Self-insert Diecisiete rostros.

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por [$̲̅( ͡° ͜ʖ ͡°)$̲̅], 11 Agosto 2019.

  1.  
    [$̲̅( ͡° ͜ʖ ͡°)$̲̅]

    [$̲̅( ͡° ͜ʖ ͡°)$̲̅] Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Talco's Crew Tsundere ♡ Babe ♡ The Trickster Duende bloguero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,840
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Diecisiete rostros.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    841
    Para mi propia actividad: ¿Quiénes somos? (?)







    Diecisiete rostros






    Vaya, ¿cuántos años han pasado ya? Ah, ya lo recuerdo… siete, no, en pocos días serán ocho. Ocho años le he dedicado a esta pequeña isla y su gente, ocho años atrás decidí registrarme en este curioso foro, justamente en la fecha de nacimiento de una de mis personas favoritas… una persona que ya dejó este mundo y ahora yace entre paredes de concreto frío.

    Mientras estoy frente a la pantalla, me llevo la mano a la espalda y luego a mi brazo izquierdo, siento con las yemas de mis dedos el discreto relieve de las líneas oscuras, líneas permanentes, cicatrices con colores. El colibrí, el cuervo y el sol.

    Soul of Heaven. Alma del cielo.

    Lilium of Darkness. Lirio de la oscuridad.

    Nebelung Hollow. Criatura de la niebla hueca.

    Llegué aquí con trece años prácticamente recién cumplidos y una misantropía que resultaba anormal para una preadolescente, porque lo cierto es que aunque era el cliché de chica oscura, había dentro de mí un resentimiento que me impedía evolucionar y que permanecería hasta prácticamente mis diecinueve años.

    Revérie. Ensueño.

    Minerva Koren. ¿Sabiduría? ¿Raíz? Algo tenía que ver con lo virginal.

    Melyen. Profundo.


    Conocí a un cisne que decidió cuidar de mí y se transformó en mi ejemplo a seguir, tuvo la amabilidad de enseñarme que el amor iba más allá de lo que yo creía.

    Me transformé más tarde en un cuervo, una imagen aún alimentada por mi profundo resentimiento con el mundo, lo tomé porque era un rechazado y yo, con mi naturaleza introvertida, tímida y carente de confianza, era así cómo me sentía. Una rechazada, una paria, desechable, reemplazable, poco interesante, inservible… pero con una inteligencia que me ayudaba a sobrevivir; al menos así lo vería más tarde.

    Huginn. Cuervo de Odín, el pensamiento.

    Betrayal. Traición.

    Vaynese. Noche estrellada.


    Me aferré con fuerza al cuervo, con tanta que ocho años después he sido incapaz de separarme de él.
    Me escudé en relaciones a distancia al tenerle miedo al contacto físico, a la decepción del otro por mi apariencia con la que estaba absolutamente insatisfecha. Me junté con un cuervo, con una garrapata y con un lobo, cada uno terminó por arrancarme las alas, devolviéndome a la jaula de la que creía que había escapado… la jaula que yo misma construí.

    Schatten. Sombra.

    Mist. Niebla.

    Elend. Desdicha.


    Sin embargo, el punto de quiebre llegó justo cuando tuve que aventurarme a un mundo distinto, un mundo que había intentado dejarme fuera un par de veces. El primer año de universidad fue una verdadera pesadilla por tantos motivos, pero lo cierto es que sufría más por el desgraciado lobo que por mí misma, porque le había entregado las llaves de mi de por sí deplorable estabilidad mental y él, él estaba jugando con ella como si fuese un ratón que se niega a matar para divertirse hasta que la criatura no soporte más.

    Arctic. Ártico.

    Aimai. Ambiguo, oscuro, vago, de doble filo, con neblina, dudoso, sin compromiso, cuestionable.

    Licht. Luz.


    Y lo cierto es que no soporté más. Mi vida, con diecinueve años, era una amalgama de sangre, cicatrices, risas, humo y vómito, en eso se había convertido en menos de dos años.
    Esta isla vio cada una de mis facetas y me aceptó sin dudar, su gente me abrió los brazos, me volvió parte de ella.

    Sekai. Mundo.

    Yáahl. Cuervo ladrón del sol.


    Esta isla me vio renacer, cuando luego de haber estado a punto de morir en las heladas aguas oceánicas, salí a la superficie y fui recibida por una calidez que, ciertamente, nunca me había abandonado pero que yo había rechazado.
    Me vio renacer cuando, movida por la ira y el dolor que había sentido, volví a unir las alas de cuervo a mi espalda y decidí remontar vuelo, esta vez para arrancar el sol del cielo.

    Quisiera decirles que cada uno de los nombres que vieron no significan nada, que todos esos nombres pertenecen a la misma persona, pero no voy a mentirles… cada uno es un fragmento distinto de una persona que, si bien fui yo en algún momento, ya no lo es.

    Soul, Lilium, Nebelung, Minerva, las cuatro surgidas de la niña de trece años resentida con la humanidad.

    Revérie, Melyen, Betrayal, Schatten, Elend, Mist, Aimai, las siete nacidas de la niña herida que intentaba ser otra cosa pero regresaba al mismo punto.

    Huginn, Vaynese, Licht, Arctic y Sekai las cinco fueron aproximaciones a una persona más diferenciada que sus predecesoras, capaz de ver siquiera una virtud en sí mismas.

    Yáahl es todo lo que soy ahora. No recuerda a sus primeras versiones.

    Lo único que las une a todas es la nobleza e introversión que supuestamente caracterizan mi carácter y poco más. Alguna de ellas incluso cortó el hilo que la unía a las demás, una de ellas fue una maldita traidora.
     
    • Creativo Creativo x 3
    • Adorable Adorable x 2
  2.  
    chicoanime the only

    chicoanime the only Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    30 Agosto 2015
    Mensajes:
    207
    Pluma de
    Escritor
    Y yo que tan sólo quería entrar a revisar y, quizás, dejar esta pequeña historia marcada para criticar más tarde, cuando me desocupe debidamente. Mas sin embargo me encontré absorto, embelesado por un mundo que no es el mio pero que, aún así, se parece tanto.

    ¿Cómo puedo criticar un sentimiento? Es cierto que puedo centrarme en un aspecto más técnico y tangible pero tras leerlo sencillamente no es algo que pueda salir de mí. Ni siquiera me di cuenta en qué punto dejé de analizar el escrito para solo disfrutarlo y sumergirme en él. Nuestro vocabulario es tan extenso y, aún así, a veces no somos capaces de expresarnos en palabras.

    Quisiera decir que empatizo contigo, que comprendo la forma en la que veías el mundo, que éramos iguales. Sin embargo estaría mintiendo, no puedo siquiera imaginar aquello que sentías, del mismo modo que tu no podrías imaginar lo que sentía yo.

    No tengo mucho más que decir, pero siento que he podido conocer un poco más a esa "cuervita de colores" de la que tanto oía hablar cuando ingresé al foro hace años.

    Puede que yo no sea tan interesante, ni que tantas personas aquí me conozcan. Pero me has animado a querer compartir una parte de mi a este foro que tanto me ha dado, más nunca he dado nada a cambio.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso