Horror don't stay in the dark/no te quedes en la oscuridad

Tema en 'Novelas' iniciado por Char, 21 Mayo 2019.

  1.  
    Char

    Char Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    12 Mayo 2019
    Mensajes:
    1
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    don't stay in the dark/no te quedes en la oscuridad
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Horror
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    3310
    Esta historia se seguirá desde los ojos de un chico cualquiera que esta apunto de caer el un profundo y horroroso infierno, espero y les sea de su agrado. :)

    Bienaventurados seáis los que atraviesan las puertas a este infierno, abandonad todo rastro de esperanza.

    Capitulo 1: Amarga pesadilla

    Al abrir sus ojos lo único que podía visualizar a su alrededor era un entorno totalmente oscuro y frió donde el único sonido que podía escuchar era el sonido de agua, aun mas especifico era como estar en el fondo del océano lo cual le transmitía un sentimiento de miedo y amargura que rodeaba todo su cuerpo.
    El chico comenzó a moverse poco a poco entre la fría oscuridad por un largo rato sin encontrar absolutamente nada, era un sentimiento desesperante el no poder ver nada y no escuchar nada aparte del sonido de la profundidad del océano, pero para la suerte del chico mas sonidos comenzaron a manifestarse alrededor de el y mas específicamente se trataba de voces susurrando pero sin llegar a ser entendibles.

    —¿Que se supone que son esas voces? no puedo entender lo que dicen.— Se preguntaba el chico llevando su mirada a todas las direcciones.

    Inexplicablemente a unos metros del chico se podía distinguir como una pequeña esfera de luz se formaba en aquel lugar, las voces se hicieron mas entendibles dejándole escuchar como suavemente le decían a su oído "ve por la luz" repetidas veces.
    El chico dudoso sin distinguir de quienes eran esas voces, comenzó a caminar poco a poco hacia esa pequeña luz que se formaba en el agua, mientras el mas se acercaba mas pesado empezaba a sentirse por alguna razón, un gran escalofrió comenzaba a recorrer todo su cuerpo y era como si alguien o algo intentaba sujetarlo fuertemente de sus extremidades.

    —No te detengas y no voltees, solo ve por la luz.— Decían las voces susurrando a los oídos del chico.

    Aunque las voces no le hubieran dicho, de igual forma lo único que quería hacer el chico era acercarse a esa luz, tal vez porque creía que le haría sentir seguro y tranquilo por lo que aun con el escalofrió y con aquella sensación de ser observado y apresado, siguió caminando hasta llegar a la pequeña esfera de luz. El chico llevo sus manos hacia la luz intentando agarrarla, pero apenas la toco con sus manos esta dejo salir una fuerte luz que cegó al chico por unos cuantos segundos, al recuperar la vista pudo notar como la fuerte luz se había hecho mas suave y podía iluminar el lugar, pero al mirar hacia todas las direcciones pudo ver unas cuantas cosas que lograron hacer que el escalofrió que recorría su cuerpo creciera mas y que ese sentimiento de miedo que tenia se convirtiera en un sentimiento de horror.

    El agua estaba tornada de un fuerte color rojo sangre y la razón era obvia, el chico se percato de que habían demasiados cuerpos humanos en casi todas las direcciones, algunos les faltaban extremidades y otros estaban totalmente destripados. Al chico ninguno de esos cuerpos se le hacia conocido excepto por uno, podía ver el cuerpo intacto de su hermana flotando cerca de el con los ojos abiertos como si estuviera mirándole.

    —Travis no los veas, no los escuches... Ellos no están ahí, solamente corre sin mirar hacia atrás.— Esa voz que el escuchaba era exactamente la misma de su hermana pero el cuerpo no estaba gesticulando al hablar, era como si la voz saliera de su alma.

    El chico intento estirar la mano hacia su hermana a la vez intentaba decir algo, pero se dio cuenta de algo que le hizo helar aun mas la sangre. Varios entes con apariencia humanoide empezaban a rodear a el chico mientras dejaban ver unos muy brillantes ojos rojos y unas hileras de dientes demasiado afilados, estos comenzaron a sujetar al chico con fuerza mientras varios entes sin pensarlo 2 veces le clavaban los dientes en su piel, desgarrando la carne de forma muy agresiva a la vez que su sangre comenzaba a derramarse. Pero el chico no sentía ningún tipo de dolor. en vez de eso lo que sentía con cada mordida era una sentimiento de melancolía y amargura. El chico solo miraba hacia arriba con un rostro lleno de desesperación mientras todo volvía a oscurecerse a su alrededor.

    —Te dije que no les miraras ni escucharas... ya es demasiado tarde Travis.— Fue lo ultimo que escucho el chico salir de su hermana mientras se perdía en la oscuridad, una profunda y amarga oscuridad.

    El chico abrió los ojos asustado a la par que su respiración se sentía agitada, se encontraba sobre la cama de su habitación mientras la luz entraba por la ventana dando directamente al rostro del chico, el no dejaba de mirar a su alrededor aun agitado.

    —Parece que solo fue otra de esas malas pesadillas.— Decía el chico un poco mas tranquilo mientras se sobaba la cabeza.

    Agarro su teléfono para ver exactamente que hora había, marcaba las 10:00 AM dia 28 de marzo del año 2020, un domingo.

    —¡Oh mierda! me quede dormido mas de la cuenta otra vez.— El chico rápidamente se puso de pie y fue directamente corriendo hacia el baño para darse una ducha.

    El protagonista de esta historia se llama Travis Gardner, un chico delgado de exactamente 18 años el cual mide 1,73 cm y tiene un peso exacto de 69 kgs, tiene un cabello de color gris el cual casi siempre esta desordenado, y unos ojos azules.

    Travis suele ser un chico bastante relajado pero también muchas veces extrovertido, su pasatiempo suelen ser las pintadas y el parkour. El desde hace unos 4 años a empezado a tener varias pesadillas bastante amargas como el las clasifica, el mismo dice que sus pesadillas parecen a las de algún sujeto pirado de la cabeza.

    Siempre fue un chico huérfano el cual lo único que le quedaba era su hermana melliza katherin Gardner, prácticamente ellos dos han sabido valerse por si mismos desde pequeños aunque eso no quiere decir que vivían solos ya que estaban bajo el cuidado de su tio. Actualmente Travis vive en un pequeño piso el cual paga trabajando como repartidor de una pizzeria, su hermana suele enviarle algo de dinero en caso de que necesite ayuda ya que es una de las idols mas jóvenes y famosas del país.

    —El único día libre que tengo en la semana y me quedo dormido mas de la cuenta, maldita sea.— Decía Travis mientras secaba su cabello y se colocaba algo de ropa limpia, mas exactamente un pantalón deportivo y una sudadera.

    Travis luego de haberse puesto ropa limpia fue tranquilamente a la cocina para ver que podía preparar de desayuno, para su sorpresa solo quedaba una rebanada de pizza del día anterior.

    —Creí haber comprado algunas cuantas cosas ayer... bah tal vez haya sido en otro sueño, tendré que pasarme por el mercado cercano para al menos tener algo para la cena.— Dijo este mientras agarraba la rebanada de pizza y un energizante para luego sentarse en el sofá a ver que pasaban por la televisión.

    Cuando el joven de cabello grisáceo encendió la televisión pudo notar algo curiosos que estaban pasando por el canal de noticias.

    —A todos los televidentes que están viéndonos en este momento, van quedar anonadados con la noticia que estamos apunto de revelarles.— Decía una mujer que parecía ser bastante joven.

    —Anonadado mis pelotas, casi siempre dicen lo mismo y muchas veces termina siendo una noticia de un panda bebe comiendo Bambú.— Decía Travis en un tono burlón mientras tenia la boca algo llena.

    —Y es que hace unas cuantas horas nos hemos enterado que el proyecto de la puerta de teletransporte en la que esta trabajando el gobierno de los estados unidos, a empezado a obtener cada vez mas avances gracias a que el gobierno a contratado a los físicos y ingenieros mas cualificados para trabajar en este proyecto, por lo que se sabe es que hace poco lograron enviar un peluche de un laboratorio a otro por medio de la teletransportacion. A lo mejor y pronto veamos a un ser vivo viajando de un lugar a otro gracias a ello.— Todo esto lo decia la chica las noticias.

    —¿Teletransporte? creí que hace un tiempo habían intentado hacer lo mismo y les había salido mal, aunque en el caso de que de verdad se pudiese viajar de un punto a otro de esa manera, la verdad es que su precio seria bastante elevado.— Decía Travis mientras terminaba de comer la rebanada de pizza y de beber el energizante.

    Travis una ves acabado su desayuno, apago la televisión y se coloco de pie para luego caminar hacia su habitación buscando algo de dinero.

    —Lo mejor sera que vaya desde ya a por algunas cosas ya que no me gusta pasarme por el mercado tarde, siempre hay unas filas horribles en esas horas.— Travis agarro algo de dinero que tenia guardado en el cajón, también agarro el spray de pintura en lata que tenia sobre la mesa y se puso de camino a la puerta.

    El chico abrió la puerta de la entrada de su departamento, luego salio de este y le puso llave a la puerta para luego empezar a caminar fuera del lugar mientras tenia como rumbo dirigirse a el mercado mas cercano, actualmente eran las 12 del medio día aunque el ambiente en las calles de new york era bastante nublado y frió.

    —Umph... ¿porque me esta doliendo tanto la cabeza esta mañana?— Travis llevo la mano hacia su cabeza y se percato de que tenia un hormigueo bastante molesto en el brazo.

    —Parece que son síntomas de migraña, a lo mejor el estrés que llevo últimamente ya me esta cobrando factura.— El joven de cabello gris comenzaba a experimentar un poco nauseas por lo que se llevo la mano directamente hacia su boca.

    —Mas me vale apresurarme a agarrar algunos analgésicos antes que esto empeore.— Travis apresuro el paso mientras intentaba aguantar el molesto dolor que invadía su cabeza, su ruta seguía siendo directo a el mercado cercano.

    Pasaron unos 15 minutos hasta que Travis llego al supermercado mientras se seguía sosteniendo la cabeza con su mano izquierda, el simplemente entro al supermercado y se fue directamente hacia la farmacia del lugar. El lugar no estaba tan lleno de personas así que probablemente fuese porque el ambiente en las calles mostraba como si dentro de nada fuese a llover, por lo que Travis intento apresurarse en comprar lo que necesitaba. El simplemente al no tener ningún tipo de receta medica nada mas pago una caja de analgésicos al mismo tiempo que una botella de agua, Travis paso la pastilla con agua y luego de ello continuo con su plan de comprar unas cuantas cosas para colocar en el refrigerador.

    —Espero que con el analgésico baste, no quisiera durar todo el día libre con una fuerte migraña.— Parece que para Travis el tener comida en el refrigerador no se trata de tener carne y verduras, agarro unas cuantas sopas de fideos para microondas, pizza fría y unos cuantos energizantes en lata, por lo que se ve no era un chico tan saludable.

    Una vez compradas las cosas que necesitaba, Travis tomo rumbo de regreso a su departamento mientras no dejaba de quitar la vista del nublado cielo. Nuestro protagonista se detuvo a mitad de camino cerca de un callejón bastante desolado con unas paredes que estaban prácticamente vírgenes desde el punto de vista de un pintor urbano.

    —Pff... No puedo simplemente desaprovechar la oportunidad.— El chico de cabello grisáceo dejo la bolsa con lo que compro sobre el suelo y saco la lata de pintura spray.

    —Supongo que solamente sera un mensaje corto, la verdad es que este callejón da algo de escalofrió.— Travis agita la lata de pintura azul por unos segundos y luego comienza a aplicar la pintura spray sobre la pared blanca.

    Paso unos 4 minutos mientras Travis terminaba la pintada, el resultado final fueron unas letras de color azul bastante detalladas que dejaban leer "Eres libre de vivir como quieres".

    —Ummm... a lo mejor me puse un poco cursi con el mensaje.— Travis mientras guardaba la lata se percato de un escalofrió que recorría su espalda, este comenzó a voltearse poco a poco pero a la mitad escucho una voz.

    —No deberías estar aquí jovencito, parece que hoy no hace un buen clima para salir a jugar.— La voz era masculina, un poco vieja y ahogada, Travis termino de darse la vuelta y la persona que pudo ver era un viejo vagabundo por lo que se podía notar en sus ropas.

    —Yo digo lo mismo abuelo, deberías encontrar un lugar donde resguardarte de la lluvia que parece que no tardara en llegar.— El chico intentaba mantenerse calmado pero la verdad es que el viejo le había dado un gran susto al aparecerse así.

    —Oh no te preocupes por mi chico, la verdadera pregunta es si el resto de las personas estará bien. Por lo que se ve habrá una gran tormenta y no una cualquiera, si no una gran tormenta de fuego.— Mientras el viejo lo decía se notaba que estaba viendo a un punto fijo, parecía ser una persona no vidente.

    —¿Tormenta de fuego? o se si es algún tipo de metáfora, o a lo mejor la edad ya te a dejado jodido el cerebro abuelo... ¿donde escuchaste eso?— Aunque Travis no quería tomarle importancia, había algo en aquellas palabras del viejo que le hacia preguntarse si el sujeto sabe algo que el no.

    —Nada en especial jovencito, solo asegúrate de cerrar bien con llave al regresar a casa, hoy en día es muy peligroso y ya no sabes que puede irrumpir en tu hogar.— El viejo que aun veía a un punto fijo comenzaba a dejar salir una suave e inquietante risa la cual hacia recorrer un gran escalofrió por el cuerpo de Travis, aquel vagabundo se dio media vuelta y comenzó a caminar sin rumbo fuera del callejón dejando a Travis totalmente solo.

    —¿Que carajos sucede con ese viejo?... probablemente le estoy dando demasiadas vueltas, mejor volver antes que se largue a llover.— Travis dio vuelta por donde vino y al salir del callejón siguió el camino hasta llegar a su departamento.

    Al llegar al departamento el chico de cabello grisáceo dejo todo lo comestible que había comprado dentro del refrigerador, se quito los zapatos y se dejo caer sobre el sofá como si fuese un muñeco de plastilina.

    —Una pena que deba pasar el día echado, siempre hay algo que arruina el día libre y en este caso es todo gracias a una migraña... Joder debo levantarme temprano mañana para trabajar, si mañana sigo indispuesto creo que pasare de ir.— Travis encendió la televisión y se puso cómodo en el sofá mientras ya se podía escuchar el fuerte sonido de la lluvia cayendo fuera.

    El resto del día fue bastante tranquilo para Travis sin contar el molesto dolor de cabeza el cual poco a poco disminuía, se dio una ducha, se preparo una sopa de fideos en el microondas la cual se la comió como almuerzo y siguió viendo algunas cuantas series en la televisión hasta que se quedo dormido en el sofá.

    El chico se encontraba en una habitación vacía y con un tapizado que podía notar bastante parecido a la época victoriana, lo único que había en la habitación era una lampara que colgaba del techo. El chico se miro un poco el cuerpo y noto que estaba vestido con una ropa elegante lo cual para el le hacia parecer algo muy inusual la situación. El solamente se dio vuelta y se percato de una puerta en la habitación la cual sin pensarlo dos veces la abrió, al atravesar la puerta se encontró con un elegante salón en el cual habían mas personas de ropas elegantes las cuales estaban reunidas charlando y bailando. No reconozco de nada a estas personas es lo que decía el chico en su cabeza, y mirando un poco alrededor se percato de una pequeña esfera de luz brillando en el centro del salón. Rápidamente el chico intento acercarse a esa luz pero al estar apunto de tocarla esta se apago al igual que el resto de la iluminación en la sala, hubo un silencio bastante incomodo por unos momentos hasta que regreso la iluminación dejando ver una escandalosa escena. Habían muchos cuerpos descuartizados sobre el suelo alrededor del chico al mismo tiempo que se podía notar una espeluznante mirada al fondo del salón, una espeluznante sonrisa que miraba directamente hacia el rostro del chico.

    —¿Q-que mierda esta sucediendo en este lugar? ¿¡quien diablos eres tu!?— El chico comenzaba a tener miedo al ver la escena y la figura que se encontraba de pie al fondo de la sala, no dejaba de ver directo a sus ojos y nada iba a hacer que dejara de mirarle, no podía apartar la mirada de esa sonrisa, esa jodida sonrisa...

    La sonrisa que miraba directamente a los ojos del chico dejo salir unas cuantas palabras, palabras las cuales el chico no podía escuchar... Un sonido de estática comenzó a invadir sus oídos a la vez que la figura al fondo de la sala movía la boca, y desesperado el chico llevo las manos a sus oídos mientras movía la cabeza de forma errática, aquel sonido se hacia mas intenso hasta el punto de que la cabeza del chico parecía que iba a estallar haciendo que este dejara escapar un grito de dolor.

    Travis abrió los ojos exaltado mientras aun se encontraba en el sofá, estuvo unos cuantos segundos mirando alrededor mientras podía notar un sonido de estática saliendo de la televisión y a la vez también podía escuchar el fuerte sonido de la lluvia fuera de la ventana. El chico de cabello grisáceo se sacudió un poco la cabeza intentando tranquilizarse y luego reviso la hora en celular.

    —Joder me e quedado un buen rato dormido, ya son las 8 de la noche y aun no me e puesto a calentar la cena.— Travis se puso de pie tambaleándose un poco al estar atontado por el dolor de cabeza.

    —Umph, perfecto parece que la lluvia habrá jodido la antena parabólica.— Travis tomo unas de las pastillas que compro en el día y se la paso con una bebida energética, luego de eso se puso a buscar el control de la televisión para apagarla y cuando estuvo apunto de hacerlo pudo ver algo curioso en la televisión, esta había vuelto a funcionar y estaba pasando una noticia urgente en la televisión.

    —El gobierno de los estados unidos hace unos minutos nos ha informado de varios ataques de terroristas ocurrir en los diferentes laboratorios del gobierno en el país.— La noticia la estaba dando un hombre que no parecía si muy joven ni muy mayor.

    —¿Y ahora que carajos esta ocurriendo?— El chico de cabello grisáceo se sentó lentamente en el sofá mientras miraba con atención la noticia.

    —También nos informan que por la misma razón las calles en este momento son muy peligrosas para permanecer fuera, aun no sabemos con exactitud la razón pero se recomienda a todas las personas permanecer encerrados en sus casas hasta nuevo aviso.— Travis le entro un escalofrió mientras escuchaba la noticia. el llevo su mirada hacia la puerta y fue rápidamente a ponerle llave, pero se detuvo a medio camino al sentir como el suelo comenzaba a temblar fuertemente.

    —¡No me jodas! ¿¡que mierda sucede!?— Travis cayó al suelo por el temblor mientras notaba como una fuerte luz entraba por la ventana, era como si una explosión de luz se expandía por toda la ciudad.

    En ese momento Travis solamente podía sentir miedo y desesperación mientras la luz le cegaba totalmente. El solo quería pensar que se trataba de una pesadilla, una amarga pesadilla.
     
    • Espeluznante Espeluznante x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso