El llanto de un bebé en lo más profundo del caos

Tema en 'Relatos' iniciado por Poikachum, 18 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Poikachum

    Poikachum Gurú Usuario VIP Comentarista empedernido

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,982
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    El llanto de un bebé en lo más profundo del caos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    995
    Año 2020, la humanidad ha pagado muy caro su avaricia y la corrupción llevada por muchos llegó a tal limite que ahora no hay nada para nadie. La muerte ha asolado el planeta, apenas quedan supervivientes debido a la falta del agua potable. Los ríos y mares ahora están tan contaminados que de ellos surge vapor de color verdoso y su olor es tan fuerte que todo ser vivo del océano están muertos y sus cuerpos putrefactos llegan a las orillas contaminando la arena de la playa. Mientras tanto las ciudades están casi desiertas, los edificios abandonados mientras el llanto de un bebe hace eco en el vacío de la ciudad. Dos personas caminan por la ciudad, a paso lento, una madre con un bebe en sus brazos anda lentamente debido a la falta de fuerzas, el bebe llora de hambre mientras la madre lo balancea para intentar calmar el llanto del pequeño.

    —Shh, vamos, no llores más mi pequeña —dice la madre intentando hacer cesar el lloriqueo del pequeño.

    De pronto escucha un ruido, haciendo que la mujer se pusiera en alerta. Gira su cabeza alrededor, no ve a nadie, tan solo edificios y más edificios. Pero ve aparecer la sombra de una persona, la madre se echa hacía atrás unos pasos. La figura finalmente se revela, este lleva un traje antiradiación y detrás de él aparecen otras dos personas con trajes similares.

    —¿Quiénes sois? —pregunta la mujer aferrándose al bebe a su pecho.

    —Danos al bebe, lo necesitamos —ordena el hombre señalando al pequeño.

    —No os lo dare, es mi hija y mi pequeña —responde la chica mientras vuelve a dar unos pasos hacía atrás.

    Pero de repente detrás de ella unos brazos agarran a la pequeña y se la quitan de las manos. La mujer que no se había dado cuenta se gira e intenta quitarle a su hija de los brazos del hombre. Mientras ambos se aferran al bebe como si de un juguete se tratase mientras el bebe llora desesperadamente por el dolor que le causa. Finalemente debido a la fuerza del hombre y la pequeña resistencia de la mujer debido a su agotamiento cede al bebe y cae al suelo
    cansanda, fatigada y llorando por su niña a la cual nunca volverá a ver.

    —Bien, la llevaremos al laboratorio, con ella podremos clonarla y recrear la población —comenta el que parecía ser el jefe del equipo.

    —Pero si apenas quedan recursos para sobrevivir —dice uno de los hombres.

    —El agua potable esta en manos de los poderosos, y en nuestra base tenemos de sobra para poder vivir una buena temporada gracias a nuestra investigación —contesta el jefe.

    —Sigo sin comprender para que queremos repoblar el planeta —dice mientras se rasca el casco el más pequeño de todos.

    —Alguien tendrá que trabajar para nosotros, ya paso hace años y volverá a ocurrir —responde mientras se ríe el jefe sosteniendo al bebe.

    —Jefe, ¿Qué hacemos con ella? —pregunta el hombre señalando la mujer.

    —Dejadla, apenas puede moverse —contesta el jefe.

    —Venga mujer, ¿es que no quieres recuperar a tu hija? —pregunta en tono burlón uno de ellos mientras se ríe de la chica.

    La madre intenta moverse y arrastrarse, pero es inútil, apenas le quedan fuerzas. Los hombres ríen ante este intento de la madre y se marchan dejando a esta en el suelo. La mujer poco a poco cierra los ojos, dejándose llevar, a su memoria acuden recuerdos del día en que su marido el cual falleció recientemente debido a la contaminación y ella se conocieron. Luego, después de ese, el nacimiento de su pequeña, ella lo era todo, y era porque ya nunca más volverían a verse nunca más. Y así fue como la madre paso a mejor vida, pero antes de cerrar totalmente los ojos en su mente se dibujo una escena que jamás olvidaría. Su marido junto a su niña en brazos saludan y le sonríen a ella, una sonrisa se dibuja en el rostro de la madre mientras lágrimas recorren sus mejillas. Después de esto, deja de respirar y se marcha junto a su esposo esperando a que algún día su hija se reúna con su familia.

    Mientras tanto con los hombres…

    —Jefe, rápido, venga a ver esto —dice uno de los hombres avisando a su jefe.

    —¿Qué sucede? Estaba durmiendo —pregunta rascándose la cabeza y bostezando.

    —El bebe…esta muerto —contesta esté señalando al bebe.

    —¿Qué?¿como dices? —pregunta el jefe sorprendido y acercándose al bebe.

    Efectivamente, el bebe no respiraba y tampoco daba síntomas similares. El jefe del grupo golpea violentamente la puerta, golpea con sus puños la pared hasta que empiezan a surgir hilillos de sangre en sus nudillos. Todo su plan se había venido abajo, no le quedaba más remedio que tener que volver afuera para intentar localizar otro bebe y asegurarse esta vez de que el bebe sobreviviera.

    El bebe estaba muerto si, pero ira donde pertenece, al lado de su madre y su padre los cuales le esperan con los brazos abiertos para poder estar otra vez los tres juntos. Estarán juntos lejos de la corrupción, de los peligros y de la contaminación que el ser humano ha provocado debido a su afán de poder.

    FIN
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Poikachum

    Poikachum Gurú Usuario VIP Comentarista empedernido

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,982
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Se me olvido mencionar...este escrito lo escribí para el concurso Cuando ya no queda nada.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso