Dolor

Tema en 'Prince of Tennis' iniciado por Arleet, 29 Octubre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,109
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dolor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1231
    Dolor

    Dolor
    Como es posible que el destino sea a veces tan cruel con el corazón? En mi vida sufrí muchos dolores pero este fue el peor de todos… ahora frente al espejo tratando de ponerme mi corbata, veo mi reflejo, ese reflejo que antes dejaba a las chicas sin aliento ahora solo era la sombra de esa. Mi piel estaba más pálida de lo normal, mis verdes esmeraldas estaban opacas y sin vida, mi cabello negro con destellos verdosos estaba sin su brillo correspondiente.
    Porque el mundo me arrebata lo más importante de la vida?...
    Flash Back:
    Nos encontrábamos en la playa, mirando como la luna parecía posarse sobre la línea imaginaria del mar y el cielo. Mientras veíamos como las estrellas se reflejaban en la tranquila y silenciosa agua. Había llevado a mi novia a un paseo nocturno, y ahora la tenía en mis brazos mientras acariciaba su cabello suave y con olor a frezas, delicadamente; y pensaba en la suerte que tenía en tener a una hermosa novia como la que tengo en mis brazos, ella me había hecho tan feliz en estos 7 meces juntos, parecíamos inseparables. Pero desde que la conocía tenía miedo de usar esa simple frase para poder demostrar todos mis sentimientos hacia ella… TE AMO… nunca me había animado a decir celó, pero eso cambiaria hoy mismo…
    - Ryoma-kun estás bien? – me pregunto Sakuno mientras en sus ojos carmines se podía divisar lo preocupada que estaba por mí. En ese momento solo puede asentir con la cabeza, toda su hermosura me había cautivado.- Que te pasa? – no resistí mas y atraje su boca contra la mía, en un beso apasionado, que sin dudas dejaba al descubiertos mis sentimientos hacia ella.- Y eso? – pregunto con una sonrisa en sus hermosos labios rojos.
    - Te amo – le susurre en su oído mientras nos tirábamos en la suave arena. – Te amo con todo mi corazón… - termine por decirle.
    - Yo también – me respondió mientras algunas lágrimas saladas salían de sus hermosos ojos rojos.
    Fin Flash Back.
    Porque todo tenía que pasar tan rápido? Hace 5 días le había declarado amor y hoy la estaba despidiendo. Porque no le pudo pasar eso al maldito borracho del camión?
    Flash Back:
    - Nos vamos ahora amor? – me pregunto Sakuno saliendo de su casa.
    - Si vamos – le respondí, mientras agarraba su mano y nos encaminábamos hacia el instituto.
    No me di cuenta de lo que se venía, hasta que escuche un sonido chirriante, viniendo de atrás mío. Sin siquiera notarlo estaba volando entre los aires y cayendo a unos cuantos metros de distancia de donde nos encontrábamos originalmente. Sentí un dolor agudo en todo mi cuerpo gracias a la caída, pero ni eso me sorprendió el ver a mi hermosa novia tirada al lado mío, con sangre en todo su cuerpo, su ropas desgarradas en algunas zonas y uno que otro moretón. No podía moverme, ni siquiera podía pronunciar su nombre… gracias a la repentina niebla que se agolpo en mis ojos y que luego le siguió la negrura total.
    Cuando desperté estaba en una camilla blanca, con aparatos conectados a todo mi cuerpo y con toda mi familia en la habitación llorando por mí.
    - Qué pasó? – logre articular con mis labios en apenas un susurro. Pero fue suficiente para que mí familia se diera cuenta que estaba despierto. Todos se agolparon en mi cama de golpe y empezaron a llorar con más fuerza. – Qué pasa? – volví a preguntar, al ver que nadie me respondía. Mi hermano Ryoga fue el primero que pudo enderezarse y me respondió:
    - Tuviste un accidente cuando ibas de camino al instituto, un camionero borracho que iba por la calle se subió a la vereda y se los llevo por delante – me respondió Ryoga con algunas lágrimas en sus ojos. Escuche como él me seguía describiendo con lujo de detalles todo lo ocurrido, pero algo no estaba bien, algo lo perturbaba pero no estaba seguro de que era hasta que…
    - Ryoga y Sakuno? – pregunte con mucho miedo en mis palabras. Mi hermano no pudo responderme en ese momento, lo único que hizo fue bajar la mirada – Ryoga… donde está Sakuno? – volví a preguntar con un enorme agujero en mi pecho, temiendo lo peor.
    - No pudo sobrevivir – escuche pronunciar a mi hermano en apenas un susurro. De un momento a otra toda mi familia había bajado la mirada y no decían nada esperando mi reacción.
    - No… ¡NO! ¡NO, NO, NO, NO! – empecé a gritar con todo el aire en mis pulmones y un montón de lagrimas en mis ojos. Sentía como si mi corazón hubiera salido volando de mi pecho, ya no sentía nada.
    A los pocos minutos alguien llegó con unos calmantes y me los inyectaron. No sé cuando sucedió pero me quede dormido con todo el dolor traspasando mi pecho.
    Fin Flash Back
    Y así pasaron los días, hoy me habían dado de alta en el hospital para que pudiera irme a despedir mi amada Sakuno, la chica que alguna vez me robo el corazón, y de la que ahora no me podría olvidar jamás, aunque lo quisiera.
    *
    *
    *
    Pasaron los meces y yo sigo aquí. Solo pasaron 3 meces desde la muerte de mi amada y yo vengo todos los días a darle flores y rezar al lado de su tumba. Todos los días me quedo horas diciéndole todo lo que mi corazón es capaz de pensar en esos momentos. Algún día acabara este tormento? Creo que no, todo este dolor es algo del que no voy a poder escapar en un largo tiempo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Acero

    Acero Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    28 Noviembre 2006
    Mensajes:
    418
    Pluma de
    Escritor
    Qué triste, pero qué bonito. Me gusta cómo escribes, aunque tienes varias faltas que entorpecen la lectura.
    Muy buen trabajo. Y pobre Ryoma, me dio mucha pena...
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso