Hirunaka no Ryuusei Decisiones [hirunaka no ryuusei]

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por Syel, 8 Noviembre 2014.

  1.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Decisiones [hirunaka no ryuusei]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1262
    Advertencia: Spoilers del Capítulo 78 (final del manga)
    Los diálogos han sido tomados del Manga, perteneciente a la autora Mika Yamamori.


    Shishio Satsuki


    Siempre supe que fue un amor destinado a no ser…

    —¿Qué haces tú aquí? O mejor dicho, ¿qué clase de ropa es esa? —La miré confundido, ¿no es obvio? Soy un profesor de 24 años, ¿por qué se sorprendía tanto?

    El mundo era tan pequeño para ambos: Encontrarnos como alumna- profesor y como tal, quería ayudarla. Era nueva, hacer amigos era algo complicado.

    Cuando escuché a Yukichi decir que ella había preguntado cómo llegar a una estación de tren tan lejana de donde había acordado encontrase con sus amigos para ir a los bolos, me preocupé y sin dudar corrí a su búsqueda, fingiendo que iría con ella.

    —Parece que has sido aislada— comenté de manera directa con una sonrisa. Sabía que disfrazar esas palabras no serviría de nada. Me miró y confesó que solo quería estar con sus "amigos", una sonrisa salió de mi rostro sin querer. Que sorprendentes palabras.

    De pronto me encontré ayudándola en todo momento. A encontrarme con ella solo porque quería verla, a fijarme en las raras expresiones de su rostro, a escuchar sus palabras…A enamorarme como niño de secundaria. Pero sabía cuál era mi deber.

    —Mi amor por ti siempre será “un amor no correspondido” —Sus palabras perduraron en el aire de la azotea. Ahí recargado en el barandal, no me atrevía a mirarla pero lo hice…su rostro serio hacía latir mi corazón.

    —Hmmm, entiendo. Gracias, lo siento— Fue lo único que dije, ¿qué más podía decir? Es una alumna después de todo, ¿no es cierto? Es mejor que las cosas terminen así.

    Sin embargo, quise intentarlo. QUERÍA intentarlo aunque sabía que no era lo mejor. Deseaba apostar que podía cambiar las circunstancias. Hasta que él apareció, como para hacerme ver que las cosas no iban a ser tan fáciles como hubiera querido.

    Estaba ahí de pie con su rostro tan calmado y eso consiguió molestarme más. Alcé la mano y jalé su corbata para acercarlo a mí, lo miré y sin emoción le dije:

    —Yo sería la persona más feliz del mundo si tan sólo pudiera coquetear con ella libremente. No me juzgues si no estás en mi posición, mocoso —Las palabras fluyeron de mi boca, si tan solo fuera él…Alguien que pudiera permanecer cerca de ella sin ser juzgado por nadie. Le solté la corbata y me fui.

    Al principio creí que él sería un obstáculo para nosotros, pero me hacía feliz que ella siempre viniera tras de mí, sin importar como, ella me buscaba y nuestra relación “informal” comenzó a avanzar. No sabía que me podía hacer más feliz en ese momento.

    Comenzó a alzarse el chaleco y en ese instante mi corazón latió nervioso, ¿qué pensaba hacer? Pero mi respiración se controló cuando me dio una caja de regalo por mi cumpleaños. Ella se había esforzado con esto.

    —¿Puedo…abrirlo? —pregunté alzando la caja, estaba nervioso, no quería admitirlo. Cuando aceptó, sin dudar comencé a rasgar un poco el papel para encontrarme con esa corbata que si bien no era bonita, era un regalo de la chica que amaba—. Voy a atesorar esto, gracias —sonreí. Estas cosas son las que te hacen sentir especial.

    Pero como todo…siempre habrá algo que suceda mal. Aún sigo sin saber cómo fue que Yukichi-san se enteró de lo que “teníamos”, pero cuando comenzó a reclamarme, solo una cosa vino a mi mente: No puedo ser yo. Y al darme cuenta de ello supe que solo había una cosa por hacer…

    —De todas maneras… ¿por qué no lo dejamos? —mi cabeza estaba baja, mis manos en mis bolsillos, ¿notaría mi incomodidad? Quería parecer seguro de mis palabras por lo que tuve que hacer un gran esfuerzo para que salieran de mi boca.

    —¿Qué….dejamos? —pregunta ella confundida, ¿por qué quiere hacerme hablar más? No quiero seguir con esto, es doloroso. Simplemente quiero terminar con esto ya, trato de convencerla que yo no soy quien debe estar a su lado, que lo nuestro no es nada y la prueba más difícil estaba llegando—: Sensei… ¿me amas?

    —No, no te amo. Lo siento —Solo un segundo paso antes de que contestara. No puedo seguir más aquí, encerrado, mirando su rostro sorprendido. Paso a su lado sin mirarla, con esto debería ser suficiente, ¿verdad? Sé que he roto su corazón pero las palabras “te amo”…No soy yo quien se las debe decir.

    Quería dejar atrás todo lo que tenía que ver con ella. Nuestros papeles en la escuela no lo hacía fácil, a pesar de que ya no era su profesor en este semestre, las noticias de la relación que tenía con ese chico corrían por los pasillo. Me di cuenta que quería seguir siendo su “estrella de día”, que no podía librarme de esos sentimientos tan fácilmente.

    —No me importa lo que los demás digan o piensen. La quiero y voy a tenerla —Mis palabras fueron seguras y es que en esta ocasión estaba más que seguro. No quería seguir agachando la cabeza y fingir que nada había pasado a mí alrededor. No perdería contra él—. No voy a ceder más —digo con firmeza, no quiero arrepentirme más tarde por mis decisiones.

    —Esa es mi línea —contesta él malhumorado. Lo sentía, pero ahora era mi turno de remediar lo que había hecho.

    Deseaba tanto regresar al pasado que en ese momento no me di cuenta que su corazón había comenzado a cambiar, hasta que fue demasiado tarde. Yo había quedado como eso: su pasado. Cuando la vi fuera del consultorio del hospital, mi corazón se detuvo por un momento. Había regresado de su viaje por mí. Una pequeña esperanza brilló en mi interior pero en el fondo, sabía cuál era la realidad. Era la última oportunidad que tenía para liberarme de estos sentimientos.

    —Sensei, te he gustado todo este tiempo, ¿verdad? —preguntó ella después de mis confesiones. Ahí, sentados en la banca del hospital, se siente como si todo fuera como antes: como cuando nos conocimos. Una pequeña sonrisa sale de mis labios, si todo hubiese sido así desde el principio.

    —Sí, te amo Suzume —contesto. Las palabras que no me atreví a decir en aquel entonces, hoy salen desde el fondo de mi pecho.

    —A mí también…solía gustarme sensei — Y ahí estaban las palabras que no hubiera querido escuchar. Los sentimientos que nos callamos esa vez, las decisiones equivocadas que tomé nos condujeron a esto.

    Decir adiós nunca fue tan difícil para mí, pero estas fueron mis consecuencias, ¿no es cierto? ¿Qué hubiera pasado si en aquél entonces le hubiera dicho que la amaba? ¿Estaríamos juntos? ¿Nuestro final hubiera sido diferente? No puedo evitar pensar eso. Fui su primer amor, creo que eso debería hacerme feliz, permaneceré en su mente como un bello recuerdo, al igual que ella será una persona inolvidable para mí.

    —Satsuki-kun, ¿estás bien con esto? —me pregunta Tsubomi, dejando de lado la cerveza que nos dio Yukichi como consolación. La miro y sonrío.

    —Sí —es lo único que me atrevo a decir con una sonrisa triste.

    Nunca sabes cuáles serán las consecuencias de tus decisiones, a veces son precios muy altos y he confirmado eso. No puedo desear más que ella pueda ser feliz con Mamura-kun. Sé que él se ha convertido en su “estrella de día”.

    Espero que pueda vivir sin arrepentimientos, espero que con él, ella pueda tomar…mejores decisiones.
     
    Última edición: 10 Noviembre 2014
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - Decisiones [hirunaka ryuusei]
  1. Fushimi Natsu
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    456
  2. Tomoee
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    752

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso