One-shot - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por kirara92, 2 Septiembre 2007.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    kirara92

    kirara92 Guest

    Título:
    - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    6697
    - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    Siendo Egoísta ella se fue para no volver, siendo egoísta él la fue a buscar para aclarar las cosas.

    Bueno, hace mucho tiempo que vengo trabajando en esto y hoy al fin lo termine ^^
    Me salió bastante largo, no es lo que acostumbro a hacer pero bueno. Sin más, espero que les guste y ansio sus comentarios!




    Y no olviden darme su opinion!




    Egoísmo

    Observó de reojo a su alrededor. Era hora de decir adiós. Ya estaba cansada de aquella situación y no podía seguir viviendo así. No tenía porque seguir viviendo así. La perla estaba completa, Naraku estaba muerto, Shippou se había ido a entrenar a una aldea cercana y Sango comenzaba a superar la pérdida de su hermano menor. Ya no quedaba nada que hacer en aquella época. Si su amor no era correspondido, no tenía sentido quedarse más tiempo allí. Solo debía irse a su tiempo y tratar de reconstruir su vida. Todo terminaría, pronto terminaría. Sabía que no sería fácil y que algunas personas se pondrían tristes, pero las decisiones estaban tomas y las despedidas hechas. A veces se debía ser un poco egoísta.
    -Hasta nunca, Sengoku Jidai-dijo Kagome y soltó una leve risita mientras se quebraba por dentro. Solo quedaba sonreír, con llorar no conseguiría nada. Sonriendo al menos conseguía que los demás no se amargaran. Después de todo, el mundo seguiría girando aunque ella se fuera.
    * * *​
    -Ya volví… ¿Sango y Kagome?-preguntó Inuyasha al entrar en la cabaña
    -No lo sé, deben de haber ido a dar una vuelta-dijo Miroku tomando su té.
    -Que raro…ya es tarde y hace frío-dijo Inuyasha
    -Supongo que querrán hablar de cosas ‘privadas’-dijo el ojiazul
    -Si…tal vez…-dijo el ambarino
    -Bueno, que tal si comemos y que luego ellas cenen al volver? Ya saben que pueden pasar horas hablando-dijo Kaede
    -Si, claro-dijo Miroku
    * * * ​
    -¡Maldición!¡¿Porqué ahora?!-dijo Sango entre lágrimas lanzando su Hirakotsu y derribando algunos demonios
    Había salido a buscar algunos monstruos con que luchar, pero tal vez exageró al crear aquel humo para atraerlos. Ahora un ejército de demonios se preparaba para atacarla. Aunque era mejor así, necesitaba distraerse.
    -¡¿Por qué?! ¿Por qué ahora que Naraku esta muerto, la perla esta completa y de verdad pensaba que podría salir adelante? Maldición, Kagome! Que egoísta eres!-gritó la exterminadora.
    En ese momento se detuvo de golpe. No, Kagome no era egoísta. No sería justo llamarla así por una acción, cuando se había sacrificado por los demás en tantas ocasiones. Era la tristeza, la cólera y el miedo la que la impulsaba a decir esas cosas.
    -Perdóname…amiga-dijo Sango reanudando la pelea. Kirara estaba a su lado, ella también necesitaba distraerse.
    * * *​
    Bastante tarde en la madrugada alguien entró en la cabaña. Todo estaba a oscuras pero eso no fue problema para buscar un lugar junto a su novio.
    -¿Y Kagome?-preguntó Inuyasha
    -Se fue a su época-dijo Sango y se acomodó junto a Miroku
    ¿A su época? ¿Y sin avisarle? Ahora si estaba enojado. Cuando volviera charlaría con ella seriamente. Por que claro, él no iría a buscarla esta vez. Sabía que pelearían, pero era mejor pelear en el Sengoku que en el futuro, ya que al menos ella ya estaba allí y no perdería el tiempo. ¿Aunque tiempo para que? Si la perla estaba completa y bajo la jurisdicción de Kagome.
    -“Ella nunca se va sin decirme…”-pensó Inuyasha enfadado. Era verdad que esa mañana habían discutido, pero no era justificación para irse.
    * * *​
    -Supongo que para estos momentos los muchachos ya le debieron haber dicho a Inuyasha…me preguntó como habrá reaccionado? Bueno, ya no importa. Solo me alegro de haber entablado una amistad con él antes de irme, por lo menos le quedó un lindo recuerdo de mi. Espero que los demás sepan perdonarme, ya no podía seguir así, estaba viviendo con la falsedad. Así que Inuyasha, Adiós…amigo…-dijo Kagome para si misma, sonriendo por fuera pero queriendo gritar por dentro. Si, estaba lastimada, pero no quebrada.
    * * * ​
    -Maldición!-dijo Inuyasha como por quinta vez.
    Hacía una semana que Kagome se había ido y aún no volvía! Pero él no daba vuelta atrás con su orgullo, definitivamente no iría por ella esta vez.
    -Cuando volverá esa niña!-dijo Inuyasha
    -Ah! Cierto! Lo siento, Inuyasha, olvide decirte. Kagome no volverá-dijo Sango. Miroku levantó la mirada
    -De que hablas, Sango?-dijo Inuyasha
    -De que Kagome no volverá. La perla ya esta completa, así que ya no tenía obligación de quedarse. Dijo que ella no pertenecía aquí, y que solo molestaba así que se fue a su época, donde la perla estaría más segura. Ah! Y también dijo algo de que no vayas a buscarla o algo así-dijo Sango fríamente
    -Keh! ¿Por qué habría de hacer algo así? Por mi que se vaya donde quiera-dijo Inuyasha aunque por dentro estaba impactado-voy a dar un vuelta-salió de la cabaña.
    -Fuiste muy dura con él-dijo Miroku
    -Él fue muy duro con Kagome-se excusó Sango
    * * *​
    Cuando llegó a un lugar pacifico se sentó a la sombra de un árbol y respiró profundo. Al fin un día de tranquilidad, en el que no tendría que preocuparse por proteger a alguien, ni asegurarse que ese aroma estuviera cerca y no estuviera mezclado con el olor a sangre, y más importante no tener que preocuparse por sus instintos. Kagome era hermosa y curvilínea, él era un hombre con instintos de bestia. Pero por más preciosa y tentadora que fuera, seguía siendo una niña! Una torpe y tonta niña. Aunque admitía que había cambiado desde la primera vez que la vio, habían pasado 3 años. Pero eso no cambiaba las cosas. Y un problema de ser un hanyou, era de que en su interior un youkai y un humano lo cuestionaban. Era como tener una doble conciencia, una mala y otra buena. Su lado humano aportaba lo moral, le decía que no podía ni si quiera tocar a Kagome, que reprimiera el deseo, porque era una niña y él siendo tan bruto podría lastimarla. Pero su lado youkai aportaba los instintos, le decía que Kagome era su hembra. Su niña. Y que debía reclamarla como se debía. Y mientras el youkai decía “Mía. Mía. Mía. Mía.” el humano decía “Es una niña. Solo una niña.” Aunque claro, su lado humano decía esas cosas pero era responsable de que en ocasiones sintiera esos arrebatos tan característicos de la raza humana. Jamás sabría cuando fue que empezó a sentir esas cosas, pero desde entonces cada noche de luna nueva se sentía dudoso y se alejaba de Kagome, anhelando que fuera ella quien se acercara. Y tenía un especial cuidado de no transformarse en youkai, temeroso de que en ese estado terminara violándola.
    -¡Kusô!-dijo Inuyasha-“Se suponía que si Kagome se iba todo estos malditos dilemas desaparecerían! Quiero que estos pensamientos me dejen en paz!”
    No recordaba cuando empezó, pero si recordaba el primer roce importante
    *Flash Back*​
    -Hola a todos!-dijo Kagome cuando llegó
    -Srta Kagome, es bueno tenerla de regreso-dijo Miroku
    -Kagome! Al fin llegas! Ahora podremos ir a festejar el Año nuevo a la aldea de Kaede!-dijo Shippou
    -Vamos, entonces-dijo Sango
    -Srta Kagome, se ve hermosa en esta noche-dijo Miroku observando el vestido verde pastel que se acomodaba a las curvas de Kagome
    -gracias ^^-dijo la azabache-ah, hola Inuyasha
    -Hola-respondió el hanyou
    Cuando llegaron a la aldea vieron la enorme fiesta. Algunos bailaban al compás de la música, otros comenzaba a ponerse ebrios. En un momento de la fiesta Kirara se perdió, y Sango y Miroku fueron a buscarla mientras Shippou, Inuyasha y Kagome se quedaban por si regresaba.
    -Shippou que t…oh, ya se durmió-dijo Kagome tomando al Kitsune en brazos y colocándolo en un futón lo dejo dormir.
    -¿Ya se durmió el mocoso?-preguntó Inuyasha
    -Si, pero seguro querrá que lo despierte para el hatsu-hinode-dijo Kagome arropando al pequeño
    -No entiendo que tiene de especial ver la primera salida del sol-dijo Inuyasha
    -Tradición, representa el año naciente-dijo Kagome-vamos afuera o lo despertaremos
    Cuando salieron vieron la fiesta
    -Keh! Como puede dormir con todo ese ruido-dijo Inuyasha.
    -Esa es la ventaja de ser un niño…-dijo Kagome
    En eso, una aldeana pasó con unos cuantos vasos
    -¡Feliz año nuevo!-dijo la chica y dándole un vaso a Kagome se fue
    -Gra…cias…-dijo Kagome pero sin darle mucha importancia se tomó el contenido del vaso
    -¡Tonta! ¡Eso tiene alcohol!-dijo Inuyasha
    -¡Que rico! ¡Quiero más!-dijo Kagome y se perdió entre la multitud
    -¡Kagome! ¡Espera! Maldición…la última vez que tomó alcohol me dijo tantas veces “Osuwari” que aun debe estar el agujero en el piso, y esa vez solo fue un vaso!-dijo Inuyasha y salió tras la chica
    Cuando la encontró le arrebató el sake de las manos
    -No hagas eso!-dijo Kagome con tono ebrio-es el último que queda!
    -¿Ah si? Pues mira lo que hago-dijo Inuyasha y lanzó la bebida
    -Mou, eres malo!-dijo Kagome-En ocasiones así yo suelo decirte una palabra…pero no me acuerdo cual…
    -Uf…-dijo Inuyasha
    -Bueno, no importa, pero por tirar mi sake…-dijo Kagome y le quitó su espada
    -Oye! ¡Dámela!-exigió Inuyasha
    -Atrápame!-dijo Kagome y se fue corriendo
    -Ashh! Quien me manda a cuidar a una niña ebria-dijo Inuyasha y salió tras ella.
    Mientras tanto con Kagome, ella corrió hasta meterse en el bosque. Empezó a dar vueltas por el lugar, corría algo mareada por el alcohol.
    -Jiji creo que lo perdí-se dijo a si misma-Pero…donde estoy?-empezó a sollozar-Snif…me…me perdí Snif
    -Al fin, aquí estas niña-dijo Inuyasha apareciendo entre los árboles pero se detuvo al ver sus ojos llenos de lágrimas-“Maldición, va a llorar”
    -¡INU!-gritó Kagome corriendo hacía él
    -“¡¿I…nu?!”-pensó Inuyasha-No espera, Kagome!
    Cuando la azabache se lanzó a abrazarlo los dos cayeron al suelo. Inuyasha debajo y Kagome sentada sobre él.
    -Aush…-se quejó Inuyasha
    -Buaaa no sabía donde estaba, me había perdido y…y…buaaa!!-dijo Kagome llorando
    -Maldición…tranquilízate, Kagome…"aunque sea por una tontería, no me gusta verla llorar"-pensó Inuyasha
    -Tú…tú sabes como regresar?-preguntó como una niña pequeña
    Inuyasha pensó en gritarle “Eres idiota! Hasta tu sabes! Solo ponte a pensar un poco!” Pero prefirió ser más suave debido al estado en que estaba, así que mientras se sentaba y tomaba su espada le dijo
    -Si, si lo sé.
    -¿De verdad? ¿No me estas mintiendo solo para que deje de llorar?-preguntó Kagome. Cuando Inuyasha se sentó ella quedó sentada en sus piernas
    -No, no te estoy mintiendo, pequeña-dijo Inuyasha acariciándole la mejilla. Un momento, ¿pequeña? ¿Acariciándola? ¿Quién estaba borracho, él o ella?
    -¿Por que te detienes?-preguntó Kagome sosteniendo su mano al sentir que iba a retirarla
    -Ka…Kagome-dijo Inuyasha. Dejó escapar un gruñido cuando algo reacciono en su interior
    -¿Por que gruñes?-preguntó con esa voz de niña pequeña que le hacía perder el control
    -Lo mejor será volver-dijo Inuyasha luego de un suspiro
    -No quiero volver-protestó
    -¿Y por qué no?
    -Hay mucha gente hablando junta, eso hace que me duela la cabeza-contestó la castaña buscando refugio en el pecho de Inuyasha
    Otro gruñido resonó y para entender lo que le pasaba a Inuyasha en ese momento es necesario analizarlo matemáticamente:
    Kagome comportándose como una niña y ebria ; más los molestos arrebatos humanos; más: sus instintos de bestia; más el hecho de que las voces en su cabeza se habían fusionado en una sola que no lo ayudaba a calmarse precisamente; más estar solos en medio del bosque; más que Kagome se acurrucara tan bien bajo sus brazos; más el dulce aroma de ella tan cerca de él; más la cercanía de sus cuerpos; daba un resultado de: Inuyasha perdiendo el control.
    -Maldición-susurró Inuyasha
    Algo reaccionó dentro de él mientras Kagome tomaba un mechón de su cabello y empezaba a jugar con él. Los voluptuosos pechos de la azabache se aplastaban contra su pecho, y aquellos piernas perfectas estaban demasiado cerca de sus manos. Ahora sabía a que se refería Miroku cuando le decía que no podía controlar sus manos. Pero él no era como Miroku! Y tenía que detener eso antes de que pasara a mayores
    -Basta, Kagome-dijo Inuyasha con otro gruñido y la mirada oculta.
    -¿Por qué? ¿No te gusta?-dijo la azabache mientras jugaba con un mechón plateado
    -Kagome, hablo en serio, detente-dijo Inuyasha cerrando los ojos en un gesto de autocontrol
    -Mou, eres malo…-dijo la chica deteniéndose pero sin alejarse
    -¡Kagome!-dijo Inuyasha mientras ella se acurrucaba en su pecho-¿Kagome?-Escuchó unos sollozos-Es…tas llorando?
    -¡Eres malo con migo! Todo lo que hago te molesta!-dijo la de ojos chocolates y levantándose rápidamente se fue corriendo
    -“Nota mental: No dejar que Kagome vuelva a tomar alcohol nunca más” Kagome! Es peligroso que andes sola!-gritó Inuyasha siguiéndola
    Como era de esperarse, Inuyasha era más rápido y fuerte que ella, y no tardó en atraparla
    -Basta de juegos, Kagome, es hora de regresar. Es peligroso estar en esta zona del bosque en la noche-dijo Inuyasha tomándola por detrás
    -¿Por que te preocupas por mi?-preguntó Kagome aun sollozando
    -“Sigue actuando igual” ya lo sabes, tenemos que conseguir los fragmentos antes que Naraku, y tu puedes sentirlos y verlos-dijo Inuyasha
    -Kikyo también puede hacerlo, por que no vas con ella-preguntó Kagome
    -“Maldito alcohol” Por que yo quiero que tu seas quien los busque conmigo-dijo Inuyasha y se sentó, esa seria una larga charla.
    -y de esa forma Kikyo no se expone al peligro, verdad?-dijo Kagome imitándolo y sentándose junto a él
    -Oye, no, eso no fue lo que dije-dijo Inuyasha pensando que ella volvería a sollozar
    -No importa. Sabes, prometo que pondré todas mis ganas en la búsqueda para poder terminar lo más pronto posible y ya no tengas que preocuparte por mi-dijo Kagome con una sonrisa
    -Pero a mi me gusta preocuparme por ti-dijo Inuyasha-“¡Maldición que fue lo que dije!”
    -¿De verdad?-dijo Kagome mientras se iluminaban sus ojos
    -Eh…si. Vamos, mañana te despertarás con un terrible dolor de cabeza-dijo Inuyasha
    -No, aun no. –dijo Kagome abrazándolo para que no se levantara
    -Kagome, no empieces-pidió Inuyasha, pero su voz denotaba lo contrario
    -Mañana no recordaré nada, verdad?-preguntó Kagome cerrando los ojos
    -No, pequeña-dijo Inuyasha. Tal vez esa era la razón por la que él actuaba más ‘cariñoso’ sin tener miedo de tener que dar explicaciones luego
    -Entonces, aunque mañana me reproches no recordaré nada y no podrás culparme
    -¿De que hablas?
    -De esto-dijo la chica y empezó a acariciar sus orejitas
    -Kagome, te dije que no!-dijo Inuyasha tomando sus muñecas para que se detuviera
    -¡¿Por qué no me dejas tocarlas?!-protestó la de ojos chocolates
    -Porque no. Y deja de comportarte como una niña-dijo Inuyasha aun aprisionando sus muñecas
    -¿No te gusta que me porte como una niña?
    -“¡Me encanta!” Digamos, que no me ayuda
    -¿Ayudarte a que?
    -Ya, no importa. ¿Volvemos o no?
    -¿Quieres decir que me dejarás elegir?
    -Rápido antes de que me arrepienta-bromeó el ambarino
    -Quedémonos un rato-pidió
    -Pero pronto saldrá el sol-dijo Inuyasha
    -Lo sé. Y este es el mejor lugar para verlo-dijo Kagome
    -¿Ah?-exclamó Inuyasha y al mirar al frente vio el paisaje.
    -El sol saldrá por primera vez detrás de esas montañas-dijo Kagome apuntando al frente
    -¿Cómo lo sabes?-preguntó Inuyasha
    -Una vez lo ví-dijo Kagome
    -Quieres decir que anduviste sola en este lugar! Kagome, pudo haberte pasado algo!-dijo Inuyasha
    -No estaba sola. Tú estabas tras de mi. ¿Te acuerdas esa noche en que peleamos y yo me fui corriendo? Aquí fue donde me caí y me alcanzaste, y luego tuviste que cargarme por que me lastimé el tobillo
    -¿Cómo te acuerdas de esas cosa?
    -Hey! Una vez que tú te comportas lindo con migo es un momento memorable
    -¿Insinúas que nunca te trato bien?
    -No, tú me tratas bien. Pero lo haces a tu manera. Creo que esta vez me perderé el hatsu-hinode-dijo la azabache acurrucándose entre los brazos de Inuyasha
    -De que…ah…a eso te refieres-dijo Inuyasha al ver como la azabache empezaba a quedarse dormida
    -Inuyasha…gracias…por ser mi amigo…
    Tal vez la primera salida del sol no estaba tan mal como creía.
    *End Flash Back*​
    Pero él ya había aprendido la lección. Hacía 53 años que se había prometido no dejar a nadie entrar en su corazón. Ni si quiera a Kagome.
    * * *​
    -Hola, hermana!-dijo Souta alegremente
    -Hola, Souta-dijo Kagome de pura costumbre y se fue sin prestarle atención
    -“Desde que volvió se está comportando muy rara”-pensó el niño-“Recuerdo cuando le pregunté por el orejas de perro, y realmente se enojó”
    * * *​
    El tiempo pasó, Sango seguía enojada con él por lo de Kagome, pero aun así todos siguieron sus vidas. Miroku y Sango esperaban un hijo, podía olerlo. Poco a poco, las voces de su cabeza se cansaron de gritar, dando espacio al vacío. Era una sensación extraña, parecida a la que sintió cuando Kaede le dijo que Kikyo había muerto, pero a la vez era totalmente diferente. No la extrañaba, ni se sentía culpable de su ausencia, pero entonces por que quería ir a buscarla y hacerla regresar? Realmente necesitaba sentir su aroma cerca, escuchar su voz regañándolo, que intentará golpearlo pretendiendo que le doliera, que le sonriera un segundo para al otro gritarle “¡Osuwari!”, que se acomodara tan bien entre sus brazos, que lo engañara con esa mirada de niña indefensa cuando por dentro era una fiera, que le mostrara una sonrisa que sea solo para él, volverse loco cuando otro hombre se le acercaba demasiado, sentirla cerca, saber que estaba a salvo…la necesitaba! ¡Hasta extrañaba tener que reprimir sus arrebatos! Se veía tan natural que Kagome estuviera a su lado, y ahora que no estaba se sentía raro. Y realmente estaba cansado de que todos le preguntaran donde estaba Kagome y por que no estaba con él.
    -Suficiente…-dijo Inuyasha y pegando un salto bajó de la rama.
    Él era egoísta, posesivo, celoso, impaciente y desde que conoció a Kagome se había vuelto caprichoso. Y él quería a su Kagome de vuelta en el Sengoku y la quería ya! Iría a su época y la traería de vuelta, así fuera a la fuerza!
    * * *​
    -Hermana! Hermana! Mira lo que hicimos en la escuela!-dijo Souta felizmente
    -Aja, que lindo…-dijo Kagome sin si quiera mirar-¿Y mamá?
    -Se fue con él abuelo a una exposición del Japón antiguo, dijo que si querías ir dejó la dirección escrita en una nota en el refrigerador-dijo Souta. En eso sonó el timbre- Ah! Ese es Takashi, adiós hermana! Vuelvo mañana ^^
    -“Ja! Una exposición del Japón Antiguo…ya no quiero saber nada más del tema”-pensó Kagome
    -Hola, Takashi, busco mis cosas y nos vamos-dijo Souta desde la puerta
    -No olvides tú pelota-dijo Takashi alegre
    * * *​
    Cuando llegó a la época actual de un salto se encontró fuera del pozo. Rápidamente fue hacía la puerta, pero cuando quiso abrirla no pudo. Forcejeó inútilmente, la puerta no se movió ni un centímetro
    -“Maldita zorra, selló la puerta…”-pensó Inuyasha.
    Escuchó la voz de un niño
    -Oh! Ya recuerdo donde deje mi pelota! Esta en el pozo-dijo la voz
    Escuchó como el niño intentó abrir la puerta pero tampoco pudo
    -¿Que pasa, Souta?-preguntó Takashi
    -No se abre…-respondió Souta
    -Tal vez tu hermana nos pueda ayudar-respondió su amigo
    -No lo se…esta muy rara últimamente…está…¿como decirlo?-explicó Souta
    -¿Loca? ¿Maniática? ¿Malvada? ¿Sádica? ¿Diabólica? Por lo menos así es mi hermano-dijo Takashi
    -No, está…fría-dijo Souta después de pensarlo un poco
    -“Kagome… ¿Fría?”-pensó Inuyasha
    -Bueno, podemos intentar pedirle ayuda, aunque este ‘fría’ tal vez nos ayude-dijo Takashi
    -Si, tal vez. La llamaré, ¡Hermana! ¡Hermana!
    -Que quieres, Souta-preguntó Kagome saliendo de la casa
    -“Es ella…”-pensó Inuyasha
    -¿Puedes abrir el pozo? Es que dejé mi pelota dentro-dijo Souta
    -¡Souta! Te dije que no guardaras tus juguetes allí!-lo regañó Kagome
    -Es que se me olvidó…lo abres? Por favor!-dijo Souta
    -Por favor, Srta Kagome, si no buscamos la pelota no podremos jugar en la granja de mi papá-pidió Takashi
    -Esta bien, pero es la última vez…-dijo Kagome
    La azabache se acercó a las puertas de madera y quitó la flecha clavada en ellas. Inuyasha aprovechó la oscuridad del lugar para esconderse rápidamente.
    -Ahí está busquen la pelota-dijo Kagome abriendo las puertas y dejándolos pasar
    -Gracias!-dijeron los niños
    -“Maldición, si ella se queda en la puerta no podré salir…”-pensó Inuyasha
    -Hermana, ¿nos ayudas? No la encontramos-dijo la voz de Souta entre la oscuridad
    -Ash, está bien-dijo Kagome entrando
    -“Ahora”-pensó Inuyasha y salió cauteloso
    -Aquí está-dijo Kagome dándole la pelota a su hermano
    -Gracias, hermana!-dijo Souta
    -Si, como sea. Ahora salgan-dijo Kagome mirando el pozo
    -¿Por qué pareces alerta? ¿Y por qué sellaste el pozo? ¿Y por qué el orejas de perro no ha venido por ti? ¿Por qué estas rara?-dijo souta
    -¡FUERA!-gritó Kagome apuntando al exterior
    Los dos niños salieron asustados y rápidamente subieron al auto de la mamá de Takashi para irse
    -Yo creo que la enfadaste con tantas preguntas-dijo Takashi aun algo pálido
    -Ashh, niño tonto…-dijo Kagome
    Cerró las puertas y clavó la flecha nuevamente. Empezó a utilizar sus poderes para sellar el pozo, traspasándolos desde su cuerpo a través de la flecha.
    -Maldición, no estoy acostumbrada a esto…-dijo Kagome al terminar
    Empezó a caminar hacia su casa pero se tambaleó un poco. Se detuvo y se tomó la cabeza con las manos.
    -usé demasiada energía…kusô…-susurró antes de perder la conciencia.
    Empezó a caer, y no sintió cuando unos brazos la atraparon.
    * * *​
    Escondió sus ojos bajo las sábanas cuando el sol entró por su ventana
    -Al fin despiertas, niña-dijo una voz
    -“¿Qué?”-se preguntó algo aturdida
    -Eres una tonta-le reprochó esa voz
    Eso no podía ser posible, ¿o si?
    -Te fuiste sin avisarme, ¿que rayos estabas pensando?-siguió hablando
    Tenía miedo de quitar la cabeza de debajo de las sabanas y encontrarse con su peor pesadilla y a la vez su más anhelado sueño
    -¿Acaso pensabas escapar? Sango esta embarazada de Miroku ¿Ibas a perderte el nacimiento de su primer hijo?
    Eso la tomó desprevenida ¿Acaso sentía culpa?
    -No sabes lo desilusionado que se vio Shippou cuando llegó de sorpresa a la aldea y se enteró que te habías ido, para siempre
    Si. Definitivamente era culpa. Pero una culpa que sentía desde que había decidido irse.
    -Y además sellaste las puertas del pozo, ¿A que le temes?
    Eso si que no, ¿la estaba acusando de cobarde? Rápidamente sacó su cabeza del escondite para enfrentarlo, pero se arrepintió al ver su mirada sería clavada en sus ojos. Ahora estaba segura que él había vuelto, y sus hormonas reaccionaron violentamente al verlo apoyado en la puerta con esa pose de Macho Alfa.
    -Tú hermanito dijo que te habías vuelto fría, pero a mi parecer no eres más que una niña tonta-acusó
    -Si soy una niña tonta para que viniste aquí!-dijo Kagome
    -¡Déjame terminar de hablar!-gritó Inuyasha haciendo retumbar su voz por la habitación-Kaede está muy enferma, creemos que ya le queda poco tiempo de vida. Ahora dime, ¿En que pensabas al escapar?
    -¡Yo no escapé! Además a ti no te interesa lo que haga con mi vida. Ya encontramos todos los fragmentos y derrotamos a Naraku, que más quieres! ¿Acaso quieres la perla? No me digas que aun sigues con ese tonto capricho de querer convertirte en Youkai?-dijo Kagome
    -Si quisiera la perla ya la hubiera tomado y me hubiera ido-dijo Inuyasha directo
    -No puedes irte por que el pozo esta sellado-dijo Kagome
    -Es verdad, pero ya hubiera pedido el deseo, no crees? pero la perla aun sigue colgando en tu cuello-dijo Inuyasha
    -Como sabes eso, no crees que podría haberla guardado? Oye! Que me hiciste mientras dormía!-dijo Kagome lanzándole una almohada
    -Siempre malentiendes todo! Además, si te hubiera hecho algo estaría en todo mi derecho-dijo Inuyasha con arrogancia
    -¡Que te crees maldito pervertido!-le dijo Kagome pero antes de poder lanzarle otra almohada Inuyasha había aprisionado sus muñecas-“Odio que sea tan rápido”-se mordió el labio inferior
    -Ya te lo dije esa vez, necesitas que te lo repita?-dijo Inuyasha y se acercó a su oído-eres mía, ¿en que pensabas al alejarte de mi?
    -Lo…lo recuerdas?-preguntó tragando saliva
    -Apenas un poco, pero lo suficiente-susurró y se acercó a su oído-y recuerdo como correspondiste
    -“Maldición”
    *Flash Back*​
    -Sango, Miroku! Saquen a la gente de aquí, yo trataré de calmar a Inuyasha-dijo Kagome
    -¿Quieres llevarte a Kirara por las dudas?-ofreció Sango, preocupada
    -No, ella puede ayudar a sacar a los aldeanos. Rápido que el fuego es cada vez más poderoso. Pronto alcanzará a toda la aldea, por suerte no hay mucho viento-dijo Kagome
    -De acuerdo, tenga cuidado Srta Kagome-dijo Miroku
    -Lo tendré. No se preocupen
    Kagome se adentró al bosque en busca de Inuyasha. Las cosas habían pasado muy rápido, y de un segundo a otro habían sido atacados, la aldea donde estaban comenzó a arder en llamas e Inuyasha se transformó en youkai.
    Luego de terminar con el monstruo, Inuyasha salió corriendo en busca de más sangre. Ahora debía encontrarlo y hacer que volviera a la normalidad sin morir en el intento.
    -“Tengo a tessaiga, una vez que la tome ya no habrá problemas.”-intentó calmarse Kagome
    Lanzó una maldición cuando una rama se enganchó con su falda escolar, solo esperaba que todo eso terminara pronto. Vio unas gotas de sangre en el piso, entonces recordó que Inuyasha tenía una herida en el hombro.
    -Kiaaaa!!-gritó cuando alguien tomó su cintura por detrás
    -Eres muy escandalosa-dijo una voz
    Se giró feliz al reconocer la voz de Inuyasha, pero entonces notó que él seguía transformado.
    -“Esta demasiado calmado…por que me mira raro?”-pensó Kagome
    Antes de que pudiera reaccionar Inuyasha avanzó hacia ella y dándole un suave golpe en la muñeca hizo que soltara la espada
    -pero que-…-dijo Kagome
    -Quieta-dijo Inuyasha agarrando su brazo cuando ella estaba por tomar nuevamente la espada.
    Inuyasha sonrió maléficamente al sentirla temblar. Los ojos rojos y la pupila violeta formaban una mirada aterradora para Kagome, ¿planeaba matarla? ¿Y por que se le quedaba mirando? Dio un paso hacía atrás cuando él avanzó hacía adelante, planeaba hacerla retroceder hasta acorralarla contra un árbol y una vez bajo su control, volvió a sonreír aterrando a la joven miko. Notó que Kagome tomaba aire, seguramente planeaba recitar aquel molesto hechizo. Una de sus manos aprisionaba sus muñecas y la otra su cintura, así que solo quedaba una opción para hacerla callar. Aunque en realidad, no era que esa opción le molestara. Se acercó y besó sus labios. Kagome quedó atónita, sin reaccionar. Claro, en una ocasión anterior al besarlo Inuyasha se había calmado volviendo a su forma normal, pero esta vez era diferente. Esta vez aquel beso no lo calmaba, si no que revolucionaba sus hormonas. Porque al estar en su forma youkai tenía una enorme necesidad de sangre, pero al ver el tentador cuerpo de Kagome, una nueva necesidad nacía en él.
    -Inuyasha…de…tente…-dijo Kagome estática
    -Cállate. Eres mía. Y puedo hacerte lo que quiera-dijo Inuyasha y su voz tenía un toque monstruoso.
    Era tan extraño escuchar esas palabras de parte de Inuyasha. Y más extraño estar en esa situación con él! Pero había una dato que ella estaba olvidando y que tal vez sería importante tomar en cuenta. Inuyasha estaba en su forma youkai, y cuando volviera a la normalidad no recordaría nada. Además de que ella había anhelado un momento así por mucho tiempo. Esos labios sabían deliciosos y besaba tan bien! Y mientras pensaba todo eso, ya le estaba correspondiendo. La mano afilada de Inuyasha que se posaba en su cintura comenzó a colarse debajo de su remera escolar. Entonces un detalle se presentó en la mente de Kagome. ¡Pero que tonta era! Tenía que encontrar la forma de detener a Inuyasha y debía hacerlo rápido. Sabía lo que Inuyasha quería, pero ella no estaba preparada para eso. Sintió como la mano de Inuyasha ascendía peligrosamente hacía sus pechos. Cuando se dio cuenta ya estaba derramando lágrimas, y por más que forcejeara no podía liberarse. La distancia entre sus cuerpos ardientes era nula, pero los sollozos de Kagome no parecían coordinar con la escena. Una onda electrizante la atrapo cuando la mano de Inuyasha se poso en su pecho. Pero notó que él estaba extraño, como si algo le detuviera, sus musculos estaban tensos y sus movimientos eran cortados. Sin previo aviso el hanyou rompió el beso y se alejó de ella. Kagome aprovechó para recuperar el aire a grandes bocanadas. Aún algo agitada y seriamente sonrojada, levantó la vista y vio a Inuyasha tomarse la cabeza con los ojos fuertemente cerrados
    -Cállate!-dijo por lo bajo
    -De…que hablas?-dijo Kagome
    Inuyasha ni la escuchó, le dolía la cabeza y al parecer su sangre youkai estaba perdiendo el control
    -¿Estas bien?-preguntó la azabache acercándose
    -No te acerques!-dijo Inuyasha
    Kagome sabía que tenía que hacer algo para ayudarlo.
    -Maldición…-balbuceó Inuyasha
    Entonces vio algo acercarse a gran velocidad y en un reflejo lo atrapó antes de que lo golpeara. Cunado vio bien el objeto se dio cuenta que era Tessaiga que ya empezaba a sellar su sangre youkai.
    -Inuyasha, estas bien?-preguntó Kagome acercándose
    -Si. Creo que si. ¿Tú? ¿Estás herida?-preguntó Inuyasha. Kagome respiró tranquila al ver sus ojos dorados
    -No, estoy bien-dijo Kagome
    *Fin Flash Back*​
    -Pero…como…-dijo Kagome sonrojada
    -Solo recuerdo algunas escenas sueltas. Pero ese día tenías el labio cortado, recuerdas? Tu sangre estaba en mi boca, Kagome-dijo Inuyasha
    -De esos detalles si te acuerdas, eh?-dijo Kagome
    -Claro, porque me conviene
    -Eres un idiota
    -Tal vez, pero no has respondido mi pregunta. ¿Que estabas pensando al irte?
    -¿Que caso tenía quedarme? La perla ya esta completa, lo único que hacía era atraer monstruos. Ya no era útil allá, además de que la perla está más segura aquí
    -A pesar de haber pasado 500 años tú sabes que aún quedan algunos pocos youkais y espíritus, que pasaría si alguno intentara robar la perla? Pondrías en peligro a tu familia
    -Vería la forma de arreglármelas. Ya no soy una niña, Inuyasha-dijo Kagome desafiante
    -“Ser una niña ha sido lo que ha estado salvándote todo este tiempo” Keh! No importa que hayan pasado 3 años, sigues siendo una niña-dijo Inuyasha y luego le susurró-aunque por fuera no lo parezcas
    -¿Qué-…-balbuceó Kagome atónita, ese no era el Inuyasha que conocía ¿Qué le había pasado? Bueno, tampoco le desagradaba esa nueva faceta del hanyou.
    -¿Has estado con otro hombre?-preguntó le ambarino desconcertándola
    -¿Qué hay si lo hice?-dijo Kagome-Ha pasado bastante tiempo
    -¡Solo responde!-gritó Inuyasha asustando un poco a la chica, pero ella no se dejó intimidar
    -¿Qué harás si lo hice? Me vas a decir que tú no has estado con Kikio-acusó la azabache
    -solo responde la maldita pregunta-dijo en un gruñido
    -¿Quieres saberlo? ¡Pues si!
    -Maldita zorra…-balbuceó el ambarino y la tomó mas fuerte de la muñecas atrayéndola hacía su cuerpo-Solo yo y nadie más puede tocarte, ¡que se te quede grabado!
    -¿¡Quien te crees que eres!? Yo no soy tuya, ni de nadie!-protestó Kagome, pero se calló al ver que Inuyasha olía sus labios
    -Ese imbésil te besó-sentenció el hanyou
    -Tal vez haya sido yo quien lo besó a él-dijo Kagome desafiante. Inuyasha apretó más fuerte sus muñecas, estaba enfadado y eso la asustaba-Inuyasha…me lástimas
    -¡Cállate!-ordenó el ambarino pero aflojó un poco el agarre-Así que no solo huiste, sino que además estuviste revolcándote con un idiota por ahí
    -¿Qué vas a hacer? ¿Matarme? Vamos hazlo! Después de todo, que caso tiene seguir viviendo-dijo Kagome
    La azabache cerró sus ojos empujando algunas lágrimas mientras se preparaba para sentir las garras de Inuyasha desgarrándola, o tal vez a colmillo de acero clavándose en su estómago. El ambarino gruñó y lanzó el primer ataque. Hizo lo que hacía tanto tiempo anhelaba, y tomándola del mentón la besó suavemente. Sonrió cuando ella le correspondió con su timidez característica y le acarició la mejilla borrando aquellas lágrimas.
    ¡La había extrañado tanto!​

    Se separó con lentitud y juntando sus frentes cerró los ojos mientras le decía
    -Sabes que nunca te haría daño, Kagome
    -Inuyasha, no juegues con migo…por favor-rogó Kagome derramando una lágrimas más
    -¿Acaso crees que a estas alturas estoy para juegos?-le dijo Inuyasha-aunque si no me crees-sonriendo maliciosamente
    El ambarino hundió su cabeza en el hombro de la chica entre sus brazos y empezó a besarle el cuello. La recostó en la cama sin abandonar su tarea, sintiendo que el ardor aumentaba al escucharla suspirar su nombre. Creyó conocer lo que sentía Miroku cuando decía que no podía controlar sus manos cuando las suyas se apropiaron de la cintura de la azabache. Empezó a subir dejando un camino de besos y sus labios se reencontraron en un beso ansioso. Inuyasha se aventuró dentro de la boca de la azabache, siempre cuidadoso de no lastimarla con sus colmillos, aunque le era difícil controlarse. Abandonó su boca para dirigirse a su oreja mientras sus manos se colaban debajo de su camisa.
    -Nunca más se te ocurra alejarte de mi…-le susurró y luego mordió suavemente el lóbulo de su oreja
    ¡La deseba tanto!
    Con una lentitud desesperante empezó a desabrochar los botones de la camisa a cuadros de la azabache. La actitud sumisa de la chica lo estaba enloqueciendo y el exquisito sabor de su piel lo tenía atrapado. Ninguno podía escapar de esas sensaciones electrizantes, y los cosquilleos en el estomago eran seguidos por una ráfaga de calor que terminaban en el pecho. Con los ojos inundados de deseo, Kagome vio las tentadoras orejitas de Inuyasha y atrapó una de ellas con los labios.
    -Maldita zorra…-gruñó Inuyasha cuando una ola de placer lo invadió
    ¡La necesitaba tanto!
    Dejándose llevar por la fogosidad del momento clavó suavemente sus colmillos en el cuello de la miko, dejando la prueba tangible de que Kagome era de su propiedad.
    -Ahora ese maldito idiota sabrá que eres solo mía-dijo Inuyasha y lamió la zona marcada.
    Él era egoísta, y no estaba dispuesto a compartirla con nadie, aunque después de todo se podría decir que el egoísmo los llevo a esa situación. Ahora la camisa de Kagome yacía en algún rincón de la habitación junto con el ahori de Inuyasha.
    …la amaba tanto…
    Un suspiro se escapó de la garganta de Kagome cuando la mano de Inuyasha por fin llegó a uno de sus pechos. Afuera una gran tormenta azotaba el clima, y en ese momento sonó el teléfono. Por supuesto que no estaba dispuesta a romper aquel momento para atender, y lo dejó sonar rogando que Inuyasha no se detuviera. El contestador automático entró en acción.
    -Hola, Kagome, soy tu abuelo. Debido a la tormenta las carreteras son un peligro, tu madre esta algo paranoica así que nos quedaremos en casa de tu tía esta noche y volveremos mañana luego de ir por Souta a la casa de su amigo. Tu madre dice que hay comida en el refrigerador y que te asegures de cerrar todas las puertas y ventanas. Cuídate!-dijo la voz en el teléfono.
    -¿Sabes lo que eso significa?-Dijo Kagome
    -¿Es algo que me interese?-dijo Inuyasha sin abandonar su cuello y ni si quiera había prestado atención al mensaje
    -Más de lo que crees-dijo Kagome y de un movimiento se colocó sobre él
    Lo besó y luego susurró
    -Significa que nadie vendrá a molestarnos en toda la noche
    Kagome volvió a besarlo desconcertándolo. Por alguna razón a la mente de Inuyasha vino una frase que Miroku le dijo alguna vez: “Las más tímidas son las peores”. Pero a él le gustaba tener el control de toda situación y volvió a colocarla debajo.
    -¿Estas llorando?-preguntó preocupado al captar el aroma a sal y vio dos lágrimas bajar por las mejillas sonrosadas de la azabache
    -Te amo, Inuyasha-dijo como respuesta y tomando su cara entre sus manos lo volvió a besar.
    -Yo también te amo-susurró despacio en medio del beso, haciendo aumentar las lágrimas de felicidad
    Y a partir de ahí, todo explotó.


    Fin


    Bien, espero que les haya gustado ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    eve*

    eve* Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    23 Marzo 2007
    Mensajes:
    331
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    Hola!!!

    Bueno, aquí te dejo mi humilde comentario
    El OneShort me encantó, estubo sublime, de verdad, genial.
    Hay qeu ver todo lo qeu hace el egoismo en las personas eh? bueno, en los hanyo tambien juju.

    Bye
     
  3.  
    Kmi-chan

    Kmi-chan Guest

    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    te quedó hermoso el one-shot
    la historia es buenisima
    me encantó jeje
     
  4.  
    :Princessa:

    :Princessa: Guest

    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    Wenas!!!
    acabo de leer tu OneShot
    y me a encantado!!!
    estuvo genial !! ^^
    espero k agas muchos mas
    Cuidate
    Atte: :princessa:
     
  5.  
    Cream

    Cream Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    2 Septiembre 2006
    Mensajes:
    161
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    ahí va... ToT me lo leí 2 veces... ToT que bonito!

    en parte es MUY egoísta... pero u.u. es normal que se sienta así, además de que Inuyasha no sabe lo que tiene hasta que lo pierde... pobre insensato xD

    bueno... me encantó!

    Bye!!

    Att: Laura_Otaku
     
  6.  
    Maritza Chan

    Maritza Chan Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Agosto 2005
    Mensajes:
    1,376
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    KIRA QUE LINDO ESTUVO
    TU ONE-SHOT ME ENCANTO,
    ME GUSTO CUANDO MI
    INUYASHA FUE AL BUSCARLA
    (¬¬ PORQUE SERA :D ) MUCHAS
    FELICIDADES CUIDATE.
     
  7.  
    MuertaEnVida

    MuertaEnVida Guest

    Título:
    - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    64
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    *suispira* ah!! odio que se me salga lo romantica asi de repente!! x3

    pero.. estuvo tan genial!!!! *-*

    Espero que hagas mas de estos.. pero sin que descuides el otro fik eh?! que ya espero poder leer la conti! xD.. jajaja.. ahora si que soi yo la egoista..

    En fin.. cuidate mucho eh?
    TE QUIERE...
    [MyNaH]
     
  8.  
    Ninfa

    Ninfa Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    13 Octubre 2006
    Mensajes:
    287
    Puntos en trofeos:
    16
    Pluma de
    Escritora
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    shit...es precioso
    aunque sean bien egoistas los dos...ToT
    me encantó la historia, como la explicas y como...todo >///<
    Miroku y Sango un hijo, Kagome e Inuyasha haciendolo.....*-*
    genial!
    Si haces mas ff's/one-shots no dudes en avisarme n.n

    Att: Ninfa-chan
     
  9.  
    Nicha

    Nicha Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    27 Julio 2006
    Mensajes:
    33
    Puntos en trofeos:
    9
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    mmm no, ese inuyasha es muy bruto.. nunca me fijaría en un hombre así
     
  10.  
    akari-chan

    akari-chan Guest

    Título:
    - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    26
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    olaas

    estuvo muy bueno
    tu narratiba es buenisima
    sigue escribiendo...
    k tienes un don k otros deceamos .....

    sayonara
     
  11.  
    Cath_Chan

    Cath_Chan Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Enero 2007
    Mensajes:
    270
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    kiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa eres una!!!!!!!!!!!!
    Me encanta! >-<
    Eres mala
    Como no le haces lemon ._.
    Aunque casi xD
    y yo lo hice en mi mente
    otro ndia te lo contare xD
    Bien emm ya em voy hermanita
     
  12.  
    solmex_1993

    solmex_1993 Guest

    Título:
    - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    35
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    dios que lindo..en seiro me encanto...espeor que hagas mas one-shots o fics jeje. en serio estuvo muy bueno y demasiado lindo
     
  13.  
    Tirabuzones

    Tirabuzones Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2006
    Mensajes:
    800
    Puntos en trofeos:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    Dios mio, que asada de One Shot, a sido perfecto. No tengo ningun critica, todo fue genial. Fue estupendo. Fue marvilloso. Me encanto. Espero leer muchos mas OneShot tuyos y tien todo mi apoyo para hacer loq eu ahgas.

    Adiós.
     
  14.  
    Marioly

    Marioly Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    319
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    Hola!

    Acabo de leer el one-shot, y quedó muy bien!
    Hace tiempo que no leía uno, y no está taaaan largo ;).

    Título interesante xD.

    Espero volver a leer uno pronto.
     
  15.  
    Dāni

    Dāni Usuario popular

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Julio 2006
    Mensajes:
    504
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: - Egoismo - [Inu&Kag] (OneShot)

    Hola!!
    ahh me encantó tu one-shot *.*
    que lindo final ^^
    jejeje bueno ojala que pronto hagas otros! ;)
    jejeje bueno cuídate!
    Bye!
     
Cargando...
Similar Threads - Egoismo [Inu&Kag] (OneShot)
  1. Kikuz-sama
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    867
  2. Deih
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    600
  3. Lunella
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    401
  4. Milmel
    Respuestas:
    7
    Vistas:
    712
  5. rhapsodic
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    656
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso