El mejor lugar del mundo (intercambio navideño)

Tema en 'Relatos' iniciado por Cranex, 8 Enero 2015.

  1.  
    Cranex

    Cranex Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    8 Abril 2014
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El mejor lugar del mundo (intercambio navideño)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1066
    Bueno, esto es para la actividad de intercambio navideño y mi regalo es para @Chelsea , espero que te guste ya que he estado de mudanza y me ha costado pensarlo

    El mejor lugar del mundo

    Luca, un chico de cabello negro y oji-verde se encontraba ante esa derruida y aterradora casa, se contaban historias terribles sobre esta. Se percibía un aura misteriosa, capaz de derrumbar al más fuerte de los titanes.
    Tenía que entrar, si no lo hacía le llamarían cobarde y sobre todo, ella cogería una mala impresión suya.
    Sin pensarlo un segundo más se adentro en la fantasmal mansión. Solo pisar el primer escalón ya se podía notar la antigüedad del caserón puesto este, echo de madera, crujía.
    Ignoraba todo pensamiento, ya que estos lo dirigían fuera del palacio, pero tenía que hacerlo. Dentro no podía ver nada, estaba todo muy oscuro, era tan antigua que no tenía ni electricidad. Se contaba que sus últimos dueños, haya por el 1814, fueron asesinados a sangre fría por el esclavo ya harto de los caprichos de sus señores. Pero no podía pensar en ello, solo lo aterraba más, se limitó a ver el entorno y el mobiliario del caserón. En la puerta había una mesa de madera con detalles de mármol, más adelante, en el mismo recibidor, se encontraba un sofá blanco con dos butacones a los lados y en el centro de estos una pequeña mesa de café. Esto último parecía una zona para reuniones, ¿de qué tipo? pues ni idea. Más adelante, en la esquina derecha de la sala se encontraban unas escaleras a un piso superior, echas de madera, parecían que a la mínima pisada caerían desplomadas debido a la antigüedad. Recordando la historia de la mansión, era muy típico, una pareja asesinada y la cual ahora, en espíritu, vagan por la casa ahuyentando a todo aquel que ose entrar. Fantasmas, asesinatos, oscuridad, ruidos extraños, todos los factores para influir el miedo en alguien, solo faltaban sonidos de animales que le dieran un aspecto más aterrador a la casa pero… ¡mala suerte! En ese momento los lobos de los alrededores comenzaron a aullar. Sabía que no sería un paseo relajado pero esperaba que no diese tanto miedo como parecía. A cada paso más temor tenía. Los susurros fantasmales no ayudaban en nada. La casa estaba infectada de telarañas y nidos de ratas. El mal olor abundaba, pero era un tono a azufre que le irritaba la nariz, la gran cantidad de polvo y suciedad hacían a Luca toser.
    Tenía que encontrar una prueba que indicara que había estado dentro y no podía ser cualquier cosa, debía ser algo que lo demostrara con certeza. Pero ¿el qué? No sabía que llevar y al comenzar a andar tropezó con lo que parecía ser una anilla, esta indicaba una trampilla para acceder a un sótano. Otra cosa que al oji-verde le parecía demasiado usado en películas de terror, ¿qué se encontraría ahí abajo? ¿una muñeca de trapo poseída por el demonio? ¿un fantasma terrorífico? ¿o tal vez a la niña del pozo? Sea cual sea su pensamiento sabe que en esa habitación subterránea se encuentra su salvación para salir de esa maldita mansión embrujada. Se dispuso a abrirla, agacho su cuerpo, agarro la anilla de hierro y tiró con fuerza. Al levantarse, una gran capa de polvo acumulada salió volando cual diente de león con soplido del viento. Tras toser un poco y colocar la trampilla en el suelo, ya que esta se soltó seguramente por la gran oxidación de la bisagras. Puso un pie en el delgado escalón, que también estaba echo de madera, pero antes de avanzar con su otro pie una voz lo detuvo.

    —¡Luca! — Era una voz aguda, de una mujer.

    Miró de donde provenía la voz la cual le resultaba muy familiar pero esperándose lo peor. De repente vio correr hacia él a su amiga, la chica por la cual estaba metido en todo este embrollo del caserón, su nombre era Fátima.

    —¿Qué haces aquí y por qué? — Quería saber por se había arriesgado a venir aquí a detenerle cuando ella fue la que provocó todo esto.

    —¡Lo que te contaron Steph y los otros es mentira! ¡Yo nunca te metería en nada de esto! — Sinceridad era el tono con el cual notaba sus palabras.

    —Pero si me dijeron que si no venía aquí y hacía esto, ¡me odiarías!

    —Todo era mentira, en cuanto me entere vine corriendo preocupada por si te había pasado algo, y me alegro mucho de que estés bien. Además, sabes perfectamente que Steph y los otros imbéciles solo hacen esto para burlase de ti y pasar ellos un buen rato a tu costa, nunca deberías creer sus palabras.

    Quitó su pie del escalón y suspirando lo único que hizo fue sonreír.

    —¿Por qué te ríes, no ves que te han engañado para venir aquí?

    —No estoy enfadado, en absoluto. Estoy sonriendo porque se que no me odias.

    —¿Por qué te importo tanto? ¿Acaso soy alguien importante para ti?

    —Más que eso, eres la persona a la que amo — Fátima puso cara de asombro, no se podía creer lo que sus oídos escuchaban— Sé que no soy perfecto, tengo muchos defectos y soy consciente de ello. He cometido muchos errores en mi vida, pero enamorarme de ti no fue uno de ellos. Puede que solo tenga 16 años y sea muy joven para decir estas palabras pero mi padre una vez me dijo: “cuando encuentres a la mujer de tu vida, lo sabrás”. Ahora sé perfectamente a lo que se refería con esas palabras, lo noto en mi interior. Nunca las he dicho, y siempre me he considerado demasiado joven e inexperto para decirlas, pero he de hacerlo porque es lo que siento. ¡Te amo!

    Su amiga solo pudo llorar. Se abalanzo sobre el, abrazándolo. Pensar que hizo esta locura por ella, y que no dudó ni un segundo en seguir adelante, pero ella se lo impidió ¿cómo? Con un suave y tierno beso que el peli-negro no temió corresponder. Todo en su interior era sincero, la pura verdad. Ahora, cogidos de la mano, se iban de esa dichosa casa, la cual para nuestro joven amigo Luca paso a ser el mejor lugar para él, ya que allí pudo, por fin, ser el chico feliz y dichoso que nunca había podido ser.
     
    Última edición: 6 Febrero 2015
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Poemy

    Poemy Guest

    Owwww... Me ha encantado mucho, en serio ;-;

    El simple hecho de que el protagonista haya entrado a esa casa solamente porque pensó que la chica a la que quiere lo odiaría si no lo hacía... Eso me pareció muy tierno <3

    Ahora, unos detallitos :3 en algunas partes, en vez de la palabra 'Haya' se debe usar la palabra 'Allá' que es de lugar c: otra cosa es que la palabra 'Echo' viene de un verbo, en este caso sería 'Arrojar, Lanzar' así que lo correcto es 'Hecho'

    Y mas sobre la historia, me ha gustado mucho <3 es cortita, me gustaría haber visto un poco mas de nuestros protagonistas, sin embargo, es algo que has hecho con mucho aprecio, y eso me parece fantástico, ese final me dejó con un 'Awwwww' en mi mente, y solamente me pregunto... Que les deparará en el futuro a ambos?

    Gracias por tan hermoso regalo ;u; <3333

    Nos leemos~
     
    Última edición por un moderador: 9 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - (intercambio navideño)
  1. Lyden
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    235

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso