El Maestro del Caos

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Askelad, 21 Junio 2009.

Cargando...
?

¿Les gusto el prólogo de la historia?

  1. Si, bastante

    3 voto(s)
    100.0%
  2. Mas o menos

    0 voto(s)
    0.0%
  3. No, me interesa

    0 voto(s)
    0.0%
  4. ¿Estabas borracho cuando escribiste esta basura?

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    2739
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 7: Asalto a diestra y siniestra, La poderosa Claymore

    Han pasado 6 días desde lo de Rusento, a pesar de lo sucedido, no me siento tan decaído como pensaba, mejor, mi situación no me lo permite… Viejo, acaso ¿Somos un imán de problemas?...

    -Vaya introducción D
    -Gracias…

    Estaba rodeado de soldados del caos, no fue buena idea el haber aceptado, sin tan sólo no estuviera tan confundido…

    -Ustedes no son rivales para este mocoso, dejen que yo me encargue- dice un hombre de imponente armadura, se trataba de un Capitán perteneciente a la 1º división, la misma que atacó mi pueblo natal hace años atrás…

    Por alguna razón mi control elemental no funcionaba bien, acaso ¿mis emociones influían en algo?, si es así, estoy en problema, mi fuerza no es suficiente, su velocidad es impresionante, ¿Qué haré?...

    <Horas antes…>

    Había comenzado la mañana, un amargo sabor a hierba seca y tierra rondaba por mi boca y toda mi cara, no tuve un buen sueño, aun me molestaba mi situación, aquella mentira. Llegue al rio más cercano para lavarme la cara y quitarme este desagradable sabor, cuando fui interrumpido por un hombre muy lastimado, no tuve elección que ayudarle…

    -¿Qué le paso señor?, está muy lastimado- Andru toma al hombre, y le ayuda a sentarse
    -Mi pueblo, mi familia (cof, cof) ¡Tienes que salvarlos!
    -¿Quién es el responsable?
    -Los… los caballeros del caos, tiene al todo el pueblo… salva a mi familia, te lo ruego- decía el hombre muy desesperado y casi agonizando
    -… (No debería hacerlo… pero…) está bien, ¿Dónde está el pueblo?
    -Al norte de aquí… ten… ten cuidado.
    -Ah, no sería primera vez que me enfrento a ellos.

    Deje aquel hombre en un lugar seguro, y partí al pueblo, en el camino me detuve, una voz interna me impedía avanzar, no era la primera vez que la escuchaba <cuando era pequeño también me hablo>. No hice caso y proseguí, pero de pronto mi cuerpo dolió, mi corazón estaba acelerado, algo no andaba bien en mí, no sabía que era, aun así seguí… un grave error
    Al llegar, me oculte de inmediato en la copa de un árbol, no quería que pasara lo de la última vez. Al analizar la situación, no era conveniente atacar de frente, por un momento mi cuerpo decayó, en ese instante comprendí mi situación, mis control elemental no funcionaría, y mi fuerza no estaba a su plena forma, aun así debía salvar a la gente, por lo que debí recurrir a un desagradable método, Dan me enseño a combatir en las sombras, a atacar por la espalda, pero nunca creí que llegara a usar ese conocimiento, me siento tan mal.
    La cantidad de soldados era exagerada, apenas tuve la oportunidad salte al techo más cercano, aguarde allí un momento, acostado, busque la forma de infiltrarme, eran bastante después de todo, pero logré percatarme de algo, seguían un patrón, siempre recorrían por el mismo lugar, utilice esos intervalos vacios entre caminata hasta llegar a un lugar más fiable para el asalto, los rehenes estaban en la casa principal según el hombre. Aguardando para continuar mi camino, dos soldados se pararon debajo mío y comenzaron una conversación:

    -Hey, ¿Cuándo podremos divertimos con las prisioneras?
    -Apenas el capitán de la orden
    -Ya estoy harto de esperar, iré a dar una vuelta y vuelvo
    -No tardes, cuando vuelvas vamos igual a por una prisionera
    -menos mal que el capitán dejo unas cuantas en este edificio
    -Sí, ve y no tardes

    Con que eso… ya solo, me deje caer y en un rápido movimiento saque a Valefort y corté su garganta luego de atravesarlo con mi espada. Ya muerto, tomé el cuerpo, pensé en vestirme como ellos, pero recordé que no son tan tontos para confundir a uno de los suyos, por lo que me deshice del cuerpo, y en ese instante se acerco otro soldado el cual me descubrió, mi corazón se acelero, inconscientemente solté el cuerpo y corrí con Valefort y corte su cabeza antes de que gritara lo que produjo mucho ruido. Los soldados de los alrededores se percataron y fueron a revisar, pero al llegar, sólo vieron unas manchas de sangre, buscaron por los alrededores pero ni rastro de algún cuerpo o del acometedor, me había salvado de una grande, los cuerpos aguardaban en el entretecho junto conmigo, pasaría mucho tiempo antes de que se relajaran. Al buscar una solución, escuche voces, unas mujeres y unos hombres, me arrastre hasta encontrar una pequeña abertura, al mirar en ella comprobé mi sospecha, eran los prisioneros que habían mencionado los que soldados que maté. Con Valefort removí una sección del techo y entré a la habitación, las mujeres se asustaron por lo que el guardia entro a revisar y de un solo corte y muy preciso lo decapite, ya muerto, tome el cuerpo y lo entre dejándolo en un rincón

    -¿Quién eres?- dijo una mujer de pelo rubio
    -Soy un mero viajero, pero por petición de un hombre he venido para ayudarle
    -Gracias- dijo la señora –Pero aun falta los niños
    -(Mierda… más problemas) ¿A dónde los llevaron?
    -A la casa principal, está en norte del pueblo
    -……. De acuerdo, liberaré a los hombres, una vez juntos les ayudaré a escapar, después iré por el resto ¿Entendido?

    Las mujeres asintieron y comenzó la operación, liberé a los hombres, me acerque a la puerta a verificar si estaban los guardias, efectivamente estaban ahí, me relaje un poco, estaba más nervioso de lo normal mas no precavido, ya listo, abrí la puerta el guardia se volteo y lo mate al igual que a los demás, algo en mi afloraba <no me desagradaba la idea de matarlos de esta forma pero aun me molestaba>. Tome el cuerpo y lo entre, ya despejado, guié a las personas hasta un lugar seguro, por suerte no nos descubrieron, pero aun quedaba rescatar a los niños y no he tenido la oportunidad de ver contra quien me enfrento, algo que me ponía más nervioso de lo que estaba.
    Retome mi objetivo, pero esta vez con más cautela, los caballeros se percataron de la fuga de los prisioneros, por lo que mi trabajo se complico aun más. Mientras analizaba la situación sentí como si me observaran desde lejos, busque al mi alrededor, pero nada, y en eso suena un cuerno, los soldados dejaron de vigilar y fueron a la casa principal, yo los seguí por los techo <mi única vía segura>. Todos estaban reunidos frente a esa estructura, y de ella un hombre cuyo rostro cubierto por un casco facial, de armadura imponente, mejor que la de los soldados presentes, y en su espalda una gran espada… una Claymore.

    -Soldados míos, como sabéis, hay un enemigo infiltrado, ya mató a varios de nuestros compañeros, liberó a los prisioneros, aun así, no lo han podido localizar… ¡Quiero una explicación!- dijo el hombre con mucho carácter. Los soldados se sentían atemorizados ante él, tanto que dudaron en contestar
    -S… Señor, el enemigo no es un asesino cualquiera, todas las víctimas fueron decapitadas o degolladas, a juzgar por la limpieza del corte, debe de ser una espada.
    -¿Y tú crees que me importa?- dijo el hombre muy irónico –Sois unos buenos para nada- el hombre sostuvo la Claymore de su espalda, y sin desenvainarla, una fuerte ráfaga azoto y corto al soldado, fue tan fuerte que estremeció la casa donde me ocultaba, tanto que una de las ráfagas corto las tejas que estaban a mi lado, un gran control del viento, pero… ¿Cómo lo hiso?

    -Capitán, con su permiso retomaremos la casería- dijo otro soldado
    -Espero resultados- responde el hombre que resultaba ser el capitán –Vayan- dijo al entrar otra vez a la casa

    Los soldados se dispersaron y comenzaron a buscarme. Aun oculto entre los techos, buscaba la forma de atacar, pero era bastante difícil. Unos soldados se detuvieron a conversar, comenzaron a mencionar cosas atroces que hacía el general con los niños, sentí asco al escucharle hablar con tanto gusto, mi sangre hervía de rabia e impotencia, inconscientemente salí de mi escondite y los ataque despiadadamente, sin percatarme de que atraje la atención de los que estaban cerca, no tardaron en llegar y mi estrategia se vio por los suelos. Comencé a huir por el pueblo defendiéndome como podía, eran demasiado y mi poder aun no se restauraba < ¿Por qué? >. Después de un rato de persecución los soldados se detuvieron, no entendí ese actuar hasta que mire detrás de mí, era la casa principal, me habían conducido a una trampa, demasiado obvia para tomarla en cuenta. Sentí unos pasos, el sonido del metal se escuchaba bajar por las escaleras, una presión similar a la que sentí cuando combatí contra Alice, pero esta vez era un puro sentimiento a muerte. La puerta se abrió pero no como esperaba, una tremenda ráfaga salió de ella, apenas la esquive, al mirar al frente estaba él, el Capitán de la brigada

    -Tienes buenos reflejos, o mejor dicho un buen instinto… ¿Cuál es tu nombre?- pregunta el capitán
    -¿No debería presentarse usted primero? Me enseñaron que la basura siempre es primera- respondí muy arrogante, a pesar de la situación en contra mía
    -JAJAJAJAJA, me sorprende que puedas actuar así en esta situación. Soy el Capitán de la primera brigada del Caos, Brahms Stovakish ¿Ahora responderás?- dice con mucha gracia, la cual me molesto
    -Andru Malcovish
    -¿Malcovish? ¿Dónde lo habré escuchado?... ahora lo recuerdo, el traidor Dankalius Malcovish
    -¡EL NO ES UN TRAIDOR!- respondí muy furioso
    -El abandonó su puesto, mato a muchos soldados y de altos mandos, desafió a nuestro señor Caos ¿Y dices que no es un traidor? Ja, das risa chico. Ahora demuéstrame si vales tanto como el traidor

    Como en aquella ocasión, el tomo la espada sin desenvainarla, rápidamente me puse en defensa, el se sorprendió por mi reacción

    -¿Por qué te proteges si aun no desenvaino?
    -Porque no necesitas hacerlo para usar tu control del viento
    -JAJAJAJAJA, no sé qué has visto, pero no he usado el viento para nada, simplemente mi espada
    -…….

    El capitán presiono su puño empuñado y de la nada una ráfaga me atacó directamente, no tuve tiempo de huir, por lo que saque a Valefort y corté la trayectoria del viento, pero fue inútil, mi traje y mi cuerpo quedo todo marcado por las cuchillas de viento que estaban entre la ráfaga.

    -Jajajaja, eres muy débil, ni siquiera pudiste contra eso
    -(jadeando) es cierto, pero ya sé tú secreto

    Corrí directamente hacia él, con la esperanza de lograr penetrar esa ráfaga, pero en el acto soy repelido por esta sin que él se moviera, pero comprobé mi sospecha, la ráfaga era el filo de la Claymore, pero… ¿Cómo era posible? hasta que me di cuenta después de varios intentos, era demasiado rápido para mí, pero no lo suficiente para mi vista, aunque en estas condiciones, no creo que pueda, mas no queda opción que seguir peleando.
    Continué con mi ataque sin sentido, hasta que encontré una abertura y logre dañar su armadura, pero no fue lo suficiente para penetrarla por lo que recibí un fuerte puñetazo enviándome lejos, tratando de reponerme, el desenvaina su Claymore y al girarla una fuerte ráfaga comenzó a rodearlo, apenas me repuse esta enorme ráfaga venia hacia mí, no tendría ninguna oportunidad contra eso, me levante lo más rápido casi cayendo otra vez y corrí por entre las casa, algo totalmente inútil, ya que estas se iban desmoronando detrás de mi hasta que quede atrapado bajo una de estas y siendo golpeado por esta fuerte ráfaga. Estaba bastante herido, la diferencia era enorme, ahora entiendo porque son tan temidos… aun así… aun así no pienso morir de esta forma. Me levante desde los escombros muy lastimados, pero no lo suficiente para continuar con mi ataque, el capitán reía como nunca, gozaba esta batalla que nunca llegaría a ganar, mi fuerza era inferior. Continué mi incesante ataque, pero los contrarrestaba sin mero esfuerzo, lo que me frustraba cada vez más, me aleje un poco, me relaje y recuperé mi cordura, sólo me quedaba usar esa estrategia, sostuve fuerte a Valefort y libere mi postura, no estaba ni en defensa ni ofensa, el capitán no pareció sorprenderle, aguarde su ataque sin dejar de mirarlo fijamente, Brahms se aburrió de esperar y fue al ataque, cuando su ráfaga de cortes, la esquive, pero no del todo, lo obligue a seguirme y al acercarse usé su propia técnica con Valefort, la ráfaga de cortes. Ambas ráfagas chocaban entre sí, pero la mía era inferior, el capitán comenzó a molestarse y con un corte me lazo lejos, me repuse rápidamente, al continuar mi ataque el capitán dejó un espacio abierto que aproveche, estaba tan cegado por ganar que no me percate que era una trampa y al levantar la mirada vi su sádica sonrisa, Claymore caía verticalmente de golpe y me da un corte diagonal, desde el hombro izquierdo hasta la cintura derecha, un corte demasiado profundo, caí desplomado, en al acto de la caída, muchas cosas pasaron por mi mente mientras veía como mi sangre salía, él se alejaba, todo se movía más lento, mi vista comenzaba a nublarse, y en eso, una voz en mi interior, una antigua voz me hablo, era profunda y siniestra, pero aun así la escuche…

    -¿Te rendirás tan fácilmente?- dijo la voz
    -¿Qué puedo hacer?- dije al tocar suelo bruscamente de espalda
    -Mátalo, levántate y mátalo
    -No…
    -Hazlo, sólo hazlo

    Cerré los ojos, mi pecho ardía de dolor, mi garganta se secaba, unas extrañas ansias de sangre surgieron, abrí bruscamente los ojos estaban dorados, poco a poco se tornaban rojos, y la forma de la bestia manifestaba en mí, los verdaderos ojos de dragón. Me apoye como pude, el capitán se percató de algo, la atmosfera estaba cubierta por mi aura asesina, al voltearse, el capitán no comprendía cómo era posible, un estaba vivo, sin espera me ataca, pero a pesar de la gran profundidad y gravedad de la herida, esquivaba todos los ataques, el capitán sintió miedo, veía como la muertas se acercaba cada vez más. En ese instante de duda, con Valefort corte su brazo principal, y así extremidad por extremidad, ya todo destrozado, tome a Claymore y con su misma ráfaga despedace su inútil cuerpo. Al terminar no quedó nada… sólo polvo y la sangre que aun derramaba mi herida, los soldados se abalanzaron sobre mí, pero destroce a todos con Claymore, eran demasiados, mis fuerzas me abandonaban, comencé a desmayarme, los soldados aprovecharon ese momento para atacarme, mientras caía veía como ellos eran derribados uno por uno, una extraña silueta de pelo largo con una gran y extraña espada los cortaba por la mitad, caí desplomado, mis ojos se cerraban y esta figura se acercaba, lo último que recuerdo, fueron sus ojos plateados en su figura opacada por la luz del sol…

    -Guau, que extraño desenlace D
    -Mmm
    -¿Quién crees que sea esa chica?
    -Ya lo sabrás, pero esto es todo por hoy Damián
    -U.U, yo quería más
    -Mañana…
    -¬¬ como te odio
    -Ese es tu problema
     
  2.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    134
    Re: El Maestro del Caos

    “Ficha de Personaje”

    Nombre: Noa Celika
    Apodo: Amy
    Raza: Humano/Elfo
    Edad: 16
    Género: Femenino
    Origen: Pueblo de Autumn
    Habilidad: Escuchar los corazones
    Otros: Muy simpática, es algo atrevida para sus cosas, respetuosa y decidida, aunque muy preocupada por Andru

    Palabras de sus cercanos:
    Andru: La conozco de hace algunos meces, pero congeniamos en bastantes cosas, aunque se preocupa mucho por las circunstancias, pero es lo de menos, al final me llevo bien con ella, porque siempre puedo contar con su ayuda cuando la necesito.

    Raetza: Amy (Como me gusta decirle), la conocí por medio de Andru, es una chica responsable, bien dedicada cuando trata de trabajo, aunque apenas ve a Andru se centra en él, pero ha ido madurando por lo que ahora cuento mas con ella
     
  3.  
    Nex

    Nex Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Mayo 2009
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    :3Wooowwww si que has estado trabajando :Dgenial me gusto todo el empeño que le pusiste a a cada escrito por otro lado: por fin,me preguntaba cuando tendria unas imagenes mas detalladas de los personajes.

    Me gusto el caracter de Alice,ja ja ja rayos jamas entendere a las mujeres:P



    Ja ja ja ese pedasito donde se ponene "cohetes" esta divertido ja ja ja
     
  4.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    2978
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 8: “Heridas incurables”

    -(Abriendo los ojos) ¿Dónde… dónde estoy?- dice Andru abriendo los ojos -¿Por qué me duele todo mi cuerpo?
    -Estas muy mal herido, no puedo creer que hayas sobrevivido a eso- dice una niña que estaba a su lado
    -¿Quién eres tú?- pregunta el joven aun desorientado
    -Soy Amanda ¿Y tú?
    -Andru Malcovish.
    -Muchas gracias, tú me rescataste de los caballeros del caos, los mataste a todos
    -Eso no es cierto, alguien me ayudo…- de pronto Andru se da cuenta de sus palabras y se levanta bruscamente, pero en el instante un gran dolor recorrió todo su cuerpo haciendo que cayera al suelo
    -¡¿Estás bien?!- pregunta la niña afligida
    -Ah… algo adolorido, pero bien…
    -No te esfuerces demasiado, o se te abrirá la herida
    -No te preocupes… por alguna razón sé que eso no pasará- responde Andru mientras la niña lo ayudaba a sentarse -¿Dónde se fue la chica?
    -¿Chica…?- Amanda lo pensó un momento y recordó –si te refieres a la mujer de ojos plateados, ella te trajo hasta aquí, dejo esa armadura y luego se fue
    -¿No dijo a donde iba?
    -Dijo que cuando preguntaras eso que no te molestaras en buscarla, luego sonrió y se fue
    -Misha… ja- dijo Andru y sonrió satisfactoriamente –Dime Amanda ¿Dónde me encuentro exactamente?
    -En el refugio, después de que nos salvaras huimos hasta aquí- contó Amanda en eso la puerta de la habitación se abre y entra una mujer, era una de las que había liberado…
    -Has despertado, me alegro.
    -Gracias…
    -Mi esposo está muy agradecido de que nos hayas salvado, déjame cambiarte las vendas
    -Realmente le agradezco, pero no fue nada
    -No seas tan modesto- dice la mujer mientras retiraba las vendas dejando ver aquella horrenda cicatriz. Limpió la herida y volvió a vendarla.
    -Ahora te dejo, aunque digas que no fue nada, mi esposo te lo agradece, y como dictan nuestras leyes, hemos de recompensarte- dice la mujer y se retira. Andru quedo confundido con lo que dijo la mujer en eso la niña se acerca y se sienta junto a Andru
    -Mamá es agradable ¿Cierto?
    -Si, tiene una mano delicada, perfecta para la sanación
    -Tómame…
    -¿Qué?- pregunta Andru creyendo haber escuchado otra cosa
    -Tómame
    -… Espera… ¿Por qué he de hacer eso?
    -Tú me salvaste, por compensación soy tuya por toda la vida
    -……- Andru sin decir nada, a pesar del dolor, se levanta y se viste, cuando iba a tomar la armadura la chica lo detiene
    -¿Por qué?
    -…
    -¿Por qué no me tomas?
    -Porque no tengo el derecho de hacer algo como eso, sólo eres una niña, asumo que tienes 10 u 11, no mas que eso, en cambio yo tengo 17, aun somos muy jóvenes para esto, especialmente tú, además…
    -… ¿Además qué?
    -Amo a otra chica
    -No me importa convertirme en tu amante ¡seguiré la tradición hasta el final!
    -… (Nadie me toma en consideración) ¿Qué debo hacer para que me dejes?
    -Tomarme- dijo al niña lago insegura

    La niña soltó a Andru, este se voltea y la arroja a la cama, luego se abalanza sobre ella, sujeto sus manos sobre su cabeza, la miró fijamente, la niña no pareció gustarle, en el instante en que Andru la iba a besar le sonrió y la dejo en paz.
    -Por eso no puedo tomarte ¿Cómo quieres que tome a alguien que no le gusta?
    -Esto… yo…- la chica comenzó a llorar por no saber cómo responder
    -No es tu culpa, sólo son reglas estúpidas, así que no te preocupes.
    -Aun así- dice la niña solloza
    -No insistas, no me encuentro en un estado en el que pueda tomar las mejores decisiones, aun debo terminar mi viaje, más ahora que mi hermana se ha mostrado, aunque ella no quiera la buscaré.
    -Entonces te irás…
    -Si
    -Prométeme algo Andru, cuando sea mayor vendrás por mí y me tomaras quieras o no
    -Lo pensaré- responde Andru tomando la armadura que la joven desconocida le dejo, se da cuenta que era el brazo derecho de la armadura del capitán y junto a un pectoral abierto, y junto a este conjunto estaban Valefort y Claymore. Andru se pone la armadura y se lleva ambas armas, Valefort en la cintura, y Claymore en la espalda, en la misma funda del Capitán Brahms.

    Andru sale de la habitación y estaba la madre de Amanda, Andru paso de largo, al cruzarse a su lado, susurro despreciativamente –Sus leyes son un asco- y prosiguió su camino.
    Al salir del refugio continuó su viaje al puerto, Dan lo esperaba en Orbiald. Camino varios días por el bosque, por las planicies combatiendo a las bestias que se cruzaban, aun en esas condiciones, era capaz de enfrentarse a las adversidades. Al llegar a un cruce, su cuerpo no resistió más y cayo rendido, pero no inconsciente. Su cuerpo no respondía, mas no dejaba de dolerle el pecho, aquella cicatriz se había abierto, estaba sangrando, sólo veía pasar las nubes, como el cielo las movía de un lugar a otro. A lo lejos una pareja de viajeros se acercaba, al ver el cuerpo tirado se acercaron corriendo lo más rápido que podían, al llegar se sorprendieron lo que vieron tirado.

    -¡Andru! ¡¿Qué te ha pasado?!
    -Amy, no hay tiempo para preguntar, ayúdame a llevarlo a un lugar más cómo- dice Raetza tomando el cuerpo de Andru en sus brazos y Amy sus pertenencias

    Se alejaron a un pequeño claro, Raetza lo desvistió y curo lo más rápido que podía, Andru había perdido demasiada sangre. A pesar de todo, Andru no había perdido la consciencia, veía como Raetza lo sanaba y a Amy toda preocupada, su cuerpo aun no reaccionaba, el dolor se había disipado, aun así…

    -Andru… ¿Puedes oírme? ¿Andru?- preguntaba Amy, tratando de buscar alguna respuesta
    -Es inútil Amy, Andru está en un estado de conciencia que no podemos percibir…

    Efectivamente, el cuerpo de Andru fue sanado, sin embargo su alma estaba abandonando este mundo, y ahí estaba él, mirando a todos, inclusive a sí mismo, el alma de Andru se había separado de su cuerpo, trataba de regresar, pero era inútil, su hora había llegado, a pesar que se rehusaba una fuerza desconocida lo arrastraba cada vez más al otro mundo. Andru se resistió y de la nada una gran espada lo atraviesa desde la espalda, un hombre de pelo plateado y largo, con tatuajes por todo el torso, brazos y espalda, usando una toga blanca, y en su espalda dos grandes alas negras se alzaban, las plumas caían y Andru sufría cada vez más, aun así se resistía a abandonar este mundo

    -¿Por qué te resistes? ¿Acaso no deseas el descanso eterno?- dice una voz femenina, un ser encapuchado aparece junto al ángel de alas negras, al quitarse la capucha era una bella joven que sostenía en sus manos un gran oz y un cristal…
    -Te conozco, no sé quién eres, pero te conozco
    -Soy la muerte, y he venido a buscarte Andru Malcovish
    -Me niego a abandonar todo… ¡Ah!- grita Andru siendo atravesado aun más
    -No sigas Xión- dice la muerte -¿Por qué no quieres abandonar este mundo?
    -Mi destino es la destrucción, como dragón del caos no podré descansar hasta tener las respuestas que necesito, así que déjame en paz y vete…
    -Ni lo sueñes, tu alma es mía, por lo tanto no te resistas

    Andru no podía contra tal fuerza, la misma diosa de la muerte lo había venido a buscar. Mientras era liberado por el acompañante de la muerte, algo en Andru despertaba, aquella esencia encerrada en el cuerpo material se había liberado. Raetza que estaba atendiendo el cuerpo de este, se percata y queda mirando los acontecimientos.

    -¿Pasa algo Raetza?
    -Nada, sólo que Andru volverá pronto (espero…)-dice mirando la situación

    Xion retira por completo al espada y el alma de Andru queda libre, este se voltea, sus ojos brillaban con un rojo intenso, su forma fue cambiando, sus brazos se alargaron y de sus manos crecían garras, de sus pies lo mismo, su espalda se ensanchaba, y al final de su columna le creció una cola, su cara se transformo tomando la forma de un total dragón, era como una sombra deforme, no se notaba mas que su silueta y sus ojos rojos, aquella alma brillaba con energía obscura. Xion estaba preocupado, sin embargo la muerte se acerca sin temer a nada.

    -Dragón del Caos… tu alma no puede abandonar este mundo, no aun, si lo hiciera mi trabajo se dificultaría, por esta vez te dejaré marchar, sin embargo esta es la última vez que te perdono
    -¿Por qué?- pregunta Andru
    -Porque alguien a quien no puedo contradecir, se ha encaprichado contigo, si alguna vez conoces al señor de los destinos, no olvides darles las gracias.
    -No lo haré.

    La Muerte y Xion se retiran, Andru se acerca a su cuerpo y se introduce en él. Al recobrar la conciencia responde a los llamados de Amy.

    -Estoy de vuelta Amy… perdón por preocuparte
    -¡Idiota!- le grita Amy llorando

    Las horas pasaron y ya era de noche, los tres estaban reunidos junto a la fogata, Amy preparaba algo para comer, Raetza leía un libro. Cuando estuvo lista la comida, Amy mientras serbia, le pregunta a Andru, quería saber como había sucedido.

    -Amy… después de que los deje en Rusento, continué mi camino muy confundido emocionalmente, en el trayecto me encontré con un hombre que me pidió, no pude negarme, tuve un enfrentamiento contra los caballeros del caos, y contra el Capitán Brahms Stovakish
    -Eso explica la herida y la Claymore familiar- dice Raetza muy tranquilo mientras comía
    -Casi pierdo la vida en ese combate, pero antes de caer totalmente inconsciente, ella vino y me salvo
    -¿Ella?- pregunta Amy -¿Te refieres a Alice?
    -El habla de Misha ¿O me equivoco Andru?
    -No te equivocas, aunque ella me dejo en un pueblo y se fue. Después de haberme sanado un poco me fui de ahí, me sentía un poco incómodo, viaje por algunos días hasta que me encontraron ustedes.
    -Me alegro de haberte encontrado… no se qué hubiera pasado si hubiésemos llegado más tarde- dice Amy toda aliviada pero Raetza interrumpe
    -Nada, hubiera sanado de todas formas, después de todo Lady Death no te hubiera llevado
    -¿Cómo sabes eso?
    -Lady Death es persistente, no deja que nadie se escape, así que dale gracias a aquel que te haya permitido seguir con vida.
    -De acuerdo, y gracias por curar mi herida
    -No es nada, con elixir de RAM basta
    -Ya veo…
    -¿Te encuentras mejor Andru?- pregunta de pronto Raetza
    -… no sé si bien del todo, pero lo suficiente para poder seguir mi camino con más tranquilidad, hasta mis habilidades elementales han vuelto
    -Los elementos responden a tus emociones, por estar dudoso estos no reaccionaron
    -Ya veo… mañana por la mañana partiré a Puerto Drako, quiero llegar lo antes posible a casa
    -Ya veo, en ese caso le das mis saludos a Dan
    -Lo hare… ¿Pasa algo Amy?- pregunta Andru
    -Estoy preocupada, pero aunque intente detenerte no servirá de nada, así que sólo te diré que no cometas más estupideces como esa
    -No te lo prometo, pero lo intentaré
    -Andru…
    -No lo presiones Amy
    -Pero… está bien

    Los tres conversaron y disfrutaron por un rato hasta que decidieron dormir. A la mañana siguiente cada uno retomo su rumbo, Amy no muy feliz por tener que abandonar a Andru, pero tenía fe que él estaría bien.
    Andru continuó su camino por el continente hasta llegar al puerto de Drako, aun seguía como aquella vez cuando desembarcó de él. Tomo el primer barco con destino a Bahía Coral. Días de viaje hasta que llego, si seguía como estaba, sólo demoraría una semana en llegar, y así fue. Cruzo lo valles cercanos, lucho con las bestias, cruzo el laberinto de Autumn hasta llegar al pueblos de Amy, sin embargo no entro y lo rodeo. Continuando su camino, por fin llego a su tan deseado destino, el pueblo de Orbiald.
    El pueblo había crecido desde el año pasado, los niños corrían por doquier, Andru de alguna forma se sentía feliz. Antes de ir donde Dan, decidió visitar la posada, no podía llegar con las manos vacías, al ingresar la gente lo queda mirando, mas no le preocupaba, se sentó tomo un vaso de jugo de jugo de frutas y se llevo un vino, se despide del dueño y se va a la cabaña, pero antes de salir del pueblo un joven le lanza una piedra que le rebota en la armadura.

    -¡Hey tú! ¡¿Qué quieres en nuestro pueblo!?- grita el joven
    -Nada, ya me iba- responde muy sereno
    -No te hagas el tonto, sé que eres un caballero del Caos, así que hablas
    -… No me compares con esa escoria- responde algo molesto, aquella mirada paralizo al joven, en eso llega una muchacha junto al joven para detenerlo
    -No sigas causando problemas…- pero el joven no escuchaba nada de lo que decía la muchacha
    -Deberías hacer caso a lo que dice tu novia, algún día mataras a todos por tu imprudencia
    -¡No me digas lo que puedo o no puedo hacer!

    La muchacha se quedo mirando al joven viajero, por alguna razón sintió tranquilidad al verlo, al acercarse, Andru se aleja un poco, pero la joven igual se acerco, sin que este opusiera resistencia dejo que ella le tomara el rostro…

    -El mimado de los ojos plateados… Andru… realmente eres tu Andru
    -… si… pero… ¿Quién eres tú?
    -El tiempo causa estragos en la memoria, llega el olvido, pero el corazón nunca olvida, soy Aida, solíamos jugar cuando niños, de hecho tú eras mi novio…
    -Lo lamento, no sé de qué me hablas (no es que no recuerde, es sólo que no quiero recordar…)
    -Aida, ese no puede ser Andru, sólo debe de ser un viajero, lo lamento si te confundí con un caballero del caos, es por esa armadura…
    -Tú no identificarías ni una mosca aunque esta tuviera escrito en su lomo lo que es- dice Andru de forma engreída –así que no te esfuerces demasiado Sebastián
    -Aun con tus bromas… ¡Andru! ¿Por qué…?
    -No lo sé, se supone que morí… por eso
    -Idiota, no sabes cuánto te estañamos Sebastián y Yo
    -No me lo imagino…

    Andru les conto de sus aventuras omitiendo lo del demonio y de los caballeros, no quería contarle la grandeza, sino que algo que se asimilara a lo que era él en el pasado. Mientras tanto en la cabaña de Dan…

    -¿No crees que es momento de que despierte el chico?
    -Ni lo pienses, no aun…
    -Eres tan aburrido Abuelo, es hora de que Andru se nos una…
    -Eres terca Misha… ya llegará el momento en que le toque a él
    -¬¬ Aburrido… será, aunque… ¿Cuánto crees que falte?
    -¿Mm?
    -Se ha liberado el sello de la vida ¿o me equivoco?
    -La muerte lo ha visitado, aunque en su caso trato de llevárselo
    -JAJAJAJA, es que mi hermano es tan inocente… pero cuando lo vi pelear contra Brahms, no creí que tal brutalidad existiera en el, es peor que yo… lástima que es sólo en un estado de extrema urgencia ¿Por qué no le enseñas a usar los poderes de Dragón?
    -El arte del caos no es algo que cualquiera pueda dominar
    -Me pediste que le siguiera, y así lo hice, es todo un dominador de elementos, un haz de la espada y combate cuerpo a cuerpo, y sin olvidar que sabe ocupar el Soul Breaker… ¿Qué dices ahora?
    -No… será mejor que te vayas, el se aproxima
    -Lo sé, aunque no me preocupa, el ya conoce de mi existencia, y sabe como soy, pero aun no hemos tenido un contacto adecuado.
    -Nos vemos Misha
    -Nos vemos pronto abuelo, si necesitas algo avísame
    -No creo que sea necesario- dice de forma muy seria
    -¿Algo que debas contarme?
    -Siento que me queda poco tiempo…
    -¿Cómo puedes decir eso?- pregunta Misha algo preocupada pero sin aparentarlo
    -Una vez que conoces a la muerte, sabes cuándo será tu final, y no es algo a lo que estés ajena, cuando llegue tu momento entenderás mis palabras
    -…- Misha no dice nada y lo abraza –Esto es el adiós abuelo, fue un gusto conocerte
    -No será la última vez que nos vemos, te lo puedo asegurar
    -Siendo tú no me sorprendería, nos vemos- se despide con una sonrisa desapareciendo entre los árboles.

    Dan quedo mirando el profundo bosque y a lo lejos una voz familiar suena, llamando con gran entusiasmo, era Andru quien regresaba después de un largo y duro viaje…

    -Bienvenido Andru
    -He vuelto….
     
  5.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    107
    Re: El Maestro del Caos

    "Ficha de Personaje"

    Nombre: Raetza Belouve
    Dato Freak: Basado en un personaje que inventé en 7º Básico , y de Ramza de FFT
    Apodo: No tiene
    Edad: Desconocida, pero según Dan, mas de 2000 años... demasiado
    Origen: Desconocido, según Dan, viene de Eteria
    Tipo: Se presume que es un Astral
    Estilo: Quik Silver/Espadachín
    Frase Celebre: "Pero no te saldrá barato"
    Instrumento: Guitarra/Badalica
    Dirección: Ambidieztro

    Referencias: (De parte de Dan...)
    "Es un tipo agradable, pero algo obcecionado con el dinero, aunque cuando se le necesita es bastante preciso y confiable... no creo tener nada mas que decir"
     
  6.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    482
    Re: El Maestro del Caos

    ESPECIAL Nº3: Tardes de Relajo (Antes del capítulo 8)

    -(Suspiro) ha pasado bastante tiempo desde que Andru partió… quien diría que lo extrañaría- dice Dan sentado afuera de su casa mirando a las nubes
    -¿No crees que es mejor acompañar el momento con un poco de té verde?- dice una voz masculina
    -No lo sé, ¿Qué crees tú Raetza?
    -Le diré a Amy que lo prepare
    -¿Amy?
    -Es mi asistente
    -¿Desde cuándo tienes asistentes?
    -¿Algún problema Dan?
    -No, se me hace raro… ¿y dónde está?
    -Debe estar por llegar, la mandé hacer una entrega a la posada
    -¡Raetza…!
    -Ahí viene
    -Llegue… buenas tardes señor
    -Amy, te presento a Dan Malcovish
    -Dan… Malcovish… ¡El abuelo de Andru!
    -El mismo pequeña Amy… respóndeme algo
    -Adelante señor….
    -¿Cómo conociste a Andru?
    -Fue en su viaje, yo provengo del pueblo de Autumn, decidí acompañarlo, pero luego el me dijo que fuera con Raetza por ciertos motivos
    -Ya veo, sabia decisión
    -Lo mismo digo mi buen amigo Dan… Amy ¿Puedes hacernos un poco de té verde?
    -De inmediato Raetza
    -Es una chica agradable
    -Lo sé, aun para ser mitad elfo
    -Eres muy perceptivo
    -Cuando se tiene un olfato como el mío, no hay nada que se me escape, odio ser dragón
    -Si tú lo dices… jajaja

    <En el interior de la casa>

    -Con que aquí vive Andru, es un lugar humilde, y muy acogedor… esa debe su habitación, mejor iré a la cocina.

    <Rato después>

    -Aquí está el té, espero que les guste
    - Gracias, tiene un buen olor- dice Raetza
    -¿Por qué no nos acompañas? Siéntete libre de preguntar lo que desees
    -… gracias (es una persona muy amable, pero su corazón es algo triste…)
    -Al parecer tu especialidad es escuchar los corazones, una hermosa pero triste habilidad
    -¿Cómo lo sabe?
    -Más sabe el diablo por viejo que por diablo
    -¿Ah?
    -Jajaja, asumo que sabes el secreto de Andru, por lo que debes de saber que llevo viviendo más de 600 años, he conocido bastante gente como tú, pero nadie tan buena y amable.
    -Gracias señor

    El abuelo de Andru es una gran persona, no me sorprende que él se preocupe de los demás, aun así no puedo evitar sentir esta tristeza al verlo

    -¿Por qué su corazón sufre?
    -Por los pecados que he cometido, por la pérdida de mi familia, pero más que nada, es porque extraño a Andru, aunque no se lo demuestre le aprecio demasiado, ustedes dos no le vayan a contar nada de lo que hablamos acá
    -No se preocupe señor, nunca hemos venido
    -Jajajaja, pequeña, puedes llamarme Dan…
    -Así lo hare… Dan
     
  7.  
    Nex

    Nex Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Mayo 2009
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    Re: El Maestro del Caos

    Aaaaa capta mi atencion como Andru va evolucionando poco a poco,buen traqbajo como siempre
    Me imagino a Misha mmmmmmmmmm :D Una sexy chica muy ruda yes yes yes
     
  8.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Re: El Maestro del Caos

    Uuuuu.... Misha es muuuuuuy mala, cuando escriba sobre ella lo averiguaras

    Re: El Maestro del Caos

    Jerarquía de los Caballeros del Caos (del mas bajo al mas alto)

    -Prisioneros
    -Esclavo
    -Soldado: Caballería, Infantería, Artillería, Reserva (Aquí esta Alice)
    -Elite/Teniente:
    (en esta rama, los elite tienen el mismo rango que los tenientes, a diferencia que ellos sólo obedecen al señor del caos, en cambio los tenientes son partícipes directos en la batalla bajo el mando de los capitanes) (Aquí estan Kurio y Kaze)
    -Capitán
    -General (Yea... El General Arthur Maina)
    -Señor del Caos

    Esto es mas o menos paraque se orienten los distintos tipos de soldados que hay
     
  9.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    5554
    Re: El Maestro del Caos

    Después de un perturbante problema tecnico con mi Pc, y mas encima que murio mi WiFi, he logrado terminar este último capítulo de esta simple eçhistoria.... bueno... Aqui va

    Capítulo Final: “La Caída del Maestro del Caos”

    -Este es el último capítulo D
    -¿y?
    -Sólo decía… lo leeré yo si no te importa
    -Adelante
    -Gracias D.

    -He vuelto
    -Bienvenido Andru
    -Ha pasado tiempo desde la última vez que nos vimos
    -Sólo fue un año y unos días aproximadamente, pero quien los cuenta
    -Jajaja, tienes razón… por cierto, la persona que te estaba acompañando ¿era Misha?
    -¿Qué te hace pensar eso?- pregunta Dan muy intrigado por la respuesta que daría Andru
    -Su olor esta por todo el lugar- le responde muy tranquilamente
    -¿Desde cuándo te has vuelto tan salvaje?- pregunta algo asombrado por la respuesta
    -Ni idea, debe de haber sido el viaje… por cierto, al parecer ya conociste a Amy
    -Una chica agradable- responde con una leve sonrisa
    -Mmmm, Dan… esto…- Andru no termina cuando Dan le interrumpe
    -Acabas de llegar, ve a tomarte un baño a las termas de la cueva, luego hablamos
    -… como digas… pero después contestaras a todas mis dudas
    -Trataré…

    Andru se va a la cueva a tomar un baño. Sin embargo Dan se percató de las verdaderas intenciones de Andru, -Esperaba que no llegara este día- dice Dan con su actitud fría.
    Llegada la tarde, Andru estaba con Dan sentado en la banca fuera de la casa, admirando las estrellas junto una fogata…

    -Ahora entiendo por qué me gustan tanto las fogatas- dice Andru mirándola fijamente
    -Una costumbre mía- contesta Dan
    -¿Desde qué te convertiste en ermitaño o desde que eras el General Dankalius?- dice Andru muy serio
    -Desde mucho antes que eso…

    El ambiente quedo en silencio, era algo sofocante, pero esos dos no parecieron percibirlo, sus mentes estaban centradas en el otro.

    -¿Por qué nunca me lo dijiste?
    -¿Me hubieras hablado en ese entonces?
    -No… - responde Andru sin pensarlo
    -¿Vez? Además de que nunca preguntaste
    -… ¬¬ ¿Cómo querías que se me pasara por la mente que mi abuelo era un general del caos?
    -Sólo decía, pero… ¿Quién dice que no puede?
    -Olvidado- dice Andru. Suspira y baja la mirada –ya no me importa, pero…
    -¿Pero?
    -Misha, por lo menos me hubieras mencionado algo sobre ella
    -¿Y contarte mis pecados? Jajajaja, no me hagas reír mocoso- dice Dan de forma insolente, ocultando aquella tristeza dibujada en sus ojos plateados que brillaban con el fulgor de la fogata
    -… Hablo enserio anciano… me cuesta entenderte- le dice Andru algo molesto, pero se calma al verlo
    -Misha… el Redentor del Infierno
    -¿A qué te refieres?
    -Es el apodo que ella tenía, el apodo del mismo demonio
    -No le digas de esa forma viejo- critica Andru
    -¿Por qué no? Si tú ya la has visto en persona, sabes cómo es de despiadada
    -Es cierto, aun así…
    -Te falta mucho para estar a su altura, por lo que es mejor evitarla de momento
    -¿Qué fue lo que hiciste?- pregunta Andru, quería saber la verdad a toda costa… pero Dan guardó silencio por un momento, miro sobre las llamas de la fogata, suspira…
    -Cometí un grave error… uno irremediable- dice algo apenado
    -¿Y de qué trata?- incite
    -Hace 50 años atrás, cuando Misha nació, creí que sería el demonio más fuerte de nuestra raza, pero me equivoque, cuando nació era extremadamente violenta, pero con los años se fue calmando, la característica de un dragón Astral, su niñez fue totalmente arrebatada por mí, la obligue a entrenar, le enseñe los secretos prohibidos, la convertí en un autentico dragón del caos…
    -Ya veo. ¿Cuántos años tenía realmente Mamá cuando conoció a papá?
    -Unos 50 años… Misha es sólo hermana por tu madre, ambos son de distintos padres.
    -Eso lo explica… dime viejo ¿Tanto te duele?
    -¿Y lo preguntas?... demasiado (Tanto que aun no puedo decirte toda la verdad…)
    -Por lo menos has sido sincero conmigo, eso es lo importante, te lo agradezco- dice Andru con una voz seria pero muy sincera
    -Tarde o temprano lo descubrirías, pero es mejor que lo sepas de esta manera, es menos doloroso.
    -Tienes razón… dejémoslo por hoy, tengo algo de sueño.
    -Ve, yo iré más tarde
    -No te quedes despierto hasta tarde… hasta mañana- dice Andru mientras se paraba. Aquella noche pudo dormir con total calma, ya bastante tiempo en el que no se había relajado, su corazón se sentía satisfecho…

    A la mañana siguiente, al levantarse Andru, vio que Dan no estaba por ningún lado, pero había una nota, y debajo de esta un canasto con su desayuno…

    “Espero que hayas dormido bien, a pesar de meter toda esa bulla ni te moviste, realmente estabas cansado o era que extrañabas tu cama… como sea.
    Hoy finaliza tu entrenamiento, pero no sin antes tener una prueba, come bien reposa y ven por mí, estaré esperando en la cueva donde encontraste la flauta
    Dankalius Malcovish”

    -Un examen… le demostraré lo que he aprendido.

    Andru desayuna, toma su equipo y parte en busca de Dan, el lugar era el mismo de hace un año, las paredes, las rocas, el techo, su aroma, todo en ese lugar era igual, algo que calmo el corazón de Andru, a medida que recorría esos viejos pasillos infestados de monstruos los cuales se alejaban <preferían esconderse a morir en vano>, continuando su camino, varios recuerdos de su primera vez aparecían en su mente, su corazón gozaba….

    -Tantos recuerdos… que nostalgia, si no fuera que tengo que buscar al viejo, me sentaría a recordar
    -Tardas mucho- se escucha una voz a lo lejos –Me aburro
    -Maldición, sabe que estoy aquí, bueno eso lo hará más divertido

    Andru se apuro en llegar, estaba emocionado, deseoso de demostrarle cuanto era lo que había aprendido. Al llegar al lugar, vio el viejo claro dónde estaba la flauta, y aun costado aun permanecían los restos cadavéricos de la bestia, pero ni rastro de Dan, Andru avanzo un poco por el lugar y de la nada Dan cae del cielo con una espada, Andru saco a Claymore para protegerse, pero Dan era más hábil y se apoyo sobre esta y en un movimiento lo golpea con una patada desarmándolo, Andru se repone rápido y desenvaina a Valefort, pero se da cuenta de que Dan no estaba y de pronto este aparece por el costado, esta vez Andru estaba preparado y lo bloquea directamente, Dan retrocede un poco, pero no lo suficiente por lo que continuo su ataque, Andru era rápido, pero Dan lo era más por lo que Andru tenía que encontrar otra estrategia, una capaz de enfrentar a un general. Se alejo un poco y tomo a Claymore que estaba cerca, guardo a Valefort, aunque Claymore era más lenta, era lo suficientemente grande para usarla como escudo, sin embargo cuando Andru se preparó, vio que Dan había sacado una espada de similar tamaño de la nada, Andru estaba desconcertado…

    -¡Hey! ¿De dónde la sacaste?
    -Es un secreto pequeño mocoso- dice Dan con una sonrisa
    -Ya veremos que tan secreto es

    Andru se lanza al ataque, Claymore imposibilitaba la movilidad de Andru, obligándolo a usar ambas manos, sin embargo dan manejaba la otra espada con una sola mano, y con la otra golpeaba a Andru…

    -Tsk, maldición… ¿Qué tan fuerte eres?
    -Los números de los generales indican su fuerza, por lago era el número uno
    -Ha, como si me importara, si ese es el caso, tendré que usar un poder adicional
    -¿De qué poder hablas?
    -¡RAGE!- el cuerpo de Andru crece un poco y sus músculos se tonifican, su fuerza había incrementado, lo suficiente para usar a Claymore en una sola mano.
    -Impresionante, pero algo estúpido diría yo

    La batalla continuó y Andru pudo acoplarse al ritmo de Dan, estaban a par, o eso era lo que Andru creía, de pronto Dan se aleja y desaparece la gran espada, Andru no caería otra vez esperando a que invocara otra arma, se abalanza pero Dan lo esquiva y donde Andru caía el suelo se levanto golpeándolo bruscamente, Andru se repuso pero muy adolorido

    -¡Hey eso no es justo, has usado tierra control!
    -Una batalla es una batalla, jajajaja ponte en guardia
    -Si a si lo deseas…- dice Andru, pero cuando se preparaba para combatir, algo en el no andaba bien –ah… ¿Qué le pasa a mi cuerpo?, me cuesta moverlo, hasta Claymore pesa más que antes
    -¿Es la primera vez que usas Rage?
    -Sí… ¿Qué tiene que ver?
    -Es una técnica que libera tus capacidades físicas al máximo destrozándote a la vez, por eso estas cansado, más aun por enfrentarte a mí… ¿La muerte fue cariñosa contigo?
    -No, trató de llevarme con ella, pero me opuse
    -Eso lo explica, en ese momento fue cuando liberaste ese poder, pero aun eres muy débil y te falta bastante control para usar esa clase de técnica suicida, es lo mismo que al usar “Soul Breaker”, en tu estado sólo lograras reunirte con la muerte antes de lo previsto, dejémoslo por hoy, ya me mostrarás lo que sabes en otra ocasión
    -Me siento tan inútil…
    -(Y aun más por no poder ayudarte como es debido…)

    Andru volvió a la casa con la ayuda de Dan, su cuerpo se había esforzado sobre su límite. Ya en la noche, el silencio rondaba por alrededor, los grillos cantaban y la fresca brisa nocturna entraba por las ventanas abiertas, esa noche Andru soñó con sus padres, algo que no hacía desde hace varios años.
    A la mañana siguiente, Andru estaba como nuevo, aquella medicina que Dan le dio y el descanso lo mejoraron. Al salir al patio, dan lo esperaba con la ropa de entrenamiento

    -¿Qué está pasando aquí?- pregunta Andru algo sorprendido por la vestimenta de Dan
    -Es hora que te enseñe a usar tu verdadero poder
    -¿Mi verdadero poder?... ¿Cómo es eso?
    -Se ve que no has aprendido nada, la fuerza no lo es todo en esta vida, la mente, el espíritu y el cuerpo, si no balanceas esos tres elementos, no serás capaz de mejorar, no importa cuánto ejercites, no podrás
    -Pero… oh
    -Jajajaja, tranquilo, no es algo difícil, ayer cuando peleábamos, preguntaste de dónde saque la otra espada, la respuesta es una, “Materialización”, el arte de darle forma física a tu poder
    -Por eso eran extrañas, no se sentían como metal, su dureza era distinta
    -Buena observación. Andru, ¿Sabes que es la energía? O ¿Sabes cómo se usa el control elemental?
    -A decir verdad… no… ¿Tiene algún fundamento?
    -(Suspiro) No entiendo cómo puedes usar control elemental sin saber sus fundamentos… no espera, ya como lo haces, usas tus habilidades como un animal usa sus instintos
    -¬¬ Gracias por la comparación
    -De nada, para no perder más tiempo, te explicare lo que es la energía: Energía, ki, chacra, nen, poder, etc, llámalo como quieras, pero todos son lo mismo. Cada cuerpo, cada ser material en este mundo posee ese poder, uno neutro y uno elemental… este poder recorre por cada parte de tu cuerpo, desde la planta de tus pies, hasta la punta de tu pelo, sin embargo es algo que permanece latente dentro de nosotros.
    -¿y cómo hago para liberarlo?
    -No te apresures… el control elemental está conectado con las 7 puertas del chacra, es decir las emociones, cuando estamos desconectados con ellas, o nos domina un sentimiento negativo, estas puertas se cierran y nos imposibilitan el uso de este control.
    -(Eso explicaría porque aquella vez no pude usar mi control elemental)
    -¿Pasa algo?
    -No, nada, sigue con la explicación
    -El poder neutro, como dije anteriormente es algo que está latente, por lo tanto has de despertarlo, en tu caso no será necesario, si eres capaz de usar Rage, es porque ya lo has despertado, sin embargo como es la primera vez que lo usas, tu cuerpo no lo soportará ¿Por qué?, simple, este poder es tu fuerza vital, es el poder que posee el alma, si no sabes controlarlo, pasará lo que pasó en nuestro encuentro, tus fuerzas te abandonaron.
    -Ahora entiendo…
    -Bueno, basta de explicaciones y comencemos con el entrenamiento. Andru, párate ahí

    Andru sigue las instrucciones de Dan, esperando por mas ve que este se sienta muy tranquilo, algo que lo molesto un poco….

    -Cierra tus ojos- dice Dan muy tranquilo, Andru sin decir decide confiar en las palabras de Dan, después de todo el fue el General de la primera Brigada. –desde ahora mi voz es todo lo que sentirás en tu mente, así que déjala en blanco…
    -… Listo- responde Andru
    -No respondas, sólo sigue mis instrucciones. Ahora imagínate a ti mismo, cuando lo hayas logrado, imagina que de tu cuerpo se desprende algo desde tu alma, deja que fluya al exterior

    Andru seguía ciegamente las instrucciones, mientras que Dan veía como se desarrollaba. En eso el cuerpo de Andru empieza desprender un aura negra, como humo que lo rodeaba

    -Bien Andru, ahora es el paso definitivo… concentra aquello que sale alrededor de tu cuerpo, como un manto que te cubrirá por completo.

    Aquella energía obscura comenzó a concentrarse alrededor del cuerpo de Andru, cubriéndolo completo, un aura obscura que brillaba a su alrededor…

    -Se siente raro…- dice Andru
    -Abre los ojos despacio
    -Sí- responde Andru abriéndolos lentamente. Ya abiertos ve aquella aura que lo rodeaba, algo distinta ha como se lo imagino pero la misma sensación –se siente… extraño, siento como fluye por todo mi cuerpo
    -Ahora, relájate y deje que se disperse. Bien hecho. Vamos con la segunda parte del entrenamiento
    -(Algo algo cansado) ¿Tan rápido?
    -Si eres un verdadero Malcovish no tendrás problemas, además Misha lo aprendió sólo viéndome pelear
    -Tsk… Sigamos
    -Jajajaja, la segunda parte consta de usar tu poder a tu antojo, ahora reúne tu poder en la palma de tu mano, como si sostuvieras una esfera
    -¿Así?- pregunta Andru reuniendo fácilmente la esfera, quedo sorprendido de la facilidad -¿Cómo lo he hecho?
    -Una ventaja que tenemos nosotros los Malcovish, es que no importa que tan difícil pueda ser un poder, técnica o habilidad, lo que sea, una vez que se aprende ya no hay vuelta atrás. Ahora que eres capaz de manifestar tu poder te enseñaré el principio de la materialización.
    -Por favor
    -Al igual que creaste la esfera de poder que por cierto puedes lanzar a tus oponentes, debes crear un arma, esta vez la figura a imaginar es más compleja, intenta formar un arma cualquiera, lo complicado de esto es mantener la forma de esta, cuando la hayas creado, concentra toda esa energía en esa forma hasta que esta sea sólida, si lo haces bien a la primera no tendrás problema en materializar cualquier otra cosa en el futuro
    -Lo intentaré… ahora… ¿Qué crearé?
    -¬¬ No lo pienses tanto y sólo crea lo primero que se te venga a la mente

    Andru cierra sus ojos y comienza a imaginar lo que portaría en sus manos, en eso el recuerdo de Misha se muestra antes si, su silueta y la gran espada que portaba, entonces Andru levanta su otra mano y sobre estas, una gran espada plateada con doce extraños símbolos grabados en la mitad derecha, una espada de más de 1.50 cm de largo, tan grande que poseía un mango a mitad del filo izquierdo. Ya materializada Dan estaba atónito con lo que sus ojos veían…

    -(Abriendo los ojos) Lo… Lo logré ¡Siiii!
    -Esa… esa espada… cómo… ¿De dónde sacaste esa espada?- preguntaba Dan aun desconcertado
    -Es una espada grandiosa, a pesar de ser enorme, no siento su peso, pero si su gran consistencia
    -No me refiero a eso ¿Dónde fue que viste esa espada?
    -Misha la portaba, es algo que puedo recordar de ella…
    -Ya veo- dice Dan suspirando con relajo –Llegue a pensar que la habías conseguido, pero ahora que me doy cuenta no llevas el guante, así que es imposible
    -No entiendo nada de nada Dan
    -¿Recuerdas la historia que te conté de nuestro origen y de aquellas espadas del cielo y el infierno?
    -Sí, las del Dragón del Caos original… ¿Qué hay con ello?... espera… ¡Estás diciendo que esta es una de esas espadas!... eso quiere decir que… ¡Misha tiene bastante poder!
    -Sí, esa es Rakuetsha, la espada del cielo, nunca creí verla otra vez… aun así será mejor que no vuelvas a materializar algo eso, esa espada es tan inútil sin estado caos, así que no la materialices nunca más
    -De acuerdo… pero ya me estaba empezando a gustar (suspiro) si tu lo dices- Andru abre sus manos y la Materialización de Rakuetsha desaparece…
    -Bueno, ya te he enseñado lo necesario para sobrevivir, ahora sólo falta que comiences a entrenar por tu cuenta
    -Ah… estoy agotado, iré a darme un baño… Dan
    -¿Pasa algo?
    -… no nada, gracias por enseñarme
    -Sólo ve a relajarte un poco

    Andru va a las termas de la cueva. Ya en ella, se sumerge para relajar su cuerpo algo fatigado por el entrenamiento, después de todo era la primera vez que Andru usaba su poder real…

    -Quede destrozado, el flujo, el control, la consistencia, la concentración en la realidad… es demasiado, si dejo fluir mucho poder, el control se dificulta y cuesta concentrarlo pero tengo la ventaja de que el arma es más poderosa, pero su peso también aumenta… oh- dice Andru pensando en todo lo que hiso en el entrenamiento
    -Si te complicas la vida pensando en esos factores, es obvio que se hará complicado, hasta tedioso diría yo- dice Dan apareciendo de la nada
    -Viejo… ¿Vienes por un baño?
    -Correcto, ya hice mis ejercicios, así que he de limpiar mi cuerpo… sobre lo de hoy, debes de dejarte llevar, pero sin perder el control
    -… Claro- responde Andru algo pensativo
    -¿Qué era lo que querías decirme allá arriba?
    -…- Andru guardo silencio por un momento, miro al techo -¿Pasa algo viejo? ¿Algo que te moleste?- pregunta Andru muy serio
    -¿Qué te hace pensar eso?
    -No lo sé, algo en mi reacciona de esa forma, me molesta algo de ti, es como si me ocultaras algo muy importante
    -Te oculto muchas cosas
    -No me refiero a eso, es algo aun más importante… ¿Realmente no tienes nada qué decirme?
    -No…- contesta Dan mirando al techo –Cuando has llegado a mi edad, y has vivido tanto como yo, ciertas cosas se vuelven triviales, monótonas, es inevitablemente aburrido y predecible… así que…
    -Así que ¿Qué?- dice Andru mirando a Dan
    -“Shiato enacku soroitayhitu, Shiatoe Sabkato”, Pasaje de los Abkanis, libro de Ecore, capítulo 3, párrafo 5
    -¿De qué hablas?, no puedo entender ese idioma
    -Arlum Qheminis… ¿Te suena?
    -Ah… es el conjuro del Soul Breaker… ahora que lo pienso, no sé qué significa
    -Tarde o temprano lo sabrás, podrás entenderlo por instinto. Sabes, los Abkanis eran gente muy sabia, como dije “Morir pacíficamente, es poder estar en paz”
    -Ya veo… no sé qué significa, pero ha sonado interesante. Ya va siendo hora de salir o nos arrugaremos
    -Tienes razón, ve tú primero, yo te sigo más tarde

    Andru se retira tranquilo, ya satisfecho, aunque algo curioso de las palabras que mencionaba, las palabras de los Abkanis…

    -Ese chico aun no se ha dado cuenta de lo que realmente significa, “Morir pacíficamente, es poder estar en paz”, ja, lo que realmente significa “Matar para vivir, es morir por una paz indeseada”, el presagio de los dragones del caos declamado por los Abkanis…

    A la mañana siguiente, Dan despierta a Andru muy serio, Andru atiende algo soñoliento. Al levantarse se percata que Dan estaba más serio de lo normal

    -¿Qué pasa?- pregunta Andru acompañando la seriedad de Dan
    -Están aquí… no creí que me encontraran
    -¡Hablas de los caballero del caos!
    -Sí… lo peor que es el batallón Nº1, y su general también está aquí
    -Maldición, de seguro me siguieron el rastro desde el combate contra Brahms
    -No fue tu culpa, tarde o temprano me encontrarían. Escúchame atentamente Andru, tomaras tus armas e iras al pueblo, pase lo que pase no dudaras
    -Lo entiendo…
    -Lamento si te fuerzo a matar a tus oponentes, pero la prioridad es Orbiald, así que si dudas ellos mueren y los caballeros ganan ¿Entendido?
    -¡Sí señor!- contesta Andru mostrando toda su seguridad
    -Cuídate…
    -Igualmente Dan

    Ambos se separaron, cada uno con una misión. Mientras Andru se fue lo más rápido posible a la aldea, Dan caminaba tranquilamente por el bosque, en eso es rodeado por varios caballeros del caos, pero este sin tomarles importancia continua avanzando, a los caballeros no les gusto y atacaron a Dan, este aun continuaba caminando tranquilamente, y en el momento en que se acercaban, sin que Dan se moviera y dejara de avanzar estos eran despedazados en el aire, uno tras uno caían, no importa cuántos atacaran, estos caían sin impedir el tranquilo avance de Dan, al ver que no podían con este extraño ser, los caballeros se asustaron y huyeron, sin embargo Dan se da la vuelta y con una espada similar a Valefort no deja que ninguno huya… mientras tanto en el pueblo, la gente corría de un lado tratando de escapar de los caballeros, pero era inútil, en eso una pareja de jóvenes era rodeada

    -Aida… quédate detrás de mí, no dejare que te hagan nada
    -Sebastián…
    -¿Crees poder con ellos?- dice una voz a lo lejos

    Los jóvenes miraron a todos lados y al mirar a los Caballeros, estos eran cortados brutalmente por un extraño guerrero

    -Creo que llegue justo a tiempo- dice el guerrero mientras se libraba de los caballeros que se le acercaban
    -¡Andru!- dicen los jóvenes
    -Busquen un refugio, esto se volverá una carnicería
    -¿Cómo… cómo es que tienes esa clase de poder?
    -….- Andru guardo un momento de silencio, en eso mira directamente a los dos, sus ojos se habían tornado rojos como la sangre, pero aun con la mirada seria de un humano –Lo que les conté anteriormente es verdad, pero nunca mencione toda la verdad, pero eso no importa, ¡ahora vallan a refugiarse!

    Los dos jóvenes quedaron impactados por la apariencia de Andru y sólo atendieron a sus palabras, yéndose a un lugar seguro. Andru continuo su combate contra los caballeros, una batalla sin piedad por ambos bandos, sin embargo Andru tenía todo de su lado, aquellas duras batallas que tuvo en su viaje, aquellas enseñanzas por parte de sus amigos y enemigos lo habían fortalecido bastante. Al acabar con todos, algo herido mas no imposibilitado se dispone a ir tras Dan
    Andru corrió lo más rápido que sus piernas le daban, de pronto, en medio del bosque, Andru se detiene y queda asombrado por aquella masacre que sus ojos veían, no era la primera vez que Andru admiraba esa forma de matar <cuando fue salvado por Dan, los caballero fueron cortados de la misma forma>, Andru continuo caminando, viendo aquel camino lleno de cadáveres, cuerpos totalmente mutilados, en eso, a lo lejos, unos sonidos familiares se escuchaban , eran golpes metalitos de las espadas, Dan estaba cerca. Andru retoma su carrera, pero su camino se ve bloqueado por unas extrañas plantas, Andru tardo en quitarlas, ni siquiera el filo de Valfort era suficiente, trato de quemarlas, pero era inútil, las plantas absorbían el fuego, pero eso no detuvo a Andru, estaba muy cerca, cada centímetro que avanzaba, el sonido se escuchaba más fuerte.
    Al otro de la trampa floral, Dan combatía contra el general de la Primera Brigada del Caos, una batalla sin igual, sus velocidades eran grandiosas, sus golpes parecían normales a simple vista, sin embargo el terreno mostraba sus heridas producidas por estos guerrero, ambos atacaban con una velocidad semejante a la del Capitán Brahms, ninguno cedía ante el otro, cada uno contrarrestaba las oportunidades y técnicas del oponente, una batalla demasiada pareja.
    Después de un arduo esfuerzo, Andru logra pasar a través de la trampa floral <al parecer fue puesta por Dan>. Andru se acerco al lugar de donde provenían los golpes, y ahí estaban, combatiendo de una forma sin igual, una que ni Andru creyó ver algún día
    Ambos guerreros continuaban con esta contienda, en eso Andru se entromete para ayudar a Dan, sin embargo es detenido por este.

    -¿Qué crees que haces metiéndote de esa forma?- dice Dan muy serio
    -¡Trato de ayudar!
    -Sólo me estorbas…
    -Bien dicho Dankalius, ese mocoso aun no está listo para nosotros
    -No te pases de listo Hans
    -Aun insistes en llamarme así, recuerda que ya no soy tu aprendiz, ahora soy el que ocupa tu antiguo puesto, por lo que te pido que me llames por mi título, “Dartaros”
    -… Mentira… ¡Tú no puedes ser el aprendiz de Dan!- dice Andru algo desconcertado por la situación
    -¡JAJAJAJAJAJAJA! Que chico más divertido, acéptalo, todo lo que sé me lo enseño ese viejo, lástima que nuca le fui leal
    -Deja de fanfarronear, ya me estoy cansando de esto, terminemos de una vez
    -Oh, parece que los años te han desgastado- Dice Dartaros con una sonrisa burlesca –Por respeto te concederé el gusto

    Dan se abalanza contra Dartaros y este a su vez contra Dan, el choque de espadas era exuberante, la fuerza de choque se expandía por todo su alrededor, el cuerpo de Andru temblaba ante el increíble despliegue de poder. La batalla estaba pareja, ninguno uso sus habilidades, era un solo un duelo de espadas donde el más hábil ganaría. La batalla se estaba extendiendo demasiado, en eso Dan cambia su estrategia y engaña a Dartaros, sin embargo este se anticipa y atraviesa su espada en el estómago de Dan…

    -Tú mismo lo dijiste Dankalius, una técnica no sirve dos veces con el mismo oponente- dice Dartaros quien penetraba cada vez más con su espada
    -¿Y crees que me preocupa?- responde Dan con una extraña sonrisa de satisfacción, Dartaros cambio totalmente su expresión, sintió una extraña rabia
    -¿Qué significa esa expresión?... ¡Responde!- dice penetrando aun más su espada, Dan escupe sangre, a pesar de su intensa agonía, mantenía aquella expresión de satisfacción
    -¿Crees que eres mejor? Jajajaja, aun eres débil, por eso nunca te enseñe lo que debes, pero debo admitir que mejoraste bastante
    -… Maldito- dice girando la espada aun atravesada
    -¡AHHH!... (Jadeos)… eso duele, nunca creí que calleras en mi trampa, es cierto que me has derrotado, pero has ganado porque yo lo permití (Suspiro), realmente estoy cansado- dice Dan. Mira a Andru y ve su expresión totalmente confundida, una mezcla de sentimientos invadían a Andru
    -¡Basta!, ya he acabado contigo- dice Dartaros sacando su espada lo más dolorosamente posible.

    El cuerpo de Dan cayó levemente, Andru alcanzó a reaccionar y lo sostuvo antes de tocar suelo. Las lágrimas de Andru caían de a cantaros, aun así la expresión de satisfacción de Dan no desaparecía

    -¡Dan! ¿¡Por qué!?, ¿Por qué tuviste que hacer esto?- preguntaba Andru muy triste, aferrando su cabeza en el pecho de Dan, este con las fuerzas que le quedaban posa su mano en la cabeza de Andru…
    - Shiato enacku soroitayhitu, Shiatoe Sabkato, por eso. Lamento dejarte en estas condiciones, pero que mas da, mi hora estaba cerca, aun así lo lamento. Andru- dice Dan, y este levanta su cabeza, aquellos cristalinos ojos plateados miraron la expresión fuerte de Dan –Vive, como pueda, tú debes vivir- y con esas palabras expira su último aliento
    -¡DAAAAAN!- grita Andru sumergiéndose en un dolor inconsolable, su corazón estaba confundido por todas las emociones que lo invadían, su cólera crecía con el paso del tiempo, tanto que de su cuerpo comenzó a brotar aquella energía obscura, una aun más obscura que en ocasiones anteriores…
    -Jajajajaja, eso le pasa por oponerse a un verdadero caballero del caos- dice muy feliz. Su sonrisa satisfactoria molestaba a Andru -¿Qué pasa? ¿Estás molesto?-
    -Tu… TU...- Andru levanta su rostro, su mirada paralizo a Dartaros, sin embargo no le preocupó nada, no era la primera vez que sentía esa presión, sólo que esta vez no era el mismísimo demonio que yacía tirado en el suelo -¡TE MATARÉ!
    -¡INTENTALO!- le responde muy emocionado el General que gozaba con el sufrimiento y la adrenalina que le producía el miedo

    Andru deja a Dan y comienza a atacar Dartaros, pero era inútil, cada golpe que daba era fácilmente esquivado por su oponente, Andru no dejaba de insistir, sin embargo el general comenzaba a aburrirse, por lo que dejó de esquivar y comenzó a recibir cada golpe de Andru, sin embargo no surtían efecto, a pesar que Andru usaba todo su poder e ira, el general no sentía nada, su poderosa armadura no dejaba penetrar los golpes, y cada momento que pasaba, la fuerza de Andru lo abandonaba, aquella energía obscura se desvanecía y con ella su espíritu combativo.

    -¿Eso es todo lo que tienes?, que desperdicio de tiempo… eres como los perros, ladras pero no muerdes
    -Que sabes tú…
    -Lo suficiente para hablar- dice el general muy serio –Ya me he aburrido, es hora de que me divierta contigo, jajajaja- Andru se aleja un poco asustado por la expresión asesina del General, el cual se acercaba lentamente.

    El ambiente se ponía tenso, aquella ira contenida se fue mermando por el miedo hacia el general, no un miedo a morir, sino uno más profundo… era la primera vez que Andru temía a alguien, la primera vez que sus deseos salvajes se opacaban por un ser superior a él, esto era verdadero demonio, un general del Caos.
    Dartaros se acerco a Andru tranquilamente, pero con una presencia muy siniestra, Andru quien no podía moverse por el terrible miedo es capturado por el general quien comienza una serie de golpes contra el joven quien no tenía ninguna oportunidad de protegerse. Dartaros disfrutaba torturando al chico, azotándolo contra el suelo o los arboles, golpeándolo sin piedad hasta dejarlo moribundo…

    -Ya me canse de esto- soltando el cuerpo totalmente golpeado –me sorprende que aun no estés muerto… sabes me siento muy generoso… ¿Te apetecería unirte a la legión del caos?
    -Ni de jodas- responde Andru con bastante dificultad, apenas respiraba
    -Ya veo- dice Dartaros propinándole una fuerte patada en el rostro –Te lo propondré de esta forma: “Te unes o todo el pueblo muere ¿Qué dices?”
    -Maldito- escupe un poco de sangre, trataba de tomar aire –Mi cuerpo será tuyo… pero mi alma te condenara para siempre
    -Me molesta esa mirada- dice golpeándolo en el estómago –llévenselo y reúnan a todos los activos, nos vamos al castillo…
    -¿Qué hacemos con los cuerpos y el de Dankalius?- pregunta un soldado Elite
    -Traten de recuperar las piezas útiles, y con Dan… déjenlo ahí, ya está muerto
    -Si señor

    Los soldados toman el maltratado cuerpo de Andru y se lo llevan, ese era el fin de la batalla, los dragones han caído bajo la mano de la legión de caos, el fin del viaje terminaba en una tragedia…
     
  10.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    5554
    Re: El Maestro del Caos

    Después de un perturbante problema tecnico con mi Pc, y mas encima que murio mi WiFi, he logrado terminar este último capítulo de esta simple eçhistoria.... bueno... Aqui va

    Capítulo Final: “La Caída del Maestro del Caos”

    -Este es el último capítulo D
    -¿y?
    -Sólo decía… lo leeré yo si no te importa
    -Adelante
    -Gracias D.

    -He vuelto
    -Bienvenido Andru
    -Ha pasado tiempo desde la última vez que nos vimos
    -Sólo fue un año y unos días aproximadamente, pero quien los cuenta
    -Jajaja, tienes razón… por cierto, la persona que te estaba acompañando ¿era Misha?
    -¿Qué te hace pensar eso?- pregunta Dan muy intrigado por la respuesta que daría Andru
    -Su olor esta por todo el lugar- le responde muy tranquilamente
    -¿Desde cuándo te has vuelto tan salvaje?- pregunta algo asombrado por la respuesta
    -Ni idea, debe de haber sido el viaje… por cierto, al parecer ya conociste a Amy
    -Una chica agradable- responde con una leve sonrisa
    -Mmmm, Dan… esto…- Andru no termina cuando Dan le interrumpe
    -Acabas de llegar, ve a tomarte un baño a las termas de la cueva, luego hablamos
    -… como digas… pero después contestaras a todas mis dudas
    -Trataré…

    Andru se va a la cueva a tomar un baño. Sin embargo Dan se percató de las verdaderas intenciones de Andru, -Esperaba que no llegara este día- dice Dan con su actitud fría.
    Llegada la tarde, Andru estaba con Dan sentado en la banca fuera de la casa, admirando las estrellas junto una fogata…

    -Ahora entiendo por qué me gustan tanto las fogatas- dice Andru mirándola fijamente
    -Una costumbre mía- contesta Dan
    -¿Desde qué te convertiste en ermitaño o desde que eras el General Dankalius?- dice Andru muy serio
    -Desde mucho antes que eso…

    El ambiente quedo en silencio, era algo sofocante, pero esos dos no parecieron percibirlo, sus mentes estaban centradas en el otro.

    -¿Por qué nunca me lo dijiste?
    -¿Me hubieras hablado en ese entonces?
    -No… - responde Andru sin pensarlo
    -¿Vez? Además de que nunca preguntaste
    -… ¬¬ ¿Cómo querías que se me pasara por la mente que mi abuelo era un general del caos?
    -Sólo decía, pero… ¿Quién dice que no puede?
    -Olvidado- dice Andru. Suspira y baja la mirada –ya no me importa, pero…
    -¿Pero?
    -Misha, por lo menos me hubieras mencionado algo sobre ella
    -¿Y contarte mis pecados? Jajajaja, no me hagas reír mocoso- dice Dan de forma insolente, ocultando aquella tristeza dibujada en sus ojos plateados que brillaban con el fulgor de la fogata
    -… Hablo enserio anciano… me cuesta entenderte- le dice Andru algo molesto, pero se calma al verlo
    -Misha… el Redentor del Infierno
    -¿A qué te refieres?
    -Es el apodo que ella tenía, el apodo del mismo demonio
    -No le digas de esa forma viejo- critica Andru
    -¿Por qué no? Si tú ya la has visto en persona, sabes cómo es de despiadada
    -Es cierto, aun así…
    -Te falta mucho para estar a su altura, por lo que es mejor evitarla de momento
    -¿Qué fue lo que hiciste?- pregunta Andru, quería saber la verdad a toda costa… pero Dan guardó silencio por un momento, miro sobre las llamas de la fogata, suspira…
    -Cometí un grave error… uno irremediable- dice algo apenado
    -¿Y de qué trata?- incite
    -Hace 50 años atrás, cuando Misha nació, creí que sería el demonio más fuerte de nuestra raza, pero me equivoque, cuando nació era extremadamente violenta, pero con los años se fue calmando, la característica de un dragón Astral, su niñez fue totalmente arrebatada por mí, la obligue a entrenar, le enseñe los secretos prohibidos, la convertí en un autentico dragón del caos…
    -Ya veo. ¿Cuántos años tenía realmente Mamá cuando conoció a papá?
    -Unos 50 años… Misha es sólo hermana por tu madre, ambos son de distintos padres.
    -Eso lo explica… dime viejo ¿Tanto te duele?
    -¿Y lo preguntas?... demasiado (Tanto que aun no puedo decirte toda la verdad…)
    -Por lo menos has sido sincero conmigo, eso es lo importante, te lo agradezco- dice Andru con una voz seria pero muy sincera
    -Tarde o temprano lo descubrirías, pero es mejor que lo sepas de esta manera, es menos doloroso.
    -Tienes razón… dejémoslo por hoy, tengo algo de sueño.
    -Ve, yo iré más tarde
    -No te quedes despierto hasta tarde… hasta mañana- dice Andru mientras se paraba. Aquella noche pudo dormir con total calma, ya bastante tiempo en el que no se había relajado, su corazón se sentía satisfecho…

    A la mañana siguiente, al levantarse Andru, vio que Dan no estaba por ningún lado, pero había una nota, y debajo de esta un canasto con su desayuno…

    “Espero que hayas dormido bien, a pesar de meter toda esa bulla ni te moviste, realmente estabas cansado o era que extrañabas tu cama… como sea.
    Hoy finaliza tu entrenamiento, pero no sin antes tener una prueba, come bien reposa y ven por mí, estaré esperando en la cueva donde encontraste la flauta
    Dankalius Malcovish”

    -Un examen… le demostraré lo que he aprendido.

    Andru desayuna, toma su equipo y parte en busca de Dan, el lugar era el mismo de hace un año, las paredes, las rocas, el techo, su aroma, todo en ese lugar era igual, algo que calmo el corazón de Andru, a medida que recorría esos viejos pasillos infestados de monstruos los cuales se alejaban <preferían esconderse a morir en vano>, continuando su camino, varios recuerdos de su primera vez aparecían en su mente, su corazón gozaba….

    -Tantos recuerdos… que nostalgia, si no fuera que tengo que buscar al viejo, me sentaría a recordar
    -Tardas mucho- se escucha una voz a lo lejos –Me aburro
    -Maldición, sabe que estoy aquí, bueno eso lo hará más divertido

    Andru se apuro en llegar, estaba emocionado, deseoso de demostrarle cuanto era lo que había aprendido. Al llegar al lugar, vio el viejo claro dónde estaba la flauta, y aun costado aun permanecían los restos cadavéricos de la bestia, pero ni rastro de Dan, Andru avanzo un poco por el lugar y de la nada Dan cae del cielo con una espada, Andru saco a Claymore para protegerse, pero Dan era más hábil y se apoyo sobre esta y en un movimiento lo golpea con una patada desarmándolo, Andru se repone rápido y desenvaina a Valefort, pero se da cuenta de que Dan no estaba y de pronto este aparece por el costado, esta vez Andru estaba preparado y lo bloquea directamente, Dan retrocede un poco, pero no lo suficiente por lo que continuo su ataque, Andru era rápido, pero Dan lo era más por lo que Andru tenía que encontrar otra estrategia, una capaz de enfrentar a un general. Se alejo un poco y tomo a Claymore que estaba cerca, guardo a Valefort, aunque Claymore era más lenta, era lo suficientemente grande para usarla como escudo, sin embargo cuando Andru se preparó, vio que Dan había sacado una espada de similar tamaño de la nada, Andru estaba desconcertado…

    -¡Hey! ¿De dónde la sacaste?
    -Es un secreto pequeño mocoso- dice Dan con una sonrisa
    -Ya veremos que tan secreto es

    Andru se lanza al ataque, Claymore imposibilitaba la movilidad de Andru, obligándolo a usar ambas manos, sin embargo dan manejaba la otra espada con una sola mano, y con la otra golpeaba a Andru…

    -Tsk, maldición… ¿Qué tan fuerte eres?
    -Los números de los generales indican su fuerza, por lago era el número uno
    -Ha, como si me importara, si ese es el caso, tendré que usar un poder adicional
    -¿De qué poder hablas?
    -¡RAGE!- el cuerpo de Andru crece un poco y sus músculos se tonifican, su fuerza había incrementado, lo suficiente para usar a Claymore en una sola mano.
    -Impresionante, pero algo estúpido diría yo

    La batalla continuó y Andru pudo acoplarse al ritmo de Dan, estaban a par, o eso era lo que Andru creía, de pronto Dan se aleja y desaparece la gran espada, Andru no caería otra vez esperando a que invocara otra arma, se abalanza pero Dan lo esquiva y donde Andru caía el suelo se levanto golpeándolo bruscamente, Andru se repuso pero muy adolorido

    -¡Hey eso no es justo, has usado tierra control!
    -Una batalla es una batalla, jajajaja ponte en guardia
    -Si a si lo deseas…- dice Andru, pero cuando se preparaba para combatir, algo en el no andaba bien –ah… ¿Qué le pasa a mi cuerpo?, me cuesta moverlo, hasta Claymore pesa más que antes
    -¿Es la primera vez que usas Rage?
    -Sí… ¿Qué tiene que ver?
    -Es una técnica que libera tus capacidades físicas al máximo destrozándote a la vez, por eso estas cansado, más aun por enfrentarte a mí… ¿La muerte fue cariñosa contigo?
    -No, trató de llevarme con ella, pero me opuse
    -Eso lo explica, en ese momento fue cuando liberaste ese poder, pero aun eres muy débil y te falta bastante control para usar esa clase de técnica suicida, es lo mismo que al usar “Soul Breaker”, en tu estado sólo lograras reunirte con la muerte antes de lo previsto, dejémoslo por hoy, ya me mostrarás lo que sabes en otra ocasión
    -Me siento tan inútil…
    -(Y aun más por no poder ayudarte como es debido…)

    Andru volvió a la casa con la ayuda de Dan, su cuerpo se había esforzado sobre su límite. Ya en la noche, el silencio rondaba por alrededor, los grillos cantaban y la fresca brisa nocturna entraba por las ventanas abiertas, esa noche Andru soñó con sus padres, algo que no hacía desde hace varios años.
    A la mañana siguiente, Andru estaba como nuevo, aquella medicina que Dan le dio y el descanso lo mejoraron. Al salir al patio, dan lo esperaba con la ropa de entrenamiento

    -¿Qué está pasando aquí?- pregunta Andru algo sorprendido por la vestimenta de Dan
    -Es hora que te enseñe a usar tu verdadero poder
    -¿Mi verdadero poder?... ¿Cómo es eso?
    -Se ve que no has aprendido nada, la fuerza no lo es todo en esta vida, la mente, el espíritu y el cuerpo, si no balanceas esos tres elementos, no serás capaz de mejorar, no importa cuánto ejercites, no podrás
    -Pero… oh
    -Jajajaja, tranquilo, no es algo difícil, ayer cuando peleábamos, preguntaste de dónde saque la otra espada, la respuesta es una, “Materialización”, el arte de darle forma física a tu poder
    -Por eso eran extrañas, no se sentían como metal, su dureza era distinta
    -Buena observación. Andru, ¿Sabes que es la energía? O ¿Sabes cómo se usa el control elemental?
    -A decir verdad… no… ¿Tiene algún fundamento?
    -(Suspiro) No entiendo cómo puedes usar control elemental sin saber sus fundamentos… no espera, ya como lo haces, usas tus habilidades como un animal usa sus instintos
    -¬¬ Gracias por la comparación
    -De nada, para no perder más tiempo, te explicare lo que es la energía: Energía, ki, chacra, nen, poder, etc, llámalo como quieras, pero todos son lo mismo. Cada cuerpo, cada ser material en este mundo posee ese poder, uno neutro y uno elemental… este poder recorre por cada parte de tu cuerpo, desde la planta de tus pies, hasta la punta de tu pelo, sin embargo es algo que permanece latente dentro de nosotros.
    -¿y cómo hago para liberarlo?
    -No te apresures… el control elemental está conectado con las 7 puertas del chacra, es decir las emociones, cuando estamos desconectados con ellas, o nos domina un sentimiento negativo, estas puertas se cierran y nos imposibilitan el uso de este control.
    -(Eso explicaría porque aquella vez no pude usar mi control elemental)
    -¿Pasa algo?
    -No, nada, sigue con la explicación
    -El poder neutro, como dije anteriormente es algo que está latente, por lo tanto has de despertarlo, en tu caso no será necesario, si eres capaz de usar Rage, es porque ya lo has despertado, sin embargo como es la primera vez que lo usas, tu cuerpo no lo soportará ¿Por qué?, simple, este poder es tu fuerza vital, es el poder que posee el alma, si no sabes controlarlo, pasará lo que pasó en nuestro encuentro, tus fuerzas te abandonaron.
    -Ahora entiendo…
    -Bueno, basta de explicaciones y comencemos con el entrenamiento. Andru, párate ahí

    Andru sigue las instrucciones de Dan, esperando por mas ve que este se sienta muy tranquilo, algo que lo molesto un poco….

    -Cierra tus ojos- dice Dan muy tranquilo, Andru sin decir decide confiar en las palabras de Dan, después de todo el fue el General de la primera Brigada. –desde ahora mi voz es todo lo que sentirás en tu mente, así que déjala en blanco…
    -… Listo- responde Andru
    -No respondas, sólo sigue mis instrucciones. Ahora imagínate a ti mismo, cuando lo hayas logrado, imagina que de tu cuerpo se desprende algo desde tu alma, deja que fluya al exterior

    Andru seguía ciegamente las instrucciones, mientras que Dan veía como se desarrollaba. En eso el cuerpo de Andru empieza desprender un aura negra, como humo que lo rodeaba

    -Bien Andru, ahora es el paso definitivo… concentra aquello que sale alrededor de tu cuerpo, como un manto que te cubrirá por completo.

    Aquella energía obscura comenzó a concentrarse alrededor del cuerpo de Andru, cubriéndolo completo, un aura obscura que brillaba a su alrededor…

    -Se siente raro…- dice Andru
    -Abre los ojos despacio
    -Sí- responde Andru abriéndolos lentamente. Ya abiertos ve aquella aura que lo rodeaba, algo distinta ha como se lo imagino pero la misma sensación –se siente… extraño, siento como fluye por todo mi cuerpo
    -Ahora, relájate y deje que se disperse. Bien hecho. Vamos con la segunda parte del entrenamiento
    -(Algo algo cansado) ¿Tan rápido?
    -Si eres un verdadero Malcovish no tendrás problemas, además Misha lo aprendió sólo viéndome pelear
    -Tsk… Sigamos
    -Jajajaja, la segunda parte consta de usar tu poder a tu antojo, ahora reúne tu poder en la palma de tu mano, como si sostuvieras una esfera
    -¿Así?- pregunta Andru reuniendo fácilmente la esfera, quedo sorprendido de la facilidad -¿Cómo lo he hecho?
    -Una ventaja que tenemos nosotros los Malcovish, es que no importa que tan difícil pueda ser un poder, técnica o habilidad, lo que sea, una vez que se aprende ya no hay vuelta atrás. Ahora que eres capaz de manifestar tu poder te enseñaré el principio de la materialización.
    -Por favor
    -Al igual que creaste la esfera de poder que por cierto puedes lanzar a tus oponentes, debes crear un arma, esta vez la figura a imaginar es más compleja, intenta formar un arma cualquiera, lo complicado de esto es mantener la forma de esta, cuando la hayas creado, concentra toda esa energía en esa forma hasta que esta sea sólida, si lo haces bien a la primera no tendrás problema en materializar cualquier otra cosa en el futuro
    -Lo intentaré… ahora… ¿Qué crearé?
    -¬¬ No lo pienses tanto y sólo crea lo primero que se te venga a la mente

    Andru cierra sus ojos y comienza a imaginar lo que portaría en sus manos, en eso el recuerdo de Misha se muestra antes si, su silueta y la gran espada que portaba, entonces Andru levanta su otra mano y sobre estas, una gran espada plateada con doce extraños símbolos grabados en la mitad derecha, una espada de más de 1.50 cm de largo, tan grande que poseía un mango a mitad del filo izquierdo. Ya materializada Dan estaba atónito con lo que sus ojos veían…

    -(Abriendo los ojos) Lo… Lo logré ¡Siiii!
    -Esa… esa espada… cómo… ¿De dónde sacaste esa espada?- preguntaba Dan aun desconcertado
    -Es una espada grandiosa, a pesar de ser enorme, no siento su peso, pero si su gran consistencia
    -No me refiero a eso ¿Dónde fue que viste esa espada?
    -Misha la portaba, es algo que puedo recordar de ella…
    -Ya veo- dice Dan suspirando con relajo –Llegue a pensar que la habías conseguido, pero ahora que me doy cuenta no llevas el guante, así que es imposible
    -No entiendo nada de nada Dan
    -¿Recuerdas la historia que te conté de nuestro origen y de aquellas espadas del cielo y el infierno?
    -Sí, las del Dragón del Caos original… ¿Qué hay con ello?... espera… ¡Estás diciendo que esta es una de esas espadas!... eso quiere decir que… ¡Misha tiene bastante poder!
    -Sí, esa es Rakuetsha, la espada del cielo, nunca creí verla otra vez… aun así será mejor que no vuelvas a materializar algo eso, esa espada es tan inútil sin estado caos, así que no la materialices nunca más
    -De acuerdo… pero ya me estaba empezando a gustar (suspiro) si tu lo dices- Andru abre sus manos y la Materialización de Rakuetsha desaparece…
    -Bueno, ya te he enseñado lo necesario para sobrevivir, ahora sólo falta que comiences a entrenar por tu cuenta
    -Ah… estoy agotado, iré a darme un baño… Dan
    -¿Pasa algo?
    -… no nada, gracias por enseñarme
    -Sólo ve a relajarte un poco

    Andru va a las termas de la cueva. Ya en ella, se sumerge para relajar su cuerpo algo fatigado por el entrenamiento, después de todo era la primera vez que Andru usaba su poder real…

    -Quede destrozado, el flujo, el control, la consistencia, la concentración en la realidad… es demasiado, si dejo fluir mucho poder, el control se dificulta y cuesta concentrarlo pero tengo la ventaja de que el arma es más poderosa, pero su peso también aumenta… oh- dice Andru pensando en todo lo que hiso en el entrenamiento
    -Si te complicas la vida pensando en esos factores, es obvio que se hará complicado, hasta tedioso diría yo- dice Dan apareciendo de la nada
    -Viejo… ¿Vienes por un baño?
    -Correcto, ya hice mis ejercicios, así que he de limpiar mi cuerpo… sobre lo de hoy, debes de dejarte llevar, pero sin perder el control
    -… Claro- responde Andru algo pensativo
    -¿Qué era lo que querías decirme allá arriba?
    -…- Andru guardo silencio por un momento, miro al techo -¿Pasa algo viejo? ¿Algo que te moleste?- pregunta Andru muy serio
    -¿Qué te hace pensar eso?
    -No lo sé, algo en mi reacciona de esa forma, me molesta algo de ti, es como si me ocultaras algo muy importante
    -Te oculto muchas cosas
    -No me refiero a eso, es algo aun más importante… ¿Realmente no tienes nada qué decirme?
    -No…- contesta Dan mirando al techo –Cuando has llegado a mi edad, y has vivido tanto como yo, ciertas cosas se vuelven triviales, monótonas, es inevitablemente aburrido y predecible… así que…
    -Así que ¿Qué?- dice Andru mirando a Dan
    -“Shiato enacku soroitayhitu, Shiatoe Sabkato”, Pasaje de los Abkanis, libro de Ecore, capítulo 3, párrafo 5
    -¿De qué hablas?, no puedo entender ese idioma
    -Arlum Qheminis… ¿Te suena?
    -Ah… es el conjuro del Soul Breaker… ahora que lo pienso, no sé qué significa
    -Tarde o temprano lo sabrás, podrás entenderlo por instinto. Sabes, los Abkanis eran gente muy sabia, como dije “Morir pacíficamente, es poder estar en paz”
    -Ya veo… no sé qué significa, pero ha sonado interesante. Ya va siendo hora de salir o nos arrugaremos
    -Tienes razón, ve tú primero, yo te sigo más tarde

    Andru se retira tranquilo, ya satisfecho, aunque algo curioso de las palabras que mencionaba, las palabras de los Abkanis…

    -Ese chico aun no se ha dado cuenta de lo que realmente significa, “Morir pacíficamente, es poder estar en paz”, ja, lo que realmente significa “Matar para vivir, es morir por una paz indeseada”, el presagio de los dragones del caos declamado por los Abkanis…

    A la mañana siguiente, Dan despierta a Andru muy serio, Andru atiende algo soñoliento. Al levantarse se percata que Dan estaba más serio de lo normal

    -¿Qué pasa?- pregunta Andru acompañando la seriedad de Dan
    -Están aquí… no creí que me encontraran
    -¡Hablas de los caballero del caos!
    -Sí… lo peor que es el batallón Nº1, y su general también está aquí
    -Maldición, de seguro me siguieron el rastro desde el combate contra Brahms
    -No fue tu culpa, tarde o temprano me encontrarían. Escúchame atentamente Andru, tomaras tus armas e iras al pueblo, pase lo que pase no dudaras
    -Lo entiendo…
    -Lamento si te fuerzo a matar a tus oponentes, pero la prioridad es Orbiald, así que si dudas ellos mueren y los caballeros ganan ¿Entendido?
    -¡Sí señor!- contesta Andru mostrando toda su seguridad
    -Cuídate…
    -Igualmente Dan

    Ambos se separaron, cada uno con una misión. Mientras Andru se fue lo más rápido posible a la aldea, Dan caminaba tranquilamente por el bosque, en eso es rodeado por varios caballeros del caos, pero este sin tomarles importancia continua avanzando, a los caballeros no les gusto y atacaron a Dan, este aun continuaba caminando tranquilamente, y en el momento en que se acercaban, sin que Dan se moviera y dejara de avanzar estos eran despedazados en el aire, uno tras uno caían, no importa cuántos atacaran, estos caían sin impedir el tranquilo avance de Dan, al ver que no podían con este extraño ser, los caballeros se asustaron y huyeron, sin embargo Dan se da la vuelta y con una espada similar a Valefort no deja que ninguno huya… mientras tanto en el pueblo, la gente corría de un lado tratando de escapar de los caballeros, pero era inútil, en eso una pareja de jóvenes era rodeada

    -Aida… quédate detrás de mí, no dejare que te hagan nada
    -Sebastián…
    -¿Crees poder con ellos?- dice una voz a lo lejos

    Los jóvenes miraron a todos lados y al mirar a los Caballeros, estos eran cortados brutalmente por un extraño guerrero

    -Creo que llegue justo a tiempo- dice el guerrero mientras se libraba de los caballeros que se le acercaban
    -¡Andru!- dicen los jóvenes
    -Busquen un refugio, esto se volverá una carnicería
    -¿Cómo… cómo es que tienes esa clase de poder?
    -….- Andru guardo un momento de silencio, en eso mira directamente a los dos, sus ojos se habían tornado rojos como la sangre, pero aun con la mirada seria de un humano –Lo que les conté anteriormente es verdad, pero nunca mencione toda la verdad, pero eso no importa, ¡ahora vallan a refugiarse!

    Los dos jóvenes quedaron impactados por la apariencia de Andru y sólo atendieron a sus palabras, yéndose a un lugar seguro. Andru continuo su combate contra los caballeros, una batalla sin piedad por ambos bandos, sin embargo Andru tenía todo de su lado, aquellas duras batallas que tuvo en su viaje, aquellas enseñanzas por parte de sus amigos y enemigos lo habían fortalecido bastante. Al acabar con todos, algo herido mas no imposibilitado se dispone a ir tras Dan
    Andru corrió lo más rápido que sus piernas le daban, de pronto, en medio del bosque, Andru se detiene y queda asombrado por aquella masacre que sus ojos veían, no era la primera vez que Andru admiraba esa forma de matar <cuando fue salvado por Dan, los caballero fueron cortados de la misma forma>, Andru continuo caminando, viendo aquel camino lleno de cadáveres, cuerpos totalmente mutilados, en eso, a lo lejos, unos sonidos familiares se escuchaban , eran golpes metalitos de las espadas, Dan estaba cerca. Andru retoma su carrera, pero su camino se ve bloqueado por unas extrañas plantas, Andru tardo en quitarlas, ni siquiera el filo de Valfort era suficiente, trato de quemarlas, pero era inútil, las plantas absorbían el fuego, pero eso no detuvo a Andru, estaba muy cerca, cada centímetro que avanzaba, el sonido se escuchaba más fuerte.
    Al otro de la trampa floral, Dan combatía contra el general de la Primera Brigada del Caos, una batalla sin igual, sus velocidades eran grandiosas, sus golpes parecían normales a simple vista, sin embargo el terreno mostraba sus heridas producidas por estos guerrero, ambos atacaban con una velocidad semejante a la del Capitán Brahms, ninguno cedía ante el otro, cada uno contrarrestaba las oportunidades y técnicas del oponente, una batalla demasiada pareja.
    Después de un arduo esfuerzo, Andru logra pasar a través de la trampa floral <al parecer fue puesta por Dan>. Andru se acerco al lugar de donde provenían los golpes, y ahí estaban, combatiendo de una forma sin igual, una que ni Andru creyó ver algún día
    Ambos guerreros continuaban con esta contienda, en eso Andru se entromete para ayudar a Dan, sin embargo es detenido por este.

    -¿Qué crees que haces metiéndote de esa forma?- dice Dan muy serio
    -¡Trato de ayudar!
    -Sólo me estorbas…
    -Bien dicho Dankalius, ese mocoso aun no está listo para nosotros
    -No te pases de listo Hans
    -Aun insistes en llamarme así, recuerda que ya no soy tu aprendiz, ahora soy el que ocupa tu antiguo puesto, por lo que te pido que me llames por mi título, “Dartaros”
    -… Mentira… ¡Tú no puedes ser el aprendiz de Dan!- dice Andru algo desconcertado por la situación
    -¡JAJAJAJAJAJAJA! Que chico más divertido, acéptalo, todo lo que sé me lo enseño ese viejo, lástima que nuca le fui leal
    -Deja de fanfarronear, ya me estoy cansando de esto, terminemos de una vez
    -Oh, parece que los años te han desgastado- Dice Dartaros con una sonrisa burlesca –Por respeto te concederé el gusto

    Dan se abalanza contra Dartaros y este a su vez contra Dan, el choque de espadas era exuberante, la fuerza de choque se expandía por todo su alrededor, el cuerpo de Andru temblaba ante el increíble despliegue de poder. La batalla estaba pareja, ninguno uso sus habilidades, era un solo un duelo de espadas donde el más hábil ganaría. La batalla se estaba extendiendo demasiado, en eso Dan cambia su estrategia y engaña a Dartaros, sin embargo este se anticipa y atraviesa su espada en el estómago de Dan…

    -Tú mismo lo dijiste Dankalius, una técnica no sirve dos veces con el mismo oponente- dice Dartaros quien penetraba cada vez más con su espada
    -¿Y crees que me preocupa?- responde Dan con una extraña sonrisa de satisfacción, Dartaros cambio totalmente su expresión, sintió una extraña rabia
    -¿Qué significa esa expresión?... ¡Responde!- dice penetrando aun más su espada, Dan escupe sangre, a pesar de su intensa agonía, mantenía aquella expresión de satisfacción
    -¿Crees que eres mejor? Jajajaja, aun eres débil, por eso nunca te enseñe lo que debes, pero debo admitir que mejoraste bastante
    -… Maldito- dice girando la espada aun atravesada
    -¡AHHH!... (Jadeos)… eso duele, nunca creí que calleras en mi trampa, es cierto que me has derrotado, pero has ganado porque yo lo permití (Suspiro), realmente estoy cansado- dice Dan. Mira a Andru y ve su expresión totalmente confundida, una mezcla de sentimientos invadían a Andru
    -¡Basta!, ya he acabado contigo- dice Dartaros sacando su espada lo más dolorosamente posible.

    El cuerpo de Dan cayó levemente, Andru alcanzó a reaccionar y lo sostuvo antes de tocar suelo. Las lágrimas de Andru caían de a cantaros, aun así la expresión de satisfacción de Dan no desaparecía

    -¡Dan! ¿¡Por qué!?, ¿Por qué tuviste que hacer esto?- preguntaba Andru muy triste, aferrando su cabeza en el pecho de Dan, este con las fuerzas que le quedaban posa su mano en la cabeza de Andru…
    - Shiato enacku soroitayhitu, Shiatoe Sabkato, por eso. Lamento dejarte en estas condiciones, pero que mas da, mi hora estaba cerca, aun así lo lamento. Andru- dice Dan, y este levanta su cabeza, aquellos cristalinos ojos plateados miraron la expresión fuerte de Dan –Vive, como pueda, tú debes vivir- y con esas palabras expira su último aliento
    -¡DAAAAAN!- grita Andru sumergiéndose en un dolor inconsolable, su corazón estaba confundido por todas las emociones que lo invadían, su cólera crecía con el paso del tiempo, tanto que de su cuerpo comenzó a brotar aquella energía obscura, una aun más obscura que en ocasiones anteriores…
    -Jajajajaja, eso le pasa por oponerse a un verdadero caballero del caos- dice muy feliz. Su sonrisa satisfactoria molestaba a Andru -¿Qué pasa? ¿Estás molesto?-
    -Tu… TU...- Andru levanta su rostro, su mirada paralizo a Dartaros, sin embargo no le preocupó nada, no era la primera vez que sentía esa presión, sólo que esta vez no era el mismísimo demonio que yacía tirado en el suelo -¡TE MATARÉ!
    -¡INTENTALO!- le responde muy emocionado el General que gozaba con el sufrimiento y la adrenalina que le producía el miedo

    Andru deja a Dan y comienza a atacar Dartaros, pero era inútil, cada golpe que daba era fácilmente esquivado por su oponente, Andru no dejaba de insistir, sin embargo el general comenzaba a aburrirse, por lo que dejó de esquivar y comenzó a recibir cada golpe de Andru, sin embargo no surtían efecto, a pesar que Andru usaba todo su poder e ira, el general no sentía nada, su poderosa armadura no dejaba penetrar los golpes, y cada momento que pasaba, la fuerza de Andru lo abandonaba, aquella energía obscura se desvanecía y con ella su espíritu combativo.

    -¿Eso es todo lo que tienes?, que desperdicio de tiempo… eres como los perros, ladras pero no muerdes
    -Que sabes tú…
    -Lo suficiente para hablar- dice el general muy serio –Ya me he aburrido, es hora de que me divierta contigo, jajajaja- Andru se aleja un poco asustado por la expresión asesina del General, el cual se acercaba lentamente.

    El ambiente se ponía tenso, aquella ira contenida se fue mermando por el miedo hacia el general, no un miedo a morir, sino uno más profundo… era la primera vez que Andru temía a alguien, la primera vez que sus deseos salvajes se opacaban por un ser superior a él, esto era verdadero demonio, un general del Caos.
    Dartaros se acerco a Andru tranquilamente, pero con una presencia muy siniestra, Andru quien no podía moverse por el terrible miedo es capturado por el general quien comienza una serie de golpes contra el joven quien no tenía ninguna oportunidad de protegerse. Dartaros disfrutaba torturando al chico, azotándolo contra el suelo o los arboles, golpeándolo sin piedad hasta dejarlo moribundo…

    -Ya me canse de esto- soltando el cuerpo totalmente golpeado –me sorprende que aun no estés muerto… sabes me siento muy generoso… ¿Te apetecería unirte a la legión del caos?
    -Ni de jodas- responde Andru con bastante dificultad, apenas respiraba
    -Ya veo- dice Dartaros propinándole una fuerte patada en el rostro –Te lo propondré de esta forma: “Te unes o todo el pueblo muere ¿Qué dices?”
    -Maldito- escupe un poco de sangre, trataba de tomar aire –Mi cuerpo será tuyo… pero mi alma te condenara para siempre
    -Me molesta esa mirada- dice golpeándolo en el estómago –llévenselo y reúnan a todos los activos, nos vamos al castillo…
    -¿Qué hacemos con los cuerpos y el de Dankalius?- pregunta un soldado Elite
    -Traten de recuperar las piezas útiles, y con Dan… déjenlo ahí, ya está muerto
    -Si señor

    Los soldados toman el maltratado cuerpo de Andru y se lo llevan, ese era el fin de la batalla, los dragones han caído bajo la mano de la legión de caos, el fin del viaje terminaba en una tragedia…
     
  11.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    473
    Re: El Maestro del Caos

    ESPECIAL Nº4: “Ultimas palabras”

    Esa misma tarde, ya idos los caballeros junto al general, el cuerpo de Dan descansaba en el suelo de la batalla, aquel lugar donde reinaba un silencio atormentador, se ve interrumpido por el sonido de unos tenues pasos, las ramas secas crujían al ser pisadas y las hojas se molían por el paso lento y marcado de este individuo cubierto por una capucha obscura que tapaba todo su cuerpo y rostro. Junto al cuerpo de Dan, este individuo se sienta en un tronco viejo pero estable, pendiente a todo momento de Dan, sutilmente levanta su rostro y se lo descubre, un joven de pelo corto totalmente negro con un mechón blanco en el frente, y unos ojos profundos y vacios de un negro que se perdía en la nada misma, podría decirse que era un poco mayor que Andru.

    -Me sorprende que te hayas dejado derrotar Dan… pensé que tu orgullo era mayor- dice aquel muchacho sin dejar de mirar al cielo
    -Ese es mi problema- contesta una voz. Era Dan, el mismo que había muerto hace algunas horas atrás…
    -¿Algún razón para eso?- pregunta el muchacho
    -No es de tu incumbencia Damián, sólo déjame descansar en paz
    -Pensé que vivirías hasta que acabaran tus días…
    -Eso ya ocurrió…
    -¿Tan pronto?
    -¿600 años no son suficientes?
    -Para mí no… conocí a tu padre y a tu madre, y ellos vivieron con todo el fulgor que sus fuerzas le daban.
    -Y a mí que me importa, ya no tengo nada que me ate a este mundo, ya he vivido todo lo que tenía que vivir
    -¿Y ese chico?
    -Él sabrá como arreglárselas, después de todo es un Dragón del Caos
    -Ya veo… mi buen amigo Dan, ¿Algún último deseo?
    -Sólo déjame descansar, déjame ir al infierno que merezco ir
    -No Dan, tu iras al paraíso, aunque haya de desafiar a la muerte, como señor del destino, puedo darme el gusto de hacer lo que me plazca, mi ley va sobre todo lo que rige los cinco pilares, y uno de ellos es este pequeño mundo que es Terra…
    -Haz lo que quieras, después de todo nunca me haces caso…
    -Como digas…- dice levantándose y cubriéndose con la capucha, en eso Dan lo detiene
    -Hay algo que deseo pedirte… el poder de ese chico es demasiado para que lo maneje en ese estado, por lo que te pido que fortalezcas el sello que he puesto en el
    -¿No dejaras que se libere nunca?
    -El podrá liberarlo cuando quiera, sólo que ahora no es el momento para hacerlo… te lo ruego
    -No hace falta que ruegues, cumpliré ti deseo como el buen amigo que soy
    -Siempre con lo mismo…- dice cerrando sus ojos
    -Descansa en paz mi buen amigo…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Nex

    Nex Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Mayo 2009
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    Re: El Maestro del Caos

    Excelente final, solo asme un favor no la vallas a dejar inconclusa como muchos animes que conozco,:D porque se que habra segunda parte
     
  13.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    2628
    Re: El Maestro del Caos

    y aqui esta el primer Capitulo de la segunda parte... espero no haberlo hechado a perder... XD

    SEGUNDA PARTE
    “REBELIÓN DEL CAOS”

    Capítulo Nº1: El Soldado del Caos

    En la capital del Echos, dentro del palacio del Señor del Caos, los generales estaban reunidos en el salón de guerra junto a su señor discutiendo sobre los asuntos de dominio…

    -Me opongo al proyecto, eso traería mucho costo- dice la Generala Shana
    -Concuerdo con ella, después de todo ¿En que nos beneficiaría dominar de esa forma?- dice El General Leviatán mirando al General Arthur
    -Simple- responde Arthur –Todos los pueblos dominados por mi ejército con ese método ha funcionado…
    -Nadie lo niega Maina- interrumpe la Generala Nix –Pero dinos, ¿Cuánto es lo que nos beneficia?
    -No lo presionen, no ven que necesita crear un argumento- dice Dartaros irónicamente
    -Gracias por tu apoyo Hans…- responde sarcásticamente –Para que queden satisfecho, las ventajas son tres, las cuales son grandes: Ahorro de soldados, los pueblos se unen voluntariamente por lo que nos ahorramos fuerza bruta, y tercero, recibimos recurso para abastecer a las tropas del lugar y a nosotros
    -Buen punto- dice una voz profunda e imponente
    -Gracias Señor- agradece Arthur al señor del caos
    -Aunque tus compañeros tengan razón, tu método es efectivo y se recupera todo lo invertido, daré un periodo de un mes para que me demuestren cual método es mejor. Ahora, ¿Algún otro tema que tocar?
    -No señor- responde Shana
    -Entonces la reunión se da por terminada

    El señor del Caos se levanta y se retira, al igual que lo generales, los cuales se retiraban por una puerta distinta, al ir saliendo se toparon con un soldado que estaba sentado en el umbral del salón, Dartaros se acerco algo molesto y con intención de provocarlo…

    -¿Qué haces aquí soldado?- pregunta Dartaros con una actitud impulsiva, sin embargo el soldado no contesta a la provocativa, por lo que Dartaros se molestó aun más -¿Por qué no contestas?
    -…- el soldado mira a Dartaros –Se me ordeno esperar, y eso hago
    -Me molesta tu presencia
    -Ese no es mi problema señor- responde el soldado, lo hace enfurecer aun más al general
    -Maldito- Dartaros saca su espada y ataca al soldado, sin embargo este no se movió, el ataque fue desviado, sólo fue una provocación que no surtió efecto
    -¿Eso es todo señor?- pregunta muy tranquilo el soldado
    -Ya me has colmado- Dartaros retira su espada y en el instante que iba a atacar es detenido por Arthur
    -No tienes derecho a atacar a mis soldados, para la próxima no me contendré
    -Ja, como si te temiera, y tu soldado, no olvidaré nunca que eres la sangre de Dankalius, así que algún día tendré la oportunidad de matarte por haberme traicionado, y eso va para ti también Maina, no siempre tendrás el apoyo de nuestro señor, así que ten cuidado
    -Lo tendré Hans, lo tendré…

    Dartaros guarda su espada y se retira junto a los otros Generales, mientras tantos Arthur regañaba al soldado…

    -¿Qué pretendías con eso? Sabes que Dartaros busca la excusa para matarte... ¿Por qué no respondes?
    -…- el soldado guarda un momento de silencio -Lo lamento señor, sólo cumplía con la orden- contesta en su defensa
    -¿Y cuál es esa orden?- pregunta algo curioso el general
    -Esperarlo hasta que terminara la Asamblea de Guerra
    -… Dios… ¿No se te ocurrió esperar en otro lugar?
    -No señor…
    -Como sea, ve con Alice, tengo que darles la siguiente misión
    -Si señor- responde el soldado poniéndose en marcha, en eso el general lo detiene
    -Una cosa… ¿Hasta cuándo vas a seguir así?
    -……- el soldado no dijo nada, y siguió con su camino. Arthur lo veía marcharse algo preocupado
    -Ya han pasado 5 años desde que te nos uniste… pero aun posees esa mirada de muerto, lo lamento Dan, no he podido protegerle como corresponde… (Suspiro) será mejor preocuparme por mis asuntos…

    Después de recorrer un rato el lugar, aquel soldado llega a las barracas donde se encontraba Alice entrenando junto a Kurio, en eso Kaze se acerca al soldado…

    -Por fin te encuentro ¿Dónde estabas?
    -Afuera del salón de guerra, estaba esperando al General Maina
    -Que frio lo dices- dice Kaze algo mezquino –Pero era de esperarse de ti
    -…… ¿Para qué me buscabas?
    -Para entrenar ¿Para qué más seria?, me he enterado que últimamente recibes bastantes daños en batalla, y el capitán de la brigada no está nada contento
    -No te metas en mis asuntos
    -¡Así como vas, no tardaras en morirte!- grita Kaze muy molesto
    -Eso sería lo mejor…- al decir aquellas palabras, de la nada una mano aparece y de la una gran bofetada al soldado, pero este no hiso nada
    -¿Es así cómo ves las cosas?- dice Alice, estaba a punto de darle otra bofetada, pero Kurio la detiene
    -Eso ha dolido, el general estará pronto, nos dará nuevas órdenes, si me disculpan iré a preparar mi equipo- el soldado se retira muy tranquilo, como si nada hubiese pasado, lo que cabreó aun mas a Kaze y a Alice
    -Alice, Kaze… ¿Por qué se calientan la cabeza con ese fantasma?
    -No le llames así Kurio, aunque digas la verdad- dice Alice más calmada –Sigamos con el entrenamiento

    Ya en la tarde, todos los soldados de la cuarta brigada estaban reunidos, cada escuadrón con su respectivo capitán, y entre esos soldados estaba Alice y el soldado. En eso se acerca el General Maina, y comienza una reunión con los capitanes. Después de un buen rato, cada capitán se retira con su escuadrón a cumplir su misión. Saliendo del castillo del castillo del Arthur cada escuadrón se marcha a un lugar distinto.
    Habían pasado tres días de viaje y el 5 escuadrón llego a su destino, una aldea que escondía a los potenciales enemigos de Los Caballeros del Caos, los Okrams. Los soldados se agruparon afueras del pueblo, el capitán comenzó a dar las indicaciones de invasión, ya preparados, el escuadrón comenzó su asalto tomando a la aldea totalmente desprevenida sin embargo estos no tardaron en oponer resistencia, la cual fue en vano. Mientras combatían, los civiles huían, pero eran atrapados por los soldados del caos, aquel joven soldado apreciaba el arte de la guerra, mataba y veía morir, cuando se dispuso a detener a los civiles, recibe un fuerte golpe por parte del enemigo, fue tan fuerte que le destruyo parte del casco, por lo que el soldado se lo retiró para combatir más cómodo, saco su espada y lo mato de un solo sablazo, continuando con su anterior propósito, se topa con un extraño hombre que estaba dispuesto a dar su vida por los civiles, aquel hombre del abrigo y sombrero claros, desenfunda una espada y junto a él, una joven de ojos dorados, lista con arco para apoyarle, el soldado quedo sorprendido, algo en ellos le parecía familiar lo que produjo una confusión en su interior, en eso el hombre encapuchado aprovecha la oportunidad y lo ataca pero el soldado se defiende mas no a tiempo por lo que recibe un fuerte golpe, sin importarle su estado físico no retrocede por lo que la espada logra cortarle pero a su vez, el soldado lo golpea enviándolo hasta donde la chica

    -¡Raetza!... ¿Cómo te encuentras?- preguntaba la joven muy preocupada
    -Tranquila Amy, sólo me ha golpeado, no es nada de qué preocuparse, pero tampoco debemos confiarnos, ese sujeto no se anda de bromas
    -Lo sé- dice la chica preparando su arco y apuntando al soldado, pero este no parecía importarle y la miraba fríamente, en eso la chica baja su arco sorprendida por lo que estaba viendo, aquel espectro frente a sus ojos, aquel soldado que acababa de repeler a Raetza, su mirada fría y vacía envolvía el corazón de Amy, por alguna razón el soldado desistió de su ataque y se marcho para apoyar a sus compañeros, los civiles escaparon y con ellos Amy y Raetza.
    Ya lejos del lugar de la batalla junto a los refugiados, Raetza y Amy se recuperaban de la situación…

    -¿Pasa algo Amy? No ha hablado nada desde que escapamos
    -Raetza…
    -Dime
    -Aquel soldado, aquel soldado era Andru
    -¡¿Qué?! ¡No puede ser! ¿Estás segura?
    -Mmm… no quiero creerlo, pero era él, aunque algo era distinto, su corazón estaba vacío, no pude sentir emoción alguna… me preocupa
    -Entiendo lo que quieres decir, cuando me enfrenté a él, ni se inmuto por mi ataque, pero de algo debemos estar seguros…
    -¿De qué?- pregunta ella muy curiosa
    -Que aun sigue con vida
    -Para mi pareció que estuviera muerto…
    -Amy… será, recemos por encontrárnoslo en algún momento y poder charlar como en los viejos tiempos, además de poder venderle mis nuevos productos
    -Eso espero Raetza… eso espero…

    Mientras tanto en la aldea, la batalla ya estaba acabando y los soldados terminaban de tomar la vida de las victimas restantes, y entre los que ya habían acabado estaba el soldado, meditando, tratando de entender por qué había dudado, no era normal en el…
    Terminó la jornada y el escuadrón regresó al castillo de la cuarta brigada con el botín y varios esclavos para sus distintos fines. Después de de unos días llegaron al castillo, los esclavos se fueron a las mazmorras y los soldados siguieron con sus asuntos hasta la próxima misión.
    En algún lugar de las barracas, Alice se encuentra con Kurio y Kaze los cuales andaban comentando algunas cosas…

    -¿Y esas caras chicos?- dice Alice muy curiosa
    -No me lo vas a creer Alice- dice Kurio muy sorprendido –El fantasma está entrenando como nunca desde que llego, es como si fuera otro
    -¿Por qué no le das una mano?, aprovecha que esta de animo
    -Ya veo, entonces iré- dice Alice con una leve sonrisa -¿Ustedes no vienen?
    -Tenemos trabajo- responde Kaze algo serio, como de costumbre
    -Entiendo, entonces nos vemos chicos

    Alice se despide y va a donde estaba el supuesto fantasma. Al llegar, Alice comprobó las palabras de Kurio, en realidad estaba entrenando muy arduamente, se sentía una extraña aura en el, como si dejara salir todo aquello que llevaba reprimido estos últimos años. Al acercarse para hablar con él, descubre que estaba herido y que aun sangraba a pesar de estar bien vendado, en eso, Alice le da un puñetazo para hacerle entrar en razón, el soldado se molesta quejándose, algo que sorprendió a Alice

    -¡Eso dolió!... maldición ¿A caso no sabes hablar que siempre usas la fuerza?
    -Has contestado…- Alice sonríe sutilmente, se sentía satisfecha –Han pasado 5 años desde que vi una reacción en ti Andru, me alegra poder verte así
    -…- Andru guarda silencio, no sabía que decir
    -Por cierto, ¿No piensas curarte esa herida?
    -… No pasa nada… después de todo soy un maldito demonio… 5 años ¿eh?
    -Sí… ¿Qué tal si tomas un descanso?
    -Por alguna razón siento ganas de seguir entrenando, necesito liberar esta tensión, me está agobiando
    -Entonces te acompaño
    -Prefiero que sólo me hables, no quiero hacer algo de lo que pueda arrepentirme
    -(Algo le ha pasado…) Como digas. Andru
    -¿Qué Alice?- responde Andru mientras practicaba
    -Nada… sólo recordé el día en que llegaste al castillo principal
    -Ah… ya hace 5 años… en esa época era un total idiota y temerario, nunca pensaba con claridad en las situaciones, por algo he acabado donde estoy… pero por alguna razón no me molesta, bueno, si me molesta, pero no del todo…
    -Tienes razón, pero aun no puedo entender como fuiste capaz de hacer tal cosa, menos mal que mi padre estaba en el lugar
    -Ya recuerdo…

    Hace 5 años atrás…
    Dartaros llegaba al castillo principal, y entre los esclavos acumulados en el camino, se encontraba Andru, todo destrozado por aquella batalla en la que perdió todo. Cuando iban entrando, los soldados miraban a la carne nueva, o alguna muchacha para divertirse con ella. Ya reunidos en el centro del patio, el señor del caos estaba en el lugar conversando con Dartaros, y entre los soldados Alice buscaba algún buen recluta para su padre, mientras los admiraba, se percata que entre ellos estaba Andru, rápidamente se va donde Arthur para que lo reclutase antes que otro general se lo llevara o se convirtiera en muñeco de prueba para los exámenes de ascenso. Dartaros termino de hablar con el señor del caos y ambos se acercaron a ver las presas recolectadas, cuando pasaron al lado de Andru, el señor del caos del caos se detuvo junto él, lo quedo mirando un momento, en ese instante una figura venia corriendo muy rápido, cuando el señor del caos se percato de eso, se distrajo un momento y el instinto asesino de Andru afloro y salto al ataque pero sin que nadie se diera cuenta, por detrás de él, una mano se poso sobre su cabeza y lo azoto sin cuidado contra el suelo reteniéndolo, era el general Maina que había llegado, Andru trataba de zafarse, el general lo golpea sin importarle nada y se acerca a su oído, y con sutiles pero serias palabras logra calmarlo… “Ya eres hombre muerto, así que no Insistas”, un susurro inaudible. Andru se calmo y todo ese deseo se esfumo, desde el público, Kaze y Kurio se acercan por una señal del Arthur y toman a Andru, ene so Dartaros se rehúsa, Arthur se había dado cuenta del estado del joven, por lo que no dudo en defender su decisión de adquirirlo, en eso recuerda la propuesta y preguntó a Andru… “Y ahora ¿Te unirás a mis tropas?”, Andru lo miro, una mirada vacía reflejaba sus ojos y sin pensarlo… “Ya no me queda nada, ahora te pertenezco”. Escuchando eso, el señor del caos lo toma como una decisión y acepta el deseo de Arthur.
    Así pasaron los 5 años, y en cada uno, el espíritu de Andru iba desapareciendo hasta convertirse en un mero cuerpo y totalmente vacío, sin problemas para el combate… no hasta hace algunos días…

    -Alice… ¿realmente estuve muerto en vida?
    -Si… pero parece que has comenzado a recuperarte… ¿Hay alguna razón?
    -En la misión anterior creo que vi a Amy y a Raetza, más bien me enfrente a ellos, estuve a punto de matarlos, pero los dejé ir… eso me ha tenido inquieto, quiero recuperar mi libertad, pero para eso debo hacerme más fuerte, liberar aquello que he reprimido, después de todo, es lo único que poseo
    -¿Y qué es eso?
    -Eso Alice- dice Andru serio, pero con una sonrisa satisfactoria –es “El legado del Dragón”
    -Tengo ansias por verlo- dice Alice más alegre por ver el entusiasmo que presentaba Andru
     
  14.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    5280
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 2: Examen “Fist of Dragon”

    -De aquí en adelante, ya no existirá un dialogo, D a tenido que retirarse, pero me encuentro yo, Damián (Suspiro) aunque no será lo mismo sin él… espero que lo disfruten……

    Después de un arduo día de entrenamiento, la noche fue más placentera que nunca, pero aquella vieja costumbre nunca se olvidaría, Andru se fue a descansar en el rincón de siempre, sentado y con su espada en mano, por si algún percance llegara a suceder durante su descanso. Llegado el otro día el 5 escuadrón se prepara para una nueva misión, pero esta vez sería distinto, algo dentro de Andru comenzaba a avanzar, aquella mirada vacía mostraba una gran determinación. El escuadrón partió a una región alejada, cerca de las montañas que rodeaba el antiguo hogar de Andru. Al llegar, el capitán explico la misión, en eso Andru pregunta…

    -Señor, ¿Algún requisito en particular para esta misión?
    -Te noto más motivado que de costumbre, y ahora que lo mencionas, necesitamos la mayor cantidad de reclutas posibles, nuestras filas están algo bajas ¿Escucharon todos?
    -¡SI SEÑOR!- contesta el escuadrón
    -…… ¿Qué haces Andru?
    -Sólo me preparo para la batalla- responde mientras se quitaba parte de la armadura
    -Estás loco, te estás exponiendo mucho
    -¿Tú crees?- pregunta mientras dejaba casi toda su armadura, sólo se dejo las botas, los guantes y la pechera, lo más ligero posible, ya cómodo, alza su mano al frente y de este comenzó a desprenderse una energía obscura, muy particular de él. Sus compañeros estaban asombrados por lo que hacía Andru, ningún soldado de bajo rango era capaz de hacer tal cosa, y en eso de la mano de Andru, un largo bastón se materializa, el capitán se percato de la habilidad, pero era momento de la misión
    -¡A la marcha mis soldados!- ordena el capitán y todos parten a la misión, y entre ellos un Andru muy entusiasmado pero no conforme con sus actuales actos.
    Después de un rato, la batalla termino y con ella un gran botín de esclavos, la mayoría atrapados por Andru, el bastón le fue más útil que las espadas de sus compañeros. Ya conformes, volvieron al castillo, tres largos días en los cuales Andru aprovecho para reflexionar. Al llegar, el capitán se reúne con el general Maina, tenía que tratar algo muy importante, mientras tanto, Andru se reúne con Alice, se veía algo inquieta…

    -¿Pasa algo Alice?- pregunta Andru con su ánimo muy dejado
    -No… pero a ti sí que te pasa algo, te noto algo desanimado
    -Es sólo que no estoy de ánimo, pero dime ¿Qué pasa?
    -… Sabes, creo que hay una forma de que cumplas tu objetivo
    -¿En serio?- Pregunta Andru animándose como nunca
    -Sí, pero hay una condición, y esa la determina mi padre
    -Ya veo… pero si ese es el caso, no pierdo nada con intentarlo, ahora ¿De qué trata?

    En eso el capitán de Andru aparece junto al general Maina…

    -Andru, el general tiene algo muy importante que comentarte, y debo aconsejarte que no desperdicies la oportunidad
    -Veo que tú también estas aquí Alice, así me ahorro de buscarte. La cosa es que quiero que ambos tomen el examen de asenso, por tu parte, Kurio me ha confirmado que ya estas lista; en tu caso Andru, lo estuve pensando bastante tiempo, si no fuera por Dimitri, no habría podido tomar la decisión, así que dime Andru ¿Aceptas el desafío?
    -… no entiendo nada… ¿Qué clase de examen es ese?- pregunta Andru muy intrigado
    -Me sorprende que no lo sepas, ya que llevas 5 años, pero bueno, es para ver si calificas al rango de Elite Caos para así trabajar directamente bajos mis órdenes…
    -Es una tentadora oferta… ¿esto era a lo que te referías Alice?
    -Si ¿y qué dices?
    -Acepto, tengo curiosidad de ver que tan hábil soy
    -Me alegro escuchar eso- dice el General satisfecho por la respuesta –Alice, seguirás entrenando con Kurio y tu Andru, iras con Kaze, si tienes alguna duda le preguntas a él, bueno, los veo dentro de dos semana, olvídense de que irán a alguna misión, sólo entrenaran, nos vemos en una semana…- dice al irse a atender sus asuntos.
    -Ya escucharon ustedes, quedan exento de todo trabajo (suspiro) lástima que perderé un buen soldado, nos vemos y espero que les vaya bien- el capitán se retira y ambos chicos parten donde el dúo del general Maina <ya que siempre están con él>.

    Al llegar junto a ellos, el dúo los esperaba muy impacientes, especialmente Kurio <el más animado de los dos>.

    -Habéis tardado demasiado… Kurio, llévate a Alice y comienza con el entrenamiento, tu fantasma…
    -No me llames fantasma, prefiero soldado
    -Como digas soldadito, vámonos, tengo pensado un tortuoso entrenamiento- dice Kaze con una sonrisa maniaca en su rostro, inclusive para Kurio era muy raro verlo así, por lo que se asusto un poco
    -Ten compadezco Andru jajaja, vamos Alice
    -Ah… (Susurro) ¿Por qué lo compadeces?
    -SE-CRE-TO jajajajajajaja

    Así comenzó el entrenamiento, especialmente para Andru, arduos castigos, fuertes pruebas, un gran rival, era otro nivel para ellos, nunca habían visto a esos dos mostrase en serio.
    Dos días ante la prueba, Kaze y Kurio tomaban un descanso, Andru aprovecho el momento para recordar el entrenamiento de su abuelo, las 3 reglas básicas del estilo caos… Analiza y aprende del oponente, contraataca con su propio poder y termina con algo de tu propio reparto… o algo así…

    -¿En qué piensas Andru?- pregunta Alice
    -Sólo recordaba algunas cosas… ¿Cómo te ha ido con el entrenamiento?
    -Algo exhausto, pero ya estoy acostumbrada, no es primera vez que entreno con Kurio, ¿y tú?
    -Es agotador, no debí dejar pasar estos cinco años, siento que he perdido bastantes cosas, especialmente de mi mismo, por eso quiero recuperarlas… menos mal que aun recuerdo como hacer la materialización
    -¿Materialización…? ¿Qué es eso?- pregunta Alice muy interesada en el tema
    -Es el arte de poder crear objetos con tus poderes, algo como esto- Andru abre su mano y materializa una pequeña daga, Alice quedo impresionada –Es algo muy útil en el campo de batalla- Andru se percató del interés de ella -¿Quieres que te enseñe?
    -¿Harías eso por mi?
    -Si tú quieres
    -Enséñame- dice Alice muy emocionada, a su vez Andru se alegro por la respuesta.
    -Kurio, Kaze, nos tomaremos estos dos días para aprender algunas técnicas especiales
    -¿Seguro chicos?- pregunta Kaze
    -Déjalos Kaze, ya estoy cansado, además tú sabes…
    -¿Saber qué?... ah ya entendí, no se lastimen (el general puede enojarse jajaja)

    Andru y Alice se van a un lugar despejado y comienzan el entrenamiento que Andru recibió de Dan, y así pasaron dos los días restantes para la prueba.
    Estaba soleado, el viento soplaba suavemente, un día perfecto para el examen, eso decía Kaze y Kurio que estaban en las gradas a un lado del balcón de los generales y el señor, todo cambió cuando vieron al instructor, o mejor dicho, a la instructora, la generala más despectiva de los 5 generales, la terrible Shana

    -Y he aquí a los malditos bastardos que harán el examen, menos mal que son pocos, a ver 2 de la primera brigada, 1 de la segunda, ninguno de la tercera, 2 de la cuarta, y ninguno mío…, bueno basura, vayan a la línea de espera (esto es tan aburrido… de seguro que sólo aprueba 1

    Los soldados se dispusieron a moverse, cuando Alice se iba a unir a la fila, Andru la detiene, Shana los ve y se acerca molesta

    -¿Por qué no han ido con la fila? ¿Acaso estáis sordos o ciegos?- pregunta Shana con evidentes intenciones de expulsarlos, pero Andru con una actitud serena le responde
    -Usted dijo que la basura fuera para allá y a mi parecer mi compañera y yo nos consideramos soldados y no basura como usted pretende llamarnos
    -De hecho a mis ojos no sois más que mera basura, pero me impresiona tu valentía y la de la chiquilla, soldados fórmense en la fila
    -SI MI LADY- responden ambos, su actuar no le gusto a los examinados, pero a la pareja no le importaba.
    -Bueno, el examen consiste en tres etapas, para aprobar sólo debéis pasar las 2 primeras pruebas, la tercera definirá su rango de elite, pero tengan en cuenta esto, si falláis en la primera, no podrán seguir con la segunda, y no sólo eso, olvídense de intentarlo otra vez, así que, o pasan o se joden. Que pase cualquiera de los dos de la primera brigada.

    El soldado se acerco a la arena y en eso la generala Shana saca su espada y la entierra en la en el suelo y frente al soldado aparecen unos extraños soldados con distintas armas, similar a Shana

    -Tu primera prueba será enfrentar a mi legión <Soldados espectrales que apoyan en la batalla>, siendo el examen para elite, no deberías tener problema en derrotar a los 15, ya que un elite debe valer a lo mínimo por 15 soldados, esto va para todo el restos, ahora… ¡COMIENZA!

    Y así empezó la primera prueba, el soldado trato pero fue inútil, a pesar de haber derrotado a unos cuanto cayo por la increíble fuerza de la legión, ya fuera de la arena, continuo el segundo soldado, este se veía distinto, mostraba una mirada fría, cuando comenzó el combate, agarro su espada que estaba en su espalda y sin desenfundarla espero a que fuera rodeado, cuando eso ocurrió en un abrir y cerrar de ojos una extraña ráfaga de viento despedazo a la legión, pasando así la primera prueba

    -Esa técnica- dijo Andru –Yo la conozco…
    -¿De qué hablas?- pregunta Alice
    -Esa técnica es la misma que usaba el Capitán Brahms, no creía que alguien de menor nivel supiera hacerlo… por alguna razón me emociona
    -¿Ese no es el capitán que asesinaste?
    -En efecto, pero eso ya quedo en el pasado…

    El soldado dejo una gran impresión en Andru. Continuando la ronda, el otro soldado de la segunda brigada comenzó su prueba, mientras combatía, sus brazos y piernas cambiaban de forma en el momento de atacar, era la técnica de materialización llevada a otro nivel, Andru lo miraba atentamente, no despegaba su vista sobra cada movimiento de su oponte, después de un rato la batalla acabó consiguiendo una victoria sin daños. Era el turno de la pareja, Alice decidió ir primero, estaba ansiosa por ver los resultados del entrenamiento.
    Estaba en el centro de la arena con dos espadas, cada un emblema elemental, Shana convoca a la legión y esta comienza su ataque, en un comienzo Alice bloqueaba los ataques con un poco de dificultad

    -(Al parecer la hija de Arthur no es tan buena como pensaba)- se comentaba a si misma Shana

    Sin embargo la situación dio un giro de 180º, la legión comenzaba a tener problemas contra Alice quien materializo su poder elemental en las espadas recubriéndolas de hielo y fuego, cada legión que Alice tocaba o se congelaba y rompía o se calcinaba, su defensa era casi absoluta, no podían acercarse por la espalda sin quemarse o por el frente sin congelarse, la batalla no duro mucho, por lo que la victoria de Alice perfecta.

    -(Creo que me he equivocado… esa chica puede llegar a ser mejor su viejo… ahora queda ese chico), tu soldado, no tardes y toma tu puesto

    Andru se acerca a la arena, pero a diferencia de todos el no llevaba ni armadura ni armas, algo que extraño al espectadores

    -(susurra) Ahora les mostrare lo que es un verdadero guerrero

    La legión se levanta y ataca Andru, en ese instante materializa a Claymore y utiliza la técnica original de Brahms, la “Ráfaga” y elimina a unos soldados, luego desaparece la espada y de sus manos aparecen unas cadenas, la legión se reagrupo pero Andru no espero y los ataco, cada legión que era tocada explotaba por los cambios de temperatura, una idea tomada de Alice, ya sólo quedaban tres legiones y Andru guarda las cadenas y materializa a Valefort y termina, sin embargo se aleja y entierra la espada en el suelo igual que Shana y detrás de las legiones aparecen tres sombras de ojos rojos que despedazan a las legiones, Andru no sólo había aprendido las habilidades de los demás, sino también la de la generala Shana quien estaba realmente asombrada y con esto concluyo la primera etapa del examen. Shana se acerca muy desafiante…

    -¿Dónde aprendiste eso?
    -Hoy mismo, sólo la vi hacerlo y lo intenté…
    -(Este chico tiene un extraordinario potencial…) ¿Cuál es tu nombre completo soldado?
    -Andru Malcovish, futuro elite del caos
    -(Malcovish… se parece demasiado a Dankalius…), está bien Andru, ve a formarte

    Todos estaban impresionados de la habilidad de Andru, para Alice no era la primera vez que lo veía hacer eso, sin embargo nunca a esa escala…

    -Bueno soldados, sólo uno reprobó el examen para siempre, los demás descansen 10 minutos, ya que la segunda prueba no será tan fácil, Arthur necesito hablar contigo, ustedes dos también- apuntando a Kaze y Kurio.
    -¿Qué pasa Shana?
    -Tus soldados no son normales, especialmente Andru…
    -¿A qué quieres llegar Shana?
    -La razón por la que no dejaste que Dartaros lo matara era por un favor a Dan ¿O me equivoco?
    -Correcto, además de que es un gran soldado… es impresionante como el nieto se asemeja al abuelo
    -Ah… ustedes dos tendrán la misión de vigilarlo, hay algo que necesito comprobar
    -Como diga mi lady, Kaze, vamos
    -Una cosa más… limpien este lugar antes de la prueba- ordena Shana con una gustosa sonrisa
    -¬¬ Como diga…- yéndose con Kaze
    -Arthur, ¿Crees que se vuelva un demonio con nuestro Maestro?
    -Tenlo por segura que ya lo es… y peor que Dan

    Ya pasados los 10 minutos y la arena limpia por Kaze y Kurio, da comienzo a la segunda prueba del examen.

    -Ya habéis demostrado vuestro poder, pero ahora necesito saber que tan hábil sois, no siempre el entorno esta de su parte, así que pasareis un pequeño tramo en el cual sólo sus instintos los ayudaran, no podréis usar nada más que sus habilidades natas, ni técnicas, ni armas, nada… tienen sólo tres minutos para terminarlo
    -Disculpe Mi Lady… ¿Cuál será el tramo?- pregunta Andru
    -Buena pregunta Andru- Shana junto a Arthur crean un portal con sus espadas –Entrareis por aquí y saldréis por la otra cara, sin embargo al lugar que afrontaran es un laberinto, si no salen dentro del tiempo, ténganlo por seguro que no veréis la luz del sol nunca más… así que decidid ahora mismo, si os retiráis dejaré que intenten el examen una segunda vez, así que los que estén seguros un paso adelante

    Los 4 participantes no dudaron y dieron el paso hacia adelante, la generala Shana estaba impresionada, pero no bastaba con tener valor y fuerza para ser un gran Elite, sus habilidades innatas era lo único que los salvaría de esta prueba, una que al parecer Andru conocía muy bien…

    -Entonces soldados- dice Shana con una voz imponente –Tenéis sólo 10 minutos para terminar el tramo, así que parte soldado de la primera brigada

    Y así fue, aquel soldado entro y salió antes de los 10 minutos, totalmente ileso. Era el turno del otro soldado de la segunda brigada y de igual forma entro y salió, pero este tuvo problemas dentro, estaba algo lastimado.

    -Parece que no sólo es un laberinto Andru…- dice Alice algo preocupada
    -Tranquila, el Laberinto de Valefort es simple, lo malo es que posee muchas trampas, por lo que es mejor confiar en tus instintos que en tus pensamientos, si dudas… saldrás como él, o incluso pueda que no salgas, así que sólo ve y corre
    -¿Cómo sabes tanto de ese lugar?
    -Solía entrenar bastante cuando pequeño, mi abuelo lo usaba conmigo muy a menudo, pero gracias a eso pude mejorar mi habilidad innata para aprender las técnicas enemigas, en la batalla el instinto es algo muy útil, pero no recomendable.
    -Ya veo, en ese caso iré primera

    Alice se acerca a la entrada, tomo un poco de aire y corrió a dentro… bastó sólo 6 minutos para terminar el misterioso trayecto, el cual completo sin ningún rasguño.

    -Es tu turno Andru, suerte- dice Alice
    -No creo que la necesite, pero gracias- Dice Andru mientras se dirigía donde los generales. Al llegar, este se queda parado frente al portal –Me preguntaba una cosa…- dice Andru sin dejar de mirar el portal
    -¿Qué cosa?- pregunta Shana
    -¿Sería posible abrir el Pasaje de Galamoth?, el laberinto de Valefort lo conozco como la palma de mi mano, sólo me gustaría saber si es posible
    -(Acaso, ¿Acaso Dan ha entrenado a usado el laberinto con ese chico?) ¿Ya has entrado antes?
    -Cuando niño… casi pierdo la vida varias veces, inclusive estuve vagando dos días sin comer hasta salir, pero después fui capaz de cruzarlo normalmente, sin embargo, el laberinto de Galamoth… hasta el día de hoy no he podido completarlo
    -¿Por qué razón? (Ese lugar no es complicado, pero si se trata del guardián…)
    -No tarde en terminarlo, pero nunca pude zafarme de la trampa que lo hace complicado
    -Está bien… Arthur, abramos el portal
    -Como gustes Shana

    Aquel portal cambió a un color obscuro, Andru entró muy decidido. Ya dentro, el lugar no había cambiado para nada según lo que Andru recordaba, aquel paraje desolado repleto de ruinas, aquella neblina densa, perfecta para una emboscada, realmente no había cambiado nada. Andru comenzó a recorrer el lugar, estaba buscando algo. Al acercarse a una estructura, esta se derrumba y sale una inmensa mano que casi atrapa a Andru, del suelo comenzó emerger un gran ser, era 20 veces más grande que Andru, aquel enorme humanoide con esas impresionantes armas se impuso ante Andru.

    -Esa esencia- dice con una profunda voz que atravesaba el alma de Andru –Un dragón del Caos… el mismo que casi devoro hace 16 años atrás… -exhala el gigante, un sentimiento de de ultratumba recorrió todo el lugar –He esperado mucho tiempo por este momento
    -Lo lamento, pero yo no lo tengo, así que vamos al grano Galamoth
    -¿Qué te hace pensar que aceptaré alguna propuesta?
    -No la aceptarás, obedecerás mis órdenes
    -¡JAJAJAJAJAJAJA!- se reía el gigante
    -(No me queda tiempo), si no me tomas en serio, me veo obligado a usar la fuerza
    -¡ADELANTE! -le grita el gigante

    Andru materializa una espada cualquiera y se lanza al ataque, el gigante deja caer el filo de su masa haciendo temblar todo a su alrededor lo cual desestabilizo a Andru y lo puso a disposición de Galamoth el cual lo golpea sin dezmero azotándolo contra las paredes que apenas se sostenían, Andru estaba dañado, pero no lo suficiente para impedirle continuar su batalla

    -Jajajaja, aun sigues siendo fuerte estúpido monstruo, pero eso no impedirá que te derrote, obtendré tu alma a como dé lugar, se lo prometía Dan- dijo Andru con una satisfactoria sonrisa, la cual no inmuto al temible gigante el cual continuo con su insistente ataque, sin embargo Andru comenzaba a adaptarse a su oponente, podía acercarse a su velocidad, pero aun no era capaz de igualar su fuerza –Maldición, me quedan como 4 minutos
    -¿Pasa algo?- dice la bestia con una endemoniada mirada –Ríndete- dice al levantar su báculo del cual comienza a lanzar rayos por doquier

    Andru comenzó a esquivar todo los rayos, pero más de alguno lograba acertarle. El gigante ceso para ver su imparable ataque, el polvo se disipo y ahí estaba Andru con su armadura totalmente dañada, sangrando, mas no se veía fatigado, estaba firme para continuar

    -Eres persistente humano…
    -No soy un humano, yo soy… ¡UN DRAGÓN DEL CAOS!

    Andru se abalanza por última vez, sus ojos rojos impactaron a la bestia que no tuvo tiempo de reaccionar recibiendo el golpe directo de Andru, sin embargo en el momento del impacto, su espada materializada se rompe fácilmente, como un cristal desasiéndose por completo, no había causado ningún daño a Galamoth, realmente estaban en niveles distintos, igual que aquella vez…

    -Impresionante… pero no lo suficiente para dañarme…- dice Galamoth atrapando a Andru con su gran mano –No importa quien venga, ni siquiera el que me aprisiono en este lugar pudo derrotarme, yo soy invencible- Galamoth levanta a Andru, sus ojos miraban a través del alma de este
    -¿Por… por qué (tose) no acabas… conmigo?- pregunta casi sin aire
    -Me interesa tu alma, pero no me eres útil…
    -Más… mas encima me desprecias (tose)
    -¡Silencio!- Galamoth lanza con todas sus fuerzas a Andru contra el suelo –Escucha mis palabras dragón, no puedo salir de este lugar, mas no mi alma…
    -Vete al grano que no me queda tiempo- dice Andru muy exhausto
    -Te daré lo que pides a cambio de mi libertad
    -Especifícate
    -Un pacto… me convertiré en el arma que tanto has deseado a cambio de la mejor sangre de tu mundo
    -La mejor sangre… me niego, soy un guerrero, no un asesino
    -Puedo ver en tu alma que muestra lo contrario, están destinado a caminar por el sendero de la muerte, así que sería un trato muy justo
    -Te propongo esto, te daré el gozo de la batalla, pero no te aseguro la muerte de las víctimas, sólo si es necesario los mataré ¿Qué dices?
    -Una tentadora oferta… acepto

    El gigante tomo a Andru entre sus manos y lo miro fijamente, el cuerpo de ambos comenzó a liberar una extraña energía obscura, la de Galamoth era más siniestra que la de Andru

    -Tu alma queda condenada a cambio del poder de mi alma, este pacto has sellado con la sangre que has derramado de tu cuerpo, si osamos traicionar el uno al otro, nuestras almas serán atrapadas en el peor de los infiernos… el pacto ha sido sellado… ¡JAJAJAJAJAJA!- dijo Galamoth convirtiéndose en pura energía que se introdujo en el cuerpo de Andru, concentrándose en su espalda. Al ser totalmente absorbido, Andru cae al suelo, su ropa estaba algo rasgada, y en su espalda el tatuaje de la bestia estaba marcado y en su mano derecha la espada que simbolizaba su poderío… la espada demonio… “Galamoth”.

    Mientras tanto desde el otro lugar, Shana y Arthur se estaban preparando para terminar la prueba, el tiempo límite estaba por cumplirse, Alice comenzaba a preocuparse, mientras que los otro soldados se reían de lo inútil que resulto ser Andru

    -Arthur, ya es hora, si no lo sellamos, pueda que el demonio se escape…
    -¿Y Andru?
    -A estas alturas ya lo debe de haber devorado
    -…. No estoy de acuerdo, pero tú eres la jueza en este examen y tus palabras son la ley… lo lamento Andru

    Ambos generales se dispusieron a sellar el portal, en ese instante una espada salió del portal quedando empalada en la pared, ambos generales se sorprendieron y al mirar, Andru comenzó a salir del portal, estaba muy lastimado y su traje muy dañado pero el aun se mantenía firme ante la situación…

    -Lamento el retraso, me entretuve un poco- decía mientras se dirigía en busca de la espada, al darle la espalda a los generales, estos quedaron asombrados al ver el tatuaje de su espalda, la marca del guardián.
    -Arthur… el derrotó al guardián que nuca pudimos enfrentar
    -Sabía que era capaz de mucho, pero nunca creí que tanto…

    Desde las gradas Dartaros miraba encolerizado, al ver que el chico poseía el poder del guardián, un poder que trato de conseguir en su juventud pero que su maestro nunca le permitió…

    -Has vuelto Andru, aunque… ¬¬ algo lastimado ¿Qué pasó ahí adentro? ¿Y esa espada?- preguntaba Alice muy insistente
    -Yo fui a un lugar distinto, ahí me enfrenté a un poderoso demonio, esta espada es la forma material de su alma al igual que el tatuaje en mi espalda, un nuevo poder a mi colección
    -¿Qué colección hablas?- insiste Alice
    -De demonios, pero esa es otra historia… ahora aprovecharé de descansar antes de mi próxima prueba- dice tomando la espada y sentándose apoyado a la pared.
    -Si tu lo dices (Es un tipo raro con muchos secretos… ¿A que se referirá con los demonios?)

    -Visto que Andru salió del lugar fuera del tiempo, me veo en la obligación de declararlo…- dice Shana pero es interrumpida desde el balcón de los generales
    -Aprobado- dice aquel hombre. Todos miraron, el mismo señor del caos lo había aprobado, todo los generales quedaron asombrados por la decisión –Lady Shana, por favor continua con el examen
    -S… Si Señor- responde algo presionada. Su corazón estaba a mil, era primera vez que el Señor del Caos interrumpía un examen. –Bueno, entonces viendo que han aprobado, desde hoy sois considerados Elites Caos, sin embargo haré una última prueba, con esto determinaré vuestro Rango de maestría. Ya saben el orden, así que adelante soldado
    -Disculpe General ¿En qué consiste la prueba?- pregunta el soldado de la primera brigada quien esperaba en el centro de la arena
    -Es cierto, mostrarán una técnica de su repertorio la cual me dirá su nivel de maestría, según eso les daré su rango elite, así que comienza

    El soldado se posiciona en el centro de la arena, en el lugar comenzó a correr una sutil brisa que poco a poco se torna en una poderosa ventisca que se concentra en su puños

    -Técnica de viento, ¡Explosión de Aire!- la ventisca cesó y soldado golpea el suelo creándose una gran onda expansiva de poderosas ráfagas que destruían y cortaban todo a su paso
    -Bien hecho soldado, una gran control sobre el viento… ¿Tu nombre?
    -Dimitri
    -Bien, pero aun te falta mucho, rango B
    -Tsk, esperaba más…
    -El siguiente

    El otro soldado se posicionó en el centro, saco una pequeña daga y la enterró en el suelo y de este comenzó a emerger una gran cantidad de armas filosas dispuestas a empalar a quien estuviera sobre ellas

    -Nada mal, pero no lo suficiente, rango D, Alice…
    -Si…
    -Muéstrales de que está hecha la Belleza Salvaje
    -¿Qué es eso de Belleza Salvaje?
    -Sólo ve

    Alice se dispuso en el centro, miro el suelo un momento, respiro hondo y mantuvo un momento… exhalo y saco su espada…

    -¡Emerge Legión del Caos!- grita y alrededor de ella 8 entes muy similares a ella se levantaron del suelo al igual que la técnica de la general Shana –Cambiad su atributo ¡Fuego!- y estas se envuelven en llamas -¡Ahora Hielo!- y de la misma forma se enfriaron desprendiendo un gélido vapor –Descansen- dice guardando su arma
    -Impresionante, prometes mucho niña… sin embargo aun tienes un largo camino que recorrer, rango B. Por último Andru…

    Andru se levanto y guardo a Galamoth, se acercó al centro, cuando se disponía mostrarse, frente a él aparece el señor del caos, Andru lo quedo mirando, su presencia era muy poderosa, el ambiente cerca se sentía denso, su cuerpo no respondía como él deseaba, era peor que cuando se enfrentó a Galamoth

    -(¿Qué clase de monstruo es este sujeto?)
    -Joven Andru, yo seré tu oponente para juzgar el poder de tu técnica ¿Alguna objeción?- pregunto muy tranquilo pero aun así aquella atmosfera presionaba a Andru
    -No señor- contesta con un poco de dificultad, sabía que si era contra él, no serviría el control elemental o alguna de las técnicas aprendida de sus oponentes, mas no quedaba otra que usar esa opción

    Andru retrocede un poco y toma una pose de combate, el señor del caos se quitó su capa. Ahí estaban ambos, aquella enorme presencia contra el joven dragón

    - Arlum Qheminis- susurra Andru en eso una voz lo interrumpe
    -(Arlum Necturi elt Qheminis… usa ese conjuro)
    -¿A? “Arlum Necturi elt Qheminis”…- la mano derecha de Andru comenzó a brillar, su mirada estaba fija en el señor del Caos, si quería que su ataque surtiera el 100% de efecto, primero tendría que acercarse y lo intenta

    El señor del caos era más rápido de lo que aparentaba, sus movimientos simples pero efectivos incordiaban a Andru, pero su deseo de golpearle lo obligaba a esforzarse más y más, y cuando hayo el momento soltó su técnica sobre el cuerpo de su oponente -¡Fist of Dragon!- el puño impacto en el estómago del señor del caos el cual retrocedió muy poco por la fuerza, Andru se veía algo agotado, su cuerpo aun no había terminado de recuperarse de la batalla contra Galamoth por lo que con este ataque se consumieron sus últimas reservas, pero aun así disimulaba firmeza.

    -Nada mal- dice el señor del, en eso la armadura comenzó a quebrajarse donde Andru impacto su golpe, y así fue creciendo la fisura hasta romper gran parte de la armadura –Realmente fue un buen golpe, pero necesitas aprender a medir tu poder, Rango B, si logras demostrarme que eres capaz de perfeccionar eso, entonces serás rango A+, por ahora confórmate con lo que tienes- dice desvaneciéndose
    -Con esto, doy concluido el examen, pueden retirarse, Kaze, Kurio, limpien este desastre

    Alice fue dónde Andru para ayudarle, los espectadores se retiraron, pero los generales se quedaron, estaban asombrados por el poder del muchacho, desde ese momento se convirtió en una gran amenaza para sus planes, especialmente para Dartaros, pero desde ahora Andru ya no temería a nada…

    -Una extravagante batalla, no imagine que Galamoth estuviera allí… se hace aburrido hablar sin la presencia de D, será, ya falta poco para que nazca el verdadero demonio- decía Damián mientras leía la historia
     
  15.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    271
    Re: El Maestro del Caos

    Especial Nº1 segunda parte:

    Los 3 gandes generales, cada uno con un dsitintivo en particular... todos fueron alumnos de Dan...

    Arthur Maina: Conocido como el Señor de la Flama, o "El Ave de Fuego". Sus poderosos ataques de fuegos son imparables, y que desir de su tecnica especial... "Cataclismo" que consiste en la liberación de granb parte de su poder en una esfera de fuego que llega a parecer lava viva, luego la asota contra su oponente destruyendo todo a su alrededor... hasta ahora nadie ha sido capaz de detenrle. De Dan... no sé

    Shana: Conocida como El destello Balnco, o "El Tigre Blanco". Es muy diestra con las armas de larga distancia, su presision es incomparable, admeas de que posee el viento y el trueno a su favor, pero no se queda nada atras en combate cuerpo a cuerpo. Su tecnica especial es... "Toque Final" que consiste en darle con una flecha, bala o la punta de la espada en los puntos vitales de su oponente apoyada de su gran velocidad a la vez que los va electrocutando hasta hacerlos explotar, algo sadico diria yo...

    Hans Volhidner: Se hace llamar Dartaros en honor a Dankalius... a pesar de que fué el quien lo mató, era su mas fiel alumno, pero sus deseos de superioridad lo impulsaron a ser un total demente pero de gran capacidad estartégica... Su tecnica especial es "Vacio" que consiste en crear un vacio en el entorno de su oponente y aplastarlo con al presión generada por este vacio, fue la última tecnica que Dan le enseño.
     
  16.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    4944
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 3: “Encuentro… Decisión…”

    El examen había terminado y Alice junto a Andru celebraban en el bar que había a un costado del castillo de la 4ª brigada.

    -Bien hecho Andru, ambos aprobamos el examen con logros- decía Alice muy feliz con un vaso de cerveza, aunque Andru no se veía muy alegre -¿Pasa algo compañero?
    -No es eso, ahhhh- suspira. Andru se apoya en la mesa
    -No te preocupes, estamos claro que no fue justo que el Señor del Caos se interpusiera
    -¡Ahhh!, ni me lo recuerdes- dice quitándole el vaso y bebiéndoselo hasta el fondo –Esta cosa- dice Andru entrándole ganas de vomitar por el mal sabor
    -Guau, eres poderoso, pero cuando trata de sabores eres un saco
    -Esta es la primera vez que bebo cerveza ¿Qué más quieres?
    -Jajajajaja, Amy es capaz de beber más que tú, por lo menos ella se aguanta
    -Sí y se andan quedando dormidas sobre la mesa- dice recordándole el suceso de Rusento
    -Golpe bajo…
    -Hasta aquí llegará su celebración, el general los requiere- dice Kurio apareciendo de la nada
    -¿Qué…? ¬¬ Papa es un aguafiestas
    -oye Andru- le susurra Kurio -¿Alice ha bebido mucho?
    -Un poco… bueno, diría que un buen poco
    -¿Qué pasa Kurio? ¿Te nos unirás en la celebración?
    -No… vendrás conmigo a buscar algunas cosas, así que será mejor que vallas sólo donde el general
    -De acuerdo…

    Kurio se llevo a Alice, mientras tanto, Andru se reunía con el general en una pequeña biblioteca que frecuentaba mucho para planear sus estrategias

    -Bonito lugar señor- dice Andru evadiendo la mirada
    -Si… ¿Pasa algo?
    -No nada (Huelo un poco a alcohol… no es de mi agrado estar así)
    -Te felicito por tu ascenso, me impresiona que hayas logrado dañar al señor del caos, pero volvamos a lo que realmente interesa.
    -¿Una misión?
    -Sí, necesitas entrar en calor, así que esta será tu primera misión de Rango Elite, iréis sólo tú y Alice, necesito que investiguen una zona la cual muestra extrañas actividades- dice el general mostrándole un mapa que estaba en la mesa –Es esta zona
    -Ese lugar…- Andru comenzó a recordar la batalla contra Brahms, era el pueblo donde Mitsha lo dejó para que pudiera sanar después de aquella brutal carnicería –No hay nada de qué preocuparse señor, ese lugar hay un pueblo refugiado
    -¿Cómo sabes eso?
    -No me gusta recordarlo, pero fue hace cinco años atrás cuando enfrente al capitán Brahms, luego de matarle, quede bastante herido, mi… digo un amigo me dejo en el refugio de la gente que liberé de las manos de Brahms, por eso digo- dice algo inseguro
    -Ya veo… en ese caso, tu misión será verificar si hay algún movimiento de los Okrams, si ese no es el caso, te doy la autorización de hacer lo que más creas conveniente
    -¿Cómo qué señor?
    -No lo sé- dice dándole la espalda y dirigiéndose a una estantería en busca de un libro –Podrías matarles a todos, apresarle y traerles como esclavos y nuevos reclutas, aprovecharte de sus mujeres y niñas, o de crear una alianza, usar diplomacia… lo que te plazca…
    -…… ¿Eso es todo?
    -Puedes retirarte, por cierto, busca a Kurio, el te entregará tu nuevo equipo, y una cosa más…
    -¿Sí?
    -Sólo tienes una semana para ir y volver… así que no pierdas el tiempo
    -Si señor- dice Andru retirándose.

    Era la primera misión elite, pero sabía muy bien que no deseaba ir a ese lugar, pues ella le estaría esperando, aun así debía ir. Andru camino por el recinto buscando a Kurio, en eso se encuentra con Kaze muy cerca de la bodega

    -Andru ¿Buscas a alguien?
    -A Kurio ¿le has visto?, el general me dijo que él tenía algo para mí
    -Está adentro con Alice esperándote, felicidades chico
    -Gracias- responde con una tenue sonrisa.

    Al entrar en la bodega, Andru quedo impresionado por la gran cantidad de Tesoros y artículos extraños, armaduras, espadas, de todo, era la primera vez que veía la bodega

    -Así que aquí llegan todos los botines de guerra, interesante
    -Andru- dice una voz en el fondo de la bodega –Ven rápido

    Andru fue para allá, ahí estaban los dos esperándole con un gran cofre en el suelo, Andru mira a Alice y se percata que esta ya llevaba el uniforme elite

    -Se te ve bien el uniforme- dice. Andru mira a Kurio y le susurra -¿Ya se le pasó la calentura?
    -Sí, ya esta sobria- le responde tratando que ella no escuchara –Ese cofre lo guardo el jefe especialmente para ti, ni idea de que haya adentro, pero al parecer necesitas una llave
    -Así parece- Andru examino el cofre, en eso un recuerdo de su niñez invade…

    “Era un día lluvioso, Dan y Andru no tenían intenciones de entrenar en esas condiciones, por lo que se tomaron el día libre, sin embargo Andru se aburría, en eso Dan saca un extraña caja y se la entrega a Andru… -Si eres capaz de resolver el acertijo de la cerradura te quedas con el contenido- dijo y se fue a dormir… Andru tardó toda la noche en resolverlo, aquella cerradura que no necesitaba llave sino una clave…”

    -Jajajaja, el general tiene unos gustos muy divertidos- dice Andru resolviendo el acertijo de la cerradura. Al abrir el cofre quedó atónito, aquellas cosas del pasado que creyó perdidas estaban frente
    -¿Pasa algo Andru?- pregunta Alice algo extrañada por su expresión
    -Estas cosas son…- guarda silencio mientras recogía una vieja espada –son mis recuerdos de mi libertad, te extrañe Valefort- dice desenvainándola –Tan lustre como siempre, tan fina y poderosa, volveremos a ser los mejores- Andru guarda a Valefort y la cuelga en su cintura junto a Galamoth, en eso toma a Claymore que estaba junto a su vieja armadura y un montón de cosas más… -inclusive están algunas cosas de mi abuelo, el general es muy amable al hacer esto- Andru toma el traje de elite que Kurio le dio y lo combina con su antiguo traje que le dejó Mitsha –Bueno, es hora de ir a trabajar, no vamos- dice mientras se alejaba
    -¡Hey! ¿Qué es esa actitud tan soberbia?
    -Sólo vamos…

    Ambos partieron de viaje al lugar mencionado por el general, cerca del pueblo fantasma, donde rondaba la memoria de Brahms.
    Después de un día de viaje, ambos llegaron al lugar, el pueblo estaba totalmente abandonado, los estragos del tiempo y naturaleza cobraban aun su paga. Comenzaron a investigar el lugar, y en eso sienten una presencia que comenzó a huir de ellos, pero no fue lo suficientemente rápido para escapar y se enfrentada a estos dos, era una chica joven y hermosa, cuando Alice se disponía a sujetarla Andru la detiene
    -¿Qué pasa? ¿Hay algo malo en ella?- pregunta Alice confusa
    -No… niña… ¿por casualidad te llamas Amanda?
    -La joven asintió algo asustada
    -Lo sabía- responde Andru quitándose el casco –Te has convertido en toda una dama, pero aun te falta crecer- dice Andru en un tono burlesco. La joven lo reconoció y lo abrazó fuerte
    -Viniste, sabías que lo harías
    -No entiendo nada de nada, así que habla
    -No es algo que me guste mencionar pero…- en eso la joven interrumpe
    -El es mi prometido- dice muy emocionada, Alice y Andru quedaron atónitos
    -¿E… es… es cierto Andru?
    -……- Andru no supo que decir, no entendía nada de nada
    -He bobo di algo- insiste Alice
    -Espera… ¿Cuándo prometí casarme? Yo recuerdo otra cosa, no es que lo recuerde pero…
    -Cuando cumplimos 15 años, nostras las mujeres podemos casarnos con el hombre que amamos o en nuestro caso, con el hombre al que pertenecemos
    -¬¬ Andru… ¿Qué diablos pasa aquí?
    -No lo sé- se lamentaba
    -¿Por qué no vienes a la aldea?
    -Qué más da

    Ambos siguen a la muchacha que estaba aferrada al brazo de Andru, Alice se sentía algo molesta por, pero todo se agravaría al llegar al pueblo de Amanda.

    -Llegamos… ha cambiado desde la última vez que estuviste, pero no para tanto
    -Ya veo… oye, ¿podrías soltarme?
    -No quiero…
    -Alice… ayuda
    -Arréglatelas sólo profanador de cuna
    -T.T por qué a mi…

    En eso, en la entrada del pueblo estaban dos individuos muy particulares, algo que no favoreció la situación de Andru, eran Raetza y Amy que estaban terminando un trato con el jefe del lugar. Raetza que estaba muy absorto en el asunto no se percato de la llegada mas no Amy quien sintió una presencia familiar, no dudo en mirar y comprobar aquella corazonada, era el… el mismo individuo que los ataco hace un tiempo, el mismo que conoció en un viejo pueblo oculto entre los árboles, el mismo que vio crecer y alejarse de ella… -Andru…- susurra Amy quien se dirigió hacia el…

    -Tanto tiempo Amy- dice Andru algo apenado pero con una sincera sonrisa
    -¡Idiota!- responde Amy dándole una fuerte bofetada. Andru quedo impactado, pero comprendió su reacción
    -Amanda…- Andru la mira y esta lo suelta, Andru se acerca a ella y se arrodilla mostrando total sumisión, ninguna de las presente entendió este actuar –Lamento lo ocurrido ¿podrías perdonarme?- Andru no levanto al cabeza en ningún momento, se sentía demasiado culpable para mirarla de frente, sin embargo, Amy no pensaba lo mismo, se arrodillo y tomo la cara de Andru, ambos se miraron fijamente
    -Eres un idiota, siempre malinterpretando las cosas, te perdono, pero aun me debes muchas explicaciones
    -Lo sé-dice Andru mas alegre levantándose junto a Amy
    -Ahora sí que estoy confundida, primero es esta chica y ahora esto… ¿alguien me puede explicar?- decía Alice que comenzaba a aburrirse por las extrañas situaciones desarrolladas sobre Andru
    -Alice, también estas aquí, me alegra tanto verte
    -Lo mismo digo ¿te apetecería un trago?
    -Después de la última vez, mejor me lo pensare… sobre esta situación, digamos que fue un saludo…
    -Ya veo…- Alice se acerca a Amy y la aleja de Andru –Oye… ¿Sabes quién es esa niña?
    -No, aunque no es primera vez que la veo, ya que llevo unos días por acá…
    -Según ella, Andru es su prometido
    -… espera un momento…- Amy mira con unos ojos de molestia a Andru quien se sintió presionado -¡Andru!
    -¡Sí!
    -¿Ella es la niña que te pidió que la tomaras?
    -¡Sí! ¡Mierda! (¿Por qué contesté?)
    -(suspiro) ya veo, así que volviste para tomarla…
    -No es lo que piensas
    -¡En ese caso hubieras tomado a Alice que es de nuestra misma edad!
    -¡Oye a mi no me metan este asunto!- refunfuña Alice con desagrado
    -No es algo para que lo hables tan abiertamente Amy- le reclama Andru tratando de excusarse pero sin resultado alguno
    -¡Se hombre y cumple y cumple tu palabra!
    -Si eso es lo que deseas…- dice evadiendo la mirada –Entonces me opondré como siempre- Andru estaba serio, aquellos ojos plateados que alguna vez la miraron habían cambiado totalmente, ya no eran los ojos de un simple viajero…
    -Esos ojos… esos ojos de aventurero, no, esos ojos de niño perdido ya no están, es la mirada de un hombre que ha sufrido mucho… los mismos que tenía aquel señor
    -¿De qué hablas?
    -Posees la misma soledad de Dan… lo lamento- dice Amy yéndose
    -Amy… ¡Amy!- Andru vas tras ella, pero Alice lo detiene –Mueve…
    -¿Y que si no lo hago?- dice Alice, quedo sorprendida por la reacción de Andru ante esas palabras, sus ojos llenos de odio y maldad la miraban, aquellos ojos rojos deseosos de sangre -¿Qué harás?- insiste
    -Te matare- susurra sin vacilar, Alice se alejo, era la primera vez que aquella la trataba de esa manera
    -Esto es mi culpa- dice Amanda, Alice la mira si decir nada, mientras que Andru corría tras Amy
    -Waa… nunca imagine que la situación se complicara tanto entre ustedes tres, pensé que ya eran amigos- decía con total descuido –Pero tranquila, ese chiquillo no sería capaz de tal cosa, será un hombre por fuera, pero aun es un niño ¿o no Amanda?
    -Ah… mmm
    -Así que no debes presionar a los mayores, deberías encontrar un chico de tu edad, uno que se quedara contigo en este lugar… además, el ya ama a una persona y eso es algo a lo que jamás podrás enfrentar
    -Lo sé…
    -Bueno, ya que no tengo más palabras, ¿Qué les trae por estos alrededores señorita Maina?
    -Una absurda misión- responde con su mirada perdida en el suelo

    Cerca del lugar Amy aun continuaba huyendo de Andru, se sentía confusa, insegura, no entendía como fue capaz de decir esas cosas… no alcanzo a ir muy lejos, Andru la atrapo muy fácil

    -¡¿Cuál es tu problema soldadito?!- le gritaba Amy
    -…- Andru la miraba fijamente -¿Tanto daño te hago?-
    -No es eso- responde evadiendo la mirada. Trato de escapar, pero Andru la toma de las manos -¡Suéltame!
    -No lo hare hasta que me respondas
    -¡Sí! ¡Me haces mucho daño!
    -Ya veo- dice soltándola –En ese caso, deberías sacarme de tu corazón, te quiero mucho como para perderte, pero temo decir que este amor no es algo que sea reciproco, te amo, pero sólo como a una hermana… debo admitir que una vez que sentí atraído por ti, pero a medida que el tiempo pasaba, aquel sentimiento fue tomando forma hasta el día que lo comprendí…
    -Lo sé, siempre lo supe… ¡Maldición!... esta es la segunda vez que me rechazas- dice llorando
    -Lo lamento…
    -¿La amas a ella?
    -¿mm?
    -Alice… ¿La amas?
    -Si… pero aun no la merezco, como tampoco te merecí a ti, aun no valgo nada…
    -Ya veo…
    -¿Te sientes mejor?
    -Un poco… con respecto a esa chica… Amanda
    -No he prometido nada, es cierto lo de que trate de tomarla
    -Cerdo
    -Déjame terminar… lo hice sólo para mostrarle la realidad, pero nunca la llegue a tocar, vine a este lugar antes de nuestro último encuentro… pero eso es el pasado…
    -Aun así eres un cerdo…
    -De acuerdo, lo soy… ¿Volvemos?
    -Si…- responde ella ya calmada, no tuvo más opción y volvió junto a él

    Mientras volvían, Amy se aferra a su brazo, quería sentir la calidez del corazón de Andru, aun cuando ya no lo escuchara, pero sabía que el siempre sería Andru.
    Ya de vueltas Raetza lo esperaba junto a Amanda, pero Alice no estaba por ningún lado, Andru sabía la razón, pero sabía que debía cargar con esa responsabilidad… después de todo es un hombre…

    -Veo que las cosas se solucionaron… Tiempo sin vernos Andru
    -Lo mismo digo Raetza…
    -¿No vas a preguntar por la señorita Maina?
    -No hay necesidad, está molesta conmigo, pero ya me las apañaré… Raetza ¿Sabes si este lugar han llegado los Okrams?
    -No, eso me extraña siendo este un lugar ideal para una base secreta…
    -Ya veo, gracias… Amanda, necesito un pequeño favor… ¿Puedes llevarme con el jefe de la aldea?, te vienes conmigo Raetza
    -No problema amigo…
    -¿Me llevaras Amanda?
    -mmm… pero con una condición
    -¿Cuál es esa?
    -Bésame- dice la jovencita, Andru sonríe levemente y se acerca a ella, sutilmente toma su rostro y le da un beso su frete
    -Eso es todo lo que puedo ofrecerte…
    -Ahh… Waaaa…- las palabras no salían, estaba avergonzada y a la vez feliz… -Te llevaré, ven conmigo
    -Gracias… Amy, dejo a Alice en tus manos
    -¡¿Ahhh?! ¡Eso no es justo!
    -¿Cuando lo he sido?- dice en defensa mientras se iba con los demás
    -Malo… pero realmente te has hecho todo un hombre… o es que ¿aun no he crecido?

    Andru se dirigió donde el jefe para discutir asuntos diplomáticos, después de todo les debía una por haberles salvado la vida hace años atrás… Por otra parte Amy buscaba a Alice, pero sin resultado, camino durante un buen rato entre el bosque, pero nada, sólo le quedaba un lugar, la ciudad fantasma… ¿pero estaría ahí?... no quedaba más que averiguarlo…
    Al llegar, sobre la torre más alta que aun quedaba en pie, estaba ella, sentada en la cima, su pelo flameaba con la brisa que recorría el lugar con un aire de nostalgia… Amy no tuvo más remedio que ir…

    -Así que aquí te ocultabas… desde lejos pareces un ángel…- dice seguido en un susurro- puedo entender la razón por la que él te escogió, aun así… -Amy mira fijamente a Alice quien de igual forma le devolvía la mirada -¿Te irás a quedar ahí toda la noche o beberemos este exquisito trago que he guardado exclusivamente para ti?
    -Seguro sabe mal, después de todo nunca tuviste buen gusto con los tragos
    -Por eso aprendía sobre ellos… no me hagas problemas y ven…
    -Que fastidias…- dice saltando de la cima y cayendo sutil pero sin dejar de mostrar la gracia de sus habilidades… -¿Qué quieres?
    -¿Me acompañaras?- dice mostrando el trago junto a dos copas…
    -Aunque diga que no, seguirás molestando… conozco un buen lugar, me sorprende que aun este en pie…

    Ambas caminaron en silencio hasta aquel lugar, era una pequeña casa que estaba junto a las ruinas de la mansión principal, entraron y se sentaron en el living… Amy comenzó a servir el trago para poder romper el hielo…

    -Es un lugar muy penoso… el silencio es tan agradable…- dice Alice
    -Lo sé… pero ¿por qué viniste hasta aquí? ¿Andru dijo algo malo?
    -No es de tu incumbencia- dice tomándose la copa de un sorbo, era la primera vez que tomaba sin estar feliz…
    -¿Qué dijo?
    -“Te matare”, algo así…
    -Ese idiota (Suspiro) no le hagas caso, no sería capaz de hacerlo
    -Claro que sería, aquellos fueron los ojos más puros que he visto, a pesar del odio que transmitían, eran puros… o acaso no te diste cuenta
    -Claro que me di cuenta, pero aún hay algo que tu ignoras… ¿Te sirvo otra copa?
    -Adelante… ¿y qué se supone que ignoro?
    -¿Qué es realmente Andru para ti?
    -¿Qué clase de pregunta es esa?
    -Para mí… él es mi única familia, a pesar que mi amor no es correspondido, el es algo que aprecio mucho, sabes, esta es la segunda vez que me rechaza… pero aun así lo sigo amando… aunque el sólo me vea como su hermanita…
    -Ya veo…
    -¿Y? ¿Qué significa para ti?
    -Él… él es la persona que más odio en este mundo, a pesar de todo no puedo evitar estar cerca de él, pero lo odio, siempre está un paso adelante, nunca necesita ayuda, tan sólo… lo odio…
    -¿O lo amas?
    -No lo sé… dame un respiro ¿quieres?
    -de acuerdo… se está haciendo tarde ¿volvemos?
    -No… quedemos un poco más… olvidemos por el momento al idiota y preocupémonos de nosotras
    -Como quieras… ¿Otra copa?
    -Espero que hayas traído más de una botella
    -Pues obvio… nunca te ha gustado beber tan poco…
    -¿Desde cuándo sabemos tanto la una de la otra?
    -Desde que conocimos al idiota
    -Ya veo…

    En ese mismo instante en el salón principal del jefe del pueblo…

    -Me niego a hacer un trato con La Legión del Caos
    -Pero señor, escúcheme bien, lo único que le pido es que no de asilo a los Okrams y si es posible darnos algunos hombres
    -Me niego… de cualquier forma perdemos
    -No es cierto… los hombres que nos brinde serán entrenados y enviados de vuelta como guardias de este lugar, mientras nos sean fieles, nada pasará… no dejaré que algo lo de hace 5 años atrás suceda…
    -Aunque seas tú quien nos salvo, me niego rotundamente…
    -¡maldición! ¿Acaso no hay algún método para hacerlo razonar?
    -Dejarnos sólo, han hecho bastante daño como para tratar de remediarlo
    -Entonces… si he de tomar su vida para cumplir mis propósitos pacíficos, que así sea
    -Andru… no te atrevas
    -Tengo la autorización de mi superior, así que no me detengas…
    -Mmm… eres persistente chico, si no cumples tu palabra, entregaras tu vida como recompensa
    -Que así sea…

    De alguna forma Andru consiguió lo que deseaba, ahora sólo faltaba encontrar a Alice y volver al castillo, pero en su cabeza aun rondaba aquellas palabras… “Te mataré”… palabras que nunca creyó decirle a ella…
    La noche llego y las muchachas volvieron al pueblo y ahí estaba el esperándoles en el umbral, Amy miro a Alice y luego la dejo sólo, al pasar junto a Andru esta le susurra –No seas tan torpe- sigue su camino hasta la posada

    -¿Cómo te fue con el jefe?
    -Bien- responde de una forma muy cortante… ambos estaban incómodos –Lo lamento, sobre matarte… aunque fuera verdad, lo lamento
    -Disculpa aceptada
    -Gracias… ¿Pasa algo Alice?
    -Si… llévame a descansar, estoy borracha, así que si no me ayudas me voy a caer
    -¡Ah! ¡Ya voy!- dice apurándose en ir donde estaba ella –Te tengo…- Andru la sube a su espalda y se la lleva hacia la posada. En el camino, Alice trata de entablar una conversación
    -Ah… Andru
    -¿Qué pasa?
    -¿Yo te gusto?
    -¿Ah?
    -¿Te gusto?…
    -Mucho… me gustas mucho
    -¿Qué tanto?
    -Tanto que no puedo describirlo-
    -Me alegro- responde ella aferrándose más aun
    -Lástima que no recordarás nada de nada
    -Mmmm- responde, había caído rendida por el alcohol, un sueño profundo uno que hasta Andru disfrutaba
    -Por lo menos confías en mí y con eso me basta, pequeña Alice

    A la mañana siguiente Alice se despierta en un cuarto de la posada, en una esquina estaba Andru y entre sus manos guardaba a Valefort y Galamoth, dormía profundamente a pesar de la incómoda posición en la que se encontraba, Alice se levanta y se percata que estaba en ropa interior, rápidamente se cubre y en eso Andru despierta…

    -(Bostezo) ¿Qué hora es?- dice Andru, este se estira y mira Alice, poseía una cara de asombro -¿Pasa algo Alice? ¿Pareces sorprendida?... no, yo diría disgustada
    -¡¿Por qué estoy en ropa interior?! ¡¿Y por qué estas en mi habitación?!
    -No te iba a dejar en la cama con la armadura puesta, y menos en esas condiciones, por eso me quede
    -¡Pero no tenias el derecho de quitarme la ropa, y menos cuando estaba dormida!
    -Para tu información fue Amy quien te la quito, yo entré cuando estabas ya debajo de las tapas, así que no he visto nada y no…- Andru se calla de repente, algo que Alice le molesto
    -¬¬ ¿y no qué? ¿Ah?
    -Mejor te levantas, te espero afuera, eh… no tardes- dice mientras abría la puerta, aun mirando a Alice
    -Entonces sale rápido de la habitación… idiota…

    Andru sale de la habitación y se dirige a la entrada, en eso ve a Amy quien estaba entrenando con su arco y una daga, estaba tan concentrada que no noto la presencia de Andru quien la observaba muy atentamente, aquel sutil estilo pero muy eficaz…

    -Podrías centrar un poco más tu puntería y tendrías un 100% de efectividad contra un enemigo
    -Si hiciese eso, estaría matándole, nosotros los Mercaderes de las Sombras no podemos interferir sin un propósito, por eso sólo me perfecciono para detenerle, sólo se nos permite matar si nuestras vidas están en peligro o tenemos un grado de Supervisor- responde Amy muy seria, en eso se percata que era Andru –Eres tu… ¿Qué deseas?
    -Nada, sólo admiraba tu habilidad, eres muy buena, diría que tienes un don para el arco
    -Recuerda que mi padre era un elfo, y más el entrenamiento de Raetza, como no he de serlo… pero aun no estoy a la altura de los soldados, por eso soy solamente el apoyo de Raetza
    -Ya veo… aun así debo elogiarte, si tan sólo tuviese algo con que recompensar tus progresos… Mmm
    -Tranquilo, si necesito algo se lo pido a la compañía, así que no te preocupes…- dice muy seria, en eso llega Raetza
    -Muy bien Amy, muy bien, tu puntería ha mejorado bastante, por cierto Andru, me gustaría hablar a solas contigo
    -Ah…- responde Andru siguiendo a Raetza.

    Ambos estaban sentado a orillas del rio, Raetza se veía muy pacífico, más humanos de lo normal, algo que extraño a Andru… ¿Acaso este sería el verdadero Raetza? ¿El que Dan conoció en sus días de apogeo?

    -Andru, has crecido mucho, pero aun te falta mucho para estar a la altura de Dan…
    -Lo sé…
    -Aun así mereces tus méritos, aun en el amor
    -Ni lo menciones…- responde algo avergonzado y desanimado por lo del día anterior
    -Jajajaja- Raetza ríe y mira al cielo - Dan era muy serio, cuando lo conocí era un tío duro, su sangre totalmente fría, nada le atemorizaba, era el rey del sendero de la muerte… pero todo cambió cuando apareció Elena. Su gran amor por ella fue muy grande, tanto que una vez trató de dejar todo por ella, pero se dio cuenta de que no era lo ideal, estaba yendo contra su naturaleza, por lo que decidió tomar lo mejor de ambas partes, yo diría que mas de Elena que del ejercito. Tiempo después nació Freya, tu madre. Ese fue un gran momento para Dan, aunque no duro mucho… Elena tuvo una enfermedad incurable, murió a la edad de 32 años…
    -Debe haber sido duro para mi abuelo- comenta Andru algo apenado
    -No lo fue, el era fuerte, estaba preparado para afrontar esa carga, recuerda que aunque hubiesen vivido toda su vida, Elena habría muerto por su edad y Dan aun seguiría joven
    -Tienes razón, había olvidado que los dragones son longevos… ¿Por qué me hablas de esto Raetza?
    -Siempre he sentido una extraña atracción hacia ustedes los dragones del caos, además de que en estos casos no es malo aprender de los mayores, siempre tienen algo que contar, aun en el otro mundo
    -En eso tienes razón mi amigo… oye Raetza ¬¬ ¿Nunca se te paso por la cabeza alguna idea con Amy?
    -¿Ah? ¿De qué hablas?- responde algo atónito –Jajajaja, soy muy viejo para ella, además ya tengo un compromiso por lo que no puedo mirar a ninguna mujer de esa forma
    -¿Una chica?
    -Déjalo para tu imaginación, aun falta mucho para que te enteres sobre los secretos que me rodean
    -Eres malo ¿sabes? pero gracias por contarme todo eso… ahora veo por el abuelo era tan respetable…
    -De nada, un concejo… Escucha a tu Corazón, el siempre dice la verdad cuando tu alma realmente lo desea
    -Lo intentare, ahora volvamos
    -De acuerdo- responde Raetza poniéndose en marcha, pero Andru lo detiene -¿Pasa algo?
    -Siempre he tenido curiosidad… ¿Quién eres realmente?
    -Sólo un mero mercader- le responde con una sonrisa y continuando su marcha hacia el pueblo
    -Eres raro- dice Andru siguiéndole
    -Mira quien lo dice ajajajaja

    Ambos regresan y encuentran a ambas chicas conversando…

    -Alice, es hora de retirarnos- dice Andru a lo lejos, pero ella le da una fría mirada y se va a buscar sus cosas, Andru quedo anonadado -¿Estará una enojada?
    -Ya se le pasará, de momento trata de no presionarla- dice Raetza con su sonrisa de que aquí no pasa nada
    -Si tú lo dices amigo

    Cuando Alice regreso, se despidieron de sus amigo y partieron de vuelta al castillo del General Maina. Fueron 2 días de viaje, decidieron ir con algo de tranquilidad, después de lo que había pasado no se sentían cómodos el uno con el otro.
    Al llegar Alice desaparece del lado de Andru, sin embargo este decidió no darle importancia y se reporto donde el General, el cual quedo satisfecho por el informe.

    -Puedes descansar Andru, te llamare si necesito de tus servicios
    -Gracias señor…- se retira en silencio…
     
  17.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    2908
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 4: “El Verdadero Demonio, la furia de los ojos rojos”

    Estaban todos los soldados reunidos en la entrada del castillo, la curiosidad de Andru lo domino y fue a verificar que estaba pasando, era la tropa de rescate que venía muy mal herida con algunos soldados elite, o lo que quedaba de ellos, y entre el montón estaba el mejor soldado Elite de la cuarta brigada, Pain, era el único que poseía Rango S entre sus congéneres, estaban todos sorprendidos y comentando sobre la situación, Andru que aun era un novato, no sabía que estaba pasando, en eso se Acerca Kurio para explicarle

    -Kurio… tan oportuno como siempre ¿Qué está pasando aquí?
    -Lo que me temía… los que están ahí son los Elite más poderosos de nuestra brigada, y el que está por allá es Pain, el líder y más encima rango S, superior al A
    -Aun con eso no sé cuál es la situación- le dice Andru aun confundido
    -Ellos fueron en una misión suicida, fueron tras el Demonio de los Ojos Rojos
    -Ojos Rojos…- en eso un recuerdo rodea la mente de Andru, la imagen de Mitsha -¿Qué hay con ese demonio? ¿Tantos problemas trae?
    -El problema no es que sea enemigo o no, si no que destruye a todas nuestras tropas sin misericordia ni razón, tanto a Okrams como Legiones del Caos, sólo se aparece y los mata a todos, ya hemos perdidos bastantes soldados, pero nunca creí que Pain fuera derrotado y más una, dejado en ese estado- tras esas palabras un sentimiento despertó en Andru, un enorme deseo de combatir contra ese demonio
    -Yo iré…- dice Andru de la nada
    -¿Qué?
    -Dije que iré a combatir contra ese demonio…
    -Estás loco amigo, pero si tienes ganas de morir ve y habla con el general
    -Para allá iré- yéndose con mucha prisa

    Al llegar junto al general, este estaba junto a algunos elites, al parecer venían por el mismo motivo que Andru

    -Señor, vengo a solicitar su permiso para ir en la cacería del demonio
    -Ya veo, justo por enviar a Kaze a por ti, contigo ya está el equipo reunido
    -¿Está seguro que con nosotros 5 bastará?- pregunta uno de los elite
    -Claro que seremos suficientes- responde otro
    -Pero viste lo que le hicieron a Pain- comenta uno más
    -¡Basta!- grita Andru -¿Acaso no sois Elites del Caos? ¿Qué actitud es esa?- dice algo molesto, no era el mismo de siempre
    -Calma Andru- dice el General
    -Lo siento señor, me deje llevar
    -No importa… pero tienes razón ¿Estáis dispuesto a ir tras el demonio?- pregunta muy serio el general
    -¡SI SEÑOR!- contestan los 5 elites
    -Así me gusta, según la información que me han dado, el demonio fue visto por última vez al norte de Vaiden, antes de ir hacia allá, descansen en Rusento, después vayan por el demonio

    Los soldados se prepararon con sus mejores armas y protectores, Andru sólo tenía las tres espadas y la armadura que Mitsha le dejo, sin embargo tenía un punto a favor, si era necesario, recurriría al poder del dragón...
    Ya listos los Elites, partieron lo más rápido posible hacia Rusento, no tardaron mucho en llegar, descansaron un día para reponer la mayor cantidad de fuerzas que las ansias consumían a cada hora, por alguna razón Andru estaba muy tranquilo. A la mañana siguiente partieron por el norte hasta llegar a una zona montañosa, y a lo lejos se divisaba Vaiden, un pequeño valle oculto entre las montañas. Los soldados continuaron su camino, mientras avanzaban, Andru se detiene y observa a su espalda, no había nadie, pero su instinto le decía lo contrario, para no quedarse atrás decide olvidarlo y continuar, pero aun así no dejaba de sentir que lo estaban siguiendo. Al llegar a afueras del pueblo, un poco más al norte una extraña explosión se lleva a cabo y desde el cielo cae un casco justo en los pies del grupo elite, era un casco de soldados elites, no quedaron a sacar conclusiones y corrieron tras la explosión, cuando se alejaron, dos hombres se acercaron y tomaron el casco

    -Esto no es bueno… ¿Qué dices Kaze?
    -No perdamos tiempo, sabes que el general se molestará si algo le pasa al muchacho
    -Mira que pedirnos cuidar de su espalda, pero que le vamos a hacer
    -Cállate y vamos Kurio

    Al llegar al lugar de la explosión, estaba todo carbonizado, un extraño fuego negro aun ardía sobre los cuerpos de los simples soldados y algunos Elites que estaba apoyando, todos muertos, despedazados y quemados, un mar de sangre…

    -Estaos alerta, no se sabe cuándo puede atacar- dijo uno de los Elite
    -Es extraño- dice Andru sin seguir al grupo quienes revisaban por si había algún sobreviviente –Esta forma de matar… esta crueldad… ¡Cuidado!- grita Andru los soldados lo miraron y rápidamente se voltean y una extraña sombra salta sobre ellos y los ataca, tres lograron esquivar el mortífero ataque, el otro no tuvo suerte y fue totalmente mutilado por una gran espada cubierta de una agobiante energía obscura, al misma que cubría a este ser inidentificable, sólo sus ojos rojos llenos de deseos mortíferos era lo que se percibía con claridad. Los soldados se reagruparon y Andru se les unió con Galamoth, los cuatro saltaron al ataque pero fue totalmente inútil, ningún ataque logro tocarle, el demonio guardo su espada en su espalda y de sus manos crecieron unas terribles garras con las cuales comenzó su ataque. Se abalanzo sobre el soldado más próximo como una bestia que casa a su presa, en el momento del impacto Andru se interpuso bloqueando con Claymore pero el demonio fue astuto y utilizo la espada como un soporte para llegar hasta su presa que estaba detrás de Andru, la cual atravesó con sus garras y la partió por la mitad a la vez que se prendía con el imponente fuego negro desde su interior, Andru se volteó lo más rápido posible sin importarle el cuerpo de su compañero ya muerto y lo despedazó con la técnica Brahms pero no alcanzo a tocar al demonios, este fue astuto y le alejo de su víctima para poder matar a otra, Andru estaba algo impaciente, guardo a Claymore y saco Galamoth junto Valefort, trató de salvar a otro compañero pero de igual forma este fue decapitado y descuartizado, era un ser muy cruel, su poder no era medible antes los ojos de Andru, mientras tanto a lo lejos Kurio y Kaze observaban con un rifle, esperando la oportunidad perfecta para darle un tiro certero en el cráneo del demonio, algo muy difícil, era muy rápido.
    El demonio acabo con su última presa quedando así solo él y Andru, sin embargo, por alguna extraña razón Andru se sentía más cómodo, no tendría quien le estorbara

    -Así se siente mejor ¿No crees soldadito?- dice el demonio de espalda, girando su cabeza para mirarle de reojo, era voz femenina con la que hablaba. Dejando caer el cadáver se voltea hacía Andru y aquella energía obscura comienza a desaparecer mostrando su verdadera forma, Andru estaba sorprendido, aquellas sospechas que se formularon durante la batalla eran ciertas, aquel legendario demonio de ojos rojos era la persona que deseaba conocer hace bastante tiempo

    -¡Mitsha!- grita Andru sacándose el casco
    -Pero mira a quien tenemos aquí- dice con una voz algo despreocupada -¿Cómo has estado hermanito?- saluda con una dulce sonrisa, algo irónico después de haber matado a todos los compañeros de Andru
    -Realmente eres tú…
    -Aun no lo puedes creer- dice mientras se acercaba, en eso a lo lejos Kurio dispara el rifle, la bala apenas visible, es atrapada fácilmente por Mitsha -¿Qué es esto? ¿Una bala? Al parecer tus amiguitos no nos quieren dejar en paz… ¿Qué hare?... mmm… Ya sé, los mataré
    -Ni lo pienses- dice Andru, el cual mira hacia las montañas y hace gestos para que se vallan, Kurio y Kaze comprendieron y bajaron sus armas, pero decidieron esperar hasta que todo acabe, aun a costa de sus vidas
    -Por lo menos ya no me están apuntando, pero aun siguen ahí, ok les perdonaré
    -Eres muy fuerte Mitsha… pero dime ¿Por qué haces esto?
    -¿Hacer qué?- pregunta con una cara de desconcierto
    -¡No te hagas la tonta, me refiero a la masacre contra la legión!
    -¿Debo tener motivos para matar?
    -¿Ah?- Andru no esperaba una respuesta como esa, y en un abrir y cerrar de ojos ella estaba enfrente de él, no sabía cómo o cuando, sólo que apareció frente a el
    -Has crecido bastante- Mitsha toma el rostro de Andru -Te has puesto tan guapo, me recuerdas al Abuelo- dice abrazándole –Me alegra que sigas sus pasos-
    -No entiendo… ¡aléjate!- Andru la aleja de si, estaba confundido
    -No tienes por qué comportarte así conmigo, si quieres puedo destruir a la legión para que así seas libre
    -¡No te metas en mis planes!- grita Andru
    -Que descortés, si tan solo trataba de darte una mano- responde como si nada le importara
    -(¿Qué es este deseo? ¿Por qué tengo tantas ganas de matarla?)- se preguntaba a si mismo
    -¿Ya lo notaste?- le pregunta Mitsha con una extraña sonrisa de satisfacción y perversión
    -¿A qué te refieres?
    -Ahhh, ese placentero deseo de matar a tus congéneres, el deseo de querer arrancarme mi corazón y destrozar mi cuello, de hacer lo que te plazca mi cuerpo ¿O me equivoco?- su rostro mostraba una mirada sicópata y desquiciada, era demasiado para Andru
    -(jadeando) no puedo continuar…- con aquellas palabras Andru se quita la armadura quedando solo con su traje, con Valefort en mano y sus ojos totalmente rojos inicia su ataque, Mitsha le esperaba con aquella depravada expresión, sin sacar la espada que llevaba bloquea los ataques de Andru, a pesar de llevar las manos desnudas no tenía ningún rasguño, pero a Andru no le importaba, y continuó su ataque, en eso Mitsha lo desarme pero este dominado por sus deseos, comenzó a usar su control elemental, Mitsha reía de gozo por ver la expresión de su amado, esa sensación de que en cualquier momento podría morir la excitaba más y la forzaba a contraatacar con los mismos trucos que Andru le mandaba, una batalla asombrosa, pero a pesar de eso, aquel gozo que Mitsha buscaba fue desapareciendo, se percató que el poder de Andru no era lo que esperaba

    -¿Eso es todo lo que tienes?- dice muy seria mientras bloqueaba cada ataque y control que Andru utilizaba
    -(jadeando) ¡No me subestimes!- exigiéndose lo más que podía
    -Subestimar… ¿No crees que tu eres el que me subestima?
    -Ya verás ¡Arlum Necturi elt Qheminis!
    -No me jodas… Senbul Necturi, arlum aurium ¡Dredid Dragon!

    Andru se lanzo contra Mitsha pero antes de que este lograra impactarle, un extraño poder en forma de dragón serpenteante golpeo y Andru enviándolo lejos de su objetivo, su cuerpo estaba muy dañando, apenas podía moverse, sólo podía ver como Mitsha se acercaba, un miedo que nunca había sentido comenzaba a consumir sus deseos, se preguntaba si esto era lo que los demás sentían cuando él tenía aquellos ojos rojos, los mismos con los que Mitsha le miraba muy despectivamente

    -¡Aléjate! ¡No te me acerques!- gritaba Andru con las fuerzas que le quedaban
    -Eres patético, no tienes derecho a llamarte a ti mismo un Dragón del Caos, menos de llevar nuestro honorable apellido, me das asco
    -No sigas…
    -Te perdonaré por esta ocasión, no porque seas mi hermano, si no porque mi amado abuelo me lo pidió- con aquellas hirientes palabras Mitsha desaparece en un remolino de fuego negro que la cubre por completo, Andru quedo tirado y muy apaleado
    -Soy un inútil, un inútil- se declamaba Andru en el suelo y llorando, era la primera vez que conocía el verdadero miedo y dolor, un dolor que no se manifestaba en su cuerpo si no en su alma…

    Mientras Andru aguardaba en el suelo, Kaze y Kurio se acercaron para ayudarle, estaban atónitos por los resultados del combate, todos aquellos en el suelo quemados, destrozados, muertos de alguna forma cruel por esa mujer, pero más aun ver a Andru en aquel deprimente estado, un gran soldado, mas bien, un pequeño niño desamparado era lo que estaba a sus pies. Kaze y Kurio no soportaron verle en así y se lo llevaron del lugar sin antes haber sepultado a cada soldado.
    Llegaron al pueblo de Vaiden, dejaron a Andru en la cama para que se recuperase, mientras tanto trataban de enlazar los sucesos… ¿Qué relación tenia aquella chica con Andru? Y más aún, ¿Qué era realmente esa chica?
    Las horas pasaban y Andru aun no reaccionaba, Kaze y Kurio se estaban por darse vencidos, en eso sienten un ruido en el pueblo, eran unas bestias que atacaban sin perdón alguno. Ambos salieron a enfrentarse contra estas bestias, pero eran demasiadas, aun con sus habilidades les era difícil, en eso las bestias se detienen, comenzaron a retroceder lentamente como si tratasen de alejarse de algo, en eso ambos guerrero se voltearon y no creían lo que veían su ojos, era la viva imagen de la mujer demonio encarnada en el cuerpo de Andru, aquellos ojos rojos paralizaban a quien los miraba. A medida que se acercaba las bestias se alejaban, las mas temerosas se arriesgaban, pero con el simple agitar de sus manos lastimaba de gravedad a la bestia si no es que moría en el acto. Las bestias entendieron las intenciones de Andru y huyeron despavoridas, Kaze y Kurio se recuperaban de la impresión, ya listos se acercan donde su compañero el cual estaba muy serio, su fría mirada sólo mostraba odio y desesperación, una ira contenida que deseaba salir a como dé lugar

    -Kaze, Kurio, volvamos- dice muy serio, dando la vuelta en dirección hacia la salida, ambos no tuvieron más opción que seguirle. Cuando se vieron lejos del lugar Andru se detiene –Ignición- susurra y de un momento a otro el pueblo arde en llamas, las mismas llamas obscuras que su hermana usaba para matar a sus enemigos…
    -¡¿Qué mierda?!- dice Kurio al voltearse por la inesperada explosión
    -¡Hey! ¡Andru!- dice Kaze posando su mano sobre el hombro de Andru, y en un fugaz movimiento Andru se voltea y lo levanta del cuello -¡Su… suéltame!- Kaze trataba de zafarse como podía, pero este era inútil
    -¡Hey que te pasa!- en eso Andru lanza a Kaze sobre Kurio, estaba muy agresivo, sus ojos eran los mismos que Mitsha tenía en aquel momento de total humillación, esos ojos sedientos de sangre que habían dormido durante mucho tiempo
    -No tengo ganas para responder… levántense y vámonos, hay que volver al castillo- aquella actitud fría e inconsciente hacia sus compañeros lo alejaba de estos…
    -¡Basta!... ¿¡Qué demonios te está pasando!?- gritaba Kaze tratando de obtener una explicación
    -No deseo matarlos… los respeto demasiado para hacerlo, pero en estos momentos me veo capaz de todo… no es una amenaza, tómenlo como una mera advertencia- Andru les dio la espalda y continuo su camino, Kaze ayudo a Kurio y lo siguieron sin decir nada, temerosos de las capacidades ocultas que Andru guardaba…

    A lo lejos, cerca del terrible incendio del pueblo Vaiden, dos figuras cubiertas por un manto negro observaban el atroz acto…

    -Parece que ya se han marchado…- dice el más alto de los sujetos
    -No te preocupes, hay uno cerca, ¿Te animas a cazarlo?
    -No creo que sea recomendable, no sabemos si tiene alguna de las espadas, y si fue capaz de crear este incendio de fuego negro… mejor evitémoslo de momento, o por lo menos hasta que encontremos un arma de nuestro calibre
    -Como quieras…

    Ya habían recorrido gran parte del camino y Andru ya recuperaba su ánimo de costumbre, pero Kaze y Kurio no estaban muy conformes, no sabían que podrían esperar de él, Andru se percato de eso, pero se lo había buscado por dejarse llevar, ya sólo le quedaba afrontar los hechos y más aun el de que aun era demasiado débil para cumplir sus metas…
     
  18.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    4150
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 5: “Los Límites de un Guerrero”

    Después de haber viajado durante algunos días, en los cuales ninguno de los tres se dirigió la palabra, lograron llegar sin problemas al castillo donde todos les esperaban para escuchar sobre el grandiosos enfrentamiento contra el demonio. Al cruzar el umbral principal, rápidamente se lleno de soldados, todos preguntaban pero ninguno de los tres respondía, a pesar de haberse recuperado de aquel monstruoso estado, la mirada de Andru aun expresaban aquel odio hacia los demás especialmente hacia sí mismo, aquellos ojos plateados que alejaron a todos lo que se habían acercado…

    -Kurio, Kaze… iré con el general- Andru no se digno a darles la cara, su voz lo decía todo. Sin mirar a nadie va en busca del general, a medida que avanzaba los soldados despejaban el camino, no querían tener contacto alguno. Por otro lado, Kaze y Kurio se retiran a sus aposentos…

    Andru vago por un momento entre los pasillos del castillo, como si se hubiera olvidado de que buscaba al general, en esa distracción no se percató de que había alguien en frente y choca, aquel soldado se voltea molesto pero en el instante del reclamo ambos callaron… era Alice…

    -Lo siento Alice- dice Andru sin tomarle mucha importancia. Continuó su camino, pero Alice no estaba conforme, aquella mirada que llevaba en estos momentos la conocía muy bien
    -¿A dónde crees que vas?- ella le toma del brazo y lo voltea hacia ella
    -Necesito ir dónde el general
    -Mentira- Alice lo miraba fijamente, Andru no contesto nada y solo trato de evitar verle cara a cara -¿Qué pasó exactamente en ese lugar?
    -Perdí…- susurra muy bajo
    -No te oigo- incite Alice
    -¡Perdí! ¿Contenta?- Andru comenzaba a alterarse, pero rápidamente desvió su molestia sobre un pilar cercano destruyéndolo fácilmente, Alice no inmuto, permanecía firme ante la situación
    -¿Y eso es todo?...
    -¿Ah?
    -Los que escuchaste… ¿Eso es todo?- con aquellas palabras, Andru no hayo respuesta –Siempre me han interesado tus extraños ojos plateados, especialmente cuando cambian a ese rojo intenso, una vez llegue a creer que tus ojos cambiaban cuando te enfadabas, pero viéndote ahora me equivoque aquella mirada que posees en ese estado es temible, pero para que la tengas con tus ojos plateados… algo grande paso, además no es primera vez que pierdes, nunca le habías tomado importancia, pero ahora, no tienes control de ti mismo. ¿Contra quién peleaste realmente?
    -Contra el mismísimo infierno… si me disculpas debo reportarme al general- Alice lo suelta y lo ve marchar
    -Como quieras… pero después hablaremos como corresponde- dice Alice muy seria

    Andru continúo caminando por el castillo hasta llegar al salón principal donde se ubicaba el general.

    -Andru Malcovish reportándose señor
    -Bienvenido- el general se acerca a Andru para saludarle apropiadamente -¿Cómo estuvo la misión?
    -Perdimos a todos los soldados que estaba en la zona, y mis compañeros con ellos…
    -¿Y el demonio?
    -Se marcho.
    -¿Cómo sobreviviste?
    -Ah…- Andru callo de golpe, se sentía muy avergonzado para responder, su orgullo había sido totalmente pisoteado –Me dejo ir- responde sin dar la cara y muy bajo
    -Así que te perdono… (La mirada que posee ahora es muy similar a la de Dan… deberé tener cuidado con mis palabras). ¿Alguna información de utilidad?
    -Que no enfrenten a ella…
    -¿Ella?... ¿Le conoces?
    -Yo… ¡NO DEJARÉ QUE NADIE ENFRENTE A MI HERMANA! ¡SERÉ YO QUIEN LE MATE!- responde muy eufórico
    -Mitsha… así que era Mitsha… está bien, daré la orden de que no la persigan, ya que conozco su identidad, no arriesgaré la vida de más soldados, puedes retirarte
    -¡¿ASÍ COMO ASÍ?!- estaba demasiado alterado, aun así el general no le prestaba atención
    -Tengo mucho que hacer
    -¡Mierda!- se retira muy molesto.
    -Esa esencia, realmente a comenzado a parecerse demasiado a Dan, por lo menos en ese ámbito… Dan ¿Qué crees que debería hacer?

    Andru no sabía qué hacer, tenía mucha rabia por su actitud, sentía una tremenda impotencia de no poder hacer nada contra lo que sucedía, en eso recordó a Dan, cuando tan sólo tenía 8 años... “Estaba divagando en el bosque, aun recordando el día en que sus padres murieron, en eso Dan aparece entre los árboles, lo único que dijo fue: si vas a estar así, mejor muérete, serías más útil como un muerto que un desdichado mocoso… aquellas palabras de desprecio fueron las que lo alentaron, quería demostrarle que podía hacer lo que él quisiera.”

    -Abuelo… después de todo, no sirvo para nada, sería mejor que hiciera caso a tus palabras y me largara de este mundo…
    -Si estas tan decidido, dame el placer de tomar tu alma- dice una voz muy profunda y siniestra
    -¡¿Quién dijo eso?!- Andru miraba a todos lados, tratando de encontrar el origen de aquella voz
    -¿Lo harás?
    -¿Quién eres?
    -¿Ya se te ha olvidado quién soy?... Ja… debí haberte matado cuando tuve la oportunidad
    -¡Galamoth!- dice Andru tomando la espada
    -Te ofrecí mi alma y mi poder a cambio de sacrificios los cuales has podido darme… sin embargo creo que fue un error el haber hecho el pacto, un muerto en vida no sirve ni cuando se convierte en zombi
    -¡Déjate estupideces!
    -¡JAJAJAJAJAJA! Típica reacción de un hombre débil… si te decides, procura avisarme
    -¡Hey, no te vayas!... no responde ¡Mierda!
    -¿Con quién hablas?- pregunta una voz se acercaba, Andru se volteo, era Alice
    -Alice… eso no te incumbe…- sin previo aviso, Alice le da una fuerte bofetada
    -Si tienes algún problema, discutámoslo en la arena
    -¡No me jodas!
    -¿Es que acaso tienes miedo?- aquella mirada que Alice poseía, hacía recordar la de Mitsha, aquella decepción y pena
    -Después no me culpes de tus heridas

    Ambos se reunieron en la arena, los soldados rodearon el lugar, un combate Elite estaba por ocurrir. Alice estaba muy seria, al contrario de Andru quien estaba muy tenso

    -¿Qué pasa? Es primera vez que te veo tan nervioso para un combate
    -¡No te burles de mí Alice!

    La batalla dio comienzo y como Alice había previsto Andru estaba en plena forma, sus movimientos eran extremadamente poderosos pero a su vez, demasiado torpes, como si no pudiera controlar su cuerpo, cada segundo que pasaba aquellos destructivos ataques se iban diezmando, Alice quien era inferior a Andru le estaba causando problemas.

    -¿Qué pasa Andru? ¿Esa grandiosa habilidad es sólo una mera mentira? ¿O es que realmente no vales la pena?
    -¡No me jodas!- Andru estaba demasiado encolerizado para darse cuenta de su forma de combatir, sólo quería callar a Alice de un golpe como fuera posible, pero le era inútil.
    -No podrás tocarme… “¡Legión del Caos!”- los 12 legionarios se levantaron y atacaron a Andru, esto lo molesto mucho y no se quedo a esperar.
    -¡Ya verás! “¡Lighting Dragon!”- pero en el momento de conjurarlo su cuerpo se paraliza y no alcanza a bloquear ningún ataque de la Legión. –Mierda, no puedo mover mi cuerpo- se decía mientras era apaleado como nunca
    -Eso es normal… después de todo eres un humano- dice Alice retirando a la Legión por detrás de ella –Has malgastado tu poder por eso no puedes moverte, no importa que tan poderoso seas, llegará el momento en que tu cuerpo no podrá soportar la carga de tan destructivas habilidades
    -Este no es mi fin Alice
    -Deberías dejarlo
    -¡Ni de jodas!- grita Andru levantándose de una, la Legión retomo su ataque pero fueron fácilmente derrotados, Andru había entrado en un estado de cólera extrema, sus ojos tomaron aquel rojo sangriento –Te lo advertí Alice “¡Lighting Dragon!”- pero a pesar de haber recurrido a su poder oculto el ataque no funciono, un gran dolor se sintió por todo su cuerpo tirándolo al suelo, en ningún momento Alice se inmuto. Lentamente se acerca a Andru
    -Ya te lo dije, todos tenemos un límite, perdiste esa pelea y esta por la misma razón, desperdicias mucho poder, tiendes a tratar de acabar lo más rápido posible con todo, pero eso es inútil, no sé cómo has podido soportar hasta ahora con tu nivel actual… me das pena
    -Alice… mmm ¡MIERDA!....
    -Legionario, llévate a Andru a su habitación- dice Alice invocando un nuevo Legionario del Caos y yéndose muy decepcionada. Andru estaba demasiado mal y sólo tendió a desmallarse por el incalculable dolor.

    Al abrir los ojos se encontraba en un extraño prado, en sus pies estaba dibujado un extraño pentagrama que brillaba de un color similar a su fuego obscuro, rápidamente salto para de ahí por precaución. Al observar el lugar, se percató que había 5 extraños pilares que rodeaban el lugar. Cada pilar tenía una característica única. Andru comenzó a explorar el lugar, cuando se hayo cerca de uno de los pilares este comenzó a brillar y a su vez un símbolo se dibujada por todo el contorno, una imagen idéntica al tatuaje que llevaba en la espalda de Galamoth.

    -¿Qué demonios está pasando?- se preguntaba Andru algo desconcertado
    -Bienvenido a mi mundo- se escucha una voz siniestra por todo el lugar
    -¿Quién está ahí?
    -No es la primera vez que hablamos, aunque nunca de esta forma- responde la siniestra voz que retumbaba por todo el lugar
    -¡Muéstrate!
    -No puedo permitirme eso aun…
    -(Esa voz… no es primera vez… se que la conozco) Si no has demostrarte, por lo menos dame el placer de poder saber tu nombre
    -Tampoco puedo darme el lujo de eso…
    -Esta no sería la primera vez que hablamos, ¿No crees que ya es hora de revelarte ante mí?- Andru miraba a todos lados esperando ver si alguien aparecía
    -Parece que me recuerdas… jajaja… me sorprendes
    -¿Te mostrarás ante mí o me dirás tu nombre?
    -Ya te lo dije, no es momento de eso aun…
    -Qué gran ayuda… entonces responde mis preguntas
    -¿Cuáles son tus dudas?
    -¿Qué es exactamente este lugar?
    -Como dije anteriormente, este es mi mundo el cual habita dentro de tu corazón
    -Ya… con eso también respondes a mi segunda pregunta- Andru comenzó a pasearse cerca de los pilares, algo en ellos se le hacían familiares –Dime una cosa ¿Qué son estos pilares exactamente?
    -Son los pilares del equilibrio… cada uno se compone de cierta cantidad de elementos que habitan en tu mundo, en este momento el pilar que tocaste mas el que está al otro extremos indican los elementos que has logrado obtener por completo- dice la siniestra voz, en eso una extraña sombra emerge del suelo y comienza a rodear el cuerpo de Andru
    -¿A qué te refieres con eso? ¿Y qué es esta extraña sombra que me rodea?- decía mientras veía como esta extraña sombra rodeaba su cuerpo y se alejaba a la vez como si lo examinara
    -Piensa en esa sombra como si fuese yo quien estuviera a tu lado. Sobre lo otro… Lady Death es la representación del cuarto pilar que se compone de la vida y muerte, y Galamoth del tercer pilar que se compone de la obscuridad y la luz.
    -No entiendo, perfectamente puedo controlar los elementos…
    -Pero no crearlos…
    -Ah… en ese caso ¿Cómo puedo usar los poderes de los pilares?
    -No puedes
    -¿Cómo que no puedo? ¿Acaso no dijiste que son los elementos que puedo controlar?
    -Mejor dicho… Que el Dragón del Caos puede controlar
    -¡Yo soy el Dragón del Caos!
    -¡MENTIRA!- grita la siniestra voz –Tú tan sólo eres un mero humano que en sus venas corre algo de la sangre de los Dragones del Caos
    -……- Andru guardo silencio. Se acerca al pentagrama del centro - ¿Y qué hay de Mitsha?
    -Ella sí es un Dragón del Caos
    -¿Acaso ella no es mi hermana? ¿No tenemos la misma sangre?
    -En efecto, pero ella ha despertado y tu no, tan sólo eres un humano con muchos límites que jamás podrás superar, lo cual en un futuro no tan lejano será el producto de tu muerte
    -¿No hay una forma de volverme uno?
    -Interesante…
    -¿Qué cosa?
    -Para ser un verdadero dragón del caos deberás sacrificar algo muy valioso
    -¿Algo… valioso? ¿Qué cosa?
    -Tu humanidad… jajajajaja
    -¿No hay otra forma?
    -No
    -Pero
    -No- niega rotundamente la voz
    -¿Por qué?
    -Porque un Dragón del Caos sólo es un ser de destrucción, no necesita de un corazón humano para sentir alegría
    -¿Cómo sabes tanto de esto?
    -Porque yo conocí al primer Dragón del Caos…
    -…………
    -¿Qué pasa? Tu corazón está dudando
    -¡Claro que está dudando! ¿Quién querría convertirse en un monstruo a costa de su humanidad?
    -Alguien que desea el poder necesario para vengarse de sus enemigos
    -No estoy de acuerdo… pero…
    -¿Pero qué?
    -Que tienes toda la razón, estoy dispuesto a sacrificar mi humanidad, es mi deber convertirme en lo que realmente soy
    -Entonces deberás romper los sellos que aprisionan tu cuerpo y alma
    -¿De qué sellos hablas?
    -¿Tan tonto eres?... Dan te puso 3 sellos en todo tu cuerpo a excepción de tu cabeza para que no pudieras transformarte en un demonio, la única forma de liberarte de ellos, es yendo al templo del caos…
    -Templo del Caos… ¿Dónde queda?
    -Ese es tu trabajo… averiguarlo humano
    -Ok… pero cuando me convierta en un demonio, quieras o no te mostraras ante mi tal como eres y no como ahora, una horrible sombra negra
    -Me lo pensare… ahora es tiempo de despertar
    -Si ya lo estoy
    -Eso crees tú… ¡Despierta!

    Con aquellas palabras, aquel mundo en donde estaba se cubrió por completo de una obscuridad absoluta. Andru abre los ojos y se da cuenta de que estaba en su habitación, estaba algo desorientado, tratando de recordar lo que había soñado, pero era inútil, lo único que escuchaba en su mente era “Templo del Caos”.

    -Veo que has despertado- dice Alice que estaba apoyada en la pared
    -Tienes razón Alice… soy un simple humano que intenta hacer cosas imposibles
    -¿Y a que viene eso?
    -Sólo sentía ganas de decirlo… oye, con respecto al combate…
    -No hay nada que decir, por lo menos ya estas más tranquilo.
    -Eso parece. Por casualidad ¿sabes que es el templo del caos?
    -Templo del Caos… son unas viejas ruinas muy al oeste del desierto que esta antes de Rusento, es un lugar inhóspito y sin vida, se nos tiene prohibido ir para allá.
    -Ya veo, de igual forma debo ir
    -¿Por qué?
    -Para ganar una cosa, debo perder algo de igual valor
    -No entiendo a que te refieres.
    -No importa, tengo que hablar con el general
    -No me digas que piensas ir a ese lugar- dice Alice algo preocupada
    -¿Quieres venir?
     
  19.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    193
    Re: El Maestro del Caos

    Los 5 Pilares:

    Cada pilar está compuesto de los elementos básicos.

    Pilar1: Es el pilar que sostiene el equilibrio de la naturaleza, se compone de "Fuego-Agua-Tierra-Viento"
    Pilar2: Es el soporte del primer pilar donde están los elementos adyacentes como "Trueno-Hielo-Metal-Hierva"
    Pilar3: Es el pilar del equilibrio entre el bien y el mal, se compone de "Luz-Obscuridad"
    Pilar4: Uno de los mas importante junto al primero. Corresponde al orden de esencia se compone de "Vida-Muerte"
    Pilar5: El quinto pilar es uno no oficial que sólo se presenta en algunos casos como Andru, es el pilar que representa el mismísimo "Caos"

    Los dragones del caos son capaces de controlar los poderes de cada pilar a su antojo, sin embargo deben tener un pacto, el único dragón que ha podido usar los pilares sin el pacto fue el original quien poseía los corazones de cada dragón.
    En el caso de Andru, el tiene un pacto no confirmado con Lady Death (Muerte) y uno si confirmado con Galamoth (Obscuridad)
     
  20.  
    Askelad

    Askelad Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    23 Octubre 2008
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Maestro del Caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    92
     
    Palabras:
    5041
    Re: El Maestro del Caos

    Capítulo 6: Estrellas del Desierto

    -El ir o no, no es mi decisión… recuerda que obedecemos ordenes
    -¿Pero te gustaría venir?- insiste Andru, Alice se ruboriza un poco
    -Ya te lo dije, si no es una orden, no iría…
    -En ese caso…- Andru se levanta y tomas sus cosas. Al vestir la armadura, se acerca a la puerta –Tengo una idea para que me acompañes XD-
    -¿Qué planeas exactamente?
    -Ya verás- dice retirándose de la habitación.

    Después de haber salido, se dirigió rápidamente donde el general. Al llegar este estaba con Kaze y Kurio, rápidamente el ambiente cambio, se puso un poco más tenso.

    -¿Qué se te ofrece Andru?- pregunta el general
    -Esto… necesito un gran favor
    -¿De qué trata?
    -Necesito ir al templo del caos como sea
    -¿Qué asuntos tienes allí?
    -No iré con rodeos así que lo diré una sola vez, voy para terminar de convertirme en un dragón del caos
    -¡¿Qué?!- Arthur se sorprende bastante por las palabras de Andru, hace años que no escuchaba sobre esos demonios
    -Ya lo dije señor, ahora espero su aprobación- Dice muy serio. Kaze y Kurio no entendían de qué hablaba esos dos
    -¿Y si digo que no?
    -Entonces me ver en la obligación de desobedecerlo, realmente debo ir a ese lugar
    -En ese caso… lo harás con una condición
    -¿Y cuál es esa condición?
    -No iras sólo
    -¿Puedo llevarme a Alice? Creo que necesita salir un rato
    -Pensaba más bien en estos dos
    -Lo lamento señor, pero nos negamos a ir con el- dice Kaze
    -Después de la última vez, no sabemos de que sea capaz
    -Con esas palabras que acaban de decir tus compañeros ¿Esperas que deje a mi hija en tus manos?
    -Si- responde sin vacilar
    -Si ella quiere acompañarte, por mi está bien
    -Lo hará, ahora con su permiso, me prepararé para el viaje
    -Ten cuidado…- cuando Andru se retiro el general se volteo hacia el dúo –Confió en Andru, pero ahora que ha tomado esta decisión me ha entrado una preocupación profunda por mi hija…
    -Señor- dice Kaze -¿Qué es exactamente un Dragón del Caos?
    -Es esa cosa con la que se enfrentaron hace poco, mejor dicho, algo peor
    -Entonces, ¿No cree que estaría equivocado al dejarle ir?
    -Eso es cierto, pero de cualquier forma ira a ese lugar, es mejor tenerlo como aliado que enemigo, por esa razón tendré que pedirles que vallan con ellos, la prioridad es la misma que la misión anterior, sólo que el objetivo será Alice ¿Entendido?
    -¡Si señor!- responde ambos.

    Mientras en algún lugar del castillo Andru conversaba con Alice…

    -Tenemos trabajo, así que ve a prepararte
    -¿De qué hablas?
    -Tú lo dijiste, si el general te daba el permiso irías conmigo al Templo del Caos ¿o ya se te olvido?
    -No lo he olvidado, es sólo que ¬¬ me sorprende que hayas convencido al general…
    -Aunque había una condición…
    -¿Cuál era?- pregunta muy curiosa
    -Que puedes venir siempre y cuando tú quieras hacerlo
    -Ya veo, si ahora te digo que no, iras solo
    -Afirmativo, pero no creo que me hagas el desprecio ¿O sí?
    -¿Cuándo partimos?
    -En una hora más, así que ve a prepararte XD
    -¬¬ no te alegres tanto idiota… pero gracias por recurrir a mi
    -Hay ciertas cosas que quiero enseñarte… pero para eso necesitaba que aceptaras…
    -¿Qué cosas?
    -Ya las veras en su momento, ahora ve a prepararte ¿Quieres?
    -De… de acuerdo- responde Alice algo sorprendida

    Ambos se prepararon, tomaron sus objetos y partieron en la misión no oficial. Y de tras de ellos sin que supieran, Kaze y Kurio les seguían el rastro.
    Mantuvieron un ritmo muy calmado en su viaje, Alice trataba de mantenerse lo más serena posible, esperando el momento preciso para actuar, ya que no sabía que le prepararía Andru. Los últimos días se había comportado de forma muy rara, su serenidad, prepotencia, su alegría, su forma de actuar la tenia lago tensa y confundida, ya podía reconocer Andru.
    Después de tres largos días de viaje, llegaron a Rusento, estaba llena de vida y bien custodiada como de costumbre. Alice se adelanto a Andru, pero al llegar a la entrada ve que él se iba al desierto

    -¿Qué demonios está pensando?- no le quedo de otra que seguirle.

    El sol cubría todo el desierto, un calor abrasante sofocaba a la joven, su visión se veía nublada por el sudor de su frente, la armadura comenzaba a agobiarle, en cambio su compañero se veía como si nada pasara, su total calma le molestaba aun más.

    -Si tienes tanto calor ¿Por qué no te quitas todo lo que llevas encima?- dice sin voltearse
    -¡¿Qué?! Eres un loco pervertido
    -Gracias
    -¡No era un cumplido idiota!- Suspiro. El gritar la agotaba más –Odio esto…
    -No deberías agitarte tanto
    -¿Cómo no hacerlo? Estamos caminando en medio en este maldito desierto, con un calor insoportable, y aun más, ni idea a donde vamos
    -Claro que sé a dónde vamos, oye realmente deberías quitarte por lo menos la armadura si no quieres morir asfixiada
    -¿Cómo lo haces para soportarlo?
    -No es primera vez que visito el desierto, una vez un amigo me dijo… “El desierto al igual que todo este mundo posee un alma, y como las personas, elige a quien le agrada y quién no. El desierto caprichoso y odia a los forasteros… así que ten cuidado” o algo así…
    -¿¬¬ quieres decir que no soy deseada en este lugar?
    -Correcto- responde muy sereno
    -O mierda… te odio por esto Andru
    -Toma, bebe esto- le lanza una botella, Alice sin pensarlo lo bebe, de un momento a otro su cuerpo se refresco como nunca
    -¿Qué es esto?
    -Elixir de Hielo, lo guardaba en caso de emergencia, y veo que sirvió, lo malo que esa era nuestra única botella, pero su efecto durará aproximadamente unas tres o cuatro horas ya que te la has bebido por completo, bueno, será suficiente para cruzar el desierto, o hasta donde quiero llegar
    -Si tú lo dices, y lo lamento si me lo tome por completo
    -No hay de que… sabías que no estabas acostumbrada al desierto, lo bueno que pronto anochecerá y no será problema el sol…
    -A todo esto ¿Cuánto falta?
    -Ni idea, siempre me cuesta un poco ubicarme.
    -En pocas palabras ¡Estamos perdidos!- dice muy molesta
    -Cuando baje un poco el sol llegara nuestra guía
    -(¿Guía?... ¿una chica?) Falta mucho para que baje el sol
    -Sabes, extrañamente este lugar obscurece antes que en los alrededores
    -Mmmm, sabes, estos últimos días han sido extraños- dice Alice en un tono más serio
    -¿extraños? ¿De qué forma?- pregunta dándole la espalda a Alice
    -No deseo tocar el tema, pero me incómoda la situación en la situación en la que estamos.
    -Es cierto que he estado raro estos días, después de la casería fue cuando cambie, me di cuenta de mis límites y de que aun necesito crecer, aun a costa de mi humanidad
    -¿A costa de tu… humanidad? ¿De qué hablas?
    -Ya habrá momento para hablar de eso, nuestra guía ya viene
    -¿Dónde?- Alice miraba a todos lados, en eso se percata de que algo se acercaba, al observar bien era un caballo muy hermoso
    -Aiala, tanto tiempo sin verte- dijo Andru acariciándola, la yegua reconoció a Andru de inmediato
    -¿Este caballo es nuestra guía?-
    -Sí, la mejor forma de viajar por el desierto es con alguien que le conoce- Andru se voltea y ve la cara de Alice, comenzó a reír –Jajaja, ¿Acaso pensaste que era un mujer?
    -No te burles…- evade la mirada y se ruboriza. –Continuemos con nuestro camino ¿Quieres?- dice algo molesta
    -De acuerdo- Responde con una sonrisa –Aiala, por favor llévanos donde tu maestro- La yegua relincha aceptando la petición de Andru.

    Así comienza su travesía por el desierto. Caminaban a un paso lento pero firme, a cada hora que pasaba el sol se ocultaba y a su vez la luna se asomaba resplandeciente. Era luna llena y el desierto entero brillaba con el resplandor de esta, una vista que trajo nostalgia al corazón de Andru y admiración la joven guerrera, era su primera noche en un lugar como este. Mientras continuaban su camino, la joven no tardó en darse cuenta del estado de Andru, aunque deseaba saber qué es lo que sentía realmente, una extraña sensación de inseguridad y miedo invadió su corazón, no era la primera vez que sentía eso hacia este compañero, pero a su vez un total desconocido…

    -Ya falta poco Alice- dice Andru con serenas palabras, las cuales de algún calmaron a Alice, sin embargo Andru se percato del tenso ambiente -¿Hay algo que te moleste?
    -¡Ah! Esto…- Alice no alcanzo a responder, estaba distraída
    -Fue en este lugar donde por primera vez creí entender mi verdadero ser, pero no fue así…- Alice no entendió nada de lo que Andru hablaba –Llevo pensando mucho esto, después de lo de Rusento ¿En algún momento leíste el libro que deje?- pregunta tratando de ser lo menos serio posible
    -Traté, pero no pude, en ese momento me sentí extraña, al final Amy se lo llevo…
    -Ya veo- responde algo desilusionado
    -¿Por qué preguntas?
    -Por nada en especial- dice Andru continuando su camino. Alice se detiene -¿Qué pasa?
    -Siempre lo mismo… siempre ¡¿Por qué no lo dices de una maldita vez?!
    -Alice…- Andru dudo por unos momentos, pero al ver la determinación que poseía Alice, no le quedo otra que decirle toda la verdad –Si tanto lo deseas, me escucharas en silencio… Mi verdadero ser es el de un demonio, al igual que el que traté de casar, yo soy “Un Dragón del Caos”
    -Ah… ¿Estas bromeando?
    -¿A caso me rio? ¿De que otra forma explicaría ese abrupto cambio de actitud y de apariencia?
    -Pero…
    -Esa es la verdad Alice, soy un demonio y el de la peor clase, la razón de este viaje es la de poder convertirme en mi verdadera naturaleza, de quitarme este maldito sello que es mi cuerpo, sin embargo… debo sacrificar algo de igual valor
    -¿Qué cosa?
    -Mi humanidad…
    -No… ¡No puedes hacer eso!
    -¿Quién me lo impide?
    -Yo- dice muy determinada
    -¿Por qué? ¿Quién eres para hacerlo?- con aquellas palabras Alice no supo que responder –Vez…
    -¡Entonces!... entonces, ¿Por qué me trajiste?- preguntaba algo desconsolada
    -Sabes- dice dándole la espalda y admirando las estrellas –Desde el día en que te conocí he estado enamorado de ti, pero nunca me vi al alcance tuyo, por esa razón, quiero conservar estos últimos días, estos últimos recuerdos junto a ti, esa es la razón… nada más que esa
    -… Andru… no sé qué decir…
    -No hay nada que decir, sigamos, la noche en este lugar es muy fría y ya nos falta poco- dice Andru terminando el tema abruptamente.

    Continuaron su camino sin decir nada, el silencio del desierto los absorbía cada vez más, y Alice ya no lo soportaba; antes de que pudiera decir algo el lugar comenzó a temblar, el viento arrimaba con mayor fuerza levantando la arena

    -¡Alice! ¡Cuida a Aiala!- dice Andru poniéndose serio
    -¡¿Qué está pasando?!
    -Nos atacan, pero ni idea de quien sea
    -Y como has de saberlo estúpido Dragón- dice una voz que se escucha entre la tormenta de arena, seguida una endemoniada risa, pero no era la misma voz, eran os los atacantes ocultos
    -¡Manifiéstense!- Andru trataba de encontrarlos, pero la tormenta impedía la visión de Andru…
    -Jajajajajajajaja, tan inútil como de costumbre, pero eso terminará aquí con tu muerte
    -Bien dicho hermana, bien dicho…

    Andru desenvaino a Claymore y la agito disipando la tormenta de una; a cada extremo Andru había un sujeto, ambos con una extraña capucha que ocultaba sus rostros, Andru no andaba de ánimo por lo que deseaba terminar pronto

    -¡Vengan si se atreven!-le grita Andru enfurecido

    Y así fue, ambos sujetos se lanzaron al ataque, cada uno con una extraña espada que desprendían poderes incalculables, pero a Andru no le importo. Rápidamente guardo a Claymore y desenvaina a Valefor y Galamoth para intersecar ambos ataques, lo cual dio resultado, pero se percató de inmediato de la diferencia entre él y sus atacantes, recordó aquel sentimiento que tuvo frente al combate contra Mitsha, aquel horrible temor el cual despertó aquel incontrolable odio, los ojos de aun no habían cambiado pero mostraban la mirada del demonio que llevaba en su interior

    -¡Libérate Valefor! ¡Asesina Galamoth!- grita y ambas espadas relucen de un dorado intenso y obscuridad cegadora, Andru estaba decidido a matarles
    -Así me gusta pequeño dragón- dice uno de los sujetos quitándose la capucha, era una mujer de unos 30 años con una extraña armadura y ojos plateados
    -O… ¿Por qué siempre te precipitas Ciel?- dice el sujeto quitándose la capucha, era un hombre de la misma edad, también poseía una extraña armadura y ojos plateados
    -No fastidies Devius, pelear con la capucha es incomodo, más cuando él se ha puesto serio
    -Lo sé, pero dime ¿Qué puede hacer un pequeño enclenque?
    -(Tengo miedos de ellos, mi sangre hierve por matarles, la misma sensaciones… en ese caso no me contendré…) No lo hare… ¡Los mataré!- los ojos de Andru se tornaron rojos, de su cuerpo emergía una extraña aura negra, similar a la que Mitsha desprendía cuando combatía, Devius y Ciel no le tomaron importancia y continuaron con su ataque.

    Los ataques venían de todas direcciones, Andru los bloqueaba como podía pero de igual forma recibía daño, Alice no podía quedarse mirando, pero Andru la detiene, esto era algo que sólo él podía solucionar, sólo un verdadero dragón del caos podía combatir a otro de su clase. Estos enemigos resultaron ser superiores, ellos ya habían despertado como Mitsha, aun así Andru continuaba combatiendo, pero ya no estaba desesperado, mantenía el control a pesar de que la situación estaba en su contra

    -¡¿Por qué no te rindes y dejas que te matemos?!- le grita Ciel
    -Porque no sería divertido- responde Andru sarcásticamente y tomando una extraña postura, Alice que miraba angustiada comprendió las intenciones de Andru
    -(Hace años que no veía esa postura… está decidido a acabar con esto… Andru)
    -¿Eres tonto o qué? Mira que dejando tú defensa totalmente descubierta y sin posibilidad de reforzar tú ofensa, jajaja. Vamos por el Ciel
    -¡Te sigo hermano!- responde con una sonrisa desquiciada

    Ambos hermanos se lanzaron al ataque, para Andru era la primera vez que probaba esta habilidad con dos oponentes al mismo tiempo, pero no dudo. Al momento del impacto instintivamente Andru se desase de sus espadas y bloquea con una gigantesca arma que aparece de la nada, al detener el movimiento de sus oponentes les devuelve la mano destruyendo parte sus armaduras y cortando ambas espadas a la mitad, Devius y Ciel estaban atónitos, sus legendarias espadas habían sido cortadas, pero al mirar el arma que Andru sostenía no dudaron el por qué pudo hacerlo

    -¿Desde cuándo posees a Basoetsha?- pregunta Devius, Andru acomoda la gran espada en su hombro y comienza a caminar hacia el
    -No responde Devius, será mejor retirarnos, sabes que no podemos combatir contra esa endemoniada arma, es imposible
    -¡Ciel! Si no lo derrotamos ahora, cuando se convierta en un dragón completo no habrá oportunidad- decía Devius, mientras discutía, no se percató de que Andru estaba frente a ellos y lanzo un corte, ambos alcanzaron a reaccionar.
    -¿Qué pasa chicos? ¿A caso no iban a matarme?- les pregunta Andru con una mirada de placer y total perversión, estaba gozando del momento
    -Es imposible ¡Retirémonos Devius!
    -¡Mierda!, te has salvado por esta vez Andru, pero a la próxima no habrá piedad

    Ambos sujetos desaparecen en la nada, Andru estaba aun deseoso de combatir, pero sus presas habían huido. Al calmarse un poco, recobra la cordura, y se percata que la espada en su mano era la verdadera Basoetsha, no sabía cuándo o como la había adquirido, pero en el instante de admirarla esta se desase en sus manos, al igual que cuando materializaba sus demás armas, Andru quedo sorprendido, era demasiado bueno para ser cierto. Se volteo hacia Alice y sonrió sutilmente

    -Ya ha pasado todo, será mejor continuar
    -Tienes razón… pero ¿No estás preocupados por su regreso?
    -Para ese entonces ya seré lo suficientemente fuerte para derrotarles
    -Andru ¿no hay otra forma en la que no debas dejar de ser quien eres?
    -Si lo supiera no estaría tan desesperado por convertirme en lo que realmente soy
    -Aun así…
    -Por favor Alice, no compliquemos más las cosas ¿Quieres?- dice Andru con una tenue sonrisa

    Ambos continuaron su camino hasta llegar a su destino, el hogar de RAM donde este les esperaba…

    -Bienvenido Andru…
    -Necesito tus consejos una vez más…
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso