Despertar |Alphonse E. & C. Mei |

Tema en 'FullMetal Alchemist' iniciado por Azidahara Himelric, 20 Febrero 2017.

  1.  
    Azidahara Himelric

    Azidahara Himelric <3 <3 Felices fiestas. <3 <3

    Capricornio
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2011
    Mensajes:
    49
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Despertar |Alphonse E. & C. Mei |
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    714
    Mei va a visitar a Alphonse al hospital. Quizás era hora de confesarle algo.


    Disclaimer:


    Fullmetal Alchemist © Hiromu Arakawa

    Despertar © Adilay (Azidahara) Fanficker


    Notas: Este es un pequeño escrito para pasar el tiempo y pensando en qué pasó antes de que Ed y Al regresaran a Rizenbul y Mei, Ling y Lan a Xing.


    P.D: siempre he pensado que esta pareja debió ser canon. XD

    - - - - • - - - -


    Alphonse Elric movió sus dedos, tanto de las manos como de los pies; toqueteó delicadamente el dorso de su mano izquierda con los dedos de la derecha y disfrutó de la sensación que le recorrió por todo el cuerpo.


    Finalmente recuperó su cuerpo.


    Pensó mucho en Edward, en lo que él tuvo que sacrificar para traerlo de regreso, pero después de varias horas pensándolo a solas, dedujo que aunque su hermano había sido muy imprudente, fue su elección. Él, su hermano pequeño, por su Puerta de la Verdad.


    Estaba tan inquieto, pero eso no significaba nada malo si le preguntaban a Al ya que él prácticamente había decidido lo mismo cuando le pidió a Mei ayudarlo a regresarle el brazo derecho a Ed.


    Mei…


    Le había hecho pasar mucho dolor; verla llorando por él y luego sus pequeños brazos rodeándolo con fuerza.


    Eso fue algo nuevo para él, ya que si bien Winry, su maestra, ¡incluso la propia General Armstrong!, lo habían abrazado. Nada de eso se había comparado con lo de aquello.


    ―¿Al-sama? ―Mei tocó la puerta delicadamente antes de abrir la puerta poco a poco.


    No supo por qué, pero Al decidió cerrar los ojos girar su cabeza hacia el lado opuesto a la pequeña.


    Unos pies descalzos se deslizaron por el suelo. Es cierto, ella también estaba herida y aun así fue a visitarlo en medio de la noche.


    Impresionante.


    ―¿Está dormido? ―Susurró cada vez más cerca. Al tragó saliva tratando de tranquilizar a su corazón el cual estaba algo agitado.


    Despierta. Despierta y habla con ella.


    ¿Pero de qué? ¿De la batalla? ¿De su feliz infancia? ¿De la feliz infancia de ella?


    No, mejor duerme.


    ¿Pero cómo si la escuchaba perfectamente? ¿Cómo dormir si ahora sentía su presencia demasiado cerca de él? ¿Cómo dormir si el toque de su pequeña mano vendada sobre la suya estaba calentándolo?


    ¡Un minuto!


    ―De verdad me alegra que esté bien ―musitó aliviada―. ¿Sabe? ―Apretó su agarre, Al soltó un suspiro y se reprendió mentalmente por ello pero Mei sólo continuó―. Creí que lo perdería para siempre…


    La escuchó respirar llorosa y la sintió cuando ella se sentó a su lado.


    «Cálmate» se dijo tratando de no sonrojarse o abrir los ojos.


    Escuchó de nuevo un sollozo, y su corazón dio un vuelco.


    Ella está llorando.


    ―Mañana a primera hora regresaré a Xing junto a los del Clan Yao… ―gotas tibias cayeron en rostro, después la otra mano de Mei las limpió con suavidad―, vengo a despedirme.

    «¿Qué? ¿Regresarás a Xing? ¿Tan rápido?» Pensó en todo lo que pudo haberle enseñado de Amestris, de Rizenbul, de él mismo; todo a velocidad de vértigo.


    Abre los ojos… abre los ojos… ¡abre los ojos!


    ―Adiós, Alphonse ―esas sencillas palabras le calaron en lo más profundo de alma maltratada.


    Ella acarició su frente delicadamente, apartó varios mechones de su cara y como un último gancho a su corazón, le besó la frente con sus labios humedecidos por las lágrimas.


    Mei…


    La puerta se cerró y Al pudo abrir los ojos con una sola cosa en mente.


    «Xing… quizás yo, pueda ir… algún día».


    Y se verían de nuevo.


    ―Fin―
     
  2.  
    Taylor Rowan

    Taylor Rowan wh y Crítico

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    29
    Pluma de
    Escritor
    Hola! Haré mi comentario en formato de crítica just because.

    Recuerdo cuando recién había terminado de ver Brotherhood en netflix y me metí de lleno en el fandom en tumblr. Fue mágico(?). Recuerdo que AlxMei había sido una pareja que mucho no me había convencido al principio, pero luego me encantaron.

    Me gustó que Al no despertara y hablara con Mei, como que él no sabe aún qué siente o qué significa lo que siente y, antes de decir algo que no corresponda, se detiene y escucha. Me gusta pensar que, a partir de esta despedida, Mei en parte lo olvida a él, se dedica a ayudar a su pueblo y esas cosas, pero que Al es todo lo contrario; no deja de pensar en Mei, en su despedida, en sus palabras, en el tiempo que pasaron juntos, y al final, ambos cambian de lugar, él admirándola y añorándola, y ella sin saber cómo responder. Creo que me fui por las ramas(?).

    A lo que voy, en todo caso, es que me gusta cómo dejás abierta una puerta a una dinámica bastante distinta en ellos, y puede ser que solo esté sobrepensando y sobreanalizando la historia, pero eso me gustó muchísimo.

    Personalmente, no soy fan del texto centrado en las historias, porque, bueno, tengo issues. Pero, acá me hace pensar que las oraciones centradas tienen como una segunda intención, como si alguien más hablara. Y sí, puede ser que otra vez está sobreanalizando, pero no me importa(?).

    En fin. Me gustó mucho la historia.

    Saludos.
     
  3.  
    Yukishiro Romi

    Yukishiro Romi Cazadora de gamusinos Audentes fortuna iuvat.

    Escorpión
    Miembro desde:
    8 Noviembre 2018
    Mensajes:
    84
    Pluma de
    Escritora
    May -así se escribe- es una niña. La autora jamás puso la edad pero en el epílogo se ve claramente que no es que fuera bajita, era una niña. Ya que en el epílogo alcanza una altura decente. Es bonito que May atesore así su primer amor y tal vez con los años ver cómo este florezca. Y la autora así lo quiso porque mandó a Alphonse a Xing.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso