El mundo de lillian

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Mizuki Obsidian, 22 Febrero 2015.

  1.  
    Mizuki Obsidian

    Mizuki Obsidian Kuroo tetsuro stan ❤️ Slytherin

    Acuario
    Miembro desde:
    21 Abril 2014
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El mundo de lillian
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1105
    Capítulo 1.

    Hola, mi nombre es Airin, Airin Wright, vivo en una pequeña casa alejada de la ciudad, vivo con mi tía Emma, mi madre con sinceridad no tengo ni idea de donde puede estar, ya que no la recuerdo y mi tía no quiere contarme nada sobre ella, lo único que se de mi familia es que mi padre falleció el mismo día que yo nací, por eso mismo odio mi cumpleaños.

    Era una mañana soleada, me gustaba ir al instituto siempre y cuando no hubiese exámenes, eso sería perfecto, pero después de todo nada es perfecto en este mundo.

    Me estaba vistiendo, y al terminar me miré en el espejo, llevaba una sudadera, con unos pantalones y unas converse.

    Tomé mi maleta, y empecé a caminar hacía el instituto.

    Cuando ya estaba casi en la puerta un chico alto, piel blanca y cabello castaño se choco contra mi.

    —Uh, perdoname tenía prisa.—se disculpo el chico mientras me ayudaba levantarme porque caí al suelo.

    —Oh, tranquilo no pasa nada—Le dije sonriendo levemente al chico mientras tomaba su mano para levantarme, le mire a los ojos, sus ojos eran de color verde oscuro....el chico era bastante guapo para que mentir.

    —Bueno me tengo que ir, adiós —Me dijo mientras salia corriendo, pero esta vez esquivando a las personas, pero cuando iba a entrar en el instituto encontré un libro en el suelo, me agache y lo recogí.

    Abrí el libro para saber de quien era, al abrirlo vi que era de un tal "Ruben Zedge"

    —Uhm....nunca oí este nombre en el instituto—Pensé mientras pasaba una de las paginas del libro

    —"Cómo entrar al mundo de lillian, paso uno ir donde la gente se culturiza e ir al tercer estante y empujar el quinto libro"—Lei en voz baja mientras entraba en el instituto.

    Al ver a mis amigas de lejos cerré el libro, pero una extraña luz azul eléctrica salió del libro, pero no le tomé mucha importancia así que lo guarde en mi maleta.

    Me dirigí donde estaban mis amigas y empezamos a hablar de cosas, hasta que sonó la alarma del instituto dando lugar a la primera clase.

    Mientras el profesor explicaba yo estaba tomando apuntes pero de repente, la misma luz eléctrica salió del libro.

    —Pero que demonios.
    .—Murmuré mientras tomaba el libro y lo abría y empecé a leer lo que ponía —"Una vez descubierto el misterio de lillian, no hay vuelta atrás"—

    ¿Qué estaba pasando? ¿Que era todo esto? ¿Acaso ese libro sabía quien era? Mi cabeza estaba llena de preguntas.

    Una vez terminada la clase, todos salieron de esta pero yo me quedé dentro con los codos apoyado en la mesa.

    —El lugar donde la gente se culturiza.....el lugar donde.....el lugar....¡Ya se! ¿Como pude ser tan tonta como para no saberlo antes?—Me di un leve golpe en la cara para después levantarme de mi pupitre, tomar el libro y salir corriendo hacía el lugar que pensaba que era.

    Tras estar corriendo un poco por el instituto, me acerque donde había unas grandes puertas, las abrí y deje atrás un letrero que decía "Biblioteca"

    Al entrar en la biblioteca, una señora mayor me mando a callar.

    —Señorita Wright, no empiece a hablar como usted hace—Me dijo la anciana, yo solo asentí con la cabeza.

    Me dirigí al tercer estante y empujé el quinto libro que había, de repente todo lo que había en la biblioteca desapareció....la mujer mayor, los estudiantes, las mesas....todo excepto el estante y yo.

    Las paredes empezaron a acercarse hacía mi, y una luz azul idéntica a la del libro apareció bajo mis pies, también apareció un fuerte viento, no podía ver nada....quería huir....pero otra parte de mi quería saber que pasaba....lo necesitaba....

    Coloqué mis manos en la cara para ver que pasaba, de pronto un agujero se creo en el suelo y empecé a caer.

    Tras unos minutos cayendo, me encontraba en un.....¿prado? ¿dónde estaba la biblioteca? Me levanté del suelo y me limpié el polvo.

    Empecé a caminar por el prado hasta que en la lejanía vi a una figura familiar, por lo que me acerqué corriendo.

    —Ehm...hola ¿me podrías decir donde estamos? Por favor—le pedí una vez me acerqué.

    —¡Anda! Pero si eres tu—Dijo el chico sonriendo...me fijé en el chico y....

    —¡Pero si eres el chico de antes!—Exclame sorprendida.....esos ojos son difíciles de olvidar.

    —Exacto, veo que has seguido bien las instrucciones del libro—Dijo mientras señalaba el libro que llevaba en mis manos.

    —Oh, ¡Ah sí! Pero toma este libro creo que tuyo —Le dije mientras le daba el libro

    —Sí es mío, seguro que a ti te vendra mejor que a mi—Rechazó el libro y sonrió

    —Esta bien...—Dije algo confusa—Bueno ¿puede decirme dónde estamos? Por favor —Le insistí una vez más

    —¿No lo sabes aún?—Me preguntó pero al ver mi cara de confusión creo que se respondió el solo—Estamos en el mundo de lillian, el libro te lo tuvo que decir, ven conmigo y te explico más —Sonrió y empezó a caminar, yo como no tenía nada que hacer en este mundo le seguí.

    Ruben, me estuvo explicando que en el mundo de lillian había criaturas llamadas lillianens, la mayoría de ellas eran pacíficas pero algunas no lo eran tanto, también me dijo que hace muchos años una mujer les salvo de una gran catástrofe, y resaltó demasiado que no me acercara para nada al bosque oscuro.

    Tras caminar un poco más, decidí parar a Ruben.

    —Oye....¿Y cómo se puede salir del mundo de lillian?—Le pregunté curiosa

    —Ah...sobre eso....uno no puede salir de lillian hasta que no haya estado un año en este mundo—Me dijo, en ese momento me paralice, ¿hasta un año? ¡Eso sería mucho tiempo!

    —¡Eso es mucho Ruben! Este año me graduó, tengo que irme—Le grite algo enojada.

    —Lo siento....pero así son las normas—Me dijo algo serio ¿por que era él el serio? ¡Sería yo la que debería estar seria!

    Ruben me guió hasta su pequeña casa, y allí me dirigió hacía mi habitación.

    Cuando se despidió de mí, me puse un pijama que me había prestado Ruben y me senté en la cama mientras miraba la ventana....

    En este mundo hay tres lunas y muchas mas entrellas.....este mundo es tan diferente al mío...

    Tras estar mirando el cielo un poco más me entró algo de sueño y me acosté, esperando que todo esto fuese solo un sueño.

    Continuara...
     
    Última edición: 12 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    MiLady Blanc

    MiLady Blanc YOI♥

    Géminis
    Miembro desde:
    27 Septiembre 2013
    Mensajes:
    1,169
    Pluma de
    Escritor
    Me gusta mucho esta historia "El mundo e LIllian" ¡Me encanta hasta el título! =D me gusta como quedo el primer capítulo. Aunque, como no describiste físicamente a Airin no me puedo imaginar mucho las escenas pero no importa, espero que con el tiempo describas más a ella n.n.

    Sin más que decir, espero ansiosa el segundo capítulo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Mizuki Obsidian

    Mizuki Obsidian Kuroo tetsuro stan ❤️ Slytherin

    Acuario
    Miembro desde:
    21 Abril 2014
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El mundo de lillian
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1424
    Capítulo 2

    Me desperte algo agitada por lo del día anterior....rezaba mentalmente que todo fuese un sueño...pero no, estaba en aquella pequeña Casita de Ruben.

    Suspire resignada y me senté en la cama con los codos apoyados en mis piernas y mis manos sujetando mi cabeza....necesitaba pensar con claridad....todo era tan....confuso..

    Tras unos minutos pensando me puse de pie y noté que había un gran espejo por lo que me acerqué a el y me miré.

    Mi cabello era castaño claro y estaba muy despeinado, mis ojos eran celestes como el cielo, llevaba el pijama que Ruben me dejo la noche pasada....aunque se notara que era de hombre....no me quedaba tan mal, Ruben era alto y yo...también lo era...demasiado pienso yo, por suerte mis amigas también son altas y no se nota tanto la diferencia.

    Decidí buscar mi ropa ya que ni loca dejaría que Ruben me viera otra vez con el pijama, pero claro..el guardo mi ropa..así que Dios sabe donde esta.

    Abrí el armario de Ruben para ver si tenía algo de ropa.. Pero claro solo había un traje negro y rojo y una.....¿espada? ¿Que hacía Ruben con una espada?

    Como no había nada que ponerme decidí ir donde estaba Ruben para pedirle mi ropa, una vez que llegué al comedor me encontré a Ruben tomándose un...café creo.

    —Oh, Hola Airin veo que ya despertastes.—Dijo Ruben con una sonrisa para después dar otro sorbo a su café.

    —Hola Ruben....¿Me podrías decir donde esta mi ropa?—Le pregunté y un pequeño sonrojo apareció en mis mejillas ya que llevaba todavía su pijama...

    —Puees...me temo que no, porque lo vendí —Dijo con total tranquilidad.

    —¿¡Qué has hecho qué?!—Le grité a Ruben el cual dio otro sorbo de su cafe.

    —Haber....la ropa que llevabas era totalmente horrorosa en este mundo, así que he ido y te he comprado ropa—Me dijo mientras señalaba unas bolsas de ropa.

    —Ah, está bien—Le dije mientras tomaba las bolsas y me iba a dirigir a la habitación

    —Airin....—Me llamo Ruben.

    —Eh...sí dime.

    —¿Por que no te cambias aquí?—Me dijo con una mirada pícara, pero claramente negué con la cabeza algo sonrojada

    —¿¡Pero cómo me voy a cambiar contigo delante?!—Le grite mientras iba corriendo hacía mi habitación, escuche la risa de fondo de Ruben...espero que solo fuese una broma...

    Cuando ya me puse lo que me trajo Ruben, que era una camiseta negra con lineas verdes y unos pantalones cortos exactamente iguales, por suerte los zapatos eran unas Vans negras con decorados verdes.

    Una vez puesto la ropa me dirigí de nuevo al comedor y allí me encontré a un Ruben boquiabierto al verme.

    —Vaya....ahora me arrepiento de no haberte insistido más en que te cambiarás aqui —Dijo con una sonrisa pero esta vez pervertida.

    —Ni en tus sueños haré eso—Le dije reprimiendome las ganas de darle una bofetada por pervertido.

    —En fin....—Suspiró y se levantó de la silla de donde estaba y se acercó a mi a una distancia algo incomoda....¿Cómo podría ser este hombre tan pervertido?—Ven, te enseñare un poco como es la aldea—Dijo mientras se acercaba a la puerta...yo sin más le seguí.

    Mientras caminábamos una duda se me vino a la cabeza.

    —Una pregunta Ruben...¿Tu cómo salistes de este mundo?—Le pregunté curiosa.

    —Porque yo ya cumplí un año aquí —Me respondió

    —Ah, ya veo...—Murmuré mientras miraba toda la aldea

    Ruben iba en total silencio... ¿esto era lo que el llamaba "Enseñar"?

    Mientras yo seguía pensando Ruben se paró en frente de un edificio y en seguida me paré yo también.

    —Este es como el ayuntamiento en tu mundo—Me dijo mientras empezaba a caminar hacía adentro del ayuntamiento por lo que le seguí y entre yo también.

    En el ayuntamiento había bastantes personas yo seguía a Ruben, cuando llegamos a la habitación de fondo había un señor mayor con barba canosa.

    —Hola señor—Dijo Ruben haciendo una pequeña referencia.

    —Jojojo, Hola Ruben, ya te dije que no hacia falta tanta educación para hablar conmigo—Dijo el Anciano con una sonrisa.

    —¿Eh? Esta bien señor Visrud—Dijo Ruben mientras se rascaba la nuca con la mano derecha.

    —¿Y quien es esta señorita?—Le preguntó a Ruben con una sonrisa pícara ¿Que les pasaba a todos los hombres de este mundo?

    —Ah, sí ella es Airin....Airin Wright—Al escuchar mi nombre la sonrisa del anciano se volvió a una expresión totalmente seria.

    —Siganme por favor —Dijo el anciano mientras Ruben me miraba con una cara que me decía que no me preocupase, pero no podía no preocuparme, ¿Por qué se puso así con mi nombre?

    Caminamos un poco hasta llegar a una habitación alejada de donde estábamos, una vez allí el anciano se sentó en una silla.

    —Bien....Airin Wright....Bienvenida a Lillian—Dijo el anciano con una sonrisa—Supongo que querrás saber que haces aquí, me antes te debo preguntar....¿Aún tienes el libro que Ruben te dejó?—Me preguntó el anciano....

    —Eh...si claro—Le dije mientras sacaba el libro de mi maleta...aunque...había algo de sus palabras que me dejó confusa, ya que se supone...que Ruben no me dió el libro...se le cayó y yo lo recogí.

    —Muchas gracias—Me dijo mientras tomaba el libro y lo dejaba en sus piernas.—Bien...Señorita Wright...Te preguntarás que porque Ruben te dió el libro ¿Verdad? Bueno es por una simple razón...queremos que nos ayudes a derrotar a una bestia y si te lo hubiéramos dicho antes te habrías negado pues por eso lo hicimos así para que ahora no puedas irte—Dijo el anciano con una sonrisa inocente mientras a Ruben se le caia una gota de sudor por la frente.

    —¿C-Cómo?—Hubo unos segundos de silencio hasta que reaccioné —¡Eso es como un secuestro ¿Sabes?! ¡No podéis obligarme a hacer algo que no quiero!—Les grite.

    —Vamos Airin...usted tiene muchas habilidades....con la espada—Dijo el anciano.

    —¿¡Habilidades!? ¡Por favor no he agarrado una espada en mi vida, como va a ser una habilidad mía!

    —Vamos Airin calmate—Dijo esta vez Ruben

    —¿¡Cómo quieres que me calme?! ¡Me habéis secuestrado en este mundo por tener una "Habilidad" que ni yo se cual es!

    —Ya te lo ha dicho.... Es la espada.

    —Señorita Wright...se como se siente pero necesitamos su ayuda urgentemente, nos debes ayudar.

    Suspiré resignada y miré al suelo—Yo...Yo no quiero estar aquí....yo quiero volver con mi tía —Dije mientras unas lágrimas recorrían mis mejillas y cerraba los ojos—Quiero irme con mis amigas...no quiero estar en este mundo—Dije mientras ya empezaba a llorar más.

    En esto noté como alguien me abrazaba...abrí los ojos y ví que era Ruben, por lo que le correspondí el abrazo.

    Mientras le abrazaba un olor me vino a la cabeza....ese olor...se me hacía muy familiar....pero no podía recordar de que.

    Una vez más calmada Ruben se separo de mi y miré a Visruid.

    —Verás señor....yo...yo siento todo esto no sabía como reaccionar y seguro que esa ha sido la peor reacción del mundo...pero no entiendo como yo voy a tener habilidades con la espada...yo solo soy una chica de 4° de secundaría que este año debe graduarse...y nunca he agarrado una espada—Le expliqué al anciano.

    —Señorita Wright...yo solo le he dicho que usted tiene una habilidad y esa habilidad es el dominio de la espada, que tu sepas es otro tema...pero por una información muy valiosa que alguien me dijo sabemos que eres muy poderosa cuando te dan una espada—Dijo Visrud.

    Suspiré profundamente total ya debía quedarme aquí durante un año.
    ..podría ayudarles.

    —Está bien, os ayudare pero....debéis enseñarme como usar una espada.

    —Claro que sí —Dijo,Ruben—Yo te enseñaré tuve a una gran maestra—comento Ruben con una gran sonris como recordando todo—Adiós señor Visrud—Se despidió, me tomó de la muñeca y corrió hacía a fuera del ayuntamiento.

    Una vez a fuera decidí preguntarle sobre algo que me dejo algo confusa de él y del señor Visrud

    —Esto...Ruben una pregunta....¿Quién le dió esa información al señor Visrud? Y ¿Quién fue tu maestra de la espada?—Le pregunté totalmente pensativa, al decir empezó a mirar a todos lado como buscando alguna escusa pero al final suspiró resignado.

    —Está bien...Pues....

    Continuara...
     
    Última edición: 12 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso