Dear Family (GaaMatsu, NaruHina, SasuSaku y mucho más)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Selene-chan, 4 Junio 2011.

  1.  
    Fer Del Desierto

    Fer Del Desierto Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    29 Abril 2011
    Mensajes:
    156
    Pluma de
    Escritora
    Hola selene-chan!!! apareciendo tarde pero no me olvido ;) jaja... ya lo habia leido y vaya que lo tengo checadito XD jejeje
    bueno sigo con las preguntas...

    ¿Parte favorita y por qué?
    Como piensan Matsuri y Gaara uno de otro despues de la cita (en especial la cita por suepuesto)! jejeje... saben que pueden hacerse felices... y como se rencuentran Neji y Tenten jajaja va estar graciosos el asunto!

    ¿Será muy patético que Neji no pueda dejar de pensar en Tenten?
    Al contrario! Neji ya le echó el ojo aunque no quiera XD y pues ya veremos como se deselvuelve esta pareja... ya se interesooo!!!
    no se puede controlar, es humanamente hombre XD

    ¿Qué les ha parecido lo que sucedió entre Sasori y Shizuka?
    Obviamente nada bueno saldra de eso! por andar jugando con fuego los dos van a salir quemados! y pobre Kankuro no se lo merece! el si le es fiel! (pero lo curioso es lo qe pasara con Sari juju)

    ¿Les gustó la cita de Gaara y Matsuri?
    ¡Me encantó! no puedo resistir leer más de esto!!! :) jejeje Matsu-chan es una suertuda!!! n_n

    ¿Qué hará Ino ahora que Sai se va?
    Ya va a hacer de las suyas!!! uf! es muy mala, andarse metiendo en la vida de los demás para arruinarla (uf además de vengativa pf!)

    ¿A dónde irán a parar Neji y Tenten en el próximo capítulo?
    En el reclusorio XD jajaja ya e imagino el lio que van a provocar esos dos jajaja

    ¿Quieren que haya beso GaaMatsu?
    Hasta hare una huelga por eso!!! y lo exijo jajaja no es cierto.. estoy exagerando jiji pero me encanta como escribes esas escenas!!! juju...

    Bueno sensei! como por esta semana ya publico el one-shot navideño jejeje anda en proceso, no es por nada, sólo te aviso n_n
    gracias por la conti... y espero el siguiente con ansias! n_n

    saludos! :)
     
  2.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dear Family (GaaMatsu, NaruHina, SasuSaku y mucho más)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    3611
    ¡Hola!

    Tal y como lo había prometido en el otro fic, aquí está la conti, espero que la disfruten. Tuve tiempo de revisarla y creo que no cometí errores de ortografía, pero mi pantalla está malísima, así que tal vez se me pasó algo xDD

    ¡Espero que les guste la conti!

    --------

    Capitulo 7: Un beso travieso

    Kankuro sonrió al ver a la chica frente a sus ojos. No sabía por qué, pero ella le agradaba bastante y ya con esta era la tercera vez que se cruzaban. No es que creyera en cosas como los encuentros predestinados, pero vaya, esto había sido muy sorpresivo.

    Miró el papel que sostenía en sus manos y luego a la chica nuevamente.

    —Eres Sari ¿No? –ella asintió con la cabeza —. Según lo que leo aquí estás muy calificada para ser mi secretaria, además me pareces agradable, cosa que las demás que han venido no tenían –entornó los ojos con fastidio —. Quedas contratada.

    —¿D-de verdad? –preguntó la castaña parpadeando sorprendida, ya que no se esperaba ser aceptada tan rápido —. Muchas gracias señor, no sabe cuanto le agradezco esta oportunidad.

    —No es nada, para mí es un placer –dijo Kankuro, volviendo a mostrar esa sonrisa amable. Siempre era así con todas las mujeres, por eso a veces lo tildaban de mujeriego, pero no era así, a pesar de haber tenido muchas veces la oportunidad de engañar a su esposa, jamás había pensado si quiera en hacerlo, porque la amaba y sabía que cuando se casaron le prometió que ella sería la única en su vida.

    Por otro lado, Sari sonrió alegremente. Estaba feliz de haber obtenido un trabajo tan bueno, seguramente le iría muy bien a partir de ahora, así que no podía dejar de emocionarse.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    —¡Maldito pervertido, lo voy a matar! –exclamaba la castaña, tratando de arañar al Hyûga que se defendía como podía, pero esa mujer parecía sacada de una historieta de superhéroes, pues tenía una fuerza increíble.

    —¡Cálmese, y ya le dije que no soy ningún pervertido! –respondió enfadado. Era lo último que le gritaran de esa manera y en plena calle, podría soportar cualquier cosa, menos que le rebajaran a un simple espía de chicas en ropa interior.

    ¡Por Dios, era Neji Hyûga!

    Trató de sostener a la castaña que no paraba de gritarle todo tipo de improperios, pero lo único que consiguió fue hacerle una extraña llave de artes marciales –ya que él las practicaba- en donde terminó abrazándola por la espalda, inmovilizándole ambas manos, sin embargo la posición era bastante sugerente, lo que hizo que Tenten se sonrojara.

    —¡Suélteme, degenerado! –gritó a todo pulmón, llamando la atención de cuanta gente pasara por el lugar —. ¡Auxilio, un violador!

    Antes de que Neji se diera cuenta, había un policía justo a su lado, mirándole con una ceja levantada.

    Oh, demonios… -fue todo lo que pudo pensar.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Amaya miró nuevamente a su padre, el cual se veía más sonriente que nunca y eso era realmente extraño en él, ya que siempre era serio y reservado. Podía jurar que jamás le había visto sonreír tan abiertamente, eso era algo nuevo.

    —¿Dónde vamos papi? –preguntó confundida, ya que iban dentro del auto y él no dejaba de ver al frente, como si esperara ansioso el momento de llegar a su destino.

    —Vamos a recoger a una amiga que nos va a cocinar hoy –contestó de lo más animado, ni siquiera notó que su hija fruncía el ceño, pensando que esa amiga suya era una bruja como se había estado temiendo desde que vio la cenicienta en la televisión. Tenía que idear un plan para deshacerse de esa amiga de su papá y eso debía ser lo antes posible, sino, ya podría despedirse de su libertad.

    Cuando llegaron al edificio, él la bajó del auto y le tomó la mano, subiendo junto a ella por las escaleras, pues decía que así harían ejercicio. La verdad era que Gaara cuidaba mucho su físico, por eso era el sueño de muchas mujeres y la envidia de muchos hombres. Incluso había recibido varios ofrecimientos de productores y directores como Asuma para volverse un ícono de la televisión, pero sinceramente ese tipo de cosas no le interesaban, para eso estaban sus mejores amigos Naruto y Sasuke, él era de otro estilo, más conservador y nada llamativo (aunque en realidad llamaba demasiado la atención, pero él no lo sabía). Había aparecido en muchas revistas sociales como el soltero más codiciado, ya que fue después de su divorcio que se volvió realmente famoso en el ámbito empresarial, tanto así era que en las cenas de inversionistas más de una mujer trataba de irse con él, aunque jamás las había tomado en serio.

    Ahora era totalmente diferente. Siempre que veía a Matsuri a los ojos la sensación de calidez no desaparecía de su pecho. Podía no haberse enamorado nunca antes, pero estaba seguro de que ese sentimiento era algo especial y sólo Matsuri se lo producía, por eso necesitaba tenerla más cerca, mucho más cerca.

    —Papi, quiero ir a casa –se quejó la pequeña rubia, al mismo tiempo que su padre tocaba el timbre de un departamento.

    —¡Enseguida voy! –se escuchó desde dentro.

    Amaya infló las mejillas con enfado, sin embargo, cuando la puerta se abrió y se dio cuenta de quien estaba del otro lado, sus ojos se iluminaron instantáneamente y su sonrisa apareció como por arte de magia, lanzándose a los brazos de la joven castaña.

    —¡Matsuri-sensei! –exclamó feliz, definitivamente ella le agradaba mucho y eso daba gusto a Gaara, quería decir que si decidía empezar una relación con Matsuri su hija no se opondría para nada.

    —Amaya-chan, buenos días –la saludó Matsuri algo sorprendida, ya que no sabía que ella también vendría a recogerla. Después de eso se separó con una sonrisa, acariciando la rubia cabellera de la niña —. No sabía que vendrías a mi casa, es una linda sorpresa.

    —¡Y yo no sabía que la novia de mi papi era sensei! –exclamó la niña, logrando que el rostro de Matsuri se tornara completamente rojo, como la luz de un semáforo, al tiempo que sus ojos se abrían como platos y su corazón casi daba un vuelco enorme dentro de su pecho.

    —Amaya –habló Gaara en tono de regaño, tenía que enseñarle a su hija a no ser tan impulsiva y decir lo primero que se le venía a la cabeza, sin embargo, no le parecía para nada una mala idea, al contrario —. No digas eso –terminó de regañarla —. Matsuri no es mi novia, sólo es una amiga mía.

    —Sí papi, lo que digas –respondió Amaya cruzando sus manitos detrás de la espalda, dejando sorprendidos a los dos adultos. Vaya que era directa y despierta, hasta al mismo Gaara le sorprendía que ella fuera su hija.

    Carraspeó la garganta para tener la atención y así salir del incómodo ambiente.

    —Matsuri, veníamos por ti –dijo tan sereno como siempre —. Me preguntaba si ya nos podemos ir.

    —Oh, claro –Matsuri pareció reaccionar al oír la voz del pelirrojo, así que entró a su departamento y tomó su pequeño bolso —. Estoy lista, sólo tenía que ir por esto.

    Gaara esbozó una pequeña sonrisa. A veces se preguntaba que poderes misteriosos podría tener el bolso de una mujer para que ellas nunca salieran sin uno. Era increíble pero con cada mujer que salía, ella siempre llevaba su bolso y si necesitaban ir al baño, siempre el bolso las acompañaba.

    —Claro, vámonos –tomó a su hija de la mano y Matsuri caminó al otro lado de él, pero bastante alejaba, puesto que se sentía nerviosa como anoche, cuando lo tuvo tan cerca de ella que sintió que iba a desfallecer.

    Por su parte Gaara sólo la miró de reojo. Tenía tantas ganas de estrecharla entre sus brazos y de besarla, pero no, eso tenía que esperar al menos un tiempo más, sino podría asustarla y hacer que se alejara, cosa que jamás se perdonaría.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Ino miró como Sai jugaba con el pequeño Seichiro, sentados ambos en el sofá de la casa. El pequeño pese a tener ya dos años siempre estaba callado y decía muy pocas palabras, pero cuando estaba con Sai era distinto, podía hablar tanto que luego parecía cansado de ello.

    Ella lo comprendía muy bien, el niño adoraba y admiraba a su padre, quería ser como él en un futuro, pero era demasiado tímido como para darlo a conocer.

    —Sai, Seichiro-kun, es hora de ir a sentarse a la mesa, por favor dejen de desordenar la sala –les regañó al ver que todo estaba lleno de juguetes repartidos en el suelo y la mesita de centro. Sai podía tener muy poco tiempo para jugar con su hijo, pero cuando lo hacía lo aprovechaba al máximo y eso a veces era un poco estresante para Ino, ya que era quien terminaba por levantar todos los juguetes del piso.

    —Ino, no seas enojona, mira que tendré que irme mañana temprano y no podré estar con ustedes por un buen tiempo –dijo Sai, quien estaba sentado sobre la alfombra roja y tenía a su hijo al lado. Llevaba la camisa abierta en los primeros botones, dejando ver un poco de su torso, que a pesar de ser muy pálido dejaba en claro que era un hombre muy atractivo.

    —Bueno, pero vayan a sentarse –dijo la rubia desviando la mirada. Aún podía recordar cuando fue que conoció a Sai, en uno de los peores momentos de su vida, cuando se enteró de que su propia hermana esperaba un hijo del hombre que ella amaba. Porque sí, alguna vez amó a Gaara.

    —Los odio a ambos, los odio con todas mis fuerzas –decía a la nada, golpeando contra el mesón del bar el fondo del vaso vacío que tenía en una de sus manos. Miró al hombre que servía los tragos y le extendió un billete, sin darse cuenta de que desde hace rato era observada por un par de ojos negros —. Dame otro, que aún no termino de olvidar.

    —Enseguida señorita –respondió el barman, sin embargo antes de que pudiera recibir el dinero, una mano blanquecina le detuvo en seco, haciendo que la chica levantara la mirada para observarle.

    —Una mujer tan linda y joven no debería desperdiciar su vida en el alcohol –dijo el pelinegro con serenidad, casi parecía aún más frío que el mismísimo Gaara, un atributo que al parecer a Ino le fascinaba en los hombres.

    —¿Quién eres tú para meterte en mi vida? –le reclamó, sintiendo como el alcohol en su cuerpo hacia sus efectos, volviendo borrosa su visión —. No te conozco, lárgate de una vez y déjame en paz.

    —No creo que eso sea posible –una vez más, el chico de profundos ojos negros hizo que lo mirara directo a sus dos orbes. El sonrojo en las mejillas de Ino por la bebida se vio opacado por el que surgió al observarlo a él, lucía tan serio e implacable que por un momento se sintió intimidada —. Señorita, sería mejor que se fuera a su casa.

    —Te dije… que me dejaras en paz –insistió la rubia, alzando un poco la voz, al mismo tiempo que se ponía de pie, pegando sus pechos contra el torso del joven —. Si lo que quieres es acostarte conmigo sólo dilo, tal vez te haga caso, soy tan patética como para eso.

    Él la miró serio por varios segundos, hasta que fue capaz de responder.

    —Yo nunca me aprovecharía del dolor de una mujer para llevarla a la cama –aquellas palabras realmente sorprendieron a Ino. Era la primera vez que un hombre le decía algo así, cualquier otro habría aceptado su propuesta indecorosa sin pensarlo dos veces, pero él, él sólo estaba tratando de ayudarla, porque la veía realmente abatida.

    Nunca esperó conocer a una persona tan diferente del resto.

    Volvió a mirar a su esposo y a su hijo cuando éstos se dirigían a la mesa, notando como el más pequeño se veía un poco triste al parecer.

    —¿Pasa algo pequeño Sei-chan? –le preguntó, sentándose al lado de él, pero el niño sólo la abrazó, escondiendo su carita en su pecho en forma fraternal.

    —Papi se idá –respondió abatido, provocando una expresión de disgusto en el rostro de Sai. No quería tener que dejarles solos tanto tiempo, pero era muy necesario para poder obtener ese ascenso y poder pasar más tiempo a su lado.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Ya eran las doce del día y apenas Sasuke estaba abriendo los ojos. Se sentía mareado y tenía un fuerte dolor de cabeza, no recordaba haberse sentido tan mal en bastante tiempo. Notó que su celular sonaba y tenía un mensaje de texto, avisándole que a las dos y media debía estar presente en la televisora.

    Se llevó una mano a la cabeza para tratar de aliviar el dolor, pero claramente era imposible.

    —Maldita sea –masculló enojado, puesto que no podía creer que se había puesto así por la estúpida pelea que tuvo con esa mujer, que no tenía ninguna importancia en su vida. Él no sentía nada hacia Sakura… ¿Entonces por qué se emborrachó pensando en ella?

    Se levantó de la cama con pesadez y se metió bajo la ducha helada con todo y ropa de dormir, no le interesaba nada más que desperezarse, ya secaría esas cosas más tarde. Cuando sintió el frío líquido recorrer su pecho y su espalda, sin querer dio un ligero respingo, aprovechando de quitarse la remera sin mangas que llevaba puesta, quedándose sólo en bóxer.

    Pasó sus manos insistentemente por su cabello una y otra vez, dejándolo totalmente hacia atrás debido a la humedad. Después de eso, le dio un fuerte golpe a la pared.

    —¿Por qué no logro conformarme? –se cuestionó a sí mismo con ira reflejada en su mirada azabache, tan oscura como la noche —. ¿Por qué demonios sigo pensando en ella?

    No lo podía evitar, a cada segundo pensaba en ella, en lo que estaría haciendo ahora que ya no vivía para estar detrás de él. Durante las últimas horas las imágenes de cuando estuvo con ella se repetían en su mente con bastante fuerza y frecuencia. Al principio no recordaba casi nada, pero después de un tiempo todo vino a él como si se tratase de una película siendo reproducida en su cabeza.

    Ella lo besaba, le decía que lo amaba y después de eso había sido él mismo quien decidió llevar las cosas más allá. En una sola noche le demostró lo que era el cielo, para después llevarla al infierno con sus palabras. Pero en aquel momento, cuando la tenía entre sus brazos y podía oír como ella repetía su nombre, sólo pensaba en darle más de sí mismo, sólo pensaba en ella y en nadie más.

    —¿Qué está pasándome? ¿Desde cuando soy tan patético? –volvió a soltar un fuerte golpe contra la pared, mientras el agua helada aún seguía cayendo sobre su cuerpo y su mandíbula se apretaba fuertemente —. ¿Por qué demonios… la extraño tanto…?

    Ni él mismo lograba comprender sus sentimientos, sólo sabía que debía darse prisa en llegar al estudio de televisión, si no quería llevarse una fuerte reprimenda, además su representante Kakashi le esperaba también en el estudio de grabación; estaba pronto a sacar su próximo single.

    Ahora sólo debía pensar en sí mismo y nada más.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    El auto se detuvo frente al edificio en donde él vivía con su hija. Miró la hora al llegar y eran las doce con diez minutos. Amaya se mostraba muy entusiasmada por el hecho de comer con su sensei, además tenía un malévolo plan en mente.

    —¿Quieres saber como hacer que sensei y tu papi sean novios? –le preguntó su amiguita confundida, llevándose una manito a su boca y pensando en una buena forma de ayudarla —. ¡Ya sé!

    —Dime, dime –pidió Amaya muy atenta ante cualquier consejo, ya que, después de pensarlo mucho tiempo, la única mujer que ella aceptaría como madre era Matsuri-sensei, nadie más que ella.

    Había estado observando a muchas mujeres como posibles candidatas, sin embargo nadie era tan dulce y amable como ella, hasta Ami pensaba igual.

    —Bueno… ¿Qué tal si…?

    El recuerdo de la niña se vio interrumpido cuando Gaara le abrió la puerta del auto para hacerla bajar. Ella sonrió alegremente y tomó la mano del pelirrojo, al mismo tiempo que con la otra mano estrechaba a Matsuri.

    —¡Vamos, vamos! –canturreaba, como si fueran a alguna clase de parque de diversiones.

    Los dos adultos rieron ante su comportamiento y comenzaron a caminar al son de ella. Al entrar al edificio pasaron junto a un par de señoras, que se quedaron mirándolos con sonrisas en el rostro.

    —Mira que familia tan bonita –murmuró una de las señoras —. Aunque los padres son muy jóvenes se ven tan lindos.

    —Es cierto, y parece que la niña se lleva muy bien con ambos –acotó la otra.

    Sus palabras hicieron sonrojar completamente a Matsuri, quien hubiera querido aclarar que ella no tenía nada que ver en esa historia, sin embargo no lo hizo, porque cuando vio la pequeña mueca de gracia que aparecía en el rostro de Gaara, ella también lo tomó como un episodio gracioso.

    Al llegar frente al departamento, Matsuri notó como de la puerta que estaba frente a la de Gaara salía una chica bastante joven y bonita, la cual se le quedó mirando en cuanto notó que venía sujetando la mano de la pequeña Amaya.

    —Oh, hola Gaara –saludó al pelirrojo de lo más amable, pero al posar su mirada sobre Matsuri le miró claramente con desagrado, como si la odiara, a pesar de que ni siquiera le conocía —. ¿No me presentas a tu novia?

    —Hola Yuki –respondió Gaara tan cortés y educado como siempre, aunque no por eso dejaba de ser frío —. Te presento a Matsuri, la maestra de mi hija –ni siquiera se tomó la molestia de aclarar que no eran novios, para él no era de ninguna relevancia —. Matsuri, ella es mi vecina Yuki.

    —M-mucho gusto –saludó Matsuri haciendo una pequeña reverencia, la cual fue correspondida por la pelinegra, pero de manera algo hostil. Aunque en el fondo Matsuri no le parecía una mala persona, siempre había pensado que el día en que Gaara tuviera una novia, ella la iba a odiar con todas sus fuerzas, no obstante la castaña no le provocaba tal sensación.

    —Mucho gusto –sonrió sinceramente, a pesar de que le tenía bastante envidia.

    —¡Papi, abre la puerta, que tengo mucha hambre! –reclamó Amaya para romper aquel ambiente. Gaara enseguida atendió la petición de su niña y abrió la puerta del departamento, tras la cual se perdieron ambos junto a Matsuri.

    —Vaya… –susurró Yuki con cierta contradicción —. Esa Matsuri parece agradable, je, ojalá sea una buena novia –se dijo sonriente, para luego cerrar la puerta de su departamento y salir, tenía algunas cosas que hacer.

    Mientras tanto dentro del departamento, Matsuri veía todo sin poder evitar ahogar una exclamación de asombro. El departamento de Gaara era mil veces más grande que el suyo y lleno de modernidades y comodidades jamás vistas por sus ojos, ni el de Sasuke era tan bonito, a pesar de que a ella le encantaba el departamento de su primo.

    —Que lindo hogar tienes Gaara –dijo con una sonrisa, haciendo que el pelirrojo tuviera que desviar la mirada, porque cuando la veía con esa expresión tan linda se le pasaban un par de cosas por la cabeza, que no eran nada convenientes.

    —Gracias –le contestó para no ser grosero —. ¿Gustas tomar algo?

    —Oh, no, yo vine a enseñarte cocina ¿No es así? –Matsuri rebuscó dentro de su pequeño bolso, del cual Gaara notó que sacaba una libreta con fotos de pasteles en la portada, era rosada y bastante llamativa —. Mira lo que te traje, un recetario muy bueno –dijo extendiendo la libreta ante los ojos del chico, que la miró con cierto escepticismo; nunca había sido bueno para seguir recetas de cocina.

    —¡Sí, yo tengo mucha hambre papi! –exclamó de pronto Amaya, quien había agarrado el recetario en sus manos y lo estaba ojeando, haciéndosele agua la boca con los deliciosos postres que ahí aparecían, hasta llegar al punto en que le sonó el estómago —. Que delicioso…

    Gaara la miró algo divertido, para luego posar sus fríos ojos verdes en la figura femenina más adulta.

    —Si no te molesta… ¿Podemos empezar? –preguntó alzando una de sus manos hacia ella. Si ambos no supieran que se referían a cocinar, sus palabras y el gesto que hizo podría haber sido perfectamente interpretados como un asunto totalmente diferente, por lo que al pensar en esa situación Matsuri se sonrojó como un tomate, para asentir con la cabeza y tomar la mano de Gaara, quién la guió hasta la cocina.

    Ella no le dijo nada, lo único que tenía en mente era pasar un momento agradable junto a Gaara y su hija.

    ---------

    ¿Cual fue su parte favorita y por qué?
    ¿Logrará Sasuke solucionar sus problemas?
    ¿Neji y Tenten a la cárcel? ¿Que opinan de eso?
    ¿Que les pareció la escena SaiIno?
    ¿Qué sucederá con Kankuro y Sari trabajando juntos?
    ¿Gaara y Matsuri harán algo delicioso? xD

    ----

    Bueno, me despido, espero que les haya gustado, nos leemos en la segunda parte del capítulo ^^

    ¡Hasta otra!
     
    • Me gusta Me gusta x 14
  3.  
    AndyHyuuga

    AndyHyuuga Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Octubre 2010
    Mensajes:
    96
    Pluma de
    Escritora
    hola gracia por avisarme de la continuidad
    me encanto
    voy con las preguntas

    ¿Cual fue su parte favorita y por qué?
    el momento en ke el grandioso Sasuke se da cuenta ke necessita a Sakura

    ¿Logrará Sasuke solucionar sus problemas?
    si, pro ke se me hace pensar que con la ayuda de Itachi aunque no se de cuenta dels todo

    ¿Neji y Tenten a la cárcel? ¿Que opinan de eso?
    o.O a la carcel oesas como no prefiero nada mas a Neji

    ¿Que les pareció la escena SaiIno?
    muuuuuuuuuuuy tierna, pro la vdd ya me callo mal Ino

    ¿Qué sucederá con Kankuro y Sari trabajando juntos?
    que se me hace que es un pretexto pra poder ver al amor de cada uno

    ¿Gaara y Matsuri harán algo delicioso?
    riquisimo, exquisisto ya se me hizo agua la boca


    me podrias avisar de la siguiente continuidad porfa


    FELIZ AÑO 2012 que todo lo que te proponga se haga realidad !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Rizu Tsukiyomi

    Rizu Tsukiyomi Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    28 Julio 2011
    Mensajes:
    180
    Pluma de
    Escritora
    ohayo...!!!
    note algo que me gustarias aclararte....
    esto es un recuerdo... asi que debe comenzar diciendo FLASH BACK y terminar diciendo FIN FLASH BACK... entiendes...?? asi... mira.....

    o algo parecido.... osino no se entinde... yo primero crei que ino estaba diciendo eso en su casa... o algo asi....
    aqui tus preguntas....

    ¿Cual fue su parte favorita y por qué?
    cuando amayaquiere desacerse de cualquier mujer que no sea matsuri... jejeje..... porque hasta ella nota que el matsuri es la unica para gaara.....
    ¿Logrará Sasuke solucionar sus problemas?
    espero que si..... no puede seguir asi... odio leer a sasuke asi....:eek:
    ¿Neji y Tenten a la cárcel? ¿Que opinan de eso?
    jejeje... que sera algo muy gracioso para mi y algo posiblemente traumatico para tenten y algo que golpeara el orgullo de neji... jejeje.....
    ¿Que les pareció la escena SaiIno?
    muy kawaii.... etubo tan linda.... si...!!!!!
    ¿Qué sucederá con Kankuro y Sari trabajando juntos?
    amor.... eso pasara amor... jejeje.....
    ¿Gaara y Matsuri harán algo delicioso? xD
    espero que si.... y que no salga como mi primera vez cocinando algo... jejeje.... tengo 15 y mi mama quiere que aprenda a cocinar..... jejeje......
     
  5.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    A ver, en realidad es todo lo contrario, los letreritos de Flash Back NO deben usarse, lo siento si no entendiste que era un Flash Back, pero en los escritos de este tipo esas cosas no se usan, yo antes lo hacía y francamente se veía horrible, pues no estoy haciendo un anuncio, sino relatanto parte de la historia. Por esa misma razón lo escribo todo con letras cursivas, que es lo verdaderamente correcto.

    Lo siento pero tu aclaración no tiene sentido.

    De todos modos gracias por tratar de ayudar ^^ y de ahora en adelante fijate que cuando está todo escrito en cursivas es porque es un Flash Back, incluso en la misma narración lo he avisado, cuando digo "Aún podía recordar cuando fue que conoció a Sai", claramente estoy avisando que viene un recuerdo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    jenn uchiha

    jenn uchiha Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2009
    Mensajes:
    162
    Hola selene-chan;3

    te quedo muy bien y sin faltas de ortagrafiac;
    valio la pena esperar (aunque nos haces esperar mucho :c)

    mi parte favorita fue todoxD
    aunqe me parecio corto:c(y no lo esta)

    bueno aqui las preguntas:B
    ¿Cual fue su parte favorita y por qué?
    me gusto todo pero un poqito mas fue como Ino conocio a sai<3ternurita>,<
    i algo que sasuke se sintiera mal porqe se ha portado malr-r
    ¿Logrará Sasuke solucionar sus problemas?
    no lose:A
    creo que el nunca escucho el dicho de:No se sabe lo qe se tiene hasta qe lo pierdes:c
    ¿Neji y Tenten a la cárcel? ¿Que opinan de eso?
    Dios me moria de risa no me imagino la cara de Neji;3
    enserio me lo imagino i me da ataqe de risa>,<
    ¿Que les pareció la escena SaiIno?
    fue mi favorita estubo tierna Sai es todo un amor♥-♥
    ¿Qué sucederá con Kankuro y Sari trabajando juntos?
    habra infidelidadD:
    pero no cuenta asi porqe ella ya fue primero
    ¿Gaara y Matsuri harán algo delicioso?
    Sii:B
    se me antojo un pastel;A

    y por cierto el beso?
    no hubo ninguno:$

    okei cuidate feliz año nuevo i no te demores tanto(:
     
  7.  
    Lou Lin

    Lou Lin Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Julio 2011
    Mensajes:
    132
    Pluma de
    Escritora
    Hola amiga gracias por avisarme estubo muy lindo el capitulo y perdón por la demora….

    ¿Cual fue su parte favorita y por qué?
    Cuando Neji y Tenten se pusieron a pelear fue sumamente gracioso esos dos hicieron mero espectáculo en plena calle jajaja :D

    ¿Logrará Sasuke solucionar sus problemas?

    Ojala que si aunque se lo merece por orgullos y por haber tratado de esa manera tan fea a Sakura es que ahora esta así casi volviéndose loco de pensar…

    ¿Neji y Tenten a la cárcel? ¿Que opinan de eso?

    Jajaja muy gracioso si a leguas no se soportan me los imagino los dos metidos en una celda hay a pocos metros el uno del otro eso debe ser para morirse de la risa….

    ¿Que les pareció la escena SaiIno?

    Estuvo tierna es adorable ver a Sai como padre que ternurita…

    ¿Qué sucederá con Kankuro y Sari trabajando juntos?

    Mmmm quien sabe pero APRA mi que hay esta naciendo algo jajaja
    ¿Gaara y Matsuri harán algo delicioso? [​IMG]

    Jajaja pues si lo cocina Matsuri no lo dudes aunque si es Gaara habría que pensárselo dos veces antes de probarlo jajaja

    Bueno me encanto el capitulo espero y pongas la conti pronto…

    Sayo ♥ Besos
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dear Family (GaaMatsu, NaruHina, SasuSaku y mucho más)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    4010
    ¡Hola!

    Y bueno, aquí vengo con la conti de este fic, creo que ya me había tardado un poquito, pero finalmente viene lo que todos estaban esperando jeje, espero que lo disfruten ^^

    ----

    Neji golpeó con fuerza la mesa que estaba dividiéndolo a él y al policía, que lo miraba con autoridad, cosa que le disgustaba demasiado tomando en cuenta la persona que era él, alguien de mucho prestigio y de una excelente clase social ¡No podían hacerle algo como esto!

    —Ya se lo he dicho una y mil veces, soy Hyûga, Neji Hyûga –rectificó con obstinación y mal humor, casi sentía que la venita de su sien iba a explotar —. Déjeme salir ahora mismo o tendrá serios problemas –amenazó.

    —Muy mal señor, no debería amenazar así a una autoridad –respondió el policía, para nada intimidado —. Y no crea que lo dejaremos ir tan fácil después de lo que nos dijo la señorita que usted le hizo.

    —¡Esa mujer es una mentirosa! –gritó alterado. Neji no solía perder la compostura ante casi ninguna situación por más tensa que ésta fuera, pero ahora se encontraba verdaderamente cabreado y todo por la culpa de esa mujer que se atrevió a hacer que lo llevaran preso por desorden en la vía pública y supuesto intento de violación, aunque eso último nadie se lo podría creer, puesto que se encontraban en medio de un parque y a plena luz del día ¡Tendría que ser un idiota para intentar violarla en tales condiciones!

    Y no es que hubiera querido hacerlo de todos modos.

    —¡Él único mentiroso es usted, acosador! –se oyó la voz de Tenten, quien estaba siendo traída por otro policía. Fue dejada en el lugar y miró a Neji con rabia, apuntándolo con su índice —. Es usted un degenerado.

    —Otra vez con eso –el Hyûga entornó los ojos con molestia, este tema ya se estaba saliendo de lo que él llamaría “algo accidental” y esa mujer sólo podía ser definida por una palabra del diccionario: loca.

    —Es más, me ha estado siguiendo por días, no es la primera vez que me hace algo pervertido –siguió hablando la castaña, mientras el policía miraba seriamente a Neji.

    —¿Eso es verdad?

    —Claro que no, sólo la he visto dos veces en mi vida –aseguró el ojiperla con desinterés. De un momento a otro la miró de arriba abajo, con indiferencia —. Además piénselo con cuidado… ¿Quién querría violar a una mujer tan poco atractiva? –impugnó con descaro, aunque sabía a la perfección que sus palabras eran bastante falsas, puesto que no pensó lo mismo de ella cuando la vio semidesnuda en el probador.

    El rostro de Tenten se tornó completamente rojo y sintió que una fuerza sobrehumana se apoderaba de ella, levantando a Neji de las solapas de su blanca camisa.

    —¡¿Qué ha dicho?!

    —S-señorita… -trató de detenerla el nervioso oficial, ya que ella se veía dispuesta a golpear al castaño, que aún la seguía mirando de lo más tranquilo. La verdad era que esa mujer ahora ya no tenía para nada un aspecto inocente o desvalido, más bien parecía que era él el desvalido.

    —¿Lo ve? Esta mujer está loca –habló Neji mirando al oficial de policía, el cual asintió con la cabeza. Tenten lo agarró más fuerte de la ropa, mirándolo con expresión sicópata, pero de igual manera él se veía muy tranquilo, hasta que la situación fue interrumpida por un hombre alto y de cabello negro, además de ocultar sus ojos con un oscuro par de anteojos negros; era el abogado de Neji que venía con el dinero para pagar la fianza.

    —Perdón si interrumpo –habló acomodándose los lentes, para luego mirar a Neji con parsimonia, muy típica de él —. He venido con lo que me pediste Neji, fue un descuido de tu parte salir sin tu billetera de la empresa.

    —Lo sé Shino –reconoció Neji con cierta vergüenza, pero al mismo tiempo hizo que la chica lo soltara.
    Después de aclarar el malentendido Neji estaba recibiendo de vuelta sus cosas para poder irse de ese horrible lugar, jurando que jamás iba a regresar de nuevo. Fue entonces que se fijó en que Tenten aún se quedaría encerrada en esa jefatura y no pudo evitar sentir algo de lástima por ella, después de todo el asunto del arresto era algo que habían provocado ambos y no sólo ella.

    —Vámonos Neji –dijo Shino para llamarle la atención y así sacarlo de sus pensamientos, sin embargo Neji sólo dio unos cuantos pasos alejándose de él.

    —Haré algo antes –avisó sin más, dejando un tanto confuso al abogado.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Hinata estaba sorprendida observando como era que Naruto y Kiba ensayaban una escena de la serie de la cual pronto ella formaría parte. Nadie hubiera pensado que un chico como Naruto, que era siempre tan alegre y carismático, pudiera de un momento a otro volverse completamente frío e inexpresivo, pero así era mientras actuaba bajo la personalidad de Katsuki, e incluso Kiba se volvía alguien totalmente diferente, pasando de ser un chico algo rudo pero amable, a alguien bastante intimidante y grosero cuando era Kuno.

    —No permitiré que sigas con este juego estúpido –advirtió “Kuno” con seriedad, observando a su mejor amigo con una expresión aterradora en el rostro —. Miyako no es una cosa con la que te puedas divertir.

    —No te metas en mis asuntos con Miyako –respondió “Katsuki” con neutralidad, haciendo amago de su fría personalidad, cosa que podía mantener interesada a cualquier persona con lo que sucedía en la pantalla.

    —¡Te mataré si no la dejas! –exclamó Kuno fuera de sí, agarrando el cuello de la remera deportiva de Katsuki para alzarlo, cosa bastante difícil tomando en cuenta la fuerza de su amigo —. ¡Lo único que quieres es burlarte de ella!

    —¡¿Tú que sabes?! –Katsuki se soltó del agarre con brusquedad, empujando a Kuno con toda su fuerza para hacerlo caminar varios pasos hacia atrás —. ¡No conoces mis verdaderos sentimientos hacia ella! –aseguró con ira contenida —. ¡Nunca podrías entenderlo!

    —¡Eres tú el que no entiende! –Kuno alzó su mano, dispuesto a golpear el rostro de la persona con quien más había pasado buenos momentos en su vida, pero entonces, justo antes de llegar a tocar su piel, se detuvo.

    —¡Y corte! –se oyó la voz del director Asuma, el cual aplaudía con gran efusividad al mismo tiempo que Naruto y Kiba regresaban a sus verdaderas personalidades, chocando las manos y sonriéndose, ahora se miraban con alegría y la rabia que antes parecía haber en sus miradas había desaparecido por completo, cosa que realmente hacía que Hinata se asombrara, hace sólo segundos parecían dos personas completamente diferentes.

    La actuación era sin duda algo increíble.

    —Bien, Hinata-chan, creo que es tu turno –le dijo Asuma, haciendo que ella se pusiera nerviosa. ¿Cómo haría una buena actuación después de lo que acababa de ver? Estaba claro que tanto Naruto como Kiba la superaban mil veces en talento, pero si ellos estaban confiando en ella para este papel, no podía decepcionarlos, claro que no —. Te toca ensayar con Katsuki –miró a Naruto, el cual asintió con la cabeza.

    —S-sí –respondió Hinata, sonrojándose levemente enseguida al saber que tendría que interpretar una escena con Naruto. Su corazón se aceleraba de sobremanera de sólo imaginarlo. Comenzó a dar pasos torpes hacia el centro de la escenografía, realmente los nervios la estaban devastando.

    —Tranquila Hinata –le dijo Kiba, deteniéndola en mitad de su trayecto para posar una mano sobre su hombro y mirarla con seguridad, tratando de transmitirla hacia ella. La Hyûga le miró por varios segundos en silencio y fijamente, hasta que pareció reaccionar, sonrojándose levemente y desviando la mirada, para asentir con la cabeza.

    —Gracias, Kiba-kun –le respondió. Después de eso se sintió un poco más aliviada, así que se dirigió hacia donde estaba Naruto con el guión en la mano, leyendo la escena que les tocaba juntos.

    —Venga Hinata, lo haremos muy bien –le animó el rubio con su sonrisa alegre y contagiosa, esa que lograba enamorar a cada chica que lo viera a través de la televisión. De hecho, a Naruto siempre le tocaba representar papeles llamativos, esta era la primera vez que sería un chico introvertido, cosa bastante interesante para la mayoría de sus fans, que se morían por verlo como alguien misterioso y sexy.

    —S-sí, Naruto-kun –dijo Hinata, levantando su mano para leer el guión. Hubo un momento de silencio, en el que ella sólo miraba los profundos ojos azules de su compañero de actuación, los cuales se veían llenos de vida, para que con sólo oír la palabra “acción” éstos tomaran un aspecto vacío y frío, que sorprendió a Hinata, no importaba cuantas veces lo viera.

    —¿Qué haces aquí Miyako? ¿No te dije que te fueras? –cuestionó con desdén, con hielo en su voz, ya estaba totalmente metido dentro del personaje y Hinata simplemente creyó que a ella no le saldría, sin embargo por una razón había sido elegida —. ¿Qué esperas? Vete ya.

    —N-no –habló en un tono de voz muy bajo, tanto que era apenas audible, pero era exactamente así como estaba en el guión —. N-no quiero irme, Katsuki-kun…

    Él la miró por varios segundos en silencio, hasta que terminó por darle la espalda.

    —Haz lo que quieras, pero no me molestes, no tengo ganas de hablar con una mujer tan tonta como tú.
    Tal como le había dicho Asuma, en aquella escena ella debía demostrar dolor y tristeza, pero fue algo totalmente involuntario por parte de Hinata, pues era la misma actuación de Naruto la que la guiaba a ella a mostrar aquella expresión tan perfecta a los ojos del director. Era como si Naruto fuese capaz de manipular sus emociones.

    Hinata, siendo ya Miyako, bajó la mirada con decepción al oír las palabras de Katsuki, se sentían como un enorme vacío en el pecho, que dolía mucho. Era la situación de estar recibiendo indiferencia por parte del ser amado.

    —¿Por qué…? –interrogó la chica, dejando ver su rostro lleno de inquietud y confusión, pero sin levantar demasiado el tono de su voz —. ¿Por qué me odias… Katsuki-kun?

    —Yo no te odio –respondió Katsuki, aún sin atreverse a mirarla.

    Asuma estaba atento, sorprendido y a la vez maravillado con Hinata, nunca pensó que hacer ese papel le saldría tan natural, pero debía alabar también a Naruto por sacarle ese potencial escondido a la bella ojiperla.

    —¡Sí que lo haces, yo lo sé! –y finalmente gritó, explotó y dejó que las lágrimas brotaran por sus ojos. Katsuki se volteó y al verla llorar se sorprendió, cambiando su frialdad de inmediato por una mirada de preocupación y arrepentimiento. Estaba a punto de hablar, pero fue interrumpido.

    —¡Corten! –gritó Asuma desde su silla de director, aplaudiendo fervientemente la actuación recién vista —. Sorprendente Hinata-chan ¡Nunca pensé que llorarías!

    —¿Eh? –se preguntó Hinata confusa, llevándose una mano a su rostro, para comprobar que era cierto, que habían lágrimas rodando por sus mejillas, pero ella no se dio ni cuenta en que momento las soltó, estaba demasiado metida en ese papel —. Y-yo no sé…

    —¡Eres genial Hinata! –esta vez habló Naruto, tomándola de las manos sin la menor delicadeza y haciendo que ella se sonrojara cuando lo vio demasiado cerca de sí misma —. Te ha salido perfecta esa actuación –volvió a sonreír con alegría, cambiando de personalidad —. De verdad has nacido para esto.

    —Naruto tiene razón –lo secundó Asuma —. Tu actuación fue magnífica.

    —Gracias, de verdad –dijo la ojiperla haciendo una leve reverencia, estaba avergonzada, pero se sentía muy bien, era la primera vez que alguien la felicitaba por algo que hubiera hecho. Hacer las cosas bien se sentía maravilloso.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Sasuke había terminado desde hace rato sus grabaciones y ahora se dirigía hacia donde le esperaba Kakashi para comenzar con las pruebas de sonido para su próximo single. Sacó las llaves de su auto del bolsillo de su chaqueta negra, pero éstas cayeron al suelto.

    —Demonios –masculló. Estaba demasiado molesto aún por todo lo sucedido en los últimos días, en especial por no poder quitarse a Sakura de la cabeza, se sentía estúpido por eso. Se agachó a recoger las llaves y al levantarse fue que lo vio, era su hermano quien estaba parado frente a él —. ¿Qué quieres aquí? –inquirió con rudeza.

    —Tengo que hablar contigo –Itachi le miró con la misma tranquilidad que siempre demostraba ante todos. Sasuke era su hermano menor y sabía muy bien que lo había traicionado haciendo lo que hizo, puesto que sólo pensó en sí mismo y no en él cuando decidió aquello, por eso quería rectificarse —. Venga, no te niegues.

    —No tengo nada que hablar contigo, no soporto a los traidores como tú, vete y no me busques –fueron las frías palabras del Uchiha menor, que se dedicó a abrir la puerta de su auto para luego abordar en él.

    —¿Por qué eres tan terco y ni siquiera me escuchas?

    —¿Acaso tú lo hiciste conmigo aquella vez? –ante el silencio de Itachi, Sasuke no tuvo más remedio que encender el motor de su lujoso auto, cerrando la puerta tras ello —. Es lo que pensé que pasaría –dijo refiriéndose a las nulas palabras de su hermano mayor, para luego partir, alejándose.

    Tenía ganas de ir donde Sakura y tratar de arreglar las cosas una vez más, pero el destino le jugaría una mala pasada.

    —Sasuke… -susurró Itachi con desgano, llevándose las manos a los bolsillos del pantalón. Justo cuando alzó la mirada se fijó en cierta chica que le llamó poderosamente la atención, tenía el cabello rosa y unos profundos ojos color verde jade. No supo por qué, pero una sonrisa se formó en sus labios.

    —¿Dónde estará? –se preguntaba Sakura mirando en varias direcciones. Estaba en busca de Sasuke, no quería verlo pero tenía algo que entregarle, si no lo hacía creía que jamás podría olvidarlo. Tenía muchas cosas de él en su casa, incluso un oso de peluche del tamaño de su mano que él le había regalado para su cumpleaños y tenía la intención de que él las fuera a recoger más tarde de su casa, sin embargo sólo había desperdiciado el viaje, o eso creía, ya que se encontró con una agradable sorpresa —. Él… -le miró con curiosidad.

    Itachi se fijó en que la chica que observaba le estaba mirando fijamente, cosa que le hizo sonreír aún más, sabiendo que gozaba de un excelente sex appeal. Sin dudarlo un segundo se acercó a ella con la intención de hablar, pero entre más lo hacía su cara le parecía más conocida.

    —No puede ser –dijo una vez que estuvo justo frente a ella —. ¿Eres Sakura?

    —¿Itachi? –preguntó la chica, tan sorprendida como él, pues hace mucho tiempo que habían dejado de verse.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    El delicioso aroma a Katsudon* recién hecho que venía de la cocina tenía prácticamente embriagada a la pequeña Amaya, mientras mostraba una sonrisa al estar viendo a su padre todo manchado de harina, ya que además Matsuri había preparado Uirō*, cosa que había provocado el hambre de la pequeña.

    —Vaya que luces gracioso con harina en la nariz –rió la castaña apuntando al rostro de Gaara, el cual sólo se llevó una mano a la nariz, algo sorprendido —. Mírate, pareces un niño.

    —¿Ah sí? –sonrió con cierta malicia, al mismo tiempo que tomaba un puñado de harina de la bolsa, arrojándola sobre una sorprendida Matsuri, que enseguida dejó de carcajearse al verse toda blanca, como si fuera un fantasma —. ¿Quién es el niño ahora? –cuestionó con una sonrisa triunfal, la cual se borró en cuanto sintió que más harina le caía encima, emblanqueciendo su cabello rojo.

    —Tú eres el niño –respondió Matsuri con cierto puchero, se veía realmente graciosa y linda, hacía que el serio y frío hombre de negocios se volviera como un joven sin preocupación alguna, era tan fácil encantarse con ella.

    —Yo no creo –sin previo aviso Gaara tomó un huevo que estaba en el mesón junto a él, estampándolo contra el cabello de la chica, la cual abrió la boca ahogando una exclamación de sorpresa; ahora sí que parecía un pastel a punto de meter al horno.

    —Eso no es justo –se quejó, repitiendo la acción antes realizada por el pelirrojo, pero en la propia cabellera de él.

    Ante esto los dos se miraron enfadados, pero no tardaron en estallar de risa al darse cuenta de lo graciosos que lucían. De verdad parecían dos niños en una guerra de comida.

    —Papi, sensei –les miró la pequeña Amaya con expresión de regaño, haciendo que los dos pararan de reír al darse cuenta del espectáculo que acababan de darle a la niña —. Me preguntaba si ya está mi comida.

    —C-claro Amaya, ya casi –le respondió Gaara algo avergonzado, ya que su hija jamás lo había visto actuar de esa manera, él siempre era frío y serio frente a ella, esto seguro no se lo esperaba —. Ve a sentarte y nosotros te servimos.

    —Claro –sonrió la niña con una extraña mueca traviesa —. Ya me voy a sentar –al pasar por el lado de Matsuri, hizo como que tropezaba por accidente, pero fue todo fríamente calculado para empujarla y hacerla caer en los brazos de su padre, lo que nunca esperó fue que el plan que le sugirió su amiga le saliera tan bien, que terminaría por hacer que por error, esos dos juntasen sus labios en lo que era –sin duda- su primer beso.
    Gaara la había cogido por la cintura para que no se cayera, sorprendiéndose enormemente cuando sintió los labios de la chica sobre los suyos, aunque el contacto fue efímero, lo había sentido de una manera maravillosa.

    Entonces ella se separó con el rostro totalmente sonrojado y no fue capaz de soltar ni media palabra; estaba demasiado asombrada por lo ocurrido, mientras que Amaya no podía sentirse más satisfecha.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Ino sonrió con malicia al ver como su esposo y su pequeño hijo dormían tranquilamente en la habitación del pequeño, después de haber jugado muchísimo rato. Lo único en lo que podía pensar ahora era en vengarse de todos los desplantes de Gaara, no importaba lo que tuviera que hacer, debía hacerle pagar por dejarla como una estúpida, creyendo que él estaría a su lado.

    No se arrepentía de haber conocido a Sai y de ser ahora su esposa, sin embargo necesitaba esa satisfacción de dejar a Gaara en su lugar, procuraría que su esposo nunca se enterara, sólo así podría ser feliz a su lado para siempre.

    Sólo si termino mi deuda pendiente con Gaara –pensó para sí misma, con malicia.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Sasori sonrió satisfecho al ver a la mujer dormir a su lado, desnuda sobre la cama y con una expresión de haberla pasado muy bien.

    Estaba en un hotel junto con la esposa de su primo, la había hecho suya una y otra vez y no se arrepentía para nada de ello, porque estaba en su naturaleza ser de ese tipo de personas, las que no tenían corazón para nada, que sólo disfrutaban sin mezclar emociones.

    Era tan vacío como una marioneta, pudiendo vivir una historia de amor apasionada, pero sin sentir absolutamente nada, porque como un muñeco, carecía de un corazón que le señalara cuando se quiere de verdad a alguien.

    Creía que jamás encontraría esa parte de un ser humano dentro de su cuerpo de madera, pero estaba muy equivocado, porque pronto cambiaría su forma de pensar.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Ya la tarde estaba llegando acompañada de una baja de temperatura bastante normal en aquel clima, puesto que por las tardes el viento siempre soplaba un poco más. El auto de Gaara se detuvo frente al edificio de Matsuri, abriéndole la puerta para que bajara. Ya no estaba manchada con nada, puesto que él mismo le había prestado su baño para asearse, aunque según él, toda manchada de harina y huevos aún la hacía lucir hermosa.

    —Llegamos –dijo sonriendo como un tonto, mirándola de pies a cabeza y notando ese adorable sonrojo que adornaba sus mejillas, seguramente producido por haber recordado en incidente antes de la comida.

    —G-gracias por traerme –susurró avergonzada, aferrándose a su pequeño bolso con dulzura —. Lo pasé realmente bien hoy –confesó, alargando un poco su vista para fijarse en la niña, que dormía plácidamente en el asiento del copiloto —. Fue un gran día.

    —También lo fue para mí –dijo Gaara con sinceridad —. Lamento que… haya sucedido aquello en la cocina.
    Matsuri no dijo nada sobre eso, era obvio que Gaara lamentaría el que se hubieran besado, después de todo debió imaginárselo y no hacerse falsas ilusiones; un hombre como él jamás se fijaría en una tonta mujercita como ella. Dolía, se sentía como un vacío en el pecho, que no podía ser llenado con nada.

    —Porque…-en ese instante Gaara siguió hablando, aún manteniendo sus ojos fijos en ella —. Besarte no debió ser un accidente –soltó, dejando a la chica sorprendida. Él no esperó ni siquiera una respuesta, simplemente caminó hacia ella, tomándola por la cintura.

    El corazón de Matsuri estaba por salirse de su pecho ante lo que estaba sucediendo. Podía sentir el aliento de Gaara sobre su rostro, acortando cada vez más la distancia entre sus bocas. Por puro instinto cerró sus ojos negros, dejándose llevar por la situación, y fue entonces que lo sintió. Los labios de Gaara se posaron sobre los suyos con extrema lentitud, saboreando aquel momento como si se tratara de algo mágico, que debía durar para siempre. Con cuidado invadió la cavidad bucal de la chica con su experta lengua, encontrando la de ella tímida y asustada, escondida en un rincón. La sujetó más fuerte por la cintura y movió sus labios con fervor, con un frenesí lento pero apasionado, siendo correspondido en su totalidad por la tímida joven, que en un momento le rodeó el cuello con sus brazos, intensificando el roce.

    Sentía como si una nube de sensaciones se estuviera arremolinando en su interior, subiéndola al cielo poco a poco; besar a Gaara era así de increíble. Pero entonces el aire comenzó a faltar y tuvieron que separarse, por más difícil que ello fuera, debieron hacerlo.

    —Quiero verte mañana –fue lo primero que dijo Gaara al haberla liberado de esa deliciosa prisión —. Amaya quiere ir al parque de atracciones ¿Nos acompañas?

    —S-sí, no hay problema –respondió la castaña avergonzada, para luego volver a sentirse asaltada por los labios del pelirrojo, tanto o más pasionales que hace un rato.

    Después de besarla por varios minutos, Gaara finalmente la soltó y se despidió de ella, pero con la promesa de volver a verla muy pronto.

    Continuara…

    Avance:

    Ahora que se han besado, Gaara y Matsuri descubren que su atracción va más allá de ser simplemente eso. Tienen una especie de cita al parque de atracciones junto a Amaya, en donde muchas cosas pueden pasar. Hinata se siente cada vez más encantada con el mundo de la actuación y tendrá su primer acercamiento con Naruto. Itachi y Sakura comienzan a llevarse muy bien, pero él conocerá a otra persona además de ella, sin embargo las cosas no salen muy bien con esa chica. Kiba comienza a sentir cosas por Hinata, pero la ve muy interesada en Naruto, lo que le molesta. Sasori aún mantiene aquella relación con Shizuka, sin embargo, conoce a una persona diferente del resto cuando se vuelva a encontrar con su primo Gaara.

    Próximo capitulo: Un llamado del destino.


    ----

    ¿Parte favorita y por qué?
    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?
    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata? ¿No son buenos actores?
    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?
    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?
    ¿No son graciosos Neji y Tenten?

    ---

    Bueno, me despido, espero que les haya gustado la conti, hasta pronto ^^

    ¡Bye!
     
    • Me gusta Me gusta x 18
  9.  
    jenn uchiha

    jenn uchiha Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2009
    Mensajes:
    162
    Olys:3
    me alegra tanto que continuaras>,<
    se nota que eres una buena escritora, no vi ninguna falta de
    ortografia:$
    bueno aqui las preguntas;

    ¿Parte favorita y por qué?
    La guerra de comida:3
    y el nejiten<3
    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?
    el primero me parecio tierno Amaya lo calculo todo
    como es que es tan pequeña e inteligente;B
    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata?
    yo quisiera estudiar actuacion;A
    y ellos son geniales me los imagino y pienso que asi graban narutoXD
    ¿No son buenos actores?por supuesto
    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?
    No se u-u i me aungustia alo mejor le quito una novia:c
    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?
    tengo miedo de que se vuela un mal trio:(
    pero estare preparada para lo que venga>.<
    ¿No son graciosos Neji y Tenten?
    Si>,< mucho que hizo neji.-.

    cuidate y nos leemos en la conti;3
     
  10.  
    Ashlotte

    Ashlotte Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Agosto 2011
    Mensajes:
    390
    Pluma de
    Escritora
    Ahh, me encanta!! *w*

    Estuvo genial Selene-chan. De verdad me gustó mucho.
    Fué tan romántico el "accidental" beso de Gaara y Matsuri x´3 Jeje, Amaya no es tan inocente como parece x´P
    Me reí mucho con el Nejiten, jajaja, que lindos.
    Me quedé con los ojos en blanco con lo de Itachi y Sakura O.O
    Ok, bueno, responderé tus preguntitas:

    ¿Parte favorita y por qué?La guerra de comida, porque fué muy graciosa.
    Y el beso de Gaara y Matsuri, porque fué muy tierno ^^
    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?Como dije, tierno y romántico *w*
    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata? ¿No son buenos actores?Muy buena, le pusieron empeño. Si, mucho.
    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?No sé... pero tengo intriga T-T
    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?Tampoco lo sé, pero espero que no afecte más la relación de Sasuke con Sakura.
    ¿No son graciosos Neji y Tenten? Jaja, si mucho x´D
    Pero también son tiernos *w*

    Bueno, es todo por ahora Selene-chan.
    Espero la conti con ansias.
    Yaa nee!
     
  11.  
    TuTi

    TuTi Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Abril 2011
    Mensajes:
    277
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Haiii!!! gracias por avisarme n.n la conti estuvo magnifica me tenia tan pegada a la pantalla q se me olvido que estava cocinando xD
    ¿Parte favorita y por qué?
    UIII nose.. un diria que todo el cap aunque es cierto la que mas me gustaron fueron: la actuacion de Hinata ...por que le salio tan naturla!!! fue increible y ovio el beso accidental de Gaara y Matsuri hahahahahah Amaya malvada ya lo avia planeado todo xD es una niñita muy intelegente y muy graciosa hahahahahaha.
    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?
    Cual de los 2? el primero me dio tanta risa xD y el segundo fue como tan O.o que romantico!!!
    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata? ¿No son buenos actores?
    O.o <---eso lo describe todo siii!!! orale elijieron bien sus trabajos hahahahaha xD
    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?
    O Itachi le quito la novia a Sasuke o ...no se convencio a Sasuke que era adoptado o mato a el pezisito mascota xD
    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?
    Amor, amistad? no se :s uiii pero sii se pone muy interesante abra sangre sudor y lagrimas literalmente xD
    ¿No son graciosos Neji y Tenten?
    hahahaha demasiado xD juro que rei demasiado xD pobre Neji hahahaha tiene una suerte del asco xD

    muy buena la conti (y) n.n hahaha gracias por avisarme n.n
     
  12.  
    AndyHyuuga

    AndyHyuuga Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Octubre 2010
    Mensajes:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Mochi-Mochi Selena-Chan
    gracias por invitarme a leer tu historia de nuevo me encanto voy con las preguntas

    ¿Parte favorita y por qué?
    el momento en ke Sasuke piensa en Sakura ke tierno ^^

    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?
    kawaiiiii!!! estuvo ermoso, me dejo en suspensso asta keria yo uno asi

    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata?
    sorprendete por parte de cada uno de ellos y mas Hinata.chan
    ¿No son buenos actores?
    buenos es quedarse corto a lo ke le sigue

    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?
    mmm ssss suspenso en la pregunta eso creo que fue un abando por parte de Itachi y luego rencor por parte de Sasuke

    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?
    ke pregunta es mas ke una amistad ke alguien (sasuke) malinterpretara
    ¿No son graciosos Neji y Tenten?
    graciosos y tierno son la pareja ideal

    espero que me avises de la siguente conti te espero
     
  13.  
    CerezoNegro

    CerezoNegro Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Agosto 2010
    Mensajes:
    98
    Pluma de
    Escritora
    Hoooooola Tiempo sin saber de ti!

    ¿Parte favorita y por qué?
    Obviamente el beso de Matsuri y de Gaara!
    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?
    Genial..... Muy genial Kyaaaa!
    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata? ¿No son buenos actores?
    Son de lo mejorcito, pero esperemos a ver este futuro triangulo amoroso!!!
    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?
    Ni idea, pero que sea genial.
    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?
    Romance, romance!
    ¿No son graciosos Neji y Tenten?
    Demasiado están hechos el uno para el otro!

    Gracias por subir la continuación, realmente no creí que siguieras pero ahora que volviste ¡Mas te vale no volver a irte!
    Bueno eso es todo, te felicito y te agradezco por llenarme de muchas emociones gracias a tu Fic, se te quiere y espero el proximo :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Lou Lin

    Lou Lin Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Julio 2011
    Mensajes:
    132
    Pluma de
    Escritora
    Holiiii me reporto y gracias por avisarme :p

    ¿Parte favorita y por qué?
    El primer beso….ósea el que provoco Amaya…lo maliciosos que pueden llegar a ser los niños y mas si quieren algo jejeje

    ¿Qué les pareció el beso de Gaara y Matsuri?
    Súper me encanto simplemente perfecto ahhhh ya moría porque se besaran…Arigatou ^^

    ¿Que opinan de la actuación de Naruto, Kiba y Hinata? ¿No son buenos actores?
    Siiii como se nota que nacieron para eso pude sentir la emoción de la escena a través de las palabras…

    ¿Que habrá pasado realmente entre Sasuke e Itachi?
    Mmm pues sinceramente no se pero para mi que Sasuke exagera no pudo haber sido tan grave.

    ¿Que sucederá entre Itachi y Sakura?
    Huyuyui ni idea pero ojala y le saquen una rabia bien buena a Sasuke pa que aprenda a valorara las personas.

    ¿No son graciosos Neji y Tenten?
    Siii demasiado mi imaginación voló a tal grado que estalle en carcajadas, la imagen fue sumamente graciosa…por Kami como adoro a ese par.

    Bien amiga me fascino el capitulo y esperare el próximo con ansias me avisas.

    Hasta pronto.

    Sayo ♥ Besos
     
  15.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dear Family (GaaMatsu, NaruHina, SasuSaku y mucho más)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    3026
    Buenas, en serio perdón por la tardanza, no ha sido mi intención demorarme tanto con las contis, pero desde que entré a la universidad tengo muy poco tiempo para estas cosas, espero que entiendan eso, de todos modos voy a seguir con todos mis fics, aunque sea una vez al año jajaja, no es cierto, no es para tanto.

    En fin, gracias por la espera, aquí les dejo la conti, espero que la disfruten ^^

    ---------

    Capitulo 8: Un llamado del destino

    Sí, una marioneta sin corazón, eso era todo lo que era Akasuna No Sasori, esas fueron las palabras exactas de la mujer que acababa de salir corriendo de aquel bar, pero a él no le importó, simplemente siguió bebiendo como si nada hubiera pasado.

    No sólo había compartido una intensa aventura con la esposa de su primo, sino que además disfrutaba rompiendo los corazones de las chicas que conocía mientras estaba a solas. Itachi siempre le decía que un día eso le saldría caro, que cuando se enamorara realmente, iba a sufrir el doble de todo el daño que le había hecho a esas mujeres, porque aunque su mejor amigo era algo mujeriego, siempre que tenía una novia le era completamente fiel, y no era para nada cruel al terminar con las chicas, como él sí lo era con creces.

    Pero nuevamente volvía a pensar que no le interesaba en lo más mínimo. No creía en las palabras de su amigo, no pensaba que en su vida podría aparecer una mujer que de verdad convirtiera su corazón de madera en uno de verdad. Pero estaba muy equivocado, no sólo el destino le tenía algo preparado, sino que sería algo que no podría olvidar por el resto de su vida.

    —Oye cantinero, dame otro –pidió al hombre que atendía la barra, el cual sólo asintió con la cabeza.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    —¡No me jodas! –exclamó Sari a todo pulmón, dejando prácticamente sorda a la pobre de Matsuri, que sólo atinó a cubrirse los oídos con sus manos —. ¡¿De verdad te besó?!

    —N-no grites Sari –le regañó Matsuri con el ceño fruncido, para luego asentir con la cabeza y un dulce sonrojo en sus mejillas. Acababa de confesarle a Sari lo que había pasado en su cita, que había terminado hace unos veinte minutos más o menos. Había estado evadiendo sus preguntas desde que cruzó la puerta y Sari la vio suspirar con ilusión, pero se cansó de oírla preguntar y por eso decidió contarle la verdad.

    —Es que no puedo creer que de verdad se haya atrevido –reconoció la ojigris, aún sorprendida ante lo que acababa de oír, sólo que esta vez se comportó de manera mucho más prudente.

    —No tiene nada de malo que me haya besado –rezongó Matsuri —. De hecho… –sus mejillas volvieron a tomar el tono carmesí, al tiempo que en su estómago se sentían revolotear miles de mariposas —. Realmente me gustó.

    —¿Besa tan bien? –cuestionó Sari interesada, a lo que Matsuri asintió apenada con la cabeza.

    —Es fantástico, no sabes –sonrió al recordar aquella sensación tan especial, que absolutamente nadie le había hecho experimentar antes de Gaara —. Besarlo se siente como estar flotando en el cielo… sus besos son increíbles –y terminó por suspirar tan hondo que hasta Sari se contagió de ello, suspirando también.

    —Quien lo diría, el hombre que te atropelló podría ser el amor de tu vida –comentó con cierta burla —. O como dirían por ahí, el verdadero amor te atropella.

    —Que graciosa –ironizó Matsuri entornando los ojos, pero decidió no hacer caso a las pesadeces de Sari, porque estaba como en la luna debido a los besos de Gaara. Era la primera vez que deseaba no sólo besos, sino mucho más. ¿Cómo sería Gaara en la intimidad? ¿Acaso era tan delicado como cuando besaba a una mujer? ¿O era uno de esos hombres fogosos y apasionados, hasta un poco salvajes?

    Se sonrojó como un tomate al darse cuenta de lo que estaba pensando, pero no podía evitarse, él era un hombre que prácticamente llamaba a la lujuria.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Sakura estaba sentada a la mesa de una fuente de sodas, nada más y nada menos que frente a Itachi Uchiha, a quien veía con una sonrisa. Hace años que habían dejado de verse, desde que él había decidido irse al extranjero, pero antes de eso solían llevarse bastante bien. Claro, no eran mejores amigos ni nada por el estilo, simplemente congeniaban en algunas cosas y tenían un trato amable el uno con el otro, no pasaba de eso, sin embargo el volver a verse después de tanto tiempo, en cierta manera les hacía sentir bien.

    —Escuché que terminaste tu carrera de medicina y ahora trabajas en un hospital –comentó Itachi, tratando de hacer conversación, a lo que la chica rosada asintió con la cabeza.

    —Así es, me ha ido bastante bien, de hecho soy la encargada de obstetricia del hospital –respondió sonriendo, para luego beber un poco de la soda que estaba sobre su mesa.

    No había notado cuentas horas pasaron desde que se encontró con Itachi durante la mañana, para luego terminar teniendo una especie de cena informal en aquel lugar, pero ciertamente Itachi era una persona agradable, que le hacía sonreír espontáneamente, y eso le gustaba mucho.

    —¿Y a ti cómo te ha ido, señor ingeniero? –ante la pregunta de la chica Itachi soltó una pequeña carcajada. Era verdad, él era un prodigioso ingeniero que había conseguido tener su propia empresa en la ciudad de New York, complemente independiente de las empresas familiares Uchiha. A decir verdad era considerado un genio por sus pares y una seria amenaza por sus competidores.

    —Bastante bien, de hecho no dependo para nada de la fortuna de mi familia –respondió el azabache bebiendo refresco, para luego mirar a Sakura otra vez —. ¿Y que ha pasado entre tú y Sasuke? ¿Por fin se han hecho novios?

    Sakura bajó la mirada con tan sólo oírlo. Cuando Itachi estaba en Japón conocía a la perfección los sentimientos de la Haruno por su hermano Sasuke y siempre pensó que tarde o temprano acabarían juntos, pero al ver la expresión de Sakura al hacer aquella pregunta supo que no estaba en lo correcto como había creído.

    —¿Pasó algo? –insistió, de alguna manera no le había gustado esa tristeza tan latente en los ojos jades de la chica.

    —No es nada importante –respondió la peli rosa con una evasiva —. Y respondiendo a tu pregunta, pues no, jamás nos hicimos novios ni nada por el estilo –sonrió en forma fingida —. Supongo que se cansó de lo hostigosa que puedo llegar a ser.

    El Uchiha no hizo ningún comentario al respecto, era más que obvio que había metido la pata al mencionar a Sasuke en la conversación, así que lo mejor que podía hacer ahora era cambiar el tema.

    —Y bien, cuéntame que tal te ha ido –dijo volviendo a sonreír y le dio gusto ver que el método había funcionado, Sakura ya no se veía tan incómoda.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Era de noche y Matsuri estaba recostada en su cama, mirando las estrellas por la ventana que estaba a su lado. Se sentía como una niña torpe y risueña, o alguien que se enamoraba por primera vez, pero por más que le diera vueltas al asunto no recordaba jamás haber sentido algo como lo que sintió cuando Gaara la había besado.

    Sus labios eran suaves pero apasionados, además su aroma varonil la había dejado completamente hipnotizada. Sentía calor en sus mejillas y realmente ansiaba repetir la experiencia, volver a besar a Gaara como hace unas horas.

    Ni siquiera podía dormir pensando en que mañana volverían a salir.

    —¿Será que le gusto de verdad? –se preguntó sonriendo, emocionada con la idea de volver a verlo —. Y si es así… ¿Irá a pasar algo más entre nosotros? –volvió a sentir que se sonrojaba y sus latidos se aceleraron considerablemente, dándose una vuelta en la cama y ahogando un gritillo con la almohada —. Será mejor que me duerma, sino mañana no querré levantarme.

    Después de aquel razonamiento cerró lentamente sus ojos, pero al hacerlo sólo pudo soñar con ese hombre que lentamente se había comenzado a meter en su corazón.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Después de terminar de revisar todas las cuentas de la empresa y de organizar los pagos a sus empleados –los cuales debía entregar el lunes a primera hora- se dejó caer con pesadez sobre la cama. Estaba cansado, no imaginó que le quedaría tanto trabajo pendiente luego de todo el maravilloso día que pasó al lado de Matsuri y su hija.

    De sólo recordar la sensación de sus dulces labios se ponía a sonreír como un estúpido, pareciera que era la primera vez que besaba a una mujer. Se levantó de la cama y se quitó toda la ropa en menos de un minuto, para meterse a la ducha tibia y así relajarse un poco de la tensión que traía encima.

    Al cerrar los ojos y recibir el golpe de agua sobre su rostro, sólo pudo echarse hacia atrás el cabello, mientras trataba de dejar de pensar en ella, pero era completamente inútil. ¿Qué pasaba si esta vez de verdad lograba enamorarse? Ciertamente no parecía algo imposible tratándose de Matsuri, porque ella le hacía sentir como ninguna otra mujer.

    Cuando acabó de ducharse se secó el cuerpo con una toalla blanca y al salir a su cuarto se puso la ropa interior y un pantalón de tela. Prefería dormir con el torso desnudo, ya que le molestaba el hecho de tener que destaparse en medio de la noche al sentir calor.

    Antes de acostarse decidió pasar por el cuarto de Amaya, encontrándola dormida plácidamente. Sonrió quedamente y regresó a su propia habitación, recostándose en cuanto atravesó la puerta.

    Mañana sería un gran día y debía descansar mucho por eso.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Finalmente el día había llegado, el sol brillaba radiante y las aves cantaban en el cielo, mientras la castaña se levantaba fresca como una lechuga. No podía parar de sonreír en espera de que la hora de ver a Gaara y a Amaya llegara. Deseaba tanto estar cerca de ellos dos, sobre todo de él. Nunca pensó que alguna vez saldría con un hombre que ya había estado casado y que además tenía una hija, pero en este momento eso era lo de menos.

    —¡Matsuri! –Sari entró a su cuarto en forma atropellada, casi se tropezó con la alfombra, pero logró sostenerse justo a tiempo antes de caer, soltando un suspiro de alivio.

    —¿Qué te pasa? –le preguntó Matsuri tratando de contener una carcajada, puesto que era gracioso ver a Sari actuar así —. Sari ¿Acaso viste alguna cosa interesante en la tele?

    —¡Ah, sí! –respondió la chica de ojos grises, recordando de súbito por lo que había entrado —. Matsuri, hay una noticia sobre tu sexy primo en la tele, deberías venir a verlo.

    —¿Cuál de mis sexys primos? –bromeó la chica.

    —Sasuke-sama –los ojos de Sari se iluminaron al nombrar a ese chico. Matsuri suspiró y antes de salir del cuarto agarró una toalla y su champú favorito, porque pensaba meterse a bañar.

    Al pasar por la sala miró el televisor y efectivamente hablaban sobre su primo Sasuke, sólo que entre tantas cosas nombraban un tema bastante desagradable. Alguien había inventado una tontería acerca de la relación entre sus dos primos, puesto que habían sido vistos en una riña. De sólo oír eso Matsuri frunció el ceño, ya que ellos no entendían nada, no tenían por qué meterse.

    —Mira, es el nuevo single de Sasuke-sama –comentó Sari al notarla algo enojada, subiendo el volumen de la tv para dejar que la canción de fondo se oyera. La letra era bastante bonita, hablaba sobre lo que se sentía estar solo, en cierta forma a Sasuke le quedaba a la perfección —. Ah, ¿no crees que suena muy linda su voz? Realmente te envidio por tenerlo como familiar.

    —Sí –Matsuri soltó una pequeña sonrisa, cerrando sus ojos por un momento para oír con mayor atención —. Es una canción muy bonita.

    Sari sólo la miró inflando las mejillas, de verdad que la envidiaba, pero sanamente.

    Después de que la nota sobre Sasuke acabara, Matsuri se dirigió al baño, tenía que alistarse para su cita cuanto antes, ya que hoy todo debía ser tan bueno como ayer.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Eran cerca de las nueve de la mañana y la Yamanaka tenía en sus brazos a su pequeño hijo, el cual no dejaba de llorar escandalosamente, rogando por que su padre no se marchara, sin embargo sus ruegos no eran escuchados, puesto que Sai ya tenía todo listo y a pesar de mirarle con tristeza, tomó entre sus manos su equipaje.

    —¿Regresarás pronto? –preguntó Ino con cierta tristeza, no podía evitarlo, después de todo él era su esposo.

    Sai asintió con la cabeza, depositando un beso en la frente del pequeño, haciendo que por fin éste guardara silencio. Seichiro le miró con sus enormes ojos iguales a los de su mamá, que aún estaban empapados por las lágrimas.

    —Papi, no e vaya –le rogó con su vocecita, pero sólo obtuvo una sonrisa por respuesta.

    —Estaré en casa pronto –aseguró el pelinegro al niño, para luego mirar a su esposa —. Prometo que todo será mejor cuando vuelva –le dio un beso en los labios a Ino y se alejó hacia la línea de abordaje. Ella simplemente sentó al bebé en su cochecito y partió con él lejos de ese lugar.

    Durante toda la noche había estado pensando si de verdad sería buena idea el tratar de vengarse de Gaara por lo que le hizo, aún poniendo en peligro su propio matrimonio, pero llegó a una sola conclusión: mientras Sai no lo supiera todo estaría bien. Lo único que debía hacer era arruinarle los planes con esa mujer con la que estaba saliendo, su “nueva conquista”, como le había llamado Kankuro, la maestra de Amaya.

    Sólo haré eso, sólo eso –pensó, tratando de convencerse de que no se metería en ningún problema por lo que estaba haciendo, pero estaba muy equivocada, porque ni ella misma conocía sus límites.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    —¡Y corten! –exclamó Asuma, dándole un respiro a todos sus actores.

    Era la primera vez de Hinata grabando de verdad, la otra vez sólo había sido un ensayo para ver como estaban sus dotes actorales, sin embargo ahora ya estaban grabando las escenas y eso en cierta medida la intimidaba un poco, aunque a decir verdad gracias al talento de sus compañeros, se sentía mucho más segura y cómoda.

    —Has estado genial Hinata –la felicitó Naruto con su radiante sonrisa. Ella agradeció con un asentimiento de cabeza, sin poder ocultar el sonrojo que adornaba sus mejillas. Era increíble, pero siempre que se topaba con Naruto, aunque fuera sólo de lejos, se sentía tan nerviosa que sus piernas parecían hechas de gelatina, creía que en cualquier momento se desvanecería y terminaría en el suelo con varios moretones, pero por suerte siempre lograba contenerse, de otra forma no podría ni verlo a la cara.

    —G-gracias, Naruto-kun.

    Kiba –que se mantenía algo alejado- les miraba al tiempo que se bebía una botella de agua. En un rato más le tocaba grabar su primera escena con Hinata y no podía evitar sentirse emocionado, la admiraba por su forma de interpretar al personaje que le había tocado, aunque al mismo tiempo le gustaría mucho verla en otras facetas, tal vez como la mala de la película, no obstante, aún era muy pronto para ella. Y además de todo eso, no le agradaba del todo verla tan cerca de Naruto.

    —Chicos, pueden descansar diez minutos –les dijo Asuma mientras encendía un cigarrillo —. Más tarde entrarán Hinata y Kiba para su escena, los quiero listos.

    —Sí –respondieron los dos aludidos.

    Hinata se alejó para sentarse un momento y beber un poco de refrescante agua, al tiempo que Kiba se le acercaba para hablarle.

    —Estuviste muy bien –la halagó con su sonrisa encantadora —. Me alegra trabajar con alguien como tú, que además de ser talentosa eres realmente bonita.

    Al oírlo Hinata se sonrojó, bajando la mirada al instante.

    —¿Pero qué cosas dices Kiba-kun?

    El castaño volvió a sonreír. No podía evitarlo, las reacciones de Hinata al momento de decirle algo adulador eran realmente adorables, ella era demasiado linda y para él era imposible suprimir esos sentimientos que poco a poco estaban naciendo en él. Le agradaba Hinata, pero también le gustaba mucho, porque nunca había conocido a una joven tan inocente, tan dulce.

    —No tienes por qué apenarte cuando alguien te felicita Hinata, deberías sentirte orgullosa –dijo tomándola del mentón para obligarla a levantar la mirada. Sabía que podía estar siendo un poco atrevido, pero quería verla a los ojos, esos ojos que lo hipnotizaban como si fuesen dos lunas brillantes y hermosas, algo nunca antes visto.

    Hinata estuvo a punto de responderle, pero vio como Naruto se acercaba a ellos y prefirió quedarse callada, además no tenía nada inteligente que decirle a Kiba.

    —Oigan ¿De qué hablaban? –preguntó el animado rubio, que de pronto vio con malos ojos la extraña cercanía entre Hinata y Kiba. No sabía por qué, pero no le gustaba para nada, tal vez estaba demasiado metido en su papel, pero no le parecía adecuado que Kiba tratase de propasarse con ella.

    —De nada que te importe Naruto, no seas entrometido –dijo Kiba con el ceño fruncido, para luego mirar a Hinata y guiñarle un ojo —. Piensa en lo que te he dicho –y con esas palabras se alejó, sin notar la cara de molestia de su amigo.

    ----------

    Bueno, esya fue la primera parte del capitulo, espeto que lo hayan disfrutado, porque pronto se viene la segunda. No voy a dejar preguntas porque la verdad me estoy cayendo del sueño, hasta me hace escrinir incoherencias.

    Es decir, nos leemos pronto, bye PP
     
    • Me gusta Me gusta x 19
  16.  
    Lou Lin

    Lou Lin Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Julio 2011
    Mensajes:
    132
    Pluma de
    Escritora
    Hola amiiga gracias por avisarme ^^

    La verdad me encanto el capitulo ahh ya quiero ver la salida al parque de diversiones y saber que pasara con el Nejiten ojala y no tardes tanto la próxima ves, aunque te entiendo yo estoy en las mismas la U no me deja tiempo ni de respirar.

    Hasta pronto.

    Sayo ♥ Besos
     
  17.  
    Darien Kyokan

    Darien Kyokan Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    53
    Pluma de
    Escritora
    Hola, Selene-chan!!

    Justamente como hace una semana que me leí la historia completa, ya lo extrañaba :p
    Estuvo tan tierno eso de [aunque no hubo mucho] Gaamatsuu, al fin saldrán y ahora que ya saben que se gustan puedan pasar a otra fase! x3
    Fue un capítulo muy padre! Y por el lado de Sakura e Itachi--- prr, tal vez algo pasa D: Hay un presentimiento :eek:
    Anyway, yo esperaré para el siguiente capítulo pacientemente :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    Tanto tiempo sin leerte Selene-chan n.n .Te comprendo, yo tambien entré a la universidad y me va a atrasar en los fics :S

    Por dios!! Itasaku un leve presentimiento tengo sobre ellos!!! Los amo!!!!! Me pregunto quien será la chica que derrita a Sasori y le devuelva todas las que hizo jejejeje.

    Espero la conti!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Selene-chan

    Selene-chan Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Junio 2008
    Mensajes:
    319
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Dear Family (GaaMatsu, NaruHina, SasuSaku y mucho más)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    5719
    ¡Lo siento!

    De verdad perdón por haberme demorado tanto con la conti, pero he tenido un montón de cosas que hacer, entre ellas la U, y que mi PC se muriera, así que hasta tuve que cambiarlo por uno nuevo.

    En fin, espero que aún quieran seguir leyendo este fic, y si es así, aquí les dejo la conti ^^

    La canción que aparece se llama "Sólo Con Mirarte" de A Punto Cinco

    -----------
    Gaara se terminó de alistar frente al espejo de la sala. Nunca antes se había arreglado tanto para salir con una chica, en cierta medida se sentía un poco estúpido ¿Pero quién podía culparlo si estaba como loco por Matsuri? No la conocía hace tanto tiempo, pero con lo poco que la había tratado había bastado para que esa joven y dulce maestra le robara un pedacito de su corazón.

    —Deja de mirarte al espejo papi, llegaremos tarde al parque de diversiones –dijo Amaya de brazos cruzados y con el ceño fruncido. Esa niña era tremendamente temperamental y si algo no le gustaba no tenía problemas en decirlo, lo mismo pasaba cuando algo le agradaba demasiado —. Matsuri-sensei se cansará de esperarte y no querrá ser tu novia.

    —Amaya ¿Por qué insistes en que tu maestra sea mi novia? –interrogó con el ceño fruncido. No es que la idea no le agradara –de hecho le encantaba-, pero tampoco quería que su hija anduviera diciéndole a todo el mundo sus intenciones con Matsuri, eso era muy vergonzoso, y estaba demás decir que temía que ella no pensara igual, es decir, había correspondido a sus besos anoche, pero era demasiado pronto aún como para comenzar una relación, debían conocerse mucho más, no quería cometer el mismo error que con Sayuri o con Ino.

    —Porque a ti te gusta –respondió la niña rubia, como si fuera la cosa más normal del mundo, cruzando sus bracitos detrás de la espalda —. Y yo la quiero mucho, es perfecta para ser mi mami.

    Gaara no le dijo nada, ella lo conocía demasiado y no podía rebatir sus argumentos, porque tenía toda la razón, ella realmente le gustaba demasiado.

    No podía olvidar la suavidad y calidez de sus labios, ansiaba volver a probarlos y para eso debía darse prisa y llegar por ella.

    —Bueno, vámonos –tomó la mano de su hija y salió junto a ella del departamento, sin olvidar dejarlo cerrados con llave. Justo al estar afuera, se encontró con su vecina de enfrente, la cual le miró con una sonrisa —. Hola Yuki –le saludó como ya era costumbre en él.

    —Hola Gaara, buenos días –respondió la chica del cabello negro esbozando una sonrisa. Les miró a ambos de arriba a abajo, notando sus ropas casuales pero bastante vistosas. Gaara lucía una camiseta de color rojo con líneas horizontales en negro y un jeans azul, mientras que la pequeña llevaba un vestido de flores bastante mono —. ¿Van a salir?

    —Sí –dijo Gaara —. Si no es mucha molestia ¿Podrías echarle un vistazo al departamento luego? Creo que llegaré tarde.

    —No hay problema, que te vaya bien.

    Gaara y Amaya se alejaron después de eso, aunque la chica no se quedó muy contenta, no podía evitar sentir envida de Matsuri –porque lo más seguro era que saldrían con ella–. Gaara nunca la había mirado de esa forma en que veía a la castaña ayer, la verdad era que muchas veces lo había deseado, pero no había sido así y eso era bastante deprimente.

    Esa Matsuri era muy suertuda.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Tenten se encontraba en su cama, aún estaba acostada y no tenía intenciones de levantarse. No lograba sacar de su mente lo sucedido el día de ayer, después de que el abogado ese había pagado la fianza de Neji Hyûga.

    Estaba sentada en ese incómodo lugar tan oscuro y aburrido. Tendría que pasar al menos unas horas ahí dentro, porque no tenía como pagarse la fianza que la sacaría de allí. Soltó un suspiro de decepción y fue cuando un policía le abrió la puerta, lo que la sorprendió.

    ¿Qué pasa? –preguntó.

    Puede salir señorita, pase por custodia para que se le regresen sus cosas –le avisó el policía. Ella –aún desconcertada– asintió con la cabeza, poniéndose de pie.

    ¿Pero por qué? Yo no he pagado la fianza.

    El policía la condujo hasta la salida de aquella celda, la cual dejó cerrada con llave, para luego caminar detrás de ella.

    El señor Neji Hyûga la pagó por usted –le respondió, sin notar como ella se sorprendía aún más, al punto de quedar con la boca abierta.

    No esperaba que un sujeto como ese al final se compadeciera de ella y la dejaría partir de esa horrenda cárcel. Tal vez no fuera tan malo como ella pensaba.

    Aún no dejaba de estar desconcertada por ese hecho, ella pensaba que ese Neji era un pervertido y un idiota, pero después de lo que hizo por ella esa opinión había cambiado un poco. Aunque… ¿Qué pasaba si tenía alguna razón escondida?

    —No, no creo que eso sea posible –se dijo cerrando sus ojos.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Terminó de hablar por teléfono con su mejor cliente y amigo y descansó sobre el respaldar de su silla, mirando por la ventana de la oficina del bufete de abogados "Aburame y CO". A veces Neji era demasiado despistado, a pesar de ser llamado un genio –porque verdaderamente lo era para los negocios– no se podía decir lo mismo de su vida fuera de las empresas, la prueba de ello era que ayer había tenido que ir a sacarlo de la cárcel.

    Shino era un hombre paciente y sereno, casi nada le sacaba de quicio excepto que le ignorasen, odiaba aquello tanto como amaba defender a los eres más repudiados sobre la naturaleza; los insectos. Tal vez por eso se había hecho abogado –no es que fuera agradable comparar a un clientes con un insecto, pero él se entendía en sus propios conceptos– y le alegraba que gracias a ello pudiera ayudar a las personas que lo necesitaban.

    Pero su vida era aburrida, tanto así que se encontraba trabajando en día domingo, cuando la mayoría de las personas están descansado o disfrutando en familia. No es que no tuviera familia, porque sí tenía, un padre que era igual de reservado que él y seguía su misma profesión y una madre que se encargaba de algunos negocios familiares. Como era hijo único y sus padres siempre estaban trabajando, estaba acostumbrado a no llamar demasiado la atención, a hacerlo todo por sí mismo y vivir de esa manera, quizás por eso la mayoría de las personas pensaban que él era un tipo raro y antisocial.

    Ah, que aburrida era la vida ¿Acaso nada emocionante podía pasar en la vida de un simple abogado como él?

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Sasuke estaba cansado, así que se sentó en la silla que estaba junto a la cabina de grabación y bebió un poco de agua, necesitaba cuidar muy bien su voz para impedir que se dañara, era su herramienta más preciada y últimamente la estaba descuidando con tanto alcohol, pero pensaba dejarlo de lado un tiempo, además era una estupidez que se estuviera enviciando por ella.

    —Bien hecho Sasuke –le habló su manager, un hombre alto, de cabello plateado y vestido de traje, pero que curiosamente traía la boca tapada con una especie de mascarilla azul oscuro. A simple vista lo hacía lucir misterioso y sexy, además de ser muy joven resultaba todo un adonis y en ocasiones hasta le robaba algunas fans, cuando salía dando alguna entrevista sobre el trabajo de Sasuke o demás.

    —Kakashi, ya que hemos terminado me iré a casa, mañana debo filmar con Asuma –habló el azabache bastante aturdido por tanto trabajo, pero al menos estaba satisfecho de que todo hubiera acabado bien, el nuevo single ería un éxito. Esa letra la había compuesto él y aunque solían decirle que sus canciones no tenían alma, se quedarían callados con esta.

    Desde que tenia uso de razón la música era su vida, desde pequeño tocaba la guitarra y componía canciones después de la escuela. Más tarde, cuando estaba en el instituto fue que se unió a una banda escolar, ahí conoció a Sakura, era la chica que tocaba el teclado y se hicieron rápidamente amigos, pero bastó muy poco tiempo para que ella se volviera una hostigosa. Cuando pasó a segundo de instituto se dio a conocer con su banda y rápidamente escalaron puestos en el mundo musical, pero había sido a los veinte cuando Kakashi le contactó y le propuso ser solista, asegurándole que lo convertiría en la mayor estrella de Japón, y no le había mentido para nada, pues en poco tiempo lo lanzó al estrellato, incluso le ayudó a entrar al mundo de la actuación.

    Ahora tenía dos papeles diferentes, en la serie que compartía ahora con Naruto y Kiba hacía el papel de villano, también se enamoraba del personaje de Hinata, pero era mucho más posesivo en cuanto a ella. Por otro lado tenía una serie donde él era el protagonista, las chicas estaban vueltas locas con su personaje y anhelaban ser como la protagonista, una chica que era muy buena actriz, aunque no era del tipo de mujer de Sasuke en la vida real.

    —Puedes irte si quieres –habló por fin Kakashi, guardándose el celular en el bolsillo de su pantalón de tela gris —. Espero cuides muy bien tu voz, recuerda que la próxima semana tienes un concierto.

    —Sí –Sasuke se puso de pie y le dio la espalda, dispuesto a largarse de una vez, pero era demasiado terco y antes pasaría a otro lugar, no quería irse a casa sin verla primero.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Matsuri dio un salto al oír el timbre de su departamento. Quiso correr a abrir la puerta, pero Sari ya le había ganado, le juró que en cuanto llegara el "papasote" (como ella le puso) de Gaara, no esperaría un segundo para verle antes de que se fuera con ella.

    Sabandija –pensó Matsuri al darse cuenta de cómo su amiga le sonreía al pelirrojo, el cual se veía tras haber sido abierta la puerta. No podía creerlo, pero de verdad se había puesto celosa. Demonios. Ni siquiera por el tipo que fue su novio había sentido celos. ¿Qué era esto que le pasaba con Gaara?

    —Hola Gaara, Matsuri está lista ya –dijo la chica sonriéndole al recién llegado, el cual para variar estaba demasiado serio. Fue entonces que Sari posó su mirada sobre la pequeña que lo acompañaba, era una niña preciosa, parecía salida de esas revistas de ropa para niños en donde la pequeña modelo siempre era una muñequita —. Tú debes ser Amaya-chan, vaya, eres más linda de lo que pensé.

    —Gracias onee-san –sonrió la pequeña rubia con dulzura. Sari casi tuvo el impulso de pellizcarle las mejillas, le encantaban los niños, no tanto como a Matsuri pero verdaderamente los adoraba.

    Matsuri se acercó a la puerta sin esperar que Sari le llamara. Traía puesto un sencillo vestido de tirantes de color lila claro, el cual asemejaba sus curvas de una manera increíblemente satisfactoria para los ojos de Gaara. De pronto tenía ganas de abrazarla por las caderas y besarla hasta que el aire le faltara, pero como hombre debía contenerse tanto como le fuese posible, no era recomendable darle ese tipo de espectáculos a su pequeña hija.

    —¡Sensei! –Amaya no quiso esperar a que su padre dejara de estar embobado para lanzarse a los brazos de su maestra, la cual la recibió gustosa y con una enorme sonrisa.

    —Hola Amaya-chan, que linda estás hoy –dijo Matsuri apenas la tuvo entre sus brazos. Le gustaba mucho esa niña, sin importar que fuera producto del anterior matrimonio de Gaara, ella era un ser demasiado radiante, lleno de luz —. ¿Cómo estás?

    —Bien sensei, quiero llegar pronto al parque, así que vámonos –la niña la tomó de la mano, pero antes de que dieran siquiera un paso, Matsuri se detuvo al verse justo frente a Gaara, el cual la miraba tan intensamente que prácticamente se sentía como atravesada con una flecha invisible. Sari observó aquello y le pareció que entre esos dos pronto nacería el romance, así que prefirió alejarse.

    —Hola Matsuri –finalmente Gaara habló, notando de reojo como ella se sonrojaba en forma adorable. Era tan extraño saludarse así después de lo que había pasado anoche, cuando la besó de esa forma tan insaciable, porque realmente no se había podido controlar, ni quería hacerlo en ese momento —. Me alegra verte bien –finalizó, esbozando una sobria sonrisa.

    —Lo mismo digo –la castaña bajó la mirada, pero bastó sólo eso para hacerle comprender a Gaara que él la ponía nerviosa.

    Genial, si la ponía nerviosa quería decir que a ella también le gustaba él.

    —¿Nos vamos? –Gaara volvió a hablar, a lo que la joven maestra simplemente asintió de cabeza, sonriendo dulcemente.

    Mientras más Gaara la trataba, más se convencía de que esta mujer estaba destinada a ser suya, sólo suya.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Después de que los actores terminaran su jornada de trabajo, ella decidió darse un largo respiro, soltando su cabello castaño –el cual le llegaba hasta la cintura–, para dejarlo caer libremente sobre su espalda. Escribir todo el guión de aquella serie no era nada fácil, sobre todo tomando en cuenta que debía fijarse muy bien en como lo hacían los actores, pero hasta ahora todo estaba saliendo perfecto y eso le gustaba, los papeles no podían haber quedado en mejores manos.

    —¿Te vas a casa, prima? –la voz de Kiba la hizo dar la vuelta. La chica de ojos cafés le miró con una sonrisa graciosa, dándole con el guión de la serie en la cabeza.

    —No me digas prima, aquí no tenemos relaciones de familia, bobo –lo regañó por enésima vez sobre el mismo asunto, a lo que él sólo se sobó la cabeza con dolor.

    —No seas agresiva, además todos saben que eres mi prima Yuuki –se quejó Kiba, harto de recibir ese cruel trato de parte de su única prima. Si no era su hermana Hana, era su adorable primita, pero siempre terminaba golpeado por una mujer. Suerte que a su madre la controlaba con una sonrisa, porque esa mujer era una fiera.

    —Cállate baka –la chica se cruzó de brazos ofendida, haciendo un gracioso puchero. Tenía ya veinticinco años, pero parecía de menor edad, puesto que siempre se comportaba como una niña. Toda su vida había soñado con ser guionista y ver plasmadas con personas reales todas las historias que se creaban en su cabeza, por eso adoraba aquel trabajo en donde era capaz de cumplir ese sueño.

    Aún haciéndose la ofendida, tomó todas sus cosas y salió afuera del estudio de grabación. Miró para todos lados buscando su automóvil, el cual halló estacionado justo en donde lo dejó. Subió a él planeando ir a comer a algún restaurante, tenía mucha hambre y cero ganas de cocinar.

    Se dirigió al más cercano, sin sospechar lo que ahí acontecería.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Itachi Uchiha se encontraba sentado en la mesa de un restaurante junto a su mejor amigo Sasori, observando como siempre a la nada. Estaba muy pensativo, desde ayer que se había encontrado con Sakura no dejaba de pensar en ella, se sentía extraño, hace tiempo no le sucedía eso con una mujer.

    —¿Qué te pasa? –interrogó Sasori con el ceño fruncido, odiaba cuando Itachi no le prestaba atención, además se veía tan ridículo con esa expresión de chico enamorado —. ¿Estás pensando en una mujer? –volvió a preguntar.

    Itachi le miró arqueando una ceja, de alguna manera Sasori era capaz de saber lo que estaba pensando y no era del todo algo divertido. Ese bastardo siempre terminaba burlándose de él.

    —¿Eso qué te importa? –respondió malhumorado el Uchiha —. Además, no vinimos a hablar de mí, dijiste que tenías algo que contarme ¿No es verdad?

    —Oh sí –Sasori pareció volver a la realidad con aquel comentario, bebiendo un poco del refresco que tenía en su mesa —. Verás, no vas a creer con quien me estoy acostando.

    Itachi no se sorprendió ni nada, le parecían de lo más normales ese tipo de conversaciones viniendo de Sasori, además él tampoco era un santo, había tenido mil aventurillas y siempre se las terminaba relatando a su mejor amigo para matar el tiempo.

    —¿Con quién?

    Sasori se acercó, como queriendo contar un secreto.

    —Con la esposa de mi primo Kankuro –murmuró.

    —¿Con ella? –nuevamente el Uchiha arqueó una ceja. De verdad este amigo suyo no conocía límites, no podía entender como no sentía culpa por estar engañando así a alguien que le tendía la mano y que además era parte de su propia familia —. No negaré que es guapa, pero Sasori, es la esposa de tu primo.

    —Lo sé y ella también lo sabe –dijo el pelirrojo, restándole importancia al asunto —, pero fue ella misma quien se acercó a mí, no esperarás que yo la hubiese rechazado, sabes que no soy de esos.

    En parte era verdad, Sasori podía ser muy descarado en cuanto a meterse con mujeres casadas, pero eran ellas mismas quienes lo buscaban, sabiendo perfectamente que le habían jurado amor a otro, y como su amigo no era nada regañadientes, enseguida se aprovechaba de la situación.

    —De todas formas deberías dejarlo, dañarás a tu primo si sigues así –le advirtió el azabache, pero Sasori sólo bufó con molestia. Itachi al terminar su malteada se puso de pie con los ojos cerrados, sin prestar atención a que alguien pasaba detrás de él.

    Al levantarse la pasó a llevar, empujándola y arrojándola al suelo. Sólo pudo oír el quejido de una mujer, la cual había caído sentada, pero al parecer su tobillo no había quedado en buen estado. Al voltearse la observó tirada y se sintió como un idiota.

    —Perdone señorita –se disculpó apenado, agachándose para atenderla. Como siempre Sasori no desaprovechó la oportunidad de mirar donde no debía, emitiendo una sonrisa arrogante, a la vez que Itachi se quedaba medio segundo perdido en los brillantes ojos cafés de esa joven —. No la vi, lo siento mucho –volvió a disculparse.
    Sólo con mirarte, sin decirte nada
    Sucedió lo que temía, yo no lo sabía
    Como música en el tiempo llena de melancolía
    Vas quedándote en mi mente y no lo creía


    Ella sólo lo miraba en silencio, algo le decía que –como en sus guiones que tanto agradaban al público– este encuentro no era casual.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Miró con sus enormes y brillantes ojitos aguamarina la gran rueda de la fortuna, la montaña rusa y los autitos chocadores. Quería subirse a todos y cada uno de ellos, por ende no esperó más y –soltándose de las manos de Gaara y Matsuri– corrió hacia el primer juego que encontró; el carrusel.

    —¡Papi, me quiero subir papi! –gritaba emocionada, alzando sus manitas al cielo. Gaara miró a Matsuri y ella le sonrió, para que luego él volteara hacia su hija de nuevo. Sólo una vez la había traído a un lugar así, cuando ella tenía tres años. Siempre se excusaba diciendo que estaba demasiado ocupado para ella, por eso apenas la conocía, pero ahora rectificaría todo ese tiempo perdido pasándolo a su lado.

    —Vamos a subirte entonces –dijo tomándola en sus brazos, para llevarla hacia la caseta de las entradas. Ella alzaba sus manitas muy contenta, mientras Matsuri caminaba detrás de ellos dos. De un momento a otro se sentía tan distante, era como si ella no perteneciera a su mundo, como si estuviera realmente lejos. Pero desvaneció ese pensamiento cuando otra idea se cruzó en su mente; si ella no era parte de ese mundo entonces haría lo que fuera para serlo, porque ahora sabía que quería estar cerca de ellos dos.

    Gaara volteó a verla al darse cuenta de que no estaba al lado de ellos, pero la encontró sonriendo risueña, haciéndolo estremecer por completo.
    Ganas de decirte tantas cosas
    Susurrándote al oído que me siento vivo
    Cuando estoy contigo soy otra persona
    Y no encuentro palabras para describirlo.


    —Matsuri –la llamó —. Date prisa, no vayas a perderte.

    —No lo haré –rió la chica, acercándose más a ellos.

    Definitivamente sería parte de su mundo.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Hinata estaba saliendo del estudio después de quedarse a un par de ensayos más. Estaba cansada de todo lo que había tenido que hacer, pero le gustaba mucho actuar, la actuación era todo un mundo fascinante y definitivamente quería quedarse ahí.

    —¡Hey, Hinata! –el rubio corrió detrás de ella para detenerla. Necesitaba estar cerca de ella, de alguna manera su dulce presencia le había golpeado de una manera inexplicable. Al llegar frente a ella y notar que nuevamente se había sonrojado, no pudo evitar sonreír —. Realmente es muy linda… –pensó, recordando aquella entrevista en donde dijo que aún nadie le había robado el corazón.

    Tal vez estuviera equivocado.
    Yo cierro los ojos, imagino años
    Años de ternura, años suspirando
    Años de locura, años sonriendo
    Pero siempre imaginando que estás a mi lado


    —¿S-sucede algo Naruto-kun? –preguntó la chica algo nerviosa, a lo que él asintió con la cabeza, sin dejar de mirarla.

    —Me preguntaba si… –por un momento él también se sintió nervioso, no solía ser así frente a las chicas, pero ella era demasiado especial —. ¿Te gustaría salir uno de estos días?

    Hinata simplemente abrió los ojos con sorpresa, no creía que esta situación fuese verdad.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Una vez estuvo dentro de su casa miró la fotografía que desde hace tiempo había guardado en el cajón de la mesita de noche. Había olvidado que estaba ahí, pero al observarla no pudo evitar que una sonrisa se le escapara de los labios. Se sentía tan bien recordar aquellos tiempos, cuando sólo importaba la amistad que mantenían los tres, él, Naruto y Sakura.

    Sasuke se sentía tan confuso, por un lado deseaba gritarle a Sakura que lo sentía, que sentía haberla usado de esa manera, pero por el otro su orgullo le obligaba a callar y dejar de humillarse, no quería volver a quedar en ridículo.
    Mi corazón quiere, quiere ser sincero
    Quiere que se entere Dios y el Mundo Entero
    Esto que yo siento que es tan verdadero
    Quiero que me mires y escuches lo que siento.


    Ya no sabía que era lo que sentía, sólo deseaba que nada hubiera pasado, que todo fuera igual que antes. De verdad deseaba poder ser sincero consigo mismo, pero no lo conseguía.

    _.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._.-*-._

    Habían subido a varios juegos los tres juntos, así como a unos cuantos a los que Amaya subió sola. Tenían un montón de fotografías y ahora estaba los tres comiendo algodón de dulce, sentados en una banca de madera. Gaara y Matsuri hablaban sobre cualquier cosa, mientras la niña sólo jugaba con sus piecitos, pero de alguna manera necesitaba empujar a esos dos para que se acercaran más, si seguían así Matsuri jamás sería su nueva mamá.

    —Papi, quiero ir al baño –avisó mirando al pelirrojo, el cual enseguida se puso de pie para llevarla —. ¡Pero no me acompañes! –le gritó —. Yo voy sola.

    —No, te puedes perder –aseguró con cierta tozudez, cosa que a Matsuri le pareció muy graciosa viniendo de una persona tan seria como él —. Iré contigo.

    —Papi, el baño está frente a nosotros, no me voy a perder –rectificó la rubia con sabiduría, señalando el lugar con una de sus manitos. La mirada aguamarina de Gaara siguió aquella dirección, encontrándose con los baños justo frente a su persona.

    —Es verdad –respondió —. Supongo que no pasará nada, pero de todas formas date prisa.

    —¡Sí! –asintió la niña con la cabeza, corriendo hacia el baño con una enorme sonrisa en su rostro. Por su parte, Gaara suspiró y volvió a sentarse, jamás comprendería la forma de ser de esa niña, de alguna forma era una mezcla perfecta entre él y su madre, algo que lo desconcertaba completamente.

    —Ser padre es tan difícil –susurró para sí, pero de igual forma fue escuchado por la joven castaña que estaba a su lado, la cual le miraba sonriente.

    —Yo creo que tú eres un buen padre, te preocupas mucho por ella –Matsuri ya sabía que durante un tiempo Gaara no había estado cerca de su hija, por eso le admiraba todavía más, cualquier otro se hubiera desentendido de ella por completo luego de la muerte de su madre, cosa que Gaara no hizo, lo que hablaba muy bien de él —, considerando que debió ser difícil para ti hacerte cargo de la noche a la mañana ¿No?

    —No te imaginas cuanto –respondió con algo de gracia, aunque no era bueno haciendo chistes, la verdad era que estar cerca de Matsuri le provocaba ser más alegre, tal vez esa chica de verdad le contagiaba con su forma de ser —. Y tú… –dudó por un momento, pero finalmente se atrevió —. ¿Nunca has pensado en tener hijos? Se te da muy bien estar con los niños.

    Matsuri se sonrojó ante la pregunta, bajando la mirada algo apenada.

    —La verdad es que sí –dijo la castaña, aún algo avergonzada —. Siempre he soñado con casarme y tener una hermosa familia –confesó, mirando a Gaara a los ojos para hacerle ver sus sentimientos —. Me gustaría tener unos lindos bebés y verlos crecer a mi lado.

    Sin poderlo evitar, una sonrisa apareció en los labios del chico. Ella siempre lograba lo imposible con él, era capaz de hacerle estremecer por completo simplemente con esa dulce sonrisa. ¿Tan fuerte era eso que sentía por ella?

    La quería en su vida, quería que ella fuese suya, sin importar lo posesivo que aquello sonara, la necesitaba hacer suya.
    Quiero ser parte de tu vida
    Enamorarte día a día
    Y nuestras almas estén unidas
    Por el resto de nuestras vidas.


    —¿Un niño y una niña? –preguntó Gaara tomándole una de sus manos con delicadeza, notando como un escalofrío la recorría de pies a cabeza, haciendo el sonrojo de su rostro más fuerte.

    —S-sí… –contestó Matsuri bajando la mirada, pero volvió a subirla al sentir una de las manos de Gaara sobre su mentón. Su aliento nuevamente estaba cerca de ella y sus ojos se cerraron por inercia. Al sentir la presión de los labios masculinos sobre los suyos, se atrevió a rodearle por el cuello sin sentir vergüenza, enredando sus dedos en los cabellos rojizos. Él apoyó ambas manos sobre sus mejillas, intensificando aquel beso de una manera apasionante, que los dejó a ambos sin aliento. Su lengua y la de ella se volvieron a encontrar como anoche, dándole la sensación de plenitud que le hacía falta.
    Quiero ser parte de tu vida
    Enamorarte día a día
    Tocar el cielo con tu cuerpo
    Ilusionarme noche y día.


    Se separaron cuando ambos sintieron como su ropa era jalada hacia abajo. Observaron con asombro como la pequeña Amaya les sonreía con picardía, provocando que ambos –incluso Gaara– se sintieran avergonzados.

    —¿Gaara? –pero aquella voz les distrajo de la situación bochornosa. El pelirrojo alzó la vista al oírle, encontrándose con otro pelirrojo, muy parecido a él, pero mayor en edad y además éste sonreía muy abiertamente —. Pero si eres tú pequeño Tanuki, mira donde te vengo a encontrar.

    —Sasori –fue todo lo que dijo Gaara, algo cabreado al haber sido llamado Tanuki, nunca le gustó ese apodo que solía ponerle su primo.

    Por su parte, Sasori –que se había separado de Itachi luego del incidente con la chica– fijó su vista en la mujer que acompañaba a su primo. La miró de pies a cabeza, perdiéndose en la profundidad de sus ojos negros sin darse cuenta. No supo por qué, pero su pulso se aceleró y no fue capaz de apartar sus ojos ni un instante mientras veía ese adorable sonrojo en sus mejillas.

    De alguna manera aquel encuentro se sentía como un llamado del destino.

    Continuara…

    -----------

    ¿Qué les pareció la conti?
    ¿Quieren ver otro capítulo?
     
    • Me gusta Me gusta x 16
  20.  
    AndyHyuuga

    AndyHyuuga Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Octubre 2010
    Mensajes:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Mochi-Mochi
    Selene-Chan
    espero que andes bien estaba preocupada por ti por no ver tu publicaciones mira que nos tienes abandonadas
    mira que estuve esperando por ti
    pro me alegra saber que al fin esta de regreso

    ¿Qué les pareció la conti?
    me encanto y no me esperaba el final donde Sasori se encuentra con Gaara me parece excelente
    y luego que Itachia este sintiendo algo por Sakura me hace estar nervios espero que Sasuke salve eso

    ¿Quieren ver otro capítulo?
    por supuesto espero ver otro por que no lo puedes dejar asi como asi
    mira que estoy esperando me hiciste fan GaaMatsu eso fue dificil

    espero que me puedas avisar pra la siguente continuidad
    te kuidaz salu2!!!
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso