El Maestro del Caos

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Askelad, 21 Junio 2009.

Cargando...
?

¿Les gusto el prólogo de la historia?

  1. Si, bastante

    3 voto(s)
    100.0%
  2. Mas o menos

    0 voto(s)
    0.0%
  3. No, me interesa

    0 voto(s)
    0.0%
  4. ¿Estabas borracho cuando escribiste esta basura?

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    322
    Pluma de
    Escritor
    Vaya,para haber sido una historia alterna estuvo muy emocionante,sobre todo que aunque fue algo cortita,cada uno de los personajes tuvo el tiempo de darse a conocer, adoro los giros inesperados,la posecion y la sorpresa para todos cuando Ziel era el ''jefe'' final,camarada ya estaba pendiente de que mostraras signos de tirar la toalla ,que alivio que no lo hicieras XD XD,Damian aqui volvio a ''salir'' XD
     
  2.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    3632
    Capítulo 24: La isla de Gargidal

    Después de su partida, el trió se dirigió al puerto de Argus, donde abordaron el barco hacia su primer destino, la isla de Gardigal, un lugar muy especial entre Tabatha y Echos. En aquel lugar no existían los bandos, una tierra rica en recursos y especializada en el comercio, no importaba quien comprara siempre y cuando pagara, esa era la política del lugar.
    Al abordar el barco, en la cubierta de este, Andru por accidente choca con una mujer de aspecto extraño, ella sin preocuparse se levanta y se va rápidamente al interior del barco sin darle oportunidad a Andru de disculparse, Max y Ti le dejaron pasar. Los tres se reunieron en la cubierta del barco, Andru y Ti estaban apoyados en la baranda de la de este, mirando a Max quién comenzaba con su explicación

    -Nuestro primer destino es el puerto de Argus, de ahí pasaremos por la ciudad de Magus y finalmente al puerto de Lavos, en el cual tomaremos un barco directo a Echos ¿Queda claro?- pregunta Max viendo una respuesta afirmativa de arte de sus compañeros –Pero la cosa tiene un pequeño percance. A pesar de que la ruta ya ha sido fijada, les advierto que no será placentero este camino, en especial para ti Andru. Veras, toda la isla de Gardigal se le conoce como tierras muertas, por el hecho de que ni los Okrams ni nosotros tenemos control sobre ella, así que no será extraño el encontrarnos con algún que otro Okram o inclusive soldados nuestros, por ello traten de pasar desapercibidos. Cualquier idea política o religiosa queda estrictamente prohibida, ni se les ocurra mencionarlas. Por último, se habrán dado cuenta de que en el barco hay muchas personas con mascaras
    -Me preguntaba sobre ello, aunque no me siento incomodo, es raro verles así. Max ¿Sabes la razón detrás de esas mascaras?, imagino que lo sabes ¿Cierto?- dice Andru mirando a su alrededor
    -Si no hubieras abierto la boca habría continuado con mis palabras. Continuando. Esa gente es oriunda de Gardigal, el llevar mascaras es para ocultar su rostro de los impuros, o sea nosotros. Ni se les pase por la mente el tratar de sacarles la máscara y sin dejar de lado, ellos no hablan nuestro idioma, si no me equivoco hablan una lengua antigua, desconozco su origen
    -¿Y qué pasa si uno de ellos me habla?- pregunta Tatiana siendo felicitada por Andru
    -Si puedes entenderle, cosa que dudo, sólo has lo justo y necesario y déjales- Dice Max
    -Eres frio- acota Tatiana a la respuesta de su compañero
    -Una pregunta Max- irrumpe Andru con una mirada seria –En el peor de los casos ¿Qué pasará si iniciamos un combate contra los okrams o los gardigalos por accidente?
    -En primer lugar se les llama gardianos, y segundo… esperemos que nada de ello suceda- dice Max algo pensativo
    -Bueno- dice Tatiana rompiendo aquella seriedad en el ambiente –Tengo algo de hambre ¿Alguien se anima al comedor?

    Ambos sorprendidos por la irrupción de Tatiana comienzan a reír y le siguen al comedor del barco, mientras que entre las sombras aquella mujer que había chocado con Andru les vigilaba sigilosamente.
    Después de tres días de viaje, el barco arribo en el puerto de Argos. Era un lugar distinto a lo visto en Tabatha o sus alrededores, un sinfín de gente, distintas lenguas se escuchaban en el aire, una gran variedad de prendas y personas, en su mayoría humanos, pero entre estos, algunas razas conocidas y otras jamás vistas. Tanto Andru como Tatiana estaban asombrados, a diferencia de Max quien se movía de tal forma que demostraba que no era su primera vez en aquella isla. Caminaron por el puerto hasta el mercado donde el flujo de gente era mayor, para Andru fue una gran oportunidad de ampliar su colección de armas como para Ti de algunas prendas, Max no se quedaba atrás, recolecto materiales para fabricar algún invento.
    Llegada la tarde el trió aborda un inmenso vagón conectado a muchos otros, los cuales eran acarreados por lo que parecían ser controladores de tierra en ciertos trayectos, como de viento en otros, algo que llamo la atención de Andru. Dentro de aquellos vagones sólo restaría un día y medio en llegar al puerto de Lavos, pero en medio la noche los vagones se detiene abruptamente, fueron abordados por gardianos. Lucían bastante distinto al resto que rondaba por el puerto, llevaban puesto una armadura ligera de color verde que se mesclaba con la vegetación del lugar, revisaban cada vagón sin prejuicio alguno, al parecer buscaban algo desesperadamente, pero sus métodos eran violentos y nadie parecía tener el valor de hacer algo, mas no uno que no se preocupaba mucho de las consecuencias.

    -¿Qué demonios pasa aquí? ¿Por qué hacen esto?- les reclama Andru
    -No tengo tiempo para basura como ustedes- dice uno de los gardianos el cual parecía ser el líder de la banda. Estaba sobre Andru, tan cerca que sus frentes chocaban entre si
    -Me importa una mierda quienes sean, pero no dejare que hagan lo que les plazca- dice Andru
    -¿Quién eres?- pregunta el jefe de los gardianos.
    -Un mero viajero que trata de llegar a su destino
    -Si ese el caso, entonces déjanos terminar nuestro trabajo
    -¿Qué pasa?- insiste Andru
    -Alguien a bordo de este tren ha robado un artículo muy preciado para nosotros y no descansare hasta recuperarlo
    -Si ese es el caso déjame ayudarte- dice Andru tratando de que la situación no fuese a mayores
    -De acuerdo. Busco el monolito de Gardigal, uno de los tres tesoros de nuestra tribu- dice muy serio
    -No digas más, sólo hay que atrapar al culpable y listo. Max, Ti, busquen algún sospechoso
    -Como digas D- dice Tatiana con una sonrisa, le sonaba divertido la idea de registrar el vagón –Pero… ¿Cómo se supone que luce el monolito?
    -Es simple- irrumpe Max -Busca una estatuilla de Oro en forma de una Serpiente enroscada en lo que es un cetro con adornos florales ¿Te queda claro?
    -¿Cómo es que sabes tanto?- pregunta el jefe de los gardianos
    -Leer es uno de mis atributos, cosa que no tienen mucho estos dos- apuntando a Tatiana y Andru
    -Eso fue rudo Max- reclama Tatiana

    El trió comienza a buscar a sus alrededores, en eso un hombre que estaba cerca y había escuchado a Max, le dice sobre una mujer con un objeto similar, el jefe y Andru fueron rápidamente donde la mujer, para sorpresa de Andru era la misma con la que había topado en el barco.
    El jefe gardiano registro entre las pertenencias de la muchacha y ahí encontró la reliquia que buscaba, molesto, ordeno apresar a la muchacha y sus soldados se la llevaron junto a él. Mientras se alejaba, Andru le miraba con algo de nostalgia, pero sabía que no podía hacer nada.
    La muchacha se fue, el tren se preparaba para marchar cuando de pronto Andru escucho al sujeto que la delato, hablaba con otro sobre lo sucedido, aquellas palabras molestaron a Andru, el verdadero culpable era ese sujeto, había engañado a la muchacha y a todos. En un breve arrebato de furia, Andru azota al sujeto contra la pared, estuvo a punto de golpearle, pero es detenido por Tatiana, mientras que Max liberaba al sujeto, lo amarra y lo lanza fuera del tren

    -Hay dos opciones, o seguimos con nuestro viaje o vamos por la chica- Max miro fijamente a Andru. –Tatiana, tu cargas al bastardo
    -¿Por qué?- dice Tatiana
    -Una orden es una orden. Y tu Andru, será mejor que te calmes, ni idea de tu relación con la mujer esa, pero si te altera de esa manera, debe ser por algo- sus palabras estaba en lo cierto
    -Gracias Max, Ti, como de costumbre haremos un pequeño rodeo, vamos.

    El tren parte continuando con su destino y ellos en otra dirección con aquel sujeto rastrero que cargaba Ti. Corrieron por el bosque siguiendo el rastro de los gardianos el cual era difícil de seguir en la oscuridad de la noche, pero no imposible para ellos. Después de un rato llegaron a un predio, en el cual estaban las casas de los gardianos, eran casas comunes hechas de madera, a simple vista parecía ser una cultura algo primitiva, pero sus estructuras eran más modernas, se asemejaban a los Abkous.

    -Max, Ti, este es el plan, entramos e irrumpimos en lo que fuera que estén haciendo, tiramos al sujeto y luego explicamos las razones y nos llevamos a la mujer ¿Qué les parece?- dice Andru muy confiado de su plan
    -eeeehh, D, ese es un plan estúpido- contradice Tatiana
    -Este es el plan- Max toma el liderazgo estratégico como de costumbre –Los gardianos son hábiles cazadores, guerreros por naturaleza, aun cuando seamos fuerte estaremos en desventaja, Ti, dale el cuerpo a D y mantente en las sombras lista para cualquier cosa, tu asegúrate de mantener esa postura firme y yo arreglo la parte diplomática ¿les queda claro?
    -¡SI SEÑOR!- responden ambos al mismo tiempo con una sonrisa burlesca
    -Estos sujetos…

    Tatiana deja el cuerpo a manos de Andru y desaparece entre las sombras aguardando cualquier señal, mientras tanto, Andru y Max se adentran al pueblo. No tardaron en ser descubiertos, en lo cual Andru arroja al sujeto al suelo sin ningún cuidado

    -¿JAIUHGO SUSMANF?- dice uno de los gardianos
    -Lo siento, no entiendo vuestra lengua- Max se mostraba muy calmado, en eso aparece aquel que ayudaron en el vagón –Por lo menos una cara conocida.
    -Thajtyi suh- los guerreros alrededor bajaron sus armas -¿Qué asuntos les trae a nuestro pueblo?
    -Queremos a la muchacha de regreso, a cambio les dejamos a este hombre- Las palabras directas de Max acompañadas de su siempre actitud seria le hacían recibir respeto de los presentes
    -¿Por qué he de acceder a tal petición? La muchacha confesó haber obtenido nuestra reliquia
    -Es cierto, pero fue engañada, el verdadero culpable es ese sujeto- apuntando al tipo en el suelo –El robo la reliquia y al verlos a ustedes en el vagón, engaño a la muchacha y se la vendió para eximirse de la culpa, en pocas palabras él es el verdadero culpable, por lo cual no hayo necesidad de retener mas a la muchacha
    -Blasfemias, la muchacha es culpable de todas formas por obtener de una manera vil nuestra reliquia, tanto ella como este sucio ladrón serán juzgados con la muerte ¡Llévense al ladro!
    -Sobre mi cadáver- dice Andru el cual sin darse cuenta comienza a liberar su aura maligna
    -Cálmate, si te enojas no tendré…- Max no alcanzo a terminar cuando desde la sombra de Andru aparece Seth empuñando a Astaroth
    -Seth, ve por la muchacha, yo me encargo de ellos- dice Andru estirando su cuerpo, preparándolo para el combate. Desde sus manos se materializan dos guantes hierros con manoplas de acero reforzados –Max, ve con Seth y prepara la fuga.
    -Joder, que nunca nadie me escucha… suerte
    -ellos la necesitan

    Andru corre hacia los gardianos mientras que Max y Seth corren por el pueblo donde son intersecados por Ti quien los guía hacia la prisionera. Mientras tanto, Andru se enfrentaba a los perseverantes gardianos, eran guerreros fuertes como los Abkous, pero tenían algo distinto, el no poder ver sus rostros dificultaba a Andru el poder predecir sus estados, una batalla en la cual no lograba percibir ningún resultado, en eso a lo lejos suena fuerte silbido, era la señal de Tatiana quien se aproximada. Andru retrocede y liberando espontáneamente su poder de dragón golpea el suelo haciendo que se levantase la tierra impidiendo el avance de los gardianos. Ti aparece con el grupo, Seth llevaba a la mucha, Andru se les une y corren fuera del pueblo. Mientras huían, el líder de los gardianos miraba tranquilamente, en eso un anciano se acerca y le entrega un bastón el cual al sostenerlo se alarga convirtiéndose en una lanza de cacería.

    -Nadie huye de mi, por el nombre de los gardianos, yo Abdul, los atrapare- y en un abrir y cerrar de ojos, Abdul desaparece.

    El grupo corrió lo más lejos que pudo hasta llegar cerca de un rio, donde decidieron descansar…

    -Gracias- dice la muchacha la cual era soltada por Seth –ustedes sí que están locos, pero realmente les agradezco, en especial a ti- dice la muchacha mirando a Seth, el cual había desaparecido sin que ella se percatase -¿Dónde fue?
    -No te preocupes, él prefiere estar en las sombras- dice Andru –Mi nombre es Andru Malcovish
    -Malcovish… espera… ¡MALCOVISH!- la mujer parecía sorprendida –Después de todo, lograron sobrevivir <suspiro> qué alivio
    -Disculpe señorita- interrumpe Max -¿De qué demonios habla?
    -Después seguimos con las presentaciones- Andru materializa un cuchillo de combate, Tatiana desenvaina a Claymore y Max su revólver.

    De la nada, frente a Max aparece Abdul el cual ataca con su lanza pero es bloqueado por Ti, y en un instante Abdul estaba por detrás de ella a punto de cortarle la cabeza con el filo de la lanza el cual es desviado por los disparos de Max, y de la misma forma Abdul desaparece y desde el cielo comienzan a caer lanzas de madera por montones, preocupados por defenderse Abdul reaparece a sus espaldas golpeándolos con una esfera la cual se abre capturándolos en una red, Ti y Max quedaron fuera de combate. Abdul miraba fijamente a Andru el cual devolvía la mirada muy ansioso, aquella mascara le perturbaba un poco, pero no restaba el deseo de enfrentar a un oponente con tal habilidad.
    Abdul desaparecía y reaparecía ante cada ataque de Andru, esquivándolos con gran facilidad, Andru trataba de ver como acertar, sus movimientos eran sigilosos, no había rastro en el entorno que mostrara la posibilidad de una gran velocidad, solo desaparecía y aparecía en otro lugar, Andru sonrió levemente y desmaterializo su arma invocando esta vez a Galamoth la cual expulsaba generaba poderosos rayos, estaba ansioso por combatir. Andru comienza retroceder lentamente y de pronto Abdul aparece por detrás pero al tratar de tocar a Andru este lo repele con un aura eléctrica que emanaba de Galamoth. Con una sutileza de un maestro Andru libera la espada a su forma de cadena y comienza a agitarla alrededor de él destruyendo los árboles a su alrededor, de pronto los movimientos de Abdul eran más predecibles.
    -Te mueves rápido, pero lo haces a través de los árboles por eso no podía ver algún rastro en el suelo, pero aun no descubro como lo haces y no sería malo saber cómo, me sería útil
    -Si crees que los árboles son mi apoyo estas equivocado- de pronto Abdul quien estaba frente a Andru aparece por detrás sin haber árboles cerca lo cual sorprendió a Andru quien no alcanzo a reaccionar y recibió la apuñalada directa de la lanza de Abdul
    -Cómo… ¿Cómo pudo?... maldición, esto duele

    Abdul retira su lanza dejando una profunda herida en la espalda de Andru, quien a pesar de ello se mantenía erguido, pero sin ocultar su dolor. Abdul vuelve a desaparecer y desde el cielo cae una ráfaga de lanza las cuales son destruidas por Galamoth, y al igual que con Max y Ti reaparece por detrás de Andru para atraparlo pero sorpresivamente al colocar la trampa en la espalda, Andru desaparece frente a los ojos de Abdul el cual al mirar a su izquierda ve como venia el puño de Andru, un golpe directo que lo envía al suelo, rápidamente agita a Galamoth atrapándolo

    -Me has dado muchos problemas gardiano, pero admito que eres fuerte
    -¿Cómo usaste mi tecnica?- pregunta Abdul
    -Nunca he usado tu técnica, sólo predije tu ataque y deje una sombra de señuelo, el resto ya lo sabes… admiro que desdoblarse es una técnica muy avanzada que requiere años, yo tan solo puedo moverme en saltos, pero quizás algún día pueda hacer lo que tú haces
    -… termina tu trabajo
    -¿Trabajo? No quiero matarte, solo quiero irme con la muchacha, me agradas demasiado para matarte- Andru sonríe amistosamente y libera a Abdul quien desaparece y reaparece detrás de Andru pero antes de que pudiera hacer algo, sobre su cuello se posaba el filo Astaroth y alrededor de su cuerpo la espada cadena sostenida por Galamoth –Quizás yo no pueda desdoblarme, pero ellos sí, muchachos, libérenlo el no me matara- Ambos guardianes desaparecen molestos
    -Tienes buenos aliados, pero si me dejas libre
    -SI te dejo libre, serás el único que vendrá a por nosotros, nadie en tu aldea es capaz de pelear como lo haces tú, ya basta de trivialidades- Andru sonríe mientras mostrando una calma ante la situación -me importa un carajo si te gusta o no, sólo quiero a la chica y nada más ¿Me la darás?
    -Ja… jajajajajajaj, eres divertido- a pesar de estar cubierto por la máscara, Andru sentía la gran sonrisa de Abdul –Mi nombre es Abdul, líder de los Gardianos
    -Andru Malcovish, general de la primera brigada del caos, pero antes que eso, el Maestro del Caos
    -Ostentosos títulos son los que portas, me agrada haber luchado con alguien fuerte- Abdul le da la espalda y se coloca la capucha de su traje la cual apenas dejaba ver su rostro. Se quita la máscara y se la entrega a Andru –Toma esto como ofrenda de amistad
    -Gracias, pero se supone que no pueden quitársela
    -Estas equivocado, lo que no podemos hacer es mostrar nuestros rostro, por eso te doy la espalda, además, mi mascara es distinta a la de los demás si no te habías dado cuenta. Cuando la uses veras el poder que te otorgara
    -si tiene tanto valor ¿Por qué dármela así como así?
    -Simple, he perdido y alguien mejor la merece, además ya era hora de que fabricara otra… nos veremos Andru…- Abdul se voltea ligeramente donde Andru logro ver su sonrisa, da un paso y desaparece en la oscuridad.
    -La próxima vez no lograras tocarme. Ahora pues, a liberar a mis compañeros…

    Ya sueltos, se dirigieron hasta el puerto de Lavos donde abordaron el barco a su siguiente destino, el continente de Echos.
    Mientras tanto en el barco…

    -Ahora sí, dinos tu nombre- Max comienza con su interrogatorio
    -Lilith, una mercader de las Sombras- la mujer se aleja de Max y se acerca a Andru –Tienes los mismos ojos que los Abkanis, realmente la sangre es fuerte en ustedes los dragones del caos… tienes los mismos ojos que Haki
    -¿Ah?- Andru retrocede un poco -¿De quién hablas?- de pronto a su lado aparece Seth
    -Ella habla de mi mujer, Haki, la madre de Darklis… ha pasado un largo tiempo Us…
    -Silencio Seth, mi nombre es Lilith y no lo olvides- interrumpe de forma secante –Haki era mi hermana, y Darklis era mi sobrino el cual crie en lugar de Seth y Haki. También conocí a Dankalius y Caín… ¿Qué es de ellos?
    -Espera un momento… ¿Seth es mi Tatarabuelo?- decía Andru muy sorprendido, actuaba como un crio –Eso… eso es… ¿Raro?
    -Idiota- Seth le da la espalda y desaparece en las sombras
    -¿Dónde fue Seth?- pregunta Lilith mirando alrededor de Andru
    -Seth es mi guardián de las sombras, por lo que ha vuelto a las sombras de mi corazón. Pero lo importante aquí es que tu eres mi pariente muy lejano, al igual que Seth lo cual me resulta muy extraño, pero bueno, he visto tantas cosas que sería extraño para mí el no aceptarlas jajajaja… Con respecto a mi abuelo Dankalius, el descansa en paz hace ya 6 años atrás, y Caín pues… él es el actual Señor del caos
    -Ya veo, bueno, era de esperarse… como sea, un gusto Andru
    -El gusto es mío- Andru le da mano con una gran sonrisa
    -Por cierto- Max vuelve a hacer acto de presencia terminando aquel ambiente –Ya que ya aclararon sus asuntos familiares me gustaría saber algo ¿Cuáles son motivos de viaje?
    -Un muchacho curioso ¿Eh?- Lilith se acerca al barandal y mira al horizonte –Voy a Echos, porque busco al hombre que prometió ser mi marido. He esperado ya 500 años pero ya me aburrí, así que salí de viaje para encontrarle
    -500 años…- dice el trió al mismo tiempo
    -Me pregunto ¿Qué estará haciendo ahora? <Suspiro> de seguro estará haciendo una gran venta- Lilith se quita el guante y comienza a ver una sortija de compromiso muy peculiar la cual Andru reconoció de inmediato
    -¿Por casualidad el nombre de tu prometido es Raetza?- La mujer mira Andru sorprendida
    -¿Cómo lo sabes?- no dejaba de acariciar el anillo
    -Posees el mismo añillo que Raetza… así que tu eres la mujer de la que una vez me hablo, tienes suerte, cuando me conto sobre ti (lo poco y nada que quiso decirme) lo hacía con pasión, el realmente te ama
    -Ojala pudiera creer en eso, él prefiere más a su trabajo que mi, pero bueno, eso no quita mis deseos de volverle a ver, así que iré con ustedes
    -Olle… ¿Estás de acuerdo con esto Andru?- pregunta Max algo preocupado
    -Jajaja Max, ella no comprometerá la misión, tu y D se encargan de lo suyo y yo la protejo ¿Qué dices Max?- Tatiana deseaba traerla con ellos a toda costa sentía ganas de verla junto a Raetza
    -mmmmm, si prometes no interferir, por mi no hay problema…- bostezo –bueno, estoy cansado, será un viaje largo, así que iré a dormir… ustedes no hagan nada imprudente-
    -¡SI SEÑOR!- responde los tres

    Max se retira y los tres se quedan en la cubierta conversando de sus aventuras…
     
  3.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Bueno bueno bueno [Demasiados buenos xD], como año nuevo termino, no podía quedarme atrás así que a retomar el proyecto jajajaja.
    Aunque el capitulo 24 no es mucho agrado personal xD, es el que da inicio a la saga Echos. xD

    Ahora un poco del nuevo personaje:

    Nombre: ????? (empieza con U)
    Apodo: Lilith
    Edad: ????? ( Un poco menos que Seth)
    Raza: Abkanis
    Profesión: Mercader de las Sombras
    Otros: Una mujer laboriosa y sumamente enamorada, a pesar de su pasado, ella siempre sigue adelante.
    [Seth] Es una mujer de temer, es muy intrusa, pero es alguien en quien se puede confiar plenamente.
    [Raetza] Ella, es mi dulce prometida... sólo eso les diré <risas> Canción: Lovefool - The Cardigans
     
  4.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    1685
    ESPECIAL 5: Recuerdos

    Era tarde y la luna yacía en lo alto de del cielo nocturno, alumbrando el camino al barco donde Andru y los demás viajaban.
    Sobre la proa, apoyada sobre la baranda, Lilith admiraba aquel cielo estrellado, junto a ella Andru y Seth le hacían compañía. Uno a cada lado.

    -Ha pasado mucho tiempo desde que pude mirar la luna de esta forma, pero no es lo mismo sin ella- decía Seth de una forma fría y melancólica
    -Lo sé...- acota Lilith de igual forma
    -¿Cómo te convertiste en lo que eres?- Seth comenzó a indagar en la vida de su antigua conocida
    -Lo mismo te iba a preguntar, pero no hallaba como...- Lilith sonríe sutilmente
    -Seth- irrumpe Andru -Comienza tu, tengo curiosidad
    -Mocoso entrometido- suspiro -Fue hace mucho...

    En aquellos días, yo era uno de los dragones de la oscuridad más poderoso, me apodaban “la Tempestad Negra”, ese sobrenombre era por mi forma de atacar, cuando llegaba a un lugar, mi grandes alas creaban una gran ráfaga levantando el polvo creando una tormenta y bajo esta, con mi fuego sombrío destruía todo a mi paso, pero aquello no duro mucho, deseaba mas y más, pero no sabia que era aquello que tanto anhelaba. Un día decidí irme del averno y adéntrame por Gaia, para ello tome este aspecto que tengo actualmente y comencé a viajar, aprendí mucho de aquel mundo que tanto odiaba sin razón alguna, tantas veces que asole aquellas tierras sin saber lo que realmente hacia, pero no me arrepiento. En uno de mis viajes conocí a una mujer… Haki

    -Mi hermana- susurra Lilith

    Por aquel entonces no sentía ninguna atracción por los humanos, aun cuando la conocí desnuda en lago, a pesar de ello, no se mostró avergonzada, era como si supiera que yo no era humano, o algo que la dañaría. Algo en ella me encanto y comenzamos a reunirnos en el lago para charlar…

    -eso explica las incontables escapadas, Mamá se molestaba bastante por eso

    Ya veo. No se cuanto tiempo transcurrió hasta el día que ella osadamente me beso, nos dejamos llevar y bueno, no deseo darles tan placentera información

    -no la necesitamos- dice Andru algo despectivo

    Sin embargo un día ella llego triste, le habían arreglado un matrimonio, ella no deseaba casarse, pero no podía desobedecer a su padre, fue la primera vez que sentí un dolor en mi pecho, sabía que la perdería. Ese mismo día le revelé la verdad sobre mí ser, increíblemente ella me acepto tal cual era. Le prometí que impediría la boda y me fui.
    Cuando llego el día, no esperé a que las cosas se realizaran y ataque el pueblo evitando matar a los aldeanos, aun cuando me atacasen, Haki ya conocía mi forma y vino rápidamente hacía mi persona y huimos lejos.
    Fue un año hermoso donde conocí muchos aspectos de la naturaleza humana, y también propias, un año donde nuestro amor dio frutos y tuvimos a nuestro primer hijo, al cual nombre Darklis, un nombre que escuche en uno de mis sueños. Haki deseaba regresar donde sus padres, acepte y decidí vivir mi vida como un humano. Cuando llegamos fuimos recibidos muy gratamente, me sentí aliviado, en paz al ver que aun la extrañaban, y la manera en que me recibieron aun siendo un desconocido, pero la felicidad no duro mucho, los que alguna vez fueron mis camaradas en la destrucción, me traicionaron y delataron ante la corte del emperador dragón, ya que era una deshonra la unión entre un dragón y un humano, y mas aun entre los dragones de la oscuridad que éramos los mas despreciados y los Abkanis, la raza divina de los humanos… el emperador se descontento y envió a su guardia real a desaparecer cualquier vestigio de nuestra existencia atacando al pueblo entero, no me quede de brazos cruzados y decidí pelear como el dragón que era, luche hasta no poder más, Haki entrego a nuestro hijo a… bueno a Lilith, quien se encargo de criarlo, mientra que mi amada y yo morimos en combate.
    Después de ello tengo un recuerdo de un extraño lugar, se sentía vacío, no se cuanto tiempo permanecí ahí, pero fue hasta que todo se torno negro, una oscuridad muy familiar para mi corazón, sentí como mi carne se reconstruía, la humedad del ambiente, la sangre fluyendo, sentir nuevamente el aire frío del mundo. Al abrir mis ojos me hallaba tirado en el suelo y frente a mí un muchacho de pelo largo y muy negro como el mío, pero sus ojos, los cuales me cautivaron, eran los mismos ojos plateados que los de Haki, en ese momento supe que era mi hijo quien me había resucitado, pero ya no como un dragón, si no como un guardián de las sombras, el resto es historia para otro momento… cuando nos conocimos Andru, me recordaste a él, por eso sentí el deseo de protegerte…

    -Ahora entiendo el porque de tu experiencia en combate y la exigencia que me das… pero... ¿realmente me parezco a el?- preguntaba Andru quien miraba hacia el cielo.
    -No, tu eres mas humano de lo que el quiso ser- responde Seth tajantemente lo cual no desagrado a Andru –Que hay de ti ¿Cómo llegaste a esto?
    Que yo recuerde, tenias a lo menos 50 o 60 años, eras una mujer ya edad, y se te notaba, pero mirándote ahora, eres igual a como te recuerdo de aquel día. ¿Cómo lo hiciste?
    -cuando me entregaste a Darklis, huí lejos. Viví mucho tiempo oculta de los dragones, criando al muchacho, el cual creció formidable, en eso tiempo conocí a Raetza, nos hicimos amigos muy íntimos, al igual que forjo una sociedad inquebrantable con Darklis, pero eso es otro tema.
    El tiempo no perdona a nadie y mi cuerpo comenzó a sufrir sus efectos, fui envejeciendo, mientra que Raetza permanecía joven, me daba un poco de vergüenza el verlo, pero mi amor no justificarlo me impedía no verlo. Llego un día en que mi cuerpo no podía mas, ya estaba anciana, mi vida había llegado a su ultima vuelta, solo me quedaba descansar y morir en paz, no me quejo de mi vida pasada, pero deseaba seguir viviendo, fue cuando Raetza volvió a mi y me dio este anillo, en un principio lo rechace, ya que mi estado, sólo seria un estorbo, pero Raetza insistió. Aquel anillo tenía una propiedad particular, el dio la mitad de su vida para que yo volviese a tener la edad que tengo ahora, a su ves el envejeció un poco como, pero no le importo mientras pudiese estar a su lado. Veras, los mercaderes de las sombras no son mercaderes por gusto, el vender significa vivir, quiero decir- Lilith avanza un poco quedando frente a los muchachos, su mirada era seria –Cada día, cada minuto, cada segundo tiene un precio, y para seguir viviendo hay que pagar ese precio y para ello nos dedicamos a vender, el oro, la plata, cobre u otro material lo transformamos en algo mas valioso, ya que su valor no erradica en la materia, si no en el valor de esta, me cuesta un poco explicarlo, pero a lo que quiero llegar es que yo estoy aquí gracias a Raetza, mi obsesión por él no sólo es nuestro amor si no la deuda que tengo hacia él, si yo me quitara este añillo, moriría al instante… por ello, siempre busco la manera de ayudarlo. <Risas> creo que me desvíe un poco del tema. Viaje junto, a Raetza por lago tiempo, aprendí de sus habilidades hasta que logre obtener el titulo de Mercader de las Sombras, pero a diferencia de Raetza, mi tiempo aun es de él. <Suspiro>Desconozco la razón de que me abandonara, ya eso ahce mas de 200 años, y aun sigo buscándole. Olvidando el asunto de la deuda, me encapriche con él, después de todo prometió cazarse conmigo, no pienso estar de solterona por toda la vida… ¿alguna duda Set, Andru?- Lilith sonreía, se mostraba alegre ante la presencia de estos hombres quienes sonreían de vuelta
    -Gracias a ambos por contarme vuestras historias, pero creo que es tarde, y de seguro tiene mucho de que hablar… pero antes… ¿A que te refieres con más humano?
    -No importa las proezas, dificultades, o masacres en las que participes, tu alma esta atada por el amor que tienes a Alice, el día que dejes ese amor de lado, tu naturaleza demoníaca no tendrá freno alguno, aun ahora que eres capaz de usar tu 100%, no eres capaz de controlarlo, por que tu naturaleza humana lo impide, a diferencia de Darklis, quien no perdono a nadie, el era la crueldad misma, su poder era tres o cuatro veces superior a los de Dankalius o Caín, tu apenas les te estas midiendo…
    -Ya veo, gracias por tu tiempo, y el tuyo también Lilith <bostezo> hasta mañana…- Andru se retira
    -Como siempre Seth- Lilith se coloca al lado de Seth golpeándole con el codo en el costado - Si que sabes mentir, ese muchacho tiene un potencial que desconoce, pero siento que me es demasiado familiar, un temor que no se como explicar
    -Es porque en el reside el mismo poder de Darklis, aun no se si será capaz de igualársele, pero prefiero que siga atado a la muchacha que ama, no me gustaría ver otro demonio de tal envergadura rondando en este mundo… poro no hablemos de el…
    -Lo se… han pasado tantas cosas…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    No había sentido la necesidad de un especial en mucho tiempo, por lo cual me siento satisfecho (es no quiere decir que no siga jajaj) pero como dice Damian:
    "El tiempo es tu mejor maestro, sólo tiene un defecto: 'te mata'. Aprovecha tu tiempo"
    Bueno, si que enseña, he aprendido a escribir un poco mejor, pero no me enseña a como aprovecharle jajaj XD.
    Hasta el proximo capitulo (que espero que sea pronto)
     
  6.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    466
    Notas del Viajero:

    El Mundo de Terra:
    Terra consta de cuatro continentes: Thabata, Eucaria, Ivania y Echos, de los cuales Tabatha y Echos son los mas grandes y con mayor población, además de esto, se cuenta con tres grandes fuerzas que dominan el mundo, en Thabata la Legión de Caos bajo el mando del Señor del Caos (Caín), en Echos la Unión Okram y en Ivania los Arcanos de Ivania (Estos últimos se mantienen al margen de la guerra).

    Entre los cuatro continentes, el único cuya población se desconoce es la de Eucaria, todo aquello que se conoce de este lugar esta escrito en libros de fabulas, nada comprobado. También se le conoce como El Paso al Infierno.

    Los poderes de Terra:

    1.-Legión del Caos:
    Se compone de una rama simple, El Señor del Caos en la sima, luego sus cinco generales, cada uno con un numero ejercito. entre estos están los Elite, fuerza especial al servicio de los generales como sus guardaespaldas.
    El objetivo de los generales es la dominación de las cinco zonas de Tabatha y velar por el orden de su imperio.

    2.-Unión Okram:
    Echos a diferencia de Tabatha, posee distintas regiones, cada uno con sus regentes, y como embajador, también reconocidos en ciertos casos como mandatarios, los Caballeros Okrams. El único cuyo cargo no es de político, es Pharos, quién tiene el trabajo (a parte de Caballero Okram) de escribir la historia de Echos y ser el concejero del Lider y emperador de Echos, (Erion Russaj).
    Su distribución militar se divide en tres:

    A.- Los soldados del emperador
    B.- Los soldados de los Caballeros
    C.- El ejercito de cada Regín

    3.-Arcanos de Ivania:
    Se conoce muy poco de ellos, sólo se sabe que tuvieron influencia en los comienzos de Echos. Según algunos registros, se dice que manipulaban una fuerza mística similar al control elemental pero de mayor poder, algo llamado "Magia".
    Su política, costumbres u otro dato de su cultura en si no se haya en ningún registro.


    ---Nota Final---
    A pesar de que Terra es dominada por tres grandes poderes, en su comienzo eran regidas por las distintas naciones como los Hijos del Sol o las Diosa de la Montaña, cuya existencia desapareció de Terra, aunque no como tal, ya que parte de sus enseñanzas y sangre se esparcieron por el continente, un ejemplo de ello son los Abkous, quienes son descendientes de los Abakanis, raza mítica guardiana de los antiguos (Dragones y Espiritus de Gaia), quienes poseen el poder elemental.
    Aunque hay rumores de que una de esas antiguas razas habitan en Eucaria, pero como no se sabe nada de este continentes, son meras especulaciones.

    Reporte Nº1 cerrado. Maximiliam Brown

    N.- "Objetivo final... encontrar Eucaria"
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    2601
    Especial del Videojuego Eucaria:
    Bueno, hace bastante tiempo quería crear un juego RPG de mi historia, pero me di cuenta que era muy​
    difícil para mis novatas habilidades con el RPGMaker VX y XP, por lo cual decidí suspender el proyecto, aunque ahora me ha vuelto a surgir la semilla de Gamer y ahora si ire con todo, esta vez la historia sera de un nuevo personaje, un viejo conocido, compañero y amigo de alguna forma de Andru. Bueno con este pequeño especial hago la introducción de él.​
    <...la histoeia se situa antes del viaje de Andru a Bartock y su encuentro con Russaj...>​
    El sol brillaba intensamente en las costas de la isla Volcánica al sur de Tabatha en los territorios de la primera Brigada, y como era costumbre, el general decidió pasar por la zona, <estel era conocido por viajar constantemente> era temprano cuando el barco arribo en las costas, sólo tres personas bajaron de este, el General Darklis y sus dos compañeros, Maximiliam y Tatiana, era el último lugar que revisar antes de volver al castillo.

    -Max ¿Qué tanto sabes de esta zona?- pregunta Darklis
    -No mucho, a decir verdad, es mi primera vez aquí, así que no creo ser de mucha ayuda
    -Recuerdo haber venido una vez con mi padre- dice Tatiana –La gente de aquí no es problemática, son meros campesinos, por lo cual dudo algún movimiento bélico
    -Creeré en tus palabras- responde Darklis muy sereno

    Los soldados caminaron por el sedero hasta llegar a una planicie cubierta por sembradíos de cereales, era agradable ver tanta paz en un solo lugar, pero su misión no era la observar a los campesinos si no de alguna actividad Okram.
    Mientras recorrían la isla, se percataron de pequeños signos de combate, disimuladamente siguieron los rastros hasta llegar a una pequeña cabaña a primera vista abandonada, pero había indicios de vida reciente. Darklis se adentra percibiendo una mirada ajena a la de sus compañeros, discretamente se detiene haciendo una señal con mano izquierda, Max y Ti se movieron sutilmente fijos en los movimientos de Darklis, cuando este se voltea, lanza un cuchillo, rápidamente saltan hacia los lados dejando el área abierta para el combate. El cuchillo rebota por los aires y de entre las ramas aparece un joven de la misma edad de Darklis, tenia el pelo plomo casi ennegrecido y alborotado, afirmado desde la frente con una tiara plateada, de ojos pardos oscuros, llevaba un traje café claro y holgado con una bufanda azul, su cuerpo era protegido por una pechera y unas correas de las cuales desde su espalda colgaba la funda de su espada a cual era bastante larga. Darklis le queda mirando, algo en el le resultaba familiar.

    -Alone… ¿eres tu?- dice Darklis con un poco de duda en si mismo. Aquel sujeto se sorprende al escuchar su nombre guardando su espada y acercándose muy desprotegido
    -¿cómo es que sabes mi nombre?- pregunta Alone golpeando el pecho de Darklis con su dedo índice
    -No has cambiado nada amigo- Darklis se quita el casco dejando ver su rostro, lo cual sorprendió mas al joven Alone
    -¡Andru! pero… ah... esto… Andru, jajajaj, Andru, jajaja… no se que decir- Alone tenia una gran sonrisa en su rostro
    -Yo si… gusto en volver a verte amigo- Andru extiende su mano, Alone le mira y le da un fuerte abrazo –hey, no seas tan afectuoso
    -Lo siento- dice soltándole- -me hace feliz volver a verte… pero…- rápidamente su rostro se torna serio –me cuesta un creer que te has convertido en un caballero del caos ¡Pensé que les odiaba! ¡¿A caso ellos no fueron los que mataron a tus padres?!... contesta
    -Alone- Andru sintió un poco de remordimiento ante las palabras de aquel joven –Tienes razón, pero las cosas cambian con el tiempo, sin embargo no niego que aun les odio, y por ello busco la forma de destruirles desde adentro.
    -Ya veo… y ellos son…
    -Mis soldados Elite de primera clase, y también mis más fieles compañeros de combate
    -Soldados Elite… espera ¡¿Eres un General del Caos?!
    -Si, el general Darklis
    -Bueno, nunca espera algo como eso- se encontraba desconcertado… -El tiempo si que da sus giros.
    -Perdonen que les interrumpa su reunión- dice Max –Recuerda que estamos e una misión
    -Es cierto. Alone ¿Has visto a algún Okram por estos tierras?
    -No, los que han intentado entrar los he echado a patadas, debería hacer lo mismo con ustedes pero siendo tu… hare una excepción jajaja
    -¿Podemos confiar en el D?- pregunta Tatiana
    -Claro, el es un viejo amigo de guerra, si no fuera por él…
    -Es cierto aquel día…

    6 años atrás en las llanuras de Sefar, dominios de la general Nix, el joven Andru corría por su vida perseguido por un ejercito de caballeros del caos, era un lugar con pocas posibilidades de escondites, mientras huía, de la nada aparece un joven quien lo jala entre unos matorrales, mientras que aquellos quienes le pisaban los talones se ven sorprendidos por la sorpresiva desaparición del fugitivo -¡Búsquenle por todos lado!- los soldados se dispersaron abandonando el lugar en donde estaban.
    Dentro del arbusto, había un pasadizo pequeño donde apenas calzaba Andru el cual era cogido de la espalda y con mano ajena en su boca impidiéndole respirar, se detienen y es liberado, rápidamente se voltea pero golpea el techo con su cabeza doliéndole bastante
    -Eres muy impulsivo, tienes suerte de que estuviera cerca- dice su captor, al verle bien, era un joven de su misma edad, pelo corto de un gris ennegrecido, ojos pardos, llevaba un ropaje algo desaliñado por la suciedad con una endeble armadura de cuero –Soy Alone ¿y tu?
    -A… Andru, un gusto
    -O hermano, tienes unos ojos geniales, primera ves que veo ojos plateados… a todo esto ¿por qué te perseguían los caballeros?
    -Porque me negué a ir con ellos, me les enfrente y derribe a unos cuantos, así que me convertí en su enemigo. Oye Alone ¿Qué son estos túneles?
    -Son pasadizos secretos de mi gente, huimos de los malditos caballeros quienes quemaron mi pueblo, mi padre murió protegiendo a mi madre y a mi, mi gente y yo…- Andru le miraba en silencio, comprendía los sentimientos de Alone
    -Mi pueblo Orbiald sufrió el mismo destino, sin embargo ninguno de mis padres sobrevivió, sin embargo mi abuelo me recogió y me entreno, ahora estoy de viaje para terminar mi entrenamiento, necesito aprender del mundo para mejorar mis habilidades, y crecer mas como aventurero
    -Sabias palabras, no solo crecerás como aventurero, si no también como persona, que envidia, yo me convertí en protector de mi gente, por eso no puedo salir mas allá de los limites. Mi sueño es viajar por toda Terra y conocer a los guerreros más fuertes ¿Cuál es tu sueño?
    -Ser el mas fuerte y deshacerme de la legión del caos
    -aspiras a mucho jajajaja, olle ¿Por qué no descansas por hoy en mi casa y así me cuentas de tus aventuras?
    -Me vendría bien un lugar por esta oche, he estado viajando por rato, a decir verdad me siento exhausto, el cruzar el desierto y ciertos complicaciones en Rusento…

    <En casa de Alone>

    -Linda casa- dice Andru mirando a todos lados
    -De nada, mamá y yo la construimos, tardamos un poco pero lo logramos
    -¿Y donde está ahora?
    -Falleció producto de una enfermedad, su cuerpo se debilito y aquí no habían los recursos para salvarle… pero eso es el pasado
    -eres fuerte Alone
    -Gracias. Bueno, toma asiento preparare algo para comer

    Ambos muchachos se sentaron y conversaron hasta largas horas de la noche compartiendo vivencia y alguna que otra anécdota graciosa, sin que se dieran cuenta, los cuenta cedieron por el cansancio. A la mañana siguiente ambos muchachos despertaron por un extraño remezón, cosa inusual en la zona, desde lo lejos suena como caen escombros, Alone preocupado se levanta y va al origen del sonido, al llegar queda impactado, eran soldados del caos quienes estaban atacando una de las entradas a la aldea, sin contenerse, Alone salta sobre sus oponentes y con su espada a mano defiende a los inocentes, cegado por la rabia no se percata bien de la situación, estaba rodeado y a punto de ser apuñalado, pero aquel soldado cae al suelo, detrás de este aparece una sombra fugaz que se mueve por debajo cortando por doquier, era Andru quien vino en ayuda

    -no te adjudiques la diversión- decía Andru con una expresión seria –(Parece que aun no tengo total control de mis habilidades… estaré limitado)
    -¿Pasa algo hermano?
    -Nada de que te debas preocupar

    Entre los dos hicieron frente a los soldados, los aldeanos miraban a los jóvenes pelear con gran fuerza y entusiasmo, se sintieron impotentes, pero no se quedaron de brazos, se armaron de valor y tomaron sus herramientas y ayudaron a los jóvenes quienes al mirar se contentaron, ahora iba a ser más fácil, pero sus palabras se les vinieron encima cuando desde la entrada una enorme hacha cae rompiéndola y dejando una gran abertura, era un sujeto gigante de tres metros muy corpulento recubierto por la armadura del caos, con un hacha corta y gigante en cada mano, Andru y Alone apretaron bien sus empuñaduras y corrieron hacia el gigante pero este con un simple agitar de sus hachas envía lejos a Alone, pero Andru resistía con Valefort, sin embargo se veía con gran dificultad, el gigante retira el hacho y le golpea con la otro, Andru rápidamente gira su espada al costado pero el gigante era muy rápido, pero el ataque fue desviado con gran dificultad por Alone, les toco un oponente muy complicado, y más aun para Andru quien aun tenia conflictos en su corazón. Ambos dan un salto hacia atrás, y al suelo Andru entierra a Valefort y en un movimiento rápido choca sus manos de forma cruzada quedando estas extendidas y en el acto se desprendes ráyos de sus manos, pero eran sumamente débiles, pero no había tiempo para dudar y Andru los lanza hacia su oponente el cual al recibir tal ataque se vio afectado, aquella pesada armadura metálica fue un gran amplificador. Alone miraba asombrado viendo con sus propios ojos alguno de las cosas que Andru conto, pero se espabilo y rápidamente corre hacia el gigante y con todas sus fuerzas ataca a la muñeca izquierda por entre las ranuras haciéndole un daño certero y este deja caer la pesada hacha pero al mismo instante recibe una patada directo en el estómago, tirado en el suelo y a merced del gigante, Alone no hayaba como escapar, su cuerpo imposibilitado por el dolor no le respondía <¡SONIC BOMB!> una fuerte explosión se oye en el aire y de los oídos del gigante corría sangre , se tambaleaba por el dolor en su cabeza, Andru ayuda a Alone
    -¿Qué fue eso?- pregunta Alone mirando como el gigante se tambaleaba
    -Una técnica que aprendí de un amigo Abkou, la Sonic Bomb, tuve algo de dificultad, pero lo consegui, logre que reventara en su rostro rompiéndole sus tímpanos- decía Andru algo cansado
    -¿Te encuentras bien hermano? luces agotado
    -no estoy en mis mejor momento, pero se hace lo que se puede, ahora levántate, resiste y terminemos con esto de una vez por todas
    -¡A POR TODO!

    Ambos jóvenes corrieron en su último intento, y en medio de la pelea los ojos de Andru se tornaron rojos, mientras que la espada de Alone liberaba una extraña aura proveniente de su mano, cada uno se percato del otro pero hicieron caso omiso e iniciaron su combinación la cual fue fatal para el gigante quien se desplomo en suelo como una gran monumento, los soldados al ver tal cosa se asustaron y huyeron del lugar, cansados se dejan caer de espaldas riendo victoriosos

    -Eres fuerte hermano, y esos tuyos son geniales, aunque por ahora no me interesa saber el por qué
    -Tú tienes una extraña habilidad, aunque pareces no saber utilizarla
    -Igual que tu con tus ojos, jajajaj
    -Tienes razón…

    -Aquel dia en mi pueblo, me ayudaste y logramos vencer, esta tiara plateada es muestra de ello, se la quite al gigante y la uso como muestra de mi valor. Después que te marcharas, vi que mi gente no tenia miedo, pero aun así decidieron marchar a otro lugar, y fue entonces que tome mis cosa e inicie mi propio viaje, recorrí toda Tabatha, algunas de sus islas y hasta que me quede aquí, en ese tiempo mejore, entrene como loco, hasta que me convertí en lo que soy
    -Me alegro por ello- Andru se mostraba complacido
    -Sin embargo lo que mas me agrada es saber que vives y que te has vuelto muy fuerte, en uno de mis viajes llegue a tu pueblo, pregunte por ti pero me dijeron que había enfrentado a los caballeros pero que habías perdido contra el general de esa época, había escuchado rumores de un caballero de ojos plateados, pero al ver que eres general, me cuesta creerlo
    -Bueno, han pasado muchas cosas y como sea, aquí estoy jajajaj
    -Andru, ya que no te quedarás mucho, ¿me concederías un último favor? ¿tendrías la osadía de combatir contra un viejo camarada?
    -La osadía es tuya al querer enfrentarme- Andru se quita su armadura de general y desenvaina a Valefort con una gran sonrisa

    El duelo comienza, los movimientos de Alone eran rápidos, pero Andru los bloqueaba con facilidad, de pronto la espada de Alone emite una extraña aura gélida y ataca a Andru, al bloquear, Valefort y parte de su mano quedaron cubiertas por una capa gruesa de hielo, Andru sonríe y agita su espada hacia abajo y todo el hielo se rompe quedando limpia al igual que su mano. De la nada, Andru aparece detrás de Alone quien no alcanza a esquivarlo recibiendo el Soul Breaker en su estomago y ganando la contienda

    -Es no es justo hermano, jajjaja te has vuelto muy fuerte, casi como un monstruo, de seguro aprendiste a manipular esos ojos tuyos
    -Al igual que tu con tu poder, buena técnica
    -Gracias… bueno ¿ahora que harás?- pregunta mientras era ayudado por Andru a levantarse
    -Volver al castillo y seguir con mi trabajo, hay un lugar al que quiero ir y para ello necesito un atuendo único en su clase. Como sea, nuestro encuentro ha sido grato
    -Tu lo has dicho, sabes creo que volveré a ir de viaje, pero esta vez saldré de Tabatha, quizás encuentre algún método para volverme aun mas fuerte
    -Suerte en tu búsqueda
    -Y tú en nuestra venganza

    Ambos se despiden, viendo que el lugar estaba intacto, Andru decide dejarlo como esta y se va de la isla junto a sus compañero, dejando atrás a Alone, quien inicio su propio viaje hacia el mar donde sería objeto del caprichoso destino…


    Ficha de personaje:​
    Nombre: Alone​
    Edad: 23 Años​
    Raza: Humano​
    Profesión: Espadachín​
    Descripción: no hablare mucho de él, ya que lo iré mostrando en el juego, sólo dejare el diseño (creado por la asociación Kaduki).​
    http://usui.moo.jp/graphics/rpg_sozai/actor/Actor101.html (cuerpo)
    http://usui.moo.jp/graphics/rpg_sozai/actor/Actor101.png (face A)
    http://usui.moo.jp/graphics/rpg_sozai/actor/Actor101_ex.png (face B)

    Espero de aquí a marzo tener el primer demo con un 10% de la historia. Hasta la proxima
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    3273
    Capítulo 25: La ilusión del Desierto

    Después del largo viaje, el grupo arribo en las costas de Echos, en el puerto de Ana, nombrado así por la primera caballero Okram. En aquel puerto, a diferencia de Argus, el puerto de Ana era precedido por la ciudad con el mismo nombre, la cual era adornada con hermosas edificaciones blancas como el mármol que relucían con el sol, un suelo cubierto de baldosas de piedra caliza pulida, y su gente piel morena y trajes claros a agradables a la vista, pero eso no era todo, no sólo habían humanos, si no que seres de otras razas, en especial Marines, cosa que sorprendió al joven general. Pero su admiración se vio irrumpida cuando unos oficiales se acercaron a ellos

    -Disculpe señor, necesito ver su pasaporte- Andru quedo anonadado. No sabía qué hacer y de pronto se interpone Max entregando tres libretas y junto a el Lilith la suya –Deje ver… mmm… ya veo, no veo problemas, señorita… Lilith, usted no tiene problemas, ustedes tres necesito que me acompañen
    -De acuerdo- Max se pone al frente y los otros le siguen.

    Caminaron hasta un pequeño edificio azul con el emblema de los Okrams, dentro estaba repleto de oficiales, cosa que incomodo a los tres, pero mantenían la calma absoluta. Dentro de una habitación, el oficial comienza a interrogar a los jóvenes

    -Según esto, ustedes son de Tabatha, ¿Cuál es vuestro asunto?
    -Turismo- responde Andru con una sonrisa
    -En mi caso, voy de visita a Hainstown por trabajo, y la muchacha es mi compañera y guarda espalda, aunque no lo parezca
    -Así que un turista y un trabajador… es muy común eso, pero me dan algo de desconfianza, no tengo como corroborar vuestras palabras, quizás puedan ser caballeros del caos disfrazados, es muy bien sabido que ellos…
    -Señor- irrumpe Max –Si un comprobante s lo que necesita, aquí tiene- desde su bolsillo saca una tarjeta plateada con grabados de engranes en la que estaba su nombre y el del gremio de Inventores muy conocidos en el mundo, aunque desconocido para Andru
    -Es cierto, es autentico, pero…
    -El hombre aquí es mi amigo de la infancia, y cuando supo que vendría a Echos le intereso la idea, y como dije antes, la muchacha es una amiga y guarda espalda. Ahora si gusta podre hablar para que consigan un buen descuento en artículos únicos en Hainstown ¿Le parece?
    -No se preocupe, y lamento las molestias señor Brown, es el protocolo
    -No hay de que, después de todo es su trabajo, muchachos, vamos. Hasta luego oficial- como en todo momento, Max mantuvo la calma, actuaba de lo más natural
    -Tengan un buen viaje.

    Los cuatro caminaron por la ciudad de Ana en busca de un mapa hasta encontrarlo, en todo el trayecto, tanto Tatiana como Andru, en especial este último, quien no dejaba de admirar su entorno, tantas personas, tantas razas, tanta variedad y sobre todo libertad que no había visto en Tabatha, sintió un poco de nostalgia, los recuerdos de su pueblo tan alegre y de aquellos con quienes compartía. Mientras caminaban por el mercado, un grito sonó entre la multitud, una señora chillaba muy loca, dos sujetos corrían apresurados en dirección hacia el grupo Andru, justo en el momento en el que los sujetos pasaron frente al grupo, entre Tatiana y Andru, en un leve movimiento los cogen desde el pecho azotándolos contra el suelo sólo con la fuerza del oponente derribándolos con gran facilidad. La señora corrió hasta los bandidos para recuperar su morral con su pertenencia, no tardo para que algunos oficiales aparecieran y se llevaran al bandido, mientras tanto la señora agradecía a los muchachos, aquel momento demostró que no importaba donde estuviese, ni que tan diferente sea la cultura, hay cosas que ocurren en todo lugar, o así pensaba Andru, en eso desde algún lugar no muy lejano a través de una bola de cristal un extraño enmascarado cubierto en una capucha les miraba muy ameno, absorto en especial en Andru, quien por instinto mira hacia el cielo sientiendo una mirada sobre él –“Erion tiene conocidos muy interesantes”- dice aquel sujeto con una no visible pero notable sonrisa.
    Ya abastecidos y con un mapa en mano, trazaron su ruta, eran tres los puntos importantes, “La ciudadela sagrada de Tao-Tsen”, “La ciudad de Hainstown”, y por último, el hogar de Russaj “La capital Okram”, pero sin olvidar sus dos objetivos principales, encontrar a Basoetsha, una gran proeza y segundo, terminar el duelo con Russaj.
    Al llegar a la salida del pueblo, Lilith decide ir por otro camino, tenía un trabajo que realizar, aunque habían acordado reencontrarse en Hainstown. Los muchachos decidieron ir por el camino este, el cual llevaba hasta el Paraíso de Baku, el reino de las bestias donde se decía que estaban los guerreros más fuertes en combate uno contra uno, pero para ello debían de cruzar un desierto el cual era famoso por sus incontables espejismos, pero no les preocupaba, tantas veces de el haber viajado por el desierto cerca de Rusento les había dejado la experiencia suficiente para afrontar este reto. Sin temor se adentraron en el camino y llegaron al tan afamado desierto, pero se encontraron con la sorpresa que su calor era más abrazante y sus vientos más frescos, era extraño y algo místico. Debían de caminar un día y medio para salir del desierto.
    Su viaje comenzó bien, el camino era parejo y fácil de seguir, las dunas difícilmente cambiaban de forma a pesar del viento que soplaba con fuerza, a diferencia de Tabatha que el único guía era el instinto. A medida que avanzaba los espejismos empezaron a manifestarse ante ellos, y sobre todo una extraña presencia que no dejaba de mirarles, algo que les incomodaba pero debían seguir, de pronto una fuerte ráfaga les azota separándoles sin dejarles ver nada…

    -Yo…- Andru abre los ojos y para su sorpresa estaba en Orbiald, todo era normal, las casas que una vez fueron destruidas estaban en pie como el recordaba, pero quedo anonadado al verse a sí mismo, sus manos, su cuerpo, todo en el era de cuando tenía apenas 6 años, no comprendía la situación, no hasta que escucho una voz muy familiar y nostálgica, al voltearse ve a su madre quien le llamaba para el almuerzo, las lágrimas comenzaron a brotar en los ojos infantiles de Andru y con una sonrisa corre hacia su madre abrazándola y aferrándose muy fuerte –¡Te extrañe mucho madre!- decía entre sollozos
    -¿De qué hablas Andru?- apenas hoy en la mañana nos vimos cuando te desperté- decía su madre algo extrañada por la actitud de Andru -¿Estás bien?- la madre se agacha y abraza a su dulce hijo
    -No lo sé… todo lo que recuerdo fue tan real, pero al verte, sentirte… parece que tan solo fue un sueño- una sonrisa de alivio se ve reflejada en el rosto del pequeño
    -Ya me contaras todo, ahora vamos a almorzar

    Felizmente Andru acompaña a su madre hasta el interior de la casa, pero desde lejos, una voz le llamaba -Andru… Andru…- decía la voz, pero el muchacho simplemente la ignoro.
    Su día fue como cualquier otro, recorrer su tan querido pueblo, jugar con sus amigos y compartir con su familia, demasiado feliz, pero aquella voz no dejaba de llamarle… ya casi anochecía y Andru estaba en el patio trasero de la iglesia, había un pequeño cementerio, y en este varias tumbas sin nombre, en especial dos las cuales Andru no dejaba de mirar con una sonrisa muy nostálgica

    -Andru- dice su madre apareciendo por detrás -¿Qué miras con tanto empeño?- las cálidas palabras de su madre no evitaron que de sus ojos cayeran las lágrimas
    -Me encanto tu almuerzo, estaba tan delicioso como siempre, los chiste de papá siempre con su humor particular, me alegra el haber compartido un rato de juego con mis amigos, <sniff> Orbiald no deja de ser tan hermoso, mi corazón anhela quedarse, pero… - al voltearse aquella apariencia infantil vuelve a ser la del joven general. Sutilmente se acerca y la abraza –Nunca te olvidare, nunca olvidare de donde provengo madre mía, pero lamentablemente no puedo quedarme- al mirar las tumbas los nombres de sus padres y el de otros estaba grabados, el entorno comenzó a desaparecer y verse mas como el traicionero desierto que era, Andru limpia sus lágrimas y al ver al frente, una sombra encapuchada le observaba fijamente –Si fue un espejismo, fue demasiado real… pero no lo era ¿fuiste tú cierto?- la sombra asiente con la cabeza –Debería estar molesto por tal treta, pero no puedo evitar estar contento, el poder ver, no, el poder revivir esos momentos en carne propia, poder sentir esa felicidad más que recordarla me hace deja satisfecho… gracias… ¿tu nombre?
    -Pharos- dice una voz de ultratumba, aquel sujeto se acerca y deja ver su rostro cubierto por una máscara blanca, y debajo de la capucha llevaba un elegante traje con el emblema de los okrams, el Emblema Real de los 5 Caballeros Okrams
    -Tu nombre se me es conocido ¿eres alguien importante?
    -Soy uno de los 5 Caballeros Okrams, señor de los muertos y protector de Echos. El desierto y su soledad son mis dominios y tú has invadido tierra santa General Darklis
    -Así que lo sabes… ¿Dónde están mis compañeros?- pregunta Andru, pero aun se mostraba calmado, el saber que aquel hombre era uno de los Caballeros Okrams no le importaba en lo más mínimo
    -Aquí estamos D- dice Tatiana con Claymore en el cuello de Pharos listo para decapitarle
    -Espero no volver a ese sueño tan real- Max estaba por detrás apuntando con sus dos revólver a la cabeza del caballero -tener que recordar esas pendejadas, que vergüenza me doy- dice mientras punzaba con la punta de uno de sus revolver en Pharos demostrándole su disgusto
    -Por mi parte no me desagrada ni me agrada- acota Tatiana con una sonrisa –Fue lindo volver a ver a mi padre cuando aun no era un demente, pero la realidad es la realidad ¿Qué tal tu Andru?
    -Conforme… por favor, dejadle, el es mi oponente ¿estás de acuerdo Pharos?
    -Si…

    Tatiana y Max se alejan, en eso Pharos eleva su mano izquierda en la cual sostenía un cubo con un peculiar emblema de una serpiente enroscada. Al abrir su mano, este se abre en cuatro partes y se transforma en una lanza plateada en forma de serpiente, aquella capucha que le cubría se desprende por el fuerte viento creado por la lanza, su rostro estaba cubierto por una máscara blanca parecida a la de los gardianos, pero en la frente tenía un cristal dorado en una pequeña ornamenta que denotaba sobre su rostro. Tenía cabello blanco y corto, y a pesar de su máscara se lograba percibir su mirada profunda que atravesaba el alma.
    Pharos comenzó a moverse sutilmente alrededor de Andru, sus pies se movían ligeramente, creando una ilusión de varias sombras detrás de él hasta que desaparece y reaparece por el costado de Andru el cual ataca pero el cuerpo de Pharos era intangible siendo atravesado pero rápidamente se vuelve tangible y ataca con aquella diabólica lanza, Andru logra esquivarla pero era una ilusión, Pharos caía desde el cielo dispuesto a empalar a Andru al suelo, no había como esquivar, en eso Andru se deja caer y cuando estuvo a punto de ser atravesado con dificultad sostiene la lanza la cual apenas roso su traje. Con fuerza, Andru lanza al aire a Pharos el cual desaparece y reaparece al instante frente a Andru caminando muy tranquilo. Ya en pie, Andru materializa la mítica espada de Caim en su mano izquierda dejando la derecha libre. Su oponente desaparece y Andru da un salto hacia atrás con un giro bloqueando el ataque sorpresa de Pharos y al instante agarra firmemente la lanza frenando y levantando a Pharos en el aire y azotándolo en el suelo pero este desaparece al igual que la lanza

    -Eres bueno- dice Pharos a un costado de Andru sosteniendo la lanza la cual vuelve a ser un cubo y rápidamente se transforma en una gran hoja curva, cuya empuñadura estaba al centro de esta, una espada media luna tan grande como él.

    Pharos vuelve a desaparecer pero Andru no pierde tiempo y agita su espada creando una zona de acero más débil pero totalmente eficaz sacando de su escondite a Pharos, Andru continúa con su intensivo ataque el cual era bloqueado pero cada vez que podía atravesarle, su espada cruzaba de largo y a cambio recibía los cortes de la media luna. Andru retrocede, tanto Tatiana como Max deseaban ayudarle, pero Andru se los impedía. Andru observaba a su alrededor, pero nada, el estilo de Pharos le recordaba a Abdul, pero el hecho de no poder tocarle lo hacía más complicado.

    -Pharos… me doy cuenta de la diferencia de nuestra experiencia, pero sin duda alguna no me detendrá- el rostro de Andru mostraba una satisfactoria sonrisa –No he tenido un combate el cual me ponga en esta situación en bastante tiempo, eso me alegra, satisface mi alma. Pharos, te demostrare que a veces la experiencia puede ser revezada por la osadía y algo de suerte jajajaja
    -Quiero ver si dices la verdad (Sin duda alguna tiene el mismo espíritu que aquel hombre)

    Andru retoma su ataque con los mismos resultados, pero en el instante en que recibiría el golpe de Pharos se detiene sosteniendo la media luna con su mano desnuda y con la otra materializa un guante de acero que cubre su brazo entero y golpea a Pharos con el soul breaker dándole directo en el pecho y antes de que lograse levantarse, Andru estaba sobre él <Técnica final ¡DEDRID DRAGON!> el poder se libera dejando gravemente lastimado a Pharos, pero vuelve a desaparecer y reaparecer distanciado con el cubo en su mano <Disposito CERO, activado> aquel extraño cubo es lanzado al cielo donde se transforma en una extra aureola hecha de una serpiente que mordía a su cola y en el centro de esta una esfera plateada llena de símbolos muy antiguos que brillaban intensamente y alrededor de esta esfera y la aureola enormes estacas con forma de serpiente giraban dentro del eje

    -Esta es la última forma de La Caja de Armas, una de las creaciones de Ouroboros, esta arma tiene la capacidad de atravesar todo a su paso, su rango no tiene límite ¿crees poder contra algo imparable e inalcanzable?
    -Ya lo veremos- decía mientras miraba asombrado aquella gran arma sobre el campo de batalla

    Pharos extiende sus brazos y como un director las estacas seguían sus órdenes cayendo en picada sobre Andru el cual esquivaba o bloqueaba con gran dificultad, no había forma de acercase a Pharos, a menos que aquel artefacto se destruyera por completo. <¡Andru!> grita Max quien lanza su revólver y a Claymore. Andru los ataja y comienza a disparar mientras se protegía con la zona de acero, pero aquellas estacas no paraban de caer y ya estaba cansado, había lanzado su mejor ataque por lo que había gastado gran parte de su poder; de pronto los ataques cesan

    -Me sorprende lo hábil que eres, nadie ha podido sobrevivir al “Réquiem Astral” pero no debería sorprenderme- dice Pharos con un leve sarcasmo –Has sobrevivido al Divine Punishment, y a otros conjuros en su máxima expresión, pero ya debo terminar con esto (aquel ataque me ha jodido enserio, Soul Breaker, es como el de Dankalius)

    Andru se endereza y devuelve el revólver y Claymore, y desde sus manos se materializa Astaroth. Pharos comienza otra vez con su réquiem pero esta vez Andru lucia distinto, se había quitado el atuendo del emperador permitiéndole liberar aquel poder sellado por Lao Shang-lung. Las estacas comenzaron a caer mientras que Andru corría en círculos con Astaroth girando y así bloqueando todo ataque de parte del arma aérea, y con un movimiento sagaz lanza hacia el arma a Astaroth la cual da en el blanco dejando a Pharos sin protección, y sin que de diese cuenta, Andru ya estaba sobre él <¡Kōtei no aki!> Un poderoso puño que impacta sobre su cuerpo, y al instante se dibuja sobre él, el pentagrama elemental el cual cubre rápidamente todo su cuerpo y reventando.
    Pharos cae al suelo gravemente lastimado y a su lado Andru el cual estaba bastante cansado

    -Has sido un oponente formidable- dice Pharos
    -Tu igual- Andru se agacha y le entrega el cubo el cual había vuelto a su forma original
    -Tu fuerza es comparable a la del dragón Dankalius
    -¿Mi abuelo? ¿Cómo es que…? Olvídalo- Sabia bien que Dan tenía bastante historia por detrás
    -Eso lo explica- Pharos desaparece y reaparece al lado de Andru como si nada –Admito mi derrota, y agradezco el que no me hayas matado, aun cuando tuviste la oportunidad.
    -No vine a Echos a matar, vine a buscar algo que me pertenece y a terminar mis asuntos con Russaj
    -Jajajajaja, eres un tonto si crees que puedes ganar, pero me agrada la idea de ver Russaj en problemas. Sin embargo te advierto que no te será fácil, sin embargo está la alternativa del torneo, hace poco Russaj encontró un objeto muy particular el cual será premio de este torneo, el ganador no solo obtendrá la recompensa si no que podrá probar sus habilidades contra Russaj ¿no te gustaría participar?
    -¿Estas de broma? Max ¿cómo esta nuestro itinerario?- pregunta Andru
    -Como sea iremos a la capital, así que bien, siempre y cuando lleguemos a tiempo
    -Tienes un mes y medio, justo después de la segunda luna llena
    -Tenemos tiempo- acota Max
    -De acuerdo… una cosa más Pharos ¿por dónde queda el reino de Baku?, admito que estamos perdidos
    -Sigan al águila, ella les guiará
    -Gracias. Muchachos vamos

    Andru se despide con una sonrisa y sigue su camino hacia el reino de las bestias. Mientras se alejaba, una extraña sombra se acerca a Pharos, y este le da un saludo con reverencia

    -¿Y qué opinas Pharos?- dice aquella sombra
    -Es un sujeto interesante, pero no pude apreciar sus poderes de pecador, más bien sus dotes de dragón, es la segunda vez que me enfrento a tan imponente guerrero, pero no se compara con aquel que conocí en mis inicios. Debes cuidarte de él
    -No lo creo, le has provocado mucho daño, y el apenas fue capaz de inmovilizarte
    -No es que no pudiera, es que no deseaba hacerlo, sólo al final dio su 100%, pero dudo que ese fuera todo su poder. Pero no importa, lo sentirás en persona el día del torneo
    -Dudo que llegue siquiera
    -Como digas Russaj….
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    322
    Pluma de
    Escritor
    Un torneo!,yes mas combates,hola,soy yo reportandome pues ya tenia rato que no dabas signos de precencia,(igual yo),me dejaste con la duda,de que pendejadas hablaba Max,veo que los caballeros Okrams han evolucionado bastante,este combate fue el calentamiento?
     
  11.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Mirando bien, han pasado 2 meses y 10 días desde la última publicación... bueno con los estudio y el trabajo no he tenido tiempo, inclusive Proyecto Eucaria se ha retrasado en un 40%... T.T quiero tiempo.

    Como sea... espero de aquí hasta el próximo domingo subir los capítulos siguientes, Baku, Icaro, Elena y Russaj estan deseosos de joderse a Andru XD.

    Bueno, de ahi nos vemos

    [HECHO PARA NO CERRAR EL POST :p ]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    5202
    Capítulo 26: El señor de las Bestias



    Afrontado el desafío de Pharos y el terrible desierto, el trió logro llegar a un lugar más hospitalario, y era aquí donde Echos mostraba su maravilla, el fin del desierto y el inicio de un inmenso bosque lleno de diversa flora y fauna, el sonido vacio se abrumaba por el bullicio lleno de vida, un hermoso canto de la naturaleza. Aquel bosque le recordaba al de Standcity, pero este era indudablemente más maravilloso, un paisaje inigualable.

    Caminaron admirando el entorno, siempre alertas pero en forma muy disimulada, aquella basta flora no dejaba de asombrarle, era un ecosistema perfecto, pero su admiración quedó de lado al sentir una presencia acosadora, se sentía como varios ojos que le miraban de distintos lados, pero ellos continuaron caminando sin bajar la guardia y de la nada aparece un pequeño niño el cual se tropieza frente a ellos, Andru se agacha y le ayuda a levantarse, su mirada quedo perpleja al ver que era un niño bestia, era un cachorro de león que caminaba como humano



    -Gracias señor- dice el niño con una sonrisa el cual se va siguiendo su camino

    -¡Era un leoncito muy lindo!- dice Tatiana queriendo ir a por el niño y abrazarlo

    -Max ¿Qué fue eso?- pregunta Andru algo sorprendido

    -Una bestia, en pocas palabras, animales con capacidades humanas, o algo así- Max se mostraba muy imparcial

    -Tú- Andru estaba descontento con la actitud de Max –no pareces sorprendido como Tatiana o yo

    -Recuerda que Dartaros era un Licántropo, una de las tantas razas de Bestias. Si hay un niño, debe de haber un pueblo cerca, vamos

    -Jefe, a veces pienso que Max es el líder aquí- dice Tatiana burlándose de Andru

    -También pienso lo mismo- responde algo frustrado



    Continuaron caminaron, y a medida que avanzaban se veía más bestias de distintas variedades caminando de un lado para otro, y sin darse cuenta toparon con una gran entrada en la cual en lo alto, suspendido entre dos postes, un cartel de madera con detalladas figuras en relieve y en el centro de este, el nombre de la aldea que se hallaba por detrás… “Les Gens Sauvages” (El Pueblo salvaje), un pueblo algo rustico a simple vista, pero de gran movimiento social, bestias, humanos y otras razas del lugar.

    Al dar un paso dentro del pueblo, dos inmensos guardias se aparecieron bloqueándoles el camino, era un bisonte y un fornido gorilas, ambos con inmensas armaduras de cuerpo y acero, cada uno cuna lanza y en sus cinturas, un cuchillo y un hacha



    -¿Quiénes sois?- pregunta el Gorila

    -Viajeros de Tabatha, venimos a conocer el reino de Echos- responde Andru muy abiertamente

    -Con que viajeros ¿Eh?- el bisonte se acercó a Andru quedando frente a frente -¿Y como sé que dicen la verdad? Tu olor me es sospechoso

    -Por esto- interrumpe Max mostrando el pasaporte el cual estaba timbrado -¿Necesita alguna otra prueba?

    -Ninguna, a decir verdad sólo deseábamos molestar- dice el Bisonte -Pueden pasar

    -Sin embargo- agrega el Gorila –Tenemos muchos guardias, esta es una tierra pacífica y es raro ver crímenes, por lo cual si intentan alguna fechoría, tengan en cuenta que nosotros estaremos sobre ustedes, que tengan un buen día

    -¡gracias!- responde Tatiana



    Los tres cruzaron la entrada y quedaron admirados por la gran belleza del lugar, lo que se suponía que era un pueblo, era en realidad una gran ciudad entre los árboles, hermosas casas de leña en tierra y otras en el aire sostenidas por las gruesas ramas de los frondosos árboles, bestias por todos lados, era impresionante.

    Estaban algo exhaustos por el enfrentamiento del desierto, y su primer destino fue una ostentosa posada donde se llevaron una gran sorpresa, aquella posada la cual también era uno de los bares del lugar, había una gran juerga, el ambiente adornado por una encantadora música, entre cantos de los lugareños y las animosas conversaciones, el chocar de los jarrones con cerveza, y la historia del aventurero del lugar. Los tres se acercaron al mesón para solicitar habitaciones las cuales obtuvieron con facilidad. Tatiana y Max se retiraron a sus cuartos mientras que Andru permaneció en la barra con un jarro de cerveza, el cual era el doble de grande que los del bar de Russento.

    Mientras disfrutaba aquella y fría cerveza, con un sabor único, su mente fue invadido por los recuerdos de Alice, imaginando lo que diría ella <De seguro la disfrutaría> se decía a si mismo. Aun entre sus pensamientos un individuo se acerca a su lado, era un enorme león el cual pregunta con una voz grave y de acento español

    -¿Está ocupado el puesto?- dice el León despertando a Andru de su sueño

    -¿Ah?... ah, claro- al mirarlo se sorprendió por el gran tamaño de la bestia, pero más aun al ver el jarrón que el cantinero le entregó, era tres veces más grande que el de Andru y con una facilidad se lo bebe todo –Es impresionante- dice Andru con una sonrisa en su rostro

    -<risas> Gracias, no es que me enorgullezca de ello

    -Tengo una novia, ella es una mujer hermosa, muy fuerte y de gran carácter, pero tiene un pequeño defecto, ama el alcohol, aunque no es bebedora, cuando tiene la oportunidad, toma hasta no poder más

    -Debe ser difícil

    -No, la conozco demasiado, la amo tal y como es… ah… demos un brindis por aquellos a quienes amamos

    -¡A brindar se ha dicho muchacho!- chocando su jarra contra la de Andru –Hay una cosa que quiero saber muchacho

    -Andru… llámame Andru

    -Como digas soldado del caos- responde aquel León seguido de un sorbo de cerveza

    -¿Soldado del caos?... ¿qué le hace pensar eso?- Andru deja sutilmente la jarra vacía y pide un poco de sidra

    -Pharos es nuestro informante, así que sé quien es quien, pero tranquilo, por ahora no tengo deseos de actuar como caballero Okram. ¿De seguro te debes estar preguntando quién soy?

    -Déjeme adivinar… combatí contra Pharos y Russaj, me quedan Ícaro, Elena y Baku, como eres hombre, Elena queda fuera… yo diría que tienes cara de ser Baku <sonrie> ¿Acerté?

    -Jejejej eres divertido Andru, y como has dicho, soy Baku, el 3er Caballero Okram y señor de las Bestias, si fuera posible ¿podríamos conversar en un mejor lugar?

    -¿algo mas privado dices?

    -Eres perspicaz, eso me agrada, sígueme



    Andru sigue a Baku a una habitación en la cual se encontraban a solas, en eso detrás de ellos aparece una mesera la cual les deja unos pequeños bocadillos con dos jarras de cerveza



    -Aunque mi aspecto demuestra lo contrario, soy una persona bastante pacifista, sin embargo eso no quita el hecho de que como bestia, mis instintos territoriales son grandes, puedo decir que soy muy posesivo, por ello, cuando alguien desconocido llega, suelo perder un poco la paciencia, pero tú eres distinto, eres divertido, siento paz en ti, incluso haces que dude de la información de Pharos ¿quién eres realmente?

    -Soy Andru Malcovish, general de la primera Brigada del Caos- Andru sonríe complacido por el interés de Baku

    -Con esa información se me hará difícil el confiar en ti, pero visto los hechos, sólo confiaré

    -¿y eso? ¿No se supone que siendo un caballero Okram deberías apresarme?

    -Eso es verdad, pero hoy no ¿y sabes por qué?- Baku sonríe mostrando su felicidad –Hoy mi hija fue desposada, y el recordar su bello rostro lleno de alegría, me hace feliz, jejejej

    -Me alegro por usted- dice mostrando su conformidad con la noticia. La puerta suena y entra un soldado, Baku le mira fijo y su rostro mostró suma seriedad

    -Creo que es hora de atender otros asuntos, terminaremos esta charla mañana, así que ni se te ocurra huir- Baku se acerca a Andru y le susurra –Si escapas, te convertirás en mi presa Nº 1, que tengas un buen día…- Baku se retira



    Andru quedo sólo y pensando, disimuladamente mira hacia el salón, y entre la multitud habían unos cuantos que le observaban a la distancia, bien camuflados, propio de un espía. Andru termina su jarra y se va del lugar hacia su habitación donde se encuentra con Max y Ti los cuales se veían algo preocupados, Andru se acerca y pregunta lo sucedido, Max mira a su alrededor y entra a la habitación, detrás de ellos Andru y Tatiana.



    -Algo me ha molestado desde que llegamos- dice Max con su usual mal carácter –Es como si nos vigilaran a cada instante, pensé que sólo eran algunos lugareños curiosos en la entrada, pero al entrar aun sentía esas miradas

    -No eres el único Max- dice Ti algo incomoda- logré ver a tres sujetos siguiendo nuestros pasos, pero no pude identificarlos como es debido…

    -Son los soldados de Baku, están por todos lados y saben bien quienes somos, hace un momento atrás tuve el placer de conversar con él en privado- Andru no alcanzo a terminar cuando Max se exalto y le agarro el cuello de su traje

    -¿A caso no te das cuenta en la situación en la que nos pones? –le suelta- Estamos en pleno territorio enemigo y vas tú por ahí hablando con uno de sus líderes exponiéndonos

    -Él ya sabía de antemano, Pharos les informo a los otros caballeros. No creo que sea algo por lo cual preocuparnos hasta no saber que planea

    -He ahí el punto jefe- irrumpe Tatiana –No sabemos lo que nos depara aquel sujeto, no tengo miedo, pero… saben que, me da igual. Si hay que patear traseros de bestias, me apunto- dice con una sonrisa

    -Ustedes dos… ah- Max se acerca a la puerta –Iré a recaudar información. Vamos Tatiana

    -Si…

    -D… no hagas locuras

    -Ustedes tampoco



    Andru queda solo en su cuarto mientras que Max y Ti se van a explorar. Su andar les llevo hasta el centro de la ciudad en donde había una enorme estatua de unos 8 metros de altura, era la esplendorosa figura de un León vistiendo el atuendo de los Caballeros Okram, en la base de este llevaba escrito “El Señor de las Bestias: Leónidas”, era la representación del primer caballero Okram del clan de las bestias. Ambos continuaron su camino observando el lugar, siempre alerta de los distintos movimientos de las sombras que le seguían ocultas entre la multitud y edificios cercanos, sin embargo continuaron su camino. Caminaron hasta el mercado donde Max se detuvo frente a un puesto de artículos para viajeros, mientras tanto Tatiana vigilaba disimuladamente su entorno.



    -Buenas tardes señor ¿Tiene algún mapa topográfico?- el vendedor quedo mirando a Max, mientras que Tatiana lanzaba una pequeña sonrisa para adentro si

    -¿Un mapa qué?-

    -Un mapa topográfico, es un mapa donde muestra los rasgos de la zona

    -¡Ahora entiendo!, un viejo amigo del puerto Paraíso me dio este, quizás es el que buscas

    -Déjeme verlo- tomando el mapa –Es este ¿Cuánto cuesta?

    -Son 25 monedas de plata silvestre

    -Eso equivale en monedas de Tabatha…

    -37 monedas para ser exactos- dice el mercader con un ábaco en su mano

    -(Que rápido) me lo llevo. Tatiana ¿Alguna cosas que necesites?

    -mmm, aquel bolso, llevare algunos recuerdo a mi familia

    -Como gustes, me llevo el mapa y el bolso, además de una libreta

    -Serían un total de… a ver… 58 monedas

    -aquí tiene

    -¡Gracias por su compra!



    Maximiliam y Tatiana caminaron por un rato más por los alrededores. En su andar pasaron junto a un extraño edificio lleno de arboles, estaba rodeado de algunos guardias y no parecía accesible al público, rodearon el lugar y continuaron. Sin otro asunto, volvieron a la posada donde Andru les aguardaba en su alcoba.



    -¿Cómo estuvo su recorrido?- pregunta Andru quien estaba sentado en el marco de la ventana

    -En parte productivo- responde Max quien tomaba asiento, mientras que Tatiana se tira sobre la cama –No importa por donde fuéramos, alguien nos seguía.

    -¡Fue horrible D!, me sentí observada, como una presa… <algo solloza> me sentí como un animal indefenso

    -Te noto demasiado calmado D ¿Algo que debamos saber?

    -Siempre tan intuitivo Max, me llego esta invitación- en su mano llevaba una carta

    -¿y eso?

    -Es de Baku, mañana tengo un duelo en el domo silvestre

    -¿Domo? –Dice Tatiana levantándose -Debe de ser aquel edificio lleno de árboles. Jefe ¿Qué harás?

    -Esa es una pregunta tonta Tatiana- dice Max levantándose –Es obvio que irá, nunca deja pasar oportunidades como estas, es un maldito suicida… me voy a mi cuarto, que descansen

    -Eso es verdad, bueno D, descansa, mañana has de dar un buen espectáculo… que envidia- dice con una cara de pocos amigos –bye bye



    Andru se despide con una sonrisa y se acuesta en la cama. A la mañana siguiente, en la entrada de la posada, uno de los guardias de Baku esperaba al grupo, Andru le miro con una sonrisa y le siguió al lugar del encuentro. Caminaron por la ciudad hasta llegar al Domo Silvestre, aquel enorme edificio cubierto por frondosos árboles y exótica flora, pero solo era la fachada, su interior era aun más asombroso. Entraron por un largo pasillo oscuro, llegaron hasta una gran entrada que brillaba intensamente, al cruzarla, la luz del sol les encandilo por un instante, pero apenas se recobraron su visión quedaron impresionados, era un bosque entero dentro de aquel lugar, no comprendían la razón de tal escenario hasta que aparece de entre los árboles el caballero Okram vistiendo un traje simple, similar al de un cazador, a excepción de sus puños los cuales estaban cubiertos por unos extraños guantes plateados con el emblema de una serpiente enroscada. Al estar frente a frente, el guardia guió a Max y a Ti a un lugar más seguro donde podrían apreciar el combate. Ya estando solos, Baku le sonríe y le da la bienvenida



    -Me alegra que no hayas tratado de huir, te presento el Domo silvestre, también llamado el santuario del cazador.

    -Es un gran lugar, ha de haberles tomado años el lograr obtener tal maravilla

    -Fue construido por Leónidas, la primera bestia Okram. Pero basta de hablar de ello, hoy estamos aquí por un duelo, sin embargo hay una particularidad con este encuentro, hoy no estamos como General del Caos y Caballero Okram, si no que será una combate entre el… ¿Cuál es tu título?

    -Andru Malcovish, el Maestro del Caos

    -¡JAJAJAJAJ! ¡Qué apodo más genial el tuyo tío! Como iba diciendo, estamos aquí, como Maestro del Caos y yo, como Bastian Klaus, el cazador rojo

    -Un cazador, un santuario de cazadores, creo que ahora veo como encaja las cosas, creo que estoy en una pequeña desventaja… ¿te parece si propongo una condición?

    -Desembucha Andru

    -Un duelo mano a mano, sin armas ni nada similar, tengo deseos de probar algo…

    -¿Estás seguro de ello?- pregunta Baku con una sonrisa en su rostro

    -Muy seguro- responde Andru con una sonrisa en su rostro

    -Entonces… que comience-



    Con aquellas palabras, Baku desaparece sin que Andru lograra percatarse, miraba a todos lados tratando de encontrarlo, pero nada, él estaba en su terreno, no por algo su titulo era el de cazador, pensaba Andru aun tratando de encontrar su presencia, pero nada, Baku hacia honor a su titulo. De la nada aparece por detrás de Andru dándole un gran puñetazo pero este logra percatarse y bloquea, pero el golpe era tan fuerte que salió volando hasta chocar contra uno de los tantos frondosos árboles, perdiendo su bloqueo y en el mismo instante Baku cae del cielo golpeando su pecho con todas sus fuerzas haciendo que Andru atraviese el árbol hasta el otro lado derribándolo. Andru quedo tirado, adolorido por aquel impresionante golpe y a su lado en pie y sin ningún daño estaba Baku con una sonrisa macabra



    -Has hecho mal en usar los puños, no sólo estas peleando en mi terreno, si no que en mi arte, fuiste demasiado confiado Andru, aunque esperaba más de parte de un general, pero era evidente que nosotros los Okrams ganáramos

    -No me jodas <Tos> Eres jodidamente fuerte, pero eso no te da la victoria



    Andru rueda en dirección contraria a Baku y se levanta pero era evidente el dolor de aquel golpe, aun así su orgullo lo mantenía en pie. Baku sonríe satisfecho mientras ve como Andru desaparece entre los árboles. Corría entre las copas sin perder de vista a su oponente, pero al pasar por una rama Baku ya no estaba, Andru se detiene y mira hacia atrás, y ahí estaba él, a punto de atacarlo, pero esquivo el ataque saltando hacia atrás topando con el árbol, aprovechando la superficie, se impulsa hacia adelante le da una patada el rostro pero este no se mueve, al caer, golpea la rama quebrándola y cayendo con Baku al suelo, donde comienza a golpear con una impresionante velocidad el cuerpo de Baku sin que este se cubriese, al percatarse de que algo no iba bien, salta hacia atrás, Baku estaba quieto y riendo



    -Eres rápido, tienes fuerza, pero no eres lo suficientemente poderoso para ir contra mí, apenas he sentido esos piquetes. Si tienes planeado combatir contra Erion, date ya por vencido, nadie en Echos se compara a mi fuerza, Erion es el único que ha logrado derribarme de un solo golpe

    -… ¿y?- responde Andru sin mera importancia



    Andru corre nuevamente hacia Baku y esquiva su golpe agachándose, rápidamente se levanta y vuelve a golpear pero se da cuenta de que era inútil y retrocede. Se cubre de otro ataque mientras cierra su puño y golpea con un Sonic Boom pero al mismo tiempo Baku devuelve el puñetazo de igual manera provocando que Andru retrocediese, pero ello no impidió que continuase su ataque, cambio de táctica y utiliza su control elemental de tierra, pero Baku permanecía quieto recibiendo cada ataque directamente con una sonrisa burlesca. Andru se detiene para apreciar asombrado, sus ataques no habían surtido efecto, estaba atónito



    -¿Sorprendido?- dice Baku burlescamente –Soy conocido entre todos como el señor de acero, mi fuerza descomunal y mi cuerpo indestructible, nada puede contra mí, nada…

    -Has dicho que Russaj pudo derrotarte, pero con mi fuerza actual se me es difícil hacerlo, eso quiere decir que el… joder- Andru sonríe –Pelear contra Russaj será una de mis mejores obras

    -Estás loco chaval, pero para eso has de pasar de mí primero



    Andru comienza a respirar lentamente, controlando su ritmo, en ello Baku comienza a acercársele y sin espera le ataca pero Andru con gran facilidad logra desviar el ataque haciendo perder el equilibrio a Baku pero este se levanta rápidamente y continua su ataque, pero de igual forma Andru con una tranquilidad desvía su ataque pero aquella táctica no duro mucho, Baku golpea el suelo haciendo que Andru pierda el equilibrio



    -Mira que usar un arte tan escurridizo como ese, el flujo de la serpiente… pero es inútil si no tienes una buena base donde apoyar la fuerza de tu oponente

    -Maldición, creo que realmente estoy subestimando la situación

    -Sí que lo haces, y eso es tu perdición



    Andru reinicia su ataque pero Baku lo detiene al instante y lo azota contra el suelo dándole una paliza dejando a Andru inconsciente. Lo agarra desde el cuello alzándolo victorioso, lo arroja al aire y antes de caer, lo golpea con todas su fuerzas enviándolo nuevamente contra un árbol donde impacta brutalmente cayendo desmoronado.



    -Eso ha sido todo Andru, has perdido…



    Baku deja el cuerpo de Andru tirado y procede a retirarse victoriosos, pero se detiene, siente algo moverse, al voltearse, ve a Andru poniéndose de pie muy débil, de su cuerpo comenzaba a emerger una extraña aura oscura incontrolable. Andru cruza sus brazos a su cuerpo concentrando aquella energía <¡RAGE!> el cuerpo de Andru se tonifico, desaparece de la vista de Baku y reaparece frente a él, Baku golpea pero Andru alza el brazo repeliendo el ataque y con furia golpea nuevamente a Baku, pero esta vez era distinto, el cazador sintió el golpe de lleno, Andru no se detuvo y continuo golpeando sin parar en su último golpe Andru cierra su puño el cual se carga de un aura roja <Balore Punch> aquel monstruoso ataque consumió el resto de las fuerzas de Andru pero con ello envió por los aires a Baku el cual cae bruscamente, Andru quien estaba en su límite cae arrodillado, pero no podía parar, Baku se ponía nuevamente de pie, pero estaba gravemente lastimado. Con el Rage fuera, Andru prepara su último ataque, el furioso cazador corre hacia Andru con sus garras liberadas y cortando todo a su paso, y en el momento del ataque, el joven dragón libera su carta de victoria <¡DEDRITH DRAGON!>, un ataque directo que dio fin al combate dejando a Baku tirado en el suelo sin poder moverse. Andru quien apenas podía avanzar, se acerca a su lado y se deja caer junto a él, respiraba agitado, quejándose del dolor, pero con una sonrisa satisfactoria al igual que Baku.



    -Joder chaval, si que has sido un buen oponente- decía Baku alabando el esfuerzo de Andru

    -No es nada comparado contigo, tu jodido cuerpo y tú descomunal fuerza me la pusieron difícil, mira que tener que usar el Rage, jodida técnica, me deja sin fuerzas

    -Eso quiere decir que la victoria es mía- Baku, quien a pesar de haber recibido el Dedrith Dragon, se levanta lastimado pero aun en condiciones de continuar el combate –Lamento esto, pero te has vuelto una amenaza, tendre que aabar contigo, realmente lo lamento- Aquellos guantes plateados se abren y emergen largas y afiladas garras

    -¡¿Qué?! ¡No me jodas!-



    Baku alza su puño y golpea el suelo, Andru gira con gran dificultad, pero la fuerza descomunal de Baku rompe el suelo elevando Andru por los Aires, el sentido de la batalla había cambiado, por lo que Andru al ir cayendo, materializa a Astaroth con la cual golpea el puño de Baku activando el mecanismo explosivo el cual surte efecto.

    Ambos salieron disparados hacia atrás, Baku entierra su garras al igual que Andru el hacha de Astaroth, con sus armas, se dan un impulso chocando nuevamente en un bloqueo por parte de Andru mientras que Baku presionaba cada vez más con su debilitado cuerpo



    -Que divertido resulto esto- dice Baku con una sonrisa de suma satisfacción

    -Eso es verdad, pero joder… esta batalla no puede durar más



    Andru con las pocas fuerzas que tenia, se separa de Baku y golpea con un Sonic boom, pero Baku bloquea, así se desencadena una serie de ataques brutales que estaban en igualdad de poder, pero apenas podía, Andru accionaba el mecanismo explosivo causándole más daño y debilitándolo más.

    Ambos estaban exhaustos, sus pies apenas soportaban sus cuerpos, sus brazos caídos por el peso de sus armas, pero ambos alzaron sus puños, sin embargo Andru cedió y cayo arrodillado, Baku aprovecho dicha oportunidad pero todo era parte del plan de Andru quien pone a Astaroth en su hombro y en un leve salto deja caer el maso sobre la espalda de la bestia activando el mecanismo explosivo. Un impacto de primera, con el cual Baku quedo definitivamente tirado en el suelo, mientras que Andru, quien había volado por los aires por la masiva explosión, se levantaba apoyado en su arma. La batalla llego a su fin.

    Los soldados de Baku se olvidaron de Max y Ti quienes fueron a la ayuda de Andru, quien apenas lograba sostenerse, mientras que los soldados asistían a su señor Baku, Max esta listo para escapar con Andru a espalda de Tatiana, sin embargo este le detiene y le obliga a ir donde su oponente, sin más remedio que obedecer, se dirige al lugar donde la bestia permanecía sentada, mientras era curado por los médicos. Andru es dejado en el suelo sentado frente a Baku



    -¿Y bien cazador? ¿Qué opinas ahora de mí?

    -En primer lugar, admito mi derrota, tienes potencial, pero en tu actual estado no eres rival para Russaj, y no lo digo por fanfarronear, él es el único capaz de derrotarme de un solo golpe, lo cual odio admitir. Cambiando de tema, te has ganado tu libertad, pero antes has de responderme tres preguntas. ¿Cuál es tu objetivo en Echos?, ¿Por qué esas ansias de combatir contra Erion? ¿Y por qué no buscas matarnos?

    -Ya veo… <suspiro> He venido a Echos en busca de una espada que ha huido de mi, sé que suena extraño, pero así es. Después, la razón de mi obsesión de combatir contra Russaj es demostrarle que no soy alguien a quien puede subestimar, aquella vez perdí porque me deje influenciar por el sello de los Abkanis, pero ahora es distinto, ahora sé que puedo combatir como es debido, y tercero… tengo planes para ustedes, aunque no puedo decirlo ahora, quizás en después del torneo- dice Andru abiertamente

    - juzgar por tu mirada, reconozco tu sinceridad. Puedes irte, aunque te advierto que los otros caballeros restantes no serán tan piadosos como yo o Pharos.

    -Gracias…- Andru se levanta con la ayuda de Tatiana y Maximiliam, mientras se alejaba Baku le dice unas palabras

    -Espero poder volver a combatir otra vez

    -No lo dudes…



    Los tres se retiraron, sin que nadie les molestase partieron fuera de la ciudad hasta un claro no muy lejos de donde estaban. Mientras tanto en el domo, Baku quien ya se había recuperado permanecía mirando el lugar del combate, hasta que es interrumpido por una sombra

    -Pensé que eras invencible- dice la sombra admirando el gran desastre mientras que en su mente maquinaba lo sucedido

    -Mientras una persona sea capaz de vencerme, eso de invencible es sólo una tontera… ¿Qué opinas del chaval Erion?

    -Se ve más fuerte que la última vez, pero no lo suficiente

    -¿´por qué le permites rondar por doquier? Pensé que los odiabas

    -no es un odio Bastian, mas bien un sentido algo distorsionado de la justicia. Con tu permiso- dice desapareciendo
    -yo diría que lo estas disfrutando, niños…
     
  13.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Un poco de algo:

    Al parecer el capitulo me salio largo (lo cual me conforta) aunque no justifica su tardanza. pero bueno.
    Este es uno de los capitulos que ha sufrido bastantes cambios, entre ellos el nombre de caballero, su arma y su relacion con Andru.
    Lista:
    • Nombre: Baku (actual) antes era leonidas, pero como fue usado en la historia de los Okrams, preferi buscarle otro. Creo que su acento español calsa con su nombre Bastian.
    • Arma: Maso de Hierro, el cual por su robusta fuerza seria una de las mejores armas, pero nuevamente, como cree la historia de los okramas, quedo con los guantes que a mi parecer le quedan mejor (me encantan los pesonajes que usan los poños XD)
    • Actitud: No ha cambiado mucho, a decir verdad, en la versión original era mas agradable, pero debido a su puesto decidi colocarle algo mas de seriedad, no mucha, pero lo suficiente para tener ese aire de bestia
    • Otros: El tipo de ambiente era mas de planicie, pero los bosques quedan mejor.
    Beuno esan era algunas de las cosas que han cambiado, otra era que Andru le entregaba Astaroth debido a que este (en un comienzo) era la mitad de un arma aun mas poderosa, la otra mitad la utilizaba Baku (el maso de hierro).

    Espero que hayan disfrutado el capitulo, porque me tardare un poco en el siguiente...
     
  14.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    1945
    Especial 7: Tabatha



    Mientras Andru y compañía recorrían Echos, en Tabatha se desarrollaban otros sucesos, en especial en el castillo del señor del Caos, en aquel oscuro salón del trono.

    Como era de costumbre, el señor del Caos permanecía en su trono observando a la nada, mientras que su alma recorría todo los rincones en donde su bandera estaba puesta, pero aquel viaje espiritual fue irrumpido, su vista se fijo directamente a unos encapuchados a los cuales miraba con desprecio desde lo alto en donde estaba su trono…

    -¿Qué tienen para mí?- dice el señor del caos con su voz grave y profunda

    -Mi señor, Devius y Ciel ya están recuperados, pero el daño provocado por el uso excesivo del Dragon Blessing ha hecho que sus capacidades regeneradoras se haya deteriorado de forma drástica, sin embargo no es nada que un brebaje dragón pueda restaurar, he estado experimentando una nueva fórmula la cual promete ser tres veces mejor que el elixir dragón.

    -Eso es un progreso- dice con una voz poco animosa bajando la moral de los presentes –Iahm ¿Puedes explicarme por qué el dragon blessing no ha funcionado?

    -Al parecer fue una sobrecarga, el DB funciona consumiendo el poder caótico del portador, por lo cual al utilizar el Chaos Dragon sobre este, lo sobrecargo destruyéndolo… aunque haya sido un fracaso, he lograd crear un nuevo dispositivo, no solo posee la habilidad de regeneración, si no que puede absorber la energía del oponente y convertirla en la del portador, permitiéndole más control…

    -Eso suena bien… dime otra cosa ¿Cómo va tu investigación?

    -Mi señor, aun hay muchas incógnitas, pero creo que voy por el buen camino, pronto lograre el alance perfecto que tanto he dese…- antes de que pudiese terminar El señor del Caos le interrumpe

    -No hablo del arma, hablo de esa cosa, del homúnculo ¿Para que necesitas algo como eso?

    -Eso señor…- Iahm no sabía que responder

    -Ya veo… Lo dejaremos para otro momento- su mirada despreciativa se fijo fijamente en Iahm quien ocultaba su frustrante ira -¿y, cómo va la búsqueda?

    -Mi lord- contesta Silph con una reverencia –En las tierras de Leviatán, logramos encontrar lo que parece ser rastro de los cimientos del legado oscuro, aun no estoy segura si es el mismo, en unos días más mis subordinados me traerán un informe completo, además he de agregar que en una isla cercana encontré un templo erigido a Ouroboros, por suerte logramos encontrar mucha información valiosa que será de su agrado

    -Por lo menos uno de los dos consigue progresos… utiliza todos los medios necesarios para conseguir aquel secreto

    -Como ordene mi lord, con vuestro permiso- Silph da la vuelta para retirarse, pero Iahm se queda en su puesto

    -¿Pasa algo Iahm?- pregunta el señor del caos

    -Ouroboros, el demonio de los tiempos, precursor de la destrucción… ¿Porqué tanto interés en ese mito?

    -… <risas> aun eres un mocoso, Ouroboros es tan real como todo lo que ves a tu alrededor, sin embargo, por esa maldita interferencia de Dankalius entregándoles tal poder a los humanos, aquel demonio sucumbió a su poder.

    -La maravilla humana

    -Son seres inferiores, pero debo reconocer sus fuerzas…

    -Aun así ¿qué planea realmente?

    -Eres muy curioso- El señor del caos desaparece de su trono y aparece sorpresivamente junto a Iahm quien a pesar de su altura, este le superaba en creces. Se acerca a su oído y susurra unas pequeñas palabra –Ese es mi objetivo

    -Muy ambicioso- decía con una sonrisa de total asombro. El señor del caos desaparece y reaparece nuevamente en su trono –Mi señor… con vuestro permiso, me retiro para continuar con mi trabajo- se retira junto a Silph dejando al señor del caos solo

    -Al parecer tengo un nuevo enemigo, jajajaja… tu…- dice el soberano mirando a uno de los pilares –Sabes que odio cuando entras sin mi permiso, muéstrate Damián

    -<risas> No importa lo que haga, siempre me descubres- se acerca al centro del salón –Veo que has comenzado a mover los hilos de tu maquiavélico plan, pero aun así siento que algo te retiene

    -Tú que todo lo vez ¿Vienes sin mi consentimiento y te atreves a preguntarme tal barbaridad? ¿Qué buscas realmente Damián?

    -Nada, sólo mera curiosidad. Te informo que Andru arribó hace una semana en Echos y ya tuvo un encuentro con Pharos y en dos días más se encontrará con Baku… ¿Realmente fue la mejor decisión?- pregunta Damián con un leve tono cargado de ironía

    -Andru posee el sello de los abkanis, y aquel lugar es un amplificador natural de ese sello, por lo cual estará limitado, quizás haya sobrevivido pero no durara mucho sin el poder de los dragones, y aun menos si ha de enfrentarse a magia pura, a pesar de que somos dragones, somos los únicos vulnerables a tal poder místico

    -Ahora entiendo, lo enviaste a morir, interesante forma de deshacerte de una persona, espero que tu plan funcione, pero temo decirte que hay una leve posibilidad que fracase. Fue un placer escuchar tus palabras Cain, nos vemos- desaparece del lugar

    -No hay duda… el no volverá…



    Mientras tanto en el palacio de la cuarta brigada, dentro del cuarto de entrenamiento se armaba un gran alboroto, todos en el lugar estaban tirados en el suelo, todos menos aquellos que aun, en sus escasas fuerzas se mantenían de pie ante tal guerrera. Alice sin dificultad alguna doblegaba a quien le enfrentase, pero antes de que pudiese terminar, es detenida por Kurio y Kaze quienes venías de parte del general.



    -Sí que la has liado muchacha- dice Kurio con una sonrisa mientras miraba a su alrededor –El que te haya abandonado aquí en Tabatha no significa que la cargues con todos

    -No molestes Kurio- Responde Alice muy serena ante la provocación, cosa que sorprendió a Kurio

    - Da igual- dice Kaze acompañado de un suspiro –El general requiere de tu presencia

    -Iré de inmediato.



    En la estancia del General Maina



    -¿Qué se le ofrece mi señor?- pregunta Alice muy seria, correspondiendo a su puesto de Elite

    -He recibido algunas quejas de parte de los soldados, capitanes, e inclusive de los otros Elite –Arthur posa sus codos sobre la mesa y apoya su mentón sobre sus manos sujetas entre sí -¿Ha pasado algo que te moleste?

    -No… nada- dice algo desanimada

    -Me preocupas Alice, no sólo como general, si no como tu padre

    -Tienes razón… hay algo que me ha estado molestando hace mucho. Últimamente he sentido una presión grande en mí, no importa lo que haga, esa presión no desaparece, mi cuerpo queda un poco aliviado una vez que combato, pero nadie puede soportar mucho tiempo contra mí por lo cual termino estresada. Siento que no puedo contener todo este poder en mí, necesito liberarlo de algún modo. Es tanto así que en las misiones suelo combatir sola, y eso es porque no reparo en daños, lo doy todo para desahogarme, pero es inútil… de seguro tu y Andru también se sintieron así cuando sus fuerzas aumentaron…

    -No. De hecho, mi fuerza fue creciendo a medida que me desarrollaba, sólo una vez tuve ese problema y fue cuando trate de dominar el poder del caos que mi maestro Dan trato de enseñarme, pero no fue fácil, pero una vez que lo dominé, sentí que mi propio poder se fortaleció…

    -Entonces no me queda más remedio que aprender a controlar este nuevo poder

    -¿De qué hablas? Se mas concisa

    -Dudo que te guste- dice Alice sacando un libro del pequeño morral que llevaba colgando en su cintura –Tarde un poco en comprenderlo, pero desde que aprendí sus secretos, mi poder se ha vuelto incontrolable… incluso ahora trato de mantener la calma…

    -Eres una idiota al usar ese libro, posee secretos que no deben ser usado por los mortales, ni siquiera por los dragones del caos, pero aun así, me sorprende el hecho de que puedas leerlo…

    -Es porque Andru me lo permitió, además este libro es el único método que poseo para estar a la altura de Andru, en especial a tu altura, a como dé lugar necesito ser más fuerte.

    -¿Con qué propósito?- pregunta Arthur dando el meollo del asunto

    -Creo que ha llegado el momento de determinar qué papel juego en esta guerra, aun tengo claro a qué bando he de encaminarme, pero para cuando sea el momento, quiero estar preparada tanto mental como físicamente, para ello he de entrenar como es debido

    -¿Y tienes algo en mente?

    -Creo que la solución no te gustara mucho que digamos… conozco a alguien capaz de enseñarme lo que necesito, lamento el no poder decir su nombre (Dudo que te guste… apenas soportas a Andru)-

    -Mmm… No se digas más- irrumpe Arthur, se levanta y se acerca al ventanal dándole la espalda a Alice –Desde hoy, soldado Elite clase S, Alice Maina, quedas suspendida de todas tus actividades relacionadas con la milicia hasta que no resuelvas tus problemas personales. Hasta entonces, no se te permitirá volver a este lugar, así que tienes sólo esta noche para estar aquí, mañana por la mañana no debe haber ningún rastro tuyo

    -Como ordene señor. Esto…- Alice se mostraba algo nerviosa –Gracias papá

    -Sólo promete algo, por nada de nada has de ir al monte del norte, prométemelo

    -Te lo prometo

    -Gracias… ahora ve, y cuídate…



    Alice se despide con una sonrisa. Estando en su cuarto, recoge lo necesario, con un traje de viaje y sus espadas, no espera más y parte ese mismo día.

    Su viaje duro una semana, en la que llego a la planicie de Lao Shan-lung donde una mujer de cabellos negros le esperaba con una gran espada en mano



    -He vuelto Mitsha, esta vez no me rendiré- dice Alice con una determinación como ninguna
    -Eso espero- contesta Mitsha con una sádica sonrisa
     
    Última edición: 14 Febrero 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Y ahora si que me pierdo nuevamente (tratare de ser constante XD)
     
  16.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    3217
    Largo, un laaaaaaaaaaaaaargo tiempo que no posteo nada, bueno ahora me pongo al día. Ojala no pase mucho para el próximo capitulo

    Capítulo 27: El Cazador de Espadas

    Después de la dura batalla contra Baku, Andru se encontraba exhausto, lo devastadores golpes aun repercutían con fuerza en su cuerpo, mientras avanzaban a un lugar más cómodo, Max le pregunta…

    -Al final aquel sujeto no era tan fuerte como decía ser… sin embargo ¿Crees que es una amenaza?- Max mira a Andru quien aun respiraba con dificultad -¿Tanto fue tu paliza?
    -Ese sujeto… paremos aquí, necesito preparar algo- se detiene, Max y Ti apoyan a Andru en un árbol –Gracias. Con respecto a Baku, me jode hasta el alma admitirlo, pero ciertamente es el sujeto mas fuerte con el que me he enfrentado, su fuerza brutalmente descomunal es inhumana, bueno ni que fuera humano, pero…
    -Toma- dice Ti dándole un poco de agua
    -Gracias <bebe>
    -Pero a pesar de todo ganaste- dice Max mientras preparaba un extraño brebaje
    -¿A costa de qué? Casi pierdo la vida- cuando ambos escuchan eso se sorprenden –Abre quedado inconsciente unas tres o cuatro veces, la verdad no sé, quizás más… lo único que me mantuvo en pie fue mi voluntad
    -Para la próxima D- interrumpe Tatiana -no pelearas solo, estaremos a tu lado quieras o no
    -Mientras me dejen el paso libre para pelear contra los caballeros bien
    -Eres tonto… toma, aquí está listo el brebaje que me indicaste
    -Muchas gracias Max, con esto mis fuerzas volverán, aunque estaré algo débil, tendré uno o dos huesos rotos, pero no es nada que sane en unos días
    -Ese es nuestro jefe demoniaco- Tatiana sonreía mientras decía eso
    -<risas> tienes razón- Andru bebe el brebaje del emperador, y al igual que la primera vez, su cuerpo ardió pero ya estaba preparado, paulatinamente sus fuerzas volvían, mas no el dolor continuaba.
    -Descansaremos por hoy- dice Max

    Los tres se prepararon y acamparon en aquel lugar. En medio de la noche, una sombra se movía entre los árboles mirando fijamente a cada uno, y en un pequeño descuido un disparo le llega de parte de Max, la sombra desaparece en la oscuridad, Tatiana sale tras esta, pero al ver el lugar donde Max había disparado, no encuentra rastro alguno de la sombra ni la bala que había disparado Max. Frustrada, regresa a junto a sus compañero, Max había salido a revisar mas minuciosamente los alrededores, pero nada, justo como había dicho Tatiana.
    -¿Qué clase de truco habrá usado?-Max se mostraba molesto
    -Tómalo con calma, da gracias que no nos vimos envuelto en un combate innecesario- decía Andru mientras se relajaba un poco, aun no estaba en condiciones de combatir.
    -Tienes razón- Max se sienta –Tatiana, ya que este sujeto está imposibilitado, haremos guardia por turno ¿te parece?
    -De acuerdo, yo empiezo, procura descansar bien- dice Tatiana con una sonrisa.

    La noche paso sin ningún suceso. A la mañana siguiente, un poco cansados, pero aun con la mente clara, continuaron su camino hasta salir del bosque de las bestias y llegar a un claro, el cambio de ambientes era distinto al Tabatha, no dejaba de sorprenderles lo brusco pero hermoso que resultaba, esta vez se encontraban en un inmenso prado con pequeños cerros y a lo lejos un rio que cortaba el camino, pero con un puente que lograba llegar al otro lado.
    Cerca del puente, se lograba divisar a lo lejos las grandes montañas que rodeaban a la capital de Echos y cerca de allí una inmensa torre que asombro a Andru.

    -Max… esa torre ¿qué es?- preguntaba con aire lleno de curiosidad
    -Esa es la “Torre Espiral” erigida por una tribu muy antigua, más antigua que los mismos orígenes de los caballeros Okrams, podría decirse…- Max saca un pequeño libro de portada hecha de cuero muy elegante –Según los registros, data de la que fue una de las tribus originarias de Terra, una de las tantas tribus Abkanis, por lo que sé, fue hecha en honor a un dios errante, el nombre espiral proviene de las dos serpientes que de piedra que están enroscadas por la torre de pies a cabeza en un trazo espiral, al parecer tiene un total de 100 pisos, no se sabe cómo fue construida ni quien era exactamente dicho dios, sólo que representaba la eternidad– cierra el libro –ese lugar no está muy lejos de la capital, quizás podamos ir a verla si tenemos tiempo
    -Max… eres jodidamente inteligente, mira que saber todo ello, estoy más interesado ahora.
    -Si nos quedamos aquí no podremos cierto muchachos- dice Tatiana con una sonrisa

    A penas se disponían a continuar, una flecha cae desde el cielo cortándoles el paso, tranquilamente se voltean para ver de dónde provino, y detrás de estos había un hombre muy alto y fornido cubierto de un manto rojo con diseños de fuego, su rostro cubierto por un casco rojo con grandes cuernos hacia atrás y una cola de caballo igualmente roja, en su espalda un escudo el cual albergaba muchas espadas de toda clase y debajo de su manto, se lograba ver como sostenía un arco

    -¿Qué quieres?- pregunta Andru muy serio
    -Tus armas- responde aquel sujeto –Estoy muy interesado en aquella alabarda que posees
    -Astaroth… pierdes el tiempo, no está a la venta, vámonos
    -¿Quién dijo que la iba a comprar? La obtendré en un duelo, si gano, me la entregaras, además esa Claymore no está nada mal, puedo sentir su gran espíritu
    -Tu nombre extraño- Pregunta Max apuntando con su pistola
    -Esas armas son inútiles y deshonrosas, soy Shura, un Asura de Tao-Tsen, bueno solía serlo hasta que decidí que ya era hora de vivir por mi cuenta
    -¿Asura?- Max se mostro algo sorprendido -Ustedes obedecen al sumo sacerdote ¿por qué?
    -Cómo dije, me aburrí de aquel lugar, combatir con guerreros fuertes para probar mi propia fuerza y de paso obtener sus armas es lo mejor para mí. Basta de chácharas ¡A PELEAR!

    Shura corre hacia los tres guerreros a una gran velocidad, Tatiana se pone en medio y ataca con Claymore pero es bloqueada una espada de similar tamaño en ese mismo instante, Max comienza a atacar, pero sus disparos eran repelidos por un escudo en forma de sol que era sostenido por su otro brazo, ocupado con ambos guerreros, Andru invoca a Astaroth pero al momento de golpearlo, su ataque es detenido con un hacha de mano y espada, todos quedaron sorprendidos, pero fue más cuando el mano que le cubría sale volando y un tercer par de brazos giraban en el aire una lanza con una larga cuchilla casi curva con la cual aleja a todos. Su oponente era alguien que nunca habían previsto ver, ni en sus mentes.
    Era un ser de seis de brazos fornidos con brazaletes dorados que llevaban zafiros en el centro, su pecho era cubierto con una armadura Roja que decorados en dorado y dos hombreras largas suficientes para levantar los brazos al aire, un cinturón Obi con un cinto largo de hermoso decorado, sus piernas cubierta por un pantalón holgado y grebas doradas. Era un guerrero de ensueño, como un monstruo único en su clase.

    -Os veis anonadados… ¿Qué os pasa?
    -Max, Ti, formación de ataque depredador
    -No jodas D, en ese estado no eres mucha ayuda que digamos- decía Tatiana algo preocupada
    -¡Lo sé! Pero presiento que no será una batalla fácil, así que no se contengan
    -SI SEÑOR- unísono

    Max comienza a retroceder y saca una segunda pistola <la que él había fabricado en su hogar> mientras tanto Andru y Tatiana atacaban por los flancos para distraerles, pero Shura era imponente, lograba mantener el ritmo de los tres, su escudo era impenetrable, mientras que sus espada devolvían con facilidad los ataques de ambos guerreros. Andru desmaterializa a Astaroth e invoca a Galamoth y retrocede junto con Tatiana, ambos, con sus espadas sobre sus hombros hacia atrás, y con todas sus fuerzas, dan un corte verticalmente <Wind Snake>, una gran ráfaga de viento ondulado como una serpiente golpea directamente a Shura, pero este con sus espada corta el ataque desvaneciéndolo con la misma técnica con una facilidad inigualable, pero no se detendrían ahí <Dimilar wind>, una técnica secreta que sólo era posible por controladores de viento y más poderoso aun de parte un hechicero. Ambos concentran una esfera de aire de gran presión que incluso ellos mostraban dificultad en mantenerla, y en una sincronía total, ambos lanzan aquellas esferas las cuales al impactar en los escudos de Shura una fuerte explosión libera una ráfaga destructiva que alcanzo a sus usuarios enviándoles lejos. Al levantarse, ven el centro del impacto, un gran agujero desgarrado por la fuerte ventisca explosiva y en su centro, de pie muy firme y a penas con unos rasguños en su armadura.

    -¿ese es el tan afamado poder de los fugitivos del caos? Vuestras armas serán mías sin lugar a duda
    -Desde cuando sabes nuestra identidad- pregunta Andru
    -Los he seguido desde la ciudad de las bestias, te vi pelear, me sorprende que hayas derrotado a Baku, pero al parecer solo fue suerte, tus ataques son muy débiles
    -mmm, no estoy en mi mejor momento
    -¡Un guerrero no da escusas!

    Shura se molesto y salto sobre Andru con una ráfaga de espadas con cuatro de sus brazos, la experiencia adquirida en sus batallas anteriores le permitió seguir el ritmo de su oponente, pero las heridas dejadas por Baku aun le afectaban impidiéndole combatir en su totalidad. En eso Tatiana vuelve a unirse aliviando la carga de Andru. Mientras la batalla se encadenaba entre los espadachines, Max ideaba una forma de dañarle permanentemente…

    -mis armas no le afectan, ni siquiera el Dimilar Wind pudo contra él, esos escudos… necesito destruirlos, pero esas espadas no son lo suficientemente fuerte ¿Qué hace que sean tan fuerte?- Max miraba atento a la batalla buscando una abertura, pero nada, sus espadas no poseían el poder necesario para destruir los escudos, Max se hallaba en un dilema, de pronto se fijo en un detalle de Shura -¡Andru, Tatiana, ataquen la cabeza y los pies!

    Ambos escucharon e hicieron caso, en eso Shura bloquea con cuatro de sus seis brazos dejando la línea media descubierta donde llevaba sus escudos, sin embargo su mirada estaba fija en los ataques de los espadachines, en ese instante Max dispara, pero Shura se percata y bloquea y es cuando Andru y Tatiana presionaron mas rompiendo su bloqueo y logrando dañarle un poco. Shura retroce.

    -Eres hábil- dice Max –Pero incluso tú no puedes mantener la atención en todo (sin embargo logre ver algo en su escudo… debo saber que es)
    -<risas> sois divertidos, admiro vuestra astucia pero eso no impedirá que los liquide, ahora les enseñare el por qué nos llaman los guerreros Asuras- de pronto alrededor de Shura una extraña fuerza le rodea, cuando Andru y Tatiana se acercan para atacarle, estos eran evadidos con una facilidad, Shura predecía cada movimiento y acertaba los suyos con una precisión de halcón dañando gravemente al dúo –Técnica del demonio Asura, “Reino de Kali”- Levantando un pie a la altura de la rodilla y sus brazos extendidos con todas sus espadas mirando hacia el cielo. De pronto da un salto cayendo al suelo justo en frente de Andru, y en un parpadeo cierra sus brazos atacando con seis espadas, Andru no tuvo oportunidad de protegerse recibiendo el ataque de lleno, Tatiana acude a su ayuda pero de igual forma es atacada, pero logra repeler con gran esfuerzo usando la zona de acero, pero aquel ataque era demasiado poderoso, con lo cual la defensa de Ti fue derribada recibiendo una parte del daño mientras que su espada volaba por los aires.
    -(piensa rápido, piensa rápido… tiene una habilidad para predecir, posee una defensa absoluta, no hay como dañarlo… joder)- Max miraba el combate frustrado, veía como sus compañeros eran atacados por los potentes ataques de Shura, sin embargo, al igual que la primera vez, vio un tenue punto siego, pero no tenia los medios para atacar… -joder, no me queda otra ¡Andru, Tatiana, presiones por última vez a Shura, sólo necesito 5 minutos!- Max saca su revólver y comienza a manipularlo.
    Mientras tanto, los guerreros, que apenas mantenían el ritmo, aceptaron la petición de Max, aun en su situación desfavorable. Sin embargo, Andru comenzaba a entender el estilo de batalla, pero aquella extraña capacidad para predecir era lo que lo cabreaba.
    Mientras los guerreros trataban de mantener el ritmo, Max continuaba modificando su arma.

    -Con esto debe bastar, volver al diseño original del sintetizador y quitando el nivelador de poder hará que no tenga límites en poder, incluso su defensa absoluta no podrá con soportar esta fuerza… ese tipo me deberá una grande

    Max carga su arma y se une a la batalla con una ráfaga de disparos de gran potencia, mientras Tatiana y Andru se retiraban según las instrucciones de Max

    -¿Crees que eso tendrá efecto?- Shura no dejaba de sonreír por la desesperación que percibía de Max –Ríndete y déjate matar por mi
    -Antes preferiría suicidarme (Espero que mi plan funcione)

    Max continúa su ráfaga esperando a que sus compañeros estuvieran lo más lejos posible. Ya abarcada una buena distancia entre él y sus compañeros, salta directo hacia su oponente el cual con una facilidad le atraviesa con una de su espada cerca del hombro, Max mostraba dolor intenso, pero no se detenía

    -¡MAX!- gritaba Tatiana muy asustada
    -¡NO SE MUEVAN!- grita Max desesperado por el intenso dolor
    -Jajajaj, eres tonto al hacerte sufrir así- Shura trataba de quitar su espada
    -Eso es lo que tú crees- Max sostiene con fuerza la espada impidiendo que Shura se alejara.
    -¡Suéltame maldita rata!- Molesto, comienza a golpearlo con las otras espadas mientras que Max sostenía con ambas manos el brazo de de su oponente

    Apenas suelta las manos de Shura, este lo lanza por los aires, pero Max lo toma por sorpresa, en el instante que fue arrojado, con una segunda pistola más pequeña dispara en donde le tenía sostenido, en aquel forcejeo Max había sujetado su revólver modificado al brazo, este estaba inestable y al recibir el impacto de la bala explota liberando aquella masiva energía que había acumulado durante el tiroteo, la explosión fue grande y afecto a Max quien aun estaba en el aire enviándolo aun más lejos, sin embargo fue Shura la principal víctima. El humos se disperso y ahí estaba de pie con algunos brazos menos, su armadura destruida y gran parte de su cuerpo quemado, pero aun de pie con una mirada que mostraba todo su odio, apenas podía moverse, su jadeo fuerte indicaba el intenso dolor que sentía

    -¡LOS MATARARE A TODOS!-
    -Mátalo… mátalo y reclama lo que te pertenece- dice una extraña voz que susurraba al oído de Andru
    -(¿Quién eres?)
    -Mátalo y me veras…
    -Tú… joder, como duele- Andru se levanta bastante lastimado y comienza a liberar el poder de Galamoth, una poderosa aura que liberaba rayos que inclusive le afectaban a sí mismo. Y en un movimiento rápido que ni el mismo Shura pudo evitar, la espada es expandida hasta alcanzarle y atarle por completo. Una fuerte corriente es liberada sobre Shura mientras la espada se recogía, el filo caliente y filoso como sierra arrancaba la carne de forma brutal y abrazante así logrando terminar con la vida de este temible oponente. La presión fue mucha y Andru cae al suelo casi sin fuerzas –Ti, ve donde Max
    -Pero tú
    -Es una orden, el recibió un daño crítico, yo puedo sanarme solo, no lo olvides
    -Si- Tatiana corre directamente hacia su compañero el cual se quejaba del dolor, pero no presentaba mayor daño
    -Con esto ganamos… joder como duele el hombro…
    -Volvamos con Andru-

    Los tres se reunieron y descansaron. Estando algo repuesto, van donde el cadáver de su enemigo, pero no había más que huesos calcinados y secos, parecía que todo hubiese sido devorado por algo, sin embargo junto al esqueleto había una extraña cosa, como una empuñadura, poseía raros diseños, Andru se sintió atraído y la toma, pero antes de que pudiese tocarla, de esta se desprende unas extrañas cadenas con filosas puntas las cuales se clavan a las armas de Shura destruyéndolas y obteniendo de ellas lo que una vez fue su poder, la empuñadura se alimentaba de la fuerza de su portador.

    -Como lo supuse, esa cosa le daba poder, pero…- Decía Max cuando fue interrumpido por Andru
    -Una de las partes del arma diabólica, La empuñadura de Basoetsha- Sin miedo, Andru la coge y al igual que con las espadas, la empuñadura clava las cadenas en el brazo de Andru, pero este aprieta con fuerza doblegando a la temible empuñadura
    -Necesito poder para vivir, necesito mi corazón para subsistir- escuchaba Andru, empuñadura le hablaba en su mente
    -Recuperare las restantes, por ahora descansemos
    -No lo creo Andru- dice Max –En nuestras condiciones sólo Tatiana esta apta para combatir o para protegernos por un rato, apenas podamos movernos continuaremos hasta Hainstown, allí será más fácil
    -Confiaremos en tu información, Tatiana, no te quedes ahí parada y descansa

    Una dura batalla contra un oponente jamás imaginado para ellos, Echos comenzaba a mostrar sus verdaderos colmillos, pero eso impediría la misión del grupo…



    TIPS:

    Guardianes del Templo Tao-Tsen: Son los encargados de proteger una de las tres ciudades independientes en Echos. Son los guerreros mas poderosos en su clase y son escogidos únicamente por el Sumo Sacerdote.


    Shura (3er Asura) El Despiadado:
    Un guerrero de múltiples brazos con los cuales es capaz de sostener diversas armas de las cuales siempre carga cuatro espada y dos escudos (Fire Brand, Ice Brand, Thunder Brand, Masamune, Escudo Aegis, Escudo Astral).
    Posee un temperamento horrible, y una afición por coleccionar armas extravagantes, su método es derrotar a cada guerrero que posea alguna.
    http://images.wikia.com/es.finalfantasy/images/9/95/Gilgamesh_Modo_EX.png

    Enka (2do Asuras) El Lord:
    Un hombre de carácter fuerte al igual que Shura, pero de una templanza mayor. Es un hombre sabio a la hora de juzgar. La Aureola que está en su espalda le otorga el poder para canalizar los rayos, en primera instancia su arma era una vara de Oro con la cual carga con electricidad, pero el monje Quing-Tsen (sacerdote principal en la ciudad de Tao-Tsen) le otorgo una espada de similar material y de mayor poder.
    Es un hombre que daría su vida por el templo
    http://images1.wikia.nocookie.net/_...ges/e/e3/4c8dae91cd441b4ba83103f9e11bd0b8.png

    Tae-Ling (1er Asuras) La Guardiana
    La más joven de la guardia Asuras, y guardaespaldas principal del sacerdote superior. Su destreza con la Katana le ha dado el titulo de filo sagrado, al igual que Enka, recibió su arma de monje Quing-Tsen. No se sabe mucho sobre ella, solo que es una mujer que protege con mucho recelo a su maestro.
    http://clamp64.files.wordpress.com/2008/10/shin_shunkaden595.jpg
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    614
    Pluma de
    Escritora
    Wow, cuanto tiempo sin pasarme por aca y me encuentro con semejante monstruo de Andru jajaja ah estado buena todo, umm conque por eso el señor del caos le dejo ir sin mas, je dudo que Andru muera tan facilmente aunque como el ya dijo estubo al borde de hacerlo, ahora bien me intriuga como el vencera a los otros guardianes si apenas pudo con Baku y con el de los 6 brazos (·aunque con ese obtubo ayuda muy valiosa) Igual es un cabeza dura y dudo se ponga a pensar en ello, por cierto vi que estabas haciendo un juego RPG de tu historia... te interezaria tambien un manga? cualquier cosa sabes que existen los mensajes, continuala pronto orfis que estare atenta :D bey beyy hasta la proxima... :3
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    5669
    bueno, a ponerse al día.....

    Capítulo 28: De Ingeniero a Caballero

    Han pasado dos días desde el ataque de Shura, y el equipo aun no se recuperaba del todo, mas no podían quedarse en un solo lugar. Su viaje dio un paro en la ciudad de Hainstown, uno de los destinos ya fijados de antemano.
    Aquella ciudad tenía un aire similar a Karltown, un lugar donde la ciencia armamentista era el máximo esplendor

    -Por fin llegamos- decía Max con aire de alivio –Menos mal que no tuvimos inconvenientes
    -Tú lo has dicho Max- respondía Tatiana con una sonrisa llena de alivio
    -¿Qué hay de vuestras heridas? ¿Y qué haremos con los soldados?- Pregunta Andru algo preocupado
    -No te preocupes por ello, esta ciudad posee una seguridad propia, independiente del reino de Echos, a pesar de ser parte de este, su gran influencia como proveedor directo de todas las armas, armaduras y tecnologías de desarrollo le han dado libre albedrío dentro de los limites que no perjudiquen a otra nación, pero como ves, es como estar en Karlstown. Con respecto a las heridas, es mejor tratar las tuyas, mi hombro no tiene problema, pero joder que duele –Max miraba a todos lados, sus ojos mostraban algo de nostalgia –Que recuerdos… ha cambiado tanto en tan poco
    -¿Has estado antes en este lugar?- pregunta Tatiana
    -Cuando era un niño, vine con mi padre, con él aprendí el arte del metal, pero fue con un amigo de él que desarrolle el amor por la investigación, y es a ese hombre a quien acudiremos. Por cualquier cosa, eviten hablar del ejercito del caos ¿Lo prometen?
    -Como digas Max- dice Andru colocando su mano sobre el hombre de Max
    -No tienes que preocuparte, sólo vamos
    -Gracias… (Me pregunto si aun me recordaran…)

    El equipo continuo caminando por el lugar, apreciando las grandes tiendas, los talleres y laboratorio, una inmensidad de objetos que nunca habían visto, armas y vehículos jamás pensados, aquella ciudad era mayormente superior a Karlstowns. Su caminata finalizo frente a un edificio de 3 pisos muy ostentoso. Al entrar, una variedad increíble de armas y artículos extravagantes le rodearon, cada uno en repisas muy bien acomodadas, y detrás del mostrador una muchacha de la misma que ellos

    -Muy buenas tar… des…- La muchacha guardo, se subió al mostrador y salto sobre Max, quien con su rostro totalmente imparcial abre los brazos, pero el dolor le afecto por lo que cayó al suelo junto con la muchacha sobre si –Maxi, Maxi, Maxi, Maxi- repetía la muchacha mientras refregaba su rostro al de Max como una pequeña gata –Todos estos años te extrañe tanto- la muchacha le mira de frente y le da un largo beso luego de abrazarle
    -Joder…- dice Max muy imparcial –También estoy feliz de verte Lucy, pero me acabo de golpear la cabeza por tu culpa, además de que presionas una herida, hace unos días me apuñalaron el hombreo además de que aun besas mal, me has golpeado los dientes…
    -después de todo este tiempo, ¡Maxi idiota!- Lucy se levanta y se aleja de él, en eso Tatiana ayuda a Max a levantarse
    -Gracias Tatiana
    -Ta… ¿Tatiana? ¿Quién es ella?- pregunta sorprendida y confusa mostrando un lado dulce y triste de ella
    -(ya comenzamos otra vez) es mi compañera de viaje junto a él, son Tatiana y Andru-
    -¿Sólo compañeros?- pregunta la muchacha muy esperanzada
    -Maldición- susurra Max –Claro, prometí casarme contigo una vez terminara todos mis asuntos, así que solo confía en mi ¿Quieres? Para mí, es bastante difícil tratar situaciones como estas, las aborrezco- por detrás una tenues risas se escuchaban –Ustedes dos también córtenla, me vale con el dolor de mi hombro. Es cierto, necesito un poco de asistencia médica ¿habría algún inconveniente?
    -Para nada, pasen- Lucy sostiene a Max del brazo bueno, y les guía a la habitación contigua -Por cierto mi padre esta fuera en una importante reunión junto a mi hermano. ¿Sabías que es un oficial de alto rango aquí en la guardia de la ciudad? <Risas> no creo que lo supieras, pero ahora lo sabes
    -Así que cumplió sus sueños- dice Max con una leve sonrisa en su rostro –Tatiana, utiliza ese kit y ayuda a Andru, tú te encargas de mi Lucy
    -Encantada
    -Oye D- susurra Tatiana -¿No crees que Max está actuando algo raro?
    -Lo dudo, es sólo otra faceta que desconocíamos de él… mejor ni nos involucremos
    -De acuerdo.
    -Esta herida es grave- Decía Lucy al ver la profundidad del corte -¿Cómo te la hiciste? Y no sólo tú, aquel sujeto tiene unos cortes en su pecho horrendos, ¿en que estas metido Maxi?
    -Negocios algo turbios, pero nuestras heridas no son algo del otro mundo, sólo sé delicada, odio el dolor
    -Nosotros iremos a la otra habitación si no les molesta- dice Lucy
    -No se preocupen, estaremos aquí- responde Tatiana

    Max y Lucy cambian de lugar a uno más privado…

    -Ellos no son gente simple, se que son peligrosa ¿te están obligando a ir con ellos?
    -¿Por qué dices eso? Son mis compañeros, si no fuera por ellos ahora podría estar muerto, aunque admito que el estar con ellos implica peligro
    -Maxi ¿por qué no me dices la verdad? Esta herida fue hecha en un combate muy peligroso ¿contra quién se enfrentaron?
    -Contra Shura, uno de los Asura de Tao-Tsen, aunque terminamos matándole, no te contare los detalles porque me desagrada la idea.
    -Has cambiado… y mucho…- Lucy se mostraba algo desmotivada
    -No tengo ni cinco ni diez años Lucy, soy un adulto…- Max no dejaba aquella actitud fría, muy propia de él –Con eso bastará… ahora esperare a tu padre, necesito pedirle un favor- Max se colocaba la camiseta
    -Maxi… yo… lamento si te moleste
    -No seas infantil, ni estoy molesto ni incomodo, es solo que no puedo relajarme, más aún que estoy contigo
    -tu- Lucy pone una cara imparcial, y algo disgustada –Por lo menos deberías sonrojarte al decir eso, pero ese eres tú. Dime ¿aún sigues siendo un ingeniero?
    -Tiempo parcial, he tenido tanto ajetreo que no he podido dedicarme a ello, mas bien, no he querido hacerlo…
    -Ya veo…- suena la puerta y se escuchan dos voces –esos deben de ser papá y Edgar
    -¡Lucy!- grita su padre
    -¡Aquí atrás, tenemos invitados!
    -¿Invitados? ¿Quién podrá ser?- decía el padre de Lucy. Ambos caminaron hasta la habitación y se encontraron con Andru y Tatiana quien le estaba poniendo las vendas, en eso, de la puerta contigua aparece Max -¿Mis ojos me engañan? Ese pelo verde muy particular ¿El pequeño Maxi?- pregunta el Padre con una sonrisa muy esperanzadora
    -Veo que no me ha olvidado tío Klaus, eso me alegra- dice Max algo inexpresivo, no había cambiado mucho, aun era hombre alto y corpulento, de tez morena y ojos pardos, su pelo algo desteñido por las canas y aquella barba de chivo con la que siempre jugaba mientras pensaba, y junto a él, su primogénito de la misma edad que Max, vestía un uniforme blanco con adornos dorados y el emblema de la ciudad en el lado derecho del uniforme, sobre este, le cubrían guanteletes, botas y un cinturón del cual colgaban tres pequeños bolsos, toda aquella protección estaba hecha de un metal plateado y brillante.
    -Tan serio como de costumbre, jajajaj eso me gusta de ti muchacho, te vez bien, tanto que podría afirmar que has seguido ni los pasos de tu padre ni míos, eres más como un soldado al igual que esos chavales de allí
    -Padre- interrumpe Edgar –Lamento interrumpir esta reunión pero mi deber esta primero, no quería decírselos pero tarde o temprano lo averiguarían. Maximilian Brawn, quedas arrestado por cargos contra el Imperio Okram por pertenecer al ejército del Caos, entrégate pacif…- en eso una palmada en la nuca lo interrumpe -¡Padre!
    -¡Cierra la estúpida boca! ¡Me importa un carajo tu deber y esas otras mierdas de la guerra! Sin embargo ¿Es cierto lo que ha dicho Edgar?
    -Todo, nosotros somos soldados de la legión del caos, para ser exactos, caballeros Elite de Primera clase y el, Andru Malcovish, el mismísimo general de la primera Brigada a la que pertenezco
    -Ya veo- el viejo jugaba con su barba pensando al respecto de la situación –Como sea, Lucy, por hoy cierra la tienda, y prepara algo para los invitados
    -¡Padre! ¡¿A caso piensas ir contra la autoridad?!-
    -Ese es mi problema
    -Espere Tío, no quiero causarle problema- Max mira fijamente a Edgar –Pero tampoco pienso dejar que nos aprisiones, tengo muchas cosas que hacer aun, tenemos que hacer… sin embargo estoy obligado a pedirle ayuda Tío- Max se arrodilla y le suplica –Por favor, aun cuando le falle aquella vez, présteme su taller, necesito su guía para reconstruir mi más preciado recuerdo… no, más bien quiero decir, para mejorar lo inmejorable, se lo ruego
    -Max…- decía Tatiana asombrada de la actitud de su compañero quien siempre mantenía la cabeza en alto
    -Señor- dice Andru –desde que conozco a este sujeto- apuntando a Max –es la primera vez que le veo suplicar, es terco y orgulloso hasta la médula, por eso, aun como general, le rogare por su clemencia –Andru se arrodilla junto a Max
    -No tienes que hacer esto D…
    -Ese es mi problema…
    -ustedes dos pónganse de pie, Max, tu sabes dónde y cómo conseguir los materiales, estaré en el taller esperando, déjame los planos para analizar el proyecto, ustedes dos ayudaran en la tienda y con respecto a ti hijo mío, te prohíbo entregarlos a la justicia, y si es necesario usare mis influencias
    -No será necesario padre, pero esto no quedará así- decía Edgar con un tono muy autoritario
    -Lo sé- dice Max levantándose -te propongo lo siguiente, déjame terminar mi trabajo y enmendar mi fracaso de aquella ocasión, y cuando termine saldaremos cuentas pendientes, no creas que lo he olvidado
    -<sonrisa> ya veo, si gano, todos ustedes se someterán a la Justicia de Echos
    -pero si pierdes contra mí, nos dejaras escapar, obviamente haremos parecer que fue una emboscada para que no quedes mal, ahora si me disculpas, tengo trabajo que hacer…
    -Que así sea… no volveré hasta dentro de cinco días, ya has firmado vuestras sentencias. Adiós- Edgar molesto, se va del lugar
    -Hermano…- Lucy ve como su hermano le da la espalda y se va de la tienda –por qué tuvo que terminar así ¿No tienes nada que decir Padre?
    -Esto es un asunto que no nos compete hija mía, si Maxi decidió ser un caballero del caos es su decisión, el tendrá sus motivos, ahora ve a la tienda y llévate a esos dos, Maxi, las herramientas están en el taller, te recuerdo que la mina ha crecido desde aquella vez, así que será algo complicado encontrar los minerales
    -Lo tenía en mente, así que no se preocupe-Max va al taller y toma las herramientas, sin decir nada se va de la tienda
    -Ustedes dos síganme- los tres continuaron hasta la entrada de la tienda –Tatiana, toma la escoba y limpia un poco, y tu fortachón ve a la bodega que está en esa puerta <apuntando a la izquierda> y trae una caja marcada con el Nº 005, 008 y 025
    -A la orden gerente- dicen Ti y Andru en unísono con una sonrisa en sus rostros
    -Ustedes son raros… Ti… ¿Por qué haces Maxi lo que hace?
    -Porque lo quiere, el nunca ha actuado porque le hemos dicho algo, el hace lo que le place, incluso en ocasiones le da órdenes a D
    -¿D?
    -Es el diminutivo de Darklis, el apodo de nuestro general. La verdad dependemos mucho de el
    -Ya veo <suspiro> entonces, aunque le pidiese que renunciara no lo haría
    -Correcto, ya que desde un comienzo el se enlisto en la armada, pero sabes Lucy, a pesar de todo, el nunca ha abandonado sus ideales, y sueños, el sigue siendo el mismo desde que le conocí, pero fue con D que se volvió más sociable
    -¿Qué tiene el que lo hace especial?
    -Es un tipo raro
    -Escuche eso- dice Andru con una cara de pocos amigos, venia con las tres cajas en mano -¿Dónde pongo esto?
    -(Es muy fuerte, cada caja pesa a lo menos 9 a 15 kg) en… en esa esquina por favor
    -Gracias… por cierto ¿Dónde fue exactamente Max?
    -Fue a un yacimiento minero de libre explotación, esta al norte de aquí, es un lugar bastante peligroso, pero las recompensa son valiosa, todas estas armas, armaduras y accesorios fueron hechos con esos metales, aunque de seguro Maxi fue por el metal más raro, un metal capaz de soportar cincuenta veces su propia dureza, si se afila como es debido, puede cortar la roca o inclusive metal sin mellar el filo, además tiene excelentes propiedades absorbentes con lo cual los impactos se reducen a la mitad, e inclusive posee propiedades místicas, dicho metal es conocido como “El Oricalco Titánico”
    -Con un mineral así… iré con Max, necesito algo de ese mineral…

    Andru se va de la tienda hasta la dichosa mina donde se encuentra con Max quien le esperaba con una picota extra en mano, al acercase le entrega dicha herramienta y entran en la mina. Mientras avanzaban, uno que otro carro salía cargado con minerales preciosos y otros de gran valor bélicos. Caminaron sin decir ni una palabra hasta llegar a una entrada con un aviso de peligro. Al cruzar el umbral, ambos se hayan frente a una escalera que bajaba un barranco cuyo fondo no llegaba la luz

    -Max… ¿Qué demonios es este lugar?- Andru se mostraba preocupado
    -Se le conoce como “Las Fauces de Titano”, un lugar donde la luz del sol no llega y está infestado de aberraciones, puedo ir solo, pero contigo será más fácil. Procura protegerme la espalda y conseguiré mineral extra para ti
    -Como digas, pero tengo un mal presentimiento.

    Siguieron bajando unos cuantos niveles más hasta llegar a una base, a pesar de que había más escaleras para descender, Max dijo que era suficiente. No caminaron mucho hasta llegar a un punto con un extraño brillo apenas visible por el reflejo de las tenues llamas de las lámparas. Max con su picota en mano, comienza a picar, al no ver nada Andru le da una mano. Mientras picaba se siente un tenue jadeo, Max continuaba su trabajo, sin embargo Andru invoca a Galamoth, sus ojos los cuales se habían tornado rojos miraban cautelosos a la oscuridad casi absoluta.

    -Esta sensación… la conozco
    -Son los chacales del infierno, los mismos que asediaron el pueblo de Tatiana, aquella ocasión no los reconocí, debido a que su forma cambia en la superficie
    -¡¿QUÉ?! ¡No me jodas Max! Esas cosas casi nos matan la última vez, y en aquella oportunidad tenía mi habilidad de dragón, ahora estamos indefensos
    -Derrotaste a dos de los caballeros Okrams, te impusiste contra un asura en un deplorable estado, y aun así sigues vivo, me sorprende que tengas miedo
    -La verdad no, es solo que será una jodida batalla
    -Tómalo como si fuera un entrenamiento para reponer fuerzas
    -En ese caso- una maquiavélica sonrisa se dibuja en Andru –Sin piedad

    Después de unas horas, Andru y Max aparecen en la tienda con un gran cargamento de Oricalco Titánico, sin embargo sus aspectos estaban en mal estado, sus ropas todas rasgadas y sucias por la tierra y sangre de los chacales y con más de un rasguño en el cuerpo. Todos les miraban sorprendidos

    -Eso fue divertido- decía Andru mientras dejaba el mineral en la mesa del taller
    -¿Qué te paso Maxi?- preguntaba muy preocupada la joven enamorada
    -Sólo fueron un par de chacales y nada más, ahora si me disculpas, tengo trabajo que hacer

    Sin más palabras, Max y Andru se quitan sus ropas rasgadas quedando con el torso desnudo con lo cual ya cómodos, comienzan a trabajar en sus proyectos junto al maestro Klaus quien se ofreció para templar a Claymore.
    Andru, bajo las instrucciones de Klaus, comienza a templar a la ya reparada Valefort, mientras que Max comenzaba con su nueva obra. Ambos guerreros estaban absortos en sus trabajos, y Klaus como el gran maestro que es, supervisaba a cada uno.
    Ya habían pasado 4 días y Andru le daba los últimos toques a Valefort, mientras tanto, Klaus le acompañaba con una taza de té…

    -Eres la tercera persona que asisto en un trabajo como este, pero veo que eres bastante autosuficiente ¿Has hecho anteriormente?
    -Sí, fue hace ya varios meses atrás, antes de convertirme en General del Caos. Tenma, el herrero de aquel lugar me enseño como forjar la espada Zorn, cuya fabricación estaba escrita en el libro “El Arte del Caos”, me enseño varias cosas de herrería y algo de alquimia, aunque eso último no pude aprenderlo bien
    -Ya veo, eso es algo bueno. ¿Cuál es tu objetivo en este lugar?
    -Jejeje, recuperar mi poder. El día que libere mi poder, perdí mi espada Basoetsha
    -¡¿Basoetsha?! ¿Has dicho Basoetsha? ¿La espada del pecador?
    -La misma, me sorprende que la conozca
    -Sería una vergüenza el no conocer las maravillas antiguas, siempre he deseado tener alguna de estas maravillas para admirar el gran trabajo de aquellos legendarios herreros
    -Le prometo que una vez que una vez la complete, se la mostrare, ahora sólo tengo esto <Mostrando la empuñadura> Aun me falta el orbe y el filo, además aun tengo cuentas pendientes con Russaj
    -Con el joven emperador… es una proeza digna de un temerario
    -O de un idiota- acota Max desde el otro lado del taller –Aunque con este sujeto, todo es posible
    -Si tu lo dices muchacho… tan solo les queda este día ¿Cómo solucionareis todo?
    -Simple, lo dejare en las manos de Max, el resto lo improvisaremos
    -Ustedes los jóvenes tan despreocupados. Les diré un secreto. Es acerca de las extrañas habilidades de los Señores Okrams, si ya habéis enfrentado a 2 de ellos, se habrán percatado de sus extrañas armas, estas no son normales, cada uno de ellos a excepción de Lord Russaj son capaces de dominarlas, estas armas también conocidas entre nosotros los herreros e ingenieros son llamadas las “Almas del Tiempo”, según se cuenta la leyenda, estas fueron creadas por el mismísimo señor del eterno momento, aquel que atormentó a estas tierras en un pasado muy lejano, hablo de Ouroboros. Al parecer estas eran de sus antiguos sirvientes los cuales fueron derrotados por los primeros Okrams, y han sido utilizadas por estos de caballero a caballero, hasta nuestros días, él único que no posee un arma de esa clase es Lord Russaj, el carga con la gloriosa “Espada Okrams” cuyo origen es desconocido
    -Ya veo, eso explica muchas cosas, además de que incrementa mis ansias de combatir con los caballeros restantes, y más aun con Russaj, si o si ajustaremos cuentas
    -Estos jóvenes y sus osadías, jejeje, será mejor terminar con Claymore y darle mi toque personal

    Esa misma noche, tanto Max como Andru habían terminado con sus trabajos, exhaustos, Andru y Klaus estaban rendidos mientras Max estaba sentado en el balcón mirando la noche, disfrutando de la brisa nocturna. Por detrás aparece Lucy con una taza de té con naranja

    -Deberías descansar Maxi, mañana tendrás que enfrentarte a mi hermano
    -No le veo el problema, pero tienes razón, he estado trabajando sin parar por 4 días… <recibe la taza> este sabor, es como el te que preparaba tu madre, delicioso
    -Maxi, yo debo decirte algo sobre mi hermano, él…
    -Por favor Lucy, lo que el oculte me lo mostrara mañana, Le respeto mucho para pensar en averiguar como es su estilo. Sabes, no me siento a gusto con la situación, pero siento que esto dejara un peso menos en mi alma, tanto mi promesa con Edgar como mi compromiso contigo y de los objetivos de mi vida, yo… <suspiro> creo que no se si puedo llegar a ser la persona que todos esperan
    -Maxi, nunca imagine que estuvieras bajo tanta presión, pero sabes, aun cuando no te he visto todos estos años, pude darme cuenta de que eres alguien fuerte, no de forma física, sino como persona, me pregunto que situaciones has enfrentado, cuantas veces te has topado con la muerte, los momentos en los cuales has tomado decisiones que han zanjado una situación, no lo se… pero tu carácter bien templado me dice que eres capaz de hacer muchas cosas, en especial porque la influencia de aquel hombre te ha marcado
    -¿Andru?...
    -El mismo, puedo ver que gracias a él, tu te sientes libre de hace y deshacer, es como tus alas
    -Es una extraña forma de decirlo, pero tienes razón, aunque a veces se convierte en una carga molesta- Decía Max con una leve sonrisa
    -Como lo dices, pareces disfrutarlo.
    -Si, gracias a ello he podido comenzar con mi bitácora, he registrado una variedad de cosas, si sigo así podre crear un almanaque.
    -Me alegro Maxi, me alegro… <le da un beso> ve a descansar…
    -De acuerdo…

    Al día siguiente, Max le da una última revisión a sus armas, en eso llega un soldado en nombre de Edgar, Max recoge dos espadas curvas como colmillos dentro de sus fundas de metal forrados de cuero de chacal del infierno, la cuelga por detrás en su cinturón y se va con el soldado dejando atrás a sus compañeros.
    Mientras tanto Andru y los demás se van al lugar del encuentro por otro camino, en el trayecto Tatiana planificaba la emboscada del siglo en caso de emergencia, sin embargo Andru se mantenía tranquilo con un plan b bajo la manga.

    -Tatiana, la única orden que te daré es que por ningún motivo, interfieras en el combate de Max, aun cuando su vida corra peligro
    -No tenia planeado hacerlo, además, si se ocurre pelear enserio, podre ver aquella técnica prohibida una vez mas
    -¿Técnica prohibida?
    -Si, la única técnica capaz de comparar su fuerza a la mía, puedo afirmar hasta la tuya, pero es una técnica incompleta, él nunca quiso perfeccionarla
    -Ya veo (Una técnica capaz de darle el mismo poder de combate que yo poseo… debo obtener ese conocimiento)

    Al llegar al cuartel de la armada, Max es dejado en un largo pasillo el cual conducía hasta la arena de combate donde Edgar esperaba pacientemente. Sin vacilar, Max se adentra y cruza el umbral, una luz desbordante le ciega temporalmente. Al mirar al centro, allí aguardaba su oponente, se acerca tranquilamente hasta estar frente a frente.

    -Es momento de saldar cuentas- Dice Max sacando una de las espadas y entregándosela –Tal como prometí cuando niño
    -Justo como la que portaba Kang, gracias, pero esto no significa que perdone tus actos como caballero okrams
    -¿Caballero del caos? Esto es por lo de…
    -¡SILENCIO! Si ya entiendes mis palabras, no habrá nada más que decir…
    -Idiota <susurra> solo no me defraudes.

    Cada uno se aleja del centro de la arena, en ese instante el público entra en las gradas de la arena, y entre ellos Klaus y los demás.
    Cada uno estaba cerca del borde de la arena, desenvainan la espada curva de Kang y en un abrir y cerrar de ojos, corren hacia el otro encontrándose con sus espadas, aquel choque resonó por toda la arena seguido de un estruendoso grito de euforia del publico. Edgar atacaba presionando a Max quien sólo se dedicada a esquivar, lo cual le resultaba fácil, pero no lograba bloquear nada, la fuerza de Edgar era comparable con la de Tatiana, aun así Max se mostraba seguro de si mismo. Entre ataque y ataque, Max comienza su jugada, tomando la espada de forma invertida, cambiando su postura a combate de puños quedando esta protegiéndole el antebrazo. Edgar no le preocupo dicho cambio e insistió con su ataque, pero los movimientos de Max habían cambiado, al momento de esquivar, desviaba los ataques de su oponente y con su mano libre golpeada en las costillas, pero el resultado era leve, la armadura de Edgar era bastante resistente, pero era una estrategia que mostraba resultado. Cada ataque de Edgar era desviado, pero algo comenzaba a cambiar, Max dejo de desviar y acertar ataques, su oponente había incrementado su fuerza de tal forma que le era arriesgado el intentar sus maniobras obligándole a retroceder.

    Mientras tanto desde las gradas…

    -Mi hermano esta peleando bastante enserio, a este paso Maxi…- decía Lucy preocupada, en eso interrumpe Tatiana
    -Si ese es el máximo poder de tu hermano, entonces la batalla esta decidida, jejeje- Tatiana mostraba una sonrisa de total seguridad y confianza en su compañero
    -Pero es evidente que mi hermano no le da oportunidad
    -Max no ha utilizado su verdadera fuerza aun, además el es un guerrero de larga distancia, pero por sobre todo, un guerrero cuya ventaja erradica en su velocidad y precisión. Sólo mira y te darás cuenta

    Los ataques de Edgar se habían vuelto monstruosamente poderosos, cada golpe que acertaba al suelo o a la pared, destrozaba dicho lugar. Pero Max aun mantenía la calma, su oponente era lento y su fuerza no superaba a la de Tatiana pero mantenía una leve distancia por el factor sorpresa, el conocía a su oponente, pero no sabía que tanto había mejorado. <Es hora> dice Max corriendo hacia su oponente el cual ataca desde arriba, rápidamente Max se desliza sobre el suelo pasando por entre sus piernas, y en un instante entierra la espada frenándose e impulsándose hacia la espalda de Edga, el cual rápidamente se voltea pero era demasiado tarde, Max sostiene el rostro de este y lo azota al suelo dejándole enterrado en el suelo, aun con el impulso flexiona su brazo y se lanza al aire enterrándole mas y cayendo a unos metros de el.
    Todos estaban consternados, no sabían como era posible que su mas grande Oficial de la Armada haya caído ante un total desconocido, pero el silencio no duro mucho, Max miraba a Edgar sorprendido, aquel ataque le debió haber dejado inconsciente, pero se levantaba como si nada.

    -Bravo mi estimado Maximiliam- Decía Edgar aplaudiéndole. Recoge su espada y apunta a Max –Has mejorado bastante, pero no será suficiente, el haber entrenado en el mismo regimiento de Lord Russaj me ha vuelto alguien de gran poder, alguien al nivel de un capitán, no… eso sería degradarme, superior a los capitanes de la legión del caos. Será mejor que te rindas y evites sufrir una paliza de mi parte
    -¿tanto me temes para fanfarronear de tal manera? Si es tan cierto, yo Como soldado Elite de clase S, cuyo rango es superior al de capitán e inferior al de General probare que tan ciertas son tus palabras.

    Max se quita la chaqueta y se pone en guardia, Edgar se sintió insultado y procede con su ataque pero esta vez empuñando dos espadas, algo que no preocupo a Max el cual sostenía su espada curva de forma normal, pero sin alejarla mucho de si. Edgar corre hacia Max y comienza su ataque cargado de furia, pero Max lograba bloquear cada uno de ello y entre las aberturas creadas por su defensa, golpea en la armadura tratando de romperla, pero era difícil, era mas dura de lo que imaginaba y en un descuido una de las espadas le da de lleno el pecho propinándole un grave corte y falta le llega marcándole una equis en todo el pecho, Max da un fuerte grito de dolor, y desde las gradas Tatiana se levanta, pero Andru le detiene <Confía en ese poder que mencionaste> dice Andru tratando de disimular su angustia por Max.
    Max, quien estaba en el suelo se levanta, jadeaba por el gran dolor, su pecho ardía por el gran corte, pero aun así alza su guardia, Edgar se cabreo al ver aquella osadía y decide continuar su ataque, pero cambiando su táctica, sujeta ambas espadas con sus dos manos como si manipulase una sola, y da un gran corte al aire, tan fuerte que la tierra frente a el comenzó a cortarse hasta llegar a Max el cual no se movía, pero al momento del impacto, con una tranquilidad inigualable, Max estira su brazo con la espada apuntando en dirección del ataque el cual se desase al impactar con la punta de la espada, Edgar estaba sorprendido, no solo por ver como su ataque había sido diezmado con tal facilidad, si no que las heridas parecían haberse cerrado, pero no era posible, el aun pedía ver el grave daño que le había propinado, no lograba entender

    -No deseaba usar esta habilidad por dos razones, la primera, mas el dolor sufrido por esta habilidad que el que me pueda generar en una batalla, y dos <Mirando a Andru> si ese sujeto lo ve, de seguro se volverá mas monstruoso de lo que ya es, pero que mas, jajjaja es hora de acabar con todo… estado “Breaker”- el cuerpo de Max comenzó a palpitar, sentía como este actuaba distinto. Max junta sus brazos y los estira de golpe sintiéndose un fuerte estallido que se escucho en toda la arena

    Edgar no le tomo mayor importancia, su entrenamiento le daba la suficiente confianza para enfrentar a lo que fuera que intentara su oponente, no había nada que se opusiera a esa su fuerza, pero todo ello se derrumbaría de inmediato. Edgar corre hacia Max propinándole un poderoso ataque con sus dos espadas juntas, sin embargo aquel intento fue detenido con una gran facilidad, freno ambas espadas con la palma de su mano desnuda, apenas un leve corte que ni sangre muestra, la mirada de Max estaba fija en Edgar quien estaba atónito al igual que toda la audiencia. Da una leve sonrisa y agarra con gran fuerza ambas espadas y alza a su oponente al aire al mismo instante en que desaparece y reaparece en el aire frente a Edgar dando una veloz vuelta con una patada dando de lleno en su oponente el cual apenas se protege cayendo a gran velocidad, destrozando el suelo al impactar en el, o eso aparentaba a la simple vista, era Max quien había destrozado el suelo al llegar antes que Edgar, donde lo recibe con un gancho hacia el estomago lanzándolo lejos de si, aquella brutal fuerza no se comparaba a nada de lo que Edgar había visto antes, era como si se enfrentase al mismísimo Baku, pero como era posible que un humano pudiese tener tal fuerza, pero había algo raro. Edgar se levanta muy magullado, su armadura había amortiguado los golpes, aun así su brazo izquierdo se había fracturado y su pierna esta débil, apenas podía observar a Max quien se tambaleaba un poco, algo ocurría con su cuerpo, pero antes de que pusiese hacer algo, Max había aparecido frente a él con al espada curva en su cuello

    -Ni tu ni yo podemos continuar este combate, pero si fuese uno real, ya hubieras muerto, da gracias a mi benevolencia, golpee en las partes mas duras de tu armadura para que sufrieses lo mínimo y además tengo las fuerzas suficientes para degollarte, ríndete y acepta tu derrota como es debido- Max jadeaba por el cansancio
    -Tu… maldito, ese poder… tsk… perdí otra vez… me rindo
    -¡más fuerte!- le grita
    -¡ME RINDO!

    Todos estaban anonadados, su mejor guerrero había perdido ante este desconocido al cual en un abrir y cerrar de ojos fue rodeado de los soldados del lugar. A Max ya no le quedaban fuerzas para defenderse, con una sonrisa deja la espada junto a Edgar y se pone en pie, sintiéndose como si algo se quebrace.
    Los soldados se apresuraron en apresar a Max, pero una fuerte ventisca los alejo, junto a él estaban Tatiana con su nueva Claymore y Andru quien le brindaba un hombro de apoyo a su fiel compañero

    -Eso estuvo cerca Max- dice Tatiana algo emocionada –Por poco y también te alcanzo con mi ataque
    -Esa espada esta vuelto loca, mi maestro tiene una buena mano
    -Lo sé, apenas puedo contener su poder
    -Después hablaremos con más calma, tenemos que escapar. Max ¿Qué tan mal te encuentras?
    -Brazo rotos, pierna izquierda en estado deplorable y derecha rota, costillas trisadas y los músculos de mis cuatro extremidades hechos polvo
    -No debiste usar el estado Braker tan a la ligera Max- dice Tatiana –D, yo me encargo de hacerles camino, procura que no le pase nada a Max, la carreta esta del lado norte. ¡Vamos!
    -Esto dolerá un poco Max- dice Andru agarrando a su compañero con fuerza

    Andru salta sobre Claymore y Tatiana vuelve a agitarla creando una gran ventisca en la cual impulsa a sus compañeros hasta el techo de la arena, en eso Andru arroja una Daga atada a su cadena con la cual utiliza para llegar a la base del techo. Sobre esta comienza a correr hacia el norte, mientras tanto, Tatiana gozaba con la batalla, una sonrisa despiadada estaba en su rostro, pero su diversión acabo cuando escucha un fuerte silbido, <joder, que rápido D> refunfuñaba la joven. Tatiana envaina a Claymore, con sus manos libres, una tenue brisa que crecía paulatinamente se concentraba en sus manos, los soldados le atacan y esta salta y de pronto aquella brisa desaparece y se transforma en dos esferas de viento <Dimilar Wind>, de las cuales Tatiana suelta la izquierda y al instante arroja con fuerza la segunda sobre esta reventado ambas con ello produciendo una fuerte explosión de viento que arremetió con todos los soldados de la arena y parte del público, a su vez aprovecho el fuerte impulso para llegar al techo y correr en la misma dirección que Andru donde le encuentra junto a la carreta listo para partir al punto designado en el plan.
    Sin demora, Tatiana sube y Andru agita las riendas dando marcha a su escapatoria terminando con aquel agitado encuentro, pero con graves consecuencias….
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    2024
    Bueno, continuando con los ánimos, aunque con el próximo pueda que me tarde, quizás aparezca con un especial de Tabatha, no puedo dejar a mi muchacha Alice sola mucho tiempo jejeje.
    Bueno basta de palabras y aquí el siguiente capítulo, bueno mas que nada una mera transición entre 28 y 29.

    Capítulo 28.5: Momento de descanso…

    Lograron escapar sin problemas y se refugiaron en una pequeña cabaña que pertenecía al viejo Klaus oculta en un pequeño barranco, era el lugar de trabajo en su juventud. Dentro, Andru atendía a Max quien estaba recostado y muy grave, aun inconsciente, mientras tanto Tatiana vigilaba el lugar.

    -Mi cuerpo, duele…- dice Max al despertar
    -Recuerda que lo tienes muy destrozado, aun no entiendo cómo te lo dejaste tan magullado, además…
    -Fue por esa habilidad, el estado Breaker… ¿y Tatiana?
    -A fuera vigilando, toma, bebe esto- Andru le acerca la botella con elixir
    -Gracias <bebiendo el elixir> lo siento, les he retrasado yo…
    -Da igual tu prioridad es recuperarte, pero estas heridas, tardaran
    -Lucy y mi maestro, me preocupan ellos, otra vez no pude decirles adiós como era debido, de seguro Lucy estará muy molesta, preocupada, angustiada, yo…
    -Tranquilo, esta es la cabaña del señor Klaus, ella prometió venir, de seguro aparecerá mañana cuando todo esté más calmado.
    -Gracias. Andru… había tres razones por las cuales nunca uso esta habilidad, pero tarde o temprano tenía que usarla
    -De seguro ya sabes mis dudas…
    -Claro, por algo soy tu mano derecha. Las razones son… uno, soy un luchador de larga distancia, segundo, una razón personal que no mencionare, y tercero y la más importante, es los resultados que percibes, me daño de esta forma.
    -Una técnica suicida, fue estúpido el haberlo usado
    -Era eso o perder, lo cual no podía, además aun no sanaba del todo por el último combate contra ese fenómeno. Déjame explicarte el cómo funciona esta habilidad. En primera instancia no es una habilidad que se manifieste mediante la liberación de nuestro poder, o quizás magia u otro elemento similar, por lo cual durante la batalla no pudiste percibir nada ningún tipo de aura ¿cierto? Eso es porque esta habilidad no es una habilidad en si sino una falla
    -¿Cómo es eso?
    -Simple, antes de venir, nos habías dicho que aprendiste a utilizar tu 100% de poder, ahora respóndeme ¿realmente es tu 100%? Olvidando el hecho de que no puedas ocupar tu poder de pecador y sólo recurras al del dragón ¿es realmente tu total?
    -mmmm creo que sí, ya que después de liberarlo, no pude incrementarlo más, tendría que entrenar ya que si continuaba mi cuer…po…- Andru guardo silencio percatándose a lo que Max quería llegar
    -no puedes continuar porque nuestro cuerpo en si es un limitador para que no nos autodestruyamos con tanto poder, por lo cual nunca somos capaces de usar el 100%, con suerte, no en tu caso, llegamos al 70%, después de este punto, nuestro cuerpo se ve forzado a soportar una carga inhumana, y los efectos se manifiestan de forma dañinas, en mi caso fue con efectos peores, debido a las heridas de la ultima que aun no sanaban como era debido. Pero la idea es esa, ahora si no intentes pedirme que te enseñe a usarla, como dije en un principio es un error, no una habilidad…
    -¿Cómo fue que la obtuviste?
    -Fue cuando era pequeño, en un accidente cuando estábamos Edgar y yo en las minas recolectando minerales, ocurrió un derrumbe y el techo se cayó sobre nosotros, no sé cómo ni por qué, pero después de que quedamos atrapados, intente con todas mis fuerzas levantar la roca que estaba sobre nosotros, aquel sonido en la arena también sonó en esa ocasión, pero fue doloroso, un dolor indescriptible, pero sentía como mi fuerza incrementaba, Edgar estaba herido y no podíamos quedarnos ahí o moriríamos, así que intente una vez más, aun con el dolor, y lo logre, quite la roca y las demás, recogí a Edgar y salimos de la cueva, de ahí no recuerdo porque perdí el conocimiento, desperté al día siguiente con mis brazos y piernas rotas, estuve medio año en cama y dos meses de recuperación pero increíblemente mi cuerpo se había vuelto más fuerte, no le dije a nadie a sí.
    -Ya veo… con eso me basta. Será mejor que duermas un poco.
    -De acuerdo…

    Andru deja a Max y va junto a Tatiana…

    -¿Cómo se encuentra?- pregunta la muchacha
    -Mejor, pero no podrá moverse en su estado, no almeno en un largo tiempo.
    -¿Qué harás? El torneo será pronto y no sabremos a que peligros nos enfrentaremos
    -No pienso arriesgar la vida de nuestro compañero, no por esas cosas- Aun cuando decía eso, no lograba convencerse a si mismo
    -La última vez que lo hiso contra mí, no quedo tan mal… Max… Pero anímate, habrá otra oportunidad de enfrentar a Russaj… ¿Andru?
    -Se que las habrá, pero es no tengo tanto tiempo…
    -¿Algo que deba saber?
    -Si lo tuviese tan claro no estaría tan preocupado… pero estate segura de que todo gira en torno a Caín, y por alguna razón estas tierras están relacionadas
    -¿Qué te hace pensar eso?
    -¿No es raro? Siendo un Dragón del caos que no está influenciado por el sello de los Abkanis y todos siglos sobre si, quien sabe cuánto poder tiene realmente, pero no puedo congeniar porque aun no ha destruido Tabatha y Echos.
    -No entiendo a que quieres llegar
    -Nos ha hecho conquistar toda Tabatha y recorrer cada rincón, como si buscase algo, y por alguna razón cuando los Okrams aparecen, les cierra el paso, los captura y desaparece ¿alguna vez has visto a un prisionero Okrams en las mazmorras o en las filas?
    -Nunca… todos van directo al castillo de Lord caos, pero sus filas están compuesta del ejercito de las sombras…
    -¿Y para que necesita un ejército si posee uno aun más temible? El busca algo.
    -Puedo entender lo de buscar algo pero ¿cómo se relaciona con Echos?
    -Tengo una teoría, esta se relaciona con el mismo palacio que el habita, muchas de las cosas que allí vi, inclusive su estructura, eran muy similares a las contracciones de tenían un extraño símbolo que he visto en los distintos lugares de Echos, como las ruinas que habían en el desierto de Pharos, pero sobre todo los símbolos de la serpiente, el mismo que llevaban los guantes de Baku y la caja de Pharos… para mi es mucha coincidencia…
    -Veo que estáis bien- dice una voz amiga, era Lilith quien venía acompañada de Lucy –La habéis liado en grande ahí en la arena
    -¡Maxi! ¡¿Dónde está?!- Lucy no podía aguantarse de la angustia
    -Dentro, durmiendo, no le molestes tanto- dice Tatiana
    -Gracias- yendo a la cabaña
    -Por fin se va, esa chica no dejaba de hablar Maxi esto, Maxi aquello, y bla, bla, bla. Como sea, ya termine mis asuntos, pero viendo lo problemáticos que son, mejor no me arriesgo, seguiré mi camino sola, pero antes quiero darte esto, quizás te interese, asumiendo que tienes gustos similares a Darklis- entregándole un libro en lenguas antiguas
    -Un libro- al abrirlo, una extraña pero familiar sensación recorrió su cuerpo –Esto fue escrito por Dan… reconozco su letra, pero por sobre todo su esencia… gracias ¿cómo puedo pagártelo?
    -Tómalo como un pago por lo de Gardigal…
    -Gracias
    -De nada. Por cierto tengo curiosidad ¿Qué harás con tu amigo? Sé que no tienes los medios para tratarle así que…
    -no lo sé… aun veo que hago…
    -Llévalo a la ciudadela de arcadia, esos “supuestos” ángeles son los mejores médicos aquí en Echos, pero viendo vuestra situación, ir a ese lugar es un suicido, allí habita Adrian Lebintos, conocido por todos como el Caballero Okram, Icaros, sabiendo eso ¿aun te ronda la idea de ir?
    -Ti, apenas Max mejore, iremos a esa fortaleza
    -No es tan fácil, la fortaleza pasara por el siguiente punto que esta a una hora de viaje hacia el este, en cuatro días, así que si no está listo, no podrás cogerle,.
    -Ya nos las apañaremos, muchas gracias Lilith…
    -Bueno, hasta luego…
    -Decidido entonces D, iré a ver a Max y darle la noticia
    -De acuerdo- Andru ve como Lilith y Tatiana se van –Porque temo de ese lugar…

    Mientras tanto, en el palacio de los Okrams, Russaj es interrumpido de su meditación…

    -Mi lord, lamento interrumpirle pero una visita importante ha venido a verle, es su Eminencia Helix VI
    -Ah… de acuerdo, que entre- Russaj se mostraba algo cansado y casi malhumorado
    -Como siempre tan egocéntrico Erion, deberías madurar un poco más
    -Su usted, mi maestro de hechicería en Ivania ha venido personalmente, siendo que eres la cabeza de la Orden de Einhard, señores de la magia en toda Terra, ha de ser algo sumamente grave
    -Claro que lo es, y me temo que son terribles noticias, el demonio volverá a resurgir
    -¿A caso la profecía ya se ha cumplido?
    -Aun no, por lo menos no dentro de 26 años más
    -Igual es algo de lo que deba preocuparme, pero si la profecía aun no se cumplirá ¿Entonces?
    -La impaciencia es algo que a veces desbordas. Un ser de negro corazón está tratando de liberar su poder y con ello al mismísimo demonio, y aquel que lo está haciendo habita en Tabatha, aun no podemos saber quién es exactamente, pero los oráculos trabajan exhaustivamente
    -Ya veo, como siempre aprovechándose de los débiles con vuestras atormentantes influencias
    -No seas arrogante y maleducado con nosotros Erion, nos debes mucho
    -¿Deberles? Yo diría lo contrario Lord Helix, no crea que desconozca mi historia y la de mis antepasados, inclusive sobre el nacimiento de Ziel, la primera caballero Okram, mira que tomar ese nombre prestado de los Nobles de Ivania asesinados en la última cruzada contra Ouroboros por recuperar a su hija, la que resulta ser la misma Ziel… que ironía, no me imagino las consecuencias que sucederán si se supiese esto, el Emperador descendiente del demonio que asolo esta tierra. Además ustedes son parte de que Ouroboros fuera lo fue, y no puedes negarlo
    -¿desde cuándo sabes tanto?- Helix estaba sorprendido por el conocimiento que poseía al respecto
    -Como sea, averigua lo antes posible, pero tengo el presentimiento de que el líder de la legión del caos está detrás de todo, en mi última expedición a Tabatha presentí un antiguo mal, pero no pude estar mucho tiempo, me vi enfrentado a un dragón del caos que además era un pecador, Andru Malcovish
    -Malcovish ¿esos demonios aun rondan en este mundo? Fueron ellos parte del nacimiento del mal que devoró la bondad de Ouroboros
    -Pero fueron ellos los que nos otorgaron la valiosa espada que porto como uno de los símbolos del imperio, por lo mismo tengo curiosidad y le he dejado vagar por mis Echos
    -¡No seas iluso Erion! Si tienes la oportunidad, acaba con él
    -Tú, quien posee todo el poder del mundo y que recurre a un mortal para llevar a cabo sus cometidos y como lo han venido haciendo a través del tiempo ¿tienes la osadía de decirme que debo hacer? No estás en posición alguna de demandar algo, así que ponte en tu lugar
    -Algún día caerás por esa burda arrogancia, y perderás más que el orgullo
    -Pues que así sea, jajajajaja. Una cosa más, espero que el último emblema del brazalete esté listo.
    -Ya sabes lo que debías saber, ahora me retiro
    -Antes de que te vayas, respóndeme, se que este es la cuarta vez que Ouroboros vuelve, pero las anteriores han logrado frenarle fácilmente, ya que la única forma en que resurja con todo su poder es a través de alguien que porte su sangre, nosotros, sus descendientes ¿Qué han hecho con los elegidos?
    -…….. No es algo que debas saber
    -26 años… eso quiere decir que el próximo huésped será la cría de mi hermana menor Stella, pobre…
    -Nos vemos- debajo de Helix se dibuja un círculo mágico y desaparece en un haz de luz
    -Estos magos y sus tonteras… será mejor que retome mi meditación….
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    614
    Pluma de
    Escritora
    EEEEriiioooooon *-* usaste el nombre de mi protagonista, me siento alagada, pero muy que muy alagada, gracias.

    Ejem, comenzando con mi comentario, vaya vaya, nnca pense que maxi tuviera una prometida y mas aun tuviera tanto poder, si andru aprende como usarla eria algo verdaderamente monstruoso, pero no creo que maxi se la enseñe, seria algo muy estupido, ummmmm ya quiero ver que pasara cuando lleguen a esa ciudad, de seguro ahi si los cachan, estan demaciado deviles y vulnerables y que sera a lo que Andru le teme? Demaciadas incognitas -.-U pero bueno a esperar al proximo capi y ese Erion (brillo brillo brillo) ok perdon me emcoiona mencionar su nombre *-*, sabia desde un principio de la presencia de Andru y compañia y aun ai lo dejo ser, que estara tratando de probar? Auch ya quieroel siguiente capi T.T date prisa please.

    Hasta la siguiente y nos vemos!
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso