One-shot de Naruto - El... ha... sobrevivido

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Mary Dragneel, 1 Abril 2015.

  1.  
    Mary Dragneel

    Mary Dragneel Temporalmente fuera de servicio :'v

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2014
    Mensajes:
    829
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El... ha... sobrevivido
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    3979
    Hola,
    ¿alguna vez se han preguntado que hubiera pasado si Jiraiya hubiese sobrevivido?
    Para la actividad: Los ninjas ocultos entre las hojas, les traigo en mi opinión, lo que hubiera pasado.
    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo
    El... Ha... Sobrevivido

    La silueta de una mujer iba de árbol en árbol, camino hacia su aldea, iba pasando por las afueras de Amegakure, cuando divisó algo: un hombre de cabello largo y blanco, caía al agua en presencia de seis sujetos de cabellos color naranja.
    Esperó a que se fueran para lanzarse al agua en busca de aquel hombre, cuando al fin lo encontró, lo sacó de ahí, estaba muy malherido, con varias varillas negras clavadas en su espalda, aunque para su sorpresa, ¡aún estaba con vida!
    Ella empezó a formar un chakra verde que salía de sus manos.
    No... En definitiva, con mi poca experiencia como ninja médico, jamás podré salvar a este hombre, y no creo que haya un ninja médico capaz de salvarlo... ¡Alto! La chica que salvó a Kankuro-sama, si mal no recuerdo era de Konohagakure, lo mejor sería llevarlo allá —pensaba para sí la joven, mientras, el hombre era nada más que Jiraiya, él abrió levemente los ojos, al ver solamente el cabello rubio de la chica, se le vino a la mente una persona.
    Tsunade, pues el cabello era parecido al de ella, mas sus ojos eran azules. La joven vió que Jiraiya entre abrió los ojos.
    —Escuche señor, no diga nada, me llamo Yumiko, de Sunagakure, lo llevaré a Konoha para que lo curen, pero no debe hablar, no puedo estabilizar su condición, pero puedo mantenerlo con vida hasta que lleguemos dentro de una semana —informó la ojiazul.
    Jiraiya solamente esbozó una leve sonrisa y cerró nuevamente los ojos. La joven llevó a Jiraiya en su espalda.
    En el transcurso del viaje, la chica paraba cada cierto tiempo para mantener vivo a Jiraiya.
    Al cabo de una semana llegaron a Konoha, era de noche, la chica de tez blanca se encontró a Izumo y Kotetsu en la entrada.
    —Oye tú, ¿quien eres y de donde vienes? ¿a quien o que buscas? —preguntó Kotetsu.
    —Por favor, vengo de Suna, les pido que me digan quien es y donde vive la mejor ninja médico de l ciudad, llevo a un hombre herido y se que aquí debe haber alguien que pueda ayudarlo—explicó desesperadamente Yumiko.
    —Si ese es el caso, la hokage Tsunade-sama es la mejor ninja médico junto con Shizune y Sakura, ella debe estar en la torre del hokage—informó Izumo.
    —Muchísimas gracias —luego de agradecer Yumiko salió corriendo en dirección a la torre del hokage, pasando por la casa de Sakura, esta, no podía conciliar el sueño y salió a su balcón, allí vió como Yumiko llevaba a Jiraiya en su espalda, aunque lo que viera fuera solo su silueta, así que decidió seguirlo.
    Llegaron a la casa de la hokage y entraron muy silenciosamente, adentro se encontraron con Shizune.
    —¿Quien eres tú? —preguntó la pelinegra al ver a Yumiko
    —¡Shizune-sempai! —gritó Sakura al verla.
    —Por favor, déjenme ver a la hokage, traigo a un hombre malherido que solo ella puede salvar—rogó Yumiko.
    —Shizune-sempai ¿él es...? —preguntaba Sakura sorprendida.
    —¡Jiraiya-sama! —casi gritó Shizune al verlo.
    —¿Ustedes conocen a este hombre? —preguntó esperanzada la ojiazul.
    —Así es, por favor entregaselo a Sakura... Sakura prepara la sala de emergencias mientras yo despierto a Tsunade-sama —ordenó Shizune.
    —¡Hai! —dijo Sakura tomando a Jiraiya y yéndose, mientras Shizune corrió hasta la habitación de Tsunade.
    —¡Tsunade-sama! ¡Tsunade-sama despierte por favor! —gritó Shizune, la nombrada se sentó en la cama.
    —¿Se puede saber porque diablos me despertaste? —preguntó molesta, su humor no había sido el mejor en esos días.
    —¡En la sala de emergencias está Sakura con un hombre malherido que requiere de su ayuda! ¡Por favor yo se que se va a alegrar mucho cuando lo curemos! —rogaba Shizune, Tsunade se levantó y le hizo señqs a Shizune para que la siguiera, una vez allí Tsunade quedó paralizada al ver quien era el herido.
    —Ji... Jiraiya —susurró, pues en toda la aldea se corrió el rumor de la muerte de Jiraiya, ya habían descifrado el mensaje en la espalda de Fukasaku y Naruto se había ido al Monte Myoboku a entrenar el modo sennin, después de unos segundos Tsunade reaccionó, se puso unos guantes, una bata y se amarró el cabello en una coleta alta.
    —Sakura, Shizune, prepárense, primero le sacaremos las varillas, y luego curaremos sus heridas, nuestra meta es que su condición quede estable ¿han entendido? —ordenó la rubia.
    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo
    Pasaron toda la noche curando al sannin de los sapos, y en la mañana
    —¡Lo logramos chicas! ¡lo salvamos! —gritó una alegre Tsunade.
    —Hemos... Logrado salvar a un sannin—comentó Sakura.
    —Ay, chicas si quieren váyanse a descansar, han trabajado durante toda la noche, se lo merecen, vayan—ordenó la rubia a sus alumnas.
    Shizune y Sakura, se vieron, vieron a su maestra, sonrieron y salieron, afuera se toparon con Yumiko.
    —¿Que pasó? ¿lograron algo? —preguntó preocupada Yumiko.
    —Logramos salvar a Jiraiya-sama no te preocupes —informó la pelinegra.
    —¿En serio? ¡Increíble! Ustedes deben ser las mejores ninja médico del mundo shinobi —decía la rubia emocionada.
    —¿Cual es tu nombre? —preguntó la pelirosa.
    —Yumiko, por cierto ¿no eres tú quien salvó a Kankuro-sama? —preguntó a Sakura.
    —Bueno, pues, sí—asentía Sakura nerviosa.
    —Oye Yumiko ¿te parece bien que vengas con nosotras y luego vuelves? De momento debemos dejar a Jiraiya-sama con Tsunade-sama —dijo Shizune, y las tres chicas salieron.

    Mientras, dentro de la sala, Tsunade contemplaba a Jiraiya, quien estaba profundamente dormido, aunque vendado por todos lados.
    Pero pronto, el sueño la venció y se quedó dormida.


    Al cabo de tres horas, Jiraiya empezó a despertar, lo que vió lo sorprendió de sobremanera: Tsunade estaba dormida encima suyo. Se conmovió y empezó a acariciarle el cabello, ella luego de unos segundos de aquel contacto, se despertó de golpe.
    Al ver a Jiraiya las lágrimas inmediatamente empezaron a salir, entonces abrazó a su compañero sannin tal y como Sakura lo había hecho con Sasuke cuando Tsunade lo curó, recién llegada la sannin a la aldea.
    Nadie dijo nada, se mantuvieron así durante un rato, hasta que Jiraiya rompió el silencio.
    —Hola Tsunade... Hmhm, si puedo hablar eso quiere decir que curaste mi garganta —saludó sonriendo.
    —Así es, la tenías muy mal, Sakura y Shizune estuvieron colaborando toda la noche conmigo para salvarte—informó la hokage.
    —Se los agradezco mucho, sobre todo a ti, pero, dime, ¿porque lloras? ¿es acaso porque perdiste la apuesta? —preguntó aún sonriendo.
    —¿La a-apuesta? —repitió confundida.
    —Sí, ¿no lo recuerdas? Tú apostaste a que yo moriría, pero heme aquí —explicó feliz.
    —Pues... ¿Sabes algo?, esa es la apuesta que más me ha encantado perder. —confesó sonriendo aún con lágrimas en sus ojos.
    —Y... ¿Me puedes explicar porque? —preguntó él.
    Ella no contestó, solamente fue acercando más y más sus rostros hasta que sus labios se unieron en un beso, un beso lleno de amor, desesperación, necesidad, alegría y varios otros sentimientos que ellos guerdaban.
    El beso fue duradero, pero tuvieron que separarse gracias a algo llamado oxígeno, lo cuel es necesario para vivir.
    —¿Y el beso porque? —preguntó Jiraiya con una sonrisa gigante.
    —Acabo de salvarte, hasta anoche la aldea entera pensaba que estabas muerto, y ¿crees que voy a desaprovechar este momento para dejar salir mis sentimientos? Te extrañé Jiraiya —confesó ella sorprendiendo al peliblanco.
    —Pues¿sabes algo? Yo te amo, siempre te he amado, pero siempre me habías ignorado, cuando empezaste a salir con Dan, perdí las esperanzas contigo, así que intenté olvidarte con otras mujeres, pero no pude, mi corazón te pertenecía, al morir él, recobré las esperanzas, pero te fuiste de la aldea, así que intenté olvidarte de nuevo, pero, como la vez anterior, me fue imposible —confesó Jiraiya, haciendo que las lágrimas de Tsunade volvieran a salir.
    —Lo sé, lo sé y lo siento mucho, fuí una tonta que se enamoró de un hombre que solamente la hizo sufrir con su muerte, pero ahora te amo te amo igual o quizás más que a Dan, debes estar consciente de que jamás lo olvidaré, pero aún así he decidido darte una oportunidad y darme una a mi, ya que me enamoré de ti desde hace un tiempo, pero tenía miedo, tenía miedo de que te pasara lo mismo que a Dan y a Nawaki —confesó también la princesa de las babosas.
    —No pasará, pero dígame ¿quiere ser mi novia Tsunade-sama? —preguntó besandole la mano.
    —Por supuesto que si Sr. Sapo Sabio —contestó Tsunade más contenta que nunca.
    —Oye, hablando de sapos, me gustaría ver a Naruto —dijo mientras se le venía a la mente el sapito de su alumno que tantas veces había vaciado.
    —Naruto... Ese pobre chico estaba igual o peor que yo, y lo siento pero tendrás que esperar—respondió Tsunade.
    —¿Esperar? ¿Que? ¿porque? —preguntaba confundido.
    —Lo que ocurre es que está decidido a vengar tu "muerte" así que Fukasaku-sama se lo llevó al Monte Myoboku—informó Tsunade.
    —Ya veo—comentó con tristeza.
    —Bueno, me voy porque tu debes descansar—sentenció la ninja médico.
    —¿Me darías un beso antes de irte? —preguntó él sonriendo, ella también sonrió y cumplió el deseo de su, ahora novio, luego salió, afuera estaba Yumiko.
    —Tú eres de Sunagakure ¿o me equivoco? —preguntó Tsunade, Yumiko asintió—, acompañame—ordenó la hokage.
    Fueron hasta la oficina de la rubia mayor, allí ella le entregó cien ryous.
    —¿Que? Pero hokage-sama esto es demasiado ¿Que se supone que haré con esto? —preguntó sorprendida la ojiazul.
    —Lo que quieras, es un regalo de agradecimiento de parte mía, al salvar a Jiraiya no sabes a cuanta gente alegraste—decía la mujer mayor sonriendo.
    —No fue nada, en serio, no tiene porque darme tanto dinero —decía aun sorprendida.
    —Puedes hacer con ese dinero lo que te venga en gana, solamente dile a Gaara que si por favor me hace el favor de que haga correr la noticia de que Jiraiya, el sannin legendario de los sapos, está con vida, y si no te cree entregale esta carta—ordenó y le entregó un sobre en el que había depositado una carta que acababa de terminar.
    —H-hai, lo que usted diga, con permiso, regresaré a mi aldea—dijo mientras tomaba el papel, lo guardaba y salía del lugar, antes de irse se oyó un "cuidate" por parte de la hokage.

    Luego de una semana se le dió de alta a Jiraiya, todos los días iba a visitar a Tsunade, ya todo el mundo shinobi sabía que estaba vivo, gracias a la colaboración de Gaara, así como se enteraron de que murió, así se enteraron de lo contrario.

    Pero esa felicidad no duraría mucho, ya que la pelea contra Pain se les vino encima, Jiraiya se encontró con Pain/Yahiko nuevamente luego de que este matara a Kakashi.
    —¿Jiraiya-sensei aún sigues con vida? —preguntó al verlo.
    —Aunque te sorprenda... Mira lo que has hecho, mataste a tanta gente de Konoha, estas acabando con Tsunade, mataste a Kakashi, Shizune, ¿cuanto tiempo más vas a seguir con esto... ¡NAGATO!? —preguntó, Pain solo lo vió, por lo que podía ver ya había peleado.
    —¿Como puedes asegurar que soy Nagato? La última vez que nos vimos me llamabas Yahiko—dijo Pain.
    —Hmp, no soy tan tonto, podrás tener el cuerpo de Yahiko, pero estoy convencido de que eres Nagato —no hubo pelea, Pain solo se retiró.
    —¡Nagato! ¿A donde vas? ¡Maldición! ¡TSUNADE! —gritó al ver hacia donde se dirigía, quiso ir pero vió como ella iba tras Pain, mientras este se elevaba diciendo:
    —Ahora Konoha conocerá el dolor ¡Shinra Tensei! —gritó Pain, solamente se vió una gran explosión, y al dispersarse la luz... Konoha ya no estaba, en el campo de batalla ya solo estaba Tsunade... O eso parecía.
    Por otro lado Jiraiya había caído inconsciente donde Sakura había caído también.
    —¿Jiraiya-sama?—al no oír respuesta se desesperó —, por favor ven... ¡NARUTO! —gritó, y justo en ese momento en el campo de batalla apareció Naruto junto con otros sapos.
    —¿Donde estamos? —preguntó Naruto al no ver nada.
    —Esto es Konoha Naruto-chan Pain la ha destruido —al escuchar aquello el odio de Naruto hacia Pain aumentó, pidió que llevaran a Tsunade a un lugar seguro.
    —Espera... Naruto, debes sobrevivir, alguien muy apreciado por nosotros quiere verte—informó Tsunade sonriendo.
    —Dígale a sakura-chan... —no lo dejaron terminar.
    —No es solo Sakura... Mi novio quiere verte, ¡vamonos! —le ordenó a Gamakichi.
    —Si, su novio... ¡¿QUE?! ¡¿LA ABUELA TSUNADE TIENE NOVIO?! —preguntó Naruto exaltado.
    —Naruto-chan, ahora no es momento de preocuparnos por eso, luego nos enteraremos ahora concentrémonos en la batalla—aconsejó Fukasaku, Naruto asintió y así se desencadenó la lucha contra Pain, con la sorpresiva confesión de Hinata y la furia de Naruto, Tsunade cayó en coma y Jiraiya seguía inconsciente.

    Naruto terminó por ganar la batalla, aunque lastimosamente ambos sannin habían caído en coma.
    Los dejaron separados ya que Tsunade era la hokage.
    —¿Como que Naruto fue tras el raikage? —preguntaba Sakura en donde tenían a Tsunade.
    —Así es, al parecer quiere pedirle que no maten a Sasuke—informó Lee, quien sepa Kami-sama de donde había sacado la información.
    —Yo también iré pero a detener al baka de Naruto —dijo Sakura decidida.
    —Yo también iré Sakura-san —se ofreció Lee.
    —Nosotros iremos también —dijeron Kiba y Sai apareciendo de repente.
    —Esperen, por favor, dejenme ir a mi también —entró de repente Jiraiya en la tienda.
    —Claro que no Jiraiya-sama, si ya se recuperó pues me alegro mucho, pero no está en condiciones de salir y exponerse mejor quédese cuidando a Tsunade-sama ¿si? —advirtió Sakura al sannin de los sapos.
    —Ah, como digas, todo sea por Tsunade —aceptó resignado viéndola.
    —Muy bien, cuídese y cuidela a ella también, nosotros no tradaremos—se despidió Sakura, luego de eso salieron y no volvieron hasta después con un Naruto envenenado y una Karin para el interrogatorio.

    Kakashi estuvo a punto de convertirse en sexto hokage, pero en eso Tsunade despertó, Shizune la abrazó y Jiraiya la besó.
    —Que bueno que despertaste—comentó el peliblanco.
    —Dime, ¿ya viste a Naruto? —preguntó Tsunade.
    —No, aún no —confesó Jiraiya.
    —¿Que? —la hokage estaba sorprendida, ellos hablaban mientras Shizune le conseguía algo de comer a Tsunade.
    —Calma, ya lo veré—trataba de tranquilizarla.
    —¿Y que esperas? Ve a buscarlo, ¡Apresurate! —ordenó, apenas se pudo escuchar un "si" del sannin que salió corriendo a buscar a su alumno.

    Lo encontró en una fuente, con una foto de él y Jiraiya en las manos, se conmovió al ver eso y sintió una alegría en su interior al saber que su casi nieto también lo quería
    —Oye, esa fotografía ¿desde cuando la tienes? ¿la ves cada que piensas que estoy muerto? —preguntó, aquella voz que Naruto conocía tan bien, se volteó lentamente y vió al sannin parado a un lado de la fuente. No sabía si su mente o su soledad le estaba jugando una broma pero las lágrimas no se hicieron esperar.
    —Ero... Sennin—cerró los ojos con fuerza y los volvió a abrir, se pellizcó y aseguró de no estar soñando y luego abrazó a Jiraiya.
    El sannin tampoco pudo evitar que unas lágrimas cayeran de sus ojos, se mantuvieron abrazados surante un rato, luego y ya más calmado, Naruto preguntó.
    —Pero ¿como...? Yo creí que de verdad usted... —no podía terminar de asimilar lo que estaba ocurriendo
    —Me salvaron Naruto... Una chica de Suna me trajo aquí y entre Tsunade, Sakura y Shizune me salvaron la vida—informó el peliblanco.
    —Pues... Me alegro mucho —continuaron en silencio un rato hasta que
    —¡¿QUE?! —gritó Naruto asustando a Jiraiya.
    —¿Que? ¿Que ocurre? —preguntó asustado el peliblanco.
    —¡L-la a-abuela Tsunade dijo q-que su novio quería verme y-y el único que s-se me o-ocurre es el sabio pervertido! — a Jiraiya le apareció una cómica gotita de sudor por detrás de su cabeza al oír aquello.
    —Si, Tsunade y yo estamos saliendo —confesó.
    —No importa mucho eso... Yo... Lo extrañé Ero-sennin —confesó Naruto.
    —Yo también Naruto, te recuerdo que eres como un nieto para mi—admitió Jiraiya.
    —Y dígame ¿eso es porque mi padre era como un hijo para usted? —preguntó curioso.
    —Si yo supongo que... Hey hey ¿como sabes eso? —a Jiraiya le sorprendió.
    —Vamos, ya se que mi padre era el Yondaime Hokage, me enteré porque él apareció cuando el Kyubi estuvo apunto de añoderarse de mí, pero él me salvó —confesó sonriente.
    —Ya entiendo, entonces conociste a Minato —resumió el sannin.
    —Sí, pero lo que no entiendo es ¿porque nadie me dijo nunca nada? —preguntó confundido y triste.
    —Esa fue la decisión del Sandaime, escucha Naruto la intención de Sarutobi-sensei era que consiguieras amigos por tu cuenta, y no porque fueras el hijo del Cuarto Hokage —explicó el peliblanco.
    —Si si entiendo que si me hubiera llamado Naruto Namikaze todo mundo hubiera sospechado y bla bla bla, como sea—decía el rubio despreocupadamente.
    —Por cierto, supe que aprendiste el modo sennin, no te vi y quiero verte—dijo Jiraiya, Naruto sonrió, cinco minutos después Naruto ya tenía el modo sennin.
    —En serio me has superado, es un modo mucho más completo que el mío... Estoy orgulloso de ti Naruto —a Naruto le volvieron a salir lágrimas y volvió a abrazar a Jiraiya, así se mantuvieron otro rato hasta que decidieron volver.



    Un tiempo después Tsunade decidió, junto con los otros kages, enviar a Naruto a donde estaba el Hachibi, y el único que no lo sabía, era Naruto.
    —¿Seguro que no quieres ir? Sería como los viajes que frecuentemente hacías con él —preguntó Tsunade por quinta vez.
    —No, estará mejor con Yamato quien puede controlarlo, además todos tenemos que colaborar en esta guerra —contestó él.

    Y así, la Cuarta Guerra Mundial Shinobi se les vino encima. Por orden de Tsunade, Jiraiya se mantuvo bajo su vigilancia todo el tiempo.
    La guerra duró bastante tiempo, sorprendiendo a todos con el regreso de Sasuke, Naruto logró controlar al Kyubi o mejor dicho a Kurama, el Edo Tensei usado en los cuatro antiguos hokages, Orochimaru ayudó un poco, Sakura alcanzó los niveles de Tsunade, la lastimosa muerte de Neji, entre otras varias cosas.

    Hasta que finalmente terminó, posteriormente se dió la pelea final entre Naruto y Sasuke, en la cual este último dijo que había perdido.

    Seis meses más tarde, por toda la aldea se sabía de la relación entre Naruto y Hinata, Sasuke y Sakura, y además la del actual hokage (Kakashi) con una joven pelinegra llamada Hanare.
    —¿No te sorprende? —preguntó la exhokage.
    —¿Que cosa? ——preguntó su novio sin entender.
    —Lo de la relación de Naruto con Hinata, y además la de Sasuke y Sakura, y sin mencionar la de Kakashi con esa linda jovencita —se explicó Tsunade.
    —Si y mucho, inclusive Naruto me confesó que él y Sasuke estaban pensando en proponerles matrimonio a sus chicas—confesó.
    —¿En serio? Que lindo, Hinata siempre quiso a Naruto, y ni hablar de los sentimientos de Sakura para con Sasuke —comentó la rubia sonriendo, ellos estaban encima de los rostros de los hokages, mirando la aldea.
    —Si, o-oye T-Tsunade hay, hay algo qu-que quiero p-preguntarte—dijo con nerviosismo el sannin.
    —Claro, dime—la mujer no se esperaba lo que le dijo o más bien preguntó después el sannin.
    —Tsunade Senju, debido al tiempo que llevamos como novios, un año para ser exactos, he tomado una determinación, ya estamos viejos y no se que vas a pensar tú... Tsunade Senju ¿me harías el honor de convertirte en mi esposa? —preguntó sacando un pequeño anillo de oro con un diamante blanco pequeño.
    —Jiraiya... —a Tsunade le empezaron a salir lágrimas y empezó a asentir con la cabeza.
    —Sí sí sí sí, claro que me caso contigo —aceptó lanzándose a sus brazos, el peliblanco la levantó por la cintura, dió una vuelta en el aire y luego la bajó.
    —Tsunade, me haces el hombre más feliz del mundo —confesó Jiraiya, luego de eso se besaron.

    Planearon la boda, y al cabo de un mes, se dió el gran evento al cual asistió toda la aldea, unos cuantos de Suna y los kages y exkages dado que Oonoki, aunque no quería, le había cedido el cargo a su nieta.
    En la pista de baile se veían varias parejas, la principal eran los novios, estaban Naruto y Hinata, Kakashi y Hanare, Sasuke y Sakura sorprendiendo a todos, Shikamaru y Temari que había sido él, convencido por la última, a todo mundo sorprendió también, ver a Choji y a Karui bailando, entre otras parejas.
    —Te amo Tsunade —confesó en medio del baile.
    —Yo también, y, Jiraiya... —llamó nerviosa.
    —Dime princesa—ella tomó aire y continuó hablando.
    —Yo... Hace una semana les hice un chequeo a Sakura y a Hinata, al mismo tiempo Sakura me hizo uno a mi... No sabía porque hasta el día de ayer, revisé y me dí cuenta d-de qu-que vas a ser papá —confesó sonrojada.
    —¿En serio? ¡Acabas de darme el mejor regalo de boda Tsunade! —casi gritó el sannin quien no cabía de la alegría.
    —Entonces ¿no te molesta? —preguntó sonriendo.
    —¿Molestarme? ¿Estás loca mujer? Te amo, ¿no entiendes eso? Me acabo de casar y voy a tener un hijo con la mujer que siempre he amado, no podría estar más feliz... Acompáñame —confesó y luego haló a Tsunade hasta el escenario donde Anko estaba cantando la canción del Titanic.
    —Señores y señoras, en primer lugar agradezco mucho que vinieran a mi boda, en segundo lugar, darles una noticia que mi ahora esposa me acaba de dar y me ha hecho muy feliz, señores, voy a ser padre, Naruto, Sasuke ustedes serán los padrinos, Sakura y Hinata las madrinas—dijo emocionado desde arriba del escenario.
    —¡¿Que?! —preguntaron sorprendidos al unísono Naruto y Sasuke, mientras que sus prometidas, si, prometidas, no cabían de la emoción.
    —Oye Hinata ¿no crees que sería justo que se lo dijeramos ya a los chicos? —preguntó seriamente Sakura, Hinata asintió y ambas se acercaron a sus prometidos.
    —N-Naruto-kun, tú también vas a ser papá —confesó Hinata haciendo un esfuerzo sobrehumano por no tartamudear.
    —S-Sasuke-kun, yo también estoy embarazada, vas a ser padre—confesó sonrojada.
    —¡¿QUE?! —gritaron sorprendidos los alididos, fue un grito, que se debió haber oído hasta el rincón más apartado de Kumo.


    Al cabo de nueve meses, ya habían tres kunoichis con un bebé en brazos.
    Empezando por Hinata, ella y Naruto habían tenido un pequeño niño rubio ojiazil, muy parecido a Naruto, al cual le pusieron el nombre de Bolt.
    En segundo lugar estaba Sakura, ella y Sasuke habían tenido una bebita muy linda pelinegra y ojos del mismo color que su cabello, la pequeña se llamaba Sarada.
    Y por último nuestra Godaime Hokage.
    —Kiseki es muy parecido a ti—comentó Tsunade, en sus brazos llevaba un bebé peliblanco ojinegro muy parecido a Jiraiya, su nombre era Kiseki.
    —Tal vez, pero Mangetsu se parece mucho más a ti—dijo el sannin, en sus brazos cargaba a una niña rubia con los ojos identicos a los de Tsunade, su nombre era Mangetsu
    —Gracias Jiraiya... Por no haber muerto aquella vez —agradeció Tsunade.
    —Tengo más motivos para agradecerte, como haberte casado conmigo, y estos dos angelitos que me diste por hijos, Kiseki, Mangetsu y tú son los más grandes regalos del cielo para mí, Te amo Tsunade —confesó haciendo que a Tsunade le saliera una lágrima de felicidad.
    —Yo también te amo Jiraiya, este par de gemelos y tú son lo más importante para mí —luego de esas palabras ambos se dieron un beso lleno de amor.
    Fin
    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo
    Tan tan tan, ¿les gustó? Algo largo y ridículo pero lo intenté.
    Y ¿Que me dicen? ¿aplauso o tomatazo? Lo que sea acepto, en fin, les dejo la historia, espero les haya agradado. Si quieren traducción Kiseki significa milagro y Mangetsu significa luna llena, ok los dejo.
    Nos vemos.
    Bye
     
    Última edición: 1 Abril 2015

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso