One-shot El Asesino Enmascarado [Hotline Miami]

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Luncheon Ticket, 27 Mayo 2020.

  1.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket THE BE(a)ST

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    558
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    El Asesino Enmascarado [Hotline Miami]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1585
    Ya han pasado casi ocho años desde que jugara este videojuego, espero que la memoria no me falle ahora que quiero relatar una "semblanza" de su trama.






    El saxofón de un jazz agradable resonaba de fondo, dotando al lugar de una ambientación distendida, lo idóneo para pasar un buen rato entre amigos. O más bien, entre camaradas que formaban parte de un mismo negocio en general. El sitio demostraba las cualidades de un asentamiento VIP: contaba con cómodos sofás de cuero negro, música a elección gracias a una potente rocola, una alfombra que se extendía a lo largo y ancho del suelo, un pequeño bar con una considerable cantidad de botellas, paquetes de tabaco, y hasta una mesa de billar.
    Cuatro hombres permanecían sentados alrededor de una mesa de altura media, en cuya superficie había algunas revistas de interés general, ceniceros y vasos de cristal. Ninguno de ellos parecía tener la moral de una persona de bien; por el contrario, se dedicaban a labores de carácter ilícito. Mejor dicho, eran profesionales que respondían ante personas que obtenían beneficios mediante la estafa, hurto, lavado de dinero, homicidio y prácticas afines. Habían presenciado y protagonizado más de una situación repudiable, bajo el amparo del anonimato.

    Sus trajes blancos no exhibían la misma pulcritud de sus almas. Acaso usaban prendas de ese color únicamente por formalidad, para demostrar la opulencia y la pomposidad estética que sus corazones no poseían; contaminados desde ya hace bastante tiempo, y de manera irreversible. Llevaban anillos y cadenas de oro, lo que también les otorgaba un status considerable entre sus pares. Cada uno relataba animadamente a los otros los pormenores de sus hazañas, adornando las palabras con un matiz sensacionalista. No había nada emocionante en matar a un hombre maniatado a una silla, solo porque no pudo cumplir con el plazo para el pago de una deuda a un prestamista.
    Tampoco eso de mostrar las diferentes cicatrices del cuerpo, fueran ocasionadas por una mera pelea de bar o por un encuentro con alguien que nada más trataba de defenderse frente a un atraco o ataque premeditado. Así iban pasando la noche aquellos “caballeros”, entre el licor y el intoxicante humo de sus cigarrillos. A veces recreaban sus ojos ante las bondades del cuerpo de alguna señorita que oficiara de camarera, ya sea por su vestimenta ceñida o por lo innegable de sus atributos. El atractivo que presentaban unos pechos voluptuosos o unas piernas bien contorneadas los atraía como las abejas a la miel.

    Evidentemente, el clima se desarrollaba como tantas noches. Al menos hasta la llegada de Dewey, un matón novato que nunca se perdía esas reuniones. Tampoco acostumbraba venir tan tarde. Era obvio que se traía algo entre manos. Su cara tenía la expresión de quien se había enterado de algo novedoso, ya sea un secreto o un rumor interesante, y que no diría nada a menos que se lo preguntaran primero; pero que a fin de cuentas estaba entusiasmado por compartirlo con alguien más, y si era con más de uno, pues mejor.

    —Vamos Dewey, suéltalo de una vez —comentó Louie, mientras oteaba la manera en que su compinche se sentaba sobre el sofá—. Te conozco muy bien. A juzgar por esa sonrisa cómplice, te mueres por contarnos algo.

    Tom sorbió un poco de whisky, expectante. Huey acercó su cigarro a un cenicero para deshacerse de las cenizas. Jerry, en tanto, alzó la vista para desprenderla de unas páginas que estaba hojeando en ese momento, dispuesto a enterarse de qué iba todo aquello. Dewey, semejante a una vieja chismosa a quien le requerían cotillear sobre un asunto desconocido, sonrió encantado. Acto seguido, destapó una botella de ron y se sirvió un poco para ir bebiendo durante la sesión.

    —El “Asesino Enmascarado”, ¿les suena ese alias? —los demás se miraban entre ellos, para constatar si había una respuesta afirmativa. No era el caso—. Bien, se los diré ahora mismo. Se trata de una historia que últimamente circula mucho entre los bares y discotecas de mala fe. Consiste en un individuo que lleva a cabo matanzas durante la noche. Entra a un lugar, no hace preguntas ni declaraciones, asesina a todos los presentes y luego se marcha como si nada. Nunca, pero nunca deja a nadie con vida. Todo aquel que lo vea termina por hacer un viaje sin escalas hacia la tumba. Ya ha hecho varias ejecuciones de esa índole y, como resultado, la policía está desorientada. No saben si su móvil se da por venganza, por ajuste de cuentas o si es un “Jack el Destripador” moderno.

    El narrador tomó una pausa para beber el contenido de su vaso. Ya se podían apreciar las miradas escépticas, las sonrisas en tono burlón y los gestos de decepción. Un rumor como ese carecía de veracidad. Nunca habían oído noticias de genocidios tan violentos ni sobre una mafia o grupo delictivo que operara de esa forma. Era un hecho que al pobre Dewey le habían metido un “cuento del tío”, un relato irreal inventado quién sabe por qué mente desbordante, cuya finalidad tan solo era la de sorprender a quienes la escuchaban. Por su ingenuidad, Dewey se lo había zampado con todo y servilletas. El muchacho siguió con lo suyo.

    —Su paradero o el objetivo donde dará su siguiente golpe siempre son un misterio. También por qué lo hace o para quién trabaja. Nadie lo sabe. Pero sí que parece ser un profesional excesivamente sádico. Todas sus víctimas presentan señales de haber sido rematadas de forma brutal, sin excepciones. No solo las liquida con armas de fuego, también emplea armas blancas y diversos elementos. Hasta mata con sus propias manos. Solo se sabe que, para resguardar su identidad, porta una máscara muy peculiar. Usa la de un animal, y ésta casi nunca es la misma. Va utilizando diferentes motivos, dependiendo de la ocasión.

    —¡Al demonio con tus historias, Dewey! —Huey dejó escapar una buena cantidad de humo por los orificios de su nariz—. No me creo ni una palabra de lo que dices.

    —Solo eres un idiota, colega —añadió Jerry, arrojando la revista sobre la mesa con un aire de disconformidad—. Ese rumor tiene cabos sueltos por todas partes. Si esa persona nunca deja a nadie con vida, ¿cómo es que se sabe que una de sus señas particulares es la de llevar una máscara de animal?

    —Que no miento, amigos —alegó Dewey—. Si se sabe ese detalle, es porque ya hubo testigos que lo han visto cerca de donde se dan los homicidios. Que haya aparecido alguien así en varias ocasiones durante esos hechos no puede ser una casualidad.

    —¡Bah! —vociferó Louie—. No sé ni para qué te pedí que nos relataras esto. Puras fábulas para niños, no es muy distinto a lo que se dice del “Hombre de la Bolsa” —entonces se puso de pie—. Me voy al baño, muchachos. Ya vuelvo.

    Dicho y hecho, Louie caminó hasta llegar al fondo de un corredor, después de doblar por un pasillo. Entró al cuarto de baño y se paró frente al inodoro. Bajó la cremallera de su pantalón de vestir, meneando negativamente la cabeza. Ese estúpido de Dewey y sus ideas, no tenía la suficiente trayectoria a cuestas para compartir mejores anécdotas, después de todo. No faltaba mucho para cumplir con sus necesidades fisiológicas, cuando oyó de súbito el sonido de unos disparos, los gritos desesperados de dolor de sus compañeros de andanzas y el impacto de unos cristales al romperse.
    “Carajo, ¿qué es lo que están haciendo esos imbéciles ahora?”, pensó. Subió de nuevo su cremallera y se ajustó bien el cinturón. Cuando salió al corredor, el sonido había cesado. Sintió unos pasos. Se parapetó detrás de una máquina expendedora para ver quién se acercaba. Y no daba crédito a lo que estaba presenciando. Era un tipo de estatura mediana. Vestía una chaqueta universitaria blanco y negro, un pantalón de mezclilla azul y unos Converse All Star rojos. Su atuendo estaba manchado de sangre. Y, por si fuera poco, llevaba una máscara de lo que parecía ser un gallo.

    —Esto tiene que ser una broma. Una puta broma —murmuró, extrayendo un arma de su cintura.

    Caminó hacia donde se había dirigido aquel individuo, con la esperanza de sorprenderlo por la espalda. Siguió el rastro de la sangre de sus pisadas, silenciosamente. Pero antes de divisar por una esquina, se percató de que alguien estaba detrás de él. Se dio la vuelta y no pudo evitar gritar fuertemente por el susto. Los ojos, el pico y la cresta de un ave estaban delante de él. Disparó un par de veces, pero las balas fueron desviadas muy eficazmente. La contraofensiva consistió en unos contundentes golpes de parte de un bate de béisbol, aturdiéndolo inmediatamente.
    En medio de toda esa maraña frenética, se dio cuenta de que Dewey decía la verdad. Tal vez él no sobreviviría para contarlo. Maldijo al hombre de la máscara, maldijo su suerte y maldijo su vida, llena de malas decisiones. Quizás lo único que podría agradecer era el morir luchando, sin caer en el vergonzoso error de ser un cobarde. Un último golpe le rompió la sien, y se quedó inmóvil en el suelo. Un charco de sangre surgió de entre su cuero cabelludo, como si de esa manera se le escapase la vida lentamente. Desde ese instante ya no llegó a escuchar los pasos que se alejaban de la escena, siempre impasibles. Siempre desconocidos.
    Siempre impunes.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
    • Ganador Ganador x 2
  2.  
    Rider

    Rider One of a Kind

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,355
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Oh,mi amigo,HOTLINE MAIMI! ¿Por que todos los fanfics que leo de videojuegos son de obras maestras que no he podido probar por mi cuenta? ¿Por qué?
    Este juego yo recién lo vi allá por el 2013,y sencillamente me enamoro,su música,colores,su violencia,era espectacular tan siquiera de mirar,supongo que es mi maldición de casi no poder probar juegos indie hasta años después.

    El escrito,cómo siempre camarada Ticket,es una obra excelsa que desprende cálida por los cuatro costados,no creo ni que haga falta que se lo diga,pese a que no este muy enterado de la historia del juego la verdad es que este escrito desprende una vibra de acción y drama de increíble manera,de hecho me tomé el atrevimiento de poner de fondo la canción "Hydrogen" mientras leía esto,y por Dios,el ambiente Maimi Vice aún se respira en el aire;y me encanta.De verdad que el escrito hace que me den unas ganas brutales de "ser ese maldito desgraciado de la mascara"

    Un maravilloso trabajo que me alegra tener el gusto de leer Ticket: 10/10 cómo siempre. ¡Un saludo!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  3.  
    Its

    Its Adicto

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Julio 2005
    Mensajes:
    1,564
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Si te digo la verdad pensaba que Dewey era el asesino enmascarado y por eso sabía tantos detalles del temible asesino.

    No conozco el videojuego pero he disfrutado la lectura igualmente. La descripción de la ambientación es muy buena, es fácil sumergirte en ese ambiente de alcohol, tabaco, juego y mafias. La introducción de los personajes, su manera de exagerar las anécdotas, ese guiño a sus conversaciones sin necesidad de diálogos... me ha parecido brillante. Quizás me he perdido un poco entre tanto nombre o no he sido capaz de ponerles cara pero ha quedado en segundo plano, todo se centraba en Dewey, sus interlocutores mafiosos y el asesino. Me ha gustado esa efusividad relatando la historia en contraste con las reacciones de los compañeros, tachándolo de estúpido por creérselo. Ese corte de ir al baño, para encontrarse después con una situación sangrienta y un final aún peor ha sido brutal. Me he sentido como en una película con cambios de escena.

    Aplaudo el uso del lenguaje tan rico que has usado a lo largo del relato. La narración es excelente y la historia muy entretenida, con un final emocionante. Muchas gracias por compartirlo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket THE BE(a)ST

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    558
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¿Qué tal, compa "Raiden"? Es un gusto que te pasaras por aquí.
    Así que descubriste este título en 2013, ¿eh? Entonces no llegaste tan tarde al baile, que digamos. Será por unos cuantos meses, nada más.
    Una curiosidad respecto al escrito, ya que sacaste el tema a colación: quise ambientar este fic con la música del juego en SoundCloud, incrustando el tema; pero la plataforma me bajaba las canciones por los derechos de autor, lástima (ahí estaba ya el buen YouTube para consolarme). "Hydrogen" es una muy buena pista (en realidad pocos son los juegos cuyo OST por entero está tan genial), antes pensé en "Paris", "Horse Steppin", "Deep Cover", "Crystals"... hasta decantarme por "Silver Lights".
    Se siente bien ver que este trabajo también te ha gustado mucho, clara señal de que estoy haciendo las cosas como se debe (todavía).
    Un saludo, camarada. Nunca dudes en seguir pasándote por aquí.
    :D!

    Encantado de recibir su comentario, señorita "It's".
    Aquí le obsequio una muestra "cinematográfica" de lo que acaba de leer:

    Notará que me basé un poco en esta secuencia audiovisual a la hora de redactar la historia.
    En cuanto a los nombres, sí, me he pasado con la cantidad de personajes, por lo que entiendo que pueda generar cierta confusión. Y eso que al principio iban a ser más.
    Otra curiosidad: si examina bien los apelativos de cada mafioso, notará que son una referencia a ciertos personajes animados, tres patos sobrinos de un tal Donald, y un gato y un ratón muy populares, jeje.
    Me pareció interesante su observación en cuanto a que Dewey podría haber sido el auténtico "Asesino Enmascarado"... hubiera sido una vuelta de tuerca muy ingeniosa también.
    En fin, me alegra que haya disfrutado de esto que es el fruto que mi imaginación puede dar. Estaría de más decir que siempre es bienvenida, al igual que "Raiden", a dar sus pareceres sobre mis escritos.
    Hasta la próxima.
    C:!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    wasabi

    wasabi Flamer Comentarista empedernido

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Abril 2011
    Mensajes:
    2,235
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Pobre Dewey, si solo se hubiera decidido a llegar un poco más tarde para contar el chisme, hubiera sido testigo y no víctima del asesino enmascarado. :c Me encanta el ambiente que transmites y más de Hotline Miami con todos esos elementos hermosos como los colores y la tremenda violencia.

    Me encantó tu fic, las descripciones de los matones y el ambiente en el que se desenvuelven. Sin duda es una lástima que hayan tenido un final tan atroz, aún tenían mucho para dar y hacer... Pero como dice Louie, mejor morir así que vivir como un cobarde. También fue tremendo imaginar que se hayan arrepentido de sus acciones, porque de alguna manera fue todo lo que hicieron en su vida.

    ¿Quién era el asesino enmascarado? Tantas dudas quedan en el aire, una leyenda que deja caos a su paso y no tiene rival ni en esos lugares de mala muerte.

    ¡Ojalá escribas más de Hotline Miami! Saludos c;
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso