Shingeki no Kyojin El botón más deseado (Shingeki! no Chūgakkō)

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por InunoTaisho, 29 Febrero 2020.

  1.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,833
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    El botón más deseado (Shingeki! no Chūgakkō)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    3382
    El botón más deseado (Shingeki! Kyojin Chūgakkō)


    [​IMG]

    (Nota: para la actividad “Simulador de citas”, aunque no fue con tiro de dados [nada salió como yo quería… ToT] se me ocurrió escribir este corto que ya rondaba por mi cabecita pero que no sabía cómo aterrizar. Aproveché la oportunidad y espero les guste esta versión loca para reírse un poco del mundo apocalíptico de SnK. Como recordatorio el nombre, caracteres y personajes son propiedad de Isayama Hashime y socios, lo demás es sólo por diversión, así que disfrútenlo.)

    El fin de cursos se acerca en el Instituto Titán y con ello la graduación de los alumnos de tercer curso, quienes cabalgarían lejos, fuera de esas murallas, a conquistar la ansiada libertad… o sea que la mayoría se irían a estudiar la universidad a una escuela verdaderamente normal sin titanes que los acosaran por sus almuerzos.


    Eren Jaeger consideraba que ese era el momento adecuado para ganarse la admiración y el respeto de sus demás compañeros de primer curso, obteniendo el botón dorado del uniforme de Levi Ackerman, presidente del incógnito club de Exploración. Sí, definitivamente tenía que aprovechar el momento antes que los senpais de tercero abandonaran la escuela.


    ─ Eren, ¿de verdad crees que puedas conseguirlo? ─le preguntó Armin Arlert, su mejor amigo, acompañándolo por el pasillo que conducía al área de las canchas. A su lado también caminaba Mikasa Ackerman, compañera de ambos desde la niñez, quien les escuchaba con atención manteniendo el rostro serio y levemente intimidante que suele caracterizarla como una chica temible para todos en la escuela. Pero con Eren era una persona completamente distinta, casi como si su vida girara alrededor de él.

    ─ Por supuesto que sí, Armin, Levi-senpai quedará tan impresionado que no dudará en entregármelo ─afirmó su amigo con tal convicción irradiando confianza─. Si mi plan sale a la perfección yo seré el heredero de sus técnicas, así le enseñaré al Jean Ponyhead quien manda en el club ─agregó un tanto arrogante.

    ─ Pero, Eren, ¿sabes realmente lo que significa pedirle el botón de su chaqueta a un senpai que se gradúa? ─el rubio le cuestionó en tono de insistencia, para que abriera los ojos y no fuera a cometer una estupidez del tamaño de una casa.

    ─ Lo importante es obtener el botón por encima de todo lo demás ─replicó el aludido sin darle mucha importancia a lo que su compañero intentaba explicarle.

    ─ ¡Mikasa, por favor dile algo! ─a la desesperada Armin se volvió a su amiga esperando apoyo de su parte.

    ─ Ayudaré a Eren en lo que necesite ─fue la respuesta de la joven sin agregar nada más, mirando a su amigo de negra cabellera como si fuera el más fabuloso héroe que hubiera conocido nunca.

    ─ Pero… Mikasa… Eren… ─ni hablar, el pobre Armin dejó escapar un suspiro bajo de rendición al ver que no conseguiría hacer cambiar de opinión a sus amigos.


    En poco tiempo llegaron al edificio que era utilizado clandestinamente como sede del club encontrándose a la entrada del aula con la amable y sonriente Petra Ral, una chica de castaña cabellera perteneciente al segundo curso, quien los recibió con su sonrisa característica.


    ─ Llegan justo a tiempo para la distribución de la limpieza, chicos ─les dijo alegremente antes de dejarles pasar─, y déjenme decirles que Hange-san ha apostado con Levi-senpai sobre que nadie de primer curso querrá limpiar los baños de profesores ─agregó casualmente como quien no quiere la cosa.


    “¡Ahora es mi oportunidad de demostrar lo que valgo!” pensó Eren y sin meditarlo dos veces se plantó frente a sus senpais dedicándoles el saludo marcial del club y, mirando a Levi en forma retadora, alzó la voz para expresar su petición a todo pulmón.


    ─ ¡¡Levi-senpai, si hago el aseo de los baños usted debe prometer que me entregará su botón dorado el día de la graduación!! ─y casi deja sordos a los ahí presentes con el ímpetu de su voz.

    ─ ¿Qué? ─por lo que todos tuvieron que taparse los oídos para amortiguar el alarido y evitar así la rotura de sus tímpanos.

    ─ ¡¡Si hago el aseo de los baños usted…!! ─dispuesto a repetir su dicho el Jaeger volvió a tomar aire cuando súbitamente fue silenciado por un certero escobazo de Levi, el cual lo mandó a volar estrellándose contra la pared más cercana.

    ─ ¡Ya te oí, estúpido mocoso! ─le espetó al tiempo de soltarle el golpe, mirándole con enfado.

    ─ ¡Eren!... ─Mikasa y Armin se acercaron a su amigo, esperando encontrarlo con vida y consiente. La chica se dio tiempo de lanzarle a su senpai una mirada de odio profundo por atreverse a maltratar así a su pichoncito de oro─… ¡Eren! ─y lo sacudieron un poco para hacerle reaccionar.

    ─ Merecido se lo tenía después de darnos semejante susto ─comentó Auruo Brossard, otro de los jóvenes de segundo, dándose sus aires al tiempo que se reacomodaba el uniforme.

    ─ Pues ni hablar, Levi, he perdido la apuesta ya que los voluntarios han llegado ─dijo por su parte Hange Zöe soltando un suspiro de derrota. Ella es una estudiante de tercer curso que también pertenece al renombrado club de Ciencias, motivo por el cual siempre llevaba una bata blanca sobre el uniforme escolar de deportes, así que sin más le entregó a su compañero las correspondientes monedas de la apuesta.

    ─ Te lo dije, cuatro ojos ─el nombrado recibió el dinero sin siquiera dirigirle una mirada, recobrando el semblante serio y amenazante que solía caracterizarle dentro de la comunidad escolar, e inmediatamente les habló a los de primer curso en un tono áspero que no admite excusas─. Mañana al término de la clases tienen que ir al salón de juntas de profesores para limpiar los baños, y más les vale dejarlos relucientes si quieren irse a casa ─puntualizó lanzándoles una mirada fría.


    Armin tembló un poco ante esa mirada pero tuvo que contener a Mikasa, la cual parecía más que dispuesta a abalanzarse sobre el senpai para darle una lección a golpes. Pero Eren, poniéndose de pie como si nada le hubiera ocurrido, aunque tenía un ojo morado y varios dientes rotos en apariencia, le dirigió a Levi el saludo del club sin siquiera quejarse por su mala suerte, con lo que consiguió que sus amigos se fueran de espaldas ante su inesperado proceder.


    ─ ¡A la orden, Levi-senpai! ─dijo firmemente en pose de firmes, y enseguida agregó─. Quedará tan limpio que hasta podrá comerse una hamburguesa con queso servida sobre el W.C. ─observándole con fiereza y convicción. Después de enfrentarse cara a cara con Levi Ackerman nadie podría decir que Eren Jaeger era un cobarde y un llorón.

    ─ Ya veremos eso, mocoso ─masculló el mencionado dándoles la espalda para retirarse.

    ─ Senpai, ¿podría darme su botón dorado cuando cumpla sus expectativas? ─antes de permitirle abandonar el aula el menor le dirigió esta súplica ansiosa─. Por favor, por favor diga que sí me lo dará.

    ─ Chist… primero completa tu deber y después hablamos ─respondió el Ackerman en un bufido de enfado y abandonó el lugar sin despedirse de nadie.

    ─ Que le vaya bien, Levi-senpai ─sólo Petra le dijo adiós aunque sabía que no la escucharía con todo el alboroto armado.

    ─ Tendrás que esmerarte mucho si quieres conseguir algo de ese agarrado, Eren… nos vemos ─Hange fue la que se despidió alegremente a nombre de su camarada y en unas cuantas zancadas le dio alcance. Cuando estuvieron un poco lejos le hizo la pregunta que alimentaba su curiosidad─. ¿De verdad le darás tu botón dorado, ese botón especial reservado para la chica que te gusta, a Eren Jaeger?

    ─ Ni que estuviera loco… no voy a darle mi botón ni a él ni a nadie ─replicó el moreno torciendo el gesto en un mohín de desagrado como si quisiera vomitar.

    ─ Entonces, ¿no tienes a alguien especial para entregarle tu botón? ¿En serio no la tienes? ─le cuestionó su compañera con interés y entonación picaresca─. Yo sé que si la tienes, a mí no me engañas ─canturreó alegremente.

    ─ Eres una cuatro ojos insufrible, ¿lo sabes? ─bufó Levi más irritado y aceleró el paso para alejarse de ella.

    ─ Pero nadie te ama como yo, enanín… ni siquiera Erwin-sensei ─por lo que Hange no dudó en soltar una risotada burlona siguiéndole a la distancia.


    El día siguiente fue un infortunio para Eren ya que, después de esmerarse tanto en desinfectar todo el baño, en dejar pisos, paredes, lavabos y el W.C. brillando de limpios, y haber aromatizado con aromatizante (perdonen la redundancia) olor a bosque, al servir la hamburguesa le ocurrió un terrible accidente porque el queso derretido escurrió por el plato manchando la tapa del dichoso excusado. Ni tiempo tuvo de salvar su integridad de la furia de Levi Ackerman.


    ─ ¿Qué mierda significa esa mancha de queso en el W.C.? ─le reclamó fúrico en tanto le metía un violento golpe con la botella del desinfectante mándalo a estrellarse directamente con el cubo contenedor de basura, por lo que la basura salió expulsada desparramándose por el piso.

    ─ ¡Eren! ─Armin y Mikasa sólo pudieron lamentarse un poco por su amigo.

    ─ Oiga, senpai… ─sin embargo está vez la joven, expulsando un aura intimidante en tanto miraba a su senpai con gesto terrorífico y ganas de matarlo, no estaba dispuesta a detener su venganza, y ya casi se abalanza sobre él; afortunadamente el rubio la detuvo aferrándola por un brazo.

    ─ Vamos, Mikasa, debemos llevar a Eren a la enfermería ─le dijo suplicante haciendo su mejor esfuerzo para no soltarla.


    Afortunadamente Eren reaccionó de forma tan repentina enderezándose de inmediato, que les hizo caer nuevamente de espaldas mientras le miraban con asombro.


    ─ Eren… ─murmuró Armin aliviado.

    ─ ¡Disculpe usted mi torpeza, Levi-senpai, ahora mismo arreglaré todo! ─le dijo a su superior y sin chistar empezó a recoger la basura del suelo para colocarla en el contenedor. Mikasa y Armin se dieron prisa para ayudarle.

    ─ Así me gusta… ─y Levi sonrió brevemente con disimulo, complacido por tan servicial kohai, retirándose con paso firme. Antes de salir agregó en tono serio─. Regresaré en una hora, y más les vale que ahora sí esté limpio o serán comida de titanes ─cerrando la puerta con cuidado.


    El joven Ackerman caminó unos cuantos metros dirigiéndose al área de reunión de su club. Antes de llegar se encontró con Erwin Smith, su profesor encargado del club, y cruzaron unas cuantas palabras sobre los preparativos para la graduación y estrategias que podían seguir para obtener nuevos miembros ahora que los de tercero los abandonarían; después apuró un poco el paso, mirando hacia todos lados como si estuviera buscando algo, y sigilosamente entró al aula encontrando a Petra dentro de ella, haciéndola dar un respingo cuando le habló con voz seria.


    ─ Ya sabía que estarías aquí, Petra, menos mal que eres cumplida con tus deberes ─dijo, cerrando cuidadosamente la puerta para no hacer más ruido del necesario, observando el perímetro para comprobar que no había nadie más.

    ─ ¡Levi-senpai, qué susto me ha dado! ─respondió la chica después de voltear a verle con algo de aprehensión, relajándose de inmediato al soltar un suspiro de alivio.

    ─ Menos mal que te desististe de Brossard ─agregó él un poco más relajado, cruzándose de brazos frente a ella.

    ─ Ese Auruo… ─bufó la castaña torciendo brevemente el mohín ante la mención de su fastidioso compañero─… afortunadamente Ed y Gin se lo llevaron para avanzar con la tarea de ciencias, o seguramente Zackly-sensei nos castigaría por no entregarla a tiempo ─adicionó a modo de explicación, y posteriormente sonrió para preguntarle con total amabilidad─. ¿Se le ofrecía algo, senpai?

    ─ Si, precisamente te buscaba porque hay una misión importante y especial para ti ─dijo el Ackerman observándola fijamente, con el rostro serio y ecuánime característico al hablar de asuntos de suma importancia─. Para ello debemos reunirnos el día de la graduación, una hora antes de su inicio, ya que debo darte unas últimas instrucciones antes de mi partida; recuerda que la supervivencia de nuestro club depende de ustedes ahora, y no debe perderse ─agregó.

    ─ Por supuesto que sí, senpai, puede contar conmigo para lo que necesite ─dijo Petra dirigiéndole el saludo marcial del club, cuadrándose con respeto.


    Pero su corazón palpitaba dentro de su pecho al verse observada fijamente por esos ojos grises dado que secretamente está enamorada de su senpai, así que hacía un esfuerzo para no delatarse con el temblor de su voz ni con el leve enrojecimiento de sus mejillas, pues sin dudarlo su amor no era ni sería correspondido. Y obviamente que él, sin prestarle atención a esos detalles, ajeno a lo que le provocaba, simplemente se le acercó para tomarle una mano, entregándole un papelito doblado.


    ─ En este papel están escritas las instrucciones, síguelo al pie de la letra para que todo salga bien y sin inconvenientes, y procura que nadie más se entere de esto ─le dijo y sin añadir más salió del aula, tan sigilosamente como había entrado.


    Petra se mantuvo en la misma posición por unos segundos más, hasta que sus pulmones reventaron en un suspiro de alivio y emoción.


    ─ Por Dios que Levi-senpai es tan atractivo cuando no está en “Phiysco Killer mod” ─se dijo a sí misma llevándose la mano con el papelito al pecho, con las mejillas más encendidas. Después lo guardó en el bolsillo interior de su chaqueta y se dispuso a terminar el aseo del aula al tiempo que canturreaba una canción de amor.


    El día de la graduación…


    Petra llegó a la hora indicada y se encaminó al sitio señalado en la nota que le había entregado Levi. La zona era al pie del frondoso árbol cercano al área de los titanes, motivo por el cual era un sitio al que nadie se atrevía a acercarse, el ideal para pasar desapercibidos entre tanta gente. Se sentía un poco nerviosa pues esperaba darle a su senpai una mejor impresión de la que hasta ahora tenía, y la imaginación la traicionó al verse a sí misma pidiéndole su botón dorado como recuerdo, lo que la hizo enrojecer levemente de las mejillas.


    ─ Qué tonta soy, indudablemente Levi-senpai le entregará su botón dorado a Hange-san ya que se llevan muy bien… ─por lo que se regañó con algo de dureza soltando un suspiro de resignación.

    ─ ¿Dijiste algo, Petra? ─entonces escuchó la voz clara y seria de él por encima de su cabeza, así que, asustada, dirigió la vista hacia la copa del árbol.

    ─ ¡Levi-senpai! ─exclamó abriendo los ojos de la sorpresa, e instintivamente se tapó la boca para no decir nada más comprometedor.

    ─ Claramente escuché que hablabas de la pesada de Hange ─fue el cuestionamiento del muchacho al tiempo que bajaba ágilmente del árbol, acercándose lentamente a su lado. Rápidamente dio un vistazo a los alrededores antes de fijar la vista en ella, mirándole con curiosidad por un segundo─. ¿Acaso alguien te siguió? ─le preguntó a continuación sin variar el tono serio.

    ─ ¡No, no, senpai, claro que no! ─exclamó la muchacha y después volvió a taparse la boca al darse cuenta que debía mantenerse silenciosa─. Sólo estaba pensando en voz alta ─añadió hablando entre las manos.

    ─ Bien… ─Levi lanzó una última mirada al sendero antes de acercarse más a ella, para comprobar que realmente estaban solos─. Petra, esto es algo que sólo puedo confiarte a ti, y nada más que a ti ─agregó mirándola con intensidad a los ojos, con lo que las mejillas de la muchacha enrojecieron un poco más.

    ─ N.. no le fallaré, senpai ─por lo que intentó mantener la calma para no hiperventilar ni dar un paso atrás de lo emocionada que estaba. No quería salir corriendo, pero tampoco quería irse sobre él para darle un beso.

    ─ Estoy seguro de que no me fallarás, por eso es que lo estuve guardando sólo para ti ─claro que el muchacho, ajeno a esos pensamientos, se le acercó otro poco hasta casi hablarle muy cerca de la oreja, como si no fuera suficiente el hecho de que no había nadie más cerca de ahí.


    Inesperadamente la tomó de la mano atrayéndola a él, plantándole un fugaz beso en los labios, con lo que la pobre quedó completamente aturullada sintiendo que el corazón se le saldría del pecho.


    ─ Levi-senpai… ─dijo en un murmullo de asombro con los ojos abiertos de la impresión cuando pudo separarse un poco. Además estaba el hecho de que no le había soltado la mano.

    ─ Este será nuestro secreto, Petra ─dijo el aludido con total tranquilidad, como si eso no le hubiera afectado en nada. En ese momento depositó en su mano el botón dorado de su casaca escolar, como la prueba visible de que ella se lo había ganado con creces─, sé que lo guardarás con cuidado ya que nadie más puede tenerlo ─añadió y sorpresivamente le dedicó una sonrisa amable y levemente traviesa, algo que nadie había visto nunca en ese rostro inexpresivo y huraño por momentos─. Y espero puedas disculpar mi atrevimiento pero no encontré otro modo de decirte que me gustas, o sino la cuatro ojos me hubiera fastidiado todo el día ─complementó a modo de explicación antes de liberarla de su abrazo.

    ─ Levi-senpai, yo… ─la chica se sentía en una nube con las mejillas completamente rojas. Había recibido el botón dorado con el que muchas (y muchos) soñaban, como una muestra de que sus sentimientos habían sido correspondidos, que tenía ganas de gritarlo por toda la escuela─. No se preocupe, Levi-senpai, voy a atesorarlo cerca de mi corazón, se lo juro… ─dijo con la voz entrecortada soltando una lagrimitas de felicidad.

    ─ Será mejor que no llores ahora o arruinarás tu maquillaje ─por lo que el Ackerman no dudó en enjugarlas con suavidad utilizando su pañuelo para después entregárselo, y, recomponiendo el rostro serio, se separó de ella a una distancia más natural─. Ya es hora de irnos o se nos hará tarde para el ensayo final… todavía tengo que repasar todo ese show y es una verdadera molestia escuchar a Hange y su sonsonete ─ resopló con exasperación dirigiendo sus pasos hacia el colegio.

    ─ Mucha suerte, senpai, estaré apoyándole desde el auditorio ─respondió ella terminando de secar sus lágrimas, guardando el pañuelo doblado y el botón en el bolsillo interior de su chaqueta─. ¡Ya le hablo más tarde! ─adicionó y tomó otro camino para dar un rodeo, así no llegarían juntos y nadie sospecharía nada.


    Así, un cuarto de hora más tarde, mientras daban los toques finales al ensayo del discurso de despedida, Hange le preguntó a Levi:


    ─ Oye, Levi, ¿dónde está el botón dorado de tu chaqueta? No me digas que sí se lo diste a Eren Jaeger… ─abriendo desmesuradamente los ojos con gesto de admiración.

    ─ Deja de molestarme con tus ideas absurdas, nerd… el botón lo perdí y como se me hacía tarde decidí dejar la chaqueta así ─fue la brusca respuesta del aludido mirándola como si tuviera ganas de matarla e intentó alejarse de su acoso, cosa que era un poco imposible dado que estaban sentados en orden para la ceremonia.

    ─ Mmm… eso suena muy conveniente para ti ─observó la muchacha antes de soltar una risotada burlona, aunque tuvo la decencia de taparse la boca ya que sintió la mirada del profesor Erwin sobre ellos─. Vas a desilusionar a todas y todos tus admiradores, chiquitín.

    ─ Oh, ¿por qué no mejor te callas? ─le espetó Levi guardándose una palabrota.


    Y Mike Zacharius, uno de sus más cercanos compañeros, sólo se encogió de hombros con resignación ya que era muy usual el que sus amigos quisieran matarse cada dos por tres. Ni hablar, sin duda iba a extrañar esas peleas en la universidad.





    Nota final: esta parodia de SnK es bastante divertida y podemos ver a los personajes de forma exagerada y alocada sin que pierdan del todo su esencia. Y ya que Isayama me mató a Petra y es casi seguro que Levi muera (spoiler, sorry) pues me gusta imaginar que en este mundo alterno ambos tienen la oportunidad de ser una parejita, aunque en realidad no tienen mucha interacción entre ellos más allá de su cercanía por el club. Pero bueno, para dar rienda suelta a nuestra imaginación sirven los fics, así que ojalá les haya gustado. Sin más me despido y volveré a escribir cuando la inspiración y el tiempo me lo permitan otra vez.
     
Cargando...
Similar Threads - deseado (Shingeki Chūgakkō)
  1. Amane
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    861
  2. Ruki V
    Respuestas:
    6
    Vistas:
    3,856

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso