Long-fic El mundo de los espiritus

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por amoreinu, 15 Noviembre 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    amoreinu

    amoreinu Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    1 Febrero 2008
    Mensajes:
    467
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El mundo de los espiritus
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1379
    Re: El mundo de los espiritus

    hola a todas aquí la continuación y se lo dedica a ahomexInu y inuyassha


    EL MUNDO DE LOS ESPIRITUS​


    Capitulo 9


    Inuyasha caminaba a mi lado sin importar que ellos lo ataquen de pronto Sango saco un cuchillo y se lo clavo en su brazo.


    - tu olor es un exterminador- Sango se sorprendió ya que sus ancestros eran exterminadores ahora se dedican hacer armas y venderlas principalmente para la mafia - ¡qué pena de los exterminadores! Ya que ellos sabían que las armas de los humanos son inútiles ante los mostros o bestias –


    Sango retrocedió ya que los pergaminos que lanzo Miroku ya están activados – ¡jamás pensé que haría equipo contigo! –
    - ni yo además solo será esta vez y luego seremos enemigos – mientras seguía concentrado lo que hacia Miroku mostrando una sonrisa de vistoria
    - que bueno porque ser amiga de mí enemigo me darían muchas pesadillas – contesto Sango con un zumo odio
    Vi como los pergaminos se iluminaban y grite su nombre – ¡Inuyasha! –
    - aléjate renacuajo o te lastimaras y no quiero curarte de nuevo – con una voz dura me lo decía
    - pero… -
    Inuyasha no me dejo seguir hablando - ¡aléjate! ¡Acaso no entiendes Kagome! si estoy contigo no podre pelear
    - está bien – Salí corriendo para esconderme también para ver la pelea

    Inuyasha cambio sus ojos dorados a rojos y los pergaminos que le lanzo Miroku fueron quemados mostrando que era más fuerte que cualquier bestia, más fuerte que todos los tiempos.


    - Esos juguetes no me hacen nada señor monje – mirando a Miroku – se bueno y aléjense de mí junto con su exterminadora –

    - ¡estás loco bestia perro! Tú mataste asientos de personas inocentes a sangre fría y dejaste una crisis en este país – dijo Miroku
    Sango continuo lo que comenzó Miroku- Tu sed de matanza era grande hasta que conociste a una mujer que te cautivo el corazón al no admitir que la amabas ciegamente tenias miedo aquel sentimiento y la mataste ¡además no soy su exterminadora! –

    - ya te tardaste Sango para quejarte – con su voz arrogante de Miroku
    - ¡quieres que te mate! – le respondió a Miroku


    - ¿acaso es cierto? Inuyasha la mato – me pregunte pero sin darme cuenta había llegado Shippo
    - eso es mentira Inuyasha nunca mato un humano, porque todos los mostros que se creían superiores odiaban a Inuyasha porque amaba los humanos aunque él lo salvaba todos ellos le temían hasta que conoció a Kikyo, ella fue la diferencia ante todos los humanos –
    - Kikyo porque no está viva, porque dejo sellado a Inuyasha porque dejo tanto dolor a Inuyasha ¿cuál era su propósito? – me dije a mi misma pero no haya una respuesta

    - ¡yo jamás lastime a Kikyo! Yo nunca mate un humano ¡Los humanos me traicionaron y me hicieron dormir 500 años! Ahora me vengare comenzando con ustedes y seguirán los que siguen –



    Aquel joven del cabello plateado donde podría ver paz tranquilidad a la vez dolor pero esta vez sus ojos mostraron una tinta roja como la sangre solo había dolor ahora es capaz de matarlos sin importar que son humanos.

    Inuyasha mostro sus garras tan afiladas que iban tan directos hacia ellos por alguna razón ellos no se movían no sé si es por temor o el tiempo se detuvo, corrí para que no los matara; que no muestre más odio que una vez amo entonces sus garras me clavaron en mi cuerpo pero intente hablar.


    - no muestres odio algo que tú amas -
    - Kagome – desprendió sus garras y me abrazo como si fuera el primero y el último abrazo que me va a dar después me llevo a mi casa donde es el templo.

    Al llegar Shippo nos vio y las palabras que siempre dice cuando llego ahora eran – va a morir –
    Inuyasha sonrió levente – ella no morirá la puedo curar otra vez –
    - ¡pero dijiste que no te atreverías ni un millón de años! – dijo Shippo con preocupación
    - ¡pues cambie de parecer! – me recostó en mi cama y puso sus manos en mis heridas sentí una luz tan cálida que hizo que mis heridas se cerraran al instante
    Abrí mis ojos para verlo – Inuyasha gracias por curarme de nuevo –
    Al verlo bien estaba enojado aunque no sabía ¿Por qué? – ¡nunca en tu vida expongas tu vida! ¡Los humanos tienen el cuerpo débil y frágil! ¡Ni creas que te curare porque habrá un momento que no estaré! ¡No estaré a tu lado todo el tiempo! -
    - ¡Inuyasha no le digas cosas tan duras apenas ha salido del peligro! – grito Shippo
    - ¡Shippo entiende! no estaremos todo el tiempo a su lado menos dándole animo… ¡ella deberá solucionar sus problemas ella misma! – Inuyasha me miro – Si tienes problemas soluciónalo tu sola –
    Inuyasha se paro después abrió la puerta para salir pero Shippo pregunto - ¿Dónde iras Inuyasha? –
    - iré a ver la dueña de este templo ya que me trae recuerdos –
    - ¡estás loco! ¡Ella es mala! ¡Es el mismo demonio! – le grite además para convencerlo para que no la viera
    - si es así nos llevaremos bien –
    - ¡entonces iré contigo! -

    Llegamos donde estaba Kaede en la sala principal, ella era una anciana muy cruel y siempre usaba la ropa tan antigua.


    - ¿tu quien eres?– pregunto Kaede
    - Soy Inuyasha, su nieta me salvo y me trajo aquí para recuperarme por eso quiero pedirle gracias por su hospitalidad –

    ¡Acaso está loco Inuyasha! Ella me matara después, segurito me tratara mal y habrá más trabajos y apenas puedo con ellos… estoy muerta.

    - Kaede quiero hablar seriamente contigo – dijo Inuyasha. Como supo que se llamaba Kaede acaso lee la mente
    - Kagome tráenos algo para beber –
    - si – me retire

    - Kaede en verdad tu olor ha cambiado un poco pero al parecer no has muerto como los humanos –
    - soy más inteligente que mi hermana Kikyo, mi hermana quería ser humana y envejecer yo quería ver los cambios del tiempo –
    - en verdad esa es tu ambición si no me equivoco tú me atacaste hace poco –
    - si porque tu mataste a mi hermana – dijo Kaede
    - ¡yo no la mate! ¡Ella me traciano! – Inuyasha se calmo un instante – pero no estoy aquí para pelear estoy aquí para saber ¿quién es Kagome? y ¿Por qué todos dicen que mate a Kikyo? –


    Kaede se cayó por un ínstate para ver los ojos de Inuyasha, al ver eran puros y hablaba en serio, después Kaede volvió joven pero no llegaba ser hermosa como su hermana Kikyo.


    - Mi hermana fue maldecida por ti, solo sé que mi hermana estaba muriendo y estaba buscando una cura y la única manera es sellarte o morir pero tenía una herida grave que no pudo ser tratada y murió aquel día que termino su conjuro –
    - yo nunca hice tal cosa solo le maldecid aquel momento que me traiciono – Inuyasha mostro dolor como nunca y eso Kaede lo vio –
    - está bien te creo – dijo Kaede


    Inuyasha la miro directamente no solo porque le creía sino había otra pregunta que hizo hace unos momentos sin contestar.



    - ¿Quién es Kagome? a pesar que es tu pariente la tratas mal –
    - ¿Quién es Kagome se sentó? Kagome es Kikyo –



    Inuyasha se sorprendió de tal cosa que no podía creerlo se sintió raro, dolor, triste todos los sentimientos que hubo en el paso apareció en este momento, el joven de los ojos dorados estaba en shock.


    - Kagome es Kikyo, ella es la reencarnación de Kikyo tiene los mismos poderes espirituales, su comportamientos y tiene el mismo dolor que tenia Kikyo –
    - entonces ella… pasa los mismos pasos – dijo Inuyasha



    En la cocina…



    - me pregunto ¿Qué estarán hablando? – entonces vi un hilo largo de color negro enfrente de mi ​

     
  2.  
    inuyassha

    inuyassha Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    28 Marzo 2009
    Mensajes:
    90
    Pluma de
    Escritora
    Re: El mundo de los espiritus

    que !!!!
    ella no es kikyo
    a pesar de todo son muy diferentes eso lo explico kagome en un
    capitulo jajaj bueno me calmo esta muy linda tu conti
    tienes que dejar de mencionar tanto los nombres como inuyasha se pare y luego inuyasha se sento- si ves
    es feo no lo repitas!
    ademas la letra tiene que ser verdaba 2 y dejas mucho espacio
    espero no te molesten mis consejos
    pero igual me gusto la conti
    !!! ajjaja la espero
     
  3.  
    ahomexInu

    ahomexInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Octubre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    Re: El mundo de los espiritus

    Hola... espero estes muy bien...

    Primero que todo gracias por dedicarme el cap...
    Que alivio que Inu no les halla hecho daño a Sango y Miroku aunque ellos estan de malos en este momento, Me encanta que Inu proteja a Kag aunque diga que no lo hara siempre todos sabes que no es asi y que siempre la ayudara. Por otro lado no importa si Kag es Kikio ellas son muy diferentes.

    Bueno amiga te felicito por este excelente capitulo espero lo continúes muy pronto...
    Te cuidas..Besos...
     
  4.  
    amoreinu

    amoreinu Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    1 Febrero 2008
    Mensajes:
    467
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El mundo de los espiritus
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1869
    Re: El mundo de los espiritus

    hola perdon por tardarme aqui la continuación espero que les guste.


    El mundo de los espiritus




    Capitulo 10








    Sentí como mi rostro fue lastimado, cuando me di cuenta estaba rodeada de hilos de cabello que puede cortarme fácilmente en cualquier segundo entonces supe que había alguien ahí.








    - ¡¿Quién está ahí?! – grite con todo pulmón





    Inuyasha y Kaede entraron a la cocina pero al parecer no encontraron nada, Inuyasha se acerco y beso donde me lastime, ese beso me ruborice tanto ya que es el primer hombre que me lo hace sin que fuera mis padres o un familiar







    - ¡¿qué paso Kagome?! – con su tono exagerado como si yo tuviera la culpa de todo, en verdad esa anciana me da dolor de muelas
    - no paso nada Kaede, solo era mi imaginación –
    - tu… tu… ¡tu imaginación! ¡Fíjate niña no estoy aquí para protegerte! – exploto Inuyasha luego me golpeo en la cabeza –
    - ¡eso duele! – me queje
    - ¡es para que aprendas! ¡¡Eres tan inútil como Kikyo!! –
    - pero así te enamoraste de ella – le replique
    - ¡yo nunca me enamore de ella! ¡Menos de una traidora! – se enfado mas Inuyasha que podía ver esos ojos rojos amenazándome
    - ¡basta ustedes dos! – grito Kaede después me miro – ¡Kagome ve a tu habitación! –







    Fui directito a mi habitación, me acosté en mi cama pensando en las cosas que había pasado desde que conocí a Inuyasha, en verdad Inuyasha me ha devuelto la vida aparte que si sigo con él tendré más chuchones pero no me importaba.







    - Mi Inuyasha lindo – al darme cuenta Inuyasha ya estaba en el cuarto mostrando su carota de mala gana y algo molesto
    - ¡No soy tu Inuyasha! ¡Y no soy lindo! – después se sentó en una esquina y recordó lo que le dijo Kaede.








    - Inuyasha si alguien sabe que Kagome es la reencarnación de Kikyo querrán matarla lo que les hizo –
    - a mi no me importa – dijo Inuyasha
    - por favor Inuyasha, Kagome confía en ti como si fueras un familiar o como si fueras su padre –
    - ¡no soy su padre! ¿¡Acaso ella no tiene papás que lo cuiden!? –
    - No, sus padres murieron en un accidente hasta el día hoy nadie sabe quien los mato y su único familiar murió al día antes de su cumpleaños, por eso cuídala por el día de hoy y después puedes irte con tu familia –
    - Kaede la cuidare –
    - gracias seguro que Kikyo te agradecería – mientras se tranquilizaba Kaede por sus palabras
    - no lo hago por eso, ni por ella ni por nadie si alguien va a matar a la reencarnación seré yo, todos saben que una reencarnación puede recordar su vida anterior y cuando eso pase la ¡mato! –









    Me miro con esos ojos dorados como el oro fundido y dijo su mente – es tan idéntica a Kikyo, su cuerpo, sus ojos, su comportamiento –
    Le sonreí y le pregunte – Inuyasha ¿Quién es Yura? -
    - creo que es una mujer que manipula los cabellos y también usa sus cabellos como manipular a personas ¿Por qué? –
    - por nada ¿Cómo es tu familia? –
    - Eso no te interesa ¡además yo no pregunto por tu familia! – Aquel momento recordé la trágica muerte de mis padres y de mi hermano – yo lo siento… – mire esos ojos que en verdad se disculpaban – si no quieres hablar de ello no lo hagas, mi familia y yo siempre estamos unidos sin importar qué –
    - ¿tienes hermanos? – le pregunte
    - Sí uno mayor que yo – me miro – por eso mañana me voy; extraño mucho mi familia aunque no sé si aun viven o aun están ahí, el mundo ha cambiado –
    - ¿Inuyasha puedo ir a conocer tu familia? –
    - no, ellos te matarían además no es un lugar donde un humano deba estar – De pronto las ventanas se rompieron en mil pedazos, Inuyasha me cubrió con su cuerpo pero al parecer no le paso nada - ¿estás bien? –
    - si – entonces vi como los cabellos entraron a mi cuarto – ¿cabellos? –
    - ¿cabellos? No los veo ¡niña deja de mentir! –
    - ¡no estoy mintiendo! –
    Kaede abrió la puerta de golpe y nos grito - ¡salgan de aquí! –





    Inuyasha me sujeto en la mano y corrimos hasta la salida, al parecer Kaede se agoto estar corriendo.





    - Al parecer si sigo con este cuerpo me agotare más – entonces una luz luminosa la había cubierto y se convirtió en una muchacha de 17 años y comprendí que es la sacerdotisa que salió del libro –
    - ¡Eres tú! – Me sorprendí al parecer mi acompañante ya lo sabía –
    - ¡Cállate Kagome! no tengo ganas de explicarte en estos momentos – miro a Inuyasha – cuida de Kagome mientras peleo con ella –
    - está bien – solo dijo eso Inuyasha
    - ¡Kaede ella no es mala! – le grite levemente pero Kaede me había dado una cachetada jamás vi esa expresión de rencor u odio ante ella tal vez sí pero no así
    - ¡tu comportamiento me enferma! – se fue Kaede
    - porque se comporta así conmigo, desde que llegue no he recibido nada – me puse triste, Inuyasha estaba firme como si hace unos minutos no paso nada
    - vamos a refugiarnos – caminando al otro camino que muestra el escape





    Camine donde estaba Inuyasha de pronto había todo nuestro alrededor lleno de hilos de cabello como si entrara una red de una telaraña.





    - ¡Inuyasha detente! ¿Acaso no vez que estamos rodeados? - aun mirando en todo mi alrededor
    - No veo nada – me respondió
    - No te muevas Inuyasha o yo… - Inuyasha se movió su pie después me lastimo la mano
    - Kagome – se preocupo. Una mujer salió en los arbustos y apareció enfrente de nosotros.


    - Al parecer Kikyo ya volvió a la vida –
    Me enoje tanto ya que no es la primera vez que me lo dicen - ¡no soy Kikyo! ¡Soy Kagome! –
    Esa mujer se puso atrás de mí – porque debería creer en ti, ya que eres idéntica a ella ¿verdad Inuyasha? –





    Note la expresión de Inuyasha rencor y tristeza pero principalmente él no podía verme la cara y sin decir ninguna palabra lo estaba afirmando.





    Angustiada que no dijera algo hable - Di algo Inuyasha – él cerro sus ojos para no verme y a la vez inclino la cabeza hacia abajo para que no dijera más, mi corazón no aguantaba ese dolor y mire la mujer llamada Yura – Mátame –
    En su mano apareció un cuchillo donde su mango era decorada de oro fino – Eso será un placer queridita –




    continuara...
     
  5.  
    amoreinu

    amoreinu Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    1 Febrero 2008
    Mensajes:
    467
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El mundo de los espiritus
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1098
    Re: El mundo de los espiritus

    hola!!! perdon por tardar aqui la continuación



    El mundo de los espíritus
    Capitulo 11


    Inuyasha comenzó a reír como un loco un verdadero loco, es como si había ganado la batalla, Yura se molesto y con su cuchillo le corto en dos.



    - Kagome – mientras desaparecía
    - ¡Inuyasha! – grite mientras me salía las lagrimas de los ojos, Inuyasha repetía una y otra vez en mi mente no aceptaba su muerte ya que él es un ser importante para mí y no sé porque.
    Yura se me acerco después me pregunto - ¿Por qué lloras? -
    Aun que es el enemigo le respondí – ¡no tuviste que matarlo! tú querías a mi ¡no ha él! –
    - al parecer ese amor ha renacido pero seguro que lo traicionaras como Kikyo –
    - ¡no me compares con esa mujer! ¡Ya te lo dije soy Kagome! Yo nunca traicionara a Inuyasha porque lo quiero tanto como mi hermano que no está en este mundo –
    - tu hermano murió por la maldición de Inuyasha ¿deberías odiarlo? – dijo Yura


    Entonces una flecha le atravesó en su estomago, Yura voltio como si nada le hubiera pasado y vio a Kaede.



    - ¡Deja esa niña tan tonta! – grito Kaede
    - Kaede – me sentí una gran alegría
    - ¿acaso tu me vas a matar? –
    - no pero él sí – dijo Kaede mirando a Inuyasha
    Yura vio a Inuyasha; no podría creerlo ya que lo había matado - ¡¿Cómo puedes estar vivo?! –
    - nadie me puede matar menos un ser tan débil – Inuyasha saco un cráneo – al parecer encontré algo – Yura se asusto tanto tal vez es su fuente de vida – dile a dios a tu vida –
    - ¡no la mates! – grite todo pulmón. Inuyasha solo me miro con enojo ya que lo había detenido y no dijo ninguna palabra
    Yura me miro sorprendida pero lleno de lágrimas en los ojos - ¿Por qué? Te pude matar –
    Me acerque hacia ella – tuviste tiempo para matarme hace varias horas pero no lo has hecho tal vez porque te hago recordar a esa mujer llamada Kikyo – mire a Inuyasha – tal vea esa mujer te dio alegrías que siempre puedes llevar a tu corazón ya que es tu mayor tesoro, ese tesoro que anhelabas se volvió tu pesadilla y llena de rencor pero no soy Kikyo, mi nombre es Kagome – sujete las manos de Yura – puedes confiar en mí, hasta podemos hacer amigas –


    Yura se puso muy sonroja y me soltó de golpe tal vez no debí sujetarla pero Yura recordó algo hace muchos años.



    - Kikyo porque me peinas todos los días– dijo Yura
    - me dijiste que tu cabello es lo más sagrado que tienes y lo quiero que tu cabello sea lo más hermoso –
    Yura voltio a ver a Kikyo y se sorprendió al ver que tenía una peineta y se la entrego en sus propias manos - ¿Por qué me lo das? –
    - porque somos amigas – mientras sonreía


    Fin del recuerdo…. ++++



    - Está bien seremos amigas – luego desapareció

    Inuyasha se acerco hacia mi aun con su cara de enojo ,eso no me importo ya que estaba vivo y corrí hacia él y lo abrace como nunca había abrazado

     
  6.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritora
    Re: El mundo de los espiritus

    u.u inuyasha es un estupido y aqui tosos tratan mal a kagome pero que cosa mas loka¡¡
    aunque tiene sentido todo
    te recomiendo que hagas el capitulo mas largo y que no t confundas tanto con los guiones

    atte:razon
     
  7.  
    Shezzi

    Shezzi Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    2 Julio 2009
    Mensajes:
    153
    Pluma de
    Escritora
    Re: El mundo de los espiritus

    jaja ya no se me hace raro que kAg actue por puro impulso xD
    pero entonces... yura ¿es buena? por lo que entendi si lo es ¿no? a parte de que ella y Kikio eran amigas...
    bueno espero pronto la conti... quiero saber cual fué la reacción de InuYasha ^,...,^
    ¡adios!
     
  8.  
    amoreinu

    amoreinu Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    1 Febrero 2008
    Mensajes:
    467
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El mundo de los espiritus
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1364
    Re: El mundo de los espiritus

    hola aqui la contimuación perdon por la demora y espero que se entienda por famivor dejen sus comentarios y sus criticas.




    El mundo de los espíritus




    Capitulo 12




    Lo abrace con todo el cariño que sentía por él, estoy feliz que este a salvo sin ninguna lastimada de pronto sentí que sus manos me empujaron levemente para separarme de él.



    Inuyasha me miraba con expresión enojo, cuando apenas di un paso hacia él - ¡No te acerques! – sus ojos se mostraron rojos estaba furioso – ¡En que estabas pensando! ¡Esa mujer puede intentar matarte de nuevo! ¡Cuando tengas baja la guardia! –
    - confió que no lo hará – le respondí con más calma que él
    - ¡estás loca! Todos los seres que fueron sellados por Kikyo ¡la odian! La quieren ver muerta y pagar lo que les hizo sin importar quien este enfrente –
    - esa no soy yo, es Kikyo –
    - ¡estás loca! ¡Tú eres Kikyo! la misma imagen y para colmar ese comportamiento insoportable ¡eres ella! Un día habrá un ser que en verdad te mate y no estaré a tu lado para protegerte –


    Entendí bien las palabras de Inuyasha estaba preocupado por mi pero no dejaría que me confundiera por una mujer que no soy yo.


    - lo entiendo pero ¡no quiero matar a nadie! ¡Porque sé que puedo hacer algo sin la fuerza! –
    - ¡eres una niña insoportable! – me grito Inuyasha
    - y tu un buen sujeto para ser malo – le respondí luego me fui corriendo
    Inuyasha estaba punto de perseguirme pero Kaede lo había detenido – Inuyasha tengo que hablar contigo –
    Inuyasha la miro sin ánimo alguno - ¿Qué es lo quieres? –
    - Llévate a Kagome lejos de aquí, protégela como el hermano que perdió –
    - No quiero – sin ánimo alguno – no quiero cuidar una niña que me matara algún día, no quiero verla crecer y como se vuelve grande para que me haga recordar momentos dolorosos, no quiero Kaede ese amor que volvió dolor y rencor es lo que tengo en mi interior –
    - pero… - Inuyasha no dejo que hablara –
    - ¡No Kaede! Tú ya sabes mi historia y no soportare que se repita –
    - lo entiendo pero si cambias de opinión llévatela sin decir nada – dijo Kaede luego se fue caminando



    En el templo… el cuarto de Kagome…



    El cielo se matizaba con colores rojos que parecía una pintura imposible de tocar dejando un lindo paisaje, me encantaría que Inuyasha estuviera aquí por alguna razón dijo que tenía asuntos pendientes le pregunte de su familia pero me dijo que no era por eso.

    - ¿Cómo lo extraño? – dijo Kikyo mientras veía el cielo
    - estás sola sacerdotisa – dijo una voz muy familiar dejando caer al anochecer
    - ¡Inuyasha! – lo abrace aunque había pasado 2 días lo extrañe demasiado ya que 2 días eran dos años –

    Fin del relato de Kikyo




    - ¿Que es lo que tanto lees? – me pregunto Inuyasha interrumpiendo mi lectura
    - nada importante – le conteste mientras ocultaba el diario de Kikyo debajo de mi almohada
    Inuyasha se acerco hacia mí dejando ver su profunda mirada dorada – se me hace familiar ese objeto –
    - enserio porque no lo creo – como me lo imagina si Inuyasha se entera que eso es de Kikyo seguro se enojara – es tan familiar pero creo que no es importante –
    - Inuyasha ¿Cuándo te vas? – le pregunte.
    Inuyasha se sentó en mi cama para colmar estaba mi lado derecho, suspiro lo más profundo como si hubiera pasado mucho tiempo - no lo sé pero quiero irme ahorita mismo –
    - ¿Por qué? ¿Tanto extrañas a tu familia? – le pregunte con tanta curiosidad – si es así no puedo detenerte yo ya perdí mi familia y sé que nunca la voy a volver a ver –



    Inuyasha me miro directamente, en sus ojos podía anhelar la paz que perdí, ojos dorados como el oro fundiéndose ahora mismo… sus ojos muestran el oro, mis manos posaron en su rostro y lentamente me acerque para verlo mejor si era mi imaginación. Sentí una mano sobre la mía entonces comprendí que él aceptaba lo que estaba haciendo lo más extraño su mano se sentía como la ceda no solo su mano toda su piel; la misma donde posaba su mano me dejo acariciar su cabello plateado cuando lo más lo tocaba mis latidos eran más fuertes, mi mente decía que debía que soltarlo y alejarme a la vez mi corazón gritaba lo contrario.

    No sabía cuál de los debo que obedecer una vez más hice caso mi corazón, no sabía que sentimiento era, mis dedos tenían ganas de tocar su labio sin importar lo que pasara lo hice toque su labio era tan fino y tan suave pero aun así Inuyasha me miraba con esos ojos que hipnotiza cualquier mujer que lo vea.

    Él toco mi barbilla con delicadeza y sin darme cuenta él ya se había acerca lo suficiente en mi rostro donde yo me ruborice al tenerlo tan cerca que podía escuchar sus latidos y su respiración. Un solo movimiento ligero podía definir algo o que algo pudiera que ocurrir entre nosotros.

    Cerré mis ojos cada vez que Inuyasha se acercaba cada segundo y sus finos labios se posaron sobre mis labios dejando un beso tan delicado, suave, delicioso y romántico.


    continuara...
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso