El lado oscuro de la amistad

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Yeska, 5 Agosto 2009.

Cargando...
  1.  
    Baldur Prime

    Baldur Prime Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    20 Enero 2005
    Mensajes:
    1,087
    Pluma de
    Escritor
    Re: El lado oscuro de la amistad

    buena continuacion de tu fic Azula
    me gusto mucho tu trabajo, te felicito mucho, sigue asi
    estoy ansioso por saber que pasara ahora
    buen trabajo el que haces
    n_n
     
  2.  
    dark kiss

    dark kiss Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    16 Abril 2009
    Mensajes:
    142
    Pluma de
    Escritor
    Re: El lado oscuro de la amistad

    muy buena conti... Aparecio reenn!!!!!!!,.. alfin!...
    aww... q tierno jaru... ^^ ...
    bueno...azula-chan... me voy llendo...
    me encanto el cap... espero la conti...
    suerte con toodooo°!!!...
    .............dark kiss
     
  3.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    958
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 10: “Tristeza vs Alegría”
    Estaba sumergida en aquella tina de mármol blanco repleta de agua caliente, sus ojos amenazaban con dejar salir lágrimas pero su orgullo no le permitiría llorar más. Ryo ¿Por qué le había hecho eso? Sabía perfectamente que el ballet era su pasión y lo mucho que se esforzaba para ser la mejor en eso. Mojo su cara con el agua, le dolía en lo más profundo de su alma saber que su mejor amigo le había traicionado.
    ---

    El oji azul estaba mirando desde el balcón de su habitación… el cielo era oscuro y finamente estrellado, sus ojos azules estaban opacados hasta casi alcanzar el mismo color del sombrío firmamento que había sobre él.
    No podía dormir, su pecho le pesaba, su cabeza le dolía de la confusión, en parte estaba feliz, paso una maravillosa tarde con aquella bella pelinegra pero en otra parte estaba profundamente deprimido y un sentimiento de culpa subía y bajaba por su garganta, le había fallado, a ella, su amiga de la infancia.
    ---

    -¿Cómo estuvo el recital?- Preguntaba mientras tomaba un vaso de agua
    -Muy bueno- Tomando un poco de té con leche –Ella estuvo perfecta-
    -¿Tan buena es?-
    -La mejor, es como tú, se esfuerza al máximo en lo que le gusta- Fijando sus ojos verdes en los negros de Yeska.
    -Ya veo- Dejando su vaso de lado -Voy a la cama-
    -Buenas noches-

    Entro a su acogedora habitación, se puso aquel corto vestido negro de satén que normalmente usaba para dormir, le parecía tan fresco y cómodo… se metió en la gran cama de suaves sábanas moradas y miro el oscuro techo de su habitación, llevo una de sus manos a su frente, no entendía porque pero se sentía ligeramente culpable de lo que había pasado aquella tarde… gracias a ella Ryo no fue a ver a Yami, aunque a ella no le debía preocupar aquella chica ni siquiera le caía bien o eso es lo que ella quería pensar, si lo analizaba mejor, no era eso… no, era algo mucho más complejo, en alguna parte sentía que no se debía preocupar por ojinegras malcriadas que solo piensan en ellas mismas, pero otra parte más grande anhelaba saber qué había detrás de esa capa de indiferencia… quizás sea verdad que ambas sean muy parecidas.

    ---
    La oji negra estaba sentada en la mesa del comedor, mirando la ventana… desde allí las luces de la ciudad parecían simplemente infinitas… una fina línea de humo se escapaba de aquel cigarro negro, ya iba por su cuarto, le pesaba el pecho, le costaba respirar… apago el que tenía entre sus finos dedos y se encamino a su habitación apoyada por las paredes del lugar, su cuerpo estaba tenso. Abrió la puerta con gran pesadez y se tiro a la cama.

    ---
    Amaneció, el cielo estaba nublado, la peli negra estaba sentada en su lugar correspondiente, a su lado no había nadie, la joven bailarina había faltado, de nuevo… ya había pasado algunos días de ese incidente y ella no se presentaba.
    -Siento llegar tarde- entrando al salón.
    -Gracias por venir Jigokuno-san-
    Yeska alzo su oscura mirada, su corazón se le acelero en el momento en que chocó con la mirada de la joven… estaba nerviosa y no sabía porque.

    ---
    La oji negra salió de la dirección… suspiro pesadamente, debía llevar esos tontos papeles a su casa, cerró los ojos molesta. Debía ira junto a aquella horripilante mujer que tenía su custodia… choco contra algo duro y suave a la vez, con una refrescante aroma a valle.
    -¿Yami-san?-
    -Gomen-ne Jarú-sensei-
    -Tranquila- Decía el de brillante mirada verde -¿Cómo estás?-
    -Bastante bien- Decía con su tono neutral
    -¿Ya no más desmayos?-
    -No…- Mintió suavemente
    -Vamos te llevo a tu casa- Sonreía suavemente
    -No hace falta-
    -Insisto-
    -De acuerdo-
    No sabía porque aquel joven de hermoso cabello chocolate se preocupaba por ella… subió al elegante auto mientras su mirada se topaba con aquel joven de cabello azulado.

    Esperamos que este capi les halla gustado hasta la proxima
     
  4.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    958
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 10: “Tristeza vs Alegría”
    Estaba sumergida en aquella tina de mármol blanco repleta de agua caliente, sus ojos amenazaban con dejar salir lágrimas pero su orgullo no le permitiría llorar más. Ryo ¿Por qué le había hecho eso? Sabía perfectamente que el ballet era su pasión y lo mucho que se esforzaba para ser la mejor en eso. Mojo su cara con el agua, le dolía en lo más profundo de su alma saber que su mejor amigo le había traicionado.
    ---

    El oji azul estaba mirando desde el balcón de su habitación… el cielo era oscuro y finamente estrellado, sus ojos azules estaban opacados hasta casi alcanzar el mismo color del sombrío firmamento que había sobre él.
    No podía dormir, su pecho le pesaba, su cabeza le dolía de la confusión, en parte estaba feliz, paso una maravillosa tarde con aquella bella pelinegra pero en otra parte estaba profundamente deprimido y un sentimiento de culpa subía y bajaba por su garganta, le había fallado, a ella, su amiga de la infancia.
    ---

    -¿Cómo estuvo el recital?- Preguntaba mientras tomaba un vaso de agua
    -Muy bueno- Tomando un poco de té con leche –Ella estuvo perfecta-
    -¿Tan buena es?-
    -La mejor, es como tú, se esfuerza al máximo en lo que le gusta- Fijando sus ojos verdes en los negros de Yeska.
    -Ya veo- Dejando su vaso de lado -Voy a la cama-
    -Buenas noches-

    Entro a su acogedora habitación, se puso aquel corto vestido negro de satén que normalmente usaba para dormir, le parecía tan fresco y cómodo… se metió en la gran cama de suaves sábanas moradas y miro el oscuro techo de su habitación, llevo una de sus manos a su frente, no entendía porque pero se sentía ligeramente culpable de lo que había pasado aquella tarde… gracias a ella Ryo no fue a ver a Yami, aunque a ella no le debía preocupar aquella chica ni siquiera le caía bien o eso es lo que ella quería pensar, si lo analizaba mejor, no era eso… no, era algo mucho más complejo, en alguna parte sentía que no se debía preocupar por ojinegras malcriadas que solo piensan en ellas mismas, pero otra parte más grande anhelaba saber qué había detrás de esa capa de indiferencia… quizás sea verdad que ambas sean muy parecidas.

    ---
    La oji negra estaba sentada en la mesa del comedor, mirando la ventana… desde allí las luces de la ciudad parecían simplemente infinitas… una fina línea de humo se escapaba de aquel cigarro negro, ya iba por su cuarto, le pesaba el pecho, le costaba respirar… apago el que tenía entre sus finos dedos y se encamino a su habitación apoyada por las paredes del lugar, su cuerpo estaba tenso. Abrió la puerta con gran pesadez y se tiro a la cama.

    ---
    Amaneció, el cielo estaba nublado, la peli negra estaba sentada en su lugar correspondiente, a su lado no había nadie, la joven bailarina había faltado, de nuevo… ya había pasado algunos días de ese incidente y ella no se presentaba.
    -Siento llegar tarde- entrando al salón.
    -Gracias por venir Jigokuno-san-
    Yeska alzo su oscura mirada, su corazón se le acelero en el momento en que chocó con la mirada de la joven… estaba nerviosa y no sabía porque.

    ---
    La oji negra salió de la dirección… suspiro pesadamente, debía llevar esos tontos papeles a su casa, cerró los ojos molesta. Debía ira junto a aquella horripilante mujer que tenía su custodia… choco contra algo duro y suave a la vez, con una refrescante aroma a valle.
    -¿Yami-san?-
    -Gomen-ne Jarú-sensei-
    -Tranquila- Decía el de brillante mirada verde -¿Cómo estás?-
    -Bastante bien- Decía con su tono neutral
    -¿Ya no más desmayos?-
    -No…- Mintió suavemente
    -Vamos te llevo a tu casa- Sonreía suavemente
    -No hace falta-
    -Insisto-
    -De acuerdo-
    No sabía porque aquel joven de hermoso cabello chocolate se preocupaba por ella… subió al elegante auto mientras su mirada se topaba con aquel joven de cabello azulado.

    Esperamos que este capi les halla gustado hasta la proxima
     
  5.  
    Baldur Prime

    Baldur Prime Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    20 Enero 2005
    Mensajes:
    1,087
    Pluma de
    Escritor
    Re: El lado oscuro de la amistad

    buena continuacion
    me gusto mucho tu trabajo
    gracias por subirla
    se ve interesante
    estoy ansioso por saber que pasara ahora
    si necesitas algo no dudes en llamarme
    n_n
     
  6.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1458
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 11: Discusión.

    Sus ojos azules se fijaron en esos ojos oscuros y vacios, no lo entendía, ¿desde cuándo tenía tanta confianza con el oji esmeralda? , se preguntaba eso dejando de mirar a la joven…sabia que ella estaba enojada y con razón, no estuvo con ella en uno de los momentos más importantes de su vida, en pocas palabras le había fallado, suspiro, debía despejar su mente de alguna forma pero ¿Cuál?
    ---
    Miro de nuevo hacia el auto, ni siquiera le pidió disculpas…ya lo tenía decidido, a partir de ese momento le aplicaría la ley del hielo al oji azul, quizás parezca algo infantil pero esa era su forma de ser cuando estaba enojada…subió al auto con la mente un poco distraída.
    -¿Yami?- escucho decir a una voz que le resultaba familiar y a la vez le desagradaba.
    -Yeska-san- sentándose junto a ella.
    -¿Ira con nosotros?- pregunto la peli negra algo confundida.
    -La llevare a su casa- respondió el de mirada esmeralda comenzando a conducir.
    -Hmp…que amable- sarcasmo. No debería de ser sarcástica con aquella joven de mirada negra pero solo lo hacía por simple costumbre aunque le agradaba hacerlo.
    -No seas sarcástica- dijo con su voz neutral la oji negra mirando hacia la ventana de su lado.
    -Es mi vida, no te incumbe- Yeska solo se recostó de su ventana pero sus palabras fueron algo frías al pronunciarlas.
    -Um- suspiro aun mirando por la ventana- Intrusa- las palabras le salieron por inercia, aunque si quería decirlo.
    -la mira de reojo- Emo
    -la mira de la misma forma- Púdrete.
    -¿Qué dijiste?- algo enojada-
    -¿Estas sorda?- mirándola- No me gusta repetir las cosas pero ya que eres tu quien me lo pide…Pu-dre-te
    -Estúpida chica pálida- apretando su puño- Debería golpearte pero…- algo la detenía, de verdad quería golpearla además no sería la primera vez que golpeara a alguna joven pero por alguna razón no podía hacerlo.
    -Hmp, pero me temes- en tono de superioridad, muy poco hablaba de esa forma pero el momento implicaba hacerlo.
    -¿Temerte?- arquea una ceja- ya lo veremos- se abalanzo sobre la chica para golpearla y justo en ese momento Jarú piso el freno de repente haciendo que las dos peli negras cayeran hacia delante ya que ninguna se había abrochado su cinturón.
    -¿Qué demonios les sucede?- pregunto el oji esmeralda enojado por la actitud de las jóvenes- Esta discusión no tiene sentido.
    -Ella empezó- dijeron las dos peli negras al unisonó para luego mirarse de forma fría la una a la otra.
    -Parecen un par de niñas- reprocho el oji esmeralda.
    -Yo no tengo culpa que a ella no le enseñaran modales en su casa- siguió diciendo la peli negra causando un gran enojo en Yami.
    -¡Cállate!- grito exaltada la joven de orbes negros- No tienes idea de lo que es vivir sin una madre y sin un padre- saliendo del auto siendo seguida por el peli chocolate.
    -Yami-san ¿A dónde vas?
    -A casa…me iré caminando- alejándose del.
    El oji esmeralda regreso al auto, miro de forma desaprobatoria a Yeska y esta solo tenía la mirada al suelo…sabía que había hecho mal al decir eso, pero ella no sabía que…
    -“Yami es huérfana, como…YO”- sintió escalofríos en todo su cuerpo al pensar esto, cada vez que se encontraba con la oji negra se daba cuenta que eran parecidas en muchos aspectos- Jarú…gome-nasi- se disculpo con profunda sinceridad-
    -Um- la miro con dulzura, sabía que ella era fría pero tenía buenos sentimientos aunque no los demostrara muy amenudeo- Vayamos a casa.
    ---
    Caminaba de forma rápida y fuerte, estaba tremendamente enojada y era algo muy notable…aquella peli negra realmente la había hecho salir de sus casillas… ¿Quién demonios se creía para decirle eso?, le dolía, realmente le dolían aquellas palabras, la peli negra nunca entendería lo que es sentirse sola y sin una madre o si quiera un hermano con quien hablar y pasar un tiempo en familia…
    -“Esa tonta niña rica tiene todo lo que quiere y yo…yo también tendré dinero pero no me sirve para nada…solo quiero a mi oka-sama de regreso”- pensó con gran nostalgia y enojo entrando a su departamento aventando la puerta tras de ella de forma muy fuerte, se lanzo al sofá, su respiración era algo acelerada y sus ojos se veían mas vacios que de costumbre.
    -Ya era hora de que llegaras molestia- escucho decir a aquella… ¿mujer?, no eso no era una mujer, era una bruja, vieja y obstinada persona la cual tenía como tutora.
    -Um- se levanto como si nada hubiese pasado pero por dentro aun seguía enojada- Me duchare.
    -Haz lo que quieras- arreglando su ondulado cabello café con las manos- Después que te duches ve a la tienda de la esquina y me compras un helado de menta.
    -No lo haré-
    -¿Qué acabas de decir?-
    -suspiró con fastidio, al parecer hoy todos estaban sordos-No te comprare nada- en tono serio pero neutral.
    -No olvides quien soy niñita… ¡ahora ve y cómprame un helado de menta!- autoritariamente.
    -¿estás sorda? ¡No te compare nada!- se dio media vuelta y salió del lugar…hoy definitivamente no era su mejor día, primero su mejor amigo no le da las disculpas que ella esperaba, segundo discutía con la peli negra y ahora su horrible tutora se comportaba como lo que era, ¡una bruja!
    ---
    Subió con rapidez a su habitación, estaba enojada consigo misma por lo que le había dicho a la oji negra…busco entre sus ropas algo deportivo, necesitaba tranquilizarse…tomo lo primero que consiguió lanzándolo a su cama pero fallo y esto cayó sobre el retrato de su familia el cual se abalanzo hacia delante pero en un ágil movimiento la peli negra lo atajo-Por poco- susurro levantándose con el retrato en mano, lo miro con tristeza, ella si sabía lo que era vivir sin una madre y sin un padre, entendía a la perfección el enojo de Yami, pero…la oji negra nunca la entendería a ella, no solo perdió a sus padres también perdió la memoria y ni siquiera sabía cómo, Jarú nunca se lo ha querido decir…comenzó a vestirse-“¿padre? Nunca lo conocí, ¿madre? Murió hace mucho y casi no la recuerdo, ¿hermano?...no tengo idea de donde podría estar, lo único que me queda es Jarú”-pensó terminando de vestirse-Iré al bosque- informo saliendo de su habitación- Correré un poco
    -¿Quieres que te acompañe?- pregunto el oji esmeralda.
    -No…quiero ir sola-

    hasta aqui la dejamos por hoy...disculpen la tardansa no habia tenido tiempo de subir el fics pero aqui esta y espero que les halla gustado
     
  7.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1528
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 12: Lentamente
    La oji negra como detestaba a aquella mujer… corría todo lo que su cuerpo le deba, pero este cada vez se volvía más pesado, no entendía porque aquellos hombres la estaba persiguiendo solo lo hacían.
    Salto con agilidad sobre una muralla mientras los robustos hombres trataban de hacer lo mismo… a pesar del dolor que ya nacía en su cuerpo, sonrío de lado, agradecía al ballet por darle un cuerpo ligero y flexible. Fijó sus oscuros ojos al frente, aquel lugar era bastante grande, su respiración ya era agitada, suspiro mientras se apoyaba sobre uno de los árboles y caía al paso, lentamente cerraba sus ojos.

    ---
    Estaba parada sobre la barra de equilibrio, no hacía nada solo estaba parada, levanto una de sus piernas manteniendo siempre le equilibrio, suspiro suavemente, estaba pensativa… debía encontrar la manera de que su rutina se vea más elegante y delicada, ella tenía técnica pero no sabía cómo emplearla. El de ojos verdes le había dicho que asistiera a unas clases de baile, ella no haría tal cosa, era demasiado cursi. Dio un giro rápido y perfecto, salto hacia atrás parándose de manos y avanzando unos pocos centímetros para luego volver a su pose original, se sentó sin problemas sobre le fina barra, se puso a meditar sus próximos movimientos.
    ---

    Despertó en algo cómodo, suave y cálido, un aroma a fresca menta llego a su nariz, abrió sus ojos y se fijo en el techo del lugar, se levanto de golpe ¿Dónde demonios estaba?
    -¿Te encuentras bien Yami-san?- Decía el joven de brillante mirada verde sentado frente a ella
    -Hai- Sacándose el cabello de la cara -¿Dónde estoy?-
    -En mi casa y la de Yeska- Decía suavemente
    -¿Cómo llegue aquí?-
    -Te encontré dormida entre los árboles, en nuestro jardín- Sonreía amablemente
    -No sabía que era vuestra propiedad, lo siento mucho- Mientras se sacaba las reconfortantes sábanas añil
    -Tranquila- Sin borrar su sonrisa -¿Qué hacías por aquí?-
    -Prefiero no hablar de eso-Frotándose la muñeca que traía la cadena, demonios como le molestaba y más aún ahora que se había dormido sobre su condenada muñeca
    -¿Duele?-
    -No solo molesta-
    La puerta se abrió suavemente
    -Jarú- Decía la joven de largos cabellos negros mientras entraba –Necesi…- No pudo terminar su frase porque se fijo en la pequeña visita que estaba sentada en la cama -¿Qué hace ella aquí?- Algo despectiva
    -La encontré en el patio trasero-
    -Que se valla- Muy seria
    -Lo haré- Decía la de mirada negra mientras se levantaba
    -Espera- Pedía el de bien cuidado cabello chocolate
    -¿Qué?-
    -Necesito que ayudes a Yeska-
    -¿En qué?- Preguntaba la nombrada
    -En tu rutina-
    -¿Por qué ella?-
    -No querías asistir a clases de baile, ella es bailarina, te ayudara-
    -¿Cómo sabes que lo haré?- Alzando una de sus cejas
    -Se que lo harás- Sonriendo -¿Qué dices Yeska-chan?-
    -Vale, solo porque lo necesito- Neutralmente
    -Préstale uno de tus trajes-
    -Bien- Cruzando sus brazos –Vamos-
    -No me trates con ese tono- La miraba Yami
    -Te trato como quiero-
    -Claro que no- Mirándola fijamente, su mirada era hiriente
    -Vamos- Repetía
    Ambas jóvenes salieron de la habitación, el joven simplemente suspiro, deseando que haya sido una buena idea.

    ---
    El cuerpo de Yeska se veía simplemente hermoso en aquella maya color blanco, sus cabello alzados en una coleta alta caía por su espalda, sin molestarla, su fleco detallaba aquel rostro simplemente envidiable y en sus manos reposaba una larga y brillante cinta plateada, estaba lista para empezar solo esperaba a su “maestra”
    -Tarda mucho- Se quejaba
    -Ya vendrá- Decía el joven apoyado a la pared de espacioso lugar
    -¿Lista?- Entraba Yami, sus cabellos atados en una rodete alto mientras su cara despejada no detonaban emoción alguna, la malla color carmín que traía delineaba su fino cuerpo resaltando en esa piel pálida, alcanzo la cinta negra que le lanzaba la joven –Empieza-
    La de maya blanca no dudo ningún segundo, su rutina era implacable y rápida, tenía talento, su cuerpo era extremadamente flexible y ágil, cada movimiento era veloz y sincronizado, simplemente perfecto.
    -Alto- Susurro la de ojos negros
    -¿Qué?-
    -Hazlo lentamente- Mientras se acercaba a ella –Si lo haces rápido tus movimientos se pierden- Decía con suavidad
    -Vale- Asiento mientras empezaba de nuevo
    -No trates de forma bruta hazlo con más delicadeza-
    Suspiro pesadamente, odiaba que se le corrija –En ese caso hazlo tu, señorita perfecta-
    -Claro- Sonriendo de lado
    La rutina de Yami era muy parecida a la de ella, pero mucho más lenta y calmada, disfrutando de cada momento... se fijo en su hermano, aquella mirada sonrojada hace rato que no la veía, volvió su mirada a la oji negra, se sonrojo suavemente al ver esa manera cálida y suave de desplazarse, sus pasos eran dulces y tan frágiles, tan rompibles, se fijo en la mirada perdida de Yami, era la primera vez que le veía ese brillo marrón.
    -Hazlo-
    La joven hizo exactamente lo mismo, bajo la mirada suave de la oji negra, su nueva rutina, era delicada y elegante, justo lo que buscaba, miro la ventana, parece que hacía un buen rato que practicaban, la noche ya estaba presente.
    -Gracias por ayudar- Agradecía el de mirada verde
    -Es lo mismo, debo ir a casa-
    -Espera- Dijo la peli negra.
    -¿Qué?-
    Medito sus palabras y luego suspiro -¿Te quedarías a cenar?-
    La joven oji negra lo pensó y un lento si escapo de sus labios
     
  8.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1161
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 13: ¿Amigas?

    Todo estaba en silencio, no se escuchaba ni un murmuro por parte de ninguno de los presentes, hacia mucho que la peli negra no cena con tanto silencio y tranquilidad, siempre tenía algo que decirle a su querido hermano que le resultase problemático…el joven de mirada verde detallaba disimulada pero muy notable por parte de Yeska a la joven bailarina, Yami por su parte solo se limitaba a comer intentando evitar algún contacto visual con su nueva “alumna” la cual estaba sentada frente a ella.
    -Um- limpio un poco con la servilleta sus finos labios terminando de comer- Deberías quedarte a dormir esta noche Yami-san- propuso el oji esmeralda.
    -No quiero incomodar- respondió neutralmente la joven a la par que terminaba de comer.
    -No lo harás-sonrió con suavidad-Hay muchas habitaciones libres y Yeska-chan no tendrá problemas en darte algo para dormir…cierto- la última palabra la dijo con algo de autoridad pero de forma disimulada.
    -Suspiro, ¿Por qué su “queridísimo” hermano tenía que hacerle esto?, ¿Qué intentaba conseguir?- Esta bien- termino diciendo resignada-
    La de joven oji negra no puedo evitar levantar la mirada y penetrar con esta los ojos negros de Yeska, noto de nuevo ese brillo morado que se veían en estos- Vale- acepto con suavidad-
    -De acuerdo- se levanto lentamente- Debo terminar de revisar algunos exámenes, por favor no se maten en mi ausencia-concluyo el oji esmeralda mientras salía de la habitación.
    -suspiro a la par que se levantaba- Vamos- pido la peli negra sin mirar a la joven que tenia al frente, no lo admitía pero de verdad esa joven le intrigaba, demasiado.
    -asintió levemente, solo se quedaría porque Jarú se lo pidió-Um- metió su mano en su bolsillo y saco aquella cajita de cigarrillos, la miro, no había tomado un solo cigarrillo en todo el día y comenzaba a extrañarlo.
    ----
    Abrió la puerta de esa elegante habitación, la cama cubierta de finas telas blancas y una ventana frente a esta que daba directo al bosque, las paredes pintadas de un suave crema y la mesita de noche de madera oscura y muy fina.
    -Dormirás aquí- informo la peli negra- Pediré que la limpien, mientras date una ducha- saliendo de la habitación- Cuando termines ve a mi habitación-
    -¿Para qué?-
    -Si quieres dormir desnuda está bien.
    -Preferiría hacerlo a pedirte algo a ti.
    -¿Por qué eres tan problemática?-colocando sus manos en su cintura- Estoy siendo amable contigo aunque eso me resulte un fastidio.
    -No te estoy pidiendo que lo seas-
    -Eres una…- bajo la mirada a la muñeca de la joven que comenzaba a sangrar lentamente alrededor de la cadena, no se había fijado en aquella cadena- Tu muñeca.
    -miro su mañeca- Esta bien, no te preocupes.
    -No me preocupaba- intentando disimular- ¿Por qué llevas esa cadena?
    - Pensé que no te importaba- en tono de superioridad causando un leve enojo en la peli negra que la hizo reaccionar, se había quedado perdida en aquella cadena y de verdad comenzaba a preocuparse ya que esta comenzaba a sangrar con algo de fuerza.
    -Ven- pidió la joven de cabellos negros saliendo de la habitación y siendo seguida por a oji negra la cual se quejaba un poco por el dolor que le causaba dicha cadena…entro a su habitación y busco algunas vendas y un poco de agua, pidió a la joven que se sentase y esta obedeció, mojo un poco una de las vendas y con esta comenzó a limpiar aquella herida-¿Um? Piel fría- comento tocando la mano de la joven, siguió limpiando aquella herida, no era nada muy grave pero las marcas de su muñeca estaban algo remarcadas y dañadas, fijo sus ojos en el candado, le resultaba familiar el símbolo que llevaba, una cruz enterrada sobre una rosa- ¿De dónde sacaste esto?- mirando la cadena a la par que le colocaba un poco de ungüento a las partes afectadas en su muñeca-
    -Un regalo- respondió con un deje de nostalgia, pero espera, ella nunca le había dicho a nadie de donde había sacado eso, porque demonios ahora se lo decía a la peli negra intrusa, quizás sea porque se está comportando amable con ella o porque los ojos de esta joven le recordaba mucho al dueño de la llave que abría ese candado-
    -¿Regalo?-con algo de confusión- Pues dile a quien te lo regalo que te de la llave, así podrás curarte mejor la muñeca- terminando de curar la herida-
    -No puedo- mirando su muñeca, ya parecía estar mejor- Se marcho hace algunos años y no sé donde estará- en suspiro, genial ahora sí que se estaba volviendo loca, desde cuando ella se volvió tan habladora.
    -Entiendo- fijo sus ojos en los de la joven, otra vez se mostraban vacios y sin brillo, eso le intrigaba y mucho, bueno al menos ya conocía un poco sobre la vida de esta joven tan fría y misteriosa-Ve a ducharte que yo haré lo mismo, luego vienes para darte algo de ropa- mientras se levantaba-
    ---
    La oji negra salió de la antigua pero elegante tina mientras liaba su cuerpo a la toalla, suspiro mientras batía un poco su cabello con sus manos, toco la puerta de fina madera clara y al recibir un adelante no dudo en pasar…la peli negra estaba en toalla igual que ella, su cabello aun goteaba un poco, realmente era una joven muy hermosa y aunque no lo hubiese pensado nunca le resultaba muy parecida a ella.
    -señalo el gran armario del frente- Elige el que desees.
    -Vale- se acerco a dicho armario y al abrirlo noto la gran cantidad de trajes que la peli negra poseía, la mayoría eran oscuros y uno que otro vestido blanco, miro con más detalle y saco un corto vestido gris el cual poseía un delicado escote al frente y amarrado con cintas blancas por detrás-Me pondré este- informo mostrándole dicho vestido.
    -Como quieras- acercándose a ella para sacar su pequeño y típico vestido negro con detalles morados que usaba para dormir, un suave pero profundo olor a cigarrillos le llego a su nariz- ¿Fumas?
    -No es de tu incumbencia-
    -Tsk, problemática-
    -¿Por qué siempre usas esa tonta palabra?-
    -Costumbre…además eres problemática
    -Hmp, y tú una intrusa.
    -suspiro, aunque la esta insultando ella tenía razón-Yami…-trago saliva no quería decirlo pero debía hacerlo- Lo…sien…to- susurro dejando a la nombrada algo asombrada- Yo, si se cómo te sientes
     
  9.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1309
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 14: El comienzo
    Estaba sentada en uno de los cómodos sofás que había en la amplia habitación de la joven, se trenzaba con extrema paciencia su largo cabello negro mientras no le sacaba la vista a la joven que tenía en frente, después de que la pelinegra se había disculpado un incomodo silencio nació entre ellas, la dueña de casa estaba acostada en su cama boca abajo leyendo un libro algo grueso de tapa amarillenta, mientras que debes en cuando levantaba la vista para toparse con dos ojos negros.
    -¿Me vas a mirar toda la noche?- Se quejo
    -Hmp…- Fue lo único que escucho murmurar
    -Escucha ya te pedí disculpas, me apena mucho lo que pasó-
    -Sí, claro- Con un áspero sarcasmo
    -¿Qué demonios te pasa?-Mientras dejaba su libro de lado y se levantaba
    La joven no respondió simplemente la miraba terminando aquella larga trenza de hebras oscuras
    -Ya te dije que lo sentía- Acercándose a su no deseada invitada
    -Si de verdad lo hubieras sentido, hace rato que te habías alejado de Ryo y nada de esto hubiera pasado- Mirándola fijamente
    Ryo, aquel jovencito de mirada azul era la manzana de la discordia entre ellas, quizás la joven que tenía enfrente estaba en lo cierto, si ella se hubiese alejado del joven, nada de esto estaría pesando, pero ella no estaba arrepentida, estaba dolida, cierto, pero no arrepentida, el peli azul le gustaba de sobremanera y no iba a dejar de verlo, ni porque la ojinegra le obligase o por su hermano.
    -¿Tan enamorada estas de él?- Dijo con una mezcla de miedo y de frialdad, ya que si esa joven de larga trenza negra estaba también enamorada del joven, ella simplemente ya no tendría oportunidades
    -¿Enamorada?- Susurro lentamente –No, pero igual lo aprecio mucho-
    -Te estás contradiciendo-
    -No lo hago, Ryo es mío y de nadie más-
    -El ha demostrado lo contrarío, pasa mucho tiempo conmigo- Aquella palabras eran veneno puro para la joven de ojos negro, ella lo sabía pero por alguna razón no podía parar de decirlas
    -Eso es porque eres parecida a mí-
    -Claro que no- Dudosa mientras veía como la joven se levantaba
    -Así es y lo sabes-
    -¡Que no!- Agarrando a la joven de la muñeca –Tu solo tienes miedo- Susurro mientras la lluvia empezaba a caer –Tienes miedo de que te lo quite- Estirando a la joven quien en el forcejeo cae llevando a la dueña de casa sobre ella –Tienes…. Miedo- Susurro observando a la joven quien la miraba con tristeza
    Su mirada se cristalizo, la joven que estaba sobre ella había dado en el blanco, estaba llena de miedo, Ryo era su única familia, aunque no estuvieran unido por lazos sanguíneos ella lo sentía como uno. La lluvia empezó a caer más fuerte, y con ella las primeras lágrimas rebeldes de la joven de mirada negra
    -Yami- Susurro la joven que estaba sobre ella mientras se levantaba, se sentó al costado de esta mientras la otra se levantaba con esfuerzo y salía corriendo de allí
    Aquella imagen estaba grabada en su cabeza, la joven, la misteriosa y fría pelinegra estaba llorando, en su corazón sintió una aguda apuntada, sus labios estaban entreabiertos, no esperaba que la joven se pusiera a llorar, pero si lo analizaba mejor, era comprensible, después de todo ella había acertado, sentía miedo, abrazó sus piernas, aquella mirada le recordaba a otra persona, a ella misma.
    -------------

    Salió de la mansión, necesitaba estar lejos de aquel lugar, de aquella pelinegra, corrió hacía el portón principal, iría a cualquier parte solo quería estar lejos de allí. La lluvia la mojaba completamente, el corto vestido se apegaba como una segunda piel a su cuerpo, sus lágrimas se mezclaba con la fuerte lluvia que caía, llego al portón, no podía salir, de nuevo se sentía sin salida.
    ----------

    Bajo las escaleras rápidamente, escucho decir a una de las criadas que la ojinegra había salido corriendo de la casa, abrió la puerta principal un fuerte viento la recibió con las miles de agujas de agua, cada una más dolorosa que la otra.
    -Demonios- Susurro mientras entraba a la casa, mojando el brilloso piso de granito blanco, subió las escaleras con una rapidez casi inhumana -¡Jarú!- Exclamo agitada
    -¿Pasa algo? Estas toda mojada- Se levanto de su escritorio el joven de mirada verde
    -Yami, ella se ha ido- Muy preocupada
    -¿A dónde?- Acercándose a ella
    -No se simplemente discutimos y se fue- Con un nudo en la garganta –Fue mi culpa- Bajando la mirada
    -Tranquila- Alzándole la mirada –La vamos a encontrar, con esta lluvia no habrá ido muy lejos-
    El joven salió de la mansión hacia el espeso patio trasero, era el único lugar en donde podía estar, ya que el portero le había dicho que nadie había salido recientemente.
    Ella tomo uno de los paraguas negros que la criada le pasó saliendo hacia la dirección opuesta a su hermana, estaba muy preocupada, nunca se había preocupada tanto por alguien.
    Corrió entre los rosales del patio lateral, hacía tanto tiempo que no iba allí, la lluvia seguía constante y ella corría entre los arbustos.
    -¿Yami?- Susurro suavemente mientras se acercaba a la joven que se resguardaba de la lluvia en el delicado kiosco blanco que resaltaba entre la maleza, se acerco a ella, por lo que estaba viendo ya se había calmado -¿Estás bien?-
    -Hai- Mientras miraba hacia un costado –Lamento mi comportamiento indecente- En su típico noto neutral
    Hay estaba otras vez, aquel tono neutral y aristocrático, tratando de desviar el tema, ella sabía muy bien eso, ella misma empleaba la misma táctica –Siento lo que te dije- Cerrando el paraguas y sentándose a su lado
    -Ya paso- Susurra suavemente –También es mi culpa- Tocando los pétalos de la rosa roja que tenía a su lado
    -¿Crees que podemos empezar de nuevo?-
    -¿Comenzar de nuevo?- Arrancando con cuidado la rosa
    -Si- Asintió mirando la lluvia –Esto es realmente incomodo-
    -Lo es- Girando suavemente la flor -Quieres comenzar de nuevo…- Repitió tranquilamente
    -¿Lo disfrutas?-
    -Mucho- Sonriendo mínimamente
    -¿Qué dices?-
    -Creo que está bien- Pasándole la rosa
    Agarra lo rosa con suavidad -¿Entonces amigas?-
    -Amigas- Susurro mientras se recostaba por su hombro que se quedaba dormida
     
  10.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    14
    Re: El lado oscuro de la amistad

    gome-ne doble -w-
     
  11.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Hola!!!

    Acabo de leer su fic, realmente esta muy bueno.

    Me encanta la manera de narrar de ambas, y la forma en la que manejan la intriga y el misterio.

    Pronto me pasaé a leer la conti, cuidense!!!
     
  12.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1237
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 15: Sorpresa

    Abrió sus oscuros ojos con pesadez, miro a su lado, aquella peli negra aun dormía junto a ella, los cálidos rayos de sol comenzaban a posarse en su ventana pero ella no tenía ninguna intención de levantarse, se recostó de nuevo pero esta vez poso su cabeza sobre el pecho de la joven, era tan cálida, muy diferente a ella la cual tiene la piel algo fría…cerro sus ojos con suavidad para volver a dormirse.
    ---
    El oji esmeralda dejo aquella nota sobre la mesa-“Tomate el día libre”- le dará un buen merecido descanso a su hermana menor…salió de aquella mansión para luego subir a su convertible negro, debía ir con aquel robusto hombre, aunque no tuviese ánimos de hacerlo debía ir, según lo que dijo la secretaria es algo sobre el campeonato, suspiro a la par que comenzaba a conducir.
    ---
    Entro a esa oscura pero elegante oficina, sus ojos esmeraldas se posaron en los orbes café de aquel hombre el cual le entregaba una carpeta amarrilla, la abrió y leyó los papeles que habían dentro.
    -Entonces lo pospondrás- dijo aun mirando los papeles.
    -Hai, la banda que tocara en el campeonato nos pidió un mes más para prepararse, al parecer están de vacaciones- respondió con su voz grave.
    -¿Cuál es el nombre de la banda?
    -Black Rose…ya están camino aquí, si gustas quédate para que conozcas a sus integrantes.
    -mira el reloj de su muñeca- Esta bien, podrías hablarme más de ese dichoso concurso.

    El robusto hombre de ojos café le paso un pequeño folleto el cual poseía información detallada de aquel concurso de música que hacían cada navidad la cual se acercaba, leyó con detalle el folleto, quizás esta era una buena oportunidad para que Yami mostrara su gran talento y el podría ser su representante sin ningún problema.
    -¿Aras que tu hermana participe?- pregunto encendiendo un gran cigarrillo.
    -No…tengo a otra candidata en mente.
    -Tráela, aceptare nuevos talentos y más si eres tu quien me los propone.

    El oji esmeralda asintió suavemente para luego guardar aquel folleto dentro de la carpeta amarrilla, el teléfono de aquella oficina comenzó a sonar de forma chillona, de esas que aturden a cualquiera.
    -¿Qué?- contesto el teléfono- Hazlos pasar- pidió a su secretaria por el teléfono para luego cortar, segundos después entro una joven de piel blanca, cabello marrón hasta la mitad de su espalda y ojos del mismo color, vestida de falda rosa y blusa blanca con un suave escote en su pecho, sobre este un chaleco del mismo tono que la falda, en conclusión toda una mujer de negocios, junto a ella un atractivo joven de piel bronceada, rubio con ojos verde y vestido con un jeans negro y una camisa de cuadro blancos con negro.
    -Buen día Ika-sama- saludo con suavidad la joven con una pequeña reverencia.
    -Bienvenidos Kasumi-san y Takuma- levantándose para dar una pequeña reverencia- Les presento a mi mayor financiero y representante de nuestra mejor candidata- señalando al de orbes verdes para este levantarse y darle la mano a los recién llegados.
    -Jarú Ichiritokimo- dijo con suavidad a lo que el joven rubio lo miro con algo de sorpresa- A su servicio-sonrió con amabilidad.
    -“¿Ichiritokimo?”- pensó con confusión- Yo soy el líder de la banda Takuma, y ella es nuestra representante, Kasumi- respondió el rubio.
    ---
    El oji esmeralda salió de aquella oficina a la cual debería volver en un par de días con la respuesta a la propuesta que le hicieron…entro al elevador y marco el primer piso, suspiro recostándose de las paredes de color bronce, el elevador se detuvo, abrió sus puertas y por esta paso aquel joven de cabello negro azabache y ojos oscuros con un leve brillo morado, lo miro con fijeza y confusión, solo conocía a tres personas con esos ojos, esos eran Yeska, su madre y…
    -¿Te debo algo?- pregunto de modo arrogante el peli negro mirándolo- ¿Um?- la mirada de aquel castaño le resultaba familiar, mejor dicho, sabia a quien le pertenecían , desvió la mirada a un lado, de todas las personas que podría haberse encontrado justamente debía ser ese joven de ojos esmeralda.
    -¿Ren?- confusión y sorpresa se reflejaron en su rostro, el elevador se abrió de repente y en un rápido movimiento el peli negro salió de este pero no sin antes mirar fijamente al joven que aun estaba en el elevador.
    ---
    Cambiaba los canales sin prestarle mucha atención a las imágenes del televisor, estaba pensativa, ¿desde cuándo Jarú le daba a ella días libres?, de seguro solo lo hizo por la oji negra y si era así haría que esta estuviese mucho tiempo con su hermano para que le diera tiempo libre más seguido.
    -Deja un solo canal- pidió suavemente la joven oji negra.
    -Um- deja el control a un lado-
    -Por cierto, no he visto a tus padres, ¿están de viaje?- pregunto con curiosidad.
    La peli negra se sorprendió por la pregunta, lo había olvidado, Yami no sabía que ella era huérfana- Yo…no tengo- susurro con suavidad pero sus palabras fueron escuchadas por la joven.
    -¿Eres huérfana?-
    -Hai, te lo dije, se cómo te sientes-
    ------
    Hasta aqui lo dejamos por ahora...esperamos que les halla gustado... Ja ne
     
  13.  
    Florentina

    Florentina Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    14 Diciembre 2007
    Mensajes:
    271
    Pluma de
    Escritora
    Re: El lado oscuro de la amistad

    O-O

    Que bien, este capi me ha encantado, te quedo super...espero poder leer algo igual de interesante pronto
     
  14.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1596
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 16: “La dulce pesadilla aparece”

    Suspiro suavemente, normalmente no le contaba sus cosas personales a nadie, no quería dar lástima solo por no tener una madre o un padre, alzo su vista hacía la joven que estaba alado de ella, esta solo la miraba.
    -¿Algo más?- Pregunto con su voz suave y melódica
    -Bueno, solo soy huérfana de madre ya que mi padre nos abandono hace mucho tiempo- Cerrando lentamente sus ojos-
    -Es lo mismo- Sentencio la joven mientras se levantaba -
    -¿A dónde vas?-
    -A mi casa, no estabas pensando que me iba a quedar a vivir aquí-
    -Era una posibilidad-
    -Quizás, en el futuro-
    Se levanto del cómodo sillón y se dirigió a la puerta principal de la casa al mismo tiempo que este se abría dejando entrar al portador de los ojos esmeralda
    -Que suerte…- Suspiro ligeramente acelerado –Aún no te has ido-
    -¿Te ayudo en algo?-
    -Tengo que hablar contigo- Decía tomando suavemente la fría muñeca de la joven-
    -Claro-
    ---------
    Bufo aburrida mientras veía como su hermano se llevaba a su nueva amiga, se coloco los converses negros que habían en el suelo y se los puso, tomo sus llaves, salió de la casa, necesitaba salir, demasiados acontecimientos en poco tiempo, sintió la fría brisa chocar por su cara era escalofriante y placentero a la vez, metió las manos en los bolsillos de su saco gris muy oscuro, podía ver como las tiendas ya se empezaban a decorar, la navidad estaba cerca.
    -¿Yeska-chan?- Escucho su nombre desde atrás-
    -Hola Ryo- Sonrío mínimamente-
    -Hace tiempo que no te veía- Caminando hasta quedar alado de ella -
    -Estaba ocupada-
    -Ya veo- Mirando el nublado cielo sobre ellos -¿Te puedo acompañar?-
    -Claro-
    --------

    Estaba sentada en el asiento de cuero negro de la oficina del castaño, una oficina amplia, llena de libros de todas clases y tamaños, una gran alfombra con decoraciones tribales adornaban el suelo y un olor a madera mezclado con el masculino perfume del joven llegaba a sus narices, simplemente confortable.
    -No- Dijo con voz suave y clara-
    -Vamos Yami, tienes talento, demasiado talento-
    -No- Repitió-
    -¿Por qué no?- Hace bastante tiempo que habían entrado a aquella oficina y el aún no había podido sacar una respuesta afirmativa de los labios de la joven, normalmente él no era tan pesado y desesperante al momento de convencer a alguien, pero ella era especial, deseaba con todas sus fuerzas que ella aceptará.
    -Las fiestas ya están cerca y con ellos nuestra próxima presentación-
    -Pero…-
    -Mary-sama es una mujer dura y estricta no dejara que falta a los ensayos, quiere que su Clara sea perfecta-
    -Ya veo- Pensativo el joven – Pero puede haber una solución-
    -¿Cuál? Además no planeo presentarme sola-
    -Eso se puede solucionar- Sonreía el joven –Si yo te consigo una banda ¿Participarías?-
    -Tal vez-
    -Elije sí o no-
    -Vale, lo hare, solo si me consigues una banda
    -Perfecto- Sonreía abiertamente el joven
    --------
    Estaban en la sala de la hermosa casa del joven rubio de la banda, estaban sentados todos juntos en el lobby, cada uno en su propio mundo
    -¿Seremos los jurados?- Bufaba molesta la joven de enrulados cabellos marrones y cantante de dicha banda-
    -Hermana no pongas esa cara, será divertido- Sonreía amablemente otra muy parecida a la primera pero esta tenía el cabello lacio-
    -Nee… Shion-chan ¿Acaso tienes miedo que alguien cante mejor que tú?- Le preguntaba un joven de mirada negra mientras sacaba una fina línea de humo de sus labios-
    -Ren no me busques- Decía más enfadada la joven.
    -Eres demasiado irritable- Sentencio mientras llevaba el fino cigarro blanco a sus labios –Así nunca conseguirás novio-
    -Ese no es tu problema-
    -Tranquilos- Hablo la bonita joven de traje rosa y su representante.
    -Parecen criaturas- Decía ligeramente divertido el joven rubio y líder de la banda.
    -¿Cuándo iremos de compras?- Se desviaba totalmente del tema un joven de cabellos castaños claros.
    -Ya tienes demasiada ropa Liam- Decía el rubio de mirada verde.
    -Es mi obsesión, así como tu obsesión son las mujeres y de Ren los cigarros-
    -Creo que eso no tiene nada que ver con lo que estábamos discutiendo-
    -Cierto- Sonreía la joven de ropas rosadas

    -----------
    Estaban sentados en un café, uno pequeño pero acogedor.
    -Um-
    -¿Pasa algo Ryo?-
    -Me preocupa Yami ha desaparecido-
    -No exactamente, está en mi casa- Decía con tranquilidad.
    -¿En tu casa?-
    -Hai, se quedo a dormir anoche-
    -Eso es una verdadera sorpresa ¿Sigue enojada conmigo?-
    -No lo sé-
    -¿No lo sabes?-
    -No le pregunte-
    -Entiendo-
    -Ya debo irme, lo siento-
    -Tranquila, nos vemos otro día- Se levantaba el joven y se acercaba a ella posando sus labios en la mejilla de la joven muy cerca de sus labios
    -Claro como gustes- Ligeramente sonrojada.
    ----------------
    -Ya está todo- hablaba el oji esmeralda-
    -¿Tan rápido?- Sin alza su mirada del libro que tenía en manos.
    -Claro- Dejando su celular de lado –Ya tienes banda-
    -¿Son buenos?-
    -Bastante-
    -¿Cómo nos llamaremos?-
    -Estaba pensando en “Sweet Nightmare”-
    -¿Dulce pesadilla? Me parece bien-
    -Muy bien- Le sonreía amablemente
    -Um- Alzo su mirada por algunos segundo, sonrojándose lentamente, hace tanto tiempo que nadie le sonreía de esa manera tan autentica y hermosa, sonrió para ella mientras una calidez nacía en su pecho
    ------
    Esperamos que les alla gustado...proximamente ocurriran grandes acontesimientos.
    Ja ne
     
  15.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1653
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Capitulo 17: Ensaño.

    Corría sin mucha velocidad por aquel gran patio trasero, los rayos del sol apenas iniciaban su brillo y ella ya estaba algo sudorosa, suspiro con profundidad para llenar su nariz de aquel delicioso aroma mañanero que poseía aquel lugar, como le encantaba correr por las mañanas y más aun sin tener a un vigilante de ojos esmeralda detrás de ella…escucho su teléfono sonar, era un mensaje de texto de aquel oji esmeralda…
    -Um…no para de molestar- susurro con fastidio limpiando el sudor de su frente para luego irse a la mansión.

    Abrió la puerta trasera dejando sus Niké en esta para luego ir a la oficina de su hermano…entro a la oficina, como siempre estaba todo ordenado, no había ningún tipo de desorden en los alrededores, realmente era muy exigente con la limpieza.
    -¿Qué quieres?- pregunto la peli negra.
    -Debo salir, en mi ausencia práctica los movimientos que Yami-chan te ha enseñado- levantándose-
    -No me apetece hacerlo, además no es lo mismo si no está ella...me sentiré estúpida bailando sola.
    -Sabía que dirías algo similar- abre la gaveta de su escritorio y saca unas cintas de video- Toma…Yami te las dejo para que practicaras en su ausencia, están varias de sus presentaciones.
    -Vale, supongo que no tengo opción-tomando las cintas- ¿a dónde iras?-
    -Hoy es el primer ensaño de Yami y la banda, como su representante debo estar ahí.
    -Vale…no llegues tarde-
    ------
    La oji negra entro aquel pequeño pero acogedor salón, paseo sus ojos por los alrededores de forma analítica hasta que su oscura mirada se encontró con dos jóvenes, quizás de la misma edad que ella, lo supone por su contextura y facciones. Se acerco de forma inexpresiva aunque por dentro estaba entusiasmada, la idea de tener su propia banda le parecía de lo mejor, y más aun si aquel oji esmeralda seria su representante, no podría confiar en nadie más.
    -Ohayo- una voz madura la saco de sus pensamientos- Tu debes de ser la vocalista ¿no?-
    -Hai…soy Yami-
    -Kai- respondió la misma voz madura proveniente de un peli rojo de ojos azules- Un placer…soy el bajista.
    -Tetsu- interrumpió otro joven, este era rubio de ojos grises, se encontraba detrás de la batería- Baterista- informo sonando un poco los platillos-
    -Un placer a ambos- giro un poco su mirada a una esquina donde un peli castaño con un corte emo se encontraba con su mirada aguamarina perdida por la ventana con un fino cigarro negro entre sus dedos- ¿Y ese es?-
    -Yuu…-una nueva voz muy conocida para la joven peli negra se incorporo- Disculpa el retraso- se disculpo el oji esmeralda-
    -No hay problema-
    -Veo que ya se conocieron- parándose frente a ellos- Así está mejor.
    -Nee…Yuu ven aquí- llamo el rubio-
    -Hmp- lanzo el cigarrillo por la ventana para luego ir con los demás- ¿Qué?-
    -Conoce a la vocalista…Yami-chan - continuo el rubio señalando a la joven nombrada-
    -Yuu- mirando a la oji negra que estaba junto a él- Guitarrista.
    -Bien, ya conoces a los “Sweet Nightmare”- dijo el oji esmeralda tomando una guitarra de color verde oscuro, no muy gruesa y sus cuerdas parecían brillar bajo la luz- Comencemos nuestro primer ensaño.
    ------
    El oji azul se encontraba acostado en su habitación con la vista perdida en el techo del lugar, su mente estaba completamente pensativa, perdida en sus pensamientos y realmente confundida, buscaba alguna forma en que la oji negra le volviera hablar y dejara de tratarlo como si él no existiera…cerro sus ojos con suavidad, tenia jaqueca, llevaba toda el día pensando en alguna solución sin tener éxito alguno… como el fuerte centellar de un rayo llego a su mente la imagen de la peli negra Yeska, no entendía muy bien porque pensaba en ella de forma tan repentina, se suponía que él buscaba la solución al problema que tenia con la oji negra, en un rápido movimiento se sentó con sus ojos abiertos con fuerza y una sonrisa se reflejaba en su rostro.
    -Lo tengo- dijo para sus adentros.
    Se le había ocurrido una buena idea, quizás la peli negra podría ayudarlo, ahora que es amiga de Yami quizás ella podría convencerla o al menos hacer el intento de que se hablaran de nuevo…tomo su teléfono y marco un número telefónico con velocidad, espero hasta que le respondieran pero nadie lo hacía, corto espero unos segundos y marco de nuevo esta vez teniendo éxito.
    -Yeska-chan- contesto por el móvil y espero la respuesta de la joven- ¿podemos vernos?- pregunto con impaciencia y al recibir una afirmación sonrió de nuevo- Vale…nos vemos en media hora en el parque que esta frente a la heladería- unos segundos después de decir esto colgó y tomo la primera remera que consiguió, vatio su cabello con las manos y luego salió del lugar.
    ------
    La oji negra soltó el micrófono mientras la guitarra seguía sonando siendo tocada por el castaño con perfecta sincronía con la guitarra del oji esmeralda, suspiro aliviada, había temido que esos jóvenes no fueran buenos músicos pero después de ese ensaño tenía muy claro que eran buenos, muy buenos.
    -Perfecto- escucho decir del baterista que daba el toque final- Eres una excelente cantante, tu voz está muy acorde con la guitarra de Jarú.
    -Arigatoo-
    -Bien, eso es todo por hoy chicos-dejando la guitarra a un lado -nos vemos el viernes a la misma hora-
    -Vale…-el rubio tomo su mochila se levanto y salió del lugar pero no sin antes despedirse con la mano siendo seguido por el castaño.
    -Nos vemos el viernes- se despidió suavemente el peli rojo-
    -Yo también me iré- aviso la oji negra-
    -Pensé que querías comer un helado conmigo- sonrió con amabilidad-
    -Vale, solo un helado- sus labios hicieron una pequeña mueca reflejando una leve sonrisa-
    -----
    Todos los integrantes de la banda “Black Rose” llevaban un helado en sus manos, todos excepto el peli negro de ojos oscuros y un suave brillo morado el cual tenía un cigarrillo entre sus dedos, realmente eran su obsesión… caminaban por aquel parque vestidos con ropas oscuras y anteojos, intentando no llamar la atención de las fans que enloquecen al verlos, estaban de vacaciones y querían mantenerse lejos de los jalones, besuqueos y gritos eufóricos de las jóvenes fans, necesitaban un descanso de todas esas locuras y esa era la razón por la que estaban en Tokio, ese lugar donde se conocieron, se juntaron como banda y luego dejaron atrás para seguir su carrera como estrellas del rock…
    -Um- suspiro con profundidad mientras veía aquel parque, ese parque le traía gran nostalgia y con ella recuerdos, recuerdos no olvidados pero si lejanos, aunque no muy lejanos, suspiro de nuevo llevando el cigarrillo a sus labios. Serian unas buenas vacaciones
     
  16.  
    Baldur Prime

    Baldur Prime Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    20 Enero 2005
    Mensajes:
    1,087
    Pluma de
    Escritor
    Re: El lado oscuro de la amistad

    excelente continuacion de tu fic
    me gusto mucho, excelente trabajo, sigue asi
    espero con ansias el leer mas de el
    sigue asi
    eres toda una profecional
    n_n
     
  17.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1145
    Re: El lado oscuro de la amistad


    Ohayo...bueno aqui les traigo una pequeña mirada que tendra Ren a las chicas...esperamos les guste...Ja ne


    Capitulo 18: “Encuentros lejanos”
    Caminaba detrás de todos, disfrutando de aquel cigarrillo blanco con líneas azules “Sweet Heaven” su marca favorita, una perfecta combinación entre aroma y sabor, todo con un toque celestial de encanto, desde donde estaba podía escuchar la pequeña pelea entre el joven de largos cabellos marrones muy claros y la vocalista del grupo, suspiro sacando una gruesa línea de humo de sus labios.
    -------------------

    -¿Para qué querías verme Ryo?- Se sentaba en la banca blanca que había detrás de ella.
    -Quiero que me ayudes por favor- Pedía mirándola directamente a los ojos.
    -¿Ayudarte?-
    -Si- Se sentaba a su lado –No me gusta que Yami-chan este enojada conmigo-
    -¿Qué quieres que yo haga?- Alzando una de sus cejas.
    -Eres su amiga ¿No?-
    -Hai-
    -Ayúdame… Te lo pido- Mientras colocaba una de sus manos sobre las finas manos de la joven con un adorable sonrojo en las mejillas.
    -Vale…- Sonrojada.
    -Gracias Yeska-chan- Sonriendo suavemente.
    -De… nada- Devolviendo una linda sonrisa.
    --------------------
    Había terminando de comer su helado, a su lado caminaba el joven de mirada verde esmeralda.
    -Cantas muy hermoso-
    -Gracias… Lo herede de mi madre-
    -La banda será un éxito- Sonriendo.
    -Hai… Pienso lo mismo- Caminando lentamente mirando el cielo –Lloverá de nuevo-
    -Mejor apurémonos-
    -Vale-
    -----------------------

    Miraba el cielo y suspiro suavemente mientras la primera gota mojaba su mejilla.
    -Hay que irnos- Levantándose.
    -Hai-
    Caminaba a su lado rezando, no quiera que empiece a llover en ese momento, se fijo en el joven de mirada azul, estaba tomando muy en serio la opción de decláresele, suspiro suavemente mientras caminaba con las manos en los bolsillos de su chaqueta gris. Caminaban en silencio mientras un fresco viento jugaba con sus largos cabellos negros ondeándolos en el aire, sintió la mano del joven coger la suya, la apretó suavemente, sus mejillas se sonrojaron débilmente mientras sus orbes oscuras miraba siempre al frente, sonrió internamente, agradecía los pequeños y románticos gestos y acciones del joven.
    ----------------------

    Caminaba alado de el joven de mirada verde, suspiro suavemente mientras el joven hablaba o discutía con alguien por su teléfono celular, esas cosas eran tan molestas, se paso una mano por su largo y suave cabello negro, volvió a suspirar, mientras se ponía los audífonos de su reproductor a casi el máximo volumen.
    -----------------------

    Caminaba sin apuros, sus compañeros ya se habían adelantado bastante, oía los gritos de su compañera de cabellos lacios, las risas del joven de cabello rubio y algo alejado, una pequeña y sutil risita, bastante familiar pero irreconocible. Fijó sus oscurísimos ojos negros hacia un costado viendo pasar a un joven de cabellos azulados de la mano de una joven de largos cabellos oscuros, la miro fijamente, su piel de un color vivo y con un brillo natural, sus hebras oscuras brillantes y aparentemente suaves, un perfil perfecto y ojos oscuros con un brillo morado, la miraba sin perder ningún segundo, aquella jovencita le parecía extremadamente conocida pero aún así no la recordaba, camino siguiendo a la pareja, aquella forma de reírse, suave y algo tímida, aquella joven se parecía tanto a… a él.
    Tiro el cigarro blanco que tenía en sus labios y la siguió tan sigiloso como un experimentado ratón, escucho una voz masculina y algo irritada detrás de ellos, pronto, un joven de brillante mirada verde se acercaba a la joven pareja. Lo escuchaba discutir.
    -Ya basta Jarú- Bufaba molesta la joven.
    -Te dije que no lo veas-
    -Eso no me importa-
    Jarú , aquel hombre, era sin duda el, entonces quería decir que aquella jovencita era…
    -Jarú, déjalos onegai- Se acercaba desde atrás con porte elegante pero cansado una joven de larga cabellera negra y piel extremadamente pálida -No hacen nada malo- La voz era tan suave y serena, aquella bella jovencita le parecía tan conocida, la miraba fijamente.
    -Solo porque tú lo pides Yami-
    Yami, era ella, la misma voz, la misma cara pero más delicada y madura, la misma piel, la misma sonrisa suave, pero no los mismos ojos, se avanzo hacia ellos, pero una voz algo chillona la detuvo.
    -Ren, ya vámonos- Suspiro.
    La joven de piel pálida miro hacia un costado, podía jurar que alguien la estaba mirando, se encorvo los hombros y siguió caminando
     
  18.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1145
    Re: El lado oscuro de la amistad


    Ohayo...bueno aqui les traigo una pequeña mirada que tendra Ren a las chicas...esperamos les guste...Ja ne


    Capitulo 18: “Encuentros lejanos”
    Caminaba detrás de todos, disfrutando de aquel cigarrillo blanco con líneas azules “Sweet Heaven” su marca favorita, una perfecta combinación entre aroma y sabor, todo con un toque celestial de encanto, desde donde estaba podía escuchar la pequeña pelea entre el joven de largos cabellos marrones muy claros y la vocalista del grupo, suspiro sacando una gruesa línea de humo de sus labios.
    -------------------

    -¿Para qué querías verme Ryo?- Se sentaba en la banca blanca que había detrás de ella.
    -Quiero que me ayudes por favor- Pedía mirándola directamente a los ojos.
    -¿Ayudarte?-
    -Si- Se sentaba a su lado –No me gusta que Yami-chan este enojada conmigo-
    -¿Qué quieres que yo haga?- Alzando una de sus cejas.
    -Eres su amiga ¿No?-
    -Hai-
    -Ayúdame… Te lo pido- Mientras colocaba una de sus manos sobre las finas manos de la joven con un adorable sonrojo en las mejillas.
    -Vale…- Sonrojada.
    -Gracias Yeska-chan- Sonriendo suavemente.
    -De… nada- Devolviendo una linda sonrisa.
    --------------------
    Había terminando de comer su helado, a su lado caminaba el joven de mirada verde esmeralda.
    -Cantas muy hermoso-
    -Gracias… Lo herede de mi madre-
    -La banda será un éxito- Sonriendo.
    -Hai… Pienso lo mismo- Caminando lentamente mirando el cielo –Lloverá de nuevo-
    -Mejor apurémonos-
    -Vale-
    -----------------------

    Miraba el cielo y suspiro suavemente mientras la primera gota mojaba su mejilla.
    -Hay que irnos- Levantándose.
    -Hai-
    Caminaba a su lado rezando, no quiera que empiece a llover en ese momento, se fijo en el joven de mirada azul, estaba tomando muy en serio la opción de decláresele, suspiro suavemente mientras caminaba con las manos en los bolsillos de su chaqueta gris. Caminaban en silencio mientras un fresco viento jugaba con sus largos cabellos negros ondeándolos en el aire, sintió la mano del joven coger la suya, la apretó suavemente, sus mejillas se sonrojaron débilmente mientras sus orbes oscuras miraba siempre al frente, sonrió internamente, agradecía los pequeños y románticos gestos y acciones del joven.
    ----------------------

    Caminaba alado de el joven de mirada verde, suspiro suavemente mientras el joven hablaba o discutía con alguien por su teléfono celular, esas cosas eran tan molestas, se paso una mano por su largo y suave cabello negro, volvió a suspirar, mientras se ponía los audífonos de su reproductor a casi el máximo volumen.
    -----------------------

    Caminaba sin apuros, sus compañeros ya se habían adelantado bastante, oía los gritos de su compañera de cabellos lacios, las risas del joven de cabello rubio y algo alejado, una pequeña y sutil risita, bastante familiar pero irreconocible. Fijó sus oscurísimos ojos negros hacia un costado viendo pasar a un joven de cabellos azulados de la mano de una joven de largos cabellos oscuros, la miro fijamente, su piel de un color vivo y con un brillo natural, sus hebras oscuras brillantes y aparentemente suaves, un perfil perfecto y ojos oscuros con un brillo morado, la miraba sin perder ningún segundo, aquella jovencita le parecía extremadamente conocida pero aún así no la recordaba, camino siguiendo a la pareja, aquella forma de reírse, suave y algo tímida, aquella joven se parecía tanto a… a él.
    Tiro el cigarro blanco que tenía en sus labios y la siguió tan sigiloso como un experimentado ratón, escucho una voz masculina y algo irritada detrás de ellos, pronto, un joven de brillante mirada verde se acercaba a la joven pareja. Lo escuchaba discutir.
    -Ya basta Jarú- Bufaba molesta la joven.
    -Te dije que no lo veas-
    -Eso no me importa-
    Jarú , aquel hombre, era sin duda el, entonces quería decir que aquella jovencita era…
    -Jarú, déjalos onegai- Se acercaba desde atrás con porte elegante pero cansado una joven de larga cabellera negra y piel extremadamente pálida -No hacen nada malo- La voz era tan suave y serena, aquella bella jovencita le parecía tan conocida, la miraba fijamente.
    -Solo porque tú lo pides Yami-
    Yami, era ella, la misma voz, la misma cara pero más delicada y madura, la misma piel, la misma sonrisa suave, pero no los mismos ojos, se avanzo hacia ellos, pero una voz algo chillona la detuvo.
    -Ren, ya vámonos- Suspiro.
    La joven de piel pálida miro hacia un costado, podía jurar que alguien la estaba mirando, se encorvo los hombros y siguió caminando
     
  19.  
    Baldur Prime

    Baldur Prime Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    20 Enero 2005
    Mensajes:
    1,087
    Pluma de
    Escritor
    Re: El lado oscuro de la amistad

    buena continuacion de tu fic
    me gusto mucho la continuacion de tu fic
    espero con ansias saber que pasara ahora
    sigue asi
    n.n
     
  20.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El lado oscuro de la amistad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1482
    Re: El lado oscuro de la amistad

    Ohayo...aqui traigo la conti...quizas se enreden un poco pero si se fijan todo tiene mucha logica xD mejor ni digo nada

    Capitulo 19: Escape.

    La peli negra entro a su gran casa, camino a paso rápido hasta el vestíbulo siendo seguida por el oji esmeralda…Estaba enojada, si muy enojada, aquel joven le había hecho una molesta escena en el parque, y la llevo a rastras hasta la casa, literalmente. Voltio su mirada para encontrarse con la esmeralda de su hermano mientras metía sus heladas manos en los bolsillos de su abrigo.

    -Yeska, no quiero tener que repetírtelo de nuevo- poso su mirada esmeralda en la oscura de la joven-
    -No me importa lo que digas- sin apartar la mirada.-
    -No te pongas obstinada…mantente alejada de ese…-
    -No lo haré-
    -Entonces no me dejas opción- la miro firmemente- Estas castigada, sin salidas, sin compras y sin Ryo.
    -¿Qué?, ¿Castigada?... creo que el roll de “protector” te está afectando la cabeza…tu nunca me has castigado.
    -Siempre hay una primera vez.
    -Bien- lo miro fríamente, pero esta no era su típica mirada fría, esta era más oscura y gélida, saco sus manos mientras subía a su habitación encerrándose con llave.
    ----
    La siguió con la mirada hasta verla encerarse a sí misma en su habitación, no le gustaba hacerla enojar pero en esta situación era lo mejor- saca su teléfono marcando algunos números- la conocía bien y sabía que era capaz de cometer alguna estupidez y era mejor prevenir a los guardias de no dejarla salir…sonaba estricto y algo paranoico pero lo prefería antes de ver a su hermana envuelta en algún otro accidente como lo fue aquella vez.
    ------
    Miraba su habitación de un lado para otro, debía salir de allí, no quería estar encerrada. Se quito aquel abrigo buscando una chaqueta con una tela más gruesa y acolchonada que le serviría para resguardarse del frio, quizás no hacia tanto frio como ella sentía, a decir verdad no lo hacía, pero sus manos estaban tan heladas que casi parecían muertas. Se acerco a la ventana y miro hacia abajo, la distancia que había de ahí al suelo no era muy larga y los arbustos le servirían para amenizar la caída, tomo su teléfono y lo apago, miro de nuevo hacia la ventana para luego saltar, cayó en los arbustos intentando no hacer ruido para no alertar a los guardias de su escapada para luego simplemente desaparecer entre las sombras.
    ------
    El peli negro guitarrista se encontraba sentado en la mesa de un lujoso bar, en su mano derecha tenía un vaso de whisky y en la otra mano aquel delicioso cigarrillo por el que salía una fina línea de humo, su mente estaba perdida en los recuerdos, en aquellas jóvenes peli negras que había visto en la tarde. Sabía bien de quienes se trataba ahora la pregunta era ¿Qué debía hacer?, ¿Cómo debía darle frente?, solo ideas incoherentes pasaban por su mente, no esperaba encontrarlas tan pronto y mucho menos el verlas juntas.
    Llevo aquel cigarrillo a sus labios mirando a su rubio amigo ligándose a una hermosa castaña, suspiro concentrando su mente de nuevo en aquellas jóvenes. Si que tenía un gran dilema en su cabeza.
    -----

    Caminaba por las húmedas calles de la ciudad, sus ojos negros con un brillo morado estaban fijos al suelo, su cabello le cubría el rostro de perfil y su mente estaba completamente distraída, necesitaba algo con que tragar aquel amargo momento. Miro a un lado, a unos pasos de ella se encontraba un lujoso bar y ahora que lo recordaba Ryo la había llevado hay hacia unos días atrás a tomar un coctel de frutas, uno que en ese preciso instante ella necesitaba y mucho. Entro aquel lugar sin mirar a sus alrededores, simplemente se sentó en una de las sillas de la barra mientras pedía su bebida.
    -------
    Aun tenía en su mano aquel vaso de whisky, a su lado un cenicero casi lleno de colillas de cigarro, esta vez se había pasado un poco.

    -Eso fue fácil- escucho decir de aquel rubio-
    -Takuma ¿ya nos podemos ir?- pregunto el peli negro-
    -Aun no-sentándose junto a él- Llevo dos castañas, una rubia y dos peli rojas…me falta una peli negra.
    -Allá veo una- señalando a una joven peli negra sentada en la barra dándole la espalda-
    -Ya la veo- mirándola fijamente- Parece una hermosa chica-
    -Hai- sacando otro cigarrillo de aquella cajita-
    -Deja eso…mejor ayúdame-
    -No seré parte de tus artimañas-
    -Vamos Ren solo ella- pidió casi en suplica- Es hermosa y debo actuar antes que otro se aproveche.
    - Entonces ve tú.
    -Eres mi anzuelo… tú la atraerás hasta mi.
    -¿Si lo hago podre irme?-
    -Hai-
    -suspiro- Vale…- se levanto y fue hasta la barra sentándose junto a la peli negra-
    ------
    La peli negra solo miraba su bebida, sintió que alguien se había sentado junto a ella pero no tenía intensiones de ver quién era, escucho la voz varonil de aquel hombre junto a ella, le resultaba tremendamente familiar, quería mirarlo para saber de quién se trataba pero su cuerpo parecía no responder, estaba helada del frio y no reaccionaba. Llevo ambas manos a su boca para exhalar un poco de aire caliente en ellas en un intento de calentarlas.

    -¿Tienes frio?- aquel hombre de nuevo le hablaba y esta vez intento adivinar el dueño de aquella dulce pero varonil voz.
    -H…ha…i- tartamudeo suavemente haciendo un esfuerzo en levantar su mirada y ver aquel hombre que le hablaba.
    -¿Um?- sintió asombro en aquel hombre al escucharla hablar.
    Debía mirarlo, debía hacerlo o la curiosidad la consumiría, pero su cuerpo aun no reaccionaba, en un intento de levantar la mirada noto que aquel hombre no era tan mayor como se escuchaba, era un joven. Levanto un poco más la mirada para encontrarse con unos ojos negros profundos y en estos un hechizante brillo morado, esto la aterro ligeramente, era como ver sus propios ojos…su cuerpo parecía haberse entumecido un poco mas pero en un gran esfuerzo puedo girar y ver mejor aquel joven…piel blanca-bronceada, cabello negro y perfectamente lacio, ojos oscuros y brillo morado en ellos y aquellas facciones, era como describirse a sí misma en versión masculina.
    -Um- en un rápido e inesperado movimiento se levanto sin apartar la mirada de aquel joven que le era tan familiar, no por su parecido, había algo mas en el que ella conocía, no sabía de dónde pero lo conocía- Tsk…-llevo las manos a su cabeza la cual había comenzado a dolerle repentinamente, quizás por haber intentado recordar en vano…cerro sus ojos fuertemente, aquel dolor comenzaba a marearla y además su cuerpo estaba helado.
    Abrió los ojos y noto aquel joven de pie y un poco más cerca de ella, su rostro se veía preocupado y confundido, quizás estaba igual o peor que ella…Mira sus ojos tan parecidos a los de ella, esos ojos que no se apartaba de los suyos como si les estuvieran hablando y diciendo centenares de palabras de las cuales ella no entendía ni una. Cerro de nuevo sus ojos intentando mover su cuerpo, de nuevo no respondía y justo en ese momento donde lo único que quería era escapar y alejarse de aquel personaje tan parecido a ella
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso