Explícito de Naruto - [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por quem, 5 Abril 2022.

Cargando...
  1.  
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2257
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3

    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem

    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    _____________________________________________________________________

    Maldición, es bueno ser yo.

    NEJI HYŪGA, sobre ser Neji Hyūga

    .

    .

    .

    .

    .​

    Tuatha de Danaan: tua day dhanna

    Una raza avanzadísima de seres inmortales que se establecieron en Irlanda miles de años antes del nacimiento de Cristo. Llamados por muchos nombres —hijos de la diosa Danu, la Verdadera Raza, los daoine sidhe—, habitualmente se los conoce como hadas o pueblo mágico. Aunque se los suele representar bajo la forma de pequeñas criaturas de cuyos cuerpos emana un suave resplandor mientras revolotean por el mundo exudando un efervescente buen humor y entreteniéndose con esas pequeñas e inofensivas travesuras que tanto les gusta hacer, los verdaderos Tuatha de Danaan no son tan delicados ni benevolentes.

    De los Libros de las hadas de la familia HARUNO

    Neji Hyūga:

    Tuatha de Danaan, hasta los de su propia especie recelan de él y lo tienen por imprevisible. Su apariencia mágica favorita es la de un herrero de las Highlands intensamente sexual, de piel dorada, cuerpo musculoso, largos cabellos negros y fascinantes ojos plata. Sumamente inteligente, peligrosamente seductor. Se cree que ha estado a punto de romper El Pacto no en una, sino en dos ocasiones. Es, con mucho, el más peligroso e impredecible de su raza.

    ADVERTENCIA: EXTREMAR LAS PRECAUCIONES EN CASO DE VERLO. EVITAR A TODA COSTA CUALQUIER CLASE DE CONTACTO CON ÉL.

    De los Libros de las hadas de la familia HARUNO

    .

    .

    .

    .

    PRÓLOGO

    Londres, Inglaterra

    De pie en la cámara central de las catacumbas de piedra secretas del Edificio Belthew, Neji Hyūga observaba a Hotaru dar traspiés de un lado a otro mientras buscaba a Utakata Uchiha, su amado druida de las Highlands.

    La joven lloraba como si le arrancaran el alma del cuerpo. Agudo e incesante, su llanto podía hacer que hasta a un Tuatha de Danaan le estallara la cabeza.

    «Por no hablar de lo que le haría a un humano», pensó Neji Hyūga de manera sombría.

    Empezaba a estar harto de los constantes gimoteos de la joven. Él tenía sus propios problemas, muy graves por cierto.

    Mito, la reina de los Tuatha de Danaan, por fin había llevado a la práctica sus persistentes amenazas de castigar a Neji por sus repetidas interferencias en el mundo de los mortales. Y había escogido el castigo más cruel de todos.

    Lo despojó de su inmortalidad y lo volvió humano.

    Neji bajó la vista para echarse un rápido vistazo y lo alivió descubrir que, al menos, Mito le había permitido conservar su apariencia mágica favorita: la del musculoso herrero de oscuros cabellos e irresistible atractivo sexual, una combinación de celta continental y guerrero de las Highlands que abarcaba un milenio de la historia de ambas razas, ataviado con su tartán, sus brazales y el gran collar que llamaban torque. En ciertas ocasiones su reina lo había convertido en cosas que era mejor mantener alejadas de la luz del día.

    Su alivio, sin embargo, había durado poco. ¿Qué importaba que aún tuviera su aspecto habitual? ¡Ahora era humano, por el amor de Dios! Limitado. Insignificante. Finito.

    Neji maldijo con vehemencia y miró a la humana que no paraba de llorar. Aquel ruido infernal apenas lo dejaba pensar. Quizá si la informaba de que Utakata realmente no estaba muerto se callaría de una vez. Tenía que encontrar alguna forma de escapar de aquella intolerable situación, y pronto.

    —Tu amado no ha muerto. Deja de llorar, mujer —dijo en un tono imperioso. Él sabía muy bien que Utakata aún vivía, porque Mito lo había obligado a renunciar a una parte de su esencia vital de criatura inmortal para salvarle la vida al highlander.

    La orden de Neji no surtió el efecto deseado. Todo lo contrario, porque cuando ya estaba seguro de que el llanto no podía ser más ruidoso —y no lograba entender cómo una criatura tan diminuta era capaz de producir semejante estrépito—, los tímpanos que acababa de adquirir junto con la forma humana se vieron obsequiados con un gemido más estridente que el anterior.

    —¡Basta, mujer! —rugió Neji, al tiempo que se llevaba las manos a los oídos—. Te he dicho que tu amado no ha muerto.

    Pero ella no dejó de llorar. Ni siquiera lo miró, como si él no hubiera hablado. Furioso, Neji caminó entre los escombros que cubrían el suelo de la cámara —restos de la batalla que había tenido lugar allí hacía un cuarto de hora entre Utakata Uchiha y la secta druida de los draghar, batalla en la que Neji nunca habría debido intervenir— y se detuvo junto a la mujer. La agarró por la nuca para obligarla a mirarlo a los ojos y hacerla callar.

    Pero la mano con que pretendía sujetarla atravesó la parte posterior del cráneo de la mujer y salió por su nariz. Ella ni siquiera parpadeó.

    Neji permaneció inmóvil un instante y luego hizo un segundo intento, esta vez alargando el brazo hacia uno de los pechos de la mujer. La mano que había extendido le atravesó limpiamente el corazón y salió por su omóplato izquierdo.

    «¡Por Danu, Mito nunca sería capaz de hacerme esto!», pensó Neji entornando los ojos.

    ¿O sí sería capaz?

    Apretó la mandíbula y volvió a intentarlo. Su mano volvió a atravesar el cuerpo de Hotaru.

    ¡Dios, la muy perra se lo había hecho!

    Neji sacudió la cabeza con incredulidad. El féth fiada era el encantamiento al que recurrían los Tuatha de Danaan cuando querían moverse entre los humanos sin ser detectados por éstos. Para ello les bastaba con invocar una de las facetas del potente hechizo tríplice, la que otorgaba la invisibilidad. Pero también podían hacer que los humanos fueran incapaces de oír o tocar al que había recurrido a ese hechizo. El féth fiada era una herramienta muy útil si uno deseaba entrometerse sin ser observado. Pero ¿y si habías sido maldecido permanentemente con él? ¿Si no podías escapar de los efectos de ese hechizo?

    La idea era tan aborrecible que Neji se apresuró a borrarla de sus pensamientos. Cerró los ojos y se sumergió en su mente para regresar, en su viaje espaciotemporal, a la isla mágica de Morar. Le daba igual a quién pudiera acoger actualmente Mito en la corte, porque tendría que deshacer aquel hechizo de inmediato. No sucedió nada. Permanecía exactamente donde estaba. Volvió a intentarlo.

    No hubo ninguna repentina sensación de ausencia de peso, ningún súbito torrente de esa embriagadora libertad acompañada de invencibilidad que experimentaba cuando atravesaba las dimensiones.

    Abrió los ojos. Todavía estaba en la cámara de piedra.

    Neji apretó los labios y soltó un gruñido feroz. ¿Humano, maldito y despojado de todos sus poderes? ¿Expulsado para siempre del reino de las criaturas mágicas? Echó la cabeza hacia atrás y se apartó de la cara los largos y negros cabellos.

    —De acuerdo, Mito, me lo habéis dejado muy claro. Invertid el cambio.

    No hubo respuesta. Nada salvo el ruido de los inacabables sollozos de la mujer y los ecos que resonaban huecos en la fría cámara de piedra.

    —Mito, ¿me habéis oído? He dicho que lo he entendido. Ahora haced que vuelva a ser el de siempre.

    Siguió sin haber respuesta. Neji sabía que su reina estaba escuchándolo, aposentada en una esquirla dimensional junto a los confines del reino humano. Lo observaba y paladeaba su incomodidad.

    Y... esperaba una muestra de sumisión, tuvo que reconocer de manera sombría.

    Un músculo se le estremeció en la mandíbula. La humildad no era, y nunca lo sería, su punto fuerte.

    Con todo, si la elección se reducía a mostrar humildad o ser humano —y estar maldito y desprovisto de todos sus poderes, para colmo—, Neji comería el pastel de la humillación por mucho que se le atragantara.

    —Reina mía, teníais razón; yo estaba equivocado. ¿Veis cómo soy capaz de reconocerlo? —dijo, aunque sintiese el repugnante sabor de la mentira en la boca—. Y juro que nunca más volveré a desobedeceros.

    Al menos hasta estar seguro de que volvía a gozar del favor de Mito.

    —Perdonadme, oh, vos que sois la más hermosa de las reinas —añadió. Por supuesto que lo perdonaría. Siempre lo hacía.

    —Soy vuestro más humilde sirviente —continuó—, oh, gloriosa reina a la que tanto adoro.

    El silencio se prolongó, y Neji se preguntó si no se le habría ido un poco la mano. Reparó en que había empezado a golpear suavemente el suelo con la puntera de una bota, en un gesto que no podía ser más humano. Hincó el pie en el suelo para que se estuviera quieto. Él no era humano. No se parecía en nada a los humanos.

    — ¿Me habéis oído? Acabo de disculparme —dijo con aspereza.

    Tras unos instantes sin recibir respuesta, Neji suspiró. Apretó los dientes y se arrodilló. Todos sabían que Neji Hyūga detestaba estar de rodillas, por la razón que fuera.

    —Muy eminente líder de la Verdadera Raza —ronroneó en la antigua y rara vez usada lengua de su raza—, salvadora de los Danaan, ruego humildemente que se me conceda la gracia y la gloria de vuestro trono. —Las antiguas palabras rituales formaban parte de las maneras ceremoniosas usadas en la corte y significaban, como ninguna otra cosa podía hacerlo, la más completa y absoluta obediencia por parte de Neji. Y el ritual exigía que la reina respondiese.

    La muy perra, siempre tan terca, no lo hizo.

    Neji —que nunca había padecido el paso del tiempo— ahora lo sentía de forma aguda, a medida que éste se prolongaba demasiado.

    Nada. El tiempo siguió su curso.

    —Me lo da a catar —musitó para sí—. Mito sólo quiere hacerme probar esto, para darme una buena lección.

    En cualquier momento se presentaría la reina. Ella le daría una severa reprimenda. Lo sometería a un hiriente relato de sus numerosas transgresiones. Él asentiría, le prometería que no volvería a hacerlo y todo quedaría arreglado. Como los otros miles de veces que había desobedecido o hecho enfadar a Mito.

    Una hora después todo seguía igual de mal.

    Dos horas más tarde Hotaru se había ido, dejándolo solo en el silencio de aquella tumba llena de polvo. Neji casi echó de menos sus gimoteos. Casi.

    Treinta y seis horas después su cuerpo estaba hambriento, sediento y —una cosa casi incomprensible para él— cansado. Los Tuatha de Danaan no dormían. La mente de Neji, que habitualmente era tan afilada como una navaja y tan veloz como el rayo, empezaba a volverse lenta y torpe, como si hubiera decidido dejar de funcionar sin su consentimiento.

    Eso era inaceptable. Neji no permitiría que ninguna parte de él hiciera nada sin su consentimiento. Ni su mente. Ni su cuerpo. Nunca lo habían hecho y nunca lo harían. Un Tuatha de Danaan siempre tenía el control. Siempre.

    Lo último que pensó antes de perder el conocimiento fue que hubiese preferido estar en cualquier otro sitio antes que allí: aprisionado durante unos centenares de años en el interior de una montaña, confinado en su nuevo hogar de las profundidades del océano después de que la reina lo hubiera convertido en una repugnante criatura viscosa de tres cabezas, atrapado en la corte de Mito para volver a hacerle de bufón durante un par de siglos...

    Cualquier cosa antes que ser tan... repugnante..., patética..., incontrolablemente...

    __________________________________________________________________________

    Curiosidades del capitulo:

    Tuatha de Danaan: Los Tuatha Dé Danann es decir «pueblo de la diosa Danu» también llamados Tuatha Dé, es decir: "pueblo de los dioses", fueron el quinto grupo de habitantes de Irlanda según la tradición del Lebor Gabála Érenn. Se trata de los antiguos dioses y diosas.

    Highland: Es un concejo de Escocia. Limita con los concejos de Moray, Aberdeenshire, Perth and Kinross y Argyll and Bute. La capital administrativa es Inverness. Es la división administrativa más grande de todo el Reino Unido.

    Mito: Son narraciones que expresan las ideas ancestrales de un pueblo acerca del mundo en el cual vive. Surgieron para que dichos pueblos le puedan dar una respuesta a cuestiones que les resultaban inexplicables

    __________________________________________________________________________

    Hello, nueva adaptación pues yo no me paro JAJAJAJAJAJ no subía nada ya que estaba preparando arreglando y corrigiendo algunos capítulos y otras historias que tengo en word, y que no irán aquí si no en otra plataforma <3, bueno esta adaptación sin fines de lucro ya que solo lo hago para entretenerme y me encanta corregir mis errores de ortografía, comas, y puntos así me entretengo escribo y adaptando solo por placer, no para ganar nada.

    Todos los derechos reservados a la autora de la historia, solo uso para entretenerme y los personajes del anime para escribir cosas diferentes de como se ven en el anime con otros shipp diferentes a como estaban emparejados en el anime.
     
    Última edición: 5 Abril 2022
  2. Threadmarks: CAPITULO 1
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2908
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem
    _____________________________________________________________________

    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)

    _____________________________________________________________________

    CAPITULO 1

    Cincinnati, Ohio, unos meses después...

    Aquel año, pensó Sakura Haruno con abatimiento, el verano —que siempre había sido su estación favorita— no podía ir peor.

    Abrió la puerta de su coche, subió a él y se quitó las gafas de sol. Luego se libró con un rápido encogimiento de hombros de su chaqueta de ejecutiva, se descalzó y empezó a respirar lenta y profundamente. Cuando notó que estaba un poco más calmada, se quitó el pasador que usaba para sujetarse el pelo y se dio masaje en el cuero cabelludo.

    Empezaba a sentir el inicio de lo que iba a ser un dolor de cabeza agudo. Y aún le temblaban las manos.

    Había estado a punto de delatarse ante el pueblo mágico.

    No podía creer que hubiese sido tan estúpida, pero, Dios, aquel verano simplemente había demasiadas de ellas. Llevaba años sin divisar a una sola criatura mágica en Cincinnati, pero ahora, por alguna extraña razón, parecía haberlas a carretadas.

    Como si Cincinnati fuera el sitio ideal para ir a pasar las vacaciones, cuando Sakura dudaba de que existiese una ciudad más aburrida. Cualquiera que fuese la incomprensible razón que las había impulsado a elegir el Tri-Estado, las criaturas del pueblo mágico empezaron a aparecer en bandadas a principios de junio, y desde entonces no habían dejado de estropearle el verano.

    Y fingir que no reparaba en ellas aún le resultaba tan difícil como aquel lejano día de su infancia en que las vio por primera vez. Con sus cuerpos perfectos, su delicada piel dorada y sus brillantes ojos de un azul iridiscente, costaba bastante pasarlas por alto. Seductores, de una apostura que te dejaba sin aliento y extraordinariamente viriles, los varones eran una tentación con piernas a la espera de que una chica...

    Sakura sacudió la cabeza para librarse de aquel pensamiento traicionero. Había conseguido sobrevivir durante todo ese tiempo y ahora no cometería el error de dar un paso en falso y dejarse atrapar por una de aquellas criaturas tan erót..., exóticas, se corrigió impacientemente.

    Sin embargo, a veces resultaba tan difícil no mirarlos... Y no reaccionar era el doble de difícil. Sobre todo cuando uno la pillaba con la guardia baja como había hecho el último.

    Había ido a almorzar con Marian Temple, la socia mayoritaria del bufete de abogados Temple, Turley & Tucker, en un elegante restaurante del centro de la ciudad. Se trataba de un almuerzo realmente crucial, en el que se la había entrevistado con vistas a aceptarla como posgraduada.

    Sakura no tardaría en iniciar el tercer curso de Derecho y a principios de verano había empezado a trabajar en prácticas para Little & Staller, un bufete de abogados local especializado en reclamaciones por lesiones. Tardó dos jornadas laborales enteras en comprender que no tenía madera para actuar como representante legal de unos demandantes que sólo pensaban en hinchar sus facturas médicas, con el firme convencimiento de que los daños sufridos por sus tejidos carnosos valían al menos un millón de dólares por vez.

    En el extremo opuesto del espectro legal estaba Temple, Turley & Tucker. Considerado como el bufete de abogados más prestigioso de la ciudad, sólo atendía a los clientes más deseables y estaba especializado en planificación estatal y derecho mercantil. Los casos penales cuidadosamente seleccionados que optaban por representar siempre eran del tipo que alcanza renombre y sienta precedentes. Los que de verdad hacían cambiar las cosas en el mundo, porque protegían derechos fundamentales y abordaban injusticias intolerables. Y ésos eran los casos a los que Sakura ansiaba echar mano. Aunque tuviera que pasar años trabajando como una esclava, haciendo investigaciones y yendo a buscar cafés para poder llegar hasta ellos.

    Se sentía tensa desde hacía una semana, pensando en la entrevista y consciente de que TT&T sólo contrataba a lo más selecto de la profesión. Sabiendo que tendría que competir con docenas de sus compañeros de clase, por no mencionar a docenas más procedentes de todas las facultades y escuelas de Derecho del país, en una despiadada contienda por hacerse con un solo puesto. Y sabiendo que Marian Temple siempre exigía un máximo de perfección y sofisticación profesionales.

    Pero, gracias a muchas horas de agresivas entrevistas laborales y hablar del tema con su mejor amiga, Ayamé, Sakura se mantuvo tranquila, llena de compostura y en la mejor forma posible. Marian Temple se mostró impresionada por sus logros académicos, y Sakura enseguida tuvo muy claro que el bufete estaba predispuesto a contratar a una mujer (había que tener mucho cuidado con las estadísticas sobre igualdad de oportunidades), algo que la ponía por delante de la mayor parte de los competidores. El almuerzo había ido sobre ruedas, hasta que salieron del restaurante y pusieron los pies en la calle Cinco.

    Y justo cuando la señora Temple le ofrecía aquella importantísima invitación para acudir al bufete de abogados y mantener una segunda entrevista con sus socios (una entrevista que Sakura nunca habría soñado obtener a menos que éstos hubieran empezado a considerar seriamente —oh, alegría de las alegrías— la posibilidad de ofrecerle un puesto), una mágica y musculosa criatura del sexo masculino pasó entre las dos con aquellos andares insufriblemente arrogantes, tan cerca de Sakura que su sedosa y dorada cabellera le rozó la mejilla en un breve contacto cargado de sensualidad.

    La embriagadora fragancia a jazmín y sándalo de la mágica criatura la envolvió y el calor que irradiaba su musculoso cuerpo fue como la caricia de una tórrida brisa erótica. Sakura tuvo que recurrir a sus reservas de autodisciplina para no retroceder unos centímetros ante ella. O (y eso aún habría sido peor) para no ceder a la tentación que parecía estar siempre presente en su vida y tomar por mascota a la magnífica criatura dorada. ¿Cuántas veces habría soñado ella con hacer precisamente eso? Agenciarse una criatura del pueblo mágico y regalarse el pequeño placer prohibido de tocarla. Descubrir de una vez si toda esa piel dorada realmente era tan suave al tacto como el terciopelo.

    «Nunca debes delatar que puedes verlos, Sakura», pensó.

    Completamente fuera de sí por la proximidad de aquel ser, la mano enervada de Sakura soltó el café con hielo servido en un vaso para llevar que había sacado del restaurante. El vaso se estrelló contra la acera, la tapa salió disparada y el café empapó a la impecable señora Temple. En ese preciso instante, la criatura del pueblo mágico volvió la cabeza hacia ella y entornó aquellos irresistibles ojos iridiscentes.

    Llena de pánico, Sakura centró toda su atención en la balbuceante señora Temple. Al borde de la histeria, se apresuró a sacar de su bolso unos cuantos pañuelos de papel y se puso a secar frenéticamente las manchas de café que empezaban a crecer sobre lo que hacía tan sólo unos instantes era un impoluto traje color marfil cuyo precio, presintió con horror, sería más de lo que ella podía ganar en un mes.

    Sin dejar de parlotear disculpándose por su torpeza y echándole la culpa de todo a haber comido demasiado, su falta de costumbre a llevar zapatos de tacón y estar un poco nerviosa debido a la entrevista, Sakura consiguió hacer saltar por los aires en cuestión de segundos la imagen de tranquila confianza en sí misma que tanto le había costado proyectar a lo largo del almuerzo. Pero no tenía otra elección.

    Para que la criatura del pueblo mágico creyera que no la había visto, que Sakura sólo era otro torpe ser humano y nada más que eso, tuvo que hacerse la idiota y correr el riesgo de sabotear su credibilidad ante su posible jefa. La saboteó, desde luego.

    La señora Temple se quitó de encima las manos de Sakura, que aún hacía frenéticos esfuerzos por secar su traje, y echó a andar hacia su coche, con una breve pausa para espetarle ásperamente por encima del hombro:

    —Como ya le he explicado antes, señorita Haruno, nuestro bufete sólo trabaja con los clientes más importantes. Esos clientes pueden llegar a mostrarse exigentes, excesivos y temperamentales. Y es muy comprensible que lo hagan. Cuando hay tantos millones de dólares en juego, un cliente tiene derecho a esperar lo mejor. En Temple, Turley & Tucker nos enorgullecemos de saber mantener la calma bajo el estrés. Nuestros clientes necesitan que defendamos sus intereses sin perder ni por un segundo la compostura. Francamente, señorita Haruno, a usted le cuesta tan poco ponerse nerviosa que nunca podrá llegar a triunfar en nuestro bufete. Estoy segura de que encontrará un puesto apropiado en algún otro sitio. Buenos días, señorita Haruno.

    Sakura se sintió como si acabaran de patearle el vientre. Contempló, aturdida y en silencio, cómo la señora Temple aceptaba de manos del aparcacoches su impecable Mercedes, y un instante después la parte de su mente que aún podía funcionar la informó de que la criatura mágica, gracias a Dios, también seguía su camino. Mientras el Mercedes color perla, se unía al tráfico de la calle Cinco y desaparecía en él, con el empleo de sus sueños diciéndole adiós a Sakura desde su tubo de escape, un peso invisible le encorvó los hombros. Sakura exhaló un ruidoso suspiro, dio media vuelta y fue calle abajo hasta el aparcamiento de la esquina, donde cobraban tan poco que hasta una estudiante de Derecho condenada a fracasar en la profesión que había escogido porque enseguida se ponía nerviosa por nada podía permitirse dejar allí su coche.

    —Conque soy demasiado nerviosa, ¿eh?—masculló al tiempo que apoyaba la cabeza en el volante—. No tienes ni idea de cómo es mi vida. Tú no puedes verlos.

    La señora Temple sólo debía de haber sentido una leve brisa, un moderado incremento de la temperatura, quizá percibido el hálito de una excitante fragancia exótica. Y si, por casualidad, la criatura mágica la había rozado al pasar —aunque eran invisibles, las criaturas mágicas eran reales y realmente estaban allí—, entonces seguro que habría encontrado alguna manera de racionalizarlo. Quienes no podían ver al pueblo mágico siempre lo hacían.

    Sakura había aprendido por las bravas que la gente no tenía la menor tolerancia ante lo inexplicable. Nunca dejaba de asombrarla la de excusas que podían llegar a inventarse para proteger su percepción de la realidad.

    «Vaya, supongo que anoche no dormí suficiente.» O: «Caray, no debería haberme tomado esa segunda (o tercera o cuarta) cerveza con el almuerzo.» Si todo lo demás fallaba, se conformaban con decirse que lo habrían imaginado.

    ¡Cómo anhelaba ella semejante olvido!

    Sacudió la cabeza e intentó consolarse con el pensamiento de que al menos la criatura mágica había quedado convencida y se había ido. Sakura estaba a salvo. Por el momento.

    Sakura tenía muy claro que las criaturas mágicas eran responsables del noventa y nueve por ciento de los problemas a los que debía enfrentarse en su vida. Estaba dispuesta a asumir la responsabilidad del uno por ciento restante, pero ellas eran la razón de que este verano su vida hubiera quedado reducida a una crisis tras otra. Ellas eran la razón de que hubiera empezado a tener miedo de salir de casa, porque nunca sabía cuándo podían aparecer, o hasta qué punto podría sobresaltarla su presencia. O qué clase de disparates podría llegar a hacer en su intento por fingir que no las veía. Ellas eran la razón por la que su novio la dejó hacía quince días, tres horas y —miró su reloj con expresión abatida— cuarenta y dos minutos.

    Sakura Haruno abrigaba un odio especial y muy personal hacia el pueblo mágico.

    —No os veo. No os veo —musitó cuando dos bellísimas criaturas masculinas pasaron junto al capó de su coche. Sakura se apresuró a desviar la mirada, se dio cuenta de lo que acababa de hacer, y ladeó el espejo retrovisor para fingirse ocupada con su lápiz de labios.

    «Nunca apartes la vista demasiado deprisa —la prevenía siempre su abuela, Koharu Haruno—. Tienes que ser natural. Debes aprender a dejar que tu mirada les pase por encima sin detenerse o apartarse demasiado bruscamente, o de lo contrario sabrán que sabes. Y te llevarán con ellas. Nunca debes delatar que puedes verlas. Prométemelo, Sakura. ¡No puedo perderte!»

    La abuela también veía a aquellas criaturas que otras personas no podían ver. La mayoría de las mujeres de la familia de su madre las veían, aunque a veces el «don» saltaba caprichosamente unas cuantas generaciones. Como hizo con la madre de Sakura, que se había ido a vivir a Los Ángeles (como si los californianos fueran menos raros que las criaturas del pueblo mágico), dejando a su hijita de siete años con la abuela «hasta que se hubiera instalado». Mebuki Haruno nunca llegó a instalarse.

    Sakura solía preguntarse por qué el don no había podido saltársela también a ella. Lo único que quería era una vida normal.

    Y esa clase de vida estaba demostrando ser condenadamente difícil de conseguir, incluso en el aburrido Cincinnati. Sakura empezaba a pensar que vivir en el Tri-Estado —la convergencia geográfica de Indiana, Ohio y Kentucky— era un poco como vivir en la convergencia mística de la Boca del Infierno de Sunnydale.

    Con la única diferencia de que en el Medio Oeste no había demonios y vampiros. Oh, no. Su especialidad era el pueblo mágico: criaturas arrogantes, inhumanas y peligrosamente seductoras que se la llevarían y le harían sólo Dios sabía qué si llegaban a darse cuenta de que ella podía verlas.

    La historia de la familia de Sakura estaba llena de antepasados del sexo femenino que fueron capturados por los temibles cazadores del pueblo mágico y a los que nunca más se volvió a ver. Algunas de las historias que se contaban sobre aquellas mujeres aseguraban que los salvajes cazadores enseguida les habían dado muerte; otras, que pasaron a ser esclavas del pueblo mágico. Sakura no tenía ni idea de qué les ocurría a las que no sabían mantenerse lo bastante en guardia para que no se las llevaran, pero una cosa sí sabía con certeza: no tenía ninguna intención de llegar a descubrirlo.

    Cuando pensara en ello más tarde, Sakura comprendería que la culpa de todo la tuvo el vaso de café. Todas las cosas horribles que le habían ocurrido a partir de aquel momento podían remontarse directamente a ese vaso de café con la asombrosa simplicidad de un irrebatible encadenamiento lógico. De no haber sido por A (dicho vaso de café), entonces no habría ocurrido B (echar a perder la entrevista laboral) y, por lo tanto, no existiría C (tener que ir a trabajar esa noche), y ciertamente tampoco hubiese habido D (esa cosa tan horrible que le había sucedido allí)..., y así hasta el infinito.

    Realmente no era justo que una decisión tan trivial y aparentemente inofensiva como la de pedir un café con hielo para llevar pudiera cambiar la vida de una chica.
    Tampoco era que Sakura considerase significativamente culpable a la criatura mágica, pero estudiar Derecho le había enseñado a aislar el catalizador crítico que permitiría presentar un alegato de culpabilidad, y la pura y simple verdad era que si ella no hubiera tenido el vaso de café en la mano, entonces no se le habría caído, y como el café no habría salpicado a la señora Temple, entonces Sakura no habría tenido que ponerse en ridículo de aquella manera y perder toda esperanza de conseguir el empleo soñado.

    De no ser por el vaso de café, la criatura mágica no habría tenido ninguna razón para volverse a mirarla, y ella no habría tenido ninguna razón para dejarse llevar por el pánico. La vida habría seguido su curso apaciblemente. Y con la promesa de esa codiciada segunda entrevista en el horizonte, aquella noche ella habría salido a celebrarlo con sus amigas.

    Pero debido a ese nefasto vaso de café, no salió a celebrarlo. Fue a casa, se dio un largo baño de burbujas y tuvo una llorera aún más larga, y luego, a última hora de la tarde, cuando estuvo segura de que ya no habría nadie en el trabajo y no tendría que hacer frente a preguntas humillantes por parte del resto del personal en prácticas, volvió a coger el coche y fue al centro para quitarse de encima los asuntos atrasados.

    A causa de ese calamitoso vaso de café, Sakura estaba de muy mal humor y no prestó atención a lo que la rodeaba mientras aparcaba enfrente del edificio de oficinas, y no reparó en esa criatura mágica de aspecto tan oscuro y peligroso que emergió de las sombras en el callejón contiguo.

    De no haber sido por ese estúpido vaso de café, Sakura ni siquiera habría estado allí. Y entonces fue cuando un giro diabólico hizo que las cosas se pusieran aún peor.
     
  3. Threadmarks: Capitulo 2
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4002
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.

    NARUTO © M. Kishimoto.​
    ADAPTACION © Quem​

    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial:
    Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)​

    ____________________________________________________________________

    CAPITULO 2

    Neji Hyūga se pasó la mano por la larga y negra cabellera y frunció el entrecejo mientras iba por el callejón.

    Llevaba tres meses siendo humano, y se le estaban haciendo eternos. Noventa y siete horripilantes días, para ser exactos. Dos mil trescientas veintiocho interminables horas. Ciento treinta y nueve mil seiscientos ochenta profundamente ofensivos minutos.

    Había llegado a obsesionarse con los incrementos del tiempo. Sabía que eso era un achaque muy propio de los mortales, y se avergonzaba de padecerlo porque temía que el próximo paso fuese llevar un reloj.

    No, eso jamás.

    Al principio había estado seguro de que Mito vendría a buscarlo. Neji hubiese apostado su misma esencia a que así sería, sin importarle que no le quedara gran cosa que apostar.

    Pero Mito no lo hizo, y él ya estaba harto de esperar a que llegara. Los humanos no sólo disponían de una porción de tiempo ridículamente pequeña para existir, sino que además sus cuerpos tenían ciertas necesidades que consumían una gran cantidad de ese tiempo. El sueño, por sí solo, ya consumía una cuarta parte. En los últimos meses, Neji había aprendido a satisfacer esas necesidades, pero detestaba ser tan esclavo de su forma física. ¡Tener que comer, lavarse, vestirse, dormir, orinar, afeitarse, peinarse y cepillarse los dientes, por el amor de Dios! Quería volver a ser él mismo. No cuando a su maldita reina le viniese en gana, sino de inmediato.

    Por eso dejó Londres y fue a Cincinnati (por la ruta infernalmente larga, en avión) en busca del hijo mitad criatura mágica que engendró hacía más de un milenio, Madara Brodie, que se había casado con una mortal del siglo XXI y habitualmente residía allí con ella.

    Habitualmente.

    En cuanto llegó a Cincinnati, Neji encontró la residencia de Madara vacía, y no tenía ni idea de adonde podía ir a buscarlo. Se quedó a vivir allí, y desde entonces se había dedicado a matar el tiempo —decidido a pasar por alto el hecho de que, por primera vez en su existencia intemporal, ahora el tiempo le devolvía el favor— a la espera de que volviese Madara. Al ser en parte miembro de la Verdadera Raza, Madara podía recurrir a una magia que Neji ya no poseía.

    La expresión de su rostro se hizo aún más sombría. El mísero residuo de poder que le había dejado la reina apenas servía de nada. Neji no tardó en descubrir que Mito había dedicado mucho tiempo a reflexionar sobre su castigo. El hechizo alterador de la percepción del féth fiada era uno de los más poderosos que poseían los Tuatha de Danaan, porque les permitía disponer de una completa interacción con el reino humano, y al mismo tiempo evitaba que su presencia fuese detectada por los hombres. Aquel hechizo envolvía a su portador en una ilusión que afectaba la memoria a corto plazo y generaba confusión en la mente de quienes se encontraran muy cerca de él.

    Si Neji volcaba un puesto de periódicos, el vendedor culpaba inocentemente a un viento invisible. Si cogía comida del plato de alguien en un restaurante, esa persona meramente decidía que había terminado de comer. Si se procuraba ropa nueva en alguna tienda, el propietario achacaría la disminución de existencias a un error de inventario. Si le quitaba la bolsa de la compra a un transeúnte y la arrojaba al suelo después de haberla vaciado, su infortunada víctima se encararía con el humano más próximo y lo increparía (Neji lo había hecho unas cuantas veces para divertirse). Si descolgaba el bolso del brazo de una mujer y se lo balanceaba ante la cara, la mujer se limitaría a pasar a través de él y del bolso (en cuanto Neji tocaba una cosa, ésta también quedaba absorbida dentro de la ilusión proyectada por el féth fiada y permanecía así hasta que él dejaba de tocarla), para luego alejarse en dirección opuesta mientras murmuraba que se había olvidado el bolso en casa.

    No había nada que él pudiera hacer para llamar la atención. Y eso que lo había intentado todo. A efectos prácticos, Neji Hyūga no existía. Ni siquiera tenía derecho a poseer su mísera porción de espacio humano.

    Sabía por qué su reina había escogido aquel castigo en particular: como él se había puesto de parte de los humanos cuando tuvieron su pequeño desacuerdo, ahora Mito lo obligaba a saborear de la peor manera posible lo que suponía ser hombre. Solo y desprovisto de sus poderes, sin una distracción con la que pasar el tiempo y mantenerse entretenido.

    Ahora Neji ya sabía lo que se sentía al ser humano, y no lo olvidaría jamás.

    Si antes era un ser todopoderoso capaz de recorrer a su antojo el tiempo y el espacio, de ir a cualquier lugar y cualquier momento en un abrir y cerrar de ojos, ahora se veía limitado a un solo poder útil: podía saltar de un lugar a otro, pero sólo si recorría distancias cortas que no excedieran de unos cuantos kilómetros. Al principio lo sorprendió que la reina le hubiera dejado aunque sólo fuese ese pequeño poder, hasta la primera vez que un autobús estuvo a punto de atropellarlo en el corazón de Londres.

    Mito le había dejado justo la cantidad de magia suficiente para que Neji siguiese con vida. Lo que le sugería dos cosas: una, que su reina planeaba perdonarlo pasado un tiempo; y dos, que ese tiempo probablemente fuese muy largo. Por ejemplo, el perdón no llegaría hasta que su forma mortal estuviese a punto de expirar. Después de cincuenta años, Neji se hallaría completamente fuera de sus cabales.

    El problema era que, incluso cuando Madara regresara, aún no se le había ocurrido ninguna forma de poder comunicarse con él.

    A causa de su mitad mortal, Madara tampoco podría ver más allá del féth fiada.

    Lo único que necesitaba, pensó Neji por milésima vez, era una persona. Sólo una persona que pudiera verlo. Una sola persona que pudiera ayudarlo. Tampoco era que se hubiese quedado enteramente desprovisto de opciones, pero no podía poner en práctica ni una sola sin alguien que lo ayudara.

    Y eso tampoco le hacía ninguna gracia. El todopoderoso Neji Hyūga necesitaba ayuda. Casi podía oír el suave tintineo de campanillas de plata de una delicada risa traída por la brisa nocturna, llegada misteriosamente a través de los reinos para burlarse de él desde las relucientes arenas de sílice de la isla de Morar. Neji salió del callejón gruñendo como una bestia enjaulada.

    .

    .

    .​

    Sakura se permitió un afectado suspiro de autocompasión mientras bajaba del coche. Normalmente en noches como aquélla, cuando el centelleo de las estrellas y la guadaña plateada de la luna iluminaban la negrura aterciopelada del cielo, con el aire cálido y húmedo impregnado por los magníficos olores y sonidos del verano, nada habría conseguido deprimirla.

    Pero esta noche era muy distinto. Todo el mundo había salido a disfrutar de la vida en algún lugar, mientras ella tenía que armarse de valor para limpiar el estropicio después del último desastre provocado por las criaturas mágicas. Otra vez.

    Parecía que ya no hiciera otra cosa.

    Por un fugaz instante, antes de que consiguiera alejar de sí aquel pensamiento tan deprimente, Sakura se preguntó qué estaría haciendo su ex aquella noche. ¿Habría salido a recorrer los bares? ¿Tendría ya alguna nueva conocida? ¿Alguien que no fuese virgen a los veinticuatro años?

    Y de eso también tenían la culpa las criaturas mágicas.

    Sakura cerró la puerta del coche más fuerte de lo debido, y un trocito de cromado se desprendió del adorno y cayó al pavimento. Era el tercer fragmento que su cada vez más viejo Corolla soltaba en lo que iba de semana, aunque Sakura estaba bastante segura de que en el caso de la antena fue ayudado por algunos chicos del barrio que se aburrían. Con un bufido de exasperación, echó llave a la puerta, mandó el trocito de cromo debajo del coche de una patada —no quería recoger ni una sola cosa más— y se volvió hacia el edificio.

    Y se quedó helada.

    Una criatura mágica del sexo masculino acababa de salir del callejón y se había detenido junto al banco en el pequeño oasis de patio, cerca de la entrada del edificio de oficinas donde trabajaba Sakura. Luego la vio tumbarse en el banco, cruzar los brazos detrás de la cabeza y alzar la mirada hacia el cielo nocturno, para ponerse a contemplarlo como si no tuviera intención de moverse de allí durante mucho, mucho tiempo.

    ¡Maldición, maldición y recontramaldición!

    Los acontecimientos del día la habían puesto tan furiosa que no estaba segura de si sería capaz de pasar junto al banco sin ceder al abrumador impulso de darle una buena patada a aquello.

    Aquello.

    Porque una criatura mágica nunca era «él» o «ella», sino «aquello». Su abuela le había enseñado a una edad muy temprana que no debía personificarlas. Las criaturas mágicas no eran humanas. Y era muy peligroso pensar en ellas, incluso en la intimidad de su mente, como si lo fueran.

    Pero cielos, pensó Sakura mientras miraba, él..., no, aquello... era ciertamente masculino.

    Tan alta que el banco no era lo bastante largo para que estirase el cuerpo, la criatura había apoyado una pierna en el respaldo del banco y doblado la otra a la altura de la rodilla, con lo que sus piernas quedaban separadas en una posición groseramente masculina. Llevaba unos tejanos muy ceñidos descoloridos por el uso, una camiseta negra y botas de cuero negro. Su larga cabellera, oscura y tan suave como la seda, se esparcía sobre sus brazos cruzados y caía del banco para rozar la acera. A diferencia de las criaturas doradas y de aspecto angelical que Sakura había visto unas horas antes, ésta era oscura y tenía un aspecto absolutamente diabólico.

    Bandas doradas adornaban sus musculosos brazos, realzando sus potentes bíceps duros como la roca, y el torque dorado que circundaba su cuello destellaba bajo la claridad ambarina de las luces de gas que iluminaban el oasis del patio.

    Realeza, comprendió Sakura, con una sombra de muda fascinación. Sólo quienes pertenecían a una casa real tenían derecho a llevar torques de oro. Ella nunca había visto a un miembro de las Casas Gobernantes antes.

    Y «real» ciertamente era una palabra muy apropiada para él..., ejem, para aquello. Su perfil era pura majestad. Facciones talladas a cincel, pómulos marcados, mandíbula firme, nariz aquilina, todo cubierto por el magnífico terciopelo de aquella piel dorada. Sakura entornó los ojos y absorbió los detalles. Mandíbula sin afeitar esculpida por el inicio de una sombra de barba. Boca enormemente sensual. Labio inferior decadentemente carnoso. Pecaminosamente, de hecho. «¡Sakura, haz el favor de dejar de pensar esas cosas!», se dijo.

    Inhaló lentamente, exhaló muy despacio y se mantuvo absolutamente inmóvil con una mano sobre el techo de su coche y las llaves apretadas en la otra.

    La criatura exudaba una inmensa sexualidad: tosca, brutal, abrasadora. Desde aquella distancia Sakura no hubiese debido sentir el calor que emanaba de su cuerpo, pero podía sentirlo. Tampoco habría debido sentirse un poco mareada a causa de su exótico aroma, pero así era como se sentía. Era como si el ocupante del banco fuese veinte veces más poderoso que ninguno de los otros seres del pueblo mágico con los que se había encontrado hasta entonces; una auténtica central de energía en forma de criatura mágica.

    Nunca podría pasar junto a ella. Aquello simplemente no podía estar sucediendo. Hoy no. Había un punto más allá del cual ya no podía asimilar más cosas en un solo día, y Sakura Haruno había rebasado ese límite.

    Con todo..., la criatura no se había movido. De hecho, parecía no ser consciente de lo que la rodeaba. No podía haber nada de malo en mirar un ratito más...

    Además, se recordó Sakura, tenía el deber de observar subrepticiamente cuanto pudiera acerca de cualquier espécimen mágico desconocido. Aprender todo lo posible sobre su enemigo era la forma en que las mujeres de la familia Haruno se protegían a sí mismas y protegían el futuro de sus hijos. Transmitían historias. Añadían nueva información, con dibujos cuando era posible, a los muchos volúmenes que constituían los Libros de las hadas, con lo que proporcionaban a las generaciones futuras mayor probabilidad de no ser detectadas.

    Sakura enseguida vio que aquel ejemplar no tenía el cuerpo esbeltamente musculado de la mayoría de las criaturas mágicas del sexo masculino, sino el de un guerrero. Hombros demasiado anchos para que pudieran caber en el banco. Brazos llenos de músculos, gruesos antebrazos, muñecas fuertes. Un abdomen cortado a pico que ondulaba bajo la tela de su camiseta cada vez que cambiaba de posición. Robustos muslos acariciados por la suave tela descolorida de los tejanos.

    No, un guerrero no, reflexionó, no se trataba exactamente de eso. Una imagen borrosa había empezado a danzar en las oscuras profundidades de su mente, y Sakura luchó por enfocarla...

    Más bien un... ¡ah, ya lo tenía! Sí, parecía uno de esos herreros de la Antigüedad que se pasaban los días batiendo el hierro en una forja abrasadora, entre chispas que volaban por los aires y un continuo estruendo metálico. Poseedores de una inmensa corpulencia, y sin embargo también capaces de la delicadeza necesaria para crear una espada cuya hoja luego embellecerían con intrincados adornos, en una larga labor que combinaba el más puro poder físico con un exquisito control.

    No había ni un solo gramo de carne sobrante, sólo puro cuerpo masculino duro como la roca. La criatura poseía una tremenda fortaleza, brutal y al mismo tiempo delicadamente perfilada por el trabajo físico, que, combinada con su estatura y la anchura de su cuerpo, podrían hacer que una mujer se sintiera completamente abrumada por su presencia. Sobre todo si tenía encima toda aquella masa de músculos ondulantes...

    «¡Deja de pensar en eso, Haruno!» Sakura se pasó el dorso de la mano por la frente para secarse las diminutas gotas de sudor que la cubrían y tragó aire con una temblorosa inspiración, en un desesperado esfuerzo por ser objetiva. Sintió que todo su cuerpo ardía como la fragua sobre la que podía imaginárselo inclinado, su cuerpo duro como la roca reluciendo de sudor mientras golpeaba..., golpeaba...

    «Vamos, Sakura —le advirtió una tenue vocecita interior—. Márchate de aquí ahora mismo. Deprisa.»

    Pero su alarma interior había sonado demasiado tarde. Porque en ese preciso instante la criatura giró la cabeza y miró en su dirección.

    Sakura hubiese debido desviar la mirada. Intentó hacerlo. No pudo.

    El rostro de la criatura, ahora vuelto directamente hacia ella, era un dechado de imposible belleza masculina —simetría exquisita oscurecida por una tenue sombra de salvajismo—, pero fueron los ojos los que realmente hicieron estragos en Sakura. Eran unos ojos muy antiguos, ojos inmortales que habían visto más de lo que ella nunca podría soñar en un millar de existencias. Estaban llenos de inteligencia, burla, malicia, y — Sakura sintió que se le hacía un nudo en la garganta cuando la criatura bajó la mirada por su cuerpo, para luego volver a subirla lentamente— de una sexualidad para la que no existía freno alguno. Platas en la medianoche bajo las finas cejas, los ojos de la criatura relucían con suaves destellos plateados.

    Sakura se quedó boquiabierta y dejó escapar un jadeo ahogado.

    «¡Pero, pero, pero —protestó confusamente una parte de ella—, esa cosa no tiene los ojos de una criatura del pueblo mágico! ¡No puede ser una de ellas! Las criaturas mágicas tienen los ojos iridiscentes. Siempre. Y si no es una criatura mágica, ¿qué es?»

    Los ojos del ser volvieron a descender por el cuerpo de Sakura, esta vez más despacio que antes, y se detuvieron unos instantes en sus pechos para luego clavarse descaradamente en la unión de sus muslos. Sin mostrar la menor señal de vergüenza, el ser movió las caderas como si se sintiera estorbado por los tejanos, extendió la mano hacia abajo y se acomodó dentro de ellos.

    Hechizada, la mirada de Sakura siguió el movimiento de los dedos del ser y pareció quedar atrapada en aquella gran mano oscura que tiraba de los tejanos descoloridos. En la protuberancia enorme e hinchada, envuelta por aquella tela que el uso había desgastado poco a poco hasta volverla muy suave. Por un instante el ser cerró la mano sobre sí mismo y acarició el grueso promontorio que había en su ingle, y Sakura se horrorizó al sentir que su mano respondía al gesto tensándose a su vez. Enrojeció, la boca seca y las mejillas súbitamente inflamadas.

    De pronto el ser se quedó inmóvil, entornó aquellos ojos ultraterrenos y buscó la mirada de Sakura con la suya.

    —Dios —siseó, al tiempo que se levantaba del banco en una grácil ondulación llena de fuerza animal—, me ves. ¡Me estás viendo!

    —No te estoy viendo —replicó Sakura inmediatamente, a la defensiva. Estúpidamente. «¡Oh —chilló su vocecita interior—, eso ha estado muy bien, Haruno, boba!»

    Sakura cerró la boca tan fuerte que le castañetearon los dientes, abrió la puerta del coche y se metió en él más deprisa de lo que nunca hubiera creído posible.

    Giró la llave en el contacto y puso la marcha atrás. Y entonces hizo otra cosa estúpida: volvió a mirar a aquel ser. No pudo evitarlo.

    Su presencia simplemente exigía que se le prestara atención. Lo vio venir hacia ella con una expresión del más puro asombro en el rostro.

    Por un breve instante, Sakura le devolvió la mirada sin saber muy bien qué cara poner. ¿Era capaz de asombrarse una criatura del pueblo mágico? Según las fuentes de la familia Haruno, las hadas no experimentaban ninguna emoción. ¿Y cómo habrían podido hacerlo? No tenían corazón, no tenían alma. Había que ser muy imbécil para pensar que tras aquellos ojos acechaba alguna clase de conciencia superior, y Sakura no tenía un pelo de tonta.

    El ser ya casi había llegado al bordillo. Venía directamente hacia ella. Con un gemido de sorpresa, Sakura puso la primera y hundió el pie en el acelerador.

    .

    .

    .​

    Darroc, miembro del Gran Consejo de los Tuatha de Danaan, estaba de pie en lo alto de la colina de Tara sobre la llanura de Meath. Una fría brisa nocturna enredaba sus largos cabellos rojizos salpicados de oro alrededor de un rostro que era exóticamente hermoso salvo por la cicatriz que deslucía su perfección. Darroc podría ocultarla fácilmente mediante una ilusión mágica, pero optaba por no hacerlo. Lucía la cicatriz para recordar, para que otros no olvidaran.

    «Irlanda, que antaño fue nuestra», pensó con amargura mientras contemplaba el verdor del paisaje. Y Tara —conocida en tiempos lejanos con el nombre de Teamir y, antes de eso, llamada Cathair Crofhind por los mismos Tuatha de Danaan—, que había dado testimonio de la gloria y el poderío de su raza, ahora era una parada turística más repleta de humanos acompañados por guías que contaban historias abyectamente risibles sobre las gentes de Darroc.

    Los Tuatha de Danaan habían llegado a aquel mundo mucho antes de lo que afirmaban los mitos humanos. Pero ¿qué se podía esperar de unas criaturitas insignificantes cuyas vidas empezaban y se extinguían con un chisporroteo en lo que para un Tuatha de Danaan apenas llegaba a ser un abrir y cerrar de ojos?

    «Cuando encontramos este mundo, teníamos tantas esperanzas...» Ciertamente, el nombre que habían decidido ponerle a Tara —Cathair Crofhind— significaba «se ha hecho bien», porque eso fue lo que pensaron todos los Tuatha de Danaan cuando escogieron aquel mundo para que fuese su nuevo hogar.

    Pero en realidad fue un error, un tremendo error. La humanidad y los Tuatha de Danaan resultaron ser incompatibles, porque eran incapaces de compartir aquel mundo tan fértil lleno de similitudes con aquel del que provenían los Tuatha de Danaan, y la raza de Darroc, antaño majestuosa y llena de orgullo, ahora se escondía en lugares que los humanos aún no habían sido capaces de descubrir. Como no hacía mucho que habían aprendido a controlar el poder del átomo, los humanos aún tardarían bastante en representar una seria amenaza para los Tuatha de Danaan.

    Pero el tiempo transcurría muy deprisa para el pueblo de Darroc, y no podía evitar preguntarse si se verían obligados a huir de nuevo en cuanto llegara ese momento. Darroc no quería vivir para ver ese día.

    Desterrados. Los nobles Tuatha de Danaan habían sido relegados a los lugares sobrantes, igual que se vieron expulsados una vez anteriormente, hacía un eón. Exiliados entonces, y exiliados ahora. La única diferencia era que los humanos todavía no habían llegado a ser lo bastante poderosos para expulsarlos de aquel mundo del mismo modo en que se vieron expulsados de su amado hogar.

    Todavía.

    Los Tuatha de Danaan no pudieron conquistar Danu —las otras razas habían sido demasiado poderosas—, pero podían conquistar este mundo y hacerse dueños de él. Ahora. Antes de que el Hombre progresara un paso más.

    —Darroc... —Una voz interrumpió el curso de sus amargas reflexiones. Mael, el consorte de la reina, acababa de aparecer a su lado—. Intenté dejar la corte antes, pero...

    —Sé con cuánta atención te observa ella, y ya me esperaba que tardarías algún tiempo en llegar —lo interrumpió Darroc, que estaba impaciente por tener noticias. Unos cuantos días en el reino del pueblo mágico equivalían a meses en el reino humano, donde Darroc había ido a esperar al punto de reunión acordado previamente—. Cuéntame. ¿Lo ha hecho?

    Alto, robusto, de piel morena y reluciente melena broncínea, el último en la larga cadena de favoritos de la reina asintió con un destello en sus ojos iridiscentes.

    —Sí, lo ha hecho. Neji es humano. Y, Darroc, la reina lo ha despojado de sus poderes. Ya ni siquiera puede vernos.

    Darroc sonrió. Perfecto. No hubiese podido pedir más. Su némesis, esa eterna espina clavada en su costado, el más persistente abogado de la humanidad, había sido desterrado del reino mágico, y sin su presencia en la corte, el equilibrio de poder por fin se había visto alterado en favor de Darroc. Y ahora Neji era impotente, un blanco ambulante. Mortal.

    —¿Sabes dónde está ahora? —preguntó Darroc.

    Mael negó con la cabeza.

    —Lo único que sé es que recorre el reino humano. ¿Quieres que me encargue de cazarlo por ti?

    —No. Ya has hecho suficiente, Mael —le dijo Darroc. Ya había pensado en otros cazadores con los que seguir el rastro de su presa, unos que no eran tan leales a la reina como a ella le gustaba creer—. Ahora tienes que regresar antes de que Mito descubra que te has ido. Ella no debe sospechar nada.

    El consorte de la reina desapareció y Darroc también saltó a través del tiempo y el espacio, pero en su caso para ir a un reino completamente distinto.

    Rió mientras iba hacia allí, sabedor de que aunque Neji siempre actuaba como campeón de los mortales, el príncipe de la casa real de los d'jai era tan dado a la jactancia que tenía que resultarle odioso encontrarse atrapado en el cuerpo de una de aquellas criaturas diminutas, frágiles y limitadas cuyas vidas eran horripilantemente breves. Y Neji pronto sabría que, en su caso, esa vida iba a ser mucho más breve de lo habitual.

     
  4. Threadmarks: Capitulo 3
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4862
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3
    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.


    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem

    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial:
    Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)


    ____________________________________________________________________

    CAPITULO 3

    Aquello cogió tan desprevenido a Neji que no se le ocurrió dar unos cuantos saltos cortos a través del espacio y seguir a la mujer, hasta que ya era demasiado tarde.

    Cuando por fin se tensó para desplazarse, el viejo vehículo ya se había alejado, y Neji no tenía ni idea de adonde había podido ir. Saltó al azar en distintas direcciones durante un rato, pero no logró dar con él.

    Finalmente sacudió la cabeza y se dio por vencido. Después regresó al banco, se sentó y empezó a maldecirse a sí mismo en media docena de lenguas.

    Bueno, así que alguien lo había visto por fin.

    ¿Y qué había hecho él? Dejarla escapar. Minado por su repugnante anatomía humana.

    Aquello le dejó muy claro que el organismo del varón humano no era capaz de suministrar suficiente sangre para que su cerebro y su miembro funcionen al unísono. Era o el uno o el otro, y al parecer el varón humano no podía escoger cuál de los dos órganos quería que entrase en acción.

    Si aún fuese un Tuatha de Danaan, Neji habría dispuesto de un control absoluto sobre su lujuria. Lleno de deseo pero con la cabeza muy clara, quizás incluso habría sentido un inicio de aburrimiento (tampoco era que pudiese hacer algo que nunca había hecho anteriormente; transcurridos unos cuantos miles de años, un Tuatha de Danaan había tenido tiempo de probarlo todo).

    Pero ahora que era un varón humano, el deseo había pasado a ser mucho más intenso y al parecer su cuerpo era esclavo de él. Una simple erección podía convertirlo en un auténtico neanderthal.

    ¿Cómo se las había arreglado la humanidad para sobrevivir tanto tiempo? Pensándolo bien, ¿cómo había logrado salir a rastras de sus pantanos primordiales en primer lugar?

    Con un bufido de exasperación, Neji se levantó del banco y se puso a dar vueltas por el reducido espacio del patio adoquinado.

    Allí estaba él, tendido boca arriba y con los ojos alzados hacia las estrellas mientras se preguntaba dónde demonios podría haberse mantenido escondido Madara durante todo aquel tiempo, cuando de pronto experimentó una especie de hormigueo, como si fuese el foco de una intensa mirada.

    Volvió los ojos en esa dirección, casi esperando ver a algunos congéneres suyos riéndose de él. De hecho, tenía la esperanza, de que vería a alguno de sus congéneres. Riéndose o no. Durante los últimos noventa y siete días Neji había ido por todas partes en busca de alguien de su raza, pero no consiguió divisar a un Tuatha de Danaan ni por un fugaz instante. Al final llegó a la conclusión de que la reina tenía que haberles prohibido que lo espiaran, ya que no podía encontrar ninguna otra explicación para su ausencia. Sabía muy bien que había algunos entre su raza que disfrutarían enormemente viéndolo padecer.

    Entonces vio no a uno de los suyos, sino a una mujer. Una mujer humana bañada por la incandescencia de aquello que los Tuatha de Danaan no poseían, iluminada desde dentro por el suave resplandor dorado de su alma inmortal.

    Una mujer joven y de aspecto deliciosamente sensual, además, que parecía tener ascendencia irlandesa. Largos cabellos rosas se elevaban sobre su cabeza gracias a un pasador, con una aureola de mechones más cortos alrededor de su delicado rostro en forma de corazón. Grandes ojos ligeramente curvados por el exterior, un mentón puntiagudo, una boca carnosa y sensual. Un destello de fuego en el verdor de su mirada felina, prueba de ese apasionado temperamento gaélico que siempre llenaba de excitación a Neji. Pechos abundantes, hermosas piernas, un trasero magnífico.

    Le había bastado con verla para que el miembro se le pusiera tan duro como una piedra.

    Y durante unos instantes decisivos, su cerebro dejó de funcionar. El resto de él seguía funcionando. Estupendamente bien, de hecho. Sólo que su cerebro no.

    Maldecido por el féth fiada, Neji ya llevaba tres largos e infernales meses de celibato. Y las atenciones de su propia mano no contaban.

    Tendido en el banco mientras se imaginaba todas las cosas que le haría si pudiera, Neji fue completamente incapaz de procesar el hecho de que la mujer no sólo tenía la mirada vuelta hacia él, sino que lo primero que le dijeron sus instintos al verla no andaba nada desencaminado. Realmente era objeto de una intensa mirada. La mujer no apartaba los ojos de él.

    Lo veía.

    Cuando Neji consiguió recuperar el control de sus pies, para lo cual primero tuvo que recordar que tenía pies, la mujer ya se había metido en su coche.

    Se le había escapado.

    Pero no por mucho tiempo, pensó Neji mientras entornaba los ojos. Daría con ella.

    La mujer lo había visto. Neji no tenía ni idea de cómo o por qué había sido capaz de hacerlo, pero francamente tampoco le importaba demasiado. Lo importante era que lo había visto, y ahora sería su billete de vuelta al paraíso.

    Y, pensó al tiempo que curvaba los labios en una maliciosa sonrisa llena de erotismo, apostaría a que la mujer también había podido sentirlo. La lógica dictaba que si la mujer era inmune a un aspecto del féth fiada, entonces sería inmune a todos ellos.

    Por primera vez desde que la reina lo volviese humano, Neji echó atrás la cabeza y rió. La boca que dio forma a la carcajada era humana, pero eso no impidió que los intensos ecos de aquel sonido extrañamente oscuro resonaran por toda la calle desierta.

    Neji se volvió y contempló pensativo el edificio que tenía detrás. Había llegado a saber muchas cosas acerca de los humanos gracias a los milenios que dedicó a recorrer su reino, y durante los últimos meses había aprendido unas cuantas más. Los humanos eran criaturas de costumbres; como pequeñas ovejas de las Highlands, recorrían obedientemente los senderos que ellos mismos habían abierto con su paso y volvían un día tras otro a los mismos pastos.

    Sin duda debía de haber una razón para que la mujer viniese al edificio esa noche. E indudablemente, en aquel edificio habría algo que lo conduciría hasta ella.

    La deliciosa irlandesita iba a ser su salvadora.

    Ella lo ayudaría a dar con Madara y comunicarle su apuro. Madara se movería entre las dimensiones y lo llevaría de regreso a la isla mágica de Morar, donde la reina tenía establecida su corte. Y Neji la persuadiría de que el castigo ya había durado bastante.

    Sabía que Mito no podría mirarlo a los ojos y negarle lo que le pedía. Lo único que tenía que hacer era llegar hasta ella, tocarla y recordarle cuán grandes eran los favores que le había otorgado en el pasado y por qué se los concedió.

    Ah, sí, ahora que había encontrado a alguien que podía verlo, dentro de nada volvería a ser el glorioso inmortal de siempre.

    Mientras tanto, y hasta que Madara regresase, Neji dispondría de muchas cosas con las que entretenerse. Ya no tenía tanta prisa por volver a ser inmortal. Ahora eso podía esperar un poco, porque de pronto le había surgido la oportunidad de experimentar el sexo en la forma humana. La apariencia mágica no era ni mucho menos tan sensible como el cuerpo que habitaba en aquellos momentos, y —sensual hasta la médula como era él— se había sentido doblemente disgustado con Mito por volverlo incapaz de explorar sus nuevas capacidades eróticas. A veces la reina podía ser una auténtica perra.

    Si una simple erección en su forma humana podía reducirlo a semejante estado primitivo, ¿qué haría el enterrarse a sí mismo dentro de una mujer? ¿Qué se sentiría al llegar al clímax dentro de ella?

    Neji se dijo que pronto lo descubriría.

    Porque aún no había nacido la mujer mortal capaz de resistirse a catar el miembro de una criatura mágica.

    .

    .

    .
    Sakura no levantó el pie del acelerador hasta que entró con un chirriar de neumáticos en el oscuro pasaje detrás de su casa en el 735 de Monroe Street.

    Entonces pisó el freno con tal ímpetu que sus cervicales casi sucumbieron al latigazo del brusco frenado.

    Se había saltado todos los semáforos en rojo entre Cincinnati y Newport, casi esperando que un policía la detuviese (sin pensar en la orden de arresto expedida a su nombre por todas las multas de aparcamiento impagadas que tenía, como si pudiera permitirse pagarlas una vez que se habían doblado, y además, si el ayuntamiento creara suficientes plazas de aparcamiento en el centro, una no se vería obligada a inventárselas). Que la metieran en una celda. Sí, que la encerrasen bajo llave donde aquella cosa quizá no podría dar con ella.

    La mayoría de los días a Sakura le encantaba vivir en Kentucky, en su pintoresco barrio histórico de viejas casas victorianas y de estilo italiano, verjas de hierro labrado, frondosas buganvillas y magnolios, a un kilómetro y medio escaso de Ohio cruzando el río. Aquel barrio te permitía vivir a poca distancia del trabajo, de la facultad, de los bares, de todo lo que importaba. Pero aquella noche quedaba demasiado cerca para que pudiera sentirse cómoda en él. Claro que pensándolo bien, incluso Siberia le habría parecido demasiado próxima en ese momento.

    Sakura aparcó lo más cerca de su casa que pudo, cogió el bolso, saltó del coche, subió los escalones a la carrera, abrió la puerta de atrás con manos temblorosas, la cerró de un portazo tras ella y echó la llave. Corrió el pasador de seguridad y luego se dejó caer al suelo como un pequeño fardo de carne estremecida.

    Paseó la mirada por la cocina sin verla mientras aguzaba el oído en busca de cualquier indicio de que la cosa había logrado seguirla. ¡Cómo le hubiese gustado tener un garaje! Ahora su coche estaba aparcado frente a su casa como una gran X azul pastel con demasiados kilómetros a cuestas: «Sakura Haruno se ha escondido aquí. Esperará a los cazadores de patos sin moverse del sitio. Cuac, cuac.»

    —Oh, Dios, ¿qué he hecho? —susurró, horrorizada.

    Veinticuatro años escondiéndose, manteniendo una fachada impecable, arrojados por la ventana en una sola noche.

    La abuela se hubiese llevado una gran decepción.

    Sakura también se sentía muy decepcionada. Se había quedado plantada allí vigilando..., no, mirando a aquella cosa como si sólo tuviera ojos para ella. Y se lo había justificado a sí misma con la ridícula excusa de que si la miraba era sólo para luego poder identificarla correctamente en los Libros de las hadas de la familia Haruno, o describirla si no aparecía en ellos.

    Como si eso pudiese justificar lo que acababa de hacer.

    «¿Los encuentras atractivos?», le había preguntado Koharu Haruno a una Sakura que acababa de cumplir catorce años mientras tomaban té de naranja y jengibre entrada la noche en la cocina, hacía casi diez años.

    Sakura se había sonrojado, porque no quería revelar hasta dónde llegaba aquel ridículo enamoramiento suyo. Mientras sus amigas del instituto soñaban con actores, estrellas de rock y chicos de los cursos superiores que tenían coche, ella soñaba con un príncipe llegado del reino mágico que irrumpiría de pronto en su vida y la llevaría en volandas a algún lugar exótico. Uno que supiera trascender la frialdad implacable innata a su raza, todo por el amor que sentiría hacia ella.

    «¿Los encuentras atractivos?», había insistido la abuela implacablemente. Avergonzada, Sakura asintió.

    «Eso es lo que los hace tan peligrosos, Sakura. Las criaturas mágicas no son mejores que esos cazadores que envían a capturarnos. Son inhumanamente seductoras. La palabra que debes recordar es: "inhumanas". No tienen alma. Carecen de corazón. No se te ocurra romantizarlas.»

    Sakura había pecado precisamente de ello en aquel entonces. Después, nunca se le ocurrió que pudiera seguir haciéndolo. Sus años de adolescencia ya habían terminado, y Sakura creía haber dejado atrás muchas cosas con ellos, incluido su bobo enamoramiento de un príncipe de fantasía llegado del reino mágico.

    No había sido así.

    Con un gemido de abyecta miseria, Sakura se obligó a levantarse del suelo.

    Quedarse acurrucada allí no serviría de nada.

    «Si alguna vez te delatas —le había repetido su abuela incontables veces—, si alguna de esas criaturas se da cuenta de que puedes verlas, debes irte inmediatamente. No te atrevas a perder el tiempo haciendo las maletas, ¿comprendes? Sube al coche y vete lo más lejos posible a la mayor velocidad que puedas. Te dejo dinero en una cuenta especial para que lo uses únicamente con ese propósito. Debería haber más que suficiente para que te pongas a salvo.»

    Sakura se agarró al borde de la encimera y cerró los ojos.

    No quería irse, maldición. Aquella casa era su hogar, el sitio donde la había criado la abuela. Cada rincón estaba lleno de recuerdos inapreciables. Cada centímetro de aquella vieja casa victoriana que tenía un siglo de antigüedad le era inmensamente querido, desde el tejado de pizarra en el que siempre aparecía alguna nueva gotera, hasta las espaciosas habitaciones de techos altos y el arcaico sistema de calefacción por radiadores que crujían y tintineaban. ¿Qué importaba que no pudiera permitirse calentar la mayor parte de la casa y tuviera que llevar encima varias capas de ropa cuando estaba a más de un metro de distancia de algún radiador? ¿O que careciese de aire acondicionado y los veranos fueran asfixiantemente calurosos?

    A veces se había sentido horriblemente tentada de echar mano de su fondo para escapar de las hadas, pero siempre supo resistir la tentación. Las cosas cambiarían cuando se licenciase y consiguiese un empleo de verdad. Su situación financiera no siempre sería tan precaria. Incluso empezar desde abajo en un bufete de abogados le permitiría pagar el montón de préstamos estudiantiles que había contraído e iniciar la tan necesaria renovación de la casa.

    De todos modos pasaba la mayor parte del tiempo en la torrecilla octagonal, ya fuese en la biblioteca del primer piso o en el dormitorio de arriba, que había rediseñado para su uso cuando murió la abuela. Con todas las ventanas abiertas y el ventilador del techo zumbando suavemente, podía soportar el calor de las noches de verano. Además, le encantaba estar tumbada en la cama mirando los magníficos jardines repletos de verdor (a pesar de que la verja de hierro forjado estuviese en tan mal estado que necesitara reemplazarla). La hipoteca había quedado liquidada hacía años. Sakura planeaba no irse nunca de allí, y tenía la esperanza, de que algún día llenaría esas habitaciones demasiado silenciosas con sus propios hijos.

    Y ahora, por culpa de una maldita criatura mágica...

    «Espera un momento —pensó, abriendo los ojos de golpe—. Esa cosa no tenía ojos de criatura mágica, ¿recuerdas?» El pánico la había hecho olvidarse por completo de lo extraños que eran sus ojos. Eran de un solo color. Platas en la medianoche.

    Decididamente aquello no era un hada. Las criaturas del pueblo mágico tenían ojos iridiscentes que cambiaban continuamente para abarcar todos los colores del arco iris. Rielantes y cautivadores. Nunca plateados.

    De hecho, reflexionó Sakura mientras se mordisqueaba el labio inferior con expresión pensativa, aquella cosa había exhibido varias sorprendentes anomalías: sus ojos; el que llevara indumentaria humana —¿una criatura del reino mágico con tejanos y camiseta?—, cuando normalmente aquellas criaturas vestían prendas hechas con unas telas que ella no había visto en la vida; su aparente emoción...

    ¿Podía tener tanta suerte? Sakura frunció el entrecejo y repasó mentalmente todo el encuentro, reviviéndolo en un intento de aislar cualquier otra anomalía. ¿Era posible que aquel ser al que había visto no fuese una criatura mágica sino alguna otra cosa?

    Alentada por la posibilidad, Sakura dio media vuelta y atravesó rápidamente la oscura casa en dirección a la biblioteca de la torrecilla. Necesitaba consultar los libros de la familia Haruno.

    Integrados por diecinueve gruesos volúmenes tediosamente detallados que habían empezado a escribirse en el siglo V, los Libros estaban llenos de creencias populares sobre las hadas, avistamientos, testimonios de terceros, y especulación. Fielmente preservados por los antepasados de Sakura e incrementados gradualmente en el curso de los siglos, los tomos rebosaban de hechos y leyendas sobre las criaturas del pueblo mágico.

    En algún lugar de esos volúmenes habría información concerniente a la criatura que acababa de ver aquella noche.

    Quizás, y Sakura se aferró a ese pensamiento lleno de optimismo mientras iba por el pasillo, aquella cosa ni siquiera ocupaba un lugar especialmente significativo dentro del misterioso mundo de las hadas. Quizá tenía tan pocas ganas de buscarle problemas como las que había tenido Sakura de buscárselos a ella misma.

    Quizá se preocupaba sin motivo.

    Y quizá, pensó con abatimiento muchas horas después mientras dejaba caer sobre su regazo un volumen lleno de polvo que de pronto parecía quemarle los dedos, la Luna estaba hecha de queso.

    Aquella cosa era una criatura mágica. Y no una cualquiera, precisamente.

    Era la peor de todas.

    Y en lo que hacía referencia al deseo... Bueno, tenía deseo para dar y tomar. ¿De buscarle problemas? Oh, Sakura podría considerarse afortunada si eso era todo lo que hacía. Torturarla, jugar con ella por pura diversión, dejarla caer en alguna batalla medieval de las Highlands y ver cómo era pisoteada por los corceles de guerra... Todo eso eran algunas de las posibilidades, según acababa de leer. Pero si optaba por actuar de la manera habitual —y a Sakura le bastó pensarlo para estremecerse—, primero la seduciría. Intentaría seducirla, se apresuró a corregirse mentalmente. (El hecho de que, a juzgar por lo que había leído, ninguna mujer mortal pudiera resistírsele era algo en lo que prefería no pensar demasiado. Aquella arrogante criatura mágica tan dada a vanagloriarse no tendría ocasión de catar a Sakura Haruno).

    Se frotó los ojos y sacudió la cabeza. «Yo nunca hago las cosas a medias», pensó con abatimiento. No contenta con delatarse ante el pueblo mágico, además había tenido que hacerlo precisamente ante el más famoso de todos sus representantes.

    Seductor dotado de una labia sin igual, se decía de él que era tan diabólicamente encantador que los mortales ni siquiera se daban cuenta de que corrían peligro hasta que ya era demasiado tarde.

    Puck, Robin Goodfellow y Wayland Smith eran unos cuantos de los incontables nombres, que había llegado a utilizar.

    «Hasta los de su propia especie recelan de él y lo tienen por imprevisible...»

    Sakura había iniciado su búsqueda con el temor de que necesitaría varios días para abrirse paso a través del fárrago de información acumulada en los tomos hasta que por fin consiguiera discernir la identidad de la criatura a la que había visto, eso suponiendo que figurase allí. Los primeros volúmenes estaban escritos en gaélico, que —pese a los valerosos esfuerzos de la abuela por enseñarle la vieja lengua— Sakura aún era incapaz de hablar, y apenas si conseguía entender algo de lo que leía.

    Tratar de encontrar algo en los Libros de las hadas era una auténtica pesadilla, porque estaban escritos en una miríada de caligrafías a menudo ilegibles, con notas embutidas en los márgenes de cada página, que remitían a otras notas embutidas en otros márgenes de páginas igualmente difíciles de descifrar.

    Sakura se había quejado muchas veces ante su abuela de que alguien «tendría que establecer un índice y organizar esos dichosos tomos». Y también habían sido muchas las veces en que su abuela sonrió, la miró de manera significativa y luego le dijo: «Sí, alguien debería hacerlo. ¿Por qué no pones manos a la obra?»

    Aunque Sakura habría hecho prácticamente cualquier cosa que le pidiera su querida abuela, evitó resueltamente encararse con aquella tarea.

    En lugar de eso se puso a estudiar los textos legales de la época actual porque los encontraba mucho menos inquietantes que unos antiguos tomos en los que cobraba vida un mundo exótico, cuando tanto la continuidad de la existencia de Sakura como su esperanza de llegar a tener un futuro normal dependían de que fuera capaz de ignorarlo.

    Después de varias horas de búsqueda infructuosa, Sakura reparó en otro libro que no recordaba haber visto antes, un volumen más delgado medio escondido en un rincón, como si hubiese quedado olvidado allí después de que lo empujasen inadvertidamente detrás de los otros tomos. Llena de curiosidad, cogió el volumen y quitó la gruesa capa de polvo acumulada sobre su cubierta.

    «Sumamente inteligente, peligrosamente seductor...»

    Encuadernado en un suave cuero negro, aquel tomo que casi había pasado por alto contenía la información que buscaba. Sus antepasados se habían tomado tan en serio el tema al que hacía referencia, que le dedicaron todo un volumen separado de los demás.

    A diferencia de los otros volúmenes, escritos con el estilo entre esporádico e inconexo propio de un diario y donde se hablaba de cualquier criatura mágica que hubiera sido avistada recientemente, aquel delgado libro negro sólo trataba de una de ellas, seguía un estricto orden cronológico y venía complementado por numerosos dibujos. Además, a diferencia de los otros volúmenes identificados únicamente con números romanos, éste había merecido su propio título: El libro del sin siriche du.

    O, libremente traducido del gaélico —algo que Sakura sí era capaz de hacer— el libro del elfo/hada más oscuro/más negro.

    Acababa de dar con la criatura a la que había visto aquella noche: Neji Hyūga.

    Los primeros relatos que hablaban de ella consistían en sucintas descripciones de las distintas apariencias mágicas que empleaba, advertencias sobre su naturaleza diabólica, avisos que prevenían de su insaciable sexualidad y su debilidad por las mujeres mortales.

    «Tan ahítas deja a las jóvenes que suelen quedarse sin habla, y no se las volverá a ver en sus cabales hasta transcurridas varias semanas.»

    Oh, por favor, pensó Sakura, ¿por qué no habían podido limitarse a decir que todas las mujeres se volvían locas por él? Pero a medida que se aproximaban al primer milenio, los relatos se hacían más detallados.

    A mediados del siglo IX, hacia el año 850 d. C., la criatura se embarcó en una auténtica orgía de destrucción, manipulando a los mortales aparentemente con el único propósito de incitar la furia y hacer que se libraran batallas por toda Escocia.

    Miles de personas habían muerto para cuando terminó de divertirse.

    Se la había divisado en muchas ocasiones sonriendo mientras contemplaba correr la sangre en incontables campos de batalla. Durante un tiempo no fueron sólo las mujeres de la familia Haruno quienes la veían; la criatura no hizo el menor esfuerzo por ocultarse, y las antepasadas de Sakura habían recopilado las historias de aquella miríada de avistamientos, registrándolas con gran detalle.

    «Es, con mucho, el más peligroso e impredecible de su raza...»

    Ninguna otra criatura del pueblo mágico había osado nunca interferir con tan implacable descaro en la existencia de los humanos.

    El reloj dio la hora sobre la repisa de la chimenea, y el sonido hizo que Sakura diera un respingo. Se frotó los ojos y la sorprendió ver que la noche había llegado a su fin, porque ya empezaba a amanecer. Los primeros rayos de sol presionaban los bordes de las cortinas que durante la noche había corrido a través de las ventanas. Llevaba más de veinticuatro horas sin dormir, y no era de extrañar que sintiera los ojos tan cansados.

    «Su apariencia mágica favorita es la de un herrero de las Highlands intensamente sexual...»

    Sakura volvió a posar la mirada en el libro que tenía en el regazo, abierto por un dibujo del elfo oscuro.

    Increíble. Era la misma imagen que se le había presentado a ella cuando lo vio por primera vez. ¿Podría ser, se preguntó, que realmente existiera una memoria genética? ¿Conocimiento transmitido de una generación a la siguiente, impreso en el ADN de uno? Eso ayudaría mucho a explicar por qué había empezado a oír sonar toda clase de alarmas dentro de ella en cuanto lo vio. Por qué pensó instintivamente en un herrero, como si una parte de ella hubiera reconocido inmediatamente dentro de las más oscuras y recónditas profundidades de su alma a su enemigo primordial. Que ya había sido enemigo de incontables mujeres de la familia Haruno antes que ella.

    El dibujo no le hacía ninguna justicia, aunque capturaba la inconfundible esencia de aquel ser. Divisado en tiempos medievales y dibujado en un lugar de las Highlands llamado Dalkeith-Upon-the- Sea (donde se decía que mató a una joven gitana) y ataviado con un kilt por único atuendo, todo músculo y arrogante sexualidad, estaba de pie junto a una fragua cerca de un bosquecillo de serbales, con un magnífico castillo medieval elevándose al fondo. Una robusta mano empuñaba un gran martillo de herrero, y el brazo permanecía flexionado a mitad de un golpe. Su oscura melena, tan larga que le llegaba hasta la cintura, flotaba alrededor de su rostro. Una sonrisa burlona le curvaba los labios.

    Sakura había visto esa sonrisa anoche. Y una aún peor. Una mucho más... depredadora. Suponiendo que eso fuera posible.

    Clavó la mirada en la admonición escrita con gruesos trazos de tinta abundantemente subrayados que había bajo el dibujo:

    EVITAR A TODA COSTA CUALQUIER CLASE DE CONTACTO CON ÉL

    —Oh, abuela —susurró, y sintió que las lágrimas le abrasaban las mejillas—, tenías razón.

    Tenía que irse. Ahora.

    .

    .

    .
    Veintidós frenéticos minutos después, Sakura se había puesto unos tejanos y un top y estaba lista para irse, con la adrenalina por único combustible en sustitución de ese sueño que tanta falta le hacía. No podía dejar allí sus preciosos libros —no sabía cuándo o si podría volver, y los libros simplemente tenían que ser preservados, por Dios, algún día ella tendría hijas a las cuales transmitírselos—, así que los incluyó en su equipaje.

    Mientras lo hacía, fue incapaz de resistir la tentación de añadir unas cuantas cosas más que simplemente no podía soportar dejar allí: un chaquetón de cachemira que su abuela había terminado de tejer poco antes de su muerte; un álbum de fotos; un guardapelo al que tenía mucho cariño; algunos tejanos, unas cuantas camisas, bragas, sostenes y zapatos.

    Desconectó firmemente las lágrimas, un grifo estropeado para el que no podía permitirse pagar la factura en esos momentos. Dentro de un tiempo, en alguna otra ciudad, en alguna otra casa, lloraría la pérdida del hogar de su infancia y de prácticamente todas sus posesiones. Dentro de un tiempo intentaría decidir si se atrevía a volver a usar su nombre y terminar la carrera de Derecho en otra universidad. Dentro de un tiempo haría inventario de todo lo que había dejado abandonado con una rápida mirada en el curso de una sola noche. Dentro de un tiempo quizá podría admitir que su madre siempre estuvo en lo cierto acerca de ella. Sakura siempre había sido una abducción ambulante, a la espera de que las criaturas mágicas se la llevaran consigo.

    Ahora estaba en la puerta de atrás con dos maletas y una mochila llena a rebosar.

    Los bancos ya no tardarían en abrir sus puertas, pero no se atrevía a perder ni un segundo más. Ya haría un alto en algún sitio a última hora de la tarde, en cualquiera que fuese el estado al que hubiera tenido tiempo de llegar, y una vez allí liquidaría la cuenta especial y encontraría algún lugar seguro donde pudiera desvanecerse y pasar a ser otra persona.

    Sus ojos recorrieron por última vez la cocina donde había aprendido a hacer galletas, la cocina donde había llorado por el primero de sus novios (al igual que por el último, aquel bastardo), la acogedora habitación donde ella y la abuela habían compartido tantas largas conversaciones, tantas esperanzas y sueños.

    «Maldito seas, Neji Hyūga —pensó amargamente—. Maldito seas por obligarme a marchar.»

    La intensa claridad de la ira ayudó a disipar una parte del miedo que le obnubilaba la mente. Sakura cuadró los hombros, se echó la mochila a la espalda y cogió sus maletas.

    Era inteligente.
    Era fuerte.
    Era decidida.

    Sabría ser más rápida que aquella cosa.

    No permitiría que le arrebatara su oportunidad de tener una vida normal: una carrera profesional, un esposo y niños. No importaba que eso significara tener que cambiar de nombre y empezar de cero.

    Lo conseguiría.

    Con la barbilla bien erguida y una nueva determinación en la mente, Sakura abrió la puerta. Y vio a la cosa inmóvil ante ella, con su poderoso cuerpo llenando el hueco de la puerta y los labios curvados en una peligrosa sonrisa.

    —Hola, Sakura —dijo Neji Hyūga.
     
  5. Threadmarks: CAPÍTULO 4
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2577
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3
    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.

    ADAPTACION © Quem

    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial:
    Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)

    ____________________________________________________________________

    CAPITULO 4

    Neji llegó al 735 de Monroe Street preparado para encontrarse con alguna hostilidad inicial por parte de la mujer.

    Después de todo, antes había huido de él, obviamente intimidada por su abrumadora masculinidad y las dimensiones realmente épicas de su sexualidad. Las mujeres solían reaccionar así ante él, sobre todo cuando se quitaba los pantalones. O el kilt, según el siglo en que estuviera.

    También estaba preparado, sin embargo, para que las inhibiciones femeninas desaparecieran rápidamente, como les ocurría a todas las mujeres cuando podían echarle una buena mirada.

    Después de eso, muchas simplemente se abalanzaban sobre él en una súbita e incontenible arremetida de puro frenesí sexual. Neji se había permitido pensar en esa posibilidad mientras localizaba a la mujer con ayuda de la información obtenida en la habitación a la que Little & Staller se refería como «Recursos Humanos», y todas aquellas deliciosas especulaciones contribuyeron a incrementar el deseo que ya le tensaba los músculos.

    Pero nada en su vasto repertorio de experiencias lo había preparado para Sakura Haruno.

    Neji nunca había conocido a una mujer que reaccionara del modo en que lo hizo aquella pequeña diablesa sedienta de sangre.

    Sakura Haruno lo miró con horror, echó atrás el brazo y le atizó enérgicamente en la cara con la especie de bolsa que llevaba en la mano.

    Luego cerró de un portazo y echó la llave.

    Con lo que dejó a Neji atónito delante de la puerta, sangrando.

    ¡Sangrando, por Danu, con la sangre manando de su labio!

    Bueno, acababa de recibir la confirmación de que aquella mujer era completamente inmune al féth fiada, porque de otro modo no hubiese podido partirle el labio. No era así como se había imaginado él que lo descubriría.

    Neji entornó los ojos y enseñó los dientes en un gruñido de furia.

    ¿De dónde podía salir esa reacción? Neji nunca había sido golpeado por una mujer. Ni una sola había llegado aunque sólo fuese a levantar la mano contra él. Las mujeres lo adoraban. Nunca tenían suficiente de él. De hecho, lo idolatraban. Pero a aquella mujer le pasaba algo.

    Condenada irlandesa. Uno nunca podía predecir cómo iban a reaccionar aquellas gaélicas llenas de fuego y pasión. Tan inmutables como las piedras, veían pasar los siglos sin ser afectadas por la evolución, y actualmente aún eran tan bárbaras e impulsivas como lo habían sido en la Edad de Hierro.

    Neji arqueó una ceja e intentó entender qué podía motivar semejante reacción. Bajó la vista y se examinó. Ninguna parte latente de la maldición de la reina había entrado en acción de pronto, convirtiéndolo en algo horrendo mientras él estaba distraído. Seguía siendo su irresistible yo de costumbre: el atractivo y musculoso herrero de ojos plateados llegado de las Highlands que volvía locas a las mujeres.

    Después de un momento de reflexión, Neji decidió que aquella mujer quería jugar duro. Le gustaba que sus hombres fueran dominantes, agresivos y peligrosos.

    Se encogió de hombros. Perfecto. Después de tres meses infernales de maldición, tres miserables meses de celibato, Neji se sentía todo eso y más.

    Necesitaba desfogarse con algo.

    .

    .

    .

    Sakura estaba de pie ante la puerta principal con la mano a punto de cerrarse sobre el picaporte cuando oyó que la puerta de atrás se abría de golpe, con una explosión de astillas de madera súbitamente arrancadas de las jambas y trozos de cerrojo que volaron por los aires.

    El metal y la madera chirriaron en señal de protesta cuando más de noventa kilos de criatura mágica enfurecida se abrieron paso a través de ellos.

    Consciente de que su ventaja se reducía a unos preciosos segundos, Sakura giró el picaporte y abrió la puerta, sólo para sentir el impacto de las palmas de la cosa a cada lado de su cabeza al cerrarla de golpe.

    ¡Imposible! ¡No podía moverse tan deprisa!

    Pero lo había hecho, y ahora Sakura estaba atrapada: la dura puerta ante ella, la todavía más dura masa de la criatura mágica detrás.

    Después hubo unos frenéticos instantes en los que Sakura se debatía y se agachaba tratando de escapar, pero la cosa siempre se movía con ella. Parecía anticipar cada una de sus fintas e intentos de esquivarla y entonces plantaba las manos en la puerta, una a cada lado de la cabeza de Sakura, para dejarla enjaulada con su poderoso cuerpo.

    Viendo que no podría escapar, Sakura se quedó quieta como un animal acorralado. Docenas de cosas que decir colisionaron en su mente, y todas empezaban con un patético «por favor». Pero no estaba dispuesta a suplicar, porque sabía que a la cosa probablemente le encantaría que lo hiciese.

    Se mordió la lengua y mantuvo la boca firmemente cerrada. Si iba a morir, moriría con orgullo. Con el cuerpo estoicamente rígido, se preparó para ir al encuentro de cualquiera que fuese el horrible final que le tuviera reservada aquella criatura.

    Pero un final, comprendió enseguida, no era lo que la criatura tenía pensado para ella.

    La cosa le rozó los cabellos con la mandíbula al tiempo que emitía un gruñido gutural, y el significado de aquel sonido impregnado de una ávida sensualidad no podía estar más claro.

    «Oh, Dios —pensó Sakura frenéticamente—, es tal como decían los libros. Primero intentará seducirme y luego me matará.»

    La cosa le agarró las manos y, aunque ella se debatió desesperadamente, no era rival para su inmensa fortaleza. Primero la obligó a estirar los brazos por encima de la cabeza, y luego le apretó las palmas contra la puerta y amoldó aquel cuerpo duro como una roca al suyo.

    Sakura abrió mucho los ojos.

    Su primer contacto con una criatura mágica, prohibido y absolutamente electrizante. Y con él, la respuesta a una pregunta en la que llevaba años intentando no pensar.

    No, realmente no eran como los hombres mortales.

    Al menos no como ninguno al que ella hubiera tocado antes. Uf.

    Sakura tragó saliva. Con mucha dificultad. Pese a la ropa que se interponía entre ellos, su piel parecía crepitar con un intenso chisporroteo en todos los puntos donde el ser se apretaba contra ella. Cielos, pensó confusamente, ¿qué sentiría si frotaba su cuerpo desnudo contra el de una criatura mágica? ¿Quedaría reducida a cenizas entre una explosión de llamas eróticas?

    —¿Es esto lo que quieres, irlandesa, que te hagan el amor sin ninguna clase de miramientos?

    Por un momento el cerebro de Sakura fue sencillamente incapaz de procesar el contenido de lo que acababa de oír, tan abrumada estaba por la sensación: la masculinidad dura como el acero que la empujaba desde atrás; el intenso olor a hombre que emanaba de la criatura; el calor abrasador que desprendía; aquella voz, grave y seductora, que hablaba con un acento tan extraño. Sakura se derretía, las rodillas parecían volvérsele mantequilla...

    Inspiró profundamente para no perder el sentido y se obligó a concentrarse en aquella voz que era como un torrente de nata irlandesa fluyendo sobre cristales rotos, cultivada, llena de matices y tan suave como el terciopelo. Estaba impregnada por un acento exótico que la perpleja mente de Sakura comprendió que probablemente perteneciese a la antigüedad celta, uno que ella habría apostado llevaba miles de años sin ser escuchado sobre la faz de la Tierra. Todo parecía extrañamente peculiar en aquel acento, desde el modo de articular las vocales hasta la suavidad que confería a unas consonantes y la dulzura con que prolongaba otras.

    Entonces el contenido de la pregunta que acababa de hacerle aquella criatura logró abrirse paso a través de la confusión, y Sakura lo encontró tan ofensivo que lo único que consiguió decir fue: «¿Huh?»

    —Cuéntame cuál es tu fantasía favorita, mujer —ronroneó la criatura, y Sakura sintió que le subía un escalofrío por la espalda mando sus labios abrasadores le rozaron el borde de la oreja—. ¿Te excita que te aten? ¿Prefieres ser azotada, tal vez? —La criatura puntuó la última pregunta con un enérgico, lento y sensual empujón contra el trasero de Sakura—. ¿O te darías por satisfecha con un buen polvo a la antigua usanza?

    Sakura abrió y cerró la boca unas cuantas veces, pero ningún sonido salió de ella.

    Entonces, afortunadamente, la indignación hizo que se pusiera rígida y le liberó la lengua.

    —¡Oooh! ¡Nada de lo que has mencionado! Lo que realmente me gustaría es que quitaras esa..., esa... ¡cosa de mi trasero!

    —No lo dices en serio —replicó aquella voz tan grave y segura de sí misma.

    Acompañada por otro movimiento pecaminosamente erótico de sus caderas.

    ¿Se podía ser más arrogante?

    —Pues claro que sí —dijo Sakura—. Te aseguro que hablo muy en serio. ¡Apártala de mí! —Antes de que se le ocurriese hacer algo realmente estúpido, como apretarse contra aquello la próxima vez que lo sintiera frotarse contra su trasero.

    «Oh, venga, Sakura, que en tu vida nunca habías sentido lo que estás sintiendo en estos momentos —la provocó una diabólica vocecita interior que sonaba sospechosamente parecida a la suya cuando tenía catorce años—. ¿Qué puede haber de malo en catar un poquito de criatura mágica? Ha entrado en casa, así que ahora la cosa ya no tiene remedio.»

    «¡Ha venido a matarnos!», contraatacó ella con vehemencia.

    «Eso no lo sabemos. —Hubo un breve silencio, y luego la vocecita volvió a hablar en tono quejumbroso—: Y si realmente ha venido a matarnos, ¿de verdad quieres morir siendo virgen?»

    Sakura se horrorizó al darse cuenta de que por un momento se había permitido pensar que aquella pregunta realmente merecía ser formulada. Que era razonable. Juiciosa, incluso. Morir siendo virgen tenía que ser muy triste.

    «Oh, a ver si creces de una vez —resopló en cuanto pudo volver a pensar con claridad—. Esto no es un cuento de hadas. Aquí no va a haber ningún fueron-felices- y-comieron-perdices.»

    «Deja de pensar en el futuro y confórmate con tener un poquito de felicidad ahora», sugirió la vocecita esperanzadamente.

    Sakura supo que no tardaría en darse por vencida. Definitivamente.

    Entonces la cosa intentó darle la vuelta y por unos instantes Sakura libró una inútil batalla con ella, tensando los músculos y poniéndose rígida para tratar de ser un peso lo más muerto posible en sus manos. Sabía que era una estupidez, que con eso sólo conseguiría ganar un poco de tiempo, pero aun así intentaría ganar todo el tiempo que pudiera. Sentir a la criatura detrás de ella ya era bastante preocupante, pero verse obligada a mirarla mientras la tocaba sería absolutamente devastador.

    La criatura la levantó en vilo y la hizo girar en el aire. De hecho, lo que hizo fue arrancarla del suelo y darle la vuelta para luego volver a depositarla sobre sus pies.

    Sakura clavó la mirada en el punto de aquella anatomía ultraterrena que le quedaba a la altura de los ojos, que era el esternón, y maldijo a la criatura por ser tan enorme y hacerla sentirse tan diminuta e impotente. Con su metro sesenta de estatura, estaba acostumbrada a tener que levantar la vista para mirar a la gente, pero el elfo más oscuro medía sus buenos treinta centímetros más que ella y tendría el doble de masa corporal.

    La criatura le pasó un dedo por debajo de la barbilla.

    —Mírame. —Una vez más, Sakura se sintió acariciada por esa voz oscura que hablaba con un extraño acento. Debería haber una ley que impidiera que los hombres (y las criaturas mágicas, ya puestos) pudieran tener una voz semejante, pensó sombríamente.

    Mantuvo la barbilla firmemente baja. Sabía cuán inhumanamente erótica era la criatura. También sabía —la pequeña discusión que acababa de mantener consigo misma había servido para recordárselo— que tenía toda una vida de peligrosa fascinación por las criaturas mágicas embotellada dentro de ella a la espera de ser descorchada. Y el corcho estaba sometiéndose a una presión demasiado grande.

    —Te he dicho —repitió la criatura suavemente, aunque con una sombra de impaciencia en la voz— que me mires, Sakura Haruno.

    Pronunció su nombre como Sa-ku-ra, y lo que aquel acento tan maravilloso consiguió hacerle a su apellido fue sencillamente indescriptible. Sakura nunca había sabido que su nombre pudiera sonar tan sexy.

    No miraría hacia arriba.

    Hubo un momento de silencio y luego la criatura volvió a hablar, ahora con sorna.

    —La gallinita se muere de ganas de hacerlo, pero no se atreve —dijo—. Creía que las irlandesas tenían más aguante. ¿Qué ha sido de esa chica que me atizó tan fuerte y me hizo sangrar?

    Sakura echó atrás la cabeza y alzó la mirada hacia aquel oscuro rostro de facciones finamente cinceladas. Las criaturas mágicas no sangraban.

    Pero en el labio de aquélla había sangre. Las gotitas carmesí que manaban lentamente de una de las comisuras de aquella boca tan sensual hacían que pareciese todavía más elemental y peligrosa.

    ¿Sangre? Sakura se quedó boquiabierta y trató de entender lo que veía. ¿Aquella cosa era una criatura mágica o no lo era? ¡Los libros de la familia Haruno aseguraban que lo era! ¿Qué diablos estaba pasando?

    —Tú pusiste ahí esa sangre. Ahora te doy la ocasión de limpiarla antes de que prefiera optar por vengarme. —La mirada abrasadora de aquellos ojos tan oscuros descendió hacia la boca de Sakura y quedó clavada en ella—. Tu lengua enseguida la hará desaparecer. Vamos, dale un beso a la parte agraviada.

    Cuando ella frunció el gesto y no se movió ni un centímetro, la criatura le dirigió una sonrisa fríamente satisfecha.

    —Oh, vamos, ka-lyrra, saboréame. Ambos sabemos que quieres hacerlo.

    La suprema arrogancia de la criatura (daba igual que estuviera en lo cierto al decir que ella quería saborearla) fue la gota que colmó el vaso para Sakura. Llevaba veinticuatro horas levantada, y estaba emocionalmente exhausta después de pasar el día más horrible de su vida. Empezaba a sentirse extrañamente entumecida, casi como si todo le diera igual.

    —Vete al infierno, Neji Hyūga —siseó.

    Por un breve instante la criatura pareció perpleja. Luego inclinó hacia atrás su oscura cabeza y rió. Sakura se estremeció cuando el sonido pasó sobre ella, atravesó la habitación y creó ecos en los altos techos.

    Aquello no había sido una risa humana. De hecho, era decididamente inhumana.

    —Ah, irlandesa, ya estoy ahí. —Le tomó la mandíbula con una mano enorme y la obligó a inclinar la cabeza hacia atrás para poder mirarla a los ojos—. ¿Sabes lo que significa eso?

    Sakura sacudió la cabeza rígidamente, todo lo que podía hacerlo con la cara atrapada en aquella presa implacable.

    —Pues significa que no me queda nada que perder. —Le apretó el labio inferior con la yema del pulgar hasta abrirle la boca, y empezó a bajar la cabeza hacia la suya—. Pero apostaría a que tu situación es muy distinta. Me juego lo que quieras a que tú tienes toda clase de cosas que perder, ¿verdad, Sakura?
     
    Última edición: 19 Abril 2022
  6. Threadmarks: Capitulo 5
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2987
    EL HIGHLANDER INMORTAL

    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3
    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem
    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    ____________________________________________________________________

    CAPITULO 5
    «Tengo demasiadas cosas que perder», pensó Sakura con desesperación. Su virginidad. Su mundo. Su vida. Y —si aquella cosa lograba salirse con la suya— probablemente justo en ese orden.

    En el último instante, antes de que los labios de la cosa reclamaran los suyos, los dedos con que le sujetaba la cara se aflojaron ligeramente y Sakura hizo lo único que se le ocurrió: darle un buen cabezazo.

    Echó atrás la cabeza y volvió a impulsarla hacia delante, incrustándola en la cara de la cosa con toda la fuerza de que fue capaz.

    Con tanta fuerza, de hecho, que aquel cabezazo frontal la dejó un poco mareada y le provocó una buena migraña, lo que le hizo preguntarse cómo diablos se las arreglaba Jean-Claude van Damme para seguir luchando como si tal cosa después de ese tipo de ataques. Obviamente, las películas mentían. Ojalá lo hubiera sabido antes de decidir que ella también podía ser una heroína experta en la lucha cuerpo a cuerpo.

    Afortunadamente, al parecer había hecho más daño a la cosa del que se había hecho a sí misma, porque Sakura se recuperó más deprisa.

    Lo bastante deprisa para poder atizarle un buen rodillazo en la ingle mientras la cosa aún estaba aturdida.

    El sonido que le oyó emitir mientras se doblaba sobre sí misma hizo que un torrente de pánico le atravesase las venas. Era un sonido tan lleno de indignación, tan puramente animal en su rabia y dolor, que Sakura enseguida tuvo claro que no quería estar cerca cuando la cosa consiguiera recuperarse.

    La vio caer al suelo, con las manos sobre la ingle y sin dejar de gemir, y pasó corriendo junto a ella en una frenética huida dirigida hacia la puerta de atrás. Probar suerte con la puerta delantera no hubiera tenido sentido, porque nunca conseguiría dejar atrás a aquella criatura yendo a pie. Necesitaba su coche.

    Sakura cruzó la sala sin dejar de correr, rodeó la mesa del comedor e irrumpió en la cocina.

    Para ver cómo la libertad se alzaba ante ella bajo la forma de un rectángulo de puerta abierta iluminado por el sol de la mañana.

    Aún podía oír las maldiciones de la cosa, a tres habitaciones de distancia, cuando llegó al umbral. «Al diablo con el equipaje —pensó mientras saltaba el reborde—, bastante suerte tendré si consigo salir viva de aquí.»

    Salió por la puerta, y...

    Volvió a estrellarse con, o mejor dicho contra el cuerpo duro como la roca de Neji Hyūga.

    Sakura gritó cuando él le agarró las manos sin ningún miramiento y la levantó en el aire hasta que sus pies dejaron de tocar el suelo. La expresión que vio en el oscuro e impresionante rostro de la criatura era gélida y aterradora.

    Neji Hyūga la apretó contra su cuerpo y tensó los brazos alrededor de ella hasta que Sakura oyó el silbido de sus pulmones cada vez que respiraba. Y supo que si la criatura tensaba un poco más aquellos brazos tan poderosos, le cortaría todo el suministro de oxígeno.

    Permaneció atrapada en aquella posición durante unos instantes terribles y trató de mantenerse lo más inmóvil posible, con el rostro enterrado en el cuello de la criatura y la presión del torque sobre su mejilla. Se obligó a permanecer completamente relajada, a exudar una imagen lo menos amenazadora posible. El instinto le decía que la criatura había llegado al límite de su paciencia, y si ella evidenciaba una pizca de resistencia, entonces la criatura respondería con toda su fuerza.

    Que el cuerpo de Sakura no podría soportar.

    Así que era verdad, pensó con desaliento mientras aquella cosa la mantenía inmóvil, que las criaturas del pueblo mágico podían saltar de un lado a otro en un abrir y cerrar de ojos. Neji Hyūga yacía en el suelo a tres habitaciones por detrás de ella cuando echó a correr, y un instante después ya lo tenía delante en el umbral.

    ¿Cómo iba a poder escapar de algo que era capaz de moverse a semejante velocidad?

    ¿Qué más podía hacer? De pronto, le vino a la mente todo lo que le había enseñado su abuela acerca de las criaturas del pueblo mágico y los horripilantes poderes que poseían. La capacidad de fascinar a los seres humanos, controlarlos a su antojo y someterlos a todos sus caprichos. Después de lo que pareció un tiempo interminablemente largo, la criatura inspiró profundamente.

    Sakura se disponía a tragar aire para empezar a disculparse, o más exactamente, para empezar a suplicar una muerte rápida y misericordiosa, cuando la criatura dijo en un tono de sedosa amenaza:

    —Ahora no va a ser sólo mi labio lo que tendrás que besar si quieres hacer las paces conmigo, irlandesa.

    Cinco minutos después Sakura estaba atada a una de las sillas del comedor con la cuerda que usaba para tender la ropa.

    Muñecas sujetas al respaldo de la silla detrás de ella, tobillos firmemente inmovilizados junto a las patas.

    Se preguntó con abatimiento cómo era posible que la vida de una persona quedase hecha pedazos en tan poco tiempo. La mayor preocupación que tenía un día antes era decidir qué se pondría para acudir a la entrevista. Si la señora Temple pensaría que un traje negro era demasiado severo, uno marrón demasiado modesto, uno rosa demasiado frívolo. Unos zapatos de tacón quizá serían considerados demasiado descocados, y optar por el calzado plano podía hacer que la tomaran por una marimacho. Y el pelo, claro. ¿Recogido o suelto?

    Dios, ¿realmente se había preocupado ella por esas cosas?

    Mañanas como aquélla ciertamente daban una nueva perspectiva a tu vida.

    Neji fue a buscar una silla, la puso enfrente de Sakura y se sentó en ella. Después extendió las piernas, apoyó los codos en las rodillas y se inclinó hacia delante hasta que sólo hubo unos centímetros de distancia entre ellos. Una larga y sedosa cascada de medianoche se derramó sobre sus musculosos hombros y le rozó el muslo a Sakura. Estaba claro que la criatura no tenía ni idea de lo que era el espacio personal. Se le había puesto demasiado cerca. Sakura apenas pudo pensar en ello cuando la vio extender la mano hacia ella. Se encogió, pero la criatura se limitó a rozarle la mejilla con los nudillos, y luego le resiguió lentamente el labio inferior con la yema del pulgar.

    Sakura sacudió la cabeza en un movimiento desafiante y apartó la cara. Un dedo puesto debajo de su barbilla la obligó a volverse nuevamente hacia él.

    —Ah, sí, me gustas mucho más de esta manera —dijo la criatura, y sus ojos brillaron con un destello plateado.

    —Pues tú no me gustas de ninguna manera. —Sacó mandíbula y levantó la nariz hacia el techo. Dignidad, se recordó a sí misma. No moriría sin ella.

    —Me parece que eso ya me ha quedado muy claro, irlandesa. Ten presente que te encuentras a mi merced. Y no es que en este momento me sienta particularmente misericordioso. Quizá deberías esforzarte por hacer que sigas gustándome.

    Sakura masculló algo que rara vez decía. Una cosa por la que su abuela le habría lavado la boca con jabón. Los ojos de la criatura se inflamaron. Luego rió oscuramente y se limpió la sangre del labio con el dorso de la mano.

    —Hace unos minutos no decías eso.

    —No lo decía en ese sentido y tú lo sabes.

    La risa de la criatura cesó abruptamente y su mirada se volvió helada.

    —Ah, pero me temo que yo soy un hombre muy literal, ka-lyrra. No vuelvas a decirme eso a menos que la cosa vaya en serio. Porque te tomaré la palabra. Y no te daré ocasión de echarte atrás. Bastará con esas tres palabras. Vuelve a decírmelas y enseguida me tendrás encima de ti. En el suelo. Tú y yo. Dilas. Adelante.

    Sakura apretó los dientes, clavó la mirada en el suelo de madera noble y empezó a contar pelusas. «Te lo tienes bien merecido, Sakura —la riñó Koharu Haruno en su mente—. Creía haberte educado mejor.»

    Estupendo, pensó con furia, así que ahora todo el mundo había decidido volverse contra ella. Hasta los muertos. El dedo volvió a aparecer debajo de su barbilla y la obligó a sostener la mirada rielante de la criatura.

    —¿Lo has entendido?

    —Lo he entendido —respondió ella.

    —Bien. —Una pausa, una mirada—. Así que dime, Sakura Haruno, ¿qué es exactamente lo que crees que le hace mi pueblo a las sidhe-videntes?

    Sakura se encogió de hombros tranquilamente —en la medida en que podía llegar a hacerlo, atada como estaba—, porque no estaba dispuesta a admitir nada. La criatura acababa de llamarla sidhe- vidente, el nombre con el que se conocía antiguamente a las mujeres como ella. Sakura ya se había encontrado con ese término arcaico en los Libros de las hadas, pero nunca lo había oído pronunciar en voz alta.

    —No sé de qué me estás habl...

    La criatura hizo un ruido de impaciencia y le puso un dedo en los labios, haciéndola callar.

    —No intentes jugar conmigo, irlandesa, que se me está acabando la paciencia. El féth fiada no surte efecto sobre ti, y me llamaste por mi nombre. Admito que cuando me di cuenta de que me mirabas, me quedé atónito, pero no existe ninguna otra explicación para tu conducta. Por eso me atacaste. Lo sabes todo acerca de mi raza, ¿verdad?

    Pasado un largo instante Sakura tragó saliva y asintió con la cabeza. Realmente se había delatado a sí misma, primero cuando la criatura se dio cuenta de que la estaba mirando y luego al llamarla por su nombre cuando le dijo que se fuera al infierno. Ahora la criatura lo sabía. Y era evidente que no estaba de humor para juegos.

    —¿Y ahora qué? —Preguntó con frialdad—. ¿Vas a matarme?

    —No tengo ninguna intención de matarte, ka-lyrra. Aunque es cierto que hubo un tiempo en que una sidhe-vidente ya podía despedirse de la vida en cuanto era descubierta, mi pueblo no ha derramado una sola gota de sangre humana desde que se negoció El Pacto por el que se rigen nuestras razas. —Se puso detrás de la oreja un mechón de pelo que le había caído sobre los ojos, y luego su mano fue hacia el rostro de Sakura para reseguirle la curva de la mejilla—. Tampoco planeo hacerte ningún daño..., a menos que vuelvas a atacarme, porque en ese caso te aseguro que no habrá regla que valga. Por el momento estoy dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva entre nosotros, y considerar que tu hostilidad ha sido fruto de un malentendido. No me extraña que una cosita de nada como tú, porque cree que su vida corre peligro, se sienta impulsada a pelear sucio con un hombre como yo. No obstante, si vuelves a hacerme daño, lo pagarás sufriendo ese mismo daño multiplicado por diez. ¿Comprendes?

    Sakura asintió de manera apática, y pensó que ojalá dejara de tocarla. Le bastaba con sentir el roce de su mano para que le hormiguease la piel y se le tensaran los músculos del estómago. La encarnación de su peor pesadilla había tenido el atrevimiento de presentarse ante ella luciendo el envoltorio de su más ardiente fantasía, y eso no era justo.

    La criatura se recostó en la silla, se pasó las manos por sus largos cabellos oscuros y luego entrelazó los dedos detrás de la cabeza. Sus poderosos brazos ondularon con el movimiento, dos hombros que parecían tallados a cincel se hincharon bajo la camiseta negra, y el flexionarse de aquellos enormes bíceps hizo que los brazales dorados relucieran bajo el sol matinal que entraba a raudales por las altas ventanas. Sakura tuvo que hacer un inmenso esfuerzo de voluntad para mantener la mirada fija en el rostro de la criatura, sin permitir que bajara para recorrer toda su mágica perfección.

    Los Libros de las hadas contenían docenas de historias acerca de cómo, en tiempos lejanos, las noches en que la luna llena flotaba en el cielo ante un crepúsculo violeta y la Cacería Salvaje salía a recorrer el mundo de los humanos, las jóvenes doncellas corrían a los bosques con la esperanza de ser poseídas por alguno de los exóticos varones del reino mágico. Iban voluntariamente a su perdición.

    Sakura Haruno nunca sería tan estúpida. No sabía qué destino podía tenerle reservado aquella criatura, pero fuera cual fuese lucharía hasta el final durante cada centímetro del trayecto.

    —Una sidhe-vidente —dijo la criatura, sin dejar de escrutarla con su oscura mirada—. Nunca se me ocurrió buscaros, porque no pensaba que aún pudiera quedar alguna en el mundo. Mito cree que los cazadores eliminaron a la última de vosotras hace mucho tiempo, al igual que lo creía yo. ¿Cuántas otras mujeres de tu estirpe poseen el don de la visión?

    —Yo soy la última. —Por primera vez en su vida, Sakura agradeció no tener ninguna pariente que compartiera su maldición. No había nadie más a quien proteger, y lo único que estaba en juego era su propia supervivencia.

    Mientras la criatura la estudiaba en silencio, Sakura se puso a reflexionar sobre sus palabras. Mi-to, había dicho: la Gran Reina de las criaturas mágicas visibles, que eran las que formaban la Corte de la Luz. Cazadores: le había bastado oír aquella palabra para sentir que se le helaba la sangre en las venas. De niña había sido el hombre del saco que acechaba dentro de cada uno de sus armarios, el monstruo que se escondía bajo cada una de sus camas.

    Cuidadosamente seleccionados por la reina y enviados para cazar a las sidhe-videntes, los cazadores eran unas criaturas implacables y aterradoras venidas del reino infernal de sombra y hielo del rey de los invisibles. Aunque Sakura no conociera por su nombre a todas las criaturas mágicas —había demasiadas, y además se ataviaban con demasiadas apariencias distintas—, la abuela le había enseñado muy pronto todo lo que necesitaba saber acerca de las más poderosas.

    —¿Tu madre ya no vive?

    —Ella no posee el don de la visión. —«No se te ocurra acercártele, bastardo.»

    —¿Cómo te protegía, entonces?

    Sakura sintió que se le caía el alma a los pies. «¡No puedo protegerla, madre, maldita sea! ¿Cómo voy a ser capaz de protegerla de algo que no puedo ver?», le había gritado Mebuki a Koharu Haruno hacía ya tanto tiempo, aquella oscura noche en que se puso a nevar. Tres días después su madre se había ido de casa.

    —¿Quién te enseñó a esconderte de nosotros?—insistió la criatura—. Aunque tendrías que hacerlo bastante mejor, claro. —Una sonrisita burlona curvó aquellos labios tan sensuales—. Pero después de todo, las mujeres nunca han podido mantener los ojos apartados de mí.

    —Oh, eres tan arrogante... Lo que pasó es que no tenía claro si eras una criatura mágica o no —replicó Sakura.

    Una oscura ceja se arqueó.

    —¿Y pensaste que la respuesta a esa pregunta podía estar dentro de mis pantalones? ¿Era por eso por lo que no apartabas los ojos de ellos? —preguntó la criatura, y un chispazo de diversión destelló en su oscura mirada.

    —Si miré en esa dirección —dijo Sakura, que ya había empezado a sonrojarse— fue únicamente porque no podía creer que te estuvieras... poniendo bien las..., las... —Se quedó callada un instante, y luego siseó—: ¿Se puede saber qué diablos les pasa a los hombres? ¡Las mujeres nunca hacemos esas cosas! Me refiero a cambiarse de sitio las..., las partes pudendas en público.

    —Lástima. Confieso que yo encontraría realmente fascinante ver cómo lo hacíais —dijo la criatura mientras bajaba la vista hacia sus pechos.

    El puro calor sexual que había en su mirada hizo que Sakura sintiera que se le endurecían los pezones. Eso la hizo estremecer. ¿Cómo podía ser que una simple mirada de la criatura tuviera tanto impacto como si le hubiera lamido la piel con una lengua aterciopelada?

    —Fueron tus ojos los que me confundieron —rechinó Sakura—. Yo pensaba que todas las criaturas mágicas tenían los ojos iridiscentes. Intentaba determinar qué eras exactamente, y no sabía por dónde empezar.

    —Mis ojos —dijo la criatura con languidez, y apartó la mirada de los pechos de Sakura para volver a elevarla hacia su rostro—. Comprendo. Bien, ¿cómo aprendiste a esconderte?

    Sakura soltó un bufido.

    —Mi abuela también era una sidhe-vidente. Ella me crió. Pero ya ha muerto. Yo soy la última. —No pudo resistir la tentación, y preguntó—: Bien, ¿por qué tú no tienes los ojos iridiscentes? ¿Y por qué sangras?

    —Es una larga historia, ka-lyrra. Y una en la que estás a punto de verte muy involucrada.

    Sakura sintió que otro estremecimiento le besaba la espalda en cuanto le oyó decir eso.

    —¿De verdad no vas a matarme? —dijo con cautela. Estaba agotada, mental, física y emocionalmente exprimida. Todavía le dolía la cabeza por haberla usado para embestir a la criatura mágica, y necesitaba alguna garantía, de la clase que fuera. Incluso si procedía del enemigo.

    —Oh, no, ka-lyrra —ronroneó la cosa con aquella voz suave como la seda—. Eso sería un terrible desperdicio. Se me ocurren usos mucho mejores que ése para ti.

    Cuando dijo esas palabras, el cuerpo de Sakura se erizo.

    Bueno, ya había obtenido su «garantía».

    Lástima que no fuese ni remotamente tranquilizadora.
     
  7. Threadmarks: Capitulo 6
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4410
    EL HIGHLANDER INMORTAL

    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3
    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem
    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial, ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2, estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    ____________________________________________________________________

    Capitulo 6
    «Muchísimo mejor», pensó Neji mientras volvía a recostarse en la silla para contemplar las emociones que se sucedían a través de las delicadas facciones de la joven con la rapidez de los rayos del sol cuando cabrillean sobre las aguas de un lago escocés. La ira batallaba con el agotamiento, la frustración se batía en duelo con el miedo.

    Por Danu, era verdaderamente hermosa. Pero la belleza por sí sola nunca había bastado para suscitar el interés de Neji.

    Su imán era la pasión.

    Su hielo inmortal siempre se sentía atraído por el fuego de las mortales.

    Y qué llena de pasión estaba aquella muchacha.

    Desafiante.

    Valiente.
    Agresiva.
    El resplandor dorado del alma inmortal que la iluminaba desde el interior de su ser era más vibrante, más intenso que en la mayoría de los humanos, una cálida aura ambarina que la envolvía y la identificaba como una auténtica tempestad en un vaso de pasión. Neji pesaba el doble que ella y aun así le había plantado cara como una fiera salvaje, un volcán armado con una cabeza mortíferamente dura y unas rodillas letales; y aunque Neji había sufrido más dolor en la media hora anterior que en todo lo que llevaba de existencia, no se sentía particularmente disgustado. Cabreado de un modo fundamentalmente masculino sí, pero no disgustado.

    Ahora tenía su propia sidhe-vidente. Una cuya sola visión inflamaba todo su ser. La sensación de tocar la carne femenina mientras lucía un cuerpo humano era realmente exquisita. Ahora veía que no se había equivocado: el sexo en forma humana iba a ser increíble porque le depararía una nueva experiencia, algo que raras veces se daba en la existencia de un inmortal, y que resultaba tanto más dulce debido a ello. Tenerla atrapada contra la puerta, sintiendo cómo su generoso trasero le ofrecía un delicioso cojín a su miembro, había bastado para hacer que todo él se estremeciera de deseo.

    Estremecerse. Él. Que jamás había temblado. Nunca había sufrido ni siquiera el más leve escalofrío involuntario.

    Neji no conocía la vergüenza y le encantaba mirar. A lo largo de los milenios había espiado a incontables amantes, resuelto a observarlos ávidamente para estudiar los juegos amatorios que practicaban en el lecho. Había visto cómo auténticos gigantes, guerreros curtidos por mil batallas que tenían el cuerpo lleno de cicatrices y el corazón más frío que el hielo, hombres a los que la guerra, la hambruna y la muerte habían vuelto brutales, temblaban igual que jovencitos faltos de experiencia al sentir la caricia de una mujer.

    Nunca lo había entendido. Pero siempre quiso entenderlo, y ahora por fin lo entendía.

    Sentir la suave presión de las caderas de aquella joven sobre su virilidad hinchada por el deseo había hecho que un torrente de energía en estado puro fluyera súbitamente por sus venas. Neji nunca había sentido aquella abrumadora necesidad de copular. Nunca había tenido una erección tan tremenda y apremiante.

    E incluso ahora, pese a los dolores residuales que aún sentía, anhelaba tocarla. Hubiese querido que nada separase sus cuerpos, y hasta el aire que se interponía entre ellos le parecía un odioso rival. Necesitaba volver a sentirla. Cambió de postura sobre la silla y puso una pierna entre las de ella de tal modo que su muslo rozaba la parte interior de los suyos, y no se le pasó por alto que ella tensaba las piernas nada más percibir su contacto. Ah, eso ya estaba mucho mejor. Por un instante no pudo apartar la mirada de las generosas curvas de aquellos pechos que tensaban la suave tela de su camisa. Dios, ardía en deseos de ponerles la boca encima.

    Pero no mediante la fuerza. Neji podía tentar, tender redes y manipular, pero nadie podría acusar jamás al consumado seductor de recurrir a algo tan banal como la fuerza. Él nunca hacía eso. Era algo de lo que se sentía muy orgulloso. Quienes caían presa de sus maquinaciones caían en ellas por propia voluntad. Cuando decidían tomar lo que él ofrecía —y siempre lo hacían—, cualquier marca negra que luego pudiera aparecer sobre sus almas habría sido obra suya.

    Una sidhe-vidente. Nunca se le hubiese pasado por la cabeza ir en busca de una. Sakura Haruno era el mejor de los imponderables, una posibilidad que Mito no había tomado en consideración cuando empuñó el féth fiada contra Neji, porque creía que todas las sidhe-videntes llevaban mucho tiempo muertas.

    Igual que lo creía él.

    Su último encuentro con una sidhe-vidente había tenido lugar hacía más de dos mil años, en el siglo I de la era cristiana, en lo profundo de uno de los grandes bosques de Irlanda; una vieja bruja llena de arrugas. Neji no se molestó en alertar a los cazadores de la presencia de la anciana, porque de todos modos la muerte no dejaría de acudir a besarla aunque nadie la guiara hasta allí. Lo que hizo fue sentarse a su lado, contarle historias y responder a sus muchas preguntas. Unos años después volvió a ir allí, tomó en sus brazos el frágil cascarón reseco de aquel cuerpo envejecido, y lo llevó a una playa apartada en la isla de Morar. La anciana murió contemplando un mar de un color aguamarina tan intensamente brillante que hacía llorar a los humanos que lo veían. Murió con el perfume del jazmín y el sándalo en las fosas nasales, no con el hedor de la sucia cabaña de una sola habitación en la que había vivido hasta entonces. Murió con una sonrisa en los labios.

    Pero esta sidhe-vidente... Sí, esta sidhe-vidente era la mayor bendición que hubiera podido depararle el destino; Joven, fuerte, desafiante, hermosa. ¿Y por qué no? El destino era una mujer, y las mujeres siempre ayudaban a Neji Hyūga. Como lo haría ésta una vez que él hubiera disipado sus recelos.

    Le habían enseñado a temer y despreciar a los Tuatha de Danaan y necesitaría que se la sedujera a conciencia. Hubo un tiempo en que el mero hecho de que Neji fuese una criatura del pueblo mágico habría bastado para inspirar una ciega obediencia, pero el mundo había cambiado mucho desde entonces, al igual que lo había hecho la naturaleza de las mujeres. Ahora eran más fuertes, mucho más independientes que antes. Ya no estaban dispuestas a pasar su vida escondidas en un bosque, renunciando a dar a luz por miedo a transmitir la visión a sus vástagos y ver cómo un día los cazadores les daban muerte.

    Ah, sí, los tiempos habían cambiado, al igual que habían cambiado los Tuatha de Danaan, también, obligados a cambiar cuando la reina Mito aceptó las condiciones y los muchos límites del sagrado Pacto en nombre de su raza. Ya no les estaba permitido derramar sangre humana, no fuera a ser que El Pacto quedara rescindido, y el Tuatha de Danaan que lo violara se vería condenado a la muerte más terrible que podía haber para alguien de su especie: una muerte sin alma. Aunque, si se diera el caso de que la reina o cualquiera de su raza llegara a saber de la existencia de una sidhe-vidente, los cazadores aún serían enviados al instante, si bien ya no se les permitiría matar a su presa.

    Sin embargo, Sakura Haruno no lo sabía, porque los términos del Pacto eran mantenidos en secreto ante todos los mortales salvo los Uchiha, un antiguo clan de las Highlands que descendía de los primeros druidas, y los únicos guardianes de la parte humana del tratado.

    De ahí que cuando lo vio aparecer ante su puerta, ella hubiera creído que tenía que luchar por su vida. Neji sacudió la cabeza. Incluso en los peores días de sus peores siglos, cuando era un inmortal de la peor clase que podía existir, aquella que no se regía por pacto alguno, jamás habría matado a aquella joven. ¿Que no habría tenido ninguna clase de miramientos a la hora de divertirse con ella? Ciertamente.

    ¿Matarla? Nunca.

    Ka-lyrra, la había llamado, sin caer en la cuenta de lo apropiado que era llamarla así. La ka-lyrra era una criatura nativa de su mundo natal, Danu. De piel sedosa adornada con exquisitas marcas, enormes ojos fosforescentes y patas aterciopeladas, y una gran cola peluda surcada por gruesas rayas, su delicada belleza tentaba, pero su mordisco era peligroso, incluso para un Tuatha de Danaan; no mataba, pero causaba una clase de locura que tardaba mucho tiempo en curar. Pocos eran los que podían cortejarla, y aún menos los que osaban intentarlo.

    Sí, el apelativo le convenía. Sakura Haruno era irresistible, porque antes que ella Neji sólo había conocido a una mujer mortal que no se derritiese en un dócil charco de femineidad dispuesto a adorarlo y satisfacer todos sus caprichos. Hasta la vieja sidhe-vidente había flirteado como una muchachita con él. Al final, Neji le otorgó una ilusión de belleza y se llevó su último aliento con un beso.

    —¿Bien?—preguntó ella secamente, arrancándolo de sus ensueños—. ¿Cuáles son esos usos que tienes pensados para mí?

    Neji la estudió. La ira había ganado la batalla por hacerse con el control de sus músculos faciales, tensando sus labios en una delicada mueca y dilatándole las ventanas de la nariz. Aun así, la aprensión ensombrecía sus preciosos ojos. Neji no quería que Sakura Haruno le temiera. El miedo interferiría con sus planes de experimentar el sexo humano con ella y usarla como intermediaria para recuperar la inmortalidad perdida.

    —Ya te he dicho que no tengo ninguna intención de hacerte daño, y hablaba en serio. Sólo quiero que me ayudes con un pequeño problema que tengo.

    Ella lo miró con suspicacia.

    —¿Buscas mi ayuda? ¿Cómo podría ayudar yo a una topoderosa criatura mágica?

    —En este momento no soy todopoderosa. —Ahora la vería empezar a relajarse.

    —¿De veras? Cuéntame.

    Neji vio que entornaba los ojos con una expresión calculadora que no fue muy de su agrado. Que estuviese relajada era una cosa, pero no tenía intención de ir por el mundo obligado a mantenerse en guardia ante esas traicioneras rodillas.

    —Puede que ya no sea todopoderoso, Sakura —dijo suavemente—, pero incluso disminuido, soy mucho más poderoso que tú. De hecho, soy mucho más poderoso que la mayoría de los humanos. ¿Necesitas que te lo recuerde? —Se desperezó lánguidamente en la silla, muy consciente del modo en que su cuerpo se ondulaba y flexionaba mientras lo hacía.

    Ella le gruñó.

    —No lo creo —dijo él con una leve sonrisa. Pequeña y en aquel momento tan indefensa como una gatita, aún mostraba la ferocidad propia de un león; el magnífico metro sesenta de su cuerpecito propulsado por un metro sesenta de temperamento—. Escúchame bien, sidhe-vidente...

    Sakura lo escuchó con mucha atención mientras él hablaba, los ojos cada vez más entornados mientras iba tomando meticulosas notas mentales.

    Lo que le oyó contar avivó la chispa de esperanza que había empezado a chisporrotear en su corazón hasta que la sintió convertirse en una llama. Neji Hyūga no sólo ya no era todopoderoso, sino que se hallaba atrapado en aquella forma mortal.

    «¿Todo ese cuerpo tan espléndidamente masculino es humano?», se extasió una voz traicionera en la mente de Sakura.

    «Oh, cállate.» Por imposible que pudiese parecer, aún tenía una versión de sí misma a los catorce años merodeando dentro de su cabeza.

    Y Neji Hyūga no sólo había pasado a ser una criatura de carne y hueso —lo que explicaba por qué había sangrado y no tenía los ojos típicos de los seres mágicos—, sino que lo habían maldecido con todo el poder triple del féth fiada, que, le explicó, hacía imposible que los humanos llegaran a percibirlo. El hechizo proyectaba una ilusión y afectaba a la memoria, urdiendo el caos como una capa alrededor de él. Excepto para ella, porque descendía de una antigua estirpe de sidhe-videntes sobre las que la magia de las hadas no obraba como se suponía que debía hacer.

    Para agravar sus problemas, ya no podía atravesar los reinos. Estaba atrapado en el que habitaban los humanos.

    Sakura no podía creer que le estuviera contando todo aquello. Neji Hyūga le revelaba, sin ninguna clase de reservas, que no representaba ninguna amenaza ultraterrena para ella. Que no podía llevársela a su reino, no podía hacer acudir a los cazadores. ¡Y para colmo había sido despojado de su magia de sidhe!

    Iba a sobrevivir. ¡Realmente no iba a morir hoy! Después de todo, él no podía matarla; ella era todo lo que tenía, la única que podía verlo. La necesitaba.

    Comprenderlo le hizo muchísimo bien a sus nervios. No iba a vérselas con una muerte inminente sino con una batalla inminente, lo que era una cosa muy distinta.
    Un momento, pensó de pronto y frunció el ceño cuando su mente detectó una inconsistencia: él acababa de asegurar que había perdido sus poderes, pero aun así antes había podido desplazarse a través del espacio en un abrir y cerrar de ojos igual que cualquier otra criatura mágica. ¿Cómo era posible? Sakura necesitaba saber exactamente a qué se enfrentaba.

    —Me parece que has dicho que Mito te despojó de tus poderes. ¿Por qué aún puedes moverte como las criaturas mágicas?

    Él se encogió de hombros.

    —Es el único poder que me ha dejado: la capacidad de saltar distancias cortas.

    —¿Por qué iba a dejarte alguna clase de poder? —insistió ella, desconfiando de que le estuviera diciendo la verdad.

    —Sospecho —replicó él secamente— que lo hizo para que no me atropellaran los autobuses mientras yo intentaba adaptarme a mi nueva forma. Mito quiere que sufra, no que muera.

    —Pero ¿no te dejó nada más?

    Él sacudió la cabeza y la riñó con la mirada.

    —No empieces a pensar en huir de mí. Porque no lo permitiré, Sakura. No cometas el error de creerme... —guardó silencio por un instante, como si escogiera sus próximas palabras con suma atención, y sonrió levemente— impotente... en ningún sentido.

    —¿Y por qué quieres que hable con el tal Madara Brodie? —preguntó ella, negándose a reconocer la amenaza tenuemente velada que acababa de lanzarle él.

    ¿Pensar que estaba impotente? ¿Con toda la testosterona y la virilidad que rezumaban de sus poros? Ja. Antes confundiría el desierto del Sahara con el Polo Norte.

    —Porque él tiene el poder de llevarme de regreso al reino de las hadas.

    —¿Madara Brodie también es una criatura mágica? —Sakura se puso rígida. No más criaturas mágicas. No estaba dispuesta a revelarse ante otra, especialmente ante una que aún dispusiera de todos sus poderes.

    —Él es mitad criatura mágica y mitad humano. Pero ha elegido residir en el mundo de los mortales.

    Aun así seguía siendo demasiado peligroso, por más que la mitad de la sangre que corría por sus venas fuese humana.

    —Y cuando haya actuado como intermediaria tuya y él te lleve de vuelta al reino mágico, ¿entonces qué?

    —Entonces todo volverá a la normalidad, y yo volveré a ser invencible.

    Sakura puso los ojos en blanco.

    —No, me refería a qué va a ser de mí entonces. Puede que tú seas la cosa más importante para tu diminuto yo egoísta en tu pequeño mundo narcisista, pero te diré una cosa que te sorprenderá: yo también lo soy en el mío.

    A él le brillaron los ojos y se echó a reír. Inclinó hacia atrás su oscura cabeza en un gesto que reveló la blancura de sus dientes e hizo flexionarse los músculos en su nervudo cuello, y Sakura reprimió un gemidito de apreciación. El cuerpo de Neji Hyūga podía ser humano, pero no por ello carecía de todo el exotismo del reino mágico, desde aquella increíble piel dorada hasta aquellos ojos que destellaban con tenues chispazos plateados jamás vistos en los ojos de un ser humano, y el extraño efecto intimidatorio de su imponente presencia sexual. Todo él era pura esencia de criatura mágica embotellada —y con el corcho a medio poner— en un cuerpo mortal. Y un cuerpo mortal perfecto, además.

    Simplemente letal. Una criatura mágica pura nunca podría haberla tentado así. Sakura decidió que tendría que seguir repitiéndose que Neji Hyūga era una «cosa». Pero ahora que sabía que debajo de esa camiseta negra y esos tejanos tan ceñidos descoloridos por el uso era puro macho humano, de pronto le parecía como si él...

    ¡Noooo!

    La columna vertebral se le quedó tan rígida como el respaldo donde estaba apoyada. Sakura se irguió tan violentamente que casi consiguió tirar la silla y caerse al suelo.

    ¿Cuánto tiempo llevaba utilizando la palabra «él» cada vez que pensaba en loque tenía sentado delante?

    ¡Oh! ¡Sakura quiso escupir, rasparse de la lengua el asqueroso sabor de su propia traición! ¿Es que su abuela no le había enseñado nada? Cerró los ojos para no ver a la cosa, y reconstruyó minuciosamente la coseidad de Neji Hyūga dentro de su mente.

    Pasados unos instantes volvió a abrirlos. La cosa aún no le había respondido.

    —Te he hecho una pregunta. ¿Qué será de mí entonces?

    —Lo que tú quieras, ka-lyrra —ronroneó la criatura mágica—. Sólo tienes que decirlo. —Su mirada le recorrió el cuerpo con una ávida apreciación, y aquellos ojos platas le prometieron que harían realidad cualquier fantasía que ella pudiera albergar en su corazón. Se humedeció con la lengua el labio inferior, la tomó entre los dientes y luego le dirigió la sonrisa más sexy que Sakura había visto nunca—. Susúrramelos al oído, Sa-ku-ra, tus más secretos deseos, y yo los haré realidad.

    «Sí, claro», pensó ella acerbamente (en una estoica negativa a considerar, aunque sólo fuese por un instante, la oferta de fantasía sexual ilimitada hecha por la cosa que empezaba a hacer que su estómago fuese presa de una súbita agitación que, y eso era lo más sorprendente, resultaba de lo más agradable), y luego se olvidaría de ella en un abrir y cerrar de ojos. En cuanto hubiera vuelto a ser el Neji Hyūga invulnerable, todopoderoso e inmortal de siempre.

    Pero Sakura apostaría cualquier cosa a que ninguna otra criatura mágica se conformaría con borrarla de su mente. Si realmente había sido la misma reina Mito quien lo castigó, expulsándolo del reino de las hadas, ¿no querría saber exactamente cómo se las había arreglado Neji Hyūga para regresar allí sin su real consentimiento?

    Y eso conduciría a la formidable reina hasta Madara Brodie (suponiendo que el tal Brodie no entregara a Sakura inmediatamente) y, en última instancia, hasta la misma Sakura. Y luego vendrían los cazadores con el atronar de sus cabalgaduras de pesadilla para llevársela, y —si ya no mataban a los mortales como había asegurado la cosa— entonces podría esperar una vida entera de servidumbre a las órdenes de una hueste de fríos y arrogantes semidioses.

    Eso no iba a ocurrir.

    —¿Qué pasa si no lo hago? —preguntó fríamente mientras se preparaba para lo peor.

    La cosa arqueó una oscura ceja.

    —¿Si no haces qué?

    —¿Qué pasa si no te ayudo?

    —¿Por qué no ibas a hacerlo? Es tan poco lo que te pido, Sakura... Sólo quiero que hables con alguien.

    —Oh, por favor. ¿Delatarme ante más representantes de tu especie y ponerme a merced de las hadas? Como si eso fuera posible. ¿O acaso crees que tú dejarías marchar a una sidhe-vidente para que pudiera vivir su vida en paz? No soy tan idiota.

    La cosa se inclinó hacia delante, los codos sobre las rodillas, y toda la diversión se esfumó de sus facciones delicadamente cinceladas para ser reemplazada por una austera majestad.

    —Te doy mi palabra, Sakura Haruno —dijo suavemente—. Yo te protegeré.

    —Claro. La palabra del elfo negro, el mentiroso legendario, el gran embaucador —se burló ella. ¿Cómo se atrevía a ofrecerle su palabra como si ésta pudiera significar algo?

    Un músculo vibró en la mandíbula de la cosa.

    —Eso no es todo lo que he sido, Sakura. He sido, y soy, muchas cosas.

    —Oh, por supuesto, tonta de mí. Me he dejado lo de que también eres un consumado seductor y un gran violador de la inocencia.

    La cosa entornó los ojos.

    —No he violado la tuya, pese a que la huelo en ti. Y aunque podría hacerlo con muy poco esfuerzo, dado que te doblo en tamaño.

    ¡Oh! Seguramente la cosa no podía oler que ella era virgen, ¿verdad? Un mero tecnicismo, en realidad.

    —¿Y qué garantía tengo de que no lo harás? —le espetó bruscamente, con las mejillas enrojecidas.

    Una sonrisa peligrosa prendió un destello igualmente peligroso en los ojos de la cosa.

    —Ninguna. De hecho, te garantizo que lo haré. Pero te haré un juramento: cuando lo haga, será porque tú me lo estás pidiendo. De pie ante mí. Pidiéndome que te folle.

    Oírle decir aquello hizo que Sakura sintiera como si se hubiese estrellado contra una pared de ladrillos, y por un instante le faltó la respiración, justo el efecto que esperaba produjeran aquellas palabras. La cosa había perfeccionado la intimidación masculina hasta convertirla en una de las bellas artes. Sakura tragó aire y se dispuso a replicar en el tono más seco de que fue capaz, para negarlo e insistir en que antes se helaría el infierno, pero la cosa se levantó de la silla como impulsada por un resorte y alzó su mole sobre ella.

    —Basta. ¿Tienes intención de ayudarme, sí o no, Sakura?

    Sakura tragó saliva y rebuscó frenéticamente entre sus escasas opciones. Maldición, si ayudaba a la cosa, sabía que terminaría cayendo en poder del pueblo mágico. Nunca la dejarían en libertad. Eso ni soñarlo. No habían pasado miles de años persiguiendo y destruyendo a las sidhe-videntes para ahora dejar marchar a una humana que poseía el don de la visión. Especialmente no a una que aún era lo bastante joven para traer al mundo todo un nuevo linaje de sidhe-videntes en el futuro.

    ¿Y qué si habían decidido capturar también a su madre? ¿Qué si se negaban a creer que Mebuki realmente no poseía el don de la visión que le había legado a su hija?

    ¡Felizmente vuelta a casar y con tres hijastros, su mamá nunca la perdonaría! Ahora ya no se llevaban demasiado bien, pero Sakura no quería que las cosas empeorasen todavía más entre ellas.

    ¿Y qué si, al descubrir que ella había conseguido eludirlos —que estaban equivocados al creer que todas las sidhe-videntes habían sido aniquiladas—, el pueblo mágico reiniciaba la cacería? Sakura no dudaba de que en algún lugar del mundo, había otras mujeres como ella, sidhe-videntes que se escondían y procuraban pasar desapercibidas mientras trataban de llevar una vida normal. Ciertas entradas en los Libros de las hadas hacían referencia a otros linajes que habían sido maldecidos de manera similar, y aseguraban que en otros tiempos existían muchos. Sakura no era tan estúpida como para pensar que las mujeres de la familia Haruno eran las únicas que habían logrado encontrar una forma de sobrevivir. ¿Y si su traición hacía que todas volvieran a ser perseguidas? Si aunque sólo fuese una sidhe-vidente llegaba a ser descubierta y capturada a causa de ella, Sakura tendría que cargar con la responsabilidad del horrible destino que caería sobre aquella mujer.

    ¡Lo había echado todo a perder!

    «Te doy mi palabra —había dicho la cosa—, te protegeré.» Pero a Sakura no la había criado Walt Disney, y los cuentos de hadas de la variedad más oscura siempre habían estado presentes en su vida desde la más tierna infancia. Era incapaz de confiar en aquella criatura. E incluso si, por alguna remota posibilidad, realmente hablaba en serio al decir aquello, no podía defenderla contra la reina. Ocupar el trono significaba que Mito gobernaba sobre las cuatro casas reales del pueblo mágico, y en todo el reino no había poder más grande que el suyo. Si Mito quería que le trajeran a Sakura, Mito la vería comparecer ante su trono y punto.

    Lo único que podía hacer era luchar y resistir hasta el amargo final.

    Sakura se armó de valor, sabiendo que ahora tendría que afrontar la rabia de la criatura y soportar lo que decidiera hacerle después de que ella le hubiese dejado bien clara su negativa. Inclinó la cabeza hacia atrás, primero un poco y luego unos cuantos centímetros más, para sostener aquella imperiosa mirada.

    —No. No te ayudaré. —Tragó aire y lo retuvo con ansiedad en los pulmones.

    Por un momento interminable la cosa la contempló desde lo alto con una mirada inescrutable, sin decir ni hacer nada.

    Y Sakura esperó, los nervios en tensión como hilos diminutos de los que un titiritero invisible tiraba implacablemente hasta llevarlos al borde de la ruptura.

    Se preparó para ser golpeada. Esperaba que la cosa le pegara, que intentara obligarla a que la ayudase mediante la violencia física. Lo único que no haría sería matarla, y rezó para que fuese capaz de soportarlo. Después de todo, Neji Hyūga era una criatura mágica. No tenía conciencia, no tenía alma. Sakura lo creía perfectamente capaz de llegar hasta donde fuese necesario para salirse con la suya.

    Esperaba cualquier cosa menos lo que hizo a continuación Neji Hyūga. Inclinó la cabeza.

    Se agachó sobre los pies de Sakura y se los desató.

    Luego extendió sus poderosos brazos alrededor de ella y Sakura sintió el frío de sus brazales de oro en la piel, la sedosa caricia de sus cabellos en la mejilla y el intenso olor masculino que la envolvió al tenerlo tan cerca.

    Y le desató las manos.

    Sakura se quedó sentada en la silla, demasiado confusa y asustada para moverse. La cosa retrocedió, se levantó del suelo y volvió a alzar su enorme mole sobre ella con una leve sonrisa en sus firmes y sensuales labios.

    Luego desapareció.
     
    Última edición: 18 Mayo 2022
  8. Threadmarks: CAPITULO 7
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4002
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3
    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.

    ADAPTACION © Quem

    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial, ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2, estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    ____________________________________________________________________


    Capitulo 7

    Sin dormir y con los nervios a flor de piel como único combustible, impulsada por una ducha fría, dos espressos bien cargados que se tomó en Starbucks y la necesidad de que hubiera un poco de normalidad, de la clase que fuese, Sakura se fue a trabajar.

    Su vida podía haber empezado a derrumbarse a su alrededor, pero siempre le quedaba el recurso de fingir que no era así.

    Además, pese al estado de agotamiento en que se hallaba, sabía que nunca podría conciliar el sueño. Estaba demasiado nerviosa, demasiado obsesionada por lo que pudiese hacer la cosa la próxima vez, porque no le cabía duda de que haría algo. Si se hubiera quedado sola en casa, su imaginación hiperactiva habría conjurado un interminable despliegue de destinos espantosos y al final habría enloquecido de preocupación.

    En un primer momento, cuando la cosa se esfumó, Sakura se preguntó si no debería seguir adelante con su plan inicial: meterse en el coche y salir huyendo ahora que podía hacerlo. Pero algo le decía que huir no serviría de nada. No supo si creer a la cosa cuando ésta le aseguró que el único poder mágico que le quedaba era la capacidad de saltar de un lugar a otro. Pero Sakura no era tan idiota como para pensar que, habida cuenta de que ella era la única que podía verla, la cosa realmente fuera a marcharse y dejarla en paz.

    No, la cosa nunca la hubiese desatado si no estuviera completamente segura de que podría volver a encontrarla. Lo que significaba que huir sería una pérdida de tiempo y energía que más valía reservar para la batalla inminente. Además, razonó Sakura, si iba a plantar cara y luchar, estaría mejor preparada para hacerlo en un terreno con el que estaba familiarizada. Aquí al menos estaba en su mundo, y sabía moverse por él.

    ¿Por qué la cosa no le había hecho ningún daño? ¿Por qué no había usado su fuerza inmensamente superior para intimidarla, para someterla a su voluntad? No le hubiese costado nada hacerlo. Sakura estaba perpleja por su reacción o, para ser más exactos, por el hecho de que no hubiese mostrado ninguna reacción. La cosa podría haber optado por hacerle lo que quisiera mientras ella estaba indefensa atada a la silla, pero ni siquiera había proferido una amenaza.

    Se había esfumado en el aire. Simplemente desapareció con una sonrisa en los labios. Y eso hacía que Sakura se sintiera terriblemente inquieta. Como si la cosa tuviera planeado para ella algo mucho peor que la mera fuerza.

    ¿Qué podía ser peor que la fuerza?

    Era como esperar a que cayera el otro zapato, sin saber cuándo o dónde caería.

    —Haruno, ¿dónde demonios están los alegatos del caso Brighton? —Inquirió su jefe, el socio mayoritario Hassaku Onomichi, plantado ante el diminuto escritorio de Sakura en el cubículo atestado de expedientes, textos de consulta y memorandos legales hechos una bola porque no acababan de salirle como ella quería—. Se suponía que ese caso debía quedar listo la semana pasada. Ahora nunca conseguiremos que fijen la vista en septiembre.

    Sakura alzó la cabeza. La súbita aparición de Onomichi le había dado tal susto que casi tiró al suelo su cuarto expresso del día. Miró el reloj con cara de sueño. Ya eran las dos y media.

    —Se suponía que las tendría preparadas para las cuatro de la tarde de ayer, pero no se molestó en volver al trabajo después del almuerzo. ¿Hubo alguna razón para eso?

    Sakura mantuvo los ojos fijos en el reloj. No quería apartar la mirada de él, consciente de que no era la mentirosa más convincente del mundo.

    —Es que... huh... me puse mala. Estuve fatal. Almorcé un sushi.

    —Dijo que iría al Skyline a comer unos chiles.

    Maldición, la mente de aquel hombre era como un cepo de acero. ¿No tenía nada mejor que hacer que acordarse de adónde había dicho ella que iría a comer? Sí, Sakura recordó que musitó algo acerca del Skyline al pasar a su lado mientras se iba, porque no quería que Onomichi supiera que había empezado a acudir a entrevistas profesionales. Estaba segura de que la habría hecho trabajar diez veces más duro nada más saberlo. A menos que los socios del bufete donde hacías las prácticas creyeran que había una posibilidad de que llegaran a hacerte fija, se mostraban francamente brutales a la hora de sobrecargarte de trabajo.

    —Cambié de parecer en el último momento —improvisó—. Siento no haber llamado, pero me encontraba tan mal que apenas podía moverme. Ya sabe usted lo terribles que son esas intoxicaciones por haber comido algo en mal estado. —Se obligó a levantar la cabeza y sostener la mirada reluciente de Onomichi, sabiendo que estaba hecha un adefesio debido al estrés y la falta de sueño, y que los círculos oscuros que tenía bajo los ojos reforzarían su mentira.

    —Creía que yo era el único que mentía y recurría a los engaños —ronroneó detrás de ella una voz muy profunda que hablaba con un exótico acento—. Supongo que tenemos algo en común, irlandesa.

    Sakura giró bruscamente la cabeza. Bueno, el otro zapato había empezado a caer. Insolentemente repantigado sobre los archivadores detrás de ella estaba Neji Hyūga, el vivo retrato de la gracia y la tranquilidad. Aquellos tejanos descoloridos que le sentaban tan bien habían desaparecido. Ahora lucía pantalones de cuero negro y una camisa de seda negra, complementada con un torque y unos brazales de oro. Botas nuevas, con aspecto de ser muy caras, según pudo ver Sakura, y por un instante su presencia la distrajo lo suficiente para que se preguntara dónde/cómo había obtenido esa indumentaria. Probablemente le bastaba con robar cualquier cosa que quisiera tener, resguardado por el féth fiada, pensó con desprecio. Lógico. Maldito ladrón.

    Con todo, era imposible no reparar en que él..., no, aquella cosa... proyectaba toda la elegancia del Viejo Mundo y realmente estaba para morirse. «Cuidado, Sakura —dijo su vocecita interior—, que eso podría ser profético.»

    —Tú y yo no tenemos nada en común —siseó.

    —¿Qué? —dijo Hassaku Onomichi, perplejo—. Haruno, ¿se puede saber de qué me está hablando?

    Sakura torció el gesto y se volvió hacia su jefe. Lo vio fruncir el entrecejo mientras su mirada iba y venía entre ella y el archivador. Se aclaró la garganta.

    —Usted y yo, quiero decir —se apresuró a farfullar—. Me refería a que probablemente usted ni siquiera se habría encontrado mal, pero es que yo tengo un sistema digestivo muy sensible. Se altera por cualquier cosita de nada, especialmente el pescado crudo que no ha sido preparado como es debido, y supongo que ya debería saber que nunca hay que comprar sushi en uno de esos puestos de la calle, pero tenía hambre, y el sushi tenía muy buen aspecto y, oiga, de verdad que lo siento, pero le juro que tendrá los alegatos en su escritorio para las cuatro. —«Respira, Sakura.» Respiró y puntuó la inspiración con la sonrisa más radiante que pudo esbozar, que sintió como una mueca y además le salió torcida.

    Su jefe la miró con una expresión pétrea, indiferente a su explicación y al modo en que había conseguido mutilar una sonrisa, y soltó un gruñido.

    —Demasiado tarde. Dentro de diez minutos he de estar en el tribunal y no volveré a tiempo para introducirlas en el ordenador; Más vale que estén en mi escritorio para cuando llegue mañana. Y el caso Desny. Y los alegatos del caso Elliot. ¿Ha quedado claro?

    —Sí —dijo Sakura, al tiempo que apretaba los dientes.

    Mientras Onomichi se daba la vuelta, le lanzó una furiosa mirada por encima del hombro a la criatura mágica repantigada sobre los archivadores. Ésta le guiñó un ojo y le dirigió una lánguida sonrisa sensual.

    —Y, Haruno...

    La cabeza de Sakura volvió a girar sobre su cuello.

    —Mientras hace todo eso, veamos qué tipo de precedentes legales puede establecer para el caso Rollins. Los quiero encima de mi escritorio la mañana del lunes.

    Sakura no se permitió bajar los hombros y dejar que su cabeza cayera sobre el escritorio con un golpe sordo hasta que Onomichi hubo desaparecido dentro de su despacho.

    —¿Por qué haces esto, irlandesa? —Preguntó el ronroneo aterciopelado detrás de ella—. Fuera hace un día magnífico. El sol brilla en el cielo. El mundo es una vasta aventura que suplica ser vivida. Pero tú estás sentada en esta cajita atestada de cosas y recibes órdenes. ¿Por qué?

    Sakura ni siquiera se molestó en levantar la cabeza. Simplemente estaba demasiado cansada para asustarse. El miedo requería energía, y ya hacía horas que se le habían agotado las reservas.

    —Porque he de pagar las facturas. Porque algunos de nosotros no tenemos la suerte de ser todopoderosos. Porque la vida es así.

    —Esto no es vida. Esto es el infierno.

    Sakura levantó la cabeza y abrió la boca para discrepar, pero luego miró a su alrededor. Era jueves. Terminar el arbitraje del caso Brighton la mantendría ocupada durante el resto del día. Los alegatos de los casos Desny y Elliot consumirían todo el viernes. ¿Y encontrar precedentes legales para la vista del caso Rollins? Bueno, ya puestos siempre podía traerse un catre al bufete para pasar el fin de semana allí. Sí, pensó con consternación, la vida en Little di Onomichi era el infierno.

    —¿Qué haces aquí? —dijo con voz cansada—. ¿Has venido a torturarme? ¿Abusarás de tu fuerza hasta hacerme obedecer? Pues ya puedes empezar a hacer lo que sea que tengas pensado, ¿vale? Mátame. Pon fin a mi miseria. O no pongas fin a ella. Tengo muchísimo trabajo pendiente. —Se apartó las guedejas de los ojos con un suspiro, decidida a no mirar a la criatura.

    —La brutalidad es el refugio de los que no saben usar la mente, ka-lyrra. Sólo un idiota conquista cuando podría seducir.

    —Estupendo. Una criatura mágica que lee a Voltaire —masculló ella—. Vete.

    —Una criatura mágica que conoció a Voltaire —la corrigió Neji Hyūga gentilmente—. ¿Es que no lo entiendes, Sakura? Ahora soy una parte permanente de tu vida. Lo haremos todo, juntos. Nunca me iré.

    «El otro día en la escalera vi a un hombre que no estaba allí. Hoy tampoco estaba allí. ¡Ojalá se fuera de una vez!»

    El absurdo estribillo que le venía a la mente una y otra vez pertenecía a una canción que Sakura aprendió de su abuela cuando era pequeña. Nunca se le había ocurrido pensar que un día llegaría a vivirlo. Que estaría atrapada dentro de él. Obligada a coexistir con un ser al que sólo ella podía ver.

    Pero así era. Y además temía que la mitad de sus compañeros de trabajo empezara a pensar que había perdido el juicio. Pese a todos sus esfuerzos por ignorar a Neji Hyūga, Sakura sabía que eran demasiadas las ocasiones en que la criatura mágica había logrado suscitar su respuesta, y tampoco le pasaban desapercibidas las miradas extrañadas que le dirigían otros estudiantes en prácticas.

    Medianoche. Estaba acostada en la cama, completamente vestida y con las mantas subidas hasta la barbilla apretadas en sus puñitos. Temía dormir, por miedo a despertar y encontrar a Neji Hyūga en la cama con ella. O peor aún, no despertar a tiempo... Así al menos la cosa tendría que desnudarla antes de poder llevar a la práctica esas apasionadas miradas eróticas que no había dejado de lanzarle en todo el día, y eso la despertaría antes de que las cosas fueran demasiado lejos.

    Neji Hyūga no se había separado de ella en toda la tarde. Observaba todo lo que hacía. (Bueno, casi todo. Había que reconocer que tuvo la cortesía de mantenerse fuera del servicio después de que ella se encarara con él y le enseñara los dientes antes de darle con la puerta en las narices.) La provocaba, se mofaba de ella y aprovechaba cualquier ocasión para rozar su enorme cuerpo masculino con el suyo, y en general se mantenía cerca de ella como la criatura mágica épicamente en celo que tenía fama de ser, oscura y pecaminosa, una presencia tan impregnada de sexualidad que te daban escalofríos sólo con verla. Sakura aún estaba en el bufete mucho después de que todos se hubieran ido a sus casas, hasta las nueve, en un desesperado intento de poner al día sus casos atrasados. Tan cansada e incapaz de concentrarse que todo requería diez veces el tiempo necesario.

    Y podría haber trabajado hasta perder el sentido si Neji Hyūga no se hubiera esfumado de pronto, para reaparecer después con una suntuosa cena sustraída de Jean-Robert en Pigall's, de todos los lugares posibles. Sus gustos culinarios eran exquisitos. ¿Y por qué no iban a serlo, cuando podía robar todo lo que quisiera? Sakura pensó que le habría encantado poder lucir el féth fiada el tiempo suficiente para unas cuantas horas frenéticas de llevarse cosas de Saks en la Quinta Avenida, tal vez con una pequeña excursión por Tiffany's, sin preocuparse de que la pillaran robando.

    Sin decir palabra, la alta y musculosa criatura mágica vestida de cuero desplegó un mantel robado sobre el escritorio de Sakura, dispuso encima de él su cena de salmón asado preparado con una salsa que olía divinamente, un decadente plato de patatas con queso, un acompañamiento de verduras a la brasa, pan crujiente untado con mantequilla de miel, y nada menos que tres postres. También le enseñó, con una floritura, una botella de Stargazer metida en una gran cubitera que relucía con finos destellos y le sirvió vino en una delicada copa de cristal tallado.

    —Come, Sakura —había dicho suavemente mientras se ponía detrás de ella para apoyar un instante las manos en sus hombros. Después una mano enorme había subido muy despacio hasta rodearle el cráneo, mientras la otra empezaba a masajearle suavemente el cogote. Por un traicionero instante, Sakura casi se derritió bajo la magia de aquellas manos.

    Obligó a sus labios a que asumieran una mueca feroz y echó la cabeza hacia atrás para lanzarle una andanada de improperios a la cosa, dispuesta a decirle exactamente dónde podía meterse sus artículos robados. Pero Neji Hyūga ya había vuelto a desaparecer. Sakura no lo veía desde entonces.

    Ahora sabía lo que planeaba hacerle, y era algo mucho más cruel que recurrir a la fuerza. Neji Hyūga iba a estar presente en su vida cada día para provocarla, sacarla de sus casillas y agotarla. La cosa no sería cruel y brutal, sino delicada, incitante y seductora, como si hubiera descubierto que ella tenía una obsesión secreta por el pueblo mágico. Y cuando Sakura estuviese lo bastante debilitada, aplicaría su seducción sobre ella con la esperanza de subvertirla y ganarse su ayuda.

    No, la cosa no usaría la fuerza; eso ella ya lo había previsto. ¿O acaso el Libro del sin siriche du no dejaba bien claro que aquella criatura vivía para seducir y manipular? Sakura supuso que la fuerza bruta era algo de lo que un ser mágico inmortal y todopoderoso se hartaba en unos cuantos siglos. Casi podía oírlo decir:

    «Demasiado fácil, ¿dónde está la diversión en eso?»

    Sakura sabía que era capaz de hacer frente a la fuerza: la impulsaría a luchar, la enfurecería, quizás incluso moriría resistiéndose a ella. La fuerza daría nuevas alas al odio que le inspiraba la cosa y la haría más terca.

    Pero ¿ser seducida por aquella oscura criatura mágica? Estaba metida en un buen lío, y lo sabía.

    Lo peor de todo era que Neji Hyūga ni siquiera había tenido que mirar muy lejos en busca de una debilidad que explotar. A Sakura le gustaban las cosas bonitas. Rara vez podía tenerlas, porque sus escasos ingresos apenas llegaban a cubrir los gastos básicos y la universidad. Los buenos platos, las flores bonitas y el vino caro le gustaban tanto como a cualquier hija de vecino. Aunque no dejó de reprochárselo ni un solo instante mientras lo hacía, después de que Neji Hyūga se hubiera ido dio buena cuenta de aquella fabulosa cena, porque sabía que con lo que ganaba nunca podría permitirse el lujo de ir a Jean-Robert en Pigall's. En cuanto hubo tragado el último y suculento bocado de la tarta de macadamias con trufa y chocolate, se sintió tan disgustada consigo misma que decidió darse por vencida y se fue a la cama.

    Y tenía la horrible sospecha de que la cosa sólo había empezado a calentar motores.

    «El mundo es una vasta aventura que suplica ser vivida», le había dicho mientras ella estaba sentada en su cubículo gris rodeado por docenas de otros cubículos grises en un edificio de oficinas gris, moviendo papeles de un lado a otro, o mejor dicho, siendo movida de un lado a otro por papeles que cada día le robaban un poco más de su vida: Sakura ya rara vez veía el sol, porque éste aún no había salido cuando ella iba a trabajar y se ponía cuando llegaba a casa.

    «Una vasta aventura...» ¿Se había sentido así ella alguna vez, emocionada por todas las posibilidades que podía contener la vida?

    No. Siempre se había sentido obligada, forzada a ser responsable. A obtener las mejores notas. A escoger una profesión respetable. A destacar en dicha profesión. A ser buena con los niños pequeños, los animales y las personas mayores. A hacerlo todo bien. «Tú no necesitas demostrar nada, Sakura —la había reñido la abuela hacía años—. Ya eres perfecta tal como eres.»

    Claro. Por eso su mamá se había ido de casa. Porque Sakura era demasiado perfecta. Si hubiese sido un poco más perfecta, la abuela quizá también se habría ido.

    Sakura soltó un gruñido de exasperación, alisó la almohada con los puños y se dio la vuelta en la cama. El pantalón del chándal se le enredó en las piernas, la cinta del sostén se le clavó en la piel, y la camisa le quedó apretujada encima del estómago. Un calcetín que había quedado mal puesto hacía que experimentara una irritante sensación de descuido en el pie. Sakura nunca dormía con la ropa puesta y, pese a las ventanas abiertas y el rítmico girar del ventilador del techo, en su dormitorio de la torrecilla hacía mucho calor. El sudor le fluía entre los pechos y el pelo húmedo empezaba a pegársele al cuello.

    —Te voy a matar, Neji Hyūga —masculló, cansada, al tiempo que cerraba los ojos.

    Un instante después volvió a abrirlos, electrizada por la idea que se le acababa de ocurrir. La cosa había asumido una forma mortal. Rayos y centellas. Eso quería decir que se la podía matar. Y entonces todos los problemas de Sakura quedarían resueltos de golpe.

    .

    .

    .​

    —Sólo quiero a cuatro de vosotros —dijo Darroc, sin esforzarse demasiado en ocultar su disgusto. No sabía por qué se tomaba la molestia de disimularlo aunque sólo fuese un poco; los cazadores del pueblo invisible eran demasiado toscos y brutales para que eso pudiera importarles.

    —Una veintena de nosotros tardaría menos tiempo en dar con él, Darroc —dijo Bastion, el más anciano y poderoso de los cazadores, y agitó sus enormes alas coriáceas mientras paseaba una ávida mirada por los verdes campos.

    Darroc vio cómo el olor del reino humano hacía que se le dilataran las ventanas de la nariz. Había optado por liberar al cazador de su gélida prisión —ese sombrío reino infernal al que había sido condenado el pueblo invisible—, y lo había traído a la colina de Tara para recordarle todo lo que habían perdido los suyos. También para poder estar seguro de que su rey, quien en ciertas ocasiones apoyaba a Mito mientras que en otras no lo hacía (y nadie podía predecir cuándo haría una u otra cosa, ni siquiera la misma Mito), no los oyese hablar. Aunque el Rey de la Oscuridad rara vez salía de su oscura fortaleza en el rincón más desolado de su reino de sombra y hielo, Darroc no quería atraer la atención de la formidable... criatura.

    —Ahora lo que importa no es la rapidez, sino el sigilo. Veinte de vosotros en el reino humano sería demasiado arriesgado, y nuestros planes quizá nunca llegaran a fructificar. ¿Quieres volver a recorrer la Tierra a tu antojo, cazador, como hacías antes del Pacto?

    —Ya sabes que sí —gruñó Bastion.

    —Haz lo que digo y tu deseo se hará realidad. Desobedéceme y nunca ocurrirá.

    —Los cazadores no obedecen a nadie —gruñó Bastion con un furioso rumor de sus oscuras alas.

    —Todos obedecemos, Bastion, y lo hemos hecho desde que El Pacto quedó sellado —dijo Darroc, intentando no perder la paciencia. Los invisibles ya ponían a prueba su paciencia cuando todo iba bien, y ahora casi nada iba bien. Corrían tiempos peligrosos, y lo último que necesitaba Darroc era que el peligro se viese incrementado por unos cazadores imprevisibles que se negaban a obedecer sus órdenes—. Eso es lo que intento cambiar. ¿Seguiréis mis órdenes, o debo suponer que os encontráis muy a gusto en vuestro reino? Atrapados. Encerrados en establos como si fuerais animales que no merecen nada mejor.

    Bastion asintió rígidamente con una mueca en los labios.

    —Muy bien. Cuatro de nosotros, no más. ¿Tienes alguna idea de dónde está él?

    —Aún no. Mito ha prohibido que su nombre sea mencionado en la corte, y por eso mis espías no han podido decirme nada. Id primero a Escocia, a las Highlands. Una vez engendró a un hijo allí.

    Desgraciadamente, Darroc no sabía mucho más aparte de eso. Ni siquiera tenía idea de si el niño había sobrevivido hasta alcanzar la madurez. Los Tuatha de Danaan a los que él habría podido contar como amigos nunca habían sido amigos de Darroc, y Mito se guardaba para sí misma todo lo referente a ese príncipe al que tanto había mimado antes. Si no hubiera sido por Mael, Darroc aún estaría sumido en la más completa ignorancia acerca del destino de Neji.

    Él —un anciano del Gran Consejo de Mito, por todos los dioses— había tenido que resignarse a que todo aquello le fuese ocultado. Aun así, algunos de sus congéneres llevaban unos cuantos meses de los mortales sin ser vistos por nadie, y todos ellos habían desaparecido poco después de que Neji fuera desterrado al reino humano.

    —¿Y cuando lo encontremos?

    Darroc sonrió. Podía percibir la inquietud del cazador, su anhelo de volver a los viejos tiempos y las viejas costumbres. Reflejaba el que sentía él. Darroc se sentía tan enjaulado en la isla mágica de Morar como los cazadores en su reino-prisión.

    —Podéis matarlo, pero... —puso la mano sobre el brazo de Bastion en un gesto imperioso—, tenéis que hacer que parezca un accidente. Como si hubiera muerto debido a causas mortales. Eliminar a Neji Hyūga sólo es el primer paso en mi plan, y todavía no hay que despertar las sospechas de la reina. Eso quiere decir que no debe haber rastro de nada remotamente mágico cerca del cuerpo de Neji Hyūga. Sólo heridas humanas. ¿Lo has entendido?

    —Sí.

    —¿Puedes hacer que los otros tres te entiendan y te obedezcan?

    —Sabré escoger bien. —Bastion se removió impaciente.

    —Entonces, nombra a tus tres y yo los traeré aquí —dijo Darroc.

    Los ojos color llama de Bastion destellaron mientras llamaba a sus cazadores.
     
  9. Threadmarks: Capitulo 8
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    5107
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem​

    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)

    _____________________________________________________________________

    CAPITULO 8

    Sakura despertó cuando empezaba a amanecer. Por un fugaz instante de felicidad su cuerpo estuvo despierto, pero su mente aún andaba un poco perdida entre su envoltura de sueños, y pensó que era un día como cualquier otro. Normal, apacible, lleno de cuestiones triviales y preocupaciones manejables.

    Entonces los recuerdos se precipitaron sobre ella como una avalancha caída de la cima de una montaña: había echado a perder su entrevista laboral, se había delatado ante una criatura mágica, hoy tendría que liquidar un trabajo que en circunstancias normales la mantendría ocupada durante una semana, y su vida era un infierno sobre la Tierra.

    Sakura gimió, se dio la vuelta en la cama e hizo un desesperado esfuerzo por volver a dormirse para no tener que afrontar todo eso todavía.

    No hubo suerte.

    Neji Hyūga estaba en la ducha.

    Podía oírlo —ejem, oírla, ya que no debía olvidar que Neji Hyūga era una cosa— haciendo ruido con el agua.

    A sólo una docena de pasos de distancia pasillo abajo desde su dormitorio. Una criatura mágica alta, oscura, sexy y muy desnuda. En su casa. En su ducha. Usando su jabón y sus toallas.

    Y además cantaba. Su voz también era muy sexy, con ese extraño acento céltico. Nada menos que una vieja canción de Sophie B. Hawkins. «Maldita sea, ojalá fuese tu amante, porque te haría estremecer hasta que saliera el sol...»

    «Ay, sí, apuesto a que lo harías», suspiró ensoñadoramente una vocecita adolescente dentro de la mente de Sakura.

    —Necesito un arma de fuego —susurró.

    .

    .

    .​

    Rock Lee, compañero de prácticas y habitante del cubículo contiguo al que ocupaba Sakura, hizo girar su asiento y la miró inquisitivamente.

    —Sakura, ¿te encuentras bien? Hassaku dijo que habías estado enferma. ¿Estás segura de que ya te encuentras mejor? Has estado comportándote de un modo bastante raro.

    —Estoy perfectamente —dijo ella, cruzada de piernas y con un pie oscilando en el aire—. Sólo me preguntaba adonde habría que ir si quisieras comprar un arma de fuego.

    —¿Para qué quieres tú un arma de fuego? —trató de sonsacarle él.

    —No me siento segura allí donde vivo —mintió ella descaradamente. Después de todo, se dijo en un intento de tranquilizarse, tampoco era que fueran a detenerla y llevarla a juicio por lo que planeaba hacer. Tener un arma no bastaba para establecer un asesinato, porque además necesitabas tener un cuerpo. Y como nadie podía ver al futuro cuerpo aparte de ella, voila: no había crimen. Además, no cabía duda de que ella actuaría en defensa propia.

    —Apúntate a un curso de kárate.

    Sakura puso los ojos en blanco.

    —¿Y qué hago durante los no-sé-cuántos años que tardaré en aprender a ser una karateca mínimamente eficiente?

    Rock Lee se encogió de hombros.

    —Convence a tu novio de que se venga a vivir contigo.

    —Ya no tengo novio —dijo ella irritada.

    Eso no pareció sorprender demasiado a Rock Lee.

    —Probablemente será por lo mucho que trabajas, Sakura. Apuesto a que tu último novio se hartó de que estuvieras casada con tu trabajo. Yo también me hartaría. ¿Sabes...? —Miró alrededor y bajó la voz cautelosamente—. Hassaku no te presionaría tanto si no supiera que puedes aguantarlo. Sabe que dedicarás todo el fin de semana a investigar el caso Rollins. Sabe que te dejarás la piel intentando demostrar lo que vales. ¿Y qué tiene planeado hacer él este fin de semana, preguntas? Te lo contaré. Esta mañana le oí hacer planes para quedar con unos amigotes suyos y pasar el fin de semana jugando al golf en el Hilton Head. Hassaku estará al aire libre, tomará el sol y se beberá unas cuantas cervezas. Mientras tanto tú estarás sentada aquí en tu...

    —Vale ya —se encrespó Sakura, que empezaba a estar un poco enfadada. Pero ahora lo primero era librarse de una ruin criatura mágica, y luego ya se ocuparía de Hassaku Onomichi y sus planes para ir a jugar al golf—. Esto no tiene nada que ver conmigo, o con mi ex novio, o con nuestro jefe. Sólo quiero saber dónde puedo hacerme con un arma de fuego.

    —Me asustas. Y no te lo voy a decir. —Rock Lee hizo girar su asiento y volvió a pegar la nariz a la pantalla de su ordenador.

    —Oh, por el amor de Dios, si no me ayudas buscaré en el listín de teléfonos.

    —Perfecto. Entonces no se me podrá implicar por complicidad.

    Los estudiantes de Derecho estaban demasiado obsesionados con no contraer futuras responsabilidades legales, pensó Sakura, sorbiendo aire por la nariz mientras se volvía hacia su escritorio.

    Y apretó los dientes. Neji Hyūga estaba sentado en la media pared que separaba su cubículo, y ahora llevaba pantalones de cuero —esta vez eran de un negro muy intenso, y por un instante Sakura no pudo apartar la mirada de aquel cuero tan flexible parecido a mantequilla—, una camiseta blanca que se tensaba a través de su enorme pecho, y otro par de botas de ante gris pizarra que también tenían aspecto de costar mucho dinero. Una gran mano sostenía las Páginas Amarillas. Una reluciente cascada de sedosos cabellos negros le caía hasta la cintura, con una pequeña trenza balanceándose junto a cada sien. Nada más mirarlo, Sakura sintió que se le secaba la boca y empezaban a sudarle las palmas de las manos. Ver a Neji Hyūga hizo que todas las hormonas de su cuerpo se pusieran firmes con un estremecimiento de deleite.

    —¿Va a haber guerra entre nosotros, entonces, ka-lyrra? —le preguntó con dulzura.

    Sakura le arrancó el listín de la mano y siseó:

    —Ya la hay. La ha habido desde el momento en que invadiste mi vida.

    —¿Decías algo? —dijo Rock Lee detrás de ella.

    —Nada —masculló Sakura por encima del hombro.

    —No tiene por qué haberla, irlandesa. Las cosas podrían ir muy bien entre nosotros. —Aún no había retirado la mano con la que había estado sosteniendo las Páginas Amarillas, y le cogió un mechón de cabellos para deslizado suavemente entre sus dedos mientras la miraba con los ojos entornados por el deseo—. Me gusta verte con el pelo suelto. Deberías llevarlo así más a menudo. Masas de seda para que un hombre entierre las manos en ellas. —Hizo un suave ruido de ronroneo tan lleno de erotismo que Sakura sintió endurecérsele los pezones. Después saltó al suelo y se sentó en el borde del escritorio, de cara a ella y con las piernas extendidas a cada lado de su asiento. Eso hizo que los ojos de Sakura quedaran justo a la altura de su ingle, donde había una gran protuberancia cubierta de cuero que simplemente no podía ser ignorada.

    Sakura se apresuró a levantar la vista hacia el rostro de Neji Hyūga y siseó:

    —Tú no eres un hombre. Eres una cosa.

    Oh, ¿a quién quería convencer?

    Una mujer simplemente no podía mirar a Neji Hyūga y llamarlo «cosa». Sakura intentaba hacerlo, pero eso exigía un esfuerzo agotador que ya había empezado a pasarle factura. Mantenía alejada su atención de cuestiones más importantes, como la de encontrar algún modo de librarse de él. «Ríndete, Haruno —se dijo, exasperada—. No vale la pena intentarlo, vista la frecuencia con que fracasas. Trata de invertir ese esfuerzo en causas mejores. Causas en las que podrías tener éxito.»

    —Y si hoy llevo el pelo suelto —continuó con voz gélida, decidida a no pasar por alto una sola oportunidad de exponer los motivos de queja que había tenido ocasión de acumular en el curso de aquella horrible mañana— es porque te pusiste a retozar en el cuarto de baño del piso de arriba, y no pude coger mi secador o ninguno de mis pasadores para el pelo. Ni siquiera pude usar mi cepillo de dientes. Y me dejaste sin agua caliente. —Se había duchado en el piso de abajo (a toda prisa y con el pestillo echado. Eso no representaba ninguna barrera para un ser que podía «saltar a través del espacio»; pero aun así le proporcionó cierta ilusión de seguridad, y Sakura estaba dispuesta a conformarse con la ilusión, visto lo deprimente que era su realidad) con agua tan fría que le puso la piel de gallina. Después se puso unas bragas y un traje, renunció al desayuno muy a su pesar, y salió corriendo, resuelta a eludir a la cosa el mayor tiempo posible.

    —¿Sakura? —Era la voz de Rock Lee, y sonaba sinceramente preocupada.

    —Estoy hablando por teléfono, Rock Lee —le espetó Sakura sin mirar atrás—. Llevo puestos los auriculares.

    —Oh. Lo siento. —El alivio evidente en su voz.

    —Realmente, irlandesa —prosiguió Neji Hyūga—, mientes más que yo, y casi igual de bien. ¿Y qué es eso de que tramas un asesinato? Me asombras, de veras, y empiezo a preguntarme con qué clase de nefando ser humano me habré liado.

    —Ooooh, cómo te atreves a fingir que soy yo la que...

    Pero Sakura no pudo llegar a decirle ni siquiera una pequeña parte de lo que pensaba, porque la infernal criatura mágica volvió a esfumarse.

    Dejó a un lado las Páginas Amarillas con un bufido de furia (comprar un arma de fuego no tenía demasiado sentido ahora que él ya estaba sobre aviso; además, Sakura dudaba de que pudiera tener estómago para apuntar con un arma de fuego a algo que parecía tan humano y apretar el gatillo, eso por no mencionar que luego tendría que deshacerse del cuerpo. Aunque nadie más pudiese verlo, tampoco podía dejarlo tirado en cualquier rincón de su casa o, qué espanto, en algún cubículo del bufete) y echó mano del caso Desny. Más valía que se quitara de encima la mayor cantidad de trabajo pendiente que pudiera, porque sabía que Neji Hyūga volvería.

    Tiene que ser estupendo, pensó enfurecida, eso de poder «esfumarse» cuando no te apetece continuar con una conversación. Ella conocía a muchos hombres que habrían dado su brazo derecho por tener ese talento.

    Encendió el ordenador y archivó mentalmente el asesinato como una opción de último recurso. Si las cosas llegaban a ponerse realmente mal, se obligaría a tener estómago para hacer lo que tuviese que hacer. (El que Sakura no considerara que las cosas ya se habían puesto «realmente mal» hubiese debido hacer sonar muchas alarmas en su interior, pero ya tenía centrada la mente en otras preocupaciones).

    Abrió el fichero correspondiente y se dispuso a refrescarse la memoria acerca del caso. Y se quedó helada cuando vio aparecer los alegatos en la pantalla. ¿Los habría terminado anoche y estaba tan cansada que se le olvidó?

    Imposible. Ella nunca podía llegar a rendir tanto cuando estaba cansada. Miró. Ni siquiera habían sido escritos por su mano. Sakura sabía que tenía una letra horrible y en cambio ésta era preciosa, tan resuelta, atrevida y llena de gracia.

    Arrogante, de hecho, suponiendo que se pudiera decir eso de una caligrafía. No había nada de indeciso en aquellos trazos elegantemente inclinados y seguros de sí mismos. Sakura frunció el ceño y empezó a leer.

    Unos minutos después, aún estaba leyendo mientras mascullaba una y otra vez

    «No me lo puedo creer».

    Como era de esperar, Neji Hyūga la dejó en paz justo cuando ella quería verlo. Se mantuvo alejado la mayor parte del día. Eso hizo que Sakura se preguntara qué ruindades andaría haciendo. El bufete volvía a estar desierto cuando él apareció alrededor de las siete y media, justo detrás de ella, tan cerca que Sakura prácticamente lo tenía encima, trayendo consigo unas cuantas bolsas de... «Oh, Dios, no.» Sakura cerró los ojos y los mantuvo así unos instantes. «No, por favor.» La Maisonette. Cenas de cinco estrellas, nada menos.

    Pero esta vez Sakura estaba preparada. No había parado de engullir caramelos y chocolatinas en todo el día, sólo para asegurarse de que no tendría ni pizca de hambre y nada de lo que él pudiera llegar a ofrecerle conseguiría tentarla.

    Con todo, ¿la Maisonette? Grrrr. Sakura sacudió la cabeza bruscamente y no quiso ni mirar las bolsas, porque prefería no preguntarse qué soberbias exquisiteces robadas podían acechar dentro de ellas.

    Se apresuró a apartarse de él. Cuando lo vio depositar las bolsas encima de su escritorio, cogió una carpeta de fuelle cerrada con una gruesa banda de goma y se la arrojó. La carpeta le dio en el centro del pecho.

    —¿Cómo? —inquirió.

    —¿Cómo qué, ka-lyrra? —preguntó él. Después recogió la carpeta y la dejó sobre el escritorio.

    —¿Cómo hiciste mi trabajo? ¿Cuándo hiciste mi trabajo?

    Él encogió los hombros con un suave ondular de músculos.

    —No necesito dormir tanto como tú.

    —¿Esperas que me trague que anoche escribiste personalmente los alegatos para siete de mis casos en unas cuantas horas?

    —Para nueve. Entonces me di cuenta de que dos de esos casos no eran tuyos, así que los descarté.

    —¿Cómo es que conoces tan bien mi trabajo que puedes presentar una demanda de indemnización por daños y perjuicios?

    —Oh, por favor. —Sonaba ofendido—. Hace miles de años que estoy vivo y he dedicado la mayor parte de ellos a observar a los humanos. Leí algunos de tus otros casos, y no me costó nada estructurarlos de acuerdo con la pauta apropiada. La ley humana no puede ser más simple: culpáis a todo el mundo excepto a vosotros mismos. Me limité a acusar a cada una de las cosas y las personas que se mencionaban en el fichero excepto a la persona que representabas, y respaldé las acusaciones con cualquier evidencia que pude manipular para que apoyase mis alegatos.

    Sakura intentó no echarse a reír. Realmente se esforzó por no hacerlo, y puso todo su empeño en ello. Pero él había lanzado aquella sutil indirecta con una expresión tan perfectamente insulsa y había sabido resumir tan bien lo que ella encontraba más odioso de los casos de lesiones personales, después de sólo unas cuantas horas de trabajar en ellos, que no lo pudo evitar. Primero se le escapó una risita, que rápidamente se transformó en una carcajada. Y quizás habría seguido riendo durante un buen rato de no ser por la lenta sonrisa que curvó los labios de Neji Hyūga y el brillo que apareció en sus plateados ojos.

    Fue hacia ella, la agarró con aquellas manos tan grandes y la miró.

    —Es la primera vez que te he visto reír, Sakura. Y cuando ríes eres aún más hermosa. Jamás lo hubiese creído posible.

    La risa murió abruptamente en los labios de Sakura y se apresuró a apartarle el brazo. Pero era demasiado tarde, sus manos ya le habían dejado su huella llameante en el cuerpo, como un hierro de marcar que hubiera sido calentado en el fuego del erotismo.

    —No me alabes. No seas agradable conmigo —rechinó—. Y no vuelvas a hacer ninguna parte de mi trabajo por mí.

    —Sólo intentaba ayudar. Anoche parecías tan cansada...

    —Como si eso pudiera importarte. Mantente alejado de mi vida.

    —No puedo hacer eso.

    —Porque me niego a sacrificar la totalidad de mi mundo sólo para ayudarte a recuperar el tuyo —replicó con amargura.

    —No —dijo él sin inmutarse, al tiempo que entornaba los ojos—. Porque no me gusta tu jefe. No me gusta el modo en que te mira. No me gusta el modo en que te trata. No hay ni una sola puta cosa que me guste en ese puto cabrón. Y cuando vuelva a ser yo mismo, rectificaré la situación.

    Sakura se había quedado inmóvil. Neji Hyūga parecía y sonaba muy enfadado. Sinceramente enfadado. Por el modo en que se la trataba dentro del bufete. Su rostro amenazaba tormenta y sus ojos ardían con chispazos plateados.

    Oh, eso sí que era devastador. Era cruel. Comportarse como si tuviera sentimientos. Como si a él le importara un comino lo que fuese de ella. Especialmente cuando Sakura no tenía en su vida a nadie más que la considerase importante. Estaba claro que Neji Hyūga haría lo que fuese con tal de seducirla para que lo ayudara, incluso imitar la emoción y fingir preocupación. Después de todo, ¿no era por eso por lo que lo llamaban seducción? ¿Porque la víctima se veía inducida a experimentar una falsa sensación de bienestar y seguridad? ¿Y cómo podías llegar a engendrar ese sentimiento si no fingiendo que tu víctima te importaba mucho?

    «No tiene alma. No tiene corazón. Por lo tanto, no tiene emociones», se recordó Sakura.

    Cogió el bolso, apagó el ordenador y salió de su cubículo pisando fuerte.

    .

    .

    .​

    Los alegatos eran realmente buenos, volvió a pensar Sakura irritada una hora y media después, mientras dejaba la cesta de la lavandería encima de la cama y empezaba a clasificar su ropa. Sumergirse en la rutina la ayudó a fingir que el sin siriche du no estaba sentado en su cocina bebiendo malta escocés directamente de la botella (un Macallan de cincuenta años, nada menos), y tecleando en el portátil de Sakura mientras navegaba por la red.

    Cuando llegó a casa, él ya estaba allí, con el escenario suntuosamente preparado para su próxima seducción. Cena de cinco estrellas dispuesta sobre la mesa del comedor, el aire perfumado por las rosas de tallo largo que había puesto en un jarrón, las cortinas corridas y las velas encendidas. La mesa relucía con los suaves destellos de una cristalería que Sakura sabía ella no tenía. Cubiertos de plata que nunca había visto antes, así como porcelana de la mejor calidad.

    Sakura levantó la nariz hacia el techo y se dispuso a pasar a su lado para encaminarse a la escalera. Él se interpuso en su camino y le rozó el cuerpo con el suyo. Luego la agarró del brazo.

    La hizo volverse hasta dejarla de cara a él, y luego se limitó a contemplarla en silencio durante un largo rato hasta que por fin la soltó. Sakura no estaba dispuesta a ceder un centímetro, así que no dijo nada. Ni siquiera cuando él inclinó hacia delante su rostro delicadamente esculpido hasta que sus labios estuvieron a sólo un soplo de distancia de los de ella, usando su descarada masculinidad en un intento de doblegarla. Sakura resistió estoicamente la abrumadora tentación de humedecerse los labios en una invitación más vieja que el tiempo y se mantuvo firme, sin dejar de sostener aquella oscura mirada y negándose a creer que pudiese haber algo más que un frío cálculo en sus ojos. Y si por un instante le pareció ver un atisbo de humanidad, de frustración masculina, de auténtico deseo, de impaciencia mantenida a raya en sus profundidades salpicadas de plata, se dijo que la había engañado la trémula luz de las velas.

    Sólo eso.

    Los alegatos legales de Neji Hyūga eran mejores que nada de cuanto ella hubiera escrito nunca. Incisivos, brillantes, carismáticamente persuasivos. A Sakura no le cabía duda de que ganaría cada uno de los arbitrajes que le había escrito. Leerlos la llenó de envidia, y le hizo desear que se le hubiera ocurrido ese argumento o hubiese sabido ver esa sutil variación. Dos de los alegatos para los que le había proporcionado argumentos correspondían a casos en los que Sakura sabía que su cliente había cometido una negligencia que superaba el nivel legal del cincuenta y uno por ciento (el bufete había aceptado representarlos porque eran «amigos de unos amigos» y el pelota de su jefe les debía favores a unas cuantas personas, probablemente a cambio de privilegios para jugar al golf en algún club elegante), pero después de leer la argumentación de Neji, hasta ella hubiese fallado en favor de ese cliente culpable.

    Así de bueno era él.

    «Hace miles de años que estoy vivo», había dicho. Sakura se estremeció. Antiguo, Neji Hyūga era antiguo. Y probablemente había hecho todo lo que se podía llegar a hacer sobre la Tierra, al menos una vez. ¿Por qué debería sorprenderla que fuese capaz de hacer tan bien el trabajo de ella? Neji Hyūga podía viajar a través del tiempo y el espacio. Tal vez no tuviera alma y careciese de corazón, pero tenía que haber un intelecto realmente formidable tras el oscuro rielar de aquellos ojos intensamente vivos.

    Sakura clasificó la ropa automáticamente.

    Las manos se movían, pero el cerebro estaba ocupado muy lejos de allí. Blanco. Claro. Oscuro. Oscuro. Oscuro. Oscuro.

    Claro.

    Oscuro.

    Blanco...

    ¡eh, un momento!

    ¿La camiseta de Neji Hyūga?

    ¿Cómo había podido tener la cara dura de echar su camiseta sucia dentro de su cesta de la colada? Sakura hizo una bola con la camiseta y empezó a darse la vuelta para explicarle con todo lujo de detalles a Neji Hyūga lo que podía hacer con su ropa sucia.

    Pero se detuvo.

    Luego volvió a ponerse en movimiento.

    Volvió a detenerse.

    Se mordisqueó el labio inferior y mantuvo una breve, pero muy vehemente discusión consigo misma.

    Con un suspiro de exasperación, Sakura se llevó la camiseta a la nariz e inhaló profundamente al tiempo que cerraba los ojos.

    ¿Podía un hombre oler más a pecado?

    Sombras de jazmín y sándalo y un hálito de oleaje nocturno.

    Aroma a oscuridad, especias y sexo.

    Cosas prohibidas, cosas pecaminosas, el tipo de cosas que se pretendía ocultaran las plegarias en esa parte donde pedías a Dios que te librara de la tentación y te protegiese de todo mal.

    Neji Hyūga nunca recuperaría su camiseta.

    .

    .

    .​

    Más tarde, cuando Sakura se había ido a la cama, Neji asomó la cabeza dentro de su dormitorio de la torrecilla. Sakura dormía profundamente. Bien. La pequeña ka- lyrra trabajaba demasiado. Permitía que otros se libraran de sus responsabilidades endosándoselas a ella. Él pondría fin a eso. La vida de una criatura mortal ya era lo bastante corta de por sí. No deberían trabajar tanto. Tendrían que jugar más. Él le enseñaría a jugar. Cuando volviera a ser inmortal, ella nunca trabajaría y jamás le faltaría de nada.

    Todas las ventanas estaban abiertas y una fragante brisa nocturna entraba por ellas, ondulando a través de la delgada sábana bajo la que dormía Sakura. La luna derramaba su luz sobre la cama, acariciando con un suave resplandor dormido las facciones de Sakura y convirtiendo sus largos cabellos rosas en hilos de plata.

    Estaba completamente vestida, reparó Neji con una sonrisa sardónica. Muy sensato por su parte. Porque si hubiera cometido el error de dormir desnuda, entonces él no se habría conformado con la pequeña misión para la que había venido. Le bastaba con pensar en Sakura desnuda debajo de esa sábana..., ah, tenía una auténtica obsesión sexual con ella. Con sus generosos pechos, la infinita tentación de su delicado trasero femenino, sus labios llenos de sensualidad, su pelo rosa, sus ojos verdes, sus manos. Su fuego.

    Hasta su virginidad lo excitaba. Eso lo impulsaba a adoptar una actitud posesiva, porque sabía que él sería el primer hombre que entraría en ella, que la llenaría, que la tocaría de todas aquellas maneras tan oscuras, apasionadas e íntimas. La haría objeto de una seducción tan absoluta que Sakura ya no sería capaz de concebirse a sí misma lejos de él; siempre la tendría a su disposición para que él pudiera tomarla, cuando quisiera, en cualquier sitio, y de cualquier forma en que decidiera tomarla, sin que pudiese negarle nada.

    Sabía que al principio ella esperaba que recurriese a la fuerza. Lo había visto en sus ojos cuando estaba atada a su silla ayer, mientras lo rechazaba una y otra vez en aquel tono tan desafiante.

    Qué poco entendía Sakura lo que tenía planeado para ella.

    El día antes por la mañana, cuando Sakura se fue a trabajar (cosa que no lo había sorprendido; su tenaz sidhe-vidente estaba tan poco dispuesta a renunciar al control de su mundo como lo estaba él a renunciar a controlar el suyo), Neji se familiarizó con su hogar y averiguó todo lo que pudo acerca de ella. Había examinado la clase de libros que leía, el tipo de ropa que se ponía, qué lencería tenía el placer de rodear sus pechos y deslizarse entre las curvas de su trasero, qué jabones y perfumes acariciaban su sedosa piel. Examinó fotos, abrió su equipaje y estudió cuáles eran las cosas que ella había considerado demasiado preciosas para dejar abandonadas cuando preparaba su huida. Y cada nuevo descubrimiento hizo que la deseara un poco más, porque toda ella era pasión y fuego y estaba llena de esperanzas y sueños mortales.

    Los Libros de las hadas le parecieron muy graciosos. Bueno, salvo por aquel volumen donde se lo cubría de viles calumnias. Pero él ya había puesto manos a la obra para rectificar eso.

    El delgado tomo lo presentaba como la más perversa de las criaturas mágicas. El retrato de Neji era el de un consumado mentiroso que siempre recurría a engaños y ardides, un seductor desalmado y arrogante al que sólo le importaba el placer del momento.

    No era extraño que Sakura hubiera luchado con semejante fiereza, o que estuviese convencida de que su palabra no valía nada. Ni el mismísimo diablo había llegado a tener peor prensa en la historia literaria.

    Aun así, él podía obrar sin palabras. Le hablaría a su sidhe-vidente a través de sus acciones cuidadosamente seleccionadas. Sabía hacía mucho tiempo que los detalles que seducían siempre eran los más diminutos, y que eran los contactos delicados los que ponían de rodillas a los más poderosos.

    Dios, pensó mientras la contemplaba, toda esa ropa tenía que darle mucho calor. Hacía demasiado calor en aquella casa, incluso en el primer piso donde él había estado trabajando en la red. Otra cosa acerca de la que haría algo por ella.

    No había conseguido encontrar nada acerca del paradero de Madara en ninguna de aquellas bases de datos que tanto les gustaba compilar a los humanos, pero en realidad ya se lo esperaba. Su hijo era mitad humano y mitad criatura mágica, y eso significaba que podía estar no sólo en cualquier parte sino también en cualquier tiempo. Era completamente posible que se hubiera llevado a su esposa y a sus hijos a las Highlands, a su propio siglo y un modo de vida más simple, donde podría permanecer indefinidamente.

    Pero daba igual, porque Madara aparecería tarde o temprano.

    Y el día había sido productivo de otras maneras, porque Neji había plantado muchas semillas que ya empezaban a echar raíces, entre ellas algo tan simple como una camiseta.

    Ella había hecho la colada esa noche; él la había oído.

    Pero no hubo ningún estallido de furia. Nada de gritos, nada de repetir que antes se helaría el infierno que él viera llegar el día en que ella le lavase la ropa. Tampoco se trataba de que Neji pretendiese tal cosa. Después de ponerse algo, simplemente lo tiraba y se hacía con más ropa.

    Dio unos pasos dentro del dormitorio y abrió silenciosamente un cajón de la cómoda. Luego abrió otro. Y otro más. Hasta que la vio. Su camiseta. Pulcramente doblada en el último cajón, escondida debajo de un pantalón de chándal.

    Una sonrisa le curvó los labios.

    Cerró el cajón de la cómoda y fue al armario, lo abrió y miró en la cesta de la colada de Sakura. Tal como pensaba, ella no había lavado lo que se puso hoy. Unas bragas desaparecieron dentro del bolsillo de Neji.

    Quid pro quo, ka-lyrra —murmuró dulcemente—. Tú obtienes un pedazo de mí, y yo obtengo un pedazo de ti.

    Cerró la puerta del armario y se volvió a mirarla. Todos los músculos de su cuerpo se tensaron bajo una oleada de deseo tan intensa que el mero anhelo de poseer a aquella joven ya era una cosa digna de ser saboreada. Era como si todos sus sentidos se inflamaran nada más verla, y de pronto sentía cosas que, en el caso de que hubiera llegado a sentirlas alguna vez, ya llevaban mucho tiempo olvidadas.

    Por Danu, pensó mientras tragaba aire con una brusca inhalación, se sentía vivo. Vibrante, aguda, tal vez incluso podría decir que... apasionadamente vivo. La más simple de las experiencias de pronto se había vuelto tan sabrosa, tan rica en matices y complejidades... Algo tan simple como elegir su ropa cada mañana en Saks encerraba una fascinación completamente nueva para él, porque ahora la seleccionaba pensando en cómo reaccionaría ella, y poco a poco iba descubriendo lo que le gustaba verle llevar. Lo que hacía que abriera los ojos un poco más, dilatara las pupilas y separase los labios una fracción de centímetro.

    Cuero. No cabía duda de que a ella le gustaba el cuero.

    Neji ya sabía lo que iba a ver sobre ella, en cuanto hubiera alisado esa columna vertebral que le tensaba la piel.

    Nada.

    Sus pezones, mojados y endurecidos, reluciendo por las caricias que él les habría hecho con la lengua. Su trasero desnudo mientras él la elevaba hacia su boca. Ese mismo trasero después de que le hubiera dado la vuelta y ella lo alzase para...

    Un gruñido gutural creció dentro de su garganta. Neji apretó los dientes y se obligó a apartarse de la cama. Todavía no.

    Sakura Haruno no tardaría en comprender que él no era lo que ella creía.

    En Neji Hyūga había mucho más de lo que aseguraba aquel maldito, blasfemo y estúpido volumen al que pusieron por título Libro del sin siriche du. Dedicó unas cuantas horas a reescribirlo, tachando secciones enteras, simplemente arrancando otras páginas e insertando nuevas en su lugar.

    Mientras salía del dormitorio se le ocurrió pensar que, en el caso de que Madara no regresara, seducir a Sakura Haruno podía ser una forma bastante agradable de pasar una vida mortal.

    Al menos hasta que Mito viniese por él y volviera a hacerlo inmortal.

    Antes de irse, cogió el despertador de Sakura y desconectó la alarma. No tenía intención de permitir que fuera a trabajar al día siguiente.
     
  10. Threadmarks: Capitulo 9
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4142
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3​


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.​

    NARUTO © M. Kishimoto.​
    ADAPTACION © Quem​

    _____________________________________________________________________​
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)

    _____________________________________________________________________​

    CAPITULO 9

    —¡Vete! ¡No me toques!

    Sakura despertó de golpe, presa del pánico, y se incorporó en la cama, los ojos desorbitados y la espalda rígidamente apretada contra el cabezal.

    Inmóvil a un metro de distancia de ella, Neji la miraba con una oscura ceja arqueada y una bandeja mantenida en equilibrio sobre una mano.

    —Cálmate, ka-lyrra, sólo te he traído el desayuno. Me disponía a dejarlo en el borde de tu cama y tocarte el hombro suavemente para que te despertaras.

    Sakura se llevó una mano al pecho e intentó convencer a su corazón de que no latiese tan deprisa.

    —¡Menudo susto me has dado! No te me aparezcas tan de repente. ¿Qué haces en mi dormitorio? Sal ahora mismo de aquí.

    —No me he aparecido de repente. Dije «buenos días» tres veces, cada una más alto que la anterior. La última prácticamente lo grité. Dormías como un tronco, irlandesa. Tranquila. ¿Cuántas veces tendré que decirte que no te voy a hacer ningún daño? Si hubiese querido, a estas alturas ya podría haberte hecho de todo. —Dejó la bandeja en el borde de la cama, cogió una taza y se la ofreció—. Un expresso bien cargado. Me he dado cuenta de que te gusta empezar la mañana con algo que te despierte de golpe. —Sonrió, perezosa y sensualmente.

    Sakura parpadeó lentamente. La vida era tan injusta... Su corazón había empezado a latir más despacio, pero ahora volvía a acelerarse, por razones que no tenían nada que ver con las de hacía un instante.

    Neji Hyūga estaba de pie ante ella, metro noventa de cuerpo elegantemente musculoso; con unos tejanos descoloridos que apenas le llegaban a las caderas, brazales dorados y un torque por única indumentaria. Los tejanos le daban cierto aire de hombre moderno, pero los adornos de los brazos y el collar, combinados con aquellos extraños ojos, le recordaron a Sakura que sus orígenes eran anteriores a Cristo. Probablemente por unos cuantos millares de años. Probablemente ni siquiera Newgrange fuese tan viejo como él. En realidad, quizá lo había construido.

    Y, oh, la dejaba sin respiración. Esos hombros tan anchos y la dureza de ese pecho pecaminosamente esculpido, esos esbeltos abdominales. Esas dos cuerdas gemelas de músculo alineadas que descendían directamente hasta su ingle, donde desaparecían dentro de aquellos tejanos con la cinturilla tan abajo como en una campaña publicitaria para anunciar que él, sin duda, podría mover esa ingle durante horas, sin descansar en ningún momento y de mil maneras distintas que harían gemir de éxtasis a una mujer.

    Y todo ello estaba cubierto por el soberbio terciopelo dorado de aquella piel de criatura mágica. Sakura apretó las manos e intentó resistir el impulso, abrumador y eternamente denegado, de catar un poco de criatura mágica.

    Saber que él se dejaría mimar, que de hecho se quitaría en un abrir y cerrar de ojos los tejanos para tender aquel cuerpo tan duro encima del suyo y entrar en ella, lo volvía aún más difícil. Con un inmenso esfuerzo, Sakura se obligó a levantar la vista hacia su rostro.

    Pero mirarle la cara no mejoró mucho las cosas. Los cabellos de Neji Hyūga eran una cascada de seda de medianoche enredada por el sueño, y sus ojos a medio despertar estaban sensualmente velados por los párpados. No se había afeitado, y el inicio de una negra barba le espolvoreaba las facciones. Hermoso como un diamante en bruto, verlo era como contemplar el impulso masculino cuando se levanta de la cama dispuesto a empezar el día con un poco de sexo.

    —¿Qué edad tienes exactamente? —le preguntó Sakura con voz malhumorada, en un intento de volver a verlo bajo la perspectiva de un ser inhumano. Aparentaba alrededor de los treinta, con diminutas líneas en los extremos de los ojos que marcaban su risa.

    Él se encogió de hombros.

    —Tendré entre cinco y seis mil años. Cuando uno se desplaza por el tiempo tan a menudo como yo, siempre cuesta un poco llevar la cuenta. Pero Mito pronto cumplirá los sesenta mil, así que para los de mi raza todavía soy un niño.

    —Ya veo. —Buf. Decididamente inhumano. Por desgracia, descubrir la edad que tenía no disminuía su atractivo. De hecho, parecía, perversamente, como si lo hubiera incrementado de algún modo.

    —¿Un cruasán quizá?—preguntó él con un ademán dirigido a la bandeja del desayuno—. ¿No? ¿Qué tal un poco de fruta? —Le ofreció un cuenco lleno de mangos, kiwis y fresas cortadas en finas rodajas—. ¿No tienes apetito? Yo me he despertado con un hambre canina. —Parecía sentirse levemente ofendido por su falta de interés.

    Oh, Sakura tenía hambre, desde luego. Por desgracia, él era lo único que quería comerse de cuanto había en su dormitorio.

    De pronto volvió a tener catorce años. Y allí estaba él, la criatura mágica de sus fantasías, en su dormitorio, nada menos, sirviéndole el desayuno en la cama. Sakura clavó la mirada en el torque de oro que lucía y se dijo que necesitaba saberlo.

    —¿Qué eres, a todo esto? —inquirió, irritada.

    Él ladeó la cabeza.

    —Soy un Tuatha de Danaan. —Dos oscuras cejas se elevaron en un ceño—. Ya lo sabes.

    —Me refería a la razón por la que llevas ese torque —aclaró ella en un tono bastante brusco.

    —Ah. —Las cejas fruncidas se relajaron—. Soy el último príncipe de la casa real de los d'jai.

    —¿P-p-príncipe? —tartamudeó ella.

    —Sí. —Entornó los ojos—. ¿Tienes algún problema con eso?

    Sakura estaba tan impresionada que no se atrevía a hablar.

    —No soy elitista, si es eso lo que te preocupa. Siempre me acuesto con mujeres de la plebe. —Una sonrisa, muy tenue y provocativa.

    —Apuesto a que lo haces —farfulló ella—. Pero con ésta no.

    —Todavía no —convino él, en un tono excesivamente apacible para que Sakura se tranquilizase del todo.

    —Y no pertenezco a la plebe. Los humanos ya no tenemos ese tipo de distinciones de clase.

    —De hecho —convino él—, admito que en eso tienes toda la razón. No pareces una plebeya. —Se dejó caer sobre la cama, pasó una pierna por debajo de la otra y se quedó sentado con las piernas cruzadas.

    —¿Qué quieres decir? —preguntó ella con recelo, sin dejar de observarlo. Lista para hacerle frente si él intentaba algo. Pero Neji Hyūga no movió ni un dedo y se limitó a quedarse donde estaba, como si se encontrara muy a gusto sentado en el primoroso lecho de Sakura dentro de aquel dormitorio tan recargadamente femenino: un oscuro gigante rodeado de cubrecamas con bordados y almohadas ribeteadas de encajes, y todas esas cosas propias de chicas que hacían que pareciese aún más masculino.

    —Bébete tu café y te lo explicaré —la sobornó él.

    A Sakura le sobrevino una horrible sospecha.

    —¿Por qué tienes tanto interés en que me lo beba? ¿Está drogado o algo por el estilo?

    Él puso los ojos en blanco, cogió la taza, tomó unos cuantos sorbos y luego volvió a ofrecérsela.

    —Por supuesto que no, irlandesa. Sólo quiero que empieces bien el día. Quiero que seas feliz.

    —Sí, claro.

    Pero el aroma del café recién molido ya le acariciaba las fosas nasales, algo suspiró ruidosamente dentro de ella y capituló sin más protestas. Sakura cogió la taza y bebió un sorbo. Magnífico. Fuerte, caliente y dulce, justo tal como a ella le gustaba. Incluso había acertado con la cantidad de azúcar. Cuando él apartó la mirada de la cama por un instante para dirigirla hacia la ventana, Sakura hizo girar la taza hasta el sitio por donde él había bebido y cerró la boca sobre el borde.

    —Vale, ¿y en qué sentido no soy una plebeya? —Había conseguido picarle la curiosidad. Tenía ante ella a un hombre, ejem, una criatura mágica, que conocía la historia mejor que cualquier persona viva, y no gracias a sus estudios sino porque la había experimentado de primera mano. ¿Qué no podría contarle acerca de sus antepasadas?

    —Eres una sidhe-vidente. En tiempos lejanos, en la antigua Irlanda, miles de años antes del nacimiento de vuestro Cristo, los humanos valoraban muchísimo a las sidhe-videntes y las trataban como si perteneciesen a la realeza, porque eran las únicas que podían proteger de los invisibles a la gente. Los mejores guerreros de todos los confines de Irlanda competían en torneos por el privilegio de pedir en matrimonio la mano de una sidhe-vidente. Fueron muchos los que murieron intentando ganarse a esas doncellas. La sidhe-vidente no tenía que responder ante nadie, ni siquiera a los reyes de los humanos, tan grande era la estima que se le profesaba. Una sidhe-vidente vivía rodeada de comodidades y, a cambio de su protección, sus gentes cuidaban de ella y la protegían hasta el fin de sus días.

    Uau, pensó Sakura, menuda diferencia con su vida. Si hubiera vivido en esa época, ella —que se las veía y se las deseaba para encontrar novio— habría visto cómo los mejores guerreros se enfrentaban en combate singular para pedir su mano. En vez de ser considerada como un fenómeno de feria, su maldición habría hecho que todos la valoraran inmensamente. En vez de ser ridiculizada o terminar en una institución psiquiátrica, que era lo único que podía esperar actualmente de los humanos si llegaban a saber de su don, habría sido respetada, y la familia en cuyo seno hubiese nacido vería enormemente mejorada su fortuna por el mero hecho de tenerla consigo. Habría sido traída al mundo por una madre que hubiese estado orgullosa de ella.

    —Incluso ahora tú continúas la tradición —dijo él con dulzura.

    —¿Qué quieres decir?

    —Las sidhe-videntes también eran conocidas con el nombre de brehons, las que dan leyes a su gente. Ahora tenéis unas leyes rarísimas, pero aun así tú has escogido dedicar tu vida a ellas. La sangre siempre sabe hacerse escuchar.

    Sakura guardó silencio mientras bebía otro sorbo de café y lo miraba por encima de la taza.

    «Ya ha empezado a conquistarte, Haruno», le advirtió una vocecita interior.

    «Te equivocas —replicó ella silenciosamente—. Pero no veo qué puede haber de malo en hablar de historia con él mientras me tomo un café.» Desde la muerte de su abuela, Sakura no había tenido a nadie con quien poder hablar de las criaturas mágicas. Cuatro años eran mucho tiempo. No se había dado cuenta de lo mucho que echaba de menos aquello.

    «Todo esto no es más que su manera de seducirte.»

    «No me digas. Pero si ni siquiera ha intentado volver a besarme.» Casi empezaba a preguntarse por qué no lo había intentado. ¿Cuántos días habrían transcurrido desde que lo oyó irrumpir a través de su puerta? ¿Dos? ¿Tres, cuatro? Cielos, estaba empezando a perder la noción del tiempo.

    Sakura sacudió la cabeza, decidida a hacer callar de una vez aquella voz paranoide. Sus defensas estaban perfectamente, más firmes que nunca y con cada cosa en su sitio. Controlaba la situación. La cafeína empezaba a fluir por sus venas y se sentía mejor. No había nada más agradable que estar sentada en la cama, bien arropada, y poder hablar.

    —Cuéntame más cosas sobre mis antepasadas —dijo, al tiempo que cogía un cruasán.

    Sakura estaba en la ducha y se sentía deliciosamente relajada. Aquella mañana nadie había puesto los pies allí antes que ella, y planeaba gastar hasta la última gota de agua caliente. Le dio al jabón, al exfoliante y a la maquinilla de afeitar hasta que sintió la piel suave como la seda y eminentemente tocable (lo cual no quería decir que planeara dejar que nadie la tocara o le hiciese algo).

    Era sábado, y aunque habitualmente los sábados ella trabajaba tantas horas como en un día normal, había decidido que hoy no iría al bufete. No debido a él; su decisión no tenía nada que ver con Neji Hyūga. Acababa de comprender que hacía mucho tiempo que hubiese debido enviarle un mensaje a su jefe. Tenía que dejarle muy claro que ella no era su esclava personal y no iba a sacrificar sus fines de semana por él.

    De ahí que la investigación del caso Rollins no fuera a prosperar. Y si su jefe tenía algún problema con eso, ya podía despedirla. Sakura sabía que Omichi no haría tal cosa. Los estudiantes de Derecho en prácticas podían ser tratados como esclavos, y además salían muy baratos. Y aunque ella no era tan brillantemente persuasiva como una criatura mágica con miles de años a la espalda, aun así se las arreglaba para ganar un envidiable ochenta y dos por ciento de los arbitrajes que presentaba. No, su jefe no la despediría.

    «Una brehon», pensó mientras se enjabonaba el pelo con champú. Neji le había contado muchas cosas sobre la antigua ley irlandesa; la deleitó con una historia tras otra acerca de sus experiencias entre los antiguos celtas, y lo que llegó a saber de ellos. Sakura se sentía como si hubiera pasado la mañana transportada a otra época.

    Neji, admitió de mala gana, era fascinante. Tenía un gran sentido del humor, mordaz y a menudo oscuro, y era una verdadera mina de información sobre prácticamente todas las cosas y las personas.

    Quizá, reflexionó mientras entornaba los ojos con expresión pensativa, si pasaba más tiempo con él y lograba convencerlo de que le contara más cosas acerca de sí mismo, encontraría algún punto débil que pudiese explotar, alguna vulnerabilidad de la que sacar provecho.

    «Cuanto más tiempo pases con él, más probabilidades tendrá de lograr seducirte.» Sí, bueno, pero realmente no veía otra opción. Él se había venido a vivir aquí. La criatura más tenebrosa del reino mágico estaba jugando a las casitas con ella, y Sakura estaba segura de que iba a tardar mucho en irse, a menos que consiguiera encontrar algún modo de hacerla marchar.

    «Mantén a tus amistades cerca de ti, Sakura —le decía siempre la abuela—, pero procura tener aún más cerca a tus enemigos.»

    —Bueno, ¿qué hiciste para que tu reina se enfadara tanto contigo? —Sakura se embarcó sin ningún preámbulo en su nuevo plan nada más entrar en la cocina. De pie ante el fregadero, él comía sobras de la Maisonette.

    Neji engulló el último bocado de filete mignon frío y se encogió de hombros. Dios, eso de tener que comer cinco, seis, hasta siete veces al día para que su cuerpo funcionara con un máximo de eficiencia consumía muchísimo tiempo. Aun así, resultaba placentero, tanto la sensación de hambre como el saciarla. La forma humana hacía que el sabor quedara tan incrementado como el deseo. De hecho, todas las sensaciones de los humanos eran más intensas que las de un Tuatha de Danaan. No parecía justo. Pensó que había algunas cosas en el hecho de ser humano que echaría de menos cuando volviera a ser inmortal.

    —Irrelevante, ka-lyrra. —Escurrió el bulto.

    De todas las cosas que podía preguntarle ella, ésa era la única de la que Neji no quería hablar. Incluso después de todos aquellos meses, aún no estaba seguro de por qué hizo lo que hizo. Sabía que Mito no tendría más remedio que castigarlo. Sabía que aquello era ir demasiado lejos. Sabía que desafiar a Mito, cuestionar su autoridad delante de toda su corte y del Gran Consejo, la obligaría a llamarlo al orden recurriendo a métodos mucho más severos que ninguno de los que había empleado hasta entonces con él.

    Y aun así lo había hecho.

    No había ninguna razón para ello. Utakata Uchiha había desafiado claramente la sagrada confianza depositada en él y merecía ser castigado. Había roto El Pacto entre sus razas al usar el poder de viajar en el tiempo a través de las piedras verticales de Escocia por razones personales —para salvar la vida de su gemelo—, una acción punible con cualquier castigo que quisiera elegir la reina.

    Y la reina eligió, a instancias de su Gran Consejo, someterlo a un juicio de sangre, lo que significaba que los cazadores serían enviados para matar a todos sus seres queridos, y si Uchiha usaba aunque sólo fuese una minúscula fracción de magia prohibida para salvarlos, los cazadores destruirían sistemáticamente todo el clan Uchiha desde el siglo XVI en adelante.

    Los Uchiha llevaban mucho tiempo preservando la paz entre sus respectivas razas, respetando El Pacto y celebrando los rituales conmemorativos en las festividades de Imbolc, Beltane, Lughnassadh y Samhain que mantenían intactos los muros entre los reinos del hombre y el pueblo mágico. Ahora serían aniquilados por haber faltado al antiguo tratado.

    Y entonces algo alzó su necia cabeza dentro de Neji y abrió la boca, y lo siguiente que supo fue que se había puesto a negociar por la vida del mortal al precio que fuese. Se lo jugó todo en un obstinado regateo, con tanta irreverencia como si aquello no tuviese ninguna importancia.

    Hacía milenios que espiaba al clan Uchiha. El edicto de la reina que prohibía a cualquier Tuatha de Danaan estar a menos de mil leguas de las tierras de los Uchiha en las hermosas Highlands escocesas sólo había servido para tentarlo todavía más (y como siempre, Mito le dejó obrar a su antojo; a la reina no le gustaba nada que lo hiciera, pero lo toleraba).

    Neji no había perdido de vista ni un solo instante a la menuda y brillante doctora en física Sakurasou Cassidy en su viaje a través del tiempo mientras se enamoraba de Izuna Uchiha. Tampoco había dejado de estar presente para espiar a la sensual, ecléctica y no-del-todo-ética-cuando-se-trataba-de-artefactos- antiguos Hotaru Zanders mientras ella le entregaba su corazón a Utakata Uchiha, a pesar de que en aquellos momentos el menor de los gemelos Uchiha se hallaba poseído por las almas maléficas de trece druidas oscuros.

    Pensar que los vería morir a todos lo llenó de una oscura inquietud que no se parecía a nada de lo que había experimentado desde el siglo IX.

    Por eso se encaró con Mito y le pidió que fijara un precio a cambio de sus vidas.

    Y entonces, cuando Utakata Uchiha agonizaba, la reina habló. Neji puso las manos sobre el corazón del mortal y le dio una parte de su esencia inmortal para devolverle la vida. Pensaba que esa disminución temporal de su poder y su fortaleza inmortal, que lo dejaría debilitado durante siglos, iba a ser todo el precio que tendría que pagar, pero Mito no quiso conformarse con eso y lo hizo humano, desprovisto de poder y maldito.

    —¿Qué te hace estar tan seguro de que ella te perdonará? —preguntó Sakura, sacándolo de sus cavilaciones.

    Él volvió a encogerse de hombros.

    —Siempre lo hace. Además, la eternidad se le haría insoportable sin mí.

    Ella soltó un bufido y sacudió la cabeza.

    —Oh, comprendo. Siempre me olvido de lo irresistible que eres.

    —No hay ni un solo instante en que no te acuerdes de ello —dijo él con una sonrisa—. Lo veo en tu forma de mirarme.

    —Lo que no entiendo —se apresuró a insistir ella mientras un leve rubor le teñía las mejillas— es por qué no hablas con alguna de las otras criaturas mágicas que rondan por aquí. A ellas no las afecta el féth fiada, ¿verdad? ¿O es que tampoco quieren ayudarte?

    Por un instante Neji se quedó tan asombrado que pensó que no la había escuchado bien.

    —¿Qué... otras... criaturas... mágicas... rondan... por... aquí? —preguntó, articulando cada palabra con mucho cuidado. Mito no podía haberlo despojado también de eso, ¿verdad? ¿Habría hecho que ya ni siquiera fuese capaz de percibir a su propia especie? Eso no podía ser obra del féth fiada. El hechizo hacía invisible a su portador, pero no hacía que nada se volviera invisible a los ojos de éste.

    «Ya no perteneces a su especie —le recordó una voz interior—. Ahora eres humano. Ellos son Tuatha de Danaan, y los únicos humanos que pueden ver a las criaturas mágicas son las sidhe-videntes.»

    ¡Maldición, cómo podía ser tan estúpido! Estaba convencido de que si aún no había visto a uno de su especie era porque Mito les había prohibido que lo espiaran. Pero no, era porque ella lo había vuelto humano hasta la médula.

    No habrían dejado de observarlo en ningún momento, y su humillación sin duda les habría parecido infinitamente divertida.

    —Te he preguntado qué otras criaturas mágicas rondan por aquí —masculló.

    Sakura parpadeó ante su tono.

    —Todas ellas. Cualquiera de ellas. Hay montones de... —Se calló—. Oh, Dios, no lo sabías, ¿verdad?

    —¿Cuántos Tuatha de Danaan hay en esta ciudad aparte de mí? —gruñó él.

    Ella dio un paso atrás.

    —Bueno, en realidad sólo unos pocos, difícilmente llegarán a la media docena, puede que ni siquiera haya tantos y, de hecho, ahora que pienso en ello, llevo más de una semana sin ver a ninguno, lo que tiene sentido porque hace bastantes días uno de ellos dijo que todos planeaban irse...

    La mano de él salió disparada y se cerró sobre su brazo.

    —No me mientas, sidhe-vidente.

    —Me niego —replicó Sakura—. No, y lo voy a repetir para que te quede más claro, no hablaré con uno de ellos por ti. Bajo ningún concepto. Antes se helará el infierno. Ni siquiera estamos hablando de alguien que es mitad humano y mitad criatura mágica, como ese Madara con el que quieres que hable, sino de auténticas criaturas mágicas que tienen el poder de llamar a los cazadores. Mortíferas criaturas mágicas de ojos iridiscentes y sin alma.

    La sonrisa que le dirigió él fue aterradora. Su sidhe-vidente no había podido callarse que los Tuatha de Danaan carecían de alma. ¿Por qué las mujeres siempre tenían que estar tan pendientes de las almas? ¿Es que no podían encontrar alguna otra cosa con la que obsesionarse? Como por ejemplo el increíble placer sexual que él podía llegar a hacerles sentir, el dinero, la fama, la ocasión de hacer realidad cada uno de sus deseos, cualesquiera que fuesen, que él podía ofrecerles. Pero no, sólo había almas, almas, almas.

    —Perfecto. Niégate. Iré contigo adondequiera que vayas y no dejaré de hablarte en los lugares públicos hasta que alguno de ellos se dé cuenta de que puedes verme. ¿Cuántos dijiste que «rondan por aquí»? «Montones», ¿verdad? ¿Cuánto tiempo crees que tardarán obligarte a salir de tu escondite? ¿Un día? ¿Dos? ¿Una semana? Tal como yo lo veo, tienes dos opciones: acceder a ayudarme y así asegurarte mi protección (y juro que haré cuanto esté en mi mano por mantenerte a salvo), o negarte a ayudarme y quedar revelada ante todas las criaturas mágicas. Y si optas por lo segundo, te aseguro que no moveré ni un dedo para ayudarte, Sakura. Así que elige con sabiduría.

    —Tú nunca harías eso. ¡Me necesitas! Eres...

    —Encontraré a otra sidhe-vidente. Estoy seguro de que aún quedan unas cuantas por ahí —gruñó él. Sabía que había dejado de seducir, que acababa de saltar a la arena del combate, pero la furia afectaba a su cuerpo del mismo modo que el deseo: ambos lo volvían primitivo. No permitiría que los de su especie se burlaran de él, y se negaba a ser espiado y humillado por su propia raza. Y como la pulla de que los Tuatha de Danaan carecían de alma que acababa de lanzarle ella aún resonaba en sus oídos, ya no estaba de humor para jugar a ser un seductor lleno de encanto. ¿Sakura Haruno pensaba que Neji Hyūga era una criatura tenebrosa, una auténtica encarnación de la negrura? Ni siquiera había visto el gris pálido. De hecho, hasta ahora lo único que había visto de él era esa parte que sabía ser tan blanca como un lirio.

    Además, de todas formas el que la descubrieran sólo era cuestión de tiempo. Habían venido a espiarlo, a verlo ser humano y padecer una humillación tras otra, y lo sorprendía que no hubiesen reparado ya en ella. Eso quería decir que se mantenían a una distancia prudencial, quizá porque no estaban seguros de cuánto tiempo pensaba prolongar el castigo su reina, y porque no se atrevían a acercarse demasiado, no fuera a ser que él recuperase su poder repentinamente. Y hacían bien en ser precavidos, pensó ferozmente.

    —¿Qué va a ser, irlandesa? —inquirió.

    —Necesito pensar —dijo ella con voz tensa.

    —Tienes una hora.
     
  11. Threadmarks: Capitulo 10
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3552
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3​

    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.​

    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem​
    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    _____________________________________________________________________

    CAPITULO 10.

    «Bueno, tiene que haber sido el plan más efímero de la historia», pensó Sakura con irritación mientras iba y venía por su dormitorio, mirando periódicamente el reloj que devoraba sus preciosos minutos con cada ávido tictac.

    De acuerdo: averiguaría todo lo que pudiera acerca de Neji Hyūga, y no pararía hasta conseguir que le revelara algún punto débil. Un par de preguntas habían bastado para que su asombrosamente experto interrogatorio de profesional fuese a la deriva. El comentario de él sobre el modo en que lo miraba la puso tan nerviosa que soltó lo primero que le vino a la mente, y sólo después de decirlo se dio cuenta de que él lo ignoraba. Al parecer no tenía ni idea de que la ciudad estuviese repleta de criaturas mágicas. Sakura se había limitado a suponer que o bien él era demasiado orgulloso para pedirles ayuda, o bien ya se habían negado a ayudarlo. Ni se le había pasado por la cabeza que no pudiera verlas.

    Estaba metida en un buen lío, y todos sus esfuerzos sólo servían para hacer que la situación empeorase un poco más.

    Y él tenía razón en una cosa. No tardaría mucho, como había amenazado, en obligarla a salir de su escondite. Que los vieran ir juntos por la calle bastaría para delatar a Sakura ante cualquier criatura mágica que pudiera estar observando.

    Podía ayudarlo, con la esperanza de que él realmente la protegería (y que encontraría alguna forma de salvarla de la formidable Mito), o negarse a ayudarlo y quedar abandonada a las otras criaturas mágicas, que sabía no moverían ni uno solo de sus presuntuosos dedos impregnados de superioridad para ayudarla. Al menos así le quedaría la esperanza de que una criatura mágica estaría en deuda con ella, si es que eso contaba para algo entre los seres del pueblo mágico.

    A su abuela le encantaban los refranes, y solía decirle que más valía malo conocido que bueno por conocer.

    —Me parece que a mí ya no me queda nada bueno por conocer —masculló Sakura.

    Soltó un bufido de frustración para apartarse de la cara las guedejas que se habían soltado del pasador, dio media vuelta y fue hacia la ventana. Apoyó los codos en el antepecho, entornó los ojos y miró hacia fuera mientras se estrujaba los sesos.

    Neji Hyūga se había puesto furioso. Sakura se había limitado a desdeñar las emociones que creyó ver en él desde que lo conoció, y se decía que eran meros trucos, pura pantomima, parte de su calculada estrategia de seducción.

    Pero ahora acababa de ver algo que le parecía real. Intenso, sentido y auténtico.

    Había visto no sólo ira, sino orgullo herido, y también algo mucho más, algo más profundo que pareció destellar de forma involuntaria en sus ojos cuando ella hizo aquel comentario acerca de las mortíferas criaturas mágicas de ojos iridiscentes que no tenían alma.

    ¿No podría ser, se preguntó, que encontrarse atrapado en un cuerpo humano había empezado a hacer que él realmente experimentase aquellas emociones humanas?

    ¿Que todas las emociones que ella había creído contemplar fueran reales en vez de fingidas?

    Sakura no tenía ni idea de qué era posible o no cuando una criatura mágica adoptaba la forma humana. Nunca se había encontrado con nada remotamente parecido a aquello en ninguno de los libros de la familia Haruno. Y —volvió a mirar el reloj—, dudaba de que él fuera a concederle un poco de tiempo extra para hacer unas cuantas investigaciones.

    Tanto si le gustaba como si no —y no le gustaba nada—, tendría que ayudar a Neji Hyūga.

    .

    .

    .
    —De acuerdo, lo haré, pero antes tenemos que discutir las condiciones —dijo Sakura en tono seco cuando volvió a entrar en la cocina.

    Él se había duchado y vestido mientras ella estaba arriba en su dormitorio y, nuevamente vestido de cuero, no podía estar más sexy con sus largas piernas estiradas, las botas sobre la mesa de la cocina y los brazos cruzados detrás de la nuca.

    —Sabia decisión, ka-lyrra. —Su plateada mirada la recorrió desde la cabeza hasta los dedos de los pies, en una palpable caricia erótica que le recordó que, por muy decidida que ella pudiera estar a tratarlo como un enemigo, su cuerpo traidor ya había cambiado de bando. Inclinó la cabeza majestuosamente—. Me complace que vayas a ayudarme, y consideraré tus condiciones.

    Sakura se encrespó ante aquellos aires tan principescos, pero se negó a morder el anzuelo. Sus condiciones eran vitales.

    —En primer lugar, sólo me acercaré a una criatura mágica que esté sola. No me revelaré ante más miembros de tu especie de lo que sea estrictamente necesario.

    Él sacudió la cabeza.

    —No encontrarás a ninguna criatura mágica que no vaya acompañada. ¿Has visto sola a alguna desde que llegaron a tu ciudad?

    Sakura reflexionó unos instantes. Ahora que él lo mencionaba, no, no había visto a ninguna criatura mágica que estuviera sola. Siempre iban en grupos, o al menos en pareja. Hasta la que pasó entre ella y Marian Temple, echando a perder así el empleo que Sakura tanto había soñado, acababa de separarse de un pequeño grupo con el que volvió a reunirse al cabo de unos pasos.

    —¿A qué se debe eso? —Sus cejas se juntaron en un fruncimiento. Había tantas cosas que no entendía acerca del pueblo mágico...

    —Un Tuatha de Danaan nunca va por el reino humano sin compañía. De hecho, los Tuatha de Danaan casi nunca van solos a ninguna parte. Sólo aquellos a los que les gusta mantenerse alejados de los demás harán tal cosa.

    —¿Como tú?

    —Sí. A casi nadie de mi especie le gusta la soledad. Los que van solos no son de fiar.

    —No me digas —murmuró ella secamente.

    —Excepto yo —añadió él con una sonrisita despreocupada.

    —Sólo me acercaré a una pareja, nunca a grupos más grandes. Quiero exponerme lo mínimo posible.

    —Entendido.

    —Y garantizarás no sólo mi seguridad ante los de tu especie, sino también la de todos mis futuros descendientes. Tienes que prometerme que podré vivir el resto de mi vida en paz, sin que alguien del pueblo mágico me capture, o capture a alguien a quien quiero. ¿Puedes hacer eso?

    —Sí.

    —¿Cómo? —preguntó ella bruscamente.

    Él recorrió lentamente su cuerpo con otra larga mirada apreciativa, primero hacia abajo y luego hacia arriba.

    —Tendrás que confiar en mí, ka-lyrra —dijo—. Lo único que puedo darte es mi palabra. Y aunque ya sé que dudas de mí, una vez dada, mi palabra es inviolable. Conseguir que llegue a darla es lo más difícil. Pero tú ya la tienes. Como la has tenido desde el día en que nos conocimos.

    Sakura supuso que tendría que conformarse con eso. De ahora en adelante, todo lo que hiciera iba a ser como arriesgarse a dar un salto sin red. Exhaló un ruidoso suspiro.

    —Muy bien. Pero más vale que entiendas que, número uno, ya sé que cometo una estupidez al aceptar la palabra del sin siriche du, pero no me queda otra elección; y número dos, si no haces honor a tu palabra, convertiré tu existencia en un infierno de todas las formas que estén a mi alcance, y si me matan, volveré como un fantasma y te perseguiré. Durante toda la eternidad. Y si piensas que no puedo hacerlo, es que no sabes nada sobre las mujeres de la familia Haruno. Nosotras persistimos. Nunca nos damos por vencidas. —Bueno, su madre lo había hecho, se enmendó Sakura con expresión sombría, pero no pensaba incluir a su madre.

    Neji sonrió, levemente y con amargura. Su negativa a confiar en él le dolía mucho. Él podía inducir a error, confiar ocasionalmente en la desinformación y la evasión, pero las pocas veces que daba su palabra luego siempre hacía honor a ella.

    —Vamos, ka-lyrra. Puedes amenazarme y vilipendiarme todo lo que quieras mientras saltamos a través del espacio.

    Cuando vio que se levantaba e iba hacia ella con la mano extendida, Sakura retrocedió.

    —Paso de ese truco de esfumarse. —Cuando la disyuntiva era no moverse del sitio o bajar a la sala de transporte de la Enterprise, ella estaba firmemente del lado del doctor McCoy. Nada de teleportar a Sakura Haruno hacia arriba, hacia abajo o hacia ninguna parte. Prefería tener los pies firmemente plantados en el suelo.

    Él arqueó una ceja.

    —¿Por qué no?

    —Porque no quiero que me hagan... lo que sea que le hagan a uno, y no me apetece ser... transportada... a través de lo que sea ese sitio por el que te mueves —dijo—. No, gracias. Me quedaré en mi mundo.

    Él se encogió de hombros.

    —Entonces conduciremos. —Señaló la puerta trasera, con un gesto que le dejó muy claro a Sakura que iría detrás de ella.

    La curva juguetona de sus labios unida a su sospechosamente rápida capitulación deberían haberla advertido.

    Abrió la puerta, salió al primer escalón, y se detuvo. Él se detuvo detrás de ella, pero tan cerca que Sakura se sintió oprimida por su enorme cuerpo. ¿Era su barbilla lo que sentía en la coronilla, su mandíbula sin afeitar lo que notaba en el pelo?

    Hizo varias lentas y profundas inspiraciones, y luego dijo:

    —Muy bien, ¿qué le ha pasado a mi coche?

    —Ése es tu coche.

    —Puede que últimamente no sepa gran cosa —rechinó ella—, pero sé qué es lo que conduzco. Conduzco un Toyota que se cae a pedazos. De un repugnante color azul claro. Con montones de óxido y ninguna antena. Eso que hay ahí no es mi coche.

    —Corrección. Solías conducir un Toyota que se caía a pedazos, N. N.

    ¿Acababan de rozarle el pelo sus labios? Sakura se estremeció, y aunque ya sabía que valía más que no lo preguntara, lo preguntó de todas formas.

    —Me rindo. ¿Qué es N. N.? Porque lo que es yo casi nunca pruebo el alcohol, y...

    —Antes de Neji. Después de Neji, conduces un BMW. Yo siempre cuido de lo que me pertenece. Ese Toyota no era nada seguro.

    Justo el tipo de cosa que podías esperar de aquella bestia arrogante, que se definiera a sí misma como el amanecer de una nueva época.

    —No te pertenezco. Desde luego que no era nada seguro, y no puedes ir por ahí robando...

    —No lo he robado. Rellené todos los impresos personalmente. Y había un montón de impresos que rellenar. ¿Por qué vosotros los humanos sois tan aficionados al papeleo? ¿O es que disponéis de tanto tiempo que podéis permitiros el lujo de perderlo alegremente? Los Tuatha de Danaan disponemos de todo el tiempo del mundo, y nunca nos verás rellenar un impreso. Lo mires como lo mires, ahora eres la propietaria legal de ese coche. Y nadie podrá probar nunca que no lo eres. El féth fiada tiene muchas ventajas, Sakura.

    —No conduciré un coche robado —replicó ella secamente mientras la mano de él pasaba a su alrededor para ofrecerle las llaves.

    —No es un coche robado —repitió él pacientemente, en voz baja y con los labios muy cerca del oído de Sakura—. Según los registros del vendedor, está completamente pagado. No te lo aceptarían ni aunque intentaras dárselo. Y si te niegas a conducirlo, ¿debo entender que eso significa que has cambiado de parecer sobre lo de viajar a mi manera?

    Su otra mano empezó a deslizarse alrededor de la cintura de Sakura al mismo tiempo que su cuerpo rozaba el suyo, y el contacto enseguida le reveló qué era aquella protuberancia tan dura que sentía frotarse contra su trasero cubierto por los tejanos. Cielos, ¿es que aquella cosa no descansaba nunca? El resto de la persona de Neji Hyūga podía ser mortal, pero su erección inmortal ciertamente no parecía haber recibido la notificación. Sakura le arrancó las llaves de la mano y se apartó.

    Luego se mordisqueó el labio y clavó la mirada en el sitio donde había estacionado su viejo Corolla la noche anterior. Ahora había un BMW recién salido del concesionario. Y si no la engañaba la vista, era uno de esos, dos plazas de líneas aerodinámicas. De color rojo. Y relucía. Tenía todos los adornos y complementos imaginables. Y además era convertible.

    «Yo siempre cuido de lo que me pertenece», había dicho él. Una parte puramente femenina de Sakura había sentido un estremecimiento más delicioso que escalofriante.

    Oh, sí, la habían metido dentro de una cesta y ahora iba directa al desastre.

    Pero para lo que solían ser las cestas, pensó con tristeza, no cabía duda de que aquélla era realmente preciosa.

    .

    .

    .​

    —Cincinnati —dijo Mael, apareciendo abruptamente al lado de Darroc.

    —¿Qué? ¿Has dado con él? —Darroc se volvió, sobresaltado. No había esperado que las cosas fueran tan deprisa.

    —Sí. Al parecer ha ido a buscar a ese hijo medio humano que tuvo.

    —¿Estás seguro?

    —No he estado en la ciudad humana, pero Callan lo vio allí hace unos días. Percibió la presencia de muchos Tuatha de Danaan que se desplazaban a esa dimensión, y se preguntó a qué sería debido. Confirmó que Neji se encuentra allí. Y que no puede vernos.

    Darroc sonrió. El poder al que recurría un Tuatha de Danaan cuando se desplazaba entre las dimensiones dejaba un residuo que otro Tuatha de Danaan podía percibir. Aunque impreciso, aunque se dispersaba rápidamente con el transcurso del tiempo, el residuo, cuando era fresco, podía seguirse hasta un área general.

    —Excelente, Mael. Lo has hecho muy bien.

    Neji Hyūga iba a morir.

    Y Darroc lo vería morir.

    Ordenaría a los cazadores que no se dieran ninguna prisa, que al principio sólo golpearan para herir...

    .

    .

    .
    La cesta en la que iría al desastre era, para ser exactos, un convertible BMW Alpina de ocho cilindros en V. Que incluía asientos de cuero climatizados, un sistema de navegación por GPS, un estéreo Harman Kardon, un teléfono manos libres, y un motor que simplemente ronroneaba con una elegante exhibición de lo último en tecnología.

    Sakura condujo el vehículo definitivo al aparcamiento subterráneo de Fountain Square, lo introdujo en un espacio libre y apagó el motor con un suspiro de alivio que le salió del alma. Una de las cosas buenas de su Corolla era que Sakura nunca temía topar con algo mientras lo conducía, porque tampoco se lo vería muy distinto en el caso de que lo hiciese. Tampoco tenía que preocuparse porque pudieran multarla por exceso de velocidad, ya que a menos que pillara un buen viento de cola, podía considerarse afortunada si conseguía alcanzar los cien kilómetros por hora.

    Pero esta cosa, oh, este coche era casi tan peligroso como la criatura mágica que lo había robado.

    Sakura se quitó el cinturón de seguridad, se echó el bolso al hombro, salió del coche y esperó impacientemente mientras Neji Hyūga se extraía a sí mismo del asiento (el convertible resultaba un tanto pequeño para un hombre de su envergadura), y luego pulsó el botoncito para activar la alarma en el teclado numérico.

    Después de haberse acomodado por primera vez en uno de los magníficos asientos de cuero del coche de sus sueños, Sakura abrió la guantera y se quedó atónita al ver que dentro había un pulcro formulario de registro, con todos los trámites legales debidamente cumplimentados y su nombre escrito en él.

    Y la factura de la venta: 137.856,02 dólares.

    No cabía duda, su vida había saltado del reino del absurdo al de lo puramente surreal. De pronto conducía un coche que costaba mucho más que las casas de la mayoría de la gente. Y una pequeña parte de la mente de Sakura ya estaba muy ocupada dando forma a un alegato jurídico basado en el razonamiento de que, como se jugaba la vida, tenía derecho a recibir alguna recompensa por ello. Sólo era un coche, ¿no? Y nadie lo sabría nunca. No era como si le estuviese haciendo daño a alguien. Él mismo lo había dicho: ¿cómo iba a poder convencer a nadie de que recuperase el coche cuando todo indicaba que ella era su propietaria legal? Y el BMW no tenía pendiente de pago ninguna multa por aparcamiento indebido. Tampoco había ninguna orden de arresto a su nombre. Lo cual planteaba una pregunta muy interesante.

    —¿Qué hiciste con mi coche?

    —Lo puse en marcha y lo mandé al fondo del río Ohio —dijo él sin inmutarse.

    —Oh. —Bueno. Nada que ella misma no se hubiera sentido tentada de hacer en un par de ocasiones. Al parecer la semana próxima tendría que cargar con el BMW si quería ir al trabajo. Eso suponiendo que consiguiera sobrevivir al fin de semana.

    Cuando salieron de la oscuridad del garaje a la momentáneamente cegadora luz del sol y se encaminaron hacia la plaza, Sakura recorrió las concurridas calles con la mirada en busca de criaturas mágicas. Las aceras estaban llenas de gente que bajaba en masa hacia el río, en dirección al estadio. Tenía que haber algún partido de béisbol, decidió Sakura, y por un instante se torturó a sí misma pensando en cosas normales y agradables como los perritos calientes, las cervezas y los pretzels, las salidas familiares en grupo, y el chasquido de la pelota al chocar con el bate.

    Una vez más la gente había salido de sus casas para hacer cosas, mantener un poco de contacto social y divertirse, mientras ella se esforzaba frenéticamente por rectificar la última debacle de origen mágico.

    —¿Qué se supone que debo decir cuando encuentre a esos seres? —preguntó, no de muy buen talante.

    —Diles que me gustaría tener una audiencia con la reina la próxima luna nueva.

    —¿La próxima luna nueva? —Sakura frunció el entrecejo y se detuvo—. ¿Y por qué no hoy? ¿Cuándo es la próxima luna nueva?

    Él se encogió de hombros.

    —La última fue hace unos días. Nos la perdimos —añadió—: Mito sólo concede audiencia una vez por ciclo de la luna mortal.

    —Me tomas el pelo, ¿verdad?

    Y así era, pero Neji no pensaba admitirlo. Porque cuando iban en el coche —mientras veía cómo la mano de ella se cerraba alrededor del cambio de marchas recubierto de cuero y lo sustituía mentalmente por su propio cambio de marchas, también envuelto en cuero, que parecía haberse quedado firmemente atascado en la super directa—, había caído en la cuenta de que si hoy les salían bien las cosas, perdería su cuerpo humano.

    Lo más extraño de todo fue que de pronto un pánico casi humano se adueñó de él. Neji sintió que se le revolvía el estómago, y estuvo a punto de pedir a Sakura que dieran la vuelta. Si no lo hizo fue únicamente porque sabía que si su sidhe-vidente llegaba a saber que él quería ser humano sólo para practicar el sexo con ella, entonces correría hacia todas las criaturas mágicas para rogarles que se lo llevaran de allí inmediatamente.

    Y alguna de ellas podía decidir hacerlo.

    Mito no se regía por ese ridículo calendario lunar que acababa de inventarse, pero lo que su pequeña ka-lyrra ignoraba no podía usarlo contra él. Le haría decirles que viniesen a recogerlo la próxima luna nueva. Estaba seguro de que mucho antes de eso ya habría conseguido llevársela a la cama. Así podría satisfacer su curiosidad antes de reclamar el lugar que le correspondía por derecho.

    —No pienso cargar contigo hasta entonces —estaba diciendo ella.

    Él sonrió. Por Danu, se ponía muy atractiva cuando se enfadaba: sus ojos echaban chispas, las ventanas de la nariz se le dilataban, sus pechos subían y bajaban con el ritmo entrecortado de su respiración enfurecida.

    Como él permanecía en silencio, Sakura extendió una mano exasperada para señalar un banco a cierta distancia, en el centro de U plaza.

    —Oh, vete a sentar ahí, ¿de acuerdo? A veces les da por pasar un rato en la plaza. Me parece que les gusta mirar a la gente, aunque supongo que una criatura mágica diría que le gusta mirar a los humanos.

    Cuando él abrió la boca para discrepar, porque no estaba dispuesto a sentarse tan lejos de ella, vio que le ponía la palma en el pecho y le daba un empujoncito hacia el banco. Era la primera vez que lo tocaba por voluntad propia. Y tampoco le pasó desapercibida su minúscula vacilación antes de empujarlo. Como si paladease la sensación de su pecho bajo la mano. Las barreras de Sakura Haruno habían empezado a caer.

    Fascinante.

    —No puedo estar sentada ahí contigo o cada criatura mágica que nos vea enseguida sabrá que puedo verte. Tengo derecho a escoger ante quién me revelo —rechinó ella—. Cuando vea a los que quiero, te haré una seña con la mano.

    —Como desees, Sakura.
     
  12. Threadmarks: Capitulo 11
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4911
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3​


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.​

    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem​
    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    _____________________________________________________________________


    CAPÍTULO 11


    Transcurrieron unas horas antes de que Sakura divisara una pareja de criaturas mágicas a la que estaba dispuesta a acercarse. Hacía rato que quienes fueron a ver el partido regresaron al centro en busca de sus coches (habían ganado los Reds; Sakura oyó los fuegos artificiales), y el sol se había ocultado detrás de los rascacielos que circundaban Fountain Square, recubriendo los muros de ventanas plateadas con un intenso tono rosado y proyectando a través de la plaza las largas sombras que precedían al anochecer.

    Durante aquella interminable espera Sakura se dio cuenta de que las criaturas mágicas, en efecto, estaban observando a Neji Hyūga. Fueron muchas las que aparecieron en el curso del día. Pero como él se limitaba a permanecer sentado sin hacer nada, la mayoría se fueron pasados unos minutos. Sakura supuso que lo hacían porque no les ofrecía un espectáculo demasiado entretenido.

    Finalmente, vio a su pareja. Los eligió porque no eran tan cegadoramente hermosos como el resto, y esperaba, como solía ocurrir con la gente, que los menos atractivos no fueran tan... bueno, que fuesen un poco más fáciles de abordar.

    Una criatura mágica del sexo masculino y otra del sexo femenino, ambas rubias y de ojos rielantes, se habían detenido cerca del banco donde estaba sentado Neji y estaban absortas en su conversación. En vez de hacerle una seña, Sakura decidió que iría a reunirse con él y terminaría de una vez con aquello.

    —¿Qué? ¿Has visto a alguno? —le preguntó Neji cuando la vio venir.

    Por un instante le pareció que aquella voz tan profunda que hablaba con un acento celta había sonado casi... ¿contenta? Sakura sacudió la cabeza ante aquel disparate, y decidió que tanto sol debía de haberle cocido los sesos durante aquella larga y tediosa tarde.

    —Están ahí —le dijo al tiempo que señalaba con el dedo.

    —¿Dónde? —Neji miró en la dirección que le señalaba y masculló una sarta de juramentos—. Dios, no puedo creer que ni siquiera pueda verlos. ¿Me están mirando?

    —En este momento no. Y están ahí —dijo ella, en un intento de corregir la dirección de su mirada—, de pie a unos tres metros a tu izquierda, a menos de un palmo del contenedor de basura. —Inspiró profundamente, y había empezado a armarse de valor para ir hacia la pareja cuando de pronto la criatura masculina se dio la vuelta y la miró.

    »Hola —le dijo Sakura educadamente—. Me gustaría hablar con vosotros un momento. Necesito...

    —Creo que esa cosa nos ve, Aine —dijo la criatura masculina, sin esperar a que terminara de hablar y con un altivo enarcamiento de ceja.

    «¿Cosa?—pensó Sakura, y se le dilataron las ventanas de la nariz—. ¿Esa cosa se atreve a llamarme cosa?» Qué descaro. Menuda desfachatez. Ella era humana. Tenía un alma. La criatura no era humana y carecía de alma. La única cosa que había allí era ella.

    —Oh, sí, ya sé que vosotros sois maravillosos. Sólo vengo a transmitir un mensaje. Neji Hyūga quiere que os diga... —Sakura parpadeó y se quedó callada. Las criaturas le habían dado la espalda, sin prestarle atención mientras hablaban entre ellas en voz tan baja que no pudo oír nada de lo que decían.

    Entonces la criatura mágica masculina asintió, y ella y su acompañante se esfumaron. Hacía un instante estaban allí, y al siguiente ya se habían ido.

    Sakura soltó un bufido, apretó los puños y se volvió hacia Neji.

    —¿Todas las criaturas mágicas sois tan condenadamente arrogantes?

    —¿Por qué dices eso? ¿Qué te han dicho?

    —No me han dicho nada. Se han ido. Me llamaron «cosa», hablaron entre sí y luego se esfumaron.

    Él entornó los ojos.

    —Si esto es alguna clase de truco...

    —No es ningún truco —dijo ella, impaciente—. Te juro que estaban aquí. Intenté hablar con ellos, y de pronto se esfumaron.

    —¿Qué aspecto tenían? —quiso saber él.

    Sakura se los describió, y luego añadió que el macho había llamado «Aine» a la hembra.

    Neji Hyūga puso los ojos en blanco, y dejó escapar un gemido.

    —La conozco.

    —¿Y?

    —Es una princesa del linaje de Mito, la primera casa de los d'anu, y lo único que hay de real en ella es lo insufriblemente pesada que puede llegar a ser. Pero me ayudará. Volverá.

    —¿Estás seguro?

    Neji Hyūga asintió.

    —Sí, Aine siempre ha sentido cierta debilidad por mí. Tal vez más que una cierta debilidad. De hecho —dijo con un suspiro de fastidio—, está obsesionada conmigo.

    Era de esperar, pensó Sakura con irritación. Ni siquiera otras criaturas mágicas eran inmunes a su seducción. ¿Qué decía eso acerca de las probabilidades de una mujer? Debería existir una vacuna contra Neji Hyūga. Y todas las mujeres deberían ser vacunadas con ella al nacer.

    —Siéntate —dijo él, señalándole el banco—. No habrá que esperar mucho. Volverá. Aine no sería capaz de negarme nada.

    Sakura se dispuso a sentarse, pero se detuvo. Otra criatura mágica acababa de aparecer junto a la fuente, sola. Una solitaria. Justo lo que ella llevaba toda la tarde esperando. Justo lo que Neji había dicho que nunca encontraría.

    —Bueno, estabas equivocado —gruñó, sintiéndose inexplicablemente molesta con Aine-que-nunca-sería-capazde-negarle-nada—, porque ahí hay una criatura, completamente sola.

    Neji se levantó del banco y tragó aire con una brusca inspiración.

    —¿Qué? ¿Dónde? No, espera; no señales, ka-lyrra. No vuelvas a mirarlo siquiera. O a mí. Apártate un poco, dame la espalda y luego dime qué aspecto tiene —siseó.

    Sakura lo miró. No pudo evitarlo; sonaba tan alarmado...

    —No me mires —volvió a sisear él—. Haz lo que he dicho.

    Impresionada por la urgencia en su voz, Sakura obedeció y se apartó un poco. Se volvió, dándole su perfil, apoyó las manos en un murete de piedra que circundaba un parterre de flores y setos esculpidos y fingió estar disfrutando de la vida. Luego inclinó la cabeza hacia delante para que el pelo le ocultara la cara y dijo, en voz baja y lo más clara que pudo:

    —Es alto. Cabellos color cobre, reflejos dorados. Torque y brazales negros, lleva...

    —Una túnica blanca y tiene una cicatriz en la cara —terminó Neji por ella.

    —Sí.

    —Sakura, aléjate de mí ahora mismo y no mires atrás. Vete lo más deprisa y lo más lejos que puedas. Hazlo. Ya.

    Pero, maldita fuese aquella mujer, Neji ya debería saber que Sakura Haruno no volvería a obedecer una orden directa. La primera vez tuvo que ser una de esas casualidades que ocurren de vez en cuando; obviamente ella no tenía ni un solo hueso obediente y maleable en todo su cuerpo.

    Lo que hizo fue volver nuevamente la mirada hacia él, para escrutarle el rostro con un fruncimiento de perplejidad en el ceño.

    ¿Había una sombra de preocupación en esos preciosos ojos verdes? ¿Preocupación por él? Aunque lo complació enormemente poder entrever aquel primer indicio de que Sakura Haruno también tenía sus puntos débiles, en aquel preciso instante eso podía suponer su perdición. Ella acababa de describirle a Darroc, y si Neji caía en sus manos en su actual estado, bueno..., nunca volvería a tener otra audiencia con Mito. Y si era Sakura la que llegaba a caer en sus manos... Neji se puso tenso, porque no quería ni pensar en lo que le haría Darroc.

    ¡Por todos los infiernos, aquello era algo que no había anticipado!

    —Vete —gruñó.

    Pero en el mismo instante en que se lo decía, vio cambiar su expresión. Sakura ya no lo miraba; su mirada estaba fija en un punto situado ligeramente a la derecha y detrás de él. Se había quedado boquiabierta, los ojos muy abiertos, y su rostro estaba blanco como el papel.

    —C-c-c... caaaaah... caaaaah —gorgoteó.

    Neji reaccionó al instante, porque sólo se le ocurría una cosa que pudiera poner esa expresión en su rostro y hacer que la lengua se le quedara atascada en una C.

    Cazadores.

    —A-a-a... —volvió a oírle intentar.

    Y si había cazadores en el sitio donde acababa de aparecer Darroc, no habían ido allí por ella. Al menos no en primer lugar. Entre el anciano del Gran Consejo y él había miles de años de resentimiento y animosidad, y Neji sabía que pocas cosas harían disfrutar más a Darroc que el ver cómo los cazadores lo hacían pedazos mientras se hallaba en forma mortal. Sólo entonces se centraría en la sidhe-vidente. Y su pequeña ka-lyrra no tendría ninguna posibilidad. En manos de Darroc, todos los oscuros y terribles cuentos de hadas que hubiera escuchado se harían realidad.

    Neji se abalanzó sobre ella.

    ¡Dios, estaban rodeados por un peligro que él no podía ver! ¿Cómo se suponía que iba a protegerla? ¿A quién se le había podido ocurrir aquella idea tan estúpida?

    Acababa de cerrar las manos sobre los hombros de la irlandesa cuando algo zumbó junto a su brazo con un suave silbido. Neji le pasó un brazo alrededor de la cintura a Sakura y se dejó caer sobre el banco para resguardarla con su cuerpo, y un instante después torció el gesto cuando algo le abrasó el hombro por detrás.

    Cerró los ojos, la estrechó entre sus brazos y saltó a través del espacio en una dirección general que apuntaba hacia el sur, hasta el límite de distancia que podía llegar a transportarlo su poder disminuido. Nada más rematerializarse, volvió a saltar con Sakura firmemente apretada entre sus brazos.

    Las vías del tren. Salto. Un colmado. Seguir en movimiento. El tejado de una casa. Salto. Trigal. Salto. Campo de maíz. Salto. Campo de maíz. El maldito Medio Oeste. Salto. Para aparecer sobre la punta del campanario de una iglesia, sin que hubiera forma de agarrarse a aquella superficie tan estrecha y resbaladiza.

    Empezaron a caer, en un vertiginoso precipitarse junto a cruces y gárgolas, y Neji se apresuró a dar otro salto cuando ya caían al vacío. Siguió moviéndose, cada vez más deprisa, sin detenerse a tomar aliento, en un desesperado intento de interponer la mayor distancia posible entre su enemigo y su pequeña, demasiado mortal ka-lyrra.

    Sakura estaba segura de que se había puesto a gritar con toda la fuerza de sus pulmones, pero de su boca no salía ningún sonido.

    Los brazos de Neji Hyūga hacían algo más que tensarse alrededor de su cuerpo, porque se las había arreglado para envolverla como si fuese un escudo viviente.

    Pero no era aquello lo que hacía que su grito se quedara atascado en la garganta. Era el hecho de que no parase de materializarse y desmaterializarse. O eso parecía. De pronto Sakura existía, y luego ya no existía, y un momento después volvía a existir. Cosa que no le gustaba nada. Cada vez estaba en un sitio distinto. Piedras. Aparcamientos. Maizales. Un montón de ellos. De pronto estaba en la punta del campanario de una —¡aaj!— iglesia, ¡y caía! El pavimento ya venía a su encuentro cuando de pronto, benditamente, estuvieron en otro lugar.

    Pasado un rato, Sakura se conformó con cerrar los ojos y rezar mientras se esforzaba por no pensar, sobre todo en lo equivocados que estaban los Libros de las hadas acerca de los cazadores.

    Vistos en carne y hueso, si es que estaban hechos de eso, los cazadores resultaban todavía más horripilantes de lo que aseguraban los libros de la familia Haruno. Naturalmente, no había ninguna imagen de ellos, porque todas las mujeres de la familia que llegaron a verlos fueron a parar al reino mágico. La parca descripción que de ellos se hacía en los libros los reducía a una versión clásica del diablo, con alas, cuernos y pezuñas hendidas. Y lo eran, a grandes rasgos, pero bastante más horribles que su modelo. Altos, de piel coriácea, con ojos anaranjados que relucían como ventanas al infierno, los cazadores tenían alas, unos dientes muy afilados, y largas garras de aspecto mortífero. Y Sakura no estaba segura, pero le pareció ver una cola. Lo único que no entendía era por qué, siendo tan obviamente capaces de hacer jirones a sus presas sólo con las..., ejem, con esos apéndices que les servían de manos, se habían puesto a disparar unas armas de fuego muy humanas.

    Cuando se detuvieron por fin en un claro cubierto de hierba, Sakura tuvo que esperar unos instantes antes de poder hablar. Estaba completamente empapada. El agua le chorreaba del pelo pegándoselo a la cara. Se quedó inmóvil, temblando en los brazos de Neji Hyūga con la espalda apoyada en la fortaleza de su duro cuerpo, mientras tragaba aire con una profunda inspiración tras otra.

    —¿Estás bien, ka-lyrra? —dijo él con los labios muy cerca de su oído.

    —¿Que si estoy bien? ¿Que si estoy bien?

    Saltando de entre sus brazos como una bomba que se dispusiera a hacer explosión, Sakura se volvió en redondo para encararse con él. Se apartó de la cara el pelo empapado y gritó:

    —¿A ti te parece que tengo aspecto de estar bien? Pues claro que no estoy bien. Mi vida se desmorona a mí alrededor, ¿y tú me preguntas si estoy bien?

    Hilillos de rímel le corrían por las mejillas y goteaban sobre su camisa. Sakura dio un paso atrás y entornó los ojos. El movimiento hizo que sus zapatos produjeran un ruido de succión, y cuando bajó la vista hacia ellos un renacuajo emergió de una de las perneras de sus pantalones y empezó a retorcerse en el suelo.

    —¡Qué asco! —Señaló al renacuajo con un dedo tembloroso—. Un renacuajo. ¡Tenía un renacuajo en los pantalones!

    —He ahí a un renacuajo con suerte —murmuró Neji Hyūga. Luego—: Cuando uno salta de un lugar a otro, ka-lyrra, aparece encima de lo que esté ocupando ese lugar en dicho momento. Eso no es ningún problema si uno cuenta con sus otros poderes. Pero yo no dispongo de ellos. Debíamos de ir por el salto número noventa y siete cuando dimos con un lago. Y, en contra de lo que asegura la creencia popular, no puedo andar sobre las aguas.

    Sakura se pasó frenéticamente las manos por los tejanos empapados, en busca de algún otro bichejo, y siseó:

    —Oh, te odio. Te odio.

    Le daba igual que pudiera sonar como una niña en plena rabieta, pero realmente estaba que echaba chispas, porque desde que había conocido a Neji Hyūga no paraba de tener una extraña, inquietante e incomprensible experiencia tras otra. En lo alto de aquella iglesia casi le había dado un infarto. Justo cuando empezaba a pensar que ya le había cogido un poco el tranquillo a la cosa, que eso de ser desconstruida para luego volver a ser reconstruida una vez y otra y otra más tampoco era tan horrible después de todo, se encontró con que tenía la boca llena de un agua turbia que sabía fatal y olía aún peor.

    —Tú no me odias —dijo él con dulzura.

    —¡Me he tragado no sé cuántos litros de lago! Podría haber muerto asfixiada por un pez o una rana o una..., una... ¡una tortuga!

    —Cuando saltas de un sitio a otro siempre es más prudente mantener la boca cerrada.

    Sakura lo traspasó con una mirada glacial.

    —Y me lo dices ahora, ¿no? —Maldita criatura mágica. Allí estaba ella, empapada y hecha un adefesio, cuando Neji Hyūga parecía aún más hermoso mojado, con las gotitas de agua que caían del suave terciopelo dorado de su piel y el enredo mojado de su cabellera llegándole a la cintura.

    —Ven, Sakura —dijo él, al tiempo que le tendía una mano—, no podemos detenernos. Pueden seguirme el rastro por la pequeña fracción de magia que uso al saltar, pero sólo hasta los alrededores del lugar donde me encuentro. Tenemos que seguir saltando de un sitio a otro, para que se vean obligados a buscar en un área lo más grande posible.

    —¿Hay algo más que debería saber antes de que volvamos a esfumarnos? —Sakura se llevó las manos a la espalda para que él no pudiera agarrarla y saltar antes de responderle. Además, necesitaba un minuto para disponerse a soportar la segunda etapa de viajar desafiando todas las leyes conocidas de la física.

    —Podrías probar besarme. Mi lengua siempre será mejor que una rana, ¿no? —Extendió las manos hacia ella con un suave fulgor plateado en sus ojos.

    —Eso sería un empate por puntos —mintió Sakura mientras retrocedía, las manos todavía a la espalda. Miró significativamente al renacuajo que se retorcía en el suelo.

    —¿Qué?

    —Devuélvelo allí.

    —Bromeas, ¿verdad? —dijo él con incredulidad.

    —¿Disponemos de tiempo?

    Él se lo pensó.

    —Sí, pero...

    —Pues en ese caso no bromeo.

    —Ese lago queda a tres saltos de distancia —dijo él con impaciencia.

    —Si no lo llevas al lago morirá, y por mucho que tú puedas pensar que los renacuajos ocupan un lugar insignificante dentro del orden del universo tal como lo ven las criaturas mágicas, apuesto a que dentro del orden del universo de los renacuajos, éste tiene muchas ganas de llegar a ser una rana. Ahora devuélvelo allí. Una vida es una vida. Me da igual lo diminuta que pueda parecerle a una todopoderosa criatura mágica.

    Él arqueó una oscura ceja e inclinó la cabeza.

    —Sí, Sakura. —Luego recogió del suelo al renacuajo con una gran mano, en un gesto lo suficientemente delicado para que Sakura se quedara un poco perpleja, y se esfumó.

    Mientras él estaba lejos, Sakura raspó el limo viscoso de su bolso (que, y eso la asombró bastante, aún llevaba colgado del hombro), abrió la cremallera e inspeccionó el contenido. Por una vez se alegró de que sólo pudiera permitirse comprar bolsos baratos, ya que aquel material que imitaba el cuero había resultado ser a prueba de agua. Sacó la polvera, se limpió los restos de maquillaje y se quitó unas cuantas algas del pelo, después de lo cual admitió con abatimiento que las cosas ya iban todo lo mal que podían llegar a estar.

    No sólo no había conseguido librarse de Neji Hyūga, sino que ahora otras criaturas mágicas también sabían que ella podía verlas, y una criatura mágica que prefería ir sola por los mundos —según Neji, una de esas en las que era mejor no confiar— también la había encontrado, y alguien había llamado a los cazadores mientras sucedía todo eso.

    El recuerdo la estremeció. Ella miraba a Neji e intentaba entender por qué de pronto sonaba tan tenso y apremiante, y un instante después, unas criaturas horribles salidas de sus peores pesadillas se materializaron detrás de él.

    Empuñaban armas de fuego, lo que le pareció bastante extraño, pero hubo algo aún más extraño: no disparaban contra ella, sino contra él.

    ¿Qué demonios estaba pasando?

    Se secó los últimos restos de rímel y se quedó quieta. Neji no había sido capaz de verlos. Lo único que podía ver era la cara de ella, y Sakura sabía lo horrorizada que habría debido de parecer. No podía articular una sola palabra; la sangre se le heló en las venas, impidiéndole moverse del sitio. De no ser por Neji, se habría quedado plantada allí chillando silenciosamente, sin poder hacer nada, hasta que los cazadores hiciesen lo que fuese que hacían a las sidhe-videntes. Sakura intentó desesperadamente decir «cazadores» y «armas de fuego», pero ni siquiera consiguió llegar a escupir una sílaba.

    ¿Y qué hizo él? Lo último que Sakura habría imaginado que haría. Se abalanzó sobre ella sin la menor vacilación para servirle de escudo. La rodeó con sus poderosos brazos. Aun sabiendo que había cosas horribles detrás de él, no saltó inmediatamente a algún otro lugar para ponerse a salvo. Lo que hizo fue usar su cuerpo mortal, que ya no era invencible, para protegerla. Cuando simplemente habría podido abandonarla para saltar a través del espacio, que era exactamente lo que esperaba Sakura de una implacable criatura mágica.

    «Lo hizo únicamente porque ahora te necesita más que nunca. Tiene que protegerte. Eres sus ojos para esos enemigos a los que no puede ver.»

    —El renacuajo ha sido devuelto a su hogar en las aguas del lago, kalyrra. —Neji se materializó ante ella para sacudirse como una gran bestia mojada, llenando el aire de gotas de agua que volaron en todas direcciones. Luego ladeó su oscura cabeza y vio lo seria que estaba ella—. Todo irá bien, Sakura. No permitiré que nadie te haga daño. Ni hoy ni nunca.

    —Porque ahora me necesitas más que nunca —dijo ella con amargura—. Tienes que mantenerme con vida.

    Él ladeó la cabeza y la contempló en silencio durante un largo instante.

    —Por si lo has olvidado, intenté convencerte de que te fueras de allí apenas me hablaste de ese Tuatha de Danaan solitario. Dije, para ser exacto: «Aléjate de mí ahora mismo y no mires atrás. Vete lo más deprisa y lo más lejos que puedas.» Tú elegiste no hacerme caso. Y siempre podría encontrar a otra sidhe-vidente, Sakura. He leído tus libros. Uno de ellos contiene una lista con los nombres de todos los linajes de Irlanda en los que se ha manifestado el don de la visión. Absolutamente todos.

    —¿De veras? —Sakura estaba horrorizada. ¿Dónde? ¿Cómo había podido pasar por alto esa lista? ¿Por qué los pondrían por escrito? Oh, ¿por qué alguien no había quemado aquellas páginas hacía muchos años?

    Él asintió.

    —En el primer tomo, escrita en la antigua lengua. Páginas enteras de nombres. Ya ves que no te necesito. Conozco las costumbres de los humanos mucho mejor que mis enemigos. No me costaría nada ocultarme entre vosotros el tiempo suficiente para dar con otra sidhe- vidente.

    —Entonces, ¿por qué no lo haces? —preguntó Sakura con un hilo de voz. ¿Y cómo iba a sobrevivir ella si él hacía eso?

    —He puesto tu vida en peligro. Repararé ese error.

    Sakura levantó los ojos hacia él y parpadeó. Había hablado con voz tensa, su acento más cortado que de costumbre y, si él fuese un hombre normal, ella habría pensado que estaba muy enfadado consigo mismo por ponerla en peligro.

    «Oh, por el amor de Dios —intervino su yo interior de catorce años—. Neji Hyūga es un príncipe del pueblo mágico y aun así suena como si estuviera muy enfadado consigo mismo por haberte puesto en peligro. Ya veo que no le dejarás pasar ni una, ¿eh?»

    Sakura se quedó inmóvil y abrió la boca mientras una docena de preguntas distintas luchaban por hacerse con el control de su lengua, pero él sacudió la cabeza.

    —Ahora no. Tenemos que irnos. Pronto habrá un sitio para hablar, pero no es éste. Ven.

    Sakura se levantó y se puso el bolso encima del hombro, no fuera a caérsele. Dio un paso hacia Neji, y entonces reparó súbitamente en que el agua que goteaba de su camisa mojada estaba teñida de rojo.

    —¿Estás herido? —exclamó, al tiempo que extendía la mano hacia su brazo.

    Él se la apartó con un encogimiento de hombros.

    —No es nada...

    —Déjame...

    —Olvídalo. Estoy bien. Me lavé la herida en el lago. No es muy profunda. Ven, irlandesa. Tu mano en la mía. Ahora.

    Cuando vio que ella se quedaba en su sitio y lo miraba con ceño en una mueca de preocupación, dijo:

    —No tengo intención de expirar antes de volver a ser inmortal. Puedes estar tranquila; si yo te digo que esa herida no tiene ninguna importancia, es que no la tiene. —Hizo una pausa y añadió en voz baja—: Y no tienes qué temer, Sakura. Las destruí.

    —¿A esas criaturas a las que llaman cazadores? —dijo ella sin entender nada—. No las destruiste.

    —Me refiero a esas páginas en las que habían escrito los nombres de todas las sidhe-videntes. No deberíais ponerle las cosas tan fáciles a mi raza. Pueden ser muy peligrosos.

    —¿A diferencia de ti, que eres oh-tan-buen-chico? —El comentario no podía ser más caustico, pero se le escapó antes de que pudiera detenerlo.

    La mirada de impaciencia que le lanzó él contenía una clara reprimenda.

    —¿Por qué no intentas ver un poco más allá de tus ideas preconcebidas, irlandesa? Intenta verme a .

    Había dado justo en el blanco, y eso la llenó de confusión. De pronto se sintió extrañamente culpable, como si hasta ahora se hubiera limitado a juzgarlo de acuerdo con sus propios y mezquinos criterios. Pero lo único que hacía era atenerse a los hechos, y los hechos eran...

    Bueno, los hechos eran..., ejem, los hechos eran que aún no tenía del todo claro cuáles eran los hechos.

    ¡Maldición! ¿Por qué las cosas no podían conformarse con ser negras o blancas? Humano bueno, criatura mágica mala. ¡Simple! Eso era lo que le habían enseñado a creer.

    ¿Sería verdad que él había destruido las páginas que delataban a todas las sidhe-videntes? ¿Por qué? ¿Qué razón podía tener Neji Hyūga para molestarse en hacer algo así?

    Ahora que pensaba en ello, ¿por qué había recogido del suelo con tanta delicadeza aquel renacuajo que no paraba de agitarse y luego lo había devuelto al lago? Estaba claro que lo había hecho, porque cuando regresó estaba otra vez empapado. Podría haberse limitado a mentir (después de todo, se suponía que mentir era su segunda naturaleza) y decirle que no había tiempo para devolverlo al lago. Sakura lo hubiese creído; no tenía ni idea de lo que eran capaces de hacer los cazadores.

    Y además también era verdad que le dijo que se fuera de allí en cuanto supo que acababa de divisar a esa criatura mágica que iba sola. ¿Realmente pretendía enviarla lo más lejos posible para protegerla, sin importarle el peligro que correría él al hacerlo?

    ¿Qué clase de criatura mágica hacía esas cosas?

    ¿Una que había llegado a ser legendaria por su capacidad de seducir y engañar? O... ¿una criatura mágica medio decente? ¿Existía tal cosa?

    Sakura estaba hecha un lío, pero al final deslizó la mano en la que le ofrecía Neji Hyūga.

    Ver cómo aquella mano tan grande se tragaba la suya hizo que se sintiera muy delicada y femenina. Sakura inclinó hacia atrás la cabeza y alzó la mirada hacia aquel rostro finamente cincelado. Lo plateado de sus ojos, la firmeza con que apretaba la mandíbula. Parecía tan... humano.

    Mientras empezaban a saltar a través del espacio, de pronto cayó en la cuenta de que, aunque sabía que no estaba a salvo de él, se sentía extrañamente a salvo con él.

    No se detuvieron hasta mucho después de que hubiera anochecido. De hecho, pensó Sakura, confusa, más bien parecía que faltase poco para el amanecer. Todo aquel incomprensible saltar de un lugar a otro le había hecho perder la noción del tiempo.

    Neji los desplazó a un tren de pasajeros en las afueras de Louisville, y le explicó que ahora tendrían que viajar en medios de transporte humanos porque ésa era la única forma de evitar que las criaturas mágicas pudieran seguirlos. Le aseguró que ahora los cazadores tardarían bastante en poder salir de la red de residuos mágicos que había dejado con todos aquellos saltos.

    Sakura volvía a estar tan cansada que apenas se tenía en pie. Cuando él la guió a través de los vagones hasta encontrar uno casi vacío, ocupó un asiento al lado de la ventanilla y tiró suavemente de su mano para acomodarla en el asiento contiguo al suyo, Sakura se dejó caer en él sin rechistar. Desde que Neji Hyūga había aparecido en su vida, su horario de sueño ya no seguía ninguna lógica. A juzgar por las franjas de tenues tonos naranja y rosa que veía en el horizonte al otro lado del cristal, debía de llevar casi veinticuatro horas sin dormir; y para colmo, habían sido las horas más traumáticas de su existencia.

    Como no conseguía encontrar ningún punto de referencia lo bastante sólido que unir a la reciente epidemia de acontecimientos ultraterrenos, Sakura decidió que ya intentaría buscarle algún sentido a todo aquello más adelante y se rindió al agotamiento, repantigándose en el asiento con la barbilla inclinada sobre el pecho.

    Y cuando él la acostó a lo largo de los asientos, extendió sus largos y musculosos brazos y la tomó en ellos, lo único que hizo fue exhalar un suspiro de cansancio y acurrucarse contra él. Los tejanos aún no se le habían secado del todo, no había ninguna manta con la que taparse, y no le iría nada mal poder contar con el calor corporal de Neji Hyūga.

    Aun así, eso no justificaba que pegara la mejilla a su pecho e inhalara profundamente su exótico aroma masculino. Sakura lo hizo de todas formas.

    —No te estarás enamorando de mí, ¿verdad, irlandesa? —ronroneó él, como si le divirtiera pensarlo.

    —Difícilmente —musitó ella.

    —Mejor. No quiero ni pensar que puedas llegar a enamorarte de mí.

    Ella tampoco.

    Oh, Dios, temblaba sólo de pensarlo.
     
  13. Threadmarks: CAPITULO 12
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2866
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3

    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.

    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem
    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    _____________________________________________________________________

    CAPITULO 12

    Neji cambió de postura en el asiento del tren, con mucho cuidado porque no quería despertar a Sakura, para aliviar un poco la presión que notaba en el hombro.

    Se le había dormido en los brazos. Llevaba horas durmiendo, como si no tuviera ningún motivo de preocupación en el mundo. Su rostro en reposo era dulce, juvenil e inocente, y Neji pensó que nunca había visto nada tan hermoso. Le resiguió la mejilla con un dedo mientras estudiaba la delicada sutileza de aquellos planos, y se preguntó de qué estaría hecha la belleza. Hacía miles de años que se lo preguntaba, y aún no había logrado descubrirlo. Fuera lo que fuese, ella lo tenía en grandes dosis. A diferencia de las hembras gélidamente impecables de la raza de Neji, Sakura era cálida, real y vibrante. Era los intensos colores del otoño y el atronar de las tormentas de primavera, mientras que las mujeres Tuatha de Danaan eran, un invierno plateado que nunca llegaba a su fin. Sakura Haruno era la clase de joven a la que un highlander tomaría por esposa; alguien con quien podría reír, discutir y hacer el amor durante lo que le quedase de vida.

    Ella suspiró en sueños y se apretó un poco más contra él, la mejilla firmemente apoyada sobre su pecho. Neji sabía cuál era la causa de que su comportamiento hubiera cambiado de pronto, le testaban mutuamente con un odio que no había menguado en cuatro milenios y medio, porque su origen se remontaba a un tiempo anterior al Pacto entre el pueblo mágico y el hombre. Un tiempo en que la lanza mortífera y la espada letal que su pueblo se trajo consigo de Danu —dos de las cuatro Consagraciones, y las únicas armas que podían herir o incluso matar a un inmortal— aún no habían sido sacadas del reino mágico para ocultarlas en un lugar secreto. Se remontaba al día en que Neji empuñó la espada y le cortó la cara de un tajo a Darroc, infligiéndole la cicatriz que aún lucía.

    Le gustaba decirse a sí mismo que si había intentado matar a Darroc fue por una razón noble, pero la pura y simple verdad era que ambos se disputaban los favores de una mortal. Neji la vio primero. Pero entonces la reina lo había llamado a la corte por un asunto sin importancia, y Darroc llegó primero hasta ella. Sabiendo muy bien que Neji la deseaba.

    Darroc la había matado. En su raza había quienes creían que la única manera de saborear realmente la belleza y la inocencia era a través de su destrucción. Había quienes, en ese tiempo sin ley anterior al Pacto, cuando los Tuatha de Danaan llegaron al mundo de los humanos y empezaron a explorarlo antes de que decidieran establecerse en él, tomaban por modelo a los carroñeros y se alimentaban con la pasión que podían obtener de un ser humano durante el acto sexual, sin importarles que el hacerlo matara a la víctima durante el proceso. Cuando por fin pudo regresar de la corte, Neji vio lo que había hecho Darroc. La joven doncella tan vibrantemente llena de vida que no paraba de reír y bromear ya no existía. Rota en mil pedazos, había quedado reducida al silencio para siempre. Tardó mucho en morir. Y sin que hubiera razón para ello. Asesinarla fue un acto de violencia carente de sentido. Neji también había matado en aquel tiempo sin ley, pero por alguna razón. Él siempre mataba por alguna razón. Nunca por el mero placer de hacerlo.

    El aborrecimiento que surgió entre él y Darroc aquel día nunca se había disipado. Mantenidos a raya por la reina, bajo amenaza de una terrible recompensa (una muerte sin alma a manos de la reina, nada menos), trasladaron su feroz batalla a la arena de la política cortesana. Una arena en la que Neji ya había tenido ocasión de perfeccionar sus enormes poderes de sutileza y seducción, dos herramientas que usó para infligir numerosas derrotas a Darroc. El anciano, también, cambió con el paso del tiempo y llegó a perfeccionar una astucia que igualaba a su brutalidad. Mientras Darroc se hacía con un puesto en el consejo de la reina, Neji se las ingenió para ganarse su atención de otra manera. Él y el anciano eran con mucho las figuras más poderosamente persuasivas de la corte, firmemente plantadas en lados opuestos, y ahora que Neji ya no estaba allí..., bueno, no le cabía ninguna duda de que los complacientes cortesanos estarían siendo persuadidos para que apoyasen los planes del anciano. ¿Cuánto tiempo tendría que transcurrir, meditó sombríamente, antes de que Darroc consiguiera hacer que alguno de esos cortesanos se volviera contra la misma Mito? ¿Era consciente la reina del peligro que había creado al expulsar a Neji?

    Así que Darroc había intentado matarlo, caviló. Y con armas de fuego, además.

    ¿Intentaba que pareciese alcanzado por una bala perdida en el intercambio de disparos de un enfrentamiento entre humanos? Conociendo a Darroc, Neji estaba seguro de que el anciano intentaría aprovechar el hecho de que, ahora que él estaba ausente del reino mágico, la reina probablemente no podría probar nada en el caso de que su cuerpo mostrara heridas hechas por el hombre.

    Neji encontraba ridícula la ley humana y solía burlarse de ella, pero el código de los Tuatha de Danaan era igual de complejo y retorcido. Sin una prueba sólida, la reina jamás castigaría a un Tuatha de Danaan. Ahora ya no eran tan numerosos como lo habían sido en el pasado. En una ocasión Neji le dijo a Madara que él era viril en la forma Tuatha de Danaan, pero eso sólo había sido una de las muchas, muchas mentiras que llegó a contarle a su hijo. Eran pocos los que aún podían engendrar descendencia, y aunque los Tuatha de Danaan no morían exactamente, a veces se... iban.

    Sentir que Sakura se removía en sus brazos lo sacó de sus cavilaciones. La vio cambiar de postura, subiendo las rodillas y acurrucándose contra su cuerpo. Ahora la tenía entre las piernas, vuelta de lado junto a su pecho, y Neji tragó aire con un estremecimiento cuando la generosa curva de su cadera quedó apoyada en su miembro. Que, como siempre, estaba impaciente por entrar en acción. Aquella parte de su cuerpo era simplemente incontrolable, y parecía funcionar de acuerdo con una sola ley de la naturaleza: Sakura existía, así que él tenía una erección.

    Dios, cómo la deseaba.

    La fuerza nunca había parecido una opción más tentadora, pero si recurría a ella no sería mejor que Darroc.

    Neji decidió que lo único que aceptaría de Sakura sería su rendición incondicional.

    Pero maldición, ojalá ésta no tardase mucho en llegar. Ahora él sólo era humano. Con la conciencia de un Tuatha de Danaan. O la falta de ella.

    Sakura se desperezó cautelosamente y tomó nota de cada músculo del cuerpo que le dolía.

    Enseguida llegó a la conclusión de que no había ni uno solo que no le doliera.

    Notaba entumecido todo el cuerpo, y estaba tan obnubilada por el sueño que al principio no tuvo ni idea de dónde se hallaba.

    Abrió los ojos con recelo.

    Neji Hyūga la contempló desde lo alto, su luminosa mirada insondable.

    —Buenos días, ka-lyrra —ronroneó con una sonrisa irresistiblemente sensual.

    —Eso podríamos debatirlo —masculló ella. Cualquier mañana que lo contuviera a él estaba condenada a ser muchas cosas, pero «buena» difícilmente sería el primer adjetivo que escogería ella. ¿Peligrosa? Sí. ¿Infinitamente tentadora? Sí. Movidísima. Quizás incluso fascinante. Pero nunca buena.

    —Te hubiese traído café pero te tengo encima, y no quería perturbar tu sueño.

    Puso cara de que iba a decir algo más, pero Sakura no le dio ocasión de llegar a hacerlo. Estaba demasiado atónita por su descubrimiento de que él tenía la espalda apoyada en la ventana y ella se hallaba tendida de forma desinhibida sobre aquel cuerpo tan caliente, a horcajadas sobre uno de sus poderosos muslos (con el estómago apretado por algo duro en lo que intentó con todas sus fuerzas no pensar), los senos aplastados contra aquel pecho duro como una roca, y oh... ¡la mano cerrada alrededor de un mechón de sus cabellos! ¡Como si lo hubiera estado acariciando o haciendo algo aun peor mientras dormía!

    —Lo siento —se apresuró a decir, al tiempo que deshacía el enredo de extremidades, se incorporaba en el asiento y retrocedía.

    Él se movió con ella, y una mano que parecía una banda de acero se cerró alrededor de la muñeca de Sakura.

    —No tan deprisa, irlandesa.

    —Suelta... —Sakura se quedó helada. Había conseguido apararse de él y estaba erguida en su asiento. Pero algo iba mal. Necesitó unos instantes para comprender qué era. Alguien más estaba sentado en ella.

    Sentado en ella.

    Sakura abrió la boca para gritar, pero él se la tapó con la mano, luego se levantó, tan bruscamente que ella se vio obligada a seguir el movimiento de la mano con que la agarraba, y la sacó de su asiento, mitad en volandas y mitad arrastrándola. Sin dejar de agarrarle a muñeca, la llevó por el pasillo a través de un vagón tras otro hasta que llegaron a uno vacío.

    Sólo entonces la soltó.

    Con los ojos muy abiertos, Sakura retrocedió hasta un asiento y se lo quedó mirando. Abrió y cerró la boca repetidamente.

    —Tranquila, ka-lyrra. Sólo es el efecto del féth fiada.

    —¿Qué estás diciendo? —gimoteó ella—. ¿Es que ahora yo también estoy maldita? ¿Dejaste que alguien me maldijera mientras dormía? ¿Es contagioso o algo por el estilo? —Le golpeó el pecho con el puño—. ¿Cómo has podido hacerme esto? ¡Yo confiaba en ti!

    Él arqueó una oscura ceja.

    —¿De veras? Menuda sorpresa. Y eso que soy el sin siriche du, tu mortal enemigo.

    —¡Oooh! No me refería a esa clase de confianza, como con las cosas importantes, pero pensaba que al menos podía contar con que tú...

    —No estás maldita, Sakura —trató de calmarla él—. Es solo que cuando te toco, la maldición que me afecta también pasa a incluirte en su radio de acción. No estaba seguro de cómo ocurría exactamente hasta que esa señora se sentó en ti, y entonces ya es demasiado tarde.

    —Creía que yo era inmune a ese hechizo —exclamó ella.

    —Lo eres. El féth fiada no te afecta. Pero sus efectos operan sobre ti.

    —Me parece que no lo acabo de entender —siseó Sakura mientras se pasaba las manos por el cuerpo, decidida a cerciorarse de que realmente era real.

    —Al igual que sucede con cualquier otro objeto en el reino humano, cuando te toco eres arrastrada al interior del encantamiento que me rodea. Te vuelves invisible y dejas de ser corpórea para el resto de los humanos. Hasta que dejo de tocarte. De ahí que esa señora se sentara en ti. Intenté advertirte, pero te apartaste demasiado deprisa. No me atreví a soltarte mientras tanto, porque no estoy seguro de lo que ocurriría si lo hiciese.

    Sakura palideció.

    —Quieres decir que piensas que si volviera a hacerme corpórea mientras alguien está en mí... —No pudo terminar la frase, porque no quería ni pensar en ello.

    Él asintió.

    —Ese alguien podría quedar... ejem, incorporado a tu persona Pero pensándolo bien, también podría ser que no. Puede que sea como el saltar de un lugar a otro, donde apareces encima de lo que ya estaba allí. Tiene gracia, ¿verdad? ¿Te imaginas la cara que pondría esa mujer si de pronto aparecieras encima de ella? A menos que...—dijo pensativamente—, con una sidhe-vidente es difícil de predecir; con vosotras el poder mágico no funciona como se supone que debería hacerlo, que es la razón por la que os encontramos tan inaceptables. Puede que alguna parte del elemento de confusión.

    —Me parece que no tendría nada de gracioso —lo cortó Sakura—. Sentir que alguien se sentaba en mí me pareció de lo más desagradable. Como si yo fuera un fantasma o algo por el estilo.

    Él asintió.

    —Lo sé.

    Sakura entornó los ojos.

    —Pues entonces ayúdame a entender esto. Cuando me estás tocando, ¿ningún otro humano puede verme o tocarme?

    —Exacto.

    —Pero las criaturas mágicas aún pueden vernos, ¿no?

    —Exacto.

    —Pero cuando me estás tocando, y no soy sólida para el resto de la gente, yo aún puedo tocar y sentir todo lo que me rodea. Y podía sentirte a ti. Así que ¿estoy allí realmente, o no?

    —Es difícil de explicar, ka-lyrra, carezco de términos humanos con los que hacértelo entender. Tu raza aún no posee ningún término que permita debatirlo de un modo lo bastante detallado para que el hablar de ello sirva de algo, así que... —Se calló, frunció el entrecejo y buscó palabras con las que poder expresar lo que quería decirle—. Bueno, esto sería una aproximación, aunque en realidad no se le parece demasiado: el desplazamiento complejo multidimensional, que es específico en relación al elemento y contingente con respecto al evento, a través del..., tú dirías «espacio tiempo», pero dale trece dimensiones en vez de cuatro. Los humanos siempre tienen muchos problemas con la simultaneidad, y no saben asimilar la ruptura. Vuestro concepto del universo aún no se encuentra lo bastante avanzado, aunque vuestros científicos han estado haciendo progresos. Sí, eres real. No, los humanos no pueden sentir tu presencia. —Se encogió de hombros—. El féth fiada tampoco afecta a los animales. Los gatos y los perros pueden vernos y sienten nuestra presencia, que es la razón por la que a menudo parecen mirar la nada fijamente, o se ponen a bufar y ladrar sin ninguna razón aparente.

    —Ajá. Comprendo. ¿Neji?

    — ¿Sí?

    —Como se te ocurra dejar que alguien vuelva a sentarse en mí, sea en la dimensión que sea, ya no tendrás que preocuparte por los cazadores. Yo misma me encargaré de matarte.

    Neji la miró con un brillo de diversión en sus plateados ojos. Sus buenos treinta centímetros más baja que él y con por lo menos cuarenta y cinco kilos menos, la irlandesa alzaba la mirada hacia su rostro, impertérrita y llena de furia. Sólo otra mujer mortal había sido capaz de plantarle cara de aquel modo. Hacía más de mil años, en otro tiempo, otro mundo, en la Escocia del siglo IX. La madre de Madara, Morgana: la única mujer a la que él había llegado a ofrecer la inmortalidad.

    «Déjame morir, Neji, te lo suplico, déjame morir», murmuró una voz femenina que le atravesó la mente como una humareda lejana arrastrada por el viento.

    Neji sacudió la cabeza ferozmente hasta que consiguió ahuyentar la voz. Era un recuerdo que más valía dejar en los tiempos oscuros a los que pertenecía.

    Atacó sin avisar, tan bruscamente que Sakura no tuvo tiempo de reaccionar, y cerró la mano sobre la tela de su camisa. Luego la atrajo hacia él, bajó la cabeza y le rozó los labios con los suyos. Es leve contacto de sus bocas bastó para que el miembro de Neji se estremeciese dolorosamente en sus tejanos y su cuerpo exigiera más, pero él no llevó el beso más allá.

    Se limitó a frotar sus labios contra los suyos, con un apasionado ronroneo.

    La mano que no le sujetaba la camisa se apretó en un puño sobre el costado cuando Neji tuvo que reprimir el impulso de estrecharla contra su cuerpo, meterle la lengua en la boca, acostarla en cima de algún asiento, bajarle los tejanos y ponerse entre sus muslo para penetrarla.

    Pero sólo le dio a probar la sombra de un beso. Saborear la fricción erótica. Sentir cómo los labios de ella se aflojaban bajo los suyos Deleitarse con el tenue suspiro que no llegó a oírle exhalar.

    Luego la soltó.

    Sakura retrocedió un par de pasos tambaleantes en cuanto dejó de tenerla agarrada por la camisa y, para su gran satisfacción Neji vio que parecía aturdida. Aquella boca tan sensual se había suavizado, y sus ojos verdes se llenaron de confusión, sorpresa y una intensa excitación sexual.

    Bien.

    Neji quería que ella se sintiera llena de deseo. Quería que SÍ preguntara por qué él no había tomado más. Quería que la próxima vez que extendiera las manos hacia ella estuviese preparada.

    «Anhélame, ka-lyrra —pensó silenciosamente—, y vuélvete adicta a mí. Seré a la vez veneno y antídoto, tu ponzoña y tu única cura.»

    Pero las únicas palabras que llegaron a salir de sus labios fueron, en voz baja:

    —Sí, Sakura.

     
  14. Threadmarks: CAPITULO 13
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4782
    EL HIGHLANDER INMORTAL
    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.


    NARUTO © M. Kishimoto.
    ADAPTACION © Quem
    _____________________________________________________________________
    Shipp Oficial: Neji x Sakura( No tan oficial ya que solo es mi imaginación de como seria si estos 2 si estuvieran juntos en un mundo con dioses y mitos uwu)
    ______________________________________________________

    CAPITULO 13

    Bajaron del tren en Atlanta, Georgia, cuando anochecía y fueron a un hotel donde «pasaron por recepción» al estilo-Neji Hyūga.

    Sólo para la noche, dijo él, ya que debían seguir en movimiento, pero aquella noche se ducharían, descansarían y comerían comida «de verdad» (al decir eso, como enseguida adivinó Sakura, él pensaba en su habitual cena de cinco estrellas).

    No cabía duda de que él tenía un gusto exquisito, pensó mientras envolvía en una esponjosa toalla sus largos cabellos mojados y salía de la ducha. Además de carecer de escrúpulos a la hora de coger lo mejor de aquello que deseaba. El cuarto de baño en el que se encontraba ahora tenía las mismas dimensiones que el dormitorio de su torrecilla en casa, y era el sueño de un diseñador. Hecho de mármol de color crema surcado por vetas rosadas y con toda la grifería en distintos tonos dorados, disponía de una espaciosa ducha de mármol con un banco incorporado que ofrecía lo mejor en artículos de tocador y perfumería, así como una decadente bañera en la que disfrutar de un buen baño.

    Sakura soltó un bufido al recordar con qué facilidad se había «apropiado» él de los alojamientos de lujo que ocupaban ahora.

    Ciertamente sabía moverse por el mundo humano. Le dijo que lo esperase debajo de la cúpula que cubría la entrada del hotel, donde Sakura se quedó boquiabierta ante toda aquella abundancia de cristal reluciente, muebles antiguos y elegancia del Viejo Mundo, sin poder evitar sentirse —pese a su intento de arreglarse un poco en el tren— como el epítome de la sin techo que había tenido que dormir con la misma ropa maloliente después de que la hubiesen tirado al lago. Neji fue al mostrador de las reservas mientras los porteros observaban a Sakura con la nariz desdeñosamente fruncida, y se puso a trabajar, invisible e indetectable, en una terminal de ordenador desocupada.

    Unos instantes después regresó con un par de reservas impresas en la mano. La cogió del brazo (lo que hizo que los porteros se pusieran rígidos y parpadearan mientras lanzaban miradas suspicaces al espacio que Sakura había ocupado hasta hacía un momento) y, llevándola del brazo, pasaron junto a los porteros, entraron en el ascensor y subieron al piso veintitrés.

    —Habría cogido la suite especial del último piso —le explicó él con un vago aire de disculpa—, pero se encuentra ocupada. Ésta es su segunda mejor suite. Si quieres, podemos ir a otro hotel.

    Como si Sakura pudiera encontrarle alguna pega a aquél. Nunca se había alojado en un sitio tan exquisito. La suite contaba con tres suntuosas habitaciones: un opulento dormitorio con espejos de marcos adornados, sillas tapizadas en brocado, papel de pared de seda, una chimenea de verdad, y una magnífica cama de matrimonio con dosel; un comedor con sillas de cuero y una mesa muy elegante ubicada ante una pared entera de ventanales que daban a la ciudad; y una sala de estar que incluía un enorme sofá cama, una televisión con pantalla de plasma, dos alcobas en las que sentarse, y un pequeño mueble bar/cocina anexo.

    —¿Por qué te has molestado en inventarte las reservas? —le había preguntado Sakura—. Podríamos habernos colado directamente en esta suite.

    —Si sólo hubiese estado yo, es lo que habría hecho; pero como no te tendré cogida de la mano en todo momento..., salvo si me dices que te gustaría que lo hiciera, naturalmente —ronroneó él, con una sonrisa sensual y una mirada en la dirección de la ducha—, es menos complicado de esta manera. Más conveniente para ti.

    La empujó suavemente hacia el cuarto de baño, le dijo que volvería dentro de una hora, y se esfumó.

    Cuando él se marchó, Sakura sufrió un ataque de pánico tan intenso que por un momento fue incapaz de moverse —¿y si los cazadores conseguían encontrarla mientras él estaba fuera?—; pero la sensación enseguida se disipó, y la asombró comprender que realmente confiaba en Neji para que la mantuviese a salvo, al menos de todo lo que no fuera él mismo.

    Después de una incursión por el mueble bar en busca de algo que picar, echó una mirada inquisitiva dentro del cuarto de baño y empezó a desnudarse allí mismo, dejando apilada su ropa sucia al lado de la puerta. Luego pasó veinte gloriosos minutos en la ducha de mármol, dejando que los tres chorros que emanaban vapor — uno encima, uno a cada lado— obraran su magia sobre sus músculos doloridos.

    Luego se puso un albornoz blanco —cortesía del hotel, tan esponjoso y suave que parecía hecho de plumón— y salió al dormitorio.

    Clavó la mirada en la cama. La única cama. Al parecer ella dormiría en el sofá desplegable.

    Él la había besado.

    De pronto y sin avisar. La agarró por la camisa, la atrajo hacia él y bajó aquella boca tan pecaminosamente atractiva sobre la suya. Y cuando él hizo aquello, ella tenía los labios levemente separados. (De acuerdo, quizá los había separado un poquito más en el último instante.) Sakura esperaba que él sacara provecho de eso, que le metería la lengua bien dentro de la boca, que la tomaría en un beso ávido, exigente, apasionado y abrasador. Esperaba que sus sentidos fuesen objeto de una ofensiva en toda regla. Esperaba que el beso pasara por una rápida escalada que desembocaría en una apasionada y sudorosa sesión de hacer el amor.

    Pero no fue así.

    Un casto besito de nada. Que apenas llegaba a ser un beso siquiera. Tampoco era que ella lo hubiese invitado a besarla, pero —dado que fue él quien dio el primer paso para robarle un beso y ella ya se había condenado al permitírselo—, ¿era demasiado pedir que se comprometiera a fondo? ¿Que diera los pasos restantes?

    Pero no, después él no se movió del sitio y en realidad ni siquiera la tocó salvo por el trozo de camisa que tenía agarrado (y ni siquiera intentó acariciarle el pecho mientras tenía la mano justo encima de él; ¿qué clase de hombre dejaba pasar una oportunidad semejante?), envolviéndola en ese exótico perfume a jazmín y sándalo que tan erótico resultaba mientras esos labios tan sensuales rozaban los suyos, en una caricia tan imperceptible que hizo que a Sakura le entraran ganas de gritar. O de morderlo.

    Ese contacto tan minúsculo, esa cosita que apenas podía calificarse de beso, la había dejado acalorada, impaciente y profundamente miserable.

    Sakura se había quedado plantada allí, aturdida y sin hacer nada aunque sabía que al menos debería haber fingido que ofrecía un poco de resistencia, por el amor de Dios.

    Pero lo único que deseaba era que lo hiciera de nuevo. Del modo en que había que hacerlo. Y, maldición, él había sabido exactamente qué efecto producía sobre ella; la pura satisfacción masculina en sus ojos era inconfundible.

    Con un pequeño gruñido de irritación, Sakura se pasó el dorso de la mano por la boca y se obligó a dejar de pensar en aquel beso tan humillante, abismal y profundamente ofensivo, para concentrarse en lo que había sabido durante un almuerzo robado en el tren.

    Que no era mucho. Nadie podría acusar nunca a Neji Hyūga de revelar demasiadas cosas. O a él no le gustaba hablar del pueblo mágico con los humanos, o no le gustaba hablarle de eso a ella, porque Sakura tuvo que recurrir a todos los medios imaginables para poder sacarle algo. Y lo que había obtenido, pensaba ella, ni siquiera era la punta del iceberg.

    La hermosa criatura mágica de la cicatriz y los cabellos color cobre a la que había visto era Darroc, un anciano del Gran Consejo y una antigua némesis de Neji. Éste pensaba que Darroc había equipado a los cazadores con armas humanas para hacer que su muerte pareciese un accidente, como si lo hubiera alcanzado alguna bala perdida en un tiroteo entre humanos. Creía que Darroc planeaba tratar de usurpar el poder de la reina y, como ellos dos siempre habían estado en bandos opuestos, aprovechaba la ocasión para librarse definitivamente de Neji.

    En resumidas cuentas, eso era todo lo que consiguió llegar a averiguar. Neji se negó a explicarle qué plan tenía para salvarlos, y se limitó a decir que sí, realmente tenía uno. Se negó a contarle por qué él y Darroc se despreciaban tanto el uno al otro, aunque cuando hablaba de él su profunda voz resonaba con furia, lo que finalmente la obligó a admitir que una parte de lo que se le había enseñado a creer era falsa: las criaturas mágicas sentían emociones.

    Sakura ya no podía seguir negándolo por más tiempo. Tenía la evidencia, allí mismo, delante de los ojos, y la brehon que llevaba dentro nunca sería capaz de pasar por alto una evidencia por mucho que le hubiese gustado hacerlo. Ya no podía decirse a sí misma que él no experimentaba sentimientos, porque ahora él estaba en forma humana y sujeto a la condición humana. No, él y Darroc se habían odiado durante milenios, Sakura había podido oírlo en la voz de Neji, y el odio era una emoción.

    Intensa, profunda. Una emoción que él había experimentado en su forma de Tuatha de Danaan.

    Los libros de la familia Haruno dejaban muy claro, como le había confirmado la abuela, que las criaturas mágicas eran incapaces de sentir ninguna emoción. Grande o pequeña. Que eran insensibles, arrogantes, frías como el hielo. Tampoco había ninguna mención de que en el reino mágico hubiera enfrentamientos políticos, disputas o ninguna de todas esas cosas que sonaban tan humanas. ¿Cómo era posible que los libros se hubieran equivocado tanto?

    «Bueno, quizá porque los escribieron mujeres que habían conseguido escapar de las criaturas mágicas. Por antepasadas que nunca tuvieron ocasión de relacionarse con una criatura mágica, que ni siquiera llegaron a hablar con una. ¿Tú te creerías el informe de un investigador que nunca hubiera entrevistado al sujeto de su estudio?

    ¿Aceptarías una "prueba" tan precaria si llegaran a presentártela en un caso? ¡La acusación enseguida la haría trizas!»

    Oh, aquellos pensamientos hacían temblar los cimientos sobre los que Sakura había basado su existencia. Suspiró.

    «¿Por qué no intentas ver un poco más allá de tus ideas preconcebidas, irlandesa?», había dicho él.

    Maldición, Neji Hyūga había empezado a hacer que todas esas ideas preconcebidas saltaran por los aires.

    Después de secarse el pelo, Sakura usó el teléfono del hotel para ver qué mensajes tenía en el contestador de su casa. Su madre había llamado cuatro veces para recordarle que prometió volar a California para asistir a la graduación de su hermanastra el próximo fin de semana, y decirle que le gustaría mucho poder hablar con ella antes de entonces.

    Sakura suspiró. Apenas conocía a sus hermanastros. De hecho, durante los últimos cinco años sólo había estado en California un par de veces, y no lograba entender por qué de pronto era tan importante para su madre que ella asistiera a una estúpida graduación en el instituto. Pero últimamente a su madre parecían ocurrírsele toda clase de excusas para que Sakura subiera al avión y fuera a hacerles una visita.

    «Puede que no sea perfecta, pero es la única madre que tendrás nunca —le había dicho la abuela un centenar de veces—. Tienes que darle una oportunidad.»

    «Ya le di una oportunidad. Mi madre me trajo al mundo. Eso es una oportunidad. Y luego se fue de casa.»

    «Sakura, tienes que intentar ver las cosas desde su...»

    «No.»

    Ahora estaba sentada en una habitación de hotel en Atlanta y aún podía oír la voz de su madre, esa noche ya tan lejana en el tiempo, con tanta claridad como si volviera a tener siete años. Despertada por la necesidad de ir al cuarto de baño, Sakura se había detenido al final de la escalera en aquella casa —tan llena de corrientes de aire que en invierno siempre estaba helada—, con un maltrecho unicornio de peluche apretado contra su pecho mientras se agarraba en la oscuridad al poste tallado y temblaba de frío en su camisón.

    «¡La fascinan! ¡Las encuentra preciosas y quiere irse a vivir con ellas!»

    «Es una niña, Mebuki. Ya se le pasará cuando crezca.»

    «En ese caso tendrás que ayudarla a crecer hasta que eso ocurra, porque yo no me siento capaz de hacerlo. No sabría por dónde empezar.»

    Esa noche, si su visión hubiera sido un apéndice que pudiera cortar con un cuchillo, Sakura lo habría cortado. «Quédate, mami, seré buena. Lo prometo. Yo no quería verlos.»

    Cerró los ojos y apretó los párpados. Inhaló profundamente, exhaló muy despacio.

    Luego miró el reloj y cogió el teléfono. En California era la hora de cenar; su madre estaría trabajando en Trio's, el restaurante del que era encargada.

    Marcó el número de casa y oyó la voz del contestador. Dejó un lacónico mensaje en el que explicaba que había surgido algo y no podría asistir a la graduación, pero enviaría un regalo y llamaría dentro de unas semanas. Se sintió culpable, como solía ocurrirle con todo lo que hacía referencia a su madre, y añadió:

    —Quizá pueda volar hasta allí por Navidad este año, ¿vale?

    Suponiendo que aún estuviera viva entonces.

    Fuera de la suite, Neji estaba sentado con la espalda apoyada contra la puerta y no paraba de cambiar de postura, impaciente por poder ducharse y dar otro paso adelante en la seducción de Sakura.

    Habrían podido dormir en el tren, en un compartimento con litera y lavabo, pero quería que Sakura tuviera ocasión de saborear algo más de la clase de vida que él podía llegar a darle, incluso sin disponer de todos sus poderes. La seducción requería un escenario apropiado, y el lujo siempre ofrecía el más espléndido posible. Además, quería hacer unas cuantas «compras». La confianza era algo que no sería fácil obtener de Sakura, pero él podía ganársela y empezaría atándola a él aquella noche con sexo y regalos: esas dos cosas eran sus puntos fuertes, las cosas que ningún otro hombre podía dar mejor que él.

    Sabía que la suite le había gustado mucho. Lo había visto en sus ojos. También había visto el recelo que apareció en ellos apenas comprobó que sólo había una cama. Neji optó por desaparecer un rato para darle ocasión de aclimatarse, porque quería que tuviera tiempo de ducharse, relajarse un poco y bajar la guardia (al menos todo lo que ella llegaría a bajarla nunca) cuando él regresase.

    Una mirada pasillo abajo hacia el reloj encima de los ascensores le dijo que ese momento no tardaría en llegar: ya habían transcurrido cincuenta y dos minutos, así que sólo faltaban ocho.

    Aunque estaba seguro de que podían hacer un alto sin correr ningún peligro —los cuatro cazadores que había visto Sakura se encontrarían con serias dificultades para seguirles el rastro en las ciudades modernas, con sus millones de habitantes y todos esos olores que confundían la imagen general, y además había un límite para la cantidad de terreno que podían llegar a cubrir—, no quería dejarla sola.

    Ahora que volvía a saltar a través del espacio —a pesar del enredo de rastros que había dejado en Kentucky, y todos los residuos mágicos acumulados en Cincinnati—, creía que podían contar con un día entero, como máximo dos, antes de que Darroc consiguiera aproximarse al lugar en el que estaban. Lo que era un riesgo aceptable, porque por la mañana ya se habrían ido. Pero esta noche, esta única noche robada, sería la primera vez para Neji.

    Entonces podría llevar a la práctica el plan que había ideado en el tren.

    Ahora era vital que consiguiese una audiencia con Mito. La reina tenía que ser informada de que Darroc se había traído a unos cuantos de sus cazadores del Reino Invisible, algo que no sólo estaba prohibido, sino que además resultaba muy costoso de hacer, porque los cazadores eran mercenarios hasta la médula y Mito los tenía generosamente empleados a su servicio a través de los poderes y los privilegios que les otorgaba a cambio.

    Neji sólo sabía de una cosa que pudiera haberles prometido Darroc para que dejaran de servir a la reina. Lo único que los cazadores sabían que Mito nunca les daría: la libertad de su reino de sombra y hielo. Una vuelta a las viejas costumbres.

    Lo que significaba que Darroc planeaba intentar derrocar a la reina, y pronto. Y Neji no dudaba de que, si Darroc llegaba a hacerse con el poder, El Pacto no sólo quedaría olvidado inmediatamente, sino que los invisibles serían puestos en libertad y habría guerra entre los reinos. La humanidad se vería precipitada a una Edad Oscura como llevaba milenios sin conocer.

    Neji ya no podía permitirse perder un solo instante a la espera de que Madara regresase a la superficie. Ahora ya no se trataba de que él quisiera conseguir una audiencia meramente porque estaba harto de su castigo. La reina corría peligro, su sidhe-vidente corría peligro, el futuro de todos los reinos estaba amenazado, y Neji tendría que obligar a Mito a aparecer.

    Cuando la reina lo hizo humano, en un primer momento Neji había acariciado esa idea, pero al final decidió dejarlo correr. No sólo carecía del intermediario necesario para que la cosa saliese bien, sino que además sabía que la furia de la reina no tendría límites si él llegaba a hacer algo tan impensable.

    Pero ahora, pensó sombríamente, tenía una razón. El reino mágico estaba haciendo precisamente lo que Neji siempre había sospechado que haría en cuanto él estuviese ausente: caerse en pedazos.

    Por la mañana, partirían hacia Escocia.

    Y allí, el primer día de agosto, en la fiesta de Lughnassadh, para la que sólo faltaban diez días, de un modo u otro, por medios nobles o viles, Neji haría lo impensable.

    Algo que jamás se le pasaría por la cabeza a ningún Tuatha de Danaan que no fuese él.

    En un primer momento la reina se pondría furiosa, pero cuando comprendiera la razón por la que lo había hecho él, cuando descubriese la traición de Darroc, se sentiría tan complacida que querría agradecérselo. Enseguida le devolvería los poderes y restauraría su inmortalidad. Neji probablemente ni siquiera tendría que disculparse (de unas cosas por las que de todos modos no debería disculparse). Y todo volvería a estar bien.

    Pero mañana ya habría tiempo para meditar en esas cosas. Mañana sólo pensaría en volver a ser inmortal y recuperar sus poderes.

    Esta noche —volvió a mirar el reloj, y una sonrisa iluminó su oscuro rostro cuando vio que ya había transcurrido la hora que le concedió a Sakura—, esta noche sólo iba a pensar en ser todo lo humano que un hombre podía llegar a ser.

    —¿Estás lista para ir de compras, ka-lyrra?

    Sakura parpadeó y se volvió hacia la puerta. De pie en el umbral de la sala de estar, Neji estaba apoyado en la jamba de la puerta con una toalla por única vestimenta. Sakura se apresuró a apartar la mirada. Pero ya era demasiado tarde, porque la imagen le había quedado grabada a fuego en la mente. Relucientes cabellos negros mojados enmarcando su rostro, un pecho y unos brazos magníficos, poderosas piernas. Una toallita de nada. Con dicha toallita de nada levantada por aquel grueso bulto que siempre se hallaba presente en su ingle.

    Un suspiro de ensoñación se escapó de sus labios, y Sakura se apresuró a camuflarlo con una tos.

    —No te he oído volver —dijo secamente, al tiempo que clavaba la mirada en el aparato de televisión. Llevaba un rato sentada en la sala de estar, saltando de un canal a otro a la espera de su regreso. No quería ni pensar en volver a cubrir su piel recién lavada con aquellos tejanos sucios y malolientes, así que había lavado a mano su ropa en la bañera, con la esperanza de que por la mañana ya estuviera seca. Ahora lamentaba haberlo hecho. Necesitaba algo más que un albornoz cuando él estaba cerca. Necesitaba una armadura de cuerpo entero. Y él también, pensó con irritación.

    ¿Cómo se atrevía a pasearse por ahí como si tal cosa exhibiendo toda aquella dorada y musculosa esplendidez masculina?

    —Salté directamente al interior de la ducha.

    —Hay otro albornoz en el cuarto de baño —le informó Sakura en un tono bastante seco.

    —Lo sé. Le rasgué la espalda cuando intenté ponérmelo. Los hombres no están hechos como yo en tu siglo, ¿verdad?

    «Oh, por el amor del cielo, ni los dioses griegos tienen tu físico», pensó ella con irritación.

    —Ven —repitió él. Se reunió con ella en el sofá, le cogió la mano y tiró suavemente hasta que Sakura no tuvo más remedio que incorporarse—. Vamos.

    Sakura hizo una profunda inspiración, se levantó del sofá y se obligó a mirarlo directamente a la cara, decidida a no permitirse una sola ojeada de refilón a su cuerpo. La mirada de él se encontró con la suya, y luego bajó hacia el escote que formaban las solapas de su albornoz. Se humedeció el labio, y la sonrisa que le dirigió después hizo que su oscuro rostro quedara iluminado por un destello de blancura. La punta rosada de su lengua danzó por un instante sobre aquellos dientes tan blancos, sensual y seductoramente invitadora.

    —¿Qué vamos a comprar? —Oh, Dios, pensó consternada, ¿eso que acababa de oír había sido su voz? Había sonado como si la parte de su psique que sólo tenía catorce años de edad hubiese asumido el control de sus cuerdas vocales.

    —Ropa, a menos que no te importe llevar ese albornoz durante los próximos días —dijo él con voz sedosa—. Te aseguro que a mí no me incomoda en absoluto.

    Sakura se aclaró la garganta.

    —Vamos de compras. Ya. En marcha.

    Él cerró las manos de manera posesiva sobre su cadera. Su oscura cabeza se inclinó hacia delante y con sus labios a sólo unos milímetros de los de Sakura, dijo:

    —¿Dónde? ¿Gucci? ¿Versace? ¿Macys? ¿Qué te gustaría, Sakura? ¿Qué puedo darte? Yo nunca te negaré nada.

    Su contacto era abrasador, incluso a través de la tela del albornoz, y Sakura podía sentir cómo sus dedos jugueteaban con el cinturón. Olía bien, además, a jabón, especias y atractiva virilidad. De pronto fue atrozmente consciente de su desnudez bajo el albornoz. Y de la de él. El corazón empezó a palpitarle erráticamente.

    —Macy's me parece bien —se apresuró a decir.

    —¿Hay algo más que quieras?—preguntó él con dulzura—. Da igual lo que sea.

    Ella cerró los ojos.

    —Caramba, veamos, ¿podrías salir de mi vida y arreglar todo lo que has estropeado?

    Él rió y saltó a través del espacio.

    Sakura creyó oír un «eso nunca» antes de que fuera desconstruida. Lo siguiente que supo fue que estaba de pie, descalza y con su albornoz, en las oscuras oficinas cerradas con llave de Macy's.

    —¿Qué hemos venido a hacer aquí? —preguntó, al tiempo que miraba a su alrededor sin entender por qué había tantas docenas de ordenadores y monitores.

    —A menos que quieras tenerme cogido de la mano mientras te pruebas cosas, ka-lyrra, voy a desactivar las cámaras de seguridad para que no salgas en ellas. Puede que yo no tenga nada de qué preocuparme, pero tú sí.

    Cielos, él pensaba en todo. Tomaba medidas para proteger el futuro de su sidhe-vidente, como si no le cupiera ninguna duda de que ella sobreviviría a la pesadilla en la que estaban inmersos. Suponiendo que así fuese, lo último que quería Sakura era aparecer en las filmaciones de las cámaras de seguridad de Macy's. ¿Sobrevivir a las criaturas mágicas, sólo para luego tener que comparecer ante el juez por robo en unos grandes almacenes? No, eso sería demasiado irónico. Por no mencionar que un historial delictivo haría que todos sus planes de llegar a ser una profesional de la abogacía saltaran por los aires.

    Unos minutos después, aparentemente satisfecho con su trabajo, Neji los transfirió a la parte de los grandes almacenes que estaba abierta al público. A Sakura la alivió bastante descubrir que aquel extraordinario modo de viajar ya no le provocaba náuseas como al principio.

    —No te muevas de aquí —dijo él, y desapareció. Un instante después ya estaba de vuelta con dos grandes bolsas de cuero en las manos. De Gucci, nada menos—. No andaré muy lejos. Mañana partimos hacia Escocia. Coge lo que creas que vas a necesitar. Y, Sakura, allí el clima es distinto; las noches son bastante frías esta época del año en las Highlands.

    —Esc-Esc-Esc... —farfulló ella, pero él ya había vuelto a desaparecer.

    «¿Escocia? ¿Las Highlands?» ¿Para qué demonios iban a ir allí? Maldición, ¿qué planeaba hacer él? ¿Y por qué no se había dignado contárselo? Cómo se atrevía a hacerle cruzar medio mundo sin ponerla al corriente de sus planes. Ella también tenía derecho a llevar su vida.

    Sakura se quedó plantada allí unos instantes, perpleja y bastante enfadada, y luego sacudió la cabeza bruscamente y decidió concentrarse en lo que había ido a hacer. Ya habría tiempo de encararse con Neji e insistir en que le explicara sus planes. Ahora lo único que quería era llevar algo más de ropa. Deprisa. Aquellos momentos entre sus brazos, cuando ambos estaban prácticamente desnudos, habían sido una prueba de autodisciplina que a duras penas consiguió superar. Hasta la última partícula de su cuerpo anhelaba derretirse en aquellos brazos tan fuertes. Quería pasar la lengua por los duros músculos de ese pecho y esas ondulaciones tan sexys que tenía en los abdominales. Quizás incluso deslizar la mano debajo de su toalla y averiguar si él realmente era tan enorme..., ooooh... ¡tenía que dejar de pensar en esas cosas!

    Miró a su alrededor e intentó asimilar el hecho de que estaba en Macy's después de que los grandes almacenes cerraron sus puertas al público, indetectable, con aparente carte blanche. Lejos, bochornosamente lejos, su conciencia empezó a chillar. Sakura la hizo callar con el razonamiento de que si luego se sentía culpable, siempre podía remitirles un donativo anónimo, y fue a explorar todas esas últimas tendencias de la moda que nunca había podido permitirse comprar.

    Al final, sin embargo, decidió pasar de los carísimos modelos de alta costura y optó por lo práctico. El precioso vestido con aquellos tacones de aguja tan sexys que la hizo suspirar melancólicamente en cuanto lo vio sólo sería percibido por él como una invitación, y, realmente, ¿quién sabía dentro de cuántos lagos más se vería zambullida?

    Así que lo que acabó dentro de su bolsa fue una docena de bragas; tres sujetadores, camisas, calcetines, jerséis; cosméticos y un buen surtido de artículos de tocador; dos cinturones; y —su única concesión a la tentación— una preciosa chaqueta forrada con borreguillo que le pareció muy apropiada para las Highlands.

    Pero aparte de esa única prenda cara, Sakura se mantuvo alejada de los colgadores donde tenían lo que costaba más dólares. El lujo estaba muy bien para un príncipe del pueblo mágico, pero ¿qué iba a hacer ella con unas botas de Gucci a seiscientos dólares el par? No se atrevería a dar ni un paso con ellas. Probablemente daría un traspié y se rompería el tobillo, ¿y no había un cuento de hadas sobre unos zapatos robados que castigaban al ladrón? Sakura sabía mejor que la mayoría de la gente que los cuentos de hadas podían tener un sentido del humor bastante retorcido a la hora de decidir cómo se harían realidad.

    Se puso los tejanos y ató los cordones de unas zapatillas de tenis. Un par de sólidas botas para ir de excursión también fueron a parar al interior de la bolsa.

    Había terminado de equiparse antes que él. Era de esperar. Y cuando regresó, él llevaba unos tejanos oscuros de Armani adornados con un tatuaje, una camisa de seda blanca y botas Gucci de seiscientos dólares.

    Eso también era de esperar.

     
  15. Threadmarks: CAPÍTULO 14
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    5273
    EL HIGHLANDER INMORTAL

    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3



    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto
    ADAPTACION © Quem
    AVERTENCIA: Un poco Explicito.

    CAPITULO 14

    Sólo una semana antes la cena hubiese consistido en sobras de pizza de edad indeterminada repescadas de la nevera vacía de provisiones en casa, y Sakura habría cenado sola mientras rumiaba en su inexistente vida amorosa.

    Esta noche cenaría en una suntuosa suite lo que un repartidor invisible había traído de Baccanalia, y lo compartiría con un acompañante de la misma sustancia con que estaban hechos los cuentos de hadas.

    Literalmente...

    Sentada a la elegante mesa ante un alto y oscuro príncipe del pueblo mágico vestido por Armani, Sakura se atracó de langosta con sabor a mantequilla, pasta y ensalada, seguidas por pastel de chocolate y queso y fresas al champán. Divino. Normalmente hubiese contado las calorías (probablemente aun así se lo hubiera comido todo, pero al menos las hubiese contado), pero como no tenía forma de saber lo corta que podía ser su vida en aquella nueva coyuntura, no pensaba privarse de nada durante el tiempo que pudiera quedarle.

    Iba a abrir la boca para exigir saber, con todo detalle, cuáles eran los planes de Neji cuando él dijo:

    —¿Por qué aun eres virgen, ka-lyrra?

    Sakura parpadeó, con un «eso no es asunto tuyo» instintivo ya en la punta de la lengua, pero se lo tragó tan deprisa como había llegado. Quizá si ella respondía a alguna de sus preguntas él se mostraría más dispuesto a responder a las suyas. Además, él era parte de la razón por la que su vida amorosa daba pena, y siempre sería un alivio sacárselo de dentro. No es que pudiera quejarse a sus amigas de lo mal que lo pasabas cuando eras una sidhe-vidente.

    —Por si no lo has notado, te diré que tengo un gran handicap.

    Las oscuras cejas de él se unieron en un ceño mientras la recorría con la mirada.

    —Yo no veo ninguno. ¿Qué clase de handicap?

    Sakura echó la silla hacia atrás y puso los pies debajo del cuerpo.

    —Pues sí que lo tengo. Veo criaturas mágicas.

    —Ah. ¿De qué manera es eso un handicap?

    —Quiero una vida normal. Quiero el tipo de vida corriente y cotidiana en el que no encuentras a faltar nada. Es lo que he querido siempre. Un marido, un trabajo que me apasione, y niños. Quiero el sueño del fueron-felices-y-comieron-perdices.

    —Bien.

    Ella suspiró melancólicamente.

    —He tenido dos relaciones serias en mi vida. En ambas la cosa llegó a un punto en el que yo estaba lista para intimar, pero no conseguía dejar de pensar que si me quedaba embarazada, había muchas probabilidades de que mi bebé también pudiese ver a las criaturas mágicas. No tengo nada en contra de ello, puedo vivir con eso. El problema era si el hombre de mi vida también sería capaz de aceptarlo. ¿Le cuento que veo un mundo que él no puede ver? ¿Y que tendrá que proteger de ese mundo a nuestras hijas? ¿Y que enseguida se dará cuenta de que no hay nada que pueda hacer al respecto? ¿O me callo esa información y hago frente a las consecuencias, aferrándome a la esperanza de que nunca sucederá? —Sonrió con amargura—. Le conté la verdad a mi último novio. Decidí que era lo más honorable que podía hacer, que si él realmente me amaba, sería capaz de soportarlo. ¿Sabes qué fue lo que pasó?

    Neji sacudió la cabeza, su plateada mirada enervantemente fija en ella.

    —Al principio él pensó que yo estaba bromeando. Luego, cuando intenté hacérselo entender (hasta le enseñé los Libros de las hadas), él se puso como una moto. Cuando me negué a dejarlo correr, cuando no quise decirle que bromeaba, cuando mi «delirio persistió en manifestarse», como lo expresó él tan encantadoramente, me dijo que trabajaba demasiado y necesitaba ayuda profesional. Poco después de eso me dejó. Por correo electrónico, nada menos, la manera de romper de los cobardicas que no tienen agallas. Intenté llamarlo por teléfono, pero no respondía a mis llamadas. Le dejé mensajes que él no me devolvió; bloqueó mi dirección de correo electrónico; ni siquiera respondía al timbre de la puerta. Hacía tres años que nos conocíamos y llevábamos la mitad de ese tiempo saliendo juntos. Él estudia Derecho y está inscrito en mi programa. La semana pasada una de mis amigas me contó que cuando se encontraba con alguna de nuestras amistades mutuas, mi ex novio le decía que yo había tenido un colapso nervioso.

    —No querías a tu novio —dijo Neji rotundamente.

    —¿Qué? —Sakura estaba atónita, y se preguntó cómo había podido él determinar eso tan rápido y sin ningún esfuerzo.

    —No lo querías. He visto a mortales enamorados, cuando lamentaban la pérdida de la persona amada. Tú no eres una de ellos.

    Sakura sonrió sardónicamente, admitiendo que él acababa de anotarse el tanto.

    —Tienes razón. No estaba loca por él. Pero me importaba. Mucho. Y aún me duele.

    —Lo siento, Sakura.

    Ella se encogió de hombros.

    —No puedo decir que no supiera lo que me esperaba cuando empecé a salir con él. Las mujeres de la familia Haruno nunca han tenido demasiado éxito en sus relaciones sentimentales. Mi papá dejó a mi mamá cuando yo tenía cuatro años. Apenas me acuerdo de él. Sólo conservo un vago recuerdo de un hombre que gritaba mucho y tenía una barba que me pinchaba. Si el segundo matrimonio de mi mamá funciona es porque ella no puede ver a las criaturas mágicas y nunca ha tenido más hijos. Su marido cree que está casado con una mujer completamente normal, y no sospecha que haya algo más. Mientras yo me mantenga fuera de sus vidas, nunca lo sospechará. La abuela nunca se casó. Se conformó con la parte infantil de su sueño. Quedó embarazada y no se lo dijo a su padre. Ahora las cosas ya no son como en los tiempos antiguos, cuando las sidhe-videntes eran reverenciadas y los hombres se batían en torneos para ganarse su mano. En mi época, la gente no cree en las cosas que no puede ver. ¿Y yo? Vi a mi primera criatura mágica, según me contó la abuela, cuando tenía tres años. La señalé con el dedo y le sonreí. Afortunadamente, aquel día había sido la abuela la que me sacó a pasear en el cochecito, porque si hubiera sido mamá, ni siquiera habría sabido qué era lo que miraba yo y probablemente me hubiesen capturado en ese mismo instante. Entonces fue cuando supieron que, aunque el don había pasado de largo en el caso de mi mamá, no lo había hecho conmigo. No volví a salir de casa hasta que cumplí los diez. Ése fue el tiempo que tardó la abuela en convencerse de que ya podía salir a la calle sin delatarme.

    Neji se recostó en su silla y la observó a través de la mesa. Había iniciado aquella conversación con su pregunta de por qué aún era virgen, con la intención de hacerle pensar en el sexo y luego pasar a la seducción sin mayores interludios. Pero Sakura había conseguido que dejara de estar pendiente de seducirla, y ahora pensaba en otras cosas relacionadas con ella. No se le había ocurrido considerar lo que podría significar ser una sidhe-vidente para una mujer del siglo XXI.

    No era tan distinto de la vida que había llevado la anciana en aquel bosque aislado del mundo, pensó. Ser una sidhe-vidente significaba que Sakura también debía esconderse, y no sólo de las criaturas mágicas sino también de los de su propia especie. Significaba una vida de no encajar del todo en ninguna parte. Ella tenía razón, ¿qué hombre iba a creerla? Y, suponiendo que alguno lo hiciera, ¿qué hombre toleraría la afrenta a su masculinidad que suponía ser incapaz de proteger a los suyos? De hecho, Sakura había conseguido hacer frente a las cosas con mucha valentía: se esforzaba por hacer carrera en su profesión, salía con hombres, y se las arreglaba para que los Tuatha de Danaan siguieran sin saber de su existencia.

    Hasta que llegó él e irrumpió a través de la puerta de atrás de su casa, delatándola a los peores ciudadanos del reino mágico.

    —Cuando vuelva a ser inmortal, te libraré de todos esos problemas, ka-lyrra. Nunca más volverás a tener miedo.

    Ella arrugó la nariz como para decir «Sí, claro».

    —Hablando de eso, ¿qué plan tienes? Si vas a llevarme al otro extremo del mundo, creo que tengo derecho a saber qué haremos allí.

    Él sacudió la cabeza.

    —Cuanto menos sepas por ahora, más segura estarás. Si se te llevan de mi lado, mi plan puede ser la única forma de recuperarte que tendré.

    Ella se estremeció y se puso pálida.

    —Te refieres a si en algún momento caigo en poder de los cazadores, ¿verdad?

    Neji asintió.

    —Sí. El conocimiento que no posees no puede ser extraído de tu mente por otro de mi raza. Espera hasta que estemos en Escocia, allí te lo contaré.

    Sakura volvió a estremecerse.

    —De acuerdo. Pero al menos podrías decirme a qué lugar de Escocia iremos, ¿no?

    —A suelo sagrado, donde los de mi raza tienen prohibido ir. Las tierras de los Uchiha. Allí estaremos a salvo.

    —¿Debo suponer que ya no seguiremos intentando localizar al tal Madara Brodie?

    Neji la miró fijamente mientras replicaba:

    —No puedo esperar por más tiempo a que mi descendiente vuelva a salir a la superficie.

    —¿T-tu q-qué? —balbuceó ella, al tiempo que lo miraba con cara de asombro.

    —Mi hijo. Madara es mi hijo.

    Sakura se irguió en su asiento y frunció el ceño.

    —¿Fue dado a luz por una mujer humana, quieres decir? Por eso sólo es mitad criatura mágica, ¿no? ¿Tuviste un hijo con una mujer humana?

    Él asintió, y se apresuró a ocultar su sonrisa detrás de un sorbo de vino. Su sidhe-vidente sonaba ofendida y al mismo tiempo... fascinada a su pesar. Que sonara fascinada era bueno, muy bueno. Precisamente lo que él quería oír.

    —¿Cuándo? ¿Recientemente?

    —Hace mucho, ka-lyrra.

    —¿Cuánto hace? Y deja de obligarme a arrancarte las respuestas con tenazas, Neji. Yo he respondido a tus preguntas. Si esperas que responda a cualquier otra pregunta, será mejor que empieces a hablar conmigo.

    Lo miró como si fuera a saltar de su asiento, agarrarlo por los hombros y sacudirlo. Él podría haberla puesto aún más furiosa de lo que ya estaba, impulsarla a que lo hiciera por la excusa de tomarla en sus brazos que Sakura le hubiese proporcionado con ello, pero estaba demasiado encantado por el hecho de que lo hubiera llamado «Neji». Aunque ella ya había dicho su nombre en otras ocasiones, ésta era la primera vez que lo usaba como si tal cosa en una conversación. Él llevaba tiempo esperando que ocurriera. No era ningún idiota; sabía que al principio para ella sólo había sido un «ello». Luego el sin siriche du, o la más negra de todas las criaturas mágicas, luego su nombre completo, Neji Hyūga.

    Pero ahora era sólo Neji. Se preguntó si Sakura tendría alguna idea de lo que acababa de revelar con eso.

    —Madara nació el año 811 de la era cristiana —le dijo—. Vivió en su tiempo hasta principios del siglo dieciséis, cuando conoció a una mujer de tu siglo. Ahora viven en tu época.

    Ella abrió mucho los ojos.

    —Me parece que nunca querré saber cómo sucedió eso. Lo único que sacaría de ello sería un dolor de cabeza.

    Luego permaneció callada un instante, y Neji casi creyó ver como las preguntas se sucedían rápidamente tras aquellos ojos verdes mientras ella intentaba decidir qué le preguntaría a continuación. Se sintió complacido por la que escogió.

    —¿Significa eso que cualquier hijo que tengas también será inmortal, aunque sólo sea mitad criatura mágica? No lo digo porque sienta ningún interés personal por el tema —se apresuró a añadir— es sólo que he pensado que podría ser interesante añadirlo a nuestros libros.

    La única persona que iba a añadir algo a aquellos ridículos libros sería él; ya era hora de que la familia Haruno tuviera claras una cuantas cosas.

    —No, Sakura, sólo un Tuatha de Danaan por cuyas venas no corrí sangre mezclada nace inmortal. Le di a beber a mi hijo un elixir que creó mi raza para que pudiéramos otorgar la inmortalidad a los humanos que considerásemos merecedores de ella. —Sakura no necesitaba saber que lo hizo sin el conocimiento o el consentimiento de su hijo. O que en cuanto Madara descubrió lo que él había hecho, lo odió. Que, de hecho, había pasado la mayor parte de los seis siglos siguientes negándose a dirigirle la palabra, negándose a reconocerlo como su padre. Su hijo podía guardar rencor tan bien como el mejor de los inmortales.

    —¿Puedes hacer inmortal a la gente? —preguntó ella con un hilo de voz.

    —Sí. También hice inmortal a su esposa.

    ¿Cuánto hacía de eso? Últimamente su hijo había dado tantos saltos a través del tiempo que habían transcurrido muchos siglos para él, pero para ella... ¿tres años mortales o así? Una sombra venida de muy lejos le nubló la mente cuando pensó en ello. El elixir de la vida tenía un efecto secundario particularmente desagradable, uno acerca del que no les había hablado ni a Madara ni a Mei. Los niños que eran mitad criaturas mágicas nacían con alma (al parecer media dosis de humanidad bastaba para hacerte merecedor de lo divino), y Madara, con su constitución más tenaz, aún tenía unos cuantos siglos por delante antes de que sucediese. Alguien que fuese mitad criatura mágica tardaba aproximadamente un milenio en verse afectado. Los humanos puros, en cambio, como Mei, sólo lograban resistir unos cuantos años. A Mei ya le quedaba muy poco tiempo. El resplandor dorado que la iluminaba no tardaría en extinguirse con un último chisporroteo, dejándola tan desprovista de alma como cualquier criatura mágica.

    —¿También hiciste inmortal a la madre de Madara?

    Abruptamente Neji quiso poner fin a aquella conversación. Se levantó de la mesa y empezó a meter las sobras en unas cuantas bolsas. Lo que quedaba se lo comerían por la mañana antes de coger un avión. Quería salir lo más pronto posible.

    —No.

    —¿Así que su madre está muerta?

    —Sí.

    —¿Por qué no le ofreciste...?

    —Lo hice —la cortó él, sin darle tiempo a terminar la pregunta.

    — ¿Y?

    —Y Morgana no quiso aceptar mi oferta.

    —Oh. —Sus ojos se entornaron y luego se hicieron más grandes, como si se le acabara de ocurrir algo—. ¿Cuándo murió Morgana?

    —¿Qué diablos tiene que ver eso con nada de lo que estamos hablando? —gruñó él.

    Ella lo miró cautelosamente, pero insistió.

    —¿Cuándo?

    Neji metió en una bolsa la última bandeja de pasta. La empujó con tal fuerza que la bandeja rompió la bolsa y asomó por el otro extremo. Con una mueca de irritación, Neji dobló el papel sobre ella y se la puso debajo del brazo.

    —En el año 847.

    Ella guardó silencio por un instante mientras reflexionaba, y luego dijo:

    —¿Y por qué no quiso...?

    Él le lanzó una mirada salvaje, los ojos entornados y los dientes al descubierto.

    —Basta. Mi vida no es un libro abierto escrito por alguien de tu familia para que puedas hojearlo a tu antojo y hacer toda clase de interpretaciones estúpidas. Los Tuatha de Danaan no hablan de sus asuntos con... —curvó los labios en una fría sonrisa de desdén— meros mortales.

    —Bueno, señor-mero-mortal-usted-mismo —le espetó ella—, quizá será mejor que te acostumbres a ello, porque tanto si te gusta como si no, necesitas al menos a uno de nosotros «meros mortales» para que te ayude a volver a ser esa fatua-criatura-mágica-gilipollas.

    Neji intentó sostener la gélida mirada que le lanzaba ella, pero los labios no tardaron en curvársele a pesar de todos sus esfuerzos y empezó a temblar con una risa silenciosa. Así que él era una fatua-criatura-mágica-gilipollas. Cuánta indignidad en sólo cuatro palabras. ¿Había sido alguien de su raza llamado nunca tal cosa? Aquella mujer no se dejaba intimidar por nada.

    —Te has expresado con mucha claridad, ka-lyrra —dijo secamente. Mientras recogía las bolsas y se daba la vuelta para ir a la cocina, añadió por encima del hombro—: Que conste que te he contado bastante más de lo que he contado a ningún humano en mucho tiempo.

    —¿Cuánto hace de eso? —Apenas lo hubo dicho, le entraron ganas de darse de bofetadas. Pero quería saberlo. Quería saber quién había sido la última mujer..., ejem, humana, que llegó a conocer realmente a Neji Hyūga.

    Él se detuvo y se volvió a mirarla. Cuando sus ojos de plata se encontraron con los suyos, Sakura sintió un súbito escalofrío en las venas. Había momentos en los que él parecía tan humano, mientras que en otros había en su rostro una espantosa incongruencia, como si algo aterradoramente antiguo y completamente inhumano la observara tras la máscara de Halloween de un rostro humano lleno de juventud. Y por un breve, extraño momento tuvo la sensación de que, si se le ocurriese alguna forma de levantar esa máscara, podría encontrar algo muy parecido a..., parecido a un cazador debajo de ella.

    Él hizo un sonido tenue y lleno de cansancio. No un sonido adormilado, sino uno inmortalmente exhausto. Después se dio la vuelta y echó a andar de nuevo.

    Sakura oyó cómo la puerta de la nevera era abierta y volvía a quedar cerrada. Silencio. Luego la voz de él, profunda y grave, flotó suavemente a través de la suite:

    —Desde el año 847, Sakura.

    .


    .


    .

    Era la una de la madrugada cuando Sakura se puso a desplegar el sofá cama, sin dejar de darle vueltas a lo que le había revelado Neji. Morgana había muerto a mediados del siglo IX después de haber rechazado la oferta de inmortalidad hecha por él y, más o menos alrededor de esa fecha, Neji Hyūga había sido visto no sólo por unas cuantas mujeres de la familia Haruno, sino por muchas otras personas, mientras dejaba una estela de destrucción a través de las Highlands.

    ¿A causa de Morgana?

    ¿Por qué a Neji Hyūga le dio un ataque de rabia cuando la perdió? Y de ser así, ¿por qué había permitido que muriese? Él era todopoderoso; podría haberla obligado a seguir con vida, haberla forzado a tomar su «elixir de la vida» (¡que en sí mismo ya era esa clase de concepto que a uno simplemente no le cabe en la cabeza!).

    ¿Quién fue Morgana? ¿Cómo había sido? ¿Por qué no quiso que la hicieran inmortal? ¿Cuánto tiempo había pasado Neji con Morgana? ¿Había vivido ella toda su vida con él? ¿Para despertar cada mañana con un príncipe del pueblo mágico acostado a su lado en la cama? ¿Para verse malcriada día tras día por sus excesos, para conciliar el sueño cada noche en sus brazos después de haber quedado saciada de placer? ¿Qué había tan especial en ella para que él intentase hacerla inmortal?

    —No me costaría nada odiar a esa mujer —masculló Sakura en voz baja.

    Neji Hyūga había tenido una relación con una mujer mortal, engendrado un hijo con ella, e intentado que aquella mujer viviera eternamente.

    Y ahora Sakura se sentía..., oh, por el amor de Dios, pensó, exasperada, celosa. Llena de envidia porque seguía negándose a sí misma lo que tanto deseaba, pero Morgana no se lo había negado. No, Morgana aceptó lo que él le había ofrecido, se zambulló en ello, tomó todo lo que tenía a su alcance. Ella lo había tocado, besado e ido a la cama con él. Ella había jugado con esa oscura y sedosa cabellera, y había podido sentir cómo aquellos cabellos se deslizaban sobre su cuerpo desnudo. Había saboreado el terciopelo dorado de la piel de una criatura mágica, había podido gozar de toda la magia y la pasión del acto sexual con ella. Incluso había dado a luz a su hijo.

    Y cuando ella murió, él asoló las Highlands. ¿En su pena? ¿O había sido meramente la rabieta de un niño al que se le ha negado su juguete favorito?

    «Eso me trae sin cuidado. No me importaría ser el juguete favorito de ese hombre durante toda una vida —dijo una voz adolescente como si soñara despierta—. Está infinitamente más bueno que los novios que eliges. ¿Por qué conformarse con hombres normales cuando podrías tener una vida llena de criatura mágica en celo?»

    —Calla —masculló ella—. Ya tengo suficientes problemas sin necesidad de que tú añadas tu pequeña contribución. Y ahórranos los chistecitos juveniles.

    Frunció el entrecejo, atizó unos cuantos puñetazos a las almohadas, las mulló, y luego cogió la manta y la extendió sobre el sofá cama. Acababa de acomodarla cuando Neji vino por detrás, le rodeó la cintura con las manos y la atrajo hacia sí. El calor de su gran cuerpo la abrasó a través de su ropa, y por unos instantes Sakura pudo saborear su exótico aroma en cada temblorosa bocanada de aire.

    —¿Nunca te lo preguntas, Sakura? —dijo él con dulzura, poniendo la boca muy cerca de su oreja.

    —¿El qué? —se las arregló para decir ella, lo más rígidamente inmóvil que pudo. Él apenas había dejado unos centímetros entre las partes inferiores de sus cuerpos, pero aquella diminuta cantidad de espacio no podía ser más torturante y tentadora. Sakura no permitiría que su cuerpo traidor llegara a cruzarlo. No se daría el gusto de apoyarse en él, para dejar que su trasero buscara aquella erección dura como una roca que él tenía siempre. Entonces se dio cuenta, con un ligero sobresalto, de que le gustaba que él siempre la tuviese dura cuando estaba cerca de ella. Había llegado a acostumbrarse a su incesante seducción. Era embriagador, saber que el sin siriche du se sentía tan excitado por su proximidad. Y el hecho de que estuviera tan excitado alimentaba su propio deseo. Ser el foco de una lujuria tan intensa por parte de un hombre/criatura mágica tan hermoso era el más potente de los afrodisíacos.

    Dios, Neji era peligroso. Pero eso ella lo sabía desde el principio.

    Venía en un envoltorio cubierto con las etiquetas de advertencia de las mujeres Haruno:

    «Evitar a toda costa cualquier clase de contacto con él.» No se podía ser más claro.

    —En todos esos años de observarnos, de tener prohibido mirarnos y tener que fingir que no podías vernos, ¿nunca te preguntaste qué sentirías al ser tocada por uno de nosotros? —Sus manos subieron lentamente desde su cintura, y Sakura supo que ahora le daba tiempo para que se apartara, apostando a que no lo haría, y Santo Dios, sabía que ella debía hacerlo, pero era como si no tuviese aliento para reaccionar. El corazón le palpitaba contra el pecho con la fuerza de un martillo pilón.

    Hubo un largo momento lleno de tensión en el que ninguno de los dos se movió o habló.

    Abruptamente, él se llenó las manos con sus pechos.

    Todo el aire del que Sakura intentaba hacer acopio se vio bruscamente expulsado de sus pulmones con un agudo siseo. Su piel crepitó bajo la tela de la camisa, cuando las terminaciones nerviosas se irguieron de golpe en un insaciable estallido de vida. Sakura no pudo evitar imaginar lo increíble que sería sentir las manos desnudas de él sobre su piel desnuda; aquellas grandes manos de herrero tan llenas de fuerza sobre todo su cuerpo. Con aquel ímpetu extra de criatura mágica que poseía él, se imaginó envuelta en llamas bajo el puro calor erótico que emanaba de ellas.

    Él emitió un sonido tan animal y lleno de hambre sexual que a Sakura casi se le doblaron las rodillas, y se tambaleó por un momento. Sus manos le apretaron los pechos aún más fuertes, con una presión que la obligó a hacer una larga inhalación entrecortada, pero él no le ofreció todo su cuerpo para que le sirviera de sustento; aún mantenía, de cintura para abajo, esa pequeña distancia que tan provocativa encontraba ella.

    —Tienes unos pechos realmente preciosos, ka-lyrra. He querido llenarme las manos con ellos desde el momento en que te vi. Tan grandes, suaves y redondos... — Se calló, y un sonido que era como un ronroneo ahogado vibró tenuemente dentro de su garganta.

    Sakura cerró los ojos y sintió endurecérsele los pechos bajo la delicada presión de las manos de él. Su mandíbula sin afeitar le restregó suavemente los cabellos, y luego la sintió en su mandíbula cuando él se apartó el pelo. El húmedo calor de la lengua de Neji trazó un sendero aterciopelado que descendió lentamente por uno de los lados de su cuello, para dejar a su paso estremecimientos de puro deleite sensual que le treparon por la espalda. Sakura decidió que se apartaría de él, para que dejara de hacerle aquello. Ahora mismo, en cualquier momento...

    —¿Nunca has tenido ninguna fantasía sobre nosotros? Dime que no lo has hecho. Di: «No, Neji, jamás he pensado en ello ni una sola vez.» —Rió con una ronca y malévola carcajada, como si le divirtiera pensarlo, al tiempo que sus pulgares describían suaves círculos sobre los pechos de ella, justo debajo de los pezones, en esa zona de piel tan delicada y sensible. Los pezones se le habían puesto tan duros que se los podía distinguir debajo del sujetador y la tela de la camisa, ávidos de ser tocados.

    Entonces Neji cerró los dedos sobre las cimas endurecidas en el preciso instante en que le daba un suave mordisco en la nuca, y ella apretó los dientes para no gritar. Él sabía, maldito fuese, sabía. Sus fantasías secretas, la eterna batalla interior que libraba. Lo sabía todo acerca de ella.

    —¿Por qué estás tan callada? ¿Por qué no lo dices, Sakura? —Una pausa—. Porque lo pensaste. Muchas veces. —Le pasó la lengua cuello abajo en un suave deslizamiento. Otro delicado mordisqueo sobre el sensible cordón que iba desde su cuello hasta su hombro, y la sensación hizo que toda ella se estremeciera de placer. Un pellizco deliciosamente suave sobre sus pezones—. ¿Tanto te cuesta admitirlo? Sé que lo hiciste. Te preguntabas cómo sería que uno de nosotros te llevara a la cama. Que te desnudara y te hiciera llegar al clímax tantas veces que al final ya ni siquiera podrías moverte. Que te diera tanto placer que ya no pudieras mover un músculo de puro agotamiento, incapaz de hacer otra cosa que yacer inmóvil mientras tu amante del pueblo mágico te daba de comer de su mano, cuidaba de ti y reponía tus fuerzas para así poder volver a hacértelo una y otra vez. Para poder montarte despacio y hasta dentro de todo, tomándote desde atrás. Para poder ponerte a horcajadas sobre su cuerpo y sentir cómo te estremecías encima de él cuando llegaras al clímax. Para poder lamer y paladear tu cuerpo centímetro a centímetro hasta que no existiera ninguna otra cosa, hasta que todo lo demás dejara de tener importancia y sólo quedara lo que te estaba haciendo en ese momento, la última cima del placer que sólo él podía darte.

    Sakura jadeaba suavemente mientras lo maldecía en silencio, sí, era verdad que ella había imaginado todas esas cosas y muchas más. Y ahora las palabras de él pintaban imágenes demasiado vivías en la pantalla de su imaginación mientras Neji le hacía todas las cosas. Ser puesta a horcajadas encima de él, estar a cuatro patas para ofrecerle su sexo mientras él la tomaba desde atrás.

    Dios, pensó febrilmente, ¿siempre se lo había imaginado a él? Por mucho que se esforzara, no podía recordar qué rostro tenía ese príncipe de los sueños que había detallado con tanto amor en sus fantasías adolescentes. O él se lo había borrado de la memoria, para reemplazar a su amante imaginario con sus plateados ojos, su duro cuerpo, su seductora voz y sus devastadoras caricias, o siempre había sido él.

    «Retrocede, Haruno, ya sabes que lo único que vas a sacar e esto será terminar bien jodida... y no sólo físicamente», le advirtió la voz interior de la razón, tan débil que apenas se la podía oír.

    «Claro, sí, dentro de unos momentos...»

    —Fantaseabas —continuó él, su voz baja e hipnótica—. Puede que seas virgen en cuerpo, pero no en mente. Siento el calor y la pasión que se agitan en tu interior: hay una furia dentro de ti. Lo sentí nada más verte. No eres normal. Nunca serás normal. Acéptalo. Deja de intentar encajar en un mundo que nunca te aceptará. Nadie puede entenderte del modo en que yo puedo hacerlo. Recuerda que eres una sidhe-vidente. ¿Quieres pasar el resto de tu vida negándote todo eso a ti misma? Lo que ves. Lo que deseas. Es una manera muy triste de vivir y morir.

    Hubo silencio por un instante mientras él se limitaba a estrecharla entre sus brazos, las manos detenidas sobre sus pechos, el suave calor de su aliento en el cuello de ella, sin moverse.

    Sakura sabía que era momento de rescatarse a sí misma. De enfurecerse contra él. De decirle que estaba muy equivocado, que no sabía absolutamente nada de todas aquellas cosas sobre las que le hablaba.

    Pero no podía hacerlo, porque él no se equivocaba.

    Todo lo que había dicho era cierto. Sakura no era normal, e hiciera lo que hiciese, nunca sería normal. Siempre se había sentido dividida entre dos mundos, uno que ella intentaba ignorar y otro en el que intentaba encajar —empresas ambas igual de fútiles—, sin dejar de preguntarse si lo único que le tenían reservado serían los días de vida que había vivido la abuela. Un bebé, ningún marido, un gran casa vacía. Se repetía a sí misma que bastaría con eso, si así tenía que ser. Mientras tanto, sacaba fuerzas de flaqueza e intentaba hacer funcionar la relación con un novio.

    Pero ningún novio había sido capaz de competir nunca con las fantásticas criaturas mágicas del sexo masculino que Sakura no veía desde la infancia. Ningún novio humano había sido capaz de rivalizar nunca con un mundo que era intrínsecamente mucho más apasionado, resplandeciente y sensual. Nunca hubo un novio con el que Sakura pudiera ser ella misma. Y la triste verdad era que, un gran parte de por qué aún era virgen había que buscarla en el hecho de que ella no quería un hombre, maldita fuese, quería una criatura mágica. Siempre la había querido.

    Y ya estaba harta de preguntarse cómo sería hacerlo con una de ellas, de obligarse a desviar la mirada, a dar la vuelta, a no tocar nunca. Harta de reprimir todas aquellas fantasías pecaminosamente seductoras.

    El silencio se prolongó entre ellos.

    Entonces una mano se apartó abruptamente de su pecho y la cubrió, íntimamente, entre las piernas, para obligarla a apretar las nalgas contra la erección de Neji.

    Un grito incoherente escapó de su garganta.

    Él respondió con una avalancha de palabras dichas en una lengua antigua e incomprensible, que cayeron de sus labios con la áspera vehemencia de otros tantos juramentos. Luego, en aquel inglés antiguo de exótico acento, gruñó:

    —Te preguntabas cómo sería follarse a una criatura mágica. Bueno, aquí estoy, Sakura. Aquí estoy.
     
  16. Threadmarks: CAPÍTULO 15
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4188
    EL HIGHLANDER INMORTAL



    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3



    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.​
    NARUTO © M. Kishimoto​
    ADAPTACION © Quem​

    AVERTENCIA: Un poco Explicito.


    Los últimos vestigios de resistencia de Sakura se derrumbaron con aquellas palabras. «Aquí estoy.»

    «Tómame; haz conmigo lo que quieras», en esencia. Y ella quería hacerlo. Oh, Dios, cómo quería hacerlo. Hacía toda una vida que quería hacerlo. Las fantasías que tejía alrededor de las criaturas mágicas siempre habían sido abyectamente sexuales, y aunque Sakura rara vez usaba la palabra que empezaba con F, en labios de él era pura seducción. Ese acento exótico y aquella voz tan grave hacían que la palabra ya no sonase ofensiva, sino sensual e invitadora, secreta y prohibida y atrayente. Cuando era él quien la pronunciaba, la palabra ya no sonaba grosera; sonaba como una invitación a bailar una danza intemporal que era innatamente terrena y animal, para la que él no daría ninguna clase de excusas y no ofrecería disculpa alguna. Lo que ofrecía era sexo y hombre en estado puro, en un mundo súbitamente embellecido por los trazos del aerógrafo impalpable de su apostura y su seducción.

    Naturalmente, después, una vez terminada la intensa maratón-de-sexo-sin-barreras, su príncipe de fantasía siempre se enamoraba locamente de ella en sus sueños..., pero eso no sucedía hasta que el frenesí del apareamiento había quedado atrás. No hasta que la lujuria hubiese cobrado lo que se le debía. Eso suponiendo que aquella lenta pendiente pudiese saldarse cuando estabas con una criatura mágica.

    Sakura dejó de resistirse y se apretó contra él.

    Neji lo percibió de inmediato, en el preciso instante en que ella se daba por vencida. Volvió a hablar en aquella extraña lengua, y el triunfo masculino no pudo ser más claro en su voz. Sakura estaba perdida y él lo sabía.

    Esperaba que la obligara a darse la vuelta en sus brazos y la estrecharla contra su cuerpo, pero una vez más, el príncipe mágico desafió sus expectativas.

    Con la mano aún acomodada entre las piernas de ella al tiempo que la apretaba implacablemente contra su erección, le puso la otra mano en la mandíbula y la obligó a girar la cabeza para luego guiar sus labios hacia los suyos. De pie detrás de ella, la besó. Sakura nunca hubiese creído que se pudiera besar en semejante ángulo, pero nunca había besado a nadie tan alto como él, y no sólo era posible, sino que además era extraña, intensamente erótico. Dominante. Posesivo. Un beso que reclamaba y marcaba a fuego. Ahora estaba atraída contra el cuerpo de él, con el calor de su gran mano entre las piernas, la sedosa caricia de sus cabellos en el hombro, y la boca de él sellándose sobre la suya.

    Gimoteó tenuemente bajo la presión de aquellos labios, pero ya había perdido el mundo de vista bajo el deslizarse de aquella lengua que profundizaba cada vez más en sus sondeos para retirarse a continuación. Unirse, escapar. Jugar con ella, en una lenta danza que NO podía ser más torturantemente sexual.

    Él había aprendido en algún sitio —oh, probablemente hacía unos cuantos miles de años, pensó Sakura con un asomo de risa— exactamente cuánto había que darle a una mujer antes de retirárselo, exactamente cómo mantener suspendida a una mujer en un borde extremadamente frágil, sólo con sus besos. Cuando ella empezaba a sentir que se derretía bajo la sensación, él la llevaba a otra parte y pasaba a darle un poco menos. Luego regresaba para darle más justo cuando ella estaba a punto de gritar. Neji era dueño absoluto de todo lo que deseaba Sakura, y lo explotaba sin comisión. Sus manos, una en su rostro y la otra entre sus piernas, se encargaban de mantenerla inmóvil mientras él la torturaba con sus besos.

    Besos tan intensos que la dejaban sin respiración y le nublaban la mente, para desaparecer un instante después. Un suave roce con ese labio inferior tan carnoso y sensual suyo, capaz de crear un; deliciosa fricción erótica que la hacía anhelar más de lo que la satisfacía. Besos aún más profundos a los que Sakura respondía encogiendo los dedos de los pies, pero que nunca llegaban a durar lo suficiente.

    Y, oh, Dios, si él dedicaba esa misma entre lánguida y maliciosa atención a todas las partes del cuerpo de una mujer, nunca conseguiría sobrevivir a los cuidados de que la hacía objeto. Estaría reducida a un despojo incoherente antes de que Neji llegase a una sola de las partes importantes.

    Y hablando de ellas, pensó Sakura con irritación, ya podría empezar a acariciarla de una vez. Se retorció en la presa implacable con que él la mantenía atrapada, en un desesperado intento por comunicar aquel mensaje sin palabras. Se encontraba tan cerca..., lo había estado desde el momento en que deslizó aquella mano tan grande entre sus piernas, para luego dejarla suspendida justo en el borde. ¡Si moviera la mano aunque sólo fuese un par de milímetros!

    Pero si él entendió la súplica silenciosa que le dirigía, optó por ignorarla. Su mano siguió detenida entre sus piernas, como para hacerla insoportablemente consciente de la cálida humedad con que su cuerpo anunciaba estar listo para sentir placer, de ese sensible brote que suplicaba alguna clase de fricción, aunque fuese mediante el más insignificante de los movimientos. Pero él se mantuvo implacablemente inmóvil. La tenía atrapada entre dos cosas que podían depararle un inacabable placer erótico, y se negaba a darle nada con ellas. Sólo la torturante promesa, pero nada que aliviara la intolerable presión que Sakura sentía crecer poco a poco en su interior.

    Besos. Largos y lentos, apasionados y duros. La ágil lengua de Neji iba y venía en una caricia tan delicada como el satén, enredándose con la suya para retirarse un instante después.

    Eran besos por los que valdría la pena morir, pensó ella febrilmente mientras intentaba introducir un poco más de él en su boca, chupándole la lengua para tenerla más adentro y negándose a soltarle el labio inferior cuando Neji se apartó con una suave risa. Sakura intentó desesperadamente arquearse contra su mano, pero cada vez que lograba obtener una diminuta caricia, él cambiaba de sitio la mano y reducía la presión. Irritada por todos los obstáculos que eso ponía a su deseo, ella le mordisqueó el labio.

    —Demonios, irlandesa, ¿es que quieres ver correr la sangre? ¿Intentas matarme? —dijo él con una carcajada suave y áspera al mismo tiempo.

    —¿Yo? ¡Deja de jugar conmigo! ¡Bésame con toda la boca! Cuando te venga bien, podrías empezar a moverte de una...

    Él acalló su queja con besos. Pequeños lametones, mordisqueos, besos en las comisuras de su boca, un suave y prolongado tirar de un labio inferior. Otra vez profundamente, para retirarse a continuación. Más tortura. Neji besaba, comprendió entonces ella, tal vez sólo un inmortal podría hacerlo. Besaba como un ser que disponía de todo el tiempo en el mundo, lánguida pero conzienzudamente, resuelto a paladear cada sutil matiz del placer para prolongarlo hasta que ya no quedara ni rastro de él. En su mundo o había relojes que hicieran tic tac, ni horas que corrieran velozmente. No había un trabajo al que acudir por la mañana, nada más acuciante que la pasión del momento. Neji existía como un inmortal ajeno a la inmediatez, y ser besada con semejante intensidad si-el-momento era deva stador. Y Sakura tuvo la horrible sospecha de que él podía racionar los orgasmos del mismo modo que hacía con los besos, permitiéndole tener uno sólo cuando hubiera extraído de ella hasta la última partícula de anticipación y necesidad.

    Era como ahogarse en un mar de sensaciones, la presencia de la boca de él sobre la suya, la hinchada dureza de su virilidad contra su trasero, el calor de su mano entre las piernas.

    Entonces él interrumpió el beso súbitamente y la mano con que rodeaba la mandíbula descendió hacia su cintura, buscó dentro de su camisa y abrió el cierre de su sujetador. Sakura sintió cómo aquella mano tan grande se cerraba sobre uno de sus pechos desnudos. Se estremeció en los brazos de él, y se inclinó hacia delante para apretar el cuerpo contra la mano que tenía entre las piernas.

    —Neji —jadeó—. ¡Mueve la mano!

    —Todavía no. —Repuso él fría, inflexiblemente.

    —¡Por favor!

    —Todavía no. ¿Algún hombre mortal te ha hecho sentir así alguna vez, Sakura? —ronroneó él, un rastro de salvajismo en aquella voz tan profunda—. ¿Alguno de tus pequeños novios te ha hecho sentir así alguna vez?

    —¡No! —La palabra hizo erupción de los labios de Sakura cuando los dedos de él se cerraron abruptamente sobre su pezón y pellizcaron la cima endurecida.

    —Ningún hombre mortal puede hacerlo. Acuérdate de eso, ka-lyrra, si piensas en volver a tus ridículos muchachitos humanos ¿Sabes cuántas veces, de cuántas formas, voy a hacer que llegues éxtasis?

    —Me conformaría con sólo una si pudiera tenerla ahora mismo —siseó ella, tan intensamente excitada que estaba al borde de la hostilidad. Nunca se había sentido así antes, y no tenía ni idea de como llevarlo.

    La risa fluyó alrededor de ella como una cascada, ronca, erótica, ajena, oscura, puramente Neji Hyūga.

    —No estarás enamorándote de mí, ¿verdad, irlandesa? —susurró él con la boca muy cerca de su oreja, y aquella mano infernal por fin subió para ponerse a jugar con la cremallera de sus tejanos.

    —Qué va —logró decir ella, sin mover un músculo mientras contenía la respiración en una anhelante espera por sentirlo dentro de los tejanos. Un estremecimiento casi imperceptible fluía a través de su cuerpo con cada nuevo botón que quedaba suelto.

    Sakura abrió los ojos con un trémulo aleteo e inclinó la cabeza hasta dejarla apoyada en el pecho de él cuando sintió que por fin le metía la mano en los tejanos y, con la palma sobre su piel, la deslizaba dentro de sus bragas.

    El contacto de aquella mano bastó para hacer que se le doblara las rodillas.

    Ya había empezado a caer cuando él le rodeó la cintura con su brazo y la mantuvo en pie.

    —Bien. Porque me disgustaría mucho pensar que habías caído en la vieja trampa del amor.

    A ella no se le pasó por alto la diversión en su voz, ni la absurda realidad de que a decir verdad acababa de caer de una forma que no podía ser más física, debido a un mero contacto. Y él ni siquiera le había rozado el clít...

    —¡Oooh! —El aire huyó de sus pulmones en una súbita exhalación y Sakura ni siquiera se molestó en mantenerse de pie, dejando que fuera Neji quien cargase con su peso. Oyó vagamente cómo él jadeaba junto a su oreja, su respiración áspera y entrecortada, como si llevara mucho tiempo corriendo. El clímax que tanto había esperado estaba allí mismo, ya casi lo tenía encima, estaba a punto de dejarlo atrás...

    —Dios, Sakura, haces que me...

    —Ah, cielos, qué hermoso espectáculo —se burló una voz muy grave—. Se diría que ya está lista para recibirme con los brazos abiertos. Estoy impaciente por terminar lo que tú has empezado. ¿Te acuerdas de cómo solíamos hacer eso, Neji? ¿Cómo solíamos compartir tú y yo? ¿O ésa es otra de las muchas cosas que te gusta fingir que nunca sucedieron en el curso de esos miserables miles de años que finges no haber vivido nunca? ¿Sabe ella lo que podemos hacerle? ¿Le has contado cómo solíamos jugar con las criaturas mortales?

    Sakura se estremeció violentamente en los brazos de Neji cuando el orgasmo oh-tan-desesperadamente-necesitado murió en una muerte instantánea, aunque nada de la excitación que lo había acompañado pereció con él. Un estremecimiento le oprimió la garganta cuando aquella voz sardónica atravesó el estupor sensual que se había adueñado de su ser. Hizo un desesperado esfuerzo por disipar aquella convulsión, hablar a través de ella, advertir a Neji de que Darroc los había encontrado de nuevo, pero sus traidoras cuerdas vocales volvieron a fallarle como habían hecho en Fountain Square. Estaba completamente paralizada, clavada en el suelo.

    Mientras permanecía inmóvil, incapaz de lanzar un leve chillido de advertencia, la asombró y la llenó de alivio darse cuenta de que aun así él lo había sabido de alguna manera.

    Sacando la mano de sus tejanos con un brusco tirón, Neji le dio la vuelta entre sus brazos y la atrajo hacia él, al tiempo que mascullaba:

    —Por todos los diablos.

    Sakura tenía la mirada fija en la alta criatura mágica de cabellos color cobre inmóvil justo detrás del hombro de Neji. Con la cabeza echada hacia atrás contempló a Darroc con horror.

    Una sombra helada e impasible en sus ojos iridiscentes; la criatura frunció dos labios perfectos que se habían contraído en una oscura mueca de crueldad y le sopló un beso sarcástico por encima del hombro.

    Sakura abrió la boca para gritar.

    Pero sus cuerpos ya saltaban a través del espacio.

    Pasaron horas saltando de un lugar a otro.

    Al principio Sakura aún estaba tan aturdida por aquel exceso de sensualidad que apenas podía pensar, y ni siquiera se molestó en tratar de hablar. Su cuerpo parecía haber quedado atrapado en un estado de conciencia erótica dolorosamente suspendida que tardaba demasiado tiempo en disiparse.

    Bueno, al menos había una parte de los Libros del sin siriche du que estaba en lo cierto, reflexionó, aquélla donde se aseguraba que Neji Hyūga dejaba tan ahítas de placer a las jóvenes que no era raro que luego éstas fueran incapaces de hablar, y pareciesen haber perdido el juicio.

    Porque ni siquiera el miedo a morir, al parecer, podía hacer gran cosa para calmar la tempestad de deseo que Neji había hecho nacer en su interior.

    Claro que al pensar en ello, Sakura sospechó que quizá se hubiese vuelto un poco insensible al miedo; la repetida exposición al impulso, ese tipo de cosas.

    Con todo... la pasión que Neji había despertado en ella no se parecía a nada de cuanto hubiese experimentado antes. Nunca se le había pasado por la cabeza que pudiera experimentarse algo semejante. Básicamente, ser tocada por Neji Hyūga hacía que Sakura sintiera todo su cuerpo, gloriosa, intensa, adictivamente vivo.

    Era justo lo que ella siempre había temido: unos cuantos besos dados por una criatura mágica, y una mujer estaba perdida.

    Y no es que Sakura fuese una novicia en lo que concernía a los besos. Ella besaba mucho. De hecho, sospechaba que besaba muchísimo más que la mayoría de las mujeres. Como ella era virgen y los hombres eran..., bueno, hombres, todas sus citas siempre ponían muchísimo esfuerzo en los jugueteos preliminares, como si aquello fuese una especie de competición y estuvieran decididos a ser El Que Ganaba El Partido. Horas de besos expertos y seductores, y al final ella siempre los acompañaba firmemente hasta la puerta.

    Pero después de recibir unos cuantos besos de Neji, no sólo se encontró absurdamente próxima al orgasmo, sino que había estado a punto de desplomarse —literalmente— sobre la cama, o más bien sobre el suelo, o sobre cualquier sitio donde él quisiera hacerla suya.

    Él era adictivo. Mirarlo y preguntarse cómo sería en la cama ya había sido duro, pero ahora Sakura había tenido ocasión de haberse una cierta idea al respecto y nunca podría volver a mirarlo sin pensar en ello. Ahora que había tenido la oportunidad de catarlo, por fin podía expresar en palabras lo que percibió en él desde el primer momento, y que desde entonces no había dejado de hacer estragos en sus sentidos: Neji Hyūga era más hombre que la mayoría de los hombres.

    Era fuerte y sensual y estaba muy seguro de sí mismo, un hedonista desinhibido hasta el último centímetro del magnífico terciopelo dorado de su piel. Adoraba el sexo, lo paladeaba y disfrutaba de cuanto contenía. Controlaba, pero siempre de un modo que alimentaba las fantasías de una mujer. En la cama sería, ahora ella lo sabía, tremendamente dominante y un poquito guarro. La tomaría de todas las formas que ella pudiera imaginar y, estaba completamente segura, de unas cuantas que probablemente nunca se le habían pasado por la imaginación.

    Sería inventivo e inagotable, y no tendría otra meta que el placer.

    Estaba segura de que él podía hacer lo que dijo: dejarla tan agotada, tan aturdida y profundamente saciada que ni siquiera le quedarían fuerzas para alimentarse, para levantar la cabeza de la almohada, o del suelo, o de donde fuese que él decidiera dejarla tendida cuando terminase con ella.

    Una mujer podía hacerse daño a sí misma en la cama de Neji Hyūga.

    «Y fuera de ella, Haruno», la previno aquella vocecita interior.

    «Oh, sí —admitió ella sin molestarse en discutírselo—. Y fuera de ella.» Y eso era algo a lo que necesitaba dedicar una buena cantidad de reflexión, y no mientras él la estuviera tocando. Y lo haría tan pronto como las cosas se hubieran calmado un poco.

    No era que buscase excusas para retrasar el momento de hacerlo, pero con lo enloquecida que había llegado a volverse su vida ahora se veía obligada a reaccionar constantemente, y no tenía ocasión de pensar las cosas a fondo y actuar.

    Sakura no necesitaba recurrir a uno de los muchos adagios pertinentes de la abuela para comprender lo peligrosa que era esa manera de vivir.

    Pero, cielos, pensó con una exasperación que ella misma encontró bastante cómica dadas las circunstancias, poder determinar cuáles eran sus probabilidades de supervivencia ciertamente la ayudaría a pensar con más claridad. Cuando una no sabía cuántas horas de vida le quedaban, la disciplina y la auto-negación salían por la ventana junto con el contar las calorías.

    Su cuerpo tardó lo suyo en recuperarse de aquel estado de febril excitación, lo suficiente para que pudiera estar un poco más relajada en los brazos de él mientras saltaban a través del espacio. Incluso entonces, Sakura procuró tener mucho cuidado. Evitó cualquier contacto con esa parte de él que aún estaba dura como una roca, y; que eso sólo habría servido para volver a ponerla miserablemente excitada. Reparó en que Neji también intentaba evitar el contacto para variar, y cuando en cierto momento ella lo rozó sin darse cuenta, él soltó una exclamación ahogada y gruñó:

    —Haz el favor de no tocar eso. Me duele. Dios, no estoy hecho de piedra.

    —Lo siento —dijo ella al instante, aunque en su fuero interno una parte de su ser que era absolutamente femenina se puso muy contenta al saber que no era la única a la que le costaba tanto recuperarse. Que no era la única a la que su intimidad había afectado tan intensamente. (Y al tacto él ciertamente parecía estar hecho de piedra, en todo caso al menos allí).

    Se quedó bastante perpleja, un rato después, al descubrir que habían vuelto al hotel, donde Neji cogió su equipaje con expresión sombría. Abrió la boca para preguntar qué podía ser tan importante para arriesgarse a volver por ello —la ropa y los artículos de limpieza y tocador eran eminentemente reemplazables—, pero él volvió a desplazarlos, y Sakura ya había aprendido la lección de que era mejor mantener la boca cerrada mientras saltabas a través del espacio. (Por suerte esta vez no encontraron ningún lago en su itinerario; Sakura agradeció que no estuvieran cerca de la costa, porque materializarse en aguas infestadas de tiburones hubiese sido mucho peor que acabar con unos cuantos renacuajos dentro de los pantalones).

    Luego saltaron de un lugar a otro hasta que Sakura perdió la noción del tiempo, y finalmente cogieron otro tren de pasajeros.

    Una vez en el tren, él ocupó un asiento y la agarró por la cintura para sentarla entre sus piernas, aunque mantuvo un poco de espacio entre las mitades inferiores de sus cuerpos. Le empujó suavemente los hombros hacia su pecho, la rodeó con los brazos y apoyó la mandíbula en sus cabellos.

    Sakura se quedó atónita al darse cuenta de que él estaba temblando. Los estremecimientos apenas eran perceptibles, pero un profundo temblor hacía vibrar su poderoso cuerpo.

    —¿Qué pasa, Neji? —preguntó, nerviosa. ¿Qué podía hacer temblar a Neji Hyūga? Sakura no estaba demasiado segura de querer saberlo. ¿Se le habría pasado por alto alguna cosa cuando estaba tan aturdida? ¿Sería que aún no estaban a salvo, pese a todo aquel frenético saltar de un lugar a otro?

    —¿Qué pasa? —gruñó él—. ¿Qué pasa? ¡Que la he cagado, demonios, eso es lo que pasa! No sabes la suerte que hemos tenido. Darroc dejó que pudiéramos verlo y oírlo, ¿verdad? No quiero ni pensar en lo que podría haber ocurrido si hubiese decidido no hacerlo. Dios, no estoy acostumbrado a esta mierda de no tener poderes; te aseguro que no se me da nada bien. —Una larga pausa, luego un juramento en voz baja—. No consigo entender por qué se me ocurrió pensar que podíamos pasar la noche en el hotel, Sakura. Debería haber seguido saltando de un sitio a otro hasta llegar a Escocia, donde ya no correrías peligro. He sido un estúpido arrogante.

    Con los brazos alrededor de ella, se sumió en un pétreo silencio.

    Sakura parpadeó y también se quedó callada. El corazón le brincó peligrosamente en el pecho. «He sido un estúpido arrogante», había dicho él. No eran la clase de palabras que ella esperaba oír de labios de una imperiosa criatura mágica.

    Pero después de todo, Neji estaba resultando ser muy distinto de lo que le habían enseñado a esperar que serían las imperiosas criaturas mágicas.

    Y la línea que separaba al hombre de la criatura mágica se hacía cada vez más borrosa en la mente de Sakura.

    Cerró los ojos, se recostó en él y se dijo que intentaría dormir un poco ahora que podía hacerlo, porque cualquiera sabía dónde o cuándo podría tener otra ocasión de dormir.

    Empezaba a adormilarse cuando él la sacudió suavemente, bajaron del tren y cogieron un transporte al aeropuerto.

    —Un vuelo va a despegar dentro de unos momentos —dijo él mientras examinaba el tablero de salidas—. No tengo tiempo para jugar con sus ordenadores y sacarte un billete. Tendrás que cogerme la mano. Ven, Sakura. Tenemos que darnos prisa para cogerlo.

    Escocia.

    Iban a ir a Escocia.
    Ahora mismo.

    Sakura parpadeó, estupefacta por lo que había llegado a ser su vida, y deslizó la mano en la de él.

    Invisibles, atravesaron el control de seguridad y fueron hacia la puerta de embarque. Sakura levantó la cabeza hacia Neji y le miró el perfil. Él tenía la mandíbula rígidamente apretada, sus ojos entornados miraban hacia delante, y andaba tan deprisa que prácticamente la arrastraba consigo.

    No aflojó el paso hasta que hubieron subido al avión.

    Hoy es lunes, pensó Sakura con una especie de asombro lejano mientras se dejaba caer en un asiento de ventanilla al lado de Neji, sin soltarle la mano.

    Hubiese debido estar en casa, en el trabajo. Hubiese debido estar preparándose para cantarle las cuarenta a Hassaku. Tenía que ir a la tintorería a recoger su ropa lavada en seco, plantas que necesitaban ser regadas, hora con el dentista aquella tarde, y planes para salir a cenar con Ayamé aquella noche.

    En lugar de eso, estaba a bordo de un avión, encubierta por el féth fiada, temporalmente incorpórea, perseguida por demonios de otro mundo y medio seducida por un príncipe mágico. A esas alturas —si quería ser completamente honesta consigo misma— él ya habría completado su seducción, si no se hubiera visto interrumpido por los susodichos demonios de otro mundo, y sin duda eso habría vuelto aún más caótico el caos que Sakura ya tenía en la cabeza.

    Pero lo que verdaderamente indicaba lo irreal que había llegado a ser su existencia era el hecho de que, con la de cosas por las que debería preocuparse ahora, la preocupación que prevalecía fuera a de que esperaba que todos los pasajeros estuvieran ya a bordo, y pie nadie se equivocara de asiento y se le ocurriera venir a sentarse en ella.

    Hoy me bombardeaste a preguntas, porque quieres saber le que me pasa por la cabeza.

    Me preguntaste si creía en Dios. Pues claro que creo en Dios, te dije. Siempre he tenido mucho sentido del yo.

    Ahora tu casa está silenciosa, tú duermes en el piso de arriba y estoy solo con este estúpido libro que pretende dar cuenta de mi vida y, a decir verdad, podría ser que yo crea en Dios.

    Pero también podría ser, ka-lyrra, que tu Dios no crea en mí

    De la (considerablemente revisada) edición negra del

    Libro del sin siriche du de la familia Haruno
     
  17. Threadmarks: CAPÍTULO 16
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    5024
    EL HIGHLANDER INMORTAL

    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto
    ADAPTACION © Quem
    CAPITULO 16

    Escocia. Las Highlands

    En opinión de Neji, no existía lugar más hermoso en el mundo. Había pasado gran parte de su existencia bajo una apariencia humana entre sus verdes valles y sus escarpadas montañas. En el siglo VI adoptó la apariencia de un guerrero curtido en mil batallas y pasó un tiempo viviendo allí, con un clan de las Highlands al que llamaban los Namikaze, para comer, «conquistar mozas» y luchar a su lado. Y cuando una de sus muchas batallas llegó a volverse demasiado encarnizada, el don mágico que Neji otorgó a los varones del clan Namikaze salvó de la extinción a su linaje.

    Había establecido su herrería aquí y allá, durante un tiempo en Dalkeith-Upon-the-Sea, durante un tiempo en Caithness, entre otros muchos lugares demasiado numerosos para nombrarlos. Se infiltró entre los templarios cuando el rey de Francia acabó con la orden y los guió hasta Madara en Dunnotar, para que Robert de Bruce pudiera usarlos en el campo de batalla, y luego hasta el Sinclair en Rosslyn, donde su fantástico legado había perdurado hasta el día de hoy.

    Y los Uchiha, bueno, aquel clan de druidas de las Highlands no había dejado de fascinarlo desde el día en que se los escogió para negociar El Pacto con los Tuatha de Danaan que luego se encargarían de defender y hacer respetar, pero se sintió particularmente fascinado por los gemelos Uchiha, Izuna e Utakata —oscuros, poderosos, ocasionalmente bárbaros—, dos highlanders del siglo XVI que habían renunciado al amor, sólo para encontrarlo en las horas más oscuras de sus existencias.

    Y ahora, en la forma humana que se le había obligado a adoptar, iba en un coche a través de aquellas montañas al lado de una mujer humana, para conocer a esos mismos Uchiha en carne y hueso.

    ¿Cómo reaccionarían en cuanto lo vieran? ¿Lo acogerían con los brazos abiertos o se mostrarían ferozmente hostiles? Después de todo, él era un representante de esa raza que había hecho que las vidas de los Uchiha llegaran a volverse tan complicadas; uno de los responsables de que incontables generaciones de Uchihas hubieran sido temidas, y sus hombres tenidos por «paganos» y «seguidores del mal» cuando la Galia dejó abandonados a sus druidas para que cayeran en manos de los romanos primero y, en las igualmente implacables, de la cristiandad después.

    ¿Sabrían algo acerca de él? ¿Lo habría precedido su reputación?

    ¿Recordaría Utakata que Neji lo había curado? El poderoso corazón del highlander ya no latía cuando Neji se arrodilló junto a él en la isla de Morar.

    ¿Se negarían los Uchiha, como había hecho Sakura en un primer momento, a confiar en él? ¿Se negarían a hacer lo que él necesitaba que hicieran, o mejor dicho, que no hicieran?

    Neji se frotó la mandíbula, miró por la ventanilla del coche de alquiler y se obligó a dejar de pensar en si aquellos dos le darían la bienvenida o lo cubrirían de improperios. Lo que importaba era que ya hacía varias leguas que habían cruzado las defensas mágicas de la reina, y ahora Sakura se hallaba en suelo protegido. Él ya sabría hacer frente a todo lo demás que pudiera ocurrir. Había pasado la mayor parte del vuelo a través del océano pateándose mentalmente el trasero por lo que sucedió en Atlanta. Porque estaba tan egoístamente absorto en seducirla, en atarla a él, que había hecho peligrar su vida. «Estúpido bastardo pagado de ti mismo; ya no eres invencible.»

    En vez de ganarse a Sakura, habría podido perderla para siempre en aquella habitación de hotel. La llamita de su frágil y preciosa vida podría haber sido extinguida, con lo que el alma de Sakura habría quedado en libertad de ir a lugares hasta los que él nunca podría seguirla, ni siquiera cuando le hubieran sido devueltos todos sus poderes. Le bastaba con pensar en ello para sentir que la tensión volvía a adueñarse de su cuerpo humano. Lo malo de ser humano y tener tanto músculo era que todo ese músculo podía tensarse. Neji había experimentado el primer dolor de cabeza de su vida a bordo del avión. No quería volver a tener otro. Nunca. Y esa extraña sensación de que se le revolvía el estómago, algo que ninguna cantidad de comida pudo llegar a aliviar, tampoco le gustó nada.

    Exhaló lentamente y se obligó a centrar la atención en el mundo exterior, el campo, un paisaje del que nunca se cansaba.

    En ese momento, el coche viró bruscamente hacia la derecha y luego volvió, con la misma brusquedad, al carril que acababan de abandonar. Neji se apresuró a reprimir una sonrisa, porque sabía que Sakura probablemente le daría una bofetada si llegaba a verla. Cuando se hicieron con el pequeño compacto de alquiler en el que iban apretujados ahora, Sakura insistió en conducir (si uno podía llamar conducir a aquello) con el argumento de que los efectos del féth fiada que envolvían a Neji podían causar accidentes si era él quien conducía. No acostumbrada, sin embargo, a conducir por el lado «equivocado» de la carretera, la pobre lo pasaba muy mal.

    —¡Por el amor de Dios, si esas ovejas dejaran de catapultarse a la carretera, aún podría conseguir que llegáramos allí enteros! —se había quejado la última vez que él rió—. Aparecen de la nada, como si cayeran del cielo.

    —Paparruchas —se había burlado él—. Las ovejas nunca tienen prisa. Son lentas como caracoles. Si estuvieras un poco más atenta a la carretera, en vez de intentar verlo todo a la vez, seguro que las verías venir.

    Por Danu, cómo adoró entonces su rostro de facciones delicadas, las expresiones que pasaban velozmente por él, su temperamento. Sakura tenía un fuego interior que rogaba ser provocado, sólo por el placer de verlo inflamarse.

    —Claro. Se supone que he de pasar junto al lago Ness sin mirarlo, ¿verdad? ¿Qué pasa si a Nessie se le ocurre asomar la cabeza y me la pierdo? Tú llevas miles de años dando vueltas por ahí. Yo nunca había estado en Escocia. Deberían impedir que esas malditas ovejas entren en la carretera. Poner vallas. ¿Por qué en Escocia no hay vallas? ¿Piensan que no hay que proteger a los turistas? ¿Y qué tienen de malo las carreteras de dos carriles? ¿Es que nunca han oído hablar de ellas?

    —Si esta carretera no tiene dos carriles, ka-lyrra, ¿cómo es que te cuesta tanto mantenerte en tu lado?

    Sakura le enseñó los dientes, y ver que lo miraba con semejante cara de pocos amigos hizo que él tuviera que morderse el interior de la mejilla para no echarse a reír. O tomarla en sus brazos y besarla, lo que ciertamente habría hecho que tuvieran un accidente.

    —De acuerdo, vamos por una carretera que tiene un carril y medio —admitió ella de mala gana—. Intento mantenerme dentro de los tres cuartos que me corresponden.

    Y después de dirigirle una mirada altiva, volvió a tratar de mirar en todas direcciones a la vez, sin dejar de esquivar las ovejas y volviendo a conducir en dos ocasiones por el lado equivocado, con lo que pasaba más tiempo fuera de la carretera que dentro. Y Neji tuvo que volver a contener la risa.

    Le encantaba verla reaccionar así ante la tierra que hacía ya mucho él amaba por encima de ninguna otra, mucho más que a Irlanda, quizás incluso más que a cuanto había en Danu. Neji no habría sido capaz de explicarlo y no sabía a qué podía ser debido, pero Escocia y sus gentes simplemente le llegaban. Siempre había sido así. El hecho de que Sakura fuese incapaz de mantener los ojos (y el coche) en la carretera parecía indicar que Escocia empezaba a ejercer la misma inefable atracción sobre ella.

    ¿Y cómo podía ser de otra manera? El final del verano en las Highlands siempre era magnífico, con las colinas punteadas de los colores de la estación que empezaba a apagarse: el rojo oscuro mezclado con púrpura de las flores del brezo, el rosa pálido de las hojas cruciformes del urce, las hebras plateadas en forma de corazón de los matorrales de guillomo. Aún faltaban unas semanas para que los brezales realmente empezaran a pintar laderas enteras con el púrpura rosado de su bruma, y de pronto Neji se permitió albergar la esperanza de que aún estarían allí para verlo.

    Le encantaría ver a Sakura mientras corría por un brezal; le encantaría desnudarla, acostarla sobre el brezo y hacerle todas las cosas que estaba seguro enseguida se le ocurrirían a su traviesa mente.

    Y lo haría, se prometió. Pronto. Ahora que ella por fin estaba a salvo.

    Ya no faltaba mucho para llegar al castillo de los Uchiha. Las luces de Inverness habían empezado a desvanecerse en el retrovisor lateral de Neji.

    Inverness. Morgana...

    Era cerca de allí donde ella había vivido hacía tanto tiempo, en el castillo Brodie. Y de pronto, en aquel retrovisor lateral ya no hubo carreteras, hoteles o tiendas, restaurantes o pubs, sólo tierras no tocadas por la mano del hombre que se perdían en la lejanía bajo un vasto cielo azul...

    «Te amo», le había dicho él, asombrándose a sí mismo cuando las palabras cayeron de su lengua. Pero Madara acababa de nacer y estaba envuelto en mantas, acunado en los brazos de ella: su hijo. Morgana estaba exhausta, con los cabellos mojados, el cuerpo empapado de sudor y el rostro iluminado por un resplandor innatamente femenino. Y algo pudo más que él. De pronto lo dijo, y enseguida fue demasiado tarde para retractarse. Y, por todos los diablos, qué poco tardó Neji en querer retractarse.

    Ella apartó la mirada del bebé muy a su pesar, alzó el rostro hacia Neji y lo miró.

    Y luego rió.

    Si él hubiera tenido un alma, aquella risa la habría atravesado como una estocada.

    La risa de Morgana sonó suave y triste, y fue tanto más abrasiva por ello. Porque había habido en ella algo que sólo podía ser piedad.

    «Tú no puedes amar, criatura mágica. No tienes alma.»

    Como si aquellas dos palabras que tanto le había costado decir a Neji Hyūga no hubiesen salido de sus labios. ¿Las habría creído nunca alguna mujer? ¿O meramente sucumbían a su irresistible hechizo sensual, para ser cautivas en cuerpo pero nunca en corazón? Hubo un tiempo en el que eso carecía de importancia para él. Pero los años y el contacto con los humanos habían tenido un extraño efecto sobre él, lo cambiaron, hicieron que empezara a pensar en cosas que nunca se le habían pasado por la cabeza antes; y a veces se sentía como imaginaba que tenía que sentirse Sakura: a caballo entre dos mundos, un pie aquí, un pie allá, sin ningún sitio al que pudiera llamar hogar.

    «¿Cómo sabes que no puedo amar? —siseó Neji. Con qué tranquilidad le había arrojado ella a la cara sus palabras, unas palabras que él nunca había dicho antes. Unas palabras que nunca volvería a decir—. Define el amor, Morgana.»

    Ella estuvo callada un buen rato, sin dejar de mirar al bebé que resoplaba húmedamente en sus brazos.

    «El amor significa que morirías un millar de veces por esa persona —dijo finalmente, mientras contemplaba al recién nacido—. Que darías lo que fuese con tal de poder seguir a su lado sólo un instante más, con tal de verla viva, fuerte y feliz.»

    «Eso no es justo —replicó él—. Sabes que yo no tengo alma. Si muero, dejo de existir para siempre. Si tú mueres, sigues tu camino. Hacia algún otro tiempo, algún otro lugar, algún otro mundo. Yo me convierto en polvo. Nada más. No puedes juzgarme de acuerdo con los mismos criterios.»

    «¿Quieres jugar a que eres como nosotros pero sin estar sometido a las mismas reglas? Si realmente amaras a alguien, principito del pueblo mágico, serías capaz de renunciar a todo lo que posees sin que te importase nada perderlo. Y no recurrirías a las diferencias para regatear el precio.»

    «Quizá seas tú la que no puede amar, Morgana. Amar a alguien quizá signifique que estarías dispuesta no a morir, sino a renunciar a tu alma inmortal por ese alguien. Así que el defecto tal vez esté en ti, no en mí.»

    Y así fue como empezó la discusión. La eterna, inacabable y siempre idéntica discusión entre ellos. Hasta que lo que hacía únicos a los Tuatha de Danaan, ese vínculo que se forjaba entre un varón del pueblo mágico y una mujer humana en el instante en que era concebido un niño, llegó a ser más doloroso que placentero. Hasta que ambos hubieron levantado muros para mantener alejado al otro.

    Por Danu, ¿cuántas veces habían tenido ellos esa pelea? ¿Cien veces? ¿Mil?

    Hasta el día en que ella murió. Y Neji se inclinó sobre el lecho en el que agonizaba e intentó hacerle beber el maldito elixir de la vida, como no había dejado de intentar una y otra vez desde que ella tenía diecisiete años; pero entonces, en un raro momento de honestidad abyectamente estúpida hacia todos esos años, le habló a la joven Morgana de su lamentable efecto secundario: la inmortalidad y las almas no podían coexistir.

    Le dijo que en cuanto lo hubiera tomado, pasados unos cuantos años todo aquello a través de lo que ella definía su humanidad se esfumaría sin dejar rastro. Ese delicado resplandor dorado que la envolvía se iría haciendo un poco más tenue con cada día que pasara, hasta que finalmente ya no quedaría nada de él. Y entonces Morgana estaría tan desprovista de esa divina llama interior como cualquier criatura mágica.

    Cambiaría, los humanos siempre lo hacían.

    Pero mejor una Morgana sin alma que una que estuviese muerta.

    «Jamás, Neji. Déjame morir.»

    Él podría haberle borrado de la memoria el recuerdo de lo que acababa de admitir ante ella. Podría haberla obligado a tomar el elixir. Podría haberle hecho creer cualquier cosa que él quisiera que creyese.

    Pero lo que quería que creyese era que él merecía que hiciese lo que le pedía.

    «¿Realmente sería tan terrible ser como yo? —atronó—. ¿Tan vil y repugnante soy, entonces, porque no tengo alma, Morgana? ¿Acaso no he sido bueno contigo? ¿Qué es lo que quieres de mí que aún no te he dado? ¿Qué es lo que no he sido capaz de hacer, de ser?»

    —Neji, hay algo que no acabo de entender. ¿Por qué Darroc no se limitó a matarnos? —preguntó Sakura de manera abrupta, sacándolo de sus oscuras meditaciones—. Contaba con la ventaja de la sorpresa. Podría haberte disparado por la espalda, o haberte golpeado en la cabeza.

    Él parpadeó y se pasó una mano por los ojos. Dios, aquellos recuerdos habían llegado de pronto y sin avisar, tan vividos que por unos instantes se había olvidado de dónde estaba. Había vuelto allí, para odiarla por morir. Por haberlo menospreciado hasta el ultimo instante simplemente porque él carecía de aquello con lo que Morgana había tenido la inmensa suerte de nacer.

    Eso lo llevó a odiar a todos los humanos, con esas almas suyas que murmuraban yo-soy-mejor-que-tú, hasta que todos los humanos quedaron reducidos a una sola especie unilateralmente vil. Y cuando por fin se acordó de que él era, después de todo, un semidiós —¡así que al diablo con los humanos!— pasó un tiempo recorriendo las Highlands como si fuese la muerte encarnada.

    Neji apretó la mandíbula y obligó a los susurros de tiempos pasados a que retrocedieran hasta ese oscuro rincón de su mente que él nunca visitaba voluntariamente. Su oubliette, su lugar del olvido. Una capa de recuerdos tras otra caía dentro de ese pozo y quedaba abandonada allí, para formar una crónica terrible que se remontaba hasta millares de años atrás. Sumergirse en esos recuerdos sería como abrirle la puerta a la locura. Pero otra de las mentiras que le había contado a Madara fue que descubrir demasiadas cosas demasiado deprisa volvía locos a los de su especie, cuando la verdad era una sutil variación de eso: lo que los hacía enloquecer era no saber cuándo había que olvidar.

    —Tú no conoces a Darroc, ka-lyrra —dijo—. Le gusta jugar un poco con su presa antes de matarla. No quiso arriesgarse mientras yo te tocaba porque, si no me dejaba inconsciente o me mataba instantáneamente, yo podría ponernos a salvo en otro lugar. Esta vez no se molestó en usar el féth fiada para ocultar su presencia y la de los cazadores, porque quería que yo lo viera y lo oyese. Intentaba enfurecerme, para que me abalanzara sobre él y tú y yo quedáramos separados. Después de lo que vio, apostaría a que ahora no descansará hasta tenerte en sus manos.

    —¿Por qué?

    Neji la miró. Sakura llevaba su larga melena recogida hacia arriba con uno de esos pasadores que tanto le gustaban, y una rígida colita sobresalía de ella para apuntar directamente hacia el techo del coche, para rozarlo y balancearse en aquella carretera llena de baches. Se había puesto la chaqueta de ante con el forro de borreguillo, y las solapas subidas hacia arriba enmarcaban su esbelto cuello. El sol del atardecer era una bola de fuego que descendía por detrás del Ben Killan, y sus rayos doraban el delicado perfil de Sakura mientras se mordisqueaba el labio inferior.

    Y en todas las Highlands no había nada más bello que ella, porque Sakura era mucho más hermosa que los brezales en flor y los intensos rojos de las laderas.

    Era divertida, terca, inteligente y sexy y estaba llena de pasión humana, y le hacía algo que él no podía explicar. Besar a Sakura, había decidido allá en la suite, con los brazos llenos de su generosa suavidad, era lo más parecido a conocer el paraíso que podía esperar un hombre sin alma. Sakura había respondido a su presencia con toda la explosiva pasión que Neji percibió en ella la primera vez que la vio, y subió rápidamente hasta el borde del clímax. No le habría costado nada llevarla hasta él antes de que los interrumpiesen. Hacerlo habría podido ser un acto de misericordia y aliviar la tensión que sintió en el cuerpo de ella, mientras saltaban a través del espacio, o incluso más tarde en el tren, o a bordo del avión.

    Pero Neji no quería ponérselo tan fácil. Le gustaba pensar que había conseguido hacerla dolorosamente consciente de él. Que ella deseaba tenerlo del mismo modo en que él, a cada momento, era dolorosamente consciente de que ella estaba allí.

    Sufrirían juntos. Cuando finalmente le diera su primer orgasmo a Sakura, éste iría seguido por una docena más. Provocados por su miembro dentro de ella, hincado hasta la empuñadura. Marcándola a fuego como suya.

    Su cuerpo humano, al parecer, había recurrido a uno de los trucos favoritos de los Uchiha; la miró y gruñó: mía. Y ahora ya no había vuelta atrás. Para ninguno de los dos. Si ella aún no se había dado cuenta, no tardaría en saberlo.

    —Para hacerme daño a través de ti —prosiguió—. Darroc es un bastardo muy retorcido. Le encanta despojarme de lo que me pertenece. Especialmente de las mujeres mortales. No te imaginas lo que tuve que hacer para que no llegara a enterarse de la existencia de Morgana. Pero ahora él sabe de ti, y no dejará de acosarnos.

    Ella abrió la boca, y luego volvió a cerrarla. Después la abrió de nuevo.

    —¿Te dolería mucho que se me llevara? —dijo.

    Él la miró, pero Sakura se negó a devolverle la mirada. Había percibido una nota de tensión en su voz. Para variar, ahora mantenía fija la vista a la carretera ante ellos. La pregunta era importante para ella. Y para él.

    —Sí, Sakura —dijo Neji con una tranquila intensidad—. Me dolería.

    —Oh. —Ella guardó silencio durante un largo instante. Luego dijo—: ¿Estás seguro de que realmente estaremos a salvo en ese sitio al que vamos?

    Neji sonrió levemente. Sakura era tan hábil como él a la hora de cambiar de tema. Daba igual. Había tiempo. Se aseguraría de que hubiera tiempo de sobras.

    —Ya estamos a salvo; hemos dejado atrás las defensas. La reina queda alertada en el instante en que un Tuatha de Danaan cruza sus defensas y llega a estar a menos de mil leguas de las tierras de los Uchiha, y esas defensas siempre identifican al que las ha violado. Es el único sitio al que Darroc no puede ir sin revelar su presencia ante Mito. Si lo hiciera, la partida habría terminado, y él no va a permitir que eso ocurra. Además, está muy poco familiarizado con el reino humano, y si conozco a Darroc, se concentrará en lo que lo ha traído a Cincinnati. Seguirá intentando encontrar a Madara.

    —¿La reina sabrá que has cruzado sus defensas?

    —Las defensas fueron hechas pensando en un Tuatha de Danaan, cosa que ya no soy, así que no lo creo.

    —Tampoco creías que Darroc fuera a encontrarnos tan pronto.

    No era una pregunta, pero él respondió de todos modos.

    —Subestimé a Darroc. No se me ocurrió que se atrevería a traer más cazadores. Nunca podría habernos encontrado tan deprisa con sólo los cuatro cazadores que viste con él en Cincinnati. Pero hizo acudir a más.

    —¿A cuántos más? —dijo ella, mirándolo con ojos alarmados.

    —Te aseguro que no quieres saberlo. —Cuando la hizo volverse en sus brazos para poder verle la cara, él había estado mirando por encima del hombro de Sakura. Una veintena de cazadores se materializaron justo detrás de ella, a la espera del momento en que Neji se volvería hacia Darroc y dejaría de tocarla. Tan juntos que sus oscuras alas se rozaban, alzaron sus terribles cuerpos sobre ella. Neji nunca había visto a tantos cazadores juntos en el mismo sitio, fuera de su prisión del Reino Invisible. Incluso él había encontrado desconcertante la presencia de aquella oscura legión.

    Más que desconcertante. Pensar que Sakura pudiera llegar a caer en sus garras había tenido que hacerle algo al corazón humano que latía en su pecho, porque de pronto sintió como si se lo... estrujaran, como si una mano gigantesca decidida a aplastarlo hubiera cerrado el puño alrededor de él.

    —¿Iban por mí? —preguntó ella con cautela.

    No se le escapaba nada. Neji asintió.

    —Hummm... ¿más de... esto, una docena?

    —Sí.

    —Tienes razón —se apresuró a decir ella—. No quiero saberlo. —Otra larga pausa—. ¿Sabes...? hummm, eso que dijo Darroc de que tú y él jugabais con los mortales...

    Un músculo se estremeció en la mandíbula de Neji.

    —¿Qué quieres saber, Sakura?

    —¿Era, ejem..., verdad?

    —No —dijo Neji—. Darroc miente. Sólo intentaba llenarte la cabeza de tonterías. Causar disensión entre nosotros, el viejo método del divide-y-vencerás.

    —¿De veras? —Clavó en él una mirada escrutadora, sus ojos verdes muy abiertos.

    —De veras. —Le sostuvo la mirada sin inmutarse, decidido a que lo creyera y negándose a pensar en que por una vez que ella parecía estar dispuesta a hacerlo, él estuviera mintiendo. Pero lo que había sido él en el pasado ya no tenía nada que ver con lo que era ahora, y no estaba dispuesto a que se lo juzgara y condenara por antiguos crímenes.

    Ella asintió lentamente, y luego dijo cambiando bruscamente de tema:

    —Bien, ¿estás seguro de que esos Uchiha a los que vamos a ver me creerán? ¿Aunque no sean capaces de verte?

    —Ah, ka-lyrra sospecho que no hay nada que los Uchiha no puedan llegar a creer. Han visto prácticamente de todo.

    .

    .

    .

    —Lo hemos perdido, Darroc —dijo Bastion.

    Darroc miró al cazador con expresión gélida y no dijo nada. Ver a Neji con su pequeña humana le había traído a la memoria unos tiempos ya muy lejanos, cuando los dos cabalgaban juntos con el resto de la Cacería Salvaje, cuando cazaban como hermanos-dioses, invencibles y libres, sin estar sometidos a nada ni a nadie. Habían sido inseparables, y cada uno conocía los pensamientos del otro tan bien como los suyos. Los mortales no eran más que unas sucias alimañas, presas a las que cazar, meros juguetes a los que volver unos contra otros para luego divertirse viéndolos representar sus ridículas tragedias.

    Pero Neji cambió. El contacto con las criaturas humanas lo había corrompido. Y se volvió contra su propia especie por una de ellas. Contra él, Darroc, que lo colmaba de favores como nunca había hecho con otro Tuatha de Danaan.

    Neji se convirtió en un protector de los humanos, y pasaba la mayor parte de su tiempo entre aquellas criaturas de tan corta vida. A Darroc le resultaba inconcebible que una entidad inteligente prefiriese los humanos a los Tuatha de Danaan.

    Esperaba que Neji volviera al redil cuando aquel capricho pasajero hubiese dejado de divertirlo y quedara libre de su perversa fascinación. Pero transcurrieron los milenios, y con el paso del tiempo Darroc finalmente vio a Neji como la abominación que era.

    Furioso al descubrir que Neji coqueteaba apasionadamente con la humana, dejó que él y sus cazadores pudieran ser vistos. Quería que su rostro surcado por la cicatriz fuese lo último que viera Neji mientras agonizaba, mientras veía cómo Darroc hacía pedazos a su mujer.

    Pero Neji no respondió como esperaba. No, reaccionó como si Darroc ni siquiera importase, como si sus burlas no pudieran herirlo, como si la seguridad de su patética pequeña mortal fuese lo único que importase para él.

    Por segunda vez en otros tantos días, Neji había usado su cuerpo para escudar a su humana y luego había saltado a través del espacio antes de que Darroc pudiera detenerlo.

    Y ahora el sin siriche du (quien ya no era merecedor de tan noble apelación) andaba por algún lugar del mundo humano, sabiendo que Darroc había dejado sueltos a los cazadores. Y Darroc sabía que Neji sabía exactamente lo que significaba eso: que él planeaba desafiar a la reina.

    Lo que significaba que ahora Darroc tenía que volver a encontrarlo, y pronto. Antes de que al astuto príncipe de la casa real de los d'jai se le ocurriera alguna forma de atraer la atención de Mito, incluso desprovisto de sus poderes como estaba. Darroc ya no podía permitirse el lujo de prolongar su muerte. La próxima vez que viera a Neji Hyūga, su fallecimiento tendría que ser rápido. Darroc no podía dejar que la sed de venganza pusiera en peligro su objetivo final.

    Con todo..., siempre podía tener consigo a la mujer durante un tiempo. ¿Así que a ella le gustaban las criaturas mágicas del sexo masculino? Darroc le enseñaría lo que podían hacerles los varones de su especie a las mujeres humanas. Así vería lo que Neji era realmente por mucho que él intentara negarlo. Tuatha de Danaan: un dios. Y ella lo adoraría antes de morir.

    —No me mires así, Darroc —gruñó el cazador, y aquel sonido extrañamente discordante hizo que el anciano perdiera el hilo de sus pensamientos—. Estábamos listos. Podríamos haberlos matado en un abrir y cerrar de ojos. Fuiste tú quien insistió en separarlos y capturarlos con vida. ¿Quieres devolvernos la libertad, o es que sólo piensas en vengarte?

    —Ambas cosas —dijo Darroc secamente—. Y lo que yo piense no es de tu incumbencia. Dime, ¿dónde olisteis su rastro por última vez?

    —En un aeropuerto humano.

    —¿Su destino?

    El cazador agitó sus alas duras como el cuero.

    —Había demasiados humanos cerca. Su olor había sido dispersado por el de demasiados cuerpos cuando llegamos. No pudimos determinarlo.

    Darroc maldijo ferozmente.

    —Déjame llamar a más cazadores. Volveremos a dar con ellos —dijo Bastion.

    —El rey de los invisibles notaría su ausencia —dijo Darroc—. No es tonto.

    —Pero actualmente busca su diversión en otros lugares. Hace tiempo que nadie lo ha visto.

    Darroc sopesó aquella partícula de información.

    Si el rey de los invisibles fuera alguien en quien se pudiese confiar, al que uno pudiera recurrir en busca de consejo o alianza... Pero en toda su raza no había nadie como el rey de los invisibles, una criatura tan antigua que Mito, quien no tardaría en tener sesenta mil años, parecía una niña recién nacida a su lado. Se rumoreaba que el rey de los invisibles contaba su existencia por muchos centenares de miles de años; algunos murmuraban que era aún más viejo que eso. Y estaba, demasiadas veces, completamente loco. Había creado su propio reino dentro del reino-de-sombras de la prisión de los invisibles, una fortaleza que se decía contenía galaxias enteras; un vasto y oscuro dominio lleno de trampas para los incautos, donde nadie que entrase sin ser invitado llegaba a salir.

    De hecho, nadie había entrado allí invitado y salido después, salvo la reina invisible en dos ocasiones. Incluso ella procuraba mantenerse lo más alejada posible del rey de los invisibles.

    Con todo..., si el rey estaba ocupado en otros lugares, a Darroc le iría muy bien poder contar con más cazadores.

    —¿Cuánto tiempo ha transcurrido desde que se lo vio por última vez?

    —Dos veintenas y una decena —dijo Bastion.

    Un buen trocito de tiempo, un riesgo que valía la pena correr.

    —Otra veintena de vosotros, no más —concedió Darroc—. Encontrad al hijo de Neji. Creo que intentará usarlo para avisar a la reina. Debemos impedir que eso ocurra. Satura tanto Cincinnati como las Highlands. Cuando hayáis localizado a ese bastardo media sangre, llámame. Y si tenéis la suerte de encontrar a Neji, no os acerquéis a él. Quiero estar presente cuando muera.

    Bastion asintió con una mueca que hizo relucir sus afilados dientes.
     
  18. Threadmarks: CAPITULO 17
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    7074
    EL HIGHLANDER INMORTAL


    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3

    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto
    ADAPTACION © Quem
    CAPITULO 17

    Izuna Uchiha bebió un poco de escocés y paseó la mirada por la mesa con una sonrisa de satisfacción en los labios.

    El año pasado los Uchiha habían visto prácticamente de todo.

    «Y si Dios quiere —pensó fervientemente—, ahora ya no tendremos que ver nada más.»

    Después de tantos eventos calamitosos, la vida había pasado a ser tranquila y dulce, todo lo que él nunca hubiera podido soñar y más. Ahora su mayor deseo era disfrutar de los placeres sencillos durante los años que le quedaran por vivir. Como un buen plato compartido con sus seres queridos, ante un fuego de turba al que se le hubiera añadido la fragancia de unas cuantas gavillas de brezo.

    Contempló al resto de los comensales: estaba Sakurasou, su amada esposa, brillante doctora en física y radiante madre de sus preciosos gemelos de dos meses de edad, que hablaba alegremente con Hotaru de —entre todos los temas posibles— las escuelas a las que algún día podrían asistir sus hijos.

    Y estaba Hotaru, la amada esposa de su hermano, erudita y experta en antigüedades. La semana pasada supieron que Hotaru no tardaría en traer al mundo nuevos miembros del clan de los Uchiha, y desde entonces ella estaba radiante, al igual que lo estaba su esposo, Utakata.

    Ah, y también estaba Utakata, su gemelo, tres minutos más joven que él, y su mejor amigo.

    Ya habían transcurrido varios meses desde aquella noche en el Edificio Belthew, cuando Utakata se enfrentó a los draghar, una secta surgida en tiempos modernos que quería resucitar al antiguo druida cuyo nombre habían tomado sus miembros, y los venció. Los ojos de Utakata volvían a estar claros y brillantes, y cualquier cosa lo hacía reír. Izuna no recordaba haberlo visto nunca tan feliz.

    En un primer momento, Utakata había hablado de edificar su propio castillo en el tercio norte de las tierras de los Uchiha, pero Izuna enseguida puso fin a tan ridículo proyecto.

    El castillo cuya construcción se encargó de supervisar para Izuna y Sakurasou —el fabuloso hogar que había sido un auténtico trabajo de amor, y que así lo proclamaba en cada uno de sus detalles ingeniosamente ejecutados— contenía más de ciento veinte habitaciones. Había sido concebido para acoger un clan entero, e Izuna tenía intención de que hiciera precisamente eso.

    No había perdido a su hermano en dos ocasiones anteriormente para despedirse ahora de él con un adiós cualquiera. Los clanes no eran como las familias de la época moderna. Los clanes de las Highlands permanecían juntos, trabajaban juntos, jugaban juntos, y criaban a sus niños juntos. Conquistaban su propio pequeño rincón del mundo y lo llenaban a rebosar con esa herencia única de la que tan orgullosos estaban.

    De ahí que Utakata y Hotaru hubieran decidido establecer su residencia en el castillo, felices de poder instalarse en una suite del ala oeste, justo enfrente de la que ocupaban Izuna y Sakurasou en el este.

    Y cada atardecer, a las siete en punto sin falta, se reunían para cenar (sus esposas insistían en que se vistieran adecuadamente para la ocasión y él se habría puesto cualquier cosa que le dijera Sakurasou, por horrible que le pareciese, con tal de ver a su querida esposa luciendo aquellos vestidos y zapatos tan sexys que llevaban las mujeres del siglo XXI, y el castillo se llenaba de risas, una buena conversación y el calor del amor.

    Izuna ladeó la cabeza y alzó la mirada hacia el retrato de su padre, Fugaku, y su madrastra, Shizune, que colgaba sobre la chimenea. Imaginó que un brillo de diversión iluminaba los ojos castaños de Fugaku y la sonrisa de Shizune se volvía aún más dulce. Sí, la vida podía ser buena. Después de todas las duras pruebas y tribulaciones, se había asentado en una apacible cadencia, sin complicaciones de vida o muerte, infracciones del juramento, viajes por el tiempo, maldiciones, druidas malvados, gitanos, videntes enloquecidas o Tuatha de Danaan.

    Ahora Izuna veía extenderse ante él una larga temporada de paz y tranquilidad.

    El resto de su vida discurriría por el buen camino.

    Apartó su plato e iba a sugerir que fuesen a la biblioteca cuando su mayordomo, Farley, entró a toda prisa con el pelo blanco erizado y su alta silueta encorvada más tiesa que un palo. Estaba claro que algo lo había sacado de sus casillas.

    —Milord —dijo Farley con un bufido de disgusto.

    —Señor Uchiha —lo corrigió Izuna por enésima vez, con una sonrisa de esto-ya-no-tiene-ninguna-gracia-pero-no-me-voy-a- enfadar. Por muchas veces que le dijera a Farley que él no era ningún noble con tierras, que simplemente era el señor Uchiha, que era Daisuke (su descendiente de la época moderna que vivía carretera arriba en el castillo más viejo de sus posesiones) quien tenía derecho a que se lo llamara milord, Farley nunca se daba por enterado. El viejo mayordomo —que tenía ochenta y tantos años, pero insistía en que sólo tenía sesenta y dos y obviamente no había trabajado como mayordomo un solo día de su vida hasta que fue a llamar a su puerta— estaba decidido a ser mayordomo de un lord. Y no había más que hablar. Farley no iba a permitir que Izuna interfiriese con esa aspiración.

    De no haber sido por Sakurasou, Izuna hubiese podido mostrarse más severo a la hora de corregir a su mayordomo, pero Sakurasou adoraba a Ian Llewelyn McFarley, y desde el día en que lo vieron llegar, seguido por otros muchos McFarley a los que dar trabajo dentro del castillo y los alrededores, algunos días Izuna ya no estaba seguro de si vivía en el castillo Uchiha o en el castillo Farley.

    Si el derecho se derivaba del poder, pensó sardónicamente, era el castillo Farley por una mera cuestión de superioridad numérica. Según el último recuento tenía a su servicio a catorce hijos y diecisiete nietos de su mayordomo, y además de ellos en sus tierras había doce bisnietos, con edades que iban desde el niño de pecho hasta el adolescente. Los McFarley eran muy prolíficos, y se reproducían tan deprisa como los clanes de antaño. Izuna ardía en deseos de recortar la ventaja que le llevaban. Estaba seguro de que lo pasaría muy bien intentándolo, pensó mientras recorría posesivamente con la mirada a su menuda y sensual esposa.

    —Sí, milord Uchiha.

    Izuna puso los ojos en blanco. Sakurasou se llevó la servilleta a los labios para que no la oyeran reír.

    —Como estaba intentando decirle, milord —prosiguió el mayordomo—, tiene usted una visitante, y aunque puede que yo no sea quién para decirlo, es... —sorbió el aire cuidadosamente por la nariz— de lo más indecorosa. No como la joven señorita Hotaru aquí presente —enorme sonrisa de viejecito enamorado—, o nuestra deliciosa lady Sakurasou. A decir verdad, más bien me recuerda a ése... —indicó con la cabeza a Utakata—, la primera vez que llegó aquí. Para mí que a esa joven le pasa algo.

    Izuna sintió un súbito vacío en el estómago. El orden del día era paz y tranquilidad. Nada más. Miró de manera interrogativa a su esposa.

    Sakurasou se encogió de hombros y sacudió la cabeza.

    —Yo no he invitado a nadie, Izuna. ¿Invitaste a alguien, Hotaru?

    —No —replicó Hotaru—. ¿Qué diría usted que le pasa a esa joven, Farley? —preguntó con curiosidad.

    Otro bufido de disgusto. Unos cuantos carraspeos, y luego una expresión profundamente ofendida antes de que Farley continuase hablando.

    —Es una joven bastante hermosa, quiero decir, cuando uno puede llegar a mirarla, pero... —Se calló, suspiró como si se sintiera profundamente ofendido por algo y se aclaró la garganta unas cuantas veces antes de proseguir—. Al parecer sufre ciertos, ejem..., problemas de solidez.

    —¿Qué?—dijo Sakurasou, al tiempo que fruncía el entrecejo—. ¿Problemas de solidez? ¿Qué significa eso exactamente, Farley?

    Izuna inhaló profundamente y luego exhaló muy despacio. No le gustaba nada cómo había sonado aquello. Los problemas de solidez no auguraban nada bueno para la serenidad de los ocupantes del castillo Uchiha.

    —Significa precisamente lo que he dicho. Esa joven sufre problemas de solidez. —reiteró Farley, obviamente reacio a comprometerse más con una descripción de aquella invitada a la que nadie esperaba.

    —Oh, cielos —murmuró Sakurasou—. ¿Quiere usted decir que es sólida y al mismo tiempo no lo es? ¿Que se vuelve invisible?

    —Nunca oirá tal cosa de mis labios —replicó Farley envaradamente—. Semejante afirmación haría que a uno lo tomaran por loco.

    —¿Y pregunta por mí? —dijo Izuna con irritación. ¿Cómo era posible? Las únicas personas que conocía en el siglo XXI eran aquellas con las que había tenido alguna clase de trato previamente, ya fuese a través de Sakurasou o desde que se habían instalado en la propiedad de los Uchiha. Ciertamente nunca conoció a nadie que tuviera problemas de solidez. A decir verdad, Izuna hubiese evitado a esa persona como a la peste. Había tenido suficientes hechizos y encantamientos para una docena de vidas.

    —No, la joven pregunta por ése. —Farley señaló con la cabeza a Utakata.

    —¿Por mí? —Utakata parecía muy sorprendido. Miró a Hotaru y se encogió de hombros—. Ni idea, chica.

    Izuna suspiró con expresión abatida y se levantó del asiento Adiós a la paz, la tranquilidad y los placeres sencillos. ¿Cómo se le había ocurrido pensar que un druida de los Uchiha podía llevar una vida normal, en el siglo que fuese?

    —Bien, será mejor que averigüemos de qué se trata —dijo—. Porque creo que no tendremos la suerte de que esa joven con problemas de solidez pase a volverse no- sólida de manera permanente y nos deje en paz.

    Cuando se encaminó hacia la gran sala, Utakata, Sakurasou y Hotaru se apresuraron a seguirlo.

    De pie en la entrada del castillo, Sakura sacudía la cabeza con cara de perplejidad. Neji no se había molestado en decirle que los Uchiha vivían en un magnífico castillo con torretas redondas y torres cuadradas, rodeado por un grueso muro de piedra, y lleno de barbacanas y rastrillos medievales, donde todo era tan enorme que las doce habitaciones de su casa victoriana cabían en la gran sala y aún sobraría espacio.

    Tampoco la había advertido de que tal vez quisiera pasarse un cepillo por el pelo o empolvarse la nariz y tratar de ponerse un poco presentable antes de conocer a los... aristócratas o... pares o cualquiera que fuese la clase de gente señorial que ocupaba el castillo.

    No, sólo otro abrupto dejar caer a Sakura Haruno, privada de sueño y sin tener ocasión de asearse, dentro de otra situación insondable para la que no estaba preparada.

    Inclinó hacia atrás la cabeza y examinó los alrededores. Una balaustrada intrincadamente tallada circundaba el vestíbulo del segundo piso, y una elegante escalera doble descendía desde los lados, se cruzaba en el centro y luego volvía a bajar en un ancho tramo de escalones de mármol. Parecía salida de un cuento de hadas, la clase de escalera por la que una princesa podía bajar majestuosamente, luciendo un vestido muy elegante, para acudir al baile de gala.

    Brillantes tapices adornaban las paredes, había gruesas alfombras esparcidas por todas partes, y los numerosos ventanales estaban embellecidos con cristaleras de colores. Los muebles del vestíbulo eran enormes piezas talladas, llenas de complejos motivos hechos en nudos celtas. Había dos chimeneas, ambas lo bastante grandes para que un hombre adulto pudiera estar de pie dentro de ellas, y sillas de respaldo recto tapizadas de espléndidos brocados ante las chimeneas y alrededor de relucientes mesas de maderas nobles.

    Había corredores que se alejaban en todas direcciones, y Sakura se sintió incapaz de imaginar cuántas habitaciones habría allí. ¿Cien? ¿Doscientas? ¿Con pasadizos secretos y mazmorras incluidas?, pensó fantasiosamente.

    No fue hasta que empezaron a subir por el largo camino privado que serpeaba hasta el interior de la propiedad cuando Neji por fin dio a conocer la fascinante, aunque muy elemental y apenas esbozada, información de que los Uchiha descendían de un antiguo linaje de druidas que habían servido a los Tuatha de Danaan durante eones; y que eran los únicos encargados de respetar y defender la parte correspondiente a la humanidad del Pacto entre los humanos y las criaturas mágicas.

    —¿El Pacto? —repitió ella, atónita.

    Los libros de la familia Haruno contenían muy poca información sobre aquel legendario tratado. Sakura empezaba a comprender que si sobrevivía a todo aquello, podría añadir todo un caudal de información a los volúmenes para generaciones futuras —información cada vez más precisa, además— que dejaría pequeño a cuanto contenían ahora.

    Quizás incluso tendría ocasión de ver el..., ejem, artefacto sagrado o lo que quiera que fuese —ni siquiera sabía qué aspecto se suponía que tenía— aquel Pacto.

    ¿Y cuántas cosas, se preguntó, inflamada por la curiosidad, podrían llegar a contarle los Uchiha acerca de las criaturas mágicas? Como defensores del tratado, deberían saber mucho sobre ellas. Sakura ya ardía en deseos de sonsacarles toda esa información.

    La ironía de aquellos pensamientos no le pasó desapercibida, y resopló suavemente. Sakura llevaba toda una vida resuelta a esconderse de todo lo que estuviese relacionado con las criaturas mágicas, negándose a abrir los libros, volviéndole la espalda a todo lo que fuera mágico, y de pronto estaba impaciente por saber todo lo que pudiera acerca de aquellas criaturas.

    Los libros de la familia Haruno habían resultado estar equivocados acerca de muchas cosas.

    Y ella necesitaba saber en cuántas cosas se habían equivocado, y hasta qué punto.

    Sólo entonces podría esperar entender al oscuro y seductor príncipe del pueblo mágico que había irrumpido en su vida para volverlo todo del revés.

    Alzó los ojos hacia él. Neji guardaba silencio y miraba al frente, su gran cuerpo inmóvil y tenso. ¿Porque no estaba seguro de cómo los recibirían? Le costaba imaginarse a Neji inseguro acerca de nada.

    Sakura ya levantaba la vista hacia él para inquirir al respecto, cuando los dos hombres entraron en la gran sala y la pregunta se le fue de la cabeza.

    Eran simplemente los dos hombres más espléndidos que había visto nunca. Gemelos, aunque distintos. Ambos eran altos y muy corpulentos. Uno medía unos cuantos centímetros más, con una oscura cabellera que terminaba un poco por debajo de los hombros y ojos marrones oscuros, mientras que el otro llevaba su larga cabellera recogida en una trenza que le llegaba hasta la cintura, y sus ojos eran tan dorados como el torque de Neji. Iban elegantemente vestidos con trajes hechos a medida en tonos oscuros, y sus magníficos cuerpos rezumaban puro atractivo sexual.

    «Oh, cielos —se maravilló Sakura—, no hacen hombres así en Estados Unidos.»

    ¿Serían escoceses típicos? En ese caso, tendría que encontrar alguna forma de traer allí a Ayamé. Su amiga entendía mucho de novelas románticas, sentía debilidad por las que transcurrían en Escocia, y aquellos dos hombres parecían recién salidos de una de las cubiertas de esos libros.

    —Intenta no mirarlos con la boca abierta. Sólo son humanos. Mortales. Insignificantes. Y están casados. Ambos. Felizmente.

    «Eso quiere decir que no podré encontrarle pareja a Ayamé», admitió Sakura de mala gana al tiempo que alzaba la mirada hacia Neji. La mano de él permanecía posesivamente inmóvil sobre el hueco de su espalda, y la miraba con una expresión inconfundiblemente irritada que se parecía un poco a... ¿los celos?

    ¿El sin siriche du estaba celoso de dos humanos? ¿La causa de esos celos era ella? Parecía tan improbable que era una tontería pensarlo; sin embargo, la idea hizo que Sakura sintiera un pequeño nudo de emoción en la garganta.

    —No los miro con la boca abierta —logró decir, y realmente no lo hacía, porque tan pronto como volvió la mirada hacia Neji, vio que aunque aquellos dos hombres podían ser magníficos para lo que se estilaba entre los humanos, no eran nada comparados con él.

    «Coge a esos dos hombres, júntalos, rocíalos con un poco de polvo de criatura mágica, frótalos diez veces con la sensualidad deslumbrante y el peligro elemental, y tendrás a Neji Hyūga», pensó.

    —Utakata, ¿estás viendo...? —comenzó a decir el más alto de los dos, con una nota de disgusto en una voz muy grave adornada por un suave acento.

    —¿Algo así como el contorno borroso de una muchacha, Izuna? —terminó por él su gemelo de ojos dorados, con el mismo acento sensual.

    —Sí —dijo con ceño aquel al que llamaban Izuna.

    —Sí —convino Utakata.

    —¡Oh! —exclamó Sakura. Se había olvidado de que Neji le había puesto la mano en el hueco de la espalda (¡maldito fuese aquel hombre, había logrado acostumbrarla hasta tal punto a su continuo contacto que ahora era más probable que notara su ausencia que no su presencia!). Y, ¿cómo podían verla los Uchiha?, se pregunté al tiempo que fruncía el entrecejo. ¿Sería porque eran druidas? ¡Cielos, tenía tantas preguntas...!

    Se apartó de Neji, y pasó a disculparse ante aquellos dos hombres tan altos y oscuros.

    —No saben ustedes cómo lo siento. Siempre se me olvida que desaparezco en cuanto él me toca, porque nada desaparece para mí. Supongo que probablemente le habremos dado un buen susto a su mayordomo. —Vio que la miraban con cara de no entender nada, y se apresuró a seguir hablando—: Soy Sakura Haruno —dijo, al tiempo que daba un paso adelante y les ofrecía la mano—, y ya sé que ustedes no me conocen, y sé que probablemente esto les parecerá bastante raro, pero puedo explicarlo. ¿Podríamos sentarnos en algún sitio? Siento como si lleváramos siglos viajando.

    Los dos hombres se miraron.

    —¿«Lleváramos»? —preguntó cautelosamente el que se llamaba Izuna.

    —Oh, Izuna, por el amor de Dios —exclamó una mujer menuda que tenía los cabellos de un rosa plateado y lucía unas cuantas guedejas sobre la frente—, ¿dónde están tus modales?

    Una segunda mujer, también menuda pero en cuya larga melena rizada se alternaban el cobre y el oro, emergió de detrás del otro gemelo, y ambas se apresuraron hacia Sakura para darle la bienvenida.

    —Soy Sakurasou —dijo la del pelo rosa plateado—, y éste es mi esposo, Izuna. Éstos son Hotaru y su esposo, Utakata.

    —Encantada de conocerlas —dijo Sakura, y ver a aquellas dos mujeres tan hermosas la hizo sentirse como si fuese la reina del desaliño. Acababa de llegar a un castillo muy elegante y estaba con cuatro personas elegantemente vestidas, había viajado sin parar durante un día y medio —al menos ésa era la impresión que tenía, ya que las zonas horarias habían sufrido un cierto desbarajuste— y tras cuatro cambios de avión y varias horas de estresante conducción, lo aparentaba. El pelo se le había soltado del pasador hacía unas cuantas horas para quedar reducido a una especie de cresta sobre su nuca, no llevaba nada de maquillaje, y hasta las arrugas de su ropa tenían arrugas. Se volvió hacia Neji para lanzarle una mirada asesina.

    —No me lo puedo creer. ¿Por qué no me dijiste que veníamos a un castillo y que todas estas personas estarían aquí? Mírame, estoy hecha un adefesio y no sé ni qué hora es.

    —Hummm, disculpa, pero ¿con quién hablas? Y no estás hecha un adefesio —le aseguró Hotaru—. Créeme, Sakurasou y yo las hemos visto de todos los colores y sabemos qué es estar hecho un adefesio, pero ése no es tu caso. ¿Verdad que no, Sakurasou?

    Sakurasou sonrió.

    —Claro que no. Para estar hecha un adefesio has de tener el mono porque se te ha acabado la nicotina, y haber pasado una semana metida en un autocar lleno de turistas de la tercera edad, caerse dentro de una caverna y aterrizar encima de un cuerpo.

    —Para que luego te hagan retroceder unos cuantos siglos en el tiempo, sin que tengas ni idea de lo que está pasando —estuvo de acuerdo Hotaru—. Y además tú ibas desnuda, ¿no?

    Sakurasou asintió irónicamente. Sakura parpadeó.

    —Te di mi plaid —protestó Izuna indignadamente—. Nunca tuve intención de enviarte de regreso desnuda como una recién nacida, Sakurasou.

    Sakurasou lo miró con ojos llenos de amor.

    —Ya lo sé —dijo con dulzura.

    El gemelo llamado Utakata sacudió la cabeza con una mueca de impaciencia.

    —Intentemos centrarnos un poco, muchacha. ¿A quién le hablas que no podemos ver?

    «¿Retrocedió unos cuantos siglos en el tiempo? ¿Desnuda? ¿Qué?» Cielo santo, ¿serían como el hijo mitad criatura mágica de Neji, personas desplazadas en el tiempo? Su vida y su pequeño rincón del Tri-Estado empezaban a parecerle cada vez más normales con cada día que transcurría.

    —Cuéntaselo, Sakura —la apremió Neji con impaciencia.

    Sakura parpadeó y asintió.

    —Tengo a una, ejem..., a una criatura mágica aquí conmigo.

    —A un Tuatha de Danaan —la corrigió Neji con una mueca de irritación—. Dicho así haces que suene como si yo fuera el hada Campanilla.

    —A un Tuatha de Danaan —se enmendó ella con una sonrisita—. Dice que lo hago sonar como si fuera el hada Campanilla, pero, creedme, nadie podría confundir nunca a Neji Hyūga con el hada...

    —¿Neji Hyūga de los Tuatha de Danaan? —exclamó Utakata, y aquellos exóticos ojos dorados se abrieron un poco más.

    —¿Lo conocéis? —Se volvió hacia Neji, bastante disgustada—. No me dijiste que te conocían.

    —No estaba seguro de que Utakata conservara algún recuerdo de mí, ka-lyrra. Se encontraba a las puertas de la muerte, y no sabía si Mito le habría permitido acordarse —dijo él suavemente.

    —¿Te refieres al Tuatha de Danaan que le salvó la vida a mi esposo? —exclamó Hotaru—. ¿Está aquí contigo?

    ¿Neji le había salvado la vida a Utakata? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué hacía él, ir por el mundo salvándole la vida a la gente? ¿Qué clase de criatura mágica era ésa? Sakura nunca había oído hablar de una que hiciera esas cosas. Las criaturas mágicas no iban por ahí ayudando a los humanos.

    «Oh, esos dichosos libros de la familia Haruno...» Sakura se preguntó si habría algo en lo que acertasen acerca de Neji Hyūga. Aparte de su inmensa sexualidad, claro.

    Neji sonrió levemente, le puso un dedo debajo de la barbilla y le cerró la boca con mucha gentileza. Luego fijó la mirada en sus labios y le resiguió suavemente el labio inferior con la almohadilla del pulgar. Cuando aplicó una delicada presión, Sakura se avergonzó al sentir que se apresuraba a sacar la lengua de la boca para saborearlo. No tenía intención de hacerlo; simplemente no había podido contenerse.

    Él la miró con el rostro oscurecido por el deseo e hizo un sonido gutural. Con las ventanas de la nariz súbitamente dilatadas, tragó aire unas cuantas veces y luego dijo:

    —¿Cómo, es que no leíste nada al respecto en esos estúpidos libros tuyos, Sakura? No casa mucho con todas tus ideas preconcebidas. Quién se lo iba a imaginar, ¿verdad?

    —¿Por qué no me lo dijiste?

    —¿Me hubieses creído? —replicó él fríamente.

    Ella torció el gesto.

    —Por eso no te lo dije. —Dejó que su mano cayera del rostro de ella.

    —Oh, ¿habéis visto eso?—oyó que exclamaba Sakurasou, como desde una gran distancia—. ¡Ha vuelto a desaparecer! ¡Es realmente fascinante! Y ahora ya vuelve a estar aquí.

    Sakura aún tenía la mirada levantada hacia él cuando Hotaru la cogió de la mano.

    —Oh, bienvenidos, bienvenidos, los dos. ¿Tenéis hambre? ¿Sed? ¿Qué podemos traeros? Y espera, deja que cojamos vuestro equipaje. Así que, ejem... —Titubeó por una fracción de segundo—. Ya sé que probablemente no sea el momento más apropiado, pero ¿cuántos años tiene Neji Hyūga? Porque verás, el caso es que tengo unas cuantas preguntas sobre la Edad de Hierro. De hecho —confesó con nerviosismo—, tengo bastantes preguntas sobre varios...

    —¿Puede comer y beber? —la interrumpió Sakurasou, con una expresión absolutamente fascinada—. Quiero decir, ¿de verdad está aquí? Y, esto... ¿exactamente dónde es aquí? ¿Se encuentra en otra dimensión o algo por el estilo? ¿Paralela a la nuestra, quizá?

    Utakata ae Izuna se miraron burlonamente y sacudieron la cabeza.

    Después Izuna fue hacia su esposa y le pasó un brazo alrededor de los hombros. Con su mirada plateada ónix llena de resignación dijo:

    —¿Por qué no nos concentramos en si esta chica tiene hambre o no y dejamos que las cuestiones de historia y física esperen un poco? —Inclinó la cabeza en un gesto dirigido a lo que había cerca de Sakura y dijo, con una tranquila formalidad—: Los Uchiha te dan la bienvenida, Tuatha de Danaan. Los Antiguos siempre son bienvenidos en nuestra casa.

    Neji observaba a Sakura con los ojos entornados, y aunque había apreciado la ceremoniosa bienvenida de Izuna, le complacía que Utakata se acordara de él, y lo llenaba de deleite que su ka-lyrra por fin empezara a verlo por lo que era, aunque en realidad la situación no ayudaba en nada a tranquilizarlo.

    No había anticipado cuál sería su reacción al ver a Sakura con los dos gemelos. No le gustaba. En lo más mínimo. Había demasiada testosterona en la habitación.

    Y todo él —una cantidad bastante considerable— era invisible.

    Y saber que Izuna e Utakata estaban casados tampoco bastaba para tranquilizarlo. Realmente, ¿tenía ella que sonreírles así? ¿No entendían que Izuna e Utakata eran hombres y que no te podías fiar de los hombres cuando tenían cerca a una mujer como Sakura, sin importar lo felizmente casados que estuvieran? Y Dios, él ni siquiera podía marcar su territorio. Tocarla con esas pequeñas caricias íntimas a las que se había acostumbrado no servía para establecer nada, porque cada vez que lo hacía, lo único que conseguía era hacerlos invisibles a ambos.

    Nunca había odiado más ser invisible. Cuando estaba entre hombres normales allá en Cincinnati la cosa no tenía mayor importancia, pero los Uchiha no eran hombres normales.

    Neji jugueteó irritablemente con su vaso vacío, haciéndolo rodar entre las palmas de las manos mientras contemplaba la botella de escocés en el mueble bar.

    Con una mirada asesina a los Uchiha —que naturalmente ellos no pudieron ver, pero que al menos sirvió para hacer que se sintiera un poco mejor—, Neji se levantó, volvió a llenarse el vaso y se puso a deambular por la biblioteca. Espaciosa y con una clara atmósfera masculina, contenía huecos llenos de muebles librería en madera de cerezo, cómodos sillones y otomanas, una chimenea de mármol rosado y grandes ventanas en saliente. Neji la recorrió, examinando distraídamente los libros mientras oía cómo Sakura seguía contándoles la versión de ambos —no, la de ella— de los hechos acontecidos hasta el momento. Había intentado conseguir que la contara de la manera en que lo hubiese hecho él, pero ella parecía perversamente deleitada ante aquella ocasión de contar a los Uchiha lo mucho que se le había complicado la vida desde que Neji entró en ella.

    Sakurasou y Hotaru hacían ruiditos de simpatía, y Neji podía oler el frenético establecer vínculos femeninos que tenía lugar en la biblioteca. Parecían estar muy decididos a relacionarse entre ellos, y la persona invisible era la única que se veía excluida de todo aquel ajetreo social.

    Maldición, tenía hambre. Pero ¿podía saciarla? No. Su sidhe-vidente había hablado en nombre de ambos, y en vez de comer como era debido, optó por un pequeño refrigerio en la biblioteca.

    ¿Galletas de mantequilla, unos cuantos pasteles y nueces? Un cuerpo mortal podía expirar por falta de alimento con tan escasas raciones.

    Y Sakura ni siquiera había llegado a la parte en la que aparecieron Darroc y los cazadores. Sakurasou y Hotaru parecían encontrar fascinante el concepto de las sidhes-videntes y estaban haciendo docenas de preguntas completamente innecesarias acerca de lo que suponía ser una. Al ritmo que iban, podían tardar toda la noche en llegar a las partes importantes; como lo que Neji necesitaba que hicieran. ¡Si sólo pudiera hablar por sí mismo! Empezaba a preguntarse si Sakura conseguiría dejarlo todo resuelto para Lughnassadh.

    Ahora se había puesto a hablar de aquellos estúpidos apócrifos, los libros de la familia Haruno, y Hotaru, que adoraba las antigüedades y era capaz de pasarse horas enteras en una biblioteca, intentaba acordar el momento apropiado para ir a Cincinnati a verlos. Libros. El pueblo mágico corría peligro, su reina estaba amenazada, Darroc intentaba matarlos, los cazadores andaban sueltos, ¡y ellas hablaban de unos malditos libros! Lo aplacó un poco oírla decir:

    —Puedes venir a verlos siempre que quieras, Hotaru, pero, francamente, me parece que mis antepasados entendieron mal bastantes cosas.

    Por fin lo había admitido, pensó Neji al tiempo que entornaba los ojos para recorrer posesivamente su cuerpo con la mirada. Quería que Sakura alzase la vista hacia él. Para hacerlo sentir menos invisible.

    Se disponía a salir de allí y servirse algo de la cocina cuando Utakata dijo pensativamente:

    —Así que es el féth fiada con el que ha sido maldecido lo que impide que podamos verlo.

    Neji volvió la cabeza hacia él como impulsado por un resorte.

    —¿Qué sabe él de eso, ka-lyrra? —dijo, súbitamente alerta. Utakata era otro imponderable humano, como su sidhe-vidente; las cosas que tuvo que soportar el año pasado lo habían cambiado en formas que nadie podía saber con certeza cómo afectarían al resto del mundo. Hasta tal punto había cambiado, de hecho, que cuando el Utakata actual se encontró consigo mismo en el pasado, aquel encuentro —que debería haber hecho que uno de los dos dejara de existir— no tuvo la menor consecuencia. Lo que era una parte de la razón por la que el Gran Consejo se mostró tan firme al insistir en que Utakata tenía que ser destruido. Naturalmente, algunos de los consejeros habían obrado impulsados por motivos más nefandos, como Darroc.

    —Sí, lo es, y Neji quiere saber qué sabes acerca de ese hechizo —se encargó de relatar Sakura por él.

    Utakata sonrió levemente.

    —Más de lo que nunca quise saber. Lo usé para tomar prestados unos cuantos tomos raros que necesitaba hace no mucho tiempo. Lo llamamos el manto mágico, o la niebla de los druidas. No resulta fácil llevarlo, porque es una magia realmente sobrecogedora. Existen dos versiones de él. La versión que se les enseñó a los Uchiha, y el hechizo que conocían los draghar; un encantamiento que debes pronunciar en la lengua de los Tuatha de Danaan y que es mucho más potente, porque consiste en un triunvirato de hechizos. Nunca llegué a usar esa versión.

    —¿Los draghar? —repitió Sakura con ceño.

    —Durante un tiempo —le explicó Hotaru—, Utakata estuvo poseído por las almas de trece malvados druidas antiguos que los Tuatha de Danaan desterraron a una prisión inmortal hace cuatro mil años. Los llamaban los draghar.

    —Oh. Entiendo —dijo Sakura, sin parecer muy convencida de haberlo entendido.

    Hotaru rió suavemente.

    —Ya te lo explicaré después, Sakura. Te lo prometo.

    —¡Sí, por todos los diablos! —estalló Neji, y fue hacia Sakura. Cerró la mano sobre su brazo y le habló con voz apremiante—: Pregúntale si aún conserva los recuerdos de los draghar, Sakura. —Durante el tiempo que los trece druidas oscuros habían poseído a Utakata, el conocimiento que poseían también había sido suyo, y durante una época aquéllos tenían acceso a prácticamente toda la antigua sabiduría de los Tuatha de Danaan. Neji siempre había dado por sentado que cuando Mito destruyó a los draghar, habría borrado esos recuerdos de la mente del highlander.

    Pero ¿y si no lo había hecho? ¡Si Utakata conocía la antigua contramaldición en la lengua de los Tuatha de Danaan, podía poner fin al encantamiento de Neji! Ningún simple mortal podía hacerlo, como tampoco podía hacerlo él, pero un druida del clan Uchiha que conociese las antiguas palabras ciertamente sí que podría hacerlo.

    Sería capaz de hablar por sí mismo, volvería a ser visto, volvería a ser sólido, podría dejarle inequívocamente claro a Sakura que ella le pertenecía.

    —De acuerdo, pero ahora ya no pueden verme, Neji. Deja de tocarme.

    Deja de tocarme. Ser invisible ya lo hacía sentirse bastante impotente en presencia de los Uchiha, y la impotencia no era una sensación a la que Neji pudiera hacer frente en ningún caso, y las palabras de Sakura hicieron que algo furioso y primario se agitara dentro de él. De pronto lo consumió el impulso de recordarle que no hacía mucho ella le rogaba que la besara más profundamente, y que él tuviera la mano dentro de sus tejanos. Prácticamente dentro de ella, y Neji habría estado allí —con algo mucho más íntimo y personal que una mano— si no los hubieran interrumpido. Que tenían pendiente un asunto de la mayor importancia al que debían prestar atención.

    Con un ágil movimiento, la tomó en sus brazos y le aplastó la boca con un beso apasionado y salvaje que se sumergía, reclamaba y decía: «Soy tu hombre, y que no se te ocurra olvidarlo.»

    Si ella no hubiera cedido de inmediato para apoyarse en su cuerpo y aceptar completamente su beso, Neji no estaba seguro de lo que hubiese podido llegar a hacer él. Se conformó con agradecer no tener que averiguarlo. En la biblioteca, invisible, con muy poco o ningún jugueteo preliminar, no era como él quería que fuese la primera vez de Sakura. Quería que la primera vez de su sidhe-vidente fuese una seducción abrumadora, perfecta y arrebatadora que marcaría para siempre su reluciente alma dorada.

    Afortunadamente, ella no sólo cedió de inmediato sino que sus rodillas ejecutaron esa especie de pequeña genuflexión tan profundamente femenina que lo hacía sentirse como un verdadero dios entre los hombres, y eso le permitió decidirse a soltarla.

    Cuando lo soltó, ella se recostó desmadejadamente en el asiento, los labios separados y los ojos desenfocados. Se había sonrojado un poco y parecía algo aturdida, porque la vieron sacudir la cabeza.

    Lo complació ver que Utakata e Izuna la miraban fijamente y luego cruzaban una mirada significativa. Bien, por fin había conseguido marcar su territorio, al menos un poco.

    —Quiere saber si conservas los recuerdos de los draghar —dijo Sakura, volviendo a sacudir la cabeza como si aún no hubiera logrado despejarse del todo.

    Utakata asintió.

    —Por eso lo mencioné.

    —¿Te acuerdas? —dijo Izuna con cara de susto.

    —Sí, aunque ellos se han ido, sus recuerdos perduran. Su conocimiento pasó a ser mío.

    —Dios, nunca me hablaste de ello —gruñó Izuna—. ¿Todo su conocimiento?

    —Sí. Todo ese conocimiento ha quedado acumulado en mi mente. No he hablado de ello porque carecía de relevancia. Ahora que los draghar ya no están dentro de mí, no siento ninguna tentación de usar nada de lo que sé. Y la respuesta es otra vez sí, creo que puedo liberarlo de su maldición. No sé qué pensarás tú, pero yo preferiría poder verlo. Esa invisibilidad suya no me hace ninguna gracia. Empieza a ponerme un poco nervioso.

    —Sí —dijo Neji, lleno de júbilo—. Hazlo. Ahora mismo. Lo más deprisa que puedas. —Si hubiera sospechado que Utakata aún poseía los recuerdos de los trece, habría ido allí sin perder un instante en cuanto la reina lo dejó abandonado en Londres.

    Pero nunca se le había ocurrido imaginar que Mito permitiría que aquellos recuerdos permaneciesen en la memoria del highlander; una parte tan grande del conocimiento de los draghar era innatamente peligrosa, intrínsecamente corruptora. Soltó un bufido. La reina había empezado a volverse un poco descuidada. Cuando volviese a ser inmortal, él y Mito mantendrían una larga conversación. Quizá ya iba siendo hora de que él ocupara un asiento en su infernal Gran Consejo y se ocupara personalmente de los asuntos importantes.

    —Pregunta si tendrías la amabilidad de intentarlo —tradujo Sakura, al tiempo que lo reñía con la mirada.

    Él se encogió de hombros. Estaba impaciente, y ella hubiese tenido que entenderlo.

    —¿Es magia prohibida? —le preguntó Izuna a Utakata.

    —No. Pero es la antigua magia de los Tuatha de Danaan. No algo que tuviera que dársenos para que pudiéramos usarlo, aunque ahora que pienso en lo que me dejó la reina, bueno...

    —¿Notas que hay algo peligroso en esto? —insistió Izuna.

    —No, sólo es un cántico en su lengua.

    —Por el amor de Dios, ¿quieres hacer el favor de decirlo de una vez? —siseó Neji—. Necesito ser visto. No aguanto esta maldita invisibilidad.

    —La elección es tuya, hermano. Lo dejo a tu juicio —dijo Izuna.

    —No veo que haya ningún mal en ello —dijo Utakata tras reflexionar unos instantes, y se volvió hacia Sakura—. ¿Dónde está él? —preguntó.

    Cuando ella señaló con el dedo, Utakata se levantó y empezó a hablar mientras daba vueltas alrededor del área que le había indicado.

    O más bien, pensó Sakura, abrió la boca y el sonido salió de ella, porque en realidad no estaba hablando. Lo que brotó de sus labios no era una sola voz sino una miríada de ellas, docenas de voces superpuestas en una serie de capas que subían y bajaban, crecían y se quebraban. Era melódico pero aterradoramente disonante, hermoso pero extrañamente terrible. Como un fuego a cuyo interior pudieras arrastrarte para entrar en calor, sólo para morir de frío una vez que estuvieras dentro de él.

    Hizo que todos los pelitos del cuerpo se le pusieran de punta, y Sakura comprendió que si aquélla era la antigua lengua de los Tuatha de Danaan, no era una que Neji hubiera hablado jamás en presencia de ella.

    Cualquiera que fuese la lengua que él había hablado en las otras ocasiones, no era aquélla. Un sonido así podía cautivar, podía seducir a una persona en contra de su voluntad. Era antigua magia, pura y sin diluir. La clase de magia que ella siempre había imaginado poseían los cazadores. Y era una magia terrible.

    —Tranquila, ka-lyrra. Tú eres una sidhe-vidente, y por eso te afecta tanto —oyó que le decía Neji en voz baja—. Por eso nunca he hablado mi lengua cuando tú te hallabas presente. Tus instintos de proteger, de reunir a toda tu gente y huir, han empezado a despertar. Si todavía viviéramos en la Antigüedad, nos oirías llegar en alas del viento y harías que todo el mundo abandonara la aldea. Respira. Lenta y profundamente.

    Sakura hizo lo que él le decía. Frunció los labios y empezó a respirar por la boca, en un intento de no ponerse demasiado nerviosa mientras esperaba, con la esperanza de que aquello, terminaría pronto. Neji tenía razón, el mero sonido de aquella lengua tan antigua hacía que se sintiera extrañamente lista para entrar en combate, como si algo la impulsara a encararse con los Uchiha y obligarlos a esconderse. Luego cabalgaría por todas las poblaciones cercanas para dar la alarma.

    Finalmente Utakata concluyó, y Sakura oyó cómo Sakurasou y Hotaru decían simultáneamente, con voz entrecortada:

    —Oh, Dios mío.

    Sakura abrió los ojos.

    Izuna se había puesto en pie y fruncía el ceño, una expresión reflejada por su gemelo. Ambos miraban fijamente a Neji, al que era obvio que ahora sí podían ver. Después miraron a sus esposas, y luego volvieron nuevamente la mirada hacia Neji.

    Sakura absorbió las expresiones en los rostros de Sakurasou y Hotaru, y de pronto ya no se sintió tan atormentada por llevar toda una vida seducida por las criaturas mágicas.

    «No me pasa sólo a mí», pensó con gratitud. No era ninguna inmoral, una mera presa sin fuerza de voluntad ni sentido de la disciplina que sólo esperaba el momento de ser abducida por el pueblo mágico; las criaturas mágicas tenían algo magnético y desusadamente seductor, que era simplemente irresistible para las mujeres. Porque ahora podía ver que Neji afectaba a Hotaru y a Sakurasou exactamente del mismo modo en que la afectaba a ella.

    ¿Y cómo no iba a hacerlo?, pensó ahora que podía verlo bajo una nueva luz a través de los ojos de ellas. Un metro noventa de poderoso príncipe mágico de piel dorada, su cuerpo de puro músculo esculpido y esa larga cabellera negra que le llegaba hasta la cintura en un enredo de oscura seda. Con aquellos tejanos tatuados, las botas, un jersey color marfil, la chaqueta de cuero y el torque dorado que brillaba en su cuello, Neji irradiaba un oscuro erotismo ultraterreno. Aquel rostro que parecía tallado a cincel era salvajemente hermoso, con la oscura sombra de unos cuantos días sin afeitarse. Una inteligencia muy antigua y un calor sexual a duras penas contenido brillaban en sus exóticos ojos plateados. La tenue fragancia a jazmín, sándalo y esencia masculina que siempre flotaba a su alrededor pareció llenar súbitamente la sala con su intenso y embriagador perfume. Sakura se preguntó, no por primera vez, si el olor de una criatura mágica no contendría alguna sustancia química que actuaba como un afrodisíaco sobre los humanos del sexo opuesto.

    Neji era, simplemente, una fantasía viva que respiraba y de la que irradiaba una llamada irresistible que llevaba intrínseca la callada advertencia de que era peligroso acercarse a ella. Su actitud de ven-aquí-y-tómame-muñeca-porque-soy-puro-peligro-y-te-gustará era toda una provocación para los impulsos sexuales más primitivos de una mujer. La atraía por mucho que ella supiera que hubiese debido echar a correr en dirección opuesta. La atraía, de hecho, y en alguna perversa manera.

    Y ahora que se fijaba en las caras que ponían Sakurasou y Hotaru, se preguntó cómo se las habría arreglado ella para no compartir la cama con Neji durante todo ese tiempo.

    Claro que pensándolo bien..., no sabía hasta cuándo podría seguir resistiendo.

    —Madre de Dios —murmuró Hotaru.

    —Y que lo digas —jadeó Sakurasou.

    El atractivo príncipe del pueblo mágico les dirigió una sonrisa sensual, juguetona y traviesa que era puro encanto diabólico, y luego la punta de su lengua asomó por un instante entre aquellos dientes tan blancos antes de que curvara los labios y una chispa plateada brillara en sus ojos.

    Sakura soltó un gemido. Luego se apresuró a tragárselo, y lo camufló con una seca tosecilla. Su alijo privado de caramelo para la vista acababa de ser puesto a disposición del público para que todos pudieran consumirlo, cosa que no le hacía ninguna gracia.

    Al parecer no era la única.

    —¿A ti también te caía mejor cuando era invisible? —dijo Utakata sombríamente.

    —Ay, sí.

    —¿Debería volver a maldecirlo?

    —Ay, sí.

    Neji echó hacia atrás la cabeza y rió, un destello de fuego dorado en sus ojos.

    —Por todos los infiernos, me alegro de haber regresado —ronroneó.
     
  19. Threadmarks: CAPITULO 18
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    7697
    EL HIGHLANDER INMORTAL


    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3


    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto
    ADAPTACION © Quem
    CAPITULO 18

    Utakata e Izuna no fueron los únicos a los que les gustó ver —ejem, mejor dicho, no ver— nuevamente invisible a Neji.

    Sakura sabía que había veintitrés hembras en las tierras Uchiha —eso sin contar a Sakurasou, Hotaru, ella misma, o el gato—, porque poco después de que Neji se hubiera hecho visible la noche anterior, había conocido a todas y cada una de ellas, desde la más diminuta de las crías hasta una anciana que apenas podía tenerse en pie.

    Todo empezó con una criada, bastante entrada en carnes y que tendría treinta y tantos años, que entró para correr las cortinas porque ya había anochecido e inquirir si los Uchiha deseaban alguna cosa más. Nada más posar en Neji su mirada provista de gafas, la criada empezó a tartamudear y a tropezar con sus propios pies. Tardó unos instantes en recuperar una cierta apariencia de coordinación, pero logró salir de la biblioteca dando traspiés, con tanta prisa que casi tiró al suelo una lámpara y la mesita rinconera que ocupaba.

    Aparentemente no perdió tiempo en alertar a las fuerzas, porque acto seguido hubo un verdadero desfile: una doncella curvilínea y muy sonrojada vino para ofrecerse a volver a calentar el té (no estaban tomando té), seguida por una doncella que reía tontamente mientras decía estar buscando un paño para quitar el polvo que se había olvidado en algún sitio (y que, cosa que no sorprendió a nadie, no apareció por ningún lado); luego una tercera entró en busca de una escoba extraviada (sí, claro, como si alguien se pudiera creer que en Escocia barrían los castillos a medianoche), después una cuarta, una quinta, y una sexta que preguntó si el señor Hyūga consideraría adecuada la Cámara de Cristal (a nadie parecía importarle qué cámara podía considerar adecuada Sakura, que ya esperaba terminar durmiendo en algún cobertizo fuera del castillo). Una séptima, una octava y una novena entraron para anunciar que la cámara del señor Hyūga ya estaba lista, ¿y querría el señor que alguien lo acompañara hasta ella? ¿Qué le prepararan un baño? ¿Y que lo ayudaran a desvestirse? (Bueno, de acuerdo, quizá no habían llegado a preguntar eso último, pero sus ojos ciertamente lo habían hecho).

    Después apareció media docena más a distintos intervalos para volver a decir las mismas cosas, e insistir en que estaban allí para encargarse de suministrar «cualquier cosa, cualquier cosa que pueda desear el señor Hyūga».

    La decimosexta vino para extirpar del regazo de Neji a dos niñitas sin hacer caso de sus gimoteos de protesta (y si luego no se instaló en el regazo fue únicamente porque Neji se había apresurado a levantarse), y la vigesimotercera y última era lo bastante vieja para ser la tatarabuela de alguien, e incluso ella había flirteado desvergonzadamente con «el guapo señor Hyūga», batiendo unas pestañas inexistentes sobre nidos de arrugas mientras alisaba sus ya no muy abundantes cabellos blancos con una mano surcada de venas azules y manchada por la edad.

    Y como si no bastara con eso, el gato del castillo, obviamente hembra y obviamente en celo, entró contoneándose, la cola levantada hacia el techo rematada por la punta elegantemente curvada, y deslizó sinuosamente su peludo cuerpecito alrededor de los tobillos de Neji, mientras ronroneaba hasta sumirse en un estado de éxtasis que la dejó con los ojos un poco bizcos y los bigotes llenos de habitas.

    «¡Dejad de llamarlo señor Hyūga! —habría querido espetarles Sakura (y le gustaban los gatos, de veras; ciertamente nunca había querido darle una patada a uno antes, pero por favor... ¿hasta los gatos?)—, él es una criatura mágica y lo encontré yo, así que es mi criatura mágica. Fuera de aquí.»

    Pero todos parecían haberse olvidado de ella.

    Incluso Neji. Oh, en cuanto quedó corporeizado volvió a besarla, y fue otro de esos besos posesivos que te dejaban sin aliento y te hacían curvar los dedos de los pies (y el que la besara pareció aliviar considerablemente una gran parte de la tensión y las malas caras de los gemelos Uchiha), pero luego fue a sentarse junto al fuego y, poco después de eso, se inició el desfile y Neji prácticamente no la había mirado ni una sola vez.

    Y en los entreactos del Desfile de Doncellas, Sakurasou y Hotaru no paraban de ametrallarlo a preguntas (al menos ellas, benditas fuesen, ya parecían haberse recuperado del impacto de tener allí a Neji; Sakura sospechaba que eso se debía en gran parte a los hombres tan extraordinariamente atractivos con los que estaban casadas) mientras Sakura, sentada sin abrir la boca, sentía que se iba volviendo tan invisible como lo había sido Neji. Al parecer a él no le bastaba con librarse de su maldición, porque había encontrado el modo de hacerla caer sobre ella.

    Hasta que Izuna, en cuanto se le hubo agotado la paciencia, ordenó a la servidumbre que se fuera a la cama, cerró firmemente la puerta de la biblioteca y, tras un instante de reflexión, le echó la llave y se apoyó en ella.

    «¿Tienes que soportar eso todo el tiempo?», le había preguntado a Neji como si no pudiera dar crédito a lo que acababan de presenciar.

    Neji había asentido. «Aunque hay algunas —dijo con una mirada de soslayo a Sakura—, que optan por darme una buena tunda en cuanto me ven.» Acompañó aquellas palabras con un aparatoso ademán de frotarse el labio que ella le había partido, y una leve sonrisa de despreocupación.

    Sakura tuvo que apretar las manos para no saltar de su asiento y volver a atizarle. Meramente por ser Neji. Por ser tan imperdonablemente irresistible. Por ser visible, maldita fuese. ¿Por qué no podía seguir maldecido? ¿Acaso era tanto pedir?

    Antes él la necesitaba. Pero ya no. Ahora podía hablar por sí mismo y Sakura había dejado de ser una intermediaria de la que no podía prescindir. Y allí había docenas de mujeres más claramente dispuestas a suministrar cualquier cosa que pudiera querer Neji, sólo con que él curvara uno de aquellos dedos tan seductores. De pronto Sakura se sintió inexplicablemente inútil.

    Frunció la frente y fingió agotamiento, porque no se encontraba de humor para hacer frente a los sentimientos que le había provocado el ver cómo otras mujeres se prendaban de él. No quería seguir sentada allí y ver si ya habían empezado a escalar los muros del castillo y se disponían a entrar por las ventanas para llegar hasta él.

    Sakurasou no paraba de saetear a Neji con complejas preguntas de cosmología, pero al menos consiguió hacer una pausa en ellas el tiempo suficiente para enseñarle una cámara.

    Sakura quedó agradablemente sorprendida al descubrir que su alojamiento no sería ningún cobertizo exterior, sino un precioso conjunto de habitaciones en el segundo piso, con unas puertas cristaleras que accedían a una terraza de piedra de cara a un jardín. Después de apresurarse a salir allí, quedó todavía más agradablemente sorprendida al descubrir una licorera de vino llena hasta la mitad sobre la mesilla de noche.

    Esta mañana ya no se sentía tan contenta de haberla encontrado, sin embargo.

    Como tampoco se alegraba de haber salido sigilosamente al corredor para buscar más provisiones líquidas en otras dos «cámaras», tras lo cual tanto vino la dejó fuera de combate y se quedó dormida.

    Le echó una ojeada a la cama y frunció el entrecejo. No era de extrañar que se sintiera fatal. El aspecto de la cama no indicaba que hubiera dormido ni un solo minuto en ella, y más bien parecía que hubiese dedicado la pequeña parte de la noche en que estuvo inconsciente a librar una dura batalla. Las sedosas sábanas estaban enredadas, la colcha había caído al suelo, y dos de las preciosas cortinas de terciopelo que la rodeaban habían sido arrancadas de sus soportes. Sakura conservaba un vago recuerdo de que había llegado a estar tan bebida que cuando intentó levantarse de la cama para ir al cuarto de baño, se enredó en las cortinas y acabó en el suelo.

    También recordaba vagamente otra cosa que no le gustó nada. Le parecía que la noche anterior quizás hubiese llorado. Por toda clase de cosas estúpidas: novios, grandes ocasiones profesionales perdidas y... criaturas mágicas que la tenían perpleja.

    En cierto momento se encontró cogiendo el teléfono para llamar a su madre.

    De acuerdo, ¿para decir qué? ¿«Hola, mamá, realmente necesitaba hablar contigo de esa criatura mágica a la que he conocido. La abuela murió y no tengo a nadie más.»? Ja.

    Ahora que pensaba en ello, se dijo al tiempo que se masajeaba cautelosamente las sienes doloridas, temía que hubiese llegado a marcar el número antes de colgar. No se acordaba muy bien, pero luego había tropezado con un listín de teléfonos tirado en el suelo. Y estaba abierto por la página de los prefijos internacionales, lo que no era muy buena señal.

    Exhaló un suspiro de abatimiento y se recogió el pelo en un pasador con la mayor cautela posible, para que sus diminutos folículos capilares —Dios, cómo le dolía la cabeza— no gritaran demasiado alto en señal de protesta, y después abrió la puerta y salió al corredor que había más allá. Nunca había sabido aguantar el alcohol.

    Una aspirina, necesitaba una aspirina.

    Hacía una semana, pensó mientras echaba a andar hacia la izquierda (después de haberlo considerado unos instantes, decidió que en aquel dédalo laberíntico de corredores de piedra probablemente daría igual cuál fuese la dirección que tomara), las cosas no podían estar tan claras. Sakura sabía exactamente quién era y cuál era su lugar en el mundo.

    Había sido una Haruno que hacía aquello para lo que la habían educado, ocultarse de las inhumanas criaturas mágicas, vivir una doble vida y tratar de salir del paso, la mayor parte del tiempo con no muy buenos resultados.

    Luego había sido una Haruno sometida a crueles torturas por una de aquellas desagradables e inhumanas criaturas mágicas, si bien la suya era imposiblemente seductora y había adoptado la forma humana.

    Luego había sido una Haruno a la que dicha imposiblemente seductora criatura mágica en forma humana protegía de unas cuantas criaturas mágicas que, ésas sí, eran realmente desagradables e inhumanas.

    Y ahora sólo era Sakura, actualmente alojada en un magnífico castillo escocés que se diría salido de un sueño con un príncipe del pueblo mágico que hacía cosas tan desagradables e inhumanas como romper listas llenas de nombres, devolver renacuajos a los lagos y salvarle la vida a la gente.

    Por no mencionar que además sabía besar con todo el esplendor ultraterreno de un ángel en celo.

    Un príncipe del pueblo mágico al que prácticamente cada una de las mujeres que había en el castillo quería tener en su cama; y, a juzgar por cómo habían ido las cosas anoche, enseguida intentarían llevarlo allí.

    Y la vida era un asco.

    .

    .

    .

    Neji cerró el puño alrededor de las bragas que se había metido en el bolsillo de la chaqueta, cerró los ojos e inhaló profundamente, como si desde semejante distancia pudiera captar de algún modo el olor de Sakura.

    No tuvo esa suerte, y lo único que llegó hasta él fue una ráfaga del viento de las Highlands mientras cruzaba el campo al galope a lomos de un negro corcel que no paraba de piafar. Y aunque la brisa era muy agradable, nunca podría hacerle olvidar el perfume sensual que emanaba del calor privado de Sakura.

    Aquellas bragas de seda rosa eran una de las cosas que no quiso dejar olvidadas en la habitación del hotel. Si se las había sacado del bolsillo para guardarlas en su bolsa de viaje fue únicamente porque planeaba desnudarse cuando estuviera a solas con su sidhe-vidente, y no quería tener que explicar por qué llevaba unas bragas en el bolsillo, si se daba el caso de que ella las descubriese. No estaba seguro de que una mujer fuera a apreciar eso.

    Ah, pero un hombre sí. Aquel trocito de seda tan íntimamente deslizado entre las piernas de una mujer se frotaba contra su delicioso montículo hasta quedar impregnado por su dulce y embriagador aroma, y conservaba esa fragancia realmente única que una mujer sólo tenía allí. Un hombre no podía percibir ese olor detrás de la oreja de una mujer o en el suave hueco de su garganta, en su pelo o allí donde terminaba su espalda.

    Sólo el hombre que fuese el amante de esa mujer podría llegar a conocer aquel olor.

    Neji lo conocía desde la noche en que le cogió unas cuantas bragas, y había estado condenadamente cerca de él hacía tan sólo unas noches. Se moría de impaciencia, y temía estallar si no podía hundir la cara allí pronto.

    No en las bragas, sino en todo lo que le traía a la memoria aquel olor. Su cara y su lengua tenían que estar entre los muslos de Sakura y no se conformaría con inhalar, sino que la saborearía. Quería sentirla retorcerse debajo de él, quería sentirla correrse contra su boca cuando llegara al éxtasis. La lamería, y su lengua la llevaría al clímax una y otra vez. Quería mostrarle todo el placer que podía llegar a darle, atarla a él del modo más antiguo e infalible que podía emplear un hombre.

    Desgraciadamente, otras cosas habían reclamado su atención.

    No sólo tuvo que vérselas con Sakurasou y Hotaru, que lo sometieron a un bombardeo incesante de preguntas (para muchas de las cuales Neji no pudo encontrar las palabras que le habrían permitido responderles, y a algunas de las cuales no quiso responder porque la humanidad no dispondría de ese conocimiento hasta un lejano futuro), sino que Utakata e Izuna esperaron pacientemente hasta las tantas de la madrugada, cuando sus esposas por fin estuvieron lo bastante agotadas para ir a acostarse, después de lo cual empezaron con sus propias preguntas. Neji los puso al corriente de todo lo que había sucedido, desde el día en que el Gran Consejo decretó que Utakata debía ser sometido al juicio de sangre, hasta su propio apuro actual.

    Entonces, demasiado humanamente cansado y muy frustrado por el hecho de que Sakura estuviera durmiendo sin él en algún otro lugar de aquel enorme castillo —cuando hacía días que sólo se separaban si no había más remedio, y nunca más de unos cuantos minutos—, comunicó en un tono bastante brusco cuál era el motivo de su presencia allí, y los gemelos no se pusieron nada contentos.

    —¿Quieres que hagamos caer los muros que se interponen entre la humanidad y el pueblo mágico? —había rugido Izuna—. ¿Es que te has vuelto loco?

    —No es que no te estemos agradecidos por todo lo que has hecho por nosotros— se había apresurado a decir Utakata—, pero acabas de contarnos que tu reina estuvo a punto de destruir a todo nuestro clan porque yo falté a un juramento, ¿y ahora nos pides que volvamos a hacerlo?

    De ahí que, después de unas cuantas horas de dormir profundamente sin tener ninguna clase de sueños (aunque ahora fuese humano en cuerpo, su mente de Tuatha de Danaan seguía sin soñar), Neji todavía no estaba con su sidhe-vidente sino que cabalgaba con los gemelos Uchiha, como no había dejado de hacer en toda la mañana, a través de aquellas verdes y hermosas tierras mientras buscaba desesperadamente alguna forma de convencerlos de que en realidad no les pedía que rompieran sus juramentos, sino únicamente que... dejaran para más adelante el hacer honor a ellos.

    Hasta el último momento posible.

    Les aseguraría que no iba a ser necesario llegar a tales extremos.

    Y sabía que si los Uchiha se negaban a ayudarlo por la razón que fuese, entonces simplemente saltaría a través del espacio para reaparecer detrás de ellos y los dejaría incapacitados (al igual que haría con Daisuke, su descendiente, que también era un druida) si no le quedaba más remedio, hasta que hubiera transcurrido Lughnassadh. Porque, por Danu, detendría a Darroc y preservaría el reinado de Mito y recuperaría su poder y se aseguraría de que Sakura estuviera a salvo durante el resto de la eternidad.

    .

    .

    .

    En su defensa —y todo el mundo tenía derecho a defenderse, sin importar lo reprensibles que pudieran ser sus acciones; ésa era una de las primeras cosas que te enseñaban en la facultad de Derecho—, Sakura siempre podría decir que no había planeado hacerlo. No había ninguna clase de malicia por su parte. ¿Alevosía y abuso de confianza? Sí, eso tal vez tendría que admitirlo. Pero de premeditación nada.

    Ella era muy buena persona. De veras. Probablemente hasta un noventa y cuatro por ciento del tiempo.

    Seguramente se le podía perdonar el otro seis por ciento.

    Tampoco era que hubiese salido de su habitación en busca de la oportunidad de difamar a alguien o echar por los suelos la imagen que ese alguien le ofrecía al mundo.

    Pero la oportunidad se presentó sola (como suelen hacer las oportunidades de condenarse a uno mismo, que son especialmente taimadas), y Sakura tenía resaca, y por primera vez en más días de los que estaba dispuesta a contar, no vio a Neji esperándola con su café en cuanto abrió los ojos. No, Neji estaría vete-tú-a-saber-dónde, en vete-tú-a-saber-qué harén repleto de mujeres gimoteantes que se morían de ganas de adorarlo. Y Sakura estaba de un humor de perros, se había visto privada de cafeína, y andaba perdida por los tortuosos corredores del castillo.

    Así que cuando se encontró con un corro de doncellas del castillo que hablaban en susurros del «señor Hyūga» mientras fingían quitar el polvo por el pasillo, algo que tenía un alma muy mezquina levantó su fea cabeza y enseñó unos dientecitos muy afilados.

    Tampoco ayudó en nada el hecho de que las cinco doncellas fueran jóvenes y atractivas: una morena alta de largas piernas, una morena más bajita y llena de curvas, una voluptuosa pelirroja, y dos esbeltas rubias. Ni el que en aquel momento estuvieran enzarzadas en un vivo debate sobre si Neji era el tipo de hombre aficionado a los jueguecitos preliminares o si iba directo al grano.

    —Bueno, le gustan los juegos preliminares —dio un respingo Sakura al oírse decir en un tono excesivamente acaramelado—, pero se le dan tan mal que te hace desear que fuese uno de esos hombres que no se andan con rodeos.

    Cinco mujeres se volvieron hacia ella para mirarla con la boca abierta.

    La morena de largas piernas la contempló con escepticismo. El hecho de que hablara con un dulce acento escocés sólo sirvió para irritar todavía más a Sakura.

    —¿El señor Hyūga? No me lo creo. Ese hombre tan guapo es el sueño de una chica.

    —Un sueño realmente malo quizás —oyó Sakura que mentían sus labios—. Ese hombre ni siquiera sabe besar.

    —¿Qué quieres decir? —preguntó la morena.

    —Babea —dijo Sakura sucintamente.

    —¿Babea? —repitió la morena al tiempo que fruncía el entrecejo. Sakura asintió, admitiendo ante sí misma que ya era demasiado tarde. Había dado el primer paso, y ya puestos sería mejor que siguiera adelante con el asunto hasta llevarlo a un Gran Final. Lo que podía faltarle en carácter, lo compensaba sobradamente con su capacidad de comprometerse.

    —¿Habéis besado alguna vez a alguien que..., bueno, es como si abriera demasiado la boca? ¿Y te moja toda la cara, y cuando ha terminado de besarte, lo único que quieres es encontrar una toalla?

    La pelirroja asintió enfáticamente.

    —Sí, yo he besado a alguien así. El joven Jamie en el pub de Haverton. —Hizo una mueca—. Ugh. Es repugnante. Se le caen las babas.

    —¿Así es como besa el señor Hyūga? —exclamó una rubia muy esbelta.

    —Peor —mintió Sakura descaradamente—. Casi nunca se cepilla los dientes, y juraría que ese hombre no sabría lo que es el hilo dental ni aunque le hicieras un lacito con él alrededor de su ridícula, ejem..., bueno, mejor cambiamos de tema. Pero me parece que no debería...

    —¡Pues deberías, claro que deberías! —exclamó una rubia.

    —Sí, no pares —intervino la morena menuda.

    —No te referirías a su cosa, ¿verdad?—dijo la pelirroja con un hilo de voz—. ¡Oh, dime que él no la tiene así!

    Sakura asintió con tristeza.

    —Me temo que sí.

    —¿Como cuánto de ridícula la tiene? —quiso saber la morena de las piernas largas.

    —Bueno —dijo Sakura con un suspiro—, ¿sabéis lo alto y corpulento que es?

    Cinco cabezas se apresuraron a asentir.

    Sakura se acercó un poco más y bajó la voz conspiratoriamente.

    —Pues digamos que no la tiene en proporción.

    —¡No! —volvieron a exclamar ellas.

    —Me temo que sí. —Podría haberlo dejado en eso, debería haberlo dejado en eso, pero el monstruo de ojos verdes la tenía bien agarrada por el pelo, eso por no mencionar que además se había hecho con el control de sus labios. Sakura se quedó atónita al oírse decir—: Os doy mi palabra, el único Señor Contento al que hace contento es él mismo.

    La morena de las piernas largas la miró con suspicacia.

    —No quiero oír una palabra más. Anoche le vi el bulto...

    —Calcetines —la cortó Sakura, y apenas pudo ocultar su expresión ceñuda. «¿Cómo se atreve esa mujer a examinar el bulto de Neji? Yo aún no me he dado permiso a mí misma para hacerlo...»—. Se mete unos cuantos calcetines en los pantalones. Aunque si hay uno bien grande y verde disponible, prefiere usar un plátano. Dice que el plátano es lo que da la mejor impresión de firmeza. Dice que visto que las mujeres llevan Wonderbra, ¿por qué los hombres no deberían poder realzar un poco sus atractivos?

    —¡No! —Visiblemente escandalizadas, las doncellas se miraron como si no pudieran creerlo.

    Sakura asintió.

    —Es verdad. He considerado seriamente demandar a ese hombre por publicidad engañosa. Vestido, puede parecer un sueño hecho realidad, pero en cuanto se quita la ropa, es una auténtica pesadilla.

    Las doncellas la miraban con distintos grados de espanto y decepción. La morena de las piernas largas era la única que aún parecía un tanto escéptica.

    Sakura tomó nota de que debía hacerse con unos cuantos plátanos y depositarlos en la habitación de Neji. La idea podría haberle parecido graciosa si no estuviera tan horrorizada de sí misma. Nunca había llegado a caer tan bajo. Y al parecer aún no había terminado de hundirse en los abismos.

    —Espero que no habréis notado que empiezan a faltar plátanos de la cocina, ¿verdad? Pero yo no los perdería de vista si fuera vosotras. También podríais vigilar que no falten salchichas.

    Y con esas últimas palabras, pasó majestuosamente junto a ellas.

    Bueno, todo lo majestuosamente a que podía aspirar una mujer con resaca que llevaba tejanos, una camiseta y zapatillas de tenis (maldición, ¿por qué no se había agenciado aquel vestido y aquellos zapatos con tacón de aguja tan sexys en Macy's cuando tuvo ocasión de hacerlo?).

    —Por el amor de Dios, Izuna —dijo Neji irritado, al tiempo que cambiaba de postura sobre la silla, en un vano intento de encontrar alguna posición más cómoda aunque sabía que no había ninguna, porque las sillas de montar no se diseñaban pensando en hombres con erecciones inmortales—, hasta que os lo dije ni siquiera sabíais que el propósito de vuestros rituales de las antiguas fiestas era mantener en pie los muros que separan nuestros reinos. Pensabais que sólo eran un modo de anunciar el cambio de estación y una reafirmación de vuestro compromiso con El Pacto.

    —Eso ya lo he entendido, y no pienses que me ha hecho ninguna gracia enterarme —estalló Izuna—. ¿Y si, en nuestra ignorancia, no los hubiéramos llevado a cabo en el pasado?

    —En primer lugar, nunca habéis roto un juramento —masculló Neji con expresión sombría—, así que dudo que eso pudiera llegar a ocurrir. Aunque todo vuestro clan fuera aniquilado, vuestro maldito fantasma probablemente aparecería aquí y se pondría a bailar alrededor de esas malditas piedras. En segundo lugar, no es culpa mía que vuestro clan tuviera traspapelado El Pacto durante tantos siglos y os olvidarais del significado oculto de los rituales. En tercer lugar, y ésta es la única parte realmente relevante y la que no paro de repetiros... —dijo Neji, articulando cada palabra con el mayor cuidado posible. Dios, tenía tantas ganas de ver a su sidhe-vidente que le dolía todo. Ahora ella estaba en terreno seguro. Había llegado el momento. De hecho, ya tenía que haberla poseído. ¿Cuánto tiempo llevaban separados? ¿Quince horas de los mortales? Le habían parecido un siglo. Sentía frío en la piel allí donde, durante los últimos días, ella había estado constantemente apretada contra él—. La reina vendrá, Izuna. Ella nunca permitirá que los muros se vengan abajo. Mito vendrá, y querrá saber por qué no estáis celebrando el ritual. Entonces yo le explicaré lo que tenía planeado hacer Darroc, y todo se arreglará. Celebraréis los ritos mucho antes de que la ventana temporal de veinticuatro horas se haya cerrado. Y la reina se sentirá tan agradecida que ni se le pasará por la cabeza enfadarse con vosotros.

    Dios, ya lo habían hablado una docena de veces. Los druidas Uchiha tenían tiempo desde la medianoche hasta el alba de las fiestas de Imbolc, Beltane, Lughnassadh, y la medianoche de Samhain, que ponían fin a las festividades, para celebrar los rituales necesarios. Durante ese tiempo los muros se volverían un poco más delgados, pero no caerían del todo hasta la medianoche de la última festividad.

    Durante más milenios de los que nadie podía contar, los Uchiha siempre habían celebrado sus rituales entre la medianoche y el alba.

    Cuando no lo hicieran el próximo Lughnassadh, en cuanto los muros empezaran a hacerse más tenues, Mito aparecería y querría saber qué diablos estaba pasando. Neji hubiese apostado lo que fuera a que se presentaría a mediodía o poco después. Su reina nunca permitiría que la isla de Morar quedara expuesta, como sucedería irremediablemente cuando los reinos del pueblo mágico surgieran de la nada entre los de los humanos.

    Era el único modo que tenía de asegurar que la reina aparecería. Hacer caer los muros entre los reinos.

    —Y además —añadió con voz sombría—, si no hacéis esto por mí, ya no habrá ningún maldito Pacto que defender. Si Darroc derroca a la reina, empezará a derramar sangre mortal en un abrir y cerrar de ojos. Entonces ya no tendréis que estar pendientes de vuestros juramentos, porque no habrá ningún muro entre los reinos. Tendréis una guerra con los Tuatha de Danaan en vuestras manos, con los invisibles moviéndose a su antojo por vuestro mundo, y creedme, unos cuantos días les bastarían para hacer tales estragos que vuestra Plaga Negra parecería un simple resfriado común en comparación. De hecho —gruñó—, la primera sangre mortal que derramará Darroc probablemente será la vuestra, porque no le gustará nada que sepáis tantas cosas sobre el modo en que actúa él. Vosotros dos sois una amenaza que Darroc querrá eliminar inmediatamente.

    —Sí, en eso tienes razón—asintió Utakata, al tiempo que miraba significativamente a Izuna.

    —¿Siempre le encuentra tantas pegas a todo? —le preguntó Neji a Utakata, al tiempo que le lanzaba una mirada asesina a Izuna.

    —Izuna siempre se ha tomado muy en serio los juramentos y todo lo demás —dijo Utakata secamente.

    —Y menos mal que uno de nosotros dos se los toma en serio —dijo Izuna, mirando a Utakata con cara de pocos amigos.

    —Claro, porque si los dos nos los tomáramos tan en serio, ahora estarías muerto. Ay, se me olvidaba que yo también estaría muerto —dijo Utakata sin perder la calma.

    Los labios de Izuna temblaron un instante, y luego soltó un bufido y dejó de intentar contener la risa.

    —Has vuelto a ganar por puntos, hermano. Sabihondo.

    —Veo que tu pequeña esposa te ha enseñado unas cuantas palabras nuevas —observó Utakata, con un levantamiento de ceja lleno de diversión.

    .

    .

    .

    —Acabo de hacer algo tan terrible que ya no estoy segura de saber quién soy —farfulló Sakura sin ningún preámbulo cuando se topó con Sakurasou y Hotaru Uchiha; por fin había conseguido encontrar el centro del castillo.

    Las esposas de los gemelos Uchiha estaban cómodamente instaladas en dos grandes sillas acolchadas dentro de una habitación llena de sol que ocupaba una prolongación del segundo piso de la gran sala, y el muro este era un gran panel de cristal que daba a unos frondosos jardines. Sakurasou y Hotaru la miraron y sonrieron afablemente.

    —¡Oh, entra! Precisamente estábamos hablando de ti —dijo Hotaru con una gran sonrisa mientras palmeaba la silla que había a su lado—. Haznos compañía. ¿Ya has desayunado? Hay café y pasteles —señaló la mesa auxiliar—, así que sírvete. Sakurasou y yo siempre desayunamos en el solárium; puedes encontrarnos allí cada mañana. Queríamos despertarte, pero Neji insistió en que te dejáramos dormir. Dijo que hacía tiempo que no tenías ocasión de dormir en una cama de verdad.

    El ceño permanente que parecía haber tomado el rostro de Sakura decreció un poco. Él no le había traído su café, pero al menos había pensado en ella.

    —¿Por dónde anda? —preguntó irritadamente mientras alargaba la mano para coger un bollo caliente untado con mantequilla.

    —Salió a cabalgar con Utakata e Izuna a primera hora de la mañana —replicó Sakurasou—. Mientras se alejaban oí que no paraban de hablar en gaélico y los tres estaban muy serios, así que creo que tardarán un buen rato en volver. ¿Qué es eso tan horrible que has hecho?

    Sakura se dejó caer en una silla al lado de Hotaru, se sirvió una taza de café, le echó un montón de azúcar y sorbió ávidamente. Exquisito y fuerte, notó. «Gracias, Dios mío.» Sakurasou y Hotaru aguardaron pacientemente mientras ella hacía acopio de fuerzas, y cuando hubo terminado el segundo bollo Sakurasou estaba dando golpecitos en la taza con las uñas.

    Sakura inspiró profundamente y empezó a hablar. Alentada por las muestras de simpatía de Sakurasou y Hotaru, terminó contándoles toda la sórdida debacle. Empezó por el exceso de vino, se saltó lo de que se había echado a llorar y casi llamó por teléfono, y finalizó el relato contando su encuentro con un contingente del Desfile de las Doncellas.

    Cuando hubo terminado, Sakurasou y Hotaru reían tan fuerte que se enjugaban las lágrimas de los ojos.

    —Todavía no me creo que fuera capaz de hacer algo así —dijo Sakura por duodécima vez. La bendita cafeína corría por sus venas, los bollos habían absorbido la mayor parte del malestar que sentía en el estómago, y las taladradoras que trabajaban en su cabeza habían amortiguado el nivel del sonido hasta dejarlo reducido a un tenue golpeteo. Empezaba a pensar que aún sería capaz de darse una ducha en algún momento del día. Cuando despertó, la mera idea de ir a la ducha para que miles de gotitas de agua entraran en contacto con su dolorido cuero cabelludo le pareció completamente insoportable—. Plátanos —dijo, atónita—. ¿Os lo podéis creer? Yo nunca había hecho nada parecido. No sé qué mosca me picó.

    Sus anfitrionas volvieron a troncharse de risa nada más decir ella «plátanos», en un acceso de hilaridad que las obligó a apretarse el estómago con las manos.

    Una sonrisita muy tenue, si bien bastante avergonzada, curvó los labios de Sakura mientras las veía reír. Lo cierto era que la cosa tenía su gracia, o la hubiese tenido de haber sido otra persona la que cometiese semejante estupidez. Si su amiga Ayamé hubiera hecho algo tan ridículo, Sakura se habría reído de ello durante meses.

    Cuando por fin se calmaron un poco, Hotaru dijo:

    —Oh, por favor. Anoche lo que te pasó fue que todas las mujeres del castillo miraban a tu hombre como si fuese su helado favorito y se muriesen de ganas de devorarlo. Lo entiendo perfectamente, créeme. Hay días en los que algo tan simple como ir por una calle muy concurrida con Utakata hace que me entren ganas de morder a todas las mujeres que se cruzan en mi camino. Él y su hermano Izuna están mucho más buenos que el hombre medio del siglo veintiuno, y las mujeres enseguida se pirran por ellos. La última vez que estuvimos en Inverness, una chiflada que escribe novelas románticas y había ido a hacer un recorrido turístico por las Highlands intentó convencerlo de que posara como modelo para la cubierta de uno de sus libros.

    Sakurasou asintió con una mirada sarcástica.

    —Suele pasar. Una vez yo casi me lié a tortas con una vendedora de una tienda de artículos deportivos.

    Pero Sakura sólo había oído una cosa.

    —Neji no es mi hombre —le dijo a Hotaru con voz tensa. ¿Y no era ése el quid de la cuestión?—. De hecho —añadió con amargura—, en realidad ni siquiera es un hombre.

    —¿Qué diablos quieres decir con eso? —exclamó Sakurasou.

    —Neji es una criatura mágica, Sakurasou. —La cosa no podía ser más obvia, pero al parecer iba a tener que hacer hincapié en ello.

    ¿Anoche no le había contado alguien que Sakurasou era toda una luminaria de la física?

    —Un Tuatha de Danaan de sexo masculino —la corrigió Sakurasou—. As: es como pensamos en ellos. Llamarlos criaturas mágicas hace que suene como si sólo fueran unas cositas con alas. Y no lo son. Simplemente son una civilización distinta y muy avanzada, una raza con una tecnología superior, pero eso no hace que Neji deje de ser un hombre. Cielos, ¿es que no te has dado cuenta de cómo te mira? Si tienes alguna duda acerca de lo que es, fíjate en eso. Es puro hombre, única y exclusivamente eso.

    Sakura se quedó muy quieta.

    —¿Cómo me mira?

    Sakurasou y Hotaru se miraron con incredulidad.

    —Oh, por el amor de Dios —exclamó Hotaru—. La pobre anda tan despistada como yo los primeros días, ¿verdad, Sakurasou?

    —Me parece que incluso un poquito más —dijo Sakurasou secamente—. Es una suerte que los hombres hayan salido a cabalgar por ahí, porque ya veo que necesitamos mantener una larga conversación entre chicas.

    .

    .

    .

    Cabalgaron durante horas. Empezaba a atardecer cuando detuvieron sus monturas en lo alto de una gran elevación del terreno. El sol ya había llegado a su apogeo e iniciado el descenso, y Neji hervía de silenciosa impaciencia.

    Con todo, por muy disgustado que estuviera, era imposible no dejarse afectar por la belleza de las Highlands. Desde aquel mirador privilegiado, todo el valle se extendía debajo de ellos como un bosque alguien hubiera vaciado de su contenido, en el corazón del cual se alzaba el castillo Uchiha, que parecía lejano y minúsculo. Kilómetros y kilómetros de tierras que la mano del hombre no habían llegado a tocar, se sucedían ante sus ojos, espolvoreados por los suaves tonos pastel del verano.

    Neji inhaló profundamente. Cómo amaba aquella tierra. Siempre había entendido por qué los escoceses lucharon tan encarnizadamente por conservarla.

    —Ah, es preciosa —murmuró—. Escocia es magnífica.

    —Sí —accedió Utakata.

    Izuna gruñó y luego suspiró con fuerza, como si horas de hablar y debatir no hubieran bastado para convencerlo, pero el aprecio que Neji acababa de mostrar por su tierra inclinaría la balanza finalmente.

    —Lo haremos, Antiguo —dijo de mala gana. Claramente disgustado por la idea de que iba a romper un juramento, pero admitiendo la necesidad de hacerlo.

    Una callada satisfacción se extendió por el cuerpo de Neji.

    Eso era lo que llevaba tanto tiempo esperando escuchar; lo único que lo había mantenido a lomos de su cabalgadura, demasiado lejos de su mujer. Y con esa victoria, sus pensamientos pasaron a centrarse en Sakura.

    Neji ya sabía qué regalos le haría aquella noche. Aquella noche por fin vería a su ka-lyrra vestida con algo que no fuesen unos tejanos. Luego la vería sin nada de ropa.

    Desde aquel instante hasta Lughnassadh tenía ante él siete gloriosos días que podría pasar con Sakura, en unas tierras donde ninguno de los dos corría peligro alguno, sin ninguna preocupación acuciante. Sólo la de sellar sus derechos sobre ella. De ganársela en cuerpo, mente y alma. El deseo que le inspiraba Sakura ya no tenía nada que ver con la oportunidad de experimentar el sexo en forma humana, porque ahora todo se reducía a estar dentro de ella. Hacerla suya. Ser el que hiciese aparecer una mirada ensoñadora en aquellos hermosos ojos verdes, el que la hiciese gemir y estremecer de placer. ¿Qué más daba la forma que luciera él, con tal de que tuviera a Sakura en su cama?

    —O, mejor dicho, no hacerlo —oyó que decía Utakata cuando volvió a prestar atención a lo que lo rodeaba—. Nos quedaremos sentados y dejaremos que los muros se derrumben. Y hablaremos con nuestro descendiente Daisuke y nos aseguraremos de que él haga lo mismo.

    Neji inclinó la cabeza y buscó las miradas de los Uchiha en un mudo agradecimiento.

    —Pero escucha bien esto, Neji Hyūga —añadió Izuna—, si dentro de dos semanas se abren las puertas del infierno, vendré a buscarte para que luches a nuestro lado. Esperaremos que nos cubras las espaldas, del mismo modo en que nosotros te las cubriremos a ti.

    Neji tragó aire con un jadeo ahogado cuando una emoción con la que no estaba familiarizado creció dentro de su pecho. Izuna lo miraba como si sólo viera en él a un hombre más, un guerrero que combatiría a su lado, dispuesto a mantenerse firme y hace frente a todo lo que pudiera suceder. Y supo que él estaría a su lado y al de su pequeña ka-lyrra. Incluso, si no había más remedio, contra su reina.

    —Tenéis mi palabra —dijo en voz baja.

    Y cuando los gemelos murmuraron una rápida aceptación de su juramento, esa sensación que tan nueva le resultaba, esa extraña presión detrás de su esternón, se expandió aún más.

    .

    .

    .

    Sakurasou no podía estar más en lo cierto, reflexionó Sakura mientras salía de la ducha a última hora de la tarde: decididamente le hacía mucha falta una buena conversación entre chicas.

    Habían dedicado muchas horas a hablar, durante toda la mañana y la mayor parte de la tarde. Las tres enseguida congeniarán como si fueran viejas amigas. Sakura no se había dado cuenta de hasta qué punto necesitaba discutir las cosas con alguien. Desde que Neji irrumpió en su vida siempre había tenido que estar a sola con sus pensamientos, y todo había ocurrido tan deprisa que no sabía cómo hacerle frente.

    Sakurasou y Hotaru la habían ayudado inmensamente. Tenían la misma edad que ella, y se parecían mucho a su amiga Ayamé: eran inteligentes (casi demasiado), sabían ver las cosas con un sentido del humor que empezaba por no tomarse demasiado en serio a sí mismas, y tenían un gran corazón. Y las tres pasaron el día lánguidamente tumbadas en el solárium, sin parar de hablar.

    Sakurasou y Hotaru se turnaron para contarle cómo conocieron a sus respectivos esposos, y Sakura había escuchado, fascinada.

    Primero Sakurasou conoció a Izuna. Estaba de vacaciones en Escocia cuando cayó al fondo de una cañada y atravesó un suelo rocoso para precipitarse al interior de una caverna olvidada, con lo que aterrizó encima de un highlander del siglo XVI sumido en un profundo sueño encantado (eso sí que era amor, porque Sakurasou no se había conformado con caer rendida a los pies de su hombre). Él la envió al pasado para que lo salvara. Pero no todo fue bien, e Utakata faltó a sus juramentos para salvarle la vida a Izuna de modo que él y Sakurasou pudieran volver a estar juntos.

    Y entonces Hotaru se tropezó con Utakata, o más bien fue él quien se tropezó con ella después de que se hubiera refugiado en un lujoso ático de Manhattan donde examinaba textos antiguos, en un desesperado intento por encontrar un modo de liberarse de las trece almas malvadas que lo poseían.

    Al conocerlo, Sakurasou había pensado que Izuna sufría un grave desequilibrio mental, con todo aquel hablar de maldiciones y viajes a través del tiempo.

    Hotaru pensó que Utakata era un sucio ladrón y un mujeriego incurable. Y entonces descubrió que estaba poseído por el mal.

    Ambas corrieron un gran riesgo, y se jugaron el corazón en una partida donde todas las probabilidades estaban en su contra.

    Y ahora ambas estaban locamente enamoradas, felizmente casadas y viviendo un sueño hecho realidad. Un sueño que llenó de tristeza a Sakura cuando Sakurasou fue a buscar a sus preciosas gemelas para darles de comer, y Hotaru se sonrojó un poco al confesarle que ella también iba a dar a luz.

    Y también se enteró de que Neji había desempeñado un papel fundamental en la felicidad de Hotaru. Su nueva amiga le contó todo lo que había acontecido en aquellas viejas catacumbas llenas de polvo: la confrontación final con la secta de los draghar, cómo Utakata había sido herido de muerte mientras derrotaba a los druidas malvados y la salvaba. Cómo ella creyó perder para siempre a su amado de las Highlands, y lo hubiese perdido, si Neji no hubiera dado una parte de su propia fuerza vital para traerlo de regreso, cuando él ya iba a cruzar las puertas de la muerte, y hacer que le fuera devuelto.

    Eso hizo que la mente de Sakura se sumiera en muchas fascinantes cavilaciones.

    ¿Qué motivos habían impulsado a Neji a obrar de la manera en que lo hizo? ¿Qué pensamientos habrían cruzado por aquella hermosa y oscura cabeza, tras aquellos ojos antiguos e intemporales? ¿Qué profundos sentimientos de los que nunca había llegado a hablar con nadie? ¿Qué lo impulsó a entrar en acción para devolverle un hombre humano a su amada humana? ¿Y a semejante precio?

    Porque Hotaru también le contó lo que le había revelado Utakata (cuando por fin vino a la cama aquella mañana para descansar, unas horas poco después del amanecer), que si su reina castigó a Neji fue porque él había intervenido para salvar a los Uchiha.

    Otra cosa que Neji no le había contado —negándose a responder las dos veces que ella le preguntó al respecto—, pero Sakura difícilmente podía culparlo por haber guardado silencio, porque entonces no lo hubiese creído.

    Ahora sí que lo creía. Y ese conocimiento ya había empezado a tener un extraño efecto sobre su corazón.

    Ahora más que nunca quería saber quién era Neji Hyūga. ¿Quién era aquella gran criatura mágica intensamente sexual, sorprendentemente gentil y llena de secretos que parecía pasar más tiempo con los humanos que con su propia raza?

    ¿Aquella criatura mágica eminentemente fuerte, que nunca te forzaba a hacer nada? ¿Aquella criatura mágica que era capaz de enfrentarse a su propia especie con tal de defender a unos humanos?

    Y por encima de todo, ¿qué era toda esa intensa emoción tan rígidamente custodiada en su interior, a la que una mujer mortal podía tener acceso?

    Ésa era la pregunta que la hacía estremecerse. Neji Hyūga era el vivo retrato de su príncipe de fantasía. Y eso le daba muchísimo miedo.

    Antes de que terminase la tarde, Sakura contó su historia sin callarse nada. Le fue imposible no hacerlo. Sakurasou y Hotaru ya habían padecido sus propias epidemias de acontecimientos ultraterrenos, y no había ninguna necesidad de callarse nada. Ser una sidhe-vidente sólo era una cosa moderadamente insólita desde su perspectiva, y apenas significaba nada.

    Les contó cómo le enseñaron a temer a las criaturas mágicas, cómo su madre se fue de casa porque no podía soportar que su hijita poseyera el don de la visión, cómo su abuela la crió y le enseñó a ocultar su «don». Les contó lo que decían los libros de la familia Haruno acerca de las criaturas mágicas, y lo equivocados que ella había llegado a comprender que estaban aquellos libros; al menos en el caso de Neji.

    Les contó cómo se había delatado la noche en que lo vio, cómo Neji le siguió el rastro hasta que dio con ella, y las muchas cosas que había hecho desde entonces.

    Finalmente admitió el mayor de todos sus temores, que, hasta ese momento, no había sido capaz de admitir ni siquiera ante sí misma. Que lograra salir con vida de todo aquello y se enamorara locamente de él, sólo —a diferencia de lo que sucedía en sus fantasías adolescentes— para encontrarse con que después no habría ningún fueron-felices-y-comieron-perdices. Él recuperaría su inmortalidad, la pondría a salvo tal como había prometido, y luego regresaría al reino de las criaturas mágicas, y eso sería todo. El cosmos volvería a ser su ostra y, en el orden del universo, Sakura sabía que ella no era la perla de nadie.

    Sería el Final de Partida. No obtendría bolas extra, no habría ninguna prórroga de tiempo. Sólo el amargo regusto en la lengua de un cuento de hadas que había terminado antes de tiempo, y a partir de entonces la realidad se le haría intragable.

    —Bueno, en primer lugar —había dicho Hotaru con dulzura—, me parece que es un poco tarde para preocuparse por eso, cariño; ya te has enamorado.

    Sakurasou asintió para indicar que ella pensaba lo mismo que Hotaru.

    —Pero, en segundo lugar, y eso es lo más importante, Sakura —había añadido en voz baja—, lo que tienes que preguntarte no es si seréis felices y comeréis perdices. Lo que tienes que preguntarte es si luego podrás vivir contigo misma si no te permites ser feliz ahor
    a, en el presente, y al final te quedas sin nada.
     
  20. Threadmarks: CAPÍTULO 19
     
    quem

    quem Orientador del Mes Orientador Fierce eleven k. gakkouer

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Febrero 2021
    Mensajes:
    803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [EL HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    5846
    EL HIGHLANDER INMORTAL


    Disclaimer: Esta historia no me pertenece es una adaptación para el fandom Naruto, sin fines de lucro o ganar algo no quiero enriquecerme con esta adaptación, me encanta escribir aprender mas, y entretener al fandom, perdón por la faltas ortográficas que encuentren <3

    EL HIGHLANDER OSCURO © Karen M. Moning.
    NARUTO © M. Kishimoto
    ADAPTACION © Quem
    CAPITULO 19

    EXPLICITO.

    Aquella noche Sakura se tomó su tiempo con el pelo y el maquillaje, un lujo que llevaba días sin poder permitirse. Mientras viajaban y saltaban a través del espacio, en esas raras ocasiones en que veía un espejo —habitualmente durante una rápida incursión en unos lavabos públicos— no le gustaba nada lo que descubría, así que no se entretenía en intentar arreglarse un poco. Pero esta noche contaba con la tranquilidad de estar en terreno seguro, así que no habría bruscas zambullidas en los lagos o caídas desde lo alto de un campanario, y estaba decidida a tener buen aspecto para variar.

    Aspirinas y una larga ducha caliente disiparon los últimos restos de su resaca. Hotaru la había invitado a pasar por sus habitaciones antes de la cena para que pudiera encontrar algo que ponerse, ya que prácticamente eran de la misma talla. Sakura se moría de ganas de llevar algo que no fuera unos tejanos. De acuerdo, quería estar lo más guapa posible cuando Neji estuviera presente; bueno, ya lo había admitido. Realmente, una mujer tendría que estar muerta para no querer estar guapa cuando él estaba presente.

    Se pintó los labios y se pasó los dedos por el pelo, dejándoselo suelto sobre la espalda al tiempo que tiraba de unas cuantas guedejas bien largas para que le sobresalieran alrededor de los ojos. Una pizca de sombra de ojos, un poco de maquillaje. Una pequeña aplicación de brillo en su boca, lo suficiente para que capturase la luz e hiciera cosas interesantes con los reflejos. Lo suficiente para que un hombre se fijara en ella.

    Y eso, decidió mientras se contemplaba en el espejo, era todo lo que podía aspirar a conseguir. La ropa tendría que hacer el resto; esperaba que Hotaru tuviera algo ultra-femenino y un poquito provocativo que poder prestarle.

    Abrió la puerta del cuarto de baño y salió al dormitorio adyacente. Y se quedó helada.

    «Imposible», pensó mientras contemplaba la cama con dosel.

    No porque las cortinas de terciopelo volvieran a colgar de sus soportes o porque la cama estuviera impecablemente hecha; eso era perfectamente posible. Alguna de las doncellas del castillo habría entrado allí mientras ella estaba en la ducha, concentrada en afeitarse las piernas, echarse litros de loción y escoger los cosméticos más apropiados.

    Lo que parecía algo imposible era que ese vestido negro tan sumamente sexy que Sakura había contemplado con anhelo durante varios minutos en Macy's ahora estuviese colgado entre las cortinas.

    Y, pensó perpleja mientras iba hacia la cama, que esos preciosos zapatos de tacón que tan codiciosamente había admirado también estuvieran allí.

    Y, pensó al tiempo que abría mucho los ojos, que estuvieran acompañados por ese pecaminoso juego de sostén y bragas de encaje en su tono rosa pálido favorito.

    «Y, oh, Dios mío —pensó sintiendo que le faltaba la respiración—, ¿eso de ahí es una caja de Tiffany's?»

    Se agarró las solapas del albornoz y recorrió la habitación con la mirada. No había ni rastro de él.

    Pero en el aire, tenue mas inconfundible, flotaba el exótico aroma del jazmín, el sándalo y el seductor olor masculino, y Sakura comprendió que él probablemente había saltado a través del espacio hacía unos momentos mientras ella terminaba de maquillarse.

    Dispuesta sobre un lecho de terciopelo había una gargantilla de diamantes con unos pendientes a juego, y Sakura sabía exactamente dónde los había visto antes. Fue en Cincinnati, la noche en que él trajo la cena de Jean-Robert en Pigall's. Ella salió del trabajo tarde, y tomó la ruta habitual por delante de Tiffany's para ir a buscar su coche en el aparcamiento de la esquina. Habían cambiado el escaparate, y Sakura se dejó cautivar un instante por la elegancia de aquellas piedras delicadamente engastadas. Se detuvo y contempló las distintas piezas. Para preguntarse, con femenina curiosidad, qué clase de hombre podía regalarle semejantes joyas a qué clase de mujer. Para preguntarse si alguna vez ella conseguiría llevar aunque sólo fuese una sortija con un diamante en el dedo, o aunque sólo fuese un anillo de boda.

    Él tenía que haber estado observándola a su espalda.

    Igual que tenía que haber estado haciendo de las suyas en Macy's.

    «Cuido de lo que me pertenece», le había dicho él cuando le tendió las llaves del BMW.

    Desde luego que sí.

    Cuando sacó del estuche la reluciente tira de diamantes, un papelito cayó de ella.

    Sakura lo pilló al vuelo mientras revoloteaba hacia el suelo.

    «Acepta estas cosas, acéptame.»

    Bueno, pensó Sakura con un parpadeo de sorpresa, eso sí era ir directo al grano.

    Tuvo un buen rato la gargantilla en las manos. Miraba aquellas piedras que relucían suavemente, pero de hecho no las veía. En realidad lo que hacía ya no era pensar, sino abrir su corazón. Sentía, se hacía preguntas a sí misma. Le pareció oír un eco de las palabras de Sakurasou: «¿Podrás vivir contigo misma si no te permites ser feliz ahora, en el presente, y al final te quedas sin nada?»

    Finalmente volvió a dejar el estuche sobre la cama y se puso las bragas y el sostén.

    Entró en el ceñido vestido negro, se lo subió por las caderas y cerró la diminuta cremallera lateral.

    Sentada en el borde de la cama, se calzó aquellos zapatos tan sexys.

    Luego alargó la mano hacia la caja, se puso los pendientes y cerró la gargantilla de frías piedras alrededor de su cuello.

    .

    .

    .

    Neji acababa de salir de la ducha cuando oyó llamar suavemente a la puerta de su dormitorio.

    Dios, esperaba que no fuese otra doncella. Cuando volvió al castillo después de pasar tantas horas sobre la silla de montar, vio que había docenas de ellas rondando por la gran sala. Estaba acostumbrado a que las mujeres le ofrecieran sus cuerpos, pero no a que le clavaran los ojos en la ingle con aquella inquietante intensidad. Como si intentaran atravesar el cuero con la mirada para ver lo que yacía debajo, o mejor dicho, lo que se alzaba debajo, porque aquella maldita cosa no querría bajar hasta que hubiera tenido a Sakura debajo de él al menos cien veces.

    —¿Quién es? —preguntó con cautela.

    Cuando oyó la suave réplica, abrió mucho los ojos para volver a entornarlos un instante después. Sonrió lánguidamente y luego, con una deliberada lentitud, dejó caer al suelo la toalla que acababa de ponerse alrededor de la cintura sin molestarse en apretar mucho el nudo.

    —Esta noche no me detendré ante nada, ka-lyrra —murmuró, en un tono demasiado bajo para que ella pudiera oírlo. Había pensado que no la vería hasta la cena. Pero ahora Sakura estaba ahí fuera, ante su puerta, ante su dormitorio.

    De pronto sintió que se le secaba la boca y empezó a respirar con jadeos entrecortados.

    ¿Los llevaría puestos? ¿Estaba dispuesta a admitirlo? ¿A permitir que él la hiciera suya? ¿Aquella mujer que había crecido oyendo las peores historias sobre él, algunas de las cuales eran absolutamente ciertas?

    Y ella lo sabía. Sabía que después de Morgana él había dejado un rastro de destrucción a través de las Highlands; había visto la expresión en su cara cuando le preguntó en qué fecha había muerto Morgana. Sakura sabía que, a pesar de que los libros de su familia estaban equivocados acerca de muchas cosas, había algunas en las que había acertado de lleno. Su sidhe-vidente sabía que en casi seis mil años de existencia él había hecho un par de cosas merecedoras de una parte de la mala prensa de la que había sido objeto. Sakura no tenía un pelo de tonta.

    ¿Habría sabido ver más allá de eso? ¿Lo habría visto a él?

    ¿Llevaría puestos todos esos diamantes? Neji casi temía abrir la puerta para verlo, hasta tal punto quería que Sakura fuese suya, entregada sin ninguna clase de reservas, aquella noche, ahora, en aquel preciso instante. Lo necesitaba. Sentía como si llevara seis mil años esperándolo. Dios, ¿qué le estaba pasando? ¿Se había sentido así alguna vez antes?

    Se dio cuenta de que no había apartado la mirada de la puerta, y no tenía ni idea del tiempo que llevaba así. Sacudió la cabeza y masculló un juramento, furioso al ver que se estaba comportando como un idiota. Por el amor de Dios, él era Neji Hyūga. No era ningún jovencito mortal falto de experiencia.

    —Entra —dijo, y si la voz le salió un poco más gutural que de costumbre, optó por no reparar en ello. Irguió su metro noventa de estatura, las piernas extendidas y los brazos cruzados encima del pecho, con los antiguos adornos de oro de su casa real por única vestimenta.

    La puerta se abrió despacio —tanto que le pareció que se movía a cámara lenta—, pero un instante después allí estaba ella, y Neji sintió como si alguien acabara de clavarle el puño en el estómago.

    Lo complació ver que ella parecía sufrir la misma sensación.

    Sakura se quedó inmóvil en el umbral, y abrió mucho sus hermosos ojos verdes con puntitos dorados.

    —E-e-e-estás... d-d-...—tartamudeó. Lo volvió a intentar—. Oh. Cielos. Uf. Madre de Dios. —Se humedeció los labios. Hizo una profunda inspiración—. Virgen santa, pero si estás desnudo. Y oh... ¡OH! —Su mirada descendió y luego voló rápidamente hacia el rostro de él, y los ojos se le abrieron todavía más.

    Una sonrisa de puro triunfo masculino curvó los labios de Neji.

    —Ah, sí —ronroneó—. Y tú, mi dulce Sakura, llevas mis diamantes.

    Inmóvil en el umbral, Sakura sentía que el corazón le palpitaba frenéticamente.

    Noventa kilos de magnífico hombre desnudo se alzaban ante ella, un cuerpo tan salvaje e intensamente hermoso que no conseguía apartar la mirada de él. Ya nada volvería a ser igual. Oh, sí, aquel hombre podía definirse a sí mismo como el amanecer de una nueva época si quería hacerlo. Había, simplemente, un antes de Neji y un después de Neji.

    Fue hacia ella, con gráciles pasos de fiera y un brillo de depredador en su plateada mirada. Él era el cazador y ella era el alimento. Y a juzgar por la forma en que la miraba, se disponía a devorarla.

    Neji se detuvo ante ella, bajó la mirada hacia su rostro y extendió la mano para acariciarle suavemente la gargantilla de diamantes con la punta de los dedos.

    —Ya sabes lo que significa esto —dijo con una dulce intensidad—. Mía. Lo aceptas. Eres mía. No, calla. —Le puso un dedo en los labios—. No digas una palabra. Deja que te mire. Hace mucho que espero poder verte con este vestido.

    Fue hacia la puerta y la cerró con cuidado de no hacer ruido, y un instante después Sakura oyó el tenue chasquido de los cilindros metálicos cuando él echó el cerrojo. Luego fue alrededor de ella, tomándose su tiempo como si no tuviera ninguna prisa.

    —Dios, Sakura, qué hermosa eres. ¿Sabes lo mucho que te deseo? ¿Sabes la de fantasías contigo que se me han pasado por la cabeza? ¿Sabes la de veces que me he masturbado, intentando librarme de esta maldita erección que no cesará nunca? ¿Cuándo sabía que la única cosa que podía ayudarme eras tú?

    Trazó otro lento círculo desnudo alrededor de ella.

    —Y ahora estás aquí. En mis aposentos. Con el cerrojo echado. Y no saldrás de aquí hasta que yo diga que te puedes ir. Y puede que nunca lo diga.

    Se detuvo detrás de ella y se inclinó, cada vez más cerca, hasta que su miembro le frotó el trasero en aquel vestido tan sexy. Le sentaba todo lo bien que él había imaginado, cada hermosa curva de su cuerpo ceñida por la tela. Tocarlo también era muy agradable. La respiración siseó entre sus dientes cuando sintió el contacto; era tan insoportablemente placentero que abrasaba. Neji tragó aire y se apartó, porque sabía que si volvía a tocarla así todo terminaría en cuestión de segundos.

    —Y esos zapatos —ronroneó.

    Su mirada descendió por el trasero de Sakura y luego bajó aún más, a lo largo de las hermosas curvas de sus muslos y pantorrillas, hasta llegar a sus esbeltos tobillos con aquellas delicadas tirillas atadas alrededor.

    —Vi cómo los mirabas en Macy's. Tienes un trasero precioso y unas piernas realmente magníficas, Sakura. La primera vez que te vi en Cincinnati, llevabas pantalones cortos y calzabas sandalias. Hasta las uñitas pintadas de los dedos de tus pies me excitaron.

    Dio la vuelta alrededor de Sakura hasta ponerse delante. Ella tenía los ojos muy abiertos, deliciosamente desenfocados. Había separado los labios, y respiraba con suaves jadeos que hacían que sus pechos subieran y bajaran delicadamente.

    Le puso la punta del dedo en los labios y empujó. Ella cerró sus magníficos labios sobre su dedo y empezó a chuparlo, y Neji se sintió abrasado por un calor tan intenso que, por un instante, no pudo moverse. Finalmente se sintió capaz de retirar el dedo, aunque lo hizo muy despacio. Lo sacó del delicado fruncimiento de labios con que se lo rodeaba ella y dejó un húmedo sendero sobre la forma de su boca, a través de su mandíbula, a lo largo de su cuello, hasta la exuberancia de los pechos que formaban aquel valle en su escote.

    Hubiese debido seducirla, hacerle la corte con besos y conquistarla con la mayor gentileza posible para llevarla, lenta pero inexorablemente, por el camino que desembocaría en su definitiva y costosa capitulación.

    Pero era demasiado tarde; había esperado demasiado, y había una cosa que ya no podía seguir negándose a sí mismo. Una cosa en la que había pensado demasiadas veces mientras cabalgaba hoy. Una cosa que necesitaba. Ahora mismo, inmediatamente. Y lo llenaba de furia, el poder que ella ejercía sobre él, la salvaje intensidad con que todo su ser deseaba aquello. Quería conocer el sabor de su cuerpo, tenerlo en su lengua, capturarlo en su memoria inmortal. Si de algún modo, por alguna razón, ella lograba detenerlo aquella noche, al menos habría llegado a tener eso.

    —Que conste en acta, irlandesa —le informó con voz tensa, por si ella pudiera malinterpretar lo que se disponía a hacer—. No me arrodillo ante nadie. —Acto seguido hincó las rodillas en el suelo a los pies de Sakura, le subió el vestido, agarró un puñado de sedosa tela en cada mano, y la empujó suavemente hacia atrás hasta dejarla atrapada contra la puerta.

    Sakura se apoyó en ella con un jadeo entrecortado. Sentía que le fallaban las fuerzas y el exótico olor del cuerpo de él invadía sus fosas nasales, dejándola mareada y un poco aturdida. Verlo desnudo la había excitado hasta tal punto que sabía lo que él iba a descubrir dentro de unos instantes: estaba mojada, tanto que casi sentía vergüenza. Ya estaba lista; ni siquiera había necesitado un beso, o cualquier otra clase de jugueteo preliminar. No sabía si podría sobrevivir a lo que parecía que él se disponía a hacer. Lo único que quería era tenerlo dentro de ella. Cuando Neji se puso a dar vueltas a su alrededor como una gran bestia oscura, mientras le hablaba y le decía lo mucho que la deseaba, estuvo a punto de ponerse a suplicar que la poseyera.

    Y ahora él estaba arrodillado entre sus piernas, le había subido el vestido hasta la cintura para dejarla completamente expuesta ante su presencia desnuda, salvo por un trocito de seda deslizado entre sus piernas.

    «Uuuups, dejémoslo en desnuda», se enmendó con un sonido mitad risa y mitad sollozo. Porque los dientes de él acababan de separarle del cuerpo aquel trocito de tela, y ahora lo hacían bajar en un lento descenso. Sakura sintió la suave caricia de aquellos dientes que apenas si la rozaban hasta que él hizo una pausa para mordisquearla, con pequeños mordiscos amorosos que se esparcieron sobre su piel e hicieron que una oleada de escalofríos tras otra le subiera por la espalda.

    Se sentía drogada, ebria, intoxicada por la pasión. No tenía ni idea de cómo había conseguido mantenerlo alejado de ella hasta entonces, o de por qué había querido hacer tal cosa, y de pronto se asombró al ver lo que había sido capaz de perderse todo ese tiempo.

    —Antes de que salga el sol habré saboreado cada centímetro de tu cuerpo —ronroneó él.

    Y luego empezó a hacer honor a aquella promesa, con largas caricias aterciopeladas de su lengua a lo largo de la parte interior de los muslos de Sakura. Lánguidos mordisqueos sobre la generosa curva del interior de sus piernas, largos besos con la boca abierta sobre la delicada piel de sus caderas. Ni un solo centímetro de su piel dejó de recibir un beso o un suave mordisqueo.

    Después una mano le separó las piernas y él puso su oscura cabeza entre ellas. Cuando le pasó la lengua por el diminuto brote acunado en aquellos pliegues tan suaves, ella se llenó los puños con grandes mechones de sus oscuros y sedosos cabellos y se estremeció, al tiempo que se inclinaba hacia atrás para apoyar la espalda en la puerta como si le fallaran las fuerzas.

    —Mantente en pie, ka-lyrra. Si esas preciosas rodillas, tuyas, se dan por vencidas y acabas en el suelo, te follaré ahí mismo.

    Ella se apresuró a doblar las rodillas, y a duras penas pudo contener la risa mientras lo hacía.

    —Oh, Sakura, yo quería que esto durase, por todos los infiernos —juró él, al tiempo que la rodeaba con los brazos y se dejaba caer al suelo para recibirla encima.

    Pero ella había decidido dejarse de miramientos, porque llevaba toda una vida esperando aquello. Ya no podía esperar ni un segundo más. Acostada sobre el gran cuerpo desnudo de Neji, se apretó contra él hasta que aquella erección tan dura, estuvo justo donde Sakura quería tenerla, en el sitio donde más podía disfrutar de la deliciosa fricción que le hacía sentir. Dios, estaba tan cerca de lograrlo, unos cuantos restregones más...

    —Oh, no —siseó él, porque ya había comprendido lo que ella pretendía hacer—. No llegarás ahí por ti misma. No sin tenerme dentro por primera vez.

    —En ese caso yo sugeriría —jadeó ella— que te dieras un poco más de prisa y entraras en mí.

    Él emitió un sonido ahogado, una ronca mezcla de carcajada y gruñido que no pudo sonar más erótica.

    —Ah, Sakura —ronroneó, al tiempo que la agarraba por las caderas y la ponía debajo de él sobre la suave alfombra—, nunca tendré bastante de ti, ¿verdad?

    —No si continúas yendo tan despacio —replicó ella obstinadamente.

    —Separa las piernas —exigió él. Extendió su cuerpo cuan largo era por encima del suyo, separándole las piernas con las rodillas para tener más espacio mientras se sostenía con los antebrazos—. Levántalas y ponías alrededor de mis caderas.

    Ella obedeció al instante.

    —Junta los tobillos y no los separes. Esto no va a ser fácil.

    Un estremecimiento de puro delirio recorrió el cuerpo de Sakura cuando le oyó decir aquello. Ella ya sabía que no iba a ser fácil. Lo supo la primera vez que sintió el cuerpo de él apretado contra su trasero, allí en Cincinnati, la mañana en que él irrumpió a través de la puerta, y era una de las razones por la que sus sentidos habían estado en pie de guerra desde entonces. Todos sus novios habían sido altos y corpulentos. Le gustaban los hombres grandes, siempre le habían gustado, le gustaba un poco de dominio por parte de ellos. Y Neji Hyūga era enorme y le encantaba dominar, porque todo él parecía hecho para eso. Lo que les había dicho a las doncellas contenía un poco de verdad: él no estaba proporcionado, porque en esa parte era mucho más grande de lo que ninguna mujer hubiese esperado.

    —Verás, empiezo a pensar que te gusta que todo sea lo más difícil posible —se las arregló para jadear.

    —No es eso, ka-lyrray pero creo que la facilidad te aburriría. Te rometo que yo nunca te aburriré.

    Entonces metió su mano entre las piernas de ella y un dedo se deslizó hacia el origen del calor que la abrasaba, para avanzar hacia dentro y presionar en busca de su barrera. Luego fueron dos dedos, y ella apenas se enteró cuando él rompió la delgada membrana y el dolor, tan fugaz que enseguida empezó a disiparse, quedó eclipsado por el placer de sentirlo moverse dentro de ella. Sakura arqueó las caderas en un brusco movimiento de elevación para indicarle que quería más, porque ahora su cuerpo necesitaba que todo él estuviera dentro de su sexo y anhelaba sentirlo entero.

    La mano de Neji salió de ella y la gruesa cabeza de su pene empezó a ejercer presión sobre los delicados pliegues de su sexo, y un instante después Sakura lo sintió entrar en él. Dejó escapar un gemido de inquietud que sonó casi como un maullido y trató de adaptarse a aquella nueva situación, retorciéndose en un desesperado intento de aceptarlo, pero él era demasiado grande y ella estaba demasiado rígida.

    —No te pongas nerviosa, Sakura. Relájate —dijo él con los dientes apretados.

    Ella lo intentó, pero no podía. Resistirse era algo instintivo, y por unos instantes libraron una silenciosa batalla sexual, en el curso de la cual él apenas consiguió ganar otro par de centímetros. Los músculos de Sakura se negaban a dejarlo avanzar, y todo su sexo se resistía a aquella acerada intrusión.

    Neji tragó aire con una inspiración sibilante.

    —Sakura, me estás matando —masculló entre dientes—. Tienes que dejarme entrar.

    —Ya lo intento —gimoteó ella.

    Con una maldición ahogada, él la cambió abruptamente de posición y le subió las piernas hasta que los tobillos quedaron apoyados en sus hombros, colocándole la pelvis lo más arriba que pudo para que quedara expuesta ante él.

    Cerró una mano sobre su pelo cerca del cuero cabelludo y tiró hacia atrás de su cabeza para plantar su boca sobre la suya, decidido a tomar posesión de ella con un beso tan profundo que pareció reclamar su misma alma cuando aquella lengua, cálida y suave como el terciopelo, avanzó para explorarle la boca y se retiró después. Sakura quedó demasiado aturdida por el beso, con todo el salvaje afán de posesión que encerraba, para que fuera capaz de tensarse cuando Neji la empaló con su miembro, que era, comprendió entonces, precisamente la razón por la que él la había besado así. Neji se adentró profundamente en ella con una lenta, fluida e implacable penetración, y Sakura sintió que su miembro la llenaba hasta tal punto que estaba a punto de gritar. Pero él le mantuvo sellados los labios con los suyos y su boca engulló el grito.

    Luego se quedó inmóvil en esa postura durante largos minutos, con su miembro metido en ella hasta la empuñadura para invadir concienzudamente cada suave y cálida hendidura de su sexo, pero sin moverse, sólo besándola y enredando su cálida lengua en la de ella. Neji era tan grande que ella necesitó largos minutos para poder adaptarse, ceder un poco y darle cabida. Largos minutos durante los que él permaneció inmóvil, aparentemente satisfecho con limitarse a ocupar su nuevo territorio sin examinar los perímetros hasta que ella empezó a gimotear contra sus labios, en una apasionada súplica de que se moviera. Ahora que la presión se había vuelto agradable, Sakura empezó a sentir una sensación completamente distinta, una que iba a necesitar mucho movimiento para llegar a ser saciada.

    —Estoy dentro de ti —ronroneó él—. Ah, Dios, estoy dentro de ti. —Entonces, finalmente, empezó a moverse, con un erótico vaivén circular de sus caderas; no una acometida, sino un lento y profundo restregarse dentro de Sakura. Entraba en ella y luego se retiraba sólo un poco para volver a entrar después, y cada vez su miembro le acariciaba el apretado brote del clítoris con una exquisita fricción.

    Aquellos movimientos tan lentos y llenos de intensidad tocaron un punto que Sakura ni siquiera sabía que tenía dentro, y sintió que todos sus músculos volvían a tensarse alrededor de él para encajarle con un súbito temblor, y cuando llegó el clímax no se pareció a nada de cuanto ella hubiera sentido antes, una explosión tan profunda, tan devastadoramente intensa en el interior de su ser, que le arrancó de la garganta un grito visceral.

    —¡Por todos los diablos! —gritó él mientras sentía tensarse su cuerpo. Apoyó las manos en las caderas de Sakura e intentó retroceder, salir inmediatamente de ella porque aún distaba mucho de estar preparado para llegar al clímax. Pero ya era demasiado tarde, porque ahora el cuerpo de Sakura se tensaba alrededor de su miembro para oprimirlo con una presión tan insoportable que Neji no tardó en hacer explosión dentro de ella.

    .

    .

    .

    Unas horas después, Neji se incorporó sobre el codo para mirar a Sakura y preguntarse de qué estaría hecha la belleza.

    Creía que por fin había empezado a entenderlo. No era la simetría de las facciones; no era la perfección. Lo que hacía bella a una persona era el hecho de que fuese única. Lo que sólo podías encontrar en ella porque ninguna otra persona lo poseía. Aquello que era única y exclusivamente suyo. La nariz de Sakura tal vez no se diferenciase en nada de la de otras mil mujeres, pero era la única que podía estar presente en su rostro acompañada por sus ojos, sus pómulos y su pelo. Y era la única que se veía agraciada con las muchas expresiones de Sakura, que podía fruncirse de aquella manera tan encantadora cuando reía y tensarse con semejante altivez cuando estaba irritada por algo.

    Neji por fin había podido recorrer toda la gama de sus expresiones. Aquella noche la había visto exigente, vuelta agresiva por el deseo, con un destello salvaje en los ojos mientras se retorcía y arqueaba la espalda debajo de él. La había visto ser dulce, gentilmente dispuesta a ceder cuando la tomó desde atrás, a cuatro patas ante el espejo de cuerpo entero del tocador. Neji le mantuvo la cabeza echada hacia atrás con un puño cerrado sobre su larga y sedosa cabellera, porque así podía mirarle la cara en el espejo. Para ver cómo aquellos ojos verdes se entornaban y relucían como los de una gata en celo mientras ronroneaba de placer. Para ver oscilar suavemente aquellos pechos tan magníficos mientras sus pesados testículos golpeteaban rítmicamente las nalgas y los muslos de Sakura. Para ver cómo ella lo veía poseerla. La había visto mirarlo mientras él la lamía y acariciaba con la lengua para llevarla a un estremecido clímax tras otro. E incluso la había visto casi asustada cuando le arrancó un delicioso estremecimiento más.

    Si hubiera dispuesto de todos sus poderes mágicos habría aliviado el dolor que acompañaba la pérdida de la virginidad; en su estado actual, tuvo que detenerse porque ella ya no podía más. Así que primero la limpió gentilmente mientras ella yacía saciada en la cama, y luego avivó el fuego y bajó a la cocina en busca de comida, tras caer en la cuenta de que se habían perdido la cena. De hecho, ya hacía muchas horas que ésta había terminado.

    Cuando entró en la cocina, que a aquellas horas estaba oscura y desierta, se encontró con Utakata delante de la nevera con un cuenco casi vacío de nata en una mano. El más joven de los gemelos Uchiha lo miró, se echó a reír y dijo:

    —Sospecho que no te veremos durante unos cuantos días, ¿verdad, Antiguo?

    —Ya me veréis cuando llegue Lughnassadh —replicó Neji con una sonrisa diabólica—. Y deja de llamarme Antiguo. Yo no te llamo Joven. Neji. Con eso basta.

    —Bien, pues entonces te llamaré Neji —repuso Utakata con toda naturalidad.

    Mientras subía los fríos escalones de piedra del castillo andando sobre sus pies descalzos, con una bandeja llena de comida en las manos y su cuerpo humano dolorido en partes que él nunca había sabido pudieran llegar a dolerle a un cuerpo humano, Neji sufrió otro de esos súbitos dolores en el pecho y casi se le cayó la bandeja. Tuvo que detenerse, apoyarse en la balaustrada y respirar entrecortadamente hasta que cesó el dolor. Comprendió que era una suerte que pronto fuera a quedar libre de su cuerpo mortal, porque estaba claro que algo no iba bien en el que le había dado Mito.

    Cuando entró en el dormitorio, Sakura estaba profundamente dormida y el fuego que ardía en la chimenea arrancaba suaves destellos a ese hermoso cuerpo desnudo que no se había molestado en cubrir. Su sidhe-vidente era una soberbia visión de rosados cabellos revueltos, piel arrebolada por el sexo y magníficas curvas, un vibrante resplandor dorado de criatura mortal sobre la plata satinada de las sábanas.

    «Dios, es asombrosa», se maravilló Neji mientras se quedaba de pie junto a la cama para bajar la mirada hacia su mujer sumida en el sueño. Pasó la yema de un dedo por la firme cumbre de un pecho. Incluso inconsciente, el cuerpo de Sakura reaccionó inmediatamente al contacto y el pezón rosado enseguida se apretó. Neji masculló un juramento y se obligó a apartar la mano y dar un paso atrás, porque de otro modo hubiese vuelto a poner la boca encima de ese pezón para acariciarlo suavemente con el borde de los dientes, de ese modo que había descubierto tanto le gustaba a ella. Y luego le hubiese hecho daño, y se negaba a hacerle daño.

    Sakura había respondido a su presencia con toda aquella pasión sin límites que él había percibido ocultaba en su interior. Liberó todo aquel fuego para centrarlo en él, abiertamente, sin restricciones de ninguna clase, y Neji gozó de sus llamas, se sumergió en ellas y las adoró sin reservas. Sakura le había hecho sentir cosas que nunca había sentido antes. Cosas en las que podría reflexionar durante siglos inmortales, y tal vez ni aun así conseguiría llegar a entenderlas del todo.

    «¿Y a cambio de ese regalo que te ha hecho la despojarás de su alma?» Neji se estremeció y se negó a responder. ¿Sería que la conciencia era otra de las cargas que llevaba aparejado el hecho de tener un cuerpo humano? «A cambio le daría la inmortalidad.»

    «¿Le darás la posibilidad de elegir? ¿Se lo contarás?»

    «Eso ni lo sueñes», replicó él silenciosamente.

    Si Sakura iba a ser su propio paraíso privado, no contendría ninguna manzana del árbol del bien y del mal que ofrecer. Neji sabía muy bien lo que le había sucedido a ese otro Neji. Un poco de conocimiento siempre hacía que un hombre terminara viéndose expulsado del Jardín del Edén.

    No vería morir a Sakura Haruno. Ya había visto morir a demasiados humanos. Ahora ella le pertenecía. Sakura ya había elegido. Había venido a él, lo había aceptado.

    Sólo un hombre mucho mejor que él hubiese sido capaz de dejarla partir hacia lugares a los que nunca podría seguirla.

    .

    .

    .

    Utakata sonreía mientras atravesaba sigilosamente el castillo oscurecido, con medio kilo de helado ya un poco derretido en la mano. Le había cogido mucha afición a aquella golosina moderna, y le encantaba excitar a Hotaru con su fría cremosidad sobre una piel abrasada por los besos que él le daba. Para luego lamerla de sus labios, de sus pezones, del esbelto hueco de una cadera.

    Hacía horas que no paraban de hacer el amor. El deseo flotaba en el aire, y el castillo casi parecía oler a romance. La sensualidad volaba en alas de la brisa nocturna, e Utakata se alegraba, de que así fuera. Porque si alguna vez hubo un hombre que necesitara ser curado por el cuerpo de una mujer, ése era Neji.

    Ser poseído por los draghar había cambiado a Utakata de muchas maneras que aún intentaba entender. Repasaba sistemáticamente las vastas cantidades de conocimiento que los druidas oscuros habían dejado acumuladas dentro de su cráneo, y extraía todo lo que podía ser utilizado con buenos fines.

    Una de las nuevas habilidades que había desarrollado recientemente era el arte de la escucha profunda. Aún no le había contado a Izuna que ahora podía escuchar en profundidad, porque no acababa de controlar el proceso.

    Antes nunca fue capaz de emplear aquel arte, esa meditativa mirada druídica en la que tan experto había llegado a ser su padre, ese escuchar con la mente y con los ojos que podía apartar a un lado las mentiras y adentrarse en la verdad más oculta, hasta llegar al corazón de un hombre.

    Pero en los últimos meses de éxtasis matrimonial Utakata había descubierto una nueva quietud, una paz interior que, unida al conocimiento de los trece, logró abrir sus sentidos de druida.

    Ese día, cuando salieron a cabalgar con Neji Hyūga, había usado el arte de la escucha profunda con él porque necesitaba saber si decía la verdad cuando les habló de sus razones para hacer caer los muros. Si los Uchiha iban a volver a romper sus juramentos, Utakata tenía que estar seguro de que sería por una causa justa. Sondeó a Neji sin llegar a profundizar demasiado, y esa pequeña penetración le bastó para saber que no mentía. Pero luego percibió algo más, algo que no esperaba encontrar en una todopoderosa criatura inmortal, ni siquiera en una temporalmente disminuida; algo que enseguida reconoció, y no pudo resistir la tentación de abrir un poco más sus sentidos y sondear más profundamente.

    Lo que había oído en las palabras del Antiguo —en lo que había dicho y en aquellos espacios entre lo que dijo y lo que no dijo— le dio mucho que meditar.

    Utakata siempre se había tenido por un hombre solitario. Pero eso era antes de que encontrase a la compañera de su vida, antes de que Hotaru pusiese sus menudas manos sobre su corazón y pronunciara los votos de enlace para jurar que siempre sería suya. Ahora sabía que hubiese podido tomar lo que antes consideraba soledad y aumentarlo en miles de años para luego multiplicarlo por el infinito, y aun así seguiría sin poder cuantificar la tenebrosa oscuridad que permanecía tan engañosamente inmóvil dentro de Neji Hyūga. Vivían días extraños, reflexionó mientras abría la puerta de su cámara, cuando los Tuatha de Danaan caminaban entre ellos en forma humana.

    O..., ejem, en una que se le parecía bastante. Porque ésa era otra cosa inesperada que había descubierto acerca de su huésped de otra dimensión. Como él mismo había dicho, Neji ya no era exactamente un Tuatha de Danaan. Y, sin embargo, tampoco era
    humano.
     
Cargando...
Cargando...
Similar Threads - HIGHLANDER INMORTAL]ADAPTACION
  1. quem
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    530
  2. quem
    Respuestas:
    31
    Vistas:
    1,206

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso