Long-fic Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por sorimori, 28 Abril 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Me pareció muy tierna la escena en la que Yamato habla con Rin... en su clase, y me causaban gracia las tipas emocionadas :D, pero me perturba un poco lo de la esfera, no pueden estar juntos por eso...

    ¿En los episodios anteriores nunca había aparecido Kikyô verdad? Me gustó que la pongas, porque le pusiste una personalidad muy comprensiva~ espero la continuación n..n y de nuevo XDD muy corto, pero terminó perfecto, porque tenía una palabra hermosa y esa es "Feliz"... n__n
     
  2.  
    Taori_3322

    Taori_3322 Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    265
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Ayyyy que bonito
    tengo que decir que en un principio no me daba buena espina Yamato
    pero ahora con todo eso hasta me dio tristeza que se tenga que ir
    me da curiosidad de que es lo que va a pasar ahora
    pon la conti pronto
    cuando se vaya de seguro casi llorare
    nos vemos

    Besos
    Sayounara
     
  3.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    133
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    XD, No deis por hecho que se vaya a ir. Podría irse al igual que podría quedarse. La verdad es que como se quede (Teniendo en cuenta que soy yo la escritora) Me pongo a dar saltos xD, aún no se que hacer... si dejarlo ir... o no... La verdad es que es un debate continu en mi cabeza.

    Por una parte si lo dejo ir (Teniendo en cuenta que es mi creación mas tierna) me sentiré fatal por que no podré escribir nada sobre el... (En cierto modo me he enamorado de mi personaje xD) y si se queda... podré complacer mi deseo de seguir escribiendo sobre el... Claro que si se queda, seria todo muy perfecto... Ya veré.
     
  4.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Joo, pobre Yamato... se va... bueno, pro ha tenido su momento, así que que no se queje xD Y supongo que a la parte de Rin y Sessho ya le queda menos... ¿verdad? :)
    Bueno, me ha gustado mucho el capi, espero la conti
    Cuidate :D
     
  5.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Puntos en trofeos:
    66
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Hola!!!!! ya bine, tarde pero biene, Nooo Yamato se va, nooooquiero a yamato
    pero bueno, la esfera tiene el por que....lo que se avesina me gusta jsjsjsjjs
    en fin, me encanta la redaccion que usas, es muy completa, describes
    bien los lugares, sentimientos y acciones de los personajes, de verdad que espero la conti con ancias.
    bueno creo que me paso a la conti, adios un abrazo y un kiss mi querida española
     
  6.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    56
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Lo se, de momento no quiero que se centre mucho en el.

    ¡Tardaré bastante mas en subir por problemas de estudios, tengo un examen próximo y tengo que estudiar mucho, desde primero de la eso hasta segundo de bachillerato de mates. Gracias por la comprensión.
     
  7.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Puntos en trofeos:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Sosomori, las respuestas a los comentarios los das en la siguiente continuación, no contestes cada rato los comentarios.
     
  8.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1708
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Esta bien... Lo siento :S... Pero necesitaba avisar de que igual tardaba.

    ¿Era inevitable?

    Eran las diez de la mañana aproximadamente, podía notar como los leves rayos de sol se abrían paso por la ventana a trompicones. Desde la cocina llegaba un olor a chocolate recién hecho y a churros. Fue aquello lo que me despertó el apetito, hasta el momento no había sentido hambre. Sonreí al imaginarme a Yamato preocupado por mi y haciéndome el desayuno. Con las manos abiertas acaricié mi rostro, necesitaba un baño, un urgente baño.

    Bajé de la cama por el lado contrario, el lado en el que dormía Yamato y fui al baño sigilosamente, prefería que no se enterase de que estaba despierta. Mi intención era darle una sorpresa por detrás. Cerré la puerta lentamente y eché el pestillo. Me deshice de la ropa y abrí el agua caliente, mientras tanto regulaba la temperatura con el agua fría.

    El baño no duró mucho, no pasé más de diez minutos dentro de aquella calidez que proporcionaba el agua. De puntillas y delicadamente corrí hacia la habitación y me vestí.

    -“Un uniforme de hace dos días” – Pensé mientras miraba con asco mi ropa. – “Me siento tan… sucia…”

    Alcé la vista y elevé mis puños. ¡Estaba lista! Tardé muy poco en llegar a la cocina, Yamato estaba sentado dando la espalda a la puerta. Di dos pasos, extendí los brazos…

    -Buenos días, Rin. – Dijo mientras mordía un churro.
    -Bu-buenos… - Titubeé.
    -¿Has dormido bien? – Giró levemente la cabeza para verme. Aquella mirada… no era la de siempre.
    -Ah… - Corrí entre risas nerviosas hacia la silla, me senté en ella y suspiré. – Si… - Concluí
    -Me alegra.

    ¿Podía ser hoy el mejor momento para saber mas sobre la esfera? Ha decir verdad, la intriga era algo que durante días me oprimía el pecho.

    -Esto… - Di unas cuantas vueltas al churro que tenía en la mano dentro de chocolate. – Si te pregunto algo…
    -Te responderé. – Quitó su parte de la mesa y la dejó en la fregadera. Lentamente y, por lo que me pareció a mí, con la mente vacía se volvió a sentar.
    -Ah… - ¿Qué demonios pasaba hoy? ¿Por qué el ambiente era tan… tenso? Si… el ambiente era muy tenso.
    -¿Y bien? – Me dedicó una dulce sonrisa, la misma de siempre.
    -Me intriga, me intriga la esfera, Yamato.
    -¿Quieres que te explique lo que yo se? – Extendió su mano y suavemente acarició mi rostro.
    -Por favor… - Le pedí. – Pero solo me interesa… la parte… la… parte…
    -¿Del amor verdadero? – Dejó caer su mano, sin querer había traído los recuerdos de la otra vez a su memoria. – Esta bien…
    -¿Seguro que no te importa…?
    -No…
    -Yam…
    -Es muy simple Rin, no se por que te cuesta tanto entenderlo. – Comenzó – Esa esfera, marca el destino de quien la protege. Tú has sido encomendada para ello y por lo tanto marcará tu destino. La persona que será tu amor verdadero, es decir, una persona con un “aura” o energía diferente a la tuya, será una parte importante del puzzle. Cuando la piedra se destruya… las amenazas… - Se calló de golpe. – En conclusión, es importante que unas tu parte de la esfera con la parte de la otra persona… pero he de decirte algo. – Respiró hondo – Solo, únicamente, la persona que tenga dicha energía negativa y te ame de verdad… será la pieza de tu puzzle.
    -¿Por eso… no…? – El rostro de Yamato había cambiado por completo, se nublaba por momentos. Se volvía melancólico.
    -¡No es por que no te quiera! – Murmuró – Mí energía… no es…
    -Negativa…

    Los dos nos quedamos en silencio.

    -¿No vas a clase? – Cambió de tema con gran facilidad.
    -La verdad… - Me estaba volviendo una gamberra. – es que no.
    -¿Crees que te voy a dejar?...

    Me levanté de la silla y anduve hacia Yamato de forma provocativa. Una vez estuve a su lado encerré su cabeza entre mis brazos y aproxime mi rostro hacia el suyo. Veía el brillo de aquella noche en sus ojos, el deseo.

    -Si… - Musité.
    -R-rin… - Dijo el otro tragando saliva. - ¿Y si… me dejas lavar los cacharros?

    ¡Ja! Armas de mujer… ¡Si es que! Una vez que se aprendes a manejarlas… Me reí internamente.

    -Gracias. – Lo besé apasionadamente en lo labios, hasta el punto que volví a notar como su corazón quería escapar de su pecho.

    Me separé de el con una sonrisa de oreja a oreja.

    -Niña caprichosa… - Murmuró con una sonrisa en los labios. – Siempre te sales con la tuya.
    -¡Por supuesto! – Me quedé mirándolo un tiempo. A cada minuto que pasaba odiaba mas que se tuviese que ir. ¿Quiénes se creían en el instituto para obligarle a hacer algo así?
    -Descansa. – Los dos estábamos en el cuarto, Yamato me había acompañado para darme el beso de las “buenas noches”, aunque no era de noche.
    -No tengo sueño. Quédate conmigo. Abrázame. – Le pedí.

    Tardó un poco en complacerme, pero no por que tuviese dudas. Tardó por que no había nada que le gustase más que contemplar mi rostro. Me levantó de espalda hacia arriba y con destreza llevó mi cuerpo hacia el. Me abrazó fuertemente, con aquellos musculosos brazos y hundió su nariz en mi cabello.

    -¿Ahora te vas a dedicar a esnifar agua? – Bromeé ya que mi pelo estaba empapado.

    No recibí respuesta, aquello me preocupó bastante, Yamato siempre respondía lo que le decía. Ignoré la preocupación y lo abracé también.

    -Vamos, Rin – Me dijo media hora después. – Hazlo por mí, ve al colegio.
    -Esta bien… - Acepté a regañadientes.

    En el instituto la gente estaba un poco alterada. Estaban en todos sitios menos en donde debían. Mis ojos buscaban a alguien desesperadamente, mi cabeza pensaba en Kikyo… pero yo sabía… sabía que realmente buscaba a Sesshomaru. Su frialdad congelaba todo lo que sentía y lograba sacarme por pequeños momentos de aquel sufrimiento que me estaba tocando vivir. Por una vez en la vida… necesitaba su gélida mirada. Necesitaba sus frías y dolorosas palabras. ¿Masoquismo? No… ¿Tristeza? ¿Melancolía? Si…

    -¡Ey! – Miroku corría hacia mí a toda velocidad.
    -Hola… - Murmuré.
    -¿Qué es de ti? – Preguntó con una sonrisa deslumbrante.
    -Pero… si me has visto hace unos días. – Entrecerré los ojos y miré hacia otro lado.
    -Ya… pero es eterno.
    -¿Quieres que te rechace por segunda vez? – Aquello le dejó K.O.

    Con el petrificado enfrente de mí tenía el momento perfecto para huir de su lado. Corrí ligeramente unos cuantos metros y torcí hacia la derecha por una esquina. ¿Por qué narices había tanto revuelo?

    Iba mirando al suelo, inmersa en mis pensamientos. Podía escuchar un par de pies delante de mí. ¿Era? Levanté la cabeza despacio hasta que pude ver el final de su largo pelo blanco. Era el…

    -¡Se-seshomaru! – Le llamé aun que sabía que el de mí no quería saber nada. ¿Cuan grande era la necesidad que sentía? ¿Por qué quería tenerlo cerca…? ¿Por qué los sentimientos… podían mezclarse tan rápidamente? ¿Cuál era la razón por la que el odio se convertía en…? - ¡No! – Grité para dar fin a aquel revoltijo de preguntas. Esto le hizo detenerse.
    -¿Ya se ha ido? – Escuché de su boca. Sabía de sobra a quien se refería.
    -No. – Respondí. Quise parecer contundente. Pero no llegué ni a la primera letra de la palabra.
    -Ya veo…
    -¿Te alegra?

    Me miró fríamente. Justo como yo quería, logró que me centrase únicamente en el y congeló todos mis sentimientos. Todos mis recuerdos… ¿Realmente los había congelado? Probablemente… fuese mi imaginación…

    -Dime… - Comenzó. - ¿Todavía no entiendes para que te quiere?
    -¿Qué…? - ¿Por qué me preguntaba eso?
    -¿Ya has satisfecho sus deseos?

    Lentamente, en mi cuerpo, comenzaron a introducirse unas púas venenosas que mi mente imaginaba. Cada una de aquellas palabras era una púa envenenada. Capaz de matar a los muertos.

    -No sigas… - Le pedí. Sabía que debía pegarle para dejarlo en su lugar, sabía que no debía dejarlo sobrepasarse en sus palabras… pero…
    -Le has servido como juguete… Y ahora te tira… - A cada segundo emanaba mas odio.
    -¡Calla! – Le grité, levanté la mano. Lo haría. Yo… le pegaría…
    -¿Te gustó? ¡¿Te gustó, Rin?!
    -¡No te permitiré que me faltes al respeto! – Me dejé llevar por la ira. Extendí la mano y la estampé contra una de sus mejillas. Me dio la impresión de que me dolió mas a mí que a el.

    Mi mano quedó en su cara, como si estuviese conectada a el. Quería retirarla pero no lo hacia. Aquella piel… Era tan suave y lisa… Aquel rostro no merecía tener cicatrices, no…

    Rápidamente sujetó mi brazo con una de sus manos y tiró de mi hacia el. No pude evitarlo, tampoco me resistí. Probablemente por que no sabía lo que haría. Sus labios presionaron los míos y me besó. Sus labios… eran calidos… demostraban algo diferente a las demás partes de su rostro. ¿Cómo de algo tan calido… podían salir palabras tan frías?

    Abrió los ojos de par en par, aun que aún tenía los labios sobre los míos. Con sus dos manos me sujetó por los hombros, me empujó y caí al suelo de par en par. El retrocedió, tenía cara de pánico. Cara de haber hecho lo que no debía. ¿Tan malo había sido?

    Sentí ganar de llorar, y lo hice. Lloré con todas mis fuerzas.
     
  9.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    O.O Sesshomaru... ¿la ha besado? ¡La ha besado! Oishh ¡ya era hora! Me ha encantado este capi (más por el final jejejej :P ) No mujer, sabes que me gustan mucho todos, pero es que... me ha encantado imaginarme esa situación, ha sido tan... genial xD Aunque ahora no sé si se va realmente Yamato o no... jooo todos son intrigas...
    Bueno estaré esperando el siguiente, vale?
    Un besito
     
  10.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Puntos en trofeos:
    124
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Ahora ya me está empezando a gustar, nunca lo manifesté ( y siento si con ello molesto a alguien) pero no me gusta Yamato,
    puede que quizá sea por mi amplia obseción hacia sesshoamru lo que me impida imaginarme a Rin super enamorada de otro (como con Yamato).

    Gracias por avisarme, aunque corto, el capitulo estuvo muy bueno. Pero entiendo lo de los estudios, son insoportables y más en esta época.

    chao besos
     
  11.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1818
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Gracias. Sobre lo de corto, mis caps siempre son así xD.

    Por cierto! Se que me saldréis con lo de que... ¡¡Esa no es la forma de ser de Sesshomaru!! Lo se, pero pa eso soy la escritora del libro xD. Así que la manipulo un poco.

    Es… diferente.

    -Por qué… - Sesshomaru hablaba solo con el rostro cubierto por sus manos. Nunca creí que le afectase tanto un beso, de hecho nunca creí que fuese capaz de mostrar su sufrimiento. ¿Me estaría ignorando?

    Mis llantos cesaron y solo pude quedarme en el suelo mirándolo atentamente. Fue en ese instante cuando lo comprendí… Aquellos ojos no mostraban ira. Eran la viva imagen de la tristeza, de la soledad y de la amargura.

    Agitó la cabeza de un lado hacia otro mientras decía “no” repetidas veces. Su cabello se agitaba en el aire con gracia. Nunca me había fijado de esa forma, pero Sesshomaru era hermoso. De sobra sabía que me fijaba en el para consolar mi pena interna… pero aún así…

    -¡Por que me obliga! – Gritó para si mismo - ¡Sabe que no podré controlarme! - ¿Una lagrima? Aquello era una lágrima… En aquel instante deseé que todo aquello fuera un sueño, no quería verle llorar. Alguien que nunca lloraba… alguien que no mostraba lo que sentía. Debía ser realmente grande su pena, mas que la mía.
    -¿Quién te obliga? – Sabía de sobra que no respondería mi cuestión.
    -¡Le odio! ¡Le odio con todas mis fuerzas!

    Sus ojos… ¡Sus ojos eran rojos! Las pupilas comenzaron a dilatársele y dejó caer sus manos de golpe hacia sus piernas. ¿Qué era el? ¿Era un… monstruo? Sus ojos…

    -¡No me mires! – Su voz quebrada luchaba por volver a la normalidad.
    -Se…
    -¡Vete! – Gritó lleno de ira.
    -No… - Me levanté del suelo muy despacio. Ante todo… si era una bestia… debía ir con cuidado. – Tus ojos… - La cara de Sesshomaru cambió por completo y se llevó las manos a los ojos.
    -Va a descubrirlo… - Murmuró sin importarle que yo estuviese delante.
    -¿El que? – Quería darle conversación para entretenerle. – Si me lo cuentas ya no tendré que descubrir nada. – Musité.
    -¡No! – Retrocedió nerviosamente hacia atrás. No podía dejarlo escapar.

    Me lancé a sus brazos y lo abracé con fuerza. Su corazón… no sentía su corazón. Se agitó con fuerza, sentía que no podría sujetarlo por más tiempo. Por suerte, decidió rendirse.

    -Vete… vete con Yamato. – Me rogó. Lo sentía sin fuerzas.
    -“¡Yamato!” – Pensé. ¿Lo estaba traicionando? ¿Estaba traicionando mi amor hacia el? – “No quiero admitirlo… pero me cuesta decidir. Ahora me cuesta…”
    -En cualquier momento… Haré algo que no quiero. – Noté como volvía a temblar. - ¡Suéldame! – Gritó. Con un solo brazo me empujo hacia atrás, no me caí pero choqué contra la pared. Su fuerza… era sobrehumana.
    -Te lo he advertido… - Caminó hacia mí.

    Tenía miedo. Miedo…

    -¿Que me vas a hacer…? – Lo tenía frente a mí, presionaba mis brazos contra la pared sin ningún tipo de preocupación. En cualquier momento alguien vendría, no podía continuar ya que podían verle. Lastima que iba mal encaminada… Nadie aparecería, aquel lugar… siempre estaba solo.
    -Le dije… - Aproximó su cara y me olió como si fuese una flor de verano. – “Inuyasha, no me hagas hacer esto. No me hagas besarla para robarle la esfera, ¿No hay otra forma de distraerla?” – Llevó su mano al bolsillo trasero del pantalón y sacó mi colgante. Abrió una de mis manos nerviosamente y me lo entregó. Después de aquello volvió a aprisionarme. – Llevo días conteniéndome. ¿Sabes lo que es desear a alguien… y no poder tocarle? ¿Sabes lo que es que ese alguien ame a quien no debe? ¿SABES EL SUFRIMIENTO QUE ESO ME CAUSA? ¡No lo sabes! – Me olió otra vez. – Tu olor es perfecto. Te olería a kilómetros de distancia…
    -¿Q-que eres? – Pregunté aterrada.
    -No soy como tu. Solo te diré eso. Pero ahora… - Me besó con todas sus fuerzas, incluso me hacía daño. Sus ojos continuaban siendo rojos… rojos carmín. Con sus manos nerviosas buscó mi falda y la arrancó de un tirón.
    -¡NO! – Grité mientras luchaba por escapar. – No… - Rogué.

    El color de sus ojos palpitó, ¿Luchaba por controlarse? Segundos después volvieron a su color habitual. Calló al suelo, parecía débil. Agachó la cabeza y evitó mirarme.

    -“¡Corre Rin!” – Me ordenaba a mi misma. – “¿Qué haces?” “¡Corre!”

    -Lo… - Se tragó sus palabras. ¡Como si decir lo siento fuese un delito!

    Yo también me sentía débil, pero me sentía aún mas apenada por Sesshomaru. Debía odiarle después de aquello, era lo que cualquier persona haría… pero me era imposible no sentir pena por el. Me arrodillé y lo abracé llevándolo contra mí. Aquella vez no se resistió. Algunas lágrimas mojaban mis desnudas piernas.

    -Ya esta… - Le di algunas palmaditas en la espalda. - ¿Quieres hablar? – Lo aparté de mí para que me viese la cara y le sonreí cálidamente.

    Fue entonces cuando volvió a ser el Sesshomaru de siempre. Se levantó del suelo y me miró otra vez como si fuese insignificante. ¿A caso no sabía lo que me había confesado? ¿A caso no sabía que quería decir la palabra “desear”?

    -Todo lo que me has dicho… - Estaba de espaldas dispuesto a irse. - ¿Era mentira?

    No hablamos durante minutos, minutos tensísimos. Pero tenía que aguantar, su respuesta sería una parte importante de mis decisiones. ¿O no?

    -Yo nunca miento… - Dijo finalmente y desapareció de mi vista sin a penas dejarme hablar.

    -“¿Qué hago ahora? Amo a Yamato por encima de todo… pero me es imposible negar lo que siento por Sesshomaru desde el primer día que lo vi” – Intenté buscar la respuesta mas lógica, algo que no dañase a nadie. Pero mis intentos eran en vano, alguno de los tres saldría herido. Lo que si tenía claro, era que si alguien tenía que salir lastimado… sería yo.

    De pronto me di cuenta de algo.

    -¿Por qué se va Yamato? – Pregunté a la nada. - ¿No sería mas fácil buscar un nuevo trabajo y quedarse conmigo? – En ese momento me sentí egoísta. – Si verdaderamente me querría… - Noté caer algunas lagrimas por mis ojos. – No me haría esto.

    Me puse la falda atándola con un nudo mal hecho. Corrí hasta su casa de Yamato, quería preguntárselo. Quería saber si tan solo me había usado como Sesshomaru había dicho anteriormente. Todo había sido mágico, me resultaba muy complicado creer que Yamato solo me quisiese para satisfacer sus deseos. ¡Pero si era así, quería escucharlo de su boca!

    -¡Yamato! – Le grité cuando lo tuve delante. Se encontraba en el portal sacando unas maletas de adentro. - ¿Qué haces? – Fruncí el ceño, no quería aceptar lo que mis ojos veían.
    -No quería hacer más difícil esto. – Se explicó – Pero ya que has venido… - Agarró las maletas y las movió hasta el taxi.
    -¿Por qué te vas? ¿Me quieres?
    -No es momento para esto… - Musitó.

    Metió todas las maletas en la parte trasera del coche y se colocó en el lugar del copiloto.

    -No me olvides… - Me rogó.
    -¿Y tu lo harás? ¿Me olvidaras? ¿Qué he sido para ti? ¡Maldita sea! – Propiné una patada al neumático trasero del coche. Pude ver como el conductor me hacía un gesto obsceno.

    No recibí respuesta, la indiferencia de Yamato me aterraba. Cerré la puerta trasera de un golpe y el cerró la delantera. No lo hice por facilitarle el trabajo, lo hice por que estaba enfadada.

    -¡Te odio! – Le grité golpeando el cristal de su ventanilla. - ¡Te odio! ¡Te odio! ¡No soy un objeto de usar y tirar! ¡TE ODIO! – El coche arrancó y me quedé sola, parada y llorando a moco tendido.

    Pude ver de reojo como paraba el taxi y la puerta de Yamato se abría. Caminó hasta mí, y cuando estuvo a mi lado me abrazó con todas su fuerzas.

    -Eres una tonta… - Me dijo dulcemente. - ¿Cómo has pensado que no te quería? ¿Por qué creíste que solo te utilicé? Te quiero… No hay más palabras para definir lo que siento.
    -Pero te vas… - Dije entre sollozos y apretando con fuerza la camisa negra que llevaba puesta.
    -Pídemelo. – Me pidió. – Pídeme de nuevo que me quede y lo haré.
    -Que… - Me detuve. Si se quedaba… Sesshomaru sería el pasado en mi vida. Pero a la vez, si se iba el… Yo moriría.
    -No pasa nada. – Acaricio mi pelo y me besó calidamente. – Esto tenía que suceder.
    -¡Quédate! – Grité al fin.
    -Si ese es tu deseo… - Me sonrió otra vez. – me quedaré.

    Con una de sus manos hizo una señal al conductor para que diese marcha atrás.

    -¿Estas segura? – Me preguntó antes de hacer nada.
    -Si…

    El coche llegó a nuestro lado y Yamato sacó el equipaje. Lo llevó al portal y se acercó a la ventanilla del conductor. Con una señal le dijo que la bajase.

    -¿Le debo algo? – Sacó la cartera, listo para pagar.
    -Déjelo, déjelo. – Arrancó y desapareció segundos después.
    -¿Qué harás sin trabajo? – Le pregunté apenada.
    -Pequeña – Dijo para referirse a mi – tengo veinticinco años y una vida por delante. Hay tiempo de sobra para buscar trabajo. Además, no creerás que no tengo dinero suficiente para mantenerme. – Me guiñó un ojo. – Hace varios años… - Su rostro se tornó triste – perdí a mis padres. Es por eso que heredé una herencia millonaria. Y es por eso… que podría vivir sin trabajar tranquilamente.
    -Lo siento… - Le dije.
    -No entiendo la manía que tiene la gente de decir lo siento cuando no ha sido culpa suya. – Me alborotó el cabello. – Ahora… ¿Me ayudas a subir esto?
    -Claro…

    ¿Qué pasaría con Sesshomaru? Ahora que sabía lo que sentía y ahora que mi corazón estaba sincerándose conmigo… me sentía realmente confundida. ¿Era egoísta por mi parte hacer que Yamato se quedase cuando amaba a otra persona además de a el? Probablemente…
     
  12.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    ¬¬ No es por nada pero estoy empezando a odiar a Rin... supongo que los motivos sobran, ¿no?
    Me impresionó mucho lo que ocurrió con Sesshomaru, algo extraño, eso sí, pero excitante wajaja. Bueno, lo de la personalidad de Sessho ya lo has dicho tú, y me resulta un poco difícil imaginarmelo de esta forma, pero un poco de originalidad no es mala :P

    Ah,te quería comentar una cosa...



    ¿Aquí no sería más apropiado quisiera? Suena mejor, ¿no? Es mejor leer en voz alta lo que escribes, te lo aseguro ;) porque son pequeños errores que se detectan con facilidad. Igual te digo con las faltas ortográficas.

    Espero que no te moleste lo que te he dicho, sólo quiero ayudar. :)
    Estaré esperando el siguiente capítulo.
    Cuídate :rosa:
     
  13.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1469
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Gracias Yrim y Maoli, y gracias a las demás ;)

    ¡A refrescarse!

    Estaba en casa, con mama y Shota en el jardín. Shota tiraba una pelota contra el árbol sagrado y la recogía constantemente. El sol, relucía con fuerza y hacía una temperatura excesiva. Mama estaba con la camiseta atada por debajo de los pechos en un curioso nudo y los pantalones recogidos hacia arriba. Yo luchaba por no asfixiarme. El único que parecía no tener calor era Shota.

    -Deberíais veros. – Dejó de golpear el árbol con la pelota y nos miró.
    -¿Qué pasa? – Le pregunté mientras me abanicaba con la mano nerviosamente.
    -Estáis coloradas y medio descamisadas. – Se puso la mano en la boca y se rió.
    -Ven aquí. – Le dijo mama.

    Shota se acercó todavía con una sonrisa en la boca. Mama lo cogió por la cintura y una vez lo tuvo aprisionado yo empecé a hacerle cosquillas en la tripa. Shota se reía sin parar hasta el punto que dejó caer el balón al suelo.

    -¡Para! – Decía entre carcajadas.
    -No quiero. – Me quejé.
    -¡Aaah! – Gritaba entre risas.

    El calor cada vez me afectaba más. Me encontraba algo mareada. Dejé de hacerle cosquillas y fui a casa a por algo de beber. El abuelo estaba en la cocina barriendo y bailando con la escoba.

    -A-abuelo… - Lo miré de reojo.
    -¡Querida! – Sonrió y me saludo ampliamente. - ¿No tienes clase hoy?
    -Ah… Abuelo, hoy es sábado. – Fruncí el ceño. – Venía a por algo de beber.
    -Está bien. – Noté como se percataba de mi estado de ánimo. – Si tienes algo que contarme…
    -Nada. – Comenté de inmediato.
    -De acuerdo.

    Cogí tres botellas pequeñas de agua y las llevé en la mano hasta el lugar donde estábamos reposando. Una botella fue para Shota, la otra para mi madre.

    -Gracias, cariño. – Me agradeció mama.

    Abrí la botella y me la terminé de cinco tragos. Aún que había bebido, me seguía sintiendo seca por dentro.

    -¡¡Rin!! – Alguien gritaba pero no lograba captar el lugar del que provenían los gritos. - ¡¡Rin!!

    Poco a poco veía como una cabeza empezaba a aparecer por las escaleras del templo. Claro… el único templo a las afueras de Tokio…

    -¡Hola Kikyo! – Me alegraba tanto de verla. En cuanto vi su angelical rostro dejé de sentirme seca y me olvidé por completo del calor. Me sentía realmente cómoda a su lado.
    -¿Tienes planes? – Me pregunto de forma simpática. - ¡Oh! ¡Disculpen! – Se disculpo ante mama y Shota. – Mi nombre es Kikyo, soy amiga de su hija.
    - Encantada, Kikyo. – Saludó mama.
    -¿Planes…? – Pregunté confundida. – No, la verdad es que no.
    -¿Te apetece refrescarte? – Sonrió de par en par.
    -¿Dónde?
    -Mi madre esta esperándome abajo, con el coche. Nos llevaría a las piscinas más cercanas. – Espero con las manos unidas a mi respuesta.
    -Pero… no tengo bañador. - ¿Qué ridículo no?
    -Es igual, te prestamos uno.
    -¿Mamá? – La mire y espere su respuesta.
    -No necesitas mi aprobación para divertirte.
    -¡Gracias! – La abracé y me fui con Kikyo.

    Al bajar las escaleras nos esperaba un Toyota azul marino. Parecía ser amplio por dentro. Abrí una de las puertas y entramos Kikyo y yo. Mientras íbamos a casa de Kikyo para coger el bañador mantuve una conversación con su madre. Parecía muy agradable. Estábamos subiendo las escaleras del portal, vivían en un segundo. La casa de Kikyo era pequeña pero muy bien decorada. No me pareció una casa de muchos metros cuadrados.

    El bañador que elegí era negro con rayas rojas horizontales. No me gustaba mucho pero feo tampoco era.

    Tardamos realmente poco en llegar a las piscinas, andando habríamos tardado diez minutos, en coche tardamos tres. La gente entraba y salía constantemente. Pude ver mucha gente del instituto y gente de clase, personas con las que no hablaba.

    Aquella era la primera vez que iba a esas piscinas.

    -Bueno, luego os vengo a buscar.

    Bajamos del coche y la madre de Kikyo siguió su camino. Como recibimiento había dos grandes puertas de cristal por las que se veía el interior. Dentro pude visualizar un enorme pasillo que al llegar a un punto concreto iba en varias direcciones. Entre cada camino habían muchos maceteros con plantas de interior. Nosotras cogimos el camino de la derecha, llevaba al vestuario femenino. Abrí la puerta del vestuario, era de color marrón, y dentro habían unas doce personas. Aún así el lugar era grande y había sitio suficiente.

    Kikyo cogió el primer cambiador que vio y yo cogí otro. Dentro del cambiador había una taquilla para guardar la ropa, luego un banquito de color marrón y un espejo. Me cambié y metí la ropa en la taquilla. Estaba lista.

    Afuera, Kikyo me esperaba en las duchas. Entré a ellas y salimos en menos de un minuto. El recinto de las piscinas era enorme, había cuatro piscinas, tres grandes y una para los pequeños. Nosotras fuimos a una de las grandes, la mas vacía. Entramos al agua y nos relajamos. Aquello no era vida, no, era lo siguiente. Se estaba realmente bien.

    -Siento deberás la partida de Yamato. – Me comentó Kikyo mientras movía los brazos para mantenerse a flote.
    -¿Ah? ¡Ah! No se ha ido.
    -¡Que alegría! – Se me abalanzó encima y nos hundimos. Cuando salimos a la superficie estábamos riéndonos a mandíbula batiente.

    En el poco tiempo que nos llevo la inmersión había llegado más gente. Miré en todas direcciones para echar la cuenta de cuanta gente había.

    -¡Eh! – Kikyo me pegó una palmada en la espalda para llamar mi atención
    -¿Qué pasa? – Fruncí el ceño mientras acariciaba la zona dañada.
    -¿Ese no es Yamato?
    -Venditas casualidades… - Murmuré.
    -¿No te alegras?
    -No es eso… - Comenté. Alegrarme me alegraba, pero ¿Y si venía Sesshomaru? Solo me faltaba eso.
    -¡Yamato! – Lo llamó Kikyo.

    El se giró desde el otro lado de la piscina y después de un tiempo levantó el brazo para saludarnos. Se hundió en el agua y vino buceando hasta nosotras.

    -Hola chicas. – Me besó dulcemente.
    -Yo… voy a hacer unos largos. – Comentó Kikyo.
    -Suerte con eso. – Le dije.
    -¿Qué haces tu por aquí? – El se apoyó contra la pared de la piscina y se agarró con los brazos en el bordillo.
    -Kikyo me ha invitado. ¿Y tú?
    -Siempre vengo en algún momento del día a relajarme. O lo intento.

    Hundí media cabeza en el agua y estuve un rato así. Yamato miraba la puerta de entrada fijamente aun que no parecía estar pensando en nada. Se apartó del bordillo y se alejó un poco hacia mi.

    -¿Vienes? – Preguntó con los brazos estirados, como animándome a ir.
    -Aquí estoy bien. – Me quejé.
    -Entonces vuelvo. – Se rió y nadó un poco hacia mí otra vez.
    -¿Has encontrado algún trabajo? – Le pregunté.
    -He decidido tomarme unos meses de descanso. – Respondió, se sumergió en el agua y lo noté acariciándome con un solo dedo el vientre.

    Yo hice lo mismo, también me sumergí. Me aprisiono contra el y me mantuvo abrazada durante segundos. Cuando vio que necesitaba aire me dejó subir.

    Tenía una sensación extraña en mi pecho. Como si algo fuese a pasar, no solía prevenir las desgracias pero en aquella ocasión algo me decía… que aparecería alguien en cualquier momento. Y por supuesto… no estaba equivocada. La puerta se abrió estruendosamente y apareció Sesshomaru. No me resultó fácil retirarle la mirada ya que, su cuerpo estaba muy bien esculpido.

    -“Quien lo diría” – Pensé mientras me dejaba abrazar otra vez por Yamato.

    Miré de reojo hacia la puerta y ví como nos observaba con desaprobación. ¿A caso estábamos haciendo algo malo? Se zambulló en la piscina de cabeza y salió más o menos a la mitad.

    -¿Qué te causa tanto interés? – Yamato se apartó de mí y miró en mi misma dirección.
    -¡Nada! – Le dije hecha un manojo de nervios.
    -Um… - Me miró a los ojos atentamente.
    -Te lo prometo, no miraba nada.

    La primera acción del engaño era mentir. Mentir para no causar dolor mutuo. Definitivamente llegaba incluso a darme asco a mi misma. ¿Desde cuando Rin Higurashi hacía aquellas cosas?
     
  14.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Puntos en trofeos:
    66
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Yupiiii primera en postear
    Amiga, no se que hacerte, creo quye hare un pequeño viaje a tu casa y te golpeare, ¿Por que me la dejas hasta alli nadamas? De verdad que me dejas intrigada, perdon por no haber posteado pero no me conecto fines de semana.
    Me encanto el fic, lo haces interesante a cada capitulo; Sesshomaru!!!! decea a Rin???
    Wow quien lo hubiese imajinado, pero por que lo dejaste en verguenza pobresito.... A la que sin duda matare es a Rin, como se atreve a pedirle a Yamato que se quede, por lo que dice mu Sesshy el tipo no es muy bueno como lo aparenta...,
    De verdad que me gusta tu forma de redaccion, es capaz de dejarme enbobada en la pantalla, casi termino embarrada en ella. Solo separa los dialogos de los dialogos, pues si no se hace cansado leer, de ortografia.... Me encanto el fic, lo juro, espero la conti el tiempo que sea necesario...Adios un abrazo y un kiss hasta España
     
  15.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Puntos en trofeos:
    124
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    ahhh (suspiro).
    Aunque no se ha ido Yamato¬¬, me gusta el rumbo que está tomando la historia.
    ¡Felicidades! yo ya me estoy empezando a intrigar. Tanto misterio me tiene loca!!

    Gracias por avisar, esperaré el proximo capítulo con los ojos pegados a la pantalla... jeje

    chao, besos
     
  16.  
    Taori_3322

    Taori_3322 Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    265
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    =O no se fue!
    la verdad no habia pensado eso que dijo ella
    xq se iba?? con salirse del instituto bastaba
    ay no se esto me confunde toda >.<
    y ahora Sessho la besa y ella se confunde tambien
    se esta poniendo muy interesante
    que va a pasar ahora que Yamato se quedo
    y que ella esta en esas condiciones?
    bueno espero la proxima conti

    Besos
    Sayounara
     
  17.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    614
    Puntos en trofeos:
    203
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    definitivamente, tres capitulos de pura emoción.

    Es muy bonito que Yamato se quedara y como Sesshoamru se le confeso a Rin, si es que eso era una confecion, pero espero y recuerdes que esto es un SesshyXRin, no puedes cambiar a la pareja.

    Si lo sé, ya Rin esta sintiendo algo por Sesshy, pero no veo que quiera apartarse de Yamato, prueba de eso es que no dejó que se fuera.

    Tu fic va chulisimo, peor yo quiero mas acción con Sesshy y rin, bueno, es tu fic, tú desides que haser, chiao.
     
  18.  
    sorimori

    sorimori Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    109
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    1731
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    suri, ese es el factor que quiero manejar. Es Sessh&Rin en el titulo y sera Sessh&Rin en el libro. Solo que por una vez en la vida voy a tardar en juntar a una pareja. Aquí va el siguiente, perdón por no haber publicado antes. Tengo un examen el día 17 y bueno, es muy importante, tengo que estudiar toda la ESO mas bachiller que no lo he cursado, así que, es difícil.

    Taori, como Yamato ha comentado en algunos capis. El se quería ir por que la esfera había marcado que no era el destino de ellos dos continuar juntos, era por eso que acepto el traslado. Pero al final, por ella, se arriesgó a dejar que el tiempo siguiese su curso y el destino marcase sus vidas.

    Salvada por el menos indicado

    Las estanterías de la tienda se extendían durante metros. Estaban situadas a cinco alturas diferentes. Las baldas eran de un color plata muy vistoso y estaban correctamente colocada, no parecía que se fuesen a caer. Bajé la mirada hacia la primera balda, en ella a penas se podía ver nada. Tuve, incluso, que agacharme para poder mirar lo que había en ella. Para ser una tienda de regalos, no me pareció a simple vista que tuviese muchos objetos de regalo.

    Di tres vueltas completas a la enorme tienda, lentamente y fijándome en todo. Además de objetos de broma; como pedorretas y flores que escupían agua, también tenía vasos, cazuelas, sartenes, cinturones, diferentes complementos para vestir; entre ellos sombreros. A su vez también se podían encontrar objetos de estudio; cuadernos, estuches o mochilas. Aún me resultaba difícil entender el motivo por el cual llamaban a esa tienda: “Objetos de regalo”

    -¿Buscas algo en concreto? – Un hombre de avanzada edad se me acercó por detrás de forma muy sigilosa. Lucía un bigote canoso bajo su prominente nariz. Sus dos ojos me observaban detrás de sus gafas redondas.
    -Si, bueno… - Miré el colgante que tenía entre las manos, lo había cogido sin darme cuenta. Una “j” mayúscula colgaba en el centro de la cuerda de cuero negra. El colgante se ataba mediante un nudo en la parte trasera.
    -Chica indecisa, ¿no? – Seguía ahí parado, esperando una respuesta más lógica.
    -Mi hermano cumple años dentro de unos días y no encuentro nada para regalarle…
    -¿Seguro? – Miró fijamente el colgante. – A mi me parecía que ya te habías decidido.
    -Esto me parece insignificante. – Colgué el collar de mi dedo.
    -¿Sabes? – Se dio la vuelta y comenzó a ordenador unos estantes. – Yo nunca recibí ningún regalo caro, y menos uno vistoso.
    -Ya, pero los niños de hoy en día aprecian lo caro o lo vistoso. – Hice un movimiento para dejar el colgante en su sitio.

    Las dos manos arrugadas del hombre evitaron que dejase el colgante.

    -¿Qué hace? – Fruncí el ceño.
    -Hagamos algo. – Situó mis manos cerca de mí. – Te regalo el colgante.
    -No podría aceptarlo.
    -Acéptalo. – En su rostro arrugado y bajo su bigote pude ver una sonrisa. – Harías muy feliz a este viejo.

    Su rostro me recordaba a mi abuelo. Parecía ser muy amable.

    -Esta bien… - Dije pasado un tiempo.
    -Si le gusta, ¿Vendrías a informarme?
    -No hay problema. – Le sonreí ampliamente, probablemente la primera sonrisa amplia de todo aquel tiempo viviendo con mi abuelo.
    -¡Cariño! – Gritó mientras miraba a una señora también de avanzada edad. – No le cobres.
    -Está bien. – Dijo la mujer. Tenía también aquel fantasma angelical presente en su rostro.

    Salí de la tienda. Como de la tienda a mi casa había un largo camino decidí ir despacio para respirar aire fresco durante más tiempo. No me sentía mal gracias a aquel hombre, probablemente una sonrisa era algo poco importante pero el aura de felicidad que tenía me alegró el día.

    Me vino a la cabeza la imagen de Sesshomaru zambulléndose en la piscina y la de Yamato dudando de mi palabra. Tenía muchos años mas que yo y la experiencia le daba mas puntos a la hora de descubrir mi mentira. Por el momento no parecía darse cuenta de mis sentimientos, aunque, de todos modos, también lo quería a el. Todo aquello era un dilema.

    Iba tan ensimismada, pensando, que no me percaté de que estaba dentro de un callejón oscuro dos hombres tras de mi, sentía sus presencias. Di la vuelta rápidamente y retrocedí asustada hacia atrás.

    -¿Qué…? – Quise preguntar.

    En sus rostros aparecieron sonrisas malévolas. Sonrisas sin ningún tipo de bondad aparente. Tenía miedo, no sabía como escapar de allí y mas cuando no había salida ni por delante ni por detrás.

    -¿Esta buena no? – Le dijo el castaño al moreno. Los dos eran bajos y un poco rechonchos.

    -“Perfecto, violadores” – Pensé sin saber que hacer. Miré a un lado y al otro para encontrar algo con lo que defenderme. Dos metros hacia mi derecha vi una madera bastante fuerte que podría servirme. Me moví despacio hasta la madera.

    -¡Quieta! – Me dijo el moreno cuando me vio a medio metro del palo.
    -¿Tenéis algún problema? – El que preguntaba era Sesshomaru, estaba detrás de los dos.
    -¿Quién…? – Se dieron la vuelta y en ese momento les asestó un puñetazo a cada uno.

    Los dos cayeron al suelo, y quedaron medio desmayados debido al golpe.

    Sesshomaru se dio la vuelta y lo vi girar la esquina. ¿Por qué siempre hacía lo mismo? Cuando me dí cuenta de que aquellos dos podían levantarse en cualquier momento corrí por el mismo sitio por el que se había ido mi salvador.

    -¡Eh! ¡Eh! – Le llamé mientras corría a toda velocidad. Por alguna razón que desconocía, siempre acabábamos de la misma forma. El uno ignorándome y la otra corriendo detrás de el. - ¡Gracias! – Le dije entre jadeos una vez estuve a su lado. En ningún momento había parado para esperarme. - ¿Me estabas siguiendo?

    Como bien sabía no recibí respuesta alguna.

    -¿Me oyes? – Lo agarré por uno de sus hombros para detenerlo.

    Se detuvo en seco y apartó mi mano de su cuerpo de un golpe.

    -No me toques. – Murmuró.
    -¿Te ocurre algo? – Volví a sujetarlo del hombro.
    -¡Que no me toques! – Me miró enfurecido, pude notar una pequeña huella de dolor en su cara. ¿Le dolía a caso?
    -¿Te duele? – La gente pasaba por nuestro lado sin percatarse a penas de que estábamos allí. Tokyo era un lugar en el que la gente solo sabía correr para no llegar tarde, pero desconocían lo que era salir pronto para llegar pronto. – Ven, ven a casa. – Lo amarré por la mano y fui tirando de el a toda velocidad.

    Aquella fue la primera vez en la que no se retiraba o por lo menos en la que no oponía resistencia alguna. Llegamos en poco tiempo a casa y subí las escaleras tirando de el a la misma velocidad a la que había ido durante todo el camino. ¿Por qué no oponía resistencia exactamente?

    -¡¡Mama!! – Grité desde la entrada de casa – ¡Voy con un amigo a mi cuarto! – Subimos las escaleras de casa y entramos al cuarto, cerré la puerta y lo dejé sentado en la cama. – Y ahora dime, ¿Por qué no te has resistido? No he dejado de preguntármelo.
    -¿Por qué me has traído aquí? – Me contrarrestó con otra pregunta. – Podías perfectamente haberme sentado en un banco cualquiera.
    -Ya, pero no puedo ponerme a quitarte la camiseta en medio de la calle. – Pronto me di cuenta de que aquello sonaba muy mal. – Me refiero, a mirarte la herida.
    -¿Herida? – Gritó. - ¡No tengo ninguna herida! – Estaba a la defensiva.
    -Déjame… - Me “abalancé” sobre el hasta el punto de dejarlo entre mis piernas medio tirado contra la pared.
    -Si querías hacer algo conmigo no era necesario traerme tan apresuradamente. – Dijo con la voz más pasiva que jamás había escuchado. Con sus brazos me agarró por las muñecas para evitar que le quitase la camiseta.
    -¿Qué escondes? – Le pregunté mientras forcejeaba.
    -¡Para! – Con la fuerza que había demostrado tener podía incluso apartarme de el, pero por alguna razón no terminaba de hacerlo.
    -¡¿Qué escondes?! – Le pregunté de nuevo.

    Al final el forcejeo acabó en victoria para mí. Logré quitarle la camiseta, no de la forma que hubiese querido. La camiseta se rompió en dos y dejó al descubierto su cuerpo.

    -¿Quién te ha hecho esto? – Le pregunté asombrada al ver aquellas cicatrices similares a las de su rostro. Cubrían su cuerpo por completo, de lado a lado.

    Otra vez volvió a la rutina de siempre, no me respondió. Pero no me miraba como si no le importase que lo hubiese descubierto, miraba, como alguna otra vez había hecho, hacia abajo.

    -¿Ha sido… el? – Me refería a Inuyasha.
    -¡No! – Me gritó.
    -¿Entonces?...
    -¿Me traes un vaso de agua? – Me pidió.
    -Esta bien…

    Salí del cuarto y bajé las escaleras. Entré a la cocina y vertí agua en un vaso bastante grande.

    -“¿Qué le ha podido pasar?” – Pensaba mientras subía una a una las escaleras.

    -Toma el ag… - Me atraganté con la saliva al ver que el cuarto estaba vacío. La ventana se encontraba abierta de par en par y entraba un viento muy caliente por ella. - ¡Mierda!

    Me había engañado muy ingeniosamente, aprovechando el momento de mi ausencia había escapado. Lo que me parecía muy raro era que se hubiese ido por la ventana, teniendo en cuenta la altura que había. Aunque, si Miroku había subido hasta la ventana, suponía que Sesshomaru podría bajar de ella.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  19.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Puntos en trofeos:
    56
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    ¡Hola!

    Cuanto adelantaste, desde hace una semana que no me pude pasar, por problemas técnicos.

    Mucha Suerte con el examen :D espero que lo puedas aprobar.

    Vaya pues sí que es rara y misteriosa la esfera

    QMG!!! Beso, beso, beso… que situación para un beso entre Rin y Sesshomaru; él la querrá o simplemente sería para enojarla aunque parece que le gusto. Como hará ahora para explicarle tal “beso” a Yamato o ¿se lo callará?

    ToT pobre Sesshomaru, al final, sabiendo ya sus verdaderos sentimientos de amor hacia Rin [aunque le dio un beso, solo por las órdenes o caprichos de su hermano Inuyasha para robar la esfera (¿que demonios se ocultará en ella?)]; tuvo que comportarse violento con ella aunque la quiere ToT

    ¡¡GUAU!!Pues vaya casualidad, que se encuentre a sus dos galanes; [por decirlo de una forma] y de aquella forma…
    ¿¿Le dirá a Yamato lo que sucedió con Sesshomaru? ¿algún día?(lo dudo mucho, aunque ya se verá…)

    Siempre aparece Sesshomaru de la nada como un salvador… que casualidad…

    Cada vez se pone más intrigante o interesante por las cosas que suceden…¿Por qué tendrá esas marcas en su cuerpo?

    Que tensión xD, hasta la conti que viene :)

    Parece que has mejorado en las faltas ortográficas, pero aún sigues fallando en algunas y bastante seguido…
    El cuándo te refieres a el lleva acento, ej: y tiró de mí hacia él; Me aprisiono contra él y cosas así; al igual que la palabra y a mí. Luego calido también lleva acento en la a… cálido

    Hasta la próxima;)

    Matta ne!!!
     
  20.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: Das sentido a mi vida [Sesshomaru&Rin]

    Vaya... la duración de la continuación fue perfecta, lamentablemente .__. la qería más larga xD!! esque está interesante, es el momento en el que ella comienza a durar o que o va a descubrir... no tardes, me dio curiosidad Rin, que rápidamente después de que la intentasen violar piensa que Sesshoumaru, quien la salvó era el herido.

    Espero la continuación :3 no tardes :D!!!!!
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso