1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

The Hunger Games Desesperación

Tema en 'Fanfics sobre Libros' iniciado por Mehadoza, 9 Mayo 2015.

  1.  
    Mehadoza

    Mehadoza Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    29 Agosto 2008
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Desesperación
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1187
    Bien, hace mucho que no escribo, espero no sean tan duras sus críticas empezaré mi fic de la siguiente manera:

    Capítulo 1: El despertar.

    Despierto, pero aún con los ojos cerrados, sé en mi subconsciente que no debo abrirlos, abrirlos sería un error, pero temo de que esto se haga peor, pero, ¡¿Katniss?!, ¿Dónde estará Katniss?, siento mis brazos conectados a sensores, y mi cintura amarrada a la cama donde estoy acostado, consciente, pero, aún adolorido. El rayo, Katniss, la flecha, la cúpula… ¿Qué sucedió realmente? Bien, no sé si abrir los ojos, o no. Solo sé que me duele todo el cuerpo.

    Escucho una voz…

    Voz extraña –Bien, lo tenemos, por lo que dicen los médicos ya ha reaccionado, solo tendremos que hacer que hable y sabremos los planes del distrito 13– escucho que murmuran . Bien al parecer me tienen los del capitolio, igual te defenderé Katniss, hasta la muerte– Pienso.

    –Tendremos que aplicar el plan que ya tenemos, lo haremos por las buenas, luego, si no cede, por las malas. Así lo ha informado el director. Abre tus ojos Peeta sabemos estás despierto y necesitamos que colabores. – Me hablan.

    –No, si los abro, sé que tendré que lidiar con ellos directamente, y ellos tienen todas las de ganar– Pienso mientras trato de esforzarme lo más que puedo en hacerme el dormido.

    –Vamos, no nos los hagas más difícil, la vida de Katniss corre peligro. – Exclaman ellos presionándome para que despierte, en medio de la conmoción, ¿Katniss corre peligro? ¡No!, no puedo permitirlo, ellos deben soltarla, abro los ojos – ¡No!, ¡a Katniss no!, ¡¿Dónde está Katniss!?, suéltenla – Exclamo mientras observo un laboratorio totalmente blanco, del tamaño de una habitación común, sin puertas ni ventanas, absolutamente pulcro, una bandeja de prueba, tres individuos vestidos de médicos, con batas blancas y verdosas además de sus máscaras que tapaban completamente su rostro, poseían guantes y no podría conocer sus voces, estaba encima de una cama, desnudo con tan solo una sábana tapando mí cuerpo, las extensiones para alimentarme y medirme temperatura, ritmo cardiaco, entre otros, traspasaban la pared detrás de mí, suministraban automáticamente la dosis del medicamento que necesitaba para estar vivo luego de la explosión de la cúpula.

    –Bien, el Director ha dado instrucciones. Peeta, habla acerca de la rebelión contra el capitolio por parte de Katniss Everdeen. – Me pidieron con voz de autoridad. –No diré nada hasta que la suelten y la traigan a mí. – Exclamé, tratando de moverme de la cama, pero era inútil por la misma condición en la que me encontraba.

    – ¿La quieres ver?, te mostraremos que hace ella mientras tú estás aquí –. Acto seguido del techo se desprende lentamente una pantalla automática al extremo de la sala en frente de mí, la cual baja hasta quedar en la posición perfecta para comenzar a reflejar un video, se activa, y comienzo a ver a Katniss liderando como símbolo de una revolución del distrito 13, más sin embargo no me convence – ¡Esto debe ser mentira! ¡Una farsa! – Exclamo furioso mientras los doctores solo enfocan sus vistas en aquel video, enfocan escenas de guerra después del mensaje tratando de colocar al Capitolio como los desafortunados por aquella ocurrencia, otra imagen cuando Katniss besa a Gale, mi corazón comienza a entrar en una crisis, comienzo a sentir como mis entrañas se revolvían dentro de mí de un lado a otro, mi sangre comienza a recorrer muchísimo más rápido mi cuerpo, los latidos con tan solo segundos comienzan a aumentar al triple de lo que estaba, mi cara se torna rojiza, mientras exclamo –¡MENTIRA! ¡ES MENTIRA! –, entre otras imágenes que enfocan en el brutal video para abatir completamente todo lo que sé acerca de ella al final de la destrucción de la cúpula en los últimos Juegos del hambre. – ¡NO PUEDE SER!, ella no puede ser Katniss, yo, no, imposible, ella no me haría esto, jamás me engañaría, la conozco, me hubiese dicho todo el plan y me hubiese rescatado, no puede ser– Pienso dentro de mí mientras nuevamente preguntan obligándome a decir lo que sé – Peeta Mellark, cuenta la historia, ¿acaso no vez que ella te ha engañado?, ¡Ella nunca te amó Peeta, ya no sigas más engañándote a ti mismo!, ¡Debes hablar para que pare esta guerra! – Termina de hablar el doctor principal de la sala, mientras mi mente aún se revolcaba en aquel beso, aquellos tiernos momentos que había vivido una vez con Katniss Everdeen, su sonrisa, su mirada, todo, mis ojos me ardían, las lágrimas empezaban a brotar, comenzaba a desesperarme más y más sin poder decir tan sola una palabra que pudiese ayudarme, pero en el fondo sabía que era mentira, que eso no era así, debía probármelo a mí mismo, ser fuerte. –Bien, ayudaré a que la guerra acabe, pero no tengo la información que necesitan, fui engañado igual que los otros, yo, no sé nada del distrito 13 ni tampoco del plan rebelde, pero sé que ella se detendrá si me ve tan solo en la pantalla, puedo ayudarles con tal de acabar con esta guerra– Hablo, con valor hacia los doctores, ellos se reúnen entre los tres, mientras el último vuelve a dirigirme la palabra –Eso queríamos Peeta tu colaboración, nos servirás muchísimo en esta guerra, ve preparándote, hablarás las verdades a todo Panem para que acabe esta guerra, y el bienestar de Panem se sepa en todo lugar, en todo distrito vuelva a reinar la paz –. Sin embargo el discurso no me convencía, sabía que se traían algo entre manos, pero, Katniss, ¿Por qué me haces esto?, fuese más fácil si estuvieses aquí, sé que es mentira lo que ellos me dicen, no debo dudar, nunca de ti, jamás de ti, todo eso ha de ser puro montaje para engañar mi mente mientras ellos detrás fabrican una estrategia para usarme como arma, los tres doctores se disponen a salir por una compuerta que automáticamente se abre de la pared que tenía a un costado mientras el cinturón magnético que me sostenía en la cintura se despega, y entra una de las enfermeras con su traje blanco, una especie de sombrero extraño en su cabeza, guantes y máscara, procede a despegarme los cables conectados a mi flujo sanguíneo. – ¿Estás bien? – Susurra ella mientras en su forma de atenderme percibo un mensaje doble, – Sí – Respondo mientras callo para mí mismo y realiza su trabajo, no puedo confiar en nadie y menos ahora – No te dejes engañar, Panem te necesita, Kat… Tambien. – Mientras corta rápidamente sus palabras y su mirada desde el casco se torna fija, rápidamente quita los cables, vuelve a poner todo en la mesita blanca que contenía la bandeja de prueba y se retira rápidamente sin decir más, mientras yo apenas puedo espabilar acomodándome en la cama para levantarme, hago un gran esfuerzo y trato de caminar intentando salir de la habitación pero no tengo más nada que decir, hasta que caigo en el piso como un bebé aprendiendo a caminar y me doy cuenta que no poseo fuerza alguna para moverme por mucho tiempo, cierro mis ojos, y vuelvo de nuevo a quedarme inconsciente en aquel laboratorio bajo las manos del capitolio.
     
    Última edición: 9 Mayo 2015
  2.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,699
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Me gustó que tomarás esa idea, que nos mostrarás la perspectiva de Peeta cuando fue capturado, y siempre quise ver el infierno que vivió.
    Aunque hay algunas cosas que quisiera sugerirte. No unas los diálogos de todos en uno, cada uno debe ir separado.

    —Déjenme ir....

    —Necesito que nos digas que es lo que los rebeldes están planeando...

    Y sobre Peeta siento que lo estas poniendo débil, y el es un poco más reservado y fuerte y más porque ya estuvo en los juegos, para mi Peeta no hablaría, solo se mantendría callado, ya cuando lo torturaran hablaría.

    Es todo lo que pude ver, espero ver la continuación, buen trabajo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - Desesperación
  1. Tarsis
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    357

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso