El asedio (eluveitie)

Tema en 'Relatos' iniciado por Cygnus, 11 Diciembre 2014.

  1.  
    Cygnus

    Cygnus Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    28 Abril 2011
    Mensajes:
    4,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    El asedio (eluveitie)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2299
    El siguiente One-shot es épico y está inspirado en dos canciones de Eluveitie. Mi inspiración vino de la primera, aunque la temática está mucho mejor abordada en la segunda, que dejaré al final.



    Con la pequeña diferencia de que, mientras que la canción habla de la batalla de Avaricum, yo narro la siguiente, que fue la de Alesia, parecida a la anterior pero más importante. Los galos simplemente terminaron refugiándose en la ciudad más próxima.
    Para detallar esta otra escena, valdría también ver el video que dejo al final, titulado Alesia.

    El fic es histórico, por tanto hay poco que corra a mi imaginación. Sería un aliciente que los incentive a investigar por su cuenta.
    Derechos reservados a Eluveitie por la canción; el video es mío, yo lo he subtitulado.


    ____________


    Hambrientos de poder y sedientos de sangre, más que de alimento y agua, ellos se revolvían entre sus propias barreras artificiales. Los nuestros los contemplaron desde el refugio con rotundo desdén, una mezcla de satisfacción, preocupación y ansias. No eran muchos.

    Pero aquéllos eran organizados y esforzados. Trabajaban con más dureza que sus propios esclavos, levantando la empalizada y fortificando sus intenciones. Nuestros hombres sólo podían limitarse a mirar: estaban quedando atrapados dentro de su propia ciudad.


    La muralla de madera que aquellos hombres de rojo realizaban era rotunda: circulaba todo el exterior de nuestra ciudadela. Sin duda, estaban bien curtidos en las técnicas militares. Nadie podía creer la hazaña que estaban realizando: no se habían tenido noticias de un asedio tan increíble en toda la historia. Poco a poco, las sonrisas de los nuestros fueron desvaneciéndose; se transformaron finalmente en muecas de horror. Los romanos estaban cumpliendo con su cometido.


    Encaramados en las murallas de piedra, los galos observaron a los romanos levantar la fortaleza de madera sin precedentes que encerraba a Alesia en un gran círculo. Pretendían dejarlos sin escapatoria. Nuestros hombres previamente habían quemado toda la tierra aledaña, fértil y rica en alimentos primos, para que los enemigos al asediar sólo encontraran cenizas y destrucción y tuvieran que retirarse por el hambre y la necesidad de descansar.


    Pero el comandante hostil no pretendía cejar en su empeño. Tenía atrapados en Alesia, el último refugio, a los galos. Éstos se habían escurrido hasta la ciudadela, escapando de las feroces espadas gladii de los romanos. Eran tan pocos a comparación de los nuestros, y sin embargo su fiero azote estaba tornando los ánimos de los guerreros en un miedo trepidante e intenso. Ahora, resguardados en Alesia, sólo esperaban el momento decisivo: ¿sería que podrían expulsar para siempre a aquellos romanos invasores de la Galia, o ellos vencerían y nos los someterían como esclavos, como basura?


    Y ahí se encontraban: cien mil galos que habitaban la ciudad de Alesia, albergando a otros cuarenta mil guerreros recién llegados de los campos de batalla, que huían del enemigo. Sí, ahí estaban: mirando desde las inmensas murallas de Alesia cómo una pequeña porción de Roma, apenas diez legiones, los rodeaba para dejarlos sin escapatoria.


    Julio César no pretendía luchar cuerpo a cuerpo. Sus soldados eran capaces, pero no pretendía tener bajas significativas en su ejército. Su técnica fue mucho más cruel como inteligente: ¿los galos se refugiaban en su fortificación? ¿Sí? ¡Pues que se acaben sus provisiones, que mueran de hambre, que nadie dejaría escapar ni uno solo de esos bárbaros!

    Trabajando como obreros, como esclavos, con el ímpetu bravío y la moral por los cielos, los legionarios levantaron dos tremendos muros de tablas y palos alrededor de Alesia y de sí mismos: uno al frente, rodeando la gran ciudad, otro detrás de ellos, para protegerse de los refuerzos galos que podrían llegar. Ahí los miraban: se habían encerrado a sí mismos, entre púas, torres de vigilancia y arqueros apostados cada diez pasos.


    ¡Oh, quién dijera que la gloria de los galos, su honor, sus convicciones, estaban casi a punto de ser condenadas! ¿Es que acaso los romanos pondrían fin a sus rebeliones? ¿Es que debían ser sumisos de nuevo, como viles perros, ante los atacantes?


    . . .


    La desesperación invadía poco a poco los espíritus animosos de nuestros bravos guerreros. Un mes atrapados, con las provisiones de grano terminadas hacía poco, los pobladores de Alesia se retorcían de hambre. Algunos, con su honor quebrado, comenzaron a ver con ansias de saciar su necesidad de alimento a los cuerpos de los muertos, a los ancianos, a los enfermos... ¡comerse a sus mismos compañeros! Deliraban aquellos, estaban proclives al descenso a la locura, pero rendirse, ¡eso jamás!


    Las tentativas de paz habían fallado. Los romanos no iban a retirarse. ¡Querian ver muertos a los nuestros! ¡Ni un paso atrás darían ahora que habían llegado tan lejos, que los habían acorralado!


    Transcurría un día, y otro, y otro más. Aquellos estómagos exigían la comida que no les era otorgada, porque se terminaba a velocidades preocupantes. Alesia no estaba destinada a ser el refugio improvisado de miles de guerreros.


    Finalmente hubieron de tomar la cruel decisión crucial. La ignominia se nos viene al rostro al recordarlo, y la sangre hierve en nuestros cuerpos. Pero la Historia es fría al repetir los sucesos llenos de vergüenza.

    Vercingétorix, nuestro líder, expulsó de la ciudad a mujeres, a niños, a ancianos, a enfermos. A las familias inocentes. Sus propias familias. Las pobres mujeres galas, con sus niños en la mano, hubieron de salir a morir de las puertas de Alesia. La comida no alcanzaba para ellos. Salieron a la muerte, a la desesperación, al inframundo en nuestra tierra. Una fila casi interminable de bocas que ya no podían ser alimentadas por el escaso trigo que quedaba en la ciudad, el cual sería sólo destinado a los guerreros que aguantaban.

    Las puertas de Alesia se cerraron tras los civiles que quedaron desamparados, a su propia suerte en tierra de nadie, entre la inmensa muralla de su ciudad que ahora les daba la espalda, y la empalizada enemiga, a la que se dirigieron.

    Clemencia pidieron los nuestros a los romanos. Una multitud llorosa, expectante, acongojada, desesperada de mujeres y niños arrodillados frente al asentamiento rival, gritando piedad. Lanzados a la tierra y las cenizas, con lágrimas agrias y ardientes. Pedían comida. Pedían un sorbo de agua para los niños. Lo pedían por los pequeños. Lo pedían por los dioses, lo pedían por consideración y humanidad.


    César los miró, luego agitó la mano con desdén. No iba a recibir al enemigo. Dejaría que aquellas, nuestras familias, perecieran de hambre.

    Los gritos de terror arreciaron, las peticiones de clemencia se elevaron al aire. Cientos de rostros pálidos, demacrados, de las pobres madres que llevaban a sus hijos en los brazos o de la mano, algunos desfallecidos por la debilidad, cuyas voces no serían escuchadas jamás.

    Morirían. Pero era necesario.


    Despuntaba una nueva alba y una pila de cuerpos de los civiles, inmóviles por la inanición, se encontraba rebotando los rayos del sol sobre el campo. Nuestra gente, a nuestra gente los romanos se la llevaron. ¡Por ello han de pagar!



    Un día, al horizonte, entre los bosques frondosos rebosantes de aves libres, brotó de pronto una bandada de jinetes a todo galope en dirección a Alesia. Eran una cantidad desorbitante, una inmensidad de lanzas y espadas largas, de cascos y crines al aire, que no vacilaban, hacían temblar la tierra con su galope y con todo empeño trataban de alcanzar el sitio del asedio.

    Parecía que Galia entera sonreía. Incluso los dioses. ¡Eran nuestros aliados, y les cuadruplicaban en número a los legionarios enemigos!


    Sabrán los dioses cómo habrá tomado la noticia César. Probablemente haya tenido el miedo que le faltó en todo el mes del asedio. Pero la espera estaba llegando a su fin. ¡Era el momento de nuestros refugiados para atacar, para derrumbar sus muros endebles, para acometer y masacrar a esos malditos!


    Los enemigos se resistieron con ímpetu. Apostrados en sus torres de vigilancia y encaramados sobre la empalizada que improvisaron muy efectivamente para el asedio, les desataron una tormenta de flechas a nuestros aliados. Uno tras otro caían ensartados por jabalinas y flechas, o descalabrados por las piedras que incluso lanzaban. Las catapultas romanas cumplían su función con disciplina, lanzándoles incendiarios, haciendo arder la hierba, los árboles y a nuestros guerreros. La decepción veía la luz en los rostros de los galos atrapados en la fortaleza, quienes observaban cómo caían cadáveres deslizándose de lomos de los caballos que impetuosamente intentaban ganar el espacio desde el bosque al lugar del asedio.
    Para cuando los aliados llegaron, su número se había diezmado y la moral los abandonaba. Aún quedaba la parte complicada: tenían que saltar el muro de palos que los romanos habían levantado en torno a ellos, y aquella tarea no era en lo absoluto sencilla. Los que saltaban a escalar eran bienvenidos con certeras flechas punzantes en sus cabezas.


    ¡Era momento de atacar, por la gloria gala, no había que esperar más! ¡La sangre celta hervía en los nuestros!

    Desbocados, con el ideal de libertad y la furia resonando en sus corazones, los galos que quedaban resguardados salieron al ataque para intentar franquear las líneas enemigas del lado contrario. De este modo, los invasores tenían un ataque mutuo, por dentro y por fuera. ¡Ah, conocerían el poderío de las armas arvernas, la fuerza de sus brazos, el ímpetu de sus corazones!


    Fueron bravos en su lucha, fueron nobles y dignos en su honor, cayendo uno a uno por Galia. Sus esfuerzos lograron derrumbar paulatinamente las murallas de madera romanas, y adentrarse en sus campamentos. Aún así, el enemigo mantuvo en raya a los nuestros, obligándolos a ceder el paso. Eran torpes a distancia, con pocos arqueros capaces, pero bastante diestros en el combate cuerpo a cuerpo, y ni la enorme corpulencia que destacaban los arvernos lograba aplastar la resistencia.

    Hubo de durar dos noches aquella batalla, tiempo suficiente como para que los galos, de los que restaban en pie solamente la mitad, hicieran flaquear uno de los puntos débiles de la empalizada y pretendieran entrar como liebres a la guarnición romana. ¡Los que asediaban se habían convertido de pronto en los asediados! ¡Así de grandiosa fue aquella batalla!

    Alegría les daba a nuestros hombres ver la desesperación impresa en el rostro de uno de los generales romanos, que no podía contener la entrada invasiva gala al campamento, haciéndoles frente como le era posible. Enviaba éste más y más refuerzos al área debilitada, concentrándose casi toda la magnitud de sus tropas en ese pequeño resquicio, y uno a uno aquellos hombres de rojo eran aniquilados, ultimados con todo el poderío y la valentía que los galos ostentaban.

    ¡Parecía la gran esperanza! Gozaron, seguramente, nuestros bravos defensores de Alesia, al mando del siempre ilustre Vercingétorix, del rayo de luz que se abría paso en la batalla, Roma parecía caer. ¡Pero la confianza siempre es traidora!

    Nadie podía esperarse que el gran general romano tenía un as bajo la manga. ¡Mandar cohortes a atacar por la retaguardia, tomando por sorpresa a nuestros guerreros tribales! Nuevamente los galos parecían atrapados en lo que suponían dos tremendos muros rojos: el campamento romano que atacaban y las hileras romanas que aparecían por detrás de ellos.


    La mirada del comandante Labenio (quien dirigía el área débil), desesperanzada, así como las de sus hombres tremendamente agotados por el combate, brilló de nuevo al ver los refuerzos llegar por detrás. ¡Aquellos romanos desmoralizados, aterrados por no poder contener en esa porción de terreno a los galos, se volvieron a llenar de fuerzas, recobraron energías, sus malditos pechos volvieron a resonar con gritos de guerra, al ver en lo alto de su majestuoso caballo, ondeando su enorme capa roja, al mismísimo Julio César blandiendo su espada contra nuestros hombres!

    Repartiendo mandobles con su enorme gladius, montado en su blanco corcel, el enemigo estratega demostraba así su ausencia de temor por enfrentarse en medio de las filas como un soldado más. Y nuestros rivales, esos impuros invasores renacieron, se llenaron nuevamente de coraje y de valor, y acometieron con el doble de ímpetu contra nuestros desguarnecidos guerreros, los últimos en combate.

    Las rodillas sin vida golpeaban la tierra y hacían rebotar sus cuerpos yertos, las cabezas rodaban, los gritos hacían eco en el cielo y volvían. ¡Oh, destino infortunado el de Alesia, el de Avárico, el de los arvernos, el de la Galia entera!



    Con los dioses cenarían aquella noche cien mil valientes, dignos de la tierra que los vio nacer, y que ahora los soportaba inertes, sobre la hierba teñida de rojo y la tierra revolcada por la violencia.

    Roncos, cansados, hinchando sus pechos, con las espadas rojas en alto, los enemigos gritaban victoria mientras pisaban los cadáveres frescos de nuestros compatriotas. Algunos pocos huían, y los enemigos, demasiado cansados, no hicieron esfuerzo alguno por perseguirlos.

    No huyó el siempre glorioso Vercingétorix. Viéndose solo, depuso sus armas, plantándose ante César. No humillado, sólo vencido. Lanzó su espada, su escudo, su armadura a los pies del enemigo, y se puso a su disposición voluntariamente como sólo un valeroso galo digno de llamarse así podría hacer: un galo prefiere la vida entera de esclavitud antes que la muerte honorable, pues para que nuestros dioses puedan ser adorados, es necesario que nos conservemos vivos, así llevemos una vida de penurias.



    Así caía Alesia, la última resistencia gala, el suspiro de nuestra independencia. Así éramos aplastados por cáligas romanas, así nos azotaba el fiero látigo de la opresión. Galia no volvería a soñar, por lo menos pronto, por un futuro de libertad. Presos y esclavos de nuestros enemigos, que invadieron nuestras sagradas tierras, que ultrajaron a las nuestras, que asesinaron fríamente a estos pueblos. Alesia la valiente, se convertía en Alesia la tumba. Y la siempre gloriosa Galia, una provincia romana más.


    ____

    Gracias.

     
    Última edición: 11 Diciembre 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Misuzu

    Misuzu Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2012
    Mensajes:
    1,244
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    El césped fue tan verde, como siempre lo era...

    Estoy oxidada, así que lo siento, Cyg xD

    Debo decir que me ha gustado mucho. Como te iba diciendo, al no saber el final se me iba haciendo más emocionante D: investigué un poco y con eso cerré con broche de oro. Me dijiste que no transmitiste todo como quisiste, pero para mí quedó de maravilla y satisfactorio para el lector, utilizaste palabras que hasta tuve que buscar en el diccionario xD bastante adecuadas, un léxico ameno.

    Pues llega esa desesperación, esa frustración de los galos y toda Galia, su esperanza perdida... De verdad me sentí mal xd sobre todo cuando Vercingétorix por baja y necesidad sufrieron esa ignominia al entregar a la muerte las mujeres y niños /:

    Y cómo no, los crueles y viles que fueron los romanos, pero sobre todo su líder Julio César, un hombre que fue muy ingenioso, triunfador, impetuoso pero necesariamente ruin para ganar, ¿no?; siempre me parecerá increíble que a pesar que los galos eran mucho más en cantidad y tenían ese plan desde el principio, los romanos tuvieran uno más estratégico, el asedio fue una táctica militar nunca (bueno, una así como esa) antes vista como me contaste, por ello el título, un asedio que apenas y pudieron pasar su límite el refuerzo de galos que cayó :c

    Ahí no se puede decir que no intentaron mucho, ¡porque dieron todo lo que podían! Alesia la valiente, se convertía en Alesia la tumba. Y la siempre gloriosa Galia, una provincia romana más.

    Y qué más te puedo decir, sabes que me gusta mucho Eluveitie D: sabemos que este lindo grupo se basa 'en la cultura de la antigua Helvecia de la Galia' y encaja perfectamente, la inspiración es más que notable por lo que es un song-fic muy bien desarrollado :D Aprendí, como quería, sobre la historia y música al mismo tiempo, de una forma para nada forzada. Así que gracias por este song-fic, Cyg, de verdad te quedó fenomenal.

    Me avisas cuando escribas algo así de nuevo, aunque yo me tarde en leerlo y comentarlo, lo haré xD

    PD: ya, devuélveme mi corona.
     
    Última edición: 7 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Cygnus

    Cygnus Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    28 Abril 2011
    Mensajes:
    4,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gracias, Misu. Como ya sabrás quizá, soy un súper-aficionado a la cultura romana, y no podía perder oportunidad de hacer un songfic de Eluveitie que narrara uno de los pasajes más gloriosos de dicha nación.
    Para ser franco me gustaría dedicar mi tiempo a un proyecto serio sobre Historia romana, empleando la literatura convencional en vez de las posiblemente aburridas biografías y ensayos pomposos. Éste fue mi pequeñísimo empiezo :3
    Sentí que no transmití porque me quedó la sensación de que resultó denso... y encima de todo, que algunas cosas fueron difíciles de redactar si no era objetivamente y con datos. Y como no quería hacer un análisis histórico (¿quién iba a querer leerlo aquí?) darle volumen estilístico me costó trabajo, no quedé muy complacido pero bueno, es algo.

    Sobre las pobres familias, sí :c Me imagino a una hilera de civiles, familias saliendo de Alesia para toparse cara a cara con el enemigo, y suplicar de rodillas que los acogieran así fuera como esclavos... cosa que por supuesto los romanos no iban a hacer por ninguna razón (su alimento también escaseaba). Así que... podríamos decir que fue ruin, pero a la vez él velaba por sus hombres, no iba a salvar al enemigo a costa de que éstos murieran. Por eso se puede ver desde ambas perspectivas c:

    Cuidado, no dije que fue el primero en realizar asedios (Alejandro Magno, 300 años antes, ya realizaba algunas maniobras espectaculares). Sólo que específicamente ese doble amurallamiento de Alesia fue único en su género, así como otras que llevó a cabo durante sus campañas (escuchaste la canción Uxellodunon, de Eluveitie también? En Uxeloduno, César hizo desviar el cauce de un río para matar de sed a sus enemigos encerrados en su propia ciudad).

    Gracias por haber leído :3 Quizá publique más relatos históricos sobre Roma y sus contemporáneos, pero no creo que aquí, sino en mi blog personal xD Ya puedes ponerte tu otro ava (?
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso