1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

El comienzo de una relación jamás pensada

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Haengbok haja, 4 Marzo 2015.

  1.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El comienzo de una relación jamás pensada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    838
    Mi primer historia. Estoy nerviosa u////u. Lo que hago por una amiga... (Muero de vergüenza :c)

    -----------------------------------------------------------------------------------------

    Una niña de unos 7 años de edad, miraba por la ventana. Esperando pacientemente la llegada de su querido hermano mayor.

    -Cande. Tenemos que decirte algo.- Dijo la madre de la pequeña niña.

    -¿Qué?- Dijo está sin dejar de mirar por la ventana.

    -Chelo... Murió... Ahora mismo está en el cielo.- Dijo su madre, esperando a que la niña se derrumbará.

    -Es mentira.- Dijo la niña como sí nada. Caminando a su habitación. Aunque en el fondo se estaba muriendo porque sabía que era verdad.

    -Che, Cande, ¿Estás bien?- Pregunto su optaba hermana más grande.

    -Sí.- Contesto está. Ocultando lo que en realidad sentía.

    -¿Seguro?¿No queres llorar? Vos eras muy apegada a Chelo... ¿Seguro estas bien?- Pregunto preocupada.

    -Sí.- Mintió.

    Esa noche, mientras todos dormían profundamente. Una niña lloraba, reteniendo sollozos e impidiendo ser escuchada por sus hermanos.

    A la mañana siguiente, la niña se levanta como sí nada hubiera pasado. Sus familiares seguían preguntándole como estaba o si quería llorar. Ella sólo ocultaba su dolor bajo una mascara. Pasaron los días y con ellos los meses. Ella se fue distanciando de todo el mundo. Ya no jugaba con nadie. Se la pasaba encerrada en su habitación, ocultaba su dolor y sonreía a la fuerza. Todo era muy duro para ella. Se sentía sola. Un vació se formo en su ser cuando su hermano murió. No comprendía porque tuvo que morir. Todas las noches lloraba tratando de reprimir sus sollozos para no ser oída. Pensó que ahora su madre podría ocupar el lugar de su hermano. Pero sé equivoco. Su madre sólo la esquivaba y hacía que la niña valla a ver caricaturas a su habitación y sólo la dejaba salir para buscar comida, algo para beber y usar el baño. Esa era la rutina que tenía que hacer todos los días desde que su hermano murió. Se sentía sola, no tenía a nadie y ese hueco en su ser crecía con el pasar de los días. Así pasaron ya dos años y ella sólo pensaba en una cosa. No quería vivir. Su hermano ya no estaba con ella y estaba sola. Sus familiares la trataban como un bicho raro y ella sólo lloraba por las noches con ese vació dentro suyo que nadie pudo llenar, ¿Qué más podía hacer? Sólo pensaba una y otra vez en como va a ser su muerte. Ya estaba harta de su vida. Ya no tenía sentido que siguiera viviendo. Estaba sola en la vida.

    Y así paso otro año más. Ella no entendía como es que una persona puede llegar a convertirse en el mundo entero de otra. Perdió todo ese mundo que se invento. Él era su mundo. Lo único que necesitaba y quería para ser feliz y que su ser estuviera 100% completo. Y lo perdió. En tan sólo una tarde. Lo perdió todo. Tres años llorando no compensa todo su dolor. No importa cuanto se desahogue. Ese dolor aún permanecía y parecía que aumentaba de mal a peor...

    Una mañana despertó sin ánimos, como siempre. Su madre le dijo que había algo llamado "internet" ahora. Su setima hermana mayor le enseño a usarlo y a usar algo llamado "YouTube". Después de unos cuantos días aprendiendo a usar el internet. Ella decide buscar algo que ver y se topa con una película llamada "Raphael" que decide ver pensando que se trataba de una película de la era medieval (que son el genero favorito de la niña) y decide verla. Lo que no sabe es que esa película cambiará su vida.
    -------------------------------------------------------------------------------------------------

    En realidad está historia es real (hasta tal punto. El principio es verdadero. Pero en un punto deja de serlo porque son sueños raros que tengo :p) está es como la historia de mi vida. (es básicamente lo que viví en mi niñes) Trata sobre como pase mis días después de la muerte de mi hermano y todo lo que paso desde que murió hasta ahora. La historia le escribo más para una amiga ( @Brenda Brief Son ) que quería que la escribiera y bueno... Quice hacerla feliz en lo que dura está historia. Y lo aclaro, mis familiares me dicen "Cande" pero mi verdadero nombre es "Ariana." Aún no sé como se llamará la historia, por lo tanto sé quedará con el titulo el nombre de la pareja central de la historia. Pero sé como van a ser los siguientes dos capítulos porque habla de mi niñes y nunca la voy a olvidar. Básicamente es una mezcla entre fantasía y realidad. Porque la mayoría de la historia son puros sueños raros que estoy teniendo últimamente :p
    Espero que les guste... Porque a mi me da más vergüenza que gusto u////u (se me hace vergonzoso hablar de mi vida :p) lo que hago por ella...
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  2.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El comienzo de una relación jamás pensada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1052
    Bueno, como me dijeron @Equinoccio, @aen lopejeu, @Shun y @Rue Beyond (si alguien más me lo había dicho, pido disculpas. Pero soy mala para recordar personas o nombres u.u) voy a tratar de que sé entienda porque la niña cambio drasticamente de estado emocional en este segundo capítulo (espero que me salga :c)

    Antes de empezar, básicamente (para los que no entendieron el cambio así de golpe de la niña) como ella perdió a su hermano y él era TODO pero absolutamente todo para ella, que se enterará que muriera así de repente... Le callo muy pero muy mal y la hizo caer en un estado de depresión. Dejando de ser una niña feliz, para convertirse en una niña que ocultaba lo que sentía, lloraba en silencio para no preocupar a nadie, dejo de convivir con las personas y se encerró en un mundo en el que nadie podía entrar. Por eso el humor tan cambiante. Porque antes era una niña muy feliz. Luego paso a una niña sola y depresiva que fingía estar bien.

    Es sólo si no entendieron (no soy muy buena expresándome, y menos si se tratan de emociones. Lo siento, trato de hacer lo mejor posible para que entiendan el punto de la historia u.u)

    Los dejo con la historia.

    —————————————————————————————————————————————————


    La niña empezó a ver la película embobada por la trama con la que empezó. En una parte de la película apareció un niño al que ella no le dio mucha importancia. Pero, algo paso. El niño empezó a cantar y ella quedo totalmente embobada. Olvido por un momento que tenía problemas, que estaba triste y sola, que el aire era vital. Olvido todo. Después de que ese niño dejo de cantar y ella volvió en sí, sintió una extraña sensación en su interior. Algo que dejo de sentir tres años atrás. Sentía como si nuevamente estuviera completa. Luego de que el niño ya no apareció más, sintió un vació inexplicable en su pecho. Peor al que sentía antes. Como estuvo más de una hora en la computadora la obligaron a salir. Pero ella quería volver a ver esa película. Quería volver a verlo. Aún si no supo su nombre, quería hacerlo. Ya que ese niño, con tan sólo aparecer, hizo algo mágico en su interior.

    Al día siguiente, la niña tenía que ir al colegio. Algo que la desanimaba mucho. En el colegio siempre estaba sola, todos se burlaban de ella, no tenía amigos.

    -Che Cande, ¿Están pintando tu casa de amarillo?- Pregunto un niño robusto.

    -No.- Dijo la niña, bajo y sin ánimos de escuchar lo que venía a continuación.

    -Entonces, ¿Por qué tu pelo está amarillo?- Se burlo el niño, consiguiendo que todo el salón riera y que su profesora los regañe. Siempre era la misma historia. O se burlaban de su cabello, o se burlaban de que estaba gorda o porque era muy tímida y callada. Siempre era así.

    -Esto es mío nena. Deja de robarme las cosas.- Le dijo una niña alta y bravucona.

    -Perdón.- Dijo por lo bajo, sabiendo que lo que ella supuestamente le había robado era suyo.

    En los recreos siempre estaba sola, mirando los autos pasar o viendo a las demás personas jugar. Después del recreo tuvo que ir a su salón y apresurarse. Ya que sí se cruzaba con la niña alta, terminaría escaleras abajo y golpeada. Lo sabía, pero no podía hacer nada. Tenía miedo, mucho.

    Después del colegio se encerró en su habitación a hacer sus deberes y estudiar, pensando que si lo hacía, su madre la dejaría estar en la computadora otra vez y podría ver nuevamente a ese niño.

    Después de dos horas y media (más o menos) de estudio, termino y salió de su habitación para preguntarle a su madre si podía meterse un rato en la computadora.

    -Mami, ¿Puedo meterme un rato en la computadora?- Pregunto la niña esperanzada.

    -No.- Le dijo su madre.

    -¿Por qué?- Pregunto la niña triste.

    -Porque ya estuviste hoy nena. Mañana te metes.- Dijo su madre gritando.

    La niña triste, volvió a su habitación a ver la televisión con la esperanza de que pasaran esa película en algún canal. Pero eso jamás paso.

    "Una tenue luz se hizo visible en tanta oscuridad. De ella desprendía una sombra que tenía forma de persona.- ¿Quién sos vos?- Pregunto la niña a la sombra.- Si a tu ventana, llega una paloma, tratala con cariño que es mi persona.- Se escucho cantar. Supo de inmediato quien era.- ¿Cómo te llamas?- Pregunto casi desesperada por saber la niña. Ese niño sólo le sonrió para desaparecer de la vista de la niña.- ¡Espera!- Grito la niña, pero ya era tarde. Él desapareció" (NA:es un sueño que tuve. Lo recuerdo perfectamente porque fue la primera vez que soné con él.)

    Así pasaron los meses y la niña seguía viendo una y otra vez la película sólo para poder verlo. Tres días después de conocer la película, supo como se llamaba.- "Abraham".- Pensaba la niña con una sonrisa mientras lo escuchaba cantar. Al mirar al lado de la película, se dio cuenta de que había más vídeos con el nombre "Abraham Mateo en..." Por curiosidad, entro a uno y se dio cuenta que él estaba en un programa en donde cantaba llamado "Menuda noche".- "Canta increíble".- Pensó al mismo tiempo que lo escuchaba cantar. Jamás pensó que volvería a ser feliz, hasta que lo conoció a él. Se sentía completa nuevamente.

    Paso un mes y medio y su madre le dijo que le cortaron el internet porque no lo pudieron pagar.- "Que suerte que Franco me enseño a descargar canciones. Porque sino... Adiós a mi felicidad".- Pensó la niña. Para luego desaparecer por la puerta que separaba su habitación de la cocina.


    ——————————————————————————————————————————————



    Espero que les allá gustado este capítulo. Perdonen si otra vez no me explique bien con sus cambios emocionales u.u.

    Pero, prometo mejorar para que eso ya no sea un problema :rolleyes:.

    Adiós, cuidensen n.n

    Ah! Y gracias a @Brenda Brief Son que me apoya con este intento de historia :p
     
    Última edición: 4 Marzo 2015
    • Me gusta Me gusta x 4
  3.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El comienzo de una relación jamás pensada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1617
    Pasaron al rededor de cuatro años. Una joven de cabellera negra con destellos azules viajaba con destino a su nuevo colegio.

    "Pasaron tantos años... ¿Cómo es que te sigo amando? Que magia usaste en mi, ¿Eh, Abraham Mateo?¿Cómo me hiciste pasar de una niña deprimida a una que trata de ser feliz por sobre todo lo malo en su vida? Sólo apareciste y cantaste. Llenaste mi dolor con alegría. Mi amargura con amor y mis problemas con solución. Hiciste que lo que yo pensaba que era imposible, se volviera posible. Me hiciste sonreír. Me hiciste feliz, sólo con tu voz angelical, tu bella sonrisa, tu lado positivo ante todo, tu risa, tus canciones. Todo vos, ¿Cómo podré agradecerte? Ni siquiera sabes que existo. No sabes lo que hiciste por mi. Llenaste el vació que dejo mi hermano. Ocupaste su lugar y su responsabilidad, la cual era ser parte de mi y hacerme feliz para olvidar todo lo malo. Pero aún no entiendo como es que con aparecer en es película... Hayas echo que mi mundo de un giro de 180°. No sé cual fue tu magia. Pero, por favor... No deshagas tu hechizo."

    En la primer clase, al entrar, escucho muchos cuchicheos de sus compañeras. Decían cosa como "¿Ya lo viste?""Sí, es muy guapo""Quisiera conocerlo""Quisiera casarme con él""Canta hermoso". Ella no entendía de que rayos hablaban. Pero no era su fuerte hablar con las personas. Así que sólo se limito a buscar un asiento en el cual poder sentarse a escuchar un poco de música.

    En el primer recreo:

    —Che, Ari. Hay algo que no entiendo.— Dijo su amiga, está era una chica no muy alta. Unos 5 centímetros más baja que ella. Cabello castaño y una cicatriz en su labio superior, que terminaba cerca de su nariz.

    —¿Qué cosa, Sil?— Pregunto está extrañada. Comúnmente era ella la que no entendía, y su amiga le tenía que explicar.

    —¿Por qué tu familia te dice Cande si tu nombre es Ariana? Nunca lo entendí.—

    —Ahhhh, era eso. Mi segundo nombre es Candelaria. Ya te lo había dicho. Ariana por una actriz que mi mamá admiraba. Y Candelaria por la Santa Virgen de Candelaria, no preguntes. Ni enterada de que existía una virgen con ese nombre.— Dijo Ariana, tomando paso a su salón. Pronto tocaría el timbre del final del recreo.

    Al finalizar sus clases, Ariana se dirigió a su casa. Al llegar, prendió su netbook para ver que pasaba por el maravilloso mundo de las redes sociales. (ND: Estoy delirando.)Al prenderla, vio un vídeo llamado "Señorita" invadió como un virus todas sus redes sociales.— "Pero... ¿Qué es esto?"— Pensó confundida, todos hablaban de ese vídeo. Por curiosidad, entro a ver el vídeo. Para entender porque del escándalo. Se sorprendió al ver quien era el cantante.— "Here kitty. Here kitty, uh. Ven hacia mi se mi mamasita. Need a big girl not a chiquitita, sambame mi niña bonita. Dame what I want ven conmigo a jugar. Give ya ten points pon tu cuerpo a bailar. Here kitty. Here kitty, uh. Eres una fiesta pa' mi mamasita".— Escuchó que decía la canción.

    —No puedo creerlo.— Dijo al mismo tiempo en el que soltaba una risita divertida.— Debo admitirlo, es una gran canción.— Le dijo al aire.

    —Che, nena. ¿No pensas ir a gimnasia?— Le pregunto su madre a la chica.

    —Sí, si. Espérame que termino de ver esto y me cambio.— Dijo la chica, sin despegar en ningún momento los ojos del chico por el cual soñaba.

    —Apurate. Ya son la una de la tarde.— Le dijo su madre, saliendo de su habitación.

    —¡SÍ!— Le grito desde su habitación.

    "Sexy señorrita wont ya come play ah"...—"¿Cómo haces?"— Se preguntó así misma. No entendía como es que ese chico le cambiaba el humor tan fácilmente.

    —¡CÁMBIATE!— Le grito su madre desde la sala.

    —¡Voy. Ya voy!— Dijo ella, serrando todo y buscando en su ropero (o placar) ropa cómoda para ejercitarse.

    Cuando ya encontró y cambió de ropa, se dirigió a la sala para aproximarse a la puerta y encaminarse a su colegio. Una vez allí, espero sola a que sus amigas llegarán para reírse un rato de la vida.

    "¿Ya escuchaste como canta? Parece una niña. Ese tal Abraham Mateo no tiene talento. Es sólo una cara bonita que logro enamorar a miles de idiotas sin sentido del gusto" escuchó que unos chicos decían cerca del mastín (no sé si tiene otro nombre. Pero, el que no sabe que es, es un lugar alto en donde hay un palo en donde ponen la bandera del país.) "Otros que no saben más que hablar mal de alguien que llego lejos. Me pregunto, ¿Por qué en vez de criticar a las personas por su éxito, no sé hacen notar? Sí se lo proponen... Ellos también podrían llegar alto, muy alto." pensó la chica, en lo que sé paraba para saludar a sus amigas.

    —Hola.— Decía al tiempo en el que las saludaba como era debido.

    —Hola.— Le respondieron ellas mientras la imitaban.

    Después de unos 30 minutos, su profesora llego."¿Por qué nos tomamos la molestia de llegar 5 minutos antes de la hora a la que tendríamos que empezar sí llega a las tres de la tarde?" Pensó frustrada, no entendía porque tenían que llegar 5 minutos antes si su profesora llegaba a la hora que se le encantaba.

    —Como la odio.— Decía su amiga, Natalia mientras trataba de recuperar el aliento.

    —No es su culpa que nosotras no estemos en forma...— Dijo Ariana jadeando ante tanto cansancio.

    —Siempre le vez el lado bueno a todo, ¿No te cansas?— Pregunto su amiga molesta.

    —L-Lo siento.— Dijo ella entristecida.

    —Uh. Perdón, no era mi intención ponerte triste.— Dijo su amiga culpable.

    —No importa.— Dijo ella, regalandole una de sus sonrisas.

    —¿Segura?— Pregunto aún no convencida.

    —Sí.— Dijo está, tratando de sonar lo más convincente posible.

    —Está bien.— Dijo no muy convencida.

    —No te preocupes. Estoy bien, en serio.— Dijo tratando de convencerla.

    Ella sólo la miro aún preocupada, para luego sonreirle e ir a donde estaba su profesora, para saber que iban a hacer a continuación.

    Terminada su clase, se dirigió a su casa. Al llegar, lo primero que hizo fue entrar al baño para darse una ducha bien fría. "Amo el agua fría" pensó con una pequeña sonrisa en su rostro. Después de ducharse, se dirigió a su habitación para hacer sus tareas y escuchar a Abraham Mateo.

    Al día siguiente, no tenía nada que hacer. Como era sábado, llamo a una amiga, para quedar en salir y ver una película, o ir al parque o hacer algo.

    —Hola, ¿Silvina?—

    —Hola, Ari. ¿Cómo estas?¿Pasa algo?— Pregunto su amiga desde la otra linea preocupada.

    —No, nada. Sólo quería saber si querías salir conmigo. Estoy muy aburrida y hace banda no nos vemos.— Dijo Está con nostalgia.

    —Uh. Sí, tenes razón. ¿Qué tal a las cuatro pm? Pregunto su amiga.

    —¡Claro!— Contesto está muy feliz y entusiasmada.

    —Muy bien, ¿Qué tal si vamos al shopping?—

    —Me parece grato.— Dijo ella muy feliz.

    Ya, a las cuatro, Ariana esperaba feliz el encuentro con su amiga "Apuesto todo lo que tengo a que viene Silvana con ella" pensó con una sonrisa.

    —¡Ariiii!— Escuchó un grito proveniente de la entrada del shopping.

    —Hola, Sil. Hola, Silvana.— Dijo ella, refiriéndose a su amiga y a la madrastra de está.

    —Hola, Ari.— Saludo su amiga.

    —Hola, amor.— Saludo con dulzura la madrastra de su amiga.

    —¿Vamos?— Preguntó Ariana.

    —Sí.— Dijo Silvina, ellas sólo la siguieron.


    Después de unas horas, Ariana se encontraba recostada en su cama con cansancio. "Se volvió... Muy famoso" pensó mientras giraba en su cama, recordando lo que paso en el shoping...


    "Sexy señorrita wont ya come play ah... Whoah, oh, oh, oh. Hasta que nos caiga la noche, I keep playing. I keep dancing, come on play ah, woah oh oh oh. Dame beso, dame risa. Sexy señorrita wont ya come play ah... Woah oh oh oh. Hasta que nos caiga la noche, I keep playing, I keep dancing, come on play ah, woah oh oh oh. Dame beso, dame risa. Girl you need go muy deprisa, come on." escucho que sonaba en los parlantes del lugar

    —¿Qué es esto?— Pregunto Silvina con desagrado.

    —¿Una canción?— Pregunto Ariana con ironía.

    —Ja ja. Que chistosa.— Dijo Silvina ofendida.

    —Ya, lo siento.— Dijo Ariana con una sonrisa burlona.

    —No pero en serio, ¿Quién es este?— Dijo ella con desagrado
    (sí, le desagrada y mucho)

    —El cantante se llama Abraham Mateo. Es español y creo que con está canción se hizo muy famoso.— Dijo Ariana poniendo su dedo en la comisura de la boca haciendo como si estuviera pensando.

    —Canta horrible. Parece como si una niña cantará.— Dijo Silvina divertida.

    —No seas mala. Canta bien y tenes que admitirlo. Hay personas a las que le gusta escuchar está música y no la que vos escuchas. Deberías respetar los gustos ajenos porque cuando hablen mal de la música que vos escuchas no te va a gustar.— Dijo Ariana un tanto ofendida por el comentario de su amiga.

    —Perdón, perdón. Lo tendré en cuenta.— Dijo Silvina con notoria molestia en su rostro al verse regañada por su amiga.




    "¿Por qué... Siempre juzga los gustos musicales de los demás? A mi no me gustan los suyos y yo me quedo callada para no ofenderla" pensó mientras era abrazado por los brazos de morfeo para adentrarse a ese mundo al que apodaron "Sueños".



    --------------------------------------------------------------------

    Espero que les guste como va quedando la historia n.n

    Nos vemos pronto n.n
     
    Última edición: 21 Marzo 2015
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Ganador Ganador x 1
  4.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,585
    Pluma de
    Escritor
    Saludos, estaba por el vecindario y me puse a leer varios fics hasta llegar a este.
    Es bastante emocional, de hecho me siento como en el primer capítulo en este momento, y que se logre encontrar una razón para vivir es bastante inspirador. Aunque se parece bastante al diario de una adolescente.

    Me gustó bastante. Y para que esto no sea spam, tienes una buena redacción, es fácil de leer y comprender, todos hemos pasado por algo asi alguna vez de nuestras vidas. Sólo cuida un poco las tildes y el caracter de la protagonista de vez en cuando como que siento que no encaja y no sé por que.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Hola. Primero que nada, gracias por tu critica c: lo tendré en cuenta para mejorar c: (No tengo el word y no puedo poner una palabra para saber como se escribe :c. Y... Es mejor no preguntarle a mis familiares. Ellos no tienen idea de esto :c)

    Es emocional porque refleja lo que ella va sintiendo con el pasar de los años. (La protagonista tiene mi personalidad. Por eso es como es :P)
    Esa era la idea, que vean que pase lo que pase hay una razón para seguir de pie y luchar por una vida que nunca apreciamos. Pero que con el tiempo vamos a saber aprender a quererla y sonreír pese a todo.

    ¿Qué es eso? O.o ¿Un libro? Nunca lo leí :P

    Eso también quería que se reflejara en los primeros capítulos. Que todos entiendan que ella es la viva imagen de que todos pasamos por algo así (o similar) alguna vez. Todos sufrimos, y con estos primeros capítulos quiero demostrar que con esfuerzo todos logramos algo.

    Me alegro que te allá gustado n.n. Hasta pronto! n.n
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El comienzo de una relación jamás pensada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    2122
    "Se veía una chica transitar por lo que parece ser un bosque. Trato de caminar sin llevarse nada puesto en el camino. Le era imposible ver, ya que la espesa niebla lo impedía.

    —¿Qué es este lugar?— Pregunto para sí misma.


    Asustada por el tétrico lugar, empezó a caminar más rápido. Pero eso fue un error, ya que callo por lo que parece ser un acantilado. Al tocar el suelo, trato de levantarse, pero... Una de sus piernas estaba herida.

    —No... Puedo moverme.— Pensó, empezando a exaltarse por la situación.

    De la nada, empezó a sonar una bella melodía que le trajo paz en ese momento tan tenebroso para ella. La melodía empezó a sonar cada vez más y más fuerte, hasta que pudo sentir como sí estuviera a tan sólo centímetros de ella. Al voltear, vio la silueta de lo que parecía ser una persona.

    —Yo te conozco.— Trato de forzar su vista para poder ver con más claridad a esa persona.

    —Más de mil años sin olerte. Más de mil años sin tú... voz. Pasó el verano y yo no olvido. Ese día en tu habitación... Esa luna llena, tú cara serena. Y yo muriendo de amor. Y el tiempo se, congelo.— Escucho que la voz de esa persona decía. *Esa voz. Conozco esa voz, ese bello canto... ¿Seras vos?* Se preguntaba en su interior.

    —Vamos, te ayudaré.— Le dijo esa voz, para luego tomarla en brazos y llevarla a lo que parecía ser una cabaña. Una vez allí, pudo ver con claridad el bello rostro de su amado héroe.— Toma, para que te calientes un poco.—Le dijo, entregándole una tasa caliente de chocolate.

    —Gracias.— Dijo ella, tomando la tasa mientras trataba de no mirar a la cara a su amado.

    —¿Te duele?— Le pregunto, tomando su pierna para poder verla con claridad. Acto seguido, ella hizo una mueca de dolor.

    —No.— Mintió. Tratando de contener el dolor.

    —No mientas. Es obvio que te duele.— Le respondió con notable molestia y preocupación en su voz. Ella se sorprendió al escuchar ese tono de voz en él. *Pero... Si no me conoce, ¿Por qué se preocupa tanto?* Se pregunto, tratando de entender el por qué alguien como él se preocupaba por alguien como ella.— Listo.— Dijo él, cuando termino de vendar y curar su pierna.

    —Muchas gracias. De verdad... Gracias.— Dijo ella, tratando de demostrar lo agradecida que estaba por todo lo que estaba haciendo por ella.

    No tienes por qué agradecerme. Por ti.— En ese momento él se empezó a acercar a ella de una manera peligrosa, quedando a unos centímetros de sus labios. Podía sentir su respiración, su corazón latía a mil por horas. Por instinto cerro los ojos."

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Ariana se despierta sudando y con la respiración acelerada. Había sido sólo un sueño. "Me hubiera gustado que no lo haya sido. ¿¡Pero qué cosas digo!? Él ni siquiera sabe que existo. Debería dejar de soñar tantas estupideces como esas." Esto último lo dijo con notable dolor en sus palabras. Quería llorar, pero no lo haría... Era más fuerte de lo que pensaban. "Son las 6:00 a.m. Debo levantarme, tengo clases." Pensó en lo que se levantaba de la cama y se encaminaba al baño para poder tomar una ducha. Al salir de ella, se miro al espejo "callo por lo que parece ser un acantilado. Al tocar el suelo, trato de levantarse, pero... Una de sus piernas estaba herida.—No... Puedo moverme.— Pensó, empezando a exaltarse por la situación." Frunció levemente el ceñó. "Siento que algo malo va a pasar... Algo en verdad malo va a suceder. Pero... ¿Qué?" Pensó, tratando de buscar una respuesta coherente. "En ese momento él se empezó a acercar a ella de una manera peligrosa, quedando a unos centímetros de sus labios. Podía sentir su respiración, su corazón latía a mil por horas. Por instinto cerro los ojos." Al recordar esto, sus mejillas tomaron un color rojo vivo. Podríamos decir que hasta humo sale de sus orejas.

    Luego de unos minutos más, (en lo que tardo en vestirse) podemos ver como sale del baño, luciendo una remera sin mangas negra, jean's del mismo color, una camisa del mismo color atada a su cintura y unos zapatos del mismo color para dirigirse a la sala de su casa y tomar desayuno. Al terminar, se dirigió a su habitación para recoger sus cosas e irse al colegio, pensando aún en ese extraño presentimiento. Al llegar a su salón, se encontró con que casi no había nadie.

    —¿Aún no llegan los demás?— Preguntó a su amiga, al ver que sólo habían unos 3 o 4 alumnos.

    —No. Es que hoy no teníamos clases por falta de profesores y nadie nos aviso. Recién llamamos a nuestros papás, nos van a venir a buscar en cualquier momento.— Le explico con suma tranquilidad. Acto seguido, Ariana hizo un gesto de molestia, para luego decir:

    —Genial... Y justo hoy que mis papás no van a estar en toda la mañana por andar de acá para allá haciendo tramites. Veré si me puedo ir sin ser vista.— Contesto a su amiga.

    —Deberías preguntarle a Claudia. Ella siempre se ratea del colegio, ella debe saber como podes hacer para irte sin ser vista.— Le respondió, sabiendo que podría meterse en problemas.

    —¿O...?—

    —O... Falsificas una nota diciendo que te retirar 8:20 por asuntos médicos.— Dijo, tratando de ayudarla en su dilema.

    —Gracias.— Dijo ella, empezando a escribir el justificado.

    Cuando termino de escribir, vio la hora en su celular. "Son las 7:50. En media hora..." Pensó en lo que guardaba nuevamente sus cosas, y se encaminaba a donde su amiga.

    —¿Qué haces?—

    —Nada. Estoy aburrida, boludeo un rato.— Dijo está, riendo un poquito por su comentario.

    —(Riendo) Nada, recién termino el justificado. ¿Hacemos algo? Estoy aburrida.— Dijo Ariana, apoyando su cabeza en el pizarrón.

    —Dale, ¿Qué hacemos?¿Escribimos el pizarrón, escribimos alguna idiotez, hablamos de la vida...? ¡Ya sé! Hablemos de tú vida.— Dijo su amiga, en lo que ella suspiraba para luego preguntar:

    —¿Qué tiene de interesante mi vida? Sólo soy una chica... Una chica rara, anormal y que está en peligro de extinción.— Respondió Ariana. Acto seguido, ambas empezaron a reír.

    —Por eso es interesante.—

    —Está bien.— Acepto su amiga. Acto seguido, su amiga se emociono tanto que se puso a saltar.— No saltes.— Le rogó.

    —(Río nerviosamente) Está bien.— Le dedico una sonrisa.

    Ambas se sentaron a platicar sobre la "interesante" vida de Ariana. Pasaron los minutos hasta que el reloj marco las 8:20. Al ver la hora, Ariana se despidió de su amiga, para caminar primero al gabinete de los preceptores (Para los que no saben, osea todos, en mi colegio (más especifico en el pasillo) hay como una mini-casita a la que le llamamos "Gabinete de Preceptores", ahí están los adultos que se hacen cargo de nosotros, osea los preceptores.) y luego ir a la puerta principal, para irse. No sin antes, hablar con los porteros para que la dejen ir. Al salir, no sabia que hacer. "Dios, ¿Qué hago? A mi casa no quiero ir, ¿Doy una vuelta?" Después de darle vuelta al asunto por un rato, decidió mejor ir a dar una vuelta. En el camino, seguía pensando en su presentimiento. Sabía que algo iba a pasar, ¿Pero qué? Esa era su incógnita. Iba tan ensimismada en sus pensamientos que no noto cuando un camión pasaba. Cuando escucho el claxon de este sonó, ella se quedo congelada, no sabía que hacer, estaba asustada. Por un momento pensó que ese sería su fin, estaba equivocada. Sintió como unas manos tomaban su cintura y la jalaban para atrás. Al mirar atrás, vio una cara angelical, la cara de su héroe... La cara de su amado.

    —¿Estas bien?— Le pregunto esa voz tan atrapante para ella. Jamás pensó que podría tenerlo a tan sólo unos centímetros de ellas, ¿Y cómo no estar a centímetros de él? Si, cuando la salvo, cayeron al suelo y ella quedo sobre él.

    —S-Sí.— Pudo formular al fin.— Gra-gracias por sal-salvarme.— Dijo tartamudeando.

    —¿Puedes pararte?— Dijo en un tono preocupado. "¿Estoy soñando?" Se preguntaba.

    —E-Eso creo.— Trato de levantarse, pero no pudo... Una de sus piernas estaba herida.

    —Creo que te lastimaste la pierna. Ven, te ayudaré.— Dijo, en lo que la tomaba en brazos y la llevaba al hotel en donde se hospedaba.

    Al llegar, la bajo para abrir la puerta. Después de abrirla, volvió a tomarla en brazos y la sentó en el sillón del living. Ella no lo entendía, ¿Por qué la ayudaba? Era una desconocida. Pero la llevo a su casa, la salvo y ahora estaba revisando su pierna.

    —¿Te duele?— Le pregunto, acto seguido ella hizo una mueca de dolor.

    —No.— Mintió.

    —No mientas. Es muy obvio que te duele.— La reprocho con suma molestia, preocupación y dulzura en su voz. Algo que le sorprendió.

    —¿Por qué...?— Se pregunto en voz alta.

    —¿Hablas del por qué te ayude?... No lo sé. Sólo lo hice, siento que eres buena gente y puedo confiar en ti. Creo que por eso es que te ayude.— Respondió a su pregunta. Acto seguido, ella se sonrojo. No se había dado cuenta había pensado en voz alta.

    —Lo si-siento. No era mi intención...—

    —No importa.— La interrumpió, dedicándole una bella sonrisa. Haciendo que ella se sonrojará más.— Te vez muy bella con ese color en el rostro.—

    —Gra-gracias.— Dijo con dificultad.

    —No es nada.— En ese momento él se levanto y se dirigió a la cocina. Después de unos minutos, volvió con una tasa que tenía chocolate caliente.— Toma.— Dijo, entregándole la tasa en sus manos.

    —Gracias.— Dijo ella, tomando la tasa en sus manos.

    —Y... ¿Qué hacías a está hora divagando por ahí en ves de estar en tu casa o en la escuela?—

    —No tenía clases y me entere cuando entre al colegio. Entonces falsifique una nota que decía que tenia que sacarme sangre y me fui.— Dijo ella como si eso fuera lo más normal del mundo.

    —¿Acaso no es la primera vez que lo haces?— Pregunto interesado.

    —No, está es la primera y última vez... Creo.— Respondió.

    —Ah. Como lo habéis dicho tan tranquilamente, pensé que no era la primera ni última vez.— Dijo, soltando una risita juguetona. Ella también río.

    —Creo... Que sería mejor que me valla ya.— Dijo ella, tratando de no mirar sus ojos tan intimidantes para ella.

    —¿Segura? Mira que es temprano... Si quieres podemos ver televisión, o hablamos... ¿Me dirías por lo menos tu nombre?— Dijo, tratando de que ella se quedara con él. "¿Por qué hago esto? No la conozco, no sé quien es... ¿Por qué este extraño sentimiento de no querer que se valla? Quiero que se quede, tiene que quedarse, DEBE quedarse aquí conmigo." Hubo un silencio antes de que ella respondiera.

    —Ariana... Ariana Montero, un gusto.— Respondió con una media sonrisa.

    —Un gusto. Yo soy...—

    —Abraham Mateo... Lo sé.— Respondió, bajando la vista.

    —Veo que sí me conoces.—

    —¿Cómo no conocerte? Sos muy famoso... Y sinceramente, te sigo desde los diez años.— Dijo mientras reía por lo bajo.

    —Ya veo... Es un honor, para mi, tenerte de fan.— Dijo mientras besaba su mano.

    —Gr-gr-gra-gra-graci-gracias.— Dijo con dificultad. Acto seguido, él soltó una risita juguetona.

    —Te ves tan bella nerviosa.— Dijo él, tocándole una mejilla.

    Ariana, se sonrojo al ver tal acto. No comprendía el por qué él hacía todo lo que hacía por ella.

    —Ahhhh. Ya entiendo... Es sólo uno de eso locos sueños que tengo, de seguro voy a despertar en cualquier momento y vos vas a desaparecer.— Dijo, tratando de buscarle la lógica a la situación.

    —¿En serio me crees un sueño?¿Tan irreal soy?— Dijo, riendo ante la situación.

    —Sos un sueño del que no quisiera despertar... Pero también, sos un sueño imposible de alcanzar... Por eso trato de despertar lo más rápido posible.— Dijo, olvidando con quién estaba hablando.

    —Pero estas equivocada... Porque yo estoy aquí, y soy real.— Dijo, haciendo que ella pusiera nuevamente su atención en él.

    —Y-Yo... ¡Debo irme!— En ese momento ella toma sus cosas y abre la puerta.

    —¡Oye! ¡Espera!— Le dijo, tratando de detenerla.

    En ese momento él sale corriendo tras de ella, pero no logra impedir que se valla. Ella sólo apretaba el paso, quería desaparecer de ese lugar... Tenía miedo. Miedo a que eso en realidad pasará. Después de un largo rato caminando, llego a su casa exhausta. En lo único que pensó fue en dejarse vencer por el sueño y abrazarse en los brazos de Morfeo. "Abraham..." Fue lo último que surco por su mente, antes de quedar profundamente dormida en una cama desecha...
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  7.  
    HannaWhM

    HannaWhM Iniciado

    Miembro desde:
    28 Marzo 2015
    Mensajes:
    7
    Pluma de
    Escritora
    Para ser tu primera historia creo que está bastante bien. En cuanto a los errores ortográficos te faltan varias tildes, sobretodo en los pasados cómo "preguntó", donde te dejas la tilde de la última sílaba. Del último capítulo, hay una parte que no entiendo, aunque es probable que haya sido un error. Te pongo el fragmento para explicarlo (también puedes ver que te dejas la tilde al usar el pasado*):

    —No tenía clases y me entere(*) cuando entre(*) al colegio. Entonces falsifique(*) una nota que decía que tenia que sacarme sangre y me fui.— Dijo ella ...

    ...—Ah. Como lo habéis dicho tan tranquilamente, pensé que no era la primera ni última vez.— Dijo, soltando una risita juguetona. Ella también río.


    Se supone que Ariana está hablando sola con Abraham, pero él responde como si hubiera dos personas (por el uso del habéis). Tal vez sólo es una confusión mía, pero lo pongo por si acaso.

    Por otro lado, en el primer capítulo creo que logras expresar muy bien el sentimiento que supone para ella perder a su hermano (es decir, al menos en mi caso, conseguiste ponerme en el lugar de alguien que acaba de perder a alguien de su entorno). Creo que hiciste bien en explicar el trauma que supone para la niña su pérdida, te ayuda a entenderlo mejor.

    Una de las partes que más me gustó es el final del primer capítulo, cuando ella se dispone a ver la película y decides acabar el capítulo. En mi caso, lograste dejarme totalmente intrigada (tanto que empecé a leer enseguida el segundo capítulo xd)

    Espero que sigas con la historia.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,585
    Pluma de
    Escritor
    Saludos:

    Tengo que coincidir con Hanna, debes aprender a utilizar las asentuaciones en los pasados, creo que ninguno tiene tilde.

    Yo si quedé medio extrañado, como que en este capítulo es demasiado bueno para ser cierto que Ariana conociera a Abraham, que este se la llevara a su habitación de hotel, y que se enamorara de ella, como que la atropelló el carro y anda soñando. Pobrecita, pero es que me suena algo extraño, como forzado su encuentro y enamoramiento. Pero, faltan más capítulos, así que a ver que sigue, me gustó en general, no tanto que se escape sin tener que hacer, yo creí que iría a un concierto o de compras, XD

    Me invitas a la continuación. :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! Gracias, Hanna por mostrarme mi falta de acentos. Lo tendré en cuenta para el próximo capítulo.(Espero que pueda darme cuenta antes de publicar, ya que no me muestra si está o no con acento xp) En fin, me alegra y mucho que te allá gustado mi extraña historia (digo extraña porque pienso que es raro que todo valla TAN rápido.) Con respecto a eso de Habéis, como yo no soy española y Abraham sí... No tenía idea de que Habéis era dirigirse a más de una persona. Y no te preocupes que la voy a seguir hasta el final (ya tengo el final xd, sólo me falta pensar en lo demás xp)

    Dark RS, ¿Quién dijo que él se enamoro de ella?¿Quién dijo que era o no un sueño?¿Quién dijo que en realidad eso este o no pasando? Puede ser que si... Puede ser que no... No sé que pueda pasar a partir de ahora. Capas sea lo que esperaron... Capas no.

    Bueno, gracias por sus comentarios. Me ayudan mucho a mejorar con mi ortografía xd.

    ¡Nos vemos! n.n
     
  10.  
    Apolo

    Apolo Ijime: Ikenie no Kyoushitsu no me decepciones

    Escorpión
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2011
    Mensajes:
    488
    Pluma de
    Escritor
    esta muy bonita tu historia y buena narracion te felicito
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Hornetsnest

    Hornetsnest Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    26 Marzo 2015
    Mensajes:
    4
    Pluma de
    Escritor
    tu historia me encanto!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El comienzo de una relación jamás pensada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1526
    "En el bosque de los recuerdos encuentras cosas que olvidaste, cosas que jamás pensaste que hiciste, viviste o dijiste. Un lugar en donde los sueños, no son bienvenidos. Un lugar para encontrar respuestas, para encontrar el camino correcto, para no volver a cometer los mismo errores... Un bosque en el que te podes perder con facilidad. Los recuerdos son silencioso, el bosque no. El tiempo no existe en este bosque, no existe nada en realidad... Sólo recuerdos..."

    En ese momento, encontré la respuesta. Todo lo que paso, lo recuerdo...

    "Encontré en tus ojos el destello de la imaginación. Sé que llegarás lejos, pues los recuerdos vuelan a tu alrededor."
    Escuche que me decía una voz de un hombre. Conocía esa voz, pero no recordaba de quién era.

    "Encontramos en los recuerdos, pistas que nos ayudan a descifrar nuestro destino. Sólo hay que saber cómo y dónde están ubicados."
    Está vez, escuche la voz de mi amiga. Aquella a la que extraño, sólo porque su vida fue cortada al no poder aguantar el peso en sus hombros.

    "Vivir es una forma de aprender que todos somos ángeles... Pero no todos podemos volver al cielo, por perder el camino que nos fue pre-visto."
    Ese amigo... Al que alguna vez pude tener el privilegio de ver sonreír.

    "Si no luchas ahora, no vas a luchar nunca."
    El grito desesperado de ella... Retumba en mi ser su grito, pidiendo la ayuda que yo no fui capas de brindar por no saber percibir ni escuchar.

    "Desahogarse es la mejor manera de quitarte los pesos que tenes encima."
    Escuche la voz de esa amiga, la primera que me vio llorar después de tantos años.

    Sentí sus alas abrazarme, ese bello ángel que mi corazón cautivo. Dime la verdad, ¿Por qué hoy aquí estás? Soñé una y mil veces con lo imposible, sólo por saber que nada de eso existe. Sentí su rostro rozar el mío, para posicionarse en mi hombro desnudo por la falta de frío. Sentí sus caricias en cada parte de mi, como si de cristal fuera y en cualquier momento me rompiera. Dime la verdad, ¿Esto es real? Hace apenas unas horas, corrí por el miedo y la impotencia a mi casa, deseando que esto no fuera verdad y no salir lastimada. Dime la verdad, ¿Seras mi ángel guardián? Sentí su cuerpo temblar, como si de frío temblará... Pero lo veo imposible, puesto que en la nieve, calor emites.

    En ese momento, como si de magia se tratará. En mis labios sepultados, quedaron las marcas del pecado.

    -0-0-0-

    Y pensar que en dos segundos, perdí la estrella que de recuerdos me trajo desde el principio.— Dijo, lamentándose por no impedir que ella se fuera.

    En una habitación, un tanto oscura, se encontraba un chico de unos 15 años, lamentando el no poder haber detenido a la llave de sus recuerdos, ¿Una chica? Recuerdos que jamás pensó tener, que en el olvido quedaron... Volvieron a su mente, al verla.

    -0-0-0-

    Dos niños correteando por el jardín de un patio, como si no hubiese un mañana. Uno de ellos, un niño de por nombre Abraham, la otra, una niña de nombre Ariana.

    —¡Chico, Venid! ¡Tengo una sorpresa para vosotros!— Les grito una mujer de unos 30 años desde la ventana de una casa pequeña, pero acogedora.

    —¿Qué pasa, mamá?— Dijo un niño de unos 7 años de edad, entrando a la pequeña choza. Acompañado por una niña de unos 6 años de edad.

    —Hay algo que os debo decir.— Ese tono tan serio en el que habló, hizo que los pequeños se asustarán.

    —Ariana, escucha... Nosotros junto a Abraham, nos iremos a vivir a San Fernando.— Dijo la mujer despacio, tratando de no hacer que la niña se sintiera nuevamente mal. Después de que su madre decidió que sería mejor que pasará un tiempo en la casa de su bis-abuela.

    —¿¡Qué!?¿¡Por qué!?— Dijo la niña, empezando a hiper-ventilarse.

    —Tranquila, corazón. Es que es lo mejor, Abraham ahora va a empezar su carrera de cantante.— En ese momento, una niña muy alterada salió corriendo de la casa. Se escuchaban los gritos desesperados de las personas que dejo atrás hace un momento, le decían que tenga cuidado. Pero ya era tarde.

    Oscuridad. Eso fue lo único que puede ver.

    —¡Oh dios santo! ¡Por favor! ¡Alguien ayuda!— Gritaba desesperadamente la mujer, yendo a donde la niña yacía en el suelo.

    Personas que miraban cerca de ahí, quedaron en shock. Al salir algunos de él, llamaron a una ambulancia.

    -0-0-0-

    "Ojala nada hubiera pasado... Seguiríamos aquí, juntos."— Pensaba un chico, recostado en los aposentos de su alcoba.

    -0-0-0-

    En otra parte, una habitación desolada, una chica mirando el techo. "¿Fue sólo un sueño?..." Pensaba una y mil veces, dando vueltas en su cama, con una almohada tapando su cara cada vez que se lo preguntaba.

    En cada vuelta, cada imagen de cada segundo de ese acontecimiento soñado. Pero, ¿Será soñado?

    "Sintió como unas manos tomaban su cintura y la jalaban para atrás."

    —"Tengo miedo. Por favor, dime que esto es un sueño. No me dejes caer en el dolor nuevamente, no otra vez."—

    "¿Estas bien?"

    —"Aún escucho esa voz tan bella. Sonabas preocupado, como... Si ya nos conociéramos..."—
    Se sentía extraña. Por un momento pensó que ya lo conocía de antes, pero eso era imposible. Puesto que él vivió toda su vida en España y ella en Argentina, sólo tenía una bis-abuela española, pero había muerto 3 años después de su accidente y jamás fue a España a visitarla como para haberse encontrado de casualidad con él y no poder recordarlo.

    "Ven, te ayudaré."

    "En ese momento, como si de un héroe te tratarás, me llevaste en brazos por haberme lastimado la pierna. Me sentí una princesa por un segundo, gracias a dios no pasaba nadie por ahí en ese momento."—

    "¿Segura? Mira que es temprano... Si quieres podemos ver televisión, o hablamos... ¿Me dirías por lo menos tu nombre?"

    "En ese momento, sentí que ya nos conocíamos... Pero esa pregunta me dio a entender de que estaba loca. Ya que era imposible."—

    "Te ves tan bella nerviosa."
    En ese momento, Ariana se puso más roja que un tomate. "Me veo tan bella nerviosa, ¿Eh?"

    "En ese momento él sale corriendo tras de ella, pero no logra impedir que se valla. Ella sólo apretaba el paso, quería desaparecer de ese lugar... Tenía miedo. Miedo a que eso en realidad pasará."
    Al recordar eso, lo único que pudo hacer fue dar una vuelta en su cama, para quedar boca abajo y pensar en el por qué. ¿Por qué tenía miedo en realidad?¿De qué eso parará o algo más?

    Esperaba que el día siguiente fuera más normal.

    Abraham/Ariana— Dijeron al unisono en sus pensamientos, antes de dejarse abrazar por Mórfeo y dormir plácidamente, y soñar el uno con el otro.

    -0-0-0-

    Al día siguiente:

    —Hora de que os levantéis.— Dijo un hombre de unos 40 años de edad, entrando a la habitación de un dormido chico de unos 15 años de edad.

    —Ya voy.— Dijo este, aún dormido.

    -0-0-0-

    Mientras tanto, en otro lado:

    Una chica dormía plácidamente, soñando con quién sabe qué cosa. De pronto, su celular empezó a sonar. Se escucho como un chico decía las siguientes palabras:

    "Quiero un mundo dibujado con palomas de Picasso. Con canciones de John Lennon en la punta de los labios."

    Para luego escuchar una melodía que, se podría decir, traía paz a está joven estudiante:

    "Sigo aquí perdido en una isla. Todo lo que tengo es un papel. Enviaré al mundo hoy un S.O.S. ¿Qué decir en pocas líneas? No lo sé...
    ¡Lánzalo! ¡Que navegue, pásalo! Que en las olas viaje la ilusión. Por un mundo mejor, ¡Oh!
    ¡Lánzalo! Lo podemos intentar. Miles de botellas por el mar. Van llevando este mensaje, ¡Eh!
    ¡Lánzalo! Nanananana
    ¡Lánzalo! Oh oh oh"
    Al escuchar esa última parte, la joven estudiante se despertó, para poder apagar la canción. Cuando lo tomo, puedo escuchar lo que decía la última parte, antes de que apagará la música: "Sigo aquí perdido en una... Isla."

    Esa última parte, la dejo pensando, ¿Ella también estará perdida en una isla? Su isla era, más bien, emocional. Está perdida en sus miedos, tanto... Que olvidó qué es el amor, qué es amar, qué es sentir. Olvido quién era en realidad.

    Al ver la hora en su celular, decidió levantarse. Puesto que pronto tendría que hacerlo, para poder asistir a clases.

    -0-0-0-

    A eso de las doce del medio día, un chico de cabellos morochos salía con dirección a un lugar al que ya había ido anteriormente. Al llegar, pudo ver nuevamente eso. La llave de sus recuerdos más hermosos, en frente de él...
     
    Última edición: 18 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 6
  13.  
    Asa Hine

    Asa Hine Una alma perdida en busca del retorno

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Enero 2015
    Mensajes:
    145
    Pluma de
    Escritora
    Me gusto tu fic!, pero estaba tan ocupada que no lo pude leer hasta ahora, lo siento. Tengo que admitir que sabes describir lo que sienten lo personajes, esperare por el próximo capítulo!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Swettie Star

    Swettie Star Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    8 Febrero 2015
    Mensajes:
    34
    Pluma de
    Escritora
    Hola Ari! Me encanto tu historia! Sigue por favor!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    Haengbok haja

    Haengbok haja Please save me tonight, me siento inmadura

    Libra
    Miembro desde:
    1 Marzo 2015
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El comienzo de una relación jamás pensada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1598
    Narra Ariana:

    Las doce del medio día, ¡Uff! Tan sólo cuarenta minutos más y me podré ir a mi casa, estoy contenta, pero a la vez... ¿Triste? Volver a mi casa significa estar sola con mis pensamientos, y mis pensamientos son Él. No quiero pensar en él.

    Toca el timbre, ¿Cuánto tiempo estuve encerrada en mis pensamientos? El profesor de la última hora se despide de nosotros y se va, yo aún no he guardado mis cosas por andar en las nubes, mis amigas me esperan, mejor no las hago esperar más de lo necesario.

    Terminando de guardar mis cosas, salgo afuera, veo a chicas gritando y alterándose por quién sabe qué cosa, no le doy importancia y paso por su lado. Fue una mala idea.

    Cruzaron miradas, ella no se movía, él tampoco lo hacía. Las chicas seguían gritando, no les importa si las mira o no, sólo se abalanzan encima de él, no le dejan escapatoria. Él de a poco se escabulle, ellas no se dan cuenta de que se fue, va caminando a paso decidido hacía ella, ella está quieta.

    —¿Qué haces aquí?— Preguntó ella una vez que él llego, trató de no sonar nerviosa. Falló.

    —Quería hablar contigo... De algo. ¿Me acompañas, por favor?— Ella no sabía qué hacer, ¿Lo acompaña? ¿Se inventa una excusa y se va? ¿Se va sin decirle nada? ¿Corre?

    —Está bien.— Contesta al fin. Él, con cuidado de no volver a ser descubierto, se la lleva.


    —¿A dónde vamos?— Pregunto ésta, luego de alejarse del lugar.

    —A mi departamento.— Respondió restandole importancia.

    —Ah.— Dijo ella, creando un silencio que no era incómodo, pero tampoco era cómodo.


    Yo te enseñaré a amarme.— Comenzó a besar mi cuello. Lloraba, lloraba porque quería que parará. Yo lo amaba, pero como una fan a su Ídolo. No de otra manera. No de ese amor que él quiere. No puedo, no sé cómo amar en ese sentido.— Te amo. Te enseñaré a amarme como yo te amo, ya no sentirás ese amor de fan a Ídolo. Por favor, déjame enseñarte a cómo amarme.— Me rogaba. Tomó mi cara entre sus manos, en su mirada denotaba la súplica. Más lágrimas en mis ojos. Volvió a besar mi cuello. Cerré los ojos.


    Llegamos a su apartamento, prendió la luz.

    —¿Deseas algo para beber?— Me preguntó ingresando a la cocina. Lo seguí.

    —Agua estaría bien.—Le dije despacio, casi en un susurro. Me dio el agua que pedí.

    —Gracias.— Le regalé una sonrisa, suave, casi falsa. Estaba incómoda.—¿Qué querías hablar conmigo?— Le pregunté apenas terminé el baso con agua. Me quería ir. No lo comprendo; siempre lo quise conocer y ahora... Huyo, lo esquivo, no quiero estar cerca de él, ¿Qué estoy haciendo? No lo sé.

    —Te contaré una historia.—

    —Muy bien.—

    —Es larga, así que ponte cómoda y presta atención, te gustará.—

    —Está bien...—

    —Hace unos, cuando yo tenía unos ocho años, conocí a una niña, ella tenía creo que siete en ese momento. Me agradó, desde el momento en el que la vi, pensé en ser su amigo, y lo logré, ¿Sabes?. No sabes lo feliz que fui cuando me hice su amigo.— Esbozó una sonrisa.— Descubrí que ella era Argentina, estaba de vacaciones en España, fue a visitar a su bis-abuelo. Le dije que yo tenía un primo en Argentina, que me contó lo lindo que era y me gustaría ir a visitar ese país alguna vez. Me dijo que si algún día iba, que la la buscará. Yo le dije "¿Cómo crees que no lo haría? Te buscaría por cielo y tierra si fuera necesario", ella se había reído. Su risa era tan hermosa, hacía que te dieran ganas de reír junto a ella, era muy cálida como escandalosa esa risa.—Comenzó a reír. Sonreí. Esa historia se me hacía familiar, ¿Acaso ya la habré escuchado?— Paso el tiempo y yo me hice más cercano a ella, tanto que hasta no dejaba que otro niño se le acercara, me ponía celoso debo confesar, la quería sólo para mí, quería que toda su atención fuera puesta en mí. Soy algo posesivo dedo de admitir también.— Soltó una risa un tanto nerviosa, creo que le avergüenza admitir eso.— Le hablaba siempre a mi madre de esa niña, ¿Sabes?. Un día ella me dijo "hijo, te enamoraste de esa niña", yo en ese momento pensé "¿Amor? ¿Qué es eso?" Realmente desconocía lo que era el estar enamorado... Creo que aún lo desconozco. Un día mi familia y yo decidimos irnos a vivir a San Fernando, por un programa en el que mi hermano mayor, Tony, había ingresado. Él también canta, por si no lo sabías. Yo lo admiraba, yo lo admiro. Es mi hermano, un gran cantante y uno de mis más grandes ejemplos a seguir. Quisiera ser como él.— Sonrió con nostalgia. Lo extraña.—Ella no tomó muy bien que digamos el hecho de que yo me haya ido a vivir a San Fernando, no quería aceptar el hecho de que mi hermano y yo estábamos empezando una carrera, que después de que él "terminará" en ese programa... Sobra decir que lo echaron por mi culpa.— Rió, yo reí con él.— Ella era mi amiga, nos queríamos mucho y entiendo que le haya destrozado el saber que me iba, yo también me destrocé. Ella, cuando se enteró que me iba, salió corriendo y... La atropelló un auto. Yo quedé en shock, no sabía qué hacer. Por un momento pensé que estaba muerta. Estaba quieta, no se movía. Me asusté. Escuchaba gritos, vi una ambulancia... Pero no me movía, estaba quieto, con miedo. Mi mamá me llevó al hospital en donde la internaron, no despertaba, creo que estuvo sin despertar un día y medio. Luego despertó y... ¿Sabes qué paso?— Negué con la cabeza. Al parecer, se quedo reflexionando, ya que no habló hasta después de un rato.— No me recordaba, no sabía quién era... "Perdió la memoria" me dijeron. Un día ella se tuvo que ir, tenía que volver a su país y "despejarse de todo lo malo", para que recuperará su memoria. Yo no quería que se fuera, me puse muy triste cuando se fue. Pero seguí mi vida, nunca me olvidé de ella, la extrañaba y, ¿Sabes? Con el tiempo descubrí lo que mi madre me había dicho en esa entonces, eso de que me enamoré de ella, tenía razón; estoy perdidamente enamorado de ella.— Sentí una punzada en mi pecho al escuchar eso, sé que él está en su derecho de enamorarse y que yo no soy quién para impedirlo, enojarme o no aceptar eso... Sólo soy una fan...— Lamentablemente.— Siguió con su "historia".—Ella no recuperó su memoria, ¿Sabes cómo lo sé? Porque me la encontré y no me recordó, sólo me recordó por ser famoso, "porque es mi fan".— Me puse triste por él, en serio la debe de querer si esta así por esa chica. Le son reír. Me miró.—¿Y sabes cómo se llama esa chica que me conquistó el corazón? — Negué. Realmente no quería saberlo, ¿Por qué me lo está contando? No quiero que siga.— Se llama Ariana. Ariana Montero. Tú.— Abrí los ojos como platos, mi boca en forma de "o". Eso no era posible.

    —Es broma, ¿verdad?— Le pregunté, esperando un sí por respuesta.


    —Te amo.— Me dijo, no lo quería escuchar.

    —No es cierto. Tú no me amas— Le dije con un nudo en la garganta.

    —Te amo, y quiero que tú también me ames.— Estaba serio. ¿Vas de verdad con tu confesión?

    —Por favor, para. Para ya, por favor.— Desesperación, eso es lo que sentía. Quería huir, esto no podía ser, esto no puede ser. Él. Yo. Imposible.

    —Te amo.— Volvió a repetirme. No quería escuchar más esas dos palabras. Me destrozaba.

    —Para, por favor. No es posible que lo digas en serio, ¿Por qué? ¿Por qué te fijarías en mí? No tiene sentido, habiendo tantas chicas guapas, ¿Por qué te fijarías en mí? Deja de jugar conmigo.— Lágrimas, eso era la humedad que sentía en mis mejillas en este momento.

    —Nunca jugaría contigo. Te amo, es la verdad.—

    —Yo no puedo amarte. No debo amarte.—


    Eso es imposible; yo sólo te amo de esa manera, no podría de otra, no sé...—

    —Yo te voy a enseñar a amarme, no necesitas hacerlo ahora. Si no quieres amarme como yo te amo, no lo hagas... Pero no te alejes de mí, ya lo hiciste en el pasado, no lo hagas en el presente ni en el futuro. No puedo sin ti, te amo. Aunque sea déjame enseñarte a amarme de Esa manera.— Caí. Caí en sus brazos, ante sus besos, sus caricias. Caí por él. Caí por su amor.


    Abraham la tomó en brazos y la llevo hasta su cuarto, depositándola con cuidado en el colchón. La volvió a besar. Besó todo lo que era ella; su cuello, sus labios, sus mejillas, su clavícula, sus ojos, su nariz, sus manos, todo lo que era ella. La amó, esa noche la amó como nunca pudo amar a nadie. Le entregó su amor y ella... Se entregó a un amor que estaba cubierto con fuego, quemando todo su cuerpo, dispuesta a dejarlo a que le enseñe a amarlo en todas las maneras posibles. Porque eso quería; quería aprender a amarlo de otra manera, porque él, y sólo él, fue, es y será el única que sepa cómo llegar a su corazón. Porque lo recuerda. No eran sueños. Eran recuerdos. Recuerdos que olvidó por él, y recordó por él.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso