Long-fic de Inuyasha - El Último [Sesshômaru x Kagome]

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Artemisa, 25 Marzo 2011.

Cargando...
  1.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Me gusto mucho la continuación de tu historia, no te preocupes por lo tarde, siempre y cuando sea un buen capítulo, ahora Kagome será la maestra de Sesshomaru en el mundo moderno, pobre Kagome yo también estaría totalmente nerviosa después de toda esa situación, hay algo que no me quedó muy claro, te lo remarco:
    • al youkai: el demonio mantenía una fachada estoica (al youkai; el demonio mantenía una fachada estoica)
    En fin espero el próximo capítulo. Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Artemisa

    Artemisa Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    12 Marzo 2008
    Mensajes:
    888
    Pluma de
    Escritora
    Bueno, es que utilicé dos puntos a manera descriptiva de la siguiente oración. Gracias por tus observaciones. Cualquier otra cosa, házmelo saber : )
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Fernandha

    Fernandha Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,169
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por invitarmte querida Miss :3

    Me gustó la continuación y, mucho más, la idea de que Sesshomaru se adentrara en el bolso de Kagome, me pregunto que encontró (?) xD una chica guarda muchas cosas en esos bolsos ¿no? (?) LOL

    Esperaré la continuación.


    Adiós y buen día tengas tú.

    At: Fer-chan :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    katica

    katica Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2008
    Mensajes:
    67
    Hola, alfin libertad!!
    menos mal lograron salir de ese museo pronto ahora si se va a colocar mas interesante el fic. Llevara de regreso a Sesshomaru a Japon? Se quedara con el?.
    Me imagino que se debe sentir muy desorientado por ese nuevo mundo en el k esta, pero para eso esta Kagome -sensei jejeje.
    Gracias por avisarme de la conti y espero que la proxima sea un poco mas larga ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Cami Chan

    Cami Chan Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Marzo 2011
    Mensajes:
    304
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola!

    Me encantó, fascinó, y todo lo bueno que termine en "ó". De verdad me encanta este fic. Disfruto cada capítulo, pero siempre se me hacen cortos. Me dejas con ganas de seguir leyendo jeje. ¿Cuando comenzará la parte romántica? Aww :3 Ya quiero que empiece todo eso. Por ahora no puedo esperar para ver cómo Sesshomaru tratará de adaptarse a la época actual. Hay una cosa que me chocó, porque no me había detenido a pensarlo así:

    Cuesta asimilar a la época actual como la época de el gran youkai Sesshomaru. Creo que será muy divertido leer lo que viene y lo esperaré con ansias. Gracias por el aviso, y nos vemos a la que sigue.

    Saludos!

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Ghea Kurai

    Ghea Kurai Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    17 Febrero 2011
    Mensajes:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Ah...:eek:
    Mmmm... pero Kagome no esta debil? bueno en el relato de este capitulo no me parece que este fisicamente afectada... sera la adrenalina? jeje...

    Yo quiero el bolso de Kagome con todo el contenido... :rolleyes: Sesshoumaru en verdad ha de estar muy impactado con todo lo sucedido para hacer a un lado su orgullo tantas veces en ese corto tiempo
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Milmel

    Milmel Con un sueño en el pecho que pronto florecerá

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Mayo 2011
    Mensajes:
    303
    Pluma de
    Escritora
    El capitulo te quedo increible, me gusta mucho como va avanzando la historia....
    ahora falta ver como se iran desarrollando ambos a lo largo del corto tiempo que le queda a Kagome en ese pais... y luego que haran???
    como se lo llevara de vuelta a sus tierras... aunque con el paso de los siglos... dudo mucho que ya queden algo de ellas como tales.... y que tal si su castillo se convirtio en base de los militares? noooo
    que loooooco
    grax por la historia, suerte con todo!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Artemisa

    Artemisa Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    12 Marzo 2008
    Mensajes:
    888
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El Último [Sesshômaru x Kagome]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1765
    Oh, my God! El capítulo diez, me emociono. Y no se preocupen, sí voy a terminar este fanfic. Creo que es el mejor que he escrito, no sé. Bueno, también me gustaba mucho el de Meeting On a Kingdom, pero a la gente dejó de interesarle después de un año de no subir, así que cuando intenté continuarlo, ya no valía la pena.

    CAPÍTULO DIEZ: SIN DISCRECIONES

    Kagome hizo todo lo que estaba en su poder para parecer tranquila y relajada ante el inmenso mar de rostros que estaba encontrándose a esa hora en la ciudad. Se sentía terrible. No haber visto la luz del día por tanto tiempo le había hecho doler la cabeza. No se había bañado y se sentía sumamanete sucia. Debo verme terrible, pensó la joven.

    Tras un camino que la torturó mentalmente, llegó al lugar donde estaba quedándose. En serio, dicha caminata la había hecho sentir como un asesino en serie escapando de la policía. Suspiró. Cerró la puerta y se acomodó en el sillón, cerrando los ojos.

    Pronto recordó a Sesshômaru, aún metido en su bolso. Apenada, abrió su bolsa deseperadamente, hasta que una esfera luminosa salió de ella, posicionándosele en frente, después tomando el verdadero aspecto del youkai. Este último se tomó su tiempo para mirar de un lado a otro. Aunque su rostro permanecía igual que siempre, la chica pudo notar en sus ojos lo impactado que estaba con el ambiente a su alrededor.

    — Se siente extraño volver a ser libre. Pensé que moriría ahí.
    — Era una posibilidad.
    — Bueno, ¡afortunadamente no! —Respiró aliviada. Si ella experimentaba extrañeza, no quería saer como se sentía él.

    El demonio tomó asiento en el sillón, al cual le lanzó una mirada fulminante cuando este lo sumergió. Siguió observando. Sin duda todo eso estaba causándole un gran impacto por dentro.
    Kagome se incorporó y le ofreció un vaso de agua, al mismo tiempo que ella sostenía otro.

    — ¿Sabes? Tú y algo moderno son imágenes que aún no puedo juntar en mi cabeza.
    — Hn.
    — Bueno, este es el plan de hoy: voy a bañarme y luego puedes seguir tú. Después te quedarás aquí mientras yo voy a comprar algo para comer. ¿Entendido?
    — ¿Estás ordenándomelo, humana?

    Ella supo que era mejor que no se sintiera debajo del rango antes de que algo sucediese con su pésimo carácter.

    — Oh, no. Sólo que no creo que debas salir, ya sabes... Hasta que encontremos como disimular tu apariencia. Digamos que los youkais ya no son "tan comunes" aquí.
    — Hn.
    — Muy bien —dicho esto, dejó su vaso vacío en la mesa de la pequeña sala y se dirigió al baño.

    Sesshômaru oyó el agua correr de repente y se preguntó de dónde venía. Había tantas cosas extrañas en ese lugar, pero decidió no tocarlas, debido a que las desconocía totalmente. Repentinamente, se le vino a la cabeza que si ella estaba bañándose, él podría hacerlo al mismo tiempo, ¿o no? Sólo debía encontrar la fuente del brote del agua y se asearía a distancia de ella. Definitivamente no tenía idea de que el agua de las regaderas era escasa comparada con la de los manantiales, y que el espacio para bañarse era muy escaso.

    Decidió confiar en su oído y escuchar detenidamente el líquido correr antes de avanzar.

    Por su parte, la joven disfrutaba del baño como nunca lo había hecho. Incluso había comenzado a tararear. Ah, tenía que pensar cómo justificar sus ausencias para sus prácticas de Biología. ¿Qué diría? Lo más lógico sería un justificante médico... Pero sin una receta firmada por un docente de la medicina, ¿cómo lo haría? Necesitaba pensar, pero por el momento le dio prioridad a relajarse y despejarse.

    Su voz dejó de tararear cuando oyó la puerta del baño abrirse. Se alarmó ligeramente. ¿Era Sesshômaru? El tiempo pareció querer darle pistas cuando oyó acero pegar levemente con el piso de mármol. No queriendo perder tiempo para detener lo que fuese que estuviera sucediendo, corrió las cortinas de la regadera y asomó su cabeza.
    Sesshômaru estaba quitándose la armadura.

    — ¡Hey!

    El demonio levantó una ceja y la miró.

    — ¿Qué te pasa? Ya casi acabo, ¿no puedes esperar un poco más?
    — ¿Para qué esperar? —Respondió él, como si hablase de lo más natural.
    — ¿De qué hablas? No puedes bañarte conmigo...
    — No quiero bañarme contigo.
    — ¿Entonces? No hay dos regaderas aquí, así que espera tu turno, ¿está bien? —Bufó ella.
    — La entrada es pequeña, pero debe haber más espacio adentro —dedujo él.
    De pronto, el youkai se aproximó y ella dudaba qué diablos le pasaba por la cabeza. Antes de que él pudiese meter manos en la cortina, ella le sujetó la muñeca.
    — Oye, hablo en serio —su tono de voz adquirió el carácter de lo que estaba diciendo—. No es por hacerte mal, pero, de verdad, no hay suficiente espacio aquí.
    — Hn.

    Él se limitó a mirarla, para luego darse la media vuelta y recoger lo poco que se había quitado de su armadura. En pocos segundos, Kagome pudo respirar ante el hecho de que nuevamente era sólo ella en el baño. Procedió a terminar de asearse y cerró la llave, se sentía divina; había estado tan sucia antes que ahora se sentía casi una diosa. Suspiró.

    — Hn. Tu aspecto no es tan malo ahora —escuchó una voz en tono barítono una vez que hubo salido.
    — Será mejor que te ahorres tus comentarios.

    El demonio la ignoró y avanzó al lugar de donde ella provenía, sin pensarlo dos veces. La que sí lo pensó dos veces fue ella, ya que se le vino a la mente un pequeño detalle. Bah, qué le importaba. Después lo pensó mejor, sería peor si no hacía nada al respecto. Así que se apresuró a alcanzarlo. Se detuvo al ver que la puerta estaba cerrada, así que golpeó un par de veces.

    — ¿Puedo pasar?
    — Puedes.

    Ella así lo hizo, peru su boca cayó por los suelos cuando se dio cuenta de que Sesshômaru no traía nada encima. ¿Que no tenía vergüenza? Su cara se llenó de sangre y sus ojos se siniteron desorbitar, mientras adoptaba una expresión que separecía mucho al susto.

    — ¿Qué quieres?
    — ¡Ponte algo! —Reaccionó y se cubrió los ojos.
    — ¿Por qué habría de?
    Ella pareció hiperventilar, intentando explicarle las razones lógicas. Pero tuvo que calmarse porque él parecía no entender.
    — Olvídalo —le musitó entre dientes, evitando verlo. Se acercó a la regadera—. Vine porque pensé que necesitarías ayuda para ajustar el agua.
    — El agua no es ajustable, humana.
    — Bueno, hablo de la temperatura. Mira, ven —le hizo una señal para que se acercara y, nuevamente, intentó no verlo—. Estas son llaves. Esta es la que controla el agua fría... Esta controla el agua caliente. Lo único que tienes que hacer es girarlas a la izquierda, así... ¿Entiendes? Y depende de a qué temperatura la quieras, es la que giras más... ¿Okay?

    Como era usual en una persona como él, la chica no obtuvo respuesta. Más bien, esperó unos segundos y se retiró. Lo más prudente hubiese sido ver su expresión y buscar obvio entendimiento en ella, pero era tal su intención de no volver a verlo desnudo, que consideró mejor confiar en la inteligencia de Sesshômaru.

    Una vez más en la pequeña sala, se sirvió más agua, le dio un par de sorbos y se recargó contra el sillón. Cerró los ojos. Estaba a punto de entrar en un sueño sumamente calmado, cuando oyó que alguien tocaba la puerta. Demonios, pensó. Se levantó, dando pasos torpes, y abrió. No debería ser una sorpresa, pero aún así no esperaba verlo.

    — ¡Hig... Kagome! —Se sintió abrazada por dos brazos delgados y suspiró: era Houjo. Oh, cielos, debió haberse preocupado bastante el pobre—. ¿Dónde estabas? Estos días te busqué por todas partes y no aparecías. Le dije al guardia de aquí afuera que me llamara si te veía y le di mi teléfono... Y hoy llamó. ¡Te ves cansada!
    — Oh. Muchas gracias por preocuparte por mí, Kino. Me... Sentía mal y tuve que ir al hospital. Pero estoy bien, no es nada.
    — ¡Ay, no! Ya te volvieron las enfermedades. No me digas que tienes deficiencias cardiacas, porque conozco una hierba que...
    — ¡No! Eh, no. Estoy bien.

    De pronto, se escucharon pasos acercándose a donde ella estaba. Kagome tragó saliva y sus pensamientos sólo albergaron pánico. Vio a Houjo, a quien la boca se le caería en cualquier momento... Siguió la mirada de su mejor amigo y maldijo internamente cuando vio a cierto youkai sin ropa. Es decir, realmente él no poseía pudor alguno, ¿o qué? Se cubrió la cara con las manos, pues no se le ocurría algo mejor qué hacer.

    — Humana, el líquido para lavarse el cabello no funciona para la cara —sus ojos dorados resaltaban por lo rojo que se encontraba el resto del globo ocular.
    — ¡Claro que no! Por favor, cúbrete —su voz sonó rendida—. Kino, perdona esto, de verdad —no podía estar más roja y avergonzada—. Él es...
    — No importa quien sea, Higurashi —dijo con una voz grave y seria—. Qué bueno que estés bien.

    Dicho lo anterior, Kino Houjo salió de la habitación de hotel, cerrando la puerta en el acto.

    Kagome suspiró, pero no aliviada, sino mortificada... ¿Qué pensaría su amigo al ver a un demonio desnudo en su habitación? Mañana intentaría hablar con él en su práctica de Biología, por el momento, se ocuparía de comer y pensar qué hacer con su "reliquia".
     
    • Me gusta Me gusta x 31
  9.  
    andi-chan

    andi-chan Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    8 Abril 2011
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    gracias por avisarme me encanto el capitulo sobre todo cuando aparecio desnudo delante de hojo y la pobre kagome ahi en medio de los dos es que no tiene verguenza o que?pon la conti pronto y avisame

    bye,bessos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    katica

    katica Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2008
    Mensajes:
    67
    Hola Miss Love
    Gracias por avisarme de la conti, estaba que me moria de la ansiedad jejee
    como siempre fantastico, me gusta mucho que conservas la personalidad de los personajes: la frialdad e indiferencia de sesshomaru y la amabilidad e inocencia de kagome.
    El trabajo de kagome va a ser duro si kiere k sess entienda como funciona el mundo actual jeje. Pero como ira a ser sess para aparentar ser humano?, bueno eso no lo diras pronto jejeje, sigue asi escribes muy bn
    Espero la conti!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    cristty

    cristty Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Julio 2008
    Mensajes:
    49
    Oww... Muchas gracias por el aviso!
    Me encanto esta ultima parte... Jajaja que en ella pongas uno de los "pequeños" problemas que enfrentara kagome ahora con Sesshomaru en su casa... Siii!!! Que envidia me da...
    Es agradable el hecho de que no cambies mucho la personalidad de los personajes, eso hace que me encante mas.
    Bueno, esperare tu continuacion...
    Muchos besos de mi parte!!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Lamento pasarme tan tarde, pero ayer tenía examen y obviamente tardé estudiando, en fin volvamos a mis comentario, verdaderamente me ha encantado, pobre Sesshomaru ahora el es un inexperto en esa época, ahora deberá seguir las ordenes de Kagome, aunque no quiera, en cuanto a la historia que mencionaste anteriormente yo lo estaba leyendo, pero ya nunca vi la continuación, que gran casualidad que tú eras la que lo estaba realizando, espero el próximo. Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    jenzell

    jenzell My__Written

    Cáncer
    Miembro desde:
    19 Febrero 2011
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritora
    Me encanto el capi si estuvo muy lindo y gracias por avisarme.
    Sesshomaru es único no tiene vergüenza de andar por ahí en el departamento sin ropa y el pobre de Houjo a saber que pensó.
    esperare la conti. si puedes avisarme te lo agradecería .

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Abyss

    Abyss Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    7 Enero 2011
    Mensajes:
    312
    Pluma de
    Escritora
    me alegraste el diaa! este capitulo fue grandioso xDDDD lo que YOOOO daria por ver a Sesshomaru SIN ROPA!! :Q asdfgsdfggssdfgfdsdfg xDDDD bueno sacando las morbosidades de mi cabeza :B estuvo grandioso como siempre!! hoy por primera vez termine de ver Inuyasha Kanketsu Hen y sentí un vacío en mi interior pero tu FF definitivamente me ha devuelto el alivio :D espero que pronto subas el siguiente x_____X o morireee de curiosidad!! jeje pobre Houjo e.e pero el tiene que darse cuenta que si Kagome NO le hizo caso antes NO le va a hacer caso ahora xD y menos con un Sesshomaru desnudo en su casa *---* (Maldita suertuda >.>) en fin hasta aquí llegue xD Bye bye nyaa~!
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  15.  
    Thithalia

    Thithalia Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    29 Mayo 2010
    Mensajes:
    294
    Pluma de
    Escritora
    Ta gueno gueno (traducción bueno bueno!! xD) ese hombre no tiene pudor:eek: :confused: pobre hojo cuando hace un movimiento se encuentra con... con tremendo hombre en la habitación de kagome, que por cierto había desaparecido por unos días. se habrá imaginado que estuvo con sesshoumaru?

    Gracias por avisarme de la continuacion, no pude comentar antes pues no tenia mucho tiempo con esto de los estudios:mad: jejejeje esta muy interesante así que espero lo continúes escribiendo..:oops:
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    liisseth

    liisseth Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    21 Noviembre 2010
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    Hola! Soy nueva en tu fic (: ME ENCANTA tu historia :D Que dificil debio ser para Sesshomaru ver como exterminaron a los de su especie.
    No me esperaba que estuviera en una cueva encerrado y que Tessaiga se dejara manipular por él. o.O Kagome que suerte tiene porque:
    - Encontro al ultimo youkai del mundo
    -Es muy guapo *¬* y sexy...
    Pobre Houjo, el amor de su vida esta con un "hombre" (y que hombre) desnudo en su cuarto. Jajajaja Pense que Kagome le habia dicho tambien para que era lo del shampoo xD. Espero la conti con ansias. Esta chica dice:

    -Cambio y Fuera
    ¬ |•‡•_|[°o.Liizeeth--Annahhi.o°]|_•‡•|¬?

    Toda pregunta tiene respuesta. Búscala y la encontrarás
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  17.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,087
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola! Jajajajaja! New Lector!!! Me ha encantado tu historia, me tiene flechada!!!Por dios demasiado buena, ese Sesshomaru, pewro es qu eno tiene nada de que avergonzarse, pobre Houjo, tan colgado como está por Kagome, y esa situación se puede malentender!!! Espero de verdad con ansias el próximo capítulo!!! Un beeeeeso!! Y avísame seguro!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Artemisa

    Artemisa Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    12 Marzo 2008
    Mensajes:
    888
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El Último [Sesshômaru x Kagome]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1939
    Finalmente, mis impacientes lectores, el capítulo once. ¡Ojalá les guste! Se los escribo con todo mi cariño. Les recuerdo que si sus comentarios no aportan nada al fanfic, o se comentan ciertos puntos, se eliminarán por ser spam. Por favor, traten de hacer comentarios con aportaciones, críticas y demás... Los aprecio mucho y no me gustan que sean eliminados, pues me encanta saber lo que piensan.


    CAPÍTULO ONCE: MALAS NOTICIAS

    La chica suspiró. Era de mañana.

    El día anterior había sido poco conveniente con Houjo, dándose el incidente. Después de la partida de su mejor amigo, Kagome no tuvo más que sentarse a relajarse e ignorar a quien estaba junto a ella, por lo que el youkai percibió que debía de arreglárselas solo en el baño... Terminó enjuagándose abundantemente sus irritados ojos y pasándose el champú por todo el cuerpo —aunque no fuese lo más correcto—, ya que no tenía idea de que había jabón en barra al lado de la regadera.

    Ella, por su parte, había ido al supermercado a comprar alimento mientras él se aseaba. Pronto había estado de vuelta con frutas, verduras, pedazos de carne al estilo *roast beef... Había pensado en comprar sólo pollo, pero pensó en Sesshômaru y decidió darle gusto en su primera comida en tanto tiempo.

    Y aunque él no lo admitise como a cualquiera le gustaría, Kagome había podido ver cómo sus ojos parecían iluminarse al probar la carne. No está tan mal como lo esperaba, fue las palabras que había recibido de su ahora compañero de cuarto. No le quedó más que pensar que, para ser él, podría tratarse de aprobación.

    En fin, ella había terminado por cederle su cama para evitar discusiones... Quedándose en el reducido sofá. Despertó esa mañana, con dolor de cabeza y aún cansada de su anterior "aventura". Se levantó, se dio un baño y escogió su ropa: se puso unos pantalones rectos y blacos, una blusa color verde de mangas largas y zapatos negros. Trató de ser silenciosa, intentó salir sin despertar a la criatura que ahora vivía con ella, pero...

    — ¿A dónde vas? —Se oyó desde la alcoba.
    — Bueno, yo... A lo que vine aquí a Inglaterra. O sea... Una práctica que forma parte de mi carrera.
    — ¿Cómo dices?
    — Mira, te explicaré todo más tarde, ¿sí? Tengo que ir. Regreso en unas horas —le dijo, nerviosa, mientras buscaba las llaves del cuarto—. Ehm, te voy a pedir de favor que no hagas mucho ruido... Tiene que parecer como si no hubiera nadie, ¿okay? Es que si tocan y tú les abres... ¡Eso es otra cosa! No le abras a nadie, por mucho que te lo ruegue. Si te descubren, estamos fritos...
    — ¿Fritos?
    — ¡Quiero decir que será algo muy malo! Hay más carne de la que comimos ayer en el refrigerador —señaló el aparato mencionado—... Adiós.


    Y salió como bala del cuarto del hotel. Ya iba atrasada por casi diez minutos, así que decidió tomar un autobús. Cerró los ojos por un momento y dio un respiro cortado. El día anterior Houjo se había enfadado con ella por ver a Sesshômaru en su cuarto... ¿Cómo iba a explicarle que el youkai no tenía vergüenza? Aunque era posible que Kino se hubiese enojado tanto que ni siquiera había notado que era una criatura sobrenatural. El autobús se detuvo de pronto y Kagome reconoció la multitud que representaba a sus compañeros. Inmediatamente bajó.

    — ¡Kagome! ¿Dónde habías estado? —Le preguntó la maestra, evidentemente mortificada por su larga e inanunciada ausencia.
    — Lo siento mucho, señorita Nagashita... Es una larga historia, pero —apretó los ojos, cerrándolos, tratando de inventar una buena excusa—... Sólo le diré que me desmayé en la calle. Me sentía muy mal... Tardé unas horas en despertar y... Una señora me había llevado a su casa.
    — ¿Tantos días permaneciste ahí?
    — Lo que pasa es que... No podía levantarme, y cuando pude, me costó trabajo caminar bien y...
    — Deberías ir al hospital.
    — ¡Sí, sí! Eso me dijo la señora... Pero ya me siento bien, por eso vine. Si me siento mal, ¡le prometo que voy!
    — Oh, Kagome... No te creería ni una palabra de lo que dijiste, pero considerando tus antecedentes médicos en la secundaria, casi todo me parece posible tratándose de ti —la chica le agradeció internamente a su abuelo, quien había sido el responsable de hacer pensar a todo el mundo que ella estaba muy enferma, mientras salvaba a la época feudal al lado de Inuyasha. Ah, Inuyasha.
    — Eh... Gracias, gracias por comprender.


    Después, todos se sentaron en el pasto en el que se encontraban de pie. Su maestra empezó a repasar la quinta lección sobre Ecología que habían tenido el día anterior... Y a Kagome le parecía que esta vez, a diferencia de la secundaria, se sumergía en los temas fácilmente y comprendía mejor. Cuando llegó la hora de tomar muestras de las plantas que sus compañeros plantaron hacía unos días, su profesora le indicó que buscara alguien que compartiera su pedazo de flora con ella. La chica movió los ojos una y mil veces tratando de buscar a su mejor amigo, pues así aprovecharía para disculparse e inventar algo... Pero Houjo no aparecía por ningún lado, así que terminó juntándose con una compañera que si bien no era muy su amiga, le caía bastante bien.

    Mientras tanto, cierto demonio de mucha antigüedad se encontraba más aburrido que nunca. ¿Qué había que hacer en esa época? Lo poco que había visto no había sido para nada de su agrado. ¿La humana le enseñaría, lo guiaría? Detestaba admitir que la necesitaba, que dependía de ella para adaptarse al mundo actual.

    Refunfuñaba, cuando se oyó que tocaban la puerta. Sesshômaru era una persona prudente y controlada, así que se limitó a ignorar el sonido y mirar al vacío. Sin embargo, los sonidos, lejos de cesar, aumentaron cada vez más en volumen y frecuencia. Teniendo un oído tan agudo y sensible, el youkai comenzaba a desesperarse y pensó en amenazar de muerte a quien estuviera al otro lado de la puerta. Afortunadamente, su control dominó una vez más, respiró lentamente y voló hasta la puerta. Pudo ver que un pequeño orificio estaba casi en el centro, era el lente para ver hacia el exterior, comúnmente usado antes de abrirle a alguien. Se asomó y le pareció conocer a la persona. Otro golpe a la puerta, otro golpe a sus oídos. Se decidió a abrir. Si algo salía mal, siempre podría matar, ¿no era así?

    Así lo hizo, y una figura decidida entró velozmente en el cuarto.

    — ¡Tú! —La determinación desapareció cuando la voz de Kino Houjo tembló—. ¿Qué... Qué estabas haciendo ayer en el cuarto de Higurashi?... ¿Quién eres para Kagome?.... Eh, ¿por qué estabas desnudo? —Esta última pregunta llena de incredulidad.

    Sesshômaru quedó perplejo ante un humano que le hacía tantas preguntas. Lo cierto es que ahora su apariencia lucía mucho más normal, pues no llevaba su convencional atuendo completo. Su armadura había quedado en un lado, sólo traía el atuendo básico de un kimono masculino.

    — Bien. Yo vivo aquí ahora; no soy nada de esa niña, solamente quiero usarla... Y desconocía cómo funcionaba el aparato de aseo personal.

    Con dichas respuestas, Kino no tuvo más que interpretar que el hombre tan extraño que tenía delante estaba aprovechándose de su mejor amiga y amor platónico.

    — ¡Qui... Quiero que sepas que... No voy a dejar que la uses de esa manera! Ella es una persona con mucho valor y...
    — A ella no le molesta que la use.
    — ¡Eso no puede ser! Yo... Hablaré con ella y la convenceré de que te deje... ¡Eres una mala persona! —Dijo titubeando, pero su furia le permitió decir las cosas, aunque el sujeto en frente le pareciese intimidante.
    — Vete, niño.
    — ¡No me iré! No hasta que Kagome me escuche.


    Sesshômaru levantó una ceja, empujó al chico fuera del cuarto y le azotó la puerta en las narices. Se había fastidiado de pelear con "mocosos insignificantes"... De todas maneras debía de irse. Al momento en el que se percató de que Houjo seguía ahí —gracias al sonido que producían sus agitadas respiraciones—, no tuvo más que decirle que si no se iba, podía arrepentirse de haber permanecido ahí. El chico era valiente, mas no tonto. Comprendía que su rival parecía tener mucha más condición física y optó por irse.

    Algunas horas más tarde, la chica pelinegra volvía agotada de su práctica. Ciertamente, no se había recuperado aún de lo que había pasado en el museo. Necesitaba descansar, dormir y ratos de paz. ¿Pero era eso posible teniendo al hermano de Inuyasha ahí cerca?
    Pronto llegó al hotel y utilizó sus llaves para entrar a la habitación. Él se encontraba sentado en el sillón, haciendo simplemente nada.

    — Hola, Sesshômaru. Parece que todo está en paz aquí, ¿verdad?
    — Lo está.
    — ¿Sucedió algo?
    — No —le respondió, tajante.
    — Hm, está bien. ¿Tienes hambre?
    — No.
    — Bien... Entonces podemos ver la televisión un rato, me servirá para descansar.


    Él se limitó a mirarla con extrañeza, y la joven captó que no la comprendía. Sonriendo con un poco de resignación, tomó el control remoto y encendió el famoso aparato. Se sentó al lado de él, mientras cambiaba los canales despreocupadamente. En uno de esos, se vieron imágenes del The Science Museum, lo que captó su atención. Sesshômaru se percató de que el ritmo cardiaco de ella se había acelerado.

    "... Se desconoce el motivo por el cual las cámaras de seguridad del museo han sido destruídas. Al principio la policía sospechó de robo, pero todos los objetos se encuentran en su respectivo lugar; dando como conclusión que nada fue robado. Han encontrado huellas digitales en dichos equipos de grabación, muestras que se analizarán para encontrar al culpable de violar la entrada al museo. Esperemos que pronto podamos cerrar este caso y averiguar el porqué de este hecho".

    La joven se cubrió la cara con las manos y empezó a sollozar. ¡La descubrirían! Había pensado en borrar la imagen, ¡pero la identificarían con el ADN!

    Lo cierto era que independientemente si a Sesshômaru le importaba ella o no, le incomodaba tenerla llorando.

    — ¿Qué te pasa? —Le preguntó en un tono tosco, sin tacto.
    — Ya oíste. Van a analizar las cámaras... Las destruímos, pero... Dejamos pedazos de piel que pueden detectarnos.
    — Debieron ser minúsculos, puesto que no los detecté.
    — Sí —las lágrimas salían lentamente, pero ella respiraba agitada.
    — Es ridículo que nos descubran por tal cosa.
    — En esta época es posible... Hay una sustancia en nuestro cuerpo, se llema ácido desoxirribunucléico... —No paraba de llorar—. Y... Es único en cada persona... No hay dos iguales.


    Por primera vez desde que era un niño... No tenía una respuesta. Todo lo que desconocía de la actualidad estaba abrumándolo demasiado. Tanto, que nunca había sentido cómo algo se apretujaba en su corazón. No era algo emocional, era dolor físico y no había duda de ello. Pero decidió ignorarlo y en su lugar observar a Kagome, que trataba de tranquilizarse sin mucho éxito.
     
    • Me gusta Me gusta x 29
    • Adorable Adorable x 1
  19.  
    Abyss

    Abyss Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    7 Enero 2011
    Mensajes:
    312
    Pluma de
    Escritora
    D: Ojalá no la descubran! No creo que descubran a Sesshomaru porque no hay ni huellas de él... ¿Pero Kagome? :( En fin! Me alegraste la noche ;3 jaja Me encanta tu narrativa *---* más que nada porque eres de las pocas personas que describen cosas como la ropa y tratan de no abusar con los diálogos... No encontré ninguna falla ni mucho menos alguna falta de ortografía (¿O será que sólo estaba emocionada y no me fijé?) xDDD Ahora a reunir paciencia por la continuación... ¡Que la diosa de la inspiración te guíe! xD ok no jaja arigato hermosa... bye bye ;3
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  20.  
    liisseth

    liisseth Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    21 Noviembre 2010
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    Hola! Gracias por avisarme(: O.O Hojou si que es valiente como para quedarse en el mismo departamento con Sesshomaru. Pobre Kagome, tiene demasiados problemas: Primero debe de ponerse al día con las practicas, tiene a un antiguo demonio de mas de 500 años metido en su departamento y luego el problema del museo... En realidad no me esperaba que fuera tan distraída como para olvidarse de las huellas digitales aunque Abyss tiene razón no creo que tenga problemas con Sesshomaru pero Kagome... uh! Dudo que se libre de esa. Esperare la conti con ansias :D Esta chica dice:

    -Cambio y Fuera
    ¬ |•‡•_|[°o.Liizeeth--Annahhi.o°]|_•‡•|¬?



    Toda pregunta tiene respuesta. Búscala y la encontrarás
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso