilando a su ama desde una de las grandes torres, también se encontraba la pequeña Rin y Jaken molesto por las tonterías que decía la pequeña clon de Kagome.
    -¡Señorita por favor no se mueva!—exclamó otra youkai que se encargaba de poner las agujas en su lugar para comenzar a cocer.

    -Esta bien—dijo la joven mientras se quedaba quieta mirando hacía el horizonte donde a penas comenzaba a salir completamente el sol.

    Aquel hermoso vestido, era color blanco, las zapatillas eran del mismo color y su cabello estaba levantado en una coleta de caballo quedándole magnifica para el día esperado. Pues el día anterior ambos youkai habían pedido la mano de la joven, ella aceptando sus propuestas dándoles un “Si”.

    Lo aceptaba se había enamorado de esos dos, pues su carácter de ambos le habían cautivado el corazón.

    Por otra parte InuYasha se encontraba practicando con su Tessaiga, sentía que se había vuelto un perezoso bien hecho desde que todo ese embrollo había comenzado respecto a su hermano, el mercenario y su amiga de viaje. El viento cortante no salía tan potente como otras veces pues necesitaba entrenar sus energías demoníacas para perfeccionar el viento.

    -Soy un holgazán—se dijo a si mismo y siguió agitando la espada una y otra vez.

    ///////////////////////////////////////////////////////////

    -Pronto Kagome—una risa retorcida apareció en ese opalino rostro—Casi lo mate señor Sesshomaru, pero ahora voy a por una presa más grande—

    -Esta todo listo Naraku—escuchó al chiquillo que era su corazón.

    -Perfecto Hakudoshi, esperemos al día de la boda—

    -Si—desapareció tras la puerta.
    //////////////////////////////////////////////////////////

    -Hemos terminado señorita—dijo la youkai para retirarse con todas sus herramientas de costura.

    -Gracias—se bajó de la escalinata mientras ahora se acercaba a mirar a sus pequeñas que se encontraban durmiendo. –Las amo chicas—besó a cada uno y después se subió a descansar a un árbol.

    -¿Ya terminaste?—escuchó la voz de Sango.

    -Claro—sonrió y abrazó a su amiga, ya casi no convivían puesto que todo el día la Taiyoukai inu se la pasaba encerrada en su cuarto con sus hijas y casi maridos.

    -¿Qué se siente amiga?—

    -¿Sentir que?

    -Me refiero a que tienes a dos hombres o en este caso demonios que te amen y te protejan—los ojos de Sango brillaron enamoradamente.

    -Es muy bonito...—sonrió mientras miraba hacía abajo para encontrarse con la mirada molesta de Yami.

    -¿Cómo les pusiste?—pregunta Sango-- ¡Por que no me avisaste!—la cara de la neko se volvió molesta.

    -Lo siento Sango-chan—sonrojada le dijo—las hijas mías y de Bankotsu son Rimururu y Nakoruru, los otros dos que son de Sesshomaru son Arthemis y Yami—

    -No puedo reprochártelo Kagome, son unos nombres hermosos—

    -Gracias—

    -Enserio—se abrazaron una vez más.

    Continuara.....................
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    anllely

    anllely Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    16 Junio 2009
    Mensajes:
    67
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    me encanta esos nombres que hermosos deber ser los hijos de dos demonios ya me imagino a sesshomaro tratando de darle un baño a sus hijos jajajaja...
    me pregunto como se podra casar ella con dos personas se puede si es asi yo tambien quiero.. jjajaja
     
  16.  
    doncella

    doncella Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Septiembre 2009
    Mensajes:
    125
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Hola
    Vaya que interesante capítulo haz hecho
    me encanto mucho estuvo muy chistoso cuando sango
    y miroku vieron a sesshomaru y a kagome así
    bueno espero que pongas la conti pronto.
    Hasta luego.
     
  17.  
    sirenitaluna

    sirenitaluna Guest

    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    tiempo sin pasar por aqui de verdad me gusta mucho quiero la conti esta muy buena lo digo aunme gusta como escribes de verdad la forma de que los personajes hablan como le das lugar a cada uno es exelente jajaja bueno pon la conti plissss y el lemon estubo genial fue magnifico *me unire al club de razon para pervert XDD* jajaja
     
  18.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Re: El otro lado de la Luna (Sessh/Kag/ Bankotsu)

    Hola Chichas y chicos :D
    Les informó que este fic esta
    por llegar a su final.

    Esperó que sigan atentas al fic.

    Saludos
    Negumi Uchiha :rosa:
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso