Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nikky Nikosa

    Nikky Nikosa Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    23 Diciembre 2010
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Destino
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    5689
    Capítulo I
    Una vida normal

    Una chica de ojos celeste se encontraba muy concentrada jugando en su computador, estaba logrando anotar el puntaje máximo pero… ¿Por qué siempre debe haber un pero?

    ¡¡Hermana!!exclamó entusiasmado un niño de alrededor de cuatro años, su cabello desordenado era castaño y con rizos que se asemejaban a resortes que caían por toda su cabeza, sus ojos eran grandes y al igual que su hermana, de color celeste —¡quiero ocupar el computador!

    La chica miró a su hermano con ojos incrédulos, ¿Cómo era posible que un niño de apenas cuatro años pudiera ocupar un computador? Y su hermanito no jugaba juegos didácticos, incluso sabía jugar a juegos mejor que ella, que le ganaba por nueve años.

    Es...espérate hermanito, ya voy a terminardijo la chica un poco nerviosa.

    ¡¡No!! , yo lo quiero ocupar ahoraordenó el niño molesto.

    Dije que ya voy a terminar…¡¡oh no, perdí!!Dijo la chica a punto de llorar, volteó su cabeza hacia donde estaba su hermano pequeño¡¡perdí por tu culpa!!Le regañó molesta,ahora voy a comenzar todo de nuevo y no te dejaré jugar.

    El niño al oír esto se dirigió llorando a donde se encontraban sus padres, bajo la mirada fulminante de su hermana. El niño se perdió escaleras abajo.

    —Te va a acusar—dijo su hermano de nueve años mientras leía un libro, recibiendo una mirada de “eso ya lo sé” por parte de su hermana. —luego de William recuerda que me toca a mí.

    —luego de William yo dormiré. Tú tienes tu propio PC en tu habitación. No veo el afán tuyo por ocupar el mío.

    —El mío es muy lento —dijo el niño con la mirada fija en el libro, que decía “papelucho y su hermana jí”

    La chica suspiró mientras se presionaba las sienes y esperaba.

    Tres…dos…uno…

    — ¡papá!, ¡mamá!, la Dani no me deja ocupar el computadorescuchó el llanto de su hermano que venía de la planta baja.

    —ya te acusó.

    Daniela, ahora le toca a tu hermanodijo su papá con algo de molestia, ya era como la quinta vez que el niño iba para allá.

    Pero…

    Has estado pegada como dos horas en el computador, no haces nada más que esodijo su padre obviamente exagerando un poco.

    La mirada de Dani hizo que su hermano Edward, que estaba leyendo el libro, disimuladamente se fuera de la habitación.

    Dani miró de reojo a su hermano pequeño y luego bajo las escaleras corriendo, molesta por esa mentira. O sea… ¿Qué ella pasaba todo el día en el computador? ¡ja! ¡Qué mentira más grande!

    Lo ocupaba muy poco, ya que estaba todo el día de ahí para allá, con el colegio, el entrenamiento de cheerleader y el propio entrenamiento de artes marciales que tenía con su padre.

    ¡¡eso es mentira!!Así que por eso, cuando llegó a donde estaban sus padres, no pudo evitar gritarles —el computador lo ocupo muy poco, hace media hora que comencé a jugar.

    Bueno, comienza a jugar más temprano, sabes que a tu hermano le gusta ocuparlo antes de acostarse. Por favor Daniela, por salud mental —dijo su madre, a la que ese día, le dolía la cabeza un montón.

    Daniela inspiró tratando de calmarse.

    O sea… ¿le estaban diciendo que ella tenía que acomodarse a las necesidades de ese enano que apenas sabía limpiarse el trasero solo? Su querido hermanito lindo, llegaba de prekinder a las dos de la tarde y tenía cerca de tres o cuatro horas para hacer lo que quisiera ¿y ahora le venían con el cuento de que tenía que dejarlo jugar en la noche?

    ¡Hn!

    ¡Como si no jugara suficiente durante el día!

    —Mamá…—dijo tratando estar calmada —Ignacio (que era el segundo nombre del niño) ocupa el computador más que Edward y yo juntos… ¿no te parece que es un poco ilógico que deba darle parte de mi tiempo para que juegue?—okay, admitía que estaba siendo egoísta, pero… ¿Quién no lo sería frente esa injusticia? Ella por lo menos sí.

    Bueno, él es menor que túcomentó su padre, causando que toda la calma lograda por su hija se fuera al tarro de la basuray que no se hable más del asunto, además es tarde y te debes despertar temprano por la mañana. Y ahora que me acuerdo ¿No debes estudiar para la disertación?

    sí, sí, ya estudiémintió Dani, bueno en realidad estudió la semana pasada que se suponía darían la disertación, pero la profesora de lenguaje se enfermó y la disertación quedó para nuevo aviso, sin embargo la castaña dijo que le tocaba ese día porque llevaría el notebook, para hacer ciertas cosas en su colegio, aprovechando que en este había Wi-FI.

    Bueno anda a acostarte ordenó su madre satisfecha. Era una mujer joven, de alrededor de 31 o 32 años, mide alrededor de 1.70, de tez blanca, su largo pelo es castaño algo rojizo y ondulado, y combina con sus ojos ambarinos.

    pero mamá…todo eso es injusto…

    Daniela, cállate y anda a dormir, es mucho por hoy.

    pero es verdad siempre que…

    a dormir…—dijo su padre.

    es que…

    Daniela, cállate, no lo volveré a repetir—dijo su padre nuevamente, esta vez bastante irritado.
    ¿Es que caso su hija tenía problemas con el español? Porque de ser así se lo podría decir en inglés.

    pero…

    Se acabó. Estás castigada un mes y sin reclamos—sentenció su madre con el seño fruncido.

    ¡Qué! exclamó extrañadapero, ¿Por qué?cuestionó adivinando de inmediato la respuesta.

    Por desobediente—explicó su madrete dijimos tres veces que te callaras y no hiciste caso.

    ¡NO ME IMPORTA!gritó dirigiéndose a las escaleras y diciendo improperios por lo bajo ¡ahora me voy a bañar!dijo un poco más calmada mientras llegaba a su habitación y cerraba la puerta de golpe.

    La chica de cabello castaño se quedó mirando en el espejo del baño.

    “genial Dani, estas nuevamente castigada. Recién habías logrado salir de tu anterior castigo, ¡que rabia! Y todo por no quedarte callada. Creo que tendré que hacer méritos para que me rebajen el castigo” pensaba molesta mirando su reflejo.

    Tenía alrededor de trece años, media cerca de 1,53, su peso rondaba por los 45 kilogramos, el color de su piel no es ni blanco ni tostada, es un color intermedio como beige; su cabello ondulado es castaño claro con algunos reflejos rubios y le llegaba un poco más abajo de los hombros, sus grandes ojos eran de un hermoso color celeste.

    Mientras se desvestía se miró nuevamente al espejo y sonrió.

    “bueno, es solo un mes, estoy segura que encontraré algo con que distraerme durante ese tiempo” pensaba ya más calmada dirigiéndose a la ducha ¿Cuántas veces había estado en peores condiciones y había logrado salir adelante? (Aunque claro, un castigo no es la gran cosa, no se acabará el mundo porque te castigan).

    Abrió la llave y se metió a la ducha para salir segundos después molesta y congelada “¡MALDICION!, con la rabia que tenía se me olvido prender el calefón” pensaba mientras se tapaba con la toalla y se dirigía a la planta baja donde estaba la cocina y el molesto aparato.

    Está apagado el calefón dijo su papá cuando la chica entró a la cocina lo quise prender, pero pensé que no serías tan tonta como para meterte a la ducha sin haber tocado el agua primero agregó burlesco y con aire de superioridad.

    “vaya, le duro poco el enojo, digo, menos de lo normal, no han pasado ni cinco minuto” pensaba Dani divertida. En las discusiones siempre se enojaban y ella terminaba castigada, pero después de unos diez minutos estaban como si no hubiera pasado nada.

    … ¿puedes prenderlo por mi?preguntó la castaña con un poco de duda.

    Creo que no me queda otra, ni siquiera sabes prender el calefóndijo en el mismo tono de antes haciendo que Dani se enojara y su orgullo saliera a flote.

    ¿sabes?, creo que mejor lo hare yo, con lo tonto que eres puede que termines por descomponerlodijo la oji celeste con malicia.

    hmp, por favor, seguro que fui yo el que dejo que un perro mordiera tu celular. Si estamos hablando de idiotez, creo que eso lo supera todo.

    “tenía que mencionarlo” pensó un poco avergonzada aunque no lo demuestre “¿Qué culpa tengo yo que todos los perros, a excepción del mío, me odien?

    “haber… Respóndele…, ah! ya me acordé”

    sí, admito eso, pero yo no me senté sobre mi Ipoddijo triunfalmente y esperando que su padre no contraataque.

    Sí, pero hay que ser muy IDIOTA para dejarlo sobre el sofá, sobre todo si sabes que cualquiera se puede sentar ahí respondió dejando callada a su hija hmp, creo que tendré que prenderlo yo después de todo agregó en tono arrogante.

    “¡mierda! Volví a perder, ¿por qué él siempre tiene que decir la última palabra?” se preguntaba a si misma sin encontrar respuesta.

    Dani desde pequeña había sido competitiva con su papá, quería y quiere superarlo, pero le falta demasiado. Su padre era sarcástico, irónico, ciertas veces arrogante y demasiado inteligente según Dani, pero a la vez cariñoso, protector, celoso, consejero… en fin Dani puede encontrar mil cualidades en su padre, además vale decir que es un experto en artes marciales y Dani… bueno, su padre trató de enseñarle, pero después de tres años concluyó en que, si bien Dani es fuerte, no pega correctamente y por ende se aburrió y la catalogó como un caso perdido. Por su parte Dani se aburrió de que, cada vez que intentaba atacar a su padre, terminaba segundos después como un trapero viejo, por lo que se auto catalogó como un desastre en la pelea.

    Después de bañarse, con su pijama puesto luego de secar su cabello, comenzó a ordenar su mochila con todo lo necesario para su “disertación”. No se preocupó por los cuadernos que le tocaban ese día ya que los tenía en su casillero. En su mochila puso su notebook, el porta CD, la cámara, y su colación, y se aseguró también que estuviera todo lo que llevaba diariamente
    “Ipod, cuaderno de dibujos, el cable USB y mis indispensables cargadores, sí, creo que está todo ah y el celular que lo echo en la mañana” pensaba aliviada cerrando la mochila luego de asegurarse de que las cosas que (según ella) son vitales para sobrevivir en el lugar que absorbe alrededor de 8 horas de su preciado día.

    Luego de asegurarse de activar la sonora alarma de su celular, se acostó en su cama para quedarse plácidamente dormida casi al instante, al menos en el mundo de Morfeo podía olvidarse de todo.

    ooo

    Al día siguiente…

    Dani, hermana…despierta…. Debes ir al colegiooía la molesta voz de su hermano a lo lejos

    Dani, despiertarepitió el niño pero ahora destapándola.

    Nacho, déjame dormirmurmuró la castaña tratando inútilmente de cubrirse para regresar a su tranquilo sueño.

    El niño al ver que no lograba nada, decidido a recurrir a métodos más eficaces, se posicionó encima de su hermana y comenzó a remecerla suavemente levántate, es tarde, ya salió el sol pero ni señas de que su hermana le hiciera caso hermana linda, si no quieres terminar mojada despierta ahora mismo.

    Ignacio, deja de molestarme.

    “¿Qué le pasa?, si hoy es sábado…espera un momento no es sábado es miércoles, ¡debo ir al colegio!”

    Dani se sentó de golpe en su cama, provocando que su hermano al estar arriba de ella, cayera de cara al suelo. Ignorando este hecho, buscó su celular que se encontraba en el piso.

    “las 08:10 ¡maldición! Voy atrasada”

    Se levantó, buscó su ropa y se dirigió al baño para lavarse y vestirse. Ya lista, salió del baño, bajó las escaleras y se dispuso a salir de la casa, pero un juguete se cruzó en su camino haciendo que se tropezara.

    “genial, lo que me faltaba” pensó mientras caía pesadamente.

    ¡hermanita!, ¿estás bien?preguntó su hermano preocupado.

    ¡¡NO!! ¡Me acabo de golpear el trasero!respondió con un grito que asustaría al mismísimo Satanás ¡además debiste despertarme más temprano!

    pero…

    Además te han dicho que no dejes los juguetes botados por cualquier lugardijo saliendo de la casa dejando atrás a un niño haciendo pucheros y con los ojos cristalinos amenazando con botar lagrimas.

    Corría desesperadamente por las calles, los pocos microbuses que le servían pasaban llenos y Dani no estaba dispuesta a viajar sin oxígeno y con mezclas de olores, así que prefería mil veces correr, además tenía buena resistencia.

    “no debí gritarle así a Nacho, él me despertó, o sea me hizo un gran favor” pensaba arrepentida de haber dejado a su pequeño hermano llorando “a la tarde me disculparé y le llevaré un dulce. Y asunto arreglado”

    Parece que vas atrasada escuchó decir a una voz que ella conocía perfectamente ¿te llevo?

    No, gracias papá respondió Dani fríamente al hombre que estaba dentro de un Audi negro, todavía estaba molesta por la derrota de ayer y aunque tenía que llegar al colegio, su orgullo es más fuerte.

    bueno…si tu quieres llegar atrasada es cosa tuya. Pero si mal no recuerdo, si llegas tarde sólo te dejarán entrar si vas acompañada de tu apoderado o alguien que lo represente ¿o me equivoco? Y como yo no veo a tu madre que es tu apoderado…estás en un dilemadijo con una sonrisa burlona.

    Dani al ver que su padre tenía razón lanzó un gruñido y se subió de mala gana al auto diciendo maldiciones por lo bajo.

    El viaje fue relativamente tranquilo excepto por los nada agradables comentarios de su padre, porque digamos que a él le encantaba molestar a su hija ya que conocía perfectamente el carácter de Dani. La castaña, por su parte, ocupaba todos los medios necesarios para que le rebajen el castigo.

    Bueno, llegamosdijo su padre bajándose del auto y abriéndole la puerta a su hija. Es un hombre de no más de 34 años, 1.80 de altura, piel un poco mas tostada que la de su hija, ojos de un Calipso más oscuro que los de su hija y el cabello rubio desordenado; tiene una expresión fría y seria, es más, todas las personas que lo ven piensan que nunca se ríe, sin embargo, este hombre en realidad es muy agradable pero solo lo demuestra con las personas que lo conocen perfectamente y en las cuales puede depositar su extrema confianza, que en realidad son contadas con los dedos de la mano.

    ¿Te conté que obtuve un siete en una prueba de matemática? preguntó, no más bien afirmó orgullosa (para los que no saben, un siete es la calificación más alta en Chile)viendo esa excelente calificación ¿podrías…?

    No te levantaré el castigo — sentenció su padre con los ojos entrecerrados.

    —ya, por favor, nee, me porto bien. ¿si?dijo al mismo tiempo que ponía una carita de perrito abandonado, de esas que ablandaban el corazón de su frío padre.

    Aunque ambos la mayoría de las veces se llevaban discutiendo y desafiándose, Dani, al ser la hija mayor y la que más problemas había tenido para llegar al mundo, había pasado a ser la niña de sus ojos.

    De acuerdo accedió el rubio resignado, no quería que su hija estuviera todo un día tratando de convencerlo, ya que conociendo lo persistente que era, sabía que lo lograría. pero con una condición, no pelearas más con tu hermano.

    Si…Ya…de acuerdo, prometido dijo entrando junto a él al establecimiento.

    Al entrar al colegio se encontraron de frente con la inspectora hey, tú ¿Por qué estas llegando a esta hora? cuestionó en una forma no muy amigableya son las 8:45, ¿traes algún justificativo?

    Hm…no, no traje a mi apoderada, pero traje a alguien que la representa dijo señalando al hombre rubio.

    Lo lamento, pero no se admiten hermanos mayores. Debe ser tu padre o tu madredijo dirigiendo su mirada al rubio, el cual la miró con una ceja levantada.

    … no sé si se dio cuenta pero él es mi papá dijo la castaña divertida y haciendo grandes esfuerzos por contener la risa —ya sé que es bastante guapo, pero eso de que es mi hermano mayor es bastante ofensivo.

    ¿Su padre? preguntó incrédulamente.

    Sí, ¿algún problema?preguntó el rubio en tono cortante que es característico en él y dirigiéndole una mirada a la mujer que hizo que esta se pusiera nerviosa.

    no…p-pase para que justifique la demora de su…

    ¡Mónica! te necesitan en el 6ºA llamó una mujer de alrededor de 40 años ¿de qué curso eres? preguntó curiosa al notar la presencia de la castaña.

    Del 8ºA, señoritadijo un poco nerviosa por la acción de la mujer.

    ¡vaya! tu eres la chica de la disertación, tus compañeras de grupo están muy preocupadas.

    “¡¡¡¿QUE?!!!, ¿van a hacer la disertación?, pero es imposible, la profe estaba enferma, ¡mierda!, estoy perdida”

    ah, y… ¿Dónde están?preguntó aparentemente tranquila ocultando muy bien el nerviosismo que comenzaba a aflorar.

    me parece que están en la sala audiovisual.

    bueno, entonces mi hija va a dar la disertación mientras yo justifico su demora.

    em…sí.

    Bueno, entonces me voy, te veo en la tarde papá dijo Dani alejándose a gran velocidad antes de que su padre notara el nerviosismo.

    Cuando llegó a la sala, golpeó la puerta.

    Es para afuera se escuchó la voz de la profesora que se encontraba en el interior.

    “jeje, se me olvido” pensó avergonzada mientras abría la puerta.

    Al entrar a la sala oye respiros de alivio por parte de sus amigas, al localizarlas se dirigió hacia donde ellas están.

    ¡Hola!saludó nerviosa al ver como sus tres amigas le dedicaban miradas asesinas.

    ¿Trajiste lo necesario? preguntó una chica pelinegra de ojos marrón.

    Creo…dice abriendo su mochila bajo las miradas expectantes de sus amigas ¡sehh, aquí esta! exclamó fuertemente interrumpiendo la exposición del grupo que está adelante.

    Daniela, respete a sus compañeros ordenó la profesora molesta por la interrupción.

    Disculpe.

    Daniela Nicolette Rozen Sepúlvedadijo seriamente una chica rubia.

    ¿Sí, mi querida amiga Joussette?preguntó nerviosa.

    La chica rubia tomó una Barbie de las que iban a ocupar en la disertación para demostrar algo y le sacó la cabeza esta eres tú le dijo mostrándosela.

    ¡Que chistosa! comentó más nerviosa.

    Dani, ¿porque llagaste atrasada?preguntó una chica castaña con reflejos rojos.

    Después te digo, Fran.

    El equipo de Daniela salga adelante, ya que al parecer están tan ansiosas por disertar dijo la profesora.

    Daniela nerviosa encendió el notebook y se lo pasó al encargado para que lo conectara al aparato que proyectaba, mientras que Joussette intentaba algo afligida ponerle nuevamente la cabeza a la Barbie que tenía un peinado punk, ya que las disertaciones trataban sobre las diferentes tribus urbanas, así que algunos debían disertar sobre flaites, pokemones, Emos, Goticos, Punks, Hiphoperos y etc.

    La disertación fue un éxito, las chicas supieron ocultar bien que se les había olvidado casi la mitad de lo que tenían que exponer y aunque sea difícil de creer obtuvieron un 7, ya que no leyeron y dijeron lo que se sabían y como hablaron bastante, la profe pensó que la disertación estaba muy bien preparada. Y aparte, las preguntas que hicieron sus compañeros, fueron respondidas todas por Dani y Fran, que eran las que tenían el llamado don de la palabra.

    Grrrrrrrrrrrrrrr—era el sonido que hacían los estómagos de Dani, Joussette y Francisca.

    —¿que les parece si vamos a desayunar?—propuso Dani que era la que más hambre tenía.
    ooo

    …Dani ya vas en tu segunda leche y no sé como lo haces para no engordar, ¡mujer estas casi en los huesos! y eres la que más come.

    como sano y aparte no me queda nada en el organismo, todo la energía se me va en los entrenamientos de cheerleader y artes marciales. Además ¿de qué te quejas? Tú también estas en los huesos y también estás en cheerleader.

    —pero yo no paso comiendo.

    —bueno, yo tengo tendencia a estar en los huesos. Y tu también tendrías hambre si no comes nada desde las ocho de la tarde y aparte no desayunas—dijo haciendo pucheros y mirando el vaso de leche lleno de Joussette.

    ¿EH?— dice Joussette viendo como Dani miraba el vaso de leche con lagrimas en los ojostoma, a mi no me gusta la lechedijo pasándoselo.

    ¡Gracias!exclamóabrazando a su amiga —pero deberías tomar leche o si no te quedarás chica y recuerda que por eso te fracturaste el brazo, te falta calcio.

    —me fracturé el brazo por que en un desmonte, nadie alcanzo a agarrarme y recibí todo el peso en el brazo. Y no me llames chica.

    Joussette era una chica menuda y delgada y en cheerlader era ejecutante al igual que Dani y Fran, o sea a la que subían. Era la mejor había que agregar, ya que gracias a su tamaño era fácil hacer ciertas cosas, aunque la mejor para hacer figuras era Fran, ya que era la más flexible y era fácil para ella hacer el escorpión y el arco y flecha y la mejor en los lanzamientos era Dani, ya que podía hacer patada con giro, mortal y la mayoría de las figuras de lanzamientos.

    Dani, ¿Por qué llegaste atrasada?preguntó Fran, su mejor amiga, cambiando de tema.

    es que me duché en la noche.

    ¿algo más que quieras decir?, por lo que yo sé, tu siempre te bañas en la noche cuando estas enojada…en ese momento la razón pasó por su mente ¡no me digas que estas nuevamente castigada!

    ¡BINGO!, tenemos a una ganadora, ¡felicitaciones!

    es lo único que se limitó a decir Fran.

    ¡Vamos!, era broma, además ya me lo levantarondijo Dani escondiéndose detrás de Joussette

    “que haya gente que no aguante una pequeña broma.

    Te voy a matar dijo Fran haciendo sonar sus dedos.

    tranquila, Fran, relájatedijo Joussette nerviosa al ver que en estos momentos estaba siendo ocupada como escudo humano Dani, ¿trajiste el notebook? preguntó desviando completamente el tema.

    sí, lo llevo en la mochila que tengo en la espalda.

    ¿Por qué andas con tu mochila para todos lados? preguntó Fran que ya no tenía ninguna intención de tirársele encima, para alivio de Joussette.

    porque no quiero que me roben algo de adentro.

    Tenías que mencionarlodiije Joussette deprimida.

    verdad, se me olvidó que a ti te robaron la cámara digital dijo Dani arrepentida “metí la pata”

    no importa, ya lo superé, ¡ah! antes que se me olvide, anda a buscar a Anto, para que nos conectemos.

    si

    Pero, deja la mochila acádijo Fran.

    no, si se me pierde algo mi papa me cuelga.

    tu papá me da miedo.

    Sí, ¡casi todos me dicen lo mismo! exclamó saliendo del comedor para ir a buscar a Antonia.

    Dani divisó que Antonia estaba conversando con una compañera, va a llamarla cuando una intensa luz, que le impide ver, la envuelve completamente “¡pero qué pasa!” se pregunta sin obtener respuesta mientras siente que sus parpados se sierran involuntariamente.

    ¡¡DANI!!un grito desesperado de parte de Antonia es lo último que escuchó antes de caer inconsciente el piso.

    Notas de Autora:

    ¡¡¡¡Hola!!!! Espero que les haya gustado este primer capi, soy nueva en esta página y pues estoy probando con este fic.

    Espero que comenten y eso, hasta el próximo capitulo.
     
  2.  
    KanadeHyuga

    KanadeHyuga Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    27 Septiembre 2010
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritor
    Ola chica!
    Interesante tu fic pero, no creo que sea de Naruto ¿o si? ...
    ¿de qué anime es? me gusto mucho la trama y quisiera verlo si es que es un anime :D

    Bien... a mi me gustó mucho pero, debes tener cuidado en que parte colocas tu fic ^^
    KanadeHyuga fuera Bye :D
     
  3.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,374
    Pluma de
    Escritora
    El problema nace que el primer capítulo no tiene NADA de Naruto, qué se puede pensar?

    Ahora, te advierto que el fic debe girar de Naruto, no de los Mary Sue o los personajes colados, no quiero que terminen robando la trama sólo para complacer deseos de esta con este, al final la categoría de es de Naruto. Será mejor que cuides eso.

    Acabo de ver el post borrado.. y sí, era lo que temia, la Mary Sue roba toda la escena y la historia, cosa que no se permite de todo, sobre todo por el tema que te mencioné arriba, no sé qué puedas hacer, pero realmente debes cambiar esa situación porque así es un fic de Z con los de Naruto como secundarios.
     
  4.  
    Nikky Nikosa

    Nikky Nikosa Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    23 Diciembre 2010
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritora
    mmm...supongo que puedo decir que nuestros conceptos de Mary Sue son bastantes distintos. Está bien que Daniela sea un personaje original y que sea mayormente la protagonista, junto con Gaara, pero no es un personaje perfecto, no es de esos personajes originales que llegan a dar asco por lo perfectas que son. Este personaje tiene defectos, como ser orgullosa, peleadora con su hermano, un tanto desobediente, arrogante (aunque eso comenzará a verse mas adelante) muy molestosa, irritante, enojona, poco tolerante...y pues eso...a menos que se me olvide alguno. Obviamente tiene algo bueno como algo tierna cuando se lo propone (todas sacamos ese lado en ciertas ocasiones) un tanto inocente (aunque eso es por la edad, es una niña todavía), pero no es doña perfección, al menos yo no la veo así. He sido cuidadosa en no caer en lo que yo considero mary Sue y he tratado durante la historia de mantener el cannon de Gaara lo más posible.

    ¿deseos de esta con este? para nada. Este personaje no es un alter ego mío ni nada por el estilo. Me he basado en las personalidades mias y de mis amigas para crearlo y tratar de hacerlo realista y humano, con defecto y virtudes.

    Lamentablemente la historia girará en torno a ella y a Gaara, ambos son los protagonistas y si a Dani la dejo como un personaje secundario toda la trama se acabaría. Tampoco será un personaje que llame la atencion de todos los hombres de la aldea ni tampoco todos estarán babeando por ella y como la historia se dasarrolla en suna, habran otros personajes originales junto a los canon.

    otra cosa...leí una vez en el perfil de una mary sue que sus caracteristicas fisicas son nada comunes (cabellos casi fosforecente, rosados, celeste, verde y otros) y sus ojos tambien (multicolores... ¡que se yo!) pues Dani es una chica de viña del mar con los ojos celestes (nada fuera de lo normal, a menos que se crea que Chile aún esté repleto de indios), cabello castaño (igual que la mayoría de la poblacion, creo) piel mediana, su altura y peso tampoco es muy sorprendente (su IMC está dentro de lo normal) es cheerleader al igaul que yo (supongo que eso es en lo unico que nos parecemos y no es algo imposible o excepcional)

    Pues supongo que todo eso dice que Dani no es una mary sue, a menos que creas que todos los personajes originales son Mary Sue o Gary... (no se como continua), en ese caso sería muy fome y una lata.

    De todos modos, si hay algo que realmente te moleste del personaje, trataré de editarlo y arreglar el problema, pero como te dije, no puedo hacer que la historia se deje de centrar en ella, porque de ser así, no habría historia.

    Espero que te cuides y pases una feliz navidad junto a tus seres queridos.

    besos!!!!
     
  5.  
    Nikky Nikosa

    Nikky Nikosa Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    23 Diciembre 2010
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Destino
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    4611
    Capítulo II

    ¿Dónde estoy?

    Antonia observaba aterrada como el cuerpo de su amiga caía pesadamente en el duro cemento, se acercó hacia donde esta Dani y notó que la chica no se movía, y peor aún no respiraba.
    Su cuerpo se paralizó, asustada, aterrada. Nunca imaginó que iba a estar en una situación como esa, viendo como su querida amiga yacía ahí, sin respirar…sin vida. Su respiración comenzó a acelerarse mientras considerada la idea.

    ¡Anto!las voces de sus amigas hicieron que volviera en sí. La miró con lágrimas en los ojos.
    ¿Qué fue esa luz?preguntó Joussette impaciente por la respuesta.
    ¡Daniela!Antonia cerró los ojos afligida, con dolor. No respira, Anto, ¿Qué mierda pasó?
    No lo sé… venía corriendo y de pronto la envolvió una luz…desesperación, eso era lo que sentía en esos momentos.
    ¡¡Ustedes!!escucharon una voz conocida, y Antonia se sobresaltó, buscando refugio en los brazos de su amiga Joussette.
    Makarena, la prima de Daniela, se acercaba rápidamente a ella, preocupada luego de ver como aquel rayo de luz había envuelto a su primita.
    Maka…susurró Antonia, afligida.
    Anto ¿Qué paso? Estaba en el segundo piso y luego vi que a mi prima la envolvió una luzcuestionó la castaña de ojos color verde, con voz jadeante ¡y ahora resulta que ni siquiera se mueve! exclamó luego de ver a su prima inconsciente en el piso.
    Y tú crees que nosotras lo sabemos—el sarcasmo en la voz de Joussette era palpable.
    Todos sabían que ellas dos no se llevaban para nada bien, por lo que siempre se enfrentaban por cualquier cosa, y esta vez no sería la excepción.
    No estoy hablando contigo dijo la muchacha de forma desafiante.
    — ¡Ya paren!dijo francisca de forma autoritaria—. No ando de ánimos para escuchar sus peleas, por si no se han dado cuenta a Dani le pasó algo extraño.
    Sí, tienes razóncomentó Makarena mientras buscaba con la mirada a alguien—. ¿Donde se metió Jorge?
    No vino, está enfermo—se atrevió a contestarle Joussette, intentando no armar más discusiones.
    ¡Miren! exclamó Antonia espantada, que hasta ese momento había mantenido su vista fija en Dani.
    No puede serdijeron al unísono las cuatro al ver que poco a poco el cuerpo inerte de Dani comenzaba a desvanecerse.

    Danisusurró Francisca con desesperanza viendo como desaparecía completamente su mejor amiga, sin poder hacer nada para evitarlo.
    O
    O
    O
    Abrió pesadamente sus ojos mientras sentía como el suelo le quemaba, se incorporó lentamente y vio que lo único que había a su alrededor era arena y más arena “genial, un desierto” pensó molesta y confundida a la vez “¿cómo vine a parar aquí?” es la pregunta que ronda su cabeza. De un momento a otro esa pregunta fue respondida por las imágenes que pasaron por su mente, provocándole un intenso dolor de cabeza.
    Ahora, ¿Qué hago? ¿Hacia dónde voy? esas eran las preguntas que decía en voz alta esperando, quizá, que el viento las respondiera.
    De pronto una inquietud la inundó “debo encontrar un lugar en el cual refugiarme, aunque es temprano, no sé a qué hora anochece aquí y tampoco si existe Alguna civilización” pensó mientras buscaba su celular en la mochila que llevaba en la espalda “bendito sea el miedo a que mi papa me cuelgue” por primera vez estaba contenta de tener que soportar el peso de su mochila durante los recreos, ya que en su colegio habían ciertas personitas que no se podían contener al ver un iPod touch o un teléfono última generación del año y lo tomaban prestado para nunca más devolverlo.
    “Son las dos de la tarde, si el sol sale por oriente y se esconde en occidente, entonces los que restan son el norte y el sur” se dijo en su mente apuntando hacia los cuatro lados ahora el problema es qué dirección tomar­ “y yo que tengo tan buena orientación” piensa un poco preocupada iré hacia el norte. Bueno ¡en marcha!dijo con optimismo muy poco común en ella, sin darse cuenta que no iba para el norte, si no que para el este y aquí entre nos, sin saber que tardaría tres días en llegar.
    La actitud optimista desapareció al poco tiempo, cuando comenzó a sentir hambre y sed, y ese día lo único que había llevado de colación era una botella con jugo de fresa con la cual se mojaba un poco los labios de vez en cuando. Odiaba el calor y ese rayo del demonio la enviaba al tipo de lugares en que hay más calor.
    Había estado cerca de cinco horas caminando y el sol ya había comenzado a esconderse y ella sabía perfectamente que en los desiertos las temperaturas bajan considerablemente en la noche. “bien hecho Daniela, justamente hoy debías dejar tu chaqueta en la sala” pensó molesta consigo misma; algo le había dicho que se la pusiera, pero como ella era tan… ella, no le había hecho caso a su parte inteligente “y justo me perdí el capítulo de `A prueba de todo’ en el que enseñaban a sobrevivir en un desierto” “¡idiota, mil veces idiota!”
    La luna llena se veía grande, hermosa, majestuosa alumbrando con su tenue luz la oscuridad de la noche, sin embargo, esta estaba siendo olímpicamente ignorada por Dani, la cual seguía caminando, ya sin fuerzas, amenazando con desmallarse en cualquier momento.
    Caminó unos metros más para caer segundos después agotada sobre la arena.
    Tengo hambre, sed y… dijo esto antes de quedar inconsciente.
    ooo
    Ya no sentía la áspera arena, sino que algo agradablemente blando. Extrañada por aquella sensación abrió lentamente los ojos y lo primero que vio fue a un chico que la miraba con curiosidad y que además estaba solo a escasos centímetros de ella.
    ¡Ah!asustada y avergonzada a la vez por la cercanía, lo empujó fuertemente.
    ¿Qué estás haciendo? cuestionó enojada y con un pequeño tinte carmín en las mejillas.
    Observándote contestó parándose visiblemente molesto.
    “¿Quién es él?” pensó sonrojada.
    El chico que se encontraba frente a ella, no debía tener más de catorce años, Dani calculaba que debía medir como 1,64, piel blanca, pelirrojo, ojos más claros que los de ella, que tenía los ojos Calipso, y en la frente tenía tatuado un extraño símbolo en color rojo, vestía pantalones color burdeo, un abrigo largo del mismo color, una especie de armadura gris sobre este, además de llevar una calabaza en la espalda.
    ¿Cuál es tu nombre?cuestionó con una mirada tranquila, al contrario de ella, que estaba hecha un manojo de nervios.
    Me llamo Daniela Rozen respondió presentándose, al notar que el chico seguía atento continuó—. Soy de Chile, vivo en viña del mar y tengo trece años mientras hablaba notó que el chico con cada palabra la miraba más confundido y… ¿cómo te llamas?
    Sabaku no Gaara.
    En español por favor, si no es mucha la molestia.
    Significa Gaara del desiertoaclaró confundido.
    “Que original”
    Dani le preguntó donde se suponía que estaba y resultó ser que estaban en el hospital de Suna, lo que a ella la descolocó completamenmte.
    “Sabaku no Gaara, Suna, parecen nombres japoneses, pero… ¿Por qué no tiene los ojos como ellos?” pensaba Dani confundida, esto ya no le gustaba nada.
    Esto… ¿Cómo llegue al hospital?
    Te encontramos desmayada en el desierto.
    .
    Un chico pelirrojo se hallaba admirando el hermoso atardecer que se podía apreciar desde su oficina, en el escritorio se podía notar la gran suma de pergaminos e informes, los cuales debía revisar.
    —Hey, Gaara—dijo un chico con traje negro interrumpiendo la tranquilidad del pelirrojo —esto te va a interesar.
    —Kankuro, ¿acaso no te enseñaron a golpear?—cuestionó molesto.
    —Gaara, ven conmigo, que paso algo realmente extraño— dijo ignorando lo anteriormente dicho por su hermano menor.
    — ¿Qué pasó ahora?— preguntó de mala gana, ya que no quería abandonar su oficina, tenía mucho trabajo.
    —Unos chunin, mientras regresaban de una misión, divisaron una extraña luz aproximadamente a 50 kilómetros al oriente de Suna, en la ruta que va hacia Konoha— tomo un poco de aire y continuó. —Creo que deberíamos ir a dar un vistazo, es posible que sean ninjas de Konoha.
    — Mandaré una patrulla de ANBUs inmediatamente.
    —Pero mejor vamos nosotros.
    —Kankuro, soy el Kazekage, no puedo dejar sola la aldea.
    —Vamos Gaara, no creo que nos demoremos tanto, además no me digas que no te da curiosidad.
    —De acuerdo—aceptó rindiéndose—más te vale que sea interesante.
    Ambos shinobis corrían ágilmente, por el desierto bajo la luna llena, estaban llegando al lugar de origen, sin embargo, no había nada, solo unas huellas que se hallaban borrosas sobre la arena y que tomaban rumbo hacia Konoha.
    —Sigámoslas—ordenó Gaara mientras Kankuro asentía.
    El sol comenzaba a mostrar sus pequeño rayos mientras los ninjas seguían las huellas “que buena orientación” pensaba Gaara molesto, las huellas iban a un lugar, se devolvían y después tomaban otro rumbo
    —Ahí hay algo—dijo Gaara al divisar una figura.
    —Mira, parece que es una chica—dijo Kankuro extrañado y sorprendido a la vez.
    — ¿Crees que haya tenido una pelea?—preguntó Gaara intrigado.
    Al llegar al cuerpo, vieron que la chica no estaba herida, no había bandana que la identificara como ninja y su ropa no era la ocupada por una kunoichi, es más, nunca habían visto una chica que vistiera de esa forma “que chica tan extraña” pensó Gaara extrañado por la vestimenta poco usual de la esta.
    La chica vestía una falda cuadrille en tonos plomo y azul que le llagaba un poco mar arriba de la rodilla, las piernas las llevaba cubierta por una espacie de tela ploma y el calzado era muy extraño, no llevaba las usuales sandalias, sino que unos zapatos negros. En cuanto a la parte superior llevaba una blusa blanca y encima de ella un chaleco abotonado azul en cuya parte inferior izquierda llevaba un extraño símbolo.
    —Nunca había visto a una chica que vistiera así— dijo Kankuro confundido.
    —Revisa su mochila— ordenó serio Gaara.
    —Veamos……— dijo Kankuro abriendo la mochila rosada —un cuaderno con dibujo…mira parece que dibuja bien—comentó mientras mostraba uno de los dibujos a su hermano.
    “vaya, realmente dibuja bien” pensaba Gaara admirando el extraño pero hermoso dibujo —sigue buscando.
    —Un estuche… ¡mira que cosa más extraña!—exclamó Kankuro tomando una cosa negra entre sus manos, la abre y aparece un vidrio por un lado y unas teclas con letras y números por el otro.
    — ¿Qué será esto?
    —No lo sé…será mejor que lo guardes, en Suna lo averiguaremos— dijo para posteriormente tomar a la castaña cuidadosamente con la arena y regresar a la aldea.
    .
    Después te trajimos aquí al hospitaldijo Gaara finalizando su relato
    ¡¡¡¡¡como se les ocurre revisar mi mochila!!!!! Dijo Dani roja de la rabia con un grito que retumbó por todo el hospital ¡nadie les dio derecho! ¡No me gusta que revisen mis cosas y mucho menos mis dibujos! exclamó ya un poco más calmada, quizás fue un poco exagerado su actuar, pero a ella no le gusta que revisen sus dibujos.
    Dani la miró con el seño fruncido por todo aquel escándalo, ¿es que acaso no iba a agradecerles por haberla salvado?, pues que malagradecida había salido aquella damita.
    Dani sin estar dispuesta a estar ahí un minuto más, se levantó de la cama con la intención de marcharse de ahí, pero no contó con que un montón se lo impediría.
    — ¡Suéltame!—le gritó terriblemente molesta.
    No, hasta que me respondas algunas preguntas.
    Dani lanzó un suspiro de resignación, dándose cuenta que aquel chico no la dejaría tranquila hasta que le dijera todo referente a ella. Joder, que fastidio.
    Vengo de Chile, nací allí, pero vivimos un tiempo en Estados Unidos, a los 7 años retorne a mi tierra natal, mi padre es norteamericano y mi madre, chilena y tengo dos hermanos pequeños uno de cuatro años que se llama Ignacio y otro de nueve años que se llama Edward, pero le decimos Alex pos su segundo nombre. Tengo trece años, pero cumplo los catorce el 21 de noviembre, de signo escorpio, curso 8º A y soy la mejor estudiante de mi curso.
    Entiendo respondió Gaara sin entender mucho, hay nombres de países que jamás ha oído—. ¿Sabes cómo llegaste acá?
    Dani relató detenidamente todo lo que hizo ese día, sin omitir ningún detalle. Aunque ganas no le faltaban, decidió contar todo por si había algún indicio. Gaara, por su parte escuchaba detenidamente lo que ella le relata, escuchaba nombres y cosas que él ni siquiera sabía que existían.
    Todo lo que la chica le relataba hicieron que llegara a una conclusión.
    Queda claro que no eres de este mundocomentó pensativo cuando la chica terminó de relatar su día “normal”
    “De eso me había dado cuenta hace como media hora” pensó ella con aburrimiento al darse cuenta que no recibiría ninguna solución por parte del chico.
    ¿Tienes alguna teoría?
    Gaara tenía varias teorías rondando por su cabeza, pero cada una era más estúpida e imposible que la anterior.
    Eso lo veré después.
    ¿Me puedes explicar que es este lugar?
    Lo siento, tendremos que dejarlo para otro día, debes descansar y yo tengo cosas que hacer dijo parándose de la silla en la que estaba sentado.
    Dani lo miró indignada, es decir ¿tendría que quedarse todo el día en aquel horrendo hospital? Pero ella no tenía porque obedecerle. Aquel chico era tal vez un año mayor que ella, por lo que no tenía autoridad sobre su persona.
    Te quedarás aquí hasta que yo llegue mañanaordenó serio cuando la chica se puso a reclamarle.
    Yo no recibo ordenes de nadie, ni menos de un niño que me gana por un año, ¿y sabes?, cuando te vayas me escaparé por la ventana.
    Seguramente saltarás de cuarto piso—se burló provocando que la chica lo mirara de manera fulminante.
    Hey Gaara, el consejo te está esperando interrumpió un chico con rayas moradas en la cara y vestido entero de negro van a tratar el tema de la…
    Dani miró al recién llegado molesta. Genial, llegaba otro sujeto raro con marcas en el rostro. Joder, ¿a qué lugar había ido a parar?
    Vaya, te despertaste muchacha—fue el saludo que le dedicó el joven, mirándola con curiosidad.
    Kankuro, diles que ya voydijo Gaara tranquilamente mientras se disponía a seguir a Kankuro
    ¿Qué? ¿Me dejaras aquí después de todo?“bien, entonces tendré que poner en marcha mi plan”
    Ya te dije que te quedarás aquí hasta mañana, ahí vendré a hacerte unas preguntas dijo Gaara molesto de que la chica siguiera con la misma tontera “¿Qué le pasa?, ¿acaso hablo otro idioma?”
    ¿La dejaras aquí en este horrendo hospital?, mira su carita ¿no te da pena? cuestionó al ver como la castaña ponía una cara de perrito abandonado.
    Gaara miró su cara y entrecerró los ojos… maldita niña manipuladora.
    “hmp este truco siempre me funciona” dijo Dani para sus adentros
    ¿Por qué no dejamos que se quede en nuestra casa?, puede conversar con Temari y no se sentiría tan sola y además…pero al ver la cara de su hermano prefirió callarse
    “¡que!, ¿ella en mi casa?, pero si es un peligro público, con lo poco que la conozco ya la encuentro insoportable” piensa Gaara horrorizado.
    Esa era la primera persona que le caía tan mal…estaba seguro que aquella chica era la personas más irritante en todo el mundo. Pero por otro lado debía considerar que la chica era de otro mundo y que, por ahora, debía tenerla vigilada y tratar de averiguar sobre el extraño mundo del que provenía…esperaba no volverse loco en el proceso
    —Sí, puede quedarse
    ¿Escuché bien? preguntó Kankuro acercando su oído hacia el pelirrojo que tiene al lado, pero paró en seco cuando notó que la arena está formando un puño que va directo hacia el era broma mi querido hermanito Gaarita rió nerviosamente mientras agitaba sus manos.
    “Esto es raro, ¿el hermano mayor siendo intimidado por el menor?, si algunos de mis hermanos hubiese siquiera pensado en hacer eso ya estarían con un tremendo chichon en la cabeza” pensaba Dani divertida por la escena, le gustaría ver como Gaara lo aplasta pero prefiere salvarlo, además que Kankuro le simpatizaba.
    Ejem—se aclaró la garganta llamando la atención de Gaara, quien inmediatamente guardo la arena en la calabaza y volvió a su expresión impasible.
    Así que…voy a dormir en su casa, bueno, es mejor que quedarse aquídijo Dani mientras se dirigía hacia donde estaban los hermanos.
    Gaara al notar que la chica había aceptado la propuesta, desapareció en un torbellino de arena, sin despedirse.
    ¡guau! ¿Qué fue eso? Dani estaba realmente sorprendida ¿Qué pasa acaso aquí es algo normal? preguntó al ver que Kankuro la miraba con una ceja levantada y levemente divertido.
    Vaya, tú sí que eres rara. Bueno será mejor que nos vayamos
    Sí, pero ¿sabes donde esta mi mochila? preguntó Dani preocupada “si se me llega a perder algo, mi papa me cuelga”
    Cuando te trajimos la dejamos en custodia, vamos a retirarla respondió Kankuro despreocupado —¡ah! y por cierto…tus dibujos son geniales dijo al salir de la habitación junto a la castaña, ganándose una mirada asesina de esta.
    “Así que él fue el que se puso a revisar mi mochila”
    ooo
    Después de retirar la mochila, Kankuro le ofreció dar un paseo por Suna a lo que la chica accedió encantada.
    Y… ¿Cómo te llamas? —cuestionó Kankuro rompiendo el silencio en el que se encontraban.
    Me llamo Daniela Rozen respondió la castaña mientras observaba detenidamente cada detalle de la ciudad.
    ¿De dónde vienes? preguntó ahora captando la atención de la chica que lo miró sonriente.
    Soy de otro mundo, ¡ah! y las otras dudas pregúntaselas a tu hermano pequeñoaclaró la chica rápidamente al notar que el chico iba a formular otra pregunta y hablando de eso… ¿Cómo te llamas?
    Mi nombre es Sabaku no Kankuro
    “otro nombre extraño”
    Y… ¿dónde estamos?, además del hecho que estoy en un mundo completamente desconocido.
    Pero claro, si estar en un mundo desconocido era de lo más normal. Dani no sabía realmente como saldría de aquel problema.
    Estamos en Suna, que es una aldea ninja, significa aldea oculta de la arena, se encuentra en el país del viento, Gaara es el kazekage o sombra de viento y eso significa que es el shinobi o ninja más poderoso de esta aldea.
    “esto ya me parece locolandia”
    ¿ninja?, en mi mundo existieron en Japón hace muchos años y eran asesinos contratados… ¿ustedes son asesinos?
    “preparada para comenzar a correr en tres…dos…”
    Depende de las misiones que nos asignen, hay desde cuidar a una mascota hasta capturar a los criminales más buscados que encabezan el libro bingodijo rápidamente para no asustar a la castaña que se preparaba para correr casi siempre a los ANBUs se les asignan ese tipo de misión.
    “…uno… ¡falsa alarma!”
    Me alegro de que no sean una tropa de asesinos sin escrúpulosdijo aliviada mientras Kankuro ríe nerviosamente y…¿Qué es un ANBU?
    Son ninjas de elite, se les asignan misiones de rango A o mayor…
    Vaya que interesante dijo realmente sorprendida después de la explicación que le dio Kankuro sobre las misiones, los rangos, el chakra, y los tipos de técnicas ¿y tú de qué rango eres?
    Yo soy un chunin, aunque creo que dentro de poco me convertiré en jonin dijo con orgullo mientras Dani lo miraba sorprendida. Creo que debemos apresurarnos en llegar a la casa, se avecina una tormenta de arena.
    “oh…claro… ¡tormenta de arena!”

    Notas de la autora:

    Hola gente, yo aquí después de mucho con un nuevo capi. Pues, pese a que en el primer capítulo no sale que es de Naruto (error mío) ya en el segundo capítulo los pueden notar. Dani, pese a ser un OC, no es una Mary sue. Reconozco que sí tendrá un papel protagónico, pero he tratado y creo que en cierto lo punto lo conseguí, de que parezca alguien bastante normal, fisicamente y en cuanto a personalidad.

    Bueno, eso es todo. Sí tienen alguna critica constructiva o algun alcance que hacer con la historia, es bienvenido. Este fic se puede encontrar en otras páginas, tales como Fanfic.es y ff.net

    Eso es todo, hasta el siguiente capítulo.
     
  6.  
    Nikky Nikosa

    Nikky Nikosa Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    23 Diciembre 2010
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Destino
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    3611
    Capítulo III
    La extraña marca

    Al entrar a la casa, la castaña se quedó boquiabierta. Su casa podría decirse que es grande, pero ésta lo es más. En el living hay sofás marrones alrededor de una mesa de centro, hay un mueble con adornos y en la que se pueden apreciar algunos libros “¡libros!, ¡qué emoción!”, pensó a punto de llorar al notar que al menos en eso, ambos mundos se asemejaban; en una de las paredes había una foto enmarcada en la que aparecían Gaara, Kankuro y una chica rubia con cuatro coletas “Gaara, se ve muy guapo” pensó sonrojada mientras observaba detenidamente la fotografía que parecía ser reciente y en la que Gaara estaba vestido con una túnica azul.
    Kankuro llamó la castaña con la intención de preguntar sobre la chica que aparecía en la foto ¿Quién es ella…?
    Kankuro, por fin llegastese escuchó una voz femenina desde la cocina—. Llegué antes de la misión y aproveché de hacer la cena…
    ¡Temari!, te quiero presentar a alguien.
    ¿Qué pasa?dijo la chica de la fotografía saliendo de la cocina. ¿Quién eres tú?preguntó mirando a la castaña un poco desconfiada.
    Mi nombre es… pero antes de terminar la frase fue interrumpida por…
    Es la chica que encontramos desmayada en el desierto dijo Gaara apareciendo detrás de la castaña, la cual se quedó helada del susto—. Kankuro ofreció que se quedara aquí en la casa.
    ¡¿Co…como hicis…hiciste eso, casi me matas de un susto!, ¿quieres que me de un infarto? reclamó molesta mientras trataba de relajarse, además la cercanía del pelirrojo hacia que sus mejillas se tornaran rojas y eso la molestaba más “¿Qué te pasa Daniela?, tú no eres así”. Gaara por su parte la miraba calmado, expresión que enfureció a Dani.
    Temari notó la expresión de los dos y prefirió cambiar de tema un placer conocerte, mi nombre es Sabaku no Temari dijo amistosamente.
    Daniela Rozen Sepúlveda, pero dime Dani… dijo esbozando una sonrisa, aquella rubia le había agradado “Temari y Kankuro son simpáticos, ¿Gaara será adoptado?” pensaba mientras miraba de reojo a Gaara
    Un gusto en conocerte, Dani contestó la rubia luego de pensarlo por un momento. Vamos a comer, la cena está servida
    Pasaron al comedor y las ilusiones de Dani de comer de forma normal se fueron al piso igual que su apetito. La cena parecía ser comida tradicional japonesa, hizo una mueca de fastidio, no quería comer, pero tampoco deseaba causar una mala impresión, así que la única opción es resignarse a comer por primera vez y luego dependiendo del sabor tener que ir a vomitarlo. Por petición de Kankuro se sentó al lado de él y al frente de Temari, Gaara se ubicó entre sus hermanos.
    “Bien que lo aproveche” pensó buscando un tenedor pero lo único que encontró fueron los tradicionales palillos “genial, palillos, y yo que nunca quise ir a un restorán japonés” pensaba ya cansada de su mala suerte, ahora tendría que preguntarle a Kankuro como se utilizan, cosa que la avergonzaba un poco porque no estaba acostumbrada a pedir ayuda
    Kankuro…dijo bajito para que solamente él la escuchara, Kankuro, préstame atención
    ¿Qué pasa?preguntó también en tono bajo.
    Necesito que me enseñes como usarlos respondió rápidamente señalando los palillos.
    ¿Cómo que no sabes cómo usarlos?cuestionó Kankuro sorprendido, llamando la atención de sus hermanos.
    ¿Qué ocurre? inquirió Temari.
    …No sé…como usarlos, porque…en mi país no se usanexplicó avergonzaday le estaba pidiendo…ayuda a Kankuro…
    “Pero como él al parecer es tan disimulado…”
    No te preocupes, yo te enseñodijo Gaara amablemente sentándose al lado de la castaña, lo que provocó que Kankuro mirara a su ototo más que confundido.
    No, no es necesario—dijo ella ahora sí abochornada.
    Debes poner este dedo aquí y este aquí el muchacho al parecer hizo caso omiso a lo dicho por la chica y le indicó como debía tomarlos.
    Gra…graciasdijo en un leve susurro y avergonzada. Temari al notar la expresión de la castaña esbozó una sonrisa.
    El resto de la cena pasó sin problemas. Para ser su primera vez, Dani manipulaba bien los palillos, y en caso de cualquier eventualidad, Gaara prefirió sentarse al lado de la castaña.
    Gracias por la comida, estaba deliciosa dijo Dani cuando al fin terminó de cenar y sin mentir, ya que realmente la comida estaba muy buena.
    Qué bueno que te haya gustado—dijo Temari, ya que había notado que en un principio la castaña se había mostrado algo reacia en probar la comida.
    —Permiso, si me necesitan estaré en mi habitación avisó Gaara parándose de la mesa y encaminándose hacia las escaleras.
    Yo estaré leyendodijo Kankuro rápidamente al ver toda la loza sucia que había quedado y sin estar dispuesto a lavarla.
    Gracias por ayudarme a lavar la lozadijo Temari maldiciendo ligeramente al holgazán de Kankuro y al poco solidario Gaara.
    ¿Te ayudo?
    Temari suspiró tocándose el puente de la nariz.
    No te preocupes, tú debes descansar. Sígueme te enseñaré tu cuartodijo saliendo del comedor seguida de la castaña.
    La condujo por la casa llegando finalmente a una puerta café. La abrió dejando ver una espaciosa habitación de un rosado pálido. En el centro hanía una cama café claro con un cubrecama rosado, la mesa de noche era del mismo color de la cama y sobre esta había una lámpara. En un costado del cuarto había un pequeño armario, también hay una repisa y un escritorio, la ventana era grande y ofrece una hermosa vista.
    Wow, genialexclamó con admiración.
    Este era mi antiguo cuarto, espero que te guste.
    Me encanta— dijo ella emocionada.
    Que bueno. Si quieres lo puedes decorar, después de todo, ahora es tu habitación. ¡Ah! y antes que se me olvide, el baño está al final del pasillo. Kankuro y yo tenemos baños personales en nuestros cuartos, pero el tuyo y el de Gaara no tienen, así que tendrán que compartirlo ¿de acuerdo?
    …Eso creo…“genial, lo que me faltaba”
    Toma. Te lo regalodijo entregándole un pijama que había traído de su habitación.
    Gracias.
    Después de que Temari abandonara la habitación, la castaña se dejó caer en la cama pesadamente; ya se había cansado de poner buena cara en todo momento.
    —Un mundo en el que existen ninjas— dijo cerrando los ojos, para luego volverlos a abrir con el seño fruncido.
    “Esta no es mi cama, ¡quiero estar en mi casa! ¡MIERDA!” pensó mientras se ponía boca abajo y sofocaba un grito de desesperación.
    Cuando se hubo calmado, se volvió para mirar el techo y suspiró largamente.
    “…no saco nada con deprimirme. No creo que ponerme a gritar me haga volver. Supongo que lo mejor será darme un baño…creo que tengo arena en todo mi cuerpo” pensó mientras se paraba y tomaba el pijama que le había obsequiado Temari, para luego ir rumbo al baño.
    Dani se desvistió para luego meterse a la ducha. Después de unos momentos depositó una pequeña cantidad de shampoo en su mano para comenzar a masajear su cabello, para luego comenzar a jabonar su cuerpo. Mientras estaba en esa labor, tocó sin querer un colgante.
    “Se me había olvidado que lo llevaba, ahora lo siento parte de mi” pensaba mientras tomaba el colgante entre sus manos y lo miraba con nostalgia, en ese momento un recuerdo lejano llegó a su mente.
    .
    Una niña pequeña de tan solo cuatro años recién cumplidos se despertaba perezosamente. Miró un calendario que se hallaba en la pared, se levanto emocionada y se dirigió al cuarto de sus padres.
    — ¡Papá, mamá, despierten! ¡Es mi cumpleaños!— gritó emocionada mientras saltaba sobre la cama.
    —Jan, tu hija te está despertando— dijo la mujer castaña que se hallaba sobre su pecho
    —Laura, en las mañanas es tu hija, ¿lo recuerdas?—dijo el rubio con flojera y provocando que la pequeña se enojara, la cual comenzó a saltar sobre su padre haciendo que este se despertara de inmediato. —No saltes sobre mí—dijo molesto mientras cerraba sus ojos nuevamente
    —Por favor despiértate— rogó la castaña cansada—. Si no lo haces despertaré a mi hermano—dijo apuntando la cuna en la cual estaba su hermano de tan sólo dos meses de vida, a sabiendas que el bebé lloraba mucho si lo despertaban bruscamente.
    El joven, abrió un ojo para mirar el rostro decidido de su primogénita. Aún no entendía a quien la niña había salido tan manipuladora, bueno en realidad lo sabía: una intrincada mezcla entre las personalidades de él y su mujer.
    —Atrévete a despertarlo—le desafió él con una sonrisa burlona. Debía decir que su mujer y la niña que estaba sobre él en esos momentos, eran las únicas que hacían que saliera a flote su lado inmaduro.
    La sonrisa en el rostro de su hija lo hizo preferir no averiguar si es que se atrevía o no. Después de todo, la niña era peor que un terremoto.
    —De acuerdo, me despierto— dijo incorporándose bajo la mirada triunfal de la niña y la mirada divertida de la mujer.
    Luego sacó una pequeña caja de su mesa de noche
    —Feliz cumpleaños mi princesa—dijo con una sonrisa tierna abrazando a su pequeña hija para luego entregarle su regalo. —Toma, ábrelo, Daniela.
    Dani lo abrió emocionada bajo la mirada tierna de sus padres. Al ver el interior, se quedó boquiabierta, era un colgante de oro con la figura de un gato con alas, en los ojos del animal estaban incrustados dos diamantes rosados.
    —Es precioso, gracias papi, ahora ¿me lo puedes poner?—cuestionó contenta tomando su cabello.
    —Por supuesto— contestó el rubio poniéndoselo—. Listo, ahora debes prometerme que jamás te lo sacaras.
    — ¿Y eso porque?—inquirió confundida haciendo un mohín.
    —Eso es un secreto, pero debes prometérmelo.
    —De acuerdo, te lo prometo—dijo con una sonrisa.
    .
    “Han pasado nueve años y jamás me lo he sacado, quizás esto junto a las fotografías que tengo en el notebook serán los únicos recuerdos que tengan de mis padres” pensaba mientras sentía un nudo en la garganta.
    Tenía ganas de llorar, realmente lo necesitaba, pero no sacaba nada con hacerlo, eso no la llevaría de vuelta.
    “Debo hallar una forma de volver y debe ser rápido” pensó mientras enjuagaba su cabello.
    El contacto que había entre las gotas y su cuerpo ayudó a que se olvidara de todo y tratara de relajarse…aunque eso no evitó que las gotas de la ducha se mezclaran con las lágrimas de sus ojos.
    Después de alrededor de veinte minutos y que terminara de desahogarse, decidió que ya era suficiente. Salió de la ducha envuelta en una toalla, se miró al espejo y comenzó a desenredar su cabello.
    Cuando terminó, soltó su toalla quedando desnuda, volteó a la repisa para buscar su pijama y en ese momento vio de reojo su espalda y algo que no debería estar ahí la dejó helada.
    —¡¡¡¡¡AH!!!!!gritó asustada al ver que en el coxis tenía tatuado lo que parecía ser un gato con largas alas de ángel. ¡¿Qué es esta weá?!—debido a la impresión y el susto, no pudo evitar que se le saliera un chilenismo.
    Dani… ¿Qué sucede?escuchó la voz de Temari desde la puerta.
    Temari, entra por favordijo mientras se cubría con la toalla y sacaba el seguro.
    La rubia entró inmediatamente. Dani pudo notar Kankuro y Gaara la miraban confundidos. Cuando la puerta ya estaba cerrada, le mostró el tatuaje a Temari.
    Yo no tenía estodijo entre confundida y asustada.
    Qué extraño… ¿estás segura que no te lo tatuaste en tu mundo?
    Ni loca, si mi papá me viera algo así sería capaz de comenzar la tercera guerra mundial-en sentido figurado por su puesto. Además todavía no me da el ataque de rebeldía… y si fuera así preferiría ponerme un piercing dijo rápidamente y un poco exaltada. Ya cuando estuvo más calmada recordó algo que pasó por alto ¿y tú como sabes que soy de otro mundo?, yo no te lo he dicho.
    Gaara me explicó un poco acerca de ticontestó despreocupadamente.
    “Como no se me ocurrió antes”
    Tapate, llamaré a Gaaradijo, pero al ver la expresión de la castaña corrigió—, obviamente ponte el pijama.
    “¡¡¡QUE!!!, ¿a Gaara?, sólo a mi me pasan estas cosas” pensó un poco cansada de su mala suerte ¿es que hoy era el día de jodan a Daniela?
    …De acuerdo, voltea.
    “Por lo menos tendré el pijama”
    Cuando la castaña estuvo lista, Temari llamó a Gaara. Este entró con la mirada fija en Dani y sin ninguna expresión en el rostro.
    ¿Qué sucede?cuestionó sin quitar la mirada de la castaña, esta al oírlo se levantó la parte superior del pijama y le mostró la parte baja de su espalda.
    Dice que antes de llegar no lo tenía.
    Qué extraño—dijo Gaara acercándose a Dani y agachándose para poder apreciar mejor la extraña obra de arte.
    “Nunca había oído hablar de que apareciese un tatuaje de la nada” pensó mientras comenzaba a acercar lentamente su mano hacia la espalda de la castaña “tengo que hacerlo, no creo que sea tan difícil” pensó.
    Por primera vez se sentía nervioso frente a una chica, aunque en realidad no conocía a muchas chicas, así que podría decirse que esta era una experiencia nueva. Comenzó a sentir un calor en sus mejillas. Finalmente tocó el tatuaje y sintió una vibración, como una pequeña corriente eléctrica
    ¡Ouch!, ¿podrías ser más delicado? En serio la weá duele dijo molesta ocupando de nuevo el insulto. —Disculpa, la cosa me duele.
    Apenas te toqué, ¿me vas a decir que eso te dolió?cuestionó incrédulo.
    “Que chica tan delicada”
    Sentí como si de pronto el tatuaje me quemara. Fue extrañorespondió tomando su colgante.
    Gaara notó que Dani tomaba algo entre sus manos y lo acercaba hacia su pecho.
    ¿Qué es eso?
    Es un colgante que me regaló mi padre cuando cumplí cuatro añosrespondió con nostalgia y aferrando más el objeto contra ella.
    ¿Me lo puedes pasar?cuestionó Gaara cubriendo el tatuaje y parándose.
    No, él me hizo prometer que jamás me lo sacaría y no estoy dispuesta a romper esa promesa, aunque…eso no quita que si te lo pueda mostrar.
    Gaara tomó el colgante entre sus manos y lo observó atentamente.
    Es de oro y tiene la forma de un gato, es similar al gato del tatuaje.
    ¿Crees que el colgante tenga algo que ver?cuestionó Dani con curiosidad.
    No lo sé, tendré que meditarlo dijo quitando la mirada del colgante.
    Al levantar el rostro se dio cuenta que estaba a escasos centímetro de la muchacha, hasta el punto de que sus respiraciones se combinaban.
    Dani tardó algunos segundos en reaccionar, pero cuando lo hizo se alejó de él inmediatamente. Gaara por su parte la miró directamente a los ojos. Cuando la castaña se alejó, éste se dirigió a la puerta.
    Dani, descansa por hoy, mañana te haré algunas preguntasordenó serio antes de salir.
    La castaña que todavía estaba en shock, asintió levemente sin ni siquiera haber puesto atención a lo anteriormente dicho por el pelirrojo.
    Creo que tendrás que hacerle caso a Gaaradijo Temari, provocando que la castaña saliera de su estado de estupor. Buenas noches.
    Sí, que duermas bien.
    De pronto, la chica se encontró en su cama sin poder dormir, se daba vueltas tratando de encontrar una posición cómoda, pero ese no era el problema, su preocupación era la causa de que no pudiera pegar pestaña. El hecho de que un gato mutante adorne su espalda no le agradaba en lo absoluto.
    Al lado de la cama estaba la mochila, la abrió y comenzó a revisar su contenido, encontró sus cosas-lo que hace que se relaje un poco-, revisó si a su Ipod le quedaba carga y, para alegría suya, comprobó que le quedaba lo mínimo, pero que era suficiente para que pudiera dormir esta noche. Después le preguntaría a Gaara si aquí existían los enchufes, por ahora sólo quería dormir. La suave música que escuchaba provocó que al fin pudiera conciliar el sueño.
     
  7.  
    Nikky Nikosa

    Nikky Nikosa Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    23 Diciembre 2010
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Destino
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    4213
    Capítulo IV
    En busca de trabajo y… ¿un amigo?

    La alarma de su celular sonó sorpresivamente a las seis de la mañana, Dani se despertó sobresaltada pensando que debía ir al colegio, pero después recordó su situación y que además es sábado, ya que como cuando se desmayó en el colegio era día miércoles y estuvo algunos días inconsciente, pues era sábado.
    Su enojo fue tan grande que provocó que casi tirara su teléfono por la ventana, y eso era comprensible porque tenía dos razones para hacerlo: uno, la estúpida alarma hizo que se despertara temprano y dos, ese día miércoles, en el que se suponía que debía sonar, no sonó (en realidad si sonó, es solo que no la escuchó)
    Se vistió y ordeñó su dormitorio mientras bostezaba, el cuarto estaba casi vacío, excepto por algunos muebles “debo comprar cosas para decorarlo”, miró su uniforme “y también una ropa menos llamativa” pensaba hasta que se dio cuenta de que no tenía dinero “tendré que buscar un empleo” se dijo mentalmente sin muchas ganas.
    Después de pensarlo por un momento decidió salir. Cuando estaba llegando a la puerta sintió como la llamaban
    —Ga…Gaara, vaya, estás despierto—dijo algo nerviosa.
    —Sí, escuché una especie de música en tu pieza.
    — ¿En serio?, que raro yo no escuché nada—“estúpida alarma de pacotilla, cuando no tiene que sonar suena como si le pagaran”
    — ¿Segura?…bueno, no importa, y dime… ¿hacia dónde vas tan temprano?
    — ¿Yo?, bueno… quiero conocer un poco la aldea…eso es todo— dijo mirando hacia otro lado.
    —Puedes decirle a Kankuro que te acompañe.
    —No, no necesito que me vigilen y me puedo cuidar perfectamente sola—contestó seriamente —adiós, que lo pases bien—se despidió saliendo de la casa.
    Gaara se quedó intrigado, se notaba que la castaña no le dijo la verdad, eso le molestaba ya que se suponía que era el Kazekage.
    Luego se encogió de hombros y se dirigió a la cocina para prepararse su desayuno.
    ooo
    Caminaba por las polvorientas calles, hace pocos minutos había salido de la casa del Kazekage, la cual se encontraba en el centro de la ciudad. Mientras caminaba notó como la gente la miraban extrañadas.
    Se topó además con personas que llevaban el mismo cintillo que usaban Kankuro y Temari en la frente, la miraban con desconfianza y la analizaban detenidamente.
    — ¿Se te perdió algo?— cuestionó a una chica que la miraba demasiado.
    La chica al escuchar lo dicho por la castaña desvió la mirada con una mueca de fastidio, saltó hacia un tejado y comenzó a correr por estos en dirección a la entrada de la villa bajo la mirada sorprendida de la castaña.
    Caminó unos metros más y vio entre los tantos negocios que había, lo que parecía ser un restorán. Dudó por unos momentos si entrar o no, era la primera vez que pedía trabajo –a alguien desconocido- como camarera; ella había ayudado a algún tío a ordenar documentos o remplazado a su tío Ricardo que trabajaba en un ciber y le habían pagado un poco de dinero.
    “bueno no tengo nada que perder” pensaba mientras respiraba profundo y entraba al local.
    — ¿Qué quieres?— escuchó una voz ronca venir desde un mesón. Ahí había un señor gordo, de alrededor de cincuenta años, que por su tono de voz, daba la impresión de ser la persona más gruñona de todo el mundo.
    —…disculpe, mi nombre es Daniela Rozen— se presentó lo mas cortés que pudo, aunque lo que realmente quería era salir corriendo —y…bueno…me preguntaba si necesita a una camarera.
    —…—el señor la miró de pies a cabeza e hizo un gesto de desconfianza. —Lo siento, niña, no necesitamos ninguna camarera—dijo seriamente.
    —Ah…entiendo, disculpe las molestias—se despidió con una falsa sonrisa antes de salir del local.
    Pasó a cinco locales más y le respondieron básicamente lo mismo:
    —No, lo lamento. No necesitamos a nadie—y a veces ni siquiera eran amables.
    Hubo un local sin embargo en el que le dijeron afuera que la podían contratar, pero luego, cuando entró al reciento propiamente tal, se dio cuenta de que era una especie de puv, en la que las camareras ocupaban casi nada de ropa y eran damas de compañía. No hay para que decir que se dio la media vuelta y se fue de ahí.
    Después de dos horas más de respuestas negativas, a Dani ya no le quedaban muchas ganas de seguir preguntando, al menos no como andaba vestida.
    “y yo que pensé que aquí no se fijaban en como andas vestida, ¿por qué mejor no miran su ropa que deja mucho que desear?” pensaba decepcionada y sin ánimos.
    Unas señoras la miraron y comenzaron a murmurar sin una pizca de vergüenza, cosas como:
    —Mira esa niña como anda vestida—o —pobrecilla, se nota que no tiene padres.
    ¿Qué sabían acerca de ella?, la catalogaban como huérfana sólo por la forma de vestir, eso era el colmo.
    “Deberían cuidar a sus nietos que andan corriendo por todos lados en vez de fijarse en mi” pensó molesta. Les diría unas cuantas cosas, pero no tiene muchos ánimos de andar discutiendo por tonteras.
    Caminaba sin rumbo por las polvorientas calles, sin fijarse por donde iba. Su vista estaba en el piso y eso provocó que no notara que había alguien corriendo a gran velocidad en sentido contrario al de ella hasta que pasó lo inevitable.
    ¡PLAF!
    Dani cayó al suelo un poco aturdida por el impacto “ouch, eso dolió”
    — ¡¿Quién fue el weón que se cruzó en mi camino?!—cuestionó molesta al mismo tiempo que levantaba su rostro para ver al culpable, mientras nuevamente usaba esa palabra tan propia de la boca chilena.
    —Disculpa—dijo desinteresadamente un chico pelinegro mientras la ayudaba a pararse. —Iba un poco apurado.
    — ¿Un poco?—preguntó Daniela divertida, el chico que estaba frente a ella tenía algo que le daba confianza. —Bueno, no importa, mi nombre es Daniela Rozen— se presentó sonriente — ¿Cómo te llamas?
    —Fujiwara Kiosuke, un placer conocerte Daniela-san—dijo ahora con una sonrisa, la chica le dio confianza
    —El placer es mío, Kiosuke—dijo alegremente —ah, y ahora que me acuerdo ¿Por qué vas tan apurado?
    —Es que voy atrasado al trabajo, y si llego tarde Ryou, mi hermano, me cuelga—respondió desordenando sus cabellos — ¿y tú, Daniela?, ¿Qué haces?
    —Yo…estoy buscando trabajo como camarera— respondió sin muchas ganas—pero creo que lo dejaré para otro día.
    — ¿Por qué no te presentas en mi trabajo?, Ryou no tiene problemas en contratar gente nueva. De hecho, creo que ahora está necesitando a una o dos personas.
    — ¿Crees que me contrate con esta ropa?— cuestionó mostrando el uniforme de su colegio.
    —Sí. ¿Por qué no?
    —Bueno…entonces, llévame.
    —Hmp, por supuesto, vamos— dijo agarrando su mano y comenzando a correr nuevamente.
    Llegaron a un restorán que estaba ubicado en uno de los extremos de la ciudad, era gigantesco y muy lujoso. En total contraste con el resto de la aldea, éste poseía abundantes áreas verdes, y el terreno al parecer era muy grande, detrás de la construcción debía haber un gran patio y por los arboles que se podían apreciar, al parecer era de las mismas características del patio delantero. Al parecer Ryou debía ser un hombre muy rico, debido a que la construcción era una verdadera mansión y además porque debía costar mucho dinero mantener esa especie de oasis.
    — ¿Trabajas aquí?—preguntó sin esconder su sorpresa.
    —En realidad no…soy algo así como el segundo al mando… ¿algún problema? —al ver que la castaña negó con la cabeza continuó—. Entonces entremos.
    Dani dudó por unos segundos, pero Kiosuke la tomó de los hombros y la guió hacia el interior. Al entrar la castaña se dio cuenta que dentro era más lujoso todavía.
    — ¡Por fin llegaste!—la voz de un hombre los sobresalto.
    Un hombre rubio y relativamente joven se mostró ante ellos, con el seño fruncido, mirando reprobatoriamente a cierto pelinegro.
    —Gomen, Ryou— dijo Kiosuke disculpándose.
    Dani tuvo que morderse la lengua para no hacer ningún comentario referente a que ambos hermanos no se parecían en nada, Kiosuke era pelinegro, tez blanca y ojos negros y Ryou era rubio, tez algo tostada y los ojos verdes intensos.
    —Es que me topé con esta chica y casualmente está buscando trabajo como camarera— dijo señalando a Dani.
    Ryou se quedó observándola detenidamente por un momento.
    — ¿Cuál es su nombre señorita?—cuestionó amablemente.
    —Me llamo Daniela Nicollette Rozen Sepúlveda— respondió cortésmente al hombre que tenía enfrente. Debía rondar por los treinta y dos años y media como 1,80.
    El rubio de pronto esbozó una pequeña sonrisa y la miró como si la conociera de toda la vida. Luego había dicho amablemente:
    —Estás contratada, puedes comenzar hoy mismo si quieres. Espero que hagas bien tu trabajo, ah y antes que se me olvide, pasa por mi oficina antes de irte—dijo con una sonrisa.
    —Sí, como usted diga— dijo emocionada sin podérselo creer.
    —¡ah! Y Kio, necesito hablar contigo así que en un momento ven a mi estudio.
    Kiosuke asintió y luego miró a la chica con una media sonrisa.
    —Hmp, ¿ves? te lo dije…— pero no pudo seguir hablando debido a que la castaña lo abrazó efusivamente. —¿A qué vino eso?
    —Gracias Kiosuke por ayudarme—dijo separándose un poco sonrojada por su impulso “nota 1: debo controlarme”
    —Hmp— sólo se limitó a decir Kiosuke.
    ooo
    El trabajo era simple, Dani anotaba los pedidos y después entregaba la hoja en la cocina para que prepararan el pedido y así ella los entregaba u otra camarera. Kiosuke estaba con ropa normal y se encargaba de verificar que todo estuviera en orden, en otras palabras era el jefe junto a Ryou.
    Durante los ratos libres Dani aprovechó de hacer nuevas amistades, especialmente con Kasumi, una chica de dieciseis años de cabellos dorados y ojos del mismo color y que además se llevaba muy bien con Kiosuke. Otra chica con la cual socializó fue con Karen una chica peli plateada de ojos azules.
    A las siete de la tarde el restorán comenzaba a cerrar. Al parecer, por lo que le comentó Kiosuke, el restorán Fujiwara era el único que no estaba abierto de noche, debido a que Ryou tenía otro local ubicado en el centro de la aldea que podría compararse con las discotecas de su mundo.
    Después de sacarse el uniforme de camarera Dani salió con sus dos nuevas amigas del restorán en dirección al centro. La habían invitado a la “disco” y aunque se podía entrar desde los quince en adelante, con Dani harían una excepción. En ese momento recordó lo dicho anteriormente por Ryou.
    —Ahora que me acuerdo…yo debo quedarme hasta más tarde. Nos vemos el lunes—dijo dando media vuelta para volver al restorán
    — ¿Nani?, pero Dani-cha, dijiste que nos acompañarías—dijo Kasumi algo decepcionada
    —Disculpa Kasumi, es que Ryou…digo Ryou-sama, me dijo que pasara a su oficina—se disculpó la muchacha apenada.
    —Bueno…entonces… ¡nos vemos el lunes!— dijo alegremente Karen despidiéndose con la mano. —Cuídate Daniela-san
    —Si…ustedes también cuídense—dijo despidiéndose.
    “¿Por qué me pasan estas cosas solo a mí?, yo quería ir, me haría bien una fiesta…bueno…en fin…la disco no se moverá de donde esta” pensaba viendo como sus nuevas amigas se alejaban.
    Dani regresó rápidamente al local, pero a la entrada casi chocó nuevamente con Kiosuke.
    —Daniela-san, ten más cuidado—dijo algo molesto, era algo comprensible si la chica le pagaba con la puerta.
    —L-lo siento Kiosuke, es que llevo prisa—se disculpó tratando de recuperar el aliento. —Me olvidé de que tenía que ir a la oficina de Ryou-sama.
    —…Entiendo…si gustas te puedo esperar—ofreció con una amabilidad no muy propia de él.
    —… ¿No te molesta?
    —Hmp, no, para nada—respondió con una sonrisa de medio lado. —Además no creo que te demores mucho con Ryou.
    —Bueno, ¡entonces me esperas acá!
    —Sí, no hay problema—dijo antes de que la castaña entrara al restorán.
    Al lado de la cocina había un pasillo en el cual habían dos cuartos, los camarines y al frente la oficina de Ryou. Escuchó como Ryou parecía estar hablando con alguien, pero nadie le contestaba.
    —De acuerdo, te llamaré luego…Aniue.
    ¿Te llamaré luego? ¿Acaso en ese mundo estaban familiarizados con los teléfonos? Al parecer no…entonces ¿Cómo Ryou podía decir esa palabra que en su mundo era tan común, pero ahí parecía imposible?
    Sacudió la cabeza. Debían ser paranoias suyas. Se armó de valor y dio dos toquecitos a la puerta.
    —Entren—se oyó desde dentro.
    La castaña obedeció de inmediato, intentando no pensar en lo que había escuchado.
    —Permiso…
    El rubio se paró haciéndole un ademan de que tomara asiento.
    — ¿Para qué me quería Ryou-sama?
    —Dime Ryou, te dije que vinieras para entregarte esto—dijo extendiéndole un sobre sellado. —Ábrelo.
    La castaña obedeció y se sorprendió.
    —Este es tu primer pago, recibirás uno semanalmente. Aunque tú puedes decirme si prefieres recibir un poco a mitad de mes y a fin de mes el resto de dinero o simplemente recibir todo el dinero junto cada mes.
    —Gracias Ryou— dijo agradecida, realmente este dinero lo necesitaba. —Supongo que por ahora prefiero recibir el dinero semanalmente, en realidad tengo muchas cosas que comprar.
    —Perfecto, entonces cada sábado recibirás un sobre con parte de tu sueldo mensual. Ah y una última cosa, mañana domingo no se trabaja, tienen el día libre todos sin excepción—dijo parándose y guiándola hasta la puerta. —Puedes retirarte.
    Dani salió de la oficina extremadamente contenta. Aquel era su primer pago y lo mejor de todo era que se lo daban en el primer día de trabajo y además mañana tenía el día libre y podría comprar TODO lo que necesitaba.
    Buscó con la mirada a Kiosuke y notó que este le estaba haciendo señas desde la entrada. Se acercó a él casi corriendo y le mostró el sobre
    —Mira.
    Kiosuke levantó una ceja divertido luego de ver lo que la castaña tenía en la mano.
    — ¿Qué demonios quieres que vea?, es un sobre, no hay nada de especial en eso.
    —No me refería a eso, sino lo que hay dentro del sobre—aclaró fastidiada. —Es mi primer pago.
    —Te dije que pagaban bien—dijo con una media sonrisa—…Daniela-san ¿quieres ir a celebrarlo?, yo invito.
    —De acuerdo, pero con una condición, dime Dani—dijo sonriendo, no sabía por qué pero el moreno le daba confianza. Aunque se hubiesen conocido en la mañana tenía la sensación de que serían muy buenos amigos.
    —Hmp, de acuerdo Dani-chan, y por cierto dime Kio—dijo sonriendo mientras salían del restorán y él la guiaba al centro de la ciudad.
    —Oye…Kio, ¿Qué significa el chan?
    Kiosuke le explicó con lujo de detalles que son esas palabras que se le agregan a los nombres, y que a veces eran para muestras de cariño o de respeto.
    —…Ah…entiendo…y ¿Qué edad tienes?
    —Diecisiete… ¿y tú?
    —Trece, pero cumplo los catorce en noviembre, el veintiuno
    —Quedan como seis meses todavía. Yo cumplo los dieciocho el tres de agosto.
    “Vaya, primera persona que es Leo y que me agrada, no digo que todos me desagraden, pero todos los que conozco piensan que el mundo gira a su alrededor, comenzando por mi tío. Aunque debo admitir que los escorpiones no somos muy distintos, igual a veces tenemos nuestros arranques medio egocéntricos”
    —… ¿Te puedo decir Kio-ni-chan?
    —Sí, no hay problema—dijo sonriendo de lado. — Y cambiando de tema…parece que no eres de por aquí ¿o me equivoco?
    La castaña pensó un poco si decirle o no, después de todo era algo extraño que fuera de otro mundo, sin contar que el moreno la podía tomar por una loca. Tomó aire y contestó rápidamente:
    —…Soy de otro mundo y no sé cómo llegué.Estaba en el colegio…
    La castaña le relató todo lo que le sucedió hasta que despertó en el hospital. A medida que avanzaba su semblante pasaba a ser más triste, hasta que unas pequeñas lágrimas asomaron por sus celestes ojos.
    —Lo siento, no debí preguntar…—dijo el pelinegro sintiéndose algo culpable.
    —No…no importa…ya lo superé—sonrió forzosamente— y de lo contrario, tampoco lograría nada.
    —Estas a punto de llorar—cortó el moreno mirándola incrédulo al notar como quería negar lo que era evidente.
    —Es que me entró un grano de arena al ojo—dijo secando las lagrimas. —No saco nada con llorar…— musitó para sí misma mientras observaba el atardecer.
    El moreno la miró con tristeza, obviamente no lo había superado, ¿y quién lo haría? Hace tres días estaba en su mundo y ahora no tenía a nadie. Aquellos celestes ojos perdieron inmediatamente su brillo, esa sonrisa era la típica sonrisa que disfraza lo que sientes en realidad…y ahora que se hallaba mirando el atardecer, daba la sensación que estuviera en algún nostálgico recuerdo.
    — ¿Alguna otra pregunta?—cuestionó recuperada y con una falsa sonrisa en su rostro, sonrisa que no lo convenció para nada.
    — ¿Y tu familia?—preguntó después de meditarlo por un momento.
    Dani le contó sobre sus padres y la diferencia entre ambas familias.
    Jan perdió a sus padres cuando tenía diez y tuvo que quedar a cargo de su hermano de ocho años, Joe. Un viejo llamado William Rozen los adoptó y les puso su apellido. Hasta el día de hoy Dani desconoce el verdadero apellido de su padre.
    Su madre tiene dos hermanas y dos hermanos, de sus tías Dani solo conocía a Claudia, la mayor de las hermanas; de su otra tía ni una fotografía poseía. También tiene dos tíos, el mayor de los 5 que es un año mayor que su padre, y el cual le desagrada enormemente a Dani; y Ricardo, su tío preferido, que vendría siendo mellizo de Magdalena, su tía desconocida. Había otra hermana, una gemela de su madre, pero ella había muerto dos meses antes que ella naciera y su muerte aún causaba dolor en su madre…Lucía se llamaba y era la madre de Makarena y la había dado a luz a la escaza edad de quince años.
    Debía decir ella siempre había tenido la idea de que su madre, Lucía, Ricardo y Magdalena eran adoptados por los Sepúlveda, ya que ellos cuatro eran caucásicos, cabellos castaño algo rojizos y ojos ambarinos, mientras que la mayoría de los Sepúlveda tenían la piel mediterránea, cabellos negro azabache y los ojos azules. Al menos para ella era demasiada la diferencia de genes por que por los dos lados de sus “abuelos” ninguno tenía los rasgos de su madre. Los Sepúlveda ya los había descrito y los Echeñique eran rubios y la mayoría tenían ojos negros. Al menos que los cuatro hubiesen obtenido sus genes de parte de algún bisabuelo o tatarabuelo que tuviera los ojos ambarinos- ya que la piel y el cabello no era tan importante- era imposible, aparte que los cuatro habían salido muy parecidos, debería ser lógico que uno de sus padres tuvieran esos rasgos para ser heredados por ellos cuatro.
    Y de nuevo se estaba calentando la cabeza con sus típicas dudas.
    —Debo decir que mi tía es empeñosa, tiene cinco meses de embarazo y es su cuarto hijo, espero que sea niñito así completa las parejas—comentó con nostalgia y en parte para no seguir pensando en esos extraños hechos.
    — ¿Los extrañas?—sí, los extrañaba, en ese momento hasta extrañaba a lo Sepúlveda, a sus primos tan “simpáticos” y hasta extrañaba a sus tan “cariñosos” abuelos de la familia Sepúlveda…porque a su abuelo William… ¡uf! Que daría por estar en New York y escuchar una de sus historias, de esos cuentos que él contaba tan bien.
    —Sí…sobre todo a mi hermanito menor…me siento extraña si paso un día sin pelear con él— dijo riendo por lo bajo— pero estoy tranquila porque haré lo imposible por volver—los ojos de la castaña mostraban una determinación enorme.
    —Hmp, de eso no me cabe duda—dijo esbozando una media sonrisa.
    —…Y tú… ¿eres de esta aldea?
    —No, yo soy de Konoha, está en el país del fuego y también es una aldea ninja.
    — Lo bueno es que al menos tu hermano se vino contigo.
    Kio esbozo una extraña sonrisa.
    —…No, Ryou no es mi hermano…al menos no biológico y yo…ya no tengo familia—su mirada se dirigió instintivamente al piso.
    — ¿Qué sucede?, ¿acaso tuviste problemas con tu verdadera familia?
    —Fui adoptado por Ryou como su hermano pequeño…—dijo todavía perdido en sus cavilaciones— y mi verdadera familia… ¡hn! Están casi todos muertos…—levantando el rostro mirándola fijamente con una mirada fiera —mi nombre real es Uchiha Kiosuke— le dijo de forma seseante —y el clan Uchiha fue exterminado por mi primo, ¡Uchiha Itachi!—mientras sus ojos negros tomaban una coloración carmesí con tres aspas en la iris.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso